Sei sulla pagina 1di 183

04xb13a981

ENJAMBRE

2n67431461
MATEMÁTICO
PROBLEMAS CURIOSOS, JUEGOS,
ANÉCTOTAS Y COMENTARIOS

9389c281x1 RAFAEL
RODRÍGUEZ VIDAL

62147s38a5
80811534n6
ENJAMBRE
MATEMÁTICO
PROBLEMAS CURIOSOS, JUEGOS,
ANÉCDOTAS Y COMENTARIOS

Rafael Rodríguez Vidal


Catedrático de Matemáticas
de la facultad de la Universidad de Zaragoza

Barcelona · Bogotá · Buenos Aires · Caracas · México


Enjambre matemático
Copyright © Rafael Rodríguez Vidal

Esta edición:
© Editorial Reverté, S. A., 1988

Edición en papel:
ISBN- 978-84-291-5410-8

Edición e-book (PDF):


ISBN: 978-84-291-9142-4

Diseño de la cubierta: David Kimura + Gabriela Varela

Propiedad de
EDITORIAL REVERTÉ, S. A.
Loreto, 13-15, Local B
08029 Barcelona
Tel: (34) 93 419 33 36
reverte@reverte.com
www.reverte.com

Reservados todos los derechos. La reproducción total o parcial de esta obra, por cual-
quier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informáti-
co, y la distribución de ejemplares de ella mediante alquiler o préstamo públicos,
queda rigurosamente prohibida sin la autorización escrita de los titulares del copy-
right, bajo las sanciones establecidas por las leyes.

# 1062
A mi hermano
FRANCISCO RODRÍGUEZ VIDAL
para recuerdo de su colaboración activa en nuestros prime-
ros libros, y de su alentador estímulo para que llevase a
término estos últimos.
R. R. V.
Prólogo

Con este Enjambre Matemático, donde con melifluas abejas podrá encontrarse
alguna avispa, y aún mosquitos, pero todos sin veneno en el aguijón, o por mejor de-
cir sin aguijón, con este libro, decimos, termina la trilogía de textos que hemos des-
tinado a presentar con tono familiar y bienhumorado diversos temas relacionados
con las Matemáticas de nivel medio. Los dos libros anteriores, Diversiones Matemá-
ticas y Cuentos y cuentas de los matemáticos, son, como este tercero, independien-
tes para su lectura, pero se han tenido mutuamente en cuenta para evitar las repeti-
ciones.
«No se sabe cuanta música hay en un minué» dijo alguien importante; ni cuánta
geometría en un recortable. ni cuánta aritmética en algunos acertijos, se le puede
añadir a la frase. En bastantes trivialidades se encontrará alguna posibilidad mate-
mática que a este libro no corresponde profundizar. Basta con insinuarlo, para su
buen uso por el profesor e incitación al alumno interesado.
Tal vez sea demasiada pretensión, pero quisiera yo que viniesen bien aquí las
palabras de ignorado autor que prologan la edición primera castellana de las Fábu-
las de Esopo (1489, pág. XXVI):

«Este huerto contiene fruto con flor; y la flor y el fruto causan favor. El
fruto sabe y ha dulzor: la flor resplandece. Si te place más el fruto que la flor,
aquel coge, y si más la flor que el fruto toma la flor. Si entrambos te placen,
tóma/os juntos.»

En aquellos puntos en que ha parecido oportuno ofrecer referencia bibliográfica


(que son abundantes), la hemos intercalado en el texto. Y sin más que advertir. ni
prologar, entramos en materia.
R. R. V.
VII
Índice analítico
CAPITULO 1

LAS MANOS Y LA ARITM~TICA

l. Numeración decimal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1
2. Numeración con base doce . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1
3. Expresión mímica de los números . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 2
4. El cálculo con los dedos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4

CAPITULO 11

REDUCCIÚN DE PROBLEMAS TIPICOS

l. Historia de un problema . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
2. Diofanto de Alejandría . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
3. Observación didáctica 14
4. Dos problemas afines . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14

CAPITULO 111

MUESTRARIO DE RECREACIONES NUM~RICAS

l. Letras, cifras y números . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19


l. Suma de letras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
2. Producto de .puntos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20
3. Cuadrados perfectos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21
4. Otra generación de cuadrados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22
5. Capicúa notable . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22
IX
X lndice analítico

6. Protesta cifrada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
7. Multiplicación de números de muchas cifras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23

2. Problemas y juegos de todo tiempo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24


l. El mercader de diamantes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24
2. El terremoto lejano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
3. Negociante metódico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
4. Infatigables correos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
5. Transporte de un tesoro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
6. Precio claro . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
7. Libros deshojados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
8. El triste deambular de Homero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
9. Paciencia y progresión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
10. Los obreros de siempre . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
11. Juego de adivinanza . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
12. El problema de las reinas de ajedrez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
13. Fácil alarde de cálculo y memoria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
14. Ternas pitagóricas y mosaicos pitagóricos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31

3. Enseñando a contar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
l.. Escolio a un chistecillo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
2. Riesgo del lenguaje ultracorrecto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
3. De transmisión oral discontinua . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37

4. Igualdades circunstanciales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38
l. Suma igual a producto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38
2. Potenciación conmutativa (a veces) .. .. . . . . . .. .. . . . . . . . .. . . . .. . . . 40
ADDENDA
Soluciones para el capítulo 3 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43

CAPITULO IV

SEIS PROBLEMAS POEMÁTICOS


(O POEMAS PROBLEMÁTICOS)

l. Cacerla mitológica .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. . .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. . 48
11. Historia en dos mercados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49
Indica analítico X1

III. Tiro-al-blanco . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50
IV. Persecución . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
V. Historia en la Tracia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52
VI. El desfile . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 54

CAPITULO V

¿CIENCIA CONTRA POESIA?

l. Desde una rima de Bécquer . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57


2. Cosmografi.a admirativa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59
3. El geómetra apasionado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60
4. Sensaciones artísticas asociables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 62
5. Otra vez Bécquer . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63

CAPITULO VI

DIVAGACIÓN DESDE UN REFRÁN: PARES Y NONES

l. Paridad de los números . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65


2. Presencia y virtudes del número siete . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
=
3. 7 x 9 63: El año climatérico .. .. . .. .. .. .. .. .. .. .. . .. .. .. .. .. .. .. .. . 68
4. Números gnomónicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
S. Inesperada floración de impares . .. .. . . . . .. . . . . . . .. . . . .. .. . . . . . . . . . .. . 71
6. Dos grandes familias de números impares . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
· 7. Clasificación en desuso de los números pares • • • •••• • • • • • • • • o. o o •••••••• 73
8. Dos acciones notables de los ccpariter paresn . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75
l. Multiplicación egipcia .. .. .. . .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. 75
2. Martingala peligrosa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76

9. Paridad y primalidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77
XH 1ndice analítico

10. La paridad en geometría . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 78


11. Dialoguillo filosófico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80

CAPÍTULO VII

EL 44IN)) Y EL 44CON)) DE LO INCONMENSURABLE

l. Magnitudes mensurables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81
2. Magnitudes inmensurables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83
3. Cantidades conmensurables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85
4. Cantidades inconmensurables . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85
5. Los números reales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87

CAPITULO VIII

DE LO INMENSO AL INFINITO

l. Aproximación al infinito .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. . .. .. .. .. . 89
l. Inmenso e inmensurable . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89
2. Números enormes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90
3. Infinito aritmético en el principio de inducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95
4. Operación de paso al límite .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. .. . .. .. .. .. .. .. 97
5. Curiosa presentación del número e. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99
6. Afirmaciones sin posible ejemplo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101

2. Aritmética transfinita . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101


l. El infinito actual . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101
2. Cardinal de un conjunto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . 103
3. Primeros números transfinitos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103
4. Operaciones con cardinales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . .. . .. . . 106

3. Medida generalizada de conjuntos de puntos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107


l. Medida de un conjunto puntual numerable . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108
2. Construcción y medida del conjunto triádico de Cantor . . . . . . . . . . . 109
1ndice analítico XIII

CAPÍTULO IX

MEDIDA DEL CIRCULO

l. Euclides y Arquímedes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 111


2. El más celebre problema de la historia 113
3. Aproximaciones sucesivas al número 1t •••. •••. •. ••••••••••••. •••••••••• 115
4. Los cuadradores del círculo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116
5. Rimas pi-neanas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 118

CAPÍTULO X

¿QUf. NÚMEROS REALES EXISTEN REALMENTE?

l. Intuición de los números enteros . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 121


2. El universo numérico ............................... ; . . . . . . . . . . . . . . . . . . 123
3. Los números algebraicos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 124
4. Los números trascendentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 125
5. Teoremas de existencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 127

CAPÍTULO XI

DOS MATEMÁTICOS DEL ROMANTICISMO

l. Niels-Henrick Abel, el Mozart de la matemática . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131


l. Broma calculada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 131
2. Los años de estudiante . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 132
3. Abel en Europa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 133
4. Epílogo y gloria póstuma . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 135

2. Evariste Galois en dos lecturas 143


l. Presentación política . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13 7
2. Segundo proceso y prisión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 1J7
XIV lndice analítico

3. El trágico final . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 144


4. La gloria inesperada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 146

CAPITULO XII

APUNTES DE VARIA LECCION

l. D' Alembert, el matemático del enciclopedismo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 149


2. José Mariano Vallejo, matemático español del S. XIX . . . . . . . . . . . . . . . . . . 151
3. Panegiris matemática . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 156
l. Matemática y esgrima . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 156
2. Aritmética y Medicina . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 158
3. Ropaje prestigioso . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 159
4. Avance de la industria . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 159
5. Robado a Nietzche . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 160

Indice alfabético de nombres citados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 163


Capítulo 1

Las manos y la aritmética

l. NUMERACIÓN DECIMAL

Son las manos del hombre una maravilla mecánica y angélica sobre la que mu-
cho, nunca demasiado, han dicho los poetas. Y también la aritmética les rinde home-
naje, tácito pero constante, desde que el hombre aprendió a contar. Pues resulta obvio
que nuestro sistema de numeración es decimal a causa de que contamos con diez de-
dos. En una conocida novela de J. H. Rosny, La conquista del fuego, se narra esto:

«Fahum, a la claridad del nuevo día, con ayuda de los dedos y de las ramas,
enumeró la tribu. Cada rama representaba los dedos de dos manos. Contaba
mal; pero aun así vio que le quedaban cuatro ramas de guerreros, más de seis ra-
mas de mujeres, cerca de tres de niños, y algunos ancianos.
Y el viejo Gun, que contaba mejor que ningún nacido, dijo que no queda-
ban de cada cinco hombres mas que uno, ... , y un niño por cada rama.11

Aunque esta escena sea novelesca, no es difícil imaginar que escenas parecidas se-
rían el origen de la numeración decimal.

2. NUMERACIÓN CON BASE DOCE

Como el número doce tiene más divisores que el diez, es claro que algunos cálcu-
los (sobre todo comerciales) serían más cómodos si la base del sistema de numeración
Las manos y la aritmética

fuese doce, pero más claro todavía es que nadie puede pensar razonablemente en pasar
el sistema a nueva base, aunque así hayan podido propugnarlo algunos ingenuos. Uno
de estos, Don Vicente Pujals de la Bastida, publicó en Barcelona, en 1844, un pequeño
tratado de 200 páginas, Filosofía de la Numeración, en que propone la adopción del
sistema de base doce (que él llama numeración natural), con variados argumentos filo-
sóficos, místicos, contables, ... y entre ellos éste:

«En los dedos de cada mano tenemos la base de la numeración natural, y de


ellos debemos valernos para enseñarla al vulgo con más facilidad, cuando sea
tiempo. El dedo pulgar está naturalmente colocado para señalar cada uno de los
artejos que hay en los otros cuatro dedos; y procediendo en cada uno de estos de
la raíz hacia la extremidad, se enseñará que si son de la mano izquierda deberá
decirse uno, dos, tres, señalando los artejos del dedo meñique; cuatro, cinco, seis,
en los del anular; siete, ocho, nueve, en los del mayor; hice, sixe, y diez en los del
índice; ... »

La dignidad aritmética de la mano humana no sería; pues, menoscabada aunque


se cambiase la base a doce, lo que no hace menos impensable el cambio.

3. EXPRESIÓN MIMICA DE LOS NÚMEROS

En la Grecia y Roma clásicas quedan testimonios gráficos de haberse utilizado


complicados sistemas de representar a los números mediante posiciones particulares
de los dedos y aún de los brazos. A pesar de que este arte no parece haber tenido nunca
utilidad apreciable, el método pasó a enseñarse en la Edad Media, y aún en el Renaci-
miento.
Así, la ilustración de la página siguiente (fig. 1) muestra el simbolismo digital que
ilustra la Summa de Arithmética ... de F. Luca Pacioli, editado en Venecia en 1494 (uno
de los libros más influyentes en las Matemáticas del Renacimiento). Esta ilustración
se reproduce en otros libros, como, por ejemplo, en la obra de nuestro Juan de Orte-
ga (1512).
Muy notable es, en este aspecto, el libro de Johannes Aventinus, Abacus... (Nu-
remberg, 1522), que contiene el más completo desarrollo del simbolismo gesticular de
los números, con numerosas ilustraciones para poder representar los números hasta
un millón con gestos de los dedos y de los brazos. Este simbolismo se funda en los tex-
tos del Venerable Beda (monje inglés medieval: 673-735). El libro de Aventinus es cita-
do por varios aritméticos de su siglo, pero no parece que este sistema de numeración
gestual haya tenido nunca una utilidad práctica. Otra cosa es el utilizar los dedos para
ayudarse en los cálculos, según diremos en lo que sigue.
Las manos y la aritmética 3

FIG.l
Simbolismo numérico en el influyente tratado Fr. Luca Pacioli (1445-1510)
Summa de Arithmética, Geometría Proportioni et proportionalita (1494).

FIG.2
Muestra del simbolismo numérico del tratado de Aventinus. (1522)
(En Smith: Rara Arithmética)
4 Las manos y la aritmética

4. EL CÁLCULO CON LOS DEDOS

Siempre ha sido cuestión muy debatida por los educadores el decidir si es bueno o
es malo permitir que los niños se ayuden con los dedos para hacer sus cuentas. Sin to-
mar partido sobre ello, aunque confieso que un niño contando con los dedos me resul-
ta gracioso de ver, podemos recordar cómo en los viejos libros aritméticos, hasta el si-
glo XVI por lo menos, se enseñan reglas prácticas para el cálculo digital. Pero ¿para
qué decir sólo, «en los viejos libros))? Todavía J. M. Vallejo, en el Tratado Elemental
de Matemáticas tan prestigiado en su tiempo, presenta a sus lectores las tablas de su-
mar «con el objeto de que la verifique por medio de sus dedos, y después la aprendan
de memoria)) (T. 1-1 pág. 21. Ed. 1841). Y poco más adelante, sobre el cómo utilizar
este recurso, todavía aclara:

«En la práctica se irán abriendo o cerrando los dedos a cada unidad que se
añada para tener un medio sencillo de conocer las veces que se ha añadido la
unidad, que serán tantas como dedos abiertos hay si las manos estaban cerra-
das, o como dedos cerrados si estaban abiertas.))

La práctica del cálculo numérico es hoy conocimiento general, desde la escuela.


Pero no hace más de tres o cuatro siglos era tema difícil, casi reservado a calculadores
especialistas, por lo que las obras antiguas abundan en reglas particulares y artificio-
sas, frecuentemente ayudándose de los dedos. Por ejemplo, Pérez de Moya, en su jus-
tamente celebrada Arithmética (1562) explica detalladamente la regla «por la cual po-
drás reducir cualquier moneda a otra menor)), y en el caso de pasar de reales a mara-
vedíes, ayuda a la memoria con las manos, como sigue (las figuras son del mismo tex-
to):

«Nota que esta regla se puede hacer por los dedos de la mano, cuando no
tuvieres con que escribir. Ejemplo: Diez reales ¿cuántos maravedís son? Saca el
diezmo de diez reales, que es uno, y un real es treinta y cuatro maravedís, los
cuales treinta y cuatro asentarás equivalentemente en los dedos de la mano iz-
quierda, comenzando del dedo Pollex, que es el dedo que dicen pulgar, poniendo
en él los 3 de los treinta y cuatro con el entendimiento 1 es decir, imaginativa-
mente 1y en el otro dedo siguiente pondrás los cuatro, y adelante un cero, por
causa que se sacó una vez el diezmo, como parece en la figura de la mano.
Las manos y la aritmética 5

«Y así quedarán figurados trescientos y cuarenta; y otro tanto valen los


diez reales.
<<Otro ejemplo. Mil perdices a catorce maravedís y medio cada una ¿cuán-
tos maravedís montan? Sigue la regla según se ha mostrado diciendo: El diezmo
de mil es ciento, y el de ciento es diez, y el de diez es uno .. Y una perdiz vale ca-
torce maravedís y medio, pues asienta el catorce en los dedos, y por el medio
pondrás un cinco, y en los demás dedos se pondrán tantos ceros como veces se
sacó el diezmo menos uno, por causa que vino medio, y por cuanto en este ejem-
plo se sacó tres veces el diezmo, por tanto pondrás dos ceros, y quedarán en la
mano figurados los 14500, como parece.))
6 Las manos y la aritmética

Los ejemplos de Moya se van complicando algo más, pero como muestra basta
Jo dicho. Recordaremos, para terminar, dos viejos trucos para ayudarse en la multi-
plicación, si es 'que se tienen lamentables deficiencias en el conocimiento de la tabla
de multiplicar.
He aquí dos situaciones en las que los dedos pueden ayudar a construir el pro-
ducto de dos dígitos:
l. Calcular con los dedos el producto de dos dígitos mayores de cinco, suponien-
do que se conoce la tabla sólo hasta el cinco por cinco.
Sean a y b dos números mayores que 5 y menores que 10. Se tienden en una ma"
no tantos dedos como sea el exceso de a sobre 5, y en la otra se tienden tantos dedos
como sea el exceso de b sobre 5. Entonces, el total de dedos extendidos son decenas
del producto, a las que hay que añadir el producto de los números de los dedos no·
extendidos en cada mano.

FIG.3

Por ejemplo: 8 x 6 = 40 + 2 x 4 = 48.

Esta regla se funda en al igualdad

(5+a')(5+b') = lO(a'+b') + (5-a')(5-b').

2. Asimismo tenemos en las manos una tabla de multiplicar por nueve:


Para calcular el producto por 9 de un número a de una cifra, extiende las dos
manos, dobla el dedo que hace el lugar de orden a contando desde la izquierda. El
número de dedos que queden a la izquierda del doblado son las decenas del producto
y a la derecha se cuentan las unidades.
Las manos y la aritmética 7

3><9 =27

FIG.4

Por ejemplo: 3 x 9 = 27.


La justificación de esta regla la da la identidad
9a = lO(a-l) + w_:a,
Capítulo 11

Reducción de problemas típicos

l. HISTORIA DE UN PROBLEMA

Esta breve nota me ha sido sugerida por un espontáneo comentario de un


alumno distinguido. Yo bien sé que para el lector no tiene generalmente interés que
el autor le cuente la fuente y el curso de sus divagaciones, y menos para tan leve
cosa como la presente. Pero espero me disculpen si esta vez caigo en la tentación
de contarla. El alumno en cuestión fue mi nieto, su edad siete años, y la clase con-
sistía en ponerle sucesivos problemas de sumas y restas: cobrar y pagar, subir y ba-
jar, poner y quitar, ... Hasta que, no sé si cansado o admirado, el alumno me inte-
rrumpió:
- ¡Jo, cuántos problemas sabes! ...
Por descontado, que pronto perderá él su ingenuidad, y yo su admiración, y
descubrirá que estábamos jugando con un mismo problema, presentado con distin-
tos disfraces. Ahora bien, elevando la anécdota a categoría (fórmula dorsiana), re-
conocemos uno de los valores formativos de la matemática el aprender a ver la
misma sustancia formal en enunciados de apariencia distinta.
A propósito de esto, en un trabajo reciente de la Dr.• M.• Dolores Valencia 1
después de comparar atinadamente diversas colecciones clásicas de recreaciones
matemáticas, se dice:

«De lo dicho hasta ahora podría deducirse que estos entretenimientos se


cuentan a millares. Pero su número es menor de lo que en principio pudiera
parecer. Suponiendo que pudiéramos tener a la vista todas las colecciones
publicadas, tanto españolas como extranjeras, tras clasificar la materia, esco-

1 Notas para el estudio de los enigmas aritméticos. Rev. EPSILON, Fac. de Matem. de la U. de Gra-

nada: n. 0 6. pág. 33.

9
10 Reducción de problemas típicos

ger las variantes de un mismo país, reducir a un tipo las adivinanzas idénti~
cas, las semejantes, las análogas, comprobaríamos que son pocos los tipos
antiguos, o sea clásicos, que no han sufrido añadidos. Pero ante la imposibi-
lidad de consultar todo este material, únicamente vamos a examinar algunos
problemas aritméticos que se encuentran en la mayor parte de recreaciones
matemáticas, y que tienen en su haber varios siglos de antigüedad.)>

La autora citada desarrolla la demostración de este aserto con algunos ejem-


plos bien elegidos. Para poner un ejemplo más, vamos a seguir la pista del enun-
ciado del siguiente problema.

(Enunciado l. 0 )
Cuatro jóvenes estudiantes de E.G.B. salieron una tarde a pasear, mi-
rando antes, para saber sus posibilidades, cuánto dinero llevaba cada uno. Al
pasar frente a una librería en rebajas, vieron expuesto un libro que les intere-
só.
- Y o emplearía todo mi dinero en comprarlo, dijo el más pobre, pero
todavía necesitaría que me dieseis o prestaseis la mitad de vuestro dinero.
Por supuesto, os dejaría luego el libro para que pudieseis leerlo.
- Mucho pedir es eso, contestó el segundo, cuando no se tiene, como
tú, más que cinco pesetas. También lo compraría yo con mi dinero, añadién-
dole un tercio del que tenéis vosotros.
- Mucho prestar es, opinó el tercero; pero yo podría comprarlo si a mi
dinero añadís una cuarta parte del vuestro.
Reducción de problemas típicos 11

- Menos dinero pediré yo, que por suerte tengo hoy más, concluyó el
cuarto, y podré comprar el libro si me dais tan solo un quinto de lo vuestro.
Ayudadme, y lo podremos leer todos.
Como así lo hicieron, en efecto. Preguntamos cuántro costaba el libro y
cuánto dinero llevaba cada uno de los cuatro amigos.

Aunque poco más adelante daremos la solución de este sencillo problemilla,


que sólo pide recursos de Álgebra elemental, sería bueno que el lector lo resolviese
ahora.
Es posible que el problema les parezca nuevo a algunos lectores, pues de he-
cho acabamos de redactarlo para ponerlo aquí. Pero a otros muchos les habrá so-
nado a cosa conocida, ya que el problema está planteado sobre la pauta de otro «ca-
si)) igual, que tiene muchos años. Tantos, que lo estamos leyendo en Marco Aurel,
Libro primero de Arithmética Algebraica (Valencia 1552), como sigue:

(Enunciado 2. 0 )
«Cuatro compañeros quieren comprar una casa, y ninguno tiene tanto
que solo la pueda pagar. Dice el primero a los demás: Dadme la mitad de
vuestros ducados, y con los que yo tengo pagaré justamente la casa. De esta
manera dice el segundo a los otros tres, que le den 1/3 y pagará la casa. El
tercero dice a los otros tres le den 1/4. Y el cuarto de los otros tres, que le
den 1/5 y que cada uno pagará la casa (con lo que tiene). Demando ¿cuántos
ducados tenía cada uno y cuánto costaba la casa?))

Entre los dos enunciados hay una diferencia cualitativa, que justifica el que
hayamos dicho que eran «casi)) iguales. Como habrá observado el que intentase re-
sorverlos esta diferencia consiste en lo siguiente:
El enunciado 2. 0 (de Aurel) deja el problema indeterminado a menos de un
factor constante, pues cualquier solución puede cambiarse en otro multiplicando
todos los valores por un mismo número. Aurel no hace esta advertencia, y da co-
mo solución, para haber de los cuatro amigos y precio de la casa las cantidades (en
escudos)

Contrariamente, el enunciado 1. 0 , al fijar numéricamente un dato (las 5 pts.


12 Reducción de problemas típicos

del primer estudiante), elimina la indeterminación de la solución, que da, para di-
nero de los estudiantes y precio del libro, en pesetas, las cantidades:

5, 95, 125, 140 y 185.


(Se advierte de inmediato que estos son los números de la primera solución, multiplicados por 3.)

Es natural preguntarse ahora, dónde se inspiró Aurel para plantear problema


tan ingenioso. Sin duda lo encontraría en alguna de las muchas colecciones de los
autores del renacimiento (tal la Summa de Pacioli -1494-), que las formaron, a
su vez, en el copioso surtido de las matemáticas árabes, y estos de las hindúes. Aho-
ra bien, el curso de cada problema es, naturalmente, incierto e inimaginable: pero
la fuente original, sí que puede fijarse sin duda para muchos de ellos: Se trata fre-
cuentemente de versiones más o menos noveladas de las cuestiones planteadas en
la Aritmética de Diofanto de Alejandría (siglo III d.C.) 1 • En el caso concreto del
que tratamos, hay que acudir al problema XXV del Libro 1 de Diofanto, que dice
así:

(Enunciado 3. o)
Encontrar cuatro números tales que cada uno de ellos, añadida una fracción
propuesta de la suma de los tres números restantes, resulten iguales.
La forma algebraica del problema es:

X +_!_(Y+Z+W) =Y +_!_(W+X+Z) = Z +.L(W+X+Y) = W +.L(X+Y+Z).


m n p q

Para resolverlo Diofanto debe hacerlo numérico, y supone


m= 3, n = 4, p = 5, q = 6.
Además, con el fin de hacerlo determinado, supone Y + Z + W = 3, y con esto

obtiene la solución X = 47 , etc., que multiplicada por 90 para hacerla entera, se


90
transforma en
X= 47, y= 77, z = 92, w = 101.

1 Es libro de difícil lectura y entendimiento, pero resulta accesible en la excelente traducción al

francés y, lo que es más importante, al lenguaje universal algebraico, de Paul Ver Eecke: Diophante
d' Alexandrie: Les six Livres Arithmetiques. (Libr. Blanchard. París, 1959).
También está incluida la Aritmética de Diofanto en la Antología de Científicos Griegos de Edit.
Aguilar (recopilada por F. Vera).
Reducción de problemas tipicos 13

Claro está que a este mismo problema algebraico se le pueden prestar distin-
tos argumentos. Por ejemplo, un enunciado que da Euler es:
Un capitán tiene tres compañías: una de suizos, otra de zuavos y la tercera de
sajones. Promete, al asaltar una obra, una recompensa de 901 esCudos, con la condi-
ción de que cada soldado de la compañía que primero suba recibirá un escudo repar-
tiéndose los demás a partes iguales entre los restantes. Si suben primero los suizos,
los otros soldados re.ciben medio escudo; si los zuavos los otros un tercio; si los sajo-
nes, los demás un cuarto ¿Cuántos hombres tenía cada compañía?
Es el mismo problema anterior (aunque con tres incógnitas en· vez de cuatro).
Responde al enunciado del problema XXIII del Libro 1 de Diofanto: Encontrar
tres números tales, que tomando cada uno de ellos una fracción dada de la suma de
los otros dos, se tengan resultados iguales. Como antes, el problema de Diofanto es
determinado a menos de un factor constante; el número dato 901 hace desaparecer
la indeterminación.
(R. - 265 suizos; 583 zuavos; 689 sajones.)

2. DIOFANTO DE ALEJANDRIA

Remontada hasta Diofanto la historia de uno, entre muchos, de los problemas


que salen de su Aritmética, queda pendiente y espontánea una cuestión hasta ahora
sin respuesta completa:
¿Qué fuentes de conocimiento tuvo Diofanto? En este punto se llega al miste-
rio. Ciertamente hay vestigios de una ciencia Aritmética griega anterior a este au-
tor, pero la profundidad y la dificultad de los problemas que éste plantea, y la ge-
nialidad derrochada en su solución, son del todo desproporcionados a lo que se sa-
be de los tiempos anteriores a él. Como parece milagroso que un solo autor haya
producido obra tan monumental, algunos comentaristas apuntan la posibilidad de
que haya habido una pérdida enorme de material precedente, y Diofanto sea, como
se ha llegado a decir, el vértice de una cumbre sobresaliente de las aguas, única
parte hoy visible de un continente hundido.
Los problemas de la Aritmética de Diofanto son de una gran dificultad, salvo
unos pocos sencillos, como el de este ejemplo. Por otra parte, todos los problemas
se plantean reducidos a su verdadero tuétano aritmético, sin revestirlo de ninguna
circunstancia anecdótica innecesaria. La anécdota, esto es, el relato de un cuento
breve para presentar el problema, es un recurso para llamar la atención del oyente
o lector circunstancial 1• Pero la pasión que la difícil obra de Diofanto despertó en

1 Esta idea se desarrolla en el libro Cuentos y cuentas de los Matemáticos. (R. R. V. y M. C. R. R.

- Edit. Reverté).
14 Reducción de problemas típicos

los más grandes matemáticos del siglo XVI, basta para demostrar que lo «diverti-
do)) o intrigante del caso está de raíz en las cuestiones numéricas de Aritmética su-
perior.

3. OBSERVACIÓN DIDÁCTICA

Ocurre con frecuencia que situaciones distintas vienen a reducirse a un mismo


tratamiento matemático. Así nacen los conceptos generales, como, por ejemplo, los
vectores, que se pueden interpretar como fuerzas, velocidades, etc. Pero no es nece-
sario, para encontrar ejemplos, ir más allá de la matemática elemental.
Es bueno que cuando el profesor de matemáticas encuentre situaciones diver-
sas, pero que se reducen a la misma cuestión, no deje inadvertida al alumno esta
circunstancia.
Por ejemplo. En etapas diversas del aprendizaje matemático se enseña sucesi-
vamente:
1) Reducir complejos a incomplejo (como 5 semanas, 3 días, 8 horas y 9 mi-
nutos, pasarlo a minutos).
2) Sistemas de numeración de base distinta (como 3.476 12 transformado a
base usual).
3) Valor numérico de un polinomio (como, 2x 3 + 5x 2 - 4x + 6 para x = 3).
Frecuentemente se desdeña, al enseñar 2), hacer notar que es lo mismo que en
1). Lo mismo, al enseñar 3) podemos olvidarnos de recordar que repetimos las
cuestiones 1) y 2).
La única regla: se reducen las unidades de orden más alto al orden inmediato
inferior, se suma las que hubiera de este orden, y se reitera el método hasta llegar al
orden inferior deseado, identifica a estos 3 problemas en el mismo esquema de cál-
culo.
1) [(5 x 7 + 3) x 24 + 8] x 60 + 9 = 55.209 minutos.
2) ((3 X 12 + 4) X 12 + 7] X 12 + 6 = 5.850.
3) ((2 X 3 + 5) X 3 - 4] X 3 + 6 = 93.
Todos los alumnos saben bien resolver las tres cuestiones: Reducción de com-
plejos; Sistemas de numeración; Regla de Ruffini. Lo que a muchos les pasa inad-
vertido es que en las tres cuestiones, han tratado de lo mismo.

4. DOS PROBLEMAS AFINES

Muchas veces el «parentesco)) entre dos problemas no es tan obvio como en


los enunciados con que comenzaba este capítulo, pero se revela durante su resolu-
ción.
Reducción de problemas típicos 15

Proponemos ahora los dos problemas siguientes:

l. - La figura es un fragmento del plano de una ciudad bien urbanizada;


más precisamente, Barcelona en la zona del ensanche. Un paseante debe ir
desde el punto A (calle de Valencia, esquina con la de Muntaner) hasta el
punto B (calle de París, esquina con la de Balmes). Lo que preguntamos al
lector es: ¿Cuántos caminos distintos pueden tomarse para ir razonablemente
desde un punto al otro?
Al decir razonablemente, quiere indicarse, naturalmente, que el paseante
no debe retroceder ni dar vueltas inútiles. J

t
"JUU~~L
]Q~ c:::J{g ~
JD§Q·t3·
JO O D~
o
JDDOOOOr:::::,
e 0[ C6,ie(C.&

e 0[ IIOStLIÓ~

000008e e 0[ PllOV[IIl A

JDDDDDDO e
Jg.oooooo a
e OC "AUOQC&

e
O·DCJOO e
P ( _.l[OICIA

J e OE &~A(.ÓN

JOODOOOC
"' ...
....
C OC C' OC CICN TO
!
"'
'f. ..... ... ... _,
~ o
...
V
~ e o
z :::> o/1 4

....
·Z o
"'e;
2
,.
~

S :::>
z:::> "'
" ... ..,... ...~V
o
...o
<1
1
..., o
::S o "'o o i
.~

..; u \.1 ..; v cr


4
a.

Figura

2.- Un usuario habitual de las líneas de autobuses lleva en el bolsillo supe-


rior de su chaqueta dos bonos-bus, que utiliza indistintamente. Sube al auto-
bús, toma uno cualquiera de los dos bonos, pica el viaje, y lo vuelve a guar-
dar. Un día observa que le quedan cuatro viajes en cada bono-bus, y sigue

1 Este problema está tomado de Diversiones Matemáticas, del mismo autor y editorial que este li-
bro.
16 Reducción de problemas típicos

utilizándolos sin fijarse más en cual toma. Hasta que un día el bono-bus que
se dispone a utilizar queda vacío ¿Cuál es la probabilidad de que el otro bo-
no le queden precisamente dos viajes? (o 1, 3 ó 4, la resolución será análoga).

SOLUCIONES

1.- Para resolver el primer problema, indiquemos por h. el avance de una


manzana en sentido vertical. El trayecto a realizar está constituido por 3 veces h y
5 veces v, en cualquier orden, tal como un camino posible.
hvvhhvvv
y las otras permutaciones de estos 8 elementos con repetición, es decir,

(3 + 5)!
= 56 posibilidades
3! 5!
2.- La situación es análoga, indicando por h el uso del primer bono-bus, y por
v el uso del segundo. Más claro, representando en abscisas el contenido del primer
bono bus, y en ordenadas ·el contenido del segundo, se parte del punto (4,4), para ter-
minar, según el enunciado, en la situación (0,2) o en la (2,0) debiendo marchar de un
punto al otro por un camino sin retrocesos.
Reducción de problemas típicos 17

4 ~~---+--~--0-

3 ~~---+--~--+-

20------l------1------1-----1--

o 1 2 3 4

Los casos posibles y los favorables son:

(4 ,4 ) a (0, 2) l favorables
(4,4) a (2,0) ~
(4,4) a (1,0)
posibles
(4,4) a (0,1)
(4,4) a (0,3)
(4,4) a (3,0)
(4,4) a (0,4)
(4,4) a (4,0)

Las posibilidades de cada «trayecto» (consumo del bono-bus) se calculan in-


mediatamente.

(4,4) a (4,0), modos posibles: 1

(4,4) a (3,0) sin pasar por (4,0): (4 + 1)! - 1 = 4.


4! 1!
(4,4) a (2,0) sin pasar por (4,0) ni (3,0): <44 72~)! - 1- 4 = 10.

(4,4) a (1,0) sin pasar por (4,0) ni '(3,0) ni (2,0): <4 + 3) - 1 - 4 - 10 = 20.
4! 3!
1 + 4 ; 10 + 20 = ;
Probabilidad de terminar en (2,0) o en (0,2) 0

NoTA. Si el problema es con números mayores que en el caso (4,4) que acabamos de
explicar, puede ser útil la observación siguiente: Si en la expresión
(h + v)!
h! V!
IR Reducción de problemas típicos

suponemos h + v = k (constante), los vértices correspondientes a estos casos quedan sobre


una recta paralela a la que va de (1,0) a (0,1). Y como los valores de

k!
, con h + v =k
h! V!

son precisamente los números binómicos

(~). h =O, 1, 2, ... , k

su distribución sobre dichas rectas se hace inmediatamente formando el conocido triángulo


aritmético de Tartaglia o Pascal (cada número es la suma de los dos que le entornan en la lí-
nea anterior).

