Sei sulla pagina 1di 33

U.A.S.L.

P
.

Cadmio
Ciclo Biogeoquímico y análisis de caso de
estudio: Cuenca del Río Jinzu, Japón
h

Azúa Humara Ana Daniela

Díaz-Barriga Yáñez Diego

Elvira Moreno José Carlos

Galindo Núñez Angel Eduardo

30 de marzo de 2016

Facultad de Ingeniería

Ciencias de la Tierra

Ingeniería Ambiental

Índice

Introducción…………………………………….………………………………………………………2

• Ciclo biogeoquímico del cadmio……………………………………………………..3


-Abundancia en corteza continental.…………………………………………………………………..3
-Movilización del Cadmio…………………………………………………………………………………….4
-Cadmio en la atmósfera………………………………………………………………………………….….5
-Cadmio en el suelo…………………………………………………………………………………………….6
-Cadmio en lagos y ríos……………………………………………………………………………………….7
-Cadmio en océanos……………………………………………………………………………………………7

Caso de estudio. Cuenta del río Jitzu, Japón…………………………………………….9

• Fuentes………………………………………………………………………………………...9
• Mecanismos de dispersión……………………………………………………………10
-Atmósfera………………………………………………………………………………………………………..10
-Litósfera…………………………………………………………………………………………………………..10
-Hidrósfera………………………………………………………………………………………………………..11
-Sistema agua-suelo-biota…………………………………………………………………………………11
-Biota………………………………………………………………………………………………………………..12
• Mecanismos de atenuación natural……………………………………………..12
• Parámetros de diseño………………………………………………………………….13
-Límites de control…………………………………………………………………………………………….13
-Condiciones de operación………………………………………………………………………………..14
-Bioaccesibilidad y biodisponibilidad…………………………………………………………………17
-Geodisponibilidad……………………………………………………………………………………………20
-Especiación………………………………………………………………………………………………………23
-Especiación del cadmio en fase sólida……………………………………….………….24
-Especiación del cadmio en solución…………………………………………….………..25
• Sumidero o reservorio natural……………………………………………….…….27
• Conclusión……………………………………………………………………………….…..27
• Bibliografía……………………………………………………………………………….….28

Introducción
El cadmio es un elemento que se encuentra en la naturaleza asociado a muchos minerales (Badillo), su
liberación al ambiente es de forma lenta y en muy bajas concentraciones, prácticamente nunca se han
reportado casos de intoxicación o efectos adversos a la salud por fuentes naturales, sin embargo el ser humano
en los últimos siglos lo ha estado liberando al ambiente, al principio sin saberlo, desde el momento en que
empezó a fundir y refinar diferentes elementos, en especial zinc, plomo y cobre.

El peor caso de contaminación en un sitio ocurrió antes y durante la segunda guerra mundial en Japón, en donde
una empresa minera que refinaba y fundía zinc descargaba al río Jinzu el cadmio, que era un subproducto del
proceso, esto llevo a la contaminación de cultivos de arroz que se regaban del gua del río en cuestión, lo que
ocasionó que la comunidad ingiriera este elemento puesto que su dieta se basaba principalmente en el arroz
que cultivaban.

El presente trabajo pretende generar un ciclo biogeoquímico que describa que sucede con el cadmio al liberarse
de la corteza terrestre y poder describir el caso de estudio, analizando las fuentes, su dispersión y su
remediación. Este documento reúne información de diferentes casos de estudio, y fechas para poder tener una
visión global del problema.

2

Ciclo Biogeoquímico del Cadmio

El cadmio ha sido reconocido desde hace ya varios años como uno de los elementos más tóxicos, pues reúne
cuatro de las características más temidas de un tóxico: 1) Efectos adversos para el hombre y el medio ambiente.
2) Bioacumulación. 3) Persistencia en el medio ambiente. 4) Puede viajar grandes distancias en el suelo, el viento
y en los cursos de agua. (Ramírez, 2002)

A pesar de ser miembro del grupo 12 de la tabla periódica, el cadmio difiere del mercurio, pero es muy similar al
zinc en sus propiedades físicas y químicas (Castillo, 2005). De hecho, el Cadmio se identificó en un principio
como impureza en los carbonatos de zinc. Un ejemplo de estos carbonatos es la Smithsonita (ZnCO3) (Cullen &
Maldonado, 2013).

Puede existir en su estado de oxidación +1, pero es mucho más común encontrarlo en su estado de oxidación +2
en el ambiente natural. (Cullen & Maldonado, 2013).

Es bien conocido que el cadmio no tiene ninguna función biológica para ningún ser vivo (Castillo, 2005).

Es muy importante mencionar que el ciclo del Cadmio se ha visto alterado por entradas antropogénicas,
principalmente desde la revolución industrial, con la quema de combustibles y la extracción de metales no
ferrosos. Estas actividades son las que dominan el movimiento del Cadmio, y ellas han llevado el Cadmio a los
lugares más remotos del planeta. (Cullen & Maldonado, 2013)

• Total industrial (finales de los 80’s) = 24,000 toneladas por año. (Cullen & Maldonado, 2013)
• Total temperizado naturalmente (finales de los 80’s) = 4.5 toneladas por año. (Cullen & Maldonado,
2013)

Abundancia en Corteza Continental

El cadmio es un elemento relativamente raro en la corteza terrestre de nuestro planeta, en donde el contenido
promedio en ella va de 0.15 ppm a 0.2 ppm de Cd. (Fleischer, 1974).

En el planeta, no hay depósitos minerales comerciales de cadmio que estén siendo explotados, ya que no son
rentables. Por ejemplo, si se extraen minerales con Zn (Esfalerita (ZnS) por ejemplo), el contenido de Cd irá
desde el 0.2% a 0.7% del peso total, haciendo mucho más importante este tipo de obtención de Cd que por la
extracción de minerales que contengan específicamente Cd. Algunos de los minerales que contienen cadmio
más comunes son: Greenockite y Hawleyite (CdS), Cadmoselite (CdSe), Monteponite (CdO), Otavite (CdCO3) y
Cadmian Metacinnabar (Hg,Cd)S), todos por sus nombres en inglés (Cullen & Maldonado, 2013).

Las concentraciones más significativas de Cd (~1%) están presentes en las superficies asociadas a sulfuros de zinc
(como la Esfalerita y la Wurtzita). En concentraciones menores (~500 ppm), lo podemos encontrar en metales
sulfurosos como la Galena (PbS), la Metacinabarita (HgS) y la Calcopirita (CuFeS2) (Cullen & Maldonado, 2013).

Algunos carbonatos y silicatos de zinc pueden contener arriba del 1.2% de concentración de cadmio. La
concentración de cadmio en el manto es relevante, dando importancia a las emisiones a la atmósfera de este
elemento por explosiones volcánicas. (Cullen & Maldonado, 2013)
En la siguiente tabla se presenta información del contenido de cadmio en algunos elementos de la corteza
terrestre y suelos:


3

Tabla 1. Concentración de cadmio en la corteza terrestre y suelos.
(Cullen & Maldonado, 2013)

Movilización del Cadmio



Natural

La movilización natural de las concentraciones de Cd que se encuentran en la corteza terrestre y el manto se da
principalmente por erupciones volcánicas, temperización de la roca madre o de los suelos, de la quema de
vegetación y por la producción de aerosoles que provienen del océano. La estimación de la cantidad de cadmio
que se da por emisiones naturales debe de ser cuidadosamente medido, ya que, como se mencionaba
anteriormente, la mayor producción es antropogénica. Se estiman cerca de 1400 toneladas de cadmio
producido por fuentes naturales por año, de las cuales 60% se atribuye a las erupciones volcánicas.
Escurrimientos del continente al océano (por temperización de las rocas) de Cd son cerca de 500 toneladas por
año (Cullen & Maldonado, 2013).

Antropogénica

La movilización del Cd ocurre indirectamente del proceso de minerales no ferrosos, combustión de combustibles
fósiles, incineración de basura o directamente de la manufactura de productos con Cd, su uso y disposición. La
producción mundial de Cd está atada al proceso de minerales primarios ricos en Pb, Cu y principalmente Zn,




4

cuya demanda y producción difiere enormemente de la del cadmio. La manufactura de baterías Níquel-Cadmio
sigue siendo uno de las principales aplicaciones industriales del Cd. El siguiente uso principal que se le da es la
producción de pigmentos para plásticos de color, tintas, pinturas, etc. A pesar de que su toxicidad es conocida
ampliamente, el cadmio sigue usándose para la fabricación de pigmentos ya que contiene las siguientes
propiedades: 1) Da un color profundo, con altos índices de refracción. 2) Alta estabilidad al calor. 3) Buena
resistencia a la luz y a la temperización por condiciones ambientales normales (Cullen & Maldonado, 2013).

Cadmio en la Atmósfera

Fuentes

La identificación de las principales fuentes de emisión de cadmio a la atmósfera han sido objeto de esfuerzos y,
gracias a esto, los flujos del cadmio a través de ella han sido muy bien caracterizados a comparación de otros
metales pesados (Cullen & Maldonado, 2013).

