Sei sulla pagina 1di 32

S C R I P TA

A N I N T E R NAT I O NA L J O U R NA L
O F C O D I C O LO G Y
A N D PA L A E O G R A P H Y
Direttori · Editors
Mario Capasso · Giancarlo Prato

Comitato d’Onore · Honour Board


Esin Atil · Vasilis Atsalos · Antonio Bravo-García
Paul Canart · Ernst Gamillscheg · Francisco Gimeno Blay
Dieter Harlfinger · Louis Holtz · Birger Munk Olsen · Francis Newton
Giovanna Nicolaj · Colette Sirat

Comitato scientifico · Scientific Board


Malachi Beit-Arié · Carlo Carletti · Angel Escobar Chico · Pasquale Cordasco
Marco D’Agostino · Luisa D’Arienzo · Paola Davoli · Paola Degni
Giuseppe De Gregorio · Flavia De Rubeis · Axinia Dzurova · Paolo Eleuteri
Maria Rosa Formentin · Christian Förstel · David Ganz
Clelia Gattagrisi · Donald Jackson · Walter Koch
Judith Olszowy-Schlanger · Giulia Orofino · Paola Orsatti
Mauro Perani · †Paolo Radiciotti · Antonella Rovere
Alain Touwaide · Caterina Tristano

Comitato editoriale · Editorial Board


Marco D’Agostino (coordinatore) · Laura Albiero · Daniele Arnesano
Maria Clara Cavalieri · Corinna Drago · Paolo Fioretti · Natascia Pellé

Referees 2012-2013
Laura Albiero (Université Paris-Sorbonne) · Attilio Bartoli Langeli (Pontificia Università Antonianum, Roma)
Paul Canart (Accademia Nazionale dei Lincei) · Carlo Carletti (Università degli Studi Bari)
Guglielmo Cavallo (Accademia Nazionale dei Lincei) · Paola Degni (Università degli Studi Bologna-Ravenna)
Paolo Eleuteri (Università degli Studi Venezia) · Vera von Falkenhausen (Istituto Storico Germanico Roma)
Paolo Fioretti (Università degli Studi Bari) · Maria Rosa Formentin (Università degli Studi Trieste)
Stefania Fortuna (Università Politecnica delle Marche Ancona) · Nicoletta Giové (Università degli Studi Padova)
Otto Kresten (Österreichische Akademie der Wissenschaften Wien) · Marilena Maniaci (Università degli Studi Cassino)
Giuseppe Mandalà (Centro de Ciencias Humanas y Sociales Madrid)
Teresa Martínez Manzano (Universidad de Salamanca) · Fausto Montana (Università degli Studi Pavia-Cremona)
Marco Palma (Università degli Studi Cassino) · Valentina Sagaria Rossi (Accademia Nazionale dei Lincei)
Adele Tepedino (Università degli Studi Salerno) · Caterina Tristano (Università degli Studi Siena)
Dominik Wujastyk (Universität Wien) · Stefano Zamponi (Università degli Studi Firenze)

«Scripta» is an International Peer-Reviewed Journal.


The eContent is Archived with Clockss and Portico.
anvur: a
S C R I P TA
AN INTERNATIONAL JOURNAL
OF CODICOLOGY
AND PALAEOGRAPHY

7 · 2014

PISA · ROMA
Fabrizio Serra editore
MMXIV
Amministrazione e abbonamenti
Fabrizio Serra editore ®
Casella postale n. 1, succursale n. 8, i 56123 Pisa,
tel. +39 050542332, fax +39 050574888, fse@libraweb.net

I prezzi ufficiali di abbonamento cartaceo e/o Online sono consultabili


presso il sito Internet della casa editrice www.libraweb.net.
Print and/or Online official subscription prices are available
at Publisher’s web-site www.libraweb.net.

I pagamenti possono essere effettuati tramite versamento su c.c.p. n. 17154550


o tramite carta di credito (American Express, Visa, Eurocard, Mastercard)

Uffici di Pisa: Via Santa Bibbiana 28, i 56127 Pisa,


tel. +39 050542332, fax +39 050574888,
fse@libraweb.net

Uffici di Roma: Via Carlo Emanuele I 48, i 00185 Roma,


tel. + 39 06 70493456, fax + 39 06 70476605,
fse.roma@libraweb.net

Autorizzazione del Tribunale di Pisa n. 21 del 14 giugno 2007


Direttore responsabile: Fabrizio Serra

A norma del codice civile italiano, è vietata la riproduzione, totale o parziale (compresi estratti, ecc.),
di questa pubblicazione in qualsiasi forma e versione (comprese bozze, ecc.), originale o derivata, e con qualsiasi mezzo a stampa
o internet (compresi siti web personali e istituzionali, academia.edu, ecc.), elettronico, digitale, meccanico, per mezzo di fotocopie,
pdf, microfilm, film, scanner o altro, senza il permesso scritto della casa editrice.

Under Italian civil law this publication cannot be reproduced, wholly or in part (included offprints, etc.), in any form (included proofs, etc.),
original or derived, or by any means: print, internet (included personal and institutional web sites, academia.edu, etc.), electronic,
digital, mechanical, including photocopy, pdf, microfilm, film, scanner or any other medium,
without permission in writing from the publisher.

Proprietà riservata · All rights reserved

© Copyright 2014 by Fabrizio Serra editore®, Pisa · Roma.


Fabrizio Serra editore incorporates the Imprints Accademia editoriale,
Edizioni dell’Ateneo, Fabrizio Serra editore, Giardini editori e stampatori in Pisa,
Gruppo editoriale internazionale and Istituti editoriali e poligrafici internazionali.

Stampato in Italia · Printed in Italy

www.libraweb.net

issn 1971-9027
issn elettronico 2035-2751
SOMMARIO

Claire Bosc-Tiessé, Qu’est-ce qu’un scriptorium en Éthiopie? L’organisation du travail des copistes dans le
Royaume Chrétien d’Éthiopie 9
Guglielmo Cavallo, Paolo Fioretti, Chiaroscuro. Oltre l’angolo di scrittura (secoli i a.C.-vi d.C.) 29
Marco Cursi, Un codice della Commedia di mano di Antonio Pucci 65
Marco D’Agostino, Paola Degni, La Perlschrift dopo Hunger: prime considerazioni per una indagine 77
Christian Gastgeber, Das Typikon Lincoln College gr. 35 und das Patriarchat von Konstantinopel 95
Anna Gioffreda, Considerazioni su alcuni recentiores della Synopsis Historiarum di Giovanni Scilitze 111
Nicoletta Giovè Marchioli, Codici francescani a Roma nel Duecento. Le testimonianze, le assenze e i
problemi 127
Mauro Maggi, Giuliana Martini, Annotations on the Book of Zambasta, iii : chapter 18 no more 139
Teresa Martínez Manzano, Creta y el itinerario de los textos griegos hacia occidente. El caso de los manus-
critos de Matteo Dandolo 159
Zisis Melissakis, Une planche à régler (Mastara) retrouvée dans la reliure d’un livre imprimé 185
Mariella Menchelli, Un copista di Planude. Platone ed Elio Aristide in moderne e arcaizzanti di xiii secolo 193
Rudolf S. Stefec, Aspekte griechischer Buchproduktion in der Schwarzmeerregion 205

Indici «Scripta» · 7 · 2014 235


CRETA Y EL ITINERARIO DE LOS TEXTOS GRIEGOS
HACIA OCCIDENTE. EL CASO DE LOS MANUSCRITOS
DE MATTEO DANDOLO*
Teresa Martínez Manzano**

Abstract zantinos se refugiasen en la isla y portasen con ellos


sus bibliotecas particulares.2 La llegada a Creta de
This paper focuses on forty Greek manuscripts that be-
longed to the Venetian nobleman Matteo Dandolo and are
hombres letrados con manuscritos orientales y la de-
kept today in El Escorial. Many of them have a Cretan manda de textos griegos por parte de los humanistas
binding (original or secondary), either because they were italianos, en un momento en el que la imprenta da-
copied in Crete in the 15th century, or because, after their ba todavía sus incipientes pasos, tuvo como conse-
production in Constantinople or elsewhere in the Byzan- cuencia la proliferación en Creta de talleres de copia
tine Empire, they arrived at Crete before being sold in en los que se transcribió a gran escala y desde los que
Venice.1 se difundieron muchos textos a occidente, constitu-
Keywords: Crete, Matteo Dandolo, El Escorial.
yéndose de este modo Creta en una estación decisi-
Parole chiave: Creta, Matteo Dandolo, El Escorial. va en la translatio studiorum que conllevó el eclipse
del Imperio bizantino. Deno John Deanakoplos nos
1. ha ilustrado sobre las figuras más señeras de esta
emigración bizantina a Creta y sobre conocidos per-

T anto por su posición estratégica, como puente


entre oriente y occidente, como por su singular
situación cultural y lingüística, con población griega
sonajes cretenses asentados después en Venecia3 y
otros autores han establecido con más concreción la
aportación de los manuscritos cretenses a la historia
– por tanto, de costumbres y lengua griega y de reli- de los textos. Cabe mencionar aquí los casos para-
gión ortodoxa – pero bajo dominio veneciano, la is- digmáticos en los que ha logrado establecerse, ya
la de Creta se convierte, como es bien sabido, en hace tiempo, una recensión cretense en autores lite-
fructífero punto de encuentro entre la civilización bi- rarios como Tucídides,4 Apolonio Rodio5 o los epis-
zantina y la floreciente Italia, sobre todo desde que tológrafos griegos,6 y, más recientemente, en textos
tras la caída de Constantinopla en 1453 muchos bi- de carácter técnico como el de Dioscórides.7 Pero

* Se citan abreviadamente las siguientes obras: 2 En verdad, se aprecian sobre todo dos movimientos de desplaza-
Andrés (1965) = G. de Andrés, Catálogo de los códices griegos de la Re- dos, uno inmediatamente después de la hálosis y otro en 1460 tras la
al Biblioteca de El Escorial, vol. ii, Madrid 1965. toma de la Morea.
Andrés (1967) = G. de Andrés, Catálogo de los códices griegos de la Re- 3 D. J. Geanakoplos, Byzantium and the Renaissance. Greek Scholars
al Biblioteca de El Escorial, vol. iii, Madrid 1967. in Venice. Studies in the Dissemination of Greek Learning from Byzantium
Aristoteles Graecus (1976) = P. Moraux, D. Harlfinger, D. to Western Europe, Harvard 1962, reimpr. Hamden/Connecticut 1973.
Reinsch, J. Wiesner, Aristoteles Graecus. Die griechischen Manus- 4 El trabajo pionero de J. E. Powell, The Cretan Manuscripts of
kripte des Aristoteles i . Alexandrien-London, Berlin-New York 1976. Thucydides, «The Classical Quarterly» 32 (1938), pp. 103-108, se ha visto
Fernández Pomar (1986) = J. Mª. Fernández Pomar, Copistas en enriquecido y en parte corregido por las aportaciones de G. B. Al-
los códices griegos Escurialenses. Complemento al catálogo de Revilla-An- berti, Questioni tucididee, «Bollettino dei Classici» 12 (1964), pp. 41-56,
drés, Madrid 1986. C. Gallavotti, Note su testi e scrittori di codici greci. iii . Un altro codice
Graux (1880/1982) = Ch. Graux, Essai sur les origines du fonds grec de cretese di Tucidide, «Rivista di Studi Bizantini e Neoellenici» n.s., 22-23
l’Escurial, Paris 1880 [citado aquí por la traducción española y ac- (1985-1986), pp. 191-207, y F. Ferlauto, Un codice cretese di Tucidide, il
tualización de G. de Andrés, Los orígenes del fondo griego del Esco- Mosquensis Gr. 216 del sec. xv , «Bollettino dei Classici» 8 (1987), pp. 126-
rial, Madrid 1982]. 166 y 9 (1988), pp. 57-83.
Revilla (1936) = A. Revilla, Catálogo de los códices griegos de la Bi- 5 F. Vian, La recension crétoise des Argonautiques d’Apollonios, «Revue
blioteca de El Escorial I, Madrid 1936. d’Histoire des Textes» 2 (1972), pp. 171-195.
RGK i = E. Gamillscheg, D. Harlfinger, Repertorium der griechis- 6 M. Sicherl, Epistolographenhandschriften kretischer Kopisten, en G.
chen Kopisten. 800-1600. 1. Teil. Handschriften aus Bibliotheken Gross- Cavallo, G. de Gregorio, M. Maniaci (edd.), Scritture, libri e testi
britanniens, Wien 1981. nelle aree provinciali di Bisanzio. Atti del seminario di Erice, 18-25 settembre
RGK ii = E. Gamillscheg, D. Harlfinger, Repertorium der griechis- 1988, Spoleto 1991, pp. 99-124.
chen Kopisten. 800-1600. 2. Teil. Handschriften aus Bibliotheken Fran- 7 Cf. M. Cronier, La production de manuscrits scientifiques dans l’a-
kreichs und Nachträge zu den Bibliotheken Grossbritanniens, Wien 1989. telier de Michel Apostolis: L’exemple du De materia medica de Dioscoride, en
RGK iii = E. Gamillscheg, unter Mitarbeit von D. Harlfinger A. Bravo García, I. Pérez Martín (eds.), The legacy of Bernard de
und P. Eleuteri, Repertorium der griechischen Kopisten. 800-1600. 3. Montfaucon: Three Hundred Years of Studies on Greek Handwriting. Proce-
Teil. Handschriften aus Bibliotheken Roms mit dem Vatican, Wien 1997. edings of the Seventh International Colloquium of Greek Palaeography, Ma-
** Departamento de Filología Clásica e Indoeuropeo. Universidad drid-Salamanca, 15-20 September 2008, Turnhout 2010, pp. 463-472, quien
de Salamanca. manzano@usal.es ha individualizado un grupo de cinco testimonios del llamado Diosco-
rides alphabeticus, una familia textual independiente dentro de la trans-
1 Quiero expresar mi mayor agradecimiento a Daniela Gionta, Ste- misión del tratado De materia medica de Dioscórides, y ha insertado la
fano Martinelli Tempesta, Antonio Rollo, David Speranzi y Niccolò factura de esos cinco manuscritos dentro de la producción en cadena
Zorzi por las sugerencias y orientaciones que me han dado para la ela- de textos en el scriptorium de Miguel Apostolio en Creta entre los años
boración de este trabajo. 1455 y 1470.
160 teresa martínez manzano
fueron muchos en verdad los autores y obras griegos Por otra parte, dos secciones del manuscrito, las
copiados en la isla.1 que corresponden a los Fenómenos de Arato y a las Ar-
A raíz de la enorme productividad de los escribas gonáuticas de Apolonio Rodio, presentan una nume-
cretenses durante el s. xv, que – hay que recordarlo – ración independiente a base de cifras romanas con las
perseguía en la mayoría de los casos propósitos co- que se numeran los libros de estas obras en el centro
merciales haciendo frente a una gran demanda de tex- del margen superior de cada uno de los folios. Sume-
tos griegos y no se empeñaba tanto en la elaboración mos a este dato el de que los ff. 10-29 del Escur. ™ iii
de ediciones filológicas o en el establecimiento de un 3, que contienen parte de la obra de Nicandro, están
texto de la mayor corrección posible, todas las gran- escritos por un copista distinto, un escriba al que el
des bibliotecas de conservación preservan specimina Padre Revilla no pudo dar nombre pero que Dieter
de calígrafos cretenses. No podía ser menos la biblio- Harlfinger reconoció de inmediato, en su inspección
teca de El Escorial, que de todas las españolas es la de los manuscritos de El Escorial llevada a cabo en
que posee el fondo manuscrito griego más abultado. 1967 en el marco del proyecto Aristoteles Graecus:4 se
trata del cretense Aristóbulo Apostolides, hijo del
2. bizantino Miguel Apostolio y una de las figuras más
conocidas de la intelectualidad cretense en la segunda
Un ejemplo elocuente de un manuscrito de produc- mitad del s. xv.5 El círculo se completa en torno al
ción cretense que contiene textos copiados con pro- copista anónimo de los primeros folios del códice (ff.
fusión en la isla lo ofrece el El Escorial, Biblioteca del 1-9), que Revilla tampoco pudo reconocer pero que
Real Monasterio, ™ iii 3. El códice fue descrito en 1936 Antonio Bravo ha creído identificar como Jorge Gre-
por el Padre Alejo Revilla,2 que acertó al datarlo en el gorópulo,6 un sacerdote perteneciente a una familia
s. xv, aunque ciertamente esta datación es susceptible de escribas asentados en Creta que colaboraron es-
de una mayor precisión. El manuscrito contiene cua- trechamente con el círculo de Miguel Apostolio y su
tro textos: los Theriaca y Alexipharmaca de Nicandro hijo Aristóbulo.7
(ff. 1-29), los Fenómenos de Arato con escolios (ff. 30- Por tanto, en la confección del Escur. ™ iii 3 han
53), las Argonáuticas órficas (ff. 54-77v) y las Argonáuti- participado tres escribas cretenses cuya actividad se
cas de Apolonio Rodio (ff. 78-175v). El origen cretense sitúa, por los datos prosopográficos de que dispone-
del manuscrito – o precisemos, para comenzar, de mos, no de forma genérica en el s. xv, sino más con-
una parte importante de él – lo confirman, no una, si- cretamente en el último cuarto del s. xv y a princi-
no dos suscripciones del calígrafo cretense Antonio pios del s. xvi. A ello se añade que el examen de las
Damilás, quien firma la copia de las Argonáuticas órfi- filigranas llevado a cabo por Francis Vian8 concluye
cas y de las Argonáuticas de Apolonio Rodio en la isla que el papel del códice es veneciano, datable entre
de Creta. En f. 77v leemos: \AÓÙÒÓÈÔ˜ M‰ÈÔÏ·ÓÂf˜ ηd los años 1482 y 1493, a lo que se suma que las carac-
Ù·‡ÙËÓ ÙÔÜ \OÚʤˆ˜ ÙcÓ ‚‡‚ÏÔÓ âͤÁÚ·„· âÓ KÚ‹Ù–; terísticas del texto, que tuvo después una prolífica
y en f. 175v: \AÓÙÒÓÈÔ˜ M‰ÈÔÏ·ÓÂf˜ ηd Ù·‡ÙËÓ ÙcÓ descendencia, apuntan más concretamente a los
‚‡‚ÏÔÓ âÓ KÚ‹Ù– âͤÁÚ·„ÂÓ (corregido s.l. en años 1480-1485 para la copia del ejemplar. El manus-
âͤÁÚ·„·). Por tanto, atendiendo a las dos indicacio- crito ha de verse pues como el producto de una acti-
nes de Damilás, sabemos que los ff. 54-175v del Escu- vidad conjunta de copia de cuatro textos poéticos,
rialensis son con seguridad obra de este conocido es- dos de carácter técnico – Arato y Nicandro – y dos
criba hermano del también copista y editor Demetrio de carácter literario – ambas Argonáuticas –, que tu-
Damilás. No obstante, un atento examen de su letra vo como natural consecuencia el que los cuatro fue-
demuestra que la entera sección de Arato (ff. 30-53) sen cosidos juntos y dotados de una encuadernación
que precede a los dos textos de las Argonáuticas es asi- «en piel de color avellana, sobre madera, con ador-
mismo de la autoría de Antonio.3 nos en seco», según la descripción que de ella hace

