Sei sulla pagina 1di 2

Calicles es un personaje de Platón en su diálogo Gorgias.

Al contrario de lo que ocurre con


muchos personajes de los diálogos platónicos, no parece que haya existido realmente. En el
"Gorgias", Calicles defendía el derecho natural, y afirmaba que naturaleza (physis) y ley
(nómos) son totalmente opuestas, aunque no deberían. Así, defiende la ley natural del más
fuerte, en oposición a las leyes artificiales existentes que protegen a los débiles. La teoría de
la fuerza alcanza su formulación más descarada, convertida en ley, el individuo no usa su
fuerza en beneficio de la ciudad sino en su propio provecho.
Define la Ley como la máxima injusticia contra la naturaleza. La ley no somete al más débil
frente al más fuerte. La ley tiende a igualar al hombre. Es bueno lo que satisface al individuo
puesto que encarna la posición más radical en la concepción de la nueva ley. En él la
discusión entre nómos y physis llega a una oposición irreconciliable.
En la teoría de Calicles, presente en el discurso del Gorgias, acaba atisbándose una breve
aproximación a la concepción socrática (puesto que es Sócrates quien dialoga con Calicles)
de que es preferible sufrir injusticia a cometerla. El motivo se encontraría en la doctrina del
esencialismo socrático, y su afán por considerar cualquier error una "falta de conocimiento"
que debería solucionarse a través de la mayéutica. Esta falta de conocimiento radica, en este
caso, sobre el conocimiento de la Justicia; un concepto discutido a lo largo de toda la Grecia
clásica. Así pues, quien obra injustamente desconoce la justicia, y quien recibe la injusticia no
tiene por qué no conocerla, "ergo" se torna en positivo el recibir injusticia y en negativo el
cometerla, dentro de los márgenes discursivos enunciados a lo largo del diálogo.
Doctrina

La teoría de la fuerza alcanza su máxima formación y lo que es convertida en ley y dice que el
individuo no usa su fuerza en beneficio de la ciudad sino en su propio provecho. Algunos
defendieron la doctrina del derecho natural del más fuerte. Calicles afirmaba que la ley había sido
dada para proteger a los débiles; pero la naturaleza (tanto en los animales como en los humanos)
hace que los fuertes dominen a los débiles, lo cual es lo justo.

Gorgias
Para otros usos de este término, véase Gorgias (desambiguación).
Gorgias de Leontinos (en griego Γοργίας) (c. 485 a. C.-c. 380 a. C.)1 fue un filósofo sofista del
período antropológico de la filosofía griega.
Nació sobre el año 485 a. C. en Leontinos, Sicilia, ciudad de la Magna Grecia donde según
algunas fuentes fue alumno del también siciliano Empédocles. Se formó en retórica con Córax
de Siracusa y Tisias, fundadores de la disciplina. Se sabe que viajó mucho durante su larga
vida, trabajando en varias ciudades griegas, enseñando y practicando la retórica; finalmente
se instaló en Atenas en el año 427 a. C., donde causó gran sensación con su oratoria como
jefe de una embajada de su ciudad, por lo que fue llamado Gorgias de Leontinos, a la edad de
60 años. Gorgias profesó con gran maestría la retórica, a la que consideraba como ciencia
universal. Negaba ser maestro de virtud pero prometía hacer hábiles en hablar a sus
discípulos. Según se cuenta, una de sus actividades cotidianas consistía en acudir a lugares
públicos, donde defendía encarnizadamente una tesis relativa a una cuestión cualquiera; una
vez derrotados y convencidos sus interlocutores, comenzaba a defender la tesis contraria,
hasta doblegar nuevamente a quien interviniese en la disputa, y así sucesivamente se
contraargumentaba una y otra vez, haciendo gala de su retórica. Fue maestro de Tucídides,
Agatón, Isócrates,2 Critias y Alcibíades. Como retórico, Gorgias fue de los primeros en
introducir la cadencia en la prosa y en utilizar lugares comunes en los argumentos. Las obras
de las que nos han llegado fragmentos son: Sobre la naturaleza o Sobre el no ser, Elogio a
Helena y Apología de Palamedes. Murió en Tesalia, el año 380 a.C. con unos 105 años.
Según Platón en su Gorgias o Sobre la Retórica, Gorgias define su arte como arte oratorio y
afirma que está dispuesto a formar en tal arte a todos aquellos que quieran. Se vanagloriaba
de haber contestado a cuantas cuestiones se le habían propuesto, ofreciéndose después a
verificar lo argumentado. Cabe destacar que, a diferencia de lo que ocurre en el
diálogo Protágoras (cuyo protagonista es el también sofista Protágoras), donde sus
argumentos son presentados como notablemente hábiles afirmaciones, en
el Gorgias de Platón, el sofista aparece sosteniendo unas tesis muy débiles y fácilmente
rebatibles que le llevan a ser ridiculizado por Sócrates. Por ello, gran parte de las
características de las posturas de Gorgias sigue en entredicho.
Forma parte de la primera generación de sofistas junto con Protágoras con quien compartió el
presupuesto básico de su filosofía: el relativismo y el escepticismo. Nos movemos en el
mundo de la mera opinión, siendo la verdad para cada uno de nosotros aquello que nos
persuade como tal. La retórica es la técnica de la persuasión, y el sofista, el maestro de la
opinión.
Recogió la temática de la filosofía eleática concluyendo que nada existe. Se encuentran en
una obra que se le atribuye, Sobre la Naturaleza o el No Ser (título que alude a la postura de
la escuela eleática -por la cual se ve influido, pero a la que ataca- ya que el filósofo Meliso de
Samos había escrito la obra Sobre la naturaleza o el Ser), tres célebres tesis:

 Nada existe.
 Si algo existiera, no podría ser conocido por el hombre.
 Si algo existente pudiese ser conocido, sería imposible expresarlo con el lenguaje a otro
hombre.
El relativismo de Protágoras pasa a ser en Gorgias escepticismo, sosteniendo
tesis nihilistas (del latín nihil, nada) tesis que sostiene la ausencia de convicciones verdaderas
así como de los valores. En el caso de Gorgias, se niega la existencia de nada permanente en
lo real al declarar falsas todas las opiniones.