Las fuentes de Cd más importantes a finales de los 90’s incluían la producción de minerales no ferrosos (2,171
toneladas por año), combustión de combustibles fósiles (691 toneladas por año), producción de hierro y acero
(64 toneladas por año), la disposición de residuos (40 toneladas por año) y de la producción de cemento (17
toneladas por año) (Cullen & Maldonado, 2013).

Las estimaciones más recientes del flujo del cadmio en la atmósfera por fuentes antropogénicas están en un
rango que va de 3000 a 7,570 toneladas por año, comparado con las de fuentes naturales con un total de 1,440
toneladas por año (Cullen & Maldonado, 2013).

La presencia del cadmio en la atmósfera puede ser fácilmente detectado en la precipitación que se da sobre las
áreas urbanas, rurales y hasta en las zonas más remotas del planeta. Un ejemplo son las zonas con nieve y
glaciares de los Himalaya, así como las zonas del Ártico y Antártico, los cuales presentan un incremento récord
en la presencia de cadmio por deposición por parte de la atmósfera, cuyas concentraciones han aumentado
desde que existen emisiones industriales al ambiente. (Cullen & Maldonado, 2013)

A continuación se presentan los datos globales de las emisiones naturales y antropogénicas de cadmio a la
atmósfera:

Tabla 2. Emisiones globales de cadmio por fuentes naturales y antropogénicas a mediados de los 90’s
(Cullen & Maldonado, 2013).

5


Deposición y Destino

Como la emisión de cadmio sucede principalmente en forma de aerosoles y pequeña materia particulada, puede
ser fácilmente transportada por el viento y depositada por la humedad y la lluvia. Estas pequeñas partículas
pueden dispersar el cadmio a miles de kilómetros por la atmósfera desde su punto de origen, llevándolas a
zonas remotas del planeta como se mencionó anteriormente. (Cullen & Maldonado, 2013)

La solubilidad de los aerosoles de cadmio es alta, llegando a ser del 80%-100% cuando se expone durante 6
horas al agua marina. En algunas zonas, la lluvia es la principal vía de la deposición de Cd, en donde las pequeñas
partículas y aerosoles que se encuentran en la atmósfera se han disuelto con las gotas de lluvia y vapor de agua,
siendo éstos también una de los principales formas de remoción de cadmio de la atmósfera. Sobre el océano, la
deposición por lluvia y humedad puede llegar a ser del 80%-90% de la deposición total de cadmio (Cullen &
Maldonado, 2013).

Cabe mencionar que el cadmio se oxida en el aire húmedo fácilmente, formando un óxido café (CdO) (Castillo,
2005).

Cadmio en el Suelo

El contenido de Cd en el suelo debería ser por el resultado de la meteorización natural de la roca madre, pero
las actividades antropogénicas son las principales causantes de la presencia del Cd en el suelo, al igual que otros
metales. El Cd puede llegar al suelo en general por deposición proveniente de la atmósfera, o directa, como con
el uso de fertilizantes y biosólidos (Cullen & Maldonado, 2013). El cadmio llega al suelo de los terrenos agrícolas
por deposición aérea (41%), con los fertilizantes fosfatados (54%), por aplicación de abono de estiércol (5%)
(Ramírez, 2002).

El tiempo de permanencia del cadmio en suelos es de hasta 300 años y el 90% permanece sin transformarse
(Ramírez, 2002).

Un reciente estudio a suelos no contaminados indicó que el contenido normal de cadmio era de menos de 1
ppm, quizá alrededor de 0.4 ppm si hacemos un promedio (Fleischer, 1974).

La introducción del cadmio al suelo y su solubilización inicial es seguida de una cascada de reacciones con los
diferentes componentes del suelo, los cuales normalmente llevan a la formación progresiva de formas mucho
menos solubles. El suelo, sedimentos y los sistemas de agua representan un ambiente complicado, donde
reacciones heterogéneas pueden darse para modular el flujo natural y antropogénico del suelo y ríos hacia el
océano. La movilidad y biodisponibilidad del cadmio en sistemas de agua y suelos depende de su especiación
química la cual es función del potencial redox, del pH y de la presencia de cationes y aniones orgánicos e
inorgánicos en los poros del suelo (Cullen & Maldonado, 2013).

El cadmio puede ser incorporado al suelo o a los minerales por medio de absorción, co-precipitación,
intercambio iónico o reacciones de complejación (Cullen & Maldonado, 2013).

Varios experimentos con suelos naturales demostraron que el cadmio es relativamente lento para reaccionar
con el suelo, a comparación de otros metales de importancia bioquímica, como el Cobre y el zinc. A pesar de
ello, se ha demostrado que al momento de adicionar cadmio asociado con lodos de plantas depuradoras a
diversos tipos de suelos, su adsorción se vio favorecida con el aumento de la temperatura (Cullen & Maldonado,
2013).

6



Al encontrarse en el suelo, el cadmio puede ser incorporado de forma activa por las plantas y terminar
acumulándose en los alimentos, siendo así la principal fuente de adquisición de cadmio para los animales y los
seres humanos. El cadmio, al igual que diferentes metales pesados, se concentra en los tallos y raíces de algunas
plantas, consideradas hiperacumuladoras, las cuales pueden llegar a utilizarse para la recuperación de suelos
contaminados (Castillo, 2005).

Cadmio en Lagos y Ríos

La movilización del cadmio depositado en ambientes terrestres por actividad antropogénica, ha generado
mayores concentraciones en lo sistemas acuáticos. La concentración de cadmio en los arroyos, ríos y lagos ha
aumentado a partir de la industrialización, de 0.0001-0.002 mg/l a una concentración promedio en los ríos del
mundo de 0.08 mg/L (Cullen & Maldonado, 2013).

La principal fuente de contaminación para los ríos y el resto de los ambientes acuáticos, es la minería de los
metales no ferrosos. La contaminación se puede dar por agua que se utilice en los procesos o del agua de lluvia
que pase por las áreas mineras y arrastre y/o solubilice minerales. (Friberg, 1992)

El destino del Cd en los cuerpos de agua es controlado por su especiación química. Por ejemplo, la disponibilidad
y la toxicidad del cadmio en los organismos de los cuerpos de agua, depende enormemente de la especiación de
este metal. El cadmio tiende a estar altamente complejado a materia orgánica natural bajo condiciones
normales en cuerpos de agua oxigenados. Este grado de complejación con ligandos orgánicos depende de las
características y concentraciones del carbono orgánico disuelto, del pH y de la competencia que dan otros iones
(Cullen & Maldonado, 2013).

La adsorción del cadmio a superficies suspendidas en solución o a sedimentos es considerada una parte
importante para saber el destino del Cd en los cuerpos de agua. La adsorción dependerá del pH, la fuerza iónica,
la concentración de cationes en competencia y la cantidad de ligandos orgánicos e inorgánicos que se
encuentren (Cullen & Maldonado, 2013).

Antes de ser depositado el cadmio en el océano, su flujo en los ríos del mundo se ve modificado por su paso a
través de estuarios y por la mezcla con agua salada, así como su paso por la corteza terrestre. Una reciente
estudio calculo que el cadmio disuelto y particulado que llega al océano por medio de ríos y otros sistemas de
agua es de 3,000 toneladas por año y 23,000 toneladas por año respectivamente (Cullen & Maldonado, 2013).

Cadmio en los Océanos

Como se mencionó anteriormente, el océano recibe concentraciones de cadmio provenientes de la corteza
terrestre a través de corrientes de agua como ríos y a través de la atmósfera. El tiempo de residencia del cadmio
en los océanos es de 10,000 años, con concentraciones que van desde 1 a 1000 pmol/kg (Cullen & Maldonado,
2013).

La forma en la que predomina el cadmio en los océanos es en solución. Verticalmente, en la columna de agua, el
Cd se encuentra en muy poca concentración en la superficie, y va aumentando hasta llegar a la termoclina. De
ahí su concentración es constante hasta llegar al fondo marino. Esto ocurre ya que los vientos y flujos de agua
hace que en la superficie hay más movimiento, a comparación del fondo. La concentración de cadmio en las
aguas más cercanas a las costas es mucho mayor que las que se encuentran en medio del océano, esto debido a
la descarga de cadmio de los ríos y de la corteza terrestre cercana. (Cullen & Maldonado, 2013)

7



Figura 1. Ciclo biogeoquímico del cadmio. Creación propia.


