1 Para una rápida aproximación pueden verse los trabajos de M. fía se encuadra entre los años 1468/69 y 1535. Murió en este último año
Wittek, Manuscrits et codicologie, «Scriptorium» 7 (1953), pp. 274-297, en en la ciudad de Venecia.
esp. pp. 394-395 y E. Lobel, The Greek Manuscripts of Aristotle’s Poetics, 6 Cf. A. Bravo García, En torno a algunos manuscritos de Apolonio
Oxford 1933, pp. 3-15. 2 Revilla (1936), pp. 343-346. de Rodas conservados en bibliotecas españolas: notas de paleografía, «Eme-
3 Según advirtió acertadamente Harlfinger en Aristoteles Graecus rita» 51 (1983), pp. 97-117, en esp. p. 114. Véase RGK i 58; RGK ii 78; RGK
(1976), p. 162. Para la producción de Antonio Damilás y la bibliografía iii 98. Gregorópulo nació antes de 1450 y murió en 1501.
sobre él cf. RGK i 22; RGK ii 30; RGK iii 34. Los manuscritos datados de 7 En realidad, nada nuevo aportó José María Fernández Pomar
Damilás se sitúan entre 1466 y 1491. De 1491 a 1504 trabajó como nota- cuando en 1986 anunció la identificación, aparentemente novedosa, de
rio en la localidad cretense de Candia. Damilás hace encabezar la co- las manos de Antonio Damilás, Aristóbulo Apostolides y Jorge Gre-
pia de las diversas secciones del Escurialensis con sendas invocaciones gorópulo en el manuscrito de El Escorial: cf. Fernández Pomar
pías: en el margen superior del f. 30, antes del comienzo de Arato, es- (1986), pp. 6-8. Como hemos visto, la aparición de dos de estos tres co-
cribe È(ËÛÔ)˘ ¯(ÚÈÛÙ) ìÁÔÜ; en el margen del f. 54, al principio de las pistas había sido señalada previamente por otros autores y la autoría
Argonáuticas órficas, È(ËÛÔ˘)˜ ¯(ÚÈÛÙÔ)˜ ÓÈÎÄ; en el f. 78, al comenzar las de Damilás había sido reconocida por el catalogador Revilla al leer las
Argonáuticas de Apolonio, È(ËÛÔ˘)˜. Señalemos que la sección de las Ar- dos suscripciones presentes en el códice. Añádase que, seguramente
gonáuticas de Apolonio ha sido lematizada en los márgenes en latín por errata material, Fernández Pomar (1986), p. 8 señaló la presen-
por un occidental y también en la interlínea, sin que podamos preci- cia en los ff. 2-9v del Escur. ™ iii 3 de la mano de Antonio Episcópulo,
sar si esta labor ha sido realizada en Creta o en Italia. un copista muy posterior que nada tiene que ver con los escribas de
4 Aristoteles Graecus (1976), p. 162. los que estamos tratando.
5 Para este copista véase RGK i 27; RGK ii 38; RGK iii 46. Su biogra- 8 Vian, La recension crétoise des Argonautiques cit., p. 173.
creta y el itiner ario de los textos griegos hacia o ccidente 161
Alejo Revilla.1 Que el manuscrito adquiriese esa uni- posteriores indagaciones y que ha permitido identifi-
dad material que le asegura la encuadernación favo- car como cretenses muchas encuadernaciones con-
reció seguramente el que dentro de la isla se realiza- servadas en diversas bibliotecas de conservación
sen de forma casi inmediata algunas reproducciones europeas.7 Ciertamente, las encuadernaciones cre-
de casi todos sus textos llevadas a cabo por copistas tenses presentan una serie de rasgos que comparten
que ya nos son conocidos. Es el caso del Paris, Bi- con cualquier encuadernación bizantina con inde-
bliothèque nationale de France, gr. 2728, que contie- pendencia de su origen geográfico concreto, pero a
ne las obras de Arato, Apolonio y Nicandro y que esos rasgos estructurales,8 que están referidos a la téc-
fue transcrito por Jorge Gregorópulo en Creta,2 o del nica de elaboración, se añaden otros definitorios de
Bruxelles, Bibliothèque Royale Albert I, 18170-73, que las encuadernaciones cretenses, tanto en lo referente
contiene las Argonáuticas de Apolonio Rodio, las a la factura como a la decoración.9 Entre estos últi-
Argonáuticas órficas y Nicandro y cuya copia fue fina- mos debe destacarse aquí que los cortes aparecen con
lizada por Aristóbulo Apostolides igualmente en frecuencia decorados con círculos o medallones en-
Creta en marzo de 1489.3 trelazados pintados con tinta roja y negra.
Pues bien, en función de todos estos rasgos estruc-
3. turales y decorativos podemos calificar de típicamen-
te cretense la encuadernación del Escur. ™ iii 3, con
En un manuscrito de neta producción cretense como tablas cubiertas de piel rojo caoba biseladas a la altura
es el Escur. ™ iii 3 hay todavía un elemento de orden del lomo por el lado externo. De los dos cierres
codicológico sobre el no se había reparado hasta aho- laterales se conservan sólo los orificios dispuestos en
ra y sobre el que cabe llamar la atención. Las palabras disposición triangular en la tapa posterior para los
que acabamos de citar con las que el Padre Revilla cordones y los orificios para los machos en el canto de
describía la encuadernación de este ejemplar no nos la tapa anterior.10 Los hierros que se han impreso para
orientan grandemente sobre el origen o la naturaleza la decoración son en parte distintos en las dos tapas
de esta encuadernación, puesto que con esas mismas pero coinciden con los que Irigoin reprodujo en el
palabras – «en piel de color avellana, sobre madera, trabajo citado anteriormente, lo que permite datar la
con adornos en seco» – Revilla describe en ocasiones factura de esta encuadernación a finales del s. xv,
bien encuadernaciones “alla greca”, como algunas contemporánea por tanto de la copia del códice. En la
que lucen manuscritos de El Escorial de la segunda tapa posterior, mejor conservada, se disponen tres
mitad del s. xvi realizadas en Venecia para el frisos rectangulares, el externo decorado a base de
marchante corfiota Antonio Eparco,4 bien encuader- hierros rectangulares con elementos florales en for-
naciones occidentales.5 Pero en realidad, la encuader- ma de corazones enfrentados, el segundo friso hacia
nación del Escur. ™ iii 3 es una encuadernación bi- el interior con hierros que representan animales en-
zantina y, para más señas, una encuadernación frentados y el tercero con rectángulos con flores con
cretense, un dato en perfecta armonía con la infor- cuadrícula en el centro (se trata de los hierros 1, 7 y 5
mación que acaba de darse sobre el origen textual de reproducidos en el trabajo de Irigoin). Estos frisos es-
este códice escurialense (Lám. 1). tán separados por filetes triples con anulas ocasiona-
Quien primero llamó la atención sobre la existen- les. El paralelogramo central queda dividido con dos
cia de una tipología específica en las encuadernacio- diagonales en cuatro cartuchos: en los dos laterales se
nes del s. xv efectuadas en la isla de Creta fue Jean han impreso sendos hierros triangulares (hierro 13
Irigoin, en un artículo6 que ha sentado las bases para Irigoin) y en el superior e inferior otros hierros con un

1 Revilla (1936), p. 344. por la ausencia de cofia. Véase, por ejemplo, la descripción de los
2 Cf. J. Martin, Histoire du texte des Phénomènes d’Aratos, Paris 1956, Escur. T ii 7, T iii 7 y T iii 8 también en Revilla (1936).
pp. 232-234, A. Crugnola, Un codice inedito dei Theriaca di Nicandro 6 J. Irigoin, Un groupe de reliures crétoises (xv e siècle), «Krêtika Chro-
(Escorial Ms. gr. ™ iii 3), «Acme» 16 (1963), pp. 73-85, Vian, La recension nika» 15-16 (1961-1962 [pero 1963]), pp. 102-112.
crétoise des Argonautiques cit., pp. 172-174, 183-184, 191-192 y J.-M. Jac- 7 D. Grosdidier de Matons, Nouvelles perspectives de recherche sur
ques, Nicandre. Oeuvres. Tome ii. Les thériaques. Fragments toxicologi- la reliure byzantine, en D. Harlfinger, G. Prato (eds.), Paleografia e
ques antérieurs à Nicandre, Paris 2002, pp. cliv-clv. codicologia greca. Atti del ii Colloquio internazionale. Berlino-Wolfenbüttel,
3 Vian, La recension crétoise des Argonautiques cit., pp. 173-174 y 191, F. 17-21 ottobre 1983, 2 vols., Alessandria 1991, pp. 409-430, en esp. pp. 411 y
Vian, La tradition manuscrite des Argonautiques orphiques, «Revue 426-427.
d’Histoire des Textes» 9 (1979), pp. 1-46, en esp. pp. 2 y 32-33, Jacques, 8 Es esencial para este aspecto el trabajo de B. van Regemorter,
Nicandre. Oeuvres, cit., pp. cliv-clv. La reliure byzantine, «Revue Belge d’Archéologie et d’Histoire de l’Art»
4 Véase la descripción de los El Escorial, Biblioteca del Real Mo- 36 (1967), pp. 99-142 y láminas i-xx, publicado póstumamente.
nasterio, ™ i 15, ™ ii 3, ™ ii 12 y T ii 19 en Revilla (1936). En realidad, 9 Irigoin, Un groupe de reliures crétoises cit., pp. 105-107.
es necesario revisar todas las encuadernaciones que los catálogos de 10 La ausencia de todos los elementos metálicos (bullones, maneci-
Revilla y Andrés definen como “encuadernaciones especiales”, ya que llas, machos) en ésta y en las restantes encuadernaciones de las que se
bajo esta denominación se esconde en ocasiones una encuadernación hablará en el presente estudio debe estar relacionada con la noticia
“alla greca”. Es el caso de un manuscrito griego perteneciente a la li- que aporta el padre J. Zarco Cuevas, Catálogo de manuscritos castella-
brería particular de Felipe II – ø ii 7 –, una copia del taller darmaria- nos de la Real Biblioteca de El Escorial, vol. i, Madrid 1924, pp. liii-liv, de
no con diversas homilías y que seguramente fue encuadernado en Ve- que en 1612, al volver a ocupar el padre Lucas Alaejos el cargo de
necia. El cuero está teñido en rojo y los adornos son en seco y dorado. bibliotecario mayor, se acordó vender las guarniciones, broches y
También el ø ii 9, un membranáceo del s. xiii de la colección parti- manecillas de plata que se habían quitado y guardado de las antiguas
cular de Felipe II, luce idéntica encuadernación “alla greca”. encuadernaciones por mor de la uniformidad y simetría de los ejem-
5 Caracterizadas por la presencia de ceja y de nervios en el lomo y plares y para facilitar la colocación de los libros en los estantes.
162 teresa martínez manzano

Lám. 1. El Escorial, Real Biblioteca, ™ iii 3, plano anterior de la encuadernación.


creta y el itiner ario de los textos griegos hacia o ccidente 163
dragón dispuesto en un triángulo (hierro 14 Irigoin) y dos documentos conservados en el Archivo de Si-
flores. La tapa anterior está más desgastada; en ella el mancas (Secretaría de Estado. Leg. 1549) y en la Biblio-
esquema decorativo también está organizado en tres teca del madrileño “Instituto Valencia de don Juan”
frisos rectangulares a base de hierros con corazones (Envío 61, tomo ii, pp. 53, 53erv y 53drv)3 el lote de
enfrentados y motivos florales y la parte central pre- manuscritos de Dandolo adquiridos se elevaba a 87
senta idéntica decoración que en el plano posterior. griegos y 41 latinos, en total 128 códices, por los que
se pagó a razón de un escudo por ejemplar, ya que
4. costaron todos ellos «ciento y veinte y ocho escudos
de oro y seis libras de moneda de Venecia». En esos
Conocer el modo en que este manuscrito llegó a la Li- dos documentos se incluye un inventario de los libros
brería del Monasterio de San Lorenzo es fácil gracias comprados – primero los griegos, luego los latinos –
a que en el margen superior del f. 1 se encuentra es- en el que los ejemplares vienen ordenados alfabética-
crito en letra menuda un exlibris en dos líneas, prime- mente, es decir, sin respetar ya el número de orden
ro en latín y luego en griego, que identifica el libro co- que portaban en la biblioteca particular de Dandolo,
mo de la biblioteca de Matteo Dandolo y le confiere que no era un orden alfabético sino temático. En ma-
un orden, con números arábigos y también con letras yo de 1573 este lote fue remitido a Génova y de ahí a
griegas, en la colección particular de este personaje: Madrid, en donde se efectuó un reconocimiento de
M. Danduli 18 / M·Ùı·›Ô˘ ¢·Ó‰Ô‡ÏÔ˘ ÈËã. Matteo Dan- los volúmenes y se los “intituló”. En esa labor partici-
dolo (1498-1570) fue un patricio veneciano de cuya fa- paron el secretario de Felipe II Antonio Gracián y el
ceta humanística ha trascendido relativamente poco humanista Alvar Gómez de Castro, pero también es-
si no es por la abultada colección de manuscritos grie- tuvieron presentes el helenista Antonio de Covarru-
gos y latinos que reunió en vida – en su mayoría có- bias y el marchante griego Andrés Darmario. Por la
dices antiguos y de autores cristianos – y que a su reacción de este último al examinar la colección es
muerte se adquirió parcialmente para la biblioteca de evidente que Darmario lamentó profundamente no
Felipe II en El Escorial.1 Se sabe que su adinerada fa- haber sido él mismo quien lograse esta venta.4
milia fue de las primeras entre la nobleza veneciana Gracias a la publicación por parte de Gregorio de
que comenzó a reunir manuscritos de autores greco- Andrés5 del documento oficial con el que se realizó la
latinos y las fuentes mencionan en este sentido a su entrega por parte de Felipe II de todos los libros que
antepasado Fantino Dandolo (1379-1459). había reunido al monasterio de San Lorenzo de El
En su testamento Matteo Dandolo legó su biblio- Escorial en 1576 (4546 volúmenes, de los que 2280 eran
teca al hospital de San Juan y San Pablo en su ciudad manuscritos), sabemos que en esa fecha los manus-
natal, pero tres años después de su muerte, en 1573 el critos de Dandolo habían sido ya clasificados con
embajador de Felipe II en Venecia, Diego Guzmán de vistas a su colocación en los estantes de la Librería real
Silva, realizó las gestiones oportunas para comprar y que por tanto estaban ya diversificados, dado que en
esos libros para la Biblioteca que el Rey de España es- dicho documento los items están ordenados por
taba formando en San Lorenzo de El Escorial. El pro- lenguas, después por materias (códices teológicos,
pio embajador relata las vicisitudes de esta compra en filosóficos, jurídicos, matemáticos, médicos, historia-
una carta que envía al soberano el 13 de marzo de 1573. dores, oradores, estrategia militar, poetas y gramáti-
De esta carta2 se desprende, en primer lugar, que la cos), a continuación por tamaño (folio, cuarto, octa-
colección de Dandolo era rica en volúmenes de San vo), seguidamente por soporte (pergamino, papel) y
Juan Crisóstomo, por los que se hizo primero una finalmente por antigüedad (literis antiquis, literis re-
oferta de cien escudos, y, en segundo lugar, que se uti- centioribus).
lizaron los servicios del médico y editor Giambattista Es claro que Matteo Dandolo había reunido al final
Rasario (1517-1578) para hacer de intermediario y va- de su vida una riquísima biblioteca, aunque Giuseppe
lorar la calidad de los manuscritos. Según consta en Gullino, su biógrafo más reciente, no menciona en

1 Datos sobre este político y coleccionista se encuentran en G. Gu- costaron, es cosa de donayre contar la suma tristeza con que asistio
llino, Dandolo, Matteo, en Dizionario Biografico degli Italiani xxxii, Ro- a este aucto, y quantos libros vio tantas lanças se le atravesaron por
ma 1986, pp. 492-495. Sobre las circunstancias de la venta de sus libros el coraçon». En verdad, si hacemos caso de las suscripciones de los
véase Graux (1880/1982), pp. 126-130 y Revilla (1936), pp. lxviii- autógrafos de Andrés Darmario podemos seguir con comodidad las
lxxvi. diversas escalas en sus viajes y saber que desde enero de 1570 (año
2 Cf. G. Antolín, Catálogo de los códices latinos de la Real Biblioteca de la muerte de Dandolo) y en adelante hasta 1573 (año en que los
del Escorial, vol. i, Madrid 1910, pp. xxvii-xxviii, G. Antolín, Catálogo libros de Dandolo fueron recibidos en El Escorial) su actividad
de los códices latinos de la Real Biblioteca del Escorial, vol. V (Procedencias, transcurrió entre España (Lérida, Madrid, Barcelona) y Venecia (en
organización y catalogación. Índice general primitivo), Madrid 1923, pp. 1- la ciudad lagunar están suscritos por él los Escur. y iii 14 y Cam-
330, en esp. pp. 92-93 y Revilla (1936), p. lxix. bridge, Trinity College O 1.14, el 1 de julio de 1572 y el 1 de enero
3 Cuando lo consultó Gregorio de Andrés, el documento llevaba la de 1573, respectivamente: cf. M. Vogel, V. Gardthausen, Die grie-
signatura Envío 61, Leg. 237, nº 189. Todos estos legajos están reunidos chischen Schreiber des Mittelalters und der Renaissance, Leipzig 1909,
ahora en dos volúmenes del Envío 61 y sus folios han sido paginados a reimpr. Hildesheim 1966, p. 18), de modo que durante su estancia
lápiz en el margen superior derecho. en Venecia Darmario pudo tener la oportunidad de ver los códices
4 Revilla (1936), p. lxxi: «Tambien se hallo presente a todo un de Dandolo.
Andrea Darmar veneciano, que trata desto y nos ha vendido algu- 5 G. de Andrés, Entrega de la librería real de Felipe II (1576), en Docu-
nos, paresceme que sabia el destos y los tenia echado el ojo para ha- mentos para la historia del monasterio de S. Lorenzo el Real del Escorial vii,
zer mercancia y encajarnoslo en diez vezes mas de lo que a V. S.ª Madrid 1964, pp. 7-233, en esp. pp. 138-172.
164 teresa martínez manzano
modo alguno su faceta como bibliófilo. En la ordena- Ya hemos visto cómo el senador veneciano dotó
ción particular de la biblioteca de Dandolo los ma- sus códices griegos de una marca de propiedad dis-
nuscritos griegos llegaban al menos hasta los 148 vo- tintiva que constaba de dos líneas, una con su nombre
lúmenes. Lo sabemos porque uno de los que adquirió en latín en genitivo – nombre de pila abreviado y ape-
Felipe II, unos Acta Apostolorum en pergamino en oc- llido familiar – y numeración arábiga y otra con su
tavo, que desapareció en el incendio de El Escorial de nombre en griego en genitivo – nombre de pila com-
1671, llevaba la cifra 148.1 Es el manuscrito Escur. H iv pleto y apellido familiar – y letras griegas para la nu-
22, que si en la biblioteca de Dandolo figuraba en úl- meración.4 Por los datos de los que disponemos, pue-
timo lugar (o en uno de los últimos lugares) con el nú- de deducirse que, en lo que atañe a los manuscritos
mero 148, en las dos memorias de los libros adquiri- griegos, éstos estaban ordenados – salvo excepciones
dos para Felipe II conservadas en Simancas y el – temáticamente, primero los poetas, después los his-
“Instituto Valencia de Don Juan” ocupa en cambio la toriadores, a continuación Aristóteles y sus comenta-
primera posición, ya que, como se acaba de señalar, ristas, textos médicos y después el grueso de la colec-
en esas memorias la numeración de los volúmenes se ción, de contenido eclesiástico (textos sagrados,
hizo siguiendo el orden alfabético: Acta apostolorum, Padres de la Iglesia, vidas de santos).5
in pergameno, in octava forma es la descripción que co- Uno de los libros griegos de Matteo porta en reali-
rresponde al primer item en esos documentos. dad el exlibris de su padre Marco Dandolo (1458-1535):6
Cuando Charles Graux en 1880 y posteriormente es el Escur. R i 14, en el margen superior de cuyo f. 17
Alejo Revilla en 1936 quisieron reconstruir la colec- se lee: del mag(nifi)co m(iser) Marco Dandolo. Se trata de
ción griega de Dandolo que había ingresado en El Es- una miscelánea de astronomía bizantina a la que se
corial, tomaron como punto de referencia la ordena- suma en los últimos folios el discurso fúnebre com-
ción que los libros tenían en la biblioteca personal del puesto en 1412 por Manuel II Paleólogo en honor de
propio Dandolo, información que proporcionaba la su hermano Teodoro, déspota de Morea.7 El autor del
lectura del exlibris bilingüe al que nos hemos referido pínax en griego del f. 13rv (= VIrv) no es otro que An-
más arriba.2 Lo que hizo Gregorio de Andrés en 1982 tonio Eparco (Lám. 2),8 el marchante corfiota que, se-
fue trabajar en sentido contrario, es decir, partir de las gún veremos más adelante (cf. §11), tenía fácil acceso
memorias realizadas con ocasión de la compra de y conocimiento del contenido de la colección de la fa-
Guzmán de Silva e identificar los 87 manuscritos grie- milia Dandolo y que proveyó seguramente a Marco
gos adquiridos con los ejemplares conservados de El Dandolo de manuscritos.
Escorial o, en su defecto, con aquellos desaparecidos La sección de manuscritos latinos de la Biblioteca
tras el incendio de 1671 de la biblioteca laurentina.3 De de El Escorial pone más de manifiesto que la biblio-
los códices conservados en El Escorial el que llevaba teca de Matteo Dandolo se nutrió en primera ins-
la numeración más alta en la biblioteca particular del tancia de ejemplares procedentes de la colección fa-
patricio veneciano es el Escur. X iv 18, que portaba el miliar que después el propio Matteo acrecentaría
número 131. con sucesivas compras.9 En primer lugar, constata-

