Sei sulla pagina 1di 18

Dalla pecia all'e-book

Libri per l'Universidt:

stampa, editoria, circolazione e lettura

_,

() (tl

~(

(-- ~~-~-.•

/(

1

Atti del Convegno internazionale di srudi

Bologna, 21 -25 ottobre 2008

a cura di

Gian Paolo Brizzi Maria Gioia Tavoni

4

ClliEB

© 2009 by CLUEB

Cooperativa

Libraria U ni versitaria Editrice Bologna

Tuni i dirirri sono riscrvari. Questo volume e prorerto da copyrighr. Nessuna paree di quesro libro puo essere

riprodor:ta in ogni fo rma e con ogn i mc-tzo, inclu sa la fococopia e la copia su supporri magnerico-orrici senza il

consenso scrirro dci dc re ncori

dci diritti.

Rcdazione a cura di Maria Grazia Suriano

Pecia (OaUa) all 'e-boo.k. Lib ri per I'U nivcrs itit: srampa , cd itor ia, círcolazio ne e lerrura. Arri del Convcgno incernaz.io nale di s rudi , Bologna, 21-25 o rrobrc 2008 1 a cura di Gian Paolo 13rizzi, Maria Gi oia Tavoni.- Bologna: C L UEB, 2009

707 p.; 27 cm

(Cenero incerunivers irari o perla sroria delle

ISBN 978-88-491 -3252-6

univers ira iraliane: Srud i 1 11 )

CLUEB Cooperativa Libraría Univcr~icariaEdir.rice Bologna 40 126 Bologna - Via Marsala 31 Tel. 051 220736- Fax 051 237758 www.clucb.com

INDICE

9

GIAN PAOLO Bruzz¡- MARIA GIO!A TAVONT, Inrroduction

13

GrOVANNA MURANO, Paolo di lacopino Avvocari (fl. 1252-1297)

33

J. ANTONI I GLESIAS, Exemplaria y peciae en la España rardom e cüeval: ¿realidad o ficción?

49

ROBERT GI BBS, The 13•h cenrury devdopment ofillumination in Bolognese copies of the Decretals of Gregory IX

69

LUCIANO GARGAN, Un nuovo elenco di note "conduixit": la circolazione del libro universitario a Padova nel Tre e Quattrocenro

77

SIMONE BORDINI, Tra professione legale e prassi didanica: illibro del giurista medievale. Annma- zioni inrroduttive e spunri cü riflessione.

91

ROBERTO GRECI, Illibro universitario nel M edioevo tra interessi economici e significati simbolici

103

STEFANO CRACOLICI, Il resto medico universitario dentro e fuori l'accademia: considerazioni sul ca- so quattrocenresco

111

ANDREA DAI

:rRI-

PAOLA ERRANJ -MARCO PALMA- PAOLO ZANFINI, Peciae Malatestiane in rete

131

MARIA GIOIA TAVONI, Docenti-editori nella prima tipografia parigina

141

GIORGIO MONTECCHI, Il passaggio dalla produzione del libro manoscritto aquella del libro a srarn- pa nel XV e nel XVI secolo

153

FRAN~OISE HIRAUX,

Le rapport au texre, miroir du projet universitaire d'enseignemenr: le cas de

I'Université de Louvain, XY-XVIIIc siecles

163

ENRIQUE GONZALEZ GoNZALEZ- VíCTOR GUTIÉRREZ RODRÍGUEZ, Entre Reforma y Contrarre- forma: Juan Luis Vives y sus manuales escolares en la imprenra

177

ANTONIO CASTILLO GOMEZ, Maestros, esrucüames y copistas varios: escribir a mano en los primeros tiempos de la Universidad de Alcalá

191

LUISA ERBA, La produzione libraría per l'U niversita nel Seicenro: il caso di Pavía

205

ELENA BRAMBILLA, Bricolage cüdattico: l' uso della dettarura nelle Universita e i reperrori di luoghi comuni scritti dagli scolari

217

ANTONELLO MAITONE- TlZ!ANA ÜL!VART, Il manuale nelle universita iraliane del Cinquecenro:

diritto e medicina. Primi appunri

239

GIAl'JCARLO ANGELOZZI, Alle origini del manuale di sroria: la Epitome cü Orazio Torsellini

251

ÁNGEL WERUAGA PRIETO, El libro de texto en las bibliotecas de los universitarios salmantinos de los siglos XVII y XVIII: entre la continuidad y el cambio cultural

261

PAOLO TINTI, Gesuiti sotto il rorchio: srampa, collegi e Un iversira neii'Iralia del Sertecenro

275

MARco CALLEGARI, Produzione libraría dei professori dello Srudio di Padova: 1550-1771

283

PIERO DEL NEGRO, I libri di testo e la cüdattica universitaria nella riforma padovana del 1771

297

MARIA GIGLIOLA DI RENZO Vn.LATA, Diritto, didattica e riforme nella Pavía serrecenresca tra tra- dizione manoscritta e testi a stampa

8

lndice

33 1

EMANUELA VERZELLA, Alla base della formazione giuridica: morale e dirirri deU'uomo all'Univer- sira di Pavía nelle Lezioni di Pierro Tamburini

341

ANGELA Nuovo, Produzione e circolazione di libri giuridici tra Italia e Francia (sec. XVI): la via commerciale Lione-Trino-Venezia

351

LAURA B ECK VARELA, !cinerarios de lec tura para el jurista hisp a no (siglos XV-XV[Il)

361

FABIO MARTFLLI, 1 manuali di diritro cos tituzionale germanice nel XVUI secolo rra conservatori- smo didarrico ed innovazione contenutistica

369

R ICCARDO FERRANTE, Fare lezione secondo l'ordine del codice: scienza, didattica ed editoria nel- le facolta giuridichc napoleoniche dopo la legge del 22 ventoso Xll (1804)

377

lTALO BIROCCHI, l manuali di insegnamenro della scoria del dirirto nel secolo XIX in Italia

393

LUIGI PEPE, Sulla via del rigore. 1 manuali di calcolo differenziale e inregrale nell'Orcocenro in Italia

4 15

H J:.L~NEG! SPERT, Les rrairés d 'a nalyse e r la rigueur ele, des questions, des choix er des conrexres

e n France dans la deu.xieme moirié duXIX'" sic-

43 1

G ERT SCHUBR!NG,

The way from rhe combinatoria!

school ro the receprion of Weiers trassian analysis

443

lVOR GRATTAN-GUINNESS, lnsrrucrion in the calculus and differenrial equarions in Britain, 1820s-

1900s

455

SERGUEI D EMIDOV, L:influence de Leonhard Euler sur les premiers manuels mathématiques de

I'Empire Russe

465

G !USEPPE CAT fURI , Le inserzioni pubbli c irarie riguardami scuole e libri sul metodo italiano di con- tabilita a pparse sui giornali inglesi all ' inizio del XV III seco!o

481

ALESsANDRA FERRARESI- Lucro FREGONESE, Costruire le scienze e le discipline: manuali reali e ma-

nuali virruali all' Universica di Pavía n e lla seconda

mera del Serrecento

499

J EAN-LoUIS GUEREÑA, La política de regulación de los m an uales para la e n señanza superior en España: el caso de los m a nuales de literatura en la Facultad d e Filosofia (1846- 1867)

513

Ü RNELLA SELVAFOLTA, Testi, manuali , disegni per l'insegnamenro deli'Architerrura pratica al Poli- tecnico di Milano nella seconda mera dell' Ottocenro: il ruolo di Archimede Sacchi

529

VrNCENZO TROMBETTA, I übri p erla "giovenru srudiosa": manuali e resri universirari a Napoli dal- l' Unita al Novecenro

541

A NDREA SILVESTRI , La rivi s ra «11 Politecnico >> da Fr a n cesco Brio sch i a Cesare Saldini, e altro

559

) óZSEF PAL, La lerceratura mondi ale nei libri di tesco ungheresi: concetri e s trutrure

565

PAOLO GHEDA, Le pubblicazioni didanico-promozionali d ei corsi universitari per stranieri in Ita- lia nel Novecento

575

MARCO SANTORO, La manualistica universitaria bibliografico -bibliotecono mi ca italiana dal se- condo dopoguerra ad oggi