~
~" ;21
""' ~
~ ~ ns
""'""' ~ !~ ~"
~

·~ 3~

""'~""'""' ~ ""' ""' ""' ""''


1s'· 21

~~~ ~ 6'"-.
Capítulo 111

Muestrario de recreaciones numéricas


HNo os dejéis alucinar de las resoluciones breves y despejadas que leeréis en
las obras impresas, donde se encuentran cuestiones resueltas con tal brevedad
y elegancia, que pronto se entiende su 'resolución, a la cual no llegó su autor,
sino después de muchísimo trabajo, y de haberla buscado en vano por muchos
caminos.»
Cl. Rabuel. Commentaires sur la Géometrie de M. Descartes. 1730. pág. 22.

l. LETRAS, CIFRAS Y NÚMEROS

l. Suma de letras.
Se tiene la suma indicada siguiente.
CASE
ACES
ASCE
S C 1 E
Cada letra es una cifra. Ninguna de las cifras es cero. Se pide encontrar sus va-
lores.
SOLUCION

Partiendo de la derecha se observa sucesivamente lo siguiente:


Primera columna, S + E = 1O
Segunda columna, 1 = C + l
Tercera columna, A + S = 9
Cuarta columna, C + 2A + 1 S
19
20 Muestrario de recreaciones numéricas

Este sistema diofántico (4 ecuaciones y 5 incógnitas) lleva por sustitución in-


mediata a la ecuación:
3A + e = 8

que da las dos soluciones posibles


A = 2. e ::: 2 y A = 1, e 5
De la primera sale S ::::: 7, E ::::: 3, 1 3.
De la segunda resulta S = 8, E = 2, 1 6.

Por consiguiente,
2 2 7 3 5 1 8 2
2 2 3 7 1 5 2 8
2 7 2 3 1 8 5 2
7 2 3 3 8 5 6 2
Son las dos sumas que solucionan la propuesta.

2. Producto de puntos.

Reconstruir la multiplicación.

4
o
donde los puntos indican cifras desconocidas.

SOLUCION. Escrito el producto en la forma

ABe
DE
FGH
J K 4
LM N O 1
Muestrario de recreaciones numéricas 21

se ve inmediatamente que es H = 1, G = 6. Hecha la sustitución, la


tercera columna nos da.
1O E;; 1 + F + K < 20
lo que no permite llevar más de 1 a la columna siguiente, por lo
que J = 9, M = O. Tenemos, pues,

ABC
DE
F 6
9 K 4
ON O
Para que el producto CE termine en 1 sólo caben estas posibilidades: C = E = 1, o
bien C = E= 9, o bien C = 7, E= 3, o bien, finalmente C = 3, E= 7. Hechas las
sustituciones se ve inmediatamente que las tres primeras llevan a contradicción y
que sólo la última es válida:

2 3
8 7
8 6
9 8 4
o 7 o

3. Cuadrados perfectos

Escribir un número formado con un número par de cifras l. Debajo de éste es-
cribir el numero que tenga la mitad de cifras, pero estas iguales a 2. Restar ambos
números. El resultado es un cuadrado perfecto.

Ejemplo:
111 111
222
110 889 = 333 2
Demostración.
2n cifras 1 hacen el número
1 + 10 + 102 + ... + 102n- 1 = 1Q2n- 1
9
11
Muestrario de recreaciones numéricas

n cifras 2 hacen el número


lQR- 1
2 + 2x 10 + ... + 2x 10n - 1 = 2x ....:....::_~
9

La diferencia de estos dos números es

Es de notar que la base de dicho cuadrado se escribe con sólo la cifra 3.

4. Otra generación de cuadros


Fórmense los números 49, 4489, 444889, ... obteniendo cada uno intercalando
48 en el centro del número anterior. Demostrar que todos estos números son cuadra-
dos perfectos.

SOLUCION. El número de la serie que tiene 2n cifras es,


N = 4 X(1 + 10 + ... + 10 2n- 1) + 4 X(1 + 10 + ... + wn- 1) + 1
1Q 2R-1 lQR-1
= 4x-.9- + 4x-9-+1=
4X 1Q2R+ 4X lOR+ 1 (2x1 on+ 1
3
)·z.
9

Así, por ejemplo, 44448889 6667 2•

5. Capicúa notable
Encontrar el número
abOba
visto que es capicúa de cinco cifras, con cero como cifra central, y que es igual al
producto de cuatro enteros consecutivos.

SOLUCION.
El producto de cuatro enteros consecutivos es con seguridad divisible por 8 y
por 3. Por ser múltiplo de 8, las tres últimas cifras hacen un número múltiplo de 8;
pero como, además la suma de cifras ha de ser múltiplo de 3, estas posibilidades se
reducen inmediatamente a los múltiplos de 24:

b a = 24, 48, 72, 96.


Muestrario de recreaciones numéricas 23

El producto de cuatro enteros consecutivos terminaría en O si un factor terminase


en 5. Luego, estamos reducidos a buscar la cifra final de los productos
l X 2 X 3 X 4 = 24
6 x 7 x 8 x 9 = . .4 (sólo interesa la cifra final).
Por consiguiente,
a = 4, b a = 24, ¿N = 42024?
Efectivamente, es
11 X 12 X 13 X 14 = 42024.

6. Protesta cifrada
Los hebreos, como también los griegos, utilizaban las letras de su alfabeto co-
mo cifras para la numeración. En una composición festiva de IBN GABIROL, au-
tor judaico del siglo XI, de Zaragoza, se dice:

«Setenta eran los valientes


a ·los que vencieron ñoventa;
cesaron los cánticos, pues a los cantores
llenaban la boca con agua,n ...

Ello es parte del relato de un convite en el que se acabó el vino y el anfitrión


dio agua a sus invitados. Se alude al vino, pues el valor de las letras que forman
esa palabra hebrea es igual 70, y las letras que forman la palabra hebrea de agua
valen 90.*)

7. Multiplicación de números de muchas cifras


Para facilitar los cálculos con números de muchas cifras, fueron muy prácticas
en su tiempo, hacia 1830, las Rechentafe/n (tablas de cuentas) de A. L. Crelle. Co-
mo el método de Crelle para operar con estas tablas, también puede ser útil hoy al
usuario de pequeñas calculadoras de bolsillo (cuya capacidad usual es de ocho dígi-
tos), lo exponemos a continuación. Las Rechentafe/n, de tamaño aproximado a una

*Citado por José M.• Millás Vallicrosa: Tres polígrafos judaicos en la corte de los Tuchibíes de
Zurago~a.- C.S. de I.C. Barcelona 1948.
24 Muestrario de recreaciones numéricas

guía de teléfonos, contiene ingeniosamente dispuesta para su consulta, una tabla de


multiplicar de números de tres cifras, desde 1 x 1, o mejor expresado, 001 x 001,
hasta 999 x 999. El siguiente ejemplo de multiplicación muestra, sin necesidad de
más explicaciones, el modo de operar con estas tablas. Actualmente las tablas ven-
drán sustituidas, desde luego, por la pequeña calculadora de la que hicimos refe-
rencia.

Leídos en la tabla o calculadora 538 609 325


23 412 608
608 325 = 197.600
X
609 = 370.272
X 197 600
X 538 = 327.104 370 272
412 X 325 = 133.900 327 104
X 609 = 250.908 133 900
X 538 221.656 250 908
23 X 325 7.475 221 656
X 609 14.007 7 475
X 538 12.374 14 007
12 374
12 610 248 991 369 600

El haber partido las cifras del número en grupos de tres cifras, equivale a es-
cribir el número en el sistema de base mil, cuyas mil cifras necesarias sean, preci-
samente,
000, 001, 002, ... , hasta ... , 999.

2. PROBLEMAS Y JUEGOS DE TODO TIEMPO

l. El mercader de diamantes.

Un mercader tiene 56 diamantes, de los cuales unos son gruesos y otros menu-
dos. Este mercader repartió los diamantes entre dos vendedores, dándole 40 dia-
mantes a uno y 16 al otro, repartiéndolos de tal forma que, al mismo precio, el
que llevó 16 diamantes los vendió por 40 doblones, y el que llevó 40 diamantes los
vendió por 16 doblones. Se pregunta como se ordenó esta venta.
Muestrario de recreaciones numéricas 25

2. El terremoto lejano.
Hacia el año 1915, una familia japonesa residente en Madrid, alarmada por
los rumores sobre un terremoto ocurrido en Tokio, pone un radiograma a esta ciu-
dad a las 8h 30m hora de Madrid, el cual llega a Tokio a las 19h 34m hora de To-
kio; pero los parientes de este punto, previendo la intranquilidad, pusieron un ra-
diograma tranquilizador a las 17h 19m de Tokio, que llegó a Madrid tres cuartos de
hora después de haber puesto el primero. Se desea saber la diferencia de hora entre
Madrid y Tokio y la duración de transmisión del radiograma. (Los datos numéri-
cos son irreales.)

3. Negociante metódico.
Un negociante separa al principio de cada año 100 escudos para los gastos del
año y aumenta todos los años su capital en un tercio. Al cabo de tres años se en-
cuentra duplicado su capital. ¿Cuál era el capital al empezar el primero de estos
años?
(Newton. Aritmética Universal).

4. Infatigables correos.
Dos correos salen simultaneamente, uno de Madrid a Zaragoza, el otro de Za-
ragoza a Madrid. Cada uno lleva una velocidad uniforme. Desde el momento en que
se cruzan el primero tarda nueve horas en llegar a Zaragoza y el segundo tarda 16
horas en llegar a Madrid. Se pregunta la duración total de cada viaje.
(B. Bails. Principios de Matemática T.II. (1797) pág. 13)

5. Transporte de un tesoro.
Cuatro muchachos se encontraron un enorme tesoro de monedas de oro. De
primera intención los cuatro cargaron con iguales pesos, pero los tres mayores vie-
ron que podían cargar con más, y aumentaron su carga con la mitad de lo que ha-
bían tomado. Todavía los dos mayores se vieron capaces de aumentar su carga con
un tercio de la que ya llevaban y así lo hicieron. Pero al cargarlo de nuevo, el
mayor se atrevió aún a añadir una quinta parte más de lo que llevaba. En total se
llevaron entre los cuatro 138 kg. de oro ¿Cuánto cargó cada uno?

6. Precio claro.
- ¿Cuánto te costó ese libro?
- Un quinto, más un sexto, más un séptimo, me~ws 2 pesetas, fue la mitad
de todo.
26 Muestrario de recreaciones numéricas

7. Libros deshojados.

Un escritor ha compuesto dos libros que suman, entre los dos, 356 páginas. El
formato del primero es de 20 x 15 cm., y el del segundo de 17 x 12. Si extendiesen
las hojas de los dos libros, cubrirían 4~2264 metros cuadrados. ¿Cuántas páginas
tiene cada libro?

8. El triste deambular de Homero.

Ignoro el origen del enunciado del siguiente problema, que yo he tomado del
Tratado de J. M. Vallejo (T. 1-1, pág. 285) pero que debe ser bastante anterior. Co-
mo el problema incita a repasar la biografía del insigne Homero, recordaremos
aquí, que, según algunos biógrafos (siempre en hipótesis, pues la propia existencia
individual del autor ha sido discutida}, fue Homero un bardo ciego que deambula-
ba de ciudad en ciudad y se ganaba la vida recitando sus poesías. Su incierta vida
hace posible la tremenda frase que la resume así: «Siete ciudades griegas reclama-
ron a su muerte el honor de haberle visto mendigar el pan por sus calles». Creemos
que con este proemio el problema que pasamos a enunciar ganará un cierto aliento
evocador. La solución es accesible y sencilla, como la de todos los propuestos en
esta sección.
«Homero, poeta célebre de Grecia, deseoso de saber cuál fuese su patria, con-
sultó a Apolo en Delfos. No quiso el oráculo sacarle de la duda; pero le dio para
su itinerario cierto número de monedas. Partiose con ellas a Sición, ciudad antigua
del Peloponeso*, donde gastó la mitad de lo que había recibido; pero cantando sus
versos mendigó de puerta en puerta 20 monedas. Pasase a Argos, donde habiendo
gastado la cuarta parte de lo que traía, cantando en la plaza mayor sus versos, re-
cogió del pueblo 15 monedas; de allí pasó a la isla de Salamina, donde gastó el ter-
cio de su dinero; pero con su acostumbrado ejercicio recibió del pueblo 16 mone-
das; llegó a Atenas, donde consumió el sexto de lo que tenía, y oyéndole cantar un
caballero le dio 18 monedas. Salióse de Atenas, y habiéndose embarcado, se volvió
con viento favorable al lugar de su habitación; y después de pagar 5 monedas de
flete, se halló con doblado dinero del que le dio Apolo. Pídese cuánto le dio éste en
Delfos.»
Si se enfrenta con este problema algún estudiante, le recomendamos también,
no para resolverlo, como curiosidad, sino para su instrucción, que se ocupe en re-
construir en un mapa de Grecia el itinerario narrado.

*En el lugar de la que fue poderosa Sición, o Sicione, se alza hoy el pequeño pu~bln de \':l'ilikn.
Muestrario de recreaciones numéricas 27

9. Paciencia y progresión.
Las nueve cifras de los tres números:
abe def ghi
son distintas. El segundo es el doble del primero, y el tercero es triple del primero.
Encontrar los tres números.

10. Los obreros de siempre.


Rara es la colección de problemas de aritmética, recreativos o no, donde no
aparezcan algunos obreros haciendo algo. En nuestro caso sucede lo siguiente:
Dos albañiles se reparten en dos partes, no exactamente iguales, pero semejan-
tes, a ojo de buen cubero, un montón de 100 ladrillos. El primero los va disponien-
do en hiladas de cinco ladrillos, y el segundo los coloca en columnas de siete ladri-
llos. Cuando terminan su montón al primero le quedan dos ladrillos sin colocar, y
al segundo le han sobrado cuatro ladrillos. ¿Cuántos ladrillos había tomado cada
uno?

11. Juego de adivinanza.


Dígase a un amigo que coja un puñado de garbanzos en cada mano, los que
quiera y sin decirnos cuántos, pero de esta manera: que por cada 3 garbanzos que
tome en la mano derecha, debe tomar 2 garbanzos en la izquierda.
Así le quedarán, por ejemplo,
derecha izquierda
27 18
Después se le dice que pase un número cualquiera que nosotros le decimos
(mejor si par) de la izquierda a la derecha.
28 Muestrario de recreaciones numéricas

Si pedimos que pase 10, le quedarán


derecha izquierda
37 8

Pídase ahora que devuelva, de la derecha a la izquierda, una vez y media del
número de los garbanzos que haya en esta mano izquierda.
En este caso pasará 12 y quedan
derecha izquierda
25 20

En este momento estamos en disposición de adivinar sin preguntar nada el nú-


mero de garbanzos que quedan en la mano derecha. Este número es dos veces y me-
dia el número que le habíamos pedido pasar al comienzo del juego.
l
En este caso 2 2 x 10 = 25.

DEMOSTRACIÚN:

La haremos completamente general para que el lector pueda variar las propor-
ciones. El operante tiene D e 1 garbanzos, que hemos hecho tomar en una propor-
ción conocida p/q = D/1 = r; (en nuestro caso 3/2). El número que mandamos
pasar es a (cualquiera) y el que mandamos devolver es r veces a (que hemos de cui-
dar sea entero, lo que condiciona algo la elección de a: en nuestro ejemplo tenía
que ser par). El proceso tiene estos pasos:

Derecha: D Izquierda: 1
D +a 1 a
D + a - r (1- a) 1 a + r (1 - a)

En la derecha quedan:
D + a - ~ (1 - a) = (~ + l) a = (r + l)a.

12. El problema de las reinas de ajedrez.


Vamos a exponer alguna información relativa al conocido problema de las
ocho reinas colocadas sobre un tablero de ajedrez (problema del que, por milagro,
no se ocupó Euler, que sepamos). Con el fin de simplificar la descripción de cuanto
sigue, comenzaremos refiriéndonos a un tablero 5 x 5.
Muestrario de recreaciones numéricas 29

0
0

La figura representa un tablero 5 x 5 en el que cinco casillas, una de cada co-


lumna están ocupadas. Numeradas las columnas de izquierda a derecha de 1 a 5 y
las filas de abajo a arriba. Daremos, por orden de columnas el número de la fila
donde está la casilla ocupada. De este modo, la descripción de la posición del ta-
blero de la figura está dada en el siguiente cifrado:
2 4 1 3 5
(en la primera columna la fila 2, ... , en la cuarta columna la fila 3, etc.).
De modo general una situación posible se indicará:
a 1 a 2 a 3 a 4 as
donde estas letras son los órdenes de las filas ocupadas en ias columnas primera a
quinta. Si queremos que no haya dos casillas ocupadas en la misma fila no se debe
repetir ninguna a, o sea,
a¡ -:¡,. a1 si es i #- j
lo que permite 5! = 120 distribuciones posibles. Ahora añadiremos, como condi-
ción nueva, que la recta que une los puntos a1 y a¡ no sea paralela a ninguna de las
diagonales del cuadrado. Esto se traduce en pedir que sea, en todo caso
a 1 - a¡-:¡,. ±(i -j).
¿De cuántos modos puede cumplirse también esta nueva condición?
La cuestión planteada ·puede enunciarse brevemente en términos de Geome-
tría, o en términos de ajedrez, como sigue:
A) Dados un tablero de 5 x 5 casillas de ajedrez, colocar en él 5 reinas de
modo que no se den jaque dos cualesquiera de ellas.
B) Dados en el plano 25 puntos cuyas abscisas y ordenadas son enteras y posi-
tivas, no menores que 1 ni mayores que 5, deducir y especificar todos los grupos
posibles de 5 puntos pertenecientes a los 25 dados, que cumplen con la condición de
que la recta que une cada dos del grupo no sea, ni paralela a los ejes, ni paralela a
las bisectrices de los ejes.
30 Muestrario de recreaciones numéricas

Hemos puesto el caso previo de tablero reducido a 5 x S, porque el lector pue-


de, con algo de paciencia solucionar la cuestión, que de hecho, en la forma B) ha
sido propuesta como problema para examen de ingreso en la Escuela Especial de
l. de C.C. y P. (a. 1947). Las posiciones posibles son*.

13S24 142S3 2413S 2S314 3142S


3S241 413S2 42S31 S2413 S3142
El problema relativo al caso 8 x 8, es decir, al ajedrez real, fue propuesto y re-
suelto por Nauck (año 18SO), y se trata de él, con bibliografía, en la mayor parte
de libros de recreaciones matemáticas. Para el ajedrez real hay 92 soluciones.
Dos soluciones para el ajedrez real son las siguientes:

6 8 2 4 1 7 S 3, 4 6 8 2 7 1 3 S

quedando al cuidado del lector dibujar, o poner en el tablero real, la materializa-


ción de este cifrado.

13. Fácil alarde de cálculo y memoria.

Cualquiera de los cuadros que presentamos a continuación permite desarrollar


el juego. Según la rapidez que se desee para concluirlo, y la seguridad del presen-
tador en la suma que ha de realizar, lo elegirá de tamaño más o menos notable.
Luego diremos como se preparan estos cuadrados, en los que el público puede lle-
nar a su gusto bastantes casillas.
Tomemos, pues, uno de estos cuadros:

19 8 11 2S 7
12 1 4 18 o S 7 3 4
16 5 8 22 4 4 6 2 3 3 2 5
21 10 13 27 9 10 12 8 9 5 4 7
14 3 6 20 27 5 7 3 4 2 l 4

S = 57 S = 23 S 11

*A. Moreno Torres. Problemas de Matemática Especial. Dossat. pág. 420. Presenta la bibliografía
relativa a los casos resueltos: n = 8, 9, 10 y 11. El caso general, no está resuelto todavía.
Muestrario de recreaciones numéricas 31

La realización material puede hacerse de varios modos: Por ejemplo, con nai-
pes de una baraja (en los dos cuadros menores); o escribiéndolos simplemente en
un papel cuadriculado; con casillas de cartulina, en las que están ya escritos los nú-
meros modelo, o se escriben en el momento (25 casillas en el primer modelo, 16 en
el segundo y 9 en el tercero).
El director pide al amigo que tape a su elección uno de los números del cua-
dro, que el director no mira. Vamos a suponer que jugamos en el cuadro de 16 ca-
sillas y que tapa el 2. Para taparlo puede poner encima una moneda, o, si se hace
con naipes, darle la vuelta. Hecho esto, el director vuelve al cuadro y retira (o ta-
cha) los números de la misma fila horizontal y columna vertical a la que pertenece
el 2 elegido. Retira, pues, los números 4, 6, 3, y 3, 8, 3.
Repite ahora la jugada. El amigo oculta uno de los números restantes, que el
director no ve, y luego el director retira del juego los de la fila y columna en que
estuviera el elegido. Así, hasta que sólo quedan ocultos cuatro números del cuadro
de partida. Entonces, el director anuncia la suma de estos números. Es 23. (A su
gusto puede ponerlo como alarde de memoria, o de premonición, si tiene el 23 es-
crito en un papel, oculto hasta el final).

14. Ternas pitagóricas y mosaicos pitagóricos.


Posiblemente sea el Teorema de Pitágoras el más popular de los teoremas de
la Geometría elemental:
En un triángulo rectángulo, el cuadrado construido sobre la hipotenusa es equi-
valente a la suma de los cuadrados construidos sobre los catetos.

e'

Considerando las medidas de los lados, surge con naturalidad el problema de


encontrar los triángulos rectángulos donde la hipotenusa, a, y los catetos, b y e, se
midan por números enteros.
Tres números enteros que cumplan la relación
b2+c2=a2
32 Muestrario de recreaciones numéricas

forman lo que llamamos una terna pitagórica, (a, b, e). Ejemplos:

h e a
3 4 5
5 12 13
15 8 17
7 24 25
22 20 29
35 12 37

¿Cómo encontrar las ternas pitagóricas?


Este problema preocupó a los aritméticos griegos, que llegaron a resolverlo
bien. Una solución particular la dan las fórmulas que Proclo atribuye a Pitágoras
(¡cualquiera sabe!): Si m es impar haremos:

b = m2- 1 C=
2

que efectivamente da ternas pitagóricas, pero no todas. Lo mismo acaece con las
llamadas fórmulas de Platón

n \.2
b = n, e= ( TJ -1,

donde n es cualquier entero par.

Las siguientes fórmul¡:.s, de Diofanto, sí son generales, es decir, comprenden a


todas las ternas pitagóricas:
b = u2 - v2, e = 2uv,
dando a u y v valores enteros~

ÜTROS PROBLEMAS NUM~RICOS

Los problemas que pueden plantearse sobre triángulos rectángulos, para resol-
verlos en términos de enteros (o racionales) son innumerables, y generalmente difí-
ciles por llevar a ecuaciones diofánticas de grado superior. Pondremos el ejemplo
de un problema accesible (de Diofanto) y de otro sumamente difícil (de Fermat).
Muestrario de recreaciones numéricas 33

l. Encontrar un triángulo rectángulo de lados enteros donde también sea un


entero la bisectriz del ángulo B (limitada, obviamente, en el cateto b).

La solución es el triángulo
b = 28, e= 96, a = 100; bisectriz W b = 35.

2. Encontrar una terna pitagórica donde la hipotenusa sea un cuadrado y la


suma de los dos catetos también sea un cuadrado.
En la solución dada por el propio Fermat los tres lados del triángulo son nú-
meros de trece cifras.

DEMOSTRACIONES DEL TEOREMA PITAGÚRICO

Es sumamente elegante la demostración que se ofrece en los Elementos de Eu-


clides, tanto, que desde entonces se viene repitiendo en los tratados de Geometría
de todas las civilizaciones influidas por la matemática griega. No hay por qué re-
petirla aquí una vez más. pero hay muchas otras demostraciones de este importan-
tísimo teorema.
Y antes de seguir, vaya una pequeña anécdota, que es histórica. Llegó hace
años a la redacción de una revista matemática española un artículo desde el ex-
tranjero, cuyo argumento era ofrecer una demostración delTeorema de Pitágoras.
El director de la revista se sintió francamente ofendido, le pareció que se les trata-
ba como correspondería a un nivel cultural ínfimo, y mandó que se tirase el artícu-
lo al cesto sin contestar al despreciativo o ignorante autor. Pero al vicedirector le
pidió algo de tiempo para estudiar el tema, diciendo, poco más 9 menos:
- Tengo referencia de unas 190 demostraciones distintas del Teorema de Pi-
tágoras. Supongamos que ésta de aquí es también distinta de esas 190. No dejaría
de tener interés el haber encontrado la demostración 191, por lo menos.
No sabemos decir cual fue el desenlace de esta cuestión (ni si el número dicho
fue precisamente 190; pero desde luego sería de ese orden, porque del orden de 200
es el número de demostraciones conocidas).
Una de las demostraciones más utilizadas se resume en la siguiente figura, que
con toda probabilidad el lector habrá visto y dibujado en la escuela:
34 Muestrario de recreaciones numéricas

A B
Ahora bien: Un notable resultado de Geometría plana nos dice: Si dos figuras
poligonales son equivalentes, (o sea, tienen la misma área), entonces se pueden des-
componer en un número limitado de partes mutuamente congruentes (superponi-
bles). *
La posibilidad de hacer estos mosaicos pitagóricos, superponibles pieza a pieza
entre los dos cuadrados pequeños y el cuadrado grande, no se ve realizada con la
demostración que se acaba de mencionar. Pero hay otras demostraciones consisten-
tes en realizar la superposición dicha. Como muestra de ello ofrecemos las dos que
siguen que por su claridad no necesitan explicaciones complementarias.

La primera figura es más sencilla, pero la segunda ilustra además el llamado


Teorema del cateto:
c 2 = an.

* Este resultado es efectivamente notable, y más si se piensa que en el espacio no hay teorema aná-
logo. Así, aunque un cubo y una pirámide tengan el mismo volumen, es imposih/e trocearlos en partes que
sean congruentes dos a dos.
Muestrario de recreaciones numéricas 35

3. ENSE~ANDO A CONTAR

l. Escolio a un chistecillo.

De muchas frases y situaciones puede sacarse alguna consecuencia que roce


con las Matemáticas. No siempre aparece tan directamente como en el siguiente
chistecillo, viejo, ingenuo y más bien flojo, pero que tiene una moraleja evidente.

- Perdone vecina, pero aquí me devuelve usted un huevo y yo le había pres-


tado dos.
- Por favor, perdóneme usted: me habré confundido al contarlos.
La moraleja aparece cuando se piensa que el chiste desaparece, pierde su «gra-
ciaH, si en vez de hablar de 1 y 2 huevos se tratase de once y doce. Dicho de otro
modo, para distinguir uno de dos no hay necesidad de inventar el arte de contar.
Esto enlaza con algunas experiencias que hacen los investigadores de la con-
ducta animal para contestarse a la pregunta equívoca ¿saben contar los animales?.
De estos experimentos, los más convincentes prueban, a lo sumo, que algunos ani-
males distinguen como distintos el uno, del dos, del tres, ... tal vez hasta el cinco,
pero esto de ninguna manera quiere decir que cuenten.
Para contar es necesario tener la idea de número, y para esto es necesario te-
ner una capacidad de abstracción bien desarrollada.

2. Riesgos del lenguaje ultracorrecto


La pregunta que sigue, y su respuesta, las encuentro escritas en un excelente
libro de Recreaciones matemáticas, que no cito en esta ocasión porque trato de co-
36 Muestrario de recreaciones numéricas

mentar lo que es, en mi opinión, un pequeño pero instructivo descuido del presti-
gioso autor. El texto dice así:

Número de caras.
«He aquí una pregunta que sin duda alguna parecerá muy cándida, o por
el contrario, demasiado sutil. ¿Cuántas caras tiene un lápiz de seis aristas?
«Antes de mirar la respuesta, reflexione atentamente sobre el problema.»
Páginas más adelante la respuesta que se ofrece es la siguiente:
«Este problema se plantea en serio y está basado en los errores habituales
que se cometen al hacer un uso impropio de las palabras. Un lápiz de seis aris-
tas no tiene seis caras, como seguramente piensa la mayoría. Si no está afila-
do, tiene ocho caras: seis laterales y dos frontales más pequeñas. Si tuviera
realmente seis caras el lápiz tendría otra forma completamente distinta, la de
una barrita de sección rectangular.
«La costumbre de considerar en un prisma sólo las caras laterales olvi-
dándose de las bases, está muy extendida. Muchos dicen: «prisma de tres
caras», de cuatro caras, etc.» mientras que en realidad deben llamarse: trian-
gular o triédrico, cuadrangular o tetraédrico, etc., según sea la forma de la
base. No existen prismas de tres caras, o sea prismas con tres aristas.
«Así, pues, el lápiz de que se trata en el problema, debe llamarse, si se
habla correctamente, no de seis caras, sino hexagonal o hexaédrico.»
La objeción a esta respuesta es inmediata. El lápiz sin afilar de que estamos
hablando, no tiene seis aristas, sino dieciocho, porque las seis aristas que limitan
cada base también deben entrar en la cuenta. ¿Queremos decir que se hace mal al
hablar de un lápiz de seis arista~? No, porque es la manera más clara del lenguaje
corriente para indicar a qué nos estamos refiriendo. Lo que sí creemos que se hace
mal es corregir al hablante que dice lapiz de seis caras, por la misma razón antedi-
cha.
No hay ni que pensar que defendamos la tolerancia hacia un lenguaje chapu-
cero, pero sí debemos poner en guardia sobre la pedantería de no dejar más libre
uso a las expresiones del lenguaje común. Este lo hemos evitado gracias a los grie-
gos: es natural que hoy reprendiésemos al alumno que hablase de los lados tirados
de arriba a abajo, o del lado tendido por debajo, o de un triángulo cojo, pero esto
es exactamente lo que en su idioma decían los griegos con sus catetos, hipotenusa y
triángulo escaleno. Así se lo agradece Bertrand Rusell* muy bellamente:
«Uno de los problemas más importantes con que se enfrentaron los pen-
sadores antiguos,. problema mucho más grave para ellos que para los pensa-

* Bertrand Rusell La Sabiduría de Occidente. Edit. AguiJar. pág. 120.


Muestrario de recreaciones numéricas 37

dores modernos, nació del hecho de que, mientras hoy podemos remontar-
nos a las tradiciones del pasado, semejante apoyo no existió para los prime-
ros filósofos de Grecia. Nosotros extraemos lo fundamental de nuestro voca-
bulario filosófico, científico y tecnológico de fuentes clásicas, sin apreciar
plenamente a menudo toda su importancia. El investigador griego tuvo que
hacerlo todo desde el principio. Había que forjar nuevas formas de hablar y
había que inventar vocabularios técnicos, construyéndolo todo con los mate-
riales que proporcionaba el lenguaje corriente. Si, por consiguiente, en oca-
siones nos parece que su manera de expresar las cosas es torpe, hemos de re-
cordar que frecuentemente tenían que tantear en busca de una expresión allí
donde los útiles necesarios se hallaban todavía en período de formación. Se
requiere cierto esfuerzo mental para situarse en aquella posición. Es como si
nosotros tuviésemos que elaborar la filosofía y la ciencia sobre la base del
anglosajón, aislados del griego y del latín.»

3. De transmisión oral discontinua.

Dediquemos un recuerdo a las cuestiones ingenuas que generalmente se han


ido transmitiendo de abuelos a nietos, saltándose de ordinario a los padres, que
otros trabajos tienen. Dos botones de muestra:
Para cálculo mental. - Un pan, y medio pan, y pan y medio, y tres medios
panes, y tres panes y medio ¿cuántos panes son?
Para contar los dedos.- ¡Pero cómo! ... ¿tienes nueve dedos en las manos?
Dame una mano, la derecha, puesto que las dos son iguales. Contemos: uno (meñi-
que), dos (anular), ... , cinco (pulgar); y volviendo: seis (índice; hemos saltado el
pulgar recién contado), siete, ocho y nueve (en el meñique otra vez).
Esperemos un poco a que el niño descubra la trampa y la explique. Si el niño
es paciente podemos insistir:
- Pero cómo ¡... Ahora te veo once dedos! Extiende las dos manos. ¿Dices
que son diez? Cuento en la izquerda: diez, nueve, ocho, siete y seis: Seis en la iz-
quierda, y cinco que tienes en la derecha, suman once dedos.
Nombres curiosos.- El nombre de CARLOS no parece tener nada de particu-
lar: observamos que tiene seis letras, y que las seis son distintas. Ahora viene la
cuestión: Encontrar un nombre del Santoral que no lleve ninguna de las letras de la
palabra CARLOS.
Lo anterior es cuestión de paciencia. Lo que sigue pide sobre todo reflexionar
un poco, para ponerse en la pista acertada: Encontrar un nombre tal, que ~o haya
ningún otro nombre de persona que no lleve alguna de sus letras. (Las solucwnes en
pág. 45.)
38 Muestrario de recreac1ones numéricas

Adivinanza difícil. Se propone encontrar una palabra que tenga cinco veces la
letra i.
Cuando el preguntado tarde en encontrarla, se le debe animar diciéndole que
la solución es difícil, o mejor dificilísima. Y como todavía seguirá buscando, dígase
que es dificilísima subrayado. O «dificilísimo)) entre comillas.

NOTA PARA PERSONAS MAYORES.

Puesto que la palabra dificilísima, solución de la cuestión precedente, ha sido


dificilísima de encontrar, resulta ser una palabra que posee la cualidad que designa.
A las palabras que tienen esta propiedad las llamaremos palabras transitivas. A las
que no sean transitivas las llamaremos intransitivas. El calificativo esdrújula es otro
ejemplo de palabra transitiva, mientras que la palabra aguda es intransitiva. ¿Nos
quedamos tranquilos con lo dicho? Para perder la tranquilidad pensemos en cuál
será el carácter del calificativo intransitivo.
Si intransitivo es tal, pasa a ser transitiva. Si intransitivo es transitivo, debe
ser intransitivo. La contradicción parece inevitable.
Sobre esta paradoja y otras análogas se han escrito muy hermosas páginas a
principios de nuestro siglo. Emil Borel, por ejemplo, es un escritor muy sugestivo
sobre el tema. Pero actualmente la lógica matemática, o mejor metamatemática,
ha puesto perfecto orden en las dificultades de este tipo.

4. IGUALDADES CIRCUNSTANCIALES

l. Suma igual a producto

A) CON DOS NÚMEROS.

Una mecanógrafa distraída, olvidó pulsar la tecla de su máquina que inter-


cambiaba los signos + y x. Así, en vez de escribir 3 + 1,5 escribió 3 x 1,5. El error
no trajo consecuencias, por la feliz circunstancia de ser

3 + 1,5 = 3 X 1,5 = 4,5.


¿Podría repetirse el caso con otros dos números? O dicho de otro modo:
Muestrario de recreaciones numéricas 39

¿Existen pares de números que sean decimales exactos y tales, que su suma sea
igual a su producto?
La respuesta es afirmativa. Si x e y son dos números con la condición
x + y = xy; (1)
dicha condición puede escribirse
(x - 1) (y - 1) =
y además, por lo que exige el enunciado, tanto

x-1 = -1- como y-1 = _.....:..._


y-1 x-1
deben tener un número limitado de cifras decimales (esto es, ser decimales exac-
tos). Esto exige que los denominadores, prescindiendo de su coma decimal, tengan
sólo los factores primos 2 y 5. Por tanto, si x - 1 (sin punto) tiene sólo el factor
1
2, su recíproco y - 1 =---tendrá sólo el factor 5, y viceversa.
X- 1
Esta demostración es constructiva, pues no sólo asegura que existen tales pares
de números, sino que da la manera de encontrarlos. Por ejemplo,

x-1 y- 1 X y x +y= xy

2 0.5 3 1.5 4.5


5 0.2 6 1.2 7.2
40 0.025 41 1.025 42.025
0.8 1.25 1.8 2.25 4.05

Esta misma demostración prueba que la igualdad x + y = xy no se puede


cumplir con dos números enteros.
El modo más sencillo de obtener dos números racionales cuya suma sea igual
a su producto es el siguiente. Pensamos un número cualquiera, tal como 6, y lo
partimos en dos sumandos, como 2 y 4. El número pensado, partido por estas par-
tes, da los dos números requeridos:

~=3· 6 1 1 1
-=1 -: 3 + 1- = 3 X 1 -.
2 ' 4 2 2 2

Esta ;encilla regla es consecuencia de la identidad


n n. n n
-+---=-X---,
a n-a a n-a
40 Muestrario de recreaciones numéricas

8) CON TRES O MÁS NÚMEROS ENTEROS

La misma mecanógrafa del ejemplo anterior, que desde luego es un ente de


ficción muy cómodo para comenzar el enunciado de estas cuestiones, sigue distraí-
da y nuevamente pulsó el x en vez del + para escribir 1 + 2 + 3, aunque tampoco
esta vez afectó al resultado, ya que es
1+2+3=1x2x3=6
Nos preguntamos ahora si esta es la única suma con la que pudo ocurrirle és-
to, o sea, más precisamente:
¿Pueden darse tres o más números enteros, aparte de 1, 2, 3, cuya suma sea
igual a su producto?
Esta vez la respuesta es negativa. Para demostrarlo, imaginemos n números
puestos de menor a mayor, tales que
a 1 a 2 ... an = a 1 + a 2 + ... + an
a 1 < a 2 < ... < an
En consecuencia debe ser
a¡ a2 ... an < nan luego a¡ a2 ... an - 1 <n
pero esto, para el valor mínimo del producto exigiría
1 X 2 X ••• X (n - 1) <n
lo que sólo se cumple paran= 1, ó 2, ó 3, es decir, queda la única posibilidad n = 3
y en ella, efectivamente es
1 X 2 X 3 = 1 + 2 + 3

2. Potenciación conmutativa (a veces).

Como se sabe, y es frase corriente, el orden de los factores no altera el produc-


to. Por supuesto @ expresión sólo es válida si no se la saca de su contexto habitual:
ya que puede no significar lo mismo dicha por un aritmético que por un jefe de es-
tación; no resulta lo mismo encargar a un hombre descargar 200 paquetes de 5 kg.
cada uno, que 5 paquetes de 200 kg; no es iguál, para revelar una fotografía, pa-
sarla primero por R (revelador) y luego por F (fijador), que primero por F y luego
por R. Pero no se trata de hacer aquí juegos de palabras con los significados de las
voces orden, factor y producto, y damos por claro, sin ninguna sofisticada ambigüe-
dad, lo que quiere decirse: la multiplicación es una operación conmutativa.
Ejemplo bien conocido de operación algebraica no conmutativa es la potencia-
ción. Generalmente no es lo mismo a b que ba, aunque cabe la excepción, como es
24 = 4 2
Muestrario de recreaciones numéricas 41

En ciertas oposiciones, ya muy lejanas, en las que yo era opositor, me vino al


caso citar esa igualdad, y cometí la ligereza de decir que éste era el único caso de
conmutatividad en la potenciación (excluido el trivial, base = exponente). Un
miembro del tribunal, el señor Pérez Carranza, me hizo observar, primero, que lo
dicho no era correcto si no precisaba que lo decía sólo para los números enteros:
pues considerando números reales es claro que la ecuación
xY = yX, esto es, x lgx = y lgy
cuya representación gráfica da la figura

tiene desde luego infinitas soluciones reales. Lo curioso es -me añadió-, que ,es-
ta gráfica «pisa)) infinitos puntos racionales fuera de la recta y = x. *
Esta era cosa que yo no había imaginado, pero bien cierta. Por ejemplo, sea

X=-
9 y=-
27
4 8
Supuesto en el lector un sumario conocimiento d~l cálculo exponencial, puede
desarrollar por sí mismo el sencillo cálculo oportuno (y de no ser así, nos puede
creer el resultado bajo palabra), y tendremos

y del mismo modo

* Bastantes años después de este diálogo, publicó el Sr. Pérez Carranza una explicación detallada y
demostrada de los resultados que aquí se dicen. (V. Gaceta Matemática, 1962, pág. 17).
42 Muestrario de recreaciones numéricas

Este ejemplo es un caso particular del resultado general siguiente:


La potenciación, xY, es conmutativa con base y exponente racionales siempre y
cuando estos sean de la forma
X=(l+_!_)n, y=(1+_!_)n+I
n n
En la gráfica, los infinitos puntos racionales para los que es válida la conmu-
tatividad se tienden sobre el arco de curva entre los puntos (2,4) y (4,2), conden-
sándose hacia el vértice, de coordenadas (e,e ): ¡Quién iba a decirlo!

ESCOLIO

En Matemáticas sucede muchas veces (afortunadamente) encontrarse con re-


sultados y hechos sorprendentes por imprevistos. Corrientemente ocurre que el re-
sultado se explique pronto, y aparece entonces como la cosa más natural del mun-
do. Tal es el que nos ocurrió en la conmutatividad de la exponencial yX, como se
acaba de exponer.
Relata Vallejo en su Tratado (Tomo 1-1, pág. 370) que para aplicar su mé-
todo de resolución de ecuaciones, se planteó exprofeso, para satisfacer por x = 3
una, y por x = 7 otra, las ecuaciones
{/X = 1,4423, {/X= 1,3204693,
(ya que, en efecto .{[3 yV7 tienen los valores indicados). Y proclama como «ver-
daderamente digno de una magestuosa y sorprendente admiración», el que su cálculo
le llevase a otras soluciones:
«Esto no lo había yo ni aún sospechado; ... y mi
sorpresa, mi admiración, mi júbilo, y acaso mi enage-
nación llegó a su colmo, al ver que el método, además
del número 3, daba para la ecuación un valor de x ex-
presado por 2,480388 y para la otra, x = 1,530137
además del x = 7 ...
Y desde entonces confieso que el método superó en
mucho a todas mis esperanzas.»
Ignoramos si Vallejo, que tan elocuentemente relata su sorpresa, se ocupó luego de