1 G. de Andrés, Catálogo de los códices griegos desaparecidos de la Real 6 Matteo era hijo de la segunda esposa de Marco Dandolo, Nicolo-
Biblioteca de El Escorial, San Lorenzo de El Escorial 1968, no da el exli- sa Loredan di Pietro di Lorenzo. Recuerda las figuras de Marco y Mat-
bris de Dandolo; es Revilla (1936), p. lxxv quien lo identifica de esta teo Dandolo en relación con sus bibliotecas y su destino escurialense
forma. M. Zorzi, Dal manoscritto al libro, en Storia di Venezia. Dalle origini alla
2 Graux (1880/1982), pp. 129-130, Revilla (1936), pp. lxxii-lxxv. Si caduta della Serenissima, iv : Il Rinascimento. Politica e cultura, Roma
entendemos bien a Revilla, éste utilizó para sus identificaciones «una 1996, pp. 817-895, en esp. pp. 894 y 952 n. 284. Marco Dandolo recibió
lista complexiva de todos los manuscritos, griegos y latinos, de Dan- en sus años juveniles una esmerada educación humanística: discípulo
dolo, con el número correspondiente que tenían en su colección» que de Giorgio Merula, doctorado en el Estudio de Padua primero en fi-
se halla en el documento del Archivo de Simancas, Estado, Leg. 1509. losofía y después en derecho civil y canónico, amigo de Ermolao Bar-
3 Graux (1880/1982), pp. 508-512 (Apéndice C a cargo de Andrés). baro y de Battista Guarini, se sabe que, a su vuelta a Venecia tras el pe-
4 El Escur. º ii 19 (Ilíada) constituye en este sentido una excepción, ríodo de formación en Padua, perfeccionó sus conocimientos de
ya que no presenta este característico exlibris, sino que tiene en el mar- griego, al punto de estar en condiciones de traducir del griego al latín
gen inferior del f. 1 el número de orden del ejemplar en la librería per- una Catena in salmos. Esta versión se conserva en el Venezia, Bibliote-
sonal de Dandolo: ≠OÌËÚÔ˜ âÛÙÈ Ùe ‚È‚Ï›ÔÓ ÙÔÜÙÔÓ/Homer 9. Para la ca Nazionale Marciana, lat. cl. i, 33 [= 2133].
descripción de este códice, escrito a dos columnas, cf. Andrés (1965), 7 En sus ff. 257-271 se ha reconocido recientemente la grafía de
pp. 46-47. Su copista es Juan Catraro, según la suscripción del f. 91 (cf. Isidoro de Kiev, quien copia en ellos la oratio fúnebre de Manuel II
Vogel, Gardthausen, Die griechischen Schreiber cit., p. 174 y RGK iii Paleólogo. Cf. Manuel II Palaeologus, Funeral Oration on his brother
279), escriba del que se conservan manuscritos datados entre los años Theodore. Introduction, text, translation and notes by J. Chrysosto-
1309 y 1322. Atestiguado como escritor en Tesalónica, Catraro perte- mides, Thessalonike 1985, pp. 32-34 y pl. ii. Me propongo analizar en
neció seguramente al círculo de Demetrio Triclinio. Véase D. Bian- otro lugar la datación y composición de este códice, que, creo, puede
coni, Il frammento escorialense di Giovanni Catrario: una nuova lettura, adscribirse al círculo de copistas que trabajaban a las órdenes del
«Rivista di Studi Bizantini e Neoellenici», n. s. 37 (2000) [pero 2001], pp. emperador Manuel II en los albores del s. xv. Me limito a señalar aquí
209-219, y Qualcosa di nuovo su Giovanni Catrario, «Medioevo Greco» 6 que, pese a lo que pueda parecer por las observaciones de Revilla
(2006), pp. 69-91. (1936), p. 22, éste no es un códice facticio que haya aglutinado bajo una
5 Por eso sorprende que el Escur. X iv 18, que contiene Licofrón y encuadernación escurialense diferentes libros o secciones de libros,
Píndaro, fuese ordenado con el nº 131 en la biblioteca de Dandolo jun- sino que es un ejemplar unitario.
to con toda la literatura cristiana. Es presumible que se trate de una 8 Extremo que ya había sido advertido por Fernández Pomar
adquisición tardía, realizada cuando el resto de los libros de Dandolo (1986), p. 8.
ya había recibido un número de orden. Obsérvese además que las di- 9 En Antolín, Catálogo de los códices latinos de la Real Biblioteca del
mensiones de este códice son muy pequeñas, casi tanto como las del Escorial, vol. v cit., pp. 93-94, se encuentra la lista de los títulos latinos
Milano, Biblioteca Ambrosiana, + 18 sup., el nº 146 en la colección de de la biblioteca de Dandolo adquiridos por Guzmán de Silva.
Dandolo y sobre el que volveremos después.
creta y el itiner ario de los textos griegos hacia o ccidente 165

Lám. 2. El Escorial, Real Biblioteca, R i 14, f. 13r <Antonio Eparco>.

mos que los manuscritos latinos de Dandolo estaban tipológicamente, la sección latina se diferenciaba de
provistos de un exlibris con el nombre del propieta- la griega en que los volúmenes habían recibido una
rio en genitivo – nombre de pila abreviado y apelli- signatura con números romanos. La cifra más alta
do familiar – seguido de una cifra en números ro- que hemos encontrado dentro de esta sección de có-
manos. Así lo encontramos, por ejemplo, en el f. 1 dices latinos corresponde al Escur. e iii 20, en el que
del Escur. A iv 6: M. Danduli cxliiii . De manera que, se lee: M. Danduli cxlviii . Por tanto, la biblioteca la-
166 teresa martínez manzano
tina de Dandolo contaba con al menos 148 ejempla- Una noticia novedosa relativa a un incunable nos
res. En segundo lugar, conocemos gracias a los exli- hará comprender de inmediato que en este número de
bris algunas procedencias. En efecto, algunos de es- entorno a trescientos códices en el que hemos cifrado
tos ejemplares procedían de la biblioteca paterna: el el monto de la colección de manuscritos de Dandolo
Escur. f ii 6 porta el exlibris (f. 1) Marci Danduli hic li- se incluían algunas primeras ediciones. Y, de hecho, en
ber est; el Escur. f iii 10 presenta el exlibris (f. 1) Mar- la carta de Guzmán de Silva a Felipe II citada ante-
ci Danduli Andreae filii hic codex est.1 Otros eran tam- riormente se habla de que también se compraron en
bién de la biblioteca de la familia, como muestran los el mismo lote ediciones impresas: «Y sacados otros al-
exlibris de sendos códices de El Escorial: el Escur. g gunos que se han comprado con ellos de molde, por-
iii 5 presenta en el margen superior del f. 41 M. Dan- que se vendieron todos juntos…». El incunable con la
duli lxxiii y en el inferior liber est Benedicti Dandulo y, editio princeps de 1493 de Isócrates conservado en Fi-
en el último folio, mei Benedicti Dandulo est;2 por su renze, Biblioteca Medicea Laurenziana, D’Elci 179,
parte, el Escur. g iii 7 muestra en el f. 179 la marca presenta en el margen superior del primer folio (seña-
Marci Danduli Andreae filii hic codex est y en el f. 207v lado como · ii) la marca M. Danduli 22 / M·Ùı·›Ô˘
Iste liber est mei Fortini filii domini Thome Dandulo ¢·Ó‰Ô‡ÏÔ˘ ΂,6 lo que significaría que en la biblioteca
venetiarum civis nobilissimi. Otros libros tenían una de Dandolo estaban unificados manuscritos y prime-
procedencia distinta: el Escur. f iii 24 lleva en f. 1 la ras impresiones, ya que la colocación de un libro de
nota Iste liber inventus fuit inter libros fratris Petri Mau- Isócrates con el nº 22 cuadraría bien con la asignación
raceni de Ven. M. Danduli cii .3 del nº 20 al manuscrito Escur. ™ iii 15 de contenido
Si hacemos caso de la indicación del embajador retórico (Dionisio de Halicarnaso y otros autores).7
Guzmán de Silva en su carta de 1573 a Felipe II citada Con ocasión del ingreso en la biblioteca laurentina,
arriba, Dandolo habría donado sus libros a dos hospi- los manuscritos de Dandolo (y no sólo los de él) cuya
tales de la ciudad de Venecia aunque en el documen- encuadernación se encontraba en mal estado o care-
to del Archivo de Simancas, Estado, Leg. 15094 el desti- cía de rasgos especialmente vistosos o era una envol-
natario de la donación se especifica como “hospital de tura en pergamino fueron reencuadernados en El
San Juan y Paulo”. En verdad, si se tiene en cuenta Escorial.8 Pero además, para unificar el aspecto del
que en Venecia había en el s. xvi tres bibliotecas im- conjunto de la colección del monasterio y para im-
portantes – la de San Marcos con el legado del Carde- primirle un sello característico con el que pudiese ser
nal Besarión, la de San Antonio di Castello, que aco- reconocida su pertenencia regia, tanto en los libros
gió los libros del cardenal Domenico Grimani y la del que conservaban su encuadernación original como
monasterio de frailes dominicos de San Juan y San Pa- en aquellos que habían recibido una nueva los cortes
blo, conocido como “San Zanipolo” en dialecto ve- fueron teñidos con un tinte dorado; sobre él en el cor-
neciano –, podemos deducir que la donación se hizo te lateral se gravó una corona y sobre el cuero de una
a la biblioteca de este último monasterio, que tenía o de las dos tapas, fueran éstas de cartón o de made-
anejo un hospital.5 Si la donación de Dandolo de unos ra, se plasmó el icono con la parrilla de San Lorenzo,
trescientos códices – en torno a 148 griegos y otros que en ocasiones lleva una corona superpuesta y está
tantos latinos – se hizo a esta biblioteca pero Guzmán rodeado de una guirnalda trepadora. Este mismo
de Silva sólo llegó a comprar 128, hemos de deducir proceso se siguió con la encuadernación cretense del
que el grueso de la colección de Dandolo se fue dis- Escur. ™ iii 3, en el centro de cuya tapa anterior y so-
gregando (o ya lo había hecho cuando el embajador bre la ornamentación primitiva se ha impreso un hie-
español realizó las gestiones de la compra) y está to- rro en seco que representa la parrilla de San Lorenzo
davía por localizar. de El Escorial.

1 Marco Dandolo era, en efecto, hijo de Andrea di Benedetto. Cf. Léxico de Pólux (1502) en cuyo frontispicio se encuentra la caracterís-
G. Gullino, Dandolo, Marco, en Dizionario Biografico degli Italiani tica marca de posesión M. Danduli / M·Ùı·›Ô˘ ¢·Ó‰Ô‡ÏÔ˘ âÓ¤Ùˆ y nu-
xxxii, Roma 1986, pp. 487-492. merosas apostillas en griego y latín en las primeras y últimas páginas,
2 De este Benedetto Dandolo, primer posesor asimismo del Escur. supuestamente del propio Dandolo. La encuadernación es inglesa del
f iii 8 (cf. f. 1: Liber mei Benedicti Dandulo), conocemos su faceta s. xix y en el folio de guarda anterior hay una marca de propiedad de
anticuaria, ya que algunos testimonios lo sitúan en Siria reuniendo S. Coleridge. No nos ha sido posible localizar hasta el momento en los
medallas antiguas: cf. P. Donazzolo, I viaggiatori veneti minori. Studio fondos de El Escorial impresos de la colección de Dandolo, debido a
bio-bibliografico, Roma 1927, p. 34. que en el catálogo de J. M. Guirau Cabas, J. L. del Valle Merín,
3 Seguramente el Petrus Mauracenus sea Pietro Morosini. Catálogo de impresos de los siglos xvi al xviii de la Real Biblioteca del Mo-
4 Revilla (1936), p. lxx, n. 3. nasterio de San Lorenzo de El Escorial, vols. i-ii, Madrid 2010, no se ha in-
5 Para la historia de los manuscritos griegos de esta biblioteca cf. D. cluido en el índice referencias a los antiguos posesores y, aunque en la
F. Jackson, The Greek Library of Saints John and Paul (San Zanipolo) at descripción de los diferentes impresos se señala la aparición de exlibris,
Venice, Tempe/Arizona 2011. ello se hace únicamente cuando se trata de personajes españoles es-
6 En el resto de este incunable no se encuentran anotaciones pecialmente relevantes y relacionados con la génesis de los fondos de
manuscritas. Cf., aunque sin ofrecer el exlibris completo, M. Danzi, El Escorial, como Hurtado de Mendoza, Antonio Agustín o Juan Páez
La biblioteca del Cardinal Pietro Bembo, Genève 2005, p. 151, y M. Men- de Castro. Ninguna mención se encuentra allí a Matteo Dandolo.
chelli, Isocrate commentato tra manoscritti e stampa. Il Laur. lviii 5 e 8 Sobre la sustitución de las encuadernaciones originales en mal
l’incunabolo di Demetrio Calcondila e Sebastiano da Pontremoli. Il Vat. Pal. estado en la biblioteca de Felipe II y sobre las varias tipologías que
Gr. 135 e l’aldina di Marco Musuro, «Res Publica Litterarum» 28 (2005), adquieren las encuadernaciones escurialenses cf. G. de Andrés, La
pp. 5-34, en esp. p. 5, n. 5. Real Biblioteca de El Escorial, Madrid 1970, pp. 73-76. Los responsables de
7 Por otra parte, en el Catálogo on line de la Libreria Philobiblon estas encuadernaciones fueron Juan de París (1575-1580) y Pedro del
(www.philobiblon.org) se ofrece un ejemplar de la edición aldina del Bosque 1581-1621.
creta y el itiner ario de los textos griegos hacia o ccidente 167
Por desgracia, el devastador incendio del s. xvii pa, pero todos ellos son motivos florales compartidos
acabó con más de la mitad de la colección de Matteo con el Escur. ø i 4. Este último, que contiene la obra
Dandolo. De los 87 manuscritos griegos adquiridos de diversos comentaristas de Aristóteles (Filópono,
por el embajador Guzmán de Silva sólo se conservan Alejandro de Afrodisias), fue copiado por Aristóbulo
en El Escorial 40 (véase el Apéndice). Apostolides y otro copista anónimo y la copia se ter-
minó en Creta el dos de octubre de 1517.7 Aparte del
5. llamativo color rojo de estas encuadernaciones, con-
viene advertir sobre otra característica común a estos
Ya hemos visto que de esos 40 Escurialenses graeci que
ejemplares, a saber: aunque sus cortes fueron dora-
portan en el margen superior de su primer folio con
dos como es costumbre en todos los libros de la bi-
texto el exlibris de Matteo Dandolo1 uno, el Escur. ™
blioteca de El Escorial, al menos en X ii 15, Y ii 3 y ø
iii 3, conserva su encuadernación cretense original.
i 4 se aprecian en los cortes superior e inferior restos
Pero éste no es el único. En un trabajo publicado en
de la decoración anterior con medallones entrelaza-
2008 sobre encuadernaciones bizantinas conservadas
dos pintados con colores rojo y negro, típica de los li-
en bibliotecas españolas Pérez Martín llamaba la aten-
bros encuadernados en Creta.8
ción sobre cuatro códices de El Escorial pertenecien-
Señalemos finalmente que Pérez Martín se refiere
tes a la colección de Dandolo y protegidos por en-
todavía a una quinta encuadernación bizantina den-
cuadernaciones cretenses de un característico color
tro de la colección de Matteo Dandolo. Se trata del
rojo caoba.2 Se trata de los Escur. Y ii 3, Y ii 12, X ii
Escur. ø ii 14,9 un códice con Homilías de San Juan
15 y ø i 4. Repasemos brevemente el contenido y la
Crisóstomo, en pergamino, de los ss. x-xi. Esta en-
datación de estos cuatro códices. El Escur. Y ii 3, en
cuadernación presenta algunas diferencias estructu-
pergamino, contiene un corpus homilético y puede
rales y decorativas con respecto a los cuatro códices
datarse en la segunda mitad del s. xiii.3 Por su parte,
sobre los que se acaba de hablar y la estudiosa espa-
el Escur. X ii 15, en pergamino y con obras de Teodo-
ñola sugiere que pudo ser elaborada en Constantino-
reto de Ciro, se encuadra en la segunda mitad del s. ix
pla en el segundo decenio del s. xv.
y fue copiado probablemente en el monasterio de San
Juan de Estudio en Constantinopla.4 Las encuaderna-
6.
ciones que visten estos dos ejemplares son gemelas,
tanto por la tipología de los hierros como por su dis- Volvamos de nuevo sobre un detalle codicológico del
posición. Las hojas de guarda en los dos manuscritos Escur. ™ iii 3, el manuscrito con el que dábamos co-
presentan la filigrana Croissant 15 Sosower,5 que es la mienzo a estas reflexiones transcrito en Creta en su
misma filigrana que aparece en el cuerpo del Escur. ø mayor parte por el copista Antonio Damilás y reves-
i 4, copiado en Creta – según veremos de inmediato – tido de una encuadernación típicamente cretense. El
en 1517 por Aristóbulo Apostolides. folio en pergamino encolado al interior de la tapa an-
En cuanto a los otros dos Escurialenses, el Y ii 12 es terior de madera de la encuadernación procede de un
un códice en pergamino, del s. x, con una Catena in manuscrito latino y conserva restos de la correspon-
Isaiam.6 Presenta hierros distintos en tapa y contrata- dencia de un humanista italiano escrita en latín a dos

