Sei sulla pagina 1di 83

Cuadernos de Literatura JJJUIL y Juvenil

LIJ, género e identidad


El «Quijote» y la infancia
Narnia: Entrar en el armario Jilllll I
Gerónimo Stilton

¿Todavía no conoces
a Gerónimo Sfflion?

DESTINO
Cuadernos de Literatura Infantil y Juvenil

5
EDITORIAL 191 41
AUTORRETRATO
¿Maestros bibliotecarios Pablo Auladell
o bibliotecarios
maestros?
SUMARIO 44
7
EN TEORÍA
CINE Y LITERATURA
Entrar en el armario
Las crónicas de Narnia: El león, la bruja
Género y formación de y el armario
identidades Ernesto Pérez Moran
Consol Aguilar

16 51
COLABORACIONES
COLABORACIONES De fulgor a fulgor
Gritos, vejaciones, perdón Vida y lecturas
Travesías I Asun Balzola
Juan Mata

23
LIJ, género e identidad
El «Quijote» y la infancia
Narnia: Entrar en el armario . P P w I*
57
BIBLIOTECAS IMAGINARIAS
NUESTRA PORTADA La biblioteca de Suecia
ESTUDIO
El Quijote y la infancia: Pablo Auladell (Alicante, 1972), Emilio Pascual
versiones y adaptaciones ilustrador, dibujante de comics,
diseñador gráfico... es autodidacto.
Ma Isabel Borda Crespo Desde que lo descubrimos en Mar de
sábanas (Anaya, 2003) —álbum con
el que ganó el Premio Ciudad de 59
34 Alicante 2003, junto al autor del
texto, Pablo Pérez Antón—, sus
creaciones en el ámbito de la LIJ han
ido ganado terreno y, este mismo año,
LIBROS

REPORTAJE
VII Salón do Libro
de Pontevedra
Victoria Fernández
ha obtenido el segundo puesto del
Premio a las Mejores Ilustraciones de
Libros Infantiles y Juveniles 2005,
que otorga el Ministerio de Cultura,
por las ilustraciones de Peiter, Peter,
78
AGENDA
Peer y otros cuentos de Hans
Christian Andersen (Anaya, 2004).

~37~
TINTA FRESCA
Es el reconocimiento a un trabajo
artístico muy personal, siempre a la
búsqueda del mejor tratamiento
gráfico para cada historia.
Le interesan el dibujo y la pintura
82
¿POR QUE LEER?
Proveedores como vehículos de expresión Leo porque no puedo evitarlo
narrativa o lírica, y ha conseguido un Marta Vilagut
Miguel Matesanz estilo, una voz, propia y reconocible.
CLIJ
Cuadernos de Literatura Infantil y Juvenil

PREMIO NACIONAL AL
FOMENTO DE LA LECTURA 2005

Directora
Victoria Fernández
victoria.clij@coltmail.com

Editor
Fabricio Caivano
fabricio.clij@coltmail.com

Redactora
Maite Ricart
maite.clij@coltmail.com

Corrección
Marco Tulio Ramírez

Diseño gráfico
DICE INFORM ATIZADO ( 1 9 8 8 - 2 0 0 5 ) Mercedes Ruiz-Larrea

• MÁS DE 7 . 5 0 0 L I B R O S REFERENCIADOS, CLASIFICADOS POR EDADES Y MATERIAS. Ilustración portada


• MÁS DE 2 . 7 0 0 A R T Í C U L O S DE ESTUDIO Ε INVESTIGACIÓN SOBRE LITERATURA INFANTIL Pablo Auladell
Y JUVENIL, EL L I B R O Y LA LECTURA.
Han colaborado en este número:
• CON 2 . 0 0 0 D E S C R I P T O R E S TEMÁTICOS Y DE MATERIAS PARA AGILIZAR LA BÚSQUEDA. Consol Aguilar, Asun Balzola, Ma Isa-
bel Borda Crespo, Xabier Etxaniz, Ma
• B Ú S Q U E D A S POR: Jesús Fernández, Teresa Maña, Juan
• AUTOR Mata, Miguel Matesanz, Emilio Pas-
• ILUSTRADOR cual, Ernesto Pérez Moran, Marta Vi-
lagut
• TÍTULO
• EDITORIAL Edita
• TEMA Editorial Torre de Papel, S.L.
Madrazo 14 - 6o T. 08006 Barcelona
• FECHA Y NÚMERO DE LA REVISTA Tel. (93)414 11 66
• EPÍGRAFE (SECCIONES DE LA REVISTA)
Fax (93) 414 46 65
revista.clij@coltmail.com
S O P O R T E : C D C O M P A T I B L E P A R A PC Y MACINTOSH
www.revistaclij.com
• SISTEMA OPERATIVO: MAC OS 9 Y OS X Administración y suscripciones
Tona Carbonell
• REQUISITOS MÍNIMOS
Gabriel Abril
WINDOWS: PENTIUM II. 64 M B RAM Horario oficina: de 9 a 17.30
(de lunes a viernes)
MACINTOSH: 64 MB RAM
administracion.clij@coltmail.com

LA VENTA DESDE EL 1 DE ENERO Fotomecánica


Adrià e hijos S.L.
P.V.P. 44 € (38,50 € PARA SUSCRIPTORES) Aragó 517-519. 08013 Barcelona

ACTUALIZACIONES ÍNDICE 15 AÑOS: P.V.P. 9 € (6 € PARA SUSCRIPTORES) Impresión


Talleres Gráficos Hostench, S.A.
Recorte o copie este cupón y envíelo a:
Editorial Tone de Papel Depósito legal B-38943-1988
Madrazo 14 - 6o 2" ISSN: 0214-4123
08006 Barcelona
Editorial Torre de Papel, S.L., 1996. Impreso en
España/Printed in Spain.

Sírvanse enviarme: CLIJ no hace necesariamente suyas las opinio-


nes y criterios expresados por sus colaborado-
- í n d i c e Informatizado 16 años de CLIJ unidades res. No devolverá los originales que no solicite
- Actualización índice 15 años previamente, ni mantendrá correspondencia so-
bre los mismos.
Forma de pago: © de las reproducciones autorizadas, Vegap 2006.
• Cheque adjunto
O Contarrembolso (más 4,50 € gastos de envío)
Nombre
Apellidos
A
Domicilio
R. Esta revista es miembro de
ARCE, Asociación de Revistas
CΕ Culturales de España
Tel. Población
Provincia
j + | Í M f t MINISTERIO
C.P. SiñSÍT? DE CULTURA
SuscriptorN 0 Registro índice n°
EDITORIAL

¿Maestros bibliotecarios
o bibliotecarios maestros?
p!j oco a poco, las reivindicacio-
rado. Siempre tiene que haber ade-
lantados...
tivos comunes, se contempla entre
las «menciones» que podrán incor-
¡ nes relacionadas con las bi- Sin embargo, las cosas están cam- porarse en la programación de las
lí bliotecas escolares van to- biando. Y, al menos en teoría, la enseñanzas, la de «Biblioteca, Me-
mando forma. Conseguido ya el nueva propuesta del MEC de título diateca y Documentación Escolar».
reconocimiento de su «existencia» y universitario de Maestro de Educa- Serán las universidades quienes
el presupuesto para que se pongan en ción Primaria que acaba de publi- programarán las enseñanzas y quie-
funcionamiento, se está abordando, carse (PvD 55/2005, de 21 de enero), nes, por tanto, decidirán las mencio-
ahora, la cuestión de la formación del y que entraría en vigor dentro de nes y establecerán los requisitos que
personal que se hará cargo de ellas. dos años, así lo demuestra. En ella, garanticen la adquisición de los co-
El debate sobre si deben ser maestros y además de los contenidos forma- nocimientos, aptitudes y destrezas
con formación bibliotecaria o biblio- necesarios del ámbito correspondien-
tecarios con formación de maestros te. La recomendación del MEC es
dará todavía mucho de sí, y segura- que «los titulados estén capacitados
mente harán falta algunos años para para el desempeño de todas las áreas
que la cuestión de las titulaciones Victoria Fernández
docentes y en especial en, al menos,
quede definitivamente regulada. uno de los ámbitos a los que se refie-
Hasta ahora, las bibliotecas de ren las menciones que proponga cada
los centros han estado, mayoritaria- universidad. Esta mención se refleja-
mente, en manos de maestros y rá en el título correspondiente».
profesores sin formación específi-
ca, pero con iniciativa suficiente co- Es decir, que en cinco o seis años,
mo para procurarse esa formación tendremos maestros especializados
en cursos, cursillos, jornadas de tra- en bibliotecas escolares. Es una bue-
bajo y seminarios realizados volun- nísima noticia. Y habrá más noveda-
tariamente, o como para buscar la des, porque, por ejemplo, aún no
colaboración con las bibliotecas pú- han salido las nuevas titulaciones de
blicas de su zona, y también (es de Biblioteconomía y Documentación.
justicia reconocérselo) con el entu- ¿Cómo se contemplará en ellas la
siasmo necesario para hacer frente a cuestión? ¿Qué contenido tendrán
estas nuevas especialidades? ¿Qué
la indiferencia, cuando no rechazo,
de la mayoría de sus colegas, o para \^tí^J^\ profesorado las impartirá? Sea como
dedicar horas de su tiempo libre a sea, el caso es avanzar. Y se va avan-
un trabajo que debería ser remune- zando.
COMPLETE SU COLECCIÓN
CON LAS OFERTAS DE

CLU
Cuadernos de Literatura Infantil y Juvenil

MONOGRÁFICOS DE AUTOR
MONOGRÁFICOS ¿Quiénes fueron? ¿Cómo vivieron? ¿Qué escribieron?
ESPECIALES Hermanos Grimm, Charles Perrault, Daniel Defoe,
Edgar Alian Poe, Arthur Conan Doyle, Rudyard
Kipling, Emilio Salgari, Collodi y J. M. Barrie.
Las más completas monografías ilustradas sobre los
clásicos de la literatura infantil y juvenil universal.
9 ejemplares de CLU (números 88, 99, 110, 121, 132, 143, 154, 165 y
176), por sólo 31,65 €

Los 70 años de Tintín


Kl valor de Ιυ\ cuentos: Terc-su Columer i
g PANORAMA DEL ANO
Números monográficos sobre el sector del libro
infantil y juvenil. Con artículos de críticos
¿100 años de cómic? y especialistas de Cataluña, Galicia, País Vasco,
La ilustración a debate Comunidad Valenciana y Asturias, sobre el
Los 70 años de Tintín panorama anual de la edición.
3 ejemplares de CLU 10 ejemplares de CLU (números 76, 86, 98, 108, 120,
(números 85, 102 y 118), 131, 142, 153 164 y 175), por sólo 33,55 €
por sólo 15,80 €

LOS PREMIOS DEL ANO


1JI).|.|J.,U1.|JII1JJ.I.I1J.1I.I).I.UHIJ»ÍIJJ.II1 ¿Qué premios se conceden cada año en España?
Recorte o copie este ¿Qué escritores e ilustradores han sido los
cupón y envíelo a: galardonados? Sus biografías, sus obras,
EDITORIAL TORRE sus opiniones sobre la LIJ.
DE PAPEL La mejor información sobre «los mejores del año».
Madrazo 14, 6 o 2 a Informe: Premios de 2003
Lisia de Honor de C L U :
10 ejemplares de CLU (números 71, 82, 93, 104, 115,
08006 Barcelona los 100 mejores libros del año .l.^MlHM
126, 137, 148, 159 y 170), por sólo 33,55 €

• o-g-
Sírvanse enviarme:
• Monográficos autor
• Monográficos especiales
Nombre
• Panorama del año
• Premios del año Apellidos

Forma de pago: Domicilio Tel. .


• Cheque adjunto
Población C.P.
• Contrarrembolso 4,50 €
Provincia
EN TEORÍA

Género y formación de
identidades
Consol Aguilar*

La autora nos presenta


una visión de la LIJ
desde el género a
partir de tres ópticas de
análisis: la teoría
educativa feminista
occidental
contemporánea, que
detecta la desigualdad
de género y plantea
acciones para la
transformación social;
los estudios de
mujeres, donde el
género aparece como
una categoría histórica
utilizada para silenciar
el papel de la mujer en
la sociedad; y los
estudios culturales,
donde el género es una
categoría política.
EN TEORÍA

D iversas investigaciones, com-


plementarias en todos los ca-
sos, pueden ayudarnos a enri-
quecer y fomentar la visión de la LU
desde el género, considerando su papel
en la producción de la desigualdad so-
cial desde tres espacios que nos aportan
— Fomentar en los medios de comu-
nicación una crítica independiente y es-
pecializada de calidad en LIJ.
— Posibilitar planes de fomento de la
lectura que relacionen los centros uni-
versitarios, el hogar, la biblioteca públi-
ca y la biblioteca escolar.
de análisis de las desigualdades sociales.
— La necesidad de incluir, como par-
te de la definición de una nueva identi-
dad de género en el siglo xxi, los estu-
dios de género desde la didáctica de la
LIJ como instrumento de indagación
cultural y como un elemento relevante
tres tipos de categorías para su análisis: — Fomentar la creación de secciones en la formación de identidades.
la teoría educativa feminista occidental específicas de LIJ, dotadas cuantitativa y — La necesidad de abordar la historia
contemporánea, los estudios de mujeres cualitativamente, en las bibliotecas de de la LIJ desde una perspectiva crítica,
y los estudios culturales, destacando las todos aquellos centros universitarios interdisciplinar e intercultural.
nuevas categorías conceptuales de análi- donde se forme el futuro profesorado de — La necesidad de considerar además
sis histórico y político que articulan. ' LIJ, así como otros y otras profesionales el currículo educativo como una forma
Desde la teoría feminista occidental que pueden colaborar en el fomento de de política cultural que ayude a la trans-
contemporánea podemos incidir en la la lectura: maestros/as, psicopedago- formación social, reflexionando sobre la
categoría social que ha sido redefinida, gos/as, matronas/es, filólogos/as, educa- relación que hay entre la LIJ y el con-
ampliada y enriquecida —desde las di- dores/as sociales...
versas concepciones de feminismo— Y dentro de este marco general, la Di-
con un doble propósito: comprender la dáctica de la LIJ es un espacio impor-
desigualdad de género y plantear accio- tante para trabajar y transformar la desi-
nes para la transformación social. Desde gualdad de género dadas las siguientes
los estudios de mujeres, el género apa- razones: :
rece como una categoría histórica utili- — La necesidad de incluir el género
zada para cubrir la omisión de la contri- en el lenguaje de la reforma educativa
bución de la mujer en el discurso desde una perspectiva crítica en la in-
histórico. Y desde los estudios culturales vestigación y en la docencia, vinculan-
el género se articula como una categoría do la teoría y la práctica como medios
política incluyendo dos aspectos insepa-
rables de igual importancia: el género es
un elemento que constituye las relacio-
nes sociales de acuerdo con nuestra per-
cepción de las diferencias de sexo y,
además, es un elemento inherente a las
relaciones de poder.

LU y desigualdad de género

En este momento de debate sobre los


planes de estudio de algunas titulacio-
nes vinculadas a la LIJ, planteado por
la necesidad de la armonización europea
respecto del currículo del sistema edu-
cativo, podemos señalar algunas necesi-
dades evidentes:
— Incluir en el currículo la formación
de enseñantes en LIJ, en todos los nive-
les del sistema educativo, incluyendo
todas las lenguas minorizadas y defen-
diéndolas.
— Incluir, consecuentemente, en el
contenido curricular la formación espe-
cífica en LIJ impartida por profesorado
especializado en el tema.
— Incluir el estudio específico de la
ilustración de la LIJ por profesorado es-
pecializado en el tema.
texto histórico, sobre lo que este con- mo y a los estudiantes que están a nues- dades masculinas y femeninas, el géne-
cepto implica en la transformación de la tro cargo en un diálogo público. En este ro es el efecto de un proceso social que
vida pública y sobre su traslado a la vi- razonamiento está implícito el supuesto transforma una diferencia que está bio-
da cotidiana. de que las responsabilidades de los edu- lógicamente determinada (macho/hem-
— La necesidad de reflexionar sobre cadores no pueden separarse de las con- bra) en una distinción cultural (hom-
el papel de las habilidades lingüísticas secuencias del saber que producen, las bre/mujer)». 5
(escuchar, hablar, leer y escribir) en la relaciones sociales que justifican y las
conceptualización de la LIJ, analizando ideologías que divulgan [...]. El trabajo
la forma en que los conceptos culturales educativo es, al mismo tiempo, insepa- La revolución feminista
dan forma a la vida política, social y rable de la política cultural y partici-
económica, y en que este hecho se tras- pante en ella porque, en el ámbito de la La segunda guerra mundial, según
lada a la LIJ. cultura, se forjan las identidades, se ac- María González, '' supuso el cambio más
— La necesidad de enfoques metodo- tivan los derechos ciudadanos y se de- importante en el mundo de los cuentos
lógicos cualitativos que amplíen y com- sarrollan las posibilidades de traducir de hadas en el siglo xx. Después de la
pleten a los cuantitativos. actos de interpretación en formas de in- guerra, los cuentos de hadas se conside-
tervención». 4 ran retrógrados desde la progresía y apa-
Centrando el concepto de género, Car- recen dos tendencias: la transfiguración
¿Qué género? los Lomas y Amparo Tusón lo definen de los cuentos clásicos invirtiendo la tra-
como «el conjunto de fenómenos socia- dición y, la fusión de nuevos elementos
Carlos Lomas nos recuerda que «si es- les, culturales y psicológicos asociados y temas tradicionales.
tamos de acuerdo en que las identidades al sexo de las personas», y subrayan:
de género son una construcción social a «En lingüística el concepto de género
partir de las diferencias sexuales, enton- tiene un significado restringido a su cua-
ces cabe imaginar que no todo está pre- lidad de sistema de clasificación grama-
fijado de antemano en el código bioló- tical de las palabras que se manifiesta en
gico de los sexos y que las asimetrías la concordancia. Sin embargo, en el ám-
entre mujeres y hombres no son inevita- bito de la investigación sobre las identi-
bles, por lo que en consecuencia es po-
sible impulsar los cambios y las trans-
formaciones en las maneras de ser
mujeres y de ser hombres que eviten las
desigualdades socioculturales entre uno
y otro sexo.
»No existe una esencia natural de lo
femenino y de lo masculino, sino un mo-
saico cultural de identidades femeninas
y masculinas —heterogéneas y en oca-
siones antagónicas— adscritas a uno u
otro sexo. Dicho de otra manera: no
existe una manera única y excluyeme de
ser mujer y de ser hombre, sino mil y
una manera diversas de ser mujeres y de
ser hombres en nuestras sociedades, en
función no sólo del sexo de las personas,
sino también de su grupo social, de su
edad, de su ideología, de su capital cul-
tural, de su estatus socioeconómico, de
su orientación sexual, de sus estilos de vi-
da, en definitiva, de sus maneras de en-
tender (y de hacer) el mundo y de la na-
turaleza de las relaciones que establecen
con los demás seres humanos». '
Y por otra parte Henry Giroux nos re-
cuerda un punto fundamental: «La cues-
tión sobre lo que enseñan los educadores
es inseparable de lo que significa inver-
tir en la vida pública, situarse uno mis-
EN TEORÍA

Felicidad Orquín ' analiza la década de — Literatura de mujer, centrada en el actual, Colomer '" destaca que los pro-
los 70 y destaca que en 1971 un grupo autodescubrimiento, la búsqueda de blemas sobre los modelos de socializa-
de profesoras de la Universidad de Prin- identidad ción de la LIJ lo son en la misma medi-
ceton investigó la imagen de la mujer en A las dos últimas categorías Redondos da en que lo son de toda la sociedad y
la literatura infantil en quince coleccio- añade el matiz de polifónicas, cuando señala, como causas de esta situación,
nes de libros y llegó a la conclusión de asumen diversos puntos de vista y diver- las múltiples relaciones existentes entre
que lo que aprendía la infancia era que sas perspectivas de las otras diferencias los modelos sociales vigentes en nuestra
los hombres eran dominadores y las mu- sociales importantes como la clase, la sociedad, su traducción literaria en los
jeres pasivas. En 1975, la UNESCO de- raza, la religión, la lengua y la cultura moldes de los géneros tradicionales y la
creta el Año Internacional de la Mujer y diferentes a la dominante. función educativa de la LU. Y entre las
en 1976 aparece en Italia la colección Teresa Colomer explica que la crítica dificultades que encuentra una literatura
Delia parte délie Bambine que se edita- feminista reflexiona sobre las formas de no sexista señala: la necesidad de respe-
ría después en España, que eran libros intervención en la producción y trans- tar los modelos sociales que los niños y
militantes en los que la literatura queda misión de los cuentos y, recogiendo el las niñas han interiorizado a través de su
en un segundo plano porque se utiliza trabajo de Ruth McDonald, destaca tres experiencia, el hecho de que la tradición
como un medio. Orquín hace una im- opciones posibles de intervención: ' configuradora de cada género literario
portante aportación al considerar el mo- — Presentar los cuentos sin alteracio- no es neutra y la experiencia literaria del
delo de crítica literaria «imágenes de la nes y tratar posteriormente las posibles lector/a tiende a asociar determinados
mujer» para aplicarlo al análisis de la li- consecuencias perjudiciales. géneros y temáticas con la feminidad o
teratura infantil actual, y destaca el tra- — Reescribir los cuentos cambiando la masculinidad, y el consumo social de
bajo de Elaine Showalter, que había cen- los aspectos ideológicamente inacepta- la LIJ por parte de sus lectores y lecto-
trado las principales fases: bles. A esta opción se adscribe la litera- ras, subrayando que la lectura de libros
— Literatura femenina, ligada a la tura infantil antiautoritaria y la actual de ficción es una cuestión que se en-
acepción decimonónica de esposa, ma- literatura políticamente correcta. cuentra sometida a los estereotipos se-
dre e hija con una interiorización de los — Utilizar motivos folclóricos en la xistas en sí misma.
modelos de la tradición dominante. producción de otros cuentos para conse- Otra interesante aportación es la de
— Literatura feminista, o protesta guir lecturas menos convencionales. Bronwyn Davies. Esta investigadora
contra esos valores, creando polémica. Respecto al análisis de la producción afirma que el mundo no es un lugar uni-
tario y lineal, a pesar de esforzarnos
constantemente por actuar como si lo
fuera y explica que, en su trabajo con los
cuentos, intentó explorar ciertas formas
inarticuladas y contradictorias de ver y
de ser para ofrecer la posibilidad de

*~*3¿¿Ji>
LIBROS del M U N D O
PARA UN PAÍS DE LECTORES

BESTIARIO
Stéphane Poulin

otros puntos de vista a niños y niñas. entre los géneros permanecen relegadas
Asimismo, la autora evidencia que la al subtexto pero se alteran las metáforas
mayoría de los cuentos dirigidos a la in- mediante las cuales las niñas y los niños
fancia presentan en el subtexto cons- han llegado a comprender el significado
trucciones de la realidad sexistas y basa- de ser hombre o mujer. Según Zipes, el
das en la clase social. Y afirma que los propósito de estos cuentos es el de de-
cuentos feministas representan «una sorganizar los valores conservadores y
herramienta crítica mediante la cual los las reglas del proceso civilizador, o sea,
niños aprenden a constituirse a sí mis- el orden moral. Y distingue entre la
mos como hombres o mujeres bipolares, transfiguración del cuento clásico de ha-
dotados de los consiguientes patrones de das (la línea narrativa es la misma pero LAS BOMBILLAS QUE SE
poder y deseo». " se introduce un nuevo grupo de valores) ENCIENDEN Y SE APAGAN
Destaca, además, que los cuentos fe- y la transfiguración mediante la fusión Ramón Trigo
ministas para la infancia suelen ser de de configuraciones tradicionales con re-
dos clases: 1! ferencias contemporáneas.
Libros de arte para acercarnos
— Cuentos en los que el subtexto se La investigación actual tampoco se ha
transforma en texto, y el cuento se con- olvidado de la novela rosa. Nobile defi- a la magia del proceso creativo.
vierte en una historia acerca del género. ne así el concepto: «narración de fondo
Por ejemplo, Oliver Button es un nena. '3 sentimental, sólidamente anclada en un
Sin embargo, defiende, aunque este tipo mundo artificioso, en una realidad ficti-
de cuentos gusta a los adultos que han cia y falsamente consoladora, con jo-
hecho de las relaciones entre los géneros vencitas en la pubertad o la adolescencia PASITO
una parte delimitable y analizable de su como protagonistas, caracterizada por
Simon James
vida diaria, despiertan escaso interés en un argumento estereotipado y un final
los niños y niñas debido a la línea narra- feliz, casi siempre culminación de una
tiva que el cuento ejemplifica.
— Cuentos en los que las relaciones
sufrida historia de amor o de unas aspi-
raciones profesionales o artísticas». " fastfo
íS
m
TUES I *
m
IS,

UNO DOS TRES ¿QUE VES?


Nadia Budde

¡7/1 paso adelante


y un juego encadenado
para enriquecer la fantasía
de los primeros lectores.

Urzáiz 125, bajo - 36205 Vígo


faktoria(ñífakt:oriakdelibiOs.com

FAKTDRIA DE LIBROS
EN TEORÍA

Estás muy cansado?

Este investigador describe a la novela ro- — Intento de disuadir al abierto sub- damental para la comprensión de las re-
sa como «una versión poco mejorada de consciente femenino de una lucha activa laciones entre los textos culturales, los
la fotonovela destinada a un amplio y y militante. artefactos, los sujetos sociales y las
rentable mercado dirigido a una franja — Atmósfera hedonista y consumista prácticas». "
de edad comprendida entre la tercera in- que da exagerada importancia a la pose- Desde el mismo planteamiento, Kerry
fancia y la adolescencia». Además, re- sión de bienes, al éxito y a los signos ex- Carrington y Anna Bennett, en su estu-
salta los efectos de inadaptación a la rea- ternos de prestigio social. dio sobre las «revistas de chicas» y su
lidad que producen las novelas rosa relación con la formación femenina pe-
basadas en la evasión gratuita fomenta- dagógica, niegan que las chicas sean
dora de sueños y fantasías erótico-senti- La LU, la cultura popular y la víctimas pasivas de una cultura hegemó-
mentales que chocan con la vida coti- pedagogía pública nica de la feminidad, «cultura empaque-
diana. Consecuentemente, destaca las tada, esterilizada y comercializada para
relecturas ideológicas que denuncian su Pero no todo el mundo está de acuer- su consumo en las revistas de chicas.
contenido, que podría influir en el pro- do con la opinión de Nobile. Carmen Dejando de lado el hecho de que no
ceso de maduración y liberación de la Luke señala un punto importante: hay existe una correspondencia simple entre
mujer, destacando como características que entender la cultura popular de los estas revistas y la formación pedagógica
de la novela rosa: '-' niños y las niñas como una pedagogía de la feminidad adolescente, sostenemos
— La innegable aportación negativa a pública. Y destaca: «Desde su más tier- que la muchacha adolescente es el pro-
una evolución democrática de la socie- na infancia, la mayoría de niñas y niños ducto de una forma de personaje, típica-
dad, la mentalidad y las costumbres. se encuentran inmersos en los textos de mente moderna, con unos atributos y ca-
— Ligada estrechamente a una carac- la cultura popular. Dichos textos y arte- racterísticas específicas en el plano
terización tradicionalista-burguesa. factos enmarcan la idea de que los ni- histórico y diversas en el cultural». I?
— Inferioridad de la mujer y su repre- ños se hacen del mundo y de sí mismos, Las razones que estas investigadoras
sentación como una imagen pasiva y su- de las narraciones, los héroes y las he- exponen son las siguientes: l8
balterna en su relación con el hombre. roínas, el género y las relaciones racia- — Se basan en análisis unilaterales,
— Supone la encarnación y propagan- les, los símbolos culturales, los valores en una lectura textual de la ideología de
da de los valores de una sociedad ma- y el poder social. La forma de afrontar la revista y no en un análisis del modo
chista: rígida división y decodificación y experimentar los mensajes de los tex- de leer las chicas u otras formas posi-
de los papeles. tos de la cultura popular infantil es fun- bles de leer el texto, por ejemplo, como
textos entretenidos o como manuales de les no sólo se producen socialmente, si- Por una parte, las formas culturales rein-
instrucción sexual. no que también están investidas de po- vierten en valores tradicionales y opre-
— No existe una homogeneidad entre der». Si la primera tesis constituye una sores; por otra, a veces les siegan la hier-
las diversas revistas con respecto a su crítica profunda de las (^naturalizacio- ba por debajo de los pies a esos mismos
público, los productos anunciados y los nes del tradicionalismo moral, la segun- valores. En ambos casos, su uso puede
mensajes. da es una crítica de las herencias libera- facilitar mucho la enseñanza.
— La feminidad adolescente no es un les clásicas. La insistencia, que por el Las culturas informales y diferencia-
producto homogéneo de la cultura pa- contrario, se hace en el poder y en el das de chicos y chicas no sólo muestran
triarcal. «otorgamiento de poder» refleja el efec- diferencias y similitudes entre ellas, sino
En la misma línea, encontramos la in- to del activismo feminista lésbico y gay, también discrepancias dentro de cada
vestigación de Debbie Epstein y Richard y de los estudios que parten de este tipo categoría. La experiencia masculina no
Johnson sobre cómo la escuela está aso- de fuentes. Investigadores y activistas es homogénea, como tampoco lo es la
ciada a la cultura sexual. Exponen que la han analizado de qué forma las homo- femenina y cuando examinamos las vi-
institución escolar es un lugar donde se sexualidades y las femininidades se su- vencias de los jóvenes gays se pone de
desarrollan, se practican y se elaboran bordinan a los planes hetererosexuales manifiesto cuan importante es abordar
de forma activa las identidades sexuales; masculinos de la cultura en general, in- lo que es específico de las experiencias
los alumnos y alumnas se «escolarizan» cluidos los programas de educación se- masculinas de lo sexual.
como seres sexuales y de distinto géne- xual. Han llegado también a reconocer Al mismo tiempo hemos demostrado
ro y, también, el profesorado. " cómo los chicos se quedan atorados, que los frecuentemente superiores cono-
Veamos el papel que desempeñan las mudos o se escandalizan en una activi- cimientos femeninos de la sexualidad,
revistas y otras manifestaciones de cul- dad para la que las chicas están mejor que tienen su origen en los procesos co-
tura popular en la definición de la rela- preparadas en su conjunto, gracias a sus lectivos de interpretación seguidos por
ción entre las diferencias de sexo/géne- culturas informales de lo que comentan las chicas en los espacios culturales in-
ro y las relaciones de poder. Las chicas, y leen en las revistas y otras formas de formales, siguen estando organizados
afirman, pueden hacerse, y no sólo sim- cultura popular. Como hemos demostra- aún en torno a la finalidad de satisfacer
bólicamente, con el poder, pero lo hacen do, un análisis de estas culturas infor- a los hombres. Más en general, como he-
según los recursos que se ofrecen en males revela la existencia de elementos mos demostrado, es importante conside-
otras relaciones sociales. Y destacan: emergentes también residuales, lo cual rar que el poder siempre se mueve en
«La sexualidad y las diferencias sexua- supone recursos didácticos ambiguos. ambos o en todos los sentidos; que las

