Sei sulla pagina 1di 7

¿Qué son los metales pesados?

El hombre moderno, está expuesto a los metales pesados en un porcentaje entre 500 y 1.000 veces mayor que
el hombre de la era pre-industrial. Los metales pesados no pueden ser metabolizados por el cuerpo humano y
persisten en el organismo acumulándose y deteriorando la salud humana a gran escala. En la era industrial, se
comenzó la extracción masiva de metales pesados de la tierra, causando que la superficie de la tierra se
saturara de estos tóxicos. En consecuencia, nuestro organismo se llenó de ellos, ya que nuestra comida, el
agua que bebemos, y por supuesto, el aire que respiramos contienen cantidades elevadas de estos metales
pesados. Además, con la lluvia caen sobre el suelo, el agua y los productos que cultivamos, pasando así, a
través de esos terrenos contaminados, a la cadena alimentaria. A eso hay que sumar los herbicidas y pesticidas
utilizados en la agricultura, o la contaminación -principalmente por mercurio- del mar, concentrada sobre
todo en pescados y mariscos de talla grande (atún, pez espada, tiburón…).

Los metales pesados también están presentes en los pesticidas y herbicidas (es decir, en tu propia comida), así
como en emisiones industriales, en las emisiones de autos y de tubos fluorescentes, en colirios oculares,
bombillas de bajo consumo, baterías, desinfectantes, tabaco, vacunas, medicamentos, utensilios de cocina y de
aseo, productos de higiene personal y cosmética (cremas, foto protectores, desodorantes…).y un etc.. extenso
en la vida industrializada. Otras fuentes de metales pesados como el arsénico o el plomo se emplean en la
fabricación de cristales, fertilizantes, pesticidas, tintes para el cabello, cosméticos, pinturas, fontanería, tintas,
y preservativos para la madera. El grupo de metales pesados incluye entre otros: mercurio, plomo, cadmio,
níquel, aluminio y titanio (aunque realmente los dos últimos son metales ligeros). La mayoría de los metales
pesados son tóxicos, mientras que otros como el hierro, el germanio y el cobre son necesarios en su forma
orgánica, pero muy tóxicos en su forma inorgánica.

Otra importante fuente de estos tóxicos para nuestro organismo son la amalgama utilizadas por los dentistas,
constituidas en un 50% de mercurio. En tan sólo 4 semanas desde que nos ponen la amalgama el mercurio ya
está presente en el hueso de la mandíbula, intestinos, pulmones, y algo más tarde, llega también a nuestro
cerebro, hígado, tiroides, páncreas pituitaria, riñones, suprarrenales y ovarios. De esta forma el mercurio, tras
haber alcanzado la mayor parte de nuestros tejidos, interfiere negativamente en innumerables procesos
metabólicos, causándonos daños considerables.

Las intoxicaciones lentas y paulatinas por metales pesados, son más frecuentes que las intoxicaciones agudas,
pero los versátiles y muy destructivos efectos que causan en nuestra salud pueden ser una de las causas
directas de la pandemia de enfermedades a la que está sometida en la actualidad la humanidad. Los seres
humanos a medida que avanzamos en edad vamos acumulando mayor cantidad de metales pesados en
nuestro organismo, esto aunado a una pobre alimentación en minerales como ocurre en la dieta actual y la
recomendación absurda de tomar 8 vasos de agua al día y esta sin mineralizar!!!!! (aunque fuera sólo con sal
marina…), el agua que consumimos en la actualidad ya no viene con electrolitos. Esto nos hace más
vulnerables a la acumulación de metales pesados como la sobrexposición a la estamos ahora expuestos con la
vida industrializada. Factores que están generando una pandemia de diversas patologías en la población
humana disminuyendo a su vez nuestro rendimiento intelectual, físico y nuestra estabilidad emocional.

¿Por qué los metales pesados son tan peligrosos?

-Catalizan reacciones de oxidación, estimulando por tanto la producción de radicales libres.