1 Excepcionalmente, el exlibris de Dandolo puede aparecer en el ticano, Biblioteca Apostolica Vaticana, Vat. gr. 1333 y 1585 (cf. C. Fe-
margen inferior, como en los Escur. X iv 18 e ø i 6. En este segundo derici, K. Houlis, Legature Bizantine Vaticane, Roma 1988, p. 152), el
caso la razón de esta colocación inusual se debe a que el margen su- amplio elenco elaborado por Rudolf Stefec a partir de los fondos de la
perior del f. 1 estaba ocupado por una nota autógrafa de Alessandro Vaticana (R. S. Stefec, Zur Schnittdekoration kretischer Handschriften,
Bondino sobre la que volveremos después (cf. §10). Carece de exlibris «Miscellanea Bibliothecae Apostolicae Vaticanae» xix, Città del Vati-
el Escur. Y iii 7. cano 2013, pp. 501-533) y de la Österreichische Nationalbibliothek (R. S.
2 I. Pérez Martín, Encuadernaciones bizantinas en los manuscritos Stefec, Weitere Beispiele kretischer Schnittdekoration, «Codices Manus-
griegos de España, en N. Tsironi (ed.), The Book in Byzantium. Byzanti- cripti et Impressi» 89/90 (2013), pp. 39-54, o el Escur. R i 6, suscrito por
ne and Post-Byzantine bookbinding, Athenais 2008, pp. 277-314. Miguel Apostolio durante su cautividad a mano de los turcos (cf. Pé-
3 Andrés (1965), pp. 103-106, Pérez Martín, Encuadernaciones bi- rez Martín, Encuadernaciones bizantinas, cit., pp. 134-137). Sobre este
zantinas cit., pp. 146-149. último manuscrito, cuya procedencia se ignora, cabe recordar que
4 Irigoin, Un groupe de reliures crétoises cit., pp. 109-110, Andrés presenta en f. 1 el exlibris ÂÎ ÙˆÓ ‚Ôӷʈ˜: quizás se trate de Giovan-
(1965), pp. 286-287, Grosdidier de Matons, Nouvelles perspectives de ni Bonafeo o Bonafè dal Zante, buen conocedor de la lengua griega y
recherche cit., pp. 426-427, Pérez Martín, Encuadernaciones bizantinas amigo de Teodosio Zigomalas, protonotario de la Iglesia de Constan-
cit., pp. 151-153, I. Pérez Martín en Lecturas de Bizancio. El legado es- tinopla. Recordemos también que entre los manuscritos griegos
crito de Grecia en España, Madrid 2008, pp. 46-47 y 178. pertenecientes a la colección del erudito cretense Marco Mamuna
5 M. L. Sosower, Signa officinarum chartariarum in codicibus graecis (post 1430-ante 1528), que reunió una colección de 41 ejemplares data-
saeculo sexto decimo fabricatis in bibliothecis Hispaniae, Amsterdam 2004. bles entre los ss. xi e inicios del xvi, hay varios que muestran los cortes
6 Andrés (1965), pp. 134-135, Pérez Martín, Encuadernaciones bi- decorados al modo característico cretense o que conservan la encua-
zantinas cit., pp. 149-151. En el f. 325v se lee la firma de Constantino Ca- dernación cretense original (así, el Wien, Österreichische Nationalbi-
basilas, probablemente el arzobispo de Ochrida a mediados del s. xiii. bliothek, Theol. gr. 76, del s. XII, el Vind. Theol. gr. 260, del s. xv, y el
7 Cf. f. 228: âÓ KÚ‹Ù– ÌËÓe˜ çÎÙˆ‚Ú›Ô˘ ‚ã ÙÔÜ ‚·ÊÈ˙ã öÙÔ˘˜ àe Ùɘ Vat. gr. 2129, del s. xv). Véase A. Cataldi Palau, La biblioteca di Marco
ıÂÔÁÔÓ›·˜. Véase Andrés (1967), pp. 121-122, A. Bravo García, Mar- Mamuna, en Cavallo, De Gregorio, Maniaci, Scritture, libri e testi
cos Musuro y el aristotelismo: a propósito del Escorialensis º ii 6 (203), «Es- cit., pp. 521-575, en esp. pp. 542, 545 y 547. A esta misma estudiosa
tudios Clásicos» 27 (1985), pp. 291-297, en esp. p. 296, Grosdidier de debemos un elenco de manuscritos griegos con los cortes decorados:
Matons, Nouvelles perspectives de recherche cit., p. 426, Pérez Martín, A. Cataldi Palau, Un gruppo di manoscritti greci del primo quarto del
Encuadernaciones bizantinas cit., pp. 158-160. xvi secolo appartenenti alla collezione di Filippo Sauli, «Codices Manus-
8 Cortes adornados con estos motivos se encuentran en otros ma- cripti» 12 (1986), pp. 93-124, en esp. pp. 101-102 y n. 21.
nuscritos de origen cretense: además de los señalados por Irigoin, Un 9 Andrés (1967), pp. 169-170, Pérez Martín, Encuadernaciones
groupe de reliures crétoises cit., pueden recordarse aquí los Città del Va- bizantinas cit., pp. 160-162.
168 teresa martínez manzano
columnas en una grafía protohumanística (Lám. 3). encuadernadores del monasterio habrían conserva-
En realidad, restos más extensos de esta misma co- do, sin embargo, los folios pergamináceos para cum-
rrespondencia escritos a dos columnas se leen en los plir la misma función de hojas de guarda y reforzar de
dos folios de guarda pergamináceos anteriores y pos- este modo la solidez de la encuadernación. Por lo de-
teriores de otro manuscrito de la colección Dandolo, más, los restos de la decoración a base de medallones
el Escur. T ii 13:1 este último ejemplar conserva en rojos y negros entrelazados que se aprecian debajo de
esos folios diez cartas en latín que, según el cataloga- los cortes dorados (Lám. 4) corroboran esta misma
dor Revilla, estarían escritas por un anónimo desde hipótesis de la pérdida de una encuadernación origi-
las localidades de Fonti Giorgio del Mare, Malausana nal cretense que estaría deteriorada cuando el ma-
y Aviñon, y de las que las ocho primeras estarían diri- nuscrito se incorporó después de 1573 a los fondos es-
gidas a un cierto Dionisio de Florencia, miembro de curialenses. Volveremos sobre la encuadernación del
la corte del rey Roberto de Nápoles (†1343), y la pe- T ii 13 más adelante (cf. §8).
núltima carta al propio Roberto. Recientemente, Da- Añadamos todavía un último dato de orden codi-
niela Gionta ha identificado esta correspondencia co- cológico y de gran interés para nuestras considera-
mo parte de la colección de las epístolas Familiari de ciones: también la encuadernación del Ambr. B 160
Francesco Petrarca, puntualizando además que el sup., el manuscrito que conserva en sus guardas
destinatario de las ocho primeras cartas es Dionigi da membranáceas restos del mismo códice de Petrarca
Borgo San Sepolcro y que la lectura Fonti Giorgio del que se contienen en las guardas del Escur. T ii 13 y en
Mare debe leerse en realidad como ad fontem Sorgie.2 Y el interior de la tapa anterior del ™ iii 3 es de origen
es mérito de esta misma estudiosa el haber puesto en cretense,5 un extremo que sepamos hasta ahora no
relación los restos de este manuscrito petrarquesco consignado en ninguna parte.6
conservados en las guardas del Escur. T ii 13 con los Recapitulando pues los datos señalados en este
folios pergamináceos escritos igualmente a dos co- apartado, hemos podido relacionar tres manuscritos
lumnas con letra protohumanística que fueron utili- con textos clásicos – Escur. ™ iii 3, Escur. T ii 13 y
zados como hojas de guarda anteriores y posteriores Ambr. B 160 sup. – transcritos en la segunda mitad del
para reforzar la encuadernación de un manuscrito s. xv en el entorno del scriptorium de Miguel Aposto-
griego de la segunda mitad del s. xv, el Milano, Bi- lio y encuadernados coetáneamente en Creta, opera-
blioteca Ambrosiana, B 160 sup. (Licofrón), escrito en ción para la cual se utilizaron como refuerzo folios de
una grafía muy similar a la de Tomás Bitzimano y per- pergamino que sirviesen como guardas que fueron
teneciente a la colección de Gian Vincenzo Pinelli.3 extraídos de un mismo códice que contenía las epís-
El Escur. T ii 13, con un amplio corpus de textos aris- tolas Familiari de Petrarca. Durante el s. xvi los dos
totélicos, fue copiado íntegramente por el copista cre- códices Escurialenses fueron adquiridos por Matteo
tense Antonio Damilás en un papel con idéntica fili- Dandolo, mientras que el Ambrosianus pasó a las
grana a la que aparece en parte del Escur. ™ iii 3, una manos del erudito Pinelli.
balanza en círculo con estrella (o flor) de seis picos en-
cima. Ello hace altamente probable la proveniencia 7.
cretense de este Escur. T ii 13,4 que, como hemos ad-
vertido más arriba, también pertenecía a Matteo Dan- Siguiendo esta misma línea argumentativa que apun-
dolo. El manuscrito Escur. T ii 13 fue reencuaderna- ta a Creta y a sus talleres de copia y encuadernación
do en El Escorial, pero dado que sus hojas de guarda de manuscritos a finales del s. xv y principios del xvi
proceden de un códice latino en pergamino del s. xiv, como origen de algunos manuscritos de Matteo
el mismo del que procedían las guardas del Escur. ™ Dandolo, podemos constatar que, efectivamente, hay
iii 3, es lícito deducir que también el Escur. T ii 13 lu- todavía en la colección de Dandolo más códices que
cía en origen una encuadernación cretense, de la que conservan su encuadernación original cretense y que
habría sido desposeído al ingresar en El Escorial. Los no habían sido reconocidos hasta ahora. Basta con

1 Revilla (1936), p. 487. Bravo García, En torno a algunos manus- colado al interior de la tapa del ™ iii 3, éste contiene el final de la epís-
critos de Apolonio de Rodas cit., p. 100, n. 11, ya había señalado la relación tola 9 (a Iacopo Colonna) y el comienzo de la epístola 10 (a Agapito
entre los folios de pergamino en latín del ™ iii 3 y del T ii 13. Colonna), ambas pertenecientes al libro ii.
2 D. Gionta, Nuovi frammenti di un disperso codice delle Familiari, 4 Así lo postulaba también Dieter Harlfinger en Aristoteles Grae-
«Studi Medievali e Umanistici» 7 (2009), pp. 385-396. cus (1976), pp. 161-162.
3 «Un confronto tra le carte di guardia dei codici ambrosiano e es- 5 Cf. Gionta, Nuovi frammenti cit., pp. 394-395 y fig. 10, aunque la es-
corialense non lascia incertezze: sono fogli provenienti da uno stesso tudiosa italiana proponía de forma hipotética que pudiera tratarse de
manoscritto, vergati da un’unica mano, forse non italiana, tra la fine una encuadernación “alla greca” realizada en Venecia.
del secolo xiv e l’inizio del sec. xv, a due colonne, di rr. 52/58, nei qua- 6 Me señala Stefano Martinelli Tempesta, a quien agradezco viva-
li sono presenti rubriche marginali e letterine guida accanto all’incipit mente estos datos, que la decoración de los planos del Ambr. B 160
di ogni epistola, sempre privo della lettera iniziale. In particolare, la sup. es muy parecida a la del Ambr. C 120 inf. (comentaristas de Aris-
fortunata sequenzialità tra il testo del foglio Iv contenuto nel codice tóteles y Simplicio), un códice copiado por Miguel Apostolio y del que
escorialense e quello del foglio 130r del ms. ambrosiano permette in- se ignora cómo llegó a la Ambrosiana, con la salvedad de que los cor-
oltre di ricucire perfettamente due brandelli di un’epistola e di recu- tes de este último ejemplar presentan la típica decoración cretense a
perarla così quasi per intero»: cf. Gionta, Nuovi frammenti cit., pp. 390- base de medallones, mientras que los del B 160 sup. carecen de ellos.
391. Para el contenido exacto de los folios de pergamino del Escur. T También los Ambr. L 107 sup. y G 72 sup. muestran una encuaderna-
ii 13 y del Ambr. B 160 sup. con las epístolas de Petrarca cf. p. 392 (pro- ción cretense prácticamente idéntica entre sí pero sin decoración en
ceden de los libros ii, iii y iv del epistolario). En el caso del folio en- los cortes.
creta y el itiner ario de los textos griegos hacia o ccidente 169

Lám. 3. El Escorial, Real Biblioteca, ™ iii 3, interior de la tapa anterior de la encuadernación.


170 teresa martínez manzano

Lám. 4. El Escorial, Real Biblioteca, T ii 13, corte inferior.

leer las palabras del filólogo francés Charles Graux en 2;4 ø ii 14. Por tanto, de la colección del patricio
su magnífico ensayo Los orígenes del fondo griego del Es- veneciano diezmada por el incendio de El Escorial y
corial de finales del s. xix para dar con la pista de este reducida en la actualidad a 40 ejemplares, un tercio
grupo de ejemplares:1 «Una docena de volúmenes conservan sus encuadernaciones originales,5 y éstas
griegos de Dandolo conservan en El Escorial su en- son encuadernaciones elaboradas en la isla de Creta
cuadernación primitiva. Es, a primera vista, muy ca- con la excepción de la del Escur. ø ii 14, que parece,
racterística. Piel en rojo sobre pastas de madera; or- según hemos visto, constantinopolitana.6 Del exa-
namentación en frío, con hierros muy peculiares, men de este pequeño grupo de catorce ejemplares
sobre todo pájaros bicéfalos encuadrados en losanjes pueden extraerse ya dos conclusiones significativas,
y dragones en los triángulos. La parrilla de S. Loren- que quizás puedan luego extenderse, con las debidas
zo (de tamaño menor y con solo cinco barras) ha si- precauciones, al conjunto de la colección conservada
do impresa sin delicadeza alguna en los ornamentos de Dandolo con independencia de cuál sea su encua-
primitivos que ocupaban el centro de las pastas». dernación. En primer lugar, entre los códices de con-
Si a la encuadernación examinada en el apartado tenido profano tenemos la certeza para algunos de
§3 y a las cinco citadas en el apartado §5 sumamos que fueron producidos en Creta, de lo que se deduce
aquellas que Graux, sin saber lógicamente que se tra- que en ellos la copia del texto y la encuadernación
taba de encuadernaciones bizantinas, puso como han de ser coetáneas: es el caso de los Escur. ™ iii 3,7
ejemplo de encuadernaciones “características” de la T ii 12,8 ø i 4.9 En segundo lugar, llama la atención el
biblioteca de Matteo Dandolo,2 logramos reunir un número notabilísimo de codices vetusti, la mayoría en
grupo homogéneo de 14 ejemplares que son los si- pergamino, que han encontrado en Creta una esta-
guientes: ™ ii 6; ™ iii 3; ™ iii 18 (Lám. 5); T ii 12;3 T iii ción de paso hacia occidente y han sido reencuader-
6; Y ii 3; Y ii 6; Y ii 8; Y ii 12; X ii 15; ø i 4; ø i 6; ø ii nados en la isla.10

1 Graux (1880/1982), pp. 127 y 144. nuscrito véase Bravo García, Marcos Musuro y el aristotelismo cit., pp.
2 También Revilla (1936) y Andrés (1965) y (1967) las definen oca- 291-297, Fernández Pomar (1986), p. 9, D. Speranzi, La scrittura de
sionalmente como encuadernaciones «típicas», «especiales» o «pro- Marco Musuro. Problemi di variabilità sincronica e diacronica, en Bravo
pias» de la colección de Dandolo. García, Pérez Martín, The legacy of Bernard de Montfaucon cit., pp.
3 Cronier, La production de manuscrits scientifiques cit., pp. 470-471 y 187-196, en esp. pp. 190, n. 10, 191, n. 13 y 193, n. 18, y sobre todo D. Spe-
lámina 6 ha llamado recientemente la atención sobre el origen cre- ranzi, Marco Musuro. Libri e scrittura. Supplemento n. 27 al Bollettino dei
tense de esta encuadernación. Classici. Accademia Nazionale dei Lincei, Roma 2013, pp. 196-197.
4 Véase para la iluminación de este códice I. Pérez Martín, Los 7 La bibliografía sobre el origen cretense del ™ iii 3 se encuentra
manuscritos iluminados, en Bizancio en España. De la antigüedad tardía a en §2.
El Greco, abril-julio 2003, Museo Arqueológico Nacional, Madrid 2003, pp. 8 Este manuscrito de Dioscórides fue confeccionado en el scripto-
180-204, en esp. pp. 183 y 189 (nº 111). rium cretense de Miguel Apostolio entre los años 1455 y 1470. Cf. Cro-
5 Lejos de las expectativas de Pérez Martín, Encuadernaciones bi- nier, La production de manuscrits scientifiques cit., pp. 465, 468, 470-471
zantinas cit., pp. 125-126, n. 1: «No pretendemos haber realizado un cen- y lámina 4. Uno de los copistas anónimos de este Escurialensis se en-
so completo de encuadernaciones, aunque esperamos haber localiza- cuentra en el Venezia, Biblioteca Nazionale Marciana, gr. 597, que con-
do buena parte de las de época bizantina». Por otra parte, ya Wittek, tiene asimismo el De materia medica, y los folios de guarda presentan
Manuscrits et codicologie cit. p. 297 había expresado su sospecha de que la filigrana Deux flèches, la misma que aparece en el cuerpo del Marc.
«certains mss crétois conservés à l’Escurial, à Milan, à Munich, à Sala- gr. 597.
manque et au Vatican ont gardé leur reliure originale». 9 El ø i 4 porta, como hemos visto en §5, una suscripción que sitúa
6 Y junto a esta lista hay que mencionar, también de la colección de su confección en Creta en 1517; para sus filigranas cf. Sosower, Signa
Dandolo, el Escur. º ii 6 (Alejandro de Afrodisias), escrito en Venecia officinarum chartariarum cit.
por el joven Marco Musuro, que ha incluido en f. 125v la siguiente sus- 10 Volveremos sobre estas dos líneas de investigación más adelante.
cripción: âÓ BÂÓÂÙ›·È˜ ÌËÓe˜ åÔ˘ÏÏ(›Ô˘) È·ã 1495. La encuadernación de En función de los esquemas decorativos y los hierros utilizados, creo
este último ejemplar es occidental, presumiblemente veneciana, a te- distinguir dos grupos dentro de las trece encuadernaciones cretenses
nor de la producción del códice en Venecia. Para la autográfia del ma- señaladas, aunque dejamos su descripción pormenorizada para otro
creta y el itiner ario de los textos griegos hacia o ccidente 171

Lám. 5. El Escorial, Real Biblioteca, ™ iii 18, plano anterior de la encuadernación.