591

SIMONA N EGRUZZO,

Universita, libri e teología nella P av ía di fine Settecenro

609

FJUPPO TARANTINO,

D al la p~cin all' ~-book.r m an uali di filosofia

621

FRANCESCO TOTARO- CLARA MANDOLINI, I manu ali di filosofia morale

637

MIM MA BRUNO, Il manuale di sroria del!' arre rra liceo e universira

645

G IORGIO CHIOSSO, Stampatori ed edirori per l'U niversira e la scuola rra Otto e primo Novecenro

655

FABIO TARGHETTA, Un secolo a servizio deU'Universira: la casa editrice Cedam

665

MAURO GUERRINI- ROBERTO VENTURA, Problemi deU'editoria universitaria oggi : il ruolo delle uni- versity press e il movim e nro a favore d e il' open access

671

G !OVANNI SOLIMfNE, Oidattica tmiversiraria e risorse digitali in rete

683

l NDICE DEI NOMI

rre Reforma y Contrarreforma:

~LuisVives y sus manuales escolares en la imprenta

Cando el hllOlanista Juan Luis Vives nació en Valencia en 1492/93, el libro impreso no Uevaba aún me- IJJiuiglo de vida, pero ya se había consolidado como un producto cuyas amplias redes de circulación lo JGiúan al alcance de los posibles l ecto r es en cualquier ciudad de Europa. Por entonces ya trabajaban e n tiudad cinco tipógrafos establecidos y más de media docena se instalaron en los años siguientes. 1 Prue- dd temprano contacto del futuro humanista con el impreso es un rec uerdo de infancia. La universi- Dtde Valencia, al abrir sus puertas en 1499, concemró en w1a misma sed e rodas las escuelas de gramática mes de la ciudad. Vives acudió ahi a esmdiar latinidad y tal vez también arres . En el pórtico del edi-

esclavos en ven-

Jcio. bajo la escalera, había una gran piedra azulácea donde los libreros exhibían, "como a

r/, sus novedades. 2

Al salir de su patria para dirigirse a París en 1509 , con escasos 1 7 años , no es raba aú n en eda d d e pu- lliar, aun si se le supone una temprana afición por la escri tura . En camb io , su horizonte se ensanchó en ciudad del Sena, donde se imprimía una m edia anual de 200 a 250 títulos. El joven valenciano t rabó ilDJit1CIO con el mundiUo de libreros e impresores y dio a luz s us primeros opú sculos, destinados a dic- Jarcursos extracurriculares a estudiantes afectos a la asuonomfa, a aurores clásicos como C iceró n, o los lumanisras Fileif0 y Barrisra Guarino. Esas prelecciones y sus primeros escritos originales se vendían a rhoyenres como hojas volantes, y es milagro que alguna copia sobreviviera. 3 Afines de 1514 se instaló en los Paises Bajos, donde pasó el resto de su vida, co n estancias temporales enln~arerra.Murió en Brujas en 1540, ames de cumplir cincuenta. Si bien al principio volvió a la prác- mdedictar cursos informales sobre autores latinos, pronto lo cansó la docencia y buscó el mecenazgo de

Madrid, Mini s rc1·io de Asunros Exreriores , 1945-

19S2.10vol. En el IV se ocupa de los impreso res valen cianos. Sob re Viv es pu ed e cons ulrarse el recienre A compnnion ro Juan

bis litf1. edited by CHARLES fA~TAZZI, Leide n-B osron, Brill , 2008. Asimismo , EKR.JQUE GONZÁ.LEZ GONZ.ALE.Z con .la co-

Wioación de VfCTOR G!J111lRREZ Roo RCGUEZ, Una república de Lectores. Difusión y recepción de la obra de Juan Lreis Vives, Mé-

fM.'IC!SCO VI NDEL, EL arte ripogrdfico en Espmía dr~rante el siglo

yv,

:1/4),

L':IIAM, USUE, Pl aza y Valdés, 2007.

: Chrisri jesu Triump/ms, en jUAN LUIS VIVES, Ear/y writings, edired by ] OZEF l)ZEW!JN-ANGELA FRITSEN , Leiden, Brill,

11)1 p. 92.

Para un balance crítico de lo escrito sob re la vida y obra de V ives, e n particular en los años juveniles, ver a El\R!QUE

~7.\LEZGm:.:zJ.LFZ.juan Luis Vives. Works and Days, e n FANTAZZI, A Companion. Para los años de París, asimismo, CHAR- Wf.\:\'TAZZI, Vives' Ptlrisitm Writings, en Httmanism and Creativit;' in the Renaisence, edired by CHR!STOPHER CELENZA-KEN-

G~'VENS, Leiden, Brill, 2006, p. 245-270. Las primeras edici ones están descritas en ENRIQUE GONZÁLEZ GOl'ZÁLEZ-

SM.VAOORALBIÑANA-VfcrOR

• Vlknciana, 1992.

GUT!"RREZ RODRfGUEZ, Vives. Edicions Prfnceps, Valencia, Univers irar de Valencia- G enerali-

164

Enrique GonzáLez Gonzá/ez- Vfctor Gutibrtz &d

monarcas y señores para darse con libenad aJ estud io. Enronces produjo las obras que le darían m. presrigio entre los esrudiosos , como los Comenrarios a la Ciudad de Dios (Basilea, 1522), De discip · (Amberes, 1531), De ratione dicendi (Lovaina, 1533) y De anima et vita (Basilea, 15 38). A su vez, se pó de problemas como la formación moral e inrelecrual de las mujeres (De institutione christianaeJemi Amberes, 1524) y de candentes cuestiones de acrual.idad, como el pauperismo (De subventionepazp Brujas, 1526) o la paz enrre los príncipes y en el seno de la sociedad, cuyos miembros estaban escindí&~ por cuestiones de carácter político y, sobre todo, religioso, a raíz de la irrupción de Lutero. Así escribi6

tados como De concordia et discordia in humano genere (Amberes, 1529) y De Europae dissidiis et rqJ

·

(Brujas. 1526). También buscó recuperar la unidad perdida enrre los cristianos en su obra pósrumaD(

ritatefidei christianae (Basi lea , 1543), y promo vi ó una religiosidad inrerior, lejos

ción verbal, con sus .Excitationes animae in deum (Am beres, 1530). Todos sus tirulos vieron la luz. en más de veinte años y su éxito editorial fue superlativo, pues en el s iglo XVI sus obras se imprimieron, ea medios católicos y protestantes, más de 750 veces por roda Europa y hasta en México. En medio de tan intensa dedicación a la escritura, Vives haJió tiempo para hacer tres manuales lares, ran bien recibidos, que ellos solos abarcaron más de dos tercios del roral de ediciones del humanÍsl.l en su siglo. Además, algunos se siguieron ed itando hasta fines del XVIII. El primero de los compencikl cuya disfusión queremos examinar, es la lntr-oductio ad sapientiam (Lovaina, 1524). Asomaremos am.

b ién a la suerte del De conscribendis epistolis (Ambe res, 1534). Por fin, no s referiremos a uno de los 1111- nuaJes escolares más exitosos de la época moderna: la Linguae Latinae exercitatio (Basilea, 1539). 4 En la presente exposición no tratamos, pues, de la obra de Vives en general, ni nos detenemos aana- lizar el contenido de sus rexros escolares. Nos limitamos a insistir en un aspecto poco conocido desuoln. el de su excepcionaJ fonuna impresa, así enrre católicos como emre reformados. Esperamos, a partirli una escueta relación de cifras acerca de tan sonado auge editorial, llamar la atención de los estud.iososso-

del automatismo de la

bre la conve nien cia

de

anal i zar, junto a

la difusión, el

fenómeno paraJelo de la ¡-ecepción de la obrad e WI

autor tan apreciado

en

su tiempo como

ignorado

hoy

en muchos medios. 5 Pero, para situar debidamen~t

el problema, conviene parrir de unas reflexiones de orden generaJ . Desde la antigüedad hasta nuestros días, la reproducción manual de manuscriros en una o varias co- pias ha sido algo optativo, dependiente de circunstancias muy espedficas: el deseo del auror de difundir su obra o , más frecuentemente, la demanda de cierro texto por parre de un lecror concreto o unos CIJ3IIo tos potenciaJes, para efectos de carácter litlirgico, d evocionaJ, de estudio o recreo. La copia en cuesri6o puede hacerse para uso privado o con fmes lucrativos. El tiempo y esfuerzo que cada nuevo ejemplarai-

ge y su consiguiente precio desaJienran la producción masiva de copias manuales. El impreso, en cam- bio, es en sí mismo una multicopia o, mejor, un multioriginaJ. Su condición de objeto múltiple oblip a su producror a expandir cada vez más el arco de posibles compradores. En el caso particular del libro, dado que su potencial consumidor, al menos en principio, debfasabct leer, los factibles clientes del impreso durante el antiguo régimen constituían un sector mínimo de lapo- blación; más reducido aún, al tratarse de libros en larín. Los dientes potenciaJes eran aquellos reducidos grupos compuestos por clérigos, estudiantes, ciertos empleados, parte de la nob leza o de la burguesía. 6

