Sei sulla pagina 1di 10

LA EXPLORACIÓN GEOFÍSICA DEL YACIMIENTO QUELLAVECO ENTRE 1972 - 1999

LA EXPLORACIÓN GEOFÍSICA DEL YACIMIENTO QUELLAVECO ENTRE 1972 - 1999

RRRRRESUMENESUMENESUMENESUMENESUMEN

Minera Quellaveco S.A. está desarrollando el proyecto minero de Quellaveco, en el Departamento de Moquegua. El área fue original- mente estudiada con el método geofísico de Polarización Inducida en 1955 por la Newmont Exploration Ltd., contratada por la Northern Perú Mining & Smelting Co. En ese trabajo fueron investigados doce perfiles orientados según las condiciones geomorfológicas más favora- bles, principalmente siguiendo quebradas y líneas con pendientes sua- ves. La interpretación fue de tipo empírico, utilizando un factor para transformar cargabilidades en porcentaje total de sulfuros, en un mo- mento en que no se conocían muchos de otros elementos que polari- zan, aun no siendo sulfuros metálicos.

Minero Perú decidió realizar un levantamiento de Polarización Inducida en 1972, aplicando un programa similar al que había tenido buenos resultados en Cerro Verde, un año antes. Nuestro programa fue planteado en tres etapas: estudio detallado de la extensión mineralizada de Quellaveco, reconocimiento de Charaque y sondeos complementa- rios. Fue requerido, por contrato, el preparar los resultados de cargabilidad como porcentaje de sulfuros, para seguir el criterio del estudio de 1955. El uso de porcentajes de sulfuros como relación linear con la cargabilidad no es apropiado, ya que cada yacimiento requiere una relación propia y solamente sería “factible” en aquellos bien conocidos.

Cuatro curvas de sondeo de Polarización Inducida, con columnas interpretadas para la resistividad y la cargabilidad, son descritas con gráficos y comentarios. Asimismo se comparan parámetros de cargabilidad real y profundidades obtenidas con cálculos analíticos de 1972 y automáticos de 1999. Sin embargo, el plano de isocurvas de cargabilidad es el mismo de 1972, sin modificaciones, salvo su presen- tación en colores.

El estudio geofísico de 1972 ha sido comparado con resultados de las exploraciones directas completadas por Minero Perú y por Minera Quellaveco S.A. Las comparaciones se hicieron de dos maneras: sec- ciones geológicas y geofísicas, y planos con contenidos de molibdeno, de cobre primario y de pirita.

José E. Arce Helberg, Consultor MINERA QUELLAVECO S.A.

IIIIINTRODUCCIÓNNTRODUCCIÓNNTRODUCCIÓNNTRODUCCIÓNNTRODUCCIÓN

En 1970 revirtieron al Estado las concesiones mineras de Quellaveco, situadas en el Departamento de Moquegua, Perú (Figura 1). La Empresa Minera Del Perú (Minero Perú) recibió el encargo de completar la exploración, utilizando para ello la información que le entregó la Southern Perú Copper Corporation. Entre 1971 y 1975 Minero Perú realizó estudios geofísicos de Polarización Inducida en Cerro Verde, Tintaya, Chalcobamba-Ferrobamba, Quellaveco y Antamina, todos realizados por J. Arce. En Cerro Verde (1971) habían sido ubica- dos dos lugares para perforación diamantina con los que se comprobó la existencia del yacimiento conocido como Santa Rosa. En Tintaya (1971) un sondeo eléctrico vertical permitió determinar la ocurrencia y profundidad de cobertura del cuerpo Inflexión Norte, el mismo que ha producido ya más de 30 Mt de mineral de cobre; otro sondeo encontró el cuerpo de Chabuca Norte; en ambos casos las profundida- des calculadas resultaron con menos de 10% de error al ser comproba- das con perforaciones, en enero de 1972. Con estos antecedentes, Minero Perú dispuso que en agosto de 1972 fuera completado el levantamiento de Quellaveco, con 264 estaciones de sondeo de Pola- rización Inducida.