172 teresa martínez manzano
coración típica de El Escorial a base de un marco de
8. triple filete y de la parrilla de San Lorenzo en el cen-
tro. Contra lo que pueda parecer, los encuadernado-
Antes de abandonar las consideraciones referidas a
res actuaron en este caso de una forma conservado-
las encuadernaciones cretenses de los manuscritos
ra y respetaron la encuadernación original que
de Dandolo, hemos de volver sobre la encuaderna-
estaba en buen estado salvo seguramente por el di-
ción del Escur. T ii 13, el códice de Aristóteles trans-
bujo de los hierros originales, que estaría desgastado.
crito por Antonio Damilás cuyos folios de guarda
Y aunque ya no puedan apreciarse esos hierros – cu-
pergamináceos contienen parte de la corresponden-
ya disposición y tipología es la que permite definir
cia de Francesco Petrarca. Decíamos en el apartado
como cretense una encuadernación –, la factura del
§6 que este manuscrito fue reencuadernado con oca-
códice copiado por el cretense Antonio Damilás y la
sión de su ingreso en El Escorial pero que conserva-
decoración de los cortes nos asegura que también
ba en los cortes superior e inferior – pese al tinte
esta encuadernación es cretense. En consecuencia, a
dorado con que fueron teñidos en el monasterio –
las 14 encuadernaciones señaladas en el apartado §7,
los medallones entrelazados que son habituales en la
de las que 13 son cretenses, podemos añadir ahora la
decoración de los manuscritos de origen cretense.
del Escur. T ii 13 (Lám. 6).2
Según un estudio reciente de Rudolf S. Stefec,1 éste
último es un criterio que de por sí es indicio indis-
9.
cutible sobre el origen cretense de la encuadernación
original o secundaria de un ejemplar (y también es Por lo demás, la adquisición de este dato abre una
prueba incontestable de que el ejemplar que mues- nueva vía de investigación que obliga al examen de to-
tre los cortes con semejante decoración ha sido en al- dos los manuscritos de Matteo Dandolo conservados
gún momento encuadernado en Creta, aunque la cuya encuadernación los catalogadores Alejo Revilla
encuadernación se haya perdido después), pero, en y Gregorio de Andrés definieron como «de esta bi-
verdad, si se somete el exterior del Escur. T ii 13 a un blioteca» o «escurialense». Del resultado de ese exa-
examen más atento se comprende de inmediato que men se desprende que las siguientes encuadernacio-
también su encuadernación es oriental – conserva nes son sólo a primera vista escurialenses, puesto que
todos los elementos estructurales que la diferencian en verdad son bizantinas (todas ellas están hechas con
de una encuadernación occidental: lomo liso y sin tablas gruesas y acanaladas en los cantos y presentan
nervios, tablas de madera gruesas y acanaladas, cofia el lomo liso y sobresaliente en la parte superior e in-
– y que, debido a su aspecto robusto, los encuader- ferior, en lo que suele denominarse «cofia griega») y
nadores de El Escorial se limitaron a forrarla nueva- es altamente probable que sean cretenses. Las deno-
mente sobre el cuero rojo que tenía y a imprimir minaremos en el Apéndice «creto-escurialenses»: ™ ii
encima del cuero nuevo de color marrón claro la de- 16; T ii 13; y iii 1; æ iii 3; æ iii 5; ø ii 15.3

lugar. Dilucidar si los dos grupos tienen cabida en la clasificación renzo, conserva las tapas gruesas originales con los cantos acanalados
propuesta por Grosdidier de Matons, Nouvelles perspectives de re- y el lomo sin nervaduras. Aunque en su forma actual el libro carece
cherche cit., pp. 426-427, de diversos talleres de encuadernación creten- de cabezadas sobresalientes, se aprecian tímidamente los restos de los
ses (o diversas fases dentro de éstos) en función del estudio de los dis- medallones decorativos en los cortes superior e inferior que certifican
tintos juegos de hierros organizados en series diferentes es difícil una factura cretense de la encuadernación, acorde con la producción
debido a los exiguos datos aportados por esta autora: su trabajo, que cretense de al menos parte del texto a cargo de Apostolio. El segundo
tiene el mérito de haber sido pionero en su campo y haber abierto una manuscrito es el T iii 14, la famosa Ciropedia de Jenofonte del s. x pro-
vía de trabajo harto fructífera, cuenta con el inconveniente no sólo de cedente del fondo de Diego Hurtado de Mendoza. Un reciente estu-
que las láminas que lo acompañaban quedaron sin publicar, sino dio de Michele Bandini ha puesto de manifiesto que este manuscrito
también de adolecer de falta de concreción, de modo que de poco fue utilizado y anotado por el filósofo y humanista Nicolò Leonico To-
sirve al estudioso saber, por ejemplo, que en el llamado atelier nº 1 se meo (1456-1531) y que en consecuencia fue adquirido por Hurtado de
utilizaron 25 tipos de hierros y que se conocen de él 34 encuaderna- Mendoza en Padua, y no en Grecia como se pensaba hasta ahora a tra-
ciones, si a continuación no se aporta una reproducción de esos vés de la expedición encargada por Mendoza a Nicolás Sofiano (una
hierros o no se especifica cuáles son los 34 manuscritos provistos de nota en el f. Iv atestigua efectivamente que el códice estuvo en el Mo-
encuadernaciones salidas de ese taller o a qué fondos manuscritos en nasterio de Lavra en el monte Athos en la primera mitad del s. xiv):
concreto pertenecen. cf. M. Bandini, Codici greci di Nicolò Leonico Tomeo all’Escorial e a Cam-
bridge, «Studi Medievali e Umanistici» 5-6 (2007-2008), pp. 479-485. El
1 Stefec, Zur Schnittdekoration kretischer Handschriften cit. lomo de este libro es liso, las tapas de madera gruesas y acanaladas con
2 También D. Harlfinger en Aristoteles Graecus (1976), p. 162 la de- los orificios tradicionales para los cierres en los cantos. Salvo que se
fine como «Escorial-Einband». trate de una encuadernación “alla greca”, habremos de pensar que la
3 No obstante, debido a que no puede apreciarse su ornamentación encuadernación bizantina original (secundaria), que carece de ceja pe-
original, no puede excluirse que alguna de ellas – carente de los cor- ro que ha perdido las cabezadas y cofias superior e inferior, fue forra-
tes decorados – sea bizantina pero no cretense. Es probable que en el da nuevamente en Italia y decorada con hierros en seco con motivos
futuro aparezcan en los fondos griegos de El Escorial más ejemplos de típicamente occidentales, sobre todo en el friso externo, que son los
encuadernaciones bizantinas ocultas bajo la apariencia de una encua- mismos que se encuentran en el friso externo de las tapas de los Es-
dernación escurialense. Hasta el momento hemos encontrado tres cur. ™ i 17 y ™ ii 5, dos códices con encuadernación occidental teñida
que proceden de fondos distintos del de la colección Dandolo y sobre de rojo procedentes asimismo del fondo Hurtado de Mendoza (A.
cuya existencia conviene llamar aquí la atención. Por una parte, la del Hobson, Renaissance book collecting. Jean Grolier and Diego Hurtado de
™ i 14 (Libanio, Isócrates), códice del que se ignora la vía por la que in- Mendoza, their books and binding, Cambridge 1999, p. 250, atribuye la en-
gresó en El Escorial. Sus ff. 1-85v y 157-161v son de Miguel Apostolio, cuadernación del ™ i 17 y de otros trece ejemplares al veneciano An-
como certifican sendas suscripciones, mientras que los ff. 88-114 son drea di Lorenzo, pero no menciona la del ™ ii 5). G. de Andrés, So-
de una mano B y los ff. 116-156v de una mano C. Entre sección y sec- bre un códice de Jenofonte del siglo x , «Emerita» 23 (1955), pp. 232-257, en
ción hay folios en blanco y cada sección tiene filigranas distintas. La esp. pp. 236-237 describe detalladamente la ornamentación de la en-
encuadernación, forrada con cuero nuevo en el Monasterio de San Lo- cuadernación del T iii 14, apunta que la filigrana en la hoja de guarda
creta y el itiner ario de los textos griegos hacia o ccidente 173

Lám. 6. El Escorial, Real Biblioteca, T ii 13, plano anterior de la encuadernación.


174 teresa martínez manzano
Detengámonos en la confección del último de es- que fue practicado por copistas griegos asentados en
tos manuscritos, el Escur. ø ii 15, un membranáceo Creta y en Italia durante el Renacimiento, de los que
que contiene las Homilías al Evangelio de Mateo 46-90 los cretenses Juan Roso y Jorge Gregorópulo son qui-
de San Juan Crisóstomo. Ya Gregorio de Andrés en su zás los más famosos exponentes. El mismo copista
descripción de este ejemplar1 había señalado que responsable de la copia de los tres primeros fascículos
constaba de un núcleo más antiguo del s. xi (ff. 92- del códice es el que ha escrito el cuaternión de la sec-
268v) que fue completado en su parte anterior y pos- ción final (ff. 269-276). Y otro escriba del mismo milieu
terior en el s. xiii. Esta reconstrucción de la factura y cuya letra es semejante a la de Miguel Ligizo es el
del códice puede definirse todavía con mayor exacti- que ha copiado a dos columnas, igualmente en per-
tud ampliándose el arco cronológico de la confección gamino blanco y terso, el último cuaternión del códi-
del ejemplar: efectivamente a la sección más antigua ce (ff. 277-284), que contiene un texto distinto, la se-
(ff. 92-268v) le fueron añadidos al principio los ff. 26- gunda homilía de Epifanio de Chipre. Cabe pensar
91, quizás en el s. xiii, pero posteriormente se produ- que la restauración textual de este ejemplar ø ii 15 en
jo una segunda restauración tanto al principio como el s. xv pudo llevarse a cabo en el propio monasterio
al final del códice como se aprecia por el pergamino Hodegón, pero, a tenor de la encuadernación creto-
más blanco y terso de esos folios y también por su es- escurialense que luce, no sería improbable que la adi-
critura. Los ff. 1-25 (dos cuaterniones más un quinión ción de los tres primeros y de los dos últimos fascícu-
al que le ha sido cortado un folio) han sido escritos los haya sido realizada en Creta por copistas cretenses
por un copista que se sirve de una escritura arcaizan- habituados a este tipo de escritura.
te, un tipo de grafía que se inserta en el filón de lo que En este mismo orden de cosas, cabe constatar que
Harlfinger ha denominado “Hodegon-Stil”: se trata otros dos de los manuscritos recién citados en los que
de un estilo de escritura elegante y caligráfico utiliza- se puede adivinar una encuadernación bizantina (cre-
do especialmente en manuscritos de carácter litúrgi- tense) bajo la envoltura del cuero encolado en El Es-
co, que se estandarizó en el período bizantino tardío corial presentan huellas de haber sido restaurados por
gracias al papel determinante del monasterio cons- un copista con la escritura que hemos situado en el s.
tantinopolitano de Hodegón y que tuvo una rica su- xv y encuadrado dentro del “Hodegon-Stil”, en con-
pervivencia en los ss. xv-xvii.2 creto, en los Escur. y iii 1, æ iii 3. Veamos en qué se
Pero este estilo no se encuentra únicamente en ma- ha traducido la participación de este escriba en la con-
nuscritos procedentes de monasterios orientales, sino fección de estos dos ejemplares.3 En el y iii 1, con ho-

en papel es Ancre 513 Br. (1536-46) y supone por los «dibujos de cestería di (edd.), Tradizioni patristiche nell’Umanesimo. Atti del Convegno Istituto
de influencia mudéjar» que el libro fue mandado encuadernar por Nazionale di Studi sul Rinascimento. Biblioteca Medicea Laurenziana. Fi-
Hurtado de Mendoza, quien vivió parte de su vida en Granada. Para renze, 6-8 febbraio 1997, Firenze 2000, pp. 317-396, en esp. p. 354.
las fronteras que separan una encuadernación bizantina de una “alla 3 Aunque aquí hablamos de un único copista, se impone la cautela,
greca” y la dificultad de distinguir unas de otras cf. K. Choulis, La le- ya que siendo el estilo Hodegón una grafía muy estandarizada, quizás
gatura dei manoscritti greci nel periodo bizantino e post-bizantino. L’origi- sean distintos los copistas restauradores de estos códices. Y aunque
ne, la storia, le tecniche di manufattura, en C. Casetti Brach (edd.), aquí asignamos la restauración con la necesaria prudencia a la isla de
Scrittura e libro nel mondo greco-bizantino, Ravello 2012, pp. 181-206, en Creta (dato al que podrían apuntar las filigranas allí donde la restaura-
esp. p. 193. El tercer manuscrito con encuadernacion bizantina forra- ción o adición de índices se ha realizado en papel), quizás ésta se reali-
da en El Escorial es el æ iii 4 (Basilio, Crisóstomo), perteneciente al zó en algunos casos – allí donde la adición se ha hecho en pergamino
lote vendido por los herederos de Antonio Eparco y que describiré – en el monasterio de Hodegón en Constantinopla y haya que limitar
más detalladamente en otro lugar. El ™ ii 16 presenta los medallones la participación de los restauradores cretenses a la sola encuadernación
entrelazados en los cortes superior e inferior y la pasamanería del co- de los ejemplares o también a la adición de folios en papel. De Gre-
sido verde y rosa. El corte lateral parece en origen teñido de rojo. Se gorio, Manoscritti greci patristici cit., pp. 328 y n. 33, 357, 364 y 374, se
han utilizado folios de pergamino procedentes de un manuscrito grie- refiere a varios ejemplares patrísticos antiguos restaurados en el mo-
go a modo de hojas de guarda para reforzar el libro. En el æ iii 5 la pa- nasterio de Hodegón. Especialmente interesante para nuestras consi-
samanería es azul y amarilla. No tiene huellas de medallones en los deraciones es el caso del Wien, Österreichische Nationalbibliothek,
cortes. A modo de refuerzo se añadieron antes del texto principal fo- Theol. gr. 39, un Crisóstomo de la segunda mitad del s. x que tras pasar
lios de pergamino (cf. Andrés (1967), pp. 59-60): los ff. 1rv y 4rv pro- de un monasterio georgiano de Constantinopla al monasterio Hode-
ceden de un códice griego a dos columnas del s. xii con fragmentos gón de esa misma ciudad emigró a Creta. Cree De Gregorio que mien-
de un Tipicon, mientras los ff. 2rv y 3rv contienen fragmentos en latín tras los ff. iiiv, 86rv y 122rv, en pergamino, fueron restaurados en Ho-
con contratos de compra y venta. El incendio de la biblioteca de El Es- degón, los ff. 195-196v, escritos en papel en un tardío estilo Hodegón,
corial deterioró y oscureció algunos folios del interior y el lomo, que pudieron ser añadidos en la propia Creta y destaca el hecho de que es-
después fue reforzado con cuero. En el ø ii 15 no tiene huellas de me- te estilo de grafía estaba muy difundido en la isla. Otro ejemplo para-
dallones entrelazados, pero los cortes sí parecen haber estado origi- lelo es el del Città del Vaticano, Biblioteca Apostolica Vaticana, Vat. gr.
nalmente teñidos de rojo. La pasamanería es rosa y amarilla. El dete- 412, del s. xi, ejemplar de origen constantinopolitano escrito en Perlsch-
rioro de la parte superior e inferior del lomo permite ver parte de la rift y que en el s. xiv se encontraba en el monasterio de Hodegón: es
arpillera y del cosido de fijación. presumible que también este manuscrito pasase a Creta antes de llegar
a Italia probablemente a través de Venecia. No faltan, en otros fondos
1 Andrés (1967), pp. 170-171. de El Escorial distintos del de Dandolo, ejemplos de códices restaura-
2 D. Harlfinger, Zu griechischen Kopisten und Schriftstilen des 15. und dos por escribas de estilo Hodegón. Es el caso del Escur. X iii 17, un ma-
16. Jahrhunderts, en La Paléographie grecque et byzantine. Actes du Colloque nuscrito de Gregorio de Nacianzo del tercer cuarto del s. xi escrito en
International, Paris 21-25 octobre 1974, Paris 1977, pp. 327-362, en esp. pp. Perlschrift en Constantinopla. Sus ff. 167, en papel (con filigrana Monts),
332-333. Otro buen ejemplo de este tipo de escritura lo encontramos en y 336-342, en pergamino, fueron restaurados por un copista que practi-
el copista de la primera mitad del s. xv de nombre Manuel, autor del caba este tipo de escritura, seguramente procedente del monasterio de
Città del Vaticano, Biblioteca Apostolica Vaticana, Vat. Pal. gr. 258 (cf. Hodegón, y para el que no tenemos la seguridad de que trabajase en el
RGK iii (1997) 425) y quizás del Salamanca, Biblioteca de la Universidad, s. xiv o en el xv. Cf. Andrés (1965), pp. 322-323 y Pérez Martín, Los
2741. Para la irradiación de este tipo de escritura desde el monasterio manuscritos iluminados cit., p. 190. La encuadernación del ejemplar es la
que le sirvió de cuna cf. G. De Gregorio, Manoscritti greci patristici fra típica de El Escorial y los cantos no presentan rastro de medallones. Se
ultima età bizantina e umanesimo italiano, en M. Cortesi, C. Leonar- ignora el origen de este códice. Ilustrativa sobre la costumbre prescri-
creta y el itiner ario de los textos griegos hacia o ccidente 175

Lám. 7. El Escorial, Real Biblioteca, y iii 1, ff. iiv-iiir, copista anónimo en estilo Hodegón.