13
CUJÍ 91
EN TEORÍA

Ν. BOSNIA, ARTUR I CLEMENTINA, LUMEN, 1988

situaciones concretas implican diferen­ la cultura queer y de las personas que lo que su padre y su madre pretenden que
tes relaciones de poder, que reconocen y son. Sugiero a los educadores que se sea como no es. Un día encuentra a otro
desorganizan de forma distinta según los aseguren de elegir libros que ilustren niño al que le ocurre lo mismo y juntos
dictados de los concursos enjuego».2" tanto el apoderamiento como la victimi- descubren su derecho a ser como son.:''
También tenemos que destacar la rela- zación homosexual; historias que explo- Otro personaje especial es la madre
ción de la LIJ con la cultura queer. Mar- ren abiertamente la sexualidad gay en soltera de la protagonista de Tinc el pa-
la Morris señala: «Queer es toda aquella lugar de esconderla como algo vergon- re al Brasil,21 una mujer que enseña a su
persona marginada por la sexualidad zoso y novelas que incluyan gran varie- hija que las mujeres no son personas de
convencional».2IY Rob Linné " destaca dad de caracteres». segunda fila, que pueden decidir sobre
al respecto que, bajo la superficie de la Una muestra de príncipes que en lu- su propia vida y que, para ello, deben lu-
mayoría de obras de ficción en las que gar de princesas de cuento buscan y en- char contra los prejuicios y las tradicio-
aparece la homosexualidad, se encuentra cuentran a príncipes estupendos lo te- nes excluyentes.
una historia de alfabetización, de apren- nemos en el libro Rey y Rey,2' de Linda En los 80 se publica El libro de los
dizaje de la lectura entre líneas, desta- Haan y Stern Nijland. Este libro fue pu- cerdos,2S que denuncia la doble jornada
cando el tratamiento escabroso o mor- blicado en el año 2004 y trata el tema laboral; también Billy y el vestido rosa, M
boso que se da al tema y destaca: del matrimonio homosexual con natu- en el que su protagonista descubre un
«Cuando publican textos con voces ho- ralidad y humor. día que todo el mundo lo ve y lo trata co-
mosexuales, los editores tienen como mo a una niña, un trato muy diferente al
norma reforzar el carácter convencional que había recibido siempre.
de estos personajes. Aunque la produc- Libros y libros Desde el feminismo posmoderno se
ción de narrativa de ficción juvenil no acepta la importancia de las metanarra-
responde proporcionalmente a la demo- Existen miles de libros editados desde tivas, además, se centra en^ intereses
grafía étnica o de clase de EEUU, los li- los 70 en los que se plasman los temas epistemológicos y estéticos. Ése podría
bros de temática homosexual presentan que configuran el imaginario literario ser el caso del álbum Emily the Strange,M
un reparto extraordinariamente mono- infantil en relación con la vida cotidia- cuya protagonista es una niña inquietan-
cultural: blanco, clase media, urbano, na; una literatura en la que se incluye el te que rompe reglas. También de la co-
hombre [...]. La literatura juvenil que in- género y su relación con la evolución so- lección Simón, que incluye una repre-
corpora personajes queer es una fuente cial. Ya hemos hablado de la colección A sentación de las nuevas estructuras
de inspiración para que, además de la Favor de las Niñas, preocupada por un familiares, con una madre divorciada,
norma convencional, la imaginación ju- feminismo militante ligado al feminis- cercana e identificable para cualquier ni-
venil haga brotar otras formas de actuar mo radical, cuya estrategia educativa es ño o niña. "
en el mundo. Ahora bien, si la gama de revaluar lo femenino eliminando el do- También encontramos aproximacio-
posibilidades se reduce a unos clichés minio masculino y las estructuras pa- nes desde otros feminismos. Así, en La
agotados e incapaces de ampliar sufi- triarcales. Dos ejemplos, en Rosa cara- calle es libre,32 situado en las favelas,
cientemente la visión de la identidad se- mel 24 se trata la dicotomía obligada en el con madres reivindicativas, nos acerca-
xual, acaba reproduciendo de hecho los aspecto externo de niños y niñas, y sus mos al feminismo dialógico que supe-
mismos miedos y viejos estereotipos. El consecuencias en las expectativas futu- ra el debate igualdad versus diferencia,
personal docente y de bibliotecas que ras, mientras que enArtur i Clementina2i articulando espacios de diálogo e in-
busca incluir voces homosexuales en sus el macho no deja a la hembra saciar sus tercambio igualitario, incluyendo las
programas y en las estanterías tiene que ganas de aprender, infravalorándola con- voces de las «otras mujeres» que nor-
escudriñar los textos que selecciona a tinuamente, hasta que la tortuga se va malmente no ha incluido el movimien-
fin de que el alumnado disfrute de una eligiendo la libertad. En otra colección, to feminista: aquellas mujeres exclui-
visión realista, que expanda la visión de La Sonrisa que Muerde, Clara sufre por- das por su poca formación académica y
menos oportunidades en la sociedad. 9. Colomer, T., «La formació i renovació de
Otro ejemplo podríamos encontrarlo en l'imaginari cultural: l'exemple de la Caputxeta
Vermella», en Lluch, Gemma (ed.), De la narra-
¿Quién ayuda en casa?, " con un ama de tiva oral a la literatura per a infants. Invencio
casa que decide irse de vacaciones, pero d'una tradició literaria, Valencia: Bramera, 2000,
ella sola. Otro ejemplo lo tenemos en la 10. Colomer, T., «La socialización cultural. Mo-
madre y la maestra del niño gitano pro- delos masculinos y femeninos en los libros ac-
tuales», en Introducción a la literatura infantil y
tagonista de Maíto Panduro. " Y en la juvenil, Madrid: Síntesis, 1999, pp. 59-60.
anciana protagonista de Corre, corre, 11. Davies, B., Sapos, culebras y cuentos femi-
Mary, corre.>s nistas. Los niños de preescolar ν el género, Ma-
drid: Cátedra, 1989, p. 93.
Éstas son tan sólo unas pocas gotas de 12. ¡bid. pp. 91-95.
agua en un océano de libros. Pero no 13. De Paola, T., Oliver Button es un nena, Valla-
debemos olvidar —y por el contrario de- dolid: Miñón, 1986.
bemos recordárselo a todas aquellas per- 14. Nobile, Α., Literatura infantil y juvenil. La in­
sonas que piensan que el género es un fancia ν sus libros en la civilización tecnológica,
Madrid: Morata, 1992, p.78.
tema prescindible en la LIJ—, que en el 15. ¡bid. p. 79.
último informe del Fondo de las Nacio- 16. Luke, C , «La infancia y la maternidad en la
nes Unidas para la Población (UNFPA) cultura popular infantil y en las revistas de cuida-
se subraya que la discriminación de gé- dos infantiles», en Luke, C. (comp.), Feminismos
y pedagogías en la vida cotidiana, Madrid: Mo-
nero además de una grave injusticia es rata, 2000, p. 160.
una rémora para erradicar la miseria 17. Carrington, K., Bennett, Α., «Las revistas de
mundial. Porque en el mundo, frente a chicas y la formación pedagógica de la chica», en
280 milones de hombres, hay 500 millo- Luke, C. (comp.), Feminismos y pedagogías en la
vida cotidiana, Madrid: Morata, 1999, p. 145.
nes de mujeres analfabetas, casi todas en 18. Ibid. p. 158.
los países menos desarrollados.5" • 19. Epstein, D. y Johnson, R., Sexualidades e ins-
titución escolar, Madrid: Morata, 2000, p. 14.
*Consol Aguilar forma parte del Departamento 20. Ibid. pp. 207-208. Cfr.: Storey, J„ «La lectura
de Educación de la Universität Jaume I de Cas- de novelas rosa», en Teoría cultural y cultura po-
tellón. pular, Barcelona: Octaedro, 2002, pp. 192-202.
21. Morris, M., «El pie zurdo de Dante pone en
Notas marcha la teoría queer», en Talburt, S. y Stein-
1. Aguilar, C , «Género, LU e imágenes: una berg, S. R. (eds.), Pensando Queer. Sexualidad,
puerta abierta a la coeducación», en Marco, Α., cultura y educación, Barcelona: Grao. (Cfr.: Gui-
Couto, P., Aradas, E. y Vieito, F. (eds.), Actas del jarro, J. R., Transversalidad y educación axioló-
Vil Congreso Internacional de la Sociedad Es­ gica en inglés lengua extranjera: literatura, otre-
pañola de Didáctica de la Lengua y la Literatu- dad y discursos de la diferencia, tesis doctoral
ra, A Coruña: Diputación de A Coruña, 2004. leída en 2004 en la Universidad de Granada).
pp. 97-114. 22. Linné, R., «Alternativas a El pozo de la sole-
Aguilar, C , «Nuevo enfoque en Didáctica de la dad», ¡bid. p. 205-209.
LU», en CLIJ 151, 2002, pp. 7-14. 23. De Haan, L., Nijland, S., Rey y Rey, Barcelo-
Aguilar, C , «La mirada convergente: identidad, na: Serres, 2004.
literatura infantil y juvenil y género desde la op- 24. Turin, A. y Bosnia, Ν., Rosa caramel, Barce­
ción crítica», en Sancho, M. I., Ruiz, L. y Gutié- lona: Lumen, 1988.
rrez, F. (eds.), Estudios sobre lengua, literatura y 25. Turin, A. y Bosnia, N., Artur i Clementina,
mujer, Jaén: Universidad de Jaén (en prensa). Barcelona: Lumen, 1988.
Aguilar, C , «Género, literatura infantil y juvenil 26. Buel, C. y Bozellec, Α., Clara, la niña que te-
y formación de identidades» (trabajo inédito). nía sombra de chico, Barcelona: Lumen.
2. Aguilar, C., op. cit., 2004. 27. Beckman, T, Tine el pare al Brasil, Barcelo-
3. Lomas,C, «Masculino, femenino y plural», en na: La Galera, 1982.
Lomas, C. (comp.), ¿ Todos los hombres son igua- 28. Browne, Α., El libro de los cerdos, México:
les? Identidades masculinas y cambios sociales, Fondo de Cultura Económica, 1995.
Barcelona: Paidós, 2003, p. 12. 29. Billy y el vestido rosa.
4. Giroux, Ft., La inocencia robada. Juventud, 30. Debris, C , Emily the Strange, Barcelona:
multinacionales ν política cultural, Madrid: Mo- Norma, 2005.
rata, 2003, p. 35^ 31. Pomés, J., Simón: Mamá sale esta noche, Bar-
5. Lomas.C. y Tusón, Α., «Lenguaje y diferencia celona: Tusquets, 2003.
sexual», en Textos 28, 2001, p. 9. 32. Kurusa y Doppert, M., La calle es libre, Ca-
6. González, M., «Los cuentos de hadas como re- racas (Venezuela): Ekaré, 1981.
flejo social», en CLU 24, 1991, pp. 19-20. 33. Alcántara, R., y Gusti, ¿Quién ayuda en ca-
7. Orquín, F., «La nueva imagen de la mujer», en sa?, Zaragoza: Edelvives, 2003.
C U / 1 1 , 1989, p. 16. 34. Moure, G., Maíto Panduro, Zaragoza: Edel-
8. Redondo, Α., «Introducción literaria. Teoría y vives, 2001.
crítica feministas», en Segura Graiño, C. (coord.), 35. Bodecker, N. M., y Bleguade, E., Corre, co-
Feminismo y misoginia en la literatura española. rre. Maty, corre, Barcelona: Lumen, 2001.
Fuentes literarias para la historia de las mujeres, 36. «Discriminadas», en El País, 18 octubre de
Madrid: Narcea, 2001, p. 33. 2005, p. 10.

15
CLIJ 191
COLABORACIONES

Gritos, vejaciones, perdón


Travesías I

Juan M a t a *

Primero de una serie de artículos en los que, bajo el epígrafe


«Travesías», se demostrará, con ejemplos concretos, que
muchos libros y álbumes de LIJ tienen la misma hondura
y ambición que las obras para adultos. Se trata de reivindicar
una «literatura» sin más etiquetas que su calidad.
Para empezar, se habla de Juul y Madrechillona.

16
CUJÍ 91
u I e visto a niños de 2, 3, 4 años
I embelesados ante espectácu-
I los de teatro y danza como
Toc, Toc, Toc o Pedro y el lobo o / colo-
rí dell 'acc¡na o Mua, mua; ' he visto a ni-
ños de 7 y 8 años silenciosos y felices
ante obras de Alexander Calder o Joan
Miró; he visto a niños de todas las eda-
des intensamente atentos a la lectura, rea-
lizada por sí mismos o por adultos, de
cuentos como No esfácil, pequeña ardi-
lla, Elmer o El lugar más bonito del
mundo. : Son observaciones personales
y por tanto no tienen valor demostrativo,
pero han sido tan reveladoras e incon-
testables esas experiencias que me afir-
man en la convicción de que la acos-
tumbrada muralla que elevamos entre el
mundo adulto y el infantil, «eso no lo
entienden los niños», tiene más que ver
con los prejuicios y las perezas de los
mayores que con las capacidades inte-
lectuales y emotivas de la infancia.
En el mundo de la vida, son precisa-
mente las cosas que no entendemos del
todo las que más nos subyugan, las que JUTTA BAUES, MADRECHIILONA, LOGUEZ.2C01

más nos incitan a preguntar e indagar.


Y lo dañino de ese prejuicio son las critos para los adultos. Dos de esos pe- del cuerpo amputado de Joe Bonham,
oportunidades desaprovechadas, quizá liagudos asuntos, la humillación y el desmembrado en realidad, poco más que
para siempre, de ofrecer a los niños ex- perdón, que bien podrían encuadrarse en un torso palpitante y tendido en una
periencias irrepetibles, motivos para po- la categoría de «impropio de niños», tie- aséptica sala de hospital, que mantenía
der pensar junto a los adultos sobre las nen, sin embargo, en la literatura infan- intacta su conciencia a pesar de los des-
cosas que importan y les importan. Por- til ejemplos admirables que hacen que trozos físicos, que conservaba activa su
que con la misma frecuencia con que he las historias que cuentan puedan equipa- capacidad de pensar, su memoria y sus
escuchado esas prevenciones —«esto no rarse a la más grande literatura. emociones, y de las cuales se servía pa-
es apropiado para los niños»—, he escu- ra narrar su vida, sus sueños aniquila-
chado también las manifestaciones de dos, sus días alegres, sus rencores contra
incredulidad que siguen al júbilo de una Tu cuerpo ya no es tu cuerpo la propaganda patriótica que puede con-
representación, un concierto o una lec- ducir a un joven risueño hasta la mutila-
tura: «ni por asomo podía imaginar que Guardo un muy vivo recuerdo de la ción o la muerte. Pocas metáforas contra
los niños reaccionarían así de bien». Pe- película Johnny cogió su fusil, dirigida las guerras tan transparentes y desasose-
ro ¿acaso qué tipo de resistencia espera- en 1971 por Dalton Trumbo, autor a su gadas como aquel trozo de carne des-
ban de ellos? ¿Qué insensibilidad les vez de la novela que la inspiró.''Cuando garrado, lúcido, aferrado a la vida gracias
presuponían? ¿Qué escasa inteligencia la vi por primera vez, hace más de trein- a su capacidad de razonar. Esa inconce-
les asignaban? ta años, me conmovió hondamente. Su bible condición de hombre vivo aunque
A propósito de ciertos libros infantiles concisión, su desnudez, su alternancia deshecho. «Se preguntó cómo había po-
percibo idéntica desconfianza. Sus argu- de tonalidades (blanco y negro para las dido salir con vida. Había tíos que se
mentos, su lenguaje o sus ilustraciones secuencias de la sala del hospital; colo- arañaban el pulgar y se morían. El alpi-
resucitan con frecuencia el consabido res vivos para los recuerdos felices) me nista se caía de un escalón, se fracturaba
dictamen. Y cuanto más valiente es el li- produjeron la impresión de haber pre- el cráneo y moría el jueves. Tu mejor
bro, es decir, cuanto más delicada es la senciado una obra maestra, irrepetible, amigo iba al hospital para operarse del
cuestión que aborda o más arriesgado es no tanto por su perfección técnica como apéndice y cuatro o cinco días después
su planteamiento visual, más insistentes por ser uno de los alegatos antibelicistas estabas junto a su tumba. Un pequeño
son esos comentarios. Lo cierto es que más feroces y sobrecogedores que había microbio como el de la gripe acababa
muchos álbumes y libros para niños evi- visto nunca. La posterior lectura de la con la vida de alrededor de diez millones
dencian una hondura y una ambición di- novela corroboró esa sensación. de personas en un solo invierno. Enton-
fíciles de encontrar en tantos libros es- Lo más estremecedor era la imagen ces ¿cómo era posible que un tío perdie-
COLABORACIONES

se los brazos y las piernas y los oídos y


los ojos y la nariz y la boca y siguiera vi-
viendo? ¿Cómo entenderlo?», 4 esto se
lee en la novela que sirvió a Dalton
Trumbo para denunciar las atrocidades
de las guerras gracias a la conciencia
palpitante e irreductible que había sub-
sistido a las mutilaciones.
Rememoro esa imagen del cuerpo
descuartizado y pensante al leer libros
de literatura infantil como Madrechillo-
na o Juul. 5 También en ellos hay unos
cuerpos pensantes y descuartizados. En
el primero, un joven pingüino se desha-
ce en pedazos después de un grito furi-
bundo de su madre. El hijo se quiebra y
sus miembros se dispersan por el uni-
verso, el mar, la jungla, las montañas, la
ciudad y el desierto, a pesar de lo cual
conserva su capacidad de razonamiento,
igual que le ocurre a Joe, y gracias a ello
el joven pingüino puede ir relatando su
suplicio, su dificultad para pedir auxi-
lio, su soledad. El estupor ante la humi-
llación padecida, con su consecuente de-
sarticulación física, no le paraliza sin
embargo el pensamiento y la memoria.
En Juul, por el contrario, es una mutila-
ción voluntaria y dolorosa lo que sucede
ante los ojos atónitos del lector. El pro-
tagonista —¿un muñeco, un niño?— va
despedazándose brutalmente tras cada
insulto, tras cada carcajada, tras cada re-
proche de sus compañeros. No es la ex-
plosión de una bomba, como en el caso
de Joe, ni un grito desmesurado, como
en el caso del pingüino, sino las burlas
de los otros —anónimas voces sin ros-
tro— lo que empuja a Juul a despren-
derse sucesivamente de sus rizos, sus
orejas, sus ojos, su lengua, sus piernas...
hasta quedar reducido a una cabeza que
sus verdugos usan finalmente como pe-
lota para jugar al fútbol. Ingenuamente
confía en que ese sucesivo desgarro cor-
poral acabe calmando la saña de sus aco-
sadores. A pesar de sus amputaciones fí-
sicas, Juul no pierde en ningún momento
la conciencia de su tormento.
He advertido los silencios interrogati-
vos y perplejos de los niños que escu-
chaban la historia del pingüino destro-
zado y sus inmediatas asociaciones con
los momentos de afrenta e impotencia
sufridos por ellos mismos, y también las
risas nerviosas y las repugnancias de los
adolescentes que precedían, en el caso
KOEN VANMECHELEN, JUUL, LOGUEZ, 1996 KOEN VANMECHEIEN. JUUl. LCGUEZ. 1996

de Juul, al estallido de rabia y al desa- zaba con vencerlos. El primero de ellos sentir la progresiva disociación entre la
hogo de las víctimas, a los reproches rememora: «Ya me han salido, en el dor- conciencia y la materia carnal.
amargos a los compañeros por los insul- so de los pies, las llagas que no se curan. No es mi intención equiparar burda-
tos padecidos. En ambos casos —en Empujo carretillas, trabajo con la pala, mente el grito irritado y espontáneo de
Madrechillona con más suavidad; en me fatigo con la lluvia, tiemblo ante el una madre a su hijo o las burlas crueles
Juul más descarnadamente— he com- viento; ya mi propio cuerpo no es mío: de unos niños hacia los más indefensos
probado la potestad reveladora de la li- tengo el vientre hinchado y las extremi- con las atrocidades despiadadas del na-
teratura, su capacidad para provocar la dades rígidas, la cara hinchada por la zismo en los campos de concentración.
reflexión, para liberar los silencios, para mañana y hundida por la noche; algunos Únicamente trato de señalar que la di-
calmar las angustias acumuladas. de nosotros tienen la piel amarilla, otros mensión interrogadora de la literatura,
Ese suplicio del quebranto del cuerpo, gris: cuando no nos vemos durante tres su autoridad para afrontar la naturaleza
que está presente metafóricamente tanto o cuatro días nos reconocemos con difi- del abatimiento que ocasionan la ofensa
en Madrechillona como en Juul, es muy cultad». s Y el segundo confirma: «Ob- o la humillación, puede estar presente
semejante al que sentían los prisioneros servaba atónito con qué velocidad, con también en libros destinados a los ni-
de los campos de concentración nazis, qué desenfrenada rapidez disminuía, día ños. Y tampoco reclamo la necesidad de
como atestiguan, entre otros, Primo Le- a día, la carne de mis huesos, hasta que abrumarlos con farragosas disquisicio-
vi e Imre Kertész, " supervivientes res- no quedaba nada, hasta que desaparecía nes históricas. Lo que pretendo resáltal-
pectivamente de los campos de extermi- toda mi materia blanda. Cada día me es la identidad de valores literarios y éti-
nio de Auschwitz y Buchenwald. Sus sorprendía algo nuevo, algún nuevo fallo cos entre ciertos libros infantiles y otros
testimonios acerca de la condición de o algún defecto, en aquella cosa que me tantos de adultos. Es decir, destacar la
no-hombre, que en la jerga de los cam- resultaba cada vez más rara y extraña, contingencia de que con unos y otros
pos se denominaba musulmán,7 son so- aunque hubiese sido un buen amigo: mi pueden afrontarse, a diferentes niveles,
brecogedores. Perturba comprobar la te- cuerpo. Ya no podía ni verlo sin tener una cuestiones capitales de la experiencia
nue frontera que separa la resistencia del sensación de desequilibrio, de horror». " humana. Porque, ¿no es esa sensación de
abandono, lo humano de lo inhumano, y Son dos experiencias distintas, pero en desgarramiento la que se hace presente,
cómo el sentimiento de anulación cor- ambos casos la sensación es la misma: la con las diferencias de grado que quieran
poral los atrapaba poco a poco y amena- enajenación del cuerpo, la angustia de establecerse, en los álbumes infantiles
COLABORACIONES

antes mencionados? En ambos libros, secuencia se quiebra, se disgrega y se Cuando se les permite expresarse, mu-
el cuerpo sufre la embestida del entorno envilece («estoy descompuesto», deci- chos niños hablan de esa experiencia. Y
—un grito, los insultos— y como con- mos en español para significar la angus- gracias a Juul he podido saber que el
tia por un agravio o una vejación). De odio al propio cuerpo, el deseo incluso
pronto, el cuerpo ya no es nuestro cuer- de amputarse los miembros que los de-
po, lo sentimos desconocido y abomina- más desaprueban o de desvanecerse des-
ble, grueso o deforme o torpe u oscuro o pués de una crítica o una mofa, es más
pequeño. Lo sentimos definitivamente común de lo que se admite. He asistido
como un estorbo, como un castigo. Es la incluso, conmovido y paralizado, al so-
posibilidad de reflexionar, gracias a las llozo de un alumno universitario incapaz
metáforas, sobre la anulación y destruc- de reprimir las lágrimas después de es-
ción de lo específicamente humano lo cuchar en clase el relato de Juul porque,
que convierte a Madrechillona y Juul en muchos años después, la reconocía co-
libros admirables. mo propia. Él también había sufrido las
Alguien podría argüir con razón que la amenazas y la violencia de sus iguales y
conciencia de la inhumanidad no es pro- hasta el momento de escuchar el relato
pia de los niños. No, desde luego, plan- no había tenido oportunidad de liberar
teada en esos términos. Pero los signos las lágrimas estancadas y casi corrompi-
de la humillación son claramente reco- das. El libro, por fin, lo había aliviado.
nocibles por ellos. Muchos niños saben Y es en esos trances, en esa afluencia
que el alarido materno en Madrechillo- inesperada de recuerdos y sentimientos,
na, aun sin saber ponerle nombre, tam- donde la presencia de los adultos se ha-
bién les concierne a ellos. El quebranto ce realmente valiosa, donde resultan ine-
emocional que sigue a un grito injusto, ludibles su participación y su tacto. Es
arbitrario, es un sentimiento universal. la solícita inteligencia de los mayores la
que hará posible la introspección de los
lectores o los oyentes, la que puede con-
ducirlos hasta el umbral de la emoción y
el pensamiento, la que inspira sin abru-
mar. Sobre ellos recae la responsabili-
dad de saber interpretar los comentarios
de los niños y los jóvenes, de hacer las
preguntas sutiles que les permitan en-
sanchar y dotar de significado su propia
experiencia.

El daño reparado

Y luego está la gran iluminación.


Al final de Madrechillona vemos la
amorosa y paciente labor de reconstruc-
ción que emprende la madre recompo-
niendo lo que previamente había des-
membrado. Al término del relato, y
después de haber buscado y cosido los
trozos diseminados del hijo, la madre
pronuncia la palabra necesaria, rehabili-
tadora. «Perdón», le dice al hijo, tras lo
cual ambos reanudan juntos el camino.
La escueta palabra le permite rehacer la
situación anterior al grito ofensivo.
y Y asimismo está la labor de recomposi-
ción que afronta Nora, la niña compa-
siva que recoge los despojos de Juul y
los va acumulando con suma delicadeza
en su cochecito de muñecas, dispensan-
doles amor, cuidados y palabras ama- historia, le pidió perdón públicamente pero luego me quiere otra vez», «Un día
bles, y ofreciéndole finalmente un lápiz por si alguna vez la había herido con sus le pedí perdón a mi hermano»— de-
para que Juul pueda rehacerse al pensar, palabras y nunca lo había reconocido. La muestran que son conscientes del senti-
al escribir, al narrar, igual que ocurría historia infantil del pingüino humillado do reparador de esa acción, del valor que
con Joe Bonham, cuya voz interior se había provocado una reacción tan espon- tiene para la convivencia. Sólo así, ha-
manifestaba para contarnos su suplicio. tánea como sincera, había suscitado en ciendo ver, gracias a la experiencia poé-
Al pedir perdón —«la madre había re- una madre real la necesidad de responder tica, las secuelas del daño y el beneficio
cogido y cosido todo»—, el daño inicial a las incitaciones de la literatura. de la enmienda, podrá comprenderse el
se repara, el desgarro físico y emocio- He percibido también el alivio de los significado de las agresiones y hacer a
nal llega a su fin, de la misma manera niños y adolescentes a los que he leído los individuos conscientes de sus com-
que al interesarse Nora por la suerte de ese libro cuando la madre del cuento, re- promisos, no sólo en el espacio íntimo
los restos de lo que fue un ser viviente cién acabada la última puntada de los sino en el ámbito público. Otro filósofo,
—«¿Qué es lo que te ha pasado?»— es- pies del hijo, le pide perdón y reanudan Rafael Argullol, y a propósito de los es-
tá propiciando el alivio, la reparación de la marcha. Los comentarios de los niños tragos que las guerras han ocasionado en
la identidad mediante la narración de su —«La mamá del pingüino lo quiere mu- todo el mundo, afirma que es necesario
vida. Entonces el sentimiento de integri- cho», «A mí también me grita mi mamá romper la cadena de complicidades que
dad reaparece, la plenitud sensorial e in-
telectiva que constituye la naturaleza de
lo humano se restaura.
Porque el arrepentimiento es la condi-
ción necesaria para compensar el daño
infligido. Es lo que afirma el filósofo
Vladimir Jankélévitch a propósito de la
naturaleza del perdón: «El arrepenti-
miento implica drama y vida moral: vi-
da moral, es decir, actos de contrición;
vida moral, es decir, pesar vergonzoso,
acompañado del sabio propósito de me-
jorar en el porvenir, endosando valero-
samente el sufrimiento; el arrepenti-
miento da vueltas y vueltas al recuerdo
de la culpa y procura redimirla. El tiem-
po del arrepentimiento, por oposición a
los veinte años huecos de la prescrip-
ción, es por lo tanto una plenitud medi-
tativa y recogida: lo que opera en el arre-
pentimiento es la sinceridad del lamento
y el ardor intensivo de la resolución». "'
Únicamente si hay reconocimiento de la
deuda que uno ha contraído con la vícti-
ma y se esfuerza por compensarla, será
posible la reconciliación. Fui protago-
nista involuntario de otro suceso ocurri-
do en un instituto de enseñanza Secun-
daria de Granada. En un encuentro con
alumnos de Bachillerato, y como acos-
tumbro a hacer cuando defiendo las vir-
tudes de la literatura y la lectura, leí en
voz alta el relato de Madrechillona, A
aquel acto asistían igualmente algunas
madres de alumnos, pues la propia Aso-
ciación de Madres y Padres de Alumnos
del centro había organizado el acto jun-
to a los profesores. Al término de la lec-
tura, y para asombro y turbación de la
propia hija allí presente, una de las ma-
dres, profundamente conmovida por la

21
CLIJ191
COLABORACIONES

impide la aceptación de la culpa y la de- que el arte de pedir perdón ocuparía el


puración de las responsabilidades, pues primer capítulo del texto». " Ese deber
únicamente mediante la solicitud y el ineludible, ese compromiso ético, sería
otorgamiento del perdón será posible entonces uno de los aprendizajes cívicos
eliminar la injusticia e impedir la impu- fundamentales, al que la literatura po-
nidad. Y agrega: «Pero si con las de los dría sin duda contribuir.
Derechos Humanos llegáramos a formu- La cuestión es que si la emoción y el
lar una Declaración Universal de los De- conocimiento que pueden lograrse con
beres Humanos —la única que daría esos libros para niños y jóvenes son se-
efectividad a aquélla— no hay duda de mejantes a los que pueden alcanzarse
con una novela o un ensayo filosófico,
¿cómo no reparar entonces en los espa-
cios comunes que comparten la literatu-
ra más grande con la no menos grande
que se refugia en los álbumes ilustrados
o los cuentos infantiles? Porque si pres-
táramos la atención debida a esos espa-
cios, tal vez la literatura infantil y juvenil
dejaría de ser considerada un arte menor
o subalterno, apto únicamente para la di-
versión o las prácticas escolares, y podría
ser aceptada como un principio de senti-
miento y de vida, como un modo de en-
cender el amor por la literatura. •
* Juan Mata es escritor y profesor de la Univer-
sidad de Granada.

Notas
1. Obras, respectivamente, de Théâtre de la
Guimbarde (Bélgica), Compañía Etcétera
(España), Compagina La Baracca (Italia) y
Da.Te Danza (España).
2. Ramón, Elisa y Osuna, Rosa, No es fácil, pe-
queña ardilla, Pontevedra: Kalandraka, 2003;
McKee, David, Elmer. Madrid: Altea, 1995; Ca-
meron, Ann, El lugar más bonito del mundo, Ma-
drid: Alfaguara, 1996.
3. Trumbo, Dalton, Johnny cogió su fusil, Barce-
lona: Bruguera, 1981.
4. Trumbo, op. cit., p. 81.
5. Bauer, Jutta, Madrechillona, Salamanca: Lé-
guez, 2004; De Maeyer, Gregie y Vanmechelen,
Koen, Juni, Salamanca: Léguez, 1996.
6. Levi, Primo. Si esto es un hombre, Barcelona:
Muchnik Editores, 1995; Kertész, Imre, Si« des-
tino, Barcelona: Acantilado. 2001.
7. «El denominado Muselmann, como se llamaba
en el lenguaje del Lager al prisionero que había
abandonado cualquier esperanza y que había sido
abandonado por sus compañeros, no poseía ya un
estado de conocimiento que le permitiera compa-
rar entre bien y mal, nobleza y bajeza, espiritua-
lidad y no espiritualidad. Era un cadáver ambu-
lante, un haz de funciones físicas ya en agonía»,
en Améry, Jean, Más allá de la culpa y la expia-
ción: tentativas de superación de una victima de
la violencia, Valencia: Pre-Textos, 2001.
8. Levi, op. cit., p. 39.
9. Kertész, op. cit., p. 168.
10. Jankélévitch, Vladimir, El perdón, Barcelo-
na: Seix Barrai, 1999.
11. Argullol, Rafael, «El arte del perdón», en El
País, 16 de octubre de 2005.
ESTUDIO

El Quijote y la infancia:
versiones y adaptaciones
Μ α Isabel Borda Crespo*

El IV centenario de la
edición del Quijote
ha dejado, como herencia,
una serie de ediciones
de la obra dirigidas al
público infantil. Se trata
de versiones, adaptaciones,
recreaciones más o menos
afortunadas de un clásico
que lleva más de un siglo
aproximándose a la
infancia. El artículo
hace un repaso a lo que
han sido estas ediciones
—sobre todo, ediciones
escolares— desde
principios del siglo xx
hasta hoy, para concluir
que las actuales
acercan a los niños a la
obra de Cervantes
de un modo imaginativo,
lúdico y creativo.

23
CUJ191
E l Quijote ha visto a lo largo de
su historia textual distintos tipos
de ediciones. Dependiendo del
público al que se ha dirigido podemos
encontrar ediciones más artísticas, más
bibliófilas o más populares. Todo nos
habla de la universalidad del mundo
y los personajes cervantinos. Aunque
aceptemos las razones que da ítalo Cal-
vino ' de que un clásico es un libro que
nunca termina de decir lo que tiene
que decir, y si bien es una obra que a pe-
sar de que suscita un incesante polvillo
de discursos críticos logra sacudírselo
continuamente, es inevitable dudar ante
la decisión de elegir una edición del clá-
sico. Pensemos que si ya muchas veces
nos sentimos perdidos ante la desmesura-
da oferta de libros actuales que se editan
cada día, ¿cómo no vacilar ante tantas
ediciones de un solo libro?, ¿cuál elegi-
remos?, ¿cuál será la mejor para nuestros
hijos, para nuestros alumnos/as?, ¿dónde
reside la diferencia?
El Quijote lleva más de un siglo apro-
ximándose a la infancia, proponiendo
caminos de acceso al texto que renuevan
la recepción del clásico por parte de la
joven audiencia. La relación con la in-
fancia ha estado mediatizada por los
adultos, ya sean éstos agentes sociales,
preferentemente la institución educativa,
o bien agentes familiares. Distintos con-
textos que impulsan diferentes prácticas
lectoras, aunque no exentas de recipro-
cidad. Lecturas escolares que desde el
contexto educativo intentan satisfacer
las demandas curriculares, preferente-
mente atendiendo al currículo literario,
y lecturas que desde el contexto infor-
mal de la familia plantean una relación
más basada en el placer y la fruición.
Por eso no podemos eludir en estas lí-
neas el papel que la enseñanza de la lite-
ratura ha desempeñado en el acceso a
esta obra clásica, promoviendo, aconse-
jando u obligando su lectura a las jóve-
nes generaciones.