8



Caso de Estudio. Cuenca del Río Jitzu, Japón

Fuentes

Las actividades mineras son la fuente más evidente y la que puede causar las concentraciones más altas de
cadmio (Galvao, 1987), ya que este metal se encuentra frecuentemente incorporado a diversos minerales; de
hecho, la mayor parte del cadmio de origen antropogénico es producido como subproducto de la fundición del
zinc, ya que los dos metales se encuentran, habitualmente, juntos en la naturaleza. (Bowles, 2011)
Las minas del centro de Japón localizadas en la Prefectura de Toyama han fungido como punto de extracción de
minerales desde el año 710. El oro fue el primer mineral en ser provechado en el área, en 1589 le siguió la plata
y poco después se comenzó con el aprovechamiento de plomo, cobre y zinc. Durante el siglo XX, la compañía
Mitsui Mining and Smelting Co., Ltd controló la producción de las minas en la Prefectura de Toyama. (Vallero,
2014)
Como resultado de la Guerra Rusa-Japonesa, de la Primera Guerra Mundial y de la Segunda Guerra Mundial, la
demanda de los metales creció por la fabricación en masa de armas y desarrollo tecnológico. Una consecuencia
de ello fue el aumento de la producción minera, pero, a la vez, hubo un incremento notable en la generación de
contaminación a partir de las actividades mineras: desechos sólidos y líquidos fueron descargados en aguas
aledañas, incluyendo al río Jinzu que abastece a la región de Toyama, localizada a unos 30 km corriente abajo.
Además, grandes cantidades de cadmio fueron depositados en la cuenca del río Jinzu desde 1910 hasta 1945. El
cadmio era extraído de la corteza terrestre durante la
producción de zinc cerca del área de Toyama. (Vallero,
2014)
Para comprender la manera en que el cadmio se produjo
como subproducto de los procesos mineros, debemos
recordar que Japón está ubicado en el Cinturón de Fuego
del Pacifico, el cual se caracteriza por una intensa actividad
sísmica y volcánica; es por esto que el territorio japonés se
encuentra sobre depósitos tipo Kuroko (ambientes
relacionados con la subducción de placas) y tipo Besshi
(ambientes de expansión asociados a rocas sedimentarias),
ambos tipos se caracterizan por ser depósitos de sulfuros
de Cu-Zn-Pb±Au±Ag de los cuales la esfalerita (ZnS) es el
máximo representante (Bowles, 2011).
Generalmente, en la corteza terrestre, el cadmio se
encuentra ligado a otros elementos. La mayor parte del
cadmio terrenal se encuentra como greenockita, dicho

mineral está compuesto de sulfuros de cadmio (CdS); la Figura 2. Estructura química de la (a) esfalerita y
greenockita se encuentra junto al mineral esfalerita de la (b) greenockita. Fuente: Swatridge, 2014,
(también llamado blenda), el cual se conforma de sulfuros Disponible en: https://prezi.com/a9-
de zinc (ZnS) (Wright, 2009). g4rszouyl/cadmium-paints/

9
La esfalerita, que es la forma cubica del ZnS, contiene comúnmente impurezas como fierro, cadmio y manganeso
y cantidades mucho menores de galio, indio y germanio. El contenido de impurezas (elementos menores o traza)
en minerales como la esfalerita puede ser consecuencia de cambios en la composición de los fluidos de los



cuales se forman (competición del zinc contra otros cationes por sitios en la superficie), así como de los procesos
de deposición. La esfalerita es la principal mena de zinc y cadmio; de hecho, este mineral puede estar
conformado de CdS hasta en un 10% pero hay que considerar que la distribución de cadmio en las minas de
esfalerita varía según la roca madre y la forma en que el mineral haya crecido (Wright, 2009; Baird, 2011).

Las impurezas pueden ser incorporadas en la esfalerita como consecuencia de un defecto por sustitución donde
el zinc es reemplazado por la impureza o bien, algunos elementos traza pueden ser ocluidos en los espacios
intersticiales. En el caso del cadmio, éste desplaza al zinc por medio de la siguiente reacción:

MS + ZnxZn → MxZn + ZnS

Donde:
M – Impureza, en este caso Cadmio
ZnxZn - Átomo de zinc en la esfalerita
MxZn – Impureza en la esfalerita (en el lugar donde previamente se encontraba ZnxZn)
ZnS – Sulfuro de zinc

Cabe mencionar que por cada unidad consumida de MS se produce una unidad de ZnS (equimolaridad). (Wright
2009)

Así pues, el cadmio fue producido como subproducto la obtención de zinc a partir del tratamiento de esfalerita
en Toyama ya que el zinc y el cadmio son obtenidos por medio de la electrólisis del material extraído de la mina:
el mineral es triturado y sumergido en un ácido fuerte líquido para luego hacer pasar corriente eléctrica a través
de la solución. Es decir, mientras el zinc era extraído y purificado, lo mismo pasaba con el cadmio (Cobb, 2008).


Mecanismos de Dispersión
Atmósfera
Aunque el cadmio es muy poco volátil, las altas temperaturas en los procesos mineros-metalúrgicos (superiores
a los 700oC) propiciaron que una pequeña proporción del cadmio se volatilizara (Cullen, 2013); luego, por el
enfriamiento, el cadmio rápidamente se condensaba como aerosol o se unía al material particulado presente en
el aire (UNEP, 2010).
Pero la mayor parte del cadmio presente en la atmósfera era emitido como material particulado (diámetro
menor a 1 μm) ya fuera en su forma elemental (Cd) o como óxido de cadmio (CdO). Éstos eran producidos en los
procesos de combustión y luego eran dispersados por acción del viento viajando grandes distancias para
después interactuar con partículas de diferentes tamaños o para condensarse con otros gases y, finalmente,
depositarse en el suelo o en el agua y ser asimilado por la biota (UNEP, 2010).

Litósfera
Como ya se mencionó, en el suelo la Prefectura de Toyama la especie predominante de cadmio es la
greenockita, es decir, sulfuro de cadmio (CdS). El CdS es prácticamente insoluble en agua pero es posible que
haya habido incorporación del cadmio del suelo al sistema acuático por medio de reacciones de complejación

10
como, por ejemplo, la complejación de cadmio con iones cloro produciendo así especies solubles como CdCl+,
CdCl2, CdCl3- y, en menor proporción, Cd2+ (Cullen, 2013; UNEP, 2010).


Hidrósfera
El medio de dispersión de cadmio más importante fue el río Jinzu por las descargas que se hicieron directamente
en éste (Kobayashi, 2008); a esto se le suman las deposiciones atmosféricas de cadmio, tanto de manera seca
como húmeda, y la erosión de la corteza terrestre en las zonas de influencia del río. El agua contaminada fue
utilizada para consumo, pesca, lavado de artículos e irrigación de cultivos de arroz. Es posible que la movilidad
del cadmio haya sido favorecida por bajos pH, baja dureza, niveles bajos de material suspendido, alto potencial
redox o baja salinidad (Cullen, 2013; UNEP, 2010).

Sistema agua-suelo-biota
El grado de los efectos negativos del suelo contaminado, tales como bioacumulación de sustancias tóxicas y
reducción de la cosecha, dependió mucho de las especies y del método de cultivo. El método convencional de
cultivo de arroz implica un periodo de inundación que hace que el suministro de oxígeno sea muy escaso en el
suelo por no tener contacto con el oxígeno atmosférico (O2) generando un ambiente reductor debido a que los
microorganismos consumen todo el oxígeno; así, el estado del azufre es sulfuro (S2-) por lo que forma sulfuro de
cadmio (CdS). (Sakurai, 1985)

Sin embargo, durante el periodo de secano se genera un ambiente oxidativo por lo que el estado del azufre es
sulfato (SO42-) creando así sulfatos de cadmio (CdSO4). (Sakurai, 1985)

El cadmio ocasiona muy poco daño en su estado CdS por ser insoluble. Por ende, debe hubo poca asimilación y
acumulación de cadmio en el arroz durante el periodo de inundación. Sin embargo, durante el secano la
atmósfera oxidativa contuvo CdSO4, que es muy soluble en el agua, lo cual facilitó la rápida asimilación y
acumulación del cadmio en el arroz. (Sakurai, 1985)

Así, la movilidad y biodisponibilidad del cadmio en agua y suelo dependió de la especiación del cadmio, lo cual
sucede según el potencial redox, el pH y la presencia de cationes y aniones en el ambiente (UNEP, 2010).

11



Biota
Para los humanos, la mayor proporción de nuestra exposición al cadmio proviene de nuestra alimentación. Los
mariscos y la carne de órganos, en particular los riñones, poseen los mayores niveles de cadmio de la mayoría de
los alimentos. Sin embargo, la mayoría del cadmio en la dieta de la comunidad japonesa de Toyama provino del
arroz y de otros granos, ya que los japoneses consumen mucho más este tipo de alimentos que mariscos y
riñones (Sakurai, 1982).

Cientos de personas la Prefectura de Toyama, en particular los ancianos y las mujeres que habían tenido varios
niños y que habían tenido dietas pobres, contrajeron una enfermedad degenerativa de los huesos, llamada itai-
itai o ¡ay-ay!, denominada así a causa de los dolores fuertes originados en las articulaciones (Kobayashi, 2008).
En esta enfermedad, algunos iones Ca2+ de los huesos eran reemplazados por iones Cd2+, ya que poseen la
misma carga y tamaño similar; así, los huesos se vuelven porosos de forma lenta y pueden fracturarse
fácilmente. Además, las deficiencias de hierro, de zinc, de calcio y de proteínas en el organismo facilitaron una
mayor absorción intestinal de cadmio (Sakurai, 1982).