milías de San Basilio, escrito por varias manos en pa- La participación de este mismo copista de estilo
pel en el s. xiv, el copista de estilo Hodegón ha escri- Hodegón en la restauración y configuración final de
to en los ff. ii-iii un índice (›Ó·Í ÙÔÜ ·ÚfiÓÙÔ˜ un códice de Crisóstomo de la colección Dandolo do-
‚È‚Ï›Ô˘) (Lám. 7). Los restos de la decoración de los tado de encuadernación escurialense, el ø ii 13, ayu-
cortes superior e inferior a base de medallones apun- da a apuntalar la tesis de que también este último có-
tan a que Creta es el lugar en el que este manuscrito dice, escrito en papel oriental por una cierta Anna,
recibió una nueva encuadernación y en el que el presumiblemente una monja,3 pasó por Creta. En es-
anónimo copista lo dotó de un índice.1 En el æ iii 3, te caso, las intervenciones del anónimo no se limitan
manuscrito en pergamino del s. xiii con obras de a añadir índices (en ff. Vv, 1rv, 62rv, 142v, 191rv, 278rv),
Gregorio de Nacianzo, el mismo copista ha incluido sino que incluyen la restauración del texto, en ff. 62rv
un índice en el f. iv (›Ó·Í ÙÔÜ ‚È‚Ï›Ô˘): es uno de los (PG lxi, 14, 16 sigs.) y 323rv (PG lxii, 203, 18 sigs.).4
cuatro primeros folios, en papel, con filigranas Señalemos también que en aquellos manuscritos
Chapeau 3404 Briquet (1481) y Balance similar a 2539 de Dandolo provistos de encuadernación escurialen-
Briquet (1497).2 se la ausencia de decoración en los cortes no es una

ta en las reglas fundacionales del monasterio (no sabemos cuál) de pro- manería que decora el cosido en las cabezadas es en rosa y azul. Se tra-
veer al libro de un pínax y de ordenar los discursos si éstos estaban des- ta de un manuscrito muy grueso, de 354 folios.
ordenados es la anotación escrita por el copista principal del Escur. ø 2 El lomo superior e inferior está deteriorado y se ve parte de la ar-
iv 27 (cartáceo del s. xiv, procedente del fondo Eparco), quien en el f. pillera y del cosido de fijación. Como en el caso anterior, la pasama-
138r, al finalizar la transcripción de la homilía 61 de Teófanes Cerameo, nería es en rosa y azul. No tiene restos de medallones en los cortes. En
escribe la siguiente advertencia en la que se refiere también al modelo esta ocasión parece que los encuadernadores de El Escorial despega-
utilizado para la copia proveniente de Sicilia: ·Ú·ÙËÚËÙ¤ÔÓ ‰b ¬ÙÈ ÔéÎ ron el anterior cuero rojo antes de encolar el nuevo.
qÓ Ô≈Ùˆ˜ ÂéÚ‡ı̈˜ Û˘ÓÙÂÙ·Á̤ÓÔÓ Ùe àe ™ÈÎÂÏ›·˜ àÓ·ÎÔÌÈÛıbÓ 3 Cf. Andrés (1967), pp. 166-168, en donde puede leerse la suscrip-
·Ï·ÈeÓ àÓÙ›ÁÚ·ÊÔÓ, àÏÏ\ìÌÂÖ˜ ≈ÛÙÂÚÔÓ ÊÈÏÔÔÓ‹Û·ÓÙ˜ ηd ›Ó·Î· ción de Anna.
ÚfiÙÂÚÔÓ ÔÈ‹Û·ÓÙ˜ ηÙa ÙcÓ àÎÔÏÔ˘ı›·Ó ÙÔÜ Ù˘ÈÎÔÜ, ÙÔf˜ ÏfiÁÔ˘˜ 4 Los cortes del libro no presentan restos de la decoración de me-
Âéıf˜ ±·ÓÙ·˜ Û˘ÓÂÙ¿Í·ÌÂÓ. dallones. En los folios de guarda la filigrana es Balance similar a 2562
Briquet (1468). Debe advertirse que los cuatro últimos folios del códi-
1 Andrés (1965), pp. 216-218. El tamaño es un poco más pequeño ce – de pergamino y con extractos de Cirilo de Alejandría – nada tie-
que el de otros códices con vestidura cretense: 222 × 147 mm. La pasa- nen que ver con el resto del ejemplar.
176 teresa martínez manzano
prueba irrefutable de que esos ejemplares no hayan Constantinopla; el Monac. gr. 356, de principios del s.
pasado por la isla de Creta, dado que la decoración de xi, con homilías de Crisóstomo y procedente del
los cortes en los talleres de encuadernación cretenses monasterio de San Jorge de Manganes, también en
era opcional.1 Los siguientes manuscritos de la colec- Constantinopla;4 el Par. gr. 1107, del s. xiii, con diver-
ción Dandolo con encuadernación de El Escorial no sos tratados teológicos; y finalmente el Par. gr. 2707,
tienen huellas en los cortes de decoración a base de de los años 1300-1301 con Hesíodo, Tzetzes y la Batra-
medallones, pero sí la tienen de haber estado pinta- comiomaquia.5 Dado que varios de estos manuscritos
dos, antes de haber sido dorados, de color rojo (algu- veteres que lucen encuadernaciones cretenses de fina-
nos son de formato pequeño), lo que indicaría que en les del s. xv provienen con seguridad de Constantino-
algún momento han podido compartir un mismo pla y Creta parece haber hecho de puente de trans-
destino: ™ iii 15, ™ iii 17, y ii 9, y iii 15, º ii 19, ø iii 2, misión entre la capital del Imperio e Italia, deducía
ø iv 1, ø iv 2.2 Jean Irigoin que «cette conclusion peut être étendue,
avec une grande vraisemblance, à la majorité des
10. manuscrits anciens pourvus d’une reliure crétoise».6
A esta sugestiva hipótesis que parte de la revisión
En el artículo arriba reseñado de Jean Irigoin sobre las por parte de Irigoin de los fondos griegos principal-
encuadernaciones cretenses de finales del s. xv, el fi- mente de las bibliotecas de Múnich7 y París podemos
lólogo francés hacía unas consideraciones finales que, añadir ahora – de acuerdo con los datos expuestos en
más allá de ilustrar sobre la factura de las encuader- los apartados §§7-9 – un número significativo de ma-
naciones bizantinas de un lugar y época concretos, nuscritos Escurialenses que, procedentes seguramente
pretendían abrir una vía de trabajo sobre el itinerario de Constantinopla en su gran mayoría, fueron pro-
de los textos griegos y su transmisión a occidente.3 En vistos de una característica encuadernación cretense
primer lugar, anunciaba Irigoin haber encontrado es- a finales del s. xv o principios del xvi y adquiridos por
te tipo de encuadernaciones en un manuscrito de El Dandolo a lo largo del s. xvi. Abundando en esta línea
Escorial al que ya nos hemos referido, el Escur. X ii 15, de trabajo, una investigación reciente llevada a cabo
en tres códices de Múnich, los München, Bayerische por Rudolf S. Stefec relacionada con la decoración de
Staatsbibliothek, gr. 348, 356 y 377 y en cinco manus- los cortes como elemento determinante del origen
critos de París, los Paris, Bibliothèque nationale de cretense de la factura y/o encuadernación original o
France, gr. 828, 1107, 2707, 2807 y suppl. gr. 541, y, en se- secundaria de los manuscritos ha sacado a la luz entre
gundo lugar, llamaba la atención sobre el hecho de los fondos de la Biblioteca Vaticana y de la Österrei-
que varios de estos ejemplares son antiguos y contie- chische Nationalbibliothek en Viena varios códices
nen textos cristianos. En este sentido destaca, en or- antiguos de procedencia diversa reencuadernados en
den cronológico, en primer lugar el Escur. X ii 15, del la isla: es el caso del Vat. gr. 1333 (Píndaro, Sófocles) –
finales del s. ix o principios del x, que contiene la obra del s. xiv, escrito probablemente en Tesalónica y
de Teodoreto de Ciro y que, como ya vimos, parece después presente en los estantes de la biblioteca
haber sido copiado en el monasterio de San Juan de patriarcal en Constantinopla – o del Vat. gr. 1616
Estudio en Constantinopla; a continuación el Monac. (Crisóstomo) – del s. xii, copiado en Chipre –, ambos
gr. 377, del s. x, con obras de San Juan Crisóstomo, do- provistos de una nueva encuadernación cretense en
nado a fines del xiii al monasterio de Estudio en torno a 1500.8

1 Cf. Stefec, Zur Schnittdekoration kretischer Handschriften, cit., p. co) – del segundo cuarto del s. xiv, pero las filigranas de sus hojas de
507. guarda apuntan a la segunda mitad del s. xv para la confección de su
2 En cambio, y ii 5, º iii 3 y º iii 6 no presentan rastros de un tin- encuadernación.
te rojo. El hecho de que el ™ iii 3, de escritura y encuadernación cre- 7 A los testimonios de la Bayerische Staatsbibliothek de Múnich con
tense como hemos visto (cf. §3), presente los cortes sin medallones pe- encuadernación cretense señalados por Irigoin podemos añadir aho-
ro con rastro de haber estado antes teñidos en rojo, podrían indicar ra al menos uno más: el del München, Bayerische Staatsbibliothek, gr.
que el teñido en rojo de los cortes era otro rasgo típico de los manus- 4, un códice de San Juan Crisóstomo del s. xi en pergamino, de origen
critos producidos y/o encuadernados en Creta. probablemente constantinopolitano y que tras su paso por Creta fue
3 Irigoin, Un groupe de reliures crétoises cit., pp. 107-110. vendido en Venecia por el marchante Andrés Darmario en 1583 a la
4 Tiene una marca en f. 229 del metropolita de Éfeso Marcos herzogliche Hof bibliothek. Cf. V. Tiftixoglu, Katalog der griechischen
Eugénico, muerto en 1445: cf. B. L. Fonki©, F. B. Poljakov, Markos Handschriften der Bayerischen Staatsbibliothek München. Band 1. Codices
Eugenikos als Kopist. Zur Tätigkeit eines Gelehrtenkreises an den Konstan- graeci Monacenses 1-55, Wiesbaden 2004, pp. 40-43.
tinopolitaner Skriptorien im ersten Drittel des 15. Jahrhunderts, «Byzanti- 8 Cf. Stefec, Zur Schnittdekoration kretischer Handschriften cit., pp.
nische Zeitschrift» 84/85 (1991-92), pp. 17-23. 512-513. La aparición de códices de producción chipriota encuaderna-
5 Se encuentra una detallada descripción de este manuscrito en P. dos en Creta no debe sosprender a tenor de la correspondencia que
Géhin, M. Cacouros, C. Förstel, M. O. Germain, P. Hoff- Miguel Apostolio mantiene con varios personajes asentados en Chi-
mann, C. Jouanno, B. Mondrain, Les manuscrits grecs datés des xiii pre, en especial con Angelo Vadio da Rimini, para quien copia, entre
et xiv siècles conservés dans les bibliothèques publiques de France, t. ii : otras cosas, un Etimológico y la Suda. En las cartas 72, 73 y 76 publica-
Première moitié du xiv e siècle, Paris 2005, pp. 18-20 y una reproducción das por Hippolyte Noiret, datables en 1467, Apostolio habla de su in-
de los diez hierros utilizados en la encuadernación en p. 104 de ese tención de ir a Chipre y en la primavera de 1468 emprende un viaje a
mismo libro. El códice – que perteneció en la primera mitad del s. xvi esa isla para aprovisionarse de libros destinados a Besarión: cf. H.
al cardenal Ridolfi – fue objeto de una rigurosa restauración en la que Noiret, Lettres inédites de Michel Apostolis, publiées d’après les manuscrits
participó el propio Miguel Apostolio añadiendo algunos versos en ff. du Vatican, avec des opuscules inédits du même auteur, Paris 1889, p. 38, así
6 y 22. como la más reciente edición de R. S. Stefec, Die Briefe des Michael
6 De los nueve manuscritos conservados en Bruselas en los que Apostoles, Hamburg 2013. Véase asimismo R. S. Stefec, Die griechische
Martin Wittek, Manuscrits et codicologie cit., pp. 286-287 ha reconoci- Bibliothek des Angelo Vadio da Rimini, «Römische Historische Mittei-
do encuadernaciones cretenses, hay uno – Bruxellensis 18967 (Plutar- lungen» 54 (2012), pp. 95-184.
creta y el itiner ario de los textos griegos hacia o ccidente 177
Apuntábamos más arriba que la tipología de los rente de suscripción,4 está copiado por el sacerdote y
manuscritos de Matteo Dandolo que conservan su protonotario Andrés (ff. 1-156v y 220-227v), colabora-
encuadernación cretense responde básicamente a dos dor de Miguel Apostolio en Creta,5 y por Miguel Li-
grupos: 1. códices producidos en Creta en la segunda gizo (ff. 157-219v), copista atestiguado igualmente
mitad del s. xv y primeros años del s. xvi con litera- (aunque no sólo) en la isla de Creta.6
tura profana y 2. códices antiguos de contenido reli- A estos códices podemos además añadir ahora el ™
gioso reencuadernados en la isla. Y realmente nada iii 15. Este ejemplar contiene una selección de escri-
nos impide suponer que aquellos manuscritos del pa- tos sobre retórica y estilística (Dionisio de Halicarna-
tricio veneciano que recibieron en El Escorial una en- so, Demetrio de Falero, Apsines, Minuciano, Elio
cuadernación con vistas a su conservación definitiva Aristides y Menandro rétor) y, aunque Revilla no pu-
en el Monasterio de San Lorenzo estuvieron provis- do reconocer al autor de la copia,7 éste no es otro que
tos anteriormente de una encuadernación cretense. Aristóbulo Apostolides (Lám. 8), el hijo de Miguel
De manera que el establecimiento de una doble tipo- Apostolio,8 como testimonia su elegante minúscula
logía en los códices de Dandolo, textos profanos co- de erudito.9 Los folios de guarda asociados a la anti-
piados en Creta en la segunda mitad del s. xv y textos gua encuadernación tienen como filigrana Balance
cristianos procedentes sobre todo de Constantinopla 2601 (Venecia, 1494-97), lo que nos orienta a la hora de
y reencuadernados en Creta entre los ss. xv-xvi, po- situar la confección de la copia a finales del s. xv, pre-
dría valer grosso modo para el conjunto de la colección. sumiblemente en Creta: recordemos que la cronolo-
Si atendemos a la primera de estas tipologías, po- gía de las distintas etapas de la estancia de Apostolides
demos constatar que, de los manuscritos de Dandolo en Italia en la última década del s. xv antes de su re-
que contienen textos de carácter profano y que fue- greso a su Creta natal ha sido fijada recientemente
ron reencuadernados en El Escorial, un número no- con gran exactitud por David Speranzi.10
table de ellos tiene una segura factura cretense: es el Y es a este mismo estudioso italiano a quien debe-
caso del Escur. ™ ii 16 ( Jorge Paquimeres), copiado mos un importante dato sobre otro códice de la co-
por el escriba Jorge Gregorópulo;1 es el caso también lección Dandolo, el Escur. X iv 18, que una vez más se
del Escur. ™ iii 2 (Aristóteles), copiado por Manuel pone en estrecha relación con la isla de Creta. La fe-
Gregorópulo,2 hijo de Jorge Gregorópulo; es el caso, cha y el lugar de confección de este códice de peque-
asimismo, del Escur. T ii 13 (Aristóteles), copiado por ñas dimensiones que contiene Licofrón y Píndaro11
Antonio Damilás en Creta;3 y con gran probabilidad podrían asignarse a los años de juventud del cretense
es el caso del Escur. ™ iii 17 (Galeno), que, aunque ca- Marco Musuro pasados en su isla natal en compañía

1 Cf. Revilla (1936), pp. 328-330. La suscripción del f. 319v dice (ivr y ii-v) fueron reforzados con tiras procedentes de un códice en
Ù¤ÏÔ˜ öÏ·‚ÂÓ ì ‚‡‚ÏÔ˜ ·éÙc âÍ âÌÔÜ °ÂˆÚÁ›Ô˘ îÂÚÂÔÜ ÙÔÜ °ÚËÁÔ- latín a dos columnas. 7 Revilla (1936), pp. 370-373.
ÚÔÔ‡ÏÔ˘. Una de las filigranas es Tête de boeuf 15.375 Briquet (1492). 8 Señalemos también que el mismo corpus de retórica contenido en
2 Cf. Revilla (1936), pp. 342-343. La identificación del copista se de- este Escurialensis aparece en los códices Cambridge, Queen’s College
be a Dieter Harlfinger apud Aristoteles Graecus (1976), pp. 155-156. 33 – transcrito por Nicolás: cf. RGK i 330 –, Oxford, Bodleian Library,
3 Cf. Revilla (1936), pp. 484-487, D. Harlfinger en Aristoteles Auct. T 3.13 (Misc. 230) – copiado por Jorge Alexandrou: cf. RGK i 54 –,
Graecus (1976), pp. 161-162. Ya hemos visto más arriba que debajo de la Città del Vaticano, Biblioteca Apostolica Vaticana, Vat. Pal. gr. 277 –
encuadernación escurialense de este códice se esconde en realidad transcrito por Pedro Hipsilas: cf. RGK iii 558 – y Wien, Österreichische
una encuadernación cretense. El Escur. T ii 13 es una copia del Wien, Nationalbibliothek, Phil. gr. 60 – obra de Jorge Trivizías: cf. RGK i 73 –.
Österreichische Nationalbibliothek, Phil. gr. 64, que ha tenido una De modo que también para este corpus retórico cabría hablar de una
prolija descendencia en la isla de Creta: cf. M. Rashed, Die Überliefe- recensión cretense semejante a la que se ha demostrado que existe en
rungsgeschichte der aristotelischen Schrift De generatione et corruptione, los textos de Tucídides, Apolonio Rodio o Dioscórides: cf. §1.
Wiesbaden 2001, pp. 19, 304. 9 Como ya advirtieron de manera independiente Bravo García,
4 Cf. Revilla (1936), pp. 376-383. En torno a algunos manuscritos de Apolonio de Rodas cit., p. 112, n. 62 y F.-
5 Como ya vio Fernández Pomar (1986), p. 6. Una de las filigra- G. Hernández Muñoz, L’Angelic. 54 et autres recentiores de Ménan-
nas que aparecen en la sección transcrita por Andrés es Couronne 4645 dros le Rhéteur, «Rheinisches Museum für Philologie» 144 (2001), pp.
Briquet (1459-69). Para este copista cf. D. Harlfinger, Specimina grie- 186-203, en esp. p. 202. La atribución de Fernández Pomar (1986), p.
chischer Kopisten der Renaissance i. Griechen des 15. Jahrhunderts, Berlin 8 al copista Nicolás Gaetano Marulo carece de todo fundamento y se
1974, p. 31, RGK ii 24 y RGK iii 27. Andrés es autor también de la copia debe seguramente a una errata tipográfica. Para la grafía de Miguel
de todo el Escur. T ii 21 (Aristóteles), escrito presumiblemente en Cre- Apostolio y de su hijo Aristóbulo cf. P. Canart, Note sur l’écriture de
ta y perteneciente a la colección de Antonio Agustín (cf. D. Harl- Michel et Aristobule Apostolès et sur quelques manuscrits attribuables à ce
finger en Aristoteles Graecus (1976), pp. 162-163 y Rashed, Die Überlie- dernier, en A. L. Di Lello-Finuoli, Un esemplare autografo di Arsenio
ferungsgeschichte cit., pp. 19, 269-270, para quien el protonotario Andrés e il “Florilegio” di Stobeo, Roma 1971, pp. 87-101 y pl. v-xv.
es «ohne Zweifel der nachlässigste Schreiber im Rahmen der Text- 10 Cf. D. Speranzi, Tra Creta e Firenze. Aristobulo Apostolis, Marco
überlieferung von De generatione et corruptione»). Señalemos que el T Musuro e il Riccardiano 77, «Segno e Testo» 4 (2006), pp. 191-210, y D.
ii 21 tiene encuadernación escurialense sin restos de decoración en los Speranzi, Aristobulo Apostolis copista per Piero di Lorenzo: Il Laur. Plut.
cortes y que los folios de guarda finales (ff. i-v y ii-r) están reforzados 85.25, «Medioevo e Rinascimento» 20/n.s., 17 (2006), pp. 425-431. El 3 de
en su interior con tiras procedentes de un manuscrito latino en grafía abril de 1492 Aristóbulo está todavía en Candia de Creta; el 3 de julio
protohumanística. de 1492 se encuentra en Venecia; entre esa fecha y el 24 de septiembre
6 RGK i 282; RGK ii 386; RGK iii 465. Los ff. 228-229v del Escur. ™ iii de 1492 llega a Florencia, en donde permanece hasta 1494 transcri-
17 son de otra mano. Además de los folios de guarda más externos – biendo para Piero de’ Medici manuscritos a partir de los que Ianos
asociados a la encuadernación escurialense – cuya filigrana es un ra- Láscaris había traído de Oriente. En 1495 está de nuevo en Venecia,
cimo (Raisin 3 Sosower [s. xvi ex.]), hay otros más internos – asocia- colaborando con Aldo, y poco después, el 22 de enero de 1496, de nue-
dos seguramente a la encuadernación anterior – y cuya filigrana pre- vo en Creta, en donde transcribe la Electra de Sófocles en el Firenze,
senta como motivo un ancla en círculo con estrella de seis puntas, el Biblioteca Riccardiana, 77.
mismo que se encuentra en varios manuscritos con encuadernación 11 J. Irigoin, Histoire du texte de Pindare, Paris 1952, p. 433 y Andrés
cretense que hemos examinado en el apartado §7. Dos de esos folios (1965), p. 350 lo sitúan a principios del s. xvi.
178 teresa martínez manzano