~ Descrims en Edicions, números 38, 39, 40 y 4! . s Nos hemos oc upado de la cues tión en varios trabajos recientes, en especial , en Una república. Para la difusión i!aliatu, E NRIQt.:E G oNZALEZ G O};ZÁLE2.,jwm Luis Vi ves. Un urmtnista no1dico e l"edirorifl italiana (1537 -1946), en ~ irschrifrfürro- manischc Philologie» , 126 (20 1O) , en prensa. 6 Asl lo han desracado los más d iversos esrudiosos, al menos desde L UCI EI' FE8VRE-H ENR!-]EAN MARTIN, en su memora- ble L'apparition du /ivre, París, Albin Michel , 1958.

165

considerando el frecuente recurso a la lectura en grupo, el ámbito de los le crores era muy limi-

yfácil de saturar. Una ciudad como Basilea, que produjo miles de millares de libros en el siglo XVI,

tanto , aun si todos hubieran sabi-

lecr,les era imposible absorber tan ingente masa de impresos. Era imperioso ir en busca de compra- fuera del ámbito local. De ahí la vocación transterritorial, transnacional, del impreso. Por lo mis-

d esrudio de la reproducción mecánica de los libros no puede separarse del de su circulación. Mercancía frágil y en sf misma de no excesivo valor, el impreso carecía de recursos para crear un cir- mercancil autónomo, en cambio, supo explotar las rutas comerciales y las principales ferias pree-

arenres para abrirse espacios. No por caso, la

aJolargo de casi mil kilómetros y con intenso tráfico comercial, favorecido por diversos afluentes como IJNeckar, el Mosela y el Meno. En l a desembocadura del último, casi frente a Maguncia, está la ciudad iFráncforr, sede de las famosas ferias mercanciles, alimentadas en buena medida por ciudades ribere-

imprenta nació en Maguncia, junto al Rin , río navegab le

si tenía una población superior a

los diez mil habitantes.?

Por

IJsde activa vida económica, como Düsseldorf, Colonia, Coblenza , Esrrasburgo y, más al sur, Basilea. líaáudad suiza no sólo era favorecida por su posición aliado del Rin; a ella acudían numerosos merca- clertsdesdeVenecia, a rravés del Milanesado. Además, la ciudad de Lyon, también famosa por sus ferias,

Basilea . Otro corre-

~ruadaen la confluencia del Ródano y el Sao na , era asequible con fac ilidad desde

á

mercantil ligaba a Lyon con París. Durante buena parte del siglo XVI, el libro logró consolidar un

p

mercado gracias a redes como las mencionadas. Si bien Basilea se sumó a la Reforma desde 1529,

durante años fue modelo de rolerancia - y de buen cálculo económico- al abrir sus prensas a autores de txlos los credos. Roma, más intransigente, a partir de 1559, proscribió rodo libro con el pie de imprenta 'deJaciudad, independientemente de su contenido. 8 La obra de Vives, en particular sus textos escolares, seinserr6 con éxito en dichos circuitos, sorteando con gran fortuna las disensiones religiosas de aquellos años. al menos durante buena parre del siglo XVI , antes de que se fracturara la tradicional un idad de la .epública de las letras.

Moraly piedad: La Imroductio ad sapienriam (1524)

~manuales de Vives no iban d estinados a cursantes de las facultades universitarias, sino a los de gra- mática y elocuencia. Como se sabe, tales enseñanzas podían seguirse bajo el techo de un estudio gene- ni. en caso de que ésre las impartiera, pero también , y ante todo, en incontables escuelas de carácter pri- rulo. municipal, parroquial o de alguna orden religiosa. Sin duda, un dominio mínimo del latín era in- dispensable para obtener matrícula en una facultad, fuese menor o mayor, pero sólo una porción de los gmnáticos pretendía o lograba ingresar a una universidad. Por regla general , pues, el número de estu- diantes de hun1anidades era mayor al de lo s artistas, médicos, juristas o teó logos. Por lo mismo, la d e-

manda

intitulado lntroductio ad sa-

pitntiam (Lovaina, 1524), que iba acompañado de otros rres opúsculos. El inicial daba su nombre ato- do el conjw1to , y pretendía formar moralmenre a l os jóvenes esco l ares a rravé s de un conjunro d e pará- grafossemenciosos susceptibles de memorizarse, cuyo número frisaba los 600. Partía de la afirmación de que el inicio de la sabiduría cons i ste en conocerse a sí mismo , para concluir declarando que su fin es co -

de compendios para el estudio de la s

humanidades era ciertamente más ampl ia.

El primer manual del humanista d e Valencia fue un pequeño volumen

' Prn.R G. B IITF

NHO

!.Z, td ition et Réfo m ze a Bíile, e n La Réforme et le livre. L'Europe tle !'impri mé (1 51 7- 1570), ed1red by

jEAl>-FRA.'1<;:01S G !L:-.!Ot\T, París, Ccrf. 1990 , p. 239-268.

8 Ibidtm, p. 265.

166

Enrique González González - Víctor Gutiérrtz

nocer a Dios. Los parágrafos procedían en tono sugerente y cordial, apto para la capacidad de los niñQI. y sin duda pensado para sedes grato. Las sentencias, ordenadas por loci, por tópicos, procedían desdelos aspectos más terrenos de la vida hasta elevarse a un plano intelectual y, por fin, al religioso . No se trata- ba, pues, de un manual para la enseñanza específica de la gramá.rica o sus partes. Erasmo hizo algo se- mejan re en De civilitate morum puerilium (Bas il ea, 15 30) para enseñar buenas maneras a los escolares, 31 parecer muy necesitados d e ellas. No es gratuito que muchas veces, a lo largo de tres siglos, ambos opUs- culos se publicaran juntos. A modo de complemento y en estilo más epigran1ático, el pequeño volum en incluía los Satellitiq animae, conjunto de apotegmas o emblemas morales dedicados a la princesa niñ a María Tudor. El nom· bre de "Saté lites " respondía al deseo del autor de conver tir sus sentenc i as en una suerte de guardias de corps que protegieran al alma del mal. El primer tratado era un compendio de moral; el segu ndo , unfor· mulario práctico. Las piezas tercera y cuarta tenían un carácter en apariencia muy diverso. Se tmabadc

úti les para la formación gramatical. En un caso, de los niños; end

otro, de las niñ as . Para el autor, la gramática latina no era asunto exclusivo de los varones. Además, yer.-

un par de ep ísto las con propuestas

ta opinión la compartía con gran número de humanistas, la instrucción literaria, cuyo mérodo esbozó en las dos epístolas, era inseparable de la formación moral , objeto de los dos primeros opúsculos. &í, esa doble preocupación daba unidad al cuarteto. El conjunto tuvo una acogida inmediata. Impreso en 1524, reapareció enAmberes tal vez en 1525y, sin duda, en 1526, 1530 y 1531. Entre ramo, el p oderoso impresor parisiense Simon de Colines hizo una edición masiva del volumen en 1527, que lo impuso en roda Europa. Con todo, su masiva carrera deim· presiones se desencadenó a partir de 1537, cuando los editores de Basilea se hicieron cargo del opÚSCU· lo. Tanto, que alcanzaron las 160 en el siglo XVI, si no más. Salió en diversos formatos tipográficos, in· cluidas ediciones parciales y numerosas traducciones. El humanista de Valencia sacó en Amberes la mayoría de sus primeras ediciones, sin que los tip6gra· fos de la ciudad mostraran gran interés por su obra. En cambio, apenas sal ía un nuevo escrito, impreso- res como los Gymnich, de Colonia, lo reeditaban decenas de veces. De modo análogo, en Lyon, los her-

manos Trechsel hicieron cuatro grand es tiradas de otros tantos escritos, en 15 32, incluida