OOOOOBJETIVOSBJETIVOSBJETIVOSBJETIVOSBJETIVOS

El fenómeno de la susceptibilidad del subsuelo a ser cargado momentáneamente por medio de la aplicación de corriente eléctrica había sido observado numerosas veces en el curso de exploraciones de resistividad, desde principios del siglo. Sin embargo, puede afir- marse que el método geofísico de Polarización Inducida fue inventa- do cuando, entre 1948 y 1950, Harold O. Seigel desarrolló la base teórica indispensable para establecer una técnica científica. Los ob- jetivos fueron, desde un principio, el poder investigar yacimientos de sulfuros diseminados que no había sido posible detectar con los métodos disponibles. Los buenos resultados obtenidos en Cuajone llevaron a la decisión de emplear la Polarización Inducida en Quellaveco, en 1955. Como el yacimiento había sido ya delimitado por la Southern Perú Copper Corporation, la nueva concesionaria,

145145145145145
145145145145145

José E. Arce Helberg

José E. Arce Helberg 146146146146146
146146146146146
146146146146146

LA EXPLORACIÓN GEOFÍSICA DEL YACIMIENTO QUELLAVECO ENTRE 1972 - 1999

Minero Perú, programó realizar una serie de nuevos programas com- plementarios, uno de los cuales fue el de cubrir Quellaveco con registros geofísicos para delimitar la zona mineralizada y el de reco- nocer la extensión y posibilidades del área de Charaque, al nor- oeste.

HHHHHISTORIAISTORIAISTORIAISTORIAISTORIA

A mediados de 1955 la Compañía Newmont Exploration Ltd. realizó un levantamiento geofísico con mediciones de “pulso” y de “resistividad” a lo largo de doce perfiles orientados NE-SO, principal- mente siguiendo los cursos de quebradas, del río Asana y con algu- nas líneas intermedias. El nombre de “pulso” se usaba, entonces, para lo que en la actualidad conocemos como “cargabilidad eléctri- ca”. La resistividad y la cargabilidad son las dos propiedades que se miden con el método de Polarización Inducida. Este método, desa- rrollado por la Newmont desde 1948 con la investigación doctoral de Harold O. Seigel, en la Universidad de Toronto (Canadá), tuvo sus primeras aplicaciones comerciales en Cuajone (Cerro de Pasco Corporation), Cerro Verde (Anaconda) y Quellaveco (Northern Perú Mining & Smelting Co.). Robert W. Baldwin estuvo a cargo del trabajo de campo, Paul A.Head intervino en diversos momentos del procesa- miento y H.O.Seigel utilizó su formulación matemática para calcular valores reales y profundidades a partir de un cierto número de cur- vas de sondeo (expanders) vertical. L.S. Collett (1990), quien formó parte del grupo Newmont que desarrolló el IP asegura que en casi cuatro años de trabajo en el Perú, sólo uno de los sondajes diamantinos recomendados no encontró sulfuros en cantidad razo- nable a las profundidades calculadas.

Las limitaciones instrumentales de los equipos de 1955, los pri- meros construidos para aplicar el método de “pulso” (también conoci- do entonces como el de overvoltage) forzaron la ejecución del levanta- miento a lo largo de depresiones topográficas, las mismas que, en las condiciones morfológicas locales, tienen orientaciones predominantes NE-SO. Por ello, mientras a lo largo de los perfiles (configuración Polo- Dipolo equidistante, o 3-Array) las estaciones fueron colocadas cada 100, 200 y 300 metros, las distancias entre líneas resultaron varia- bles entre 100 y 500 metros.

La zona con lecturas de “pulso” anómalas fue definida con orien- tación NO-SE en el flanco norte del valle del río Asana y con orientación N-S en ambos flancos de la quebrada de Charaque, conformando una extensión aproximada de 4.5 km por 1-2 km de extensión limitada por la curva de 1.5% de sulfuros totales por volumen. Esta deducción empírica corresponde a una cargabilidad de unos 10 mV/V, de acuerdo con la manera vigente de medir la polarización inducida.

MMMMMETODOLOGÍAETODOLOGÍAETODOLOGÍAETODOLOGÍAETODOLOGÍAGGGGGEOFÍSICAEOFÍSICAEOFÍSICAEOFÍSICAEOFÍSICA

La exploración geofísica de Quellaveco fue programada por Minero Perú, a sugerencia de J. Arce, para cubrir el yacimiento mismo con una

red de 200 m por 200 m entre estaciones, de la misma manera como había sido explorado Cerro Verde. Asimismo, el área de la quebrada de Charaque, unos 2 km al noroeste, sería también cubierta en detalle, sobre una red de 200 m por 200 m. Fue estimada, inicialmente, la cantidad de 260 sondeos de Polarización Inducida en las dos zonas. Al final fueron ejecutados cuatro sondeos más, tratando de unir las dos zonas anómalas resultantes (Figura 2).