Lám. 8. El Escorial, Real Biblioteca, ™ iii 15, f. 1r <Aristóbulo Apostolides>.

de Juan Gregorópulo junto al ya hierodiácono Aristó- nuscritos de contenido cristiano que acabaron en la
bulo Apostolides.1 colección de Matteo Dandolo: el ejemplar London,
Está por determinar el lugar de confección de otros British Library, Royal 1 A xv (Proverbios, Sabiduría, Ecle-
dos manuscritos de Dandolo del s. xv con literatura siastés, Cantar de los Cantares, con el texto latino y grie-
profana, que quizás con el tiempo puedan ubicarse go en paralelo), de origen oriental y datable, según la
también en Creta.2 información del catálogo, en el último cuarto del s.
Si atendemos a la segunda de las tipologías, esta- xv, perteneció a Matteo Dandolo, en cuya biblioteca
mos ahora en condiciones de aportar un nuevo testi- llevaba el nº 137. Así lo certifica el característico exli-
monio que abunda en nuestra hipótesis sobre la bris del patricio veneciano en el f. 1: M. Danduli 137 /
factura o el seguro paso por la isla de Creta de ma- M·Ùı·›Ô˘ ¢·Ó‰Ô‡ÏÔ˘ ÚÏ˙.3 Este ejemplar luce una tí-

1 El copista suscribe la copia como Marco en f. 61v: Ù¤ÚÌ\ t‰Â heim am Glan 1980, p. 147 una recensión tomasiana ni tricliniana, si-
§˘ÎfiÊÚÔÓÔ˜ ‚›‚ÏÔ˘ Á ÙÔÜ / çÚÂÛÎfiÔ˘˜ ¯ÂÚÔÖÓ ‰È\¤ÌÔÜ / Ù¤ÚÌ· Á\ Âú- no que muestra la influencia de otros eruditos bizantinos. Puede ver-
ÏËÊÂÓ M¿ÚÎÔ˘. Cf. Speranzi, Marco Musuro cit., pp. 38-40, 197-198. se una reproducción de la escritura de este manuscrito en A. Bravo
2 En concreto, los Escur. ™ ii 6 (Quinto de Esmirna) y º iii 6 (Aris- García, El Aristófanes de las bibliotecas de la Comunidad de Madrid: una
tófanes). El códice de Quinto de Esmirna es, según ha establecido F. ojeada a los fondos del Escorial, en J. A. López Férez (ed.), La comedia
Vian, Histoire de la tradition manuscrite de Quintus de Smyrne, Paris griega y su influencia en la literatura española, Madrid 1998, pp. 370-386,
1959, pp. 67-68 y 71, apógrafo del Città del Vaticano, Biblioteca Apos- en esp. p. 386 (Lám. vi). Los folios de guarda tienen la filigrana Balance
tolica Vaticana, Barb. gr. 166, escrito este último en París por Jorge Briquet 2578 (1480).
Hermónimo de Esparta en 1476. Para las filigranas de este códice 3 La disposición en paralelo del texto en griego y latín quizás pue-
(Lettre 5 y Pot 2) véase Sosower, Signa officinarum chartariarum cit.; el da encuadrarse dentro de ese filón de manuscritos bilingües produci-
códice de Aristófanes – que parece haber sido utilizado en la escuela dos en la isla y estudiados, en el marco cronológico del s. xiv, por G.
a tenor de los términos latinos y griegos que presenta en la interlínea de Gregorio, Per uno studio della cultura scritta a Creta sotto il dominio
para banalizar el texto – no contiene, según Ch. N. Eberline, Stu- veneziano: i codici greco-latini del secolo xiv , «Scrittura e Civiltà» 17 (1993),
dies in the manuscript tradition of the Ranae of Aristophanes, Meisen- pp. 103-201.
creta y el itiner ario de los textos griegos hacia o ccidente 179
pica encuadernación cretense en cuero de llamativo cuadernación típicamente cretense, lo que indica que
color rojo, del todo idéntica a la de los manuscritos de Creta fue el puente que condicionó su llegada a Occi-
Dandolo conservados en El Escorial.1 dente; en segundo lugar, en el margen superior del f.
Volviendo sobre los manuscritos conservados en El 1 se lee la nota Plutarchi Parallila conscripta mihi Ale-
Escorial, recordábamos previamente el Escur. X ii 15 xandro Bondi. Este personaje no es otro que el vene-
de Teodoreto de Ciro (segunda mitad del s. ix), co- ciano Alessandro Bondino (llamado también Alessan-
piado probablemente en el monasterio de San Juan de dro Evemero), conocido colaborador de Aldo
Estudio en Constantinopla y con encuadernación de Manuzio y miembro de la Academia Aldina8 y del que
Creta. Y también se ha mencionado más arriba el Y ii no conocemos con exactitud las fechas de su naci-
12 con una catena del s. x y provisto, como el anterior, miento y muerte. Dado que el Escur. ø i 6 copiado
de una vestidura cretense. Este último manuscrito es- por Crisocoques sirvió a Bondi como modelo para su
tá escrito en una minúscula “bouletée”,2 un tipo de le- copia parcial de las Vidas en el Città del Vaticano, Bi-
tra adscribible al siglo décimo y al ambiente constan- blioteca Apostolica Vaticana, Vat. gr. 13109 y dado que
tinopolitano.3 En la segunda mitad del s. x se inscribe la nota del f. 1 del Escurialensis es una indicación de
asimismo la copia de los ff. 106-314 del Escur. ø ii 2, un posesión, puede colegirse que de Creta el códice pa-
Crisóstomo copiado en minúscula “Perlschrift” e ilu- só a Venecia ya en las postrimerías del s. xv o princi-
minado en Constantinopla en un taller que realizó pios del s. xvi.
igualmente trabajos para la corte de Constantino VII En cuanto al Escur. ø iii 2, también podemos cla-
Porfirogénito4 y que luce una vistosa encuadernación rificar su origen capitalino, aunque su encuaderna-
cretense. A estos ejemplares vetusti todavía pueden ción es escurialense, lo que nos impide saber con cer-
añadirse otros dos códices más recientes y de seguro teza si el ejemplar pasó por la isla de Creta. Contiene
origen constantinopolitano, los Escur. ø i 6 y ø iii 2. homilías de San Juan Crisóstomo, algunos excerpta
El ø i 6 contiene las Vidas paralelas de Plutarco. Es de San Basilio y obras de Marcos, metropolita de Éfe-
mérito de Antonio Bravo el haber reconocido como so – también conocido como Marcos Eugénico (1392-
autor de esta copia a Jorge Crisocoques,5 erudito 1444) – y fue transcrito por varias manos coetáneas a
activo en Constantinopla y maestro, quizás, de perso- mediados del s. xv: A es responsable de los ff. 1-97, B
najes como Besarión o Francesco Filelfo.6 El manus- de los ff. 98-123 y C de los ff. 123v-153v. El copista C, que
crito presenta las filigranas Monts 11687 Briquet (1408- transcribe a San Basilio y siete obras de Marcos Eu-
1415), similar a Monts 11 Harlfinger (1427), Fruit 7426 génico (ff. 127-153v), aporta un seguro término post
Briquet (1431) y Char similar a 3543 Briquet (1421), lo quem para esta sección final del códice, ya que el títu-
que nos permite datar la copia entre la segunda y la lo de la última obra – la ^OÌÔÏÔÁ›· Ùɘ ›ÛÙˆ˜ – va
tercera década del s. xv. Se sabe además que el mo- acompañado de la coda âÎÙÂıÂÖÛ· âÓ ºÏˆÚÂÓÙ›· ηÙa
delo utilizado por Crisocoques fue el Harl. 5692, que ÙcÓ Úe˜ Ï·Ù›ÓÔ˘˜ Û‡ÓÔ‰ÔÓ, es decir, es un tratado
perteneció a Nicolás de Cusa, de manera que la posi- compuesto durante el Concilio de Florencia de 1438-
ción stemmática del códice está bien clarificada.7 Sin 39, al que, como es bien conocido, Marcos Eugénico
embargo, el itinerario de este ejemplar desde su con- acudió junto a su hermano Juan Eugénico acompa-
fección en Constantinopla hasta su llegada a Venecia, ñando al emperador Juan VIII Paleólogo, y en el que
en donde lo compraría Dandolo, era enigmático. rechazó firmar el decreto de unión con la Iglesia ro-
«¿Cómo llegó a Venecia nuestro Escorialensis? No lo mana. Este copista C, que al final de su copia en f. 153v
sabemos con exactitud». Pues bien, al interrogante recuerda la eterna memoria de Marcos en tinta roja
planteado por Bravo García en su artículo monográ- (·åˆÓ›· ÛÔ˘ ì ÌÓ‹ÌË ±ÁÈ M¿ÚΠ\EʤÛÔ˘) y en tinta
fico sobre este códice plutarquiano podemos contes- negra se muestra dispuesto a defender hasta la muer-
tar ahora a la luz de dos datos concretos: en primer te la fe ortodoxa igual que el famoso teólogo bizanti-
lugar, el códice luce, como ya hemos visto, una en- no (Ù·‡Ù– Ù” ïÌÔÏÔÁ›0 Ùɘ ›ÛÙˆ˜ ηd ·éÙe˜

1 Cf. The British Library. Summary catalogue of Greek manuscripts, sococca, Leon Atrapes, en B. Atsalos, N. Tsironis (éds.), Actes du vi e
vol. 1, London, 1999, p. 121 y The British Library. Database of bookbind- Colloque International de Paléographie Grecque, Drama, 21-27 septembre
ings (http://special-1.bl.uk/bindingsdiscovery/ui/), consultado el 8- 2003, Athènes 2008, vol. i, pp. 191-224 [reeditado en A. Cataldi Palau,
03-2013. Studies in Greek Manuscripts, 2 vols, Spoleto 2008, vol. i, pp. 303-344, en
2 S. Lucà, Dalle collezioni manoscritte di Spagna: Libri originari o esp. pp. 328-329].
provenienti dall’Italia greca medievale, «Rivista di Studi Bizantini e Neo- 6 Crisocoques copió para Filelfo en 1423 el Escur. T ii 7 (Estrabón),
ellenici» n.s. 44 (2007), pp. 39-96, en esp. p. 68, n. 64, y Pérez Martín, que luce una encuadernación occidental con huellas de bullones y de
Encuadernaciones bizantinas cit., p. 149, n. 64. cierres y que pasó después a manos de Niccolò Barelli, quien lo rega-
3 J. Irigoin, Une écriture du x e siècle: la minuscule bouletée, en La ló a Felipe II en 1572.
Paléographie grecque et byzantine cit., pp. 191-198, y M. L. Agati, La 7 M. Manfredini, Nuove osservazioni su codici plutarchei, «Annali
minuscola “bouletée”, Città del Vaticano 1992. della Scuola Normale Superiore di Pisa. Classe di lett. e filos.» ser. 3a,
4 Los ff. iii-105 son, en cambio, de finales del s. xiii. El copista de la 23 (1993), pp. 999-1040, en esp. p. 1000. El Escur. ø i 6 corrige en mu-
sección más antigua es seguramente el mismo del Athos Dionysiou chos pasajes el texto de su modelo tomando como base otro códice,
70, otro Crisóstomo copiado en el círculo de Constantino VII Porfiro- el Venezia, Biblioteca Nazionale Marciana, gr. 385, que es el manus-
génito en 955: cf. Pérez Martín, Los manuscritos iluminados cit., p. 189. crito que el propio Crisocoques utilizó como antígrafo para su copia
5 A. Bravo García, A propósito del Escor. ø i 6 (507) de las Vidas, en de las Vidas de Plutarco en el Vat. gr. 1007.
A. Pérez Jiménez, G. del Cerro Calderón (eds.), Estudios sobre 8 Cf. RGK iii 12.
Plutarco. Obra y tradición. Actas del i Symposion español sobre Plutarco, 9 Cf. Bravo García, A propósito del Escor. ø i 6, cit., p. 255, n. 43. El
Fuengirola, 1988, Málaga 1990, pp. 249-256. Véase asimismo A. Catal- RGK iii 298 asigna la copia de todo el Città del Vaticano, Biblioteca
di Palau, I colleghi di Giorgio Baiophoros: Stefano di Medea, Giorgio Cri- Apostolica Vaticana, gr. 1310 a Juan Roso.
180 teresa martínez manzano
Û˘Ó·Ôı¿ÓÔÈÌÈ Î·d ±·˜ ¯ÚÈÛÙÈ·Ófi˜) no es otro que aprovechando la decadencia de los monasterios sici-
Juan Eugénico, hermano de Marcos, diácono y no- lianos;4 y pone de manifiesto, por otra, que Creta se
mophylax de Santa Sofía y escriba atestiguado entre configura también en el s. xv como estación de paso
los años 1421 y 1458 (Lám. 9). Ello hace segura la pro- hacia occidente para algunos manuscritos de origen
veniencia capitalina de este ejemplar, cuyas manos A italogriego.5
y B han sido identificadas por Antonio Bravo García
con el monje Nicodemo y con un escriba llamado 11.
Atanasio.1
Nada más podemos decir sobre el origen concreto Examinado pues el origen de los códices de Matteo
de otros manuscritos antiguos de Dandolo, aunque Dandolo, quedan por clarificar dos cuestiones. La pri-
conviene advertir que cuatro de ellos – Y ii 3, y ii 5, y mera de ellas se refiere a la vía por la que éste adqui-
ii 9, ø ii 2 – comparten el mismo tipo de pautado rió sus códices griegos y la segunda al modo en que se
(32C2) en el repertorio de Leroy-Sautel, lo que podría hizo con ellos el embajador Guzmán de Silva. Real-
apuntar a un mismo centro de copia.2 mente nada sabemos sobre el modo en que se gestó
No obstante, no hay que dar por supuesto que to- la biblioteca particular de Matteo Dandolo, pero sí
dos los códices antiguos de la colección Dandolo reen- contamos con una fecha en la que el patricio venecia-
cuadernados en Creta tengan un origen constantino- no poseía ya manuscritos griegos. Efectivamente el
politano. De hecho, hay un manuscrito entre aquellos dato nos lo proporciona la correspondencia que el
Escurialenses que, según señalábamos en el apartado marchante corfiota Antonio Eparco dirige a su patrón
§7, conservan una encuadernación cretense, que con el cardenal Marcello Cervini. En una carta del 28 de
seguridad no tiene una proveniencia capitalina, sino febrero de 1544 que Eparco envía desde Venecia a Cer-
antes bien provincial. Se trata del Escur. ™ iii 18, que vini a propósito de algunos textos que podrían inte-
transmite la Scala Paradisi de San Juan Clímaco. Se- resarle6 cita cuatro manuscritos al tiempo que men-
gún un reciente estudio de Santo Lucà sobre los ma- ciona las colecciones de Matteo Dandolo y de Diego
nuscritos conservados en España italogriegos o pro- Hurtado de Mendoza y asegura tener fácil acceso a
cedentes de monasterios de la Italia Meridional, este esos libros: «Di libri che mi parono boni di esser trans-
ejemplar está escrito en una minúscula rossanese “ad critti sono l’infrascritti: òAÓÓ˘, ı˘Á·ÙÚe˜ \AÏÂ͛Ԣ
omega ‘paraphé’”, una designación que agrupa un ÙÔÜ KÔÌÓËÓÔÜ, îÛÙÔÚ›· âÓ ‚È‚Ï›ÔȘ çÎÙÒ. Eå˜ ÙcÓ
conjunto de manuscritos del primer trentenio del s. ÂÓÙ¿‚È‚ÏÔÓ ÙÔÜ MˆÛ¤ˆ˜ âͤÁËÛȘ ÙÔÜ ¶ÚÔÎÔ›Ô˘.
xii confeccionados probablemente en el monasterio L’ha el Dandolo.7 M·Í›ÌÔ˘ T˘Ú›Ô˘ ÊÈÏÔÛfiÊÔ˘ ÏfiÁÔÈ.
de Santa María del Patìr en la localidad calabresa de ¶ÚfiÎÏÔ˘ Âå˜ ÙeÓ \AÏÎÈ‚È¿‰ËÓ. Gli ha don Diego; libri
Rossano.3 El hecho de que el ™ iii 18 sea de origen ita- necesarii. Questi libri gli posso haver ogni volta che
logriego pero encuadernado en Creta y adquirido en voglio».8
Venecia indica, por una parte, que este códice escapa Este precioso testimonio de la correspondencia de
del itinerario delineado por Santo Lucà para la gran Eparco nos indica que seguramente en 1543 Matteo
mayoría de los códices italogriegos conservados en bi- Dandolo poseía un comentario de Procopio de Gaza
bliotecas españolas, que fueron adquiridos en Sicilia al Pentateuco9 que quizás haya que identificar con uno
en el s. xvi por los humanistas del círculo de Felipe II de los volúmenes que Guzmán de Silva compró en

1 A. Bravo García, Concerning the manuscript entitled Escorialensis puede descartar que la vía por la que este manuscrito italogriego ™ iii
ø iii 2 (535) and its Scribes, «Macedonian Studies» 1 (1983) pp. 2-6, había 18 llegó a Creta fuese algún monasterio oriental. Si hacemos caso de
reconocido también la autoría de Juan Eugénico en el códice de El Es- la indicación del copista anónimo del Escur. ø iv 27 (de la colección
corial. Juan Eugénico es autor de más copias de obras de su hermano, de Antonio Eparco) que hemos traído a colación en p. 175 n. 3, en los
por ejemplo en el Paris, Bibliothèque nationale de France, gr. 2075 y monasterios orientales se utilizaban ocasionalmente como antígrafos
en el Wolfenbüttel, Herzog August Bibliothek, Gud. gr. 82. Para el manuscritos de procedencia italogriega (Ùe àe ™ÈÎÂÏ›·˜ àÓ·ÎÔÌÈÛı-
monje Nicodemo cf. Harlfinger, Specimina griechischer Kopisten cit., bÓ ·Ï·ÈeÓ àÓÙ›ÁÚ·ÊÔÓ).
nnº 31-32. Andrés (1967), pp. 174-176 ya apuntaba a un origen “orien- 6 Cf. L. Dorez, Antoine Éparque. Recherches sur le commerce des ma-
tal” del ejemplar. nuscrits grecs en Italie au xvi e siècle, «Mélanges d’Archéologie et d’His-
2 J.-H. Sautel, Répertoire de réglures dans les manuscrits grecs sur par- toire» 13 (1893), pp. 281-364, en esp. p. 305 (carta nº 10).
chemin, Turnout 1995, ad indices. 7 Dado que Marco Dandolo falleció en 1535, la indicación de Epar-
3 Para las razones textuales, paleográficas, codicológicas e icono- co se referirá lógicamente a su hijo. No obstante, el único manuscrito
gráficas que permiten esta localización cf. Lucà, Dalle collezioni ma- de los estudiados en el presente trabajo en el que aparecen huellas de
noscritte di Spagna cit., pp. 72-73 y Tav. 12. Ya P. Canart, J. Leroy, Les Antonio Eparco es el Escur. R i 14, que fue propiedad de Marco, antes
manuscrits en style de Reggio. Étude paléographique et codicologique, en La que de Matteo.
Paléographie grecque et byzantine cit., pp. 241-261, en esp. p. 258, habían 8 Los dos primeros libros, la Alexíada de Ana Comnena y el Comen-
incluido al códice en una lista provisional de manuscritos en estilo de tario de Procopio de Gaza al Pentateuco, los cita juntos Eparco en una
Reggio. Véase asimismo para el origen del manuscrito y su ilumina- carta anterior de 1543, aunque en este caso sin referencia a Dandolo:
ción I. Spatharakis, Corpus of dated illuminated Greek manuscripts to «Qui è capitato uno libro de ¶ÚÔÎfiÈÔ sopra li libri de Mosse, cosa dig-
the year 1453, Leiden 1981, nº 137; P. Canart, L. Perria, Les écritures li- na di esser transcritta, et uno altro composto per una femina, òAÓÓ·
vresques des xi e et xii e siècles, en Harlfinger, Prato (edd.), Paleogra- di Alexii Imperatore îÛÙÔÚÈÎfiÓ; si par a quella, gli faremo transcriver».
fia e codicologia greca cit., pp. 67-118, en esp. p. 108; Pérez Martín, Los Cf. Dorez, Antoine Éparque cit., p. 300 (carta nº 7).
manuscritos iluminados cit., pp. 183 y 192 (nº 113). 9 Ya antes, en 1540, se atestigua la noticia de que Guillaume Pelli-
4 En especial Gonzalo Pérez, Antonio Agustín, Jerónimo Zurita y cier, embajador de Francisco I en Venecia, utilizó en ese año el correo
Juan Páez de Castro. Cf. Lucà, Dalle collezioni manoscritte di Spagna de Matteo Dandolo – que hasta hace poco había sido embajador de
cit., pp. 48-55. Venecia en Francia – para enviar a Francia un lote de manuscritos
5 Como también lo fue para algunos manuscritos de origen chi- griegos que acababa de comprar para la Biblioteca de Fontainebleau.
priota, según hemos mencionado al principio del apartado §10. No se Cf. Graux (1880/1982), p. 126.
creta y el itiner ario de los textos griegos hacia o ccidente 181

Lám. 9. El Escorial, Real Biblioteca, ø iii 2, f. 153v <Juan Eugénico>.