-Impiden la absorción de minerales (por ejemplo zinc y magnesio), y elementos traza, necesarios para las
reacciones enzimáticas, causando así innumerables bloqueos metabólicos.
-Pueden cambiar la estructura de las proteínas y, por supuesto, de los anticuerpos de nuestro sistema
inmunológico.

-Las estructuras lipídicas que están presentes en todas las células pueden modificarse, por lo que la entrada y
salida de nutrientes puede verse afectada.

LA VITAMINA C : UN AGENTE QUELANTE DE METALES PESADOS QUE ACTIVA EL GLUTATION EN


NUESTRO ORGANISMO

Un quelante, o secuestrante, o antagonista de metales pesados, es una sustancia que forma complejos con
iones de metales pesados. Una de las aplicaciones de los quelantes es evitar la toxicidad de los metales
pesados para los seres vivos.

La Vitamina C al ser un agente quelante y un activador del glutatión en el organismo tiene la capacidad de
participar directamente en la neutralización de radicales libres y desintoxica el cuerpo de metales pesados y
venenos tanto inorgánicos como orgánicos, como también de agentes carcinógenos. Puesto que tiene la
capacidad de llegar a los sitios donde se acumular el metal pesado y las toxinas y a su vez la vitamina C forma
complejos no tóxicos a partir de metales tóxicos los cuales son luego eliminados a través de los fluidos
corporales.

A su vez, estimula el sistema enzimático del hígado, por lo que la sangre se depura, y tóxicos como los metales
pesados y los pesticidas son eliminados. Además protege contra el elevado estrés oxidativo, derivado de la
intoxicación de metales pesados.

Así pues, el ácido ascórbico cumple un papel decisivo en la eliminación de metales pesados; sugerimos ver este
video traducido para entender dicho proceso, donde Russell Jaffe, MD, PhD, analiza las formas en que el ácido
ascórbico ayuda al cuerpo a eliminar los metales pesados https://www.youtube.com/watch?v=yOZo0-vC93I

El Dr. Carl Pfeiffer, también MD PhD, en su libro "Nutrientes mentales y elementales" dice de la vitamina C :
“Ayuda en la desintoxicación del plomo, exceso de hierro, cobre, bromuro, cadmio, arsénico, benceno, y
muchos pesticidas como el DDT y el lindano. El ascorbato de vitamina C también reduce la acción de compuestos
causantes de cáncer” Por tal motivo, es posible que sea un agente quelante del glifosato (herbicida usado
ampliamente en la producción industrial de todo tipo de vegetales). Aunque no tenemos datos de
investigaciones al respecto sería interesante explorar su poder de quelación del glifosato que se acumula en el
organismo, ya que el ácido ascórbico puede eliminar del cuerpo agentes con alto grado de toxicidad como los
que aquí se mencionan.

A su vez en el libro “Vitamina C, Misil Sanador de la Naturaleza”, investigación y recopilación de varios


autores: Glen Dettman, Archie Kalokerinos, Ian Dettman, Linus Paulling, Mathias Rath ….. nos dicen: “Una de
las principales funciones del ácido ascórbico en el organismo de los mamíferos es preservar el equilibrio
metabólico e inmunológico ante los efectos nocivos de agresores ambientales. Para cumplir esto, siempre que
se presenta un agresor ambiental, la mayoría de los mamíferos simplemente producen más ácido ascórbico en
sus hígados. Pero sabemos que el ser humano no tiene la capacidad de otros mamíferos como la cabra, que
puede producir en situaciones de stress hasta 50 gr de vitamina C, es decir, tenemos una deficiencia de
producción natural de vitamina C como expresan todos estos autores mencionados y muchos más. Linus
Paulling lo atribuye a un cambio adaptativo a los climas tropicales que ofrecían cantidad de frutos y vegetales
ricos en vitamina C, por tanto no tuvo necesidad el organismo de producir la cantidad que antes producía. Y
muchos de estos autores sugieren en su libro que todo médico toxicólogo debería manejar el ácido ascórbico
para todos los casos de intoxicación.
Es uno de los metales más frecuentes en el humo de los autos, en los labiales, cosméticos, emisiones de hornos
de fundición y baterías.