El autor, sin embargo, quedaba al margen de ellas, y formaban un programa editorial sistemático. Basi·

lea, con s u posición estratégica en el mercado internacional, estaba cerrada para el español, al parecer por un veto d e Erasmo. Pero muerto éste, en 1536, una dinámica sociedad de impresores-editores humanistas, en la que destacaba Johannes Oporinus, entró en contacto epistolar con Vives. Desde entonces, el valenciano halló a los editores tan buscados. Ellos hicieron ediciones muy cui· dadas de casi rodas sus obras , algunas en versión revisada por el auror. Además, y este dato es funda- menea!, tenían gran inventiva para presentar los escritos vivesianos de múltiples formas. Les agregaban escritos análogos de otros humanistas, en particular, Erasmo, o bien reagrupaban opúsculos de Vives, formando conjuntos atractivos al posible comprador. Por otra parte, sus recursos les permitían hacer

grandes tiradas llevad as bianualmenre a las

1568 dieron vastísima circul ación a más de 60 ediciones con obras de Vives. Porque, ya en la feria, los grandes libreros compraban ejemplares del humanista para revenderlos en sus lugares de origen, pro- piciando su difusión por toda Europa. Al propio tiempo, los títulos de mayor demanda se reimprimí- an rápidamente en otras latitudes, como veremos al tratar de la Linguae latinae exercitatio. No sobra apuntar que, con una sola excepción, la gran fortuna editorial de Vives en Iralia, a partir de 1537, tu-

entonces en apogeo. Así, entre 1536 y

la lntroductiq.

ferias de Fráncforr,

vo su punto de partida en ejemplares impresos en Basilea. Gracias pues a los editores basilienses, que también publicaron s us Opera, en 1555, el humanista se consol id ó como un autor de renombre conti· nenral.

y Comrarrejom111.

· de 1537, los edirores basilienses retomaron los cuatro opúsculos de

167

la lntroductio , destacan-

ltaráaer metodológico del conjunto, en panicular, el de las dos epístolas, y les dieron el título De (llllll'~wmptttrilis.En 1539 añadieron textos pedagógicos análogos de Erasmo, Melanchchon, Hegen- Brunfels, ~orícola,y aun de italianos como Vergerio y Sadoleto, nómina que creció en 1541. El reapareció en Amberes (1546), en Lyon (1551), en Basilea-Berna (1556) y en Ingolstadr (1583), de veces. De modo esporádico volvió a salir en los siglos siguientes en abigarradas ediciones cuyas profusas anotaciones las acercaban al millar de páginas. ~-111&1""''en Basilea, los editores adv i rtieron analogías entre el manual de pl ega rias Excitationes animi

(1535), la Introductio y los Satellitium. Reurueron a los tres bajo el título de Excitationes, cro-

en pequeño y voluminoso libro de plegarias que apareció unas 20 veces, en volúmenes de bol- Basilea, Lyon, París, y Colonia. En ésta, además, la lntroductio y los Satellitium se publicaron con administrando, de Isócrates, transformando al nuevo conjunto en manual para la formación de Conocemos 23 impresiones en el XVI, salidas también en Lyon, Maguncia y Leipzig. Sin lugar a dudas, mucho del favor alcanzado por la Intr·oductio respondió a la versatilidad de esos can asequibles a cualquier lector mediano dellarín: se los veía a modo de manual escolar pa- to:ro<:los de !aún y buenas costumbres, como espejo de príncipes, como método o ratio para la ade- conducción de los estudios y aun como libro de medicación y plegarias. Guillaume Paradin, uno r:res uaducrores franceses, virtió la lntroductio como Divine philosophie, fundiendo lo humano y

Como adelantamos, el volumen de 1524, contenía la lntroductio, los Satellitium y dos epístolas des- - según Leticia López Serratos - 10 una, a proponer los rudimentos de la formación gramatical, la oua contenía un canon de lecturas para consolidar la primera. Iban dedicadas, respectiva- a María Tudor, entonces niña, y al también joven Charles Mounrjoy. De ahí que se las rebauri- am. una, como carca para educar a las niñas, y la otra, para los niños. Se escamparon decenas de veces los otros dos opúsculos. Pero también, otra iniciativa de Basilea, como anexo a los tratados para la 'fdu<::aCJ()n del marido y la esposa (Basilea, ca. 1541. Hannover, 1614). Así se filtraron al italiano (Vene- aa.l546, Milán, 1561). Excerptos de una u otra carta circularon también de muy insólitos modos, ca- en un tratado de ortografía publicado en Munich hacia 1585. Por su paree, la llamada carca para la educación de las niñas hizo vida aparte. En 1533 , el humanista

~ George Buchanan (1506-1582) virrió del inglés al latín los Rudimenta grammatices, escritos por ~médico humanista Thomas Linacre (ca.l460-1524) para uso de María Tudor. Buchanan, con la ex- cusa de que tanto el valenciano como el inglés dedicaron sus opúsculos gramaticales a la joven princesa, b reunió en un volumen. El conjunto mantuvo el título d e Rudimenta grammatices, y rondó las cuarenta tdiciones en París, Lyon, Amberes y Basilea, entre 1533 y 1559: más de una al año. Fuera dd ámbito escolar, donde el latín era moneda de curso, la lntroductio se rradujo, en el siglo XVI, alcasrellano, francés, alemán, checo e inglés. En el siglo siguiente, al holandés, y en el XVIII al sueco, al ruso y aJ húngaro . Sin embargo, salvo en Londres y París , predominaron casi en abso l uto las ediciones latinas, sin duda porque editores y lectores advertían el propósito escolar del libro. No obstante su popularidad, la Introductio tuvo una clara orientación geográfica, y sin duda religio- sa. De las 160 ediciones consignadas hasta ahora para el XVI, 58 corresponden al ámbito de la lengua alemana; además, hay 1O londinenses, en inglés; una en Praga (bilingüe, checo-latín), otra en Copen ha-

'Aparecida en Lyon, en 1550, alcanzó nueve o diez impresiones ahí, en París y en Amberes.

1 La mst'ñanza dt'll.ann y la cultura clásica m t'l prO]t'ctO pedagógico tk Juan Luis Vivt's. tesis para obrener el grado de Doc-

11113 en Lerras Clásicas, México,

UNAl'vt, 2004.

168

Enrique González Gonzdlez - Vfctor Gutiérrez

gue. As imismo, 22 en la actual Bélgica ( 19 en Amberes) . En contraste, tenemos 45 francesas (21en rís, 24 en Lyon, sobre todo en francés); 5 en Castilla; y sólo W1a italiana, salida sin fecha en documentada por W1 único ejempla r completo. Así pues, entre Francia, España e Italia se imprimió nas 51 veces. Amberes, con sus prensas en varias lenguas, se vertía tanto hacia el norte como al sur. dominó, pues, el centro y el norte de Europa. La tendencia se acentuó en los siglos siguienres: de 40 ediciones en el XVII, 23 proceden del alemán . Para entonces, BasiJea y Colonia habían olvidado al humanista . También Amberes dejó de primir la lntroductio; en cambio, más al norte, hallamos una en Leiden y dos en Rotterdam. Gran taña volvió al texto latino, con una edición en Cambridge y otra en Aberdeen, y hubo dos suecas.

ciase limitó a 6, miencras só lo se sabe de una italiana y otra española, ambas documentadas por piares únicos. En el XVIII, se sabe de nueve alemanas, dos suecas, en esta lengua, dos moscovitas, en so, y una en húngaro. Además, hubo W1a en Oublín y otra en Wroclaw, en latín. En cambio, no se llan en Francia e Italia. España produjo ocho, a partir de 1765, siempre en castellano , y en el marco un nuevo interés por Vives. Sin duda, la lntroductio respondía a los ideales humanistas en torno a la educación. Pero en sí ·

el humanismo no basta para explicar el auge nórdico del manual, &ence a su casi nula presencia en la

manística Italia. Tampoco justifica su pronto o lvido por las prensas de Amberes, ni su pobre difusión

la España del XVI. Cabe pues pensar que esos opúsculos de moral personal y religiosidad interior

mejor con la sensibilidad protestante que no con la reivindicada por la contrarreforma católica. Un ejemplo, encre varios, 11 abona la hipótesis. En 1540, Fridolin BrW1ner, de Glarus (Fonteius reanus) pidió a Heinrich Bullinger, jefe de la igles ia de Zurich, que revisara su versión alemana de la troductío . Para Glareanus, el libro debía servir a los latinos, pero también a los rudibus, pues en can

ve espacio se hallaba contenida W1a verae theologiae ac sapientiae ratio seu compendium. Sería difícil

llar W1 mejor methodus ad pietatem en tan pocas palabras y con tan grata b1·evitate. 12 Ignorarnos la te de la versión, pero el encusiasmo del intérprete evid enc ia el potencial religioso del librito, pu •-•u•uu• también por W1 profesor de gramática que lo prologó en Wittenberg en 15 74 .