Los seres humanos están protegidos contra la exposición crónica a niveles bajos de cadmio por la proteína
metalotioneína, la cual es rica en azufre y que tiene una función de regular el metabolismo del zinc (Badillo,
1985). Debido a que esta proteína tiene muchos grupos sulfhidrilo, pudo complejar a casi todos los Cd2+
ingeridos y eliminarlos en la orina. Pero cuando la cantidad de cadmio absorbida por el organismo excedió la
capacidad de complejación de la metalotioneína por lo que el metal fue almacenado en el hígado y en los
riñones. Aunque el cadmio no se biomagnifica, sí que es un tóxico acumulativo, ya que si no se elimina
rápidamente por el metabolismo, su tiempo de vida en el organismo puede llegar a ser de varias décadas. (Godt,
2006; Kobayashi, 2008)

Otros órganos que acumularon cadmio fueron los músculos, el páncreas, las glándulas salivales y el sistema
nervioso central, aunque en este último se presentó en muy bajas concentraciones. De manera general, la
ingesta de cadmio provocó osteomelacia, destrucción de glóbulos rojos, presión arterial alta, destrucción del
tejido testicular y el daño a los riñones (Galvao, 1987; Godt, 2006).

En cuanto a la inhalación de cadmio, es bien sabido que las variaciones fisiológicas y anatómicas de los
individuos así como el tamaño y la solubilidad de las partículas inhaladas determinan la concentración y la
posibilidad de difusión del cadmio en los pulmones hacia la sangre. Así, después del depósito del cadmio en la
nasofaringe, la tráquea, los bronquios y los alvéolos, parte de las partículas inhaladas ascendieron por acción de
los cilios, pasa por el esófago y se absorbieron parcialmente en el tracto gastrointestinal. Las partículas restantes
que llegaron hasta los alvéolos fueron absorbidas y pasaron a la sangre; mientras que las partículas que no
fueron Figura 3. Método de cultivo (Sakurai, 1985).

absorbidas, ni digeridas ni eliminadas en las excreciones, constituyeron los depósitos de cadmio en el sistema
respiratorio; la inhalación de polvos y humos de óxido de cadmio, produjo la neumonitis del cadmio
caracterizada por edema y necrosis del epitelio pulmonar (muerte del tejido que recubre los pulmones). (Galvao,
1987).
12

Mecanismos de Atenuación Natural del Sitio



Entendemos la palabra atenuación como la disminución de la intensidad o fuerza de algo (Wordreference, 2016).
Un mecanismo de atenuación natural será un medio que, de forma natural, pueda ayudar a disminuir la
contaminación y/o ayude a detener la propagación del contaminante a otras matrices ambientales.


En el caso de Toyama, el pH es un factor importante a tener en cuenta al momento de evaluar la contaminación
por cadmio. El cadmio suele retenerse mucho más en suelos neutros o básicos que si el pH del suelo es ácido. El
suelo en el Valle del Jinzu tiene un pH de alrededor de 5.1, haciéndolo más propenso a la no retención del
cadmio, por lo que se dio la incorporación de éste a los arrozales (Castillo, 2005).

La presencia de CaCO3y de óxidos de hierro y manganeso son muy buenos absorbentes del cadmio, por lo que
también minimizan sus efectos. (Castillo, 2005) La superficie del CaCO3 tiene una gran afinidad por el cadmio,
precipitando así CdCO3 cuando la concentración de cadmio es bastante superior. Para que esto suceda, el pH
debe disminuir y las soluciones deben de ser no saturadas con respecto al CaCO3, lo que indica que el CdCO3
impidió a la superficie del CaCO3 reaccionar con la acidez generada por la precipitación del CdCO3
(Papadopoulos, 1988).

El cultivo inundado es más conveniente que el cultivo no inundado, ya que reduce el grado de bioacumulación
del cadmio, como se menciona en el apartado “Mecanismos de Dispersión” de este mismo documento. En éste
sistema ecológico de los arrozales, el cadmio ocasiona muy poco daño puesto que su estado CdS (Sulfuro de
cadmio), es casi insoluble en el agua. Por ende, debe de haber poca asimilación y acumulación de cadmio en el
arroz (Sakurai, 1982).

Es indispensable conocer la existencia del efecto hidráulico natural en la distribución de los metales pesados en
el suelo de los arrozales, lo cual facilita el poder descubrir nuevas medidas naturales de atenuación. Los metales
pesados se acumulan mucho más a la entrada de los arrozales, haciendo posible la creación de algunos otros
controles que, aunado a este hecho, retenga la mayor cantidad de cadmio posible. Uno de estos controles
podría ser la construcción de pequeñas cámaras de sedimentación en las entradas de los arrozales, y el cambio
de suelo contaminado en dichas entradas por suelo no contaminado (Sakurai, 1982).

Parámetros de diseño

Límites de Control

En Japón según Sakurai, 1982, en la Ley de Prevención de Contaminación de Suelo promulgada en el año de
1970, se establecieron estándares para la designación de un suelo contaminado, en éste caso, para el cadmio,
en un suelo de uso agrícola para la producción de arroz, el límite permisible era de 1ppm de Cd. Actualmente el
Ministerio Japonés de Salud y Bieniestar estableció una máxima concentración de cadmio de 0.40 ppm. Y en
arroz, específicamente, concentraciones menores o iguales a 0.4 μg/g.

En ocasiones es posible utilizar los límites dados por otras instituciones, en éste caso, de forma comparativa y
como complemento, nos dispusimos a buscar los límites de concentración de cadmio en suelo de otros países,
sólo de manera complementaria, por la complejidad de encontrar información certera del país de interés, en
éste caso, Japón.

13
En México las concentraciones máximas permisibles de Cd en sitios contaminados pueden encontrarse en la
NOM-147-SEMARNAT/SSA1-2004 Que establece criterios para determinar las concentraciones de remediación
de suelos contaminados por arsénico, bario, berilio, cadmio, cromo hexavalente, mercurio, níquel, plata, plomo,
selenio, talio y/o vanadio. Donde se establece que para suelos de extensiones menores o iguales a 1000 m2, las
concentraciones de referencia totales se dan por tipo de uso de suelo, para suelo de uso
agrícola/residencial/comercial, la concentración de referencia total de Cd es de 37 mg/Kg, mientras que para




suelo de uso industrial es de 450 mg/Kg. De igual manera se establecen las concentraciones de referencia de
contaminantes en forma soluble, siendo para el cadmio de 0.1 mg/L, esto para extensiones mayores a 1000 m2.

Otro parámetro que puede guiarnos es lo dicho por la Organización Mundial de la Salud, que establece un
consumo tolerable semanal de cadmio de 7 μg/Kg/pesopersona/semana. Así como la regulación de biosólidos
en los estándares ambientales de la EPA, que establece un límite para cadmio que puede ser aplicado en la tierra
para material de relleno de 85 mg/Kg.

Para efectos de éste estudio, los mencionados sobre las regulaciones Japonesas, son los que son tomados en
cuenta, pero si era importante el mostrar que hay muchos otros parámetros que pueden ser tomados en
cuenta, todo dependiendo de nuestro interés y el alcance del proyecto, así como también de la disponibilidad y
calidad de la información. (CSEM, 2008).

Condición de Operación

Como parte de las condiciones de control, hemos analizado que la mejor estrategia para la remediación y
control de la contaminación es haciendo uso de una estrategia de estabilización, la cual se realiza mediante
tecnologías de carácter químico y físico.

El primer paso a realizar es bajar la solubilidad del cadmio y de ésta manera poderlo retener y disminuir si
movilidad. Éste primer paso lo podemos llevar a cabo en 3 fases:

1. Generar sulfuros de cadmio, los cuales son altamente insolubles, bajando el potencial redox del medio,
lo que crea una atmósfera reductiva. Esto lo podemos lograr según (Sakurai, 1982), inundando el suelo
de cultivo contamiado, ya que al ser, el CdS, casi insoluble en agua, se observa una menor movilidad del
contaminante, por medio del nivel de asimilación del Cd por el arroz con éste método. Esto lo podemos
observar en la siguiente gráfica:

14


Figura 4. Efecto del método de cultivo sobre la acumulación de Cd en el arroz. (Sakurai, 1982).


2. El siguiente paso es subir el pH, adicionando cal, ya que según la especiación del Cd, las especies más
insolubles de éste elemento las podemos encontrar a pH elevados, ya sea que puedan formar
carbonatos aprovechando las características del suelo, o que se estabilice con la formación de óxidos de
Cd, como podemos observar en la Gráfica 3, que figura en la especiación.

3. Otra manera en que podemos generar compuestos más estables del Cd, puede ser añadiendo
fertilizantes fosfóricos, con lo cual favorecemos la formación de fosfatos de cadmio, los cuales son
insolubles.

