Sei sulla pagina 1di 5

EL PATRIOTA

“Nadie ama a su patria porque ella sea grande, sino porque


es suya” (Séneca)
Buen día! Honorable presidium, personal institucional,
padres de familia, compañeros y público general, hoy nos
encontramos aquí reunidos para soñar unos segundos con
la libertad y el patriotismo que la sombra de la injusticia y
la indiferencia social nos han robado, para hilar unos
instantes de esperanza y valentía para ser ¡Mexicanos!,
para retomar la ideología de hombres que apostaron su
vida para que se respetara el derecho humano.
Hoy estoy aquí con el aliento del asombro y de la
consternación ¡muerte, extorción, fraude, abuso y
desapariciones! Vocabulario que mi abuela y mi madre no
utilizaban y que para mí son de uso cotidiano; familias
marchando para que les devuelvan a sus hijos, a su esposo,
a su hermano e incluso a un amigo! Y entonces pienso si
me asiste el derecho de clamar ¡justicia y libertad!
Cuando el sol se posa sobre la serpiente y el nopal es
tiempo de sentir a México vibrar en el interior, cobijarnos
con el reboso tricolor, de alimentarnos de democracia,
trabajo, esfuerzo, voluntad y honestidad, sentir bajo las
suelas el barro que da forma a nuestra identidad, ¡eso es
patria, eso es México...!
La delincuencia es el hecho social con mayor desarrollo, la
lucha por las plazas entre carteles de la droga, las
agrupaciones delictivas que se hacen llamar familia y que
se encargan del secuestro y la extorción, de feminicidios en
la región norte del país y que se han extendido a todo el
país, los exterminios de familias incluyendo niños ya en
plenitud del día, la solicitud de pagos por protección para
poder trabajar tu negocio sin que tengas algún percance,
muerte en cualquier hora y lugar del país sin respetar la
civilidad, y el estado de derecho sin poderse ejecutar, un
órgano militar débil y vulnerable, partida de empresas por
la inseguridad evidente en nuestro país, un órgano
ejecutivo permisivo y estadísticas internacionales donde
ocupamos uno de los primeros lugares en inseguridad y
delincuencia.
El México actual carece de orden y dirección, carece de
cultura civil y de formación moral, la ideología del que no
tranza no avanza, y de un gobierno indiferente y coludido,
de una economía dirigida a las clases poderosas y
delictivas. De reclusorios llenos de inocentes sin
posibilidad de pagarse una cuota interna y como resultado
una vida de miseria y abuso, lleno de cuellos blancos que
tras cometer crímenes contra la salud y la humanidad
viven en un reinado de beneficios y placeres, de niños que
quedan huérfanos por enfrentamientos entre carteles y
que posteriormente son reclutados para aumentar a sus
filas de acción, niños que son prostituidos para placer de
degenerados que son los mejores consumidores y
procreadores de actuar social, gente que desaparece sin
dejar rastro y que es privada de su vida para el retiro de
sus órganos.
Y donde queda la patria, somos los hijos llamados a la
guerra pero ahora el enemigo comparte la misma bandera,
nació en el mismo suelo, y el acero es disparado entre
compatriotas.
Y por ello no hay razón más imperante que hacerse mejor
ser humano, mejor ciudadano, para clamar ser patriota, el
dar con nuestro trabajo, estudio y esfuerzo crecimiento al
país y con nuestros valores, creencias y cultura dar un
matiz de superación a nuestra situación actual.
Aun se escucha el eco prehispánico que cuenta el origen y
la devoción, cuando la lucha y la muerte era por práctica
bélica y de honor, los pueblos hermanos no realizaban
matanzas por crueldad o poderío, nadie desaparecía como
si fuera solo un triste y vago suspiro, ¡vivos se los llevaron,
vivos los queremos!
¡La patria llora!, como lloran las madres cuando un hijo
pierde el camino, llora porque ya no hay pena, ni gloria
porque el patriotismo es ya un cadáver que no podemos
resucitar, porque cada día se comete parricidio, se dibuja
en el país un mural de secuestro con matiz a ejecución, con
una etiqueta de extorción y en las venas, sangre de cultura
del quemeimportismo, moda de actuar social.
¡Patria!, acudo hoy a tu funeral, porque revivirte seria en
un quirófano de revuelta social, y aun así quedarían las
secuelas de la no libertad, pues macharon tus blasones con
el grito ¡disgregación¡ y ¡esclavitud social¡.
Patria, aún esclavos después de un siglo de lucha social, de
héroes llenos de gloria, ¡yo te ofrezco mi infancia!, que mis
formadores tengan a bien instituir en mí, los principios
valores morales y éticos así como ejemplos de acciones
para ser un buen patriota. Para hacer de ti, mi México ese
país donde cuentan los abuelos que a los perros se les
amarraba con longaniza y no se la comían. ¡QUIERO UNA
PATRIA, DONDE PUEDA CRECER, JUGAR Y VIVIR EN
LIBERTAD!, ¡NO QUIERO TEMER!, ¡porque México es mi
casa y en casa hay que sentirse seguro!
¡Viva la patria!, ¡viva cada uno de ustedes!, porque usted,
usted o usted, incluso usted, pueden ser héroes que
pueden dar patria y libertad a México.

Interessi correlati