De conscribendis epistolis (1534): un manualpara dos ámbitos

El arre de redacción epistolar, o dictamen, era una de las partes de la retórica - la relativa a la red:1caó11.:• en prosa -, pero se la solía tratar y enseñar de modo independienre. En algW1as universidades era del entrenamiento para los futuros secretarios y notarios 13 Las artes medievales se limitaban a ofrecer mulas alternarivas para redactar cada W1a de l as nueve partes en que se dividía la epístola, con el guiente acartonamiento formal. Paso a paso, los humanistas introdujeron nuevos manuales, más

a los modelos clásicos y a la preocupación por redactar un buen texto escrito, pasando a segundo

no la oración forense, ejercicio meramente escolar. 14 No importaba tanto la carta en sí, como aesarrc11Jarl•

11 Para otros casos, rem iti mos a Una república de lectores, p. 75-77.

Zurich existe transcri pción a máqui-

n a de original, sign. AX 1200. Sospechamos que la tradu cción no se imprimió.

DEL NEGRO-ANDREA ROMANO han coordinado una monumenraiStori.aJt.

/le Universita in Italia, Messina, Sicania, 2007, 3 vol. Por lo que bace al periodo renacentista y a los manuales en boga: PAUI. F. GRENDLER, The Universities ofthe ltalian Renaissance, Baltimore-Londrcs, The Johns Hopk.in s Universiry Prcss, 2002.

14 Una úril visión de conjunto, j OHN M ONFASAt-:1, Hzemanism and Rbetoric, en Renaissance Humanism. Foundations, Fo17111,

12 Can a dd 23 de agosro

de 1540, al parece r inédita . E.n la ZENTRALBIBLIOTIIEK de

13 Recienremente GIAN PAOLO BRIZZI -PIERO

169

, la capacidad de tratar cualquier asunto en buena prosa. En la reconfección manualísci- primero humanistas italianos y, desd e el siglo XVI, también los del norte, en especial Eras- de tres. El valenciano editó De epistolis conscribendis (1534) siguiendo en parte al roterodamo

difiriendo. Su libro entraba a un mercado dominado por aquél y donde no eran pocos los tra- iralianos y alemanes. Quizás lo atractivo del libro de Vives, anres que su originalidad, fue el he- por formar parte de un género e n enorme boga, se adaptaba a los cánones en uso. vez en el me rcad o, se reimprimió con éxito inmediato, debido en mucho, i mporta decirlo de nue-

del libro. Ellos defmieron el for- Europa. Brindar como novedad

brn!Jü~'nVives, a la sazón en el p ico de su fama, tenía un tratado de redacción episrolar, resultaba arra- Sobre todo, si se ofrecía junto a los d e otras celeb ridades del momento: Erasmo y alemanes como

Conrad Celris (1459-1513) . Se ofreda al posible comprador, an-

adquirir copia verborum et rerum, una jugosa miscelánea, con el ineludible index locomm. La edi - principe tenia 100 holgadas páginas, las sucesivas, con las diversas artes, frisaron las 400. Sus lecto- buscaban elegir entre Vives o Erasmo u otro. Querían sumar rodas los topoi consignados en Vives y los demás. s.lido el libro en Amberes en 1534, reapareció en París el mismo año, si bien su verdadera fortuna par- Basilea, cuando Platter y Lasius lo sacaron junto al más breve de los tratados epistolares de Eras- m mano de 1536 . Ese año o el siguiente, la dupla repareció en Witrenberg, Leipzig, Colonia, Ve- - primer ramo de un impreso de Vives en la península-, y en la propia Basilea. En ésta, la reedi- septiembre de 1536, aparte de Vives, induyó dos tratados epistolares de Erasmo, más los de Cel- Hegendorff, y el JntÚx. A veces se agregó también e l abultado texto de Aurelio Lippo Brandolini. Si se deja aparte el caso i taliano, para examinarlo en seguida, hallamos al me n os 32 ediciones en ciu- del mtmdo germánico -la mayoría universitarias- entre 1536 y 1587: Basilea (13), Colonia (1O), al3guncia (3), Fráncfort, Leipzig, Wittenberg, Esrrasburgo y Zurich (1 en cada una). A esa notable ci- aseagrega una segunda de Arnberes(1565) y una en Londres (1573). En contraste, hay una sola im- p!Sión lionesa (1542) y 5 parisienses (1534- 1547). Salvo en Italia, se trató de un manual para las escuelas ydel este y norte de Europa. Todavía hoy, cuando una de aquellas bibliotecas posee fondos ori-

¡iwfos en las an tiguas universidades y colegios, sin duda guarda tres o más ejemplares del manual. Al pero. como adelante veremos, en tales medios académicos el opúsculo tuvo w1a circulación equipara- blra la de los Diálogos, cuando no mayor. Por orca parte, el hecho de que el manual se difundie r a de la mano de Erasmo y el protestante He- pdorlf(Celcis murió en 1513, antes de la irrupción de Lutero), limitó su propagación en medios ca- aílicos, donde ambos autores se prohibieron. Peor aún, si se piensa que su principal foco editorial fue la proscrita Basilea. Numerosos ejemplares conservados en Francia, Italia o España, llevan censurados los nombres de los coautores, cuan do no el de la ciudad suiza. Así pues, debido tanto a los compañeros de viaje de Vives como al pie edirorial , el libro acabó siendo más procurado en las academias protestantes. Perola situación es más comp leja, porque en Italia, a medida que la censura contra Erasmo se forraleda, dmanual de Vives vino a ocupar en parre su lugar.

~·ww"""' "' de los e di to r es bas ili enses para llevarlo al gran mercado que ci rculó en el mundo alemán y, por unas décadas, en roda

Hegendorff (1500-1540)

y

llllil.tgacy, edired by ALBERT RABIL, j R., Filadelfia, Universi[)' ofPcnnsylvania Prcss, 1991,3 vol.; 1!1, p. 171-235. También lalnuoducción a j UAN L UIS V rvES, De con.u:ribmdis epistolis , edición crfrca , introducción, traducción y nocas de CHARLES

f.~\TAZZI,Leiden, Brill, 1989 co Vim vmus Emsmus on rhe

TOVRNOY-CONSTANT II\' US MATHEEUSSE.N, Lovaina , Leuven Universi[)' Pr ess, 2002, p. 39-56.