Las ediciones infantiles en el


siglo xx

El Quijote está considerado formal-


mente, desde principios del siglo xx, un
libro símbolo de la cultura española. Co-
mo tal se ha acercado a la infancia des-
de finales del xix hasta la fecha por una
doble vía. O bien se han preparado edi-
ciones escolares de este libro de lectura
aconsejada u obligada, según sea la vo-
luntad política del momento, y que han
resultado polémicas en ocasiones; o bien
se han hecho ediciones adaptadas a este
joven público, en la creencia de que di-
chas adaptaciones en sí mismas no eran
condenables, siempre que, como nos re-
cuerda Pérez Rioja,: el talento del adap-
tador a la hora de seleccionar los pasajes
y su respeto por el autor y la obra fueran
patentes.
Desde finales del siglo xix, y según
recoge el estudio de Manuel Serrano Vê-
lez, 3 ha existido una demanda social ha-
cia este tipo de ediciones reducidas diri-
gidas tanto al público infantil como al
femenino. '
Para ellos se prepararon ediciones que
ponían a su alcance la obra cervantina
depurada de expresiones y fragmentos
nada recomendables desde un punto de
vista religioso. Una de las primeras edi- tiempos de Cervantes con la que ejercen nos/as. Una de las más conocidas, según
ciones adaptadas fue El Quijote de los las películas de detectives y ladrones. Serrano Vêlez, es la de D. Juan Manuel
niños y para el pueblo, publicada en En los años 60 encontramos la edición Villen, de 1885, destinada a las escuelas
1856 y que en 1861 vio una segunda edi- de Juventud, Primeras aventuras de don de Instrucción Primaria, publicada en
ción, El Quijote para todos, y otra ex- Quijote de la Mancha y Sancho Panza Sevilla. En 1905 se celebró el III Cente-
clusivamente infantil, El Quijote de los gobernador, que por su formato y pre- nario del Quijote y lo hizo a la sombra
niños, que llegó hasta Hispanoamérica. sentación supieron llegar al lector no es- de la reconstrucción de la noción de li-
Otra editorial especializada en adaptar colar. En 1993, La Galera editó en cas- teratura nacional. Sin entrar en detalles
obras clásicas para el público infantil es tellano y catalán, Don Quijote, una que nos alejarían de nuestro propósito,
la conocida Araluce que hizo varias im- adaptación de José Luis Giménez-Fron- diremos que este clima de exaltación
presiones del Quijote para su colección tín, con ilustraciones de Montse Gines- cervantina de comienzos del siglo xx in-
Las Obras Maestras al Alcance de los ta, que supuso una atractiva versión pa- clinó a los responsables del Ministerio
Niños, declarada de utilidad pública por ra lectores infantiles.! de Instrucción Pública a fomentar la lec-
Real Orden en 1912. En 1943, la edito- Pero son las ediciones escolares del tura del Quijote en las aulas. La medida
rial Sopeña realiza una adaptación libre clásico las que predominan en el siglo originó una formidable polémica entre
de la obra, en la que el tono jacarandoso xx. A lo largo del siglo xix aparecieron los partidarios de que los niños desde
del narrador es continuo y compara la diversas ediciones destinadas específi- muy pequeños leyeran la novela, si no
influencia de los libros de caballerías en camente a la instrucción de los alum- directamente al menos en adaptaciones

AVaR Clásicos para todas las edades Don Quijote Tirantea


de la Mancha.
E D I T Ó RTTTLÍ el Blanco

La manera más La adaptación


divertida y de la novela
original de Cervantes
de descubrir para lectores
el Quijote. de 12 años
A partir de
anos
I
Una cuidada edición de dos obras míticas. Versiones de Vicente
Muñoz Puelles y Josep Palomero y dibujos de Manuel Boix
ESTUDIO

infantiles, y los que consideraban que nuaron. En 1912 Santiago Alba, Minis- Una de las más bellas ediciones esco-
obligar a leer el libro de Cervantes sólo tro de Instrucción Pública, insistió en un lares del Quijote, según Serrano Vélez,
podía generar rechazo hacia él y que las nuevo decreto en la obligatoriedad de su es la que promocionó el Instituto Escue-
adaptaciones falsificaban en general el lectura. Y por si no había quedado claro, la, centro creado por la Institución Libre
espíritu de la novela. En Barcelona se en 1920 se publicó otro decreto hacien- de Enseñanza para contribuir a la mo-
convocó con ocasión de este III Cente- do obligatorio el Quijote en las escuelas dernización de la enseñanza en España y
nario, un concurso entre maestros y pe- nacionales, volviendo de nuevo la cues- difundir el laicismo en la educación. Edi-
dagogos para resolver tan peliaguda tión y la polémica sobre todo en la pren- tada por primera vez en 1922, fue reedi-
cuestión y ganó la obra de Antonio Cre- sa y entre los profesionales del magiste- tada hasta 1933. Este Quijote era el tomo
mades y Bernai, contraria a la imposi- rio, contra una medida que más que XXII de la Biblioteca Literaria del Estu-
ción de dicha práctica. promover la lectura de la novela de Cer- diante dirigida por Ramón Menéndez
Para estimular la lectura del libro en vantes parecía destinada a que los jóve- Pidal. De los mismos años y también de
las escuelas aparecieron varias versio- nes escolares la odiaran. A la sombra del gran calidad es la edición en un tomo
nes. La más popular fue la de Saturnino precepto legal de 1912, se publicaron de 580 páginas de la Librería Salesiana
Calleja, dirigida a las escuelas; con 603 distintas ediciones escolares como la de publicada en Barcelona. No se dice quié-
páginas y con dibujos de M. Ángel. En Martín Berruela en 11 capítulos con nes fueron sus adaptadores; muchas ilus-
la línea respetuosa que marca la inmen- ilustraciones de Evaristo Barrio, el libro traciones son de Doré, y se acompaña
sa mayoría de las ediciones escolares, Cervantes en la escuela de Acisclo Mu- con notas de comentaristas de la época
para no faltar al respeto a Cervantes, se ñiz, que era una antología de textos del arreglados especialmente para su uso en
suprimieron capítulos completos y no Quijote, y Cervantes educador de Eze- los colegios por el padre Camilo Ortú-
frases, salvo alguna de Sancho y en este quiel Solana, publicado por la editorial zar, de la Pía Sociedad Salesiana.
caso para salvaguardar los inocentes oí- Escuela Española en 1947, otra antolo- En 1943, la editorial Edelvives prepa-
dos de aquellos a quienes estaba desti- gía cervantina que fue premiada en el ró una edición escolar de 351 páginas
nada la edición. '' concurso organizado por el Ateneo de que no indica el responsable de la ver-
Pero los intentos de hacer llegar a to- Zaragoza para distinguir a la obra que sión ni el autor de la introducción, lleva
da costa El Quijote a la infancia conti- más hiciera por la difusión del Quijote. el nihil obstat del censor ' y junto al re-
trato de Cervantes de Jáuregui, lleva los
de Franco a caballo y el de José A. Pri-
mo de Rivera.s En el interesante y com-
pletísimo estudio de Fernando Valls so-
bre La enseñanza de la literatura en el
franquismo podemos encontrar informa-
ciones de interés acerca de la lectura
obligada de Cervantes en las escuelas en
estos años. En líneas generales, pode-
mos decir que el estudio de Cervantes
de 1936 a 1951 siempre estuvo rodea-
do de motivos extraliterarios. Los jui-
cios rozaban casi siempre la exaltación
retórica y el análisis serio y meditado de
la obra brilló por su ausencia. Podemos
decir que nuestros escolares en este tiem-
po conocieron mucho mejor la biografía
de Cervantes y su exaltación patriótica
que la obra. '
La polémica como vemos en torno a
estas ediciones escolares del Quijote ha
girado en torno a si su lectura debía ser
obligatoria o no en las escuelas, a pesar
de que hace ya más de un siglo que en-
contramos voces que advierten del ries-
go que corremos al obligar a la infancia
a leer este libro clásico, atendiendo a ra-
zones extraliterarias, y provocando por
todo ello, rechazo al texto literario clási-
co. Ante medidas educativas que a lo lar-
go del siglo xx han obligado a la lectura

26
CUJÍ 91
Zapata Lerga en su libro Proceso al
gramaticalismo lo advierte muy expresi-
vamente: «Las grandes obras no por
grandes son las más adecuadas para en-
señar a los jóvenes a amar la literatura.
Para leer una gran obra, hay que estar
preparado, de nada sirven los análisis
morfológicos, conocer en teoría el meta-
lenguaje extraído y arrastrado por los
pelos por los especialistas, si no hay na-
da de participación activa de un lector, si
no hay fruición lectora, si no hay en de-
finitiva, placer lector». " Que la escuela
y los institutos obliguen a leer un núme-
ro determinado de obras literarias, que
ofrezcan un único menú degustación de
nuestra tradición literaria, y que además
de la obligatoriedad, el Quijote sea el
plato principal, es como nos dice Zapa-
ta Lerga, la forma más efectiva de asesi-
nar el Quijote en las aulas.
Al escuchar estas palabras empeza-
mos a comprender por qué generaciones
enteras han odiado el Quijote y no han
querido ni oír hablar de él aun años des-
pués de haber terminado su escolaridad
obligatoria. Como expresa Ana Ma Ma-
tute, a la juventud de una determinada
época que viene a coincidir con la se-
gunda mitad del siglo xx se le robó la
posibilidad de disfrutar de la lectura del
Quijote, y es así como el prejuicio, la an-
tipatía y hasta diría yo el horror, han si-
do la antesala de la recepción lectora de
esta obra en muchas generaciones de es-
pañoles de esta época. De tal modo, con
una erudición a mi parecer gratuita, he-
mos empobrecido la recepción de esta
obra clásica por parte de los jóvenes,
obligando a los más intrépidos a desa-
rrollar sus gustos lectores y su imagen
como lectores al margen de la literatura
clásica que obligatoriamente les era im-
puesta en la escuela.
ALICIA CANAS, AVENTURAS DE DON QUIJOTE Y SANCHO, 3RUÑO, 2004

El clásico: un reto en la
del clásico, los sentimientos despertados jote planeaba sobre nuestras vidas de es- educación literaria
han sido el rechazo, la animadversión y colares incipientes como una amenaza.
el odio. Ana Ma Matute no lo puede de- Para decirlo claramente: nos lo hicieron La educación literaria en la enseñanza
cir más claro: «La verdad es que las pri- odiar». no especializada tiene entre sus objeti-
meras veces que se nos dio a conocer, Y continúa la escritora: vos el despertar aprecio por las obras li-
no pudieron ser más desafortunadas. En «[...] y lamenté que una obra de tal terarias que constituyen nuestro patri-
fragmentos "escogidos", y no precisa- magnitud nos hubiera sido escamoteada, monio cultural. Y si hay un texto
mente por alguien que conociese, ni si- hasta incluso hacérnosla insufrible, por literario por excelencia que suponga un
quiera someramente una mente infantil. culpa de la insensibilidad y el descono- reto educativo, hoy más que nunca, es
[...] desde entonces, la sombra del Qui- cimiento de lo que es ser un niño».I0 precisamente el clásico. Las actuales ge-
ESTUDIO

neraciones de jóvenes tienen unos inte-


reses culturales que están alejados de la
escuela y los institutos que, todo sea di-
cho, muestran no pocas veces una insen- DeoicUó- ru>rte/TA€/ u/rv mote/,
sibilidad autocomplaciente hacia esas
otras manifestaciones artísticas que de-
finen a la juventud. La oferta literaria ... ΖλλΑλ/> Ζλι ¿£y UQVv Uu/HO-te-.
canónica que la enseñanza institucional
muestra como ejemplar de lo literario se
construye primordialmente sobre el clá-
sico, y sobre la imposición de unos con-
tenidos curriculares que más tienen de
reproducción interpretativa —original-
mente enunciadas por y para expertos,
no lo olvidemos—, que de producción
creativa de nuevas interpretaciones, más
tienen de búsqueda de respuestas encor-
setadas que de búsqueda y descubri-
miento de respuestas personales a partir
de la lectura del texto. Con nuestra ac-
ción educativa —esencialmente histori-
cista— le decimos a nuestros estudian-
tes de literatura que si quieren algún día
leer y ser receptores educados de estas
obras literarias clásicas deberán apren-
der a reconocer en la lista de autores y
obras emblemáticos de nuestro patrimo-
nio las normas legitimadoras de lo ad-
mirable literariamente hablando, domes-
ticando así su sensibilidad estética y
encorsetándola con apreciaciones artís-
ticas que no sienten como propias.
De ahí que hoy el reto de la educación
literaria sea cómo hacer progresar al
aprendiz lector desde su cultura genera-
cional mediática y visual hasta la valo-
ración y disfrute de textos alejados de sus
intereses culturales, de su forma de ha-
blar y de sentir lo artístico, cómo des-
pertar la emoción en los jóvenes con la
lectura de un clásico como el Quijote.
Y la respuesta no la encontraremos, según
mi opinión, en hacerles estudiar las emo-
ciones que otros más expertos que ellos
han sentido, haciéndoles creer que sólo
así podrán ellos obtener la carta de ciu-
dadanía literaria. ¿Cómo entonces con-
seguir que un aprendiz lector quiera ac- atentado a su condición de libro clásico tura gratificantes que irán conformando
ceder libremente a un clásico? ¿Cómo o, por el contrario, podemos pensar, a la y enriqueciendo su intertexto lector?
acercarlos el texto: seleccionando los vista de las versiones, adaptaciones y Me gusta Asún Bernárdez '- cuando
mejores párrafos o capítulos, adaptando ediciones actuales infantiles, que la uni- nos dice en su sugerente ensayo que con
el lenguaje de hace cuatrocientos años a versalidad de este clásico puede alcan- Cervantes queda definitivamente destrui-
una forma de expresión que los jóvenes zar a la infancia? ¿Podemos afirmar que da la posibilidad de entender de un modo
sientan cercana, con modos de presenta- esta realidad editorial contribuye a in- unívoco los textos. De algún modo, esta
ción actuales que diversifiquen y renue- corporarlos de una forma atractiva a la obra nos condena a la interpretación plu-
ven la recepción del mundo y los perso- práctica cultural de la lectura de libros, ral del mundo. No olvidemos que don
najes del Quijote? ¿Supone todo esto un proporcionándoles experiencias de lec- Quijote es el ser ficticio por antonomasia
por ser no sólo él mismo un personaje de
ficción, sino porque además nace de la
posesión de lo ficticio, es decir, de la lec-
tura que todo lo transforma.

El Quijote se acerca decidido a


la infancia

Hoy los adultos-mediadores identifi-


can sin problemas el producto artístico
infantil y juvenil en los comercios, bi-
bliotecas y/o librerías. Al aceptar la espe-
cificidad de este mundo lector abandona-
mos sensiblemente nuestras intenciones
de reducirlo. Tras generaciones de lecto-
res renegados del Quijote, sabemos que
para introducir a los lectores en el com-
plejo mundo de la literatura clásica ne-
cesitamos respetar su desarrollo no sólo
cognitivo sino también afectivo, acep-
tando, con una actitud no exenta de hu-
mildad, que lo que resulta claramente
deseable y aconsejable desde nuestra pers-
pectiva no puede ser impuesto a la in-
fancia y la juventud.
La variedad de ediciones infantiles
que con motivo del IV Centenario del
Quijote podemos encontrar hay que aso-
ciarla por tanto, al reconocimiento so-
cial y cultural de este campo literario es-
pecífico. Hoy aceptamos el hecho de
que la infancia y la juventud demandan
productos artísticos propios. No sólo en-
contramos ediciones de gran calidad en
su presentación y formato, sino que ex-
pertos autores, ilustradores y críticos del
mundo adulto han intervenido en su ela-
boración. Así por ejemplo, Vicente Mu-
ñoz Puelles, Premio Nacional de LIJ, ha
realizado una magnífica adaptación en
Don Quijote de la Mancha, edición que
cuenta además con unas ilustraciones
bellísimas de Manuel Boix, Premio Na-
cional de Artes Plásticas. Ha sido edita-
do por Algar en 2004 y se presenta en
gran formato y cartoné. Mingóte ha ilus-
trado Mi primer Qidjote, publicado por lectura de placer, intima o compartida Junto a estas adaptaciones y versiones
Destino. Y Rosa Navarro Duran ha adulto-niño/a. podemos encontrar recreaciones del clá-
adaptado el clásico en un libro verdade- Con un lenguaje asequible Concha sico especialmente diseñadas y concebi-
ramente espléndido, El Quijote contado López Narváez adapta el clásico en An- das para un público infantil. Carlos Re-
a los niños (Edebé, 2005). Está ilustrado danzas de don Qidjote de la Mancha y viejo en Don Qidjote de la Mancha
por Francesc Rovira, cuyo estilo perso- Sancho (Bruño, 2004). Cuenta con un ofrece al público infantil un original pic-
nal es claramente reconocible. Con un refrescante prólogo de Ana Ma Matute. tograma, con una ilustración en acuare-
papel satinado, una letra que no esca- Quizá el tamaño de la letra y el formato la muy cuidada de Javier Zabala. Publi-
motea espacio y una encuademación en la destinen a una lectura individual con cado por SM en 2004, trae, como es
cartoné, parece aconsejable para una proyección escolar. usual en este tipo de ediciones, un die-
ESTUDIO

de don Quijote, publicado por Lumen en


2004, y que en abril de 2005, ya iba por
su sexta reimpresión. Presentado en
gran formato, me parece un libro estu-
pendo para acercar a los niños al mundo
de don Quijote, ilustraciones que ocu-
pan toda la página, llenas de color y muy
expresivas, sobre todo cuando vemos a
un Sancho sorprendido por las acciones
de su señor. La selección de aventuras
me parece muy buena y significativa
pensando en los niños (encontramos el
manteo, la escena de los odres de vino,
la quema de libros, entre otras). Termina
este álbum ilustrado con la muerte de
don Quijote, pero les dice a sus lectores
que fue su creador quien así decidió su
destino: murió don Quijote en la novela,
«pero su espíritu sigue vivo, muy vivo a
pesar de los siglos que han pasado».
Historias del Quijote es una adapta-
ción de Aurora Sánchez con ilustracio-
nes de Germán Tejerina, publicado pol-
la editorial Nobel en 2001, dentro de la
colección Cuentos y Fábulas para niños.
La selección de textos es buena, su pre-
sentación a doble página la hace muy
aconsejable para lectores principiantes.
Las consejas y máximas al final de cada
texto seleccionado, un poco dulzonas,
trabajan contenidos morales tales como
la amistad, el amor a los animales, la
identidad personal y la aceptación del
otro diferente.
Ya para lectores más autosuficientes
encontramos la edición de Vicens Vives,
Don Quijote, en la colección Cucaña,
con un sabor muy escolar. La adaptación,
las notas y las actividades son de Agus-
tín Sánchez Aguilar y las ilustraciones de
Svetlin. Esta misma editorial ha prepara-
do una edición para jóvenes también
muy buena, precedida por una introduc-
ción de Martín de Riquer.
Para teatro encontramos Don Quijote
de la Mancha, versión y adaptación de
Carlos Álvarez-Novoa (Everest, 2005).
Se trata de una adaptación teatral en dos
actos, que coinciden con las partes de la
novela y que permite, según el adapta-
NIVIO LOPEZ, ERASE UNA VEZ DON QUUOTE, VICENS
VIVES, 2005. dor, representarla por separado. El texto
ofrece sugerencias sobre la puesta en es-
cena. También de Everest, el original
cionario del significado de los dibujos. animación a la lectura, comienza la his- abecedario, De la ala Ζ con Don Quijo­
Atentos a su público, no comienza la toria por su autor. De igual manera co- te. Se trata de una versión de Rafael
historia por don Quijote, sino que ha- mienza la adaptación de Anna Obiols, Cruz-Contarini, con ilustraciones de Ju-
ciendo gala de una verdadera técnica de con ilustraciones de Subi, Las aventuras lio Carabias Aranda. Las veintisiete le-
Junto a estas propuestas lúdicas está
la obra de Gustavo Martín Garzo, Dulci-
nea y el caballero dormido (Edelvives,
2005), con ilustraciones de Pablo Aula-
dell. En ella podemos escuchar a una
Dulcinea ya entrada en años que en pri-
mera persona cuenta a los niños y niñas
su versión de la historia de don Quijote.
La mirada retrospectiva de la labradora
esta cargada de melancolía y nostalgia
de aquellos tiempos en que Alonso Qui-
jano se fijó en ella, elevándola así a la
categoría de personaje de leyenda: «Por
eso, ahora que la edad y el peso de tan-
tas penas han transformado mi vida en
ese laberinto de errores de que se hablara
en la famosa obra de Melibea» (p. 83).
La recreación ficcional de los senti-
mientos de Aldonza es posible gracias al
lenguaje excepcional de Gustavo Martín
tras de nuestro abecedario inician pala- recido un libro simpático, actual e ima- Garzo, Premio Nacional de Literatura
bras y dan lugar a sencillas poesías. ginativo, entre otras razones porque sus Infantil. No es la primera vez que este
Junto a estas adaptaciones y versiones protagonistas al jugar a ser don Quijote autor recrea los acontecimientos a través
hay que destacar aquellos libros que su- y Sancho, proyectan la lectura del clási- de los sentimientos de un personaje se-
ponen una recreación intertextual del co en sus vidas cotidianas. Cuando Sal- cundario. Pensemos en su novela El len-
Quijote, acercando el mundo cultural y va llega a su casa y cuenta sus aventuras, guaje de las fuentes.
la obra a un lector/ra infantil actual. En su padre le responde «más contento que Por último quiero mencionar el cómic
Un quijote en bicicleta (Algar, 2005), unas pascuas» que le va a leer más his- Mortadelo de la Mancha, guión e ilus-
del escritor valenciano Enric Lluch, en- torias de don Quijote y de Sancho para traciones de F. Ibáñez, publicado por
contramos a Salva, un niño que no tiene que sepa más y, así, poder jugar más ve- ediciones Β en 2005, y que ha visto a lo
más remedio que escuchar la lectura ces. También con un carácter lúdico y de largo de este año más de cuatro edicio-
apasionada del Quijote por parte de su aproximación al texto, la aventura de las nes. Aunque se trata de un género no
padre. Un día se le ocurre sacar partido Tres Mellizas, que son enviadas por la siempre destinado a un público infantil,
a tanta hazaña caballeresca y decide ju- bruja Aburrida al libro de don Quijote. hay que reconocer que gusta a los ni-
gar a ser don Quijote con su amigo Emi- Una vez dentro, ayudarán a sus protago- ños/as, proporcionándoles experiencias
liete, verdadero trasunto del fiel Sancho. nistas y tendremos ocasión de ver a un de lectura verdaderamente gratas. El au-
Montados en sus bicicletas y armados Sancho montado en moto acompañando tor hace una recreación humorística de
con una tapa vieja de una olla a modo de orgullosamente a su señor. Al final del la historia del caballero a partir de los
escudo y el palo viejo de una escoba a libro, el lector puede encontrar noticias personajes ya conocidos por su audien-
modo de lanza se van al parque cerca de acerca de la obra, su autor y la época en cia, Mortadelo y Filemón, transmutados
casa. Encontrarán a un adulto que diver- que fue escrita. Me parece una propues- en los héroes cervantinos por haberse
tido les sigue el juego y dice llamarse el ta intertextual original para acercar esta sometido a un experimento del profesor
Caballero de la Triste Mirada. Me ha pa- gran obra al público infantil. Bacterio. Y es así como Mortadelo toma

JOMA, EL LIBRO LOCO DEL QUIJOTE, SM, 2005


ESTUDIO

el sobrenombre de La Mancha, y File- formación histórica y/o literaria, que sin Mancha ν Sancho, de Concha López Narváez,
món, también montado en una moto, se- dudarlo dificultarían la recepción direc- Madrid: Bruño. 2004, p. 7.
11. Zapata Lerga, P., Proceso al gramaticalismo.
rá su fiel acompañante Filoncho. ta de la obra clásica para un lector no es- La aventura de leer ν escribir, Madrid: Popular.
He dejado para el final, El libro loco pecializado. Se difumina por tanto, la 1996, pp. 100-102.
del Quijote, con textos de Alberto Cone- frontera entre lectura didáctica y lectura 12. Bernárdez, Α., Don Quijote, el lector por ex­
jero López, e ilustraciones de Joma. Pu- por placer. Todas las ediciones pueden celencia. Lectores y lectura como estrategias de
comunicación, Madrid: Huerga y Fierro Editores.
blicado por SM en febrero de 2005, nos ser leídas en la escuela o en casa, pu- 2000.
ofrece divertidas, y hasta casi disparata- diendo así adecuarse a las distintas prác-
das opciones para animar la lectura del ticas lectoras. Lectura compartida, de
Quijote. Desde crucigramas hasta la ce- imágenes, para primeros lectores, para
remonia para armar caballero pasando lectores más autosuficientes, por placer,
por un test de caballero andante y otros para atender a las demandas curricula-
pasatiempos, horóscopos cervantinos. res. Una oferta tan variada sólo puede Bibliografía
Una obra de teatro y el menú del restau- significar que la demanda social —¿y,
rante Barataría completan esta galería de escolar?— es variada. O que al menos se Las tres mellizas. Don Quijote de
propuestas lúdicas de acercamiento a la intenta generarla ofreciendo un produc- la Mancha, de Mariona Angles
obra clásica. to específico infantil de calidad respe- y Roser Lives, Barcelona: Cro-
tuoso para con su público y para con el mosoma/Salvat, 1999.
clásico. • Historias del Quijote, de Aurora
Recapitulemos Sánchez (Adapt.) y German Te-
*Ma Isabel Borda Crespo es profesora de Di- jerina (Ilust), Oviedo: Nobel,
dáctica de la Literatura y de la Literatura Infantil 2001.
A la vista de estas versiones, adapta- y Juvenil en la Universidad de Málaga.
ciones del clásico podemos concluir que Andanzas de Don Quijote de la
las actuales ediciones infantiles del Qui- Mancha y Sancho, de Concha
Notas
jote acercan a la infancia la obra de Cer- 1. Calvino, I., Por qué leer a los clásicos, Barce- López Narváez (con Prólogo de
vantes y lo hacen con un producto ima- lona: Tusquets, 1992. Ana Ma Matute), Madrid: Bru-
ginativo, lúdico y creativo. Encontramos 2. Pérez Rioja, J. Α., La necesidad ν el placer de ño, 2004.
leer, Madrid: Popular, 1988. Don Quijote de la Mancha, de Mi-
excelentes y muy buenas adaptaciones 3. Serrano Vélez, VI., Locos por el Quijote, Zara-
como las de las editoriales Algar, Edebé goza: Biblioteca Aragonesa de Cultura. 2005. guel de Cervantes; Adaptación
o Vicens Vives; atrevidas y logradas ver- 4. Estos dos sectores de la población, como nos de Agustín Sánchez Aguilar,
siones con un lenguaje actual próximo a recuerda el sociólogo Bourdieu, constituyen mi- Barcelona: Vicens Vives, 2004.
norías estigmatizadas en relación con una posi- Don Quijote de la Mancha, de Car-
las jóvenes generaciones, como el origi- ción dominante, con una identidad social poco
nal pictograma de Carlos Reviejo o la asegurada y contradictoria, y es por esto por lo los Reviejo y Javier Zabala
adaptación de Concha López Narváez. que ambos ejercen poca presión sobre la produc- (Ilust.), Madrid: SM, 2004.
ción cultural, teniendo las producciones artísticas Don Quijote de la Mancha, Adap-
Las selecciones de los pasajes están rea- a ellos destinados una escasa consideración.
lizadas teniendo en cuenta la receptivi- tación de Eduardo Alonso, Bar-
5. Vcáse Fernández. Victoria. «El Quijote para ni-
dad infantil, especialmente en la adapta- ños. Un clásico divertido», en El Pais, suplemen- celona: Vicens Vives, 2004.
ción de Anna Obiols. Originalidad y to Babelia, 6 de noviembre de 2004. Las aventuras de don Quijote, de
expresividad encontramos en las ilustra- 6. Ibid nota 3, p. 104. Anna Obiols (adapt.) y Subi
7. Recordemos que la literatura infantil ha pade- (ilust.), Barcelona: Lumen,
ciones de Francesc Rovira, Subi, Min- cido hasta 1978 la falta de libertad creativa. Sin ir
góte y Javier Zabala, todas diferentes más lejos, en 1952, se creó la Junta Asesora de 2004.
respondiendo a un estilo propio, pero en Prensa Infantil, que se encargó expresamente de Dulcinea y el caballero dormido,
todas identificable el caballero don Qui- llevar a cabo la censura de los libros destinados a de Gustavo Martín Garzo, Zara-
la infancia previa su publicación. goza: Edelvives, 2005.
jote. Y con nostalgia o con humor en- 8. En 1990 la misma editorial modernizó esta
contramos creaciones que proponen un adaptación para destinarla a la EGB. El libro loco del Quijote, de Alber-
juego intertextual original al alcance de 9. El ministro de Educación Nacional, J. Ibáñez to Conejero López y Joma, Ma-
la infancia. Martín, en la conmemoración del nacimiento del drid, SM, 2005.
Cervantes en 1947, pronunció un discurso sobre El Quijote contado a los niños, de
Son, en suma, propuestas que tienen los símbolos hispánicos del Quijote, donde de-
una clara tendencia a proporcionar pla- claraba a Cervantes «prototipo español de todos Rosa Navarro Duran y Francesc
cer en la lectura y que permiten un pri- los tiempos» y calificaba la ideología de su nove- Rovira (ilust.), Barcelona: Ede-
la como «el espíritu permanente de España». bé, 2005.
mer acercamiento al mundo del Quijote Concluía el ministro afirmando que «este tesoro
ameno y divertido, colorista, muy visual [...] fue el que defendimos, arrebatados de pa- El primer Quijote, de Mingóte,
y que busca lectores activos. Son esca- triotismo, con las ramas de nuestra cruzada y que Barcelona: Destino, 2005.
sas por no decir contadas las ediciones ahora [...] mantiene sin declives el gobierno de Un quijote en bicicleta, de Enríe
Franco». Veáse Vails, E, La enseñanza de la lite- Lluch Girbés, Alzira (Valencia):
que, pensadas para la escuela, presenten ratura en el franquismo (¡936-1951). Barcelona:
abundantes notas al pie de página, intro- Antoni Bosch. 1983, p. 269. Algar, 2005.
ducciones y apéndices cargados de in- 10. «Prólogo», en Andanzas de don Quijote de la
La cultura
pasa por aquí

AV Monografías Clarín La Estafeta del Viento Más Jazz Reseña


Abaco Claves de Razón Exit, Imagen y cultura Matador Revista
Práctica HispanoCubana
Academia Experimenta Melómano
CLIJ Revista de Estudios
ADE Teatro El Extramundi y los Mientras Tanto
Orteguianos
El Croquis Papeles de Iría Flavia Nación Árabe
Afers Internacionals
RevistAtlántica
Cuadernos FotoVideo Nickel Odeón
Álbum de Poesía
de la Academia Goldberg
Archipiélago Nuestro Tiempo Revista de Libros
Cuadernos de Álzate Grial
Arquitectura Viva Nueva Revista Revista de Occidente
Cuadernos Escénicos Guaraguao
Archivos Ópera Actual Ritmo
Cuadernos Historia, Antropología y
de la Filmoteca Hispanoamericanos La Página Scherzo
Fuentes Orales
Ars Sacra Cuadernos de Jazz Papeles de la FIM El Siglo que viene
Historia Social
Arte y parte DCidob Papers d'Art Sistema
ínsula
Atlántica Internacional Débats Pasajes Telos
Intramuros
Aula, Historia Social Delibros Política Exterior Temas para el Debate
Jakin
L'Avenç Dezeme Por la Danza A Trabe de Ouro
Lápiz, Revista
Ayer Dirigido Internacional de Arte Primer Acto Tribuna Americana
Boletín de la Quimera
Doce Notas Lateral Turia
Institución Libre de
Enseñanza Doce Notas Leer Quorum Utopías/Nuestra
Preliminares El Rapto de Europa Bandera
CD Compact Letra Internacional
Ecología Política Reales Sitios El Viejo Topo
El Ciervo Letras Libres
El Ecologista Renacimiento, Revista Visual
Cimal Litoral
Er, Revista de Filosofía de Literatura Zona Abierta

Exposición, información,
venta y suscripciones:
A Covarrubias, 9 SQ Doha
28010 Madrid
BL Asociación de
Revistas Culturales
Tel.: 34 913 086 066
Pax: 34 913 199 S67
CE de España
www.arce.es
info@arce.es
REPORTAJE

VII Salón do Libro


de Pontevedra
Victoria Fernández

De izquierda a derecha Helena Torras, coordinadora del Salón,


M" Xesús López, concejala de Cultura y Miguel Αηχο Fernández,
alcalde de Pontevedra con un grupo de escolares, en una sesión
Orbil, la mascota del Salón, según diseño de Kiko da Silva. de cuentacuentos.

D ijo Ana María Matute, en un


momento de su simpática y lú-
cida intervención en el VII Sa-
lón do Libro Infantil e Xuvenil de Pon-
tevedra (5 al 11 de febrero), que no se
sentía especialmente orgullosa de perte-
necer al género humano, porque hasta
tipo de «humanos» (con «lobo» inclui-
do: Orbil, la mascota) que trabajan en
Pontevedra, desde hace ya siete años,
organizando uno de esos eventos que
podría haberse quedado en uno más de
tantos salones-espectáculo que se orga-
nizan en toda España, pero que ha con-
dra y comarca reciben a principios de
curso la convocatoria para inscribirse en
el concurso de trabajos escolares, que
este año tenían que estar relacionados
con la Naturaleza, tema central del Sa-
lón, y que dieron lugar a la exposición
Contamos coa natureza. Los centros
sus perrillos eran mejores que muchas seguido incorporarse a la vida cotidiana participantes —un total de 5.000 alum-
personas, e incluso mejores que ella de los niños y jóvenes pontevedreses, in- nos este año— tienen derecho, además,
misma. Y lo decía con la autoridad de troduciendo en ella la cultura del libro a disfrutar de visitas guiadas al Salón
quien, a sus 80 años, ya ha tenido tiem- como algo «normal». Y es que en este (con trece exposiciones de distinta te-
po de comprobarlo. Salón, no sólo se va de visita o a algún mática, que posteriormente se ponen a
Sin embargo, después de haber pasado espectáculo —que también—, sino que disposición de los centros escolares), de
por el Salón, no parece tan malo perte- se participa activamente. sesiones de cuentacuentos (con David
necer al género humano. O al menos, al Los centros de enseñanza de Ponteve- Pernas, Pavís Pavos, Raquel y Reguei-
También a principios de curso se con-
vocan concursos de ideas para diseñar
los espacios del Salón, que este año se
han realizado conforme a los proyectos
de la Escola de Canteiros, del grupo
QuartoEscuro Teatro, del grupo de Ba-
chillerato Artístico del ÍES A Xunqueira
I, y de tres alumnas de la facultad de Be-
llas Artes de la Universidad de Vigo: Ra-
quel Martínez, Estefanía Alonso y Alba
González.

El trabajo de todo un año


Los alumnos de 6" de Primaria del CEPA Xunqueira II, homenajearon a M" Victoria
Moreno en la inauguración del Salón. Pero para llegar a esta movilización,
los organizadores del Salón ya han esta-
do trabajando todo el año. Prácticamen-
feiros), de espectáculos (Date Danza, de Tagen Ata; de ilustración, con Noemí te acaba una edición y comienzan los
Artello, Calamar Teatro, Cuentos con López y Kiko da Silva, creador de la preparativos para la siguiente. El equipo,
Encanto), y de talleres (obmdoiros) pa- mascota del Salón; y de medio ambien- formado por miembros de la Asociación
ra niños (este año: de escritura, a cargo te, a cargo de Papaventos). Socio-Pedagóxica Galega y la Asocia-

IFUNDACION

arzo 2006
sm
I S A Ν Τ A M A R I A

XXVIII EDICIÓN
DE LOS P R E M I O S
EL B A R C O DE V A P O R
Y GRAN ANGULAR

Los premios de mayor


dotación del mundo
de la literatura infantil y juvenil

XV EDICIÓN
DEL PREMIO
INTERNACIONAL
DE I L U S T R A C I Ó N
REPORTAJE

amplio programa para los adultos, que


comprendía desde actuaciones musica-
les y funciones de teatro, hasta obradoi-
ros (de animación a la lectura, imparti-
dos por Cristina Novoa, Ana Romero
Yebra y Ana García Castellanos; de lite-
ratura, con Ramón Caride, Antonio R.
Almodovar, Dora Batalín, Antonio Rei-
gosa y Francisco Fdez. Naval; de ilus-
tración, por Pablo Amargo; y de Música,
por Miquel Desclot), pasando por con-
ferencias, como la de Xela Armas, sobre
la poesía infantil de Manuel María, o el
ya citado encuentro con Ana María Ma-
tute, y la presentación del libro Troba-
linguas, de la Asociación Española de
Amigos del Libro Infantil y Juvenil, en
realidad un sugerente recital de poesía a
«cuatro lenguas», a cargo de sus auto-
res: el catalán Miquel Desclot, el galle-
Grupo de alumnos visitando la exposición de trabajos escolares del Salón. go Antonio García Teijeiro, el vasco
Juan Kruz Igerabide y la madrileño-an-
daluza, Ana María Romero Yebra.
ción Máislibros, y coordinado por la efi- una experta en literatura, en el encuentro Finalmente, el Salón rindió homenaje
caz Helena Torres Blanco, dice que no con Ana María Matute. postumo a María Victoria Moreno, re-
hay fórmula mágica, que es sólo cues- Iniciativa, pues, del Concello de Pon- cientemente fallecida, con una exposi-
tión de trabajo. Aunque todos coinciden tevedra, y con patrocinio de la Funda- ción realizada por GÁLIX y una cálida
en señalar que nada hubiera sido posible ción CaixaGalicia —y desde este año intervención de Xosé Antonio Neira
sin la decidida voluntad política del también con el de la Xunta—, el Salón Cruz sobre la autora y su obra en el acto
Ayuntamiento —del Concello—. A tra- tiene como sede el Pazo da Cultura, y de Clausura.
vés de una Concejalía de Cultura que cuenta con la colaboración de entidades El Salón do Libro de Pontevedra abrió
apostó, en su momento, por el fomento y asociaciones relacionadas con el mun- sus puertas el 5 de febrero y, aunque el
del libro y la lectura entre los más jóve- do del libro y la cultura, como libreros, programa oficial se clausuró el día 11,
nes. Y citan dos nombres: Luís Bará, el ilustradores y editores gallegos; Asocia- seguirá abierto hasta el 3 de marzo (en
primer concejal que impulsó el Salón, y ción Española de Amigos del Libro In- esto también es un Salón atípico), para
que este año lo clausuró como nuevo di- fantil y Juvenil, GÁLIX, Fundación dar cabida a los centros escolares de to-
rector general de Creación y Difusión Germán Sánchez Ruipérez; el Conser- da Galicia que han solicitado visitas
Cultural de la Xunta de Galicia, y Ma vatorio de Música y el Seminario de guiadas, sesiones de cuentacuentos y ta-
Xesús López Escudeiro, la actual con- Jazz de Pontevedra; la revista Fada Mor- lleres concertados. En total, la organiza-
cejala, que se movía por el Salón como gana; la Universidad de Vigo... ción estima que este año pasarán por el
un miembro más del equipo y que tuvo Además de las actividades para niños Salón alrededor de 18.000 personas, en-
una impecable intervención, propia de y jóvenes, el Salón ofreció también un tre adultos y estudiantes. •

V I S I T E N U E S T R A P Á G I N A WEB
O

I Consulte los sumarlos de cada mes.