El sondeo eléctrico de Polarización Inducida es un dispositivo galvánico que emplea cuatro electrodos, un dipolo de corriente AB y un dipolo de medida MN, dispuestos en línea recta. La relación geométrica entre los dos dipolos fue del tipo Wenner AMNB, con AB=3MN con la estación asignada al punto central, entre M y N. Conservando este centro, los dos dipolos se expanden progresiva- mente desde algunos metros hasta varios centenares de metros entre A y B, hasta conseguir la penetración buscada. Este criterio es aplicado por el operador para decidir, de acuerdo con la evolución de lecturas desde las someras (longitud mínima AB=6m) pasando por las longitudes intermedias 9, 12, 15, 18, 24, 30, 42, 60, 90,120, 150, 180, 240, 300, 420, 600, hasta la máxima de 900 metros. Cada uno de los 18 intervalos produce una lectura de resistividad aparente y una de cargabilidad aparente. Con cada serie de lecturas se construye la curva correspondiente. El cálculo de los sondeos de Quellaveco se hizo con los ábacos de curvas teóricas de H.O. Seigel (1959) y de Charles L. Elliot (1971).

Como lo fuera expuesto en el informe geofísico de 1972, el cálculo de una curva de sondeo eléctrico tiene tanto mayor exactitud cuanto mejor se cumplen las condiciones geométricas y físicas que definen un cuadro geológico. En otras palabras la situación ideal es aquella donde la superficie del terreno y los “planos” de contacto eléctrico son paralelos y cuando la cargabilidad (o la resistividad) no varía en gran extensión relativa. Aunque estas condiciones pueden parecer inalcanzables en la realidad geológica, tal limitación es apli- cable a cualquier tipo de interpretación geofísica cuantitativa y no sólo a la de los sondeos eléctricos. Por otro lado, los pórfidos de cobre importantes tienen dimensiones horizontales lo suficiente- mente grandes como para hacer cálculos con precisión del 70%-

90%.

El equipo instrumental utilizado en 1972, en Quellaveco, consistió de un grupo electrógeno motorizado conectado a la unidad Scintrex de corriente continua con 2.5 kW de potencia, 1500 voltios de salida máxima, por emisión de pulsos de polaridad conmutada según el ciclo 2”on, 2”off, -2”on, -2”off. Los pulsos (de allí el nombre original de método de pulso, usado hasta 1960, aproximadamente) son aplica- dos al terreno con los electrodos A y B. Los efectos de resistividad- cargabilidad se midieron en el dipolo MN conectado a un receptor tipo Newmont, Scintrex IPR-7, con unidades en milivoltios.segundo por voltio (mV.seg/V, o milisegundos) y 300 kilohmios de impedancia de entrada. Los electrodos M y N fueron del tipo no polarizable, con núcleo de cobre electrolítico bañado en una solución concentrada de sulfato de cobre.

147147147147147
147147147147147

José E. Arce Helberg

RRRRRESULESULESULESULESULTTTTTADOSADOSADOSADOSADOS GGGGGEOFÍSIEOFÍSIEOFÍSIEOFÍSIEOFÍSICOSCOSCOSCOSCOS

En Quellaveco fueron determinadas las columnas de cargabilidad eléctrica de cada sondeo en la red de 200 m x 200 m. Las curvas que dieron columnas de interés para la exploración fueron aquellas que mostraron cuadros generalizados de tres “horizontes”: cobertura, ano- malía superior muy intensa y anomalía inferior intensa. Existen tam- bién curvas con dos horizontes: cobertura y anomalía, así como las que no encontraron cargabilidades anómalas. La predominancia de los tres horizontes en la zona central del yacimiento llevó a la interpretación de

FIGURAFIGURAFIGURAFIGURAFIGURA 22222

CCCCCOBERTURAOBERTURAOBERTURAOBERTURAOBERTURA GGGGGEOFÍSICAEOFÍSICAEOFÍSICAEOFÍSICAEOFÍSICA DEDEDEDEDE 19721972197219721972

que la “capa” intermedia muy fuerte podría corresponder a un horizon- te con calcosita, sugerencia que fue presentada en el informe de 1972. Las figuras 3, 4, 5 y 6 corresponden a cuatro sondeos de Polarización Inducida de Quellaveco que hemos escogido como repre- sentativos de cuatro situaciones diferentes del subsuelo, relacionadas con el yacimiento. Todos ellos han sido reinterpretados con un progra- ma automático que ha sido desarrollado en el Perú y que fuera probado con éxito en 1993, con la exploración de Cuajone NO. Las curvas de resistividad y de cargabilidad son calculadas para ocho intervalos por década.