hacer razonable y natural la existencia de las dos soluciones. Le hubiese sido fácil,
como sigue. La ecuación
{/X = a, equivale a, log x = x log a;
dibujando las líneas
y = log x (logarítmica), y = x log a (recta),
es patente que la recta desde el origen que corte a la curva en el punto con x = 3,
debe cortarla en un segundo punto, descubierto por el cálculo para sorpresa del
calculista. que no le esperaba.
Muestrario de recreaciones numéricas 43

SOLUCIONES

l. El mercader de diamantes.

Se venden los diamantes gruesos a 13 doblones cada uno, y los menudos a 13


diamantes por un doblón. El primer vendedor llevó un diamante grueso y 39 menu-
dos y en los dieciséis del otro había 3 gruesos y 13 menudos.

2. El terremoto lejano

Sean x = diferencia de hora; y = tiempo de transmisión


19h 34m - 8h 30m = X + Y
17h 19m - 9h 15m = X - Y
de donde, x = 9h 34m, y = 1h 30m.

3. El negociante metódico.

Sea x el capital que se pregunta.

Fin del l."'· año:.i.x- .! x lOO


3 3
Fin del 2. 0 año: 16 x - 28 x 100
9 9
Fin del 3."'· año: 64 x - 148 x lOO = 2x
27 27
de donde, x = 1.480 escudos.

4. Infatigables correos.

Supongamos que tardan H horas en encontrarse, que el correo que partió de


Madrid lleva una velocidad de M leguas/hora y el que salió de Zaragoza marcha a
Z leguas/hora. Como el primero hace en 9 horas lo mismo que el segundo en H
horas tenemos.
Z x H = 9 x M, y análogamente, M x H = 16 x Z,
de donde, multiplicándolas miembro a miembro
H = 12 horas.
El viaje, pues, dura 21 horas para el primer correo y 28 horas para el segundo.
44 Muestrario de recreaciones numéricas

5. De cuando había tesoros.

1.•r intento: 20 20 20 20
2. 0 intento: 20 30 30 30
3."r intento: 20 30 40 40
y finalmente, las cargas fueron
20, 30, 40 y 48 kg.

6. Contabilidad.

210 pt.

7. Empapelado.

124 páginas el primero y 232 páginas el segundo.

8. El triste deambular de Homero.

Sugerencia para facilitar las cosas. Imagine que el número pedido es 120 x.
Siguiendo el itinerario encontrará que x = 1/8. De donde, Apolo dio a Homero 24
monedas.

9. Paciencia y progresión.

219, 438, 657

10. Los nbreros de siempre.

En principio, por lo que hace a los restos, serían posibles estas soluciones:
el primero 82 y el segundo 18;
el primero 47 y el segundo 53;
el primero 12 y el segundo 88.
Pero lo desigual de la distribución impide las soluciones extremas, de modo
que la respuesta es 47 ladrillos el primero y 53 ladrillos el segundo.
Muestrario de recreaciones numéricas 45

13. Alarde de cálculo y memoria.

Se pueden llenar arbitrariamente la primera fila horizontal y la primera colum-


na horizontal. En los cuadros del ejemplo esto daría

19 8 ll 25 7
12 5 7 3 4
16 4
21 10
14 5

Las otras casillas se llenan sucesivamente de modo que en cada cuadrado par-
cial 2 x 2 la suma de las diagonales sea constante.
Para saber la suma S que dará la solución del juego, súmense los números de
las casillas de una diagonal del cuadrado grande total.

Nombres curiosos (De pág. 37.)


El nombre es QUINTIN para varón y FE para mujer. En la otra pregunta
bastará encontrar un nombre que contenga a las cinco vocales: AURELIO.
Capítulo IV

Seis problemas poemáticos


(o poemas problemáticos)

«Entre las preguntas que le hacían, le preguntó un estudiante si era poeta,


porque le parecía que tenía ingenio para todo. A lo cual respondió:
- Hasta ahora no he sido tan necio ni tan venturoso.
- No entiendo eso de necio y venturoso, dijo el estudiante.
Y respondió Vidriera:
- No he sido tan necio que diese en poeta malo, ni tan venturoso que
haya merecido serlo bueno.))
CERVANTES.- El Licenciado Vidriera
Asumida esta lectura, juguemos a versificar.

47
48 Seis problemas poemáticos (o poemas problemáticOs)

l. CACERIA MITOLÓGICA

Aunque es breve la vida del conejo


y un lustro hace dos siglos en su historia,
habrá por lustros conejil memoria
de lo ocurrido en el Molino Viejo,
cuando, como dirá doña Coneja,
bajó Diana a cazar en Fuente Vieja.

En pámpanos se escriban, si no en bronces,


con pluma~ de perdiz, si no buriles,
los nombres de las ·muchas que entre miles
dieron su vida por la Diva entonces,
plumadas y pilosas bestezuelas
blanco a sus tiros, blandas a sus muelas.

Ciento y veinte cabezas daba el cupo


de las piezas al cabo recogidas,
y de patas por siempre quietecidas
contó trescientas quien contarlas supo:
pues que Mercurio. terminado el día,
en contar y contar se entretenía.

De cuántos picos acalló la muerte,


ni de cuántas orejas sordecieran,
números no diré, que ociosos fueran
tras los que dijo ya mi canto fuerte:
que Minerva en la escuela dió manera
de que los pueda calcular cualquiera.
Seis problemas poemáticos (o poemas problemáticos) 49

11. HISTORIA EN DOS MERCADOS

Repartiendo cien huevos


en dos montones
en dos cestas los cargan
dos vendedores.

Cada uno a su mercado


se fue derecho
y allí los vendió todos
no sé a qué precio.

Al encontrarse luego
de vuelta en casa
ven que los dos lograron
igual ganancia.

«Llevando yo tu cesta
-Pedro decía-
sólo ochenta pesetas
sacado habría.))

«Pero yo con la tuya


-dice Agapito-
tendría ciento ochenta
en mi bolsillo.))

Y ahora a ver amiguitos


quién me contesta;
¿Cuántos huevos había
en cada cesta?

Y ¿qué precio cobraron


por cada huevo
Perico y Agapito
que los vendieron?
50 Seis problemas poemáticos (o poemas problemáticos)

«Como el año pasado, un tío-vivo, un tiro-al-blanco de feriante se ha instalado, el


último San Cristóbal, en las proximidades de la Ermita.
«... si lo genérico del trabajo humano es el esfuerzo, lo específico de él está en po-
der reducirse al esquema de apuntar...
«Lo que encontramos en la esencia del acto de apuntar es la posibilidad de una al-
ternativa entre el éxito y el fracaso ...
«Hechas estas reflexiones el filósofo adquiere, mediante pecunia, el derecho de ha-
cer diez disparos sucesivos en el tiro al blanco del feriante. Inútil decir que los marra
todos. Y queda por saber si el acierto de sus metafísicas le podrá consolar de la falta de
sus tiros.
Eugenio D'Ors. El tiro-al-blanco (fragmentos), en Crónicas de la Ermita.

111. TIRO-AL-BLANCO

Por presumir de certero


un tirador atrevido
se encontró comprometido
en el lance que os refiero:

Y fue, que ante una caseta


de la feria del lugar
presumió de no fallar
ni un tiro con la escopeta,
y el feriante alzando el gallo
un duro ofreció pagarle
por cada acierto y cobrarle
a tres pesetas el fallo.
Dieciséis veces tiró
el tirador afamado
y al fin dijo, despechado
por los tiros que falló:

. - Mala escopeta fue el cebo


y la causa de mi afrenta,
pero ajustada la cuenta
NI ME DEBES NI TE DEBO.

Y todo el que atentamente


este relato siguió
podrá decir fácilmente
cuántos tiros acertó.
Seis problemas poemáticos (o poemas problemáticos) 51

IV. PERSECUCIÓN

La paz del verde valle,


el aire fresco y grato,
el rumor de una fuente,
el gorjeo de un pájaro,
nos hace que olvidemos
que entre silvestres flores
la lucha por la vida
forja dramas atroces:

Saltando entre matas,


seguido de un perro,
a su madriguera
volaba un conejo.

Con doscientos saltos


se verá seguro
y lleva cincuenta
de adelanto al chucho.

-¡Corre, corre, corre!. ..


¡Rápido, conejo!
Tú das cuatro saltos
mientras tres da el perro:

Mas ¡ay! desdichado,


justo es tu temor:
cuanto tú en tres saltos
hace el perro en dos.

¡Oh, intrigante caso!


¡Oh, destino incierto!
¿Podrá o no salvarse
el débil conejo?
52 Seis problemas poemáticos (o poemas problemáticos)

V. HISTORIA EN LA TRACIA

Junto a un pozo de la Tracia


cierto físico llegó
y por escuchar el eco
junto al brocal dijo: ¡Oh!

Contestó el eco tan claro


que, ocioso y meditabundo,
quiso el sabio calcular
cuánto era el pozo profundo,

y a tal fin, como es probable


que el estudioso colija,
puesto a punto su reloj
dejó ir al fondo una guija.

- Mediré, pensaba el sabio,


lo que tardo en escuchar
el golpe del canto al fondo
y empezaré a calcular:
la piedra irá acelerada
hasta el fondo inconocido
y al golpe, uniformemente
subirá hasta aquí el sonido.-

Dejó, pues libre la piedra


del brocal del pozo al borde
y en seis segundos y medios
escuchó bien claro el golpe.

Mas también, y al mismo tiempo,


se llevó un susto tamaño
al oír: -¡Ay, maldito seas!
¡incivil, me has hecho daño!-
Seis problemas poemáticos (o poemas problemáticos) 53

(La explicación singular


de cosa tan imprevista
sólo se puede encontrar
con mitológica pista:
Pues dió la casualidad
de que en un siglo perdido
del tiempo en la eternidad
fue aquel pozo el escogido
como refugio escondido
por la celada Verdad,
que estaba allí muy tranquila
a los hombres ocultada
cuando la piedra del sabio
la dejó descalabrada.)

Y ahora se invita al lector,


como previsto final
a que nos haga el favor
de calcular la distancia
que hay desde el pozo al brocal
de aquel pozo de la Tracia.

Leyes de Física: En el primer segundo la piedra cae 4,9 metros. El sonido se


propaga a 310 metros por segundo.
54 Seis problemas poemáticos (o poemas problemáticos)

VI. EL DESFILE

Esperan frente al cuartel


los hombres de un batallón,
mientras que su coronel
calcula sobre el papel
la mejor distribución.

Por principio elemental


quiere poner sus soldados
en filas todas igual,
y que en desfile marcial
avancen bien alineados.

Bien contado el pelotón,


estudia si es oportuno
hacer esta formación
siete a siete y ¡maldición!
vio que le sobraba uno.

Si los pone a ocho por fila,


le sobra un par de soldados,
y trece a trece contados
(el hombre cuenta y cavila)
quedan diez descolocados.

Y sin remedio, al final,


cosa que al cabo no .importa,
al mando de un oficial
se hizo el desfile marcial
con una fila más corta.

Ahora, muchacho toma tú el papel


¿Cuántos soldados manda el coronel?
Seis problemas poemáticos (o poemas problemáticos) 55

SOLUCIONES

l. 30 conejos y 90 perdices, esto es, 60 orejas y 90 picos.

2. Agapito llevó 40 huevos a 3 ptas./huevo, y Pedro 60 a 2 ptas. cada uno.

3. Seis tiros acertados y 10 fallidos.

4. Sería alcanzado a los 300 saltos: se salva.

5. 175 metros.

6. Forman 218 soldados. (Como en filas de 2 no se desfila, y 109 es primo, está


justificado el «sin remedio».)
Capítulo V

¿Ciencia contra poesía?

¿Qué delicias igualarían a la de descubrir la Geometría Analítica? Ver


de pronto como cada punto del espacio se podría definir por tres cifras, y ca-
da curva por una ecuación - ¿qué más lindo cuento de hadas?
Salvador de Madariaga. (-ABC.-4-III-69-)

l. DESDE UNA RIMA DE BtCQUER

Es una de las más bellas y conocidas Rimas del poeta sevillano Gustavo Adol-
fo Bécquer, una estrofa dice:
Mientras la ciencia a descubrir no alcance
las fuentes de la vida
y en el mar o en el cielo haya un abismo
que al cálculo resista
mientras la humanidad siempre avanzando,
no sepa a do camina;
mientras haya un misterio para el hombre,
¡habrá poesía!
Con el máximo--respeto nos vamos a permitir trocear los versos, con el fin de
que quede el pensamiento que quisiéramos comentar, a saber:
«Mientras en el mar o en el cielo haya un misterio que al cálculo resista ¡habrá
poesía!»
Parece entenderse en Bécquer que la poesía está sólo en el misterio, y no en el
cálculo que intenta vencerlo, y mucho menos en el cálculo vencedor. Para ayudar a
una toma de posición sobre este aserto, será bueno recordar un caso extremo de lu-
cha entre el misterio y el cálculo; y juzgue cada cual lo que más pueda admirarle.

57
58 ¿Ciencia contra poesía?

Nuestra promocwn de estudiantes, aprendimos esta historia en el texto de


Cosmographie de Tisserant-Andoyer y resumiéndola es como sigue.
El 13 de marzo de 1781 Guillermo Herschell descubrió al planeta Urano y a
.Partir de entonces el planeta fue observado sistemáticamente. En 1820 se disponía
de una perfecta serie de observaciones meridianas, y además se descubrió que, an-
tes de su descubrimiento por Herschell el planeta había sido observado 20 veces,
desde 1690 hasta 1771 por diversos astrónomos, que lo habían registrado como una
estrella de 6. 0 orden en sus catálogos estelares. En 1820 Laplace había calculado
las tablas de las perturbaciones causadas en Urano por Júpiter y Saturno. Se podía
ya calcular la órbita suficientemente exacta de Urano, y esto lo hizo Bouvard, que
descubrió la imposibilidad de conciliar en una misma órbita las observaciones ante-
riores y las posteriores al descubrimiento de Herschell, «dejando al porvenir -dijo
Bouvard-, eLcuidado de averiguar si las dificultades de conciliar los dos sistemas
obedece realmente a la inexactitud de las observaciones antiguas, o si depende de
alguna acción extraña e inadvertida que actúe sobre el planeta.» Las observaciones
subsiguientes decidieron pronto el dilema; hacia 1845 el desacuerdo entre la órbita
calculada y las observaciones alcanzó a 6", diferencia intolerable.

Retrato de F. W. BESSEL.
¿Ciencia contra poesía? 59

En este tiempo, el astrónomo F. W. Bessel escribía a Humbold


«Y o creo que llegará un momento en que la solución del misterio de
Urano sea probablemente ofrecida por un nuevo planeta, cuyos elementos se-
rían calculados por su acción sobre Urano, y comprobados por la que ejerce
sobre Saturno.»
En este párrafo tenemos mencionados bien explícitamente el misterio y el cál-
culo de la Rima becqueriana. Y, por cierto, que si poeta, vate y profeta vienen a
significar lo mismo, Bessel se acreditó bien de tal, porque su vaticinio se cumplió
exactamente, aunque no fuera suyo el protagonismo inspirado de lo que va a se-
guir.
El joven astrónomo Le Verrier, fue incitado por Arago, en 1845, para enfren-
tarse al problema. No es posible ahora, sin acudir a tecnicismos que eludimos, dar
una buena idea de las dificultades del programa, y del genio con que Le Verrier las
fue venciendo, con intuiciones de inspirado y laboriosidad de forzado. Basta con-
cluir que el 18 de septiembre de 1846 Le Verrier escribía a M. Galle astrónomo de
Berlín, rogándole buscar el planeta, cuya posición prevista y diámetro aparente
probable, 3", le indicaba. M. Galle recibió la carta el 23, y aquella misma noche,
ayudándose de una carta celeste recientemente elaborada, observó una estrella de
8." magnitud que no estaba en el mapa; al día siguiente la estrella había cambiado
su posición respecto a las inmediatas; era, pues, el planeta anunciado por Le Ve-
rrier; se encontraba a sólo 52' de la posición asignada y su diámetro aparente era
de 2" 5. El descubrimiento de Neptuno, hecho sobre la mesa de despacho, ha sido
la gloria de Le Verrier, y en verdad que si hay algún poema que la cante no será
desmesurado al mérito de la hazaña.

2. COSMOGRAFIA ADMIRATIVA

Que la contemplación de la noche, y de los misterios del cielo, excite la vena


poética, es natural al hombre, de todos los tiempos. Dejemos la Música de las esfe-
ras que escuchaba Pitágoras. Saltemos hasta la meditación de Fray Luis en la in-
superablemente bella Oda a Felipe Ruiz, donde explicita todos los misterios que vé
en el cielo, y su pasión por resolverlos cuando «libre de esta prisión» pueda saber
«por qué están las dos Osas
de bañarse en el mar siempre medrosas»,
y entender los mil enigmas cosmológicos que conmovedoramente le inspiran.
Hemos visto como Le Verrier dedicó toda su capacidad intelectual a resolver
uno de esos infinitos misterios, sin esperar a que la muerte se los resolviese todos,
como al poeta.
60 ¿Ciencia contra poesía?

En cierta ocaswn José Echegaray, matemático distinguido y poeta discutido,


explicaba lúcidamente cómo la admiración universal a Newton era incomparable-
mente mayor que la de cualquier otro matemático (precisamente en un artículo
biográfico de N. H. Abel, a quien llama El Newton del Norte)*, texto no totalmente
inoportuno para nuestro tema.
Los astros. ¿Quién no ha mirado al cielo? Sus atracciones. ¿Quién no ha
pensado que, en efecto, se atraen soles, planetas y estrellas? Y si no lo pensó,
¿quién no lo comprende, conque una vez, al menos, se lo digan bajo la fe de un
sabio? ...
No está la grandeza de Newton en anunciar que los astros se atraen, por-
que otros lo dijeron también; sino en haber hecho prodigiosamente fecunda esta
teoría por sus admirables cálculos, que aprisionaban la variedad astronómica en
la unidad matemática.**
Comprender una cosa un poco y sospechar que en lo no comprendido hay
mucho, es lo que más excita la admiración, cuyo gran estimulante es el misterio.
Las coqueterías de la verdad, dándose a medias, son las que más atraen.

Las gentes ignoran el foco, pero ven los resplandores esto sucede con el
descubrimiento de la atracción ... Pero es que los cálculos del [matemático ge-
nial] con ser en su conjunto un foco poderosísimo, son un foco reconcentrado;
la masa humana no penetra en el foco, no ve los resplandores, y no tiene para
qué ni por qué admirarse.n

3. EL GEÓMETRA APASIONADO

Puede juzgarse de principio irónico, el afirmar que también un matemático


pueda encontrar en sus Matemáticas motivos para la exaltación del poeta.

*J. Echegaray. Ciencia Popular. 1905. Págs. 466 y sgs. Para mejor conocimiento de N.H. Abe!
puede consultarse el Cap. XI de este mismo libro.
**Como es natural Newton era consciente de esta superioridad: «Hooke no ha hecho nada, y, no
obstante, se ha expresado como si lo supiera todo y hubiera ahondado todo, excepto aquello que exige
la enojosa molestia de las observaciones y de los cálculos, disculpándose de este trabajo invocando ocu-
paciones más importantes. ¿No es esto admirable? Unos pobres matemáticos descubren las verdades,
las desarrollan y las demuestran, y después se han de contentar con ser considerados como calculadores
áridos, en una palabra, como mozos de cuerda; mientras que otro que lo único que hace es formar pre-
tensiones sobre todas las cosas y se aferra a todo lo que hace, se atribuirá exclusivamente todo lo que
es invención, tanto en los que le siguen como en los que le han precedido>>.
(Newton.- Carta a Halley)
(Citado en F. Arago, Grandes Astrónomos. Austral 534, pág. 22.)
¿Ciencia contra poesía? 61

En ocasión reciente un ilustrado periodista y crítico, incidentalmente, porque


así convenía a su propósito, ironizaba acerca de un profesor de Geometría, que po-
nía un desusado entusiasmo al exponer sus lecciones.* Y lo contaba con gracia, en
el modo que sigue:
«... nos acordamos de un profesor de Geometría que explicaba la asigna-
tura con ardor romántico. Ríanse ustedes de Hartzenbusch al lado del teore-
ma de Pitágoras explicado por aquel entusiasta. Cuando demostraba, con
arrebato castelarino, que los cuadrados de los catetos juntos se hermanan, se
funden, se alían, se compenetran, se confederan, consorcian y suman en algo
estupendo, portentoso y necesario equivalente al cuadrado de las hipotenusa,
parecía que los amantes de Teruel lograban, por fin, el imposible abrazo ma-
temático, y los alumnos del geómetra tenían que aguantarse las ganas de
romper en pitorreo de aplausos. Evidentemente, la grandilocuencia sobraba
en la clase.))
Quisiéramos en principio defender la memoria del incomprendido profesor, y
a tal propósito no será malo recordar que el «arrebato>> geométrico tiene un buen
antecedente en Platón, que a quien le preguntaba por la ocupación de los dioses
contestaba: «Los dioses hacen Geometría». Este fuego lo descubre también Eugenio
D'Ors, que presenta los Elementos de Euclides como una cima de la dignidad huma-
na, por cómo ocultan su fondo de pasión. Es la misma idea que expresa Rafael Al-
berti en un verso bellísimo de un hermoso soneto dedicado a la razón a úrea (o divi-
na proporción):

Luces por alas un compás ardiente**

Sin embargo, corrientemente la poesía y las matemáticas se tienen corno dos


polos incompatibles del intelecto. Y, a propósito de sonetos, recordaré una anécdo-
ta que viene al caso.
Un buen periodista y también locutor de una emisora de radio, excelente pro-
fesional, a quien tuve el gusto de conocer personalmente, tenía además notable fa-
cilidad para versificar, e ideó un programa, El soneto del día, donde respondía a la
demanda de quien le pedía un soneto sobre cualquier tema de su interés. Una vez
unos estudiantes le pidieron un soneto para el teorema de Pitágoras. Contestó co-
rrecto y educado, pero evidentemente molesto, que él había propuesto su emisión
seriamente, y así la desarrollaba, pero no para bromas con temas sin posibilidad

* El propósito del crítico, Don José Luis Calleja, era llamar la atención a ciertos actores que reci-
tan prosaicamente los versos, sin el calor y fuego que ellos merecen.
** La glosa matemática del soneto de Alberti puede verse en R.R.V. Cuentos y cuentas de los mate-
máticos, pág. 104 y sgs. Ed. Reverté. Barcelona.
¿Ciencia contra poesía7

poética. Opinión contraria a la de, por ejemplo, Sully Prud'homme, que había
cantado,
Je forme un triangle, o merveille!
porque maravilloso le parecía el mundo de leyes dormidas que se despierta y desa-
rrolla partiendo de tres líneas trazadas sobre la arena.
Estas maravillas se prestan a la grandilocuencia ni más ni menos que cual-
quier otro sentimiento. No es grandilocuente Bias Pascal cuando escribe: Ce qui
passe la géometrie nos surpasse marcando con la geometría el listón para la digni-
dad racional del hombre.
Hay una excesiva facilidad para mirar como ridículos o patológicos los apa-
sionamientos matemáticos. En otros sitios he protestado de que Cervantes, en el
Coloquio de los perros, presentase como loco a un matemático que, por lo que di-
ce, no lo es en absoluto.*
En un escrito de Alfonso Paso, encuentro esta cita de A. Huxley:
«El que considera una progresión aritmética y una geométrica, y no sabe
seguir el rastro de poesía que esa consideración encierra, tampoco la encon-
trará en un niño, una flor o una pareja de enamorados; porque la poesía bro-
ta siempre en la consideración de un contraste.»
Por otra parte, es muy citada la frase del importantísimo matemático Weiers-
trass (1815-1897), donde afirma que el matemático que no es algo poeta tampoco
es completo matemático. Y es verdad: la poesía supone una visión creadora, profé-
tica, un descubrimiento de analogías misteriosas entre apariencias diversas, y esto
aparece también en las grandes creaciones de las matemáticas; en cuanto a la ver-
sificación será tarea menos creativa, más artesanal, aunque a veces sea capaz de dar
por sí sola la sensación de belleza; y este mismo sentimiento de elegancia saben
darla también algunos expositores no creativos de teorías matemáticas.

4. SENSACIONES ARTISTICAS ASOCIABLES

De un modo general proclamaba Poincaré, entre los valores de la Matemática,


un valor estético. Esta tiene un carácter menos general porque exige una prepara-
ción previa, y desde luego el estilo mental de cada individuo le hace más sensible a
una determinada manifestación de la estética: música, dramática, poética litera-
ria, ...

* Efectivamente, el infeliz recluido se limita a lamentarse de cómo, cada vez que está a punto de
creer que ha resuelto la cuadratura del círculo, se encuentra lejos de la solución. En justicia sólo se le
podría llamar loco, o equivocado, si afirmase ql!e la había encontrado. Ver Capítulo IX.
¿Ciencia contra poesía? 63

Por otra parte parece innegable que a quien esté suficientemente preparado
para ello, las asociaciones estéticas que sugiere un buen trabajo científico tienen
una categoría parigual a las de cualquier otro arte. Esto se entiende perfectamente
leyendo el siguiente comentario de Boltzmann a las ecuaciones de Maxwell para la
Dinámica de gases.
«Un matemático reconocerá la obra de Cauchy, Gauss, Jacobi, Hel-
moltz, después de haber leído unas pocas páginas, del mismo modo que un
músico reconocerá a Mozart, Beethoven o Schubert desde los primeros com-
pases. La perfecta elegancia en la expresión corresponde a los franceses, aun-
que a veces combinada con cierta debilidad en las conclusiones. El vigor dra-
mático corresponde a los ingleses, y por sobre todos a Maxwell ** ¿Quién no
admira su teoría dinámica de los gases? Al comienzo se desarrollan majes-
tuosamente las variaciones sobre las velocidades, luego aparecen por un lado
las ecuaciones de estado, por otro la ecuación del movimiento en un campo
central. El caos de fórmulas se eleva gradualmente, hasta que de pronto se
oyen las cuatro palabras: «Hagamos n = 5)). El espíritu maligno v (velocidad
relativa de dos moléculas) se desvanece, y es reducida de pronto a silencio la
figura dominante en el bajo, siendo así eliminado de un solo golpe lo que pa-
recía insalvable. No hay tiempo siquiera para ver porqué se hizo tal o cual
sustitución, y quien no se adapte a esto haga el libro a un lado, pues Max-
well no es autor de música de programa, que tiene que encabezar las partitu-
ras con la explicación. Las fórmulas doblegadas dan un resultado tras otro,
hasta que, como final, surge el equilibro térmico de un gas ponderable, Lue-
go, cae el telón)),

S. OTRA VEZ BtCQUER

Dice un hermoso y muy conocido párrafo de Gustavo Adolfo Bécquer (en el


prólogo al libro La soledad de su amigo A. Ferrán):

_ *Citado por J. G. Crowter: Hombres de ciencia británicos del siglo XIX. Col Austral, n. 0 509,
pag. 189. ·
. ** Por cierto, ningún juez más competente que Boltzmann para juzgar los escritos de Maxwell, ha-
Cia 1860, pero es curioso notar que el posible tópico de ligar nacionalidad y estilo de autor se ha formu-
lado desde viejos tiempos:
«A muchos de estos hombres temerarios 1 censores sin ningún caudal para entender sus
obras l. les hemos oido decir con tono magistral, que si el autor de una obra matemática es fran-
cés, ha de ser superficial; si inglés, obscura; si alemán pesada; si italiano difusa. Para ser juez
competente en esta materia es preciso haberse acostumbrarle a mirar mucho con ojos perspica-
ces y que alcancen lejos».
B. Bails. Elementos de Matemática, T. 1, pág. 16. 1793.
64 ¿Ciencia contra poesía?

«Hay una poesía magnífica y sonora; una poesía hija de la meditación y


el arte, que se engalana con todas las pompas de la lengua, que se mueve con
una cadenciosa majestad, habla a la imaginación completa sus cuadros y la
conduce a su antojo por un sendero desconocido, seduciéndola con su armonía
y su hermosura».
No hay que forzar nada en el sentido de las frases que aquí hemos subrayado
para que convengan del todo a los modos y efectos de las Matemáticas. Piénsese por
ejemplo sencillo en la Aritmética, que con justicia definían los antiguos como «arte
que trata de los números y de sus pasiones» Parece la Aritmética, en efecto, una
novela con argumento, pero novela al modo pirandelliano, donde los personajes,
los números, se escapan al dominio del autor, y desarrollan una vida a su antojo
por un sendero desconocido, esto es una vida propia, independiente, que hemos de
contemplar admirados y sorprendidos. No hay novela con más imprevistos lances
que la exploración y descubrimiento de las armonías, pasiones y ligaduras del mun-
do numérico, donde los números primos, en particular, son El Dorado de los ex-
ploradores aritméticos.
Capítulo VI

Divagación desde un refrán:


Pares y nones.

Número deus impare gaudet


(Los números impares son
gratos a los dioses)
Virgilio, Égloga VIII

l. PARIDAD DE LOS NÚMEROS

En el interesante libro de D. Luis Martínez Kleiser Refranero General Ideológico


Español (Edit. Remando. Madrid), nos encontramos en lo atañente a Números el si-
guiente refrán:
«Números nones son los mejores y el número tres el mejor de todos es».
Este refrán contiene dos afirmaciones, que sin duda merecen una glosa aritméti-
ca. Tanto más si se recuerda, que los mismos dos sujetos del refrán, los números impa-
res y el número tres, se encuentran reunidos en las Bucólicas de Virgilio, en la Égloga
VIII, donde se representa a una celosa amante entregada a mágicas prácticas para re-
cuperar el amor de un ingrato:
<·¡De la ciudad de mis conjuros traedme acá, traedme a Dafnis!
1:nroscaré primero, tres veces, alrededor de ti tres hilos, teñidos de distintos
colon :s, y tres veces alrededor de este altar transportaré tu imagen: la divinidad
se altgra del número impar.»
(Trad. de Marcial Olivar.)

65
66 Divagación desde un refrán: Pares y nones

Por lo que hace a las excelencias del número tres, podemos eludir detenernos mu-
cho más sabre ellas, porque, obviamente, los homenajes y citas populares, bíblicas, li-
terarias, ... a este número, son tan innumerables, que muchas de ellas resultarán cono-
cidas al lector. Aparte de que algunos comentarios sobre el tema los hemos desarrolla-
do en otros libros ya citados, y no quisiéramos repetirlos. Sin embargo, aún me permi-
tiré citar aquí la última notable referencia al número tres que encuentro en el intere-
sante libro de Vallejo-Nájera Locos egregios, cuando en el capítulo Schikaneder y Mo-
zart analiza el inextricable libreto de La Flauta Mágica como un test proyectivo, don-
de cada espectador encuentra lo que él pone. Y dice:
«El supuesto carácter «velado, simbólico y misterioso» de muchos de los
elementos del texto ha dado lugar, entre los aficionados a la esotería, a una es-
pecie de paranoia de la interpretación. Todo lo que se repite tres veces es un tri-
buto a las concepciones masónicas, olvidando que el número tres es uno de los
preferidos por el ser humano para la repetición. Multitud de enfermos obsesivos
tienen que repetir por tres veces sus ceremoniales, ... ,y la liturgia católica (con
la que sería delirante pensar que Mozart no estaba tan familiarizado como con
la masónica) repite tres veces el Kirie, el Agnus, etc. Son tres las «Tres gracias»
y tres, a otro nivel, «las hijas de Elena, que ninguna era buena».
Diríase, pues, que la distinción del número tres es una acción casi espontánea de
la mente humana. De otros impares distinguidos hablaremos más adelante, y volva-
mos al tema primero del refrán.
Paridad de un número es su cualidad de par o impar.
El Diccionario de la Real Academia Española (1984) no recoge este sentido de la
palabra paridad, a la que se refiere sólo como una idea de semejanza entre dos entida-
des. Pero los aritméticos emplean esta palabra desde siempre y universalmente con el
significado antedicho. (Además, en Matemáticas se atribuye paridad a entidades que
no son números; así se habla de funciones pares e impares; o de sustituciones pares e
impares, etc.)
Llama la atención el hecho de que la predilección por los impares viene de tan le-
jos que ya los antiguos griegos, y los chinos, independientemente al parecer, simboli-
zan en los impares toda preferencia. Y de esto hay todavía restos pintorescos. Todavía
la abuela de algún lector habrá oído contar cómo a principios de siglo, cuando se em-
pezaron a generalizar los baños en el mar, se consideraba con precaución el número de
baños que convenía tomar: cinco, tal vez siete, pero, desde luego, en todo caso tenía
que ser un número impar. En otro orden de cosas, más de un crítico ha considerado
que los dioses fueron especialmente generosos con el genio de Beethoven en sus sinfo-
nías con número de orden impar.
Si la dicotomía par-impar es tan antigua y universal que también parece espontá-
nea e instintiva (aunque es realmente la primera hazaña aritmética del hombre, des-
pués que se hizo con la noción de número), no deja de ser sorprendente la forma decisi-
Divagación desde un refrán: Pares y nones 67

va que presenta en muchos resultados de Matemáticas tanto elementales como supe-


riores. Porque en último extremo, todo el efecto debe venir de la sencillísima aritméti-
ca de la paridad;

par + par = par, par + impar = impar, impar + impar = par.


par x par = par, par x impar = impar, impar x impar = impar.

Multitud de juegos o recreaciones se basan en utilizar ingeniosamente esas leyes


de cálculo. Algunos dejan planteadas cuestiones de curiosidad: Por ejemplo, en lo que
se refiere al tema de los cuadrados mágicos, no es fácil entender porqué el hecho de ser
de orden par o impar, cambia tan a fondo su teoría y construcción. Mientras se cono-
cen reglas para construir cuadrados de orden impar cualquiera, no las hay para hacer-
los de orden par, salvo para algunos órdenes particulares. Como muestra de esto cita-
mos a G. Arnaux, Arithmetique Graphique (París, 1959):
«M. de la Loubére en la relación que hace de su viaje en 1687 como emba-
jador extraordinario ante el Rey de Siam, cuenta lo que sigue:
M. Vincent, del que he hablado con frecuencia en mi relato, viéndome un
día en el barco, durante nuestro regreso, ordenar para entretenerme cuadros
mágicos al modo de Bachet, me dijo que los indios de Surate los ordenaban
mucho más fácilmente, y me enseñó su método para los cuadros impares sola-
mente, pues había olvidado, me dijo, el método para los pares.»
Otros muchos misterios se verán en el distinto comportamiento que en ocasio-
nes impone la paridad a números y figuras.

2. PRESENCIA Y VIRTUDES DEL NÚMERO SIETE

Poco sobraría de la extensión de todo este capítulo, para comentar la presencia


del siete en la Aritmosofía. Ello daría lugar a especulaciones, a veces atractivas y
otras, la mayoría, más bien ridículas.
Es la más conocida, la doctrina de los «climas» o «ciclos» septenarios de la vida.
Es de origen remotísimo, y para resumirla tomamos la expresión de San Isidoro (570-
636) en su Libro de los números, muy influido por la simbología numérica pitagórica.
Como final de su tratado sobre el número siete, expone este libro la doctrina del ciclo
septenario humano, como sigue:
«Al séptimo mes le salen los dientes a los niños, y los cambian a los siete
años. La segunda semana de años de su vida, esto es, a los catorce, entra el niño
en pubertad y adquiere la posibilidad de engendrar, y en la tercera les sale el ve-
llo y flor del rostro, en la cuarta se define el medro de su estatura, en la quinta se
68 Divagación desde un refrán: Pares y nones

llega a la plena esplendidez de la edad juvenil, en la sexta se declina, y la séptima


es el comienzo de la vejez» (¡Duros tiempos aquellos!).

En el apartado siguiente se hace mención de un ciclo análogo, con lapso nueve en


vez de siete.
Dejando aparte las numerosas referencias bíblicas al número siete (que el citado
Libro de los números considera ampliamente), aludiremos a otras civilizaciones.
Tal vez esta casi universal influencia del número siete se deba a que eran siete los
planetas de antiguo conocidos, incluyendo en ellos el Sol y la Luna. Así leemos que en
todos los grandes palacios asirios, como en Nemrond y Tlassar se alzaba una torre o
pirámide de siete plantas. Estas siete plantas, iguales en altura y dispuestas las unas
sobre las otras, enforma de grada, estaban revestidas de estuco, cada una de distinto
color, que presentaba a la mirada los colores sacros de los siete cuerpos siderales, co-
menzando por abajo, por el menos importante, y en este orden: Blanco (Venus), Ne-
gro (Saturno), Púrpura (Júpiter), Azul (Mercurio), Rojo (Marte), Plata (Luna) y Oro
(Sol).
En la Roma antigua (ciudad de siete colinas), se creía que el Estigio daba
siete vueltas alrededor del infierno, dividido por Virgilio en siete partes. También
son siete los cielos de Mahoma, y siete las piedras sacras o aereolitos venerados por
los mahometanos.
Pero aparte estas y otras referencias posibles, también se encuentra para el siete
alguna propiedad aritmética característica, es decir, sólo apropiada para él, a modo de
carta de identidad aritmética. Por ejemplo:
Siete es el único número entero que añadiéndole 1 da el doble de un cuadrado y que
añadiéndole 1 a su cuadrado da también el doble de un cuadrado:
7+1=2x 4
49 + 1 = 2 X 25
Pero demostrar que es el único número entero con esa propiedad resulta bastante
dificultoso.

3. 7 x 9 = 63: EL A~O CLIMATÉRICO


Los antiguos romanos llamaban año climatérico al correspondiente a los sesenta
y tres años de edad. Se consideraba como especialmente peligroso, y vamos a explicar
la «razón» de ello. Pero la explicación será más interesante si cedemos la palabra a al-
gún autor antiguo. Puede ser, por ejemplo Fr. Antonio de Guevara (1481-1545) que la
expone en una de sus Cartas Familiares, escrita al Almirante Don Fadrique Enríquez,
para explicarle el secreto de su acierto al pronosticar la muerte del Conde de Miranda,
once días antes de· que éste muriese. He aquí algunos fragmentos de tal carta:
Divagación desde un refrán: Pares y nones 69

«La verdad es que lo dije yo, ... , y no lo supe por revelación como profeta,
ni lo alcancé en cerco, como nigromántico, ni lo hallé en Tholomeo como astró-
logo, ni lo conocí en pulso, como médico, sino que lo supe como filósofo, porque
el buen Condestable andaba en el año climatérico. A la hora que supe estar el
Condestable enfermo, pregunté qué años tenía, y como me dijesen que sesenta y
tres, luego dije que corría su vida por muy gran peligro, porque estaba en el año
para morir más peligroso.
«Para entendimiento de esto, es de saber que toda la vida humana es seme-
jante a una enfermedad larga y peligrosa, en la cual se mira mucho el día sépti-
mo, y el día noveno, porque en aquellos días críticos mejoran o empeoran los en-
fermos. Lo que en el enfermo llama término el físico, en el sano llama clima el
filósofo; y de aquí es, que de siete en siete años, y de nueve en nueve años, mu-
dan los hombres la complexión y aún muchas veces la condición .... Es también
de saber, que en todo el discurso de nuestra vida, siempre vivimos debajo de un
solo clima, que es de siete, o es de nueve años, excepto en el año del sesenta y
tres, en el· cual se juntan dos términos o climas: es a saber, nueve sietes o siete
nueves, porque nueve veces siete o siete veces nueve son sesenta y tres años, y
por eso mueren allí muchos viejos. Los que llegan al año de sesenta y tres deben
vivir muy regalados y andar muy recatados, porque es aquel año tan peligroso,
que ninguno le pasa sin padecer en él algún peligro .... Los príncipes romanos y
griegos, después que se veían escapados del año de sesenta y tres, hacían muy
grandes mercedes a los suyos y aun ofrecían no pequeños dones en los templos,
según se lee que lo hizo el emperador Octavio, el emperador Antonio Pío, y el
buen Alejandro Severo.»
Nada cabe objetar a tan lógicas conclusiones. Hoy servirían para explicar, por
filosofía, porqué los 81 años son una edad tan molesta y peligrosa: como que en ella