I Las ofertas de monográficos y
números atrasados.
w.revistaclij.com I El índice 16 años de CLIJ en CD
(con una demo de prueba).
I Las tarifas de publicidad.
I Las condiciones de suscripción.
TINTA FRESCA

Miguel Matesanz

Buenaaas... drá en considerar un buen partido. (Las Tan enfrascado está el artista en la
¿Se acuerdan de esa devorable cria- interesadas pueden llamar a la redacción eterna lectura de su obra magna que me
tura que celebraba la obtención del Pre- de la revista; le he dado poderes a la re- ha encargado que escriba en su nombre
mio Leer es Vivir en el número 181 de dactora jefe para que coordine el casting un cuento para ustedes. Como soy su ne-
esta revista? ¡Ya!, me hago cargo, com- de pretendientas (¡mechachis, Miguel, gro a jornada completa y me ha adelan-
prendo que tienen cosas más importan- ya se te ha visto el plumero al emplear tado 50 euros, he resuelto el asunto en
tes que recordar. La verdad es que an- un anglicismo (¿y ahora cuántos parén- media mañana.
do un poco sobrado de autoestima. El tesis de cierre debo poner?))). ¡Por cierto! Si eres una patricia de ar-
caso es que ese churumbel con babero, Ese patricio de las letras se ha pasado mas tomar, el negro también está en el
patucos y chupete de diseño setente- el último año tal como lo ven: sentado mercado.
ro ha crecido, y ahora resulta que se en el suelo de su jardín, recostado contra
ha convertido, durante los últimos on- el tronco de un árbol, leyendo una y otra
ce meses, en el atractivo lector de la fo- vez su única novela publicada para saber
to superior. cómo tiene que escribir la siguiente. A
El niño Miguel, con su premio de no- pesar de su fortaleza de espíritu, nuestro Bibliografía
vela infantil bajo el brazo y un buen chu- héroe llevaría muy mal que un editor
te de euros en su cuenta moliente, ha pe- volviera a decirle: «No te desanimes. Si- Las manos de otro, León: Everest,
gado el estirón... y ahí le tienen, hecho gue intentándolo». ¡Ah, los editores, qué 2005.
un caballerete que más de una conven- monos que son!
TINTA FRESCA

Proveedores
Miguel Matesanz

A penas llevo media hora levan-


tado cuando me llama por te-
léfono Maite Ricart de CLIJ
(«de CLIJ» no es su segundo apellido).
Después de saludarme con su habitual
amabilidad, me comenta algo que yo ha-
bía dado por sentado hace tiempo. Du-
tura de su piel como si la estuviera aca-
riciando, actividad a la que me he dedi-
cado durante toda la noche pasada. Qui-
zá debiera continuar con esa labor tan
altruista, pero si me quito de en medio el
cuento de Maite antes de que se despier-
ten mis chicas, quizá pueda dedicarles
que suelo ser, me siento tan ligero como
un susurro. Ya no escucho la música, só-
lo los latidos de mi corazón, impulsán-
dome hacia adelante. Y al fondo, en el
otro extremo de la vivienda, siento las
primeras palabras de la historia palpi-
tando contra las paredes, como otro co-
rante los últimos meses, se han recibido otra sesión de caricias (y alguna otra de razón desbocado, el reverso del mío.
en la redacción de su revista miles de mis especialidades) sin la preocupación Pronto, muy pronto.
cartas con un ruego común: que se pu- de adivinar cuál de mis dioses pretende La historia está a punto de ser contada.
blique de una maldita vez un relato del reclamar su sacrificio. Uno de mis dioses se relame de gusto.
autor más querido por los lectores. Me Ya veremos. Los demás saben que ya les llegará su
hago el sorprendido y le aseguro a Mai- Me pongo en movimiento. Esta es la oportunidad.
te que me siento abrumado por esa de- parte que más me gusta, siempre, por- Entro en el despacho y cierro la
mostración de cariño y fidelidad. Maite, que no tengo que pensar. Podría desco- puerta.
como buena profesional, se deshace en nectar mi mente y, aun así, haría lo que Ahora estoy en mis dominios, en la
elogios hacia mi obra y mi persona, pe- tengo que hacer. Conozco cada paso, ca- tierra que comparto con mis dioses. San-
ro, antes de que sus palabras se convier- da gesto, como si estuviera programado tuario. Nadie puede llegar hasta aquí.
tan en merengue, pronuncia la fórmula para ello. Me acaban de dar cuerda y ya Abro la ventana y respiro despacio an-
mágica: mil euros por un relato de cinco nada puede pararme. Soy un proyectil te el cielo en tensión. Hago crujir mis
páginas. Así se hacen negocios, morena. que conoce su camino, atravieso el es- nudillos frente al mundo, como si lo de-
Acepto encantado, aunque mientras pacio que me separa del altar como la safiara, porque sé que nunca llegará a
me despido de Maite me pregunto si no sombra del caos. ser tan poderoso como lo que está a pun-
hubiera debido regatear durante un par Medio litro de yogur líquido, siempre to de ocurrir. Ese mundo de juguete tie-
de minutos, el tiempo justo para no pa- de fresa. Una palmera de chocolate. Una ne unos dioses de papel: el mismo papel
recer un miserable pedigüeño. Pero sólo pieza de fruta, esta mañana es una Royal en el que escriben y corrigen y tachan
son las doce y media de la mañana y no Gala. El desayuno de los campeones. A los míos.
tengo la cabeza para teatritos sociales. continuación, diez minutos de televi- El mismo papel que mis dioses pue-
Los mil euros pagarán un billete de sión: tres vídeos en la MTV, Robbie, Ja- den convertir en una pelota arrugada.
avión a Sri-Lanka. Allí tengo una cita miroquai, los Black Eyed Peas. Dejo que Sin sentarme, enciendo el ordenador.
con uno de mis dioses. Me está esperan- mis pies sigan el ritmo, sin pensar en na- El altar queda iluminado.
do desde hace tiempo. da, alejándome de cualquier clase de La pantalla en blanco reclama su san-
Después de colgar, me quedo unos pensamiento, alejándome de mí, deján- gre. Uno de mis dioses (no sé cuál, to-
instantes apoyado en la pared del pasillo, dome atrás. davía ignoro su nombre) se remueve in-
contemplando los cuerpos desnudos de Es tan sencillo... Lo complicado es quieto, esperando su ofrenda.
Paula y Méibol. Las sábanas de satén permanecer siempre con uno mismo. El último paso, el último gesto, la lla-
negro cruzan sus caderas como relám- Por eso me cuesta tanto comprender a ve final: enciendo un cigarro y doy una
pagos de deseo. A pesar de la distancia los demás. larga calada frente al monitor. Siempre
que me separa de ellas, distingo la tex- Cuando he perdido de vista al imbécil que lanzo esa primera bocanada de hu-
PABLO AULADELL

mo contra la página de cristal, recuerdo jo el suelo. Permanecen en silencio, pe- costará desprenderme. Un intruso mo-
los tiempos en que escribía como los de- ro no pueden evitar que sus corazones lesto, pero necesario.
más. Como un funcionario. Como una retumben contra mí. Saben que estoy Desciendo un par de escalones, hun-
nenaza. Como un mierda. muy cerca, que están a punto de volver a diéndome en la negrura, y los escucho
¡Qué lejos queda esa vida en que las verme. Desean mi llegada como yo de- moverse, nerviosos. Percibo sus movi-
palabras nunca palpitaban contra estas seo su historia. mientos bruscos, aunque todavía no pue-
cuatro paredes! Mis dioses me salvaron ¡Vamos allá! da verlos. Y de repente ya están ahí, si-
de aquel silencio y ahora exigen que yo Levanto la trampilla y la dejo caer ha- luetas desmadejadas arrastrándose hacia
les corresponda. cia atrás. El golpe contra el suelo estre- la luz, hacia mí.
Está bien. Es el momento de escribir mece la negrura que se abre a mis pies. En seguida distingo sus ojos, estrellas
tu relato, Maite. Es el momento de hacer Al principio, sólo existe un cuadrado temblorosas iluminándose una tras otra,
mi ofrenda. negro, como un lienzo plano, sin fondo. hasta extenderse por todo ese firma-
Rodeo la mesa y me detengo ante la Y un hedor que se cuela en mi despacho mento subterráneo. Cada vez que con-
trampilla. Puedo sentir su inquietud ba- como un espectro del que más tarde me templo esa constelación, me siento po-
TINTA FRESCA

deroso. Dueño de un universo que a na- En primera línea, casi en el centro, en mi clemencia. Pero confiar en un es-
die más pertenece. distingo a una criatura de quince años critor sin ideas es de idiotas; hasta un ni-
Todos los ojos me miran y yo los con- que sería una preciosidad si sostuviera ño de su edad debería saberlo.
templo con atención, en busca del brillo con sus hombros algo más que un triste Al principio, le cuesta encontrar las
que necesito. y pálido pellejo. Es mi princesa. Triun- palabras, pero, en cuanto inserto el pri-
Por fin, aparecen ante mí, completos, fará sobre el resto de sus compañeros, mer salto de página, coge carrerilla y se
perfilándose en la negrura, y no puedo pronto, muy pronto. La haré vomitar ca- lo pone difícil a mis dedos. A pesar de su
evitar que mis labios también perfilen la da cuatro páginas y provocará tal espan- relato precipitado, consigo que no me
sonrisa de una hiena. to que todo el mundo me considerará un saque demasiada ventaja... la justa para
La mayoría lleva encerrada más de un maestro. ¡La consunción al poder! que, cuando escribo el punto final, ya
mes y sus cuerpos se han afilado, quizá En seguida me canso de pasar revista. haya desaparecido.
para defenderse, puede que para encajar Ya sé quién se vendrá conmigo para Suelen comenzar a desvanecerse ha-
mejor entre los cuerpos de los demás. complacer a Maite y darme mil euros. cia la mitad de la historia, lo descubrí
Alimentarlos sería un derroche. Allí Su historia no es tan sórdida como para con el primero. Pero desde entonces no
abajo no necesitan comida. Nada de ca- provocar la repulsa de los lectores de la he vuelto a mirarlos, porque no necesito
prichos. Los niños se encaprichan de revista, y a duras penas ocupará más de pesadillas que me desvelen bajo los
cualquier cosa. Lo único que necesitan cuatro páginas. Un paria del montón, cuerpos de Paula y Méibol. Así está
es perder todo cuanto les sobra. Sólo así una pieza defectuosa. Sus ojos son los bien. Ahora ya no es asunto mío. Ahora
pueden servirme. A mí, y a mis dioses. últimos que miro antes de dar media le pertenece a otro. Al dios que se lo ha
El cuerpo que tengo más cerca, a mi vuelta. Los demás me despiden con un llevado. Al dios que no tardará en recla-
derecha, es el de una cría que todavía no silencio contrariado, mientras contem- marme, dentro de unos meses, una nue-
ha celebrado su primera sangre. Acaba plan a su compañero ascendiendo la es- va ofrenda.
de echar los hombros adelante, intuyo calera. Guardo el documento. Abro mi co-
que para hacerse notar y para hacerme Hasta la próxima, mis niños. No tar- rreo. Escribo unas frases de cortesía pa-
saber que debería llevarla conmigo. No daremos mucho en volver a vernos. ra Maite y adjunto un fichero con el
será hoy, querida. Te reservo para una Cierro la trampilla, y el despacho se cuento. La historia se incorpora al tráfi-
novela de quinientas páginas sobre los convierte de nuevo en un cuarto sin do- co electrónico y la olvido en cuanto apa-
abusos de menores. Si mi agente anda ble fondo. go el ordenador.
fino, puede que me des un premio. Sería El crío permanece de pie junto a mi Mil euros por media hora de trabajo.
un inepto si desperdiciara tu historia en mesa de trabajo, observando el mundo Me gusta mi vida.
un encargo de mil euros. que se extiende más allá de la ventana Dejo atrás el altar y corro a mi en-
Un poco más allá, un niño de mirada abierta como si estuviera viendo una cuentro. Otros diez minutos de MTV:
turbia golpea el suelo de tierra con los vieja película familiar. Espero que la Alicia Keys, Beyoncé, lo nuevo de Ma-
puños. No caeré en su trampa. Por mu- añoranza no le provoque el llanto. Nun- donna. Al ritmo de estas tres reinas,
cho que llame mi atención, no lo sacaré ca he soportado a los blandengues. vuelvo a ocupar mi lugar en el mundo.
hasta la primavera. Su historia es una Me siento frente al ordenador. El cur- Es el momento de equilibrar mis
bomba. La violencia siempre arrasa. sor parpadea en la esquina superior iz- cuentas. Entradas y salidas.
Guerra de bandas en el instituto. Sangre, quierda de la pantalla. El documento to- Salgo de casa.
venganza, pasta gansa. Entre los dos, re- davía está en blanco, pero ese vacío no Doy un paseo por el barrio y termi-
ventaremos las listas de ventas. me da ningún miedo. Hace tiempo que no sentándome en un banco del parque.
¿Y la parejita que veo a mi izquierda? perdí el miedo. Desde que mis dioses me El día es soleado y los niños juegan a
Un asco de enamorados. ¡Si no tienen bendijeron. burlar la vigilancia de sus madres. Son
edad para darse un pico! Pero ahí están, —Cuéntame tu historia —digo con geniales.
bien pegados el uno al otro, como sia- firmeza, al tiempo que mis dedos sobre- Me fijo en un crío tan rubio como el
meses dedicados por entero al onanis- vuelan el teclado. vientre de Méibol. Por un segundo, sus
mo. Ellos saben que no ha llegado su ho- Al hablar, no lo he mirado. Prefiero ojos se fijan en los míos y descubro en
ra, que todavía debo contar un par de no fijarme en él. ¿Para qué, si dentro ellos una historia que me ayudará a per-
historias antes de arrebatarles la suya. de veinte minutos habrá desaparecido? durar.
Por eso apenas me prestan atención, por No es nadie, sólo una voz dictando un No falla. Cada vez que una historia
eso no dejan de acariciar los huesos que relato. termina, hay otra esperando.
los sostienen. Su historia debe esperar Habla y esfúmate. No necesito nada Enciendo un cigarro, doy una calada,
una temporada. Su momento llegará más de ti. me levanto y camino como lo haría un ti-
cuando todas las pijas con espinillas re- Él empieza a contar. Sabe lo que quie- po tranquilo hacia el lugar donde siem-
clamen una sobredosis de amor-sin. Los ro. Sabe por qué lo arranqué del mundo pre encuentra la paz.
puñeteros aprendices de magos se lo es- y lo traje hasta aquí. Palabra a palabra, Es lo bueno que tienen mis dioses:
tán poniendo fácil. me da lo que necesito, quizá confiando nunca se cansan de proveer.

40
CLIJ191
AUTORRETRATO

Pablo Auladell
mecanismos, centros de atención, paleta reducida, los silen-
cios, conviene no estar armando ruido todo el rato en una ilus-
tración, conviene que el dibujo repose en el tablero unos días,
que le dé la luna y el sol, que adquiera verdad y presencia o que
se hunda en un agua oscura».

Lunes 2 de mayo de 2005


«Me despierto de una siesta breve y me cuesta reconocerme.
Es un día sin transiciones, como un continuo de luz, un cara-
col ciego y blanquísimo que se hubiera arrastrado durante to-
da la jornada llevando una ciudad sobre su concha triste. He-
mos estado en El Palmeral, Irene ha jugado mucho con una
niña bizca y callada. Ahora nos vamos a merendar por ahí y,
cuando volvamos, me pondré con lo de Ventura, empezar a
planificar la cosa, a decidir. Hoy toca trabajar toda la noche. Sé
que no voy a acostarme hasta que haya salido algo».

Jueves 17 de noviembre de 2005


«Se inauguran las Jornadas. He pasado la noche en el hos-
pital limpiando meconios y tengo un bidón de sueño en la fren-
te, el corazón aturdido y contento, y me traspasa la luz que ha
cruzado el mar para mí esta mañana. Empieza la cosa. Reco-
(del Diario de un ilustrador hipermétrope) gemos nuestras acreditaciones. Hay maestros, libreros, ilus-
tradores, editores y unas chicas como francesas. [...] Hermosa
Domingo 14 de agosto de 2004 conferencia inaugural, con las ventanas de la sala abiertas al
«... acabo de matar un mosquito enorme. Fuera, urbaniza- puerto. Si esta ciudad fuera más limpia, más ordenada, menos
ciones en fiesta, charcutería musical, el alarido. Aquí es im- necia. [...] Durante la pausa para el café, Pablo Amargo me pre-
posible dormir hoy. Me voy a poner una película, no tengo ga- gunta por lo del Calendario. Resulta que todos tuvimos pro-
nas de dibujar ni de leer, mi cabeza está muy torturada estos blemas con los de Bermejo, pero yo he sido el que más ha he-
días, todo bulle en ella y quiere salir pero no encuentro el mo- cho el primo».
do, el enigma, el método. Voy a intentar
vaciarme de pensamiento durante un rato.
Esta mañana, salí del agua y vi por la ori-
lla algunos muertos y algunos fantasmas.
Bibliografía
La Torre Blanca flotaba luminosa en el El camino del titiritero, Onil, (Alican- Peiter, Peter y Peer y otros cuentos de
verano tan ajeno.»
te): Edicions De Ponent, 2001. Andersen, Madrid: Anaya, 2004.
El corazón de las tinieblas, Madrid: Caracol, Barcelona: Edebé, 2005.
Martes 27 de septiembre de 2004 Sinsentido, 2002. Dulcinea y el caballero dormido, Za-
«La mañana de septiembre, el sol de Plagio de encantes, Madrid: Sinsen- ragoza: Edelvives, 2005.
septiembre, temprano, la ciudad va en- tido, 2002. El espantapájaros, Barcelona: La
grasando sus ruidos y arterias, sus vaive- Cuentos populares españoles, Ma- Galera, 2005.
nes y carriles de prisa, va tomando forma
drid: Anaya, 2002. La cova del torrent, Barcelona: Cru'i-
de otoño, precisión de máquina, tristeza de
Mar de sábanas, Madrid: Anaya, 11a, 2005.
hierro. Acabo de terminar las ilustracio-
2003. La Torre Blanca, Onil, (Alicante): Edi-
nes para el nuevo cuento y por el patio
una ecuatoriana está riñendo a los niños. Tapa Roja, Madrid: Sinsentido, 2003. cions De Ponent, 2005.
Esparzo las ilustraciones por la mesa, las El bosque de los sueños, Madrid: Lanza en astillero, Madrid: Sinsenti-
Anaya, 2004. do, 2005.
miro todas juntas a la vez, y pienso ahora
que quizá he logrado corregir algunas El cementerio del capitán Nemo, Za- Un radiante silencio, Madrid: Anaya,
cuestiones que me atormentaban, quizá ragoza: Edelvives, 2004. 2005.
he empezado a comprender mejor ciertos
AUTORRETRATO
CINE Y LITERATURA

Entrar en el armario
Las crónicas de Narnia: El león, la bruja
y el armario

Ernesto Pérez Moran"

En fechas previas
a la Navidad, según
una práctica habitual de
las grandes distribuidoras,
se estrenaba Las crónicas
de Narnia: El león,
la bruja y el armario
(2005), adaptación de la
primera de la serie de
siete novelas escritas
entre 1950 y 1956 por
Clive S. Lewis, un autor
injustamente olvidado
entre nosotros. La película
de Andrew Adamson
está rindiendo suculentos
beneficios y supone
una continuación,
en términos de
explotación comercial
y de opciones expresivas,
de fenómenos anteriores
como El señor de los
anillos y Harry Potter.
Clive S. Lewis.
PAULINE BAYNES, EL LEON, LA BRUJA Y EL ARMARIO, DESTINO, 2005. PAULINE BAYNES, EL LEON, LA BRUJA Y EL ARMARIO, DESTINO, 2005

A raíz de la buena acogida que


ha tenido Las crónicas de
Narnia: El león, la bruja y el
armario, los medios de comunicación
han comenzado a divulgar datos sobre la
vida de un escritor hasta ahora no muy
conocido por estas latitudes. Entre las
proponía alterarlo y leer primero El so-
brino del mago, a lo que el autor res-
pondió que estaba de acuerdo. Al final
de la carta, no obstante, Lewis explica-
ba: «Tal vez no importe demasiado en
qué orden sean leídos. De hecho, no es-
toy del todo seguro de que los demás
gunda guerra mundial. Acogidos por un
simpático profesor y su adusta ama de
llaves en una casa de las afueras, en-
cuentran, gracias a la inocente Lucy
(nombre real de la sobrina de Lewis, a
quien está dirigido el libro en una bella
dedicatoria), un armario que conduce al
circunstancias biográficas que pudieron fueran escritos en el mismo orden en que fabuloso mundo de Narnia, que toma su
influir en su creación artística cabe sub- fueron publicados». nombre de la ciudad italiana de Narni,
rayar que perdió a su madre cuando te- Sea como fuere, Las Crónicas de Nar- situada cerca de Roma.
nía 9 años, tuvo que pasar la adolescen- nia ocupan hoy un lugar privilegiado Los cuatro hermanos se adentran así
cia en un internado, se consideraba ateo dentro de la literatura fantástica y las in- en un universo poblado de seres extraor-
hasta que en 1917, mientras luchaba en terrelaciones con otras obras famosas dinarios: la malvada bruja Blanca, que
el bando aliado durante la primera gue- son evidentes. Tanto por las influencias se vale de la codicia de Edmund para in-
rra mundial, empezó a cuestionarse sus recíprocas entre Tolkien y Lewis, quie- tentar que no se cumpla la profecía que
convicciones. Convertido al cristianis- nes se leían con asiduidad lo que iban cuenta la llegada de cuatro humanos a
mo, inició su labor académica en Oxford escribiendo uno y otro, como por el he- los tronos del palacio de Cair Paravel
en 1925; conoció a J. R. R. Tolkien y cho de que numerosos autores han bebi- («Pequeña Corte», en inglés antiguo);
fundó con él en 1939, junto a Charles do también con frecuencia de la serie de Asían, el poderoso león cuyas connota-
Williams y Owen Barfield, el club de los este último. De hecho, las declaraciones ciones veremos luego; Tumnus, el fauno
Inklings, para discutir sobre literatura y de la autora de Harry Potter, J. Κ. Row­ que va a descubrir a Lucy las maravillas
filosofía. Todavía en aquella universi- ling, manifestando cuánto había influido de Narnia y cuya imagen fue el origen
dad, empezó a escribir su serie más fa- en su trabajo el universo de Narnia, han de la creación de Lewis; Papá Noel, que
mosa: Las Crónicas de Narnia. Publica- sido uno de los detonantes para que éste funciona como el «donante», en termi-
da a partir de 1950, el orden en que se vea relanzado masivamente medio si- nología de Vladimir Propp... Estos y
fueron escritas las diversas entregas es el glo después de su creación. otros personajes se integran en un dis-
siguiente: El león, la bruja y el armario, curso sobre el bien y el mal, de raíces
El sobrino del mago, El caballo y el mu- cristianas, que a la vez conforma un su-
chacho, El principe Caspian, La trave- Un mundo de fábula gerente cuento de hadas.
sía del «Viajero del alba», La silla de en un mueble doméstico Su estructura, ligeramente descom-
plata y La última batalla. Pero la acción pensada, el universo que despliega y las
del segundo de esos títulos es cronológi- Esta primera entrega narra las aventu- innumerables y evocadoras imágenes
camente anterior a la del primero. Al pa- ras de los cuatro hermanos Pevensie (Pe- que contiene hacen de esta historia, co-
recer, en 1957 un niño norteamericano ter, Edmund, Susan y Lucy), obligados mo del resto de la serie, un material es-
escribió a Lewis diciéndole que, a pesar por su madre a irse de un Londres ate- pecialmente apto para ser trasladado a la
del orden de publicación de los libros, él morizado por las bombas durante la se- gran pantalla. Pero en esta ocasión sería
CINE Y LITERATURA

la televisión la que se adelantase al cine,


presentando Las Crónicas de Narnia en
dibujos animados, primero, y con perso-
najes «reales» después: El león, la bru-
ja y el armario (1979) fue una intras-
cendente producción dirigida por el
prolífico Bill Meléndez, y la cadena bri-
tánica BBC realizó entre 1988 y 1990
los tres primeros títulos de la serie, re-
cientemente editados en soporte DVD.
Los seis capítulos correspondientes a la
primera entrega, de media hora cada
uno, quedan hoy como un interesante
experimento lastrado por las limitaciones
tecnológicas del momento. Cuidadosa-
mente fiel al espíritu de la novela, el con-
junto se adapta a las características tanto
del medio como de la audiencia infantil a
la que va dirigido. Dos horas y cincuen-
ta y dos minutos de fantasía kitsch, acto-
res disfrazados con atuendos irrisorios,
sobreimpresiones en dibujos animados
y un abanico de soluciones formales
—entre las que destacan los planos muy
cerrados y las elipsis forzadas— para
paliar la imposibilidad de trasladar a
imágenes la magia de Narnia, dan como
resultado una producción que se mueve
entre el encanto de algunas escenas y lo
frustrante del balance final.

Maniobras comerciales
en la oscuridad

Años después llega la Disney, ávida Tolkien desarrolló una fórmula que, cientes, como la de Harry Potter, ha
devoradora de cuantas obras famosas se aunque no era nueva en absoluto —ahí obrado el «milagro».
ponen a su alcance. Andrew Adamson, están los ejemplos de La guerra de las
director neozelandés de las dos partes de galaxias e incluso cabría remontarse a
Shrek, se hace cargo de un proyecto do- los folletones por entregas de la época De la palabra a las imágenes
tado con 150 millones de dólares de pre- del cine mudo—, vino a demostrar la
supuesto y para cuyo análisis hay tres re- rentabilidad de una planificación seriada La segunda referencia, la literaria, es-
ferencias obligadas: la comercial, la que consiguió enganchar al gran público tá directamente vinculada con la prime-
literaria y la estrictamente narrativa. a partir de una obra sobradamente cono- ra. Aparte de las estrechas relaciones en-
Por lo que se refiere a las intenciones cida aunque pocas veces llevada a la tre C. S. Lewis y J. R. R. Tolkien y sus
puramente comerciales, es imposible no pantalla. En el caso de El señor de los respectivos universos de ficción, el fil-
ver en Las crónicas de Narnia: el león, anillos, sólo el cine de animación la ha- me Las crónicas de Narnia: el león, la
la bruja y el armario una prolongación bía adaptado hasta entonces, en parte bruja y el armario opta por la misma
de la brecha abierta con la trilogía de El por las ya aludidas limitaciones técnicas senda elegida por Peter Jackson: la me-
señor de los anillos, del muy cuestiona- pero también por los problemas existen- ra «ilustración», mediante unas imáge-
ble Peter Jackson —también neozelan- tes para hacerse con los derechos. nes absolutamente serviles a la fuente li-
dés—, cuyo último largometraje, King Algo muy similar ha ocurrido con Las teraria. Sobre las formas de llevar un
Kong (2005), no ha recaudado lo que se crónicas de Narnia: el cine no se había texto al cine suele hablarse de tres mo-
esperaba, ni mucho menos, en un fraca- atrevido hasta ahora con una obra cuya delos básicos: la «inspiración», que con-
so que debería hacer recapacitar a la materialización se antojaba tan difícil sistiría en tomar una obra como punto
mastodóntica empresa hollywoodiense. como la de la trilogía de Tolkien. Pero el de partida para urdir un discurso cine-
La presuntuosa ilustración de la obra de éxito arrollador de otras experiencias re- matográfico autónomo, como hizo Luis
Una valiosa ayuda
para comprender
el mensaje cristiano
y los valores
literarios de la
afamada obra
de Lewis

U N A G U I A DE N A R N I A
100 preguntas sobre Las Crónicas
de Narnia.
El león, la bruja y el armario.
El lector tiene en sus manos una guía
imprescindible para entender y
aprovechar no solo la proyección de
la película "Las Crónicas de Narnia",
sino sobre todo el mensaje que está
detrás de la fábula de CS. Lewis.
ISBN 84-7118-ΟΟσό
9ό páginas - PVP 7 euros

UNA MAGIA PROFUNDA


Guía de las Crónicas
de Narnia
Buñuel con Nazarín (1965) y, sobre to- garantizar esa fidelidad limitándose a
Luis Daniel González
do, con Tristana (1971), de Pérez Cal- poner imágenes a las palabras conduce
dos, entre otros muchos ejemplos posi- irremediablemente al fracaso. Porque el En estas páginas, los lectores
bles; la «versión» propiamente dicha, o resultado suele ser discursivo, cuando podrán encontrar un comentario,
utilización de la obra con la voluntad de no plomizo, y en modo alguno «cinema- libro a libro, de los siete títulos de
mantener en lo posible su espíritu, pero tográfico». La mayoría de las veces, las Crónicas de Narnia, en las que
adaptándolo plenamente al nuevo medio además —dejando a un lado los casos
se explican los mensajes de las
de expresión, a las características espe- de pura ignorancia de las diferencias
cíficas del lenguaje cinematográfico, y existentes entre los dos lenguajes, o de historias y las líneas de fuerza de
de la que la deslumbrante Muerte en Ve- una cobardía que en ocasiones podría los libros de CS. Lewis.
necia (1971), de Luchino Visconti, con entenderse, aunque no justificarse—, lo
todas sus sonoras licencias, o la eficaz que hay en el fondo de esa postura en ISBN 84-8239-957-8
Los santos inocentes (1983), de Mario apariencia respetuosa es mera condes- 160 páginas - PVP 10 euros
Camus, serían casos paradigmáticos; y cendencia oportunista con un público
la «ilustración», aparentemente la más que espera ver en la pantalla exactamen- palabra.es
fiel de todas, pero donde la obsesión de te lo que leyó en las páginas del libro, comercial@edicionespalabra.es
productores, guionistas y directores por mientras los autores de la película se la-
CINE Y LITERATURA

este procedimiento se cierran las puertas


a cualquier innovación cinematográfica,
puesto que todos los recursos quedan su-
peditados por principio a lo que dicta la
palabra escrita.
Quizá conviniera añadir ahora un nue-
vo modelo o variante, que podríamos
llamar, llanamente y sin pretensiones
académicas, «ilustración palomitera»,
que añade al anterior un respeto absolu-
to a lo que se considera políticamente
correcto; una financiación en la que in-
terviene una pequeña parte de capital no
estadounidense, para hacer que Harry
Potter aparezca como producción britá-
nica, o El señor de los anillos neozelan-
desa, cuando todo el mundo sabe que
son netamente norteamericanas, pero así
se maquillan las cifras y se pretende
ocultar el colonialismo cinematográfico
que padecemos; una gran cantidad de
explicaciones discursivas, no vaya a ser
que alguien se pierda en el argumento y
no pague para ver las siguientes entre-
gas; un elevado número de copias en dis-
tribución simultánea, para rentabilizar al
máximo la publicidad y copar las salas,
expulsando así de la cartelera a los fil-
mes más modestos; una duración de en-
tre dos horas y media y tres horas, que
permite hacer un descanso en mitad de
la sesión para que los espectadores com-
pren más palomitas (no hay que olvidar
que los ingresos de los cines provienen
sobre todo de este pringoso comestible y
de las bebidas que lo acompañan); y el
lanzamiento a bombo y platillo de edi-
ciones, reediciones y supuestos «monta-
jes del director», en DVD, coincidiendo
por lo general con el estreno de la conti-
nuación o la clausura de la serie. Con es-
tos elementos se ha encontrado la piedra
filosofal de la taquilla, hasta que la ga-
llina de los huevos de oro se muera de
puro agotamiento.