(Selected W0rks ofJL. Vives, 3). Reci e memenre, FA.'\TAZZI planreó una explicación inrcresantc art of Letter- Writring, en SelfPresmr:ation nnd social idmtijication , edired by jA.'I PAPY- G ILBER

170

Enrique González González - Víctor Gutiérrez Rodríf,Jill

En la península, el libro salió en Venecia, en 1537, con Erasmo, según la primera edición basiliense. Hay indicios de un gran auge, pero las evidencias conservadas arrancan de 1573, cuando el opúsculo em- pezaba a pasar en Alemania . Ese año salió en Perugia , ya sin el rorerodamo . A partir de entonces, ycon seguridad desde ames, el De conscribendis epistolis de Vives se anexó, a modo de complemento, a sus Diá- logos, ya popularísimos en Italia, lo que le permitió una l arga v id a. Conocemos 20 ediciones en el si~o XVI, 42 en el siguiente, y aún aparece en 1730. Por lo demás, a medida que las ediciones se sucedlan,b calidad tipográfica decayó y el número de erraras se incrementó hasta lo indecible. Cuando se conozca mejor el proceso de erradicación de las obras de Erasmo de las librerías y las es- cuelas italianas, con la consiguiente destrucción material de numerosos ejemplares, resultará más claro en qué medida Vives, cuyos manuales escolares llegaron a fines de los años treinta, se limitaron a llenar

el hueco dejado por los proscritos, o si fueron más lejos. Insistimos en que Vives, siempre asociado con

Erasmo y autores protestantes, sobre todo alemanes, era un autor apenas menos suspecto que d rorero. clamo. Ignacio de Loyola, sabedor del flujo imparable de escritos de su paisano, sugería a los profesores de los nacientes colegios ede la orden: que "poco a poco abandonen a Vives" . 15 De hecho, aún ignora- mos por qué razones el valenciano no corrió la misma suerte de su amigo y maestro, fuera de los Co- mentarios a San Agustín. 16 Lo cierto es que, en la misma Italia, a fines del siglo XVI, los tratadistas ita- lianos del Quattrocento sonarían anticuados frente a las innovaciones de Erasmo y otros humanis tas nórdicos. Cuando casi todos ellos fueron vedados por suspectos o protestantes, Vives habría quedado como el único nombre tolerable a los censores, de alú en parte, pero sólo en parte, su tardío y duradero

arra1go.

Los diálogos (1539). Un manual sin fronteras

En marzo de 1539 se publicó por primera vez la Linguae latinae excercitatio, 17 un conjunto de 25 diálo.

gos- de ahí su nombr e popular- destinados a enriquecer el lenguaje de los escolares en romo a los di- versos actos de cada día: levantarse, vestirse, en l a escuela , los alimentos, el estudio , los juegos, etc. La sin· guiar y compleja difusión del más popular entre los escritos de Vives ha sido estudiada en otros lugares, 11

y resiste todo intento de compendio en tres párrafos. Aquí apuntaremos algunos aspectos de su circula·

ción ligados con la cuestión de si en efecto se trató de un manual de latinidad para las escuelas de la con-

trarreforma, en vista de su más persistente arraigo en Italia y España. Por lo que hace a su fortuna, en el caso de los Diálogos es más evidente aún, si cabe, el papel deter- minante de las prensas y los circuitos mercantiles de Basilea, lugar de la edición prínceps. Sali do el ma· nual en abril de 1539, ese año reaparece en prensas de Milán, para seguir su camino a Venecia, dondt sale en 1543 la primera edición probada. De modo paralelo, el libro llega de Basilea a Lyon el propio 1539. De inmediato ocurre una cadena de reimpresiones en la ciudad: no menos de 24 en los siguien-

t$ M!G UE.L BATLLOR f, Las obras de Luis Vives

en los colegios jesuíticos europeos del siglo

XV!, e n Humanismo y Renacimienm

Estudios hispano-europeos, Barcelona, Ariel , 1987, p. 124-149; en especial, pp. 130-136, con amplias citas.

16 J. l GNAClO T ELLECHEA I ofGORAS, Sobre la o¡·tocloxin de Vives, e n ) VA N Lurs V!VES, Opera Omnia, Val encia, Generali!<~

Valenciana, 1992, I, p. 461-488.

17 En ENRJQUE GONZÁLEZ GONZÁLCZ-VICfOR G lJl1~RREZ RODRfG UC.Z, Los diálogos de Vives y la imprenta

Fortzwadeun

manual escolar ¡·enacentista (1539-1994) ,Valencia, lnsciruci6 Alfons el Magnarum , 1999. Etliciorzs,

n° 38; Fortuna, n° 4.

tM Fortima , esrudio introduccorio; puesco al día, en Una república de lectores , cap. m. PILAR GARCfA Rur z, Estudio,

edioon

crítica, anotaciones y versión de L UIS VrvES, Los Didlogos (Linguae Latinae .Exercitatio), Pamplona, EUNSA, 2005.

y Omtramforma

17 1

,N, para rondar el medio ciento a fines d e l siglo XVI. También en 1539 , el libro pasa de Lyon donde aparece al menos 14 veces e n los tres primeros Lustros y se acerca a lo s 40 al ca bo de l a cen - Además, pronto lo multiplican las prensas de Tolouse, Aviñón y Limoges. Volviendo a 1539, los se estampan en Amberes , donde frisará las 25 ediciones en el siglo XVI . Basilea no se margina:

la edición príncipe de abri l, emite el manual, con otras piezas, en julio de 1539, y de nuevo en hacia 1552 y en 1555. En 1541, Augsburgo inaugura una zaga de cinco ediciones. En la ri- Rin, Colonia, que desde 1531 publicaba con gran profusión a Vives, se sumó a la moda de los al menos desde 1544, y con gran probabilida d mucho antes , pero fal tan evidencias. La misma sede de las ferias , editó el opúsculo en 1552 . En suma, en 1554 , al cumplir quince años el ma-

,

,

del ámbito alemán , tres

una flamenca, tres españolas, y una en la ciudad de México. Además, en esa década se leía en IHIII'Iml-ro~colegiosjesuitas, incluyendo el de Goa, en la India. Hay indicios de una reimpresión en Mé- 157819, ylas listas de embarques de libros de Sevilla al Nuevo Mundo registran despachos del Vi- los tres siglos de dominio colonial. Fue, por tan ro, un manual de latinidad leído en tres continentes. Su popularidad se mantuvo por sig lo s, diversa según lugare s y tiempos . Al cierre del XVI, el número t.ecllactnes detectadas ronda 260. Su presencia en el mundo germánico y el norte de Europa fue nora- se aprecia, de modo cada vez más esporádico, hasta el siglo XIX. Con todo , su mayor éxito ocurrió

· con más de 230 ediciones en 29 ciudades. También en España la obra reapareció de modo in- iiDJil[enlte, y en la segunda mitad del siglo XVIII conoció un nuevo boom. La obra salió e n tiradas bi- rrilingües y una cuauilingüe. Hubo tres versiones al francés, tres al italiano, dos al español, dos

treS parciales al alemán y una al polaco, al inglés y al flamenco. Fue objeto de comentarios en España -d más Famoso, el de Pedro Mota , salió a mediados del siglo XVI- , y en Alemania destacó el del cal vi- DistaThomas Freige, de 1582. Además, numerosas ediciones incluían vocabularios bilingües y trilingües

edicio nes y si-

pen apareciendo nuevos testimonios. Con codo, los datos enunciados, parecen dar una cuenra imprecisa de los alcances de la difusión. Si .consideramos que la suerte de un manual escolar es perecer entre las manos de los estudiantes, surge la pregunta de cuántas ediciones se esfumaron sin dejar rasrro direcro ni indirecro. Ame la imposibilidad

identificadas para lo s s igl os XYI-

de responderla, se impone un dato inquietante.

XVID, 428 están documentadas sólo por noticias indirectas (46 ) o por el testimonio de un ejemplar úni- oo {286) o tal vez dos (96). Así pu e s, apenas 1 37 del total se conocen mediante tres copia s o más; mien-

traSquehallamos arriba de diez ejemplares en sólo 12 ediciones (entre ellas la príncipe). Habiendo in-

vestigado

ci udades, tenemos noticia de 1,172 copias pa-

ra los tres siglos. A falta de datos fiables, si se postula que sólo se tiraron cien ejemplares de cada una de las 565 ediciones id entificadas, el rotal de copias emiti da s sumaría 56,500 . Si se estima, opción tal vez

más realista, que la tirada promedio fueron 500 ejemplares, hablaríamos de un rotal de 282,500. En am-

hablando ,

boscasos, el precario testimonio de 1 , 172 copias resulta una mu estra ínfima, numéricamente

como para aut orizar la afirmación d e que tales evidencias bastan para definir el número total de edicio- nes del manual. Bastó con la visita de una mañana a la Biblioteca Centrale della Regione Siciliana, de Palermo, para descubrir cinco "nuevas" ediciones de los Diálogos, cuatro impresas en la propia ciudad (1584-1663) , más una en Nápoles, y todas, piezas únicas. 10 H asta ese momento, carecíamos de noticias,

se había impreso arriba de 70 veces en 17 ciudades: c inco francesas , cuatro

laón a otras lenguas. Baste decir, en suma, que hasta hoy están identificadas unas 630

De l as 565 ediciones

en más de 31 O bibliotecas situadas en unas 290

19 Licencia de impresió n reproducida e.n las páginas prelim inares de Francisco Toledo , Introductio in dialeccicam Aristote- /is, transcrito en j OAQUfN GARCIA l CAZ BALCETA, Bibliognifla Mexicana del siglo XVI, M éx ico, FCE, 1954, p. 297.