Patrick Holford en su libro “Nutrición óptima para la mente”, nos dice que una vez el Plomo entra en el
cerebro ya es muy difícil eliminarlo, que ni el EDTA ni la penicilamina, que son quelatos muy potentes pueden
lograrlo, pues ninguno puede cruzar con rapidez la barrera sangre – cerebro, en cambio, el ácido ascórbico ,
si!!!! Puesto que se adhiere tan fuerte a los metales pesados y puede expulsarlos sacrificándose ella misma en
el proceso.

En 1939 Holmes y col. publicaron un estudio realizado a 400 trabajadores de una planta industrial de plomo.
Se describió que los síntomas por el contacto permanente con el plomo producían escorbuto subclínico. Antes
de completarse los siete días con el ascorbato (vitamina C), la mayoría de los afectados mejoraron sus
síntomas. En particular mejoró el sueño, disminuyó la irritabilidad y el nerviosismo. En 1963, Gontzea y col.
Estudiaron los niveles de ácido ascórbico en sangre de unos trabajadores de una fábrica de baterías para
autos. Los niveles hallados fueron bajos y se confirmó que una persona expuesta a plomo requiere dosis altas
de vitamina C para evitar el escorbuto subclínico. Los anteriores son dos de los más conocidos ejemplos de
múltiples experimentos alrededor del mundo que confirmaron el efecto antídoto de la vitamina C en la
intoxicación por plomo.

El libro Vitamina C misil sanador de la naturaleza, relata que las personas que viven en la mayoría de las Comentario [MH1]:
ciudades pobladas están frecuentemente expuestas a 100 ppm. de monóxido de carbono en el aire,
proveniente principalmente de las emisiones de los gases tóxicos de los vehículos. Los citadinos pueden
alcanzar niveles sanguíneos de carboxihemoglobina hasta del 10 %. Los fumadores de cigarrillo logran niveles
sanguíneos de carboxihemoglobina hasta del 7 %. Estos niveles de monóxido de carbono pueden causar una
considerable interferencia con la oxigenación
tisular en humanos al desplazar el oxígeno de la molécula de hemoglobina e inclinar la curva de disociación de
oxihemoglobina hacia la izquierda.

Anderson reportó un vínculo claro entre el monóxido de carbono, tanto atmosférico como el del humo de
cigarrillo, con la función cardiaca. Las arterias coronarias normales pueden rápidamente dilatarse y suplir una
demanda incrementada; mecanismo que no logran las arterias afectadas. El efecto hipóxico del monóxido de
carbono puede actuar de una manera sinérgica con otros factores en la enfermedad cardiaca isquémica
disminuyendo la reserva coronaria y aumentando la producción de isquemia mioardica inducida por el estrés.

Pelletier reportó en 1969 que experimentalmente se puede demostrar que una vez una persona deja de
fumar, su nivel de ácido ascórbico llega rápidamente al nivel del no fumador. Una dosis de 500 mg por kilo de
peso de vitamina C intravenosa neutraliza de manera inmediata la intoxicación por monóxido de carbono y
previene la sedimentación
de la sangre.

La acumulación lenta del mercurio en el cuerpo puede ocasionar enfermedades tan mortíferas como el
Alzheimer, el Parkinson e incluso el Autismo. Consumir el equivalente a un grano de mostaza produce la
muerte. ¡Resulta tóxico en concentraciones equivalentes a un grano de sal en una piscina! Es por esta razón
que los empastes dentales metálicos compuestos de un 50% de mercurio resultan tan nocivos para el cuerpo.
Pero mediante ciertos alimentos contaminados con metilmercurio, como el pescado y el marisco, entra en
cantidades realmente peligrosas en nuestro organismo.

La principal fuente de mercurio se debe a la actividad humana. Su producción proviene de la combustión del
carbón en las centrales eléctricas, de calefacciones, cocinas, de muchos procesos industriales, la incineración
de residuos y de su uso en la extracción minera de oro y otros metales.