Cuajone NO. Las curvas de resistividad y de cargabilidad son calculadas para ocho intervalos por década.
148148148148148
148148148148148

LA EXPLORACIÓN GEOFÍSICA DEL YACIMIENTO QUELLAVECO ENTRE 1972 - 1999

Figura 3: Sondeo IP en la estación 328260E-8109200N Cargabilidad ligeramente anómala (M2=13 mV/V) entre 60 y 200 metros de profundidad. Resistividad baja (R3=77 W-m) entre 6 y 28 metros de profundidad.

Entre 6 m y 28 m hay rocas alteradas sin sulfuros.

FIGURAFIGURAFIGURAFIGURAFIGURA 33333

SSSSSONDEOONDEOONDEOONDEOONDEO DEDEDEDEDE PPPPPOLARIZACIÓNOLARIZACIÓNOLARIZACIÓNOLARIZACIÓNOLARIZACIÓN IIIIINDUCIDANDUCIDANDUCIDANDUCIDANDUCIDA ENENENENEN 328260E-8109200N328260E-8109200N328260E-8109200N328260E-8109200N328260E-8109200N

Figura 4: Sondeo IP en la estación 328260E-8108400N

Figura 4: Sondeo IP en la estación 328260E-8108400N Cargabilidad muy anómala (M2=55 mV/V) desde 60m hasta más de 200m de profundidad. Resistividad baja (R3=75 W-m) entre 12m y 220m de profundidad.

Entre 12m y 60m las columnas son indicativas de rocas alteradassinsulfuros. Entre 60 m y 220 m las columnas revelan rocas alteradas consulfuros.

FIGURAFIGURAFIGURAFIGURAFIGURA 44444

SSSSSONDEOONDEOONDEOONDEOONDEO DEDEDEDEDE PPPPPOLARIZACIÓNOLARIZACIÓNOLARIZACIÓNOLARIZACIÓNOLARIZACIÓN IIIIINDUCIDANDUCIDANDUCIDANDUCIDANDUCIDA ENENENENEN 328260E-8108400N328260E-8108400N328260E-8108400N328260E-8108400N328260E-8108400N

Figura 5: Sondeo IP en la estación 326660E-8109000N

Figura 5: Sondeo IP en la estación 326660E-8109000N Cargabilidad muy anómala (M2=47 mV/V) desde 27m hasta 100 m de profundidad

FIGURAFIGURAFIGURAFIGURAFIGURA 55555

SSSSSONDEOONDEOONDEOONDEOONDEO DEDEDEDEDE PPPPPOLARIZACIÓNOLARIZACIÓNOLARIZACIÓNOLARIZACIÓNOLARIZACIÓN IIIIINDUCIDANDUCIDANDUCIDANDUCIDANDUCIDA ENENENENEN 326660E-8109000N326660E-8109000N326660E-8109000N326660E-8109000N326660E-8109000N

Cargabilidad anómala (M3=25 mV/V) desde 100m hasta más de
Cargabilidad anómala (M3=25 mV/V) desde 100m hasta más de

Cargabilidad anómala (M3=25 mV/V) desde 100m hasta más de 300m de profundidad. Resistividad baja (R3-55 W-m) entre 13m y 100m de profundidad.

Entre 13 m y 27 m la columna de resistividad revela rocas alteradas,sinsulfuros. Entre 27 m y 100 m las columnas indican rocas alteradas consulfuros. Entre 100 m y >300 m, las rocas son muy poco altera das, con sulfuros en poca cantidad.

Figura 6: Sondeo IP en la estación 327060E-8107600N Cargabilidad intensa (M2=72 mV/V) desde los 24m hasta más de 300m de profundidad. Resistividad intermedia (R3=143 W-m) entre 6m y 200 metros de profundidad.

La cargabilidad intensa (muchos sulfuros) ocurre en rocaspocoalteradas.