se cumplen nueve climas de nueve años. ¿O no?

4. NÚMEROS GNOMÓNICOS

No se alarme nadie por lo extraño del nombre, porque números gnomónicos es, ni
más ni menos, lo mismo que números impares. Explicaremos enseguida por qué razón
algunos eruditos antiguos le daban tan esotérico nombre.
El concepto de gnomón parece ser que se debe a Aristóteles, y significa una figura
que, añadida a otra, la transforma en otra semejante.
Por ejemplo, el siguiente triángulo CD de la figura siguiente tiene como gnomón
el triángulo (V, porque la unión de ambos da un triángulo semejante al primero. Ob-
vio es, que dado cualquier triángulo sabrá el lector construir su gnomón.
70 Divagación desde un refrán: Pares y nones

Otro ejemplo. Un rectángulo que tenga los lados como 1: (lado y diagonal ..J2
del cuadrado), es su propio gnomón, como muestra la figura siguiente, ya que 2 ..J2:
= 1:...[2.

---- ...... ......


''
'"
/
/
/ Y2
/
1 /
'{2/
/
/
/
/
/
/ 1 1

Dicho este, es claro que los números impares dispuestos sucesivamente en el es-
quema habitual para formar los cuadrados son los gnomones del cuadrado, de ahí su
apelativo: números gnomónicos.

o o o o

o o o o

o o
3 5 7
Divagación desde un refrán: Pares y nones 71

5. INESPERADA FLORACIÚN DE IMPARES

En los cursos de Análisis Matemáticos usuales, se establecen multitud de desa-


rrollos en series o productos infinitos relacionados con el número rc. Por ejemplo los
siguientes:

1 1 1 1 1
=1: (-l)n = l- 3 S- 7
TC
4 2n + 1 + + ...

n2 1 1 1 1 1
8 = l: (2n + 1)2 = 12 + 32 + 52 + 7 2 + ...

1t 1 1 1 1
4 = (l- 32 ) (1- 52 ) (1- 72) (1- 92) ...

Bien dice Sierspinki (op. cit.), que no se puede por menos que encontrar sorpren-
dente (astomishing) el papel que juegan los impares en este desarrollo.
Más sorprendente es cuando el anterior producto de Waring se escribe en
la forma
.2!.. = 2·2·4·4·6·6·8·.. .
2 1·3·3·5·5·7·7•.. .

que deja en dos regiones separadas los pares y los impares. Y también cuando se ve el
siguiente desarrollo de Euler 1
1t
-=
4 12
1+
32
2+
52
2+
72
2+
92
2+

donde el 2, Adan de todos los números pares, forma guardia (¿de honor?) al acceso a
los sucesivos impares.

'Citado en Courant-Robbins, ¿Qué es la Matemática? Ed. AguiJar, pág. 314.


72 Divagación desde un refrán: Pares y nones

6. DOS GRANDES FAMILIAS DE NÚMEROS IMPARES

Si un número impar se divide por 4, o sobra uno para que la división sea
exacta, o sobran tres (que es lo mismo que decir que falta uno). Tenemos así a los
números impares divididos en dos clases o familias, según sean de una u otra de
las dos formas
4n + 1, 4n- 1
Naturalmente, esta clasificación se superpone a la ya mencionada de los impa-
res en primos y compuestos. El esquema siguiente representa esta doble clasifica-
ción.

Para los primos impares la dicotom>a 4n + 1 ó 4n - 1, es en cierto modo tan


activa como la dicotomía par o impar, lo es para los números enteros. Resulta
oportuno recordar aquí el interesante problema que llevó al gran matemático fran-
cés P. de Fermat a tomar en cuenta esta clasificación de los impares, o. más preci-
samente, de los primos impares:
Se trata de establecer qué números se pueden representar como suma de dos
cuadrados, y cuales no. Por ejemplo, esto es posible para
5 = 4 + 1, 13 = 4 + 9, 45 = 9 + 36, etc.,
Divagación desde un refrán: Pares y nones 73

mientras que para otros números, tales como 7, 38, etc., tal forma de representa-
ción es imposible. El criterio para caracterizar la posibilidad de la representación
se basa en una cosa tan aparentemente extraña al tema como es la descomposición
de número en sus factores primos y se basa en el siguiente teorema:
Los números primos de la forma 4n + 1 son representables como suma de dos
cuadrados. (Los de la forma 4n - 1 no lo son.)*
Fermat no publicó la demostración de este bello resultado. Fue Euler quien
dio la demostración, y extendió el criterio, hábilmente, a números naturales cuales-
quiera:
Un número natural n es la suma de dos cuadrados (de enteros) si, y sólo si, la
descomposición de n en factores primos no contiene ningún factor primo de la forma
4n - 1 elevado a potencia de exponente impar. Por ejemplo:
10 = 2 . 5 = 1 + 9 = 1 + 32
20 = 2 2 • 5 = 4 + 16 = 22 + 4 2
45 = 32 • 5 = 9 + 36 = 32 + 62
15, 21, 35, no pueden ser suma de cuadrados.

ADDENDA.

Es natural preguntarse si las dos familias de números de las que venimos tra-
tando son verdaderamente familias numerosas. Porque si sólo hubiese unos cuantos
números primos de las formas 4n + 1, 4n - 1, los teoremas enunciados perderían
mucho de su interés. Afortunadamente, hay infinitos números primos en cada una
de las dos clases, pero la demostración no es nada fácil. El lector con algún bagaje
matemático puede acceder a ella en cualquier buen libro de Teoría de Números.

7. CLASIFICACIÓN EN DESUSO DE LOS PARES

En el texto de Euclides se distinguen varias clases de números pares, subdivi-


sión hoy caída en el olvido, a la que se dio gran importancia en la Edad Media e
incluso en el Renacimiento. Leemos estas definiciones en la Arithmética de G. de
Santa Cruz: El dorado contador (1590}, como pudimos elegir cualquier otra coetá-
nea, y le añadimos una breve glosa aclaratoria.

* El hecho de que un número de forma 4n - 1 no puede ser suma de dos cuadrados era conocido
por Diofanto, y es muy fácil de demostrar, lo que dejamos al cuidado del lector.
74 Divagación desde un refrán: Pares y non e~

l. Número parmente par.·

«El número pariter par, o propiamente par, es aquel que todo número que lo
numera es par»
(En Euclides, Libro 7, def. 8). Quiere decir que sólo tiene divisores pares. Son,
pues, los números potencias de 2, de la forma 2n.

2. Número parmente impar.

«El número pariter impar es aquel que es numerado de número par por veces
impares; o, por el converso, que siendo numerado por números impares, dan núme-
ro par»
(En Euclides, L. 7 d.9). Se trata, pues, de los números que son dobles de un im-
par, esto es, de la forma 2 (2n + 1).

3. Número imparmente par.

«El número impariter par es aquel que es numerado de números pares por ve-
ces pares, y algunas veces impares».
(En Euclides falta esta categoría). Son los números con un factor potencia de
2 y otro factor impar: 2n (2m + 1), con n > l..

4. Número imparmente impar.

«Número imparmente impar es el que dividido por un impar da otro impar»


(En Euclides L. 7 def. 10; no se cita esta clase en el texto de Santa Cruz).
Se trata, pues, de los impares compuestos, producto de otros impares (el 1 no
se cuenta como número) (2n + 1) (2m + 1).
Estos nombres arcaicos han desaparecido, sin duda, pero a veces algunos re-
sultados se refieren a los números de estas subclases. Aunque sin nombrarlas tales.
Como era de esperar las propiedades de estas familias numéricas que se des-
criben en las Aritméticas de aquel tiempo son más bien ingenuas. Para dar una
muestra, diremos las que se mencionan en la Arithmética de Moya (1562).
l. De los números pariter pares señala, que «se engendran de la unidad au-
mentando en dupla proporción».
1; 2, 4, 8, 16, ...
Todas sus partes alícuotas son números pariter pares; puestos varios de estos nú-
meros a partir de la unidad, incluida, la suma de ellos es menor en una unidad al
Divagación desde un refrán: Pares y nones 75

número que sigue, como 1 + 2 + 4 + 8 = 16- l. Y, por último, puestos varios nú-
meros en la posición sobredicha «la multiplicación de los extremos es igual a la del
número o números de enmedion:
1 X 8 = 2 X 4, 2 X 32 = 8 X 8.
2. De los números pariter impares se señalan estas propiedades: Engéndranse
del duplo de los números impares 3, 5, 7, ...
6, 10, 14, 18, 22, ...
«la diferencia de uno a otro comenzando del binario es cuatro; y finalmente, pues-
tos algunos de estos números por orden, la suma de los extremos será tanto como
el duplo del número de enmedio, o la suma de los dos de enmedio si fueren dos»:
6 + 22 = 2 X 14; 10 + 22 = 14 + 18.
En cuanto a los impariter pares, Moya «se alivian bastante: «Las propiedades
de estos números impariter pares, algunas son como las del número pariter par, y
en algunas difiere del mismo, y en otras parece el número pariter impar, y en otras
difiere del mismo pariter impar, como el curioso podrá bien especular.»

8. DOS ACCIONES NOTABLES DE LOS NÚMEROS ccPARITER PARES))

l. Multiplicación egipcia.

Hay una propiedad notable de los números parmente pares, esto es, de las po-
tencias de dos. Propiedad que no pasó inadvertida a los egipcios, aunque no la
enunciaran, quienes la utilizaron para realizar multiplicaciones y divisiones por el
método que vamos a explicar.
El fundamento de este método de cálculo es el hecho siguiente: Cualquier nú-
mero entero puede expresarse como una suma de números parmente pares distintos.
Por ejemplo
154 = 2 + 8 + 16 + 128.
El lector habrá reconocido que lo hecho es, simplemente, expresar el número como
suma de potencias de dos, es decir, pasarlo al sistema de numeración de base 2.
En el sistema de multiplicación egipcio la operación elemental es la duplica-
ción. Partimos, pues, de que dado un número cualquiera se sabe calcular su doble
(la suma consigo mismo).
Entonces para multiplicar dos números, se procede a la duplicación sucesiva
de un factor, y se suman los duplicados convenientes, según muestra el siguiente
ejemplo.
76 Divagación desde un refrán: Pares y nones

Sea calcular el producto 315 x 154


Procederemos a duplicar un factor, 315, y a sumar luego los números corres-
pondientes a la antedicha composición del otro factor.

315
* 2 630 630
4 1.260
* 8 2.520 2.520
* 16 5.040 5.040
32 10.080
64 20.160
* --128 40.320 40.320
* 154 48.510 = 315 X 154

2. Una martingala peligrosa.

Se ha señalado antes que la suma de la unidad y varios parmente pares conse-


cutivos excede en una unidad al término sucesivo:
1 + 2 + 4 + 8 = 16 - l.
Sin necesidad de textos, esta propiedad ha tentado siempre a jugadores inge-
nuos, que creían segura la ganancia, con el siguiente artificio:
Jugando en cada jugada una puesta doble que la anterior, en la jugada que se
gane se habrá recuperado lo perdido, y ganando lo de la primera puesta. Por ejem-
plo, se pierden las apuestas que se han hecho por, sucesivamente
1, 2, 4, 8 monedas, (perdidas)
pero se gana en la siguiente apuesta, que da 16; luego se ha ganado uno.
¡A nadie se le ocurra ensayar este sistema de arruinarse! Aparte de que lo me-
jor de los dados es no jugarlos, hay razones particularmente poderosas contra este
modo de hacerlo.
Este método de juego se llamaba a la dobladilla. Lo menciona Cervantes en El
Licenciado Vidriera:
«De los pasteleros dijo, que había muchos años que jugaban a la dobla-
dilla, sin que les llevasen la pena, porque habían hecho el pastel de a dos de
a cuatro, el de cuatro a ocho, y el de ocho a medio real [= 17, se sobreen-
tiende: maravedís], por sólo su albedrío y beneplácito.»
En sus notas a este libro, cita N. A. Cortés otra referencia a esta manera de
jugar:
Divagación desde un refrán: Pares y nones 77

«Bernardo. - Bien he entendido todo lo que habéis dicho; pero el juego de la


dobladilla, que es el que más agora usan, casi ha desterrado a la primera y a los
otros, y este es un juego tan a la balda, que no hay lugar a hacer en él tantas mal-
dades y bellaquería.
Antonio. - Engañaivos, que si yo tuviese agora los dineros que se han ganado
a ella mal ganados, más rico sería que un Cosme de Medices; ... » ·
(Antonio de Torquemada.- Coloquios satíricos.)
La razón más inmediata para asegurarse la ruina con la martingala del dobla-
dillo, está, aparte las bellaquerías que se cuenten en el anterior diálogo, en la ini-
maginada rapidez cm~ que crecen las potencias de 2. Aquí está el origen de sorpre-
sas como la del clásico problema del ajedrez y el trigo. (Ver pág. 130¡).
Para hacerlo bien patente, observemos que una hoja de papel, de O, 1 mm. de
espesor, plegado sobre sí al dobladillo, alcanzaría en 15 pliegues un espesor de más
de 3 metros. No hay fortuna capaz de afrontar semejante riesgo.
Por lo demás, esto no es una opinión de moralista, sino un Teorema de Mate-
máticas: En un juego equitativo un jugador constante termina arruinándose; y si el
juego no es equitativo (los más frecuentes) la ruina ocurre con rapidez.

9. PARIDAD Y PRIMALIDAD

l. Entre las varias clasificaciones que se pueden hacer con los números, hay
dos dicotomías de universal conocimiento. La de paridad, que los divide en pares e
impares; y la de primalidad, que los divide en primos y compuestos (dejando apar-
te el 1, que no conviene considerar ni lo uno ni lo otro).
Intelectualmente no se advierte a priori ninguna dependencia entre ambos con-
ceptos (dejando aparte el hecho trivial de que 2 es el único número primo y par), y
no era de prever que entre miembros de las dos familias fueran a presentarse afini-
dades o repulsiones dignas de interés. Los grandes matemáticos del siglo XVII hi-
cieron renacer el interés por la pura Aritmética superior o Teoría de los números y
no llegaron a formular ninguna relación notable entre paridad y primalidad.
A principios del siglo XVIII, el matemático alemán Cristian Goldbach (1690-
1764) vio sorprendido que, hasta el alto límite en que pudo comprobarlo, cada nú-
mero par era suma de dos números primos. Sospechando que esto pudiera cumplir-
se para todos los números pares, comunicó esta conjetura al insigne Leonardo Eu-
ler. Éste reconoció como muy verosímil lo que Goldbach sospechaba, pero se con-
fesó incapaz de demostrarlo, y lo calificó de «teorema empírico», es decir, no teo-
rema matemático, hasta que alguien lo demuestre.
Divagación desde un refrán: Pares y nones

CONJETURA DE GOLDBACH. Todo número par es suma de dos números primos.


COROLARIO. - De ser cierta la conjetura de Goldbach, resulta inmediata-
mente que todo número impar mayor que 5 es suma de tres números primos.
En efecto, si n ~ 7, n - 3 será par, y por la hipótesis
n - 3 = p + q (primos), luego n = p +q + 3.
Este corolario ha sido demostrado por el notable matemático ruso V. Vi-
nogradov, en 1937. Pero el teorema-conjetura de Goldbach no se ha demostra-
do todavía. Los métodos de Vinogradov son extraordinariamente difíciles, por
cuanto utilizan recursos de análisis funcional, con teoría de funciones complejas,
desarrollos de series trigonométricas y otros elementos de las matemáticas más su-
periores. Parece que estos recursos no tienen nada que ver con la teoría de núme-
ros, pero son los que al fin han permitido acercarse a estos problemas, que han es-
tado más de doscientos años detenidos, porque no se tenía ningún punto de apoyo
para empezar a atacarlos.
2. Aunque sin llegar a resolver el problema de Goldbach, la multitud de in-
vestigadores del tema, o de temas afines, ha dado lugar a muchos resultados
interesantes*. He aquí dos, como ejemplo.
TEOREMA DE CORPUT. Todo entero impar admite infinitas representaciones de
la forma p + q --: r, donde p, q, r, son números primos.
CONJETURA DE A. DESBOVES. Cuando un número par es de la forma 2 (2m +
1 ), es simultáneamente igual a la suma de dos números primos de la forma 4n + 1 y
dos números primos de la forma 4n - 1, a cuyo efecto debe considerarse el número
1 como primo.
Hemos elegido este enunciado porque hace mención a los números parites im-
par (así los habría llamado Desboves si hubiese escrito en el siglo XVI y no en el
XIX), y también a la dicotomía de primos mencionada en pág. 72. El hecho enun-
ciado fue comprobado por Desboves en 1855, hasta el número 1.000, y estaba con-
firmado en 1964, hasta el 50.000.

10. LA PARIDAD EN GEOMETRIA

l. Hay multitud de teoremas y problemas geométricos en los que se toma en


cuenta la paridad de los elementos que intervienen.
Un ejemplo elemental puede ser el siguiente enunciado:

* W. Sierpinski. Theorie of Number. Varsovia 1964. págs. 118 y sgs.


Divagación desde un refrán: Pares y nones 79

En un polígono de un número par de lados inscrito en una circunferencia, la su-


ma de los ángulos en los vértices de número de orden par, iguala a la suma de los de
orden impar.

<rAt = _!_ (b +e + d + e)
2

e <r Az = _!_2 (e +d + e + t)

<rAti = _!_ (a +b + e + d)
e 2

La demostración es accesible, como sugiere la indicación que se hace al lado


de la figura.
2. Son de gran belleza estos teoremas de Poncelet relativos a polígonos inscritos
en una circunferencia:
l. Si de un polígono inscrito de número par de lados se pasa a otro también
inscrito cuyos lados, menos uno, sean paralelos a los del primero, este lado y su ho-
mólogo también son paralelos.
2. Si de un polígono inscrito de un número impar de lados se pasa a otro tam-
bién inscrito cuyos lados, menos uno, son paralelos a los del primero, este lado y su
homólogo tienen la misma longitud.

La demostración es elemental, pero no sencilla, (Puede verse en F. G. M.


Exercices de Géometrie. París, 1907. pág. 306).
80 Divagación desde un refrán: Pares y none¡

3. Pero la más sorprendente intervención de la paridad en un enunciado, sea posi-


blemente la extraordinaria generalización de Clifford a un conocido teorema de
Miquel.
TEOREMA DE MIQUEL. Si se prescinde sucesivamente de una de cuatro rectas
que se cortan dos a dos (cuadrilátero completo) se obtienen cuatro triángulos. Los
círculos circunscritos a estos cuatro triángulos, pasan los cuatro por un mismo pun-
to.
(Puede verse la demostración en F.G.M. op. cit. pág. 7.)
TEOREMA DE CLIFFORD. Si se considera un pentalátero y se prescinde sucesi-
vamente de uno de sus l~dos, se obtienen cinco cuadriláteros cuyos puntos de Mi-
quel correspondientes esüm todos sobre una misma circunferencia. Si se toma un
hexalátero y se prescinde sucesivamente de uno de sus lados las seis circunferencias
que corresponden a los seis pentaláteros que resultan pasan todas por un mismo
punto. En general, para un 2n-látero se obtienen 2n circunferencias que pasan todas
por un mismo punto: para un (2n + 1)-látero resultan 2n + 1 puntos concíclicos.
Invitamos al lector a encontrar otros enunciados geométricos (o topológicos)
donde la paridad del número de elementos o datos de la figura en consideración
sea disyuntivo para el resultado. (Una pista: Teorema de Euler para el problema
de los puentes de Koenisberg.)

11. DIALOGUILLO FILOSÓFICO

Vaya esta cuestión a modo de epílogo.


Cierto amigo filósofo, al parecer leibnitziano, después de una grata merienda,
señalando a una pequeña miga de pan me preguntaba;
- ¿Crees tú, que si lo supiésemos todo, absolutamente todo, acerca de esta
miguita de pan, nos quedaría algo por conocer del universo mundo?
No importa ahora seguir ese tema. Pero al recordarlo, pienso que debí respon-
der con una perífrasis como esta:
- Supuesto que alguien me sepa responder a todo, absolutamente a todo, lo
que atañe a las propiedades de la paridad de los números ¿le quedaría mucho por
saber, relativo al contenido de la Matemática?
Y desearíamos que este capítulo haya servido, a lo menos, para despertar al-
gunas dudas antes de responder.
Capítulo VII

El ((in)) y el ((con))
deloinconntensurable

Acabo de leer un escrito en el que se hace referencia a «una fortuna incon-


mensurable». Esto quiere decir, que hemos leído, una vez más, la palabra «incon-
mensurable» utilizada ilícitamente, para significar «muy grande», o inmenso.
A propósito de esto, conviene recordar que las palabras
mensurable
inmensurable
conmensurable
inconmensurable,
tienen un significado muy preciso, no sólo en matemáticas, sino en el lenguaje
usual, y que este significado no tiene en ningún caso parentesco con las ideas de
grande o pequeño.
Por lo pronto es evidente que la partícula «con» exige referencia a dos o más
cantidades. Una sola cantidad no es conmensurable ni inconmensurable por sí; en
todo caso lo será con relación a otra cantidad.
La partícula «in» implica la negación de alguna cualidad bien determinada, y
es imposible usarla sin referirse a esta. Resulta, pues, lógico, empezar echando un
vistazo a qué debe entenderse por mensurable.

l. Magnitudes mensurables.

No hay inconveniente, ni matemático ni gramatical, en tomar mensurable y


medible como sinónimos. Una magnitud es mensurable cuando se puede medir.
Medir una cantidad de una determinada magnitud, consiste en compararla con
otra de la misma naturaleza elegida arbitrariamente, a la que llamamos -unidad,
para determinar cuántas veces la primera contiene a la segunda. El número obteni-
81
82 El «in» y el «COn» de lo inconmensurable

do es el resultado de la medida *. Así lo aprendimos-todos en la enseñanza escolar.


Avancemos un poco más desde lo dicho.
Para que una magnitud sea medible es necesario que entre las cantidades de
su naturaleza esté definida la igualdad y la suma. Esto no basta: es necesario que
se cumpla otra condición de que hablaremos luego (el postulado de Arquímedes o
Eudoxio ). Pero ya por las antedichas vemos que no son medibles, por ejemplo, el
dolor, o el cariño; sin embargo, ...

No es medible el cariño. Sin embargo me han contado la historia de una


pareja de estudiantes de Matemáticas, que iniciaron su noviazgo muy ilusio-
nados. Ellos, para llegar a su Instituto cruzaban una tranquila plaza, doblan-
do por la acera en ángulo recto, desde un vértice al opuesto. Pasado un tiempo,
el galán dirigía la marcha atravesando la plaza por su diagonal, camino más
corto, y ella le ; reprochaba dulce y justamente:
- Claramente veo que tu interés por mí está ya reducido en un -J212, al
menos.
La aludida condición de Arquímedes (o de Eudoxio) para que una magnitud
sea medible es la siguiente:
Dadas dos cantidades de la magnitud. por pequeña que sea la menor, hay siem-
pre un múltiplo de la menor que llega a superar a la mayor.
Esto ocurre por ejemplo para la longitud. Las magnitudes que no cumplen es-
ta condición no tienen «razón» entre sus cantidades, como explica Euclides en su
Libro V. Estas magnitudes son inmedibles o inmensurables, y vamos a hablar de
ellas en el siguiente apartado.

* Sobre las técnicas adecuadas para medir las magnitudes físicas concretas, puede verse, por ej ..
J. J. Lozano Lu.cea y otros.- Aproximación a la medida. I.C.E. de la Universidad Autónoma de Bar-
celona. 1983.
El «in» y el «con» de lo inconmensurable 83

ESCOLIO. ¿Pueden someterse las sensaciones a número? A nuestro entender,


no se ha ido en este mucho más allá de la discutible (y, por supuesto, discutida) ley
de Weber-Fechner. Pero la cuestión viene de lejos, según parece.
El Prof. Juan VERNET, en su ponencia sobre El mundo cultural de la Corona
de Aragón con Jaime/, (en el X Congreso de Historia deda Corona de Aragón.
1976. Institución Fernando el Católico de la Excma. Diputación de Zaragoza}, dice
lo siguiente:
«Ramón Llull (Arbre, 976) establece ya las progresiones geométricas de
razón 2
2 4 8
3 6 12
que aparecen netamente contrapuestas a las aritméticas.
Probablemente esta idea le vino sugerida por los problemas de posología muy
en boga de aquella época desde el momento en que Gerardo de Cremona (1114-
1187) tradujo la obra de Kindi titulada De medicinarum compositarum gradibus in-
vestigandi libellus, en la cual se introducía la psicofísica en la medicina, pues trata
de establecer la eficacia de los medicamentos en el curso de las enfermedades.
Considera que si la dosis de excitante (medicamento) se incrementa según la suce-
sión de números naturales, la razón que liga dos números sucesivos tiende a 1,
puesto que entre 1 y 2 existe la diferencia de 1/2; entre 2 y 3 la de 2/3, entre 3 y 4
la de 3/4, y la serie 0,5, 0,66, 0,75 ... no guarda razón constante entre sus términos
y en un momento dado tales diferencias serían imperceptibles.
En cambio, las diferencias 0.25 ( = 4), 0.5 ( = 2) ... sí mantienen entre ellas la
misma razón que la del excitante. Por tanto, afirma Kindi, podemos establecer el
paralelo entre medicamento y efecto de acuerdo con la gradación:
sensación 1 2 3 4 5
medicamento 1 2 4 8 16
lo cual equivale a formular la ley de Weber (1795-1878) «el crecimiento en progre-
sión aritmética de la sensación es producido por un aumento en progresión geomé-
trica del excitante» o bien, con el enunciado de Fechner (1801-1887) «La sensación
es proporcional al logaritmo del excitante».

2. Magnitudes inmensurables.

En principio fue el contar. Luego el medir. Pero las Matemáticas tuvieron


que habérselas pronto con cuestiones que complican ese quehacer. En este apar-
tado nos corresponde hacer mención de la existencia de magnitudes inmensurables,
que no son medibles porque en ellas no se cumple el antedicho postulado de Arquí-
medes o Eudoxio.
84 El «in» y el «COn» de lo inconmensurable

Un ejemplo sencillo de magnitud no medible lo da el ángulo de contingencia


de dos líneas. En sentido corriente, el ángulo de dos líneas es el ángulo que forman
las rectas tangentes a ellas en su punto común. Diversamente, el ángulo de contin-
gencia de dos líneas (o ángulo carniforme) se refiere a la porción de superficie que
comprenden en el entorno de su punto común*.
Consideremos los ángulos contingentes que forma una recta r dada con diver-
sas líneas que pasan por un punto dado de la misma. Claramente, unos son mayo-
res que otros (los encierran).

Consideremos concretamente el caso de las circunferencias tangente en ese


punto a dicha recta. Es claro que la de radio menor determina mayor ángulo de
contingencia con la recta. Por consiguiente, si R es el radio, su inversa 1/R, puede
«medir» cada uno de estos ángulos. Para multiplicar un ángulo por el número n,
dividiremos por n la longitud de su radio. Para sumar dos de estos ángulos suma-
remos las inversas de los radios correspondientes.
Comparemos ahora los ángulos contingentes de esta familia de circunferencias
tangentes, con el ángulo contingente de cualquier recta secante a la dada en ese
vértice. El ángulo contingente de la recta es claramente mayor que todos aquellos.
Por consiguiente, no hay ningún múltiplo de uno de los ángulos primeros (entre
recta y círculo tangente) que llegue a superar, ni aún igualar, el ángulo contingente
de dichas dos rectas. En resumen: el ángulo contingente es una magnitud ordenable
de mayor a menor, pero que no cumple el postulado de Arquímedes, y en conse-
cuencia, no se puede establecer una ~<razón» entre dos ángulos de contingencia dis-
tintos.

* Son especialmente notables los comentos sobre el ángulo de contingencia de Newton en su Philo-
sophiae Natura/is Principia Mathematica (1678, pág. 34), estudiados por N. Cuesta Dutari en su Histo-
ria de la Invención del Cálculo lr.finitesimal y de su introducción en España. U. de Salamanca, 1983.
El «in» y el «con» de lo inconmensurable 85

3. Cantidades conmensurables.

Sean dos cantidades de una magnitud medible. Las dos cantidades se dicen
conmensurables cuando se puede, con una misma unidad, medir exactamente a las
dos.
Por consiguiente, la fortuna de Juan Ricote que tiene 375 ptas. es conmensu-
rable con la de Don Amaro Pobrete, que tiene 15 millones de duros. La modesta
peseta mide exactamente (es decir, por un número entero) los capitales de ambos
ciudadanos.
Recordemos ahora como Euclides liga el número y la medida: Dados dos
segmentos de recta, a, b, la razón entre ellos ~ , representa un número, que es ente-
ro si mide exactamente a a, y es fraccionario si a y b son conmensurables. A los
números fraccionarios se les llama también quebrados (y en libros antiguos, rotos).
Los números enteros y los fraccionarios son _llamados números racionales.
A los pitagóricos puristas nunca les pareció bien que también se diese trata-
miento de números a los fraccionarios o quebrados. Pero como, después de todo, el
empleo de los racionales se reduce a manejar con reglas precisas un par de núme-
ros enteros, los números racionales han sido desde antiguo admitidos sin suspica-
cias.

4. Cantidades inconmensurables.

Al no advertido le puede parecer que siempre dos cantidades del mismo géne-
ro serán conmensurables, esperando que una unidad suficientemente pequeña las mi-
da exactamente a las dos. De modo que si dos segmentos no son ambos exacta-
mente medibles en pulgadas, lo serán en milímetros, o si no en micras, ...
De ser así, todas las cosas creadas estarían trabadas entre sí por el número en-
tero. La escuela pitagórica en sus principios así lo creía, pero sus propios descubri-
mientos revolucionaron pronto esta concepción filosófica.
Hacia el año 600 a. de C. los discípulos de Pitágoras habían encontrado por lo
menos dos ejemplos de pares de segmentos inconmensurables:
El lado del cuadrado y su diagonal, son segmentos inconmensurables. No hay
ninguna unidad de medida que pueda medir exactamente a los dos segmentos 1 y d.
También son inconmensurables las dos partes en que mutuamente se dividen las
diagonales de un pentágono regular. Estas diagonales forman un pentágono estrella-
do que vino a ser el signo de identificación de los pitagóricos.
El «in» y el «COn» de lo mconmensurable

1 \(5 - 1
1 = 2

En todos los textos de Geometría se demuestran fácilmente estas proposiciones.


¿Era una trivialidad el descubrimiento de la existencia de segmentos inconmensura-
bles? Para responder, paso a copiar un fragmento de la Historia de la Matemática
de Bortolotti (Hoepli, 1937):
«El descubrimiento de los pares de cantidades inconmensurables amena-
zaba con llevarse por el aire todo el sistema filosófico construido por los pri-
meros pitagóricos. Ese descubrimiento tuvo un profundo eco en todo el mun-
do científico. Platón confesaba que, cuando tuvo noticia (el descubrimiento
se debía a los pitagóricos y fue llevado a Atenas por Teodoro de Cirene), sin-
tió vergüenza por él y por todos los helenos, por haber tenido antes por ra-
cional a cualquier par de cantidades comparables entre sí (es decir, tales que
la menor convenientemente multiplicada pudiese superar a la mayor). Aris-
tóteles, que es la fuente principal de las noticias históricas para este momen-
to capital de la historia del pensamiento, pone la irracionalidad del lado a la
diagonal del cuadrado ante las cosas más maravillosas ante las que el hom-
bre deba asombrarse.»
Indudablemente, aunque dos segmentos a y b sean inconmensurables, también
se puede considerar una razón o proporción entre ellos: porque si 1 y d son el lado
y la diagonal de un cuadrado, y L y D los de un cuadrado más grande, es de intui-
tiva evidencia que se guarda una misma proporción entre ellos:

1 = .!:._
d D

Lo que ocurre en este caso (y no es leve cosa) es, que esta razón de los dos seg-
mentos no puede expresarse por un número racional (entero o fraccionario). Hay
que inventar números de otra clase a los que se llama números irracionales (en li-
bros antiguos, sordos). El nombre parece algo insultante, pero no quiere negar que re-
presenten una razón de segmentos; nos dice, simplemente, que no es la razón de
dos segmentos conmensurables. O, por lo mismo: que no es la razón de dos núme-
ros enteros.
El «in» y el «con» de lo inconmensurable R7

5. Los números reales.

Los números racionales y los irracionales constituyen la totalidad de los nú-


meros reales. La teoría del número real en la forma que la expone Euclides es ri-
gurosa y todavía aparece en la enseñanza. Desde el siglo XIX los matemáticos en-
cuentran preferible llegar a la noción de número real por otras vías, de las que no
tratamos aquí.
El mandamiento defendido por los pitagóricos de cada tiempo, es decir, por
los puristas de la Teoría de los números, puede enunciarse; «No tomar el nombre
de número en vano.H Así que, cada ampliación de la idea de número, a partir de
los naturales, ha tenido que vencer más reticencias, que en el caso de los irraciona-
les perduran en parte, por lo que hace a la admisión de los números trascendentes.
Hoy damos calidad de número a entidades que nada tienen que ver con Pitá-
goras, ni con Euclides, ni con Descartes: números complejos, hipercomplejos,
transfinitos, p-ádicos, etc. Pero de estos nuevos conceptos no tratamos aquí. Nos
estamos limitando al concepto clásico de número para medir, esto es a los números
reales.
Estas discusiones de existencia fuera de su contexto resultan más bien chocan-
tes. Para alguno, indignantes. Así parece por el tono que utiliza al comentarlas
C. A. Laisant. La Mathematique: Philosophie-Enseignement (París, 1898).
«Intentando encontrar dificultades que no existen (mientras que tantas
dificultades serias serían más dignas de los esfuerzos de la inteligencia huma-
na), y queriendo ponerse siempre en el dominio de la abstracción y de lo ab-
soluto ¡algunos sabios han llegado a preguntarse si el número :\12existe!
Tanto valdría preguntarse si 2 existe; ... H

Pero hay que reconocer que las dos preguntas no son equivalentes; 2 y h/2 son
entidades de naturaleza distinta. Lo que sí ocurre es, que los números irracionales
han sido, desde siempre, bastante incordiantes. Lo expresa muy ponderantemente
P. Tannery (1843-1904) en el prólogo a una Aritmética de Humbert:
«Yo no conozco nada más insoportable, en Matemáticas, que los núme-
ros irracionales; su introducción en la Aritmética es un verdadero escándalo.
En ese dominio tan elemental, al lado de la noción de número entero, que es
la más clara del mundo, al lado de esas demostraciones tan precisas, de esas
proposiciones tan nítidas, que los más grandes matemáticos han tenido a ga-
la incrementar y simplificar, y que tienen toda la belleza y toda la perfección
de las que los griegos nos han legado, he aquí que aparece todo el cortejo de
lo trascendente y de lo infinito.
88 El «in» y el «con» de lo inconmensurable

Es aquí, no en otra parte, donde se han condensado todas las dificulta-


des de las ideas de límite, de convergencia, de continuidad. Entonces ¿qué ha-
cer cuando se quiere escribir, simplemente, .J2+{3? No podemos evitarlo y
es inútil sublevarse: la idea del infinito está en la necesidad de las cosas; se la
reducirá, si se quiere, a sus términos más simples, a decir que después de un
número entero hay otro, pero no nos desembarazaremos de ella.»
Sucede, en efecto, que para aclarar la idea de número irracional (o inconmen-
surable, entendiendo que lo es en relación a la unidad), debe abandonarse el campo
de la Aritmética y del Álgebra y entrar, de modo más o menos disimulado, en el
campo de lo trascendente, del Análisis.
Y de la realidad (existencia) de los números reales, aún diremos algo más, pe-
ro no aquí. (Véase Capítulo X).
Capítulo VIII

·De lo inmenso al infinito


¿No es bien cierto que nosotros, cuando creíamos reconocer la realidad del
infinito en un sentido cualquiera, nos hemos dejado extraviar por la circuns-
tancia de que, efectivamente, en el mundo real encontramos muy a menudo
dimensiones prodigiosas en lo grande y, en lo pequeño?
David Hilbert (1862-1943)

l. APROXIMAC_IÚN AL INFINITO

l. Inmenso e inmensurable.

En el significado de las dos palabras inmenso e inmensurable hay una patente ana-
logía, pero no son del todo sinónimas. Mientras que lo inmensurable, o no medible
tiene un significado cualitativo que es intrínseco de la magnitud que se considera
(tal como ocurre en los ángulos corniformes, de los que ha hemos hablado con al-
gún detalle), en cambio, al decir inmenso viene a entenderse lo no medido, sobreen-
tendiéndose que es así por dificultades materiales para realizar la medida y, de or-
dinario, que estas dificultades estriban en la grandeza de la cantidad a medir o
contar.
Por consiguiente es lícito, y por la costumbre es impuesto, emplear la palabra
inmenso en el sentido que autorizadamente le asigna el Diccionario de la R.A.E.:
Inmenso. - Que no tiene medida; infinito o ilimitado; y en este sentido es propio
epíteto de Dios y de sus atributos.ll2. fig. Muy grande o muy difícil de medir-
se o contarse.
Aceptamos plenamente la definición en 2., y aunque las palabras infinito e ili-
mitado merecen en Matemáticas un cuidado especial, aplazamos para más adelan-
te su consideración.
Inmensurable.- Que no puede medirse. j 1 De muy difícil medida.

89
')0 De lo inmenso al infinito

Como se ve, y es lo correcto, esta definición de lo inmensurable no hace ningu-


na referencia a que sea más o menos grande la cantidad calificada. J,
Aclarado esto, vamos a limitarnos a la Aritmética con la consideración de al-
gunos números a los que ciertamente se puede aplicar el calificativo de inmensos,
enormes o grandísimos.

2. Números enormes.

En un sentido absoluto no se podría calificar de grande a ningún número, pues


cualquiera que él sea, hay en el universo numérico otros que le superan en cuanto
queram_Q§_ imaginar: «Si alguna cosa hay que no tenga fin, es el número.» (Aristó-
teles, Física, Lib. 3)
'"' El adjetivo grande para un número, sólo tiene sentido en un contexto tácito.
Podríamos llamar grande a todo número que superase nuestra capacidad intuitiva
de imaginarlo; pero esta cota es muy variable con el tiempo. Un hombre corriente
del siglo XVII, rara vez necesitaría imaginar números superiores a unos cientos de
miles. Todavía a principios de este siglo eran pocos los que podían hacerse idea
exacta del significado de un millón. Esta cantidad es hoy perfectamente imagina-
ble, traducida en dinero por ejemplo, como unidad para el precio de un coche, de
. un piso, etc. Para empezar a sorprendernos, no demasiado, es ya preciso llegar
hasta el millón de millones, o sea, el billón.

a) EL BILLON
En realidad el billón parece hoy el más modesto de los números grandes. A
mediados de este siglo entraba casi en lo inimaginable, como cantidad superior en
mucho a las manejadas por los presupuestos del Estado. La situación cambió rápi-
damente en todo el mundo, pero aún habrá jóvenes que recuerden las primeras
apariciones del billón en los presupuestos nacionales, y los consiguientes intentos
de divulgar el significado de la colosal cantidad,
1.000.000.000.000
Si se contase desde 1 a razón de 100 por minuto, en alcanzar el billón se tardaría
más de 19.000 años (sin hacer pausas, por supuesto). Puestas una sobre otra un bi-
llón de pesetas, pieza metálica de 1,5 mm. de grueso, la columna de pesetas tendría
millón y medio de kilómetros (la luna está sólo a 300.000 km de distancia). Como
cada pieza pesa 3,5 gramos, estas monedas pesarían 3.500.000 toneladas, mientras
el total de cobre almacenado mundialmente es de 350.000 toneladas. Y acuñado