Cuando el mercurio es arrojado al entorno, hay bacterias que reaccionan y lo transforman en un tipo de
mercurio que se puede acumular en las células orgánicas, el metilmercurio, de mayor capacidad tóxica.
También es relativamente frecuente la contaminación de trabajadores que se intoxican con los vapores de
mercurio desprendido por ciertos procesos industriales. Hay que tener en cuenta que cocinar los alimentos
contaminados no erradica el mercurio de estos.

En 1951, Vauthey demostró que el mercurio inyectado a los ratones de laboratorio los mataba en su totalidad
en menos de una hora. Pero si se les aplicaba vitamina C en megadosis, (equivalente a 35 g de vitamina C en un
adulto de 70k) previo a la inyección de mercurio el 40% de los ratones sobrevivía al envenenamiento por
mercurio.. La toxicidad producida por el mercurio se reduce significativamente con el uso en megadosis de
vitamina C. Citando de nuevo a “Un Misil Sanador de La Naturaleza”.

En el libro Nutrición óptima para lamente de Patrick Holford, nos narra como Carl Pfeiffer comrobó que
podía eliminarse el Cadmio mediante la combinación de vitamina C en megadosis y Zinc.

A su vez Kalokerinos, Dettman narran el trabajo de Samitz y col. demostrando que el ácido ascórbico puede
ser utilizado para prevenir la intoxicación por cromio en la industria. De igual modo en Brazil en 1937 se
demostró que las sales de oro usadas médicamente presentan grados moderados de toxicidad los cuales
pueden evitarse con el ascorbato.

Actualmente, aproximadamente 90% del arsénico que se produce es usado como preservativo para madera,
para que ésta no se deteriore o se pudra. El preservativo es el arsenato cromado de cobre (CCA) y a la madera
tratada se le refiere como madera presurizada. En el pasado, los compuestos inorgánicos de arsénico se
usaron predominantemente como plaguicidas, principalmente en cosechas de algodón y huertos frutales.
Actualmente, los compuestos inorgánicos de arsénico no se pueden usar en la agricultura. Sin embargo, los
compuestos orgánicos de arsénico, específicamente el ácido cacodílico, el arsenato de metilo bisódico (DSMA)
y el arsenato de metilo monosódico (MSMA), aun se usan como plaguicidas, principalmente en algodón.
Algunos compuestos orgánicos de arsénico se usan como suplementos en alimentos para animales.
Cantidades pequeñas de arsénico metálico se agregan a otros metales para formar mezclas de metales o
aleaciones con mejores características físicas. El uso más extenso de las aleaciones de arsénico es en baterías
para automóviles. Otro uso importante de los compuestos de arsénico es en semiconductores y en diodos que
emiten luz.

Sin embargo, los niveles de arsénico inorgánico, la forma que genera mayor preocupación, son mucho más
bajos. Normalmente, cantidades pequeñas de arsénico entran al cuerpo en el aire que usted respira, el agua
que bebe y los alimentos que come. De estas fuentes, los alimentos son la fuente principal de arsénico. La
fuente principal de arsénico en la dieta son los mariscos, seguidos por el arroz/cereales de arroz, hongos y
aves de corral. Aunque los mariscos contienen la cantidad de arsénico más alta, el arsénico en peces y
mariscos está principalmente en una forma orgánica llamada arsenobetaína, la cual es mucho menos peligrosa.
Algunas algas marinas pueden contener formas inorgánicas de arsénico que pueden ser más peligrosas.

Algunos sitios de desechos peligrosos contienen cantidades altas de arsénico. Si el material no se ha


almacenado en forma apropiada, puede pasar al agua, al aire o al suelo de los alrededores. Si usted vive cerca
de un sitio como este, puede estar expuesto a niveles altos de arsénico a través de estas fuentes.

Si su trabajo involucra la producción o el uso de arsénico (por ejemplo, fundición de cobre o plomo,
tratamiento de madera, aplicación de plaguicidas), puede estar expuesto a niveles altos de arsénico durante la
jornada de trabajo.
Si usted sierra o pule madera tratada con arsénico, puede inhalar aserrín. Asimismo, si usted quema madera
tratada con arsénico, puede inhalar arsénico en el humo. Si usted vive en un área agrícola en donde se usó
arsénico en las cosechas en el pasado, el suelo puede tener niveles altos de arsénico.