El segundo paso en la estabilización del Cd, es absorberlo aplicando humus, ya que el Cd suministrado
atmosféricamente es mayormente concentrado en pocos centímetros de la superficie en un suelo rico en
humus, pero en un suelo mineral cultivado, será mezclado a través de toda la capa que pueda ser arada (15-20
cm) (McLaughlin, 1999).

Y como último paso de estabilización del Cd de manera química, (Sakurai, 1982) habla de lavar el suelo con una
solución de EDTA, ya que el EDTA produce una reacción de complejación con el Cd. Por lo que el Cd que se
encuentre aún en el suelo como fracción soluble puede ser recuperado en la solución de EDTA. Limitando la
disponibilidad de Cd+2 libre, lo que finalmente reduce la absorción del metal por parte de la planta (Custos,
2013).

15

Figura 5. Forma en que se da la complejación del Cd en una solución de EDTA.

Posterior a esto, podríamos reducir aún más la cantidad de material tóxico en el suelo, haciendo uso de las
plantas y hierbas más bioacumulativas (Sakurai, 1982), y a continuación, disponer de ellas.

Para finalizar con el control de la contaminación, debido a la gran cantidad de suelo afectado, es complicado
disponer de todo y confinarlo, debido a los altos costos que supondría el transporte y la gran superficie que

ocuparía en un confinamiento; por lo que, considerando que el Cd, hasta este punto ya está estabilizado de
diferentes formas, se propone sólo limitar la capa de suelo y evitar que se den condiciones que favorezcan su
movilidad, ya sea por dispersión del aire o agua, por medio de su re-solubilización.

Esto lo logramos identificando los sitios de suelo que sobrepasan los límites de concentración de Cd permitidos,
y sobre éstos aplicar un sistema de multicapa o capping, que nos permita proporcionar protección y evitar la
infiltración vertical del agua dentro el material estabilizado, así como evitar el contacto con el aire. Lo que
consideramos una buena práctica, ya que no necesitamos hacer excavación y también podemos evitar la
exposición a ciertos receptores potenciales.

16
Tierra vegetal o concreto

Geotextil

Grava

Arcilla + bentonita al 6%

Arcilla compactada

Arcilla nivelación

Suelo contaminado

Figura 6. Esquema del sistema multicapa propuesto (SEMARNAT).







Bioaccesibilidad y Biodisponibilidad

El cadmio es un contaminante de alta importancia ambiental pues son muy bien conocidos sus efectos nocivos a
la salud de los seres humanos, especialmente en los riñones y provoca una enfermedad conocida como itai-itai.
Como lo hemos estado manejando en este documento nos basamos en el caso de mayor concentración
reportada. La población de la cuenca del río Jinzu en Toyama, Japón. Esta comunidad basa su dieta en arroz, el
cuál era cultivado en sus tierras, y regado con agua del río Jinzu, sin embargo aguas arriba una empresa minera
llamada Kamioka que extraía Zinc descargaba sus aguas residuales con altos contenidos de cadmio solubilizado
al río en cuestión. Siendo este arroz el mayor aporte de Cadmio al organismo de los humanos ocasionando
enfermedades y muertes (Kobayashi, 2008). Múltiples estudios se han realizado para determinar la relación
entre la concentración de cadmio en el arroz y la mortalidad de la población (Ishihara 2001; Uetani 2005;
Kobayashi, 2002).
17
Se realizó un estudio (Ishihara, 2001) entre 1968 y 1969 para determinar la relación entre las concentraciones de
cadmio en el arroz y la mortalidad de la comunidad. Para determinar la concentración de cadmio en el arroz el
departamento de salud del estado de Toyama (Toyama Prefecture Department of Health, 1976) analizó más de
2500 muestras, en donde se determinó la concentración de Cd mediante espectrofotometría de absorción
atómica con horno de grafito y una extracción con DDTC/MIBK. Al final las muestras se dividieron en dos grupos:
menores a 0.30 ppm y mayores o iguales a 0.30 ppm.

Después se analizaron los dos grupos de personas y se obtuvieron los siguientes resultados:

Tabla 3. Habitantes observados y resultados de orina Tabla 4. Tasa de mortalidad por mil personas-año

Tabla 5. Comparación de “Standar Mortality Ratios” (SMR).

En este estudio en específico no tomaron muestras de orina


para determinar la concentración de cadmio que era
eliminado del organismo, fue solamente una correlación entre
la dosis de cadmio que consumían en sus dietas, tasas de
mortalidad y factores que indican un funcionamiento anormal
de los riñones.

En el estudio se puede concluir que en efecto el cadmio es


bioaccesible (ya que no se determinaron los niveles de Cd en
orina por lo que no podemos hablar de biodisponibilidad),
pues a mayores concentraciones las tasas aumentan
18
indicando que están relacionados, no existen otros factores en el sitio o en las personas que puedan contribuir al
daño observado.

La premisa anterior se confirmó unos años más tarde cuando se publicó un estudio (Uetani, 2005), en donde se
analizaron tejidos de personas fallecidas: a causa de la enfermedad “itai-itai”, habitantes de áreas contaminadas
con cadmio, y personas fuera de estas áreas. Lo que demostró que el Cd si es biodisponible, por las
concentraciones detectadas en los diferentes tejidos.

Tabla 6. Concentraciones de los tejidos de personas viviendo en sitios contaminados con Cd (µg/g peso húmedo)

19
Tabla 7. Concentraciones de los tejidos de personas viviendo en sitios no contaminados con Cd (µg/g peso
húmedo)


Los resultados concluyen, que en efecto las concentraciones de cadmio son mayores en aquellos sujetos con
esta enfermedad o sospechosos de tenerla, que los que viven en áreas no contaminadas. Otro gran problema
del Cd es que sigue la misma ruta metabólica que el Zn y el Ca, por lo que las personas con mala nutrición serán
más vulnerables ya que el Cd desplaza a estos elementos, este fue el principal problema al describir las causas
de la enfermedad “itai-itai”, pues se pensaba que estaba asociada a la desnutrición. Por último el cadmio que
es biodisponible, tiene un tiempo de vida media de eliminación de 27 años, siendo la vía renal la principal ruta
de eliminación (WHO, 1992).

La Organización Mundial de la Salud publicó un documento (WHO, 1992) en el que resume diferentes estudios
en donde se administró cadmio durante un tiempo determinado a diferentes animales, se puede observar que
cierta concentración de cadmio se incorpora a los tejidos de los riñones de los animales, esto nos sirve a
nosotros para poder comprobar en un medio controlado la biodisponibilidad del cadmio.

Tabla 8. Estudio en animales con concentraciones de Cd y efectos.

20





Geodisponibilidad

La mina Kamioka fue la principal productora de Zn en Japón antes y durante la segunda guerra mundial, los
minerales de donde se obtenía el Zn tenían diferentes elementos traza, principalmente el Cd, el cual no tenía un
valor comercial o industrial por lo cual se descargaba al río Jinzu, no fue sino hasta 1948 cuando las minas
empezaron a recuperar este cadmio (Masanori KAJI). El mineral de donde se extraía el zinc era la esfalerita
(Wada, 1978).

La esfalerita es un mineral compuesto por sulfuro de zinc (ZnS). Es un mineral semiduro y pesado,
perfectamente exfoliable y de fractura irregular a concoidea (Acta Crystallographica, 1980). La esfalerita
contiene casi siempre Fe y otros metales sustituyendo al Zn en la estructura del mineral por lo cual también pasa
a ser depósito de Cd, In, Ge, Ga (Benedetto, 2005). La esfalerita en su estado natural se ha reportado con
substituciones de hasta 26% de hierro, 5.8% de manganeso, y 1.7% de cadmio (Driscoll, 2014).

21

Figura 6. Celda de unidad de la esfalerita, las sustituciones ocurren en el lugar del Zn.

Debido que el cadmio en el sitio ya se encontraba incorporado a los cultivos y a los seres humanos, no se
justificaba realizar la extracción secuencial para determinar la geodiponibilidad del cadmio, sin embargo en un
estudio (Juan-Aracil, 2010), Se llevó acabo la extracción secuencial de Cd en suelos contaminados. Se ha
aplicado el procedimiento de extracción secuencial descrito por Tessier et al. (1979), en donde se diferencian las
siguientes fracciones:

• Fracción 1 (F1) extraída con MgCl2 a pH 7: Se obtiene el metal que se encuentra en forma soluble y de
cambio (adsorbido en las posiciones de cambio de arcillas, oxihidroxidos de hierro y manganeso y
materia orgánica).
• Fracción 2 (F2) extraída con NaOAc a pH 5: Se obtiene el metal unido a carbonatos y/o soluble a pH 5.
• Fracción 3 (F3) extraída con NH2OH·HCl: En esta fracción se estarían disolviendo los óxidos de hierro y
manganeso, liberándose el Cd unido a ellos.
• Fracción 4 (F4) extraída con HNO3+H2O2: Se extraería el Cd asociado a la materia orgánica.
• Fracción residual (R): Esta fracción corresponde al metal no extraído en las fracciones anteriores.