cien pesetas por segundo, se tardaría más de cien años en fabricar el billón.
Sin embargo, bien sabemos que los billones se manejan habitualmente en pre-
supuestos estatales y en proyectos de ingeniería, que parecen tal vez de ciencia fic-
ción, pero que esta generación verá, probabl<,!mente, convertidos en realidad.
De lo inmenso al infinito l} l

Por lo demás el billón es una cantidad insignificantemente pequeña comparada


con algunos números que aparecen en las investigaciones aritméticas, sobre todo en
temas relacionados con la primalidad de los números (primalidad quiere decir, na-
turalmente, la cualidad de primo o compuesto que tiene cada número). Las investi-
gaciones sobre la primalidad de los números se han referido de modo principal a
los números de Mersenne y a los números de Fermat.

b) NúMEROS DE MERSENNE.

Marín Mersenne (1588-1648) fue un buen matemático, aunque no un genio ex-


cepcional. En buena parte centralizó la correspondencia entre los grandes matemá-
ticos franceses de su tiempo, especialmente con su genial amigo Pierre de Fermat.
Números de Mersenne son los de la forma
Mn = 2n- l.
Mersenne había afirmado que Mn era un número primo para ll valores de n, a sa-
ber
2, 3, 5, 7, 13, 17, 19, 31, 61, 127, 257
aunque sin dar la demostración. Hoy se sabe que M 237 es compuesto.
Entre los años 1914 a 1952 el más grande número primo conocido fue el lla-
mado número de Lucas (que demostró su primalidad):
M 127 = 2 127 - 1 = 39 cifras
Las computadoras electrónicas han permitido sobrepasar ampliamente ese ré-
cord. Según Sierpinski (op. cit. pág. 341) en el año 1952 se encontró, sucesivamen-
te que eran primos los siguientes números de Mersenne

En enero: M~ 21 (157 cifras) y M 601 (183 cifras)


En junio M1 279 (376 cifras)
En septiembre M 2203 (664 cifras) y M 2281 (687 cifras)

Antes de citar otros M 0 primos mucho mayores, conviene destacar que la pri-
malidad de estos números particulares se establece por consideraciones teóricas
muy sofisticadas, pues el proceso escolar de probar, para saber si M es primo, la
divisibilidad por todos los primos menores que .JM, resulta totalmente impractica-
ble. Por ejemplo, el número M 193 tiene 58 cifras, no es primo, y para descomponer-
lo en factores primos por el método escolar mencionado, con un ordenador que hi-
ciera 10 9 operaciones por segundo, llevaría más de 30.000 millones de años. Por
fortuna hay métodos más adecuados con los que el ordenador puede decidir en mi-
nutos la primalidad de un número de muchas cifras suponiendo que estas sean co-
nocidas.
92 De lo inmenso al infinito

Con el computador ILLIAC 11 en el Laboratorio de la U. de Illinois se ha en-


contrado que
Mu 213 (3.381 cifras)
es primo, y el cálculo empleó 2 horas 15 minutos. Ese fue el número primo más
grande que se conocía en 1964. En la actualidad este récord lo tiene el número
Ms62 43 (25.962 cifras)

y se pudo comprobar esta primalidad en poco más de una hora. También, tras 65
minutos de cálculos difíciles, se llegó a concluir que es muy probable que sea pri-
mo el número
M132o49 (39.751 cifras),

Estos dos últimos resultados recientes se han obtenido con una calculadora CRA y
La empresa fabricante, la Cray Research Inc., tiene dos computadoras, cada una de
las cuales es capaz de hacer 200 millones de operaciones por segundo.

e) NúMEROS DE FERMAT

También la primalidad de los números de Fermat ha sido estudiada «rabiosa-


mente)), lo que lleva a la consideración de números grandísimos. Fermat, engañado
esta sola vez por su intuición, pensaba que el número
F
n
= 2 2n + 1
'
era primo para todo valor de n. Así, que en 1640 escribe a Frénicle:
«Pero he aquí lo que más me admira; ocurre que yo estoy casi convenci-
do de que todos los números progresivos aumentados en una unidad, cuyos
exponentes son números de la progresión doble, son números primos, como:
3, 5, 17, 257, 65.537, 4.294.967.297
y el siguiente, de veinte cifras
18.446.744.073.709.551.617, etc.))
Este mismo casi convencimiento lo expresa Fermat repetidamente en otras cartas.
Subrayamos lo de casi, porque aunque es seguro que en su conciencia estaba abso-
lutamente convencido de su conjetura, también es verdad, que siempre la menciona
como tal, sin decir nunca que la haya demostrado.
En 1732 Euler probó que F s era el producto de dos factores primos:
F = 2 2s + 1 = 4.294.967.297 = 641 X 6.700.417
con un cálculo pesado, pero que Fermat pudo haber hecho perfectamente si lo hu-
biese intentado.
En 1880 Landry demostraba que F 6 (veinte cifras) admite el factor primo
274.177.
De lo inmenso al infinito 93

Los siguientes números de Fermat son ya de magnitud inmanejable. Se ha con-


seguido probar que no son primos aproximadamente cincuenta de ellos, pero no
en su orden natural. En algunos F01 con índice bajo la dificultad ha sido mucho
mayor que en otros de orden más elevado:
F 7 (39 cifras) Es compuesto, no se conocen divisores.
F 8 (78 cifras) Idem, idem.
(J. C. Morehead; 1905 y 1909).
Hasta 1962 no se logró establecer que F 19 es compuesto y que tiene el divisor
2 21 X 33629 + l.
He aquí los extremos de la situación:
F 17 es el primer número de Fermat del que no se sabe si es primo e com-
puesto
F 1945 es el mayor número de Fermat del que se sabe que es compuesto.
El número F 1945 tiene 10 582 cifras (volveremos a la reflexión sobre este núme-
ro). Su divisor conocido
2 1947 • 5 + 1 (¿primo?)
tiene 587 cifras. (Estos resultados son de Robinson, en 1958.)
Muy pronto las computadoras ayudaron a estas investigaciones. En 1953 Sel-
fridge utilizó una SWAC para demostrar que F 10 es compuesto, y divisible por
212 • 11131 + l. Pero, hay que dar a este ayudante programas muy elaborados y muy
difíciles de proyectar, pues ante números tan enormemente grandes las computado-
ras se muestran, y se mostrarán, irremediablemente impotentes. Por ejemplo, sobre
el antedicho F 1945 hace C. Simó la siguiente consideración:
Si tomamos, como orden de magnitud
Radio del Universo - 10 10 años luz - l0 26 m
Radio de una partícula elemental - w- 15 m
resulta que en el Universo caben, sin huecos, unas 10 123 partículas elementales. Por
tanto, aunque en cada partícula elemental del Universo colocásemos una cifra, ape-
nas se habría empezado a escribir nuestro número F 1945 •

d) POTENCIAS DE 10

Otro recurso significativo para hacerse una idea del orden de magnitud de las
potencias de lO que venimos considerando, consiste en referirlas a una escala de
tiempo:
Pues el número de segundos en un año es del orden de 3 x 10 7 , -y ya que teo-
rías aceptables dan para el Universo conocido una edad del orden de diez mil mi-
llones de años (= 10 10 años) resulta para nuestro Universo una edad del orden de
no más de
10 18 segundos.
94 De lo inmenso al mfm1to

En cuanto a las computadoras más rápidas actuales desarrollan una capacidad de


hacer 200 millones de cálculo por segundo, pero supongámoslas perfeccionadas
hasta quintuplicar su velocidad, lo que daría la posibilidad de hacer
10 9 operaciones por segundo.
Esto permite darse idea del tiempo enorme, sin duda eones (el eón significa la
edad del mundo), que llevarían tales cálculos extraordinarios, si no se programasen
sabiamente. Por ejemplo: El cálculo de un determinante de orden 27 por aplica-
ción, sin más, de la definición escolar, requiere hacer 27! multiplicaciones, y como
27! es del orden de 10 28 ninguna computadora puede soñarse que emplee en hacer-
las menos de
10 28 : 10 9 = 10 17 segundos,
esto es, casi la duración del Cosmos y mil veces más que la duración de la Tierra.
Pero calculando el determinante por reglas más adecuadas (tal el método de Gauss)
el tiempo empleado por la misma computadora se reduce a una pequeñísima
fracción de segundo, que prácticamente es la instantaneidad.
También se puede poner énfasis sobre la magnitud de 10 20 (orden de los núme-
ros de 21 cifras), haciendo notar que este número es superior al número de milmi-
llonésimas de segundo (10- 9 segundos) que hay en tres mil años.
Así, que los números de este orden de magnitud son, por sí, números absoluta-
mente inalcanzables, cualquiera sea el perfeccionamiento que nos complazca imagi-
nar para las computadoras de la más adelantada ciencia-ficción.
Y por lo que hace a los programas realizables, no es de olvidar que el alquiler
de una calculadora CRAY cuesta más de un millón de pesetas por hora.

·ESCOLIO

Durante siglos los matemáticos cultivadores de la Teoría de Números pudie-


ron hacerse la ilusión de que cultivaban las investigaciones más absolutamente inú-
tiles para la vida civil. No se preveía ninguna aplicación práctica, directa ni indi-
rectamente a estas especulaciones salvo las satisfacciones intelectuales imprevistas,
como por ejemplo, ver relacionados los Mn con la investigación pitagórica de los
números perfectos; o ver ligados los F n a la construcción platónica de polígonos re-
gulares.
Actualmente las cosas han cambiado. Por ejemplo, en 1976 Hellamn y Diffie
propusieron un sistema de cifrado con descifrado prácticamente imposible, que se
fundamenta en la utilización de números primos muy grandes, del orden de cien ci-
fras. Como para fines industriales y militares el sistema es del más alto interés, y
la busca y captura de tales números primos no es nada fácil ni nada barata, altos
organismos como el Pentágono ayudan a estas investigaciones: este cifrado será
útilen tanto no se descubra un método para descomponer en factores el producto
De lo inmenso al infinito 95

de dos números primos de ese tamaño, problema que por ahora es inaccesible, sin
que se vislumbre camino para acercarse a la solución.*

3. Infmito aritmético en el principio de inducción.

Los matemáticos hindúes no tuvieron el temeroso recelo de los griegos para


tratar el infinito. Se sabe que Brahmagupta (siglo VII) «operaba con el infinito,
aunque ignoraba la división por cero)), acerca de lo cual se le compara con Bhas-
kara (siglo XII), como sigue:
«En cambio, Bhaskara dice: «La cantidad que resulta de la división por
O es inalterable, sea que se le sume o se le reste, del mismo modo que Dios
es permanente, infinito e inmutable, en la destrucción y la creación de los
mundos, a pesar de que muchos seres son absorbidos o producidos.)) Es im-
posible definir mejor el concepto de infinitamente grande.))
(L. Paretti. Historia de la Humanidad. UNESCO-Planeta)
Dejando aparte lo poético de la expresión, es indudable que la prudencia de
BRAHMAGUPTA «ignorando)) la división por cero resulta matemáticamente más
aceptable que el infinito de Bhaskara. Ahora bien, lo· que Bhaskara dice me ha
traído a la memoria del calculo de un viejo texto que, por un curioso azar, repro-
duce exactamente, en fórmulas, la explicación de Bhaskara. Y dice así:
«... resulta, que el valor absoluto ~ es mayor que cualquier cantidad
asignable... Se expresa tan notable propiedad sirviéndose de signo oo; de
modo que se tiene
-a = 00
o
A este símbolo matemático no hay que atribuirle concepto alguno de canti-
da-d; Pues no es susceptible de aumento ni de disminución, según demuestra el
cálculo siguiente a a + e • 0 ;r
oo+c=-+c= =-=oo
- o- o o
Vemos, pues, que el infinito matemático aumentado o disminuido en una canti-
dad finita cualquiera, sigue siendo infinito y, precisamente, el mismo infinito.»
(Los subrayados (obviamente contradictorios) no son del comentarista, sino del
autor.) Tan chistosa «demostración)) debe ser inmediatamente olvidada por el
lector o estudiante.

*Sobre el cifrado de Hellman-Diffie cfr. A. Galindo: De números, formas y otras cosas. Rev. de la
Acad. de Ciencias de Zaragoza. 1986. Vol. 41.
96 De lo inmenso al infinito

La palabra infinito es en Matemáticas una voz polivalente. Así la vemos apa-


recer en frases hechas para circunstancias bien diferentes, como: «Los infinitos
puntos de una recta ... », «para n tendiendo a infinito ... », «dos rectas paralelas se
cortan en el infinito», «completemos la recta real R con +oo y -oo», «completare-
mos el plano complejo C con el punto oo», «las oo 0 soluciones de una ecuación di-
ferencial», y, así siguiendo, en una multitud de situaciones.
Es natvral preguntarse, qué es lo que en todas estas situaciones hay de común,
expresable con las palabras «infinito» o «infinitamente». Lo más acertado es res-
ponderse que no hay en ellas nada, o muy poco, de común, y que en cada caso ha
querido decirse una cosa distinta, y bien explicada. El hecho de que «infinito» sea
una palabra polivalente, no quiere decir que su significado no sea totalmente claro
en cada uno de sus valencias. Por ejemplo, en Matemáticas no sirven para nada
expresiones como esta, que estoy leyendo en una conferencia publicada: <<el infinito
es una cantidad que, por ser tan grande, escapa a la posibilidad de ser abarcada
por la inteligencia humana.» Y mucho menos la definición del Diccionario de la
R.A.E., que, tan preciso en otras ocasiones, en esta ha «simplificado» demasiado;

Infinito.- ... 115. Mat. Signo en forma de ocho tendido, oo, que sirve para expresar
un valor mayor que cualquier cantidad asignable.

PRINCIPIO DE INDUCCIÚN TRANSFINITA.

El infinito aparece también en la Aritmética, aunque de un modo muy sutil,


en el principio de inducción. Ya se ha dicho que los griegos tenían para lo infinito
una aversión intelectual, o una imposibilidad de imaginarlo, o una prevención
para nombrarlo explícitamente. Nunca un griego hubiese dicho ni entendido que hay
una infinidad de números primos, aunque este teorema sea una de las más elegantes
demostraciones del texto de Euclides. El enunciado que Euclides da a este teorema es;
«Hay más números primos que en cualquier conjunto de números primos))
(Libro IX, Prop. 20)
De este modo el infinito queda enmascarado pero, desde luego, está latente en
el «cualquier».
El principio de inducción consiste en lo siguiente: Se establece primeramente
un teorema para n = 1; se demuestra luego que si es cierto para n también es cier-
to para n + 1, y de aquí se concluye que es cierto para todos los números enteros.
Este principio sustituye a una irrealizable infinidad numerable de silogismos.
Para H. Poincaré este principio de recurrencia, «tan inaccesible a la demostración
analítica como a la experiencia», es el verdadero tipo de juicio sintético a priori:
«¿Por qué, ento-nces, ese juicio se _nos impone con evidencia irrefutable? Por-
que no es más que la afirmación de la potencia del espíritu, que se sabe capaz de
De lo inmenso al infinito 97

concebir la repetición indefinida de un mismo acto, desde que ese acto es posible
una vez.
La inducción aplicada a las ciencias físicas, es siempre insegura, porque se
apoya en la creencia en orden general del Universo, orden que está fuera de noso-
tros. La inducción matemática, es decir, la demostración por recurrencia por el
contrario, se impone necesariamente, porque no es más que la afirmación de una
propiedad del espítitu.»
(H. Poincaré.- La Ciencia y la Hipótesis.- Col. Austral. pág. 30).

Los aritméticos conocen perfectamente las condiciones que se deben cum-


plir para aplicar correctamente el principio de inducción. He aquí ahora, por
el contrario, una tonta historieta en que se muestra un pésimo razonamiento
inductivo.

Se presenta un oficinista apresurado a cobrar en la ventanilla del Banco


cien mil pesetas. Se las entregó el cajero en billetes de a mil, y el cliente empe-
zó a contarlos:
- Uno, dos, tres, ... , sesenta y dos, y sesenta y tres.
Llegando a este punto ech(> el paquete de billetes a la cartera sin contar
más y diciendo:
- Vale. Si hasta aquí ha estado bien, pienso que seguirá bien hasta el
final.

4. Operación de paso al límite.

A las cuatro operaciones fundamentales de la Matemática finita, añadiremos


ahora una opetación trascendente, que es el paso al límite.
98 De lo inmenso al infinito

En el texto de Euclides se consigue realizar correctamente los pasos al límite


por el método de exhaución. Este método se fundamenta en la Proposición 1 del
Libro X que se enuncia: «Dadas dos magnitudes desiguales, si de la mayor se resta
una magnitud mayor que su mitad y de lo que queda otra magnitud mayor que su
mitad, y se repite continuamente este proceso, quedará una magnitud menor que la
menor de las magnitudes dadas.»
El paso al límite no es evidentemente una operación trivial, y se ha aplicado
incorrectamente muchas veces en el desarrollo de la Geometría y del Análisis.
Esta incorrección puede ser a veces provocada como pasatiempo, y otras veces
un error inadvertido. Vaya un ejemplo de cada tipo.
l. Veamos un sofisma o «falsa demostración» muy conocida. En el triángulo
ABC, sean P, Q, R, respectivamente los puntos medios de los lados a, b, c. La lon-
gitud de la quebrada BRPQC es igual a b + c. Si se repite la segmentación análo-
ga en los triángulos BRP y PQC aparece una quebrada (esta vez de 8 lados y altu-
ra mitad que la anterior) cuya longitud es siempre b + c. Repitamos el proceso in-
definidamente y cuando el número de lados sea infinito la quebrada se habrá con-
fundido con el lado a y «por consiguiente» es a = b + c.

2. He aquí ahora, un error que efectivamente se ha cometido, y que en el fon-


do no difiere mucho del sofisma anterior. Puede pensarse, y se ha dicho, que el área
de una superficie curva es el límite de las áreas de las superficies po/iedrales inscri-
tas, cuyas caras tendiesen a cero en su mayor diagonal. Pero esto es incorrecto, co-
mo demuestra el siguiente ejemplo de Schwarz, al poner de manifiesto que tal lími-
te no existe generalmente:
En un cilindro de revolución, consideremos m círculos paralelos equidistantes
y n generatrices o meridianos equidistantes. Los puntos de intersección de estas lí-
neas lo tomamos como vértices de una poliedral de triángulos lo más pequeños po-
sibles.
De lo 1nmenso al infinito 99

Es evidente que si m y n se hacen crecer hacia infinito, todos estos triángulos


tienden a cero, y tienden a «pegarse)) a la superficie del cilindro. ¿Se acerca el área
de esta poliedral al área lateral del cilindro? Sería muy disculpable contestar que sí,
pero la realidad es que no, pues Schwarz ha. demostrado que el límite del área po-
liedral depende de la forma en que liguemos m y n en su tendencia al infinito. Más
conciso: el área de la poliedral de triángulos carece de límite. Por tanto, mal se la
puede tomar para definir el área lateral del cilindro.

5. Curiosa presentación del número e.

La noción de paso al límite en el análisis, hace ya tiempo que no tiene ningún


misterio metafísico, perfectamente aclarado por, entre otros, Cauchy, Gauss, Abe!,
y un largo etcétera.
Uno de los números más notables de la matemática es el número e, que puede
introducirse de varias maneras y la más natural y conocida es esta:

e= lim (l+_!_)n,
n-+oo n

* La demostración, no muy difícil, en Navarro Borrás.- Curso Superior de Análisis Matemático.


Madrid. 1942. pág. 187.
lOO De lo inmenso al infinito

lo que quiere decir, que cuando el exponente n se hace muy grande, l_ deviene muy
n
pequeño y la potencia del paréntesis se acerca así cuanto se quiera al número

e= lim (1 + l_ )n, = 2,7182818 ...


n-+oo n

Pues bien, esto mismo puede decirse mucho menos austeramente ¡y a ver si
hay lector que lo entienda!: En el libro de Rey y Heredia: Teoría trascendental de
las cantidades imaginarias, conocidísimo entre los estudiosos de hacia 1860, se con-
sidera la propiedad singularísima de número e que así se expresa:
« ... potencia finita, obtenida por la evolución infinita de la unidad estéril,
fecundada por la adición de un elemento infinitesimal, expresa el máximo
desarrollo a que puede aspirar la unidad con el mínimum de actitud evoluti-
va, con una evolubilidad cuantitativa infinitamente pequeña. Aunque ence-
rrado en el abismo infinitesimal que media entre los números dos y tres, en
los primeros grados de la escala natural numérica, sin que fuera posible adi-
vinar a priori que en este punto singu1arísimo había de parar la evolución in-
finita del binomio radical 1 + l_ , el cálculo revela su existencia, dando al
00
propio tiempo una prueba patente de cuanto se mezcla la noción del infinito
en las someras aplicaciones acerca de la cantidad.»
«Tiene el número e la notable propiedad de ser el punto de partida y la
base natural, desde la cual se pueden determinar todos los números como po-
tencias suyas por una evolución finita cuyo exponente es el mismo número 11
que, adicionado como infinitesimal con la unidad, produciría esta misma po-
tencia por la evolución infinita que antes he explicado».
Este último párrafo quiere decir que un número cualquiera a puede tener
dos generaciones conceptuales expresadas por los dos primeros miembros de
la siguiente igualdad
(1 + 1!:.. )00 = e" = a
00

Según el comentario de Z. G. de G. («El Progreso Matemático». l.


1891) estas consideraciones acerca de la graduación infinita llevaron a Rey a
concebir la posibilidad de un número e cualitativo:
«El símbolo típico .J-I , dice, ·en cuyo seno va encerrada la evolubilidad
por esencia, es el germen elemental que unido a la unidad real positiva por


la smtes1s .J-I, cons1·derad a como ra1z• d e una evo1ucwn
· 1+- ·• m
· f.1m·ta, pued e
00

darle la movilidad giratoria de que es incapaz». (¡ !)


De lo inmenso al infinito 101

6. De las afirmaciones sin posible ejemplo.

Hay un tipo de proposiciones, en cuya demostración se entreteje la finitud con


la infinidad, de modo que no se puede hallar ningún ejemplo particular de lo que
se afirma. Un ejemplo de esto, tan claro como ingenioso lo desarrolla Bertrand
Russell en su libro Los problemas de la Filosofía (Colecc. Labor, pág. 127), como
sigue:

«Sea un caso como el que sigue: sabemos que dos números cualesquiera
pueden ser multiplicados el uno por el otro, y dar un tercero denominado
producto. Sabemos que todos los pares de enteros cuyo producto es inferior a
100 han sido efectivamente multiplicados entre sí, y el valor del producto ins-
crito en una tabla de multiplicar. Pero sabemos también que el número de
números enteros es infinito, y que sólo un número finito de pares de números
enteros ha sido y será pensado por el hombre. De donde se sigue que hay pa-
res de números enteros que no han sido ni serán jamás pensados por el ser
humano y que todos se componen de números enteros cuyo producto es
mayor que 100. Así llegamos a esta proposición: «todo producto de dos ente-
ros, que no han sido, ni serán jamás pensados por el hombre, es superior a
lOOH. Es una proposición general cuya verdad es innegable, y no obstante,
por la naturaleza misma del caso, no podremos jamás dar un ejemplo de
ella; puesto que dos números que podamos pensar son excluidos por los tér-
minos de la proposición.))
(trad. de Joaquín Xirau)
Debe añadirse, que por muchos filósofos se niega la posibilidad de conocer
proposiciones generales de las cuales no podemos dar ejemplos, mientras que para
otros, incluido el propio Russell, el conocimiento de estas proposiciones generales
es «absolutamente vitalH para una gran parte de lo que se admite generalmente co-
mo conocido.

2. ARITMtTICA TRANSFINIT A

1. El infinito actual.

La posibilidad del infinito actual es uno de los problemas más antiguo y difi-
cultoso de la Metafísica de todos los tiempos. Se liga a las célebres paradojas de
Zenón de Elea, a las grandes controversias medievales, y llega a Kant y a nuestro
siglo, sin llegarse a una conclusión decisiva para los filósofos.
102 De lo inmenso al inf1n1to

El Análisis matemático clásico trata del infinito (y de los infinitésimos), como


algo a lo que se va a llegar, que ha de aparecer, esto es, un infinito potencial. Di-
versamente, el concepto de infinito actual aparece, por ejemplo, cuando considera-
mos a la totalidad misma de números enteros 1, 2, 3, 4, ... como una entidad en sí.
El concepto de infinito actual fue introducido en la Matemática por obra del
creador de la Teoría de conjuntos, George Cantor (1845-1918). Nuestra familiar
operación de contar los elementos de un conjunto, que es la base de la Aritmética,
fue elaborada de nuevo por Cantor, para conseguir adaptarla a los conjuntos infi-
nitos, en los que hasta entonces el lenguaje usual de la Aritmética finita hacía apa-
recer circunstancias de apariencia paradójica:
Algunos autores llaman paradoja de Galileo a la siguiente consideración. A
cada número entero se le puede hacer corresponder su doble: al 3, el 6; al 5 el 10,
etc., y viceversa. Hay, pues, tantos números enteros como pares, y no el doble, co-
mo parece natural.
Otra pseudo-paradoja muy conocida resulta al cortar un ángulo por dos seg-
mentos AB y CD. Haciendo corresponder en ambos los\ puntos alineados con el
vértice, resulta claro que el segmento AB tiene tantos puntos como el CD; y más
generalmente, dos segmentos de longitudes cualesquiera tienen «el mismo número»
de puntos, si se permite esta expresión.

Si admitimos entender lo que quiere decir que hay tantos números enteros co-
mo números pares, es natural preguntarse: ¿Hay tantos números racionales co-
mo números enteros? ¿Hay tantos números reales como números racionales? y aná-
logamente, ¿hay más puntos en una recta que en un segmento? ¿Hay más puntos
en un cuadrado que en una recta? ·
Multitud de cuestiones como éstas pueden plantearse. Pero no en la forma va-
ga que hasta ahora tienen las frases «tantos como» y «más que». Para precisar el
sentido de la cuestión y darle respuesta concreta, ideó Cantor la teoría de los nú-
meros transfinitos, que es una genial generalización de la idea de número cardinal,
lo que quiere decir, una originalísima ampliación de la operación de «contar», co-
mo se enseña en la escuela, los elementos de un conjunto ordinario.
De lo inmenso al infinito 103

2. Cardinal de un conjunto

En lo que sigue suponemos familiares al lector las ideas de número natural y


de conjunto.
Se dirá que entre dos conjuntos hay una correspondencia biunívoca cuando a
cada elemento del primero le corresponde precisamente un elemento del segundo y
viceversa. Ejemplo trivial: los seis bocadillos de una cesta y los seis hermanos para
quienes los preparó su madre.
La relación entre número y conjunto se basa en la siguiente definición de nú-
mero cardinal:
Un conjunto S tiene el número cardinal n cuando existe una correspondencia
biunívoca entre los elementos de S y los enteros l, 2, 3, ... , n.
Esto significa que a cada elemento del conjunto se le puede asignar un núme-
ro, y así designar estos elementos como

No de otro modo se suelen distinguir los jugadores de un equipo de fútbol, por


su número índice.
El cardinal de un conjunto A se indica por A. Cuando A es finito (como el ci-
tado S) se acostumbra poner A = n, número de elementos de A. Así, por ejemplo,
para A = (a, b, e), A = 3; para B =(granos de arena de una playa) es B = n desco-
nocido pero no infinito.
En dos conjuntos cualesquiera A y B, diremos que tienen el mismo cardinal, y
escribiremos A = B, cuando entre los elementos de ambos exista una corresponden-
cia biunívoca, es decir, cuando sean conjuntos coordinables.
Si n es un número natural, no se puede establecer correspondencia biunívoca
entre el conjunto S= (l, 2, 3, ... , n) y ninguno de sus subconjuntos propios; y si el
conjunto A tiene A = n, no puede existir correspondencia biunívoca entre A y nin-
guno de sus subconjuntos propios.
Por consiguiente, sólo un conjunto infinito puede tener el mismo cardinal que
alguno de sus subconjuntos. Así, Ñ (cardinal de la serie natural de los números) es
igual a P (cardinal del conjunto de los enteros pares), como se ha visto.

3. Primeros números transfinitos.

Llamaremos números transfinitos a los cardinales de los conjuntos infinitos.


El cardinal de la serie natural de los números, 1, 2, 3, ... , n, ... (¡fijarse que
tamina en puntos suspensivos!) se indica, no por Ñ sino por fJ. (En la notación de
Cantor se pondría No «alefcero».)
104 De lo inmenso al infinito

Ahora una definición importante: los conjuntos que tienen cardinal {J se lla-
man infinitos numerables. Los elementos de un conjunto S infinito numerable pue-
den, pues, designarse con la notación s 1, s 2, s 3, ••• , sn ... o, brevemente, (s ,j.
Conjuntos numerables son los finitos (de los que no volveremos a ocuparnos) y
los infinitos numerables (que consideraremos más despacio).
Desde luego, cualquier conjunto infinito contiene a un subconjunto numerable
(como si dijéramos, peor dicho, que {J es el más pequeño de los cardinales transfini-
tos). En efecto, sea S el conjunto infinito y supongamos que se empiezan a contar
sus elementos así: s 1, s2 , s 3, ••• Si quedamos obligados a detenernos, quiere decirse
que se trataría de un cardinal S finito n. Si no ocurre así <<continuaremos indefini-
damente» obteniendo un subconjunto numerable.
A partir de lo dicho, podemos demostrar los siguientes teoremas:
l. El conjunto Z de todos los enteros es numerable.
En efecto, la correspondencia n •+ ~n + 1 (n ='O, 1, 2, ... ) y (- n) ... 2n (n = 1, 2,
... ) es biunívoca entre ambos conjuntos, como se ve así:
N l. 2. 3. 4. 5... .
Z O. - l. l. - 2. 2... .
2. El conjunto Q de todos los números racionales es numerable.
Para demostrarlo, imaginemos dispuestas todas las fracciones positivas posi-
bles en un cuadro infinito como el siguiente:
1
1'
-2
'
3
- 4
' 1'
2 3 4
-
2' 2' 2' 2'
2 3 4
3' 3' 3' 3'
2 3 4
4' 4' 4' 4'

Recorriendo ordenadamente los contornos de los cuadrados menores sucesi-


vos, quedan en sucesión todos los racionales:

2 2 2 3 3 3
1'2'2'1'3'3'3'2'1"
De lo inmenso al infinito 105

Tachemos ahora en la sucesión las fracciones que no sean inrreducibles. En la


sucesión que nos queda

aparece cada racional positivo una sola vez, esto es, en correspondencia biunívoca
con N. Pero ésta se extiende inmediatamente a la correspondencia entre Q y Z,
como sigue:

m..,. k; O ..,. O; _m H-k.


n n
Como Z es numerable, también lo será Q, que es lo que queríamos demostrar.

Hemos visto, pues, que ~ = Z = Q = 6. Pero vamos a demostrar que, por el


contrario, es R. > 6; o, dicho de otra forma:

3. El conjunto R de todos los números reales no es numerable.


Supongamos que existiese una numeración
X 1, X 2, ... , Xn,

de todos los números reales. Demostraremos que no es posible, porque algún nú-
mero real se escapa de esta fila.
Escribamos, uno bajo otro, el desarrollo decimal infinito de todos los números
X¡, sin que nunca todas las cifras que sigan a otra sean nueve; es decir, que escribi-
remos 0,2000 ... en vez de 0,1999 ... Si a;k son esas cifras, se tiene:
x1 = a 11 a 12 a 13 0 14 ...
Xz = Oz¡ Ozz Oz3 Oz4"'
x3 = a31 a32 a33 a34"'

De aquí deduciremos un número r entre O y 1 de este modo:


r = O. h1b2b3...
Si la cifra Onn "# o. pondremos bn = ann - 1' y si ann = o. pondremos bn = l. El
número r, que se escribe ·sin ningún 9. es "# x 1 porque difieren en su primera ci-
fra decimal; es "# x 2 porque difieren en la segunda cifra decimal... En fin, r no
puede figurar en la sucesión (xk). El número cardinal R se indica por e (inicial
de ((continuo))).
La mayoría de los conjuntos infinitos que intervienen en la Geometría y el
Análisis tienen cardinal o o c. Es fácil ver, por ejemplo, que el cardinal de cual-
quier intervalo (a,b), por breve que sea, es el mismo que el de toda la recta real.
106 De lo inmenso al infinito

Para probar este aserto basta observar que el seg-


mento (a,b), y el (-1,1) tienen la misma potencia, como
se dijo en pág. l 02, y que la relación
y= tg ~X
2
establece luego una correspondencia biunívoca entre los
puntos x E(- 1,1) y los puntos yER. En cambio, es al-
tamente sorprendente el siguiente resultado:

4. El cardinal de los puntos interiores a un cuadrado es igual al cardinal de


su lado.
En efecto, construyamos sobre unos ejes de coorde-
nadas cartesianas el cuadrado de lado unidad. Al punto
M de la base, de abscisa
yl-----, O. Y 1 Y2 Y3 Y4 Ys ...
le haremos corresponder P. de coordenadas
x = O. Y 1 Y3 Ys ... y = O. r 2 r 4 r 6
y recíprocamente, lo que establece la coordinación re-
O M querida entre ambos conjuntos: el segmento y el cuadra-
do. Hay, pues, «tantos)) puntos en la totalidad del cua-
drado como en su lado.

4. Operaciones con cardinales.

El orden t;;; entre transfinitos se define de modo natural estableciendo que es A


t;;; iJ
si y sólo si el conjunto A es coordinable con una parte del conjunto B. Enton-
ces, en la aritmética transfinita resulta fundamental el llamado teorema de Berns-
tein:
Si es A t;;; iJ y también es B t;;; A, debe ser A= B. Esto es, dicho más explícitamen-
te: Si A es cooYdinable con una parte de B, y Bes coordinable con una parte de A,
entonces A y B son coordinables.

Es posible encontrar conjuntos con cardinal superior a e, y más generalmen-


te, con cardinal superior al de cualquier otro conjunto dado. Los cardinales posi-
bles (o, como también se llaman, números transfinitos) constituyen, pues, un con-
junto, en el que puede establecerse una Aritmética.
La adición, multiplicación y exponenciación de cardinales se definen generali-
De lo inmenso al infinito 107

zando de modo conveniente las operaciones entre cardinales finitos de la Aritméti-


ca elemental, con lo que se llega a los resultados siguientes:
La suma de dos cardinales, a + p, es el cardinal de la unión A U B de dos con-
juntos A y B disjuntos con cardinales A =a y B = p. El producto ap es el cardinal
del producto cartesiano A x B de dichos conjuntos.
La suma o producto de cardinales infinitos da, simplemente, el mayor de los
dos: si m y n son cardinales finitos tenemos, pues, las tablas

+ m e X m e
n n+m e n nm e
~ ~ e e
e e e e e e e €

La ex12.onenciación, en cambio, ofrece resultados más interesantes:


Si a = A y P= B son dos cardinales (no nulos) la potencia aP representa el núme-
ro de funciones con dominio en el conjunto A y recorrido en el conjunto B.
Así se demuestra, con relativa facilidad, que para todo cardinal a es 2.• > a. Por
ejemplo: 2. a = c.
Es increíble el apasionamiento con que fueron rechazadas por los matemáticos
contemporáneos de Cantor -especialmente por Leopold Kronecker (1823-1891 )-
sus originales ideas. Pocos tuvo a su lado, y menos cuando fueron apareciendo ca-
da vez más numerosas «paradojas» en la teoría de conjuntos. Estas paradojas de-
mostraron que era necesaria una revisión crítica de los fundamentos de la teoría de
conjuntos, pero realizada ya ésta (hacia 1930) los conceptos creados por Cantor se
aceptan y manejan hoy por todos los matemáticos, que reconocen esa aportación
~omo una de las más trascendentes de toda la historia de la Matemática.

3. MEDIDA GENERALIZADA DE CONJUNTOS DE PUNTOS

Los principios de la teoría de la medida fueron ya expuestos por Euclides para


las longitudes, áreas y volúmenes. En lo que ahora sigue nos referimos especial-
mente a conjuntos lineales de puntos, es decir, de puntos sobre una recta, aunque
lo dicho pueda extenderse con facilidad a conjuntos del plano o del espacio. Tales
conjuntos serán en todo caso acotados, esto es, totalmente contenidos en un cierto
segmento 1 de R.
El intervalo (a, b) significa geométricamente un segmento de recta, del que a y
b son los extremos. Su medida, que se llama longitud, viene dada .por el número
1b - a 1. Pero en la matemática del último siglo intervienen, cada vez con más fre-
cuencia y naturalidad, conjuntos de puntos mucho más generales que los citados seg-
mentos o intervalos. Aparece, pues, la necesidad de generalizar la idea clásica de
108 De lo inmenso al infinito

medida, para poder conseguir una expresión numérica de la extensión de cualquier


conjunto lineal que puede imaginarse. Esta generalización debe, desde luego, cum-
plir algunas condiciones naturales.
Así, resulta claro que si el conjunto está formado por un punto único, su me-
dida debe ser cero. También será cero la medida del conjunto formado por cual-
quier número finito de puntos. Igualmente resulta natural que cuando el conjunto
de puntos constituya un intervalo, lo que ahora se ha definido como medida coinci-
da, para ese conjunto, con la longitud del intervalo.
Otro principio que resulta deseable admitir es la condición de aditividad. Pero
ésta puede formularse de dos maneras, la segunda más exigente que la primera, se-
gún que se imponga la aditividad finita o la infinita numerable, como sigue.
Aditividad finita. La medida de la unión de una familia finita de conjuntos li-
neales disjuntos, es la suma de las medidas de éstos.
Aditividad infinita. La medida de la unión de una infinidad numerable de con-
juntos, sin puntos comunes, es la suma de la serie de las medidas de éstos.
Los dos ejemplos que siguen son suficientes para mostrar con claridad hasta
qué punto los resultados sobre la medida de conjuntos tienen poco que ver con la
intuición geométrica ordinaria, que en este tema a veces más engaña que ayuda.

l. Sorprendente medida de un conjunto puntual numerable.

Sea el conjunto de los números racionales del intervalo (0,1) que, como sabe-
mos, es numerable, de modo que los números racionales entre O y 1 pueden enun-
ciarse en una lista r 1, r2, r 3, ...
Fijado un segmento arbitrario e, hagamos el punto r 1 centro de un entorno de
amplitud e, el punto r2 centro de un entorno de amplitud e/2, el r 3 de e/4, ... y así,
en general, cubriremos el punto rn con el entorno de radio e/2n. De este modo ten-
dremos cada punto racional cubierto con un entorno.
Es bien sorprendente que, a pesar de que el conjunto de racionales llena apa-
rentemente el intervalo (0, 1), y de tener cada punto racional cubierto con un entor-
no finito, la longitud total de estos entornos sea

e + ; + : + ... + 2n e_ 1 + ... = 2e

y, por consiguiente, tan pequeña como queramos. Dicho más expresivamente; si del
segmento (0, 1) quitamos todos los puntos racionales y con ellos, además, sus entor-
nos antedichos, el conjunto de puntos que quedan todavía tiene por longitud no
menos . de 1 . - e, tan próxima a la unidad como queramos.
Este razonamiento puede aplicarse a todo conjunto lineal numerable y nos lle-
va a formular este resultado: todo conjunto numerable de puntos, tiene medida nula.
De lo inmenso al infmito 109

2. Construcción y medida del conjunto triádico de Cantor.

Dividamos el segmento cerrado [0, 1] en tres partes iguales, y suprimamos el