Vemos en el capítulo VENENOS de los mismos autores anteriores, libro: “Vitamina C Un Misil Sanador de La
Naturaleza” que Aunque el arsénico es no metal, su manipulación industrial genera intoxicación en los
humanos. A principios de la década de los 40 seutilizaban múltiples compuestos con arsénico para el
tratamiento de la sífilis. El grado alto de toxicidad era atenuado utilizando de manera concomitante vitamina
C.

Las personas se exponen al benceno principalmente por respirar aire que contiene la sustancia química. Los
trabajadores en las industrias que producen o usan benceno podrían estar expuestos a los niveles más altos de
la sustancia química. De manera similar, los límites en las cantidades permitidas de benceno en la gasolina han
influido en la reducción de las exposiciones.

El humo de cigarrillo de los fumadores habituales es otra fuente de exposición al benceno. El benceno también
se puede encontrar en colas de pegar, adhesivos, productos de limpieza y productos para quitar pintura. El
aire exterior contiene niveles bajos de benceno proveniente del humo secundario del tabaco, los vapores de la
gasolina, los gases de vehículos motorizados y las emisiones industriales. A su vez el benceno es un
componente utilizado en varios procesos químicos como en la elaboración del DDT y los trabajadores pueden
estar expuestos a los vapores emanados por este ingrediente volátil.

Según Dettman y Kalokerinos, desde 1937 múltiples estudios han comprobado que la exposición al benceno
disminuye los niveles corporales de ácido ascórbico conllevando a un estado de escorbuto subclínico, el cual
es a su vez corregido rápidamente con la aplicación de vitamina C.

La efectividad de los medicamentos en cualquier terapia siempre está limitada por su toxicidad en el
organismo. El ascorbato desintoxica el cuerpo de los efectos nocivos de las drogas farmacéuticas y potencia su
efecto terapéutico. Según Dettman y Kalokerinos. Así se comprobó en 1965 cuando Dey experimento la
reducción del efecto toxico de la estricnina en ratones al aplicar 100 mg de ácido ascórbico 15 minutos antes.
En 1959, Schulteiss y Tarai sugirieron el uso de ácido ascórbico para evitar los efectos secundarios de la
terapia digital en los cardiópatas. El ácido ascórbico también reduce los efectos secundarios de las sulfas, de la
aspirina, del exceso de vitamina A y de los barbitúricos.
El glifosato es un herbicida no selectivo de amplio espectro, desarrollado para eliminación de hierbas y de
arbustos, en especial los perennes. Es un herbicida total. Se puede aplicar a las hojas, inyectarse a troncos y
tallos, o asperjarse a tocones como herbicida forestal.
El glifosato es creación de Monsanto (quien tiene la patente), la misma empresa que creó, entre otras cosas…
la agricultura transgénica, pero este herbicida ya se vende en todo el mundo con diversos nombres y diversas
marcas ampliamente usado porque el campesino no tiene que deshierbar a mano.

Agente Naranja (usado en la guerra de Vietman, cuyo uso dejó terribles secuelas en la población de aquel país
y en los propios soldados estadounidenses: las secuelas se notan principalmente en los descendientes de los
sujetos expuestos, que tienen grandes probabilidades de sufrir malformaciones.