Tabla 9. Fracción extraida en la F1.

22

Tabla 10. Fracción extraida en la F2.

Tabla 11. Fracción extraida en la F3.

Tabla 12. Fracción extraida en la R.

En la F4 apenas se logró extraer el 2%.

Después de la remediación esperamos que suceda algo similar a lo que pasó en el sitio cuando estaba inundado,
al limitarse la cantidad de oxígeno en el ambiente en donde se encuentra el cadmio, es decir al generarse un
ambiente reductor se propicia la formación de CdS, la cual es una de las especies más insolubles (kps=1.6X10-28)
y estables de Cd con una toxicidad baja (WHO, 1992).

23

Tabla 13. Valores de DL50 en ratones y ratas por administración orogástrica.

Especiación

El cadmio es un elemento químico, de número atómico 48 y masa atómica 112.4 g/mol. Este metal pesado tiene
una configuración electrónica estable [Kr]4d105s2 y puede existir en estado de oxidación +1 pero es encontrado
casi exclusivamente con valencia +2 en el ambiente natural (Cullen,2013).

Tabla 14. Propiedades físicas y químicas del cadmio. (Cullen, 2013)

Propiedad
Número atómico 48
Masa atómica (g/mol) 112.41
Configuración electrónica [Kr]4d105s2
Estados de oxidación 0, +2, +1 (no común)
Potencial de reducción (E°) for Cd+2+2e-=Cd (V) -4.02

No hay depósitos minerales de Cd que sean explotados comercialmente, pero los minerales más comunes que
contienen éste elemento son: Greenoktita y hawleyita (CdS), cadmoselita (CdSe), monteponita (CdO), otavita
(CdCO3) y saukovita (Hg,Cd)S. El cadmio es un elemento fuertemente chalcofílico, por lo que prefiere reaccionar
con azufre en lugar de con oxígeno, y por ende está mayormente concentrado en depósitos de sulfuros. Por ello
y debido a sus características similares con el Zn es que el cadmio aparece principalmente en sulfuros de zinc
como la esfalerita (Cullen, 2013).





24

Especiación del Cadmio en Fase Sólida

Los suelos que son producidos debido a la intemperización química y física debería representar teóricamente el
contenido de Cd en la roca madre. Sin embargo una fracción del Cd contenido en los suelos, así como muchos
otros compuestos, es promovida antropogénicamente, ya sea vertida directamente en el suelo o de la
deposición del elemento desde la atmósfera. Los suelos de la misma manera son un medio complicado donde
las reacciones que se llevan a cabo en éstos, pueden controlar el flujo de Cd natural o antropogénicamente. Por
eso es importante conocer la especiación, ya que de éste depende la movilidad y biodisponibilidad de Cd en
sistemas como éste o en el sistema acuático.

La especiación química es una función del potencial re-dox, el pH y la presencia de cationes y aniones
inorgánicos y orgánicos en el agua de los poros del suelo (Cullen, 2013).

El cadmio es introducido a la tierra, como ya se mencionó anteriormente, por una serie de reacciones. Por
ejemplo, según (Cullen, 2013) se puede incorporar Cd en minerales o unirse a la superficie del suelo a través de
absorción, co-precipitación, intercambio iónico y reacciones de complejación, y resalta que la movilidad del Cd
disminuye lentamente, dependiendo del tiempo requerido para el equilibrio completo del cadmio depositado en
el suelo.

Debido a la complejidad de trabajar en suelos naturales, mucha de la información utilizada en éste trabajo, fue
obtenida de manera experimental en componentes del suelo, por lo que podemos resumir lo siguiente (Cullen,
2013):

• En un medio de un oxihidróxido de metal, en éste caso la goetita (FeO(OH)), el Cd es adsorbido con el
tiempo, disminuyendo la concentración del metal soluble inicial.
• En experimentos con gibbsita (Al(OH)3) y montmorillonita, indican que el Cd es absorbido en la
superficie mineral y puede ser removilizado por tratamiento ácido o adición de cationes en
competencia.
• Experimentos con suelos naturales, demuestran que el Cd es relativamente lento para reaccionar dentro
del sistema comparado con otros metales de importancia como el Cu y Zn.
• En un ambiente de calcitas (CaCO3), el cadmio puede ser absorbido.

Por otra parte, de acuerdo a lo ya mencionado, la química del cadmio en el suelo es fuertemente controlada
por el pH. Según reportes de la EPA (1999), bajo condiciones ácidas, la solubilidad del cadmio incremente y
muy poca adsorción del cadmio por coloide, óxidos hidratados y materia orgánica se lleva a cabo (UNEP,
2010). A valores mayores a 6 de pH, el Cd es adsorbido por la fase sólida del suelo o es precipitado, y la
concentración de cadmio disuelto es ampliamente reducida. El cadmio forma complejos con ligandos
orgánicos e inorgánicos, en particular con iones cloruro (UNEP,2010), lo que hará que aumente su movilidad
en el suelo. Otros puntos a resaltar (UNEP,2010) son:

• Las características del suelo influencian la adsorción del cadmio y por ende su biodisponibilidad y
toxicidad.
• La movilidad del cadmio y biodisponibilidad son mayores en suelos no calcáreos que en los que sí lo
son.
• Utilizar cal aumenta el pH, incrementando la adsorción del suelo y disminuyendo su biodisponibilidad.
• El cadmio puede ser absorbido por minerales arcillosos, carbonatos u óxidos hidratados de hierro y
manganeso o puede ser precipitado como carbonato de cadmio, hidróxido y fosfato.

25

Gráfico 2. Especies de Cd en función del ph (WHO,1992).

Gráfico 3. Diagrama Eh-pH del Cd en el sistema Pb-S-C-O-H.

Como se puede observar en las dos imágenes anteriores, se puede observar que se cumplen los puntos
establecidos por (Cullen, 2013) y (UNEP, 2010), en cuanto a que aparecen especies solubles al disminuir el pH y
especies más estables o en las que el Cd puede ser adsorbido, con el aumento del mismo.

Especiación del cadmio en solución



En cuanto a los compuestos de cadmio que se encuentran en efluentes de agua, se puede afirmar que el sulfato
de cadmio y cloruro de cadmio son bastante solubles en agua, mientras que el cadmio elementar, óxido de
cadmio y sulfuro de cadmio son casi insolubles (UNEP,2010), esto lo podemos observar en la tabla abajo
mostrada de manera general para los compuestos mencionados y algunos otros.



26

Tabla 15.Propiedades del cadmio y algunas de sus sales (WHO,1992).

Cloruro Acetato Sulfato
Óxido de Hidróxido de Sulfuro de Sulfito de
Cadmio de de de
cadmio cadmio cadmio cadmio
cadmio cadmio cadmio
Fórmula
Cd CdCl2 C4H6CdO4 CdO Cd(OH)2 CdS CdSO4 CdSO3
empírica
Masa
molecular 112.41 183.32 230.50 128.40 146.41 144.46 208.46 192.46
[g/mol]
Solubilidad Muy Muy Prácticamente Prácticamente Muy Ligeramente
Insoluble Insoluble
acuosa soluble soluble insoluble insoluble soluble soluble

En referencia a los compuestos solubles, la formación de complejos de cadmio con iones cloruro aumenta con la
salinidad, hasta que existan especies casi enteramente de cloruros con una porción menor de Cd+2 como CdCl+,
CdCl2, CdCl3-. Y la movilidad del cadmio aumenta con bajos pH, baja dureza, bajos niveles de materia suspendida,
altos potenciales redox. (UNEO,2010).



Gráfico 4. Muestra la distribución de especies químicas de cadmio calculadas en agua de mar a 25 °C y a 1 atm
de presión como función del pH (WHO, 1992).

En la imagen arriba mostrada podemos observar el comportamiento de la distribución de las especies de
cadmio, aunque para efectos del estudio, no tratamos con agua de mar, sirve como guía para constatar la
aparición de las especies de cloruros de cadmio en distintos porcentajes y en un pH equilibrado.

Como es obvio pensar, el destino del Cd en sistemas acuáticos es controlado por su especiación química. Y algo
que modifica la especiación es que, el cadmio tiende a ser complejado por materia orgánica en condiciones
oxigenadas, y el grado de complejación con ligandos orgánicos que ocurre de manera natural depende de las
concentraciones y características del carbono orgánico disuelto, así como del pH, y la competencia con otros
cationes traza (Cullen, 2013).