intervalo abierto central (1/3, 2/3). En los segmentos restantes realicemos la mis-
ma operación y suprimamos por ende los segmentos abiertos (1/9, 2/9) y (7 /9,
8/9). En los cuatro segmentos cerrados que ahora restan, repitamos la misma ope-
ración, e imaginemos que el proceso se reitera indefinidamente. Los puntos del seg-
mento inicial [0,1] que no han sido suprimidos, constituyen un conjunto llamado
conjunto triádico de Cantor (~).

[0.1]
.,.
.,,
'1,
e,
.,,
--1.. --1 ..,, ..,,,
e, ''• '1,
't.,.,,,
e, - '1., .,,, -~, -~,
c. ~

Sobre estas líneas puede verse esquematizado el proceso de formación del conjunto triádico, tal como
se explica en el texto.

No es difícil demostrar que el conjunto triádico tiene cardinal e (o potencia


del continuo). Para ello imaginemos escrita en base 3 la expresión O, x 1X 2X 3X 4 ... de
todos los puntos entre O y l. No se emplean, pues, otras cifras que O, 1 y 2. Los
del primer segmento suprimido son todos los números en que x 1 = 1; los dos seg-
mentos que suprimimos después son de puntos en que x 2 = l. Al final, para tener
'lf, hemos suprimido todos los números en cuya expresión en base 3 interviene la ci-
fra l. Restan, pues, todos los que se escriben con las cifras O y 2. A cada uno de
éstos, x, hagámosle corresponder el x* que se obtiene cambiando ese 2 en l. El
conjunto de éstos 'G'*, es precisamente el conjunto de todos los números reales en-
tre O y 1, escritos en el sistema de base 2. Por consiguiente: el conjunto de puntos
del conjunto triádico es coordinable con el de puntos del segmento [0,1] de cardi-
nal c.
Lo más sorprendente de este resultado es que la longitud de los segmentos su-
primidos suma: 1/3 + 2/9 + 4/81 + ... = 1, como todo el intervalo [0,1] y, sin em-
bargo, el conjunto de los puntos que restan sin suprimir, con medida nula, tiene la
misma potencia que el propio intervalo inicial [0,1]. Quedan, pues, «tantos puntos»
como si ninguno se hubiese quitado.
Capítulo IX

Medida del círculo

¡Y aún dirán de la ciencia que es prosaica!


¡Hay nada, vive Dios,
bello como la fórmula algebraica
C = nR 2 !
J. M. BARTRINA (1850-1880)

l. EUCLIDES Y ARQUIMEDES

Es indudable que el cálculo práctico de la longitud de una circunferencia, de la


superficie de un círculo, o de la capacidad de vasijas redondas, han sabido hacerlo
los hombres desde tiempos tan antiguos como sean los de la aparición de estas fi-
guras en la industria humana.
Las especulaciones teóricas de los matemáticos sobre estas medidas tienen
también una larga historia. Prescindiendo de antecedentes, comencemos la historia
unos 300 años a. de C., en los imperecederos Elementos de Geometría, obra de Eu-
clides. En el libro XII de este tratado, Euclides demuestra la siguiente.

Prop. 2.- Los círculos son entre sí como los cuadrados de sus diámetros.
De acuerdo con el carácter de los Elementos, que rehusa toda aplicación prác-
tica, Euclides no hace el menor intento para calcular el valor numérico de la cons-
tante de proporcionalidad entre el círculo y el cuadrado del diámetro. Como bien
sabemos, hoy se indica con la letra n el valor de la constante de proporcionalidad
entre el área, C, del círculo y el cuadrado de su radio, R. De modo, que lo demo~­
trado por Euclides es, en resumen, lo que actualmente formulamos
C = nR 2 •

111
112 Medida del círculo

Otro genio de la Geometría griega, Arquímedes (287-212) en un breve y tras-


cendental tratado sobre la medida del círculo, demuestra:
Un círculo es equivalente a un triángulo rectángulo cuyos catetos sean iguales
al radio y a la circunferencia L, del círculo. (Ver figura)
Esto significa, inmediatamente, que '
L = 21tR,

fórmula en que se condensa el siguiente enunciado:


Las circunferencias son entre sí, como sus diámetros y la razón de proporciona-
lidad, 1t, es la misma que hay entre el círculo y el cuadrado del. radio.
Muy al contrario de Euclides, Arquímedes se preocupa muy decididamente en
calcular el valor numérico de esta razón de proporcionalidad. Por el método de los
polígonos regulares inscritos y circunscritos, llega a establecer, en una formidable
demostración de habilidad operativa, la siguiente limitación

3 10 <1t<3l_
71 . 7
lo que equivale a determinar 1t con dos decimales exactos. (Por cierto, dicho sea de
paso, que utilizar escolarmente el valor 22/7, sería para muchos problemas más
cómodo que el acostumbrado 3,14, y da la misma aproximación del 1%.)
Según Herón, los límites, más precisos, que también conocía Arquíme-
des, eran
211.872 < 1t < 195.882
67.441 62.351
que suponen una aproximación de 5 decimales. Otros valores aproximados,
usados en la antigüedad y en la edad media, fueron, por ejemplo,

v1o' 3__!12_' (16/9) 2,


1250
•••

NOTA.- La letra 1t para designar la razón de la circunferencia al diámetro la


usó el primero Guillermo Jones en 1706, pero su empleo universal se debe a haber
sido habitualmente utilizada por Euler.
Medida del círculo 113

2. EL MÁS Cf:LEBRE PROBLEMA DE LA HISTORIA

l. Es bien seguro que si desarrollásemos una encuesta popular para decidir


cuál es el problema más célebre de las Matemáticas, se nos diría que la cuadratura
del círculo.
Para decirlo con más precisión, el problema consiste en construir geométrica-
mente, con regla y compás, un cuadrado que tenga la misma área que un círculo
dado. ·
Parece conveniente aclarar ahora lo que significa la condición de construir
geométricamente: Esto quiere decir que, como pasos admitidos para la construc-
ción, aceptaremos solamente estos: hacer la elección de un punto arbitrario en una
región dada, dibujar una recta que pase por dos puntos; dibujar una circunferencia
de centro y radio dados; finalmente, determinar el o los puntos de corte de un par
de rectas, de circunferencias, o de una recta y una circunferencia. Cumplidas estas
condiciones se dice también que el problema se ha resuelto con regla y compás.
El problema de rectificar la circunferencia es decir, encontrar un segmento
rectilíneo que tenga las misma longitud, es equivalente al de la cuadratura del cír-
culo, en el sentido de que resuelto uno quedaría resuelto el otro.
Pero resolver geométricamente este problema es imposible.

2. Si se pidiera una muestra de la alta dignidad intelectual tradicionalmente


reconocida al problema de la cuadratura del círculo, pocas serían más significativas
que encontrarle inspirando la única comparación que ocurre al DANTE, cuando, en
la penúltima terzina de su Divina Comedia anonadado ante la presencia inmensa
del Creador en su Trinidad, sólo acierta a expresar:
Qual'el geometra que tutto s'afflige
per mes14rar lo cerchio, e non ritrova,
pensando que/ principio ond'elli indige,

(Como el geómetra que se dedica con todo empeño a medir el círculo, y por más
que piensa no encuentra el principio que necesita, lo mismo estaba yo ante aquella
nueva imagen.).

3. Los geómetras entendieron pronto y bien donde estaba la dificultad para


resolver geométricamente el problema. Para explicarlo ahora anteponemos, como
ejemplo, las palabras con que la expone clara y justamente el humanista aragonés
maestro P. Sánchez Ciruelo en su Cursus quatour mathematicarum artium libera-
lium, Alcalá, 1516, como sigue:
114 Medida del círculo

«... Pero dicho esto añadamos que aunque aquí tratemos de ello, la mate-
ria ésta pertenece a la Geometría práctica, que, como dijimos, siendo grosera,
no advierte ni se ocupa de muchos errores insensibles. Así los operarios
adaptan el diámetro al lado del cuadrado, según 5 a 7, haciendo racional
esta proporción, lo cual los teóricos geómetras consideran imposible, como
demostramos en nuestra geometría, ... Por lo cual, así en tiempo de Aris-
tóteles como en nuestra edad, la cuadratura del círculo es cognoscible, pero
todavía no se ha inventado su modo, ni se hallará mientras no se pruebe
con demostración la relación cierta de la línea curva a la recta, porque,
como dijimos en la conclusión 21, de aquella demostración depende toda la
cuadratura del círculo y la circulatura del cuadrado, tanto en cuanto a la línea
como en cuanto a la superficie.» (Traducción de J. M.• LORENTE, 1920).
Esto quiere decir, aunque expresado con lenguaje algo arcaico, una eterna ver-
dad: La posibilidad de la cuadratura del círculo, está pendiente de la naturaleza del
número 1t:
Si el número 1t hubiese sido racional el problema de la cuadratura sería resolu-
ble. También podría resolverse si 1t hubiese sido irracional cuadrático, es decir, si 1t
fuese expresable exactamente mediante un número finito de raíces cuadradas sobre
números racionales. Por el contrario, mediante la Geometría Analítica de
Descartes (1637} se demuestra que si n no es racional, ni es irracional cuadráti-
co, la solución geométrica de la cuadratura será imposible. Pues bien, el matemáti-
co alemán Lindemann demostró (en 1833) que 1t no es un número algebraico (de
los números algebraicos son caso particular los racionales y los irracionales cua-
dráticos) y en consecuencia la cuadratura del círculo es irrealizable.
4. Volviendo a las fórmulas de Euclides y Arquímedes
C = 1tR 2 , L = 27tR.
vemos que el factor numérico 1t es origen de dos problemas de distinta naturaleza.
Uno es cuantitativo y consiste en calcular su valor numérico con aproximación sa-
tisfactoria. El otro es cualitativo y su objeto es establecer la naturaleza del número
1t (¿es racional, irracional trascendente? ... ). Esta última cuestión (resuelta en 1833)
es la que viene directamente ligada al problema geométrico de la cuadratura del
círculo, como ya se ha dicho.
Es conveniente insistir en que la IMPOSIBILIDAD de la cuadratura del círculo,
es sólo la referente al problema teórico o especulativo, ya que en la práctica se co-
nocen métodos sencillos para construir geométricamente el cuadrado deseado, con
un error menor de lo que pueda ser el grosor de las más finas líneas del dibujo, o
para calcular numéricamente el lado con tanta aproximación como se pueda de-
sear. Este segundo problema, el relativo a las aproximaciones numéricas al número
1t, ha sido abordado por grandes matemáticos y pacientes calculistas, de los que
haremos parcial mención.
Medida del círculo 115

3. APROXIMACIONES SUCESIVAS AL NÚMERO 1t

Se han mencionado ya algunos de los valores que los antiguos habían utilizado
como valor aproximado de 1t. En los tiempos modernos no cesaron los esfuerzos
para obtener mejores aproximaciones.
El método de aproximar la longitud de la circunferencia por la de poligonales
inscritas y circunscritas, utilizado por Arquímedes, fue en principio el único utiliza-
do hábil y pacientemente.
El francés Viete, en 1579, calculó 1t con diez cifras decimales.
Van Roomen en 1595publicó en Amberes 15 cifras decimales.
Ludolf van Ceulen calculó 20 cifras en 1596. En 1615, su viuda publicó 35 ci-
fras que hizo grabar sobre la tumba de su marido. Por esto, en libros antiguos es
frecuente llamar a 1t, número de van Ceulen.
Van Laensberg en 1616, consiguió calcular 28 cifras por métodos más sencillos.
Injustamente se atribuye a Adrián Metius (1625) la notable expresión (bien fá-
cil de recordar),

i~~ (recuérdese: 11 33 55)

que ya había sido publicada por W. V. Otho (muerto en 1605).


Los recursos del Análisis, tan perfeccionados por Euler y los Bernouilli, entre
otros, permitieron nuevas hazañas numéricas. En la pág. 71 hemos presentado al-
gunos desarrollos notables del número 1t. Añadiremos aquí la siguiente fórmula de
Machin, la más sencilla conocida*.
16 4 42 43 4 1 1 1
7t=-s(l-3·100+5-1002 -7·1003 + ... )-239(l-3·57121+5.57121 3 7·57121 3 + ... )
Anecdóticamente diremos, para terminar, que en la cúpula de la sala redonda
del Palais de la Découverte, de la Universidad de París figura, a modo de friso, el
número 1t con setecientas cifras decimales, según fue calculado en 1873 por el ma-
temático inglés William Shanks: infortunadamente las ciento cincuenta últimas ci-
fras decimales son erróneas.
Cerramos aquí la mención de estos calculadores heroicos ya que en la actuali-
dad, con las computadoras modernas el calcular 1t con miles de cifras decimales es
perfectamente accesible, como quehacer de rutina.

NOTA.- Para dar una idea del orden de aproximación que suponen las 127 cifras
decimales de 1t, calculadas por Lagni, el autor inglés Peacok, en su tratado de Cál-
culo da la comparación siguiente:

*La demostración de esta fórmula puede verse en Rey Pastor. Funciones reales, pág. 231.
116 Medida del círculo

«Si el diámetro del Universo fuese 100.000.000.000 [es decir: 10n] veces
la distancia del Sol a la Tierra, y si una distancia que fuese 10n veces ese
diámetro se dividiese en partecillas que cada una fuese la 10n-ava parte de
una pulgada; entonces, si un círculo fuese descrito con un diámetro de esta
última distancia, repetida tantas 10n veces como cada una de estas parteci-
llas de pulgada está contenida en él, entonces, el error en la circunferencia de
este círculo, calculada con la expresada aproximación, será menor que la
10 11 -ava parte de la 10 11 -ava parte de una pulgada».
(Citado en Vallejo. Es fácil de verificar, si se tiene presente que 10 11 x 10 11 =
10 22 , etc., sin llegar a 10 127 .)

4. LOS CUADRADORES DEL CIRCULO

Entre los matemáticos profesionales o aficionados que se han ocupado de la


cuadratura del círculo cabe distinguir varias categorías. En primer lugar se encuen-
tran muchos ilustres autores que en relación a este problema llegaron, no a su im-
posible solución, descontada de antemano, pero sí a resultados interesantes para la
Geometría y el Cálculo, que forman parte de la historia de la Matemática.
Por ejemplo, el cardenal Nicolás Cusano (hacia 1450) a quien se debe
una construcción muy aproximada para rectificar un arco de círculo, emplea-
da todavía por los delineantes. O el escocés Gregory en 1667; sus razona-
mientos eran igualmente aplicables a la elipse e hipérbola.
No falta el caso de algún matemático estimable que cayese en el error ocasio-
nal de creer que había resuelto el problema. Tal sería, por ejemplo, el jesuíta ho-
landés Gregorius de San Vicencio, que en su extensa obra Opus geometricum
(Amberes, 1647) ofrece notables métodos para determinación de áreas y volúme-
nes, con métodos análogos e independientes de los de su contemporáneo
Cavalieri (Bolonia, 1647), aunque equivocadamente considere exacta la cuadratu-
ra del círculo que presenta.
También es considerable el número de autores distinguidos en otra actividad
intelectual, pero ingenuos en Matemáticas, que atraídos por el problema creyeron
haberlo resuelto. El ejemplo más clamoroso es tal vez el filósofo inglés TH.
Hobbes en su ancianidad, al que en vano intentó desengañar de su error el ilustre
matemático Wallis.
Finalmente, un grupo numeroso de ingenuos se lanzó en todo tiempo a resol-
ver aquellos problemas de los que les llegó fama de ser irresolubles. Tales como la
trisección del ángulo, la inscripción del eptágono regular, etc. Aunque la irresolubi-
lidad haya 'iidn demostrada, ello no les desanima en lo más mínimo. Recientemen-
Medida del círculo 117

te hemos leído en la prensa diaria la noticia de un «matemáticoH, de cuyas declara-


ciones ofrece amplia referencia:
«Asegura ser capaz de demostrar que el número 1t es racional, y ha diri-
gido sendas cartas al Rey, al Príncipe Felipe y al presidente del Gobierno,
para reclamar atención para sus descubrimientos. En las cartas se indica:
Desde el ministro Don José lbáñez Martín hasta el actual Don José M." Ma-
ravall, ninguno de dichos señores ministros de Educación y Ciencia, se ha
preocupado de ordenar a sus asesores científicos o técnicos que comprueben
si soy un iluso vanidoso o, como yo creo, un genio auténtico que he sacrifica-
do los mejores años de mi vida por el honor científico de España11.
(Es lástima comprobar que de este «matemático)) ofrezca la prensa de vez en cuan-
do, desde hace años, como noticia pasable y normal, informaciones parecidas a la
precedente, que hace desear la presencial obligatoria de asesores científicos en la
Redacción de los periódicos, y de los medios de comunicación en general.)

PERSONAiE
A H F un autodidacta que pide ser escuchado

"LOS MATEMATICOS NO
CONOCEN LOS NUMEROS"
••El binomio de f. supera, con n1ucho, al de Ncwton" e .. Puedo demos·
trar que no c•isten números negotiYOI ni :naciOnales" e "He encontrado,
con menos de 500 decimales, una fr~cción periódica pura del númcr'o ''pi'' e
"'Tengo resueltos todos los problemas poro cuya investigación se han des-
tinado los becas Morch .. e "El cero no existe como cifro"

Ejemplo de reportaje y titulares como nunca debiéramos encontrar en la prensa


118 Medida del círculo

S. RIMAS PI-NEANAS

Como un juego de ingenio, aficionados de muchas naciones se han ocupado en


idear rimas que recuerdan mnemotécnicamente las primeras cifras del desarrollo
decimal de «pi». Basta contar el número de letras de cada palabra, y así van sa-
liendo cifra tras cifra las del número pi. He aquí una colección de estas rimas.

En inglés (31 cifras):

Nor 1, even 1 would celebrate 3,14159


In rhymes inapt, the great 26535
Inmortal Syracusan, rivaled nevermore 8979
Who in his wondrous lore, 32384
Passed on before, 626
Left meo his guidance 4338
How to circles mensurate 3279
A.C. ORR (1906)

En alemán (24 cifras):


Wie odies 1t 3,141
Macht ernstlich so vielen viele Müh! 592653
Lernt immerhin, Jünglinge, leichte Verselein 58979
Wie so zum Beispiel dies dürfte zu merken sein. 323846264

En español (32 cifras):


Soy 1t lema y razón ingeniosa 3,14159
de nombre sabio que serie preciosa 265358
valorando enunció magistral. 979
Por su ley singular bien medido 323846
el grande orbe por fin reducido 264338
fue al sistema ordinario usual. 32795
R. NIETO P ARfS

En francés (31 cifras):


Que j'aime a faire apprendre un nombre utile aux sages! 3,1415926535
Inmortel Archimede, artiste ingénieur, 8979
Qui de ton jugement peut priser la valeur? 32384626
Pour moi, ton probleme eut de pareils avantages. 43383279
Medida del círculo 119

Se observa enseguida que la composición castellana del ingeniero colombiano


R. Nieto, bate el récord del número de cifras. Se trata además de una ((marca)) in-
superable por este método, ya que la cifra que sigue al último 5 es un cero. Por
consiguiente, aunque se conocen miles de cifras de n, no resulta posible que la
composición se extienda más y llegue a ser un poema digno del número y de Arquí-
medes.
Por la misma razón, no podría hacerse para el número e un poemilla análogo;
si acaso un pareado, porque es

e = 2, 71828 18284 59045 ... ,


de modo que ya en la cifra catorce aparece un cero que interrumpiría la composi-
ción.
Capítulo X

¿Qué números reales existen


realmente?

No nos importa lo que son los números; importa sólo lo que hacemos
con ellos.
David Hilbert (1862-1943)

l. INTUICIÓN DE LOS NÚMEROS ENTEROS

En toda esta sección al decir números se sobreentiende números naturales: 1,


2, 3, ... ; los que utilizamos para contar.
Antes de atender a lo que digan los matemáticos será gratificante, siquiera co-
mo scherzo, iniciar el tema con la lectura de una original página de J .L. Borges,
que él titula irónicamente Argumentum ornithologicum * y en la que, desde su ce-
guera física, nos dice esto:
((Cierro los ojos y veo una bandada de pájaros. La visión dura un segun-
do o acaso menos; ¿Era definido o indefinido su número? El problema invo-
lucra el de la existencia de Dios. Si Dios no existe el número es indefinido,
porque nadie pudo llevar la cuenta. En tal caso, vi menos de diez pájaros (di-
gamos) y más de uno, pero no vi nueve, ocho, siete, seis, cinco, cuatro, tres o
dos pájaros. Vi un número entre diez y uno, que no es nueve, ocho, siete,
seis, cinco, etc. Ese número es inconcebible; ergo, Dios existe.»

*Jorge Luis Borges.- El hacedor. Alianza Edit.

121
122 ¿Qué números reales existen realmente?

Entrando ya en la Aritmética, dejamos aparte la seria cue.stión filosófica de si


existe fuera de nosotros algo que corresponda al universo numérico; y también elu-
diremos el preguntarnos de qué modo y por qué proceso se viene a formar en nues-
tra conciencia la noción de número. Citemos sólo al gran matemático Felix
Klein *, y obremos en consecuencia:
«En lo que toca al mismo concepto de número, su origen es extremada-
mente difícil de descubrir, hasta el punto de que se experimenta una sensa-
ción de bienestar cuando se deja de lado su investigación.n

En Geometría la situación de partida es distinta. Parece evidente que fuera de


nuestra conciencia exista algo que se corresponde con nuestra idea de punto, recta,
plano, etc. en este algo está el origen de la abstración primero y la axiomatización
después, con las que en nuestro intelecto se realizan el punto y la recta geométrica,
y lo mismo la Geometría toda. En cambio, EUCLIDES no hace el menor intento de
axiomatizar la Aritmética, ni se lo propuso ningún matemático hasta bien entrado
el siglo diecinueve.
Tal vez el hecho de que los resultados del cálculo numérico sean independien-
tes de la voluntad del calculador, lleva desde siempre a atribuir a los números una
existencia autónoma, intrínseca y a veces hasta mágica, desligada del Cosmos y de
la Humanidad. Resulta perfectamente concebible (y de hecho existe) un Universo
donde nuestra Geometría euclídea no valga; pero no aceptamos lo mismo para la
Aritmética. La tabla de números primos que pudiesen confeccionar en la galaxia Z
coincidiría, desde luego, pensamos, con la nuestra.
Ahora bien: ¿Es acaso inevitable que en cualquier cosmología concebible se
encontrase la noción de número? O, más llanamente, ¿Es la esencia del número in-
dependiente de la experiencia y de la conciencia humana? Entre quienes consideran
la presentación intelectual de los números como algo independiente de cualquier in-
tuición de lugar o tiempo, tenemos a HERMITE, KRONECKER, y otros. Pero esta in-
dependencia puede ponerse en duda, como lo dice, por ejemplo, P AINLA VÉ para
quien las ideas de la Aritmética no dejan de tener origen experimental: seres que
vivieran en un plasma continuo (como en el interior del Sol) no tendrían ninguna
idea de unidades distintas ni, por consiguiente, tampoco de números.
Lo que resulta indudable es, que los números naturales existen en nuestra con-
ciencia. Veamos ahora hasta qué punto les da esto derecho a existir en las Mate-
máticas.

* F. Klein.- Matemática Elemental desde un punto de vista superior. T. 1, pág. 5.


¿Qué números reales existen realmente? 123

2. EL UNIVERSO NUMÉRICO

Nos preguntamos ahora: ¿Qué es lo que existe en Matemáticas? Una buena


respuesta es un conocido aforismo de H. Poincaré: ((En Matemáticas existe todo lo
que no es contradictorio.» Hasta aquí todos de acuerdo, pero no más allá, porque
ahora corresponde preguntar: ¿Qué es lo no contradictorio?
Para POINCAR); (1854-1912) es no contradictorio todo aquel sistema lógico
que ofrezca la misma seguridad que la Aritmética, esto es, .que el sistema de los
números naturales, que considera no contradictorio por sí. Admite POINCARf
como existente todo lo que sea construible o demostrable a partir de los números
enteros, admitiendo también los procesos infinitos numerables; y considerando que
todas las nociones del Análisis y de la Geometría tienen, efectivamente, un modelo
construido con esas exigencias (es la llamada ((aritmetización del Análisis») con-
cluye rotundamente: ((El rigor absoluto en las Matemáticas está hoy logrado.»
Otro gran matemático, algo anterior, L. KRONECKER (1823-1891), no lo acep-
ta así. Desde luego es también constructivista, como POINCARf pero sólo admite
procesos finitos a partir de los números enteros o conjuntos finitos de enteros. Por
consiguiente, acepta como objetos del Análisis los números algebraicos pero no los
trascendentes. Este punto se tratará luego más clara y extensamente. Su aforismo
es: ((Los números naturales son un regalo de Dios. Todo lo que sigue es la obra de
los hombres.» (Como otro dijo: ((El primer verso del poema lo regala Dios, y el
resto lo hace el poeta.»)
Estos son, por así decirlo, los dos grandes oponentes a HILBERT. En referencia
a G. CANTOR (1845-1918), tanto KRONECKER como POINCARB coincidían en una
total repulsa de sus concepciones y, posiblemente, en el desconocimiento de su talla
intelectual. No entram.os en detalles de esta dramática oposición, que para
CANTOR fue aniquiladora. Opuestamente, HILBERT proclama su entusiasmo ante
((el paraíso creado por CANTOR», repetidas veces y con muy elocuentes expresio-
nes.
HILBERT califica a KRONECKER de dogmático: ((Dicho matemático adoptó la
concepción de que el número entero existe directa e inmediatamente como un con-
cepto general. Por eso no pudo reconocer que el concepto de número entero ha de
tener un fundamento necesario y suficiente. Podría designar a dicho investigador
como dogmático. Considera al número entero con sus propiedades esenciales y ya
no mira más hacia atrás.»
Para fundar su axiomática del número natural, Poincaré da un papel especialí-
simo al principio de inducción completa (explicado en Cap. VII, pág. 96.); en
cuanto a la no contradicción en la axiomática de la Aritmética, Poincaré la encuen-
tra en la intuición, clara e inmediata, de que el conjunto de los números enteros
nos aparece como no contradictorio y la lógica no puede asegurarlo más.
124 ¿Qué números reales existen realmente?

Noticia de la Metamatemática. Al no admitir la evidencia a priori de ningún


sistema axiomático (ni el de la aritmética), inicia HILBERT lo que luego será llama-
do M etamatemática, y propone como desideratum establecer que el sistema de axio-
mas adoptado satisfaga a las siguientes condiciones generales:
O. La axiomática se presentará formalizada (en fórmulas de lógica).
l. Consistencia. - Del sistema axiomático no deben poder deducirse una fórmula
y su negación.
2. Independencia. - Ningún axioma debe ser demostrable mediante los otros del
sistema.
3. Categoricidad.- Todos los modelos del sistema deben ser isomorfos (o sea, el
modelo es único).
4. Completitud. - Cualquier sentencia debe ser deducible, o debe serlo su nega-
ción. (Completitud sintáctica.)
5. Decidibilidad. - Debe haber un proceso finitista por medio .del cual pueda sa-
berse si una fórmula es demostrable o no.

Planteado este programa a principios de siglo, un antiguo discípulo de


HILBERT, K. GÓDEL, demostraba en 1930 que este desideratum era inalcanzable,
enunciando uno de los teoremas primeros, y el más célebre hasta hoy, de la Meta-
matemática, a saber: Toda teoría axiomatizada de la que se puedan derivar los
axiomas de la Aritmética es esencialmente incompleta en sentido sintáctico.
Esto quiere decir que existen proposiciones aritméticas para las que no resulta
posible demostrar que son verdaderas, ni demostrar que son falsas. La demostra-
ción de K. GODEL no es constructiva, es decir, no permite formular en concreto al-
guna proposición indecidible ... «pero haberlas, bailas», es lo que viene a ·decir.

3. LOS NÚMEROS ALGEBRAICOS

Se llaman números algebraicos los que son solución de una ecuación algebraica
de coeficientes enteros (equivalentemente, racionales),
a 0 Xn + a 1Xn - 1+ ... + an _ 1X + an = 0.

Por ejemplo, son algebraicos los números


.J2 que es solución de x 2 - 2 = O.
5 + 0 que es solución de 3 = (2x - 5) 3:: 4x 3 - 30x 2 + 75x - 64 = O.
1
¿Qué números reales existen realmente? 125

En la clásica Aritmética Superior o Teoría de los Números, (desde los pitagó-


ricos hasta fines del siglo XVIII), se trataba sólo de cuestiones relativas a los nú-
meros racionales (Cfr. Cap. VII, pág. 87.)
Ahora bien, desde la obra aritmética de C.F. Gauss (hacia 1801), los números
algebraicos se introducen con naturalidad en la Aritmética Superior, ya que cada
número algebraico es solución de una determinada ecuación irreducible de coefi-
cientes enteros. Esta ecuación, es decir, estos coeficientes enteros, vienen a ser la
cédula de identidad aritmética del número algebraico.
Por lo demás, los números algebraicos forman una familia autosuficiente arit-
méticamente, con lo que queremos decir lo siguiente:
1. 0 La sum¡)_, resta, producto y cociente de números algebraicos son también
algebraicos.
2. 0 Si una ecuación algebraica tiene por coeficientes a 1 números algebraicos,
sus soluciones son también números algebraicos.
Con los números algebraicos cabe, pues, hacer una Aritmética tan justificada
como la clásica Aritmética de los números racionales; y, ciertamente, se ha hecho
en el siglo XIX, por obra inicial de Gauss y dos jóvenes genios, Abel y Galois, a
cuya biografía dedicamos el siguiente capítulo.

4. LOS NÚMEROS TRASCENDENTES

El número que sea solución de una ecuación algebraica con coeficientes ente-
ros (equivalentemente racionales), se llama número algebraico. Los números que no
son algebraicos se llaman trascendentes.
La definición de los números trascendentes no hace evidente su existencia; es,
pues, obligado preguntarse: ¿Existen los números trascendentes?
Se da aquí el caso curioso de que disponemos de tres tipos completamente dis-
tintos de demostración de su existencia, y, sin embargo, KRONECKER no acepta
ninguna de las tres, por las razones ya dichas que completaremos en lo sucesivo.

l. Demostración de Liouville (1851).


El primer método de demostración consistió en construir números que no sean
solución de ninguna ecuación algebraica de coeficientes enteros, cosa que
LIOUVILLE logró con métodos bastante elementales, probando que los números
con desarrollo decimal de la forma

an =O, 1, 2, 3, ... , 9,
126 ¿Qué números reales existen realmente?

con infinitas cifras a 0 distintas de cero, son trascendentes.


Si al número antedicho le hacemos corresponder el decimal
O, a 1a 2a 3 .,.,
y viceversa, vemos que hay tantos números de LIOUVILLE como números reales en
el intervalo (0, 1); esto es, la potencia del continuo. Con esta interpretación resulta
que lo ordinario en un número real es ser trascendente, y que el carácter de alge-
braico es lo excepcional.

2. Demostración de Hermite (1873) y Lindemann (1882).

En estas demostraciones se ha estudiado un número particular y se ha demos-


trado q1,1e no puede ser solución de ninguna ecuación algebraica con coeficientes
enteros. Esto lo consiguió en primer lugar Ch. HERMITE con el número e. Años
después, lo conseguía LINDEMANN para el número 1t.
LINDEMANN era un matemático importante, pero su fama extensa la debe a
este descubrimiento, a causa de que demostrada la trascendencia de 1t quedó de-
mostrada al fin la imposibilidad de la cuadratura del círculo, sin duda el problema
más popular e investigado desde los griegos. (Ver esta cuestión en pág. 113.) Cuando
KRONECKER, colega universitario de LINDEMANN, felicitaba a éste efusivamen-
te por su descubrimiento, le decía: «Magnífica su demostración de que 1t es tras-
cendente, pero, ¿por qué se ocupa usted en eso si los números trascendentes no
existen?)).

3. Demostración de Cantor (1845-1918).

Durante muchos años fue elaborando CANTOR su concepción de los números


transfinitos, y llegó a la conclusión de que el conjunto de los números algebraicos
es numerable (esto es, se les puede «concebir)) alistados: primero, segundo, ... en su
totalidad). En cambio, el conjunto de los números reales no tiene esta propiedad,
porque siempre algún número real puede escapar de cualquier alineación de núme-
ros reales que se imagine. Por consiguiente, hay números reales que no son alge-
braicos.
Esta manera de razonar era entonces absolutamente nueva y casi unánime-
mente rechazada. Hoy se la acepta corrientemente.

ESCOLIO:
Aclaremos con un ejemplo lo más sencillo posible, qué significación y qué mo-
tivaciones tiene el hecho de dar o no por admisible la elección de ciertos números.
¿Qué números reales existen realmente? 127

Consideremos para ello los números entre O y 1 escritos con un desarrollo de-
cimal de infinitas cifras significativas (así, 0.3 = 0.29999 ... ), y entre ellos sea a un
número en cuya expresión no haya ninguna cifra decimal igual a la de lugar homó-
logo en el desarrollo decimal del número 1t.
Un constructivista (como Poincaré o Kronecker) sostiene que este número a ni
está definido, ni se puede elegir, ni se puede hacer ninguna consideración sobre él.
En definitiva, no existe.
Desde luego tal número a es inidentificable. Es imposible saber, por ejemplo, si
dos lectores han tomado el mismo a. Es también imposible saber si un número
concreto dado sirve como tal número a, pues aunque en algún número de cifras tan
grande como se quiera se compruebe la condición requerida sobre sus cifras deci-
males, la comprobación total no puede llevarse a término, puesto que la sucesión
de cifras de a es infinita y no periódica.
Por el contrario, un cantoriano acepta como evidente la existencia de un tal
número a, y puede seguir teniéndolo en cuenta en su razonamiento. De hecho, es
de este tipo la razón por la que casi todos los matemáticos contemporáneos de Can-
tor se negaron a admitir que su demostración probase la existencia de números tras-
cendentes.

S. TEOREMAS DE EXISTENCIA

Entre los profesores de Matemáticas es bastante conocida una humorada, que


se apoya en una tanka china, a la que puso estrambote un matemático occidental.
Este es el texto:
«Hubo una vez un hombre 1 que aprendía cómo matar dragones 1 y em-
pleó todo cuanto tenía 1 en ese aprendizaje. 1 A los tres años de esto 1 esta-
ba totalmente preparado, 1 mas ¡ay!, no encontró nunca la ocasión 1 de
practicar su habilidad.))
CHUANG-CHI.

Y el corolario occidental:
«Consecuentemente fundó una escuela 1 para enseñar a matar dragones.))
RENETHOM.

*Para más amplia información sobre los temas de este Capítul J puede consultarse R.R.V. Cuestio-
nes de Existencia y de posibilidad en las Matemáticas. Publicaciones de la Universidad de Zaragoza,
1981.
128 ¿Qué números reales existen realmente?

La primera interpretación de esta broma es, que se hace cargo a los matemáti-
cos de vivir en un mundo propio, donde importa poco que sus «cosas» existan o
no. Pero en esta Sección se pretende dar noticia, precisamente, de las precauciones
y trabajos que se exigen a sí mismos los matemáticos, para cerciorarse de que no
construyen teorías vacías ni trabajan con entelequias. Esta es la misión de los Teo-
remas de existencia, que vienen a evitar la inútil construcción de Teoremas vacíos.

Un ejemplo de Teorema vacío: Si tres números enteros, x, y, z, cumplen la


condición
x3 + y3 = z3
uno de los tres números debe ser múltiplo de siete.
La demostración de este «teorema» es bastante fácil, y puede intentarla el lec-
tor. Pero ¿qué ocurre ahora? Ocurre que es imposible que tres números enteros
cumplan la igualdad antedicha (demostrar esto es muy difícil; no lo intente el
lector). Por consiguiente, hemos demostrado un teorema que no se aplica a nadie.
Hemos matado a «un dragón». Hemos formulado un teorema vacío.
La posibilidad de estar demostrando propiedades de algo que no existe es una
razón, con otras que se verán, para justificar los teoremas de existencia; sin embar-
go, el Análisis Matemático y el Álgebra han vivido los primeros siglos de su exis-
tencia sin cuidarse de establecerlos. La explicación de ésto es, que los problemas
planteados al Álgebra y al Cálculo Superior no eran caprichosos, sino motivados
por problemas físicos o geométricos que aseguraban suficientemente la existencia
de la solución. El primer teorema de existencia lo estableció Gauss en 1844 y es el
llamado Teorema fundamental del Álgebra.
¿Qué números reales existen realmente? 129

TEOREMA FUNDAMENTAL DEL ÁLGEBRA. - Resolver una ecuación algebraica


es encontrar los valores de la incógnita x que hagan cierta la igualdad
aoX" + alxn-l + ... + an-lX + an = O,
donde los a1 (coeficientes) son números dados. Estos valores de x son las soluciones
de la ecuación.
Naturalmente, no puede asegurarse a priori que tales valores x existan. En las
ecuaciones de segundo, tercero y cuarto grado, la existencia está asegurada por las
fórmulas de resolución explícita, pero en las de grado quinto o superior no es éste
el caso.
Desde luego, la existencia o no de soluciones depende también de la clase de
número en que las pretendamos. Por ejemplo: sólo con enteros, no tiene solución
3x + 5 = O; sólo con números racionales no tiene solución 2x 2 - 5 = O; sólo con
números reales no tiene solución 2x 2 + 5 = O.
Pero si calculamos en el campo de los números complejos (en particular rea-
les) la solución existe siempre. Esto se expresa diciendo que el cuerpo de los com-
plejos es algebraicamente completo, lo que constituye el llamado Teorema funda-
mental del Álgebra, debido a GAUSS en (1844).
De aquí resulta inmediatamente que una ecuación algebraica tiene tantas solu-
ciones como es su grado; la de segundo grado dos soluciones, la de tercero tres,
etc. (reales o complejas), tal vez no todas distintas.
Y a Cardan o en el siglo XVI, y más los algebristas posteriores, llegaron a esta-
blecer relaciones generales entre las soluciones y los coeficientes de una ecuación.
Pero sin haber demostrado que las soluciones existían, pudo haber ocurrido (afortu-
nadamente no ocurrió), que se tratase de fórmulas vacías, una especie de doma de
dragones.

CÁLCULOS FICTICIOS. - Por inadvertencia puede ocurrir que se realicen cálcu-


los con un número que no existe, lo que hace inválido el resultado.
Por evidente que aparezca la existencia de un número, si él interviene en una
demostración es preciso probar que existe. Sin esta prueba el razonamiento demos-
trativo es incorrecto, como lo ilustran ejemplos muy sencillos.
Se pide calcular el valor numérico S de la suma de infinitos sumandos
1 1 1 1
S= 1 +-+-+-+-+ ...
2 4 8 16
Para obtenerla haremos los siguientes cálculos:
1 1 1 1 1
S= 1 + 2 (1+ 2 + 4 +S+ ... ) = 1 + 2 S; 2S = 2 +S; S = 2
El resultado es correcto pero la demostración no lo es, por incompleta. Porque si
ella fuese suficiente podría aplicarse a resolver esta otra cuestión:
130 ¿Qué números reales existen realmente?

Calcular
S = 1 + 2 + 4 + 8 + 16 + ...
Análogamente a lo antes hecho se tendría, sucesivamente,
S = 1 + 2 (1 + 2 + 4 + 8 + ... ); S = 1 + 2S; S=-1
Este resultado es evidentemente incorrecto.