La aplicación de glifosato mata las plantas debido a que suprime su capacidad de generar aminoácidos
aromáticos. Numerosos estudios han demostrado que el glifosato es nocivo para la salud de las personas, los
animales y el medio ambiente. Según Seralini, el glifosato estimula la muerte de las células de embriones
humanos. En 2005 descubrió que algunas células de la placenta humana son muy sensibles al glifosato, incluso
en dosis muy inferiores a las utilizadas en agricultura. En diciembre de 2008, la revista científica Investigación
Química en Toxicología (Chemical Research in Toxicology) publicó su nuevo estudio, en el que constató que el
Glifosato es letal para las células humanas. Según el trabajo, dosis muy por debajo de las recomendadas para
su utilización provocan la muerte celular en pocas horas. “Aun en dosis diluidas mil veces, los herbicidas (cuyo
principio activo es el glifosato) estimulan la muerte de las células de embriones humanos, lo que podría
provocar malformaciones, abortos, problemas hormonales, genitales o de reproducción, además de distintos
tipos de cánceres”. Sus investigaciones forman parte de la bibliografía a la que hace referencia el Comité
Nacional de Etica en la Ciencia en su recomendación para crear una comisión de expertos que analice los
riesgos del uso del glifosato.

El Dr. Carl Pfeiffer, también MD PhD, en su libro "Nutrientes mentales y elementales" dice de la vitamina C :
“Ayuda en la desintoxicación del plomo, exceso de hierro, cobre, bromuro, cadmio, arsénico, benceno, y
muchos pesticidas como el DDT y el lindano.” Por tal motivo, es posible que sea un agente quelante del
glifosato (herbicida usado ampliamente en la producción industrial de todo tipo de vegetales y por tanto
presente en gran parte de la comida industrializada). Aunque no tenemos datos de investigaciones al respecto
sería interesante explorar el poder de quelación del ascorbato con respecto al glifosato que se acumula en el
organismo, ya que el ácido ascórbico puede eliminar del cuerpo agentes con alto grado de toxicidad como los
que aquí se mencionaron. Puesto que al ser la vitamina C una protectora en los mamíferos de los agentes
agresores del ambiente, los que producen para defenderse simplemente más cantidad de ascorbato, así
mismo, es en consecuencia una protectora en general de los agentes agresores del medio ambiente para los
humanos.

La exposición a la radiación es una situación que afecta la salud del organismo humano directamente
proporcional a la intensidad y duración de la exposición. El término irradiación incluye a los rayos ultravioleta,
los rayos X, los rayos gamma, y otras formas de radiación ionizante. Se han publicado múltiples estudios
demostrando que la exposición a los rayos X disminuye los niveles de ácido ascórbico en el cuerpo. Estudios de
Carrier y Schnettler en 1939 demostraron que el uso del ácido ascórbico es eficaz como protección contra los
efectos desfavorables de la irradiación. Aun con solo 200 mg al día de vitamina C se reportaron buenos
resultados. Lograron además prevenir la leucopenia (disminución de glóbulos blancos en sangre) inducida por
la exposición a rayos X.

Kalnins, de Suecia, quien publicó numerosos artículos en esta área, reportó en 1953 que las lesiones
producidas por rayos X en ratones de laboratorio al recibir 50 mg de vitamina C eran menos desarrolladas que
los ratones que recibían 1 mg al día. Concluyó de manera lógica que era importante no solo la vitamina C sino
la dosis empleada. Consideró que la dosis alta de ascorbato actúa como desintoxicante de las leucotoxinas
desarrolladas en el tejido irradiado. Extractado de “Vitamina C Un Misil Sanador de La Naturaleza” Kalokerinos
y Dettman.

DOSIFICACIÓN DE LA VITAMINA C PARA QUE ACTÚE COMO AGENTE QUELANTE Y AGENTE


ANTIRADIACIÓN:

Para que la vitamina C cumpla con estas funciones, debe ser tomada en dosis altas. Como nos indica el nobel
de medicina Linus Paulling y los grandes investigadores a nivel mundial de la vitamina C como su discípulo
Mathias Rath y los continuadores de su investigación: Glen Dettman, Ian Dettman , Archie Kalolerios, entre
otros autores.

Por tal motivo debe ir evaluando su dosis personal a tolerancia intestinal, pero aquí sugerimos entre 6 a 10 gr
al día para que tenga un efecto real en su organismo, o como dice Linus Paulling en el video, su dosis personal
es de 18 gramos al día:
https://www.youtube.com/watch?v=kjXaFo0p3UI

Con cariño: Coralito.