FIGURAFIGURAFIGURAFIGURAFIGURA 66666

SSSSSONDEOONDEOONDEOONDEOONDEO DEDEDEDEDE PPPPPOLARIZACIÓNOLARIZACIÓNOLARIZACIÓNOLARIZACIÓNOLARIZACIÓN IIIIINDUCIDANDUCIDANDUCIDANDUCIDANDUCIDA ENENENENEN 327060E-8107600N327060E-8107600N327060E-8107600N327060E-8107600N327060E-8107600N

Las relaciones entre valores correlacionables de las

Las relaciones entre valores correlacionables de las columnas de cargabilidad permitieron, en 1972, construir tres planos de isocurvas:

Cargabilidad de la Anomalía Superior, Profundidad a la Anomalía

149149149149149
149149149149149

José E. Arce Helberg

Superior y Profundidad a la Anomalía Inferior. La discriminación en- tre anomalías superior e inferior fue establecida por la gran cantidad relativa de sondeos con cargabilidad en tres niveles claramente identificables: cobertura>anomalía superior>anomalía inferior. De tales planos, presentamos solamente el correspondiente a la Ano- malía Superior, sobre el que serán comparados los resultados de las exploraciones directas realizadas por Minero Perú y por Minera Quellaveco S.A.

IsocurvasIsocurvasIsocurvasIsocurvasIsocurvas dedededede CargabilidadCargabilidadCargabilidadCargabilidadCargabilidad EléctricaEléctricaEléctricaEléctricaEléctrica

La Figura 7 corresponde al plano de isocurvas de cargabilidades reales preparado en 1972 con los sondeos de Polarización Inducida. En el informe #122-72 tiene número 4 y las unidades utilizadas fueron de porciento de sulfuros totales por volumen en relación de 1%=6 mV.seg/V, para seguir los criterios aplicados por Newmont en 1955 y por requerimientos del contrato con Minero Perú. El emplear porcientos significa un procedimiento técnicamente incorrecto ya que la cargabilidad está influenciada no solamente por sulfuros metálicos sino también por sericita, montmorillonita, magnetita y otros. La deci- sión fue simplemente por razones administrativas pero llamando la

atención que lo apropiado era multiplicar por 6 los valores del Plano 4 para obtener las cargabilidades reales calculadas. Otra característica del estudio de 1972 fue la del uso de cargabilidades netas, obtenidas de las lecturas de campo menos el valor del nivel de fondo (background) establecido con las lecturas someras. Las cargabilidades netas fueron usadas por H. O. Seigel en las interpretaciones originales de Cuajone y Quellaveco y él mismo nos recomendó personalmente seguir así para poder utilizar los ábacos de curvas teóricas, entonces lo único disponi- ble para interpretaciones cuantitativas. Las curvas de sondeo de las figuras 3, 4, 5 y 6 muestran columnas de cargabilidad total, calculadas con el programa automático del que hora disponemos y entre parénte- sis, los valores calculados con los ábacos de Seigel (1959) y de Elliot

(1971).

La extensión anómala de Quellaveco fue establecida con límites razonables solamente hacia el NE, E y S (?), mientras que quedó

abierta hacia el N, NO y SO. Puede considerarse que la zona anómala de Charaque también fue bien definida. Sin embargo, ha quedado una zona de unos 3 km 2 en la que consideramos que los registros geofísicos no alcanzaron profundidad suficiente, por las altas resistencias de contacto y la baja impedancia del instrumento utilizado. Las zonas ahora conocidas con intensa piritización están claramente mostra- das en el ”anillo” de alta cargabilidad al oeste, suroeste y sur. Pensamos que la zona norte de Quellaveco re-

quiere de una mejor interpretación, esta vez utilizando las resistividades que no fueron consideradas en vista de las experiencias nuestras en pórfidos del sur del Perú, de 1970 y 1971, prejuicio que ahora debemos dejar para una interpretación inte- gral.

FIGURAFIGURAFIGURAFIGURAFIGURA 77777

PPPPPLANOLANOLANOLANOLANO DEDEDEDEDE CCCCCARGABILIDADARGABILIDADARGABILIDADARGABILIDADARGABILIDAD RRRRREALEALEALEALEAL,,,,, ENENENENEN MMMMMILISEGUNDOSILISEGUNDOSILISEGUNDOSILISEGUNDOSILISEGUNDOS (1972)(1972)(1972)(1972)(1972)

(1972)(1972)(1972)(1972)(1972) SeccionesSeccionesSeccionesSeccionesSecciones dedededede

