Sei sulla pagina 1di 5

DESAYUNO ITALIANO

HISTORIA
El típico desayuno italiano nació después de
la segunda guerra mundial. Es increíble la
forma en que se difundió rápidamente a
partir de las ciudades, opulentas, frenéticas y
bulliciosas, hasta alcanzar los pueblitos más
remotos, quietos y tranquilos.
Reflexionando, los componentes de la
“triada de la C” (café, capuchino y cuernitos)
no son de origen autóctono. Son,
precisamente, originales de los inmigrantes
italianos de otros países. Y además, nacieron
como verdaderos restos bélicos.
DESAYUNO

Deriva del latín collatio-onis (juntar) el cual a


su vez proviene del verbo conféro (reunir). En
efecto, “desayunar” (far colazione) indicaba,
originalmente, un breve encuentro vespertino
entre monjes, durante el curso del cual se
comentaban algunos pasajes de los textos
sagrados, seguido de una comida ligera.

El desayuno italiano nunca ha sido una


verdadera comida, ni siquiera una muy
pequeña. Mucho menos en nuestros tiempos, es
por eso que se consume algo ligero y solo
queda una alternativa: la cafetería de la
esquina.

 Este tipo de desayuno no es muy típico en el servicio de hoteles, a diferencia


del desayuno americano (inglés), continental y buffet que comúnmente se
sirven en cualquier hotel.
TIPOS DE DESAYUNO ITALIANO:

 El primero que es el que se consume fuera de casa o el que se toma en el “Bar” de


pie y de prisa, este tipo de desayuno consiste en:
Un café (espresso o cappuccino) y un croissant
(puede ser simple, con nutella, con crema o con
mermelada) o algo similar. Algunos bares
tienen más variedad de bollería: como
ciambelle, bombas rellenas de nutella o crema,
etc.
Para aquellos que no les gusta el café, el té y el
zumo de naranja son otras opciones.
Y para los amantes del sabor salado, tienen a su
disposición una gran diversidad de panecillos. Es
muy común el panini (panecito pequeño -redondo u
ovalado- relleno con prosciutto, o atún, o huevo
cocido y mayonesa). Los más privilegiados podrán
saborear el tradicional salami; o el tramezzino
(típico pan tajado de sandwinch partido en
triángulo, usualmente con queso crema y jamón
cocido).
 El segundo es el que se prepara y consume en casa (casero)

Este desayuno es bastante parecido a los


desayunos españoles. Los ingredientes
habituales son la leche, los cereales, las
galletas o piezas de bollería, acompañados de
zumo de naranja y de café recién hecho en la
cafetera.

Los dulces, las pastas y galletas son clásicos de


Italia, porque a los italianos les encantan las
todos los pequeños bocados dulces para
acompañar su taza de café. Algunas de las
galletas italianas son los cantucci, o biscotti
típicos de la Toscana, también es frecuente el
uso de cereales combinados con frutos secos.