70 Pudimos d escr ibir las cuatro edicion es d e la Ce nualc (Paler mo, 1635, 1 647 y 1663, más N á poles, 1694) y medianre el

172

E11rique Gonzdkz Go112áfrz- Víctor Gutimtz

siquiera indirectas, del paso de Vives por las prensas sicilianas. ¿Qué nuevos testimonios, asf se piezas únicas, esconden otras bibliotecas de la isla? A medida que muchas bibliotecas municipalcsy corporaciones religiosas imprimen o suben a la red los catálogos de sus fondos, las evidencias de esa fusión se multiplican, cuestionando toda ilusión de ex.haustividad. En cualquier caso, la vastedad de esa fortuna obliga a reconsiderar la tesis socorrida de que los logos de Vives fueron apenas un sustituto insípido de los picantes Coloquios de Erasmo, cada vez prohibidos en el mundo católico. Como venimos señalando, se trató de una difusión mucho más compleja . No debe olvidarse que durante el siglo XVI el género de los diálogos para el ejercicio dd gozaron de enorme auge. L. Massebieau (1878) y A. Bomer (1897) 21 enlistan 17 autores de editados por primera vez entre 1481 y 1564, que alcanzaron entre veinte y sesenta ediciones. '-"ld.llll~·· más aún Vives, destacaron con mucho en tan competido medio. En cuanto a Erasmo, la primera edición de sus Familiarium colloquiorum fo1·mulae salió sin su miso en 1518, a parcir de unos apuntes de clase no previstos para la imprenta , cuando enseñaba en rís, veinte años antes.U Es difícil llamar diálogos a aquel agregado deformulae, salvo quizás porque~ chas locuciones iban en boca de Augustinu.s, Christianus, Erasmus Parlamentos convencionales, listas de sinónimos. Más que auténticos personajes, eran nombres recitando fórmulas para saludar, tir, responder y rubros afines. En cambio, en 1522 editó las Familiarium colLoquiorumformulae llOII

tum ad linguam puerilem expoliendam utiles, verum etiam ad vitam instituendam. Bajo la nueva

inrerés por pulir el habla de los niños se ligaba al propósiro de formar sus costumbres. Por esas auténricos personajes discuten sobre la genuina religiosidad y otras cuestiones candentes. El peso dfico de semejantes debates creció de una edición a o era. Si la pr!ncipe ( 1518) contenía unas setenta ginas, la úlcima revisada por Erasmo (1533) frisó las ochocientas. Las Fonnultu de 1518 seguían en 1522, pero mudadas en auténticos diálogos breves. El interés por la copia verborum se incorporaba nuevo contexto. Las piezas nuevas, más extensas y vivas, al ampliar su temática, se alejaban cada vez de los asuntos escolares para debatir candentes problemas politicos, de paz y guerra o de moral y más allá del prurito por enriquecer los recursos linguísticos de los escolares. ¿Cómo se comportaba el mercado editorial? A falta de una bibliografía al día, las de Vander y Bierlaire revelan dos hechos incuestionables. Primero, un indudable predominio de las ediciones manas de Erasmo, una apreciable boga en los Países Bajos, un modesto número de tiradas no muchas lionesas, y contadas españolas e italianas. A la vez, cerriflcan un auge fulminante en los meros cuatro años (al menos 50 ediciones entre 1518 y 1522), seguidas de una muy alta difusión la mitad de siglo, cuando se desploman las cifras. Limitándonos a las tiradas más o menos compleras, Varr der Haeghen contó unas 100 en el XVI, apenas 17 posteriores a 1550. Basilea editó los Colloqrtia al me- nos 42 veces, pero se detuvo en 1554. 23 Es decir, el fulminante éxito ed itorial coincide con la primm.

carálogo de CARLO PAsT ENA, Libri, editori e tipografi a Palermo nci sccoli XV e XVI, Palermo, Biblioteca Cenrrale della ~ ne Siciliana, 1995, supimos de la edición de Palcrmo, 1584, en la Biblioteca franciscana, no consultada.

21 LO UlS MAsSEBI EAU, .úscol!oques scolaim drt seizibnniecle et lcurs auteu rs 1480-1570, París, J. Bon ho ure, 1878. A!.O~

BOM ER, Dil' lateinischen Schiilgespriichl' dl'r Humanistm , Berlín , J. Harwi12 , 1897. Edición facsimilar: Amsterdam, P. Schippcu N. V., 1966. FRA.'ICISCO CALERO hizo un úril resumen de la información recabada por ambos, en Los diálogos (Lingrtllt lzñ. nne l'Xercitatio) deJuan Luis Vivl's, Valencia, Ajumament de Valencia, 1994, p. 7-20.

22 Sigo la ed. crítica de UON E. HALKl~-FRAI"Z BIERLAIRE-REN(; H OVEN

(eds.),

Colloquia", en Opl'Ta Omnia Desitltrii

ErflSmi Rotl'rodami, Anmcrdam, Norrh-HoUand Publishing, 1972, 1-Ill, con el texto íntegro de las ediciones de 1518a 1522.

23 FERD!Nfu'ID VAN DER HAEGHEN, Bibliotheca ermwüma, ( 1893 1 ) , Genr, reprinr Nicuwkoop, 1972, p. 35-5 1. Cifrassólo

última, de 1554); Zurich, 1; Colon ia, 10; otnS

indicativas, limitadas a

las ed iciones más o men os completas: Basilca, 42 (la

y Comrarrcformn

173

la de las Formulae, previas a la reelaboración de 1522, aun s i entonces empieza la etapa más crea- los Coloquios. Por otra parte, su difusión impresa se habría hundido en la segunda mitad del si- mediar prohibición en medios protestantes, pero cada vez más proscritos en los católicos.

Diálogos de Vives, por su parre, suman 25, con una progresión interna que va de los parlamen- simples, cuando un joven estudiante despierta, hasta que se acuesta, y progresivamente los tex- noqwc:u::u mayor complejidad. Compendian el vocabulario de lo que un escolar podía decir confor- IRai!ZaOasus actos cotidianos: vestirse, alimemarse, estudiar, recrearse. Un factor decisivo para su éxi- HICJJYarla, justamente, de la trabazón interna de unos textos con otros hasta form ar un libro y no un forruiro de enunciados. Por otra parte, sin renw1ciar al aspecto lúdico y al humor, se esquiva- remas espinosos y abundan las reflexiones aptas para la mente infantil. Además, forman un libro de mediano volumen , lo que facilitó su impresión aun por artesanos muy modestos y a un pre-

El fulminante y duradero éxito deriva de su idoneidad pedagógica , encomiada en ocasiona-

, IUJWJ0~5.Así lo destacó, entre otros, un preceptor d e Colonia en las postrimerías del siglo XVI: Vi-

tt locos accomodate ad vem·os auditores distinxit, et quid ad qu.em Locum pertineat egregie vobis praei-

Seadecuaba a la menee de los niños y trataba egregiamente cada asunto. Todo indica pues, que al exisrir en Europa fuerte demanda de instrumentos para renovar la enseñan- latÍn, en muchos medios se juzgó al manual de Vives más apto para la docencia que los de sus com- EI de Erasrno , libro polémico enrre los suyos, sobrepasó en parte su inicial cometido didácti- La primera versión fue bienvenid a por sus formulae latinas , mejores que las de autores previos. Pero

&er de sus Colloquia osados vehículos de debate acerca de asuntos candentes, en especial de carácter Kligioso.los alejó de las manos de los niños; más aún en un mundo incendiado por tales polémicas. La (OIIIplejidad de los debates y del latín necesario para tratarlos, desalencaría a los principiantes, y por su denso volumen resultaban poco manuales, costosos y difíciles de reproducir. A menos que el maestro Sruara selecciones, práctica que tendió a generalizarse. Unadocueme evidencia del aprecio por Vives en medios reformados, procede de Ginebra, donde eran

bienvistos los Co!Loquia de Erasmo.

mdeconversación adoptar para los latinistas, y optaron por Vives, según indica el prólogo ala edició n

landés gozaban de enorme prestigio, se

de sus Diálogos, e n dicha ciudad , en 1560. 25 Si bi en los del ho

consideró a los del español más aptos para enseñar la gramática. 2 G El caso del humanista Thomas Freige (1543-1583) reviste enorme interés, En 1582, en Nuremberg, publico los Diálogos de Vives con un enjundioso comentario. Antes de elogiar las virtudes del manual, creyó opormno advertir que, en materias no tocantes a la fe, la valía de un autor se fundaba en la cali- dadde su obra, sin importar su patria ni su religión: nec movet qttod [Vives] Hispanus natione fuerit [

]

,,

,.

