Sei sulla pagina 1di 5

El párrafo o parágrafo es una unidad, tanto lingüística como formal, de vital

importancia para producir e interpretar un texto.

Esta unidad organiza el discurso de lo que se dice y, según cómo se lo presente, ayudará
a facilitar su comprensión.

Formado por frases u oraciones, el párrafo de un texto aborda una sola temática.
Tipográficamente, es el componente del texto que comienza en mayúscula y termina en
un punto y aparte.

En esta entrada hago referencia a los distintos tipos de párrafos desde el punto de la
composición; es decir, desde la perspectiva formal del párrafo. No importa qué dicen
los párrafos sino cómo lucen, cómo se muestran.

Seguro que habrás visto algún texto que comience con


“Lorem ipsum dolor sit amet…”. Este texto falso es el que emplean diseñadores y
maquetadores para probar si una fuente “funciona”, si un determinado interlineado es
correcto, etc.

Se coloca este texto porque, desde el punto de vista formal, no importa qué diga el texto
sino cómo se lo presenta, cómo se viste para el lector.

Para conocer los tipos de párrafos según su estructura lógica (argumentativo,


conceptual, descriptivo, expositivo, etc.) visita este enlace.

Y si quieres apreciar todas las acepciones de párrafo y sus matices no dejes de leer
“Aproximación a la unidad párrafo. Un enfoque plural”, de Jacinto González Cobas
(Estudios de Lingüística del Español 35, 2014).

Tipos de párrafos y usos posibles


Un párrafo puede estar alineado de cuatro formas: “en bandera” a la izquierda, “en
bandera”a la derecha, justificado o centrado. El párrafo puede tener palabras partidas y
estar sangrado.
Los tipos de párrafo, con distintas alineaciones y desde la perspectiva de la
composición y la maquetación, son los siguientes:

1. Párrafo normal u ordinario

Es el párrafo que tiene todas las líneas completas, menos la primera y la última. La
primera línea lleva sangría, y la última suele quedar más corta que el resto.

De los tipos de párrafo es el más utilizado en cualquier clase de texto. Lo encontramos


en la mayoría de los libros de ficción y no ficción. (Digo la mayoría porque muchos se
saltan la sangría, aunque se presencia tiene una función específica).

2. Párrafo en bloque

Es el que tiene las líneas todas ocupadas por palabras, incluso la última, y va sin
sangría. Es una justificación completa del párrafo que deriva en un bloque compacto de
palabras.

El problema que puede presentar este tipo de párrafos es que las letras y las palabras
queden distribuidas de manera artificial o forzada.

No es un párrafo apto para composiciones con texto de corrido porque quedaría un


“ladrillo” de texto insufrible para leer. Sin embargo, con pericia, puede emplearse en
algún recuadro con poco texto.

3. Párrafo alemán o moderno

Es el párrafo que tiene todas las líneas llenas, excepto la última, que queda más corta
que el resto. Por tanto, es un párrafo sin sangría.

Es el típico párrafo de inicio de capítulo cuando no se usa letra capital. También es el


párrafo que se utiliza tras una o dos líneas en blanco para separar escenas dentro de una
novela o desarrollo de conceptos en un libro de no ficción.

Además, es apto para textos de libros de no ficción donde cada párrafo es seguido por
una línea en blanco. Es un estilo de composición más moderno que está en auge (sobre
todo para hacer que los libros parezcan más largosde lo que son).

4. Párrafo español

Es el párrafo que posee todas las líneas completas menos la última que va centrada.
Es un tipo de párrafo poco empleado aunque puede aplicarse al último párrafo de un
capítulo. En novelas, al final del libro, antes de “Fin”, es otro buen lugar para usar este
párrafo.

También en textos breves como poemas, epígrafes y algunas leyendas o dedicatorias.

5. Párrafo francés

Es el que tiene la primera línea llena y las restantes sangradas. El tamaño de la sangría
de la segunda a la última línea puede variar y se la llama sangría francesa.

Se usa en bloques de textos cortos cuando se quiere destacar el comienzo de cada uno
de ellos.

Un ejemplo claro de uso de este párrafo se da en las bibliografías de obras técnicas,


científicas, etc. Y también para componer listados y diccionarios.

6. Párrafo asimétrico

Es el que lleva todas las líneas con distintas longitudes y sangrías, dispuestas de forma
arbitraria.

Se usa en piezas publicitarias y en libros de artista o de autor. Es un párrafo “loco”.

7. Párrafo “en pie de lámpara”

Se llama así porque simula la forma de una lámpara de pie. El párrafo va centrado y las
últimas líneas decrecen en longitud formando una especie de vértice.

Es un estilo de párrafo muy antiguo, era común usarlo en los libros renacentistas y hoy
está prácticamente en desuso. Sin embargo, puede utilizarse en algunos contenidos muy
específicos, como textos decorativos o piezas de diseño gráfico.
Ejemplo de párrafo “en pie de lámpara”. Hypnerotomachia Poliphili (Sueños de
Polífilo), de Francesco Colonna, fue publicado en Venecia en 1499 en la imprenta de
Aldo Manuzio.

8. Párrafo quebrado

Es aquel que lleva todas las líneas alineadas a la izquierda menos la última, que se ubica
en el extremo derecho.

También vale a la inversa: todos las líneas del párrafo alineadas a la derecha con el
último renglón situado a la izquierda.
Prácticamente no se usa, aunque podemos encontrarlo al final de la última columna de
la página impar (derecha). Sería un párrafo diagramado en bandera a la izquierda y con
la indicación Continúa en…

9. Párrafo de líneas caídas

No es un párrafo sino un conjunto de párrafos y consiste en comenzar el siguiente


párrafo donde acabó el primero.

Antiguamente se empleaba en las cartas manuscritas. Ahora podría usarse en algunos


poemas o como experimento, pero no mucho más.