Otro factor que modifica la especiación es la sorción del Cd en la superficie de partículas suspendidas en la
solución o en sedimentos, que son reconocidos como un factor que puede controlar la dispersión del Cd en el

27

sistema. Y la propensión del Cd a ser adsorbido estará determinada por el pH, las fuerzas iónicas y la
concentración de los cationes competidores, así como también de los ligandos orgánicos e inorgánicos. La
partición de Cd entre la fase disuelta y la sólida suspendida, puede ser descrita por un coeficiente de distribución
(Kd) (Cullen, 2013), donde:

𝑐𝑎𝑛𝑡𝑖𝑑𝑎𝑑 𝑎𝑑𝑠𝑜𝑟𝑏𝑖𝑑𝑎 𝑝𝑜𝑟 𝑢𝑛𝑖𝑑𝑎𝑑 𝑑𝑒 𝑚𝑎𝑠𝑎 𝐿
𝐾! = = [ ]
𝑐𝑜𝑛𝑐𝑒𝑛𝑡𝑟𝑎𝑐𝑖ó𝑛 𝑑𝑒 𝑒𝑞𝑢𝑖𝑙𝑖𝑏𝑟𝑖𝑜 𝑑𝑖𝑠𝑢𝑒𝑙𝑡𝑎 𝐾𝑔

Sumidero o reservorio natural


Se conoce como reservorio a aquella parte del ciclo biogeoquímico en donde se encuentra “almacenado” el
elemento o compuesto por un largo periodo. (González, 2000)

En Japón la mina Kamioka fue la principal productora de zinc a lo largo del siglo pasado. El zinc, como se ha visto
a lo largo del documento, trae consigo diferentes elementos traza, y uno de ellos es el cadmio. Al momento de
extraer la esfalerita (ZnS), que era el mineral que se extraía en la mina, y obtener el zinc, el cadmio no tenía
ningún valor comercial, por lo cual se descargaba al río Jinzu, llevándolo hasta los arrozales (Wada, 1978).

El reservorio natural que albergó por un largo periodo el cadmio, en este caso, fue la corteza terrestre y los
minerales que se encontraban en ella, específicamente la esfalerita. (Wada, 1978). Al momento de explotar este
mineral, se libera y saca del reservorio en el que se encontraba almacenado y comienza a interactuar con las
distintas matrices y a ser parte del ciclo biogeoquímic

Se conoce como sumidero a aquella parte del ciclo biogeoquímico que vuelve a almacenar el elemento o
compuesto por un largo periodo (Gardiner, 2007). Lo que se considera un sumidero para una parte del ciclo,
puede convertirse en un reservorio para otra parte del ciclo. Un fondo de recambio es aquella parte del ciclo
biogeoquímico en donde el elemento o compuesto es mantenido por cortos periodos. Este periodo se denomina
tiempo de residencia. (González, 2000).

En el caso de Toyama, no se contaba con ningún sumidero para el cadmio, ya que el cadmio no se llegaba a
almacenar por largos periodos de tiempo en ninguna matriz. En todo caso, si se contaba con fondos de
recambio, los cuales podían ser desde el río que llevaba el cadmio a los arrozales, hasta el suelo y los mismos
arrozales.

Conclusión

Del presente trabajo podemos concluir la realización de un marco conceptual del Cd, donde se pudo desarrollar
un ciclo biogeoquímico a partir del comportamiento de éste elemento sobre distintos medios y sus mecanismos
de dispersión. Esto nos fue útil, pues nos dio la base para poder analizar un caso de estudio de contaminación
real en Japón. En base a esto podemos decir que los puntos necesarios para hacer un análisis de este tipo son:

1) Determinar la fuente de contaminación, que para nuestro caso es la minería del Zn.
2) Determinar los mecanismos de liberación de contaminantes, lo cual describimos por medio de su
geodisponibilidad y su especiación.
3) Determinar los mecanismos de trasporte, que llevamos a cabo mediante la descripción de las fuentes de
dispersión.
4) Determinar la exposición, que quedó cubierto en la parte de biodisponibilidad y bioaccesibilidad.

Por último, en base a toda la información recopilada, y al análisis de ésta, propusimos estrategias y tecnologías
de remediación, con las cuales consideramos, podemos controlar y mejorar las condiciones del sitio de principal
28
interés, ya que mucha de la información recopilada, fue obtenida de manera general y puede haber
discrepancias con lo necesitado en el sitio antes mencionado.

Bibliografía
1. Manahan, S., 2007, Introducción a la química ambiental, Primera edición, España, Reverté Ediciones, S.A., p. 148,
529.

2. Ishihara, T. et. al; 2001, Association between cadmium concentration in rice and mortality in the Jinzu River basin,
Japan, Toxicology, Vol. 163, p. 23 – 28.DOI: 10.1016/S0300-483X(01)00367-5

3. United Nationes Environment Programme (UNEP), 2010, Final review of scientific information on cadmium,
Chemical Branch, Kenya.

4. Wright, Kate, 2009, The incorporation of cadmium, manganese ans ferrous iron in sphalerite: insights froms
computer simulations, The Canadian Mineralogist, Vol. 47, pp. 615-623, DOI: 10.3749/canmin.47.3.615

5. Cullen, J.; Maldonado, T.; 2013, Cadmium: from toxicity to essentiality, metal ions in life sciences, Capítulo 2,
Canadá, Springer Science and Business Media, DOI: 10.1007/978-94-007-5179-8_2.

6. Kobayashi, E. et al., 2008, Influence of Drinking and/or Cooking with Jinzu River Water on the Development of Itai-
Itai Disease, Biological Trace Element Research, Volumen 129, p. 46–57. DOI: 10.1007/s12011-008-8290-9

7. Godt, J. et al.; 2006, The toxicity of cadmium and resulting hazards for human health, Journal of Occupational
Medicine and Toxicology, Vol. 1:22, DOI: 10.1186/1745-6673-1-22

8. Badillo, J., 1985, Curso básico de toxicología ambiental, México, Instituto Nacional de Investigaciones sobre
Recursos Bióticos p. 205-29. Disponible en:
http://www.bvsde.paho.org/bvsacd/eco/016750/016750-cadm.pdf

9. Sakurai, K., 1982, Contaminación de suelo por cadmio en el Japón, Chile, Centro Panamericano de Ingeniería
Sanitaria y Ciencias del Ambiente OPS/OMS. Disponible en:
http://www.bvsde.paho.org/bvsacd/scan2/012435/012435.pdf

10. Galvao, L.; Germán, C., 1987, Serie de vigilancia 4: Cadmio, México, Centro Panamericano de Ecología Humana y
Salud, OMS, p. 3-6, 9-14. Disponible en:
http://bvsper.paho.org/bvsacd/eco/004663.pdf

11. Bowles, J.; Howie, R.; Vaughan, D.; Zussman, J.; 2011, Rock forming minerals, Volumen 5A, Segunda edición en
inglés, Inglaterra, The Geological Society, 832-843. Disponible en:
https://books.google.com/books?id=2GLGx6A0d0UC&pg=PA833&lpg=PA833&dq=sphalerite+structure+cad
mium&source=bl&ots=oZNx1rCx79&sig=kzOCEQJ04zC6jsjJ7RgkTAJ_Duk&hl=es-
419&sa=X&ved=0ahUKEwinmfjr7tfLAhUBx2MKHRCoCLMQ6AEIRjAF#v=onepage&q=sphalerite&f=false

12. Vallero, D., 2014, Fundamentals of Air Pollution, Quinta Edición, Estados Unidos, Elsevier Inc., p. 536-537.
Disponible en:
https://books.google.com/books?id=iFcXAwAAQBAJ&pg=PA536&lpg=PA536&dq=toyama+zinc+cadmium+
mining&source=bl&ots=reKfq5a5ak&sig=nQZJUZ40GuYCAch25aWEyQhkhtE&hl=es-
419&sa=X&ved=0ahUKEwid9syqtdXLAhVG0GMKHdfgCiYQ6AEITzAH#v=onepage&q=toyama%20zinc%
20cadmium%20mining&f=false

13. Cobb, A., 2008, The elements: Cadmium, Estados Unidos, Marshall Cavendish Corporation, p. 10-16. Disponible
en:
https://books.google.com.mx/books?id=tQmTOFclZPsC&pg=PA11&lpg=PA11&dq=cadmium+mineral+in+nat
ure&source=bl&ots=ZTIsqcLzmL&sig=aZoV-09_z9flyNgWPZTNlwTgPDQ&hl=es-
419&sa=X&ved=0ahUKEwjXy_SqrsTLAhVR8GMKHQvcA6QQ6AEIMzAD#v=onepage&q=cadmium%20m
ineral%20in%20nature&f=false