Cine, por favor

El tercero de los referentes, el narrati-


vo, debería ser el más sugerente de to-
dos. Las connotaciones evangélicas del
relato de Lewis laten también en el filme
van las manos ante posibles ataques por cada lector construye sus propias imá- de Adamson. Hay una profecía que afec-
no ser «fieles» a un arte pretendidamen- genes a partir de lo que lee, y es imposi- ta directamente a los cuatro hermanos
te superior. Al final, es inevitable que el ble que la visión del director coincida («los elegidos»): Asían —«león», en tur-
espectador se vea defraudado, porque con la suya. Y habría que añadir que con co—, figura mesiánica y rey de Narnia,
cuyo regreso propicia la llegada de la Narnia—, aunque no sea ése el propósi- son tan recurrentes como las reconoci-
Navidad, se sacrifica por los pecados de to central de su libro. das influencias de Lewis sobre J. K.
los «hijos de Adán y Eva» —en concre- En cuanto al análisis cinematográfico Rowling—, que proporciona ese aire
to, por la traición de Edmund—, hace del filme, y sin olvidar su opción por el melodramático tan del gusto de las su-
milagros y resucita —rompiendo la me- modelo puramente ilustrativo, es preciso perproducciones made in Hollywood.
sa de piedra en la que había sido sacrifi- señalar lo convencional de su factura. La Después de este despliegue de senti-
cado—, mientras despunta el sol de la machacona presencia de la música, los mientos, postizos y prematuros, los títu-
mañana... La película se apunta así, por efectos especiales y el sonido son los ele- los de crédito aparecen sobre el viaje de
derivación, a un recurso que acompaña mentos audiovisuales que priman en los chicos en tren, acompañados por una
al cine desde sus comienzos: transmitir ella. El prólogo es toda una declaración cámara que se mueve sin razón alguna y
el relato evangélico o sus resonancias de intenciones. Los planos iniciales si- adopta con frecuencia ángulos imposi-
fundamentales a través de una historia túan al espectador en un bombardero du- bles, lo que ocurrirá a lo largo toda la
aparentemente ajena a él. Ejemplos muy rante la segunda guerra mundial, lo que película. Salvo la media docena de pla-
conocidos son los de Superman (1978), supone una novedad con respecto a la nos cenitales que salpican la narración
de Richard Donner; Ε. T. (1982), de Ste­ novela y anticipa la incoherencia del di- —acordes con la índole evangélica del
ven Spielberg, o Terminator (1984), de rector a la hora de fijar el punto de vis- mensaje que se pretende transmitir—, el
James Cameron, que han sido estudia­ ta. Después se nos introduce en la casa resto de las opciones son cuando menos
dos por Jordi Batlló y Xavier Pérez en el de la familia Pevensie, que tiene que discutibles. El exhibicionismo, en la lí-
cuarto capítulo de su interesante ensayo ocultarse en un subterráneo para prote- nea de la trilogía de Jackson, y la arbi-
sobre las estructuras narrativas, La se- gerse del ataque aéreo. Tras una secuen- trariedad caracterizan a una cámara que
milla inmortal. Lástima que los autores cia de acción bastante gratuita, asistimos parece exclusivamente interesada en el
no profundicen en las connotaciones a la lacrimógena despedida entre los golpe de efecto y la sorpresa fácil. La ar-
ideológicas de cada tipo de relato —evi- crios y su madre, en el andén de una es- ticulación lógica de los elementos de
dentes en el caso de Las crónicas de tación —las referencias a Harry Potter lenguaje es casi inexistente en una pelí-
CINE Y LITERATURA

cula formalmente caótica, a excepción Pero, por encima de sus posibles mé- la inquietante Caché (2005), de Michael
del acertado tratamiento cromático, basa- ritos, Las crónicas de Narnia: El león, Haneke; Saraband (2003), del gran maes-
do en dos tipos de colores: los fríos do- la bruja y el armario es una obra irre- tro sueco Ingmar Bergman, o Manderlay
minan tanto en las escenas del mundo gular, que apenas aporta nada en casi (2005), de Lars Von Trier, magníficas
«real» como en las que se desarrollan du- ningún sentido, salvo en el económico, creaciones que se proyectan casi siem-
rante el helado invierno de Narnia; los cá- y que prolonga peligrosamente las peo- pre en salas vacías o marginales, con un
lidos se reservan para el momento del res tendencias del cine más comercial. número de copias limitado y muy poco
deshielo y de la victoria final de los «bue- Si la obra literaria de referencia —como gasto en publicidad. Y es que lo que se
nos». No parece casual este planteamien- ocurría también con Harry Potter— tie- sale de la pretendida «normalidad» re-
to, si se tiene en cuenta un aspecto que no ne el valor de conectar a los más jóvenes sulta peligroso para quienes detentan el
debe pasar inadvertido: Lewis propone con la lectura, las películas que las ilus- control de los recursos. Tal vez por ello,
en su novela una asociación del mal y la tran sólo benefician a los grandes estu- más que entrar deberíamos salir todos de
muerte con el color blanco, inversión de dios, empeñados en una labor de homo- ese armario que conduce al fascinante
lo convencional que estaba presente ya, geneización del gusto y de producción mundo de Narnia y lanzar un grito firme
por ejemplo, en la novela Moby Dick de en cadena, en claro perjuicio de otros ti- en defensa de la diferencia. •
Herman Melville —en el capítulo «La pos de cine distintos, que los hay. Ejem-
blancura de la ballena»— y que subvier- plo de ello son los recientes estrenos de *Ernesto Pérez Moran es crítico de cine.
te la famosa teoría de la asociación cerra-
da entre colores y conceptos formulada
por el pintor Vassily Kandinsky.
No es éste el único rasgo interesante del
largometraje. Una de las características Ficha técnica
del relato de Lewis es que la mayoría de
las criaturas están sacadas de la realidad Versión cinematográfica
(leones, rinocerontes, leopardos), en con- El león, la bruja y el armario (Crónicas de Narnia II), de C. S. Lewis.
traposición con los orcos y dragones de Barcelona: Destino, 2005.
El señor de los anillos. Los modernos or- Existe ed, en catalán -El lleó, la bruixa i l'armari-
denadores y el trabajo de los técnicos per-
miten que por primera vez unos animales Versión cinematográfica
corrientes sean generados por ordenador
con altas dosis de realismo. El problema Las crónicas de Narnia: el león, la bruja y el armario
es que tanto alarde digital hace de este ti- Dir: Andrew Adamson. Prod: Mark Johnson y Philip Steuer para Walt
po de obras unos productos tan efímeros Disney Pictures, Waiden Media y Lamp Post Productions
como las máquinas que los crean... El (Estados Unidos, 2005).
epílogo añadido, en el que el profesor de- Gulon: Andrew Adamson, Ann Peacock, Christopher Markus y Stephen
ja abierta la puerta del armario que da ac- McFeely, sobre la novella homónima de C. S. Lewis.
ceso a Narnia —como abierta queda la Intérpretes: Géorgie Henley (Lucy Pevensie), Skandar Keynes
puerta a nuevas entregas de la serie, pre- (Edmund Pevensie), William Moseley (Peter Pevensie), Anna Popplewell
visiblemente con periodicidad anual— y (Susan Pevensie), Tilda Swlnton (bruja Blanca), Jim Broadbent (profesor).
el descubrimiento de la actriz Géorgie
Henley, en el papel de Lucy, son también
aspectos destacables de esta película.
COLABORACIONES

De fulgor a fulgor
Vida y lecturas

Asun ΒαΙζοΙα"

En estas páginas, la
escritora e ilustradora
Asun Balzola nos
desvela cómo empezó
a leer y lo que ello
significó: «La lectura,
la comprensión de
aquellos astros
gráficos llenos de
misterio en el universo
del papel color
barquillo era un arma
defensiva en la jungla
de la vida [...]».
Luego hace un repaso
de los autores y libros
que fue descubriendo
en las distintas etapas
de su vida y en los
οώ/ ^¿O^AVHÍ países a los que viajó.
COLABORACIONES

E mpecé a leer poco a poco, casi


sin darme cuenta. Salía a la calle
de la mano de la abuela Romana
y deletreaba en voz alta los rótulos de
las tiendas. Descifrarlos era maravilloso
y el alma se me esponjaba. Era un paso
muy importante en el camino de la vida,
y es que aunque mis hermanos y yo dis-
frutáramos mucho de los placeres que es-
taban a nuestro alcance, sabía que aquélla
no era fácil. Cuantas más armas tuviera
para defenderme, mejor.
Cada vez que terminaba de deletrear
una palabra con éxito, la abuela me
apretaba la mano.» (A. Balzola, Txori-
buru. Cabeza de chorlito, Destino.)

«Casi sin darme cuenta», es decir sin


didactismos, sin exigencias ni pretensio-
nes sólo la cálida recompensa de la ma-
no de mi abuela Romana abarcando la
mía. Poseía muchas palabras y era due-
ña de los refranes que jalonaron mi in-
fancia. Decía: «A buen entendedor...»,
y prolongaba un silencio despectivo.
—A buen entendedor, ¿qué, abuela?
—Ya sé yo lo que me digo, hijatxo.
Mejor callar.

Cuando jugaba con mi hermano la


abuela otra vez:
—Sí, ríe ahora que ya llorarás luego.
Dime con quién andas...
—Dime con quién andas, ¿qué, abue-
la?
—Nada, nada que sois tal para cual,
refitolera.

¡Qué misteriosas sus palabras!


Palabras, palabras, deliciosas como
chocolatinas que uno saboreaba en la Asun Balzola y su hermano Martín en la playa, en 1946.
dulzura de la noche. Refitolera, desafo-
rada, txoriburu. Y las otras, las palabras
tipográficas quietas en la serenidad de
la página cuyos caminos recorría con el siones de las guerras entre moros y cris- Que sea de plata y oro
dedo abriendo brechas en otros mundos tianos. Adornada de esmeraldas
y otras gentes. Palabras escritas que en- La lectura, la comprensión de aquellos Y en lo alto de la torre
lazaban los signos con la música de su astros gráficos llenos de misterio en el A Delgadina entregadla,
sonido: universo del papel color barquillo era un Que más de sed que de hambre
arma defensiva en la jungla de la vida, A Dios le entrega su alma.»
«—i Abenámar, Abenámar, pues era necesario tener armas, y cuan-
Moro de la morería, tas más mejor, porque hasta tu padre te En el momento en el que la música de
El día que tú naciste podía meter en una torre de no andarte las palabras te atrapa, estás perdido. Co-
Grandes señales había!» con ojo. El romance lo contaba. mienza el amor más hermoso, más se-
reno de la vida, el más duradero: la lec-
La belleza de los romances, la grave «Esclavas por ser esclavas, tura. No hay más que observar a las
música del castellano antiguo en las ten- Dadme una jarrita de agua, mujeres que leen en el metro (general-
pueden hacer cuatro Muttis)\ y las na- cas y Dolores, la de Calatayud, decía la
ranjas que, según dices «andan rodando copla que había muerto de vergüenza y
por el pasillo» se convierten en «Oran- «sin sabores», que debía ser una enfer-
gen», soles reverenciados para los niños medad muy rara. ¿Ponía mermelada so-
y niñas de pelo pajizo que llegan de una bre el pan y no le sabía a nada?
guerra más devastadora aún que la que Quien se llevaba la palma de las cruel-
hemos sufrido nosotros. dades era el amante enamorado que que-
En la escuela alemana me encontré ría hacerse un rosario con sus dientes de
con la hache aspirada —de la que me marfil 3 —los de ella—. Peor que Barba
enamoré sin freno— y, ¡voto a bríos!, Azul, un desatinado que se casaba con
mis deseos de ser pirata se tambalearon unas doncellas bien mentirosas para su
ante la sonora afirmación de que allí es- desgracia. Yo le tenía bastante simpatía
taba el único, el irrepetible Struwwelpe- a pesar de que me aterraran los cadáveres
ter, el niño perverso que no se dejaba de sus mujeres. Que tuviera la barba azul
cortar ni las uñas ni el pelo: me parecía muy bonito, muy surreal (la
barba sería color azul marino y brillaría
«Sieh einmal hier steht er, como un cielo nocturno), ahí no estaba
Pfui! Der Struwwelpeter! el quid del asunto. El quid tenía que ver
An den Händen beiden con la llave y las manchas de sangre que
Liess er nicht schneiden no se borraban nunca y era ésta una no-
Seine Nägel fast ein Jahr.» ' ción tan desasosegante que me quitaba
el sueño.
Y, sin atrevernos confesárselo a adul- Cuando, a los 20 años, tuve el acci-
to alguno, todos pensábamos: ¡Vaya dente de coche que de poco acaba con-
güevos que tiene este tío! migo, estuve ocho meses sin poderme
mover de la cama, mi hermana Ana ve-
«... cuando empecé a leer... la reali- nía a la clínica casi a diario. Para com-
dad se desdobló como un papel de en- batir el aburrimiento yo solía pregun-
volver con un pliegue en medio: en un tarle:
lado, la vida real, y en el otro, los libros. —Hermana Ana, hermana Ana, ¿qué
Los libros misteriosos que leían mis her- ves por las ventanas?
manos y mamá y papá, y que pronto en- Ana se asomaba a la alameda Recalde
tendería yo también.» y respondía:
—Sólo veo nubes de polvo, hermana,
«Me sentaba en el suelo con uno de nubes de polvo.
los tomos de los Blanco y Negro encua- —¿Acaso no son mis hermanos que
dernados y leía las letras grandes de los vienen a rescatarme?
anuncios. Recuerdo el de la mujer con —No, que son carneros, hermana, que
unos rizos oscuros hasta la cintura que son carneros. '
sostenía un frasquito en las manos. Son- Y nos moríamos de risa.
reía feliz, ¿qué había descubierto?»
«A la hora de escribir me complicaba
«"Abrótano macho" decía el rotulo. mucho la vida. Dibujaba gente con un
"Tónico para el cabello." globo que decían "hola". A pesar de que
mente son ellas las que leen), en el au- —Abuela, ¿qué es abrótano macho, nadie escribía como yo, insistía en escri-
tobús Madrid-Bilbao, en el avión. Son tónico para el cabello? bir "a espejo". Los sonidos tenían su si-
felices y, cuando levantan la vista y su —Un crecepelo, hijatxo. tio en el espacio, así que la "a" de "ho-
mirada se cruza con la tuya, no te reco- Daba miedo. ¡Qué nombre más feo!» 2 la" tenía que estar junto a la boca
nocen; están en otro lugar. mirando a la campanilla. Una mañana de
Al tiempo que memorizaba Delgadi- En su tocador vestido de cretona flo- domingo en la que leíamos tebeos y yo
na, mis padres me metieron en una es- reada, mamá tenía un pote de crema pa- estaba sentada en la cama de mis padres,
cuela alemana, precaria pero fascinante, ra la cara. Crema Pond's. Sonaba a luna papá me preguntó que por qué escribía
pues me encontré con otra lengua y, de (Poooond's) y, además, para acentuar el así, pero no creo que se enterara de nada
pronto, mamá era Mutti y papá Vati y parecido, era blanca y redonda. Sus a pesar de mis razonamientos, pues mis
¡qué desconcierto más grande, abuela, sombreritos los compraba en una som- explicaciones eran muy confusas. Cuan-
que ya no eres sino Grossmutter (que te brerería llamada Lola Moure que sonaba do empecé a ir al cole, como nadie me
va como anillo al dedo, pues contigo se lolamuuur parecido al mugido de las va- entendía, abandoné mi método de escri-

53
CLIJ191
COLABORACIONES

Φ-

. *
A/· A UytírU
Ί ! ->
k 7A:
A*

Joven leyendo = placer de leer.

tura, que siempre me pareció más lógico ñor Hobbson, vendedor de bolas de ca- Largas horas de lectura en una granja
que el oficial.» 5 ramelo, a Orgullo y prejuicio s, obra pa- perdida en Yorkshire, rodeada de ovejas
ra la que la lectura anterior nos había y bruma. Leía motivada por la enorme
La asociación entre la palabras escri- preparado a conciencia, pues fue un bau- curiosidad que siento por el xix inglés
ta, la hablada y la música, que me gustan tizo por inmersión en las costumbres in- (salvando el que tanto T. S. Eliot, como
tanto, y el revoltijo de lenguas en el que glesas. Descubrimos que «es una verdad Ezra Pound y Plath fueran estadouni-
viví mis días de formación, me los en- umversalmente conocida que un hombre denses).
contré, años después, leyendo la auto- que posea a thousend a year, mola». ' Aparecen Virginia y Leonard Wolf.
biografía de Elias Canetti. " En Bulgaria, Años después corroboramos que era Descubrí a Wordsworth y releí a Cole-
donde nace, escucha, de niño, el idioma cierto: Elizabeth Bennet es una pesetera, ridge y a Byron, pero más acorde con mi
español que hablan su familia, las sir- pero está cargada de razón. Para noso- época me hicieron vibrar Tom Hughes "
vientas de su casa y los judíos sefardíes tras de cualquier modo es tarde y vamos y Sylvia Plath.
de su barrio, y vive inmerso en un crisol dando tumbos con una maleta en un mun- En los tiempos de mi rotura de cabe-
de civilizaciones donde el ladino convi- do con decorados pintados por Friedrich, za, cuando crecí y descrecí como Alicia
ve con el búlgaro, el griego, el turco, el mientras que la Bennet instruye al jardi- y me pegaron el cuello como pudieron,
ruso, el alemán, el francés y el inglés. nero y toma el té con parsimonia. (¿como Wendy cosiendo la sombra a Pe-
Los cuentos alemanes coexisten con los Preferimos las alocadas Bronte a la ter Pan?), estuve unos meses en Colliou-
romances españoles, la música búlgara calma de la Austin, y luego caemos en re, donde, entonces (finales de los 60)
con la rusa y el niño se deja encantar por brazos —muy metafóricamente— de T. S. no había flores en la tumba de Macha-
todas las influencias que acunan sus pri- Eliot y su: do. En las tardes de tramontana me
meros años. acompañaba Maurice Rastoul, un ami-
Los lectores de mi generación, la del «April is the cruellest month, breeding go lexicólogo que conocí en una terra-
42, aprendimos la ironía con Guillermo Abril es el mes más cruel za del centro de rehabilitación, a pico
Brown 7 y posteriormente descubrimos Lilacs out of the dead land, mixing sobre el mismo Mediterráneo que Leo-
que su traductor, un tal López Hipkins, que pare lilas de la tierra muerta nardo Sciascia llamaba del «color de
si no recuerdo mal, había mejorado los Memory and desire, stirring vino». Empezamos nuestra amistad ha-
textos originales, cosa muy rara en nues- que mezcla el recuerdo y el deseo blando de El principito 12, pero después
tro país donde, por regla general, los tra- Dull roots with spring rain. me hizo conocer a Molière, a Balzac, a
ductores están tan mal pagados que no revolviendo tristes raíces con el agua Flaubert, a Pascal, a Barthes. I3 Tomá-
pueden ser excelsos y, casi sin darnos de lluvia.» I0 bamos el té en la cafetería del centro.
cuenta, pasamos de Guillermo y los tra- La enfermera con su francés catalani-
jes de Eton, de los archilanitas y del se- de una belleza lírica inaguantable. zado me dijo:
estemos sustituyendo los árboles por
molinos eólicos y quede siempre menos
naturaleza a nuestro alrededor.
Cuando volví de Collioure leí a Clarín
y su mejor novela La Regenta, " que me
gustó incluso más que Madame Bovary;
leí a Pérez Galdós, a Blasco Ibáñez, a la
Pardo Bazán, viajé a Roma por asuntos
familiares y me encontré con un médico
muy guapo que, cortejándome, me rega-
ló la novela Oblomov, " de Iván Gon-
charov. Oblomov es el hombre superfluo
por antonomasia, noción típica de la li-
teratura rusa del xix y según decía mi
amigo se le parecía mucho. Nunca estu-
ve de acuerdo pues la vitalidad, tanto fí-
sica cuanto intelectual, devora al segun-
do, mientras que Oblomov pasa las
primeras ciento cincuenta páginas de la
novela tumbado en la cama.
Para cuando me di cuenta estaba coci-
nando espagueti para el tal italiano y por
unos meses mis únicas lecturas fueron
¿'Enciclopedia della Brava Casalinga "' e
// Talismano della Felicita, un grueso li-
bro de cocina al estilo del de la marque-
sa Parabere. Casada con el susodicho,
hijo de un editor y librero, no pude me-
nos de convivir y disfrutar con la litera-
tura italiana hasta la locura.
Recuerdo una cena en Palazzo Mada-
ma, un palacio barroco en Monte Mario
desde donde se ve «tutta Roma» —las lu-
ces del Lungotevere, el ministerio de la
Marina, el monte Parioli—, donde cono-
cí a Einaudi, el magnífico editor que pu-
blicó, entre otros muchos, al primer es-
critor que se conoció en Italia del boom
latinoamericano, Julio Cortázar, en una
traducción impecable; a Natalia Ginz-
burg, " que tenía facciones similares a las
de una estatua azteca y cuyas novelas me
gustaban mucho. Era una mujer muy
agradable y lo era también Gianni Roda-
ri, escritor totalmente desprovisto de pre-
sunción a quien conocí bastante.
Una de mis primeras lecturas fue L'i-
Arriba, libros (De fulgor a fulgor). Abajo, el mundo vedado. sola d'Arturo, '8 de Elsa Morante, que
fue compañera de Alberto Moravia. L'i-
sola es un canto de amor al Mediterrá-
«Ah, mademoiselle Balzolá, ¡le thé a destroza la lengua inglesa —tan exacta, neo que pasó a ser mi mar y al que yo
la mente ça fait devenir amourrrrreuse!» tan concisa y cristalina—, pues cada vez aprendí a amar con parecido fervor. El
Flaubert me dio un buen consejo profe- que alguien lo utiliza en una conversación Mediterráneo es azul como cualquiera
sional y es el de titer I 'adjective. Hay que cae por un precipicio y se rompe la cabe- de mis acuarelas y, arrastrada por su co-
ser parco con estos, disciplinarse y evitar za como Humpty Dumpty. lor, ¡ahimé! traicioné la hache aspirada
su encanto, son tan importantes que yo di- La literatura inglesa del xix y del xx alemana y, desde entonces, no dejé de
ría que, por ejemplo, uno de ellos, nice, deja sabor a hierba y a rocío, aunque ya amar a la desesperada la lengua de San-
COLABORACIONES

no quiera agotar vuestra paciencia, ten-


go que citar Very strong and incredibly-
close, de Jonathan Safran, judío neoyor-
quino. Otro fulgor. •
*Asun Raizóla es escritora e ilustradora.

Notas
1. «Mírale, ahí está
¡Pfui!, el Struwwelpeter,
El que no se deja cortar las uñas
De ninguna de sus manos
Por lo menos desde hace un año.»
2. Balzola, Α., Txoriburu. Cabeza de chorlito,
Barcelona: Destino, 1998.
3. Alude al verso de la canción que dice: «Me voy
a hacer un rosario con tus dientes de marfil...».
(El emigrante, de Juanito Valderrama).
4. Cuentos de Perrault. Barba Azul.
5. Balzola, Α., Txoriburu. Cabeza de chorlito,
Barcelona: Destino, 1998.
6. Canetti, Ε., La lengua absuelta, Barcelona:
Muchnik, 1981.
7. Chrompton, Richmal, Guillermo el incom-
prendido, Barcelona: Molino, 1979.
8. Austin, J., Pride an prejudice, London: Pen­
guin, 2005.
9. «Es una verdad universalmente aceptada que
un soltero que posea una fortuna considerable,
deba ir en pos de una esposa» en Austen, J., Or­
gullo ν prejuicio, Barcelona: Juventud, 1981.
10. .Eliot, T. S., The Waste Land.
Autorretrato en silla de ruedas.
11. Tom Hughes (1930-1988) poeta inglés cuyo
matrimonio con la también poeta Silvia Plath aca-
bó con el suicidio de esta.
te, mi marido, que es además la de Dan- sin su hombre. Como decía la abuela 12. Saint-Exupéry, Α., El Principito. Barcelona:
Salamandra, 1990.
te. Dicen que el italiano más bello es el Romana: «A buen entendedor...». 13. Barthes, R., Fragments d'un discours amo-
de la «lingua toscana in bocea romana» Para no aburrir a los lectores, escri- reux. París: Editions du Seuil.
y así fue. Tuve el mejor maestro, pues el biendo listas de nombres de los muchos 14. Clarín. La Regenta.
italiano en el que se expresa es verdade- escritores italianos cuya obra conocí, ha- 15. Goncharov. I. Oblomov. Alba, 1981.
16. Casalinga: ama de casa.
ramente... ¡qué sé yo!, bombones bel- blaré della mia ultima scoperta y les di- 17. «Mi padre se daba todas las mañanas una du-
gas y, en aquellos tiempos ya lejanos, ré que el mismo fulgor de... por poner cha fría. Bajo el chorro gritaba, rugía: después to-
ejercité mis chapúrreos haciendo la un ejemplo, Cañas al viento ['' de la pre- maba un café con leche aguado, que rebosaba azú-
compra en Ponte Milvio, conduciendo mio Nobel (1926), Grazia Deledda, me car. Salía de casa cuando las calles todavía estaban
oscuras, y casi desiertas; salía en la niebla, en el
por la frenética ciudad, regateando co- lo ha causado el libro Yo no tengo miedo frío del alba de Turin, tocado con una boina ancha,
mo cualquier casalinga (¡qué gracia me de un autor muy joven llamado Niccoló calada como una visera en la frente, con un imper-
hacía la tal palabra!) y leyendo, (yo tam- Ammaniti,2" cuya versión cinematográ- meable largo y ancho lleno de bolsillos y de boto-
bién apasionada, yo también frenética, nes de cuero, las manos detrás de la espalda, la pi-
fica dirigida por Gabriele Salvatore se pa, ese paso chueco suyo, un hombro más alto que
yo también inammorata pazza) todo lo presentó el otoño pasado en el Festival el otro; en las calles no había aún casi nadie, mas
que caía en mis manos. de Berlín. él lograba chocar con las pocas personas con las
que se había cruzado, caminando ceñudo y cabiz-
Para acabar mi trilogía personal y Y tengo que terminar aquí, aunque bajo.» (Ginzburg, N., El poder de la palabra. )
oyendo cantar a Ornella Vanoni, leí Ana tendría que hablar de la literatura esta- 18. Morante, E., La isla de Arturo, Espasa Calpe.
Karenina, con lo que obtuve tres heroí- dounidense, americana, en fin... tantas 2004.
nas desgraciadas, la Bovary, la Regenta otras. ¿Cómo no recordar el placer que 19. Deledda, G., Cañas al viento, Newton Comp-
y Ana. Las tres escritas por novelistas me supuso leer Balzac y la costurera tonEditori, 1994.
hombres, las tres incidiendo en el sub- china! 2I 20. Ammaniti, N., ¡o non ho paura, Roma: Ei-
naudi. 2003.
consciente colectivo y reforzando el es- Acabo de volver de Roma y he saquea- 21. Sijie, D., Balzac y la costurera china, Barce-
tereotipo de la mujer que no sobrevive do la biblioteca de Sante, pero, aunque lona: Salamadra, 2001.
BIBLIOTECAS IMAGINARIAS

La biblioteca
de Suecia
Emilio Pascual4

LA ENCICLOPEDIA
DÉLOS
MUERTOS
PRIMERA EDICIÓN: 1938
N o es una biblioteca: es la bi-
blioteca. Su condición es-
pectral parece solicitar una
visita condigna; por ejemplo, hacia las
once de la noche y tras asistir en el Tea-
tro Nacional de Estocolmo a una repre-
sentación de la Sonata de los espectros
Biografías al detalle

«Lo que hace de esta enciclopedia al-


go único en el mundo —aparte de exis-
tir un único ejemplar— es su forma de
describir las relaciones humanas, los en-
cuentros, los paisajes, la multitud de de-
de Strindberg. ' Puedes oír cómo se cie- talles que constituyen la vida de un hom-
rra la puerta tras de ti, sentirte en la bi- bre.» No hay dato que no merezca ser
blioteca como en una casamata. En ella reseñado, por insignificante que parez-
se alberga la célebre, la monumental En- ca: todos los actos humanos tejen ese in-
ciclopedia de los muertos. trincado tapiz cuyo oculto significado,
Es también una biblioteca incompara- desvelado en la Enciclopedia como en
ble, como la de aquella abadía sin nom- un juicio final justifica o reprueba una
bre situada en algún impreciso lugar de la existencia. Sancho se hacía cruces de es-
cresta de los Apeninos: corrientes de pantado viendo cómo pudo saber el his-
aire, como en la abadía; salas idénticas, toriador que las escribió las cosas que él
comunicadas entre sí por estrechos pa- y su señor pasaron a solas: aquí asombra
sadizos; bombillas de exigua luz; telara- comprobar cómo la biografía de un ser
ñas. .. Pero lo verdaderamente importan- puede quedar transcrita con detalle a po-
te es la brumosa Enciclopedia, que se cos días de su muerte.
propaga sin término por sus polvorientas La Enciclopedia no abarca la historia
galerías. Cada sala contiene una letra de desde los orígenes, sino desde 1789, una
la Enciclopedia, y cada tomo de cada fecha significativa; tampoco recoge siem-
sala, encadenado como un galeote, está pre nombres que la arbitrariedad de la
sujeto con una gruesa cadena a anillas fama ha designado como «famosos»;
de hierro fijadas en los estantes, igual por el contrario, su objetivo es «corregir
DaniloKis (1935-1989) que en las bibliotecas medievales. la injusticia humana y conceder a todas
BIBLIOTECAS IMAGINARIAS

biografías al uso no suelen reparar en los


detalles menores que configuran la vida
de un ser: un atardecer apacible, una tor-
menta, una varilla de paraguas converti-
da en flecha, el perfume olvidado de una
rosa, una carta inesperada, la frase feliz
de un profesor que jamás recordó haber-
la pronunciado, un amor a deshora, una
nevada intempestiva... La Enciclopedia
de los muertos no olvida una mujer sin
importancia, ni sobrevalora la importan-
cia de llamarse Ernesto; el lector lee co-
mo si viviera los sucesos.
De este modo, la Enciclopedia es «un
verdadero tesauro». Nada deja de ser re-
gistrado. Los autores de la Enciclopedia,
«ese grandioso monumento a la dese-
mejanza, insisten en lo particular: cada
ser humano es para ellos sagrado..., no
existen en la vida humana ni cosas in-
significantes ni una jerarquía de los
acontecimientos... La historia es la su-
ma de los destinos humanos, un conjun-
to de acontecimientos efímeros». ' Los
redactores reciben la documentación de
toda una legión de eruditos dispersos
por el mundo, que envían periódicamen-
te sus mínimos datos a la central de Es-
tocolmo. Es motivo de consuelo, quizá
solo de resignación, comprobar que to-
davía queda en este mundo alguien que
anota y valora «cada vida, cada dolor,
cada existencia humana».
Danilo Kis Hace cien años, Alfred Nobel institu-
yó el premio que lleva su nombre. Todo
La Enciclopedia de los muertos premio Nobel debería aprovechar la re-
cepción del premio para consultar la En-
« X " El Aleph ciclopedia, siquiera para verificar la rec-
titud o el exceso del renombre de sus
predecesores. •

las criaturas de Dios un mismo lugar en da una de las veces que la había perci- *Emilio Pascual es escritor y editor.
la eternidad». De ahí que «la única con- bido o imaginado». Del mismo modo,
dición para entrar en la Enciclopedia de la Enciclopedia de los muertos anota Notas
los muertos es que la persona cuyo nom- «cada actividad, cada pensamiento, ca- 1. Las últimas palabras de la Sonata parecen un
bre figure en ésta no aparezca en ningu- da soplo creador, cada cota inscrita en pasaporte para la singularidad de la visita:
na otra enciclopedia». el registro, cada pala de barro, cada mo- «¡Que el Señor de los Cielos te sea propicio en
el viaje!».
Su estilo es único: esa insólita combi- vimiento que haya desplazado un ladri- 2. Esto del «juicio final» es una metáfora propia.
nación de «concisión enciclopédica» y llo de los muros derrumbados»... Su Me autoriza a emplearla el hecho objetivo de que
«elocuencia bíblica», ese «rápido desfi- precisión y minuciosidad son asombro- los redactores de la Enciclopedia «creen en el mi-
le de imágenes», esa «extraña simbio- sas: «allí no falta nada, ni el estado del lagro de la resurrección». De ese modo, en el día
terrible en que se desquiciarán los cielos y la
sis» de pasado, presente y futuro, produ- camino, ni los colores del cielo», ni «la tierra, «este registro será el gran tesoro del re-
cen en el lector la misma impresión de atmósfera de la época», ni siquiera la fi- cuerdo y la prueba, única en su especie, de la
bosque y árbol que la prodigiosa memo- losofía, «si es que la filosofía es una re- resurrección».
ria de Funes. Ya vimos que Ireneo Funes flexión sobre el sentido de la existencia 3. En ella se hace realidad la sospecha de Plinio:
«In bibliothecis loquuntur defunctorum inmorta-
era capaz de recordar «no solo cada ho- humana»... les animae». No en vano preside la Bibliotheca
ja de cada árbol, de cada monte, sino ca- Una reflexión sobre el sentido. Las Áurea.
LIBROS
DE 0 A 5 AÑOS La princesa que
Lα pri^Ce/o
bostezaba a todas Que bo/tezoba

La cereza gigante de horas o tocio/ Koro/

Jacinto Carmen Gil.


Ilustraciones de Elena Odriozola. Colec-
Patrick Tillard. ción O. Pontevedra: OQO Editora, 2005.
Ilustraciones de Barroux. Traducción de 36 págs. 10,50 €
Elodie Bourgeois. Barcelona: Juventud, ISBN: 84-96573-06-0
2005. 36 págs. 11,90 € Existen ed. en catalán —La princesa que
ISBN: 84-261-3481-5 badallava a tot hora— y gallego —A prin-
Existe ed. en catalán —La cirera gegant del cesa que boquexaba a toda horas —.
cisión, con frases cortas, algunas re-
senyor Joan —. petidas y otras en negrita, para enfa-
A través de este relato, en el más tizar, y arropado por unas excelentes
Jacinto ha plantado un pequeño cere- puro estilo del cuento tradicional, con ilustraciones de Odriozola. Con sus
zo y disfruta regándolo, podándolo, en las exageraciones y el humor como personajes extraños, ensimismados,
definitiva, mimándolo. El árbol dará un aliados, se hace patente la importancia de peculiares proporciones, elegan-
solo fruto: una cereza gigante que Ja- de la amistad, de los juegos comparti- tes e inquietantes a la vez, y con una
cinto vigila como un tesoro y, sobre to- dos en la infancia. La pobre princesa puesta en escena en la que los fondos
do, protege de depredadores externos protagonista, aislada en el castillo, se son importantes —fondo rosa fucsia
como los cuervos. Sin embargo, a pesar pasa el día bostezando. Su padre, el cuando se trata de la habitación de la
de su cuidado y vigilancia, el día que se rey, intenta encontrar la causa de ello princesa, fondo de tonos pálidos
dispone a comerse la enorme y preciosa y ponerle remedio, pero fracasa una y cuando es exterior o fondo amarillo
fruta tiene una sorpresa... otra vez. Hasta que un día, la prince- intenso para las dependencias de pa-
Quizá Jacinto hubiera tenido que co- sa tropieza con el hijo de un criado y lacio—, la ilustradora recrea la his-
merse la cereza antes, sin esperar a que ahí comienza una nueva vida para ella, toria, dotándola de una especial at-
se hiciera tan grande... En fin, hay al- llena de juegos y diversión. mósfera de encantamiento. Un relato
gunas moralejas en este cuento diverti- Es un cuento divertido, sin moral i- pensado para leerse en voz alta, con
do, narrado con sencillez y primor, con na, pero sin esconder su propósito afectación y para saborear las ilus-
un lenguaje rico y preciso impregnado «ejemplificado!"», narrado con con- traciones.
de humor, que tiene su perfecto reflejo
en unas ilustraciones esquemáticas, de
pocos elementos pero de gran fuerza
expresiva, en las que el pequeño y des-
nudo árbol con su gran cereza son pro-
Cúper perro volador las deseadas galletas, ante la mirada
atónita de la cotorra del vecino...
tagonistas. Protagonismo que compar- Montse Ganges. Lo que ocurre después es pura «ilu-
ten con Jacinto y los dos cuervos, cuyas Ilustraciones de Emilio Urberuaga. Colección sión», pura maravilla. Una anécdota
figuras danzan por las páginas de este Cúper. Barcelona: Combel, 2005. 24 págs. descabellada pero muy bien desarrolla-
álbum sin pretensiones, pero lleno de 6,90 € da a través de un texto sencillo, descrip-
encanto. A los prelectores no les costa- ISBN: 84-7864-980-8 tivo, adornado por algún intercambio de
rá «leer» las imágenes, mientras el adul- frases entre los personajes, y de unas
to «declama» el texto. ilustraciones llenas de expresividad y
Montse Ganges y Emilio Urberuaga movimiento. Un personaje, Cúper, que
han unido fuerzas para crear este perso- llegará al corazoncito de los lectores
naje canino encantador llamado Cúper por su ternura, su humor y su lado «ex-
al que en su vida cotidiana le pasan co- traordinario».
sas extraordinarias. En esta ocasión, el
can intenta llegar hasta el bote de galle-
tas situado, como no, en el estante más
alto de la cocina. Cuando recuerda su
sabor, Cúper menea la cola con energía
y rapidez; y así su cola se convierte en
una suerte de hélice de helicóptero que
le permite alzar el vuelo y acercarse a
LIBROS/NOVEDADES