La diferencia entre los dos casos está en que en el primer caso el número lími-
te S existe, y en el siguiente caso no. En este ejemplo la existencia estaba demos-
trada por la teoría de las progresiones geométricas de infinitos términos, que se su-
pone conocida.

ESCOLIO

No sabemos a quien se deba atribuir una ingeniosa aplicación del cálculo en falso
anterior, como colofón al célebre problema del ajedrez y el trigo. La hemos recogido
en un libro reciente, pero nos parece oportuno repetirla aquí.
Es antiquísima fábula, que el inventor del ajedrez había pedido como recompensa
por su invención, un grano de trigo en la primera casilla, 2 en la segunda y así doblan-
do hasta la última, lo que da un total de
1 + 2 + 2 2 + ... + 263 ,
lo que da de suma
9 223 372 036 854 775 808.
Este problema se cuenta, por ejemplo en los Diálogos de la Arihmética del Bachiller J.
Pérez de Moya (1562), y para hacer más sensible la cantidad que esto representa, la
evalúa Moya en la carga de
176 919 985 278
carros «que son menester para llevar los granos del ajedrez, y más sobran 5. caíces y 3.
cuartillos y 21.615. granos, que tendrá bien en que entender otro carro para llevarlos»
A esto, uno de los dialogantes, Antimaco, está tan admirado que apenas puede
creerlo: «aun yo todavía estoy imaginando si puede ser lo de los granos de trigo. Y
cierto que si así es, que la primera merced que a Dios pido es un ajedrez de trigo.»*
Pues que a tan alta instancia dirige su petición ¿qué habría respondido Antimaco,
si se le hubiese propuesto -por el único que podía proponérselo- darle, no el trigo
hasta 64 casillas, sino el de una sucesión inacabable de casillas, por los siglos de los
siglos? Añadiendo, eso sí, la condición de ajustar ahora mismo la cuenta para hacerle
la merced. Es posible que Antimaco hubiese aceptado, y entonces, contando como se
hizo para la suma anterior, que daba S = - 1, la conclusión será sorprendente: Es.
Antimaco el que tiene que dar un grano de trigo por la merced concedida.

* Los Diálogos de la Arithmética de Pérez de Moya han sido editados recientemente, con notas de
R.R.V., por el S. de Publicaciones de la Universidad de Zaragoza. 1987.
Capítulo XI

Dos matemáticos para


el romanticismo: Abel y Galois
«Como resumen, resulta una clasificación de todas las· ecuaciones irredupibles
en dos clases rampantes, simbolizadas (A) y (G), para recordar a los dos mucha-
chos egregios, creadores del Álgebra Moderna, sobre las huellas del patriarca
Gauss.n
J. Rey Pastor. Álgebra. Ed. 1957, pág. 264.

l. NIELS-HENRICK ABEL, EL MOZART DE LA MATEMÁTICA

l. Broma calculada.
Para atender al contexto de circunstancias de la inocente broma que da título
a esta sección, bueno será recordar que el genial matemático noruego Nicolás En-
rique Abel (1802-1829), muerto a los 26 años, vivió siempre más cerca de la pobre-
za que de la escasez. También entonces era pobre Noruega, pero B. M. HOlmboe
(1795-1850), inteligente maestro de Abel, consciente de la genialidad de su «discí-
pulon, le consiguió una modesta beca para que pudiese viajar a Europa y relacio-
narse con matemáticos alemanes y franceses de primera línea.
Como reflejo del temperamento espontáneo y amable del joven Abel, sus car-
tas a HOlmboe, y a otros, son escritos que se leen con simpatía, donde se interca-
lan referencias a importantes cuestiones matemáticas, y expansiones sinceras sobre
el estado de ánimo del afectivo autor.
Una muestra de su franco estilo epistolar puede ser el modo de fechar la pri-
mera carta que, desde Copenhague dirige a su amigo y protector Holmboe. Esta
es la broma con la que podemos empezar el relato, y es la fecha, que se ha escrito
así:
Compenhague, año ..Y6064321219
(contando la fracción decimal)
131
132 Dos matemáticos del romanticismo

Antes de comentarla, es fácil descifrarla, como sigue: Estamos en el año 1823


(parte entera de dicha raíz cúbica), cosa que Holmboe sabía. Puesto que no es año
bisiesto, para saber el día se hace preciso multiplicar por 365 la parte decimal de
dicha raíz y tomar la parte entera. Esto es,
E [.5908 X 365] = 215,
y 215 días significa que estamos a
3 de septiembre de 1823.
Esta fecha la pone, naturalmente, en nota a pie de página el editor de las obras de
Abel, pero quisiéramos hacer alguna observación sobre su cálculo.
Para fechar su carta, lo primero que tuvo que hacer Abel fue contar los días
transcurridos desde el 1 de enero y reducirlos a fracción decimal de año (cálculo
trivial), y luego elevar tan largo número al cubo, operación cuya pesadez puede
comprobar el lector sin más que intentarla a mano (sin calculadora). Pero luego
tuvo Holmboe que calcular la raíz cúbica, lo que ya supone casi una broma pesa-
da; porque hay que tener en cuenta que los cálculos debieron hacerse sin elementos
auxiliares, no ya calculadoras, sino ni tan siquiera las Tablas de Crelle, publicadas
en 1830. (Ver pág. 23.)
Todo esto demuestra que a los genios teóricos creadores de las matemáticas,
no creían venir a menos por ocuparse con soltura en grandes cálculos numéricos,
que hoy los aprendices matemáticos consideran tediosos y desdeñables. (Cfr. pág.
60**).
Ciertamente, las modernas técnicas de cálculo desplazan la dificultad de mu-
chos problemas a una adecuada programación. Por ejemplo, mis amigos los profe-
sores Montijano y Randez, con los que yo comentaba esta broma de Abel, progra-
maron en un santiamén el cálculo del momento preciso que la fecha indicaba, obte-
niendo ellos, casi con instantaneidad,
..V6064321219 = 1823.590827519712737197281832 ...
momento que corresponde al
3 de septiembre de 182~ a las 15 h. 38 min. 57 seg.
No es mala hora para escribir, desde luego, aunque no es creíble que Abel prepara-
ra su broma con tanta precisión.

2. Los años de estudiante.

Nicolás Enrique Abel nació el 5 de agosto de 1802 en Findoe, pequeño pueblo


noruego, en donde su padre era párroco evangélico.*

*Las fuentes originales de los biógrafos de N. H. Abe!, son bien concretas. En 1839 publica
Holmboe, la primera edición de las obras Completas de su entrañable amigo. En 1881 el Profesor de la
Dos matemáticos del romanticismo 133

. La familia era y fue siempre muy pobre. Cuando Abe! cumplió dieciséis años
le hicieron entrar con uno de sus hermanos en la Escuela-Catedral de Cristianía,
donde tuvo de profesor al ya citado Holmboe, que fue siempre su profesor y ami-
go.
A los 19 años pasó Abe! de la Escuela-Catedral a la Universidad. A la muerte
de su padre (1820) la familia había quedado en la indigencia, y los profesores de la
Universidad terminaron por cotizar a su cargo una modesta pensión para que «pu-
diera conservarse para la ciencia aquel raro talento; protección de que es digno por
su constante celo y buena conducta.» Gracias a esto pudo terminar sus estudios
universitarios en 1822.
Según su biógrafo Abe! era un joven alegre, simpático y comunicativo, que
participaba en las fiestas estudiantiles y populares.
Terminada la carrera universitaria hizo un viaje a Copenhague, donde el mate-
mático Degen ( 1766-1825) le aconsejó orientarse hacia el estudio de las integrales
elípticas. No es probable que el consejero llegase a sospechar, la metamorfosis que
los trabajos de Abe! iban a suponer para esta teoría.
De este tiempo son, una equivocada solución algebraica de la ecuación de 5. 0
grado, y, como magnífica compensación, sus primeros papeles sobre la irresolubili-
dad de dicha ecuación: primera manifestación de la original genialidad de su men-
te.
Este y otros trabajos le hicieron merecer la beca a que ya se hizo mención, pa-
ra trasladarse a Berlín y a París. Le quedan a Abe! seis años de vida, condicionada
siempre por la pobreza, para realizar su obra matemática, de cuya trascendencia
hasta hoy no sabríamos exagerar la importancia: no es menor su influencia en la
Matemática a la que fue, y es, la de Mozart en la música.

3. Abel en Europa.

En Berlín Abel fue bien acogido, sobre todo por A. Leopold Crelle (1780-
1855). Conoció a Jacobi, que luego resultó ser una personalidad decisiva para que
se reconociese el mérito extraordinario de los trabajos de Abe!.
Desde Berlín debía marchar directamente a París, pero hizo antes un pequeño
desvío para conocer Suiza. Es simpática la carta en que se justifica con Hansteen
por esta pequeña escapatoria; la escribe en Dresde en marzo de 1826:

Universidad de Cristianía C. A. Bjerknes publica una biografía de Abe\, en la que se encuentran sus
cartas y todas las circunstancias íntimas y familiares a las que cupo tener acceso. El mismo año 1881,
los dos insignes matemáticos noruegos L. Sylow y S. Lie, publican, por encargo y a costa del Estado
noruego, la edición crítica y comentada de las Obras Completas, incluida la correspondencia epistolar,
si bien limitada a las cartas de interés matemático. Esta edición de Sylow y Lie ha sido reimpresa en
New-York, en 1980.
134 Dos matemáticos del romanticismo

«En princ1p10 yo había contado con ir directamente de Berlín a París,


contento con la promesa de M. Crelle de acompañarme. Pero ahora M. Cre-
lle no puede hacerlo, y debería viajar yo solo. Ahora bien, estoy yo hecho de
tal forma, que no puedo soportar la soledad. Solo, me entristezco, me des-
compongo, y tengo poca disposición para el trabajo. Entonces, me digo que
es preferible ir con M. Boeck a Viena, y este viaje me parece justificado por
el hecho de que en Viena hay hombres como Littrow, Burg y otros, todos en
verdad matemáticos excelentes; añádase a esto, que yo no haré más viaje que
éste en toda mi vida. ¿Hay algo más justificado que mi deseo de ver también
un poco de la vida del sur? Una vez en Viena, saliendo hacia París, es casi
recto hacia Suiza. ¿Por qué no he de verla también un poco? ¡Dios mío! Yo
tengo también algo de gusto para las bellezas de la naturaleza, tanto como
otro cualquiera. Todo este viaje me haría llegar a París dos meses más tarde,
eso es todo. Yo recuperaré bien pronto el tiempo perdido. ¿No cree Ud. que
un viaje así me será beneficioso?.))

Cuando Abel llegó a París, en julio de 1826, había ya publicado trabajos im-
portantes en la revista matemática que por entonces comenzaba a editar su entra-
ñable amigo Crelle. Pero la revista era poco conocida todavía, y la acogida de Pa-
rís a Abel fue en principio fría. Su carácter sociable y necesitado de amistad le lle-
vó a superar esta situación y cuando regresó a su patria (a fines de ese mismo año,
por haberse agotado su beca), dejaba en Francia amigos que demostraron serlo,
como luego veremos.
En una de sus cartas a HOlmboe (24-X-26), comenta Abel esta circunstancia:
«Los franceses son mucho más reservados con los extranjeros que los alemanes)).
Pronto sin embargo consiguió amistades y aún afectos fuertes: «Legendre es de una
amabilidad estremada, pero desgraciadamente muy anciano))* El afecto casi pater-
nal del anciano, tiene más valor ético si se piensa que Legendre había trabajado
durante 40 años la teoría de las integrales elípticas, y que sus resultados queda-
ban ahora como casos particulares dentro de la teoría más amplia que concibió
Abel.
De Cauchy dice: «no hay modo de entenderse con él ®nque por el momento
es él quien sabe como deben tratarse las matemáticas. Lo que hace es excelente,
pero muy enredado. Al principio yo no entendía casi nada; ahora lo veo más cla-
ro ... )) Por su parte, Cauchy tampoco vio claro, al principio, la importancia de lo que
Abel estaba haciendo.

*Efectivamente Legendre tenía entonces 75 años, pero todavía sobrevivió cuatro años a N. H.
Abel. Esta frase de su carta, hace pensar en el certero aforismo de La Celestina de Rojas: «Nadie es
tan viejo que no pueda vivir un año, ni ,tan joven que no pueda morir mañana».
Dos matemáticos del romanticismo 135

Nicolás Enrique Abel

4. Epílogo y gloria póstuma.

Desde Cristianía, en enero de 1827 volvió Abel a Berlín, regresando a Norue-


ga en mayo del mismo año. La situación económica del matemático y su familia
era angustiosa, apenas aliviada por unas clases particulares y un encargo de susti-
tuto personal de un profesor de la Universidad de Cristianía. A mediados de Di-
ciembre de 1828, ya gravemente enfermo de tisis, viajó a Froland a visitar a su
prometida, Cristina, y el 19 de ese mes comenzó su última enfermedad. El 6 de
Abril de 1829 moría pobre, enamorado, y con gran pena por no poder desarrollar
las ideas matemáticas que le hubiesen ocupado varios años de trabajo.
Parece oportuno poner algunas notas de consuelo en tan desventurada histo-
ria. Dejamos aparte Jos incontables homenajes póstumos, que luego recordaremos,
pero que obviamente no llevaron ningún alivio al desventurado Abel.
Pero el «egregio muchacho» tuvo siquiera el consuelo de saber que su mérito
era reconocido por los matemáticos de Europa, y que de ellos nacieron iniciativas
incansables para ayudarle, sobre todo por parte de Crelle y de Jacobi. Supo tam-
bién que las gestiones de estos y de Gauss para conseguirle una plaza de profesor,
en el Instituto Politécnico de Berlín, iban a tener éxito. En esta esperanza bromea-
ba con su prometida diciéndole que en sociedad no sería anunciada «la mujer de
Abel» sino, con mucho respeto: Der Hr. Profesor, mit seiner Gemahlin (el honora-
ble profesor con su esposa). Desgraciadamente la noticia del nombramiento de pro-
fesor en Berlín llegó a Noruega pocos días después de la muerte de Abel.
136 Dos matemáticos del romanticismo

Asimismo llegó a saber cómo los matemáticos franceses, corrigiendo la fría


acogida de aquel semestre de 1826, se interesaban por su obra y su situación, hasta
el punto de que Legendre, Poisson y Lacroix escribían al Rey de Suecia para que
hiciese entrar a Abel en la Academia de Stokolmo. Legendre le escribía cartas re-
bosando entusiasmo y simpatía. En fin, Abel murió con la conciencia de que tenía
un puesto de honor en la Historia de las Matemáticas, y con la angustia de saber
que le faltaba el tiempo para desarrollar las mil ideas que tenía en mente.
El modo de exposición de Abel procura la sencillez y la claridad, que consigue
en cuanto es compatible con la dificultad del tema. Así, en 1834 dice Jacobi en
carta a un Ministro:
«Él nunca fue miembro de una Universidad, de una Academia. Un sor-
prendente descubrimiento comunicado por él a la Academia de París era tan
grande que no lo entendieron y quedó inadvertido ... ))
Sobre este Teorema de Abel, al exponerlo E. Picard en su conocido Traité
d'Analyse (1905), lo encabeza con este comentario admirativo:
«Abel ha establecido acerca de las integrales de diferenciales algébricas
una proposición fundamental, sobre la cual han retornado un gran número
de matemáticos. Nos contentaremos, por el momento, en darla a conocer, en
la primera forma que le ha dado el gran matemático noruego, en una Memo-
ria célebre sur une propieté générale d'une classe tres étendue de fonctions
transcendantes. En esta forma, el Teorema parece desde luego elemental, y
no hay quizá en la historia de la Ciencia, proposición tan importante obteni-
da con ayuda de consideraciones tan sencillas.))

En el artículo necrológico que el matemático noruego Mittag-Leffler dedicó a


su maestro en BerlÍn Karl Wierstrass (el primer matemático de su tiempo), dice
(Acta Mathematica 1897):
«Es bien sabido que Wierstrass apenas fue discípulo personal de nadie.
Pero el matemático cuyos escritos han tenido mayor influencia en su desarro-
llo ha sido ABEL. Uno de los primeros dicípulos de Wierstrass en Berlín, que
es el que mejor le ha conocido al comienzo de su actividad científica, me di-
jo: «Y o no me puedo imaginar a Wierstrass de otra manera que con los tra-
bajos de ABEL en la mano, y refiriéndose siempre a ABELH. Su primer y últi-
mo consejo era: «Lea Ud. a ABEL.H Su admiración por ABEL se manifestaba
en las más distintas ocasiones y permaneció siempre la misma. «En tanto la
cultura sea permanente, ABEL suscita la admiración de los entendidosH.
«Abel es uno de los afortunados que ha realizado algo que permanecerá para
siempreH. Así se manifestaba Wierstrass con ocasión del 400 aniversario de
la Universidad de Upsala.
Dos matemáticos del romanticismo 137

Finalmente, el reputado matemático contemporáneo J. Dieudonné, en su re-


ciente Abrégé d' Histoire des Mathematiques (París. Dunod, pág. 76) nos dice:
«Los resultados que Abel comunicó a Crelle y Legendre poco antes de
su muerte, muestran que estaba encaminado hacia los resultados definitivo~
que iba a obtener Galois dos años más tarde.»
Esta observación importante nos lleva de la mano a comentar la breve y sin-
gular vida del otro personaje al que se dedica este capítulo: Evaristo Galois.

2. EV ARISTE GALOIS EN DOS LECTURAS*

En cualquier aproximación a la breve y desgraciada biografía de Evaristo Ga-


lois (1811-1832), llama poderosamente la atención la insólita complejidad del per-
sonaje. La genial seguridad del matemático y la equívoca arrogancia juvenil son las
componentes más notorias de su personalidad. Si se las considera separadamente,
ninguna de estas dos componentes resulta excepcional, pues, ni son escasos los
ejemplos de matemáticos muy precoces, ni tampoco es raro entre los jóvenes de to-
dos los tiempos el alarde de activo inconformismo (según el estilo y norma que ca-
da tiempo imponga para uniformar a sus inconformistas). Pero en el caso de Ga-
lois, la extrema exaltación simultánea de ambas pasiones (diríamos, las Matemáti-
cas y el Romanticismo) es verdaderamente singular.

l. Presentación política.

Recientemente nos hemos interesado en la lectura comparada de dos relatos


de algunos momentos decisivos en la vida de G ALOIS, escritos por dos autores muy
alejados en el tiempo, y no menos en el propósito de su narración. Uno es el nove-
lista ALEJANDRO DUMAS (1802-1870) en sus Memorias, y otro el escritor ANDRÉ
DALMAS en una biografía apologética con especial atención a los aspectos políti-
cos:
Terminó A. DUMAS de escribir estas memorias a principios del año 1833, esto
es, apenas un año después de la muerte de GALOIS. Una muy buena traducción
castellana así titulada, Mis memorias, la publica en Barcelona (sin año) la edit.

* Este texto es una ligera ampliación del artículo publicado con el mismo título en la Revista EP-
SILON (n.• 6; 1986); Edit. Facultad de Matemáticas de la Universidad de Granada.
138 Dos matemáticos del romanticismo

Vd! de Tasso, y a ella nos referimos. Entre el innumerable censo de personajes


que aparecen en tan extensa obra nos encontramos (T. IV, págs. 98 y sgs.) con E.
GALOIS (escrito Gallois), como protagonista de un incidente del que DUMAS, autor
que desde luego ignora el excepcional talento del personaje, narra magistralmente
lo sucedido, como sigue:
«Estaba decidido que les daríamos un banquete por suscripción. Este
banquete quedó fijado para el 9 de mayo, y se celebró en los Vendanges de
Borgoña. Éramos doscientos comensales.
Hubiese sido difícil hallar en todo París doscientos convidados más hos-
tiles al gobierno que lo eran los allí reunidos, a las cinco de la tarde, en una
sala del piso bajo.
Las cosas se desarrollaron convenientemente durante los dos primeros
tercios del banquete; pero al descorchar el champagne, que simulaba una des-
carga, los ánimos se exaltaron; la conversación, política como era natural, se
convirtió en diálogo de los más atrevidos, y, en medio de los brindis oficiales,
se deslizaron los brindis particulares.
De pronto, en medio de una conversación particular con mi vecino de la
izquierda, el nombre de Luis Felipe, seguido de cinco o seis silbidos, llegó a
mis oídos. Me volví.
A quince o veinte sitios de mí se desarrollaba una escena interesantísi-
ma.
Un joven, con la copa en una mano y en la otra un cuchillo, se esforza-
ba por hacerse oír. Era Evaristo Gallois, que murió luego en un duelo contra
Pescheux de Herbinville.
Evaristo Gallois tenía entonces veintitrés o venticuatro años [en realidad
veinte], y era ardiente republicano.
El ruido era tal, que la causa del mismo se hacía incomprensible.
Lo que yo entreveía en todo aquello, es que había amenaza; que el nom-
bre de Luis Felipe había sido pronunciado, y aquel cuchillo, me decía clara-
mente con que intención.
Aquello excedía en mucho el límite de mis opiniones republicanas; cedí
a la presión de mi vecino de la izquierda, que, en su calidad de cómico del
rey, no quería verse comprometido, y saltamos desde la ventana al jardín.
Llegué a mi casa bastante inquieto: era evidente que aquello tendría con-
secuencias. En efecto, dos o tres días después, fue detenido Evaristo Ga-
llois.
Al final de este capítulo lo veremos comparecer ante el tribunal.»
Recordemos de este relato el nombre de PESCHEUX DE HERBIVILLE, sobre
cuya intervención en la muerte de GALOIS hemos de volver más adelente. El episo-
dio de la huida de DUMAS por la ventana se recoge en varios textos biográficos acer-
Dos matemáticos del romanticismo 139

ca de GALOIS. Unos lo dan por cierto, y otros lo apuntan con un se dice, pero no
recordamos haber leído en ninguna, que la fuente de la anécdota es el propio de-
senfadado relato de DUMAS, con una sinceridad que le honra.
Las sesiones del proceso de GALOIS están narradas con detalle en el Journal
des Débats del 16 de junio. Sin duda de allí tomó DUMAS el amplio fragmento con
que cierra este capítulo de sus memorias. Lo citamos íntegro, porque no se puede
resumir sin que pierda su vivacidad:
«Ya he dicho que Galqis había sido detenido. Su proceso se instruía rá-
pidamente.
No he visto nada más sencillo que aquel proceso, en el que el acusado
parecía tomarse el trabajo de procurar á los jueces las pruebas que pudiesen
necesitar.
Véase la acusación. Ella me ha dado á conocer hechos que yo ignoraba;
llevado á otra· parte por los acontecimientos, yo no había vuelto á ocuparme
de aquella noche tan borrascosa. En aquella época se vivía de prisa y de un
modo agitado.
Escuchemos al fiscal:
«El día 9 de mayo último hubo una reunión de unas doscientas personas
en el restaurant de los Vendanges de Borgoña, para celebrar la absolución de
los señores Trelat, Cavaignac y Guinard. La cena se efectuó en una sala del
piso bajo que da al jardín. Se pronunciaron diferentes brindis en los que se
expresaban las opiniones más hostiles para el gobierno actual.
«En medio de aquella reunión Evaristo Galois se levantó y dijo en voz
alta, según propia confesión, con un puñal en la mano: ¡Por Luis Felipe! En-
tonces se oyeron silbidos, ora porque los convidados desaprobasen el horrible
atentado, ora porque, como declara Galois, se supusiese que brindaba por el
rey; sin embargo, está bien probado que muchos convidados vituperaron lo
ocurrido.
«El cuchillo puñal había sido encargado por Galois el día 6 de mayo al
cuchillero Henry. Dio muestras de prisa por tenerlo, alegando un supuesto
viaje.»
Ahora vamos á reproducir el interrogatorio del proceso en toda su senci-
llez.
PRESIDENTE. - Acusado Galois, ¿formaba usted parte de la reunión que
se celebró el día 9 de mayo último en los Vendanges de Borgoña?
ACUSADO. - Sí, señor presidente, y hasta, si quiere usted permitirme
que le relate lo allí ocurrida, le ahorraré el trabajo de interrogarme.
P.- Le escuchamos.
A. - He aquí la verdad exacta sobre el suceso al que debo el honor de
comparecer ante vos. Yo tenía un cuchillo del que me había servido durante
140 Dos matemáticos del romanticismo

Retrato de Evaristo Galois, según el grabado


póstumo, realizado por su hermano Alfredo.

la cena, y, al llegar los postres, lo levanté diciendo: ¡Por Luis Felipe ... si hace
traición! Estas últimas palabras sólo las oyeron mis vecinos, ya que los silbi-
dos con que fue recibida la primera parte de mi frase y la idea de que yo
brindase por el rey, impidieron oír la segunda parte.
P. - Según su entender, un brindis á la salud del rey habría sido mal
recibido.
A. - ¡Quién lo duda!
P.- Un brindis por Luis Felipe, rey de los franceses, ¿habría enojado á
la asamblea?
A.- De seguro.
P. - ¿Se proponía usted consagrar el p~ñal al rey Luis Felipe?
A. - En el caso de que hiciese traición, sí.
P. - ¿Era por su parte la manifestación de un sentimiento personal el
presentar al rey de los franceses como digno de recibir una puñalada, ó se
proponía excitar á los demás á semejante acción?
A. - Quería excitar á esa acción, en el caso de que Luis Felipe hiciese
traición, ó sea en el caso de que osase salir de la legalidad.
P. - ¿Cómo ~upone usted que un rey pueda salir de la legalidad?
A. - Todo induce á creer que no tardará en hacerse culpable de ese cri-
men, si no lo es ya.
Dos matemáticos del romanticismo 141

P.- Explíquese.
A. - Me parece que hablo claro.
P.- No importa; explíquese.
A. - Quiero decir que la marcha del gobierno puede hacer suponer que
Luis Felipe hará traición algún día, si no la ha hecho ya.
Y a se comprenderá que con semejante lucidez en las preguntas y res-
puestas, los debates serían cortos.
Los jurados se retiraron á deliberar y emitieron veredicto de inculpabili-
dad. ¿Tenían a Galois por loco, ó eran de su opinión?
Galois fue puesto en libertad al instante.
Se dirigió á la mesa en que estaba su cuchillo como pieza de convicción,
lo cogió, lo cerró, se lo metió en el bolsillo, saludó al tribunal y salió.»
Ya hemos dicho que DUMAS no tenía al escribir sus memorias la menor idea
de que GALOIS fuese un hombre excepcional ni tan siquiera importante. Por el con-
trario, el interesante libro de A. DALMAS, con plena conciencia del valor del perso-
naje biografiado, no puede evitar convertir el relato en una historia de buenos y
malos, donde los buenos son sólo EVARISTO G ALOIS, y los malos todos los de-
más*. A nuestro juicio, esta simplificación más bien desfigura que explica la
personalidad del protagonista, mas no es el único biógrafo que cae en ella. Por
ejemplo E. T. BELL, cuando titula su capítulo biográfico de GALOIS: Genio contra
estupidez. Pero GALOIS escapa de fórmulas tan elementales para la explicación de
su amargura, que es más trágica con la conciencia de que no vivía entre estúpidos,
sino que su vida se desarrolla en París, en la época más brillante de la matemática
francesa y de trascendental inquietud política.
Es en todo caso natural que, en vez del tono condescendiente levemente iróni-
co de DUMAS ante aquel muchacho desconocido para él, A. DELMAS comente en-
tusiasmado este pasaje del proceso:
«Vemos al frágil muchacho en medio de la multitud del pretorio. Está
lleno de vivacidad y de nobleza. Parecen escucharse sus breves respuestas al
presidente de la corte. De vez en cuando, una frase de tono inflamado alivia
la ironía del acusado. Nada se le escapa. Está seguro. En un terreno político
no utilizará más que los argumentos de la política.»
Todo es cierto. Pero también vemos a un joven que se goza en cumplir su pa-
pel, viviendo su personaje como lo exige el espíritu de los tiempos, ante un pretorio
más afecto que hostil, haciendo bueno el justo aserto de VíCTOR HUGO: «Vale uno
más si saben que le miran.» Al tiempo que un magistrado no mal intencionado,

* Dalmas, André.- Evariste Galois, Revolutionnaire et Géometre. Ed. Le Nou,·eau Commerce.


París 1982.
142 Dos matemáticos del romanticismo

atiende comprensivo más que severo al imparable huracán de lo nuevo, y procura


ayudar más que hundir al procesado.
EL PRESIDENTE (al acusado).~ La provocación que estáis de acuerdo
en haber hecho ¿era pues una provocación condicional?
M. GALOIS.- Sin duda se habría preferido que llevase una pancarta por
la muerte de Luis Felipe.
EL PRESIDENTE.- ¡Estáis ahora insultando gravemente, y sin conocer-
las bien, las intenciones de muchas personas aquí presentes ...

EL PRESIDENTE. - Os estáis desviando de vuestra defensa. por vuestro


interés haríais mejor dejando la palabra a vuestro abogado.
M. GALOIS.- Termino ... ¡Vosotros sois niños! Vosotros habéis puesto
nuestra cabeza sobre el tajo y no habéis tenido fuerza para hacer caer el ha-
cha.

EL PRESIDENTE. - Aquí os quito el uso de la palabra en vuestro propio


interés.
M. GALOIS.- No me hacéis ningún perjuicio, yo había terminado.»
Por insólito que parezca este tono en un procesado, tal arrogancia no era ex-
cepcional. Así, la encontramos también, por ejemplo, en el mismo proceso cuya
sentencia absolutoria se festejaba en el banquete de estos incidentes, proceso que
nos va a dar ocasión de conocer a uno de los dos principales provocadores de la tra-
gedia de GALOIS, el joven caballero, PESCHEUX DE HERBINVILLE. Transcribimos
de DUMAS esta parte del desarrollo de las sesiones procesales del 16 de abril.
«Todos los hombres procesados, vivían de su fortuna o de su talento, y
eran más bien ricos que pobres.
Y a se comprenderá el ademán desdeñoso con que oirían los procesados
las capciosas y vulgares observaciones del fiscal. Lejos de pensar en defender-
se, se comprendía que, al llegar el momento oportuno, serían ellos los que to-
marían la ofensiva.
Pescheux de Herbinville fué el primero que se lanzó á galope á sablear á
jueces y fiscal.
- Señor Pescheux de Herbinville- le dijo el presidente Hardouin, -se
le acusa de haber tenido armas á su disposición y de haberlas distribuido.
¿Confiesa usted este hecho?
Pescheux de Herbinville se levantó.
Era un joven de veintidós á veintitrés años, rubio, elegante, de modales
distinguidos. Los cartuchos cogidos en su casa estaban envueltos en papel de
seda y perfumados.
Dos matemáticos del romanticismo 143

- Señor presidente, no sólo confieso ese hecho, sino que me vanaglorio


de él... Sí, he tenido armas, y muchas, y voy á decir cómo las he tenido. En
julio, al frente de unos quince hombres, en medio del fuego, tomé sucesiva-
mente tres puestos; las armas que tenía son las de los soldados á quienes he
desarmado. Pero yo me batía por el pueblo, y esos soldados disparaban con-
tra el pueblo. ¿Soy culpable de haber tomado armas que en las manos en que
se hallaban servían para matar á los ciudadanos?
A estas palabras siguió una salva de aplausos.
- También es cierto el hecho de que distribuí esas armas -siguió di-
ciendo el acusado-, y no sólo distribuí esas armas, sino que creyendo que en
los tiempos que corren era bueno distinguir á los amigos de Francia de los
enemigos, vestí á mi costa, á pesar de no ser rico, de guardias nacionales á
algunos hombres que me habían seguido. Entre esos hombres distribuí las ar-
mas á que tenían derecho, puesto que me habían ayudado á cogerlas ... Me
habéis preguntado lo que tenía que decir en mi defensa, y ya lo he dicho.
Y se sentó en medio de aplausos que sólo cesaron ante los requerimien-
tos de la presidencia.»
Y menos de un año después de todo esto, ... Nunca sabremos si estaba también
perfumada la bala que terminó la vida de G ALOIS, tras una dolorosa agonía herido
en el vientre. Pero ninguno de los intérpretes del drama que vamos a recordar supo
jamás que aquel disparo retrasó cuarenta años el desarrollo del Álgebra moderna y
cercenó a Francia el genio matemático más prometedor de su siglo.

2. Segundo proceso y prisión.

El Gobierno de Luis Felipe había prohibido la manifestación convocada por


los patriotas (sinónimo de republicanos) para el 14 de julio de 1831. Obedeciendo
las consignas de sus amigos, GALOIS se encontró aquel medio día en el Puente
Nuevo acompañado del también estudiante DUCHATELET, al frente de una mani-
festación de unas seiscientas personas. Según DALMAS fue este compañero el pro-
bable adversario de GALOIS en el fatal duelo del 30 de mayo siguiente: volveremos
sobre este punto. Detenidos y juzgados ambos, fueron condenados GALOIS a nueve
meses de prisión y DUCHATELE a tres, porque el primero llevaba consigo un puñal.
GALOIS ingresó en la prisión de Sainte-Pelagie el mismo 14 de julio, y aunque su
condena vencía el 29 de abril, se le puso en libertad, por motivos de salud, el 16 de
marzo de 1832. A partir de este momento se saben muy pocos detalles de la vida
de GALOIS, como si una tácita (y probable) conspiración de silencio, se hubiese
propuesto no hablar de ello.
Haremos mención de un incidente carcelario, como muestra de la puntillosa
144 Dos matemáticos del romanticismo

susceptibilidad de Galois, esta vez no entre matemáticos hostiles, sino entre amigos
patriotas encarcelados como él.
Durante su prisión en Sainte-Pelagie no todos los detenidos políticos recibían
el mismo trato, sino que este era mejorado según las posibilidades personales del
detenido. GALOIS estuvo siempre en la categoría de régimen ordinario, lo que es
decir, con la parte menos intelectual y más instintiva de los manifestantes republi-
canos allí detenidos en multitud. En estas circunstancias, y como es inevitable en
todas las masificaciones de gente joven y elemental, surgió el desafío tópico sobre
beberse íntegro el contenido de una botella de aguardiente. Así provocado, G ALOIS
aceptó la apuesta y bebió, en efecto, pero las consecuencias fueron tremendas, y es-
tuvo a punto de terminar su vida con una muerte todavía más absurda que la que
pocos meses después iba a sufrir.

3. El trágico final.

Probablemente no se sabrán nunca los detalles de la intriga que le llevaron al


absurdo desafío de honor «por una infame coqueta» (en palabras del propio
GALOIS). Pero el problema psicológico de la víctima de este episodio, es más intri-
gante que la trama argumental, por cuanto muestra compatibles un genio matemá-
tico absolutamente maduro y seguro de sí, con el atolondramiento emocional, más
pueril que juvenil, que le empuja a aceptar tal desafío a muerte.
La tipificación psicológica de GALOIS, debe matizarse entre las dos opciones
extremas; la una, que pudiéramos llamar romántica o «partidaria», que se niega a
aceptar para su inestabilidad emotiva cualquier motivación distinta de su idealismo
social y político, llevado hasta la arrogancia de sus procesos, y acosado en el tema
científico por la estupidez de «los otros». En el extremo opuesto, cabe el diagnósti-
co frío de quienes atribuyen la susceptibilidad de Galois a una manía persecutoria
patológica (y heredada, pues su padre la padeció y ello le llevó al suicidio). Pero el
que se decida por aceptar esta última opinión, debería hacerlo sin olvidar el sesudo
aforismo de Eugenio D'Ors: «Lo más triste, en los adolescidos de manía de perse-
cuciones, es que tienen razón.»*
Detengámonos ahora un momento en la personalidad de los posibles adversa-
rios y provocadores del absurdo duelo.
Ya hemos visto, que, según Alejandro Dumas, el adversario de Galois había
sido el joven caballero Pescheux de Herbinville. Es indudable que,· ignorando del
todo A. Dumas la singular relevancia de Galois, que para él no es más que uno de
los cientos de personajes que aparecen en sus Memorias, está afirmación, hecha al
paso y sin ningún énfasis, no tenía ninguna razón para querer falsear los hechos.
Es, pues, claro, que por lo menos en un amplio sector social, la autoría de Pes-
cheux de Herbinville se daba por cierta. Esto hace indudable que fuera figura signi-
Dos matemáticos del romanticismo 145

ficada en la trama del duelo, aunque tal vez, según veremos, no fuese el autor ma-
terial del mortal disparo.
Por otra parte A. Dalmas en su citado libro, se inclina a creer que quien mató
a Galois fue su camarada Duchatelet, cuyo nombre hemos leído poco antes. El
fundamento para esta opinión también es sólido, porque se basa en el detallado re-
lato de un periódico de provincias: Le Précurseur de Lyon, el 4 de junio de 1832,
publica esta información de su corresponsal en París:
«París, 1 de junio. - Un duelo deplorable ha quitado ayer a las ciencias
exactas un muchacho que ofrecía las mejores esperanzas, y cuya celebridad
precoz no evoca sin embargo más que recuerdos políticos. El joven Evaristo
Galois, condenado hace un año por sucesos ocurridos en el banquete de los
Vendanges de Bourgogne, se batió con uno de sus antiguos amigos, joven co-
mo él, como él miembro de la Sociedad de Amigos del Pueblo,· y que tenía,
por última relación con él, haber figurado igualmente en un proceso político.
Se dice que el amor fue la causa del desafío. [... ]. Tenía GALOIS veintidós
años. L.D., su adverario, era todavía un poco más joven.»

El párrafo sustituido por puntos suspensivos lo aplazamos para una cita poste-
rior. Señalamos como erratas que del incidente del banquete salió absuelto, como
no condenado, y que la edad de Galois era de sólo veinte años. Las referencias al
amigo encajan bien con Duchatelet, y en parte con Pescheux de Herbinville. De
todo lo anterior (y aún más de lo que va a seguir) parece deducirse, dejando en du-
da cuál de los dos hizo el disparo, que ambos fueron colaboradores (apetece decir
cómplices) en la provocación del duelo. Es muy sabido que en sus cartas últimas,
la noche víspera del duelo, Galois, como seguro de su muerte, escribe.;_
«A todos los republicanos: Yo ruego a los patriotas, mis amigos, no me
reprochen el no morir por el país. Muero víctima de una infame coqueta. En
un miserable canean se apaga mi vida. .. .. Pongo al cielo por tes~igo que es
empujado y forzado como he cedido a una provocación, que he conjurado
por todos los medios ... Perdón para los que me han matado, son de buena fe.
(29 mayo 1832)»

Y la misma noche, en carta a N.L. y V.O.


«Mis buenos amigos: Yo he sido provocado por dos patriotas ... me ha si-
do imposible rehusar. Perdonadme por no haberos advertido a ninguno de
los dos. Pero mis adversarios me emplazaron, con palabra de honor, para no
prevenir a ningún patriota ..... Guardad mi recuerdo, puesto que la suerte no
me ha dado suficiente vida para que la patria sepa mi nombre.))
146 Dos matemáticos del romanticismo

Resulta explícito que los adversarios que le forzaron al desafío y al secreto


fueron dos. Es indudable que un hombre. medianamente frío o maduro no se hubie-
se dejado llevar a tan descabellada situación. Por otra parte, la fórmula absurda y
terrible que convienen para llevar a cabo el desafío, exige un tercer hombre entre
los dos tiradores, ya que, según la nota periodística antes citada, en el fragmento
que entonces eludimos, se dice así:
«Elegida por los adversarios como arma la pistola, les pareció demasia-
do duro para su antigua amistad tener que apuntarse el uno al otro, y se re-
mitieron a la ciega decisión de la suerte. Entonces cada uno de ellos se armó