29
14. Baird, C., 2001, Química ambiental, Edición en español, España, Editorial Reverté, S.A., p. 419-422. Disponible en:
https://books.google.com/books?id=bgUaHUqGPYIC&pg=PA421&lpg=PA421&dq=Hist%C3%B3ricamente,+
los+episodios+graves+de+contaminaci%C3%B3n+por+cadmio+han+sido+consecuencia+de+la+poluci%C3%
B3n+debida+a+la+extracci%C3%B3n+de+minerales+no+ferrosos+y+de+la+fundici%C3%B3n.+Los+problem
as+ambientales+m%C3%A1s+graves+que+han+involucrado+al+cadmio+ocurrieron+en+la+regi%C3%B3n+de
+Jap%C3%B3n+del+Valle+del+r%C3%ADo+Jintsu&source=bl&ots=ic728w8EaO&sig=l5F6np6yvqV00pjnsa
wdiozrMYs&hl=es-
419&sa=X&ved=0ahUKEwjJsqbfktXLAhUX6WMKHb29DZ8Q6AEIHTAA#v=onepage&q=Hist%C3%B3ric
amente%2C%20los%20episodios%20graves%20de%20contaminaci%C3%B3n%20por%20cadmio%20han%20
sido%20consecuencia%20de%20la%20poluci%C3%B3n%20debida%20a%20la%20extracci%C3%B3n%20de
%20minerales%20no%20ferrosos%20y%20de%20la%20fundici%C3%B3n.%20Los%20problemas%20ambien
tales%20m%C3%A1s%20graves%20que%20han%20involucrado%20al%20cadmio%20ocurrieron%20en%20l
a%20regi%C3%B3n%20de%20Jap%C3%B3n%20del%20Valle%20del%20r%C3%ADo%20Jintsu&f=false

15. Masanori KAJI, Expert and Citizen Participation in the Pollution Control: The Case of Itai-itai disease in Japan.
https://www.google.com.mx/url?sa=t&rct=j&q=&esrc=s&source=web&cd=2&ved=0ahUKEwjRvOKm6ujLAhUC
9GMKHfMAA40QFggmMAE&url=http%3A%2F%2Fwww.csi.mines-
paristech.fr%2FWebCSI%2F4S%2Fdownload_paper%2Fdownload_paper.php%3Fpaper%3Dkaji.pdf&usg=AFQjC
NGyhPe_7p97ECpw4ugcrvyaRVnXZg&sig2=VXEgO11iF766KApHwErtcg&cad=rjt

16. Hideki Wada, 1978, Carbon Isotopic Study on Graphite and Carbonate in the Kamioka Mining District, Gifu
Prefecture, Central Japan, in Relation to the Role of Graphite in the Pyrometasomatic Ore Deposition, Mineral.
Deposita (Berl.)13, 201 - 220 (1978). http://link.springer.com/article/10.1007/BF00204643

17. Acta Crystallographica, 1980, vol. A36, p482.

18. Benedetto, F.B., 2005, Compositional zoning in sphalerite crystals: American Mineralogist, v. 90, p. 1384–1392.

19. Driscoll, R.L., Hageman, P.L., Benzel, W.M., Diehl, S.F., Morman, Suzette, Choate, L.M., and Lowers, Heather,
2014, Assessment of the geoavailability of trace elements from selected zinc minerals: U.S. Geological Survey
Open-File Report 2013–1309, 78 p.10-17, 64.

20. Isaura Rábago Juan-Aracil, 2011, capacidad de amortiguación de la contaminación por plomo y por cadmio en
suelos de la comunidad de madrid, tesis doctoral, Universidad de Madrid. Disponible en
http://eprints.ucm.es/12511/1/T32805.pdf

21. Tessier, A., Campbell, P.G.C., Bisson, M. (1979) Sequential extraction procedure for speciation of particulate trace
metals. Anal. Chem. 51: 844-850.

22. World Health Organization,1992, environmental health criteria 13 cadmium, WHO Library Cataloguing in
Publication Data; Disponible en: http://www.inchem.org/documents/ehc/ehc/ehc134.htm

23. Fleischer, M., 1974, Environmental Impact of Cadmium: A Review by the Panel on Hazardous Trace Substances,
Environmental Health Perspectives. Disponible en:
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1475119/pdf/envhper00497-0240.pdf

24. Castillo R., Franciso, 2005, Biotecnología Ambiental, Madrid, España, Editorial Tébar, p. 229-231. Disponible en:
https://books.google.com.mx/books?id=19ffPAm3E3kC&lpg=PA151&dq=ciclo%20biogeoqu%C3%ADmico%20d
el%20cadmio&hl=es&pg=PA229#v=onepage&q=ciclo%20biogeoqu%C3%ADmico%20del%20cadmio&f=false

25. Cullen, Jay; Maldonado, María, 2013, Biogeochemestry of Cadmium and Its Release to the Environment, Springer,
Chapter 2, DOI 10.1007/978-94-007-5179-8_2

26. Friberg L.; Elinder C.; Kjellestrim, 1992, Environmental Health Criteria 134: Cadmium, World Health
Organization. Disponible en: http://www.inchem.org/documents/ehc/ehc/ehc134.htm

27. Sakurai, K., 1982, Contaminación de suelo por cadmio en el Japón, Chile, Centro Panamericano de Ingeniería
Sanitaria y Ciencias del Ambiente OPS/OMS. Disponible en:

30
http://www.bvsde.paho.org/bvsacd/scan2/012435/012435.pdf

28. Ramírez, A., 2002, Toxicología del Cadmio. Conceptos Actuales para Evaluar Exposición Ambiental u Ocupacional
con Indicadores Biológicos, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Vol. 63, Nº 1, p. 51-64. Disponible en:
http://revistasinvestigacion.unmsm.edu.pe/index.php/anales/article/view/1477/1260

29. Papadopoulos, P.; Rowell, D., 1988, The Reactions of Calcium Carbonate Surfaces, Journal of Soil Science,
DOI: 10.1111/j.1365-2389.1988.tb01191.x

30. WordReference, 2016, Atenuación, Online Language Dictionaries. Disponible en:


http://www.wordreference.com/definicion/atenuaci%C3%B3n

31. Etsuko Kobayashi y colab. 2009, Influence of Consumption of Cadmium-Polluted Rice or Jinzu River Water on
Occurrence of Renal Tubular Dysfunction and/or Itai-itai Disease, Biol Trace Elem Res (2009) 127:257–268,DOI
10.1007/s12011-008-8239-z.

32. Mirei Uetani y colab. 2005, Tissue cadmium (Cd) concentrations of people living in a Cd polluted area, Japan,
BioMetals (2006) 19:521–525, DOI 10.1007/s10534-005-5619-0.

33. Teruhide Ishihara y colab. 2001, Association between cadmium concentration in rice and mortality in the Jinzu
River basin, Japan, Toxicology 163 (2001) 23–28, doi:10.1016/S0300-483X(01)00367-5.

34. Etsuko Kobayashi, Yasushi Okubo, Yasushi Suwazono, Teruhiko Kido and Koji Nogawa, Dose–Response
Relationship between Total Cadmium Intake Calculated from the Cadmium Concentration in Rice Collected from
Each Household of Farmers and Renal Dysfunction in Inhabitants of the Jinzu River Basin, Japan, journal of applied
toxicology J. Appl. Toxicol. 22, 431–436 (2002) DOI:10.1002/jat.882.

35. World Health Organization,1992, environmental health criteria 13 cadmium, WHO Library Cataloguing in
Publication Data; http://www.inchem.org/documents/ehc/ehc/ehc134.htm

36. González A.; Raisman J., 2000, Ciclos Biogeoquímicos, UNNE. Disponible en:
http://www.biologia.edu.ar/plantas/ciclogeo.htm

37. Gardiner L, 2007, Ciclos biogeoquímicos, Ventanas al Universo. Disponible en:


http://www.windows2universe.org/earth/Life/biogeochem.html&lang=sp

38. Schmidt, W., Flores Serrano, R.M., Ruiz Saucedo, U., 2013, Remediación y revitalización de sitios contaminados:
Casos exitosos en México, SEMARNAT, pp. 114-147. Disponible en:
http://biblioteca.semarnat.gob.mx/janium/Documentos/Ciga/Libros2011/CD001789.pdf

39. Custos, J., Moyne, C., Treillon, T., Sterckeman, T., 2013, Contribution of Cd-EDTA complexes to cadmium uptake
by maize: a modelling approach, Springer Science, DOI: 10.1007/s11104-013-1906-7.

40. McLaughlin, M. J., Singh, B. R., 1999, Cadmium in soils anda plants, Kluwer Academic Publishers, pp. 109.
Disponible en:
https://books.google.com.mx/books?id=KGvVmUV7DqkC&pg=PA109&lpg=PA109&dq=Cd+y+humus&source=b
l&ots=VzHvrV3UV3&sig=zJY2dlylyXqbXPC-Kc5Q0HhRA_4&hl=es-419&sa=X&ved=0ahUKEwjQ_c-
Y1enLAhVI_mMKHUqSDycQ6AEINjAE#v=onepage&q=Cd%20y%20humus&f=false

31
41. NOM-147-SEMARNAT/SSA1-2004 Que establece criterios para determinar las concentraciones de remediación
de suelos contaminados por arsénico, bario, berilio, cadmio, cromo hexavalente, mercurio, níquel, plata, plomo,
selenio, talio y/o vanadio.

42. Agency for Toxic Substances and Disease Registry, 2008, Case Studies in Environmental Medice (CSEM) Cadmium
Toxicity. Disponible en:
http://www.atsdr.cdc.gov/csem/cadmium/docs/cadmium.pdf

32