El moco
Christian Morgenstern.
Ilustraciones de Norman Junge. Adapta-
ción de Henriette Hubacher. Santa Marta
de Tormes (Salamanca): Lóguez, 2005.
A gardería de dona 24 págs. 14 €
ISBN: 84-89804-93-1
Bixelmina
como tierno y descabellado, Junge ha
Jacobo Fernández Serrano. El alemán Norman Junge, ilustra- construido unas imágenes impresio-
Ilustraciones del autor. Colección Merlino. dor, pintor y creador de películas de nantes, en las que la arquitectura, el
Vigo: Xerais, 2005. 24 págs. 6,75 € dibujos animados, ha tomado presta- espacio, tiene lugar protagónico; un
ISBN: 84-9782-367-2 do uno de los poemas de su compa- escenario desmesurado para un moco
Edición en gallego. triota Christian Morgenstern —figura —magnífica la personalización que
atípica dentro de la literatura alema- hace el artista de ese humor espeso
Jacobo Fernández Serrano se dio a na, fallecido en 1914, que cultivó una y pegajoso que segregan nuestras
conocer al público gallego a través de las poesía inspirada en la rimas nonsense membranas mucosas— tan pequeño
páginas del desaparecida revista de co- inglesas—, para crear este álbum gro- y traidor. Y genial también la idea de
mic Golfiño. Fue así como pudimos tesco, absurdo, divertido que nos ad- hacer estornudar incluso a los edifi-
acercarnos al personal mundo creativo vierte de que uno puede coger un cios. Un álbum, en definitiva, magní-
de este artista que nos sorprendió por su constipado en cualquier momento. fico, una mirada divertida sobre el
originalidad, tanto en el tratamiento de Sobre todo, porque parece ser que los catarro que pueden entender los pre-
los textos como en el de las imágenes. mocos acechan a sus víctimas en lectores «leyendo» las imágenes, y
Xerais publica ahora su primer álbum cualquier lugar. que los demás apreciarán junto al poe-
para primeros lectores, en el que encon- Sobre el poema, tan minimalista ma que las inspira.
tramos la señas de identidad del autor.
El texto está concebido en forma de ro-
mance, y en él nos habla de un niño, Lu-
cas Leoncavalo, hijo de un domador y
de una trapecista, que va por primera
Vull una corona! quizá tenga las ideas demasiado claras
para su edad; el caso es que el encuen-
vez a una guardería. Allí, además de ni- Raimon Portell. tro entre los dos pone las cosas en su si-
ños y niñas, Lucas se encuentra con Ilustraciones de Ignasi Blanch. Colección tio: ella se da cuenta de lo «pesada» que
multitud de virus y bacterias que hacen Albums Illustrais. Barcelona: La Galera, es la corona; y él recupera su infancia.
a los escolares víctimas de todo tipo de 2005. 32 págs. 15 € Un cuento, pues, cargado de intención
enfermedades. Pero más peligrosa y te- ISBN: 84-246-3434-9 pero con una propuesta muy desenfada-
mible que los virus es doña Bixelmina, Edición en catalán. da, que refleja bien el carácter de los ni-
la profesora, que cree que no es malo que Existe ed. en castellano —¡Quiero una co- ños. Las ilustraciones subrayan ese as-
los niños cojan enfermedades, porque así rona!—. pecto «alocado», «inconformista» de la
quedan inmunizados y por eso cuida con historia, esa llamada a la libertad para
gran cariño de los bichitos infecciosos. divertirnos, para hacer «lo que quera-
Lucas y sus amigos, los animales del cir- Julia sólo tiene 3 años cuando ve pa- mos», con unas ilustraciones cercanas a
co, se encargan de darle un buen escar- sar la carroza real, con el rey, un niño de la caricatura, a lápiz con toques de co-
miento a la malvada profesora. su edad, luciendo la corona. Desde ese lor, de gran expresividad y movimiento.
En cuanto a los dibujos que aparecen momento, la pequeña decide que ella El texto también se desmanda a veces, y
en las dobles páginas tienen un toque también quiere una corona y ser reina, y la tipografía se agranda y disminuye a
onírico que les confiere una magia es- de ahí no se apea. Pide una corona en conveniencia.
pecial y que, en algunos momentos, cada cumpleaños, hasta que la consigue
contribuye a crear ambientes de pesadi- y con ella en la cabeza se dirige a pala-
lla. En ellos destaca la figura de doña cio. Allí encuentra al rey aburrido, ensi-
Bixelmina, con su extraño aspecto de mismado, y entonces Julia le enseñará
ave, sus largos brazos amenazadores y cómo ser «niño»...
el color rojo de su vestido. Es, sin duda, Con demasiada frecuencia todos
un trabajo muy personal que sitúa al au- arrastramos responsabilidades que no nos
tor en un lugar propio dentro de la LU. corresponden; es el caso de este rey-niño
M" Jesús Fernández. con vida de adulto. Julia, por su parte,

CUJÍ 91
Batalla ,
de
Naipes

DE ó A 8 AÑOS Batalla de naipes


Juan Ignacio Pérez Palomares.
Ilustraciones de Josep Rodés Jordá. Co-
Elurrezko panpina lección Libros para Soñar. Sevilla: Kalan-
draka Andalucía, 2005. 44 págs. 14,50 €
Enkarni Genua. ISBN: 84-9337-592-9 se desarrolla con fluidez apoyado en
Ilustraciones de Jesús Lucas. Colección Existe ed. en gallego —Batalla de unas magníficas ilustraciones que
Antzoki Txikia, 1. San Sebastián: Erein, naipes—. juegan a fondo la baza de los naipes,
2005. 38 págs. 8 € verdaderos protagonistas. Personajes
ISBN 84-9746-289-0 que salen y entran de las cartas, el re-
Edición en euskera. El autor se sirve de los personajes verso de los naipes, son recursos uti-
de la baraja española, concretamente lizados con gracia y elegancia por el
del rey de bastos —al que bautiza co- ilustrador.
La editorial donostiarra Erein ha hecho mo Sobruto Segundo— y del de espa- La narración, planteada con inge-
una clara apuesta por el teatro infantil. das —Afilado Primero el Cruel— pa- nio a nivel textual y visual, llega con
Consecuencia de ello es la colección que ra esta historia «ejemplar» sobre el claridad a los lectores de esta edad
este libro inaugura, Antzoki Txikia, de- sinsentido de las guerras, que conti- pero, al final, se incluye un glosario
dicada a libros de teatro para niños. núan cuando casi ya no queda nadie «de términos no citados pero que
Elurrezko panpina es la primera de vivo o nada por destruir. Pero mien- emanan de esta historia», donde se
las cuatro obras que se han editado den- tras los monarcas se afanan en su lu- explica el origen de juegos de cartas
tro de dicha colección. Escrita por En- cha estéril, sus vastagos —la infanta como el mus, el tute o el póquer, muy
karni Genua, escritora y conocida ma- Sotina la Basta y el caballero del Alto gracioso, con ocurrentes juegos de
rionetista, muestra la breve historia de Plumero— se enamoran, se casan y palabras, que quizá puedan apreciar
un muñeco de nieve y los problemas ponen fin a tanto despropósito. mejor los lectores de más edad y los
que tiene con la temperatura. En clave de humor, con un lengua- adultos. Conclusión: un álbum con
Esta obra teatral se ofrece con una bre- je expresamente pomposo, sembrado mucha miga, con muchas lecturas, de
ve sinopsis, y luego hay también una de expresiones ad hoc como «se lo ju- una factura y diseño impecable, y con
descripción de los personajes, así como gó todo a una carta» o «tenían un as un contenido inteligente, lleno de re-
una serie de juegos o actividades que se en la manga», el relato con moraleja ferencias y referentes.
pueden hacer en torno a la obra. Estas
últimas actividades (en base a la expre-
sión musical, corporal, lingüística o plás-
tica) pueden ser de gran ayuda para los El dragón de la luz de pote de mermelada y detrás de éste, el
docentes, pero el verdadero peso de la Caballero Blanco, su malvado persegui-
obra recae, como es lógico, en el texto luna dor. Felipe tendrá que tomar cartas en el
—acompañado de canciones y juegos— asunto.
y las ilustraciones, simples y sugeren- Cornelia Funke. No es un tema original, pero en ma-
tes, de Jesús Lucas. Ilustraciones de la autora. Traducción de nos de Funke, excelente narradora, con
Esperemos que este libro, al igual que Susana Gómez. Colección El Elefante Lec- gracia para los diálogos y para llevar a
los que le sigan, sirva como revulsivo tor. Madrid: Edaf, 2005. 60 págs. 7,95 € buen puerto situaciones «mágicas» que
para este género literario, el más pobre ISBN: 84-414-1674-5 embellecen nuestra vida cotidiana, re-
de la LIJ. Xabier Etxaniz. sulta de lo más entretenido y simpático.
La conocida autora alemana que tan Sus ilustraciones, esta vez a color, re-
bien cultiva la fantasía, nos obsequia es- dondean este relato apto también para
te breve relato lleno de encanto en el lectores de 7 y 8 años a los que no asus-
que no podía faltar un dragón —su ani- te vérselas con más de cuarenta páginas.
mal «fantástico» favorito— y un niño,
Felipe. Es una noche en la que la luna
brilla y todo dentro de la habitación de
Felipe está bañado en esa luz plateada.
Está a punto de dormirse cuando escu-
cha un ruido procedente del suelo, don-
de ha dejado el libro que estaba leyen-
do. De sus páginas saldrá, primero, un
espectacular dragón del tamaño de un

61
CLIJ19T
LIBROS/NOVEDADES

Cactus
Yoko Kitami.
Ilustraciones del autor. Traducción de Mi-
wa Pierre-Audain. Colección Los Espe-
ciales a la Orilla del Viento. México D. F. :
Fondo de Cultura Económica, 2005. 36
O capitán da baía págs. 9 €
ISBN: 968-16-7386-7
Daniel Ameixeiro.
Ilustraciones de Sofía Balzola. Colección Un relato extravagante y surrealista
Tucán. A Coruña: Rodeira-Edebé, 2005. El popular refrán «De tanto que te para el que Kitami ha recreado un
150 págs. 6,20 € quiero, te aboñego» tiene su plasma- mundo —un desierto— muy espe-
ISBN: 84-96352-26-9 ción en esta historia, urdida e ilustra- cial, con exuberante y exótica vegeta-
Edición en gallego. da por la pintora e ilustradora japone- ción y con unas casas suntuosas, co-
Existe ed. en castellano — El capitán de la sa, Yoko Kitami. Con sus pinceles mo la Somalico. Un universo
bahía —. crea un mundo muy especial donde dibujado hasta en sus más pequeños
vive Somalico, un gato humanizado detalles, poblado también de extraños
que se encapricha de un cactus. La animales que acompañan a Somalico
Los protagonistas de esta historia son cultivadora de estas plantas del de- en su aventura. Unas láminas inquie-
un viejo capitán sin experiencia de la sierto, le regala uno. Somalico lo cui- tantes y divertidas a la vez, con sor-
navegación, pero muy bueno constru- dará hasta extremos demenciales —lo prendentes detalles que no nos cansa-
yendo aparatos que él mismo inventa, atiborra de agua, vitaminas, fertili- remos de mirar y remirar, porque
un amable bruja algo despistada que zantes, lo pesa, lo mide, le lee cuentos siempre se encuentra algo nuevo. Un
cuando se pone nerviosa no es capaz de para que no se aburra, lo viste para trabajo espléndido para lectores de
acertar con los conjuros, una vieja esco- sacarlo de paseo, lo baña...—... todas las edades
ba, un gato, un papagayo, tres piratas
pequeñitos, otro pirata grande y fuerte
como un armario, un cocodrilo de ran-
cia estirpe con grandes dotes como es-
pía pero aquejado de dolor de muelas, y
La princesa y el El resultado es una glamourosa pues-
ta en escena, muy teatral, para uno de
un niño preguntón que llega a la histo- guisante los más conocidos cuentos del escritor
ria a causa de los fallidos conjuros de la danés; pero no sólo son deliciosas las
bruja. Lauren Child. escenas interiores, sino que también las
Con estos personajes y un considera- Ilustraciones de la autora. Fotografía de exteriores, con una recreación perfecta
ble dominio de las técnicas del relato Polly Borland. Traducción de Esther Rubio. de una noche de tormenta en medio de
para niños, el autor construye una deli- Barcelona: Serres, 2005. 48 págs. 14,90 € un bosque, tienen gran efecto dramáti-
ciosa historia en la que volvemos a en- ISBN: 84-8488-221-7 co. En cuanto al texto, es una reescritu-
contrar elementos que nos habían gusta- Existe ed. en catalán —La princesa i el pé- ra en clave humorística del cuento, en
do en otras obras suyas: agilidad en el sol—. la que la tipografía tiene también su
desarrollo de la trama, el humor que función expresiva. Una manera nueva y
con frecuencia se apoya en situaciones Lauren Child, la conocida y laureada deslumbrante de rejuvenecer un antiguo
disparatadas, el toque surrealista y la ilustradora inglesa, ha tomado prestado cuento.
sorpresa, la actualización de elementos el cuento de Andersen, La princesa y el
propios de los cuentos maravillosos. To- guisante, para llevar a cabo un logrado
do ello narrado utilizando un lenguaje experimento en el que ha unido dos de
que emplea, recreándolos, formas y re- sus pasiones: las casas de muñecas y la
cursos tradicionales: frecuentes onoma- ilustración. Con cajas y cartones pinta-
topeyas, la reiteración de situaciones, dos construyó las habitaciones del
los breves diálogos, los equívocos... cuento y las decoró con muebles de ca-
Completan el texto unas agradables sas de muñecas. Luego, con su habitual
ilustraciones que subrayan el carácter estilo, dibujó y recortó los personajes
caricaturesco de los personajes. Una que se mueven por estos escenarios tri-
lectura, pues, muy recomendable que dimensionales. Por último, la prestigio-
garantiza entretenimiento y diversión. sa fotógrafa Polly Borland, captó con su
M" Jesús Fernández. cámara este mundo en miniatura.

CUJÍ 91
DE 8 A 10 AÑOS Habría que...
Thierry Lenain.
Ilustraciones de Olivier Tallec. Traduc-
ción de Esther Rubio. Madrid: Kókinos,
2005. 28 págs. 13 € desde su inocencia, sin dramatismo,
ISBN: 84-88342-77-2 pero con una cierta tristeza, e imagi-
na cómo solucionaría este desaguisa-
do, con medidas que no por utópicas
Desde su isla, es decir, desde el se- se pueden considerar desacertadas.
no materno, el protagonista echa un El ilustrador ha resuelto este «aso-
vistazo al mundo y reflexiona sobre marse al mundo antes de nacer» colo-
los problemas que hay —la guerra, el cando a este niño, dibujado a lápiz, en
hambre, el abuso de poder, la conta- medio de los escenarios correspon-
minación...— e imagina soluciones dientes —de guerra, pobreza, la gran
«poéticas» para cada uno de ellos. Al ciudad con su riqueza y su miseria
final, a pesar de que no le gusta lo compartiendo espacio, el mar conta-
que ve, decide nacer. minado— como envuelto en una au-
Hermoso cuento en clave existen- reola blanca, como un observador que
Dedi mago ospetsua cialista y poética que hace un repaso
a las contradicciones más evidentes
no puede ser observado. Son unas lá-
minas a doble página muy pictóricas,
Juan Kruz Igerabide. de nuestro planeta, en el que hay ri- en las que se puede seguir el trazo del
Ilustraciones de Julen Tokero. Colección queza y miseria, recursos naturales pincel, de potente colorido, al que
Txan Magoa, 4. San Sebastián: Elkar, 2005. que contaminamos, poder que utiliza- acompañan y refuerzan esas reflexio-
34 págs. 6,75 € mos para emprender guerras... Todo nes no exentas de esperanza, de ma-
ISBN 84-9783-322-8 esto lo observa nuestro protagonista, nera más que eficaz.
Edición en euskera.

En esta cuarta entrega de las aventu- El hombre que no y, sorprendentemente, el camello le


ras del Mago Txan (personaje real y co- contesta que se dirige a una gran ciu-
nocido mago de la televisión vasca), el poseía nada dad. A su vez, el animal pregunta al
tándem Juan Kruz Igerabide y Julen To- hombre si le gustaría ir con él; la res-
kero nos trasladan hasta los tiempos de Jean-Claude Mourlevat. puesta es no, pero entonces el camello
Nefertiti en el Egipto Antiguo. Traducción de Marta Grech. Colección Un formula la cuestión de otra manera: ¿te
Mezclando la magia y la aventura, el Colibrí en el Bolsillo, 4. Ediciones El Colibrí, gustaría saber lo que te ocurriría si vi-
lector o lectora se sumerge en una his- 2005. 48 págs. 5 € nieras a la ciudad conmigo? El hombre
toria entrañable, amena y entretenida ISBN: 84-934570-5-1 dice que sí y comprueba lo que sería su
desde el principio hasta el final, con al- vida en la gran ciudad. Allí amasará una
gunos de los elementos típicos de este En realidad son relatos cortos, que in- gran fortuna, pero...
tipo de historias —el malvado hechice- cluso podrían ir ilustrados, pero a los Un relato con mensaje —el dinero no
ro, la bella princesa que se enamora del que se ha dado la «categoría» de nove- da la felicidad, podría ser uno—, narra-
protagonista, el mago bondadoso pri- las, editándolos en libros de pequeño do con sobriedad, con economía de pa-
sionero. .. — todo ello enmarcado en un formato, sin imágenes y con un diseño labras, directo al grano, pero rico en
sueño del que no sabemos si es sueño o «serio», como para adultos. acontecimientos que nos conducen a no
es realidad. El hombre que no poseía nada podría pocas reflexiones.
La caracterización de los personajes, ser un cuento de Las mil y una noches,
tanto a través del texto como por las y no sólo porque se ubique en el desier-
Jean-Claude Mourlevat
imágenes, así como el cuidado uso del to, sino por su aparente sencillez llena
lenguaje, la adecuación del las imáge- de sabiduría. Es la historia de un hom- E[ hombre
nes que posibilitan seguir el argumento bre que vive en un oasis y no posee na- que no poseía
a través de ellas, y, sobre todo, el humor da; aun así sabe disfrutar del aire que nada
que trasciende de la historia, hacen que respira, del frescor del agua que bebe,
nos encontremos ante una obra muy en- de la contemplación de las estrellas...
tretenida e interesante, reflejo de la ca- Un día pasa por allí un camello, sin ji-
lidad de sus autores. Xabier Etxaniz. nete. El hombre le pregunta a dónde va

CUJÍ 91
LIBROS/NOVEDADES

Izeko Mirenek lagun


berria du
Goio Ramos.
Ilustraciones de Eider Eibar. Colección
Matxinsalto, 30. Bilbao: Ibaizabal, 2005.
54 págs. 8,15 € ción entre las dos mujeres. «¿Enton-
ISBN 84-8325-874-9 ces, Arantza también es mi tía?», se
Historia de Nadas Edición en euskera. pregunta Uxue en este libro que es
una apología al respeto y al amor en-
Andrés Barba. Tras su opera prima, ganadora del tre las personas.
Ilustraciones de Rafa Vivas Colección Las premio Baporea 2004, con una histo- De una manera sencilla, con los
Tres Edades, 130. Madrid: Símela, 2006. ria fantástica y personajes mitológi- sentimientos por delante, el lector o
112 págs. 16,90 € cos, Goio Ramos ha cambiado com- lectora se adentra en un tema —el de
ISBN-10: 84-7844-960-4 pletamente tanto el estilo como la la homosexualidad— que, poco a po-
ISBN-13: 978-84-7844-960-6 temática de su obra. Uxue, una niña co, se va haciendo un hueco en la LIJ.
que tiene una excelente relación con Escrito con un lenguaje muy cuidado
su tía Miren, nos muestra cómo se en- y sin perder la perspectiva de la na-
En el pueblo de Nadas no pasa nada, turbia la vida familiar. Poco a poco, rradora, este cuento, ilustrado por una
hasta que «sucede un suceso extraordi- descubrimos que Miren tiene una de las nuevas incorporaciones a la LIJ
nario»: el cielo se queda sin estrellas; nueva amiga, Arantza, y es por ello vasca, es una excelente obra de litera-
sólo se ve un puntito blanco en medio por lo que la madre de Uxue está en- tura que nos ayudará a reflexionar y
de la negritud. Así que el pueblo se tie- fadada o molesta; al final, Ramos nos vivir en una sociedad más libre. Xa-
ne que movilizar. El alcalde, Doscintu- muestra de un modo natural la rela- bier Etxaniz.
rones, el boxeador, el hombre más fuer-
te del pueblo y Maderito, el niño más
valiente emprenden el peligroso camino
hacia donde viven los tres sabios. Han
de salvar tres obstáculos —la puerta de
Los bebedores de tinta pequeño bebedor de tinta roja son los
otros tres títulos disponibles que nos
los acertijos imposibles, el bosque de las Éric Sanvoisin. permitirán seguir la pista a estos perso-
cosquillas invisibles y el pasillo de los Ilustraciones de Martin Matje. Traducción najes deliciosos. Con ingenio, el escri-
botones y los miedos— para llegar has- de Herminia Bebia. Colección Vampiros tor francés ha sabido crear esta serie
ta ellos... Chupantintas, 1. Zaragoza: Edelvlves, 2005. que utiliza un mito del cine y la litera-
Los primeros capítulos del libro los 46 págs. 6,20 € tura de terror, el vampiro, para recon-
dedica el autor a retratar este pueblo tan ISBN: 84-263-5922-1 vertirlo en un «chupatintas» capaz de
tranquilo, donde hay gente trabajadora degustar como nadie los libros y las his-
y gente que descansa, personas alegres torias que en ellos se cuentan. Es un don
y personas tristes, y a algunos de sus Daniel es hijo de un librero, pero no que «inocula» a Daniel y que también
personajes emblemáticos: el alcalde, el le gustan ni los libros, ni leer. Un día, tiene su hija Carmela. Aventura, suspen-
poeta y su mujer, el boxeador, Maderi- escondido en la librería de su padre, se, humor, de todo tiene esta serie muy
to, niño nacido de una mata de pepino y descubre a un extraño personaje que bien apoyada en las ilustraciones a color
otra de tomate, o Jimena Delalmena, abre un libro, introduce una pajita en de Martin Matje, que nos ponen en si-
una aspirante a princesa que sueña con medio de las páginas y hace como si se tuación. Muy recomendable.
jugar al fútbol. Lo hace con un lengua- bebiera las letras. El chico comprobará,
je repetitivo que acentúa la comicidad y luego, que el libro está en blanco. Deci-
lo absurdo de estos protagonistas. Lue- de entonces seguir al extraño ser hasta
go viene la aventura, también con su el cementerio. Allí conocerá a Dracu-
punto mágico y estrafalario, en la que león y se convertirá en un «vampiro
la valentía y la solidaridad entre todos chupatintas»...
los habitantes del pueblo hace posible De esta manera se inicia una colec-
recuperar las estrellas. Una hermosa y ción, de cuidada edición, en la que Da-
extravagante historia, con personajes pe- niel vivirá no pocas aventuras, junto a
culiares y encantadores, muy bien arro- su amiga Carmela que, como él, se «be-
pada por las ilustraciones a color de Ra- be» los libros. Una bebida para dos, La
fa Vivas, tiernas y mágicas. ciudad de los bebedores de tinta y El
i Polizón
a bordo!
(El secreto de Colón)

M ,\ i
SÉfî í v?
. 7 1 c , r t , sua» *»«ii<

DE Í O A 12 AÑOS ¡Polizón a bordo! (El


secreto de Colón) tinamiento, las mentiras de Colón a la
tripulación con respecto a las distan-
Mamá vale diez Vicente Muñoz Puelles.
Ilustraciones de Federico Delicado. Ma-
cias navegadas, los cambios de rumbo
para seguir a unos pájaros, etc.— y de
camellos drid: Anaya, 2005. 158 págs. 8,50 € la personalidad del conquistador es-
ISBN: 84-667-4749-4 tán documentadas; pero deja espacio
Björn Sortland. también a la imaginación y, por nece-
Ilustraciones de Eulogia Merle. Traducción Este año se cumple el quinto cente- sidades de guión, Gonzalo se adjudi-
de Cristina Gómez Baggethun. Colección nario de la muerte de Cristóbal Colón ca la gloria de haber sido el que pri-
Ala Delta. Serie Verde, 45. Zaragoza: Edelvi- y aquí tenemos ya uno de los prime- mero avistó tierra, cuando en realidad
ves, 2005. 102 págs. 7,10€ ros acercamientos —desde la fic- quien lo hizo fue Juan Rodríguez
ISBN: 84-263-5612-5 ción— al personaje histórico con una Bermejo.
biografía sobre la que pesan no pocas Sea como fuere, de la mano de
Arve, un chico de edad imprecisa, nos incertidumbres. Pero aquí el protago- Gonzalo nos adentramos en esta pági-
narra el repentino viaje que hace la fa- nista no es el Almirante, sino Gonza- na de la historia de manera amena y
milia —su hermano Fredrick, la madre y lo, que de niño fue abandonado por su emocionante; y nos acercamos al per-
la tía Torunn— a Jordania. El padre les padre en Sevilla, donde paso a ser un sonaje de Colón desde una perspectiva
ha abandonado para irse a vivir con otra chiquillo de la calle. Aprendió, sin más humana, conociendo sus gran-
mujer y a la madre de Arve le toca la lo- embargo, a leer y escribir gracias a la dezas y sus flaquezas. En esta «in-
tería. Con ese dinero emprenden un via- hija de un comerciante italiano, y con mersión» en el siglo xv nos ayuda, y
je con algunas sorpresas: un príncipe este bagaje embarcó como polizón en mucho, Federico Delicado, con sus
árabe está dispuesto a comprar a la ma- la Santa María, donde Colón lo tomó ilustraciones a color, toda una recons-
dre de Arve por diez camellos. Pero, al como «secretario». trucción de la época y un retrato ex-
margen de ello, cada noche Fredrick, Muchas de las cosas que nos cuen- presivo de los personajes. El libro, de
convertido en una verdadera Sherezade, ta Gonzalo de este primer viaje del cuidada edición, tiene una separata
le cuenta a su hermano pequeño una Descubrimiento —el intento de amo- de actividades sobre la lectura.
parte de su aventura en el colegio, cuan-
do intenta hacerse novio de la chica más
popular de la escuela. Es un relato a
cuentagotas que para Arve es más im-
portante que lo que sucede en el viaje.
Mei-Mei vol ser rei los dragones han emigrado en busca de
gentes que escriban su historia—, para
El conocido escritor noruego Bjorn Mercé Viana. arropar la aventura de Aluci frente a
Sortland solapa muy bien estos dos «ar- Ilustraciones de Felip Baldó. Colección Eis Mei-Mei. Eso sí, un enfrentamiento sin
gumentos», uno más realista —y muy Llibres del Gat en la Lluna, 28. Picanya (Va- violencia, porque en todos los reinos de
importante para los adolescentes: cómo lencia): Edicions del Bullent, 2005. 80 págs. este cuento, personas y animales son
ligarse a la chica de sus sueños— y el 5,50 € pacíficos.
otro, el turístico, con todos los tópicos ISBN: 84-96187-30-6 La autora ha realizado un buen ejerci-
de un primer viaje a una país «exóti- Edición en catalán. cio de imaginación y ha trabajado a fon-
co» de una familia nórdica, pero muy do el lenguaje, que busca la comicidad
divertido. En conjunto, pues, una histo- y en el que hay un buen equilibrio entre
ria ágil, entretenida, con desenfadadas Obra ganadora del Premio Carmesina expresiones coloquiales y otras más tra-
referencias a las relaciones padres-hijos 2005 en la que, en clave de humor, se dicionales. Ha conseguido, además, no
y a las distintas maneras de conseguir nos cuenta la historia de una princesa caer en la cursilería o en el panfleto a la
novia —en una escuela noruega y en un lista, valiente y justa, llamada Aluci, hora de defender ciertos valores univer-
país árabe—. que consigue recuperar las coronas de sales que emanan de este relato alocado,
sus padres los reyes de manos del la- plagado de chispeantes diálogos.
drón, el dragón Mei-Mei. La autora in-
venta un mundo, unos reinos llenos de
peculiaridades —Meliconfit, el reino de
Aluci es conocido por la gran cantidad
de confiteros que hay; Cocollestín está
habitado únicamente por unos extraños
cocodrilos vegetarianos y en Dracfort,
solo vive Mei-Mei, porque el resto de
LIBROS/NOVEDADES

Atrapasueños DE 12 A MANOS
Milan Vukotic.
Ilustraciones de Elia Mañero. Traducción bia. El protagonista también necesita
de Pedro A. Almeida. Colección Sietele- encontrarlo para que le ayude a ven- Lau ipuin
cer a Caballo en el juego de canicas.
guas. Sevilla: Kalandraka Andalucía,
2005. 160 págs. 13 € Pero hay muchas más cosas en esta matteomigliar
ISBN: 84-9638-830-1 historia firmada por el director de tea-
tro, pintor y escritor de Belgrado, Mi- Karlos Linazasoro.
Existe ed. en gallego.
lan Vukotic; hay humor, ingenio, ma- Ilustraciones de Jokln Mitxelena. Colección
gia y unos personajes atractivos, Xaguxar, 140. San Sebastián: Elkar, 2005.
El protagonista de Atrapasueños es empezando por el propio protagonis- 90 págs. 7,20 €
ya adulto; regresa al lugar donde ju- ta que aprenderá que ganar no es tan ISBN 84-9783-330-9
gaba de niño y allí encuentra a unos importante y ayudará a Caballo, que Edición en euskera.
niños a los que les explica cómo ven- vive hostigado por su padre a ser
ció a Caballo, el niño más fuerte de la siempre el mejor en todo. Pero el re- Matteomiglia es un pueblo muy espe-
escuela, en una serie de pruebas para lato no tendría el mismo atractivo sin cial, allí el mar surge desde los buzones
no perder el derecho a estar en el par- las ilustraciones de Elia Mañero que de correos o abundan los peces en las
que con sus amigos. A partir de ahí la recrea el mundo real en dibujos más praderas. Pero no sólo el pueblo es es-
historia cobra tintes fantásticos; el convencionales, en tonos grises, y re- pecial, también los son sus habitantes.
protagonista comenzará a entrar y sa- serva el color, las figuras hechas con Por todo ello no nos ha de extrañar que
lir de otra realidad, la del cuento del tela, hilo y otros materiales para el Karlos Linazasoro nos ofrezca tres inte-
Atrapasueños. Ha ido hasta la casa de mundo onírico que, a veces, se en- resantes cuentos y una recopilación de
su abuela para saber cómo continuaba cuentran en una misma escena. Es un poemas (el bestiario de Franti) en este
el relato que comenzó a contarle la trabajo lleno de imaginación, con tex- libro donde la imaginación y el humor
madre, y allí se inicia su aventura: se turas y sensación de trimensíonalidad, aparecen unidos de la misma manera
le aparece la princesa Yoyó para pe- acorde con lo narrado. La cuidada que se nos presentan el texto de Linaza-
dirle ayuda para encontrar a su amigo edición y la gran calidad del papel soro y las ilustraciones de Mitxelena,
Atrapasueños y vencer a la reina Ra- permiten disfrutar de texto e imagen. las narraciones y los poemas, logrando
siempre una gran armonía y una exce-
lente complicidad.
Este interesante libro está dividido en
Y todo por un gato sobrino que, siguiendo a un gato negro, dos secciones claramente diferenciadas,
se internan en un caserón abandonado, por una parte están los cuentos, con
negro a punto de ser derruido, que pertenece a abundantes elementos fantásticos, y por
un escritor. Quedarán atrapados y la otra los 18 breves poemas —algunos
M a Teresa Aretzaga. única salida parece ser una estrecha es- con influencias de los haikus— sobre
Ilustraciones de Mariano Gabriel Epelbaum. calera que desciende a un extraño animales, acompañados por comenta-
Colección Tucán. Serle Verde, 70. Barcelo- mundo subterráneo, el mismo que des- rios a pie de página.
na: Edebé, 2005. 192 págs. 6,60 € cribe el escritor en sus libros. Un mun- Por su estructura, su temática y su ar-
ISBN: 84-236-7418-5 do poblado por dinosaurios, enormes gumento, nos encontramos ante una
Existe ed. en euskera —Eta dena katu beltz hormigas y otras lindezas que ponen obra singular, entretenida y amena, una
baten erruz—. en peligro la vida del tío Carlos y de obra representativa de dos de los mejo-
Héctor, el narrador. Pero encontrarán res autores de la LIJ vasca actual, el es-
Simpático homenaje a Jules Verne y más sorpresas... critor Karlos Lizanasaro y el ilustrador
su Viaje al centro de la tierra, a través Héctor es un cronista con mucha gra- Jokin Mitxelena. Xabier Etxaniz.
de una historia mucho menos ambicio- cia y desparpajo, que utiliza un lengua-
sa, una aventura exótica de un tío y un je coloquial para contarnos esta aventu-
ra imposible, sin base científica alguna,
pero agradecida y bien desarrollada, en
la que no faltan acción, peligro, alguna
situación cómica y ni algo de romanti-
cismo. El tono humorístico hace más
amena la peripecia que, en su modestia,
resulta de muy fácil y entretenida lectu-
ra. Sin más.
EDELVIVES
Libros que hacen lectores
LIBROS/NOVEDADES

ïYWa^tofeAô.