de una pistola e hizo fuego: una sola de las armas estaba cargada. G ALOIS
fue atravesado de parte a parte por la bala de su adversario; se le transportó
al hospital de COCHIN, donde murió dos horas después.»*
Este relato sombrío suaviza el detalle más escalofriante. No fueron sus cama-
radas los que le transportaron al hospital pues ocurrió, que después de hecho el fa-
tal disparo, los dos cómplices (el que disparó y el que forzosamente debió interve-
nir para preparar y sortear las pistolas), se marcharon del campo dejando en él
abandonado al herido. Y así, al fin de la mañana del 30 de mayo, un aldeano des-
cubrió el cuerpo inanimado de GALOIS,·Y le transportó al hospital, donde murió en
la mañana siguiente.
¿Cómo se explica la absoluta seguridad que expresa GALOIS en el fatal desen-
lace de su desafío? De haber seguido las reglas normales del duelo podría pensarse
en la conciencia de su inferioridad en el manejo de armas, pero no fue de ese mo-
do. La premonición de GALOIS es el misterio último de su infortunada historia.

4. La gloria inesperada.

En este artículo se ha eludido el tecnicismo matemático, pero hay una circuns-


tancia de la biografía que no puede eludirse, porque es probablemente única en la
Historia de la Ciencia. La obra que ha hecho inmortal para las Matemáticas el
nombre de Evaristo Galois, es una larga carta escrita de un tirón en la última no-
che de su vida, en las horas antecedentes al desafío fatal.
En esta carta, entrecortada por nerviosos «no tengo tiempo» y algún ((falta de-
mostrar algo», expone Galois los resultados de sus investigaciones sobre la teoría
de grupos y de cuerpos finitos. La confía a su amigo Augusto Chevalier, con el en-

• Si nos es permitido intercalar una observación pintoresca en este trágico relato, diremos que a fi-
nes del siglo XIX el marqués de Cabriñana publica um libro titulado Lances entre caballeros, donde ex-
pone las normas que el honor exige seguir a duelistas y padrinos, que establece la prohibición; entre
otras, de batirse -como en una especie de ruleta rusa- con una sola de las dos armas cargadas.
Dos matemáticos del romanticismo 147

cargo de que se haga llegar a Gauss para que informe «no de la veracidad, sino de
la importancia de sus resultados». -
Esta carta no se hizo pública hasta 1846, con las notas y aclaraciones con que
la hizo conocer el ilustre matemático Liouville (1809-1882), que había sido condis-
cípulo de Galois. No será excesivo ningún elogio al talento matemático y a la hon-
radez científica demostradas por Liouville en este quehacer. En la actualidad el co-
nocimiento de la clarísima teoría de Galois es parte obligada en cualquier plan de
estudios para la formación profesional de los matemáticos.
Leíamos antes, cómo Galois lamentaba que su nombre no llegara a ser cono-
cido en Francia. Nunca sospechó que iba a ser el único matemático que, con unas
obras completas de sólo sesenta páginas, fuera universalmente conocido.

NOTAS

Por alguna razón que no sabríamos determinar, la adecuación de Galois al


trato con los importantes matemáticos de ·su tiempo fue siempre difícil.
Cuando Galois intentó su ingreso en la l!cole Polytechnique, en 1829, tenía 18
años de edad y su talento matemático no era desconocido, pero sorprendentemente
fracasó en el examen. Se da como cierto, que irritado Galois por la risa, o sonrisa,
inoportuna de alguno de sus examinadores, le arrojó a la cara el trapo borrador y
se marchó del aula. La calificación de ese examen no se ha encontrado, y probable-
mente no se daría.
En una carta al Presidente del Instituto de Francia, el 31 de marzo de 1831, al
reclamar atención sobre la memoria presentada tres meses atrás para que fuese in-
formada por Lacroix y Poisson, al parecer perdida, muestra una justificada irrita-
ción por el contratiempo, pero asimismo lo atribuye a una persecución personal,
que no parece razonable existiese.
«Como el problema (resuelto) ha parecido, hasta aquí, si no imposible,
al menos muy difícil a los geómetras, la comisión de examen ha juzgado a
priori que yo no podía haber resuelto ese problema, en primer lugar porque
yo me llamaba Galois, y además porque yo era estudiante. Y la comisión
perdió mi memoria. Y se me ha mandado decir que mi memoria estaba ex-
traviada.»

Cuando el ilustre matemático J. Tannery tomó a su cargo la publicación de


los manuscritos de Galois (hacia 1906), rehusó incluir algunas páginas de ataque a
Poisson, y es de creer que Tannery adoptó esta decisión por el mejor honor de Ga-
lois.
Debe decirse, y realmente éste es el objeto de esta pequeña nota, que en mu-
chas notas biográficas sobre Galois, se ironiza frívolamente con el informe en que
148 Dos matemáticos del romanticismo

Poisson devuelve el trabajo de Galois «diciendo pura y llanamente que no lo ha en-


tendido», como cuenta alguno. La realidad es que el informe para la Academia re-
dactado el 11 de julio de 1831 es científicamente correcto. Lo reproducimos aquí,
subrayando algunas frases que suelen suprimirse en las citas irónicas aludidas, fra-
ses de espectativa, que responden a la realidad y acreditan el respeto de los infor-
mantes hacia el joven autor de 19 años. Lo que no podían suponer, desde luego, es
que al año siguiente hubiera muerto. Ya hemos dicho que Liouville tardó catorce
años en completar la tarea que se esperaba de Galois. El informe dice así:
«.../Como quiera, nos hemos esforzado totalmente en comprender la de-
mostración de M. GALOIS. Los razonamientos no son lo bastante claros ni lo
suficientemente desarrollados para que hayamos podido juzgar de su exacti-
tud, con lo que no estamos en condiciones de dar una idea en este informe.
El autor anuncia que la proposición que es objeto particular de su memoria es
una parte de una teoría general susceptible de muchas otras aplicaciones. Fre-
cuentemente ocurre que las diferentes partes de una teoría se aclaran mutua-
mente, y son más fáciles de captar ·en su conjunto que aisladamente. Se puede,
pues, esperar a que el autor publique por entero su trabajo, para formar una
opinión definitiva; pero en el estado en que actualmente se encuentra la parte
presentada a la Academia, no podemos proponer nuestra aprobación.»
Capítulo XII

Apuntes de varia lección


l. D'ALEMBERT, EL MATEMÁTICO DEL ENCICLOPEDISMO

Para el conocimiento cultural más corriente, la fama de Jean Le Rond D' Alem-
bert ( 1717-1782) viene fundada por su colaboración en la gran Encyclopedie mét-
hodique y, más concretamente, la redacción del Discours préliminaire. Sin embar-
go, es en las Matemáticas, mejor que en la filosofía, donde se justifica la permanen-
cia de su nombre en primera fila de los sabios del iluminismo. Se trata, además, de
una personalidad humana muy singular, aunque no aparatosa, que encaja en el
modelo tópico generalizado para imaginar a un filósofo ni, menos, a un científico.
Recordaremos aquí algunas notas biográficas que así lo demuestran.
El destructor cauteloso. D' Alembert actuó siempre con cuidado ante todo lo
que pudiera amenazar su tranquilidad personal. Así, evitó siempre unirse a los
grandes pero se movió muy hábilmente entre ellos. Como ejemplo, una anécdota.
En 1763 termina la guerra de los siete .años con la casi imposible victoria de
Federico 11 de Prusia. Aparte habilidades políticas de éste, debió ser causa la gran
torpeza del general príncipe de Soubise, que perdió la batalla de Rossbach a la ca-
beza de un ejército de 50.000 hombres frente a los 20.000 del prusiano. Es memo-
rable la carta que el inepto general dirigió entonces a Luis XV «Escribo a Su Ma-
jestad en el colmo de mi desesperación. La derrota de vuestro ejército es total. No
puedo deciros el número de vuestros oficiales que han muerto, se han perdido,
o han sido hechos prisioneros)). Terminada su guerra, el rey filósofo vencedor,
insistió en invitar a D' Alembert para que ocupase la presidencia _ge .la Academia
de Ciencias de Berlín, cuya vacante la estaba reservando desde la muerte de Mau-
pertuis (1759). Marchó D' Alembert a Berlín y estuvo algún tiempo en Prusia,
aunque sin aceptar la presidencia ofrecida. Se cuenta que el mismo día de su
llegada le pregunto Federico 11: ((¿Proporcionan las matemáticas algún método
para calcular las probabilidades en la política?)). El matemático respondió que
no conocía ninguna doctrina sobre la materia: «Pero si alguna existe -añadió-
vos la habéis hecho inútil; porque en la última guerra, señor, habéis vencido a to-
das las probabilidades))
149
150 Apuntes de varia lección

El segundo en importancia enciclopedista matemático, Condorcet, en su elogio


de D' Alembert, explicita con justeza, la metódica circunspección de éste, con unas
pocas frases que hemos subrayado;
«D' Alembert creía, que el hombre prudente no está obligado a sacrificar
su reposo a la esperanza incierta de ser útil: que debe la verdad a todos los
hombres, pero con las consideraciones para no advertir a quienes la verdad
ofende se levanten contra ella: que a menudo, en vez de atacar de frente peli-
grosas preocupaciones, vale más ensalzar a su lado verdades que las contra-
digan: que en lugar de descargar contra el error golpes directos, basta acos-
tumbrar a los hombres poco a poco a discurrir con precisión. Miraba el
amor a la ocupación y la estimación del valor de la vida privada, como las
barreras más seguras contra los vicios; temía que los que buscan virtudes más
ruidosas se engañasen a sí propios o buscaran engañar a los demás: y que el
amor demasiado inquieto del bien público no fuera a menudo más que una
ambición disfrazada.))
Así, en resumen, era D' Álembert hombre de sabia autocensura en su acción
pública, al tiempo que, es bien sabido, de fría, implacable acción antirreligiosa en la
privada. Su incredulidad fue, posiblemente, la más absoluta entre las relativas in-
credulidades filosóficas del siglo XVIII, pero nunca la dejó traslucir en sus escritos
públicos.
El varón rendido. - La vida amorosa de D' Alembert se reduce a un solo epi-
sodio, novelesco y patético. Su vida social en la juventud se limitaba al círculo de
intelectuales de París, al que Laplace le había presentado. Sus éxitos científicos le
llevan bien pronto a ser admitido en los salones de la anciana marquesa Du Def-
fant, ya ciega, pero todavía ingeniosa y capaz de reunir en ellos a personas y filó-
sofos de alto tono.
Tenía esta dama como empleada, lectora y acompañante a Mlle. De L'Espina-
sse, que se levantaba unas horas antes que la marquesa. Paulatinamente la joven
lectora fue anticipando en el propio palacio las reuniones de la señora Du Deffant,
hasta que enterada ésta de la competenc_ia desleal de su acompañante la despidió
inmediatamente. Aparece entonces en escena otra vieja dama Mme. Geofrin, que
tenía también un prestigioso salón filosófico, y decidió proteger económicamente a
Mlle. de L'Espinasse, que pronto, hacia 1757 organizó su propio salón. En éste, de
5 a 1O de la noche se podía encontrar a lo más selecto de los círculos cortesanos y
científicos. Ser recibido en aquella casa era signo de distinción.
Al año de haberse instalado en su salón la señorita de L'Espinasse, fuese
D'Alembert a vivir allí. Tenía entonces 41 años y 32 años ella. El amor del mate-
mático fue constante, a veces platónico, pero nunca fue constante el de ella, movi-
da quizá por el impulso -~puntan las Memorias de Marmóntel- de conseguir un
matrimonio que nunca pudo lograr. Y también en esas Memorias se relata: «La
Apuntes de varia lección 151

continua actividad de su espíritu pasaba a nuestras inteligencias, pero con medida:


su imaginación era el móvil; su razón el regulador ... : D' Alembert estaba cerca de
ella como un sencillo y dócil niño.»
Cuando esta mujer se sintió morir, quiso confesar sus veleidades a D' Alembert,
que las sabía bien. El gran matemático lloró, perdonó y no se consoló jamás de
la pérdida de su amiga. Se sintió condenado a soledad, y a cierto amigo que creyó
consolarle recordándole la inconstancia de la ya muerta, le contestó: «Sí, la señori-
ta de L'Espinasse estaba cambiada, pero yo no: ella ya no vivía para mí, pero yo
vivía para ella.»

2. JOSt MARIANO VALLEJO, MATEMÁTICO ESPA~OL DEL S. XIX.

En más de una ocasión hemos traído a estas páginas alguna cita tomada de la
obra de D. José M. Vallejo, y puesto que algunas de las tales pueden aparecer con
un tono irónico, queremos decir ahora que se hicieron con respeto al autor, de
cuya significación en la matemática española haremos aquí un breve comentario.
José Mariano Vallejo (1779-1846) nació en Granada y estudió en aquella Uni-
versidad, pero en lo que hace a las matemáticas su formación fue fundamentalmen-
te autodidacta.
Se inició pronto en la enseñanza, y en Madrid, en 1801, es profesor sustituto de
geometría práctica en la Real Academia de San Fernando. Al año siguiente ganó
por oposición la cátedra de Matemáticas y Fortificación del Real Seminario de
Nobles de Madrid, título que aparece en la cabecera de sus obras matemáticas en
sus diversas ediciones.
Su primera publicación matemática fueron unas Adiciones a la Geometría de
Bails, (1806), y una Memoria sobre la curvatura de las líneas, (1807) .
. La obra fundamental de Vallejo es el Tratado Elemental de Matemáticas, es-
crito de orden de S.M. para uso de los Caballeros Seminaristas de dicho centro y
demás casas de educación del Reino. De su fundamental Tratado (tres volúmenes
en cinco tomos) se hicieron diversas ediciones entre 1807 y 1847 (la cuarta, póstu-
ma). El mismo autor redujo esta obra a los dos volúmenes de un Compendio (1819)
que también conoció varias ediciones sucesivamente ampliadas.
Refiriéndonos a la ciencia española, si el tratado de Vallejo se hubiese limita-
do a la primera edición de 1807, diríamos de él que es nuestro último tratado de
matemáticas del siglo XVIII. Pero las circunstancias de la vida del autor le permi-
tieron irlo modificando en sucesivas ediciones y de las últimas (publicadas hacia
1840) podemos decir que es el primer tratado de matemática de nuestro siglo XIX.
:fste es su meritorio significado, aunque ciertamente hasta muy finalizado el siglo
!52 Apuntes de varia lección

XIX no logra nuestra matemática sintonía con la europea contemporánea; «pero


ésa es otra historia y debe ser contada en otra ocasión».
Hagamos mención de las circunstancias aludidas, que son la consecuencia in-
mediata de los avatares de aquel tiempo, del que el propio Vallejo, en nota en el
tomo I-2 (edic. 1847, póstuma), nos dice:
«Los acontecimientos que han sobrevenido en España, desde el año de
1807 en que yo concluí este tratado, son de tal naturaleza, que parece están
fuera del alcance de cuantos métodos se han discurrido para conjeturar; y
por consiguiente no se debe extrañar el que hasta ahora no haya cumplido la
promesa del texto donde se reserva para más adelante el ampliar algunas ex-
plicaciones, pues las circunstancias han sido tales, que a no ser por mi asiduo
y continuo trabajo, y por el celo ardiente y patriótico que siempre he tenido
para promover los progresos de este ramo tan importante de los conocimien-
tos humanos, no hubiera podido llegar a superar los enormes y poderosos
obstáculos que a cada paso he encontrado para publicar lo que hasta ahora
ha salido a luz.» ·

Tan insólitos acontecimientos comienzan, naturalmente, con la Guerra de la


Independencia, donde Vallejo interviene y tiene un papel importante en la defensa
de Cádiz contra los franceses. Como tantos otros distinguidos, se exilió en 1823,
concluido el período liberal, viajó por Europa hizo estancia en Londres y terminó
asentándose en París. Allí enseñó matemáticas y tuvo ocasión de hacer buena
amistad personal con matemáticos tan importantes como Laplace, Cauchy y otros.
Regresó a España en 1832 mejor informado de la matemática y física contemporá-
neas y se esforzó en ir actualizando con numerosas notas las páginas de su Trata-
do.
Estas notas, a veces de ingenua vanidad, acreditan desde luego que compraba
y leía las publicaciones matemáticas de su tiempo en Europa. Un ejemplo:
«Mr. A. L. Cauchy, a quien tengo el honor de conocer personalmente, y
con quien he tenido la satisfacción de conferenciar en París sobre varios pun-
tos de las Matemáticas coincide tanto con mis ideas, que no puedo menos de
poner aquí algunas de sus aserciones. En la introducción de su Curso de Aná-
lisis, impreso en 1821, dice:
((En cuanto a los métodos, yo he procurado darles
"todo el rigor que exige la Geometría, para no recurrir
"jamás a las razones sacadas de la generalidad del Ál-
"gebra. Las razones de esta especie, aunque bastante
"comúnmente admitidas, sobre todo en el paso de las
"series convergentes a las series divergentes, y de las
"cantidades reales a las expresiones imaginarias, no
Apuntes de varia lección 153

"pueden ser consideradas, me parece, sino como induccio-


"nes propias para hacer presentir algunas veces la verdad
"pero que se conforman poco con la exactitud tan pon-
"derada de las Matemáticas. Se debe aún observar que
"ellas tienen tendencia a hacer atribuir a las fórmulas
"algebraicas una extensión indefinida, mientras que
"en la realidad, la mayor parte de estas fórmulas subsisten
"únicamente bajo ciertas condiciones que ellas encierran.
"Determinando estas condiciones, y estos valores,
"y fijando de una manera precisa el sentido de las no-
"taciones de que yo me s"irvo, hago desaparecer toda
"incertidumbre.))
Los que comparen estas expresiones con lo que resulta en varios parajes
de mis obras, en que he tenido la suficiente firmeza para separarme de la ge-
neralidad de los autores siempre que han tratado de entender sus consecuen-
cias a más de lo que rigurosamente demuestran, podrán juzgar con algún
fundamento de la satisfacción que me habrá cabido al ver confirmadas
mis ideas por un sabio, que forma en el día las esperanzas de los mejores
matemáticos, y al considerar que, en mis obras, he llevado algo más adelante
sus ideas.))

Cuestiones que hoy carecen de interés y misterio, pero que a principios de si-
glo todavía producían mucha literatura, como por ejemplo la correcta interpreta-
ción de los números imaginarios, son ampliamente tratadas por Vallejo, en cuyas
notas traslada páginas enteras de los libros que cita, sobre todo ingleses y france-
ses, lamentándose de que la comunicación con Inglaterra no sea tan fácil para no-
sotros como lo es para Portugal. Vallejo comprende bien la importancia de estar al
día, y lo procura hasta el límite de sus posibilidades intelectuales y económicas.
Como hombre público alcanzó Vallejo a ser Inspector de Instrucción Pública,
promovió la creación de Escuelas Normales, de Academias de formación militar
para Oficiale~s y de enseñanzas primarias para cabos y sargentos. Intervino en la
fundación de la Real Academia de Ciencias, así como en la del Ateneo de Madrid.
Por último organizó una imprenta-editorial para publicación de sus propias obras y
ajenas, tal el célebre Catecismo de Ripalda.

RESOLUCIÓN DE ECUACIONES ALGEBRAICAS

Resulta bastante penoso constatar la obnubilación crítica en que cae Vallejo


al tratar el tema de la resolución algebraica de ecuaciones de grado superior. Y es-
154 Apuntes de varia lección

to tanto en la supervaloración de HSU)) método, como en la infravaloración compa-


rativa de los resultados ajenos. Pero sin entrar en consideraciones técnicas sobre la
explicación de Vallejo, disculparemos su ilusionismo diciendo que anda por él en
buena compañía: pues la situación de entonces era como lo dice D. Miguel Meri-
no, hacia 1879, en el prólogo de su traducción de Encke:
HRepasando las páginas de los libros de Bourdon, Lefebure de Fourcy,
Cirodde, Bertrand, Serret, y tantos y tantos otros, verdaderamente distintos
por las portadas y los nombres de sus autores respectivos, en todos encontra-
mos narrada la misma lamentable historia: la regla de los signos de Descar-
tes y los teoremas de Boudan o de Fourier para determinar el número máxi-
mo de las raíces reales de una ecuación y su distribución probable en positi-
vas y negativas; la regla de Newton para deducir los valores de estas raíces,
o las correcciones que deben aplicarse a los valores aproximados de las mis-
mas, por meros ensayos o probaturas; y el método impracticable muchas ve-
ces, como complemento y coronación de los demás métodos de investigación
análogos o enderezados al propio objeto.))
Como preliminar a la exposición de HSU)) método, Vallejo hace, entre otras, la
siguiente consideración;

HCon el fin de que se puedan comparar los métodos traduciré de la par-


te del álgebra de Mr. Bourdon en que se trata de la resolución de las ecuacio-
nes numéricas haciendo uso del teorema de Mr. Sturm, que es el descubri-
·miento más reciente sobre tan importante materia; y a continuación de cada
ejemplo, pondré la resolución por mi método, y que después decidan los Sá-
bios acerca del procedimiento que presenta más ventajas.>'

El método Hde)) Vallejo consiste en una aplicación sistemática de correcciones


por el método de Hregula falsi11, lo que lleva a cálculos interminables. Pero estaría
fuera de lugar en este libro una crítica profesional del Tratado de Vallejo; y reser-
vando esta tarea para un trabajo en que proyectamos comentar cuánto de merito-
rio y de extraviado encontremos en sus páginas, nos permitiremos ahora señalar al-
gún pasaje Hpintoresco)), que pueda entretener a cualquier lector, aunque no conoz-
ca los secretos del Álgebra. Valga este ejemplo de planteo y resolución de una
ecuación de grado 14:

HLa ecuación de grado 14 resuelta por los caballeros oficiales en los últi-
mos días del mes de julio del presente año de 1841, la pondremos con toda ex-
tensión para que por ella se pueda percibir con claridad el método; y para no
dejar nada que desear, manifestaremos aquí el modo como se formó.
Apuntes de varia lección 155

Ante todas cosas debo advertir que se eligió el grado 14 para la ecua-
ción, por ser catorce el número de Caballeros Oficiales que asistían entonces
a la Escuela; y por raíces se eligieron los números que representaban los sol-
dados a la Escuela del cuerpo, por cada Caballero Oficial, espresando por
cero la raíz que convenía al que no tenía ningún soldado en la Escuela; y por
números negativos los soldados que ya no asistían, pero que habían concurrido
antes. Los Caballeros Oficiales que asistían entonces y que pusimos por el
orden que estaban colocados, eran los siguientes:
D. Joaquín Enrile, del regimiento de la Princesa; venían 30 soldados de
su cuerpo, y por lo mismo se eligió una raíz que tuviese 30 unidades.
D. Juan Marina, del Regimiento de Húsares de la Princesa; venían nue-
ve soldados de su cuerpo, y por consiguiente se eligió el número 9 para otra
raíz.
D. Fernando Rosales del regimiento de Cazadores de Luchana; venían
44 soldados de su regimiento, por lo que eligió dicho número 44 para valor
de otra raíz.
De este modo prosigue la enumeración de Caballeros Oficiales hasta concluir
en lo siguiente:
D. Pedro de la Garza del regimiento de África; no venía ningún soldado
de su cuerpo, y por lo mismo se eligió cero para el valor de otra raíz.

En este concepto, las raíces serán x = 30; x = 9; x = 44; x = 8; x = 8; x =


12; X = 7; X = -1; X = -8; X = 2; X = -10; X = 1; X = O; X = O.
Desarrolla ahora el cálculo del producto consiguiente, y presenta al fin la
ecuación con cuya resolución va a enfrentarse, o, más exactamente, va a enfrentar
a la malaventurada oficialidad:

x 14 - 102x 13 + 3498x 12 - 41228x 11 - 161655x 10 + 7443066x 9 - 46341364x 8 -

138454152x 7 + 2576589504x6 - 9253416064x 5 + 7688610816x 4 + 9384468480x 3 -


10218700800x 2 = O.

Un terrorífico cálculo resumido en 6 páginas proporciona en efecto las catorce


raíces reales previstas.
En experiencias análogas implicó Vallejo a los alumnos de dos escuelas nor-
males creadas por él, con el fin primordial de preparar a los enseñantes en un mé-
todo de aprendizaje de lectura y escritura de su invención, que no hemos podido
consultar. No es descabellado pensar que esta desviación de su contenido esencial
fueran motivación del cierre de estas escuelas por un gobierno isabelino, agrade-
ciéndole a Vallejo los servicios prestados.
156 Apuntes de varia lección

3. PANEGIRIS MATEMÁTICA

l. Matemática y esgrima.

En nuestros siglos aúreos de capa y espada, llamábase comúnmente diestro- al


que lo era en el manejo de la espada y tenía la doctrina de someter la e~ma a
reglas matemáticas. Fuera o no el suyo un proyecto descabellado, hay que recono-
cer que cuando los literatos de su tiempo sacan algún diestro a colación, le tratan
con burla o sarcasmo (con la excepción de Cervantes, donde diremos). El episodio
más conocido de esta literatura, son las páginas de Quevedo en la Vida del Buscón,
cuando D. Pablos encontró a uno de ellos poniendo cierto lance de esgrima en tér-
minos de Matemática:
-((Es posible, le dije yo, que hay matemática en eso? Dijo: -No solamen-
te matemática, más teología, filosofía, música y medicina.)) ·-
Como era de prever el diestro terminó en ridículo, corrido a estocadas por un bra-
vo mulato.
Realmente todos los deportes admiten consideraciones matemáticas (tácitas o
explícitas, ligadas a su práctica*, pero no es este el tema de este apunte.
Cervantes alude a estos diestros, en dos ocasiones. Una en El licenciado Vi-
driera, escrito hacia 1604 (publicada en 1613), y otra en la Parte Segunda del Qui-
jote (publicada en 1615). La opinión del discreto loco Vidriera es como sigue:
((De los diestros dijo una vez que eran maestros de una ciencia o arte,
que cuando la habían menester no la sabían, y que tocaban algo en presun-
tuosos, pues querían reducir a demostraciones matemáticas, que son infali-
bles, los movimientos y pensamientos coléricos de sus contrarios.))

Adviértese desde luego la consideración de verdadera ciencia o arte para la de


los diestros, aunque con la tacha de su inutilidad. Y no muchos años más tarde,
parece que también le reconoce un valor práctico:
En el Cap. XIX de la segunda Parte del Quijote, presenta Cervantes una con-
troversia, primero dialéctica luego de acción, entre un estudiante bachiller y un li-
cenciado acerca de la esgrima. Sostiene el primero la supremacía de la bravura y
fuerza, mientras que el licenciado defiende la preminencia de la ciencia:
((Mirad, bachiller Corchuelo -respondió el licenciado-; vos estáis en la
más errada opinión del mundo, acerca de la destreza de la espada, teniéndola

* Se puede consultar, J. S avirón Problemas de Física General para un año olímpico. Edit. Reverté
1984.
Apuntes de varia lección 157

por vana. -Para mí no es opinión, sino verdad asentada -replicó Corchue-


lo-; y si queréis que os lo muestre con la experiencia, espadas traéis, como-
didad hay; yo pulsos y fuerzas tengo, que acompañadas de mi ánimo, que no
es poco, os harán confesar que yo no me engaño. Apeaos, y usad de vuestro
compás de pies, de vuestros círculos y vuestros ángulos y ciencia; que yo es-
pero de haceros ver estrellas a mediodía, con mi destreza moderna y zafia;
... ))

Planteada así la cuestión, de cualquier autor del tiempo pudiera esperarse la


victoria del bravo y el ridículo del diestro. Pero aquí la cosa sucede muy al contra-
rio:
«Las cuchilladas, estocadas, altibajos, reveses y mandobles que tiraba
Corchuelo eran sin número, más espesos que hígado y más menudos que gra-
nizo. Arremetía como un león irritado; pero salíale al encuentro un tapaboca
de la zapatilla de la espada del Licenciado, que en mitad de la furia le dete-
nía ... Finalmente el Licenciado le contó a estocadas todos los botones de una
media sotanilla que traía. vestida, haciéndole tiras los faldamentos, como co-
las de pulpo; derribo le el sombrero dos veces, y cansolo de manera que de des-
pecho, cólera y rabia, asio la espada por la empuñadura y arrojola por el ai-
re, ... ))
Para poner tanto vigor en los detalles de la derrota del Bachiller, no hay duda
de que Cervantes debía haber tomado partido por la tesis del Licenciado, e incluso
decidiera defehderla en público, como se ve por lo que sigue.

Seritose cansado, Corchuelo, y llegándose a: él Sancho le dijo: <<Mía fe,


señor Bachiller, si vuesa merced toma mi consejo, de aquí adelante no ha de
desafiar a nadie a esgrimir, sino a luchar o a tirar la barra, pues tiene edad y
fuerza P.ara ello que destos a quien llaman diestros, he oído decir que meten
una punta de una espada por el ojo de una aguja)).
- Yo me contento, respondió Corchuelo, de haber caído de mi burra, y
de que me haya mostrado la experiencia la verdad, de quien tan lejos estaba
y levantándose abrazó al Licenciado, y quedaron más amigos que de antes, ...
En lo que faltaba de camino les fue contando el Licenciado las excelen-
cias de la espada, con tantas razones demostrativas y con tantas figuras y de-
mostraciqnes matemáticas, que todos quedaron enterados de la bondad de la
ciencia, y Corchuelo reducido de su pertinacia.
Estas lecturas parecen indicar que Cervantes, insuperable observador de lo
real, debió ver y vivir demostraciones prácticas de diestros, que le llevarían a la
conclusión de que las demostraciones matemáticas de la esgrima merecían conside-
ración y respeto.
!58 Apuntes de varia lección

2. Aritmética y Medicina.

Es indudable que las ciencias matemáticas gozan hoy de un elevado prestigio


en las ciencias, tanto que para algunos críticos parece excesivo, y lo juzgan como
una superstición o fetichi~mo. En algún caso pueden tener razón.
Hoy la matematización de una ciencia (física, química, biología o medicina)
aparece más como una meta apetecible y dignificante que como una desviación an-
tinatural. Pero no siempre ha sido así, ni mucho menos.
Al gran fisiólogo inglés William Harvey (1578-1657) le corresponde el mérito
de haber sido el primero en utilizar un cálculo matemático en sus razonamientos
como médico. Y aunque el cálculo era bien elemental, de un nivel parecido a lo
que hoy llamaríamos regla de tres, la conclusión que le aseguraba fue absoluta-
mente trascendental: la circulación de la sangre (el De Motu Cordis fue publicado
en 1628). Pesó Harvey la sangre que el corazón movía en cada latido, y de aquí,
por vía Aritmética, demostró que la tradicional doctrina de Galeno sobre la for-
mación de la sangre era insostenible, siendo forzoso admitir una circulación san-
guínea. A esta conclusión llegó hacia 1616, pero la obra donde la expone no osó
publicarla hasta 1628.
Y es de notar que Harvey no pudo comprobar visualmente lo que la Aritméti-
ca y su buen juicio clínico le aseguraban. Y hacemos notar, que este descubrimiento
puede dar un primer ejemplo de aquellos en los que un resultado matemático (si bien
modesto) se anticipa a la observación experimental, puesto que, desconociendo
Harvey la existencia de los capilares, fue el italiano Malpighi (1628-94) el primero
en aplicar el microscopio a la anatomía y ver como circula la sangre en ambas di-
recciones por las venas y las arterias.
Pero la introducción de la Aritmética en la Medicina quedó por mucho tiempo
detenida. Aunque Harvey vio triunfar sus teorías, la medicina oficial siguió basada
en aforismos.
A principios del siglo XVIII las publicaciones de Newton habían influido de
tal modo en la conciencia científica Europea, que incluso la Medicina empezó a
verse interesada en la matematización, de modo que Richard Mead, médico inglés
de los más notables de ese tiempo, escribía en la introducción de su «A Mechanical
account of poisons)),*:
«Mi intención al pensar en estas cuestiones era probar hasta dónde me
sería posible llevar las consideraciones mecánicas para explicar aquellos cam-
bios sorprendentes que los venenos producen en el cuerpo animal... Es por
demás .evidente que todos los otros métodos de perfeccionar la Medicina se
han mostrado ineficaces, puesto que ha estado detenida en el mismo punto

* Cfr. con pág. 83, para ver un curioso antecedente del tema.
Apuntes de varia lección 159

en estos últimos tres o cuatro mil años; y puesto que desde que los matemáti-
cos han emprendido sus estudios últimamente, los hombres han comenzado a
hablar de modo comprensible e inteligible, incluso acerca de materias abstru-
sas, es de esperar que en breve, si aquellos que están destinados a esta profe-
sión (médica) son iniciados pronto (mientras sus mentes y cuerpos son capa-
ces de trabajo afanoso) en el conocimiento de los números y de la Geome-
tría, la erudición matemática pase a ser la señal que distinga a un Médico de
un curandero; y que el que carezca de este necesario requisito, resulte tan ri-
dículo como el que no posea griego o latín».

3. Ropaje prestigioso.

En una interesante y sugerente obra del dramaturgo y ensayista J. B. Pries-


tley, El hombre y el tiempo (Ed. Aguilar) se presenta esta irónica alusión al presti-
gio, casi fetichismo, de la Matemática:
«No digo que las estadísticas sean inútiles -aunque puedo creer secreta-
mente que se gasta en ellas demasiado tiempo, molestias y dinero-; pero lo
que sí digo es que no deben ser confundidas con una aproximación cada vez
más estrecha a las gentes reales del mundo real. ..
El problema consiste en que el método estadístico está respaldado por el
inmenso prestigio de las ciencias exactas. Y ahora, los que trabajan en otros
campos, pertenecientes a lo que en el mejor de los casos son ciencias inexac-
tas, deseando obtener subvenciones para la investigación, y la aprobación de
distinguidos científicos de más edad, anhelando también estar en el movi-
miento, y que no se mofe de ellos ningún veterano de casino, toman presta-
do todo lo que pueden de este prestigio, imitando los métodos de las ciencias
exactas. Con el irónico resultado de que muy a menudo, son de criterio más
estrecho y de mentalidad menos flexible y abierta que los investigadores más
jóvenes y avanzados de las ciencias exactas.»
(Op. cit. pág. 182)

4. Avanees de la Industria.

Nos gustaría que el lector adivinase en qué fecha aproximada, y con qué oca-
sión, se ha escrito el texto que le vamos a copiar. Como se dice en el cantable de
La Verbena de la Paloma: «Hoy las ciencias adelantan, que es una barbaridad)).
Pero La Verbena de la Paloma se estrenó en Madrid el 17 de febrero de 1894 y
160 Apuntes de varia lección

desde entonces, naturalmente las ciencias han seguido su adelantamiento, cada vez
más deprisa, y también la Industria, que de ellas depende, y siempre con la colabo-
ración tácita de los matemáticos. A los matemáticos, pues, se dirige el siguiente
comentario elogioso y admirativo, cuyo autor y fecha daremos a continuación, por
si el lector no la hubiese ya adivinado:
« ... los 1 nuevos genios de la Cienci~ han proporcionado más ventajas a
los hombres de cincuenta años a esta parte, que en todo el tiempo transcurri-
do desde el principio del mundo .... en la actualidad se han disminuido mu-
cho los imposibles, y hay muy pocas cosas que resistan a los esfuerzos del in-
genio. Al entrar en los grandes establecimientos industriales, que forman la
gloria de nuestro siglo, se ve un conjunto de operaciones sucesivas, todas ve-
rificadas en virtud de la sagacidad del hombre, pero sin que éste ponga ma-
no; lo cual no puede menos de admirar, aún a las personas que están más fa-
miliarizadas con los sublimes conocimientos; pues a todos sorprende ver en
movimiento masas enormes, y ejecutarse una porción de operaciones, sin que
se vea más agente animado que un simple obrero [ ... ]. Y como los hombres
atienden más bien a lo que le presentan sus sentidos, que a las deducciones a
las que les debería conducir su razón, suelen atribuir estos prodigios a los
que se ocupan de la construcción de las máquinas, sin hacer justicia al infati-
gable Matemático, que por cálculos penosos ha descubierto los principios que
guían al Ingeniero en sus construcciones.))

Digamos ya, para responder a la adivinanza propuesta, que todo esto lo escri-
bía Don José Mariano Vallejo, en el año 1832, como prólogo a su Tratado elemen-
tal de Matemáticas (2.• edic.) Para no dar una pista demasiado evidente hemos en-
corchetado unos puntos suspensivos [... ] donde se leía: [que de vez en cuando, echa
con una pala carbón en un horno].
Lo que no sabemos, es, lo que se pensará dentro de otros ciento cincuenta
años de los admirables automatismos de que hoy nos admiramos.

5. Robado a Nietzsche

El gran filósofo y poeta alemán Federico Guillermo Nietzsche (1844-1900), fue


en su juventud, de los 25 a los 35 años, Profesor de Filología clásica en la Univer-
sidad de Basilea. Con este motivo ha escrito en alabanza de esta ciencia unas fra-
ses verdaderamente bellas, que vamos a copiarle.
Pero como quiera que el que esto escribe sea, para desgracia suya, ignorante
de la Filología, no acierta a entender como se aplican a esta ciencia estos poéticos
conceptos, que en cambio parece vienen como de molde a las Matemáticas.
Apuntes de varia lección 161

Y tanto es así, que para las Matemáticas vamos a robar a Nietzsche este bello
párrafo. Queda claro que sólo cambiamos una palabra: Nosotros escribimos Mate-
mática donde Nietzsche ha escrito Filología. Y leemos:
«La Matemática no es ni una Musa ni una: Gracia; es mensajera de los
dioses. Del propio modo que las Musas descendieron un día hasta el alma in-
quieta y turbada de los campesinos de Beocia, viene a visitar este mundo de
ahora, lleno de sombras, de imágenes fúnebres y de incurables dolores, y nos
trae el mito consolador de las divinidades luminosas que habitaron en la azul
lejanía de aquella tierra feliz.»
(Trad. F. A. de Icaza)
La Matemática mensajera de los dioses: he aquí una idea que hubiese placido
a Platón.
Índice alfabético de
nombres citados
ABEL, N. H.: 60, 99, 125, 131 a 137. CABRIÑANA, Marqués de: 146.
ADÁN: 71. CALLEJA, José Luis: 61.
ALBERT!, Rafael: 61. CANTOR, G.: 102, 107, 109, 123, 126,
D'ALEMBERT,(Le Rond) J.: 149, 151. 127.
ALONSO CORTÉS, Narciso: 76. CARDANO, G.: 129.
ANDOYER, H.: 55. CAUCHY, A. L.: 63, 99, 134, 152.
ARAGO, F.: 59, 60. CAVAIGNAC, M. de: 139.
ARISTÚTELES: 69, 90. CAVALIERI, B.: 116.
ARNAUX, G.: 67. CERVANTES, Miguel de: 47, 62, 76,
ARQUfMEDES: 82, 83, 84, 112, 114. 156.
AUREL, Marco: 11, 12. CEULEN, L. V.: 115.
AVENTINUS, J.: 2, 3. CIRODDE, P. L.: 154.
CONDORCET,J. A. N. C. de: 150