Al surgir la Academia, sus moderatores debatieron acerca de qué rex-

d e

1518 a 15)0 hay 100 edic iones. freme a 17 el res m d e l sig lo ( 1O alemanas) . Las más de 260 d e Vives en el XVl . a parrir de 1539,amarizan a sospechar que encró en parcial reemplazo de un Erasmo dediname.

~~ GualthmtS Xilander Proftssoribus inftriorum cln.ssium, ep. dar ada qwmo Idus TuL 1594 , para una rcedición de lo s Ditib;- p. con un tirulo que compendia lo que en él velan s us lectores: Prima bJquendi Latine exercitatio ad propiorum et idrml!orum

¡'II<JÚJu/omm copiam compamrulam semndum ordinem rerum enrum, qruu in quotidiano vcTSLZntur usu

, Colonia, G. Cholinus,

3de LoYaina y 2 de Devencer. Italianas, 6, y 2

españolas. Frente al primer bloque, el resto suma 49. En cuanco a las fechas,

1994. Forhma n. 516.

~Fortuna, n. 499.

~-Prefaciodel editor Conrad Badius: "quod ad lmius libelli editionem attinet, mirum vidcri posset cui huiu.s Acndcmine mo- ltnwrrsdialogos istos Vivis nd iacenda [s ic] Latina~ Linguae mdimerrta pruris potiu.s proposu~rint, q11am aut Ernsmi Cof!oquia,

q1111etUi hueplerisque in bJcis in hu11c usum maxime compnrata visa snt

"y sigue un largo a.legaro exp li cando los mocivos. Agra-

ckzco a la Dra. Lecicia López su ayuda para incerpretar ese problemácico pasaje.

174

Enrique González Gonztilez - Víctor Cuti!rrez

Ego nationem non fogio

cum habeo eruditionem quam sequar: Nec agitur hic de religione aut fidei

lisY El doble lastre del humanista, católico y espafiol, pesó cada vez más, incluso si hubo espíritus paces d e advertir contra tales prejuicios. El caso fue que, entre 1582 y aproximadamente 1630,

veinte ediciones se difundieron con gran profusión en Alemania, donde numerosas bibliotecas poseen o más copias. Con su comentario al manual, Freige le garantizó otro medio siglo de circulación na en medios protestantes. Esro sin contar ediciones paralelas en el formato tradicional: el caso más tacado es el de la católica Colonia, con cerca de 20 entre 1544 y 1594. Otras aparecerán sin duda con el tiempo. En Alemania también circularon tiradas bilingües y diversas selecciones. Así, en la luterana universidad de Giessen, el catedrático de gramática griega y hebrea, Christian Hel- wig (m. en 1616), autor de varios manuales escolares, preparó una compilación de extraeros de diál~

e sco lares de Erasmo,

d ifus ión no se limitó a Alemania , donde salieron al menos 23 ediciones, la mayoría bilingü es; ya en 1649 aparecía en Londres, donde se sabe de 10 tiradass. Pero su difusión inglesa es en extremo oscura, dado que el impresor de 1677 anunciaba emitir la doceava edición, de lo que no consta evidenc ia, y el volu- men aún se estampaba en la ciudad en 1727 . Vives volvía a ser compañero de viaje de Erasmo, no obs- tante la fobia que en amplios medios suscitaba su doble lastre de español y papista. Volviendo al mundo católico, es indudable que la prohibición de Erasmo y los autores protesranr~ dej ó el camino franco a su discípulo . Pero , como se ha visto incluso en el caso de Italia, los manuales de Vives se consolidaron plenameme antes de la definitiva prohibición de Erasmo. Más aún, el valenciano, lejos de ser visto como anragonisra o sucedáneo del roterdamés, formó con él una suerte de binomio, dd que dio claro testimonio la desconfianza de los primeros jesuitas. En los medios más diversos Vives que- dó asociado a la figura de Erasmo, lo que se admitía para bien y para mal. No desbancó a su maesrro:

ofrecía producros análogos que, en determinados casos, sin imporrar la religión, parecieron más idóne- os para su manejo escolar.

Vives y Hermann Schootten (m . 1527) , intitulada Familiaria colloquia (1616) . Su

Nota .final

Como bien se sabe, el lecror de

sor, quien lo enseña por afición personal o acatando órdenes superiores. Así pues, salvo casos de escola- res con gran iniciativa , el joven alumno se limita a leer el manual seleccionado por terceras personas. La pervivencia del libro no depende, en fin de cuentas, de los estudiantes: un manual muere cuando deja

de ser utilizado por el maestro. En la edad media, los auctor'é!s a leer en cada facultad estaban claramente defmidos por una uadición multisecular. Sus textus inamovibles eran objeco de glosas, comenrarios y cuestionamientos por cada ca- tedrático, pero su perennidad no era discutida. A partir del siglo XIX, con la creación de los ministerios de educación nacionales, las auroridades del ramo, basadas en criterios susceptibles de rastrear enlosar- chivos ministeriale s, tendieron a determinar qué libros de texto se leerían en cada lugar y tiempo, de acuerdo con el nivel escolar de los estudiantes. En cambio, entre el Renacimiento y el fin del antiguo ré- gimen la situación fue un tanto indefinida. Al irrumpir la imprenta en el escenario europeo, y con ella una rica gama de cursus y manuales escolares, multiplicados por miles de copias, no había criterios es-

un libro de texro , el

estudiante, accede a él por la mediación del profe-

27 Ver arriba la nota 1 de la Inrroducción.

175

optar por unos u otros, ni aucoridades centrales s uficiente mente fuertes para dictar normas respecto. A lo sumo, podían prohibir, no siempre con eficacia, la circulación de ciertos auto- escenarios, la pregunta acerca de qué circunstancias favorecían o condicionaban la fortuna de un manual escolar, se vuelve en extremo compleja. que Erasmo fue prohibido en el mundo católico; pero incluso antes de esa medida, sus Ca- conocieron excepcional fortuna en las prensas españolas ni italianas, a diferencia del mundo Ya pesar de que en este último no se prohibieron, desde mediados del siglo XVI el manual un innegable y gradual declive. Por otra parte, su drástica interdicción se aplicó en rerrirorios don- IJQl\.wil.uct tanto. Atribuir, pues, su declinación a la censura resulta una verdad a medias. El caso de dada la sobresaliente y duradera difu sión de sus manuales escolares, resulta aún más problemáti- :~ lnr,·apoU cicas y religi osas de muy diversa índole, no impidieron su circulación en medios yconrrarreformistas . Es cierto que la lntroductio ad sapientiiam tuvo más alta aceptación en protestante, pero los Diálogos se recibieron con amplitud en ambos campos, con un induda- inio del católico. Por otra parte, De conscribendis epístolis, luego de gozar de enorme acepta- el mundo alemán, gozó de amplís im a y dur ade ra aceptac ión en It alia. vez constatados esos datos numéricos, la pregunta sigue en pie. Dado que en el antiguo régimen autoridades centrales capaces de imponer el uso de determinados manuales escolares, ¿qué cir- ¡auano.as determinaban la pervivencia de unos- a veces durante tres siglos, como los de Vives- y el o la proscripción de otros?

,,.,,n.~r~