Tonecho de Manta de estrellas


Rebordechao Ricardo Lisias.
Ilustraciones de Itziar Ezquieta. Traduc- do, pero suavizado por la inocencia
ción de Antón Fortes. Colección FOQO. que, a pesar de todo, conserva este me-
Breogán Riveiro. nino, empeñado en aprender a leer y
Pontevedra: OQO, 2005. 146 págs. 16 €
Ilustraciones de Evaristo Pereira. Colección escribir porque así cambiará su vida,
ISBN: 84-96573-12-5
Arbore. Vigo: Galaxia, 2005.166 págs. 8,90 € tendrá trabajo y podrá comprar una ca-
Existen ed. en gallego —Cobertor de es-
ISBN: 84-8288-864-1 sa. Un cura le enseña a escribir «meni-
trelas— y en catalán —Manta d'estrelles—.
Edición en gallego. no» y el niño cree que con ello ya es
suficiente; cuando averigua que es só-
Rebordechao es una minúscula aldea Denuncia social de la situación de lo el principio se siente defraudado y
con poco más de veinte mil habitantes, los niños —meninos— de la calle en desanimado, pero pronto volverá a
perdida en el interior montañoso de la Brasil, pero pasada por el tamiz de la sentir curiosidad por saber lo que di-
provincia de Ourense. Desde allí nos ha- literatura. La voz narrativa en tercera cen las letras...
bla Tonecho, un niño «urbanita» que, por persona podría ser la del menino pro- Al margen del miedo a dormir solo,
dramáticas circunstancias que se citan de tagonista que de esta manera se distan- de la búsqueda de comida, de los ro-
pasada, ha ido a vivir a la aldea con sus cia de su propia existencia, para rela- bos, de las violaciones, del recuerdo
abuelos. Tonecho es observador, curioso, tarnos su día a día de manera casi de su padre alcohólico y maltratador,
inquieto e imaginativo. A través de sus «objetiva», aunque los sentimientos, el menino juega, como todos los ni-
palabras nos da a conocer el pequeño las sensaciones, los sufrimientos aflo- ños, sueña, se enamora... Es un rela-
mundo que lo rodea, una sociedad en de- ran en cada capítulo. El menino, sin to muy humano, en el que afloran
cadencia, a punto de desaparecer: la aldea dramatismos, sin quejarse, lucha por sentimientos contradictorios —mie-
en la que sólo viven viejos y en la que la sobrevivir en la calle donde hay tantos do, ilusión, soledad, cariño, rabia, ter-
mayoría de las casas están deshabitadas; peligros que lo amenazan, desde la po- nura, odio, agradecimiento...— que
la escuela unitaria, tan distinta de su an- licía, que sabemos que mata impune- Itziar Ezquieta ha ilustrado con unos
terior colegio, y Sábela, la joven maestra, mente a estos niños, hasta los propios collages de gran fuerza plástica, en
de la que Tonecho está enamorado en se- compañeros —los mayores violan a los que, de manera simbólica, afloran
creto. También nos habla de Kevin, su los pequeños—. Es un testimonio cru- todos esos sentimientos. Maravilloso.
amigo gordo, siempre a dieta y siempre
con hambre; de Langrán, su perro fiel,
compañero de aventuras y, sobre todo, de
sus abuelos, Hermosinda y Manolo, una
deliciosa pareja de ancianos que se pasan
El maestro de una gran imaginación y capacidad para
fabular. Ella dará forma a las historias
el día discutiendo entre ellos por peque- Scherezade antiguas que Yalal ad-Din ha compilado
ñas cosas. en sus viajes por el mundo y a las mo-
Destacan en el relato el humor, que se César Vidal. dernas que el sabio comenzó pero no
deriva tanto de la forma de expresarse el Colección El Barco de Vapor. Serie Roja, supo acabar.
protagonista, como de las anécdotas de 167. Madrid: SM, 2005. 222 págs. 6,50 € Es el siglo x, y estamos en el centro
la vida cotidiana, y también la ternura ISBN: 84-675-0497-8 del imperio musulmán, Bagdad, durante
en el tratamiento de los personajes, en el mandato de Al-Mamún, que aquí se
especial los abuelos, descritos con espe- ¿Quién escribió Las mil y una no- presenta como un desalmado y ambi-
cial cariño, respeto y dignidad. Hay ches! ¿Existió Scherezade? ¿Quién era? cioso califa. El autor ha retratado con ri-
igualmente en la historia dosis de mis- Todas estas dudas quedan despejadas en gor histórico la época pero ha dejado
terio ya que Tonecho, como la mayoría esta novela de aventuras, con trasfondo volar la imaginación en cuanto al resto
de los niños, siente el ambiguo atractivo histórico. El protagonista es un sabio para ofrecernos un relato sobre la tras-
del miedo, y la aldea, con sus casas fan- persa, Yalal ad-Din, que recoge en su tienda de Las mil y una noches. En me-
tasmales y, sobre todo, con la historia casa a un chico herido, Yusuf, que ha dio de los capítulos se insertan breves
del hombre lobo asesino que allí vivió huido de la «Marina» del califa Al-Ma- textos de Scherezade. Muy entretenido.
años atrás, se presta para dar rienda mún, en la que había sido reclutado a la
suelta a la imaginación. fuerza. Lo cura y lo convierte en su «es-
Este delicioso relato, de amena e inte- clavo». Los dos emprenderán viaje a
resante lectura, le valió a su autor el Bagdad para ayudar a un amigo del Ya-
Premio Raíña Lupa 2004, otorgado por lal, Umar, un sabio en la corte de Al-
la Diputación de A Coruña. M" Jesús Mamún sometido a una dura prueba.
Fernández. Umar tiene una hija, Scherezade, con

CUJÍ 91
EL TRIPULANTE
DE COMETAS
M ¡J me .McOiughrcin

Las aventuras de
Tom Bombadil

LOS IMPERDIBLES
El tripulante de
cometas Las aventuras de Tom
Bombadil en décadas anteriores, que completa-
Geraldine McCaughrean. ban el universo literario de la Tierra
Traducción de Mercedes Núñez Salazar. J. R. R. Tolkien.
Media, con tradiciones y leyendas re-
Madrid: Alfaguara, 2005. 280 págs. 6,75 € . Ilustraciones de Pauline Baynes. Traduc-
lacionadas con los hobbits y repletas
ISBN: 84-204-6776-6 ción de Lista de Correos Tolkien en Espa-
de hadas, elfos, trolls, el Hombre de
ñol. Barcelona: Minotauro, 2005.158 págs.
la Luna, animales fantásticos como el
16€
Un día antes de embarcarse en una Olifante y el Fastitocalón... El libro
ISBN: 84-450-7194-7
nueva travesía, el marinero Gou Peí lle- se abre con dos largos poemas dedi-
Edición bilingüe inglés/castellano.
va al puerto a su hijo de 12 años, Hao- cados a Tom Bombadil, uno de los
you, para visitar su barco y para que personajes más excéntricos y sorpren-
asista a la tradicional ceremonia de Como parte de las celebraciones de dentes de la Tierra Media.
«probar el viento», con la que los bar- su 50 aniversario, y especialmente de- Con buen criterio, y debido a la di-
cos se aseguran una travesía próspera. dicado a los seguidores de Tolkien, la ficultad de traducción de los poemas,
Para su desgracia, Pei es el elegido co- editorial Minotauro publicó a finales Minotauro ha publicado el libro en
mo «probador de viento» (un «honor» de 2005 Las aventuras de Tom Bam- versión bilingüe inglés/castellano, pa-
reservado a vagabundos y borrachos) y badil y otros poemas del Libro Rojo, ra que los lectores puedan acceder a la
muere durante la prueba. Haoyou com- el único libro relacionado con la saga riqueza del material original. Ade-
probará que todo ha sido una treta del de El señor de los anillos, que aún no más, la cuidada edición incluye los
segundo oficial Di Chou, un hombre había sido traducido al castellano. preciosos dibujos de Pauline Baynes,
brutal y sin escrúpulos, que envió a su Publicado originalmente en 1962, la ilustradora también de Crónicas de
padre a la muerte para poder casarse el libro es una recopilación de poe- Narnia, que acompañaron a la prime-
con su madre. Para impedir la boda, el mas narrativos, escritos por Tolkien ra edición inglesa.
chico se compromete a mantener a la
familia dedicándose a fabricar cometas,
pero un incendio provocado por Di
Chou los deja en la miseria. Desespera-
do ante la boda inminente, Haoyou de-
Emily the Strange mentai, sino una serie de imágenes —en
blanco, rojo y negro— apuntaladas con
cide tenderle una trampa al marinero, Cosmic Debris. frases lapidarias que nos transmiten el
pero para ello tendrá que ofrecerse co- Ilustraciones de Buzz Parker, Brian Brooks y pensamiento, la manera de ser de esta
mo «probador de viento». Su hazaña le Rob Reger. Barcelona: Norma, 2005. 64 niña, cercana a Wednesday, de la Fami-
permitirá incorporase al Circo Jade, págs. 11,95 € lia Addams. La edición, muy cuidada,
donde se convertirá en «el muchacho ISBN: 84-96415-26-0 nos permite disfrutar de una imágenes
pájaro». minimalistas acompañadas de unas fra-
Con un original punto de partida —la ses ambiguas, con juegos de palabras,
brutal prueba de viento—, la autora in- Emily the Strange es un personaje — que tienen tantas interpretaciones como
glesa (que ha sido la elegida para escri- un niña mconformista de 12 años, que lectores. Los brillos en las ilustraciones
bir la segunda parte de Peter Pan, de vive con cuatro gatos negros, viste de esconden también palabras, mensajes
próxima publicación, también en Alfa- negro y que tiene una mirada sarcástica dando pie a un juego de descubrimien-
guara) pone en pie una emocionante no- sobre el mundo— que nació a princi- tos que no se agota con la primera lec-
vela de aventuras, ambientada en la pios de la década de los 90 y enseguida tura. Es una obra distinta, es un perso-
China tradicional, llena de intriga y sor- originó un potente merchandising de najes enigmático, seductor. Los otros
presas, y con un jovencísimo héroe ca- camisetas, bolsos, chapas, pegatinas, ta- títulos publicados son: Emily. El libro
paz de todo, incluso de transgredir las blas de skate e, incluso, guitarras que ha de las cosas extrañas y Las dulces pe-
rígidas leyes de familia, por amor a su llegado a España mucho antes que sus sadillas de Emily the Strange.
madre. Hay que destacar, además, un libros. Por lo tanto, muchos lectores la
«coro» de personajes —la discreta pero habrán «consumido» antes que leído.
enérgica prima Mipeng, sobre todo— Ahora, este icono feminista de reminis-
magníficamente dibujados, y las por- cencias punk-rock y estética gótica, nos
menorizadas descripciones de las cos- llega en papel; en un libro que no es un
tumbres de los «bárbaros» mongoles... cómic, sino más bien un pequeño álbum
Una lectura para disfrutar. ilustrado donde no hay un hilo argu-
LIBROS/NOVEDADES

Vila Cerdeira
Daniel Ameixeiro.
Ilustraciones de Xosé Cobas. Colección
Vidas Punto de Encontró. A Coruña: Everest- La forma de narrar por la que ha
optado el autor es de una gran conci-
Galicia, 2005. 88 págs. 7,50 €
Mercè Rivas Torres. ISBN: 84-403-0514-1 sión y aparente sencillez, con un esti-
Colección El Corsario, 8. Barcelona: La Ga- Edición en gallego. lo que nos ha recordado en muchos
lera, 2005. 232 págs. 9,30 € aspectos al gran Juan Farias, incluso
ISBN: 84-246-2468-8 en la presencia de un anónimo recep-
Existe edición en catalán —Vides—. Vila Cerdeira es el nombre de un tor al que se alude como «señor» y al
pequeño pueblo, con pocos habitan- que parece que la voz narradora diri-
tes, cuatro casas y una plaza en la que ge sus palabras. Las frases, breves y
Tetuán es el punto de reunión de ocho hay un pozo que no da agua y, junto a precisas, están cargadas de sugeren-
jóvenes emigrantes africanos y marro- él, un cerezo que da buena sombra. cias y connotaciones; se recurre a un
quíes que, en busca de una vida mejor, Con este escenario como fondo, el paralelismo en las enumeraciones, se
han abandonado su hogar en Chaouen, autor construye un relato «coral», una reiteran formas con una utilización del
Ruanda, Fez, Agadir o Smara, y se dis- historia en la que se van entretejiendo lenguaje narrativo que busca apro-
ponen a cruzar el Estrecho rumbo a Es- las vidas de los habitantes del pueblo, piarse de la oralidad y también de la
paña y a Europa, la tierra prometida. el presente con el pasado e, incluso, poesía. Los personajes, eficazmente
Allí les espera el traficante Mahmud y pueden tomar cuerpo personajes de retratados por medio de escasos tra-
una patera, en la que embarcarán, lige- las viejas leyendas que también for- zos, semejan arquetipos, figuras de
ros de equipaje y llenos de miedo y es- man parte del espíritu colectivo de la un mosaico que va cobrando forma,
peranza, para enfrentarse a una dura tra- pequeña comunidad. El clima que se pasando de la individualidad al con-
vesía marítima en la que algunos de crea está a medio camino entre la rea- junto y otra vez a la individualidad...
ellos perderán la vida. lidad y los sueños, y el pueblo entero Un libro muy hermoso que se enri-
Novela coral, organizada en dos par- y sus habitantes parecen flotar en una quece con las bellas ilustraciones de
tes: una primera, en la que se retrata a neblina intemporal y onírica. Cobas. M" Jesús Fernández.
cada uno de los protagonistas —su vi-
da, su familia, sus motivaciones para
emigrar— en breves capítulos, y una se-
gunda, a partir del encuentro en Tetuán,
en la que se narra la travesía en patera y
La senda del dingo muy distintos —un indio y su hija, unos
aborígenes, una extravagante piloto de
las dificultades de los ya «ilegales» en Jaume Benavente. avioneta europea...—.
territorio español, para llegar a su desti- Colección Columna Jove, 208. Barcelona: Una novela de iniciación, en la que el
no. Basada en personajes y hechos rea- Columna, 2005. 162 págs. 9,20 € protagonista, erigido en narrador pero
les, la novela rezuma autenticidad y ISBN: 84-664-0635-2 cuando ya tiene 25 años, habla de ese
cumple satisfactoriamente su objetivo Edición en catalán. periodo de su vida en el que tiene que
testimonial de poner nombre —Karim, sobreponerse a la muerte de su padre y,
Nahiz, Rachid, Calixta, Jilali, Yayoud, al mismo tiempo, lidiar con los proble-
Saida— y voz a un drama que, a fuerza Albert ha perdido a su padre en un es- mas propios de la edad y del cambio de
de ver repetido por la televisión, resulta túpido accidente de tráfico y lo único país. La aventura en Australia le servirá
anónimo y ajeno para la mayoría. La que siente es rabia contra todo el mun- para abrir su mente, para comprender
novela de Mercè Rivas es un oportuno do, incluida su madre, Eisa. Su vida ha sus propios sentimientos y actitudes.
pretexto para profundizar en uno de los perdido el norte y, cuando ella le comu- Habrá peligro, amor y también, miste-
conflictos sociales de mayor actualidad. nica que ha aceptado un trabajo en Aus- rio en la serie de acontecimientos que se
tralia, en Darwin, el chico, de 15 años, desarrollan a partir de su llegada al ex-
encuentra un motivo más para estar en- traño Hotel Ocean.
fadado con ella. Pero emprenden el via-
je y allí, en aquella tierra lejana vivirán
una aventura extraña —se verán en me-
dio de una historia de desapariciones,
de hallazgo de barcos hundidos de la se-
gunda guerra mundial que transporta-
ban oro, de leyendas aborígenes— en la
que hay implicadas gentes de orígenes

CUJÍ 91
Un riu d'espigues
Manel Ballart.
Colección Esguard, 14. Alzira (Valencia):
El legado de Siberia Bramera, 2005. 168 págs. 9,20 € nesas y romanas ocupando sus posi-
ciones en territorio ibero, los jóvenes
ISBN: 84-9824-069-7
Ann Halam. Edición en catalán. se enamorarán aunque saben que
Traducción de Juanjo Estrella. Colección La nunca podrán estar juntos.
Escritura Desatada. Barcelona: Ediciones Obra ganadora del Premio Far de
B, 2006. 222 págs. 9,95 € Bella historia de amor entre un Cullera de novela juvenil histórica,
ISBN: 84-666-2420-1 príncipe ibero y una sacerdotisa en está narrada en un lenguaje descripti-
medio de una delicada situación: el vo de lugares y sentimientos, muy ad-
inicio del la segunda guerra púnica jetivado y metafórico que embellece
Ann Halam es el seudónimo que uti- (218 y 217 a.C), entre Roma y Carta- la acción y da profundidad a esta his-
liza la autora británica de ciencia fic- go, en que la identidad y la libertad de toria de amor imposible. Hay una bue-
ción, Gwyneth Jones, cuando escribe los pueblos iberos del territorio que na reconstrucción de la época y de las
para jóvenes. La historia se desarrolla hoy es Cataluña se verá seriamente costumbres y, al final, en un apéndi-
en un futuro impreciso, en el que se han amenazada. El príncipe Tibaste tiene ce, el autor habla del marco histórico,
extinguido los animales salvajes y en el la misión de conducir hasta Tivissa, de los personajes y de los lugares y
que el invierno, la nieve, el hielo parece su ciudad, a la que ha de ser la nueva topónimos en los que sitúa la acción.
haberse apoderado del planeta. A un sacerdotisa, con un poderes especia- Hay pasajes muy bellos, sensuales en
asentamiento, una especie de prisión en les para interpretar los designios de este relato que recrea un mundo leja-
medio de la nada, en Siberia, llegan una los dioses, Abània. En el trayecto, lle- no en el que la religión y sus rituales
madre y su hija, Rosita. Vivirán en durí- no de peligros, con las tropas cartagi- estaban impregnados de magia.
simas condiciones, siempre con frío y
hambre, y la madre trabajando en la fa-
bricación de clavos hasta la extenua-
ción. Pero posee algo único: unos tubos
de ensayo y una incubadora donde guar-
Las extraordinarias posea la espada será indestructible. Co-
mienza así una aventura trepidante en la
da «semillas» de animales extinguidos. aventuras de Alfred que Kropp descubrirá sus orígenes. Al
Enseñará a su hija cómo cuidar esas
semillas, unos procesos que la chica
Kropp lado de Bennacio, el último de los des-
cendientes de los caballeros de la Tabla
aprenderá mecánicamente, sin saber Rick Yancey. Redonda, Alfred intentará recuperar la
qué está haciendo o la importancia de espada de manos de Mogart, un ex ca-
Traducción de Tatiana Escobar y Patricia
su misión; y también le permitirá criar ballero al que la codicia ha vencido.
Anzola. Madrid: Kailas, 2005. 320 págs.
alguno de estos animales. Más tarde, la No es una novela de fantasía, a pesar
19,95 €
madre será detenida y la hija, que va ha- del origen de la espada, sino una aven-
ISBN: 84-934491-4-8
ciéndose mayor, será la encargada de tura, llena de acción, con muertes bas-
Existe ed. en catalán —Les extraordinàhes
salvar a estos «lindquist» y llevarlos a tante violentas, escrita con ironía por
aventures de l'Alfred Kropp— en RBA/La
través de un mar de hielo hacia la ciu- este antihéroe que aprenderá a valorarse
Magrana.
dad donde siempre brilla el sol. un poco más a lo largo de su increíble y
Rosita, rebautizada como Zarza, es la rocambolesca hazaña. En los diálogos
narradora de su propia peripecia; hay La novela se inicia con una «extraor- es donde vamos descubriendo la inteli-
muchas cosas que ignora sobre su mi- dinaria» confesión del protagonista: que gencia de este chico que, al principio,
sión, pero se dejará la piel para salvar a él ha cambiado el mundo; que mucha parece tener pocas luces. Poco a poco,
estas especies animales que su madre le gente ha muerto por su culpa, incluido al lado de Bennacio, Alfred irá crecien-
ha confiado y que el Estado quiere des- él; y que no es un héroe, porque sus do como persona.
truir. En su periplo sufre más que los acciones heroicas han sido fruto de un
huérfanos de Dickens, pero se va endu- enredo. Con ello, ya ha captado el inte-
reciendo, va aprendiendo a sobrevivir y rés del lector que va a seguir, atónito,
a no confiar en nadie. Con lo que nos las peripecias de este chico de 15 años,
cuenta Zarza, el lector va construyendo huérfano y nada atractivo, el típico an-
ese futuro nada halagüeño en el que tie- tihéroe. Pero, un día, ayudará a su tío
ne lugar la acción, y la posibilidad de Farell a robar una espada, que resultará
que las cosas vayan realmente así es lo ser Excalibur, desatando así una guerra
que nos produce una cierta desazón. entre «buenos» y «malos», ya que quien

71
CUJÍ 91
LIBROS/DE AULA

El museo de arte de
Babar
Phyllis Rose de Brunhoff.
al arte, a la pintura. La estación que Ba-
Las bombillas que se Ilustraciones de Laurent de Brunhoff. Tra-
bar convierte en museo es el Museo de
ducción de Remedios Diéguez Dléguez.
encienden y se apagan Barcelona: Blume, 2005. 46 págs. 9,95 €
Orsay, de París. Además, el autor se per-
ISBN: 84-9801-050-0
mite reproducir algunos de los más fa-
Ramón Trigo. Existe ed. en catalán —El museu d'art d'en
mosos cuadros de todos los tiempos,
Ilustraciones del autor. Vigo: Factoría Κ de Babar—.
cambiando a los personajes por elefan-
Libros, 2005. 42 págs. 14 € tes. Lo hace, por ejemplo, con El bal-
ISBN: 84-9346-411-2 cón, de Manet, Los cosechadores, de
Existe ed. en gallego —As luces que se Laurent de Brunhoff ha continuado Pieter Brueghel, Las demoiselles d'A-
acenden e se apagan—. manteniendo vivo a Babar, el elefante vignon, de Picasso o La creación de
que nació de un cuento inventado por su Adán, de Miguel Ángel.
madre al que su padre, el pintor Jean de Los visitantes del museo, amigos y
El pintor, ilustrador y dibujante de co- Brunhoff (1899-1937) dio vida. Es ya familiares de Babar, se paran frente a
mic gallego, Ramón Trigo, firma este un personaje clásico de la LIJ, aunque los cuadros y dialogan sobre qué es arte
álbum espectacular, muy pictórico, en sus aventuras no hayan acabado. En El y sobre lo que les sugieren las pinturas,
el que, a través de la peripecia de Lus- museo de arte de Babar, el simpático de manera muy desenfadada, estable-
co, nos habla del proceso creativo. Lus- paquidermo decide reformar una esta- ciendo un paralelismo entre lo que
co tiene a su alrededor muchos botes de ción de trenes abandonada, en Villa Ce- muestra el lienzo y sus deseos.
pintura, una brocha y una bombilla en- leste, y colocar allí su colección de arte. Una manera muy cercana, atractiva y
cima de la cabeza; la bombilla, símbolo Con este ardid, Laurent de Brunhoff y lúdica de comenzar a explorar el mundo
de la inspiración, del surgir de las ideas, su esposa, Phyllis Rose, propician a los del arte.
se le irá encendiendo, y Lusco probará a más pequeños un primer acercamiento • A partir de 6 años.
pintar un bodegón, hará luego muchos
autorretratos, también intentará pintar
marinas, paisajes... Hará muchas prue-
bas, muchas veces se equivocará, recti-
ficará, cambiara de tema, etc.. todo
Charlotte en París tadamente mezclados, nos cuenta el
ambiente artístico que se respiraba en
forma parte del proceso creativo, de la Joan MacPhail Knight. «la ciudad de la luz». Junto a fotos e
búsqueda de lo que se quiere reflejar, Ilustraciones de Melissa Sweet. Traducción ilustraciones de Melissa Sweet, el libro
del debate del artista con sus propias de Miguel Ángel Mendo. Barcelona: Serres, ofrece reproducciones de cuadros de
dudas... 2005. 64 págs. 13 € Degas, Monet, Renoir y de pintores
Trigo ha escogido esta ficción para ISBN: 84-8488-154-7 norteamericanos, que ilustran muy bien
explicar de manera sencilla a los niños lo que se narra en el diario.
el complejo mundo que hay detrás de un No se trata, estrictamente, de un libro
cuadro. Sus imágenes, verdaderos pai- Continuación de Charlotte en Gi- de arte, es también una crónica de so-
sajes pictóricos surgidos de la mezcla verny (Serres, 2002), donde esta niña ciedad, una guía sobre el París del xix,
de muchos colores, en los que las for- norteamericana, hija de pintor, nos con- pero sí es toda una invitación a aden-
mas se difuminan para volver a emer- taba los «cotilleos» del pueblo de Gi- trarse en la pintura de la época.
ger, ilustran mejor que las palabras lo verny, en la Normandía francesa, una • A partir de 10 años.
que conlleva el trabajo de pintor. Mag- colonia de artistas, sobre todo, de Esta-
nífico. dos Unidos, atraídos por la idea de po-
• A partir de 8 años. der pintar al aire libre y codearse con
los impresionistas franceses, como Clau-
de Monet. En esta ocasión, Charlotte y

I %s bombillas?
at~Hr i\-y se
nâetu
su familia se trasladan a Paris, con mo-
tivo de la exposición de Mary Cassât, la
única pintora norteamericana que fue
invitada a exponer su obra junto a la de
los impresionistas franceses
Estamos en el París de finales del xix,
y Charlotte, cuyo diario es rico en imá-
genes y documentos de la época, acer-
Dentro y fuera
VARIOS Autores Varios.
Ilustraciones de Noemí Villamuza. Colec-
ción Pequeteca. Serie Conocimientos Bási-
cos. Zaragoza: Edelvives, 2005. 12 págs.
4,60 €
ISBN: 84-263-5805-5

Edelvives ha creado un bonita colec-


ción de pequeños álbumes ilustrados,
pensados para que los más pequeños
tengan un acceso lúdico y muy visual a
los primeros conocimientos. Dentro de
la colección hay varias series: Emocio-
nes, Vida cotidiana, Vocabulario y Co-
nocimientos básicos. Las ilustradoras
Anne Decís, Teresa Novoa, Ma Luisa Tor- jersey, un pieza de puzzle, un papel
Formes y dibuixos de la cida y Noemí Villamuza firman, res-
pectivamente, los dos títulos que, de
arrugado, o un libro para mostrar el
«fuera», y ha introducido estos elemen-
natura momento, tiene cada serie. tos en un armario, una caja, una papele-
Son álbumes de cartón plastificado, a ra y una mochila, respectivamente, para
Autores Varios. prueba de manos infantiles, en las que ilustrar el «dentro». Es un trabajo depu-
Fotografías de Autores Varios. Traducción la imagen habla por sí sola, aunque a rado, elegante, y eficaz, porque la esté-
de Nuria Font i Ferré. Barcelona: Cru'ílla, veces haya apoyo de texto. No es el ca- tica no está reñida con el aprendizaje.
2005. 60págs. 14,85 € so de Dentro y fuera, donde, los dibujos Una colección, en conjunto, muy bien
ISBN: 84-661-1117-4 son suficientemente explícitos para ex- diseñada, y un título, en particular, muy
Edición en catalán. plicar el concepto. Villamuza ha escogi- bien resuelto.
do elementos de la vida cotidiana —un • A partir de 2 años.
Encontrar las formas geométricas bá-
sicas —cuadrado, triángulo, círculo,
rombo...— en la naturaleza; pero tam-
bién buscar y observar otros aspectos en Mi primer gran libro de llama la atención del lector, es adecua-
animales y plantas, con curiosas for- da y atractiva. Al final, hay una gran
mas, como los dientes, los pelos, etc.. las formas sorpresa: la cerdita ha cocinado unas
es la propuesta que nos lanzan desde es- deliciosas galletas de distintas formas y
te álbum de fotos impresionantes. Es Autores Varios. hay que descubrir cuáles son.
una manera de contemplar a los anima- Ilustraciones de Autores Varios. Barcelona: • A partir de 2 años.
les y plantas desde otro punto de vista: Combel, 2005. 12 págs. 13,60 €
fijándonos en que la oreja de un perro ISBN: 84-7864-931-X
Yorkshire es un perfecto triángulo; en
la espiral que forma la cola de un ca- Un pop-up con toda la espectaculari-
maleón, el cuerno de una cabra; en el ci- dad de este tipo de libros, con troque-
lindrico cuerpo del pingüino, de la ma- lados, piezas móviles y texturas, al ser-
zorca de maíz... vicio de un objetivo: propiciar los
Una fotos que nos impresionarán, que primeros aprendizajes desde una ópti-
nos darán qué pensar, que nos ayudarán ca de juego y descubrimiento. Es una
a establecer relaciones entre una pluma obra que invita al lector a participar ac-
de cisne y una hoja de col... Un libro tivamente en la adquisición de estos
inteligente, sugerente, editado con su- conocimientos básicos sobre formas, a
mo esmero, muy estético; ilustrado con permitiéndole mover las agujas de un
unas fotografías sorprendentes y acom- reloj, abriendo libritos, tocando dife-
pañado de unos textos, unas frases inge- rentes tejidos, accionando sencillos
niosas, con mucho sentido del humor, mecanismos que dan movimiento a las
que nos darán qué pensar. ilustraciones, etc..
• A partir de 4 años. Una propuesta que, sin ser novedosa,

CUJÍ 91
Andar entre libros

LIBROS/ENSAYO
Έ

m
Andar entre libros: la
lectura literaria en la
escuela terrelación existente entre estos ele-
Teresa Colomer. mentos y los cuatro espacios y tipos de
México D. R: Fondo de Cultura Económica, lectura que ayudan a los docentes a pro-
2005. 280 págs. 13 € gramar sus actividades de animación
ISBN: 968-16-7177-5 lectora: las lecturas individual y colecti-
va, la relación con la escritura, y la in-
terpretación de los textos.
Teresa Colomer es una de las más A través de este largo y concienzudo
prestigiosas especialistas en LU y sus trabajo la autora clarifica y precisa con-
actividades de formación e investi- ceptos, apunta nuevas vías de reflexión
Sociedad lectora y gación en este campo son por todos y de investigación y, sobre todo, esta-
conocidas. En este nuevo título la au- blece criterios —¡tan imprescindi-
educación tora reflexiona sobre la construcción de bles!— para «andar entre libros infanti-
un marco de actuación educativa en el les». El libro se convierte en una obra
Revista de Educación. Número terreno de la educación literaria, refle- de referencia esencial para quienes se
extraordinario 2005. xión que se alimenta tanto de la teoría interesan por la LIJ desde cualquier óp-
Madrid: Ministerio de Educación y Ciencia, como de la práctica. tica, puesto que las observaciones y co-
2005. 384 págs. 12,14 € La obra está organizada en dos partes. mentarios que Colomer nos expone
ISSN: 0034-8082 La primera se dedica a los tres sujetos pueden interesar tanto a docentes, a
que interactúan en el proceso de la edu- quienes se supone los principales desti-
Este número extraordinario de la Re- cación literaria: la escuela, los lectores natarios, como a todo tipo de mediado-
vista de Educación, de casi 400 pági- y los libros; la segunda plantea la in- res. Teresa Maña.
nas, contiene veintidós artículos dedica-
dos a reflexionar sobre la lectura desde
diversas facetas. Los más tienen que ver
con la escuela (formación de lectores, Euskal haur vos, se ha basado en criterios exclusiva-
promoción de la lectura y educación li- mente literarios, atendiendo a la calidad
teraria), pero también los hay que se literaturaren antología de las obras. En la antología de literatu-
acercan al tema desde la ilustración, las ra juvenil, se recogen fragmentos de 23
nuevas tecnologías, Internet o las bi- Xabier Etxaniz. escritores, y en la de literatura infantil
bliotecas públicas y escolares. San Sebastián: Elkar, 2005.158 págs. 18,90 € son también 23 los autores selecciona-
A pesar de tratarse de una obra en la ISBN: 84-9783-270-1 dos. El método de presentación es sim-
que participan distintos autores, se Edición en euskera. ple y efectivo: un breve texto presenta al
mantiene un nivel de calidad homogé- autor y algunas de sus obras más im-
neo, debido a que los colaboradores son portantes, y a continuación se ofrecen
todos ellos especialistas en sus ámbitos. Euskal gazte un par de breves extractos que el autor
A lo largo de su lectura llegamos al con-
vencimiento de que el acto de leer es un
literaturaren antología de la antología elige como perlas repre-
sentativas; por otra parte, las ilustracio-
elemento indispensable en nuestras vi- Xabier Etxaniz. nes proceden de las propias obras anto-
das por tratarse de una destreza útil y San Sebastián: Elkar, 2005.144 págs. 15 € logadas. El objetivo es claro: abrir el
necesaria ligada a los procesos de infor- ISBN: 84-9783-269-8 apetito de los lectores y ofrecer un es-
mación, enseñanza y aprendizaje. En Edición en euskera. caparate a los educadores para que pue-
cuanto a la presentación, la revista de- dan sumergirse, con un criterio no res-
muestra su rigor científico incluyendo trictivo pero sí más claro, en un mundo
los resúmenes en castellano e inglés y la Xabier Etxaniz, veterano investigador literario que tiende a ser cada vez más
fecha de recepción del original. Si algún y crítico de la historia de la literatura in- abigarrado, una especie de cajón de sas-
reparo debemos poner recomendaría- fantil y juvenil en euskera, acaba de pu- tre donde cabe de todo. I K. Igerabide.
mos un límite para las referencias bi- blicar dos antologías —una de literatura
bliográficas que en algún caso desbor- infantil y la otra de literatura juvenil—
dan al lector y no representan una ayuda de autores y obras en euskera de los úl-
para saber más sobre el tema. timos veinte años. Además de su labor
Una revista, «casi libro», aconsejable investigadora, Etxaniz se ha dedicado a
por su amplia mirada sobre el fenóme- impulsar y a difundir la literatura infan-
no de la lectura, en la que biblioteca- til y juvenil vasca, tanto dentro del País
rios, docentes, creadores, etc. —cada Vasco como fuera de él. Según sus pro-
uno desde su ámbito profesional— pue- pias palabras, a la hora de confeccionar
den encontrar aquello que les interese. las citadas antologías y seleccionar au-
Teresa Maña. tores, obras y fragmentos representati-

CUJÍ 91
Literatura infantil y
educación literaria
M. Carmen Utanda, P. C. Cerrillo y J.
García Padrino (ed.).
Cuenca: Ediciones de la Universidad de
Castilla-La Mancha, 2005. 234 págs. 14 €
ISBN: 84-8427-394-6 enseñanza de la literatura, con deriva-
ciones hacia el canon, los paratextos o
Lectura y literatura Un nuevo volumen, fruto del intere- la formación del lector; y por último, en
sante trabajo que desde hace quince la tercera, se incluyen testimonios de
infantil y juvenil. años vienen desarrollando en la Univer- editores y escritores acompañados por
Claves. sidad de Castilla-La Mancha, Pedro C.
Cerrillo, el actual director del Centro de
un par de textos, uno sobre el canon y
otro sobre recursos digitales, que se si-
Manuel Abril Villalba (coord.). Estudios de Promoción de la Lectura y tuarían mejor en el apartado anterior.
Málaga: Aljibe, 2005. 300 págs. 24 € Literatura Infantil (CEPLI), y Jaime El origen mismo del trabajo, como en
ISBN: 84-9700-322-5 García Padrino, para situar la LU en un toda obra miscelánea, repercute en un
marco universitario. Ellos, junto con la resultado desigual, tanto en contenido
profesora M. Carmen Utanda, han coor- como en calidad. Con todo, podemos
Las obras, que se completan a partir dinado esta obra que contiene el resul- hallar material útil para aproximarnos a
de las diversas contribuciones de auto- tado del curso de verano de 2004. la LIJ desde distintas facetas. Cabe tam-
res —aunque sean de prestigio como el El libro se divide en tres secciones: en bién felicitar a la organización de los
caso que nos ocupa—, tienen a su favor la primera se recogen las vivencias lec- cursos de verano por haber contribuido
la pluralidad de visiones que ofrecen, toras de Luis Alberto de Cuenca y José a la difusión y al reconocimiento de la
pero al mismo tiempo se corre el peli- Antonio Merino; en la segunda se ofre- LU a lo largo de todos estos años. Tere-
gro de que el conjunto resulte inconexo cen cinco trabajos relacionados con la sa Maña.
o limitado. Al margen de las aportacio-
nes de cada contribución, la obra que
comentamos adolece de este problema.
La disparidad del conjunto es notable:
en el primer capítulo Teresa Colomer
Autoitzulpengintza ga. Las diversas estrategias y actuacio-
nes frente a las diferencias culturales,
aborda las funciones de la LU y su es- Euskal Haur eta Gazte simplificaciones o explicaciones añadi-
crito sirve como puerta de entrada al te- Literaturan (portada das, alteraciones de los registros, etc.
ma; sigue un segundo capítulo con las son analizadas a través de las diferentes
reseñas de treinta títulos sobre lectura y buzón) obras publicadas, tanto en euskera co-
LU, excesivamente largas para ser útiles mo en sus versiones en castellano reali-
como referencia; en el capítulo tercero Manu Lopez Gaseni. zadas por dichos autores, con un estudio
pasamos a las bibliotecas escolares de Colección Kritika Llterarioa, 6. San Sebas- más detallado en el caso de Atxaga.
la mano de J. A. Camacho que expone tián: Utriusque Vasconiae, 2005. 95 págs. Estas investigaciones realizadas en
un repertorio de actividades para ense- 15€ uno de los campos menos estudiados
ñar y fomentar el uso de la biblioteca y ISBN: 84-934066-0-0 dentro de la investigación en la LIJ, pe-
la lectura; y en los siguientes se habla Edición en euskera. ro con una gran vitalidad en los últimos
de la animación a la lectura, de la ense- tiempos (muestra de ello han sido los
ñanza de la literatura, de la importancia Manu Lopez Gaseni, escritor y profe- dos congresos realizados a lo largo de
de la LU, de los cuentos populares, de la sor de la UPV-EHU, autor de diversas este último año, así como diversos cur-
poesía y de la ilustración, para finalizar investigaciones en el campo de la tra- sos y jornadas), aportan y contribuyen a
con un apartado dedicado a las tecnolo- ducción y la LU, analiza el fenómeno de aumentar el rigor científico. En este ca-
gías y la LU. la auto-traducción en la literatura infan- so, tanto la introducción teórica como el
En las trescientas páginas del volu- til y juvenil vasca. Tras una interesante análisis y las conclusiones finales sien-
men encontramos de todo, «como en y muy completa introducción teórica tan las bases e invitan a proseguir con
botica», y el lector debe hacer su selec- tanto sobre la traducción literaria como nuevas investigaciones. Xabier Etxaniz.
ción. No está todo lo que esperamos en- sobre la auto-traducción, analiza la tra-
contrar en una monografía sobre el te- ducción a otras lenguas de obras escri-
ma —la selección de libros, los hábitos tas en euskera y el lugar de la auto-tra-
de lectura, las bibliotecas infantiles—; ducción en dichas traducciones.
hay cosas que sobran y sobre todo hay Finalmente, Lopez Gaseni ofrece un
pocas ideas nuevas. Un libro más y qui- pormenorizado estudio de las auto-tra-
zás una oportunidad perdida de hacer ducciones realizadas por cuatro de los
un trabajo innovador que permita apro- más importantes autores de la LIJ vas-
ximarnos a la LIJ desde enfoques dife- ca: Mariasun Landa, Juan Kruz Igerabi-
rentes. Teresa Maña. de, Patxi Zubizarreta y Bernardo Atxa-