SeccionesSeccionesSeccionesSeccionesSecciones dedededede CargabilidadCargabilidadCargabilidadCargabilidadCargabilidad EléctricaEléctricaEléctricaEléctricaEléctrica

Cada uno de los alineamientos (Figura 8) y (Figura 9) está presen- tado con una sección geológica pre- parada por Minera Quellaveco con los datos de perforación y otra de cargabilidad real, preparada con los datos del informe geofísico de 1972. Las interpretaciones geofísicas ha- bían predicho una estructura eléctri- ca que resultó aceptable para la ex- ploración. Los errores no son signifi- cativos desde que los órdenes de magnitud están dentro de lo espera- do. En el extremo NO de la Figura 8

150150150150150
150150150150150

LA EXPLORACIÓN GEOFÍSICA DEL YACIMIENTO QUELLAVECO ENTRE 1972 - 1999

FIGURAFIGURAFIGURAFIGURAFIGURA 88888

SSSSSECCIECCIECCIECCIECCIONESONESONESONESONES GGGGGEOLÓGIEOLÓGIEOLÓGIEOLÓGIEOLÓGICACACACACA YYYYY DEDEDEDEDE CCCCCARGARGARGARGARGABILIDABILIDABILIDABILIDABILIDADADADADAD RRRRREALEALEALEALEAL IIIIINTERPRETNTERPRETNTERPRETNTERPRETNTERPRETADADADADADAAAAA SE-NSE-NSE-NSE-NSE-NOOOOO

SE-NSE-NSE-NSE-NSE-NOOOOO FIGURAFIGURAFIGURAFIGURAFIGURA 99999 SSSSS

FIGURAFIGURAFIGURAFIGURAFIGURA 99999

SSSSSECCIECCIECCIECCIECCIONESONESONESONESONES GGGGGEOLÓGIEOLÓGIEOLÓGIEOLÓGIEOLÓGICACACACACA YYYYY DEDEDEDEDE CCCCCARGARGARGARGARGABILIDABILIDABILIDABILIDABILIDADADADADAD RRRRREALEALEALEALEAL IIIIINTERPRETNTERPRETNTERPRETNTERPRETNTERPRETADADADADADAAAAA SO-NESO-NESO-NESO-NESO-NE

EALEALEALEALEAL IIIII NTERPRETNTERPRETNTERPRETNTERPRETNTERPRETADADADADADAAAAA SO-NESO-NESO-NESO-NESO-NE 151151151151151
151151151151151
151151151151151

José E. Arce Helberg

FIGURAFIGURAFIGURAFIGURAFIGURA 1010101010

PPPPPLANLANLANLANLANOOOOO DEDEDEDEDE CCCCCOMPOMPOMPOMPOMPARAARAARAARAARACIÓNCIÓNCIÓNCIÓNCIÓN CONCONCONCONCON ELELELELEL CCCCCONTENIDOONTENIDOONTENIDOONTENIDOONTENIDO TTTTTOOOOOTTTTTALALALALAL DEDEDEDEDE MMMMMOLIBDENOLIBDENOLIBDENOLIBDENOLIBDENOOOOO

DEDEDEDEDE MMMMM OLIBDENOLIBDENOLIBDENOLIBDENOLIBDENOOOOO TTTTTaladraladraladraladraladrososososos dedededede
DEDEDEDEDE MMMMM OLIBDENOLIBDENOLIBDENOLIBDENOLIBDENOOOOO TTTTTaladraladraladraladraladrososososos dedededede

TTTTTaladraladraladraladraladrososososos dedededede comprcomprcomprcomprcomprobaciónobaciónobaciónobaciónobación enenenenen aurauraurauraureolaeolaeolaeolaeola dedededede piritapiritapiritapiritapirita

la fuerte cargabilidad se explica por el alto contenido de pirita (ver Figura 12).

ComparaciónComparaciónComparaciónComparaciónComparación conconconconcon elelelelel contenidocontenidocontenidocontenidocontenido dedededede molibdenomolibdenomolibdenomolibdenomolibdenototaltotaltotaltotaltotal

La Figura 10 muestra la relación entre la anomalía de cargabilidad eléctrica y la distribución de molibdeno, con la isocurva de 0.007% Mo utilizada como mínimo.

ComparaciónComparaciónComparaciónComparaciónComparación conconconconcon elelelelel contenidocontenidocontenidocontenidocontenido dedededede cobrecobrecobrecobrecobre primarioprimarioprimarioprimarioprimario

La Figura 11 ha sido preparada para comparar la anomalía geofísica

con la distribución del contenido total de cobre primario, comenzando con un mínimo de 0.25% Cu.