182 teresa martínez manzano
1573 de la colección de Dandolo para Felipe II, un Pro- cano, Biblioteca Apostolica Vaticana, Pal. gr. 357 y
copius in Genesim, pergameno, liber antiquissimus nec an- 371). Creta habría servido también para estos dos có-
tea visus.1 Es posible que Eparco hubiese examinado dices supuestamente chipriotas de puente entre
personalmente la biblioteca de Dandolo para saber oriente y occidente.
qué textos en ella eran susceptibles de ser copiados
para sus diferentes clientes, pero es también probable 12.
que Eparco hubiese consultado un catálogo de los li-
bros de Dandolo, similar al que Diego Hurtado de Queda por abordar de qué manera los libros de Dan-
Mendoza había hecho redactar de su propia bibliote- dolo abandonaron el convento de San Juan y San Pa-
ca a su bibliotecario Arlenius, ya que sabemos por dis- blo en Venecia si el patricio veneciano los había do-
tintas fuentes que Eparco tenía acceso a los catálogos nado allí expresamente. En este sentido hay que
de las principales bibliotecas venecianas que circula- recordar que, si bien en las primeras dos décadas del
ban por entonces entre marchantes, coleccionistas e s. xvi la biblioteca del convento dominicano de San
intelectuales.2 Juan y San Pablo, San Zanipolo, alcanzó su máximo
Dado que los canales de comunicación e intercam- esplendor y su mayor tamaño en lo que a número de
bio de personas y mercancías entre Venecia y Creta libros se refiere, desde 1523 los fondos de este conven-
eran harto fluidos, era fácil tanto para Dandolo como to empezaron a dispersarse.5 En realidad, ya poco
para cualquier veneciano pudiente adquirir en la me- después de 1500, fecha de la muerte de Gioachino To-
trópoli códices de procedencia cretense. Es un hecho rriano, gobernador general de la orden de los domi-
que cuando Paul Canart hablaba en 1977 de la necesi- nicos y fautor de la colección de San Zanipolo, co-
dad de estudiar con más detenimiento la constitución mienzan a constatarse las desapariciones de libros,
y las vicisitudes de una serie de bibliotecas de patricios aunque el período de mayores pérdidas se dio después
o de eruditos venecianos – entre los primeros men- de mediados del s. xvi, momento en el que nos cons-
cionaba a las familias de los Barbaro, Barozzi, Grima- ta que varios volúmenes de San Zanipolo fueron ven-
ni-Calergi, Contarini y Morosini y entre los segundos didos por Andrés Darmario y Nicolás de la Torre al
a Gian Francesco d’Asola, Battista Egnazio, Carlo embajador francés en Venecia Jean Hurault de Bois-
Cappello, Gian Vincenzo Pinelli y Luigi (Alvise) Lo- tallé en el período que éste pasó en la ciudad lagunar
llino – se refería a esas bibliotecas como «venecianas desde 1561 hasta la primavera de 1564.6 Esto significa
o creto-venecianas».3 Y no debían faltar intermedia- que los marchantes de manuscritos griegos tenían ac-
rios para estas compras, como el protopapas cretense ceso a este fondo y sustraían de allí los códices con re-
Juan Nathanael (†1577), cuya vida transcurrió a caba- lativa facilidad.7 Y, por otra parte, pese al deseo ex-
llo entre Venecia y Creta y que vendió, por ejemplo, preso de Matteo Dandolo de que sus manuscritos
quince códices griegos a Ulrich Fugger en 1559 que ingresasen en San Zanipolo, no tenemos constancia
forman parte en la actualidad del fondo Palatinus de de que esto haya sido así, debido a que el único testi-
la Vaticana.4 Estos quince manuscritos son “origina- monio que conservamos de este traspaso – la carta de
les”, lo que significa en los usos lingüísticos de la épo- Guzmán de Silva a Felipe II citada en §4 – es bastante
ca que son copias antiguas (aunque su cronología confuso en este punto y en la transacción parece in-
abarque desde el s. xi hasta principios del xvi), es de- tervenir también un pariente de Dandolo.8 De mane-
cir, que no están hechas expresamente a partir de un ra que no sabemos si los manuscritos de Dandolo lle-
modelo ya conocido, y provienen probablemente de garon alguna vez a formar parte de facto de los fondos
Creta, aunque es pertinente observar que los rasgos de la biblioteca del convento dominicano. Al haber
paleográficos de dos de ellos han permitido a Canart pasado poco tiempo entre la muerte de Dandolo en
postular un anterior origen chipriota (Città del Vati- 1570 y la compra de Guzmán de Silva en 1573 los catá-

1 Se trata del desaparecido Escur. § ii 1 (cf. Revilla (1936), p. lxxiv anterior a las pérdidas que tuvieron lugar entre los ss. xvii y xviii.
y Andrés apud Graux (1880/1982), p. 512). Aunque la identificación Para una primera orientación sobre la historia de la biblioteca del
no puede darse por completamente segura (ya que, como hemos vis- convento de San Zanipolo cf. M. Zorzi, Le vicende delle biblioteche ve-
to, Guzmán de Silva adquirió sólo una parte de la colección de Dan- neziane e la libreria dei SS. Giovanni e Paolo, en N.-E. Vanzan Mar-
dolo), las palabras de Eparco hacen pensar en una adquisición recien- chini (ed.), La scuola grande di S. Marco. I saperi e l’arte, Canova 2001,
te y en una obra rara, lo que hace más plausible la identificación con pp. 79-96.
este deperditus. 6 D. F. Jackson, The Greek manuscripts of Jean Hurault de Boistaillé,
2 J. Irigoin, Les ambassadeurs à Venise et le commerce des manuscrits «Studi Italiani di Filologia classica» ser. 4ª, 97/2 (2004), pp. 209-252, en
grecs dans les années 1540-1550, en H. G. Beck, M. Manoussacas, A. esp. pp. 210-211 y 251-252. Al menos tres manuscritos adquiridos por
Pertusi (edd.), Venezia centro di mediazione tra Oriente e Occidente (secoli Hurault proceden de San Zanipolo, los Paris, Bibliothèque nationale
xv-xvi ), Firenze 1977, vol. ii, pp. 399-415, en esp. p. 408. de France, gr. 1937, 2003 y 2398.
3 P. Canart, Jean Nathanaël et le commerce des manuscrits grecs à Ve- 7 En una carta a Marcello Cervini de 1548 – Dorez, Antoine Éparque
nise au xvi e siècle, en Beck, Manoussacas, Pertusi (edd.), Venezia cit., p. 320, nº 24 –, Antonio Eparco precisa que había un Dion en San
centro di mediazione cit., vol. ii, pp. 417-438, en esp. pp. 420-424. Para la Zanipolo pero que se había perdido. Todas las noticias apuntan pues
biblioteca manuscrita griega de Lollino (1552-1625), hoy en la Vaticana, a que, sea a través de los catálogos, sea por el acceso a la propia bi-
véase P. Canart, Les Vaticani graeci 1487-1962. Notes et documents pour blioteca, los marchantes de códices griegos conocían el contenido de
l’histoire d’un fonds de manuscrits de la Bibliothèque Vaticane, Città del los libros del convento dominicano.
Vaticano 1979. 4 Canart, Jean Nathanaël cit. 8 Recordamos el pasaje más significativo: «Y quando estaua espe-
5 Jackson, The Greek Library of Saints John and Paul cit., pp. vii-ix. rando el dia que auia de ser la venta, los auian dado a otro gentil hom-
En 1789 los fondos de San Zanipolo se transfirieron a la Biblioteca bre pariente del difunto. Pero atento a que era herencia para obras
Marciana. El libro de Jackson se centra en la historia de la biblioteca pias, se trató de manera que aquello se tornó a deshazer».
creta y el itiner ario de los textos griegos hacia o ccidente 183
logos conservados de la biblioteca conventual no pro- encuadernan y se utilizan para esta última operación
porcionan información relevante, y de la consulta de manuscritos latinos en desuso, como el del epistola-
los índices de los sucesivos volúmenes del catálogo de rio de las Familiari de Petrarca.
Elpidio Mioni de la Biblioteca Marciana, destinataria El estudio de los manuscritos griegos de Matteo
final de los libros de San Zanipolo, no se desprende Dandolo nos permite definir externamente como ne-
que allí se conserven manuscritos griegos pertene- tamente “cretense” la colección del patricio véneto,
cientes en otro tiempo al patricio veneciano. que se constituye de este modo en un perfecto ejem-
Qué duda cabe de que tras la muerte de Matteo plo de la conexión entre Constantinopla y Creta des-
Dandolo buena parte de su biblioteca griega se dis- de la segunda mitad del s. xv crucial para la transmi-
persó y que, si un bloque considerable y homogéneo sión de los textos griegos y visible también en las
encontró su destino en El Escorial, otros códices de- técnicas de encuadernación.3
bieron de pasar a otras colecciones y bibliotecas. He- Por otra parte, la biblioteca de El Escorial alcanza
mos visto en el apartado §10 cómo el London, British un nuevo valor ante nuestros ojos por haber conser-
Library, Royal 1 A xv exhibe el exlibris bilingüe de vado muchas más encuadernaciones bizantinas de las
Dandolo y luce una encuadernación cretense. Tam- que se sospechaba hasta ahora. Y en este sentido es
bién en la Biblioteca Ambrosiana de Milán se conser- absolutamente pertinente la observación de Gregorio
va otro manuscrito del patricio veneciano: el Ambr. + de Andrés4 de que «se han respetado muchas encua-
18 sup. (Hesíodo, Teócrito, Esquilo), de dimensiones dernaciones antiguas, como puede verse en El Esco-
muy pequeñas, membranáceo del s. xv y encuader- rial, encuadernándose por la habilidad de Juan de Pa-
nado en pergamino,1 tiene el característico exlibris de rís o Pedro del Bosque tan sólo aquellos [manuscritos]
Dandolo, situado de forma excepcional en el verso del que venían vestidos en pergamino o en malas condi-
folio 1v: M. Danduli 146 / M·Ùı·›Ô˘ ¢·Ó‰Ô‡ÏÔ˘ Ú̘.2 ciones».
Cabe añadir todavía una conclusión ulterior sobre
13. la necesidad de estudiar el fondo griego de El Escorial
tomando como punto de partida las colecciones que
Todas estas consideraciones nos hacen ver cómo en la lo constituyen y que en muchos casos pueden presen-
segunda mitad del s. xv Creta se configura como un tar, como se ha visto, características morfológicas que
enorme mercado librario por el que circulan no sólo las definen y al tiempo las diferencias de otras colec-
manuscritos procedentes de los talleres de copia cre- ciones.5 Creo que a este mismo tipo de análisis deben
tenses, sino también de los principales monasterios de ser sometidas al menos las colecciones de Antonio
la capital, así como de la Italia Meridional. En Creta Eparco y de Francesco Patrizi que fueron compradas
se restauran manuscritos, se los provee de índices de para Felipe II entre 1572 y 1575 y que ingresaron conse-
contenido, se completan sus lagunas textuales, se re- cuentemente en el Monasterio de San Lorenzo.

1 A. Martini, D. Bassi, Catalogus codicum Graecorum Bibliothecae 3 Cf. P. Canart, Ph. Hoffmann, D. Grosdidier de Matons,
Ambrosianae, Mediolani 1906, reimpr. Hildesheim 1978, pp. 877-878. L’analyse technique des reliure byzantines et la détermination de leur origine
2 El códice tiene el visto de 1603 de Antonio Olgiati, primer pre- géographique (Constantinople, Crète, Chypre, Grèce), en Cavallo, De
fecto de la Biblioteca Ambrosiana. Agradezco a Stefano Martinelli Gregorio, Maniaci (edd.), Scritture, libri e testi cit., pp. 751-768, en
Tempesta el haberme proporcionado reproducciones de este ejem- esp. p. 763.
plar. Tanto el Escur. X iv 18 (Licofrón, Píndaro) como este Ambro- 4 Andrés (apud Graux (1880/1982), p. 151, n. g) – frente a la opi-
sianus con textos clásicos poéticos, ordenados en la biblioteca de nión de Graux (p. 135) de que en El Escorial no se conservaron por re-
Dandolo con los nº 131 y 146 respectivamente, deben de ser adquisi- gla general las antiguas encuadernaciones –.
ciones tardías del político veneciano, realizadas cuando el grueso de 5 A. Bravo García, La paleografía griega y los manuscritos de las bi-
su colección había recibido ya una numeración en la que los textos bliotecas españolas en los últimos años: Acta atque agenda, en Actas del vi
profanos se agrupaban más o menos en los cincuenta primeros vo- Congreso Español de Estudios Clásicos, Madrid 1983, pp. 203-225, en esp. p.
lúmenes. En el Escurialensis el exlibris está colocado, también de mo- 223, ya señaló la conveniencia de estudiar los fondos del Escorial des-
do excepcional, en el margen inferior del f. 1r (en lugar de en el mar- de esta perspectiva citando la de Dandolo entre las colecciones sus-
gen superior). ceptibles de este tipo de aproximación.
184 teresa martínez manzano

TABLA DE MANUSCRITOS GRIEGOS DE MATTEO DANDOLO

Nº Signatura Contenido Material Fecha Encuadernación


1. Y iii 7 Aristóteles papel c. 1465 occidental
9. º ii 19 Homero papel 1309 escurialense
13. ™ ii 6 Quinto de Esmirna papel xv cretense
15. º iii 6 Aristófanes pergamino xv escurialense
17. R i 14 miscelánea astronómica papel xv escurialense
18. ™ iii 3 Nicandro, Ar., A. Rodio papel xv cretense
20. ™ iii 15 Dionisio Halic. papel xv escurialense
26. T iii 9 Ataliates, Skilitzes bombicino xi-xii 1 escurialense
27. øi6 Plutarco papel xv cretense
39. ™ iii 2 Aristóteles papel xv-xvi escurialense
40. T ii 13 Aristóteles papel xv creto-escurialense
41. ™ ii 16 Paquimeres papel xv creto-escurialense
43. øi4 Filóp., A. de Afrodisias papel 1517 cretense
46. º ii 6 A. de Afrodisias papel 1495 veneciana
49. T ii 12 Dioscórides papel c. 1460 cretense
51. ™ iii 17 Aecio de Amida, Galeno papel xv escurialense
55. y iii 15 Damasceno papel xv escurialense
56. ø iv 1 Demetrio Cidonio, Basilio papel xv-xvi escurialense
57. ø iv 2 Beccos, Blemidas papel 1422 escurialense
58. X iii 8 Textos jurídicos papel xiv escurialense
70. ø ii 15 Crisóstomo pergamino xi creto-escurialense
71. ø ii 13 Crisóstomo bombicino xiii escurialense
72. ø ii 14 Crisóstomo pergamino xii constantinopolita
74. ø ii 2 Crisóstomo pergamino xii-xiii cretense
75. Y ii 6 Crisóstomo papel xiv cretense
76. ø iii 2 Crisóstomo papel xv escurialense
78. y iii 1 Basilio papel xiv creto-escurialense
79. æ iii 5 Basilio, Gregorio de Nisa pergamino xiii creto-escurialense
87. Y ii 12 Catena pergamino x cretense
88. X ii 15 Teodoreto pergamino ix cretense
89. Y ii 8 Catena perg./bomb. xiii cretense
95. æ iii 3 Gregorio de Nacianzo pergamino xiii creto-escurialense
102. ™ iii 18 Juan Clímaco pergamino 1131-32 cretense
103. T iii 6 Barlaam y Josafat papel xi cretense
104. º iii 3 Barlaam y Josafat bombicino xiii escurialense
109. Y ii 3 Homilías pergamino xii cretense
110. y ii 9 Metafrastes pergamino xi escurialense
112. y ii 5 Metafrastes pergamino xii escurialense
113. ø iii 10 Homilías pergamino 1326 y 1436 escurialense
131. X iv 18 Licofrón, Píndaro papel xv pergamino
137. B.L.Royal 1A xv Antiguo Testamento papel xv cretense
146. Ambr.+18 sup. Hesíodo, Teócrito, Esquilo pergamino xv pergamino

1 Revilla (1936), pp. 520-522 lo data en el s. xiv pero I. Pérez Mar- del s. xi o comienzos del xii y añade (p. lxii) que tiene anotaciones
tín, Miguel Ataliates. Historia, Madrid 2002, pp. lix-lx, lo sitúa a finales marginales de una mano de la segunda mitad del s. xiii.
composto in car attere dante monotype dalla
fabrizio serr a editore, pisa · roma.
stampato e rilegato nella
tipo gr afia di agnano, agnano pisano (pisa).

*
Dicembre 2014
(cz 2 · fg 21)