CLIJ191
LIBROS/RECIBIDOS

ALGAR BEASCOA/ El test de la victoria Les bruixes no fan EDICIONES Β


Antoni Dalmases petons!
RANDOM HOUSE II. Pep Brocal Hortense Ullrich
Alzira, 2005 Joe brut Barcelona,
La gente de mi pueblo MONDADORI Antoni Dalmases 2004-2005
Bernardo Atxaga II. Pep Brocal EDELVIVES Entrañables
II. Mikel Valverde Barcelona, 2005 Operado reseat pensamientos de amor
Sara hace preguntas Els secrets de la natura Antoni Dalmases Zaragoza, 2005 Anne Geddes
Pasqual Alapont Kate Petty II. Pep Brocal ¿Qué estoy 123
II. Valent! Gubianas II. Jennie Maizels La final d'en Gorka haciendo? Anne Geddes
Rita no quería ser niña La Lila menja bé Josep M. Fonalleras Liesbet Siegers Formas
Seve Calleja Eduard Estivill / Montse II. Jordi Vila Delclós II. Liesbet Siegers Anne Geddes
II. Fernando Llórente Domènech Diari de la Laia ¿Quién soy? Colores
Mi abuelo es una gata II. Purificación Hernández Josep M. Fonalleras Liesbet Siegers Anne Geddes
Fina Casalderrey La Lila veu la tele II. Jordi Vila Delclós II. Liesbet Siegers El libro de los días
II. Marina Seoane Eduard Estivill / Montse La foto d'en Marçal ¿Dónde estoy? malditos
Lasjninas del rey Chang Domènech Josep M. Fonalleras Marcus Sedgwick
Liesbet Siegers
Py Ñong II. Purificación Hernández II. Jordi Vila Delclós II. Liesbet Siegers Amores enred@dos
Miquel Desclot Demà anirem al camp, Tentó and the sea Nina Schindler
II. Marie Nigot ¡Los Xunguis están
La decisión de Valerio
BROMERA Joan! Ricardo Alcántara
aquí!
Josep M. Fonalleras II. Gusti
Xabier P. Docampo 11. Jordi Vila Delclós Tentó and his tooth Juan Carlos Ramis/
II. Xosé Cobas Alzira, 2005 Ricardo Alcántara Joaquín Cera
La huida del mar El rellotge mecànic II. Juan Carlos
Agustín Fernández Paz Philip Pullman DENES II. Gusti
Ramis/Joaquín Cera
II. Peter Bailey Tentó and his friend
II. Enríe Solbes Ricardo Alcántara Escuela de princesas
La narradora del L'emperador porpra Paiporta (Valencia), Jane B. Mason
Herbie Brennan II. Gusti
desierto 20(R Tentó and the storm II. Sarah Hiñes Stephens
Josep Antoni Fluixá Dracula Els detectius poetes Nicola y el noble
Bram Stoker Ricardo Alcántara
II. Anna Clariana Gemma Orteils II. Gusti impostor
Un fantasma en apuros II. Marina Seoane II. Isabel Mut Meg Cabot
Tentó and his shadow
Laura Gallego Ricardo Alcántara
II. Santy Gutiérrez CENTRO DE
En un puerto de mar DESTINO II. Gusti EDICIONS
EDICIONES DE LA Tentó and his teddy bear
Gabriel Janer Manila Ricardo Alcántara DEL BULLENT
II. Eider Eibar DIPUTACIÓN Barcelona, 2005 II. Gusti
¡Qué rica! Rabán el héroe
Juan Kruz Igerabidc PROVINCIAL DE Joachim Masannek Mi miel, mi dulzura Picanya (Valencia),
II. Jan Birck
Michel Piquemal 2004
II. Pep y Marc Brocal MALAGA II. Élodie Nouhen Em fa mal l'institut
Un bote de caramelos Un ratón educado no se
Buinba y Bava, LA Francesc Ruiz
Enrich Lluch tira ratopedos
Málaga, 2005 JIRAFA II. Diño Salinas
II. Patricia Castelao Gerónimo Stilton
Poecuentos Cyril Hahn La xiqueta que volia ser
La sombra de Laura IL Larry Keis / Blasco
Reinaldo Jiménez Morales II. Cyril Hahn Arantxa Bea
Vicente Muñoz Puclles Tabasco
II. Ana Moreno Cabrero Bumba y Gorko, EL
II. Alberto Pieruz El gos que corría cap a
(Anikra) COCODRILO
La bruja desdentada un estel EDICIONS
Un día «poemático» Henning Mankell Cyril Hahn
Joles Sennell IL Cyril Hahn
II. Jokin Mitxelena Pilar Lozano Carbayo Las Crónicas Bumba y Naaba, EL
DEL PIRATA
Una estatua y dos II. Alba Bartolomé de Narnia. La silla LEÓN
artistas de plata Cyril Hahn Caldes d'Estrac
Patxi Zubizarreta COLUMNA C. S. Lewis
IL Cyril Hahn (Barcelona), 2005
II. Armand II. Pauline Baynes Bumba y Bembé, EL Fantasmes
Las Crónicas al passadis
Barcelona, 2005 de Narnia.
ELEFANTE
Cyril Hahn Agustín Fernández Paz
ALIANZA 97 maneres de dir La última batalla II. Cyril Hahn II. Oscar Villán
«t'estimo» C. S. Lewis
Jordi Sierra i Fabra El cumpleaños de Un paquet de galls
Madrid, 2005 II. Pauline Baynes Enric Larreula
Enrique
Viaje a Australia, Nueva Jacques Duquennoy II. Enric Larreula
Zelanda y Malasia COMBEL DIPUTACIÓN DE El solar de les rates
Gerald Durrell Joaquim Carbó
El regreso de Sherlock Barcelona, 2005 BADAJOZ EDICIÓN II. Pep i Marc Brocal
Holmes ¡Alarma en la jungla! Els brons a les
Arthur Conan Doyle John O'Leary Badajoz, 2005 PERSONAL Fondalades Tenebroses
El camaleón en el ojo Dolors Garcia i Cornelia
Esther Seco Madrid, 2005 II. Quim Bou
ANAYA CRUÍLLA II. Esther Seco Última andanza Rue, pero notant
de don Quijote Maria Grau i Saló
Madrid, 2005 Barcelona, 2005 EDEBE
y Sancho Panza II. Xavier Cussó i Grau
Cuaderno del Himalaya Gladiadors a l'estadi A. Muñoz Aparici/G. A la vora del temps
César Pérez de Tudela Antoni Dalmases Gutiérrez Pablo Albert Jané
II. Francisco Solé II. Pep Brocal Barcelona, 2005 II. Cárol Ortín Pérez II. Irene Bordoy
EDICIONES SM II. Violeta Denou Una historia sobre PÁGINAS SOTELp BLANCO
Un pollito en la granja l'aigua
Violeta Denou Anna Molins Raich DE ESPUMA EDICIONS
Madrid, 2005 II. Violeta Denou II. Pau Estrada
Mira y juega Jugo amb eis meus Una historia sobre
Elna Greig
Madrid, 2004 Santiago de
amies el agua ¿Por qué el cielo Compostela, 2005
II. Emma Dodd Violeta denou Anna Molins Raich es azul?
Descubre el antiguo O castelo de Pambre
II. Violeta Denou II. Pau Estrada Javier Fernández Panadero Antonio López Ferreiro
Egipto Juego con mis amigos Eis lloros disfressats
James Harrison Violeta Denou Anna Molins Raich
II. Jan Smith / Peter Bull II. Violeta Denou II. Pau Estrada PUBLICACIONS VICENS VIVES
Tres buenos amigos Los loros disfrazados DE L'ABADÍA DE
ESPASA CALPE Rosemarie Künzler- Anna Molins Raich Barcelona, 2005
Benhcke II. Pau Estrada MONTSERRAT Otra vez don Quijote
II. Eva Czerwenka Yoha y el hombre de la Agustín Sánchez Aguilar
Madrid, 2005 Tres bons amies ciudad II. Nivio López Vigil
Misterio en el Barcelona, 2004
Rosemarie Künzler- Anna Molins Tants barrets, tants
Monasterio del Cuervo Benhcke II. Llu'ísa Jover
Julian Press caps XERAIS
II. Eva Czerwenka El filósofo y el Pep Molist
II. Julian Press pescador II. Gustavo Roldan
HIPERIÓN Anna Molins D'iMusió, Déu n'hi do! Vigo, 2005
EVEREST II. Llu'ísa Jover Mar Pavón Técnicas e xogos
Trucs χ lligar II. Rebeca Luciani cooperativos para
Madrid, 2004 Jocelyne Webb todas as cidades
León,2005 Limericks, animales Xesús R. Jares
Volver a Bosnia
Juan Cruz Iguerabide
y canciones
LA LIBRERÍA ROCA EDITORIAL Sagarmatha
Francisco Castaño Josep-Francesc Delgado
Alicia II. Jorge Rodríguez Nun porto de mar
Daniel Pérez Papandujas y Madrid, 2005 Barcelona, Gabriel Janer Manila
Zarandajas Un palacio en El Retiro 2004-2005 II. Eider Eibar
Carmen Gil Adriana Sánchez Garcés El tango del diablo
GAVIOTA II. Miguel Parra II. Adriana Sánchez Garcés Hervé Jubert Un fantasma en
El camino a casa apuros
Poemas para los ríos del María Manuela de las Laura Gallego
Madrid, 2004 mundo Vistillas Alice Hoffman
II. Santy Gutiérrez
Las voces del cementerio Juan Kruz Igerabide Adriana Sánchez Garcés ¡Que ica!
Carlos Puerto II. Lorena Martínez II. Adriana Sánchez Garcés Juan Kruz Igerabide
11. David Aja Oronoz SANTILLANA
II. Pep y Marc Brocal
Algo se mueve en la Historias de Macaena Un frasco de
oscuridad Ángel García López MINA Madrid, 2005 caramelos
Carlos Puerto II. Teresa Bertrán Mi casa Enrich Lluch
II. David Aja Barcelona, 2005 II. Paolo Fiorentini II. Patricia Castelao
El petit llibre de Hechizos para ligar Unha estatua e dous
GRUPO CEAC/ JUVENTUD l'amistad Bianka Minte-König artistas
Antoni Bolinches II. Birgit Schössow Patxi Zubizarreta
TIMUN MAS Barcelona, 2005 El petit llibre de la Operación estrellas del II. Armand
El oso del abuelo saviesa oriental pop A bruxa desdentada
Barcelona, 2005 Fernleigh Books Antoni Bolinches Bianka Minte-König Joles Sennell
Me gusta jugar II. Neil Reed El petit llibre de Γ amor Π. Birgit Schössow II. Jokin Mitxelena
Violeta Denou Antoni Bolinches ¡Judy Moody es doctora! A sombra de Laura
II. Violeta Denou El petit llibre de la Megan McDonald Vicente Muñoz Puelles
M'agrada jugar LA GALERA félicitât II. Peter H. Reynolds II. Alberto Pieruz
Violeta Denou Antoni Bolinches A narradora do
II. Violeta Denou Barcelona, 2005 SERRES deserto
Avui m'ho passo bé! Bojos pel fútbol MPC EDITORIAL Josep Antoni Fluixá
Violeta Denou Gavin Mortimer II. Anna Clariana
II. Violeta Denou II. John Cooper Barcelona, 2005 Sara fai preguntas
¡Hoy me lo paso bien! Locos por el fútbol Bilbao, 2004 Los regalos de Maisy Pasqual Alapont
Violeta Denou Gavin Mortimer La princesa que va venir Lucy Cousins II. Valentí Gubianas
II. Violeta Denou 11. John Cooper de la Xina Amigos A xente da miña aldea
T'estimaré sempre, petitó Les aventures de Kip Marga Martín/ Todd Parr Bernardo Atxaga
Debi Gliori Parvati Josu García II. Todd Parr II. Mikel Valverde
II. Debi Gliori Miguel Larrea II. Juanjo Barón Liña non quería ser
Siempre te querré, Kip Parvati y la sombra nena
pequeñín del cazador SIETELEGUAS Seve Calleja
Debt Gliori Miguel Larrea ONIRO II. Fernando Llórente
II. Debi Gliori ¡Debajo de la cama! Alpedrete (Madrid), As minas do reí Chang
Cuentos de Paloma Lago David Wood Barcelona, 2005 2004 Py Ñong
Paloma Lago II. Richard Fowler El libro de las Señor Nimbo y la Miquel Desclot
II. Marta Montaña Sota el Hit! coincidencias máquina de nubes II. Marie Nigot
Un pollet a la granja David Wood John Martineau Nuria Rodríguez Fahrenheit 451
Violeta Denou II. Richard Fowler II. John Martineau II. Nuria Rodríguez Ray Bradbury

77
CLIJ191
AGENDA

En 1949 publica O mundo em que νι­ firma, además, que Rosanda seguirá ha-
νί, donde narra la historia de Rose ciendo de las suyas en próximos libros.
Frankfurter, una judía que escapó de los El premio está dotado con 25.000 eu-
campos de concentración. En 1984 re- ros, mientras que en la categoría juvenil,
cibió el Premio Gulbenkian por el con- la cantidad sube hasta 30.000, que han
junto de su obra para niños y jóvenes, sido, en esta XIV edición del galardón,
en la que destacan títulos como A flor para nuestro supervenías de la LU y es-
azul (1955), Na Quinta das Cerejeiras te año, candidato español al Premio An-
(1984), A visita do padrinho (1989) o dersen, Jordi Sierra i Fabra. Su novela se
Falsea conta a sua historia (1994). titula Llamando a las puertas del cielo y
es, en palabras del autor, un homenaje a
la figura del cooperante; a esos jóvenes
que cada año renuncian a sus vacaciones
Murió Ilse Losa Premios y premiados en la playa para ir a países lejanos a ayu-
dar a la gente. Silvia, la protagonista, es
• La guionista y directora de cine, Án- hija de médicos famosos y se va a la In-
A principios de enero pasado moría, a geles González-Sinde (Madrid, 1965) ha dia tres meses a cuidar niños, en contra
los 92 años, Use Losa, autora de litera- sido la ganadora del Premio Edebé de la opinión de sus progenitores y de su
tura infantil de origen alemán, pero afin- 2005, en la categoría infantil, con Ro- novio; allí conocerá el dolor y el sufri-
cada en Portugal, superviviente del Ho- sanda y el arte de birli birloque, su de- miento de la gente, y también aparece-
locausto. De ascendencia judía, Use but en la LIJ. Es la historia de una niña, rán en su vida un joven médico y un
Lieblich Losa nació en Bauer, cerca de Rosanda, que escribe una carta a los Re- príncipe hindú que guarda un doloroso
Hannover, en 1913. La primera infancia yes Magos, pero su madre, con las pri- secreto.
la pasó con los abuelos paternos. En sas, ha confundido la carta con su lista La obra nació, según recuerda el autor,
1930 viaja a Inglaterra, donde vive un del supermercado... Con esta premisa, el 1 de julio de 2003, con la noticia de la
año; de regresó a su país, y dada su con- se inicia un relato original, un retrato de muerte de Ana Isabel Sánchez Torralba,
dición de judía, es perseguida por la nuestra sociedad —el padre de Rosanda de Ocaña (Toledo), una cooperante que
Gestapo y busca refugio en Portugal, a los abandonó, a ella, a su madre y a su no llegó a estrenarse en su trabajo por-
donde llega en 1934. Allí se casa con el hermano pequeño— y nuestros sueños. que la mató un guardia en Guinea.
arquitecto Armenio Losa, e inicia su La autora confesó que la escribió por Es el 24 premio que gana Jordi Sierra
carrera literaria que incluye narrativa placer y por pasión, y que pensaba man- i Fabra que, en el 2005, también obtuvo
para adultos, obras de LU, trabajos pe- tenerla en la privacidad. Se la leyó a el Premi Protagonista Jove, con A l 'altra
dagógicos, cuentos, colaboraciones en amigas y a sus hijos, pero sin la ambi- banda del mirall; el Premio Internacio-
revistas lusas y alemanas y traducciones. ción de publicarla. La protagonista tiene nal de literatura infantil Julio C. Coba
Traduce al portugués a autores como 6-7 años, la edad de su hija, y se ha nu- (Ecuador), por La palabra más hermo-
Brecht y al autor de LIJ Erich Kastner, trido de las experiencias de ésta y de sus sa; y el Premio Fiter i Rosell de novela
por ejemplo, y también vierte al portu- amigos, así como de los recuerdos de su (Andorra), por Sinaía.
gués, El diario de Ana Frank. infancia para vestir la historia. Nos con-
• El ilustrador Marc Taeger (Berna
—Suiza—, 1963), que trabaja desde Ga-
licia, ha ganado el Premio Daniel Gil de
diseño editorial con La verdadera histo-
%t ι fe ria de Caperucita (Kalandraka, 2005).
Taeger elaboró una propuesta gráfica
edebé « vanguardista que contrasta con el clasi-
cismo de la historia narrada por Antonio
Rodríguez Almodovar. Destaca el juego
cromático realizado por el ilustrador, la

^RÍ\\v\Vi<k experimentación en el uso de técnicas es-

làft pecíficas y la variada representación de


los personajes de Caperucita y el lobo.
La verdadera historia de Caperucita.

¿Bââ
obtuvo el primer premio en la categoría
de libro infantil, y otro álbum de Ka-
landraka, Renato, escrito e ilustrado
por Manuel Hidalgo (Madrid, 1967) re-
Angeles González-Sinde y Jordi Sierra i Fabra en lafiestadel Premio Edebé. cibió una mención especial por su
firmando una petición que está dispo-
No al cierre de la nible en la web: www.cubbik.com/peti-
HistoRic de biblioteca infantil de tionbibjpl/?petition=2

Clamart
El Ministerio de Cultura francés ha Convocatorias
decretado el cierre definitivo de la bi-
blioteca infantil Joie par les Livres, de • La editorial mexicana, Fondo de Cul-
Clamart (París). Por ello, las asociacio- tura Económica, convoca el X Concurso
\. II. Almo.1.:
nes de barrio, padres de familia, los ni- de Álbum Ilustrado A la Orilla del Viento,
ños y la alcaldía local se han moviliza- al que pueden concurrir escritores e ilus-
do para evitar la desaparición del tradores de cualquier nacionalidad, siem-
centro, creado en 1965 por la Joie par pre y cuando su propuesta sea en lengua
les Livres, para los niños de la Ciuda- española. Dicha propuesta deberá atender
dela de La Plaine en Clamart; una bi- al concepto de álbum ilustrado, en el que
atractivo diseño y por sus imágenes de blioteca que representa un modelo que la historia se cuenta a través de imágenes
gran fuerza plástica. ha inspirado proyectos semejantes en y textos breves. No se aceptan historias
El premio, que ya lleva tres ediciones, todo el mundo. sólo narradas en imágenes, ni textos sin
lo convoca la prestigiosa revista Visual, El cierre estaba previsto para el pa- ilustraciones. La dotación del premio es
para destacar a los diseñadores y a las sado 4 de febrero. Todos aquellos que de 80.000 pesos mexicanos, y el plazo de
editoriales que apuestan por el diseño co- quieran solidarizarse con el «no» al entrega de originales finaliza el 30 de ju-
mo elemento diferenciador de sus libros. cierre de la biblioteca pueden hacerlo nio; el 31 de julio se fallará el premio.

Anuario sobre el libro


infantil y juvenil 2006
£1 único anuario que analiza la realidad
de la literatura infantil u juvenil en España

• Datos y estadísticas del libro


infantil y juvenil en España.
• Características y tendencias en
la literatura infantil y juvenil.
• Monográfico sobre libros
para niños de 0 a 6 años. Anuario sobre
el Ubro infantil
• L a vida social en la literatura j u v e n i l 2006
infantil y juvenil.
• La literatura infantil y juvenil
en la prensa. Solicítalo en:
CENTRO INTEGRAL DE ATENCIÓN AL CLIENTE
sm 902 12 13 23 FAX: 902 24 12 22
TEL:
clienteslsigrupo-sm.com
www.grupo-sm.com
AGENDA

Información: Fondo de Cultura Eco- Jóvenes—. Se trata de un proyecto edu- • Fundalectura y el Grupo Editorial
nómica. Carretera Picacho-Ajusco 227. cativo que pretende estimular la imagi- Norma lanzan la convocatoria de la 12
Col. Bosques del Pedregal, CP. 14200, nación y la creatividad de los jóvenes, edición del Premio Latinoamericano de
México D. F. Web: www.fondodecultu- así como contribuir al fomento de la lec- LU Norma-Fundalectura 2007. Las
raeconomica.com tura y la escritura. Los cuentos pueden obras, esta vez dirigidas a lectores de en-
estar escritos en castellano o bien en tre 13 y 18 años, pueden presentarse en
portugués, y deben tener una extensión castellano o portugués. Se entregarán
mínima de cinco folios y máxima de 15. dos premios, uno de 8.000 dólares, para
Hasta el 31 de mayo se pueden presentar el ganador, y otro de 2.000 dólares, co-
los originales. mo accésit para un autor novel en la LU.
Los galardonados con el primer, se- Las obras deberán entregarse antes del
gundo y tercer premio, así como con la 15 de junio de 2006.
Mención de Honor serán publicados en Información: Fundalectura. Avenida
la colección Las Tres Edades de Siruela. (calle) 40, 16-46. Bogotá (Colombia).
Además, los ganadores recibirán un lote Mail: sergio@fundalectura.org.co
de 10 libros de esta misma colección,
mientras que Espasa Calpe les regalará • Grupo Anaya y la Asociación de Li-
un Diccionario Espasa de sinónimos y breros de Asturias convocan el I Premio
antónimos, un diccionario enciclopédi- de LU Libreros de Asturias. Pueden con-
co, Nuevo Espasa Ilustrado 2007, y un currir al certamen obras pensadas para
CD-Rom con nueve diccionarios. Por su lectores de 6 a 12 años, escritas en cas-
parte, la editorial Santillana les donará el tellano. Hay tiempo hasta el 31 de octu-
Diccionario del estudiante de la Real bre para presentar originales. El premio
Academia. Por último, el ganador del en metálico es de 9.000 euros, y la obra
primer premio pasará una semana en ganadora se publicará en la colección El
San Juan de Puerto Rico, por gentileza Duende Verde de Anaya.
de la Compañía de Turismo de este país. Información: Asociación de Libreros
Información: Casa de América. Aula de Asturias. Torrecerredo, 19. Io E.
Iberoamericana. Paseo de Recoletos, 2. 33012 Oviedo.
28001 Madrid. Tel. 91 595 48 00. Web:
www.casamerica.es/aula_educativa/au- • El 10 de marzo se cierra el periodo
la__educativa.jps de entrega de originales al Premio Car-
• El CEPLI (Centro de Estudios de mesina 2006 de narrativa infantil (8-11
Promoción de la Lectura y la Literatura • La OEPLI (Organización Española años) en catalán, que convoca la Manco-
Infantil) de la Universidad de Castilla- para el Libro Infantil y Juvenil), con el munitat de Municipis de la Safor (Va-
La Mancha, con el patrocinio de Promo- patrocinio del Ministerio de Cultura, lencia), con la colaboración de la Dipu-
ciones González, S.A. y la colaboración convoca el Premio Lazarillo de Creación tado de Valencia.
de Caja Castilla La Mancha, convoca el Literaria 2006, modalidad infantil (lec- Se establece un único premio de 2.500
IV Premio Luna de Aire de poesía in- tores 0 a 11 años), dotado con 8.000 eu- euros: La obra será publicada por Edi-
fantil, dotado con 1.500 euros. Se podrá ros, al que se puede concurrir con obras ciones del Bullent.
concursar con un libro de poemas, escri- de narrativa, poesía o teatro, escritas en Información: Mancomunitat de Muni-
to en castellano, de tema libre, que con- cualquiera de las lenguas del Estado. cipis de la Safor. Tel. 96 296 50 03. Mail:
tenga un mínimo de 20 poemas y un má- Los originales deben enviarse antes del mancsafor_ofi@gva.es
ximo de 30, y una extensión de entre 250 30 de mayo de 2006.
y 400 versos. Hay tiempo hasta el 30 de También convoca el Premio Lazarillo
noviembre para presentar originales. de Ilustración, para originales inéditos,
Información : CEPLI. Universidad de con apoyatura textual. La misma obra
Castilla-La Mancha. Facultad de CC. de podrá concurrir al Lazarillo en las dos
la Educación y Humanidades. Avda. de modalidades —Creación e Ilustración—.
los Alfares, 44. 16071 Cuenca. Tel. 969 Se presentarán para cada obra un míni-
179 100 (Ext. 4329). mo de 8 ilustraciones secuenciadas y un
máximo de 32. También hay un premio
• Aula Iberoamericana de Casa de en metálico de 8.000 euros, y el plazo de
América invita a los jóvenes de 16 a 18 presentación de originales se cierra el 15
años de Iberoamérica y Portugal a un de septiembre.
concurso de cuento —IX Certamen Li- Información: OEPLI. Santiago Rusi-
terario Cuento Contigo: Nuevas Voces ñol, 8. 28040 Madrid).

80 2006
CUJÍ 91
(i i SUSCRÍBETE !
PUEDES QUEDAR
ENCANTADO...
Cuadernos de Literatura Infantil y Juvenil ',

Boletín de suscripción CLIJ Envíe este cupón a:


Precio para Península y Baleares. Editorial Torre de Papel, S. L.
Incluye IVA y gastos de envío. Madrazo 14, 6.° 2.a - 08006 Barcelona (España)
Precio válido hasta 31.05.06 Tel. 93 238 86 83 - Fax 93 415 67 69
E-mail: revista.clij@coltmail.com
admmistracion.clij@coltmail.com
Señores: Deseo suscribirme a la revista CLIJ, de periodicidad mensual, al precio de oferta de 63 € , incluido IVA (69,30 € precio venta quiosco) por el periodo de
un año (11 números) y renovaciones hasta nuevo aviso, cuyo pago efectuaré mediante:

ENVÍOS ESPECIALES
Precios válidos hasta 31.05.06
• Península y Baleares certificado 81 €
• Canarias, Ceuta y Melilla, envío aéreo y exento de IVA 85,5 €
• Canarias, Ceuta y Melilla, envío aéreo certificado y exento de IVA 95 €
Para el extranjero, enviar cheque adjunto en dólares
Aéreo Aéreo certificado
Europa 138,46 € 149,52 €
América 177,00 € 187,50 €
Asia 211,00 € 221,50 €

DATOS PERSONALES A partir del mes de (incluido)

Si desean factura, indiquen el número de copias y el NIF

Centro u organismo Nombre


CIF-DNI
N° Piso Puerta

Tél.:
País

FORMA DE PAGO
Ü Envío cheque bancario por 63 € • Giro Postal ü Transferencia bancaria
• Domiciliación bancaria: Muy Sres. míos, ruego carguen, hasta nuevo aviso, los recibos que presente Ed. Torre de Papel, S.L. - CLIJ, a mi nombre en la cuenta
corriente indicada

Nombre del Titular y firma


C.C.C. ( ^odigo Cuenta Che nte)

! 11 1
Entidad Oficina DC N° cuenta
NOTA IMPORTANTE: Las diez cifras del número de cuenta deben llenarse todas. Si tiene alguna
duda en el número de cuenta, el banco o la sucursal, consulte a su entidad bancaria, donde le informarán.
Fecha .

Rogamos a los suscriptores que en toda la correspondencia (cambio de domicilio, etc.) indiquen el número de suscriptor, o adjunten la etiqueta de envío de la revista.
èPOR QUE LEER?

Leo porque
no puedo evitarlo

Leo porque no puedo evitar- derrumbaba ante la vergüenza de preguntar, en-


lo. Y llevo así desde que contré en los libros las respuestas que buscaba, sin
Marta Vilagut* aprendí a leer—y de eso ha- moralina ni paternalismos. Entendí entonces dón-
ce muchos, muchos años— de estaba la esencia del saber cuando necesitas
cuando era una cría enclen- que sea en clave de trato personalizado, y que las
que y charlatana (no podía ser de otro modo) que experiencias leídas curten y te ayudan a dibujar
empezaba a silabear y a esforzarse por descifrar y defender ese YO que aún hoy sigo perfilando li-
qué ocultaban esas palabras que, de pronto, mis bro a libro. Y sigo leyendo porque no puedo —ni
ojos descubrieron en todas partes: en las tiendas, quiero— evitarlo.
en los autobuses, en las vallas callejeras, en indi-
cadores de carretera, en los buzones de los pisos, *Marta Vilagut es editora de Destino Infantil y Juvenil.
en los menús de los restaurantes y en los diarios
secretos de mis hermanas... Y me cazaron las pa-
labras (también mis hermanas, lo confieso). Que-
dé atrapada en un mundo, el mío, que empezó a
multiplicarse y a ofrecerme la posibilidad de ba-
lancearme en una estrella, tejer mensajes con el
hilo de una araña o galopar desmelenada —qué
gozada zafarme de la imposición de llevar el pelo
recogido— en un caballo con pintas verdes... Y
eso me fascinó: yo seguía siendo Martita pero ade-
más podía ser Marta o incluso elegir otros nom-
bres, otras vidas, otros sueños, otras tierras, otras
emociones... tantas y tan variadas que todavía no
he conseguido ni agotar todas las opciones ni sa-
ciar mi curiosidad.
Leo porque me gusta y además me conviene. De
veras. Sé que no sería como soy (ni lo que soy) sin
la experiencia de mis libros... porque hay momen-
tos —y libros— cruciales. Recuerdo cómo en mi
adolescencia, cuando la necesidad de saber se
OFERTA
ESPECIAL
ONCE NÚMEROS
A SU ELECCIÓN
Cuadernos d e L i t e r a t u r a I n f a n t i l y J u v e n i l POR SÓLO 45,54 €

£
M
Promoción de la lectura Amor y adolescencia La herencia literaria de
Por una educación literaria Memoria del Plan de Fomento Harry Potter
Agresividad y violencia cu la 1.1.1 HUM La práctica: Leer Juntos ,1Ν Lu siglo de En Piilitfcl

CUJ CUJ CLIJ


Lygia Bojunga Nunes J Narrativa infantil de los 90 Carlos Ruiz Zafón
Homenaje Λ Celia \ iñ;is Aquellos ilustradores Cin ν lüeratitra: el (creer H a m Puller
Cine Los comics del Qiiijiiii' co Lspat
Don Quijote ente t&Wia IHJUiu ¿Por t|iic leer'.': Eoilll Tcisidor
Album« españoles (199(1-21)03) J W I n i

NÚMEROS SUELTOS: 4,83 €* CADA EJEMPLAR


*(EXCEPTO LOS DEL AÑO EN CURSO)

R E C O R T E O C O P I E ESTE C U P Ó N Y E N V Í E L O A:
E D I T O R I A L T O R R E D E P A P E L M A D R A Z O I 4 , 6 ° 2A, οβοοβ B A R C E L O N A
-3-g-
Sírvanse enviarme:
ü Monográficos autor ü Panorama del año
O Números atrasados • Premios del año
(Disponibles a partir del n° 61,
excepto números 62, 63, 66, 77 y 98) Nombre

Apellidos

Domicilio Tel.,
Forma de pago:
ü Cheque adjunto Población CR
• Contrarrembolso 4,50 Provincia
Fernando Almena

Clara no está dispuesta a que nada Saponcio y Saponcia son los reyes
ni nadie le estropee su primer día de la laguna. Su hija la princesita
de vacaciones. Por eso buscará una quiere una moto, pero ¿dónde se
excusa para librarse de ayudar ha visto a una princesa con una
PRIMEROS a su amiga Estela a pintar moto? Sus padres no van a
LECTORES la cerca de su casa. permitirlo. Por eso deciden que ya
Divertido relato en que el autor va siendo hora de que se case.
cuenta cómo algo sin importancia ¿Quién será el elegido? ¿Puede una
puede crecer hasta el infinito, princesa sapo casarse con un
meternos en un buen príncipe humano? Y si la princesa
complicarnos la vida. sapo besa al príncipe humano, ¿en
qué se convertirá?
VIDA CO
+ VALORES (las pequeñas ι ELCUENT
IUMOR

ragón Waldo sale de un cuento


David y cobra vida. A partir de ese
momento, David, su amiga Katia y Waldo
viven fantásticas aventuras en busca
de una nueva princesa para el dragón. Pero
éste es muy exigente y todos van a aprender
muchísimas cosas del asombroso viaje que
emprenden.

ANTASlA + VALORES (la amistad)


+ AVENTURA

bollero
M a r i d a Rodríguez Berlindon
). Carreras Cuixé
Christian Thomas, un adolescente
europeo, deportista y algo idealista, Aventuras de Bergil, un joven
vive con sus padres mientras se huérfano de 18 años, dispuesto a
prepara para entrar en la todo para defender a su rey. Durante
universidad. De pronto, recibe la su primera batalla, conocerá a Berk,
carta de un amigo que vive en un un guerrero que podría ser su padre
país lejano. A partir de ese y que le salvará la vida. Pero... ¿qué
momento, el joven se verá envuelto oscuro secreto esconde Berk?
en la más excitante y divertida
aventura, en la que deberá poner a
prueba su ingenio para descubrir
un legado legendario, en un país
habitado por pintorescos
personajes y rodeado de intrigantes
parajes naturales.

Antonio Sánchez-Escalonilla

Ana, una chica tímida e inteligente, está a punto de vivir una aventura
extraordinaria durante su viaje de estudios a Roma. La joven
»m» no sospecha que la visita a la Capilla Sixtina va a desembocar
en un viaje en el tiempo que la llevará, junto a Mario, un compañero
de clase, hasta la Roma imperial.
Ana γ ta Sibila es una historia trepidante y sensible a la vez,
en la que la amistad es la fuerza que mueve a sus personajes.

www.editorialbambu.com EDITORIAL