ComparaciónComparaciónComparaciónComparaciónComparación conconconconcon lalalalala distribucióndistribucióndistribucióndistribucióndistribución deldeldeldeldel contenidocontenidocontenidocontenidocontenido dedededede piritapiritapiritapiritapirita

En la Figura 12 se observa la relación entre las isanómalas de cargabilidad eléctrica y las de contenido total de pirita. La áreas coloreadas con amarillo a rojo contienen un mínimo de 7% de piri- ta. Los cuatro puntos rojos son ubicaciones de taladros perfora- dos específicamente para comprobar la presencia de la aureola de pirita interpretada con el plano de cargabilidad. Se deduce que la anomalía intensa del sureste debe estar también originada por piritización.

152152152152152
152152152152152

LA EXPLORACIÓN GEOFÍSICA DEL YACIMIENTO QUELLAVECO ENTRE 1972 - 1999

FIGURAFIGURAFIGURAFIGURAFIGURA 1111111111

PPPPPLANLANLANLANLANOOOOO DEDEDEDEDE CCCCCOMPOMPOMPOMPOMPARAARAARAARAARACIÓNCIÓNCIÓNCIÓNCIÓN CONCONCONCONCON ELELELELEL CCCCCONTENIDOONTENIDOONTENIDOONTENIDOONTENIDO DEDEDEDEDE CCCCCOBREOBREOBREOBREOBRE PPPPPRIMARIRIMARIRIMARIRIMARIRIMARIOOOOO

TTTTTaladraladraladraladraladrososososos dedededede comprcomprcomprcomprcomprobaciónobaciónobaciónobaciónobación
TTTTTaladraladraladraladraladrososososos dedededede comprcomprcomprcomprcomprobaciónobaciónobaciónobaciónobación enenenenen aurauraurauraureolaeolaeolaeolaeola dedededede piritapiritapiritapiritapirita

RRRRREFERENCIASEFERENCIASEFERENCIASEFERENCIASEFERENCIAS BIBLIOGRÁFICASBIBLIOGRÁFICASBIBLIOGRÁFICASBIBLIOGRÁFICASBIBLIOGRÁFICAS

Toda la información no geofísica utilizada en este artículo ha sido proporcio- nada por Minera Quellaveco S.A. Esta información está contenida, par- cialmente, en las figuras 8, 9, 10, 11 y 12.

Arce, J.E., 1972 QUELLAVECO. Estudio Geofísico de Polarización Inducida. Informe inédito preparado para Minero Perú. Informe # 122-72 del 6.10.72. De aquí han sido extraídos los gráficos de las figuras 1, 2, 3, 4, 5, 6 y 7.

Overvoltage field results. Overvoltage research and

Baldwin, R.W., 1959

geophysical applications. J.R. Wait, Editor. Pergamon Press, 115-124.

Collett, L.S., 1990 History of the induced polarization method. Induced Polarization – Application and case histories. J.B. Fink (et al.), Editor, 5-21.

Elliot, C.L., 1971 Theoretical curves of induced polarization response and

apparent resistivity.

Elliot Geophysical Company. Tucson, Arizona.

Seigel, H.O., 1959 Mathematical formulation and type curves for induced polarization. Geophysics, Vol. 24, 547-565.

153153153153153
153153153153153

José E. Arce Helberg

FIGURAFIGURAFIGURAFIGURAFIGURA 1212121212

PPPPPLANLANLANLANLANOOOOO DEDEDEDEDE CCCCCOMPOMPOMPOMPOMPARAARAARAARAARACIÓNCIÓNCIÓNCIÓNCIÓN CONCONCONCONCON ELELELELEL CCCCCONTENIDOONTENIDOONTENIDOONTENIDOONTENIDO DEDEDEDEDE PPPPPIRITIRITIRITIRITIRITAAAAA

DEDEDEDEDE PPPPP IRITIRITIRITIRITIRITAAAAA TTTTTaladraladraladraladraladrososososos dedededede

TTTTTaladraladraladraladraladrososososos dedededede comprcomprcomprcomprcomprobaciónobaciónobaciónobaciónobación enenenenen aurauraurauraureolaeolaeolaeolaeola dedededede piritapiritapiritapiritapirita

154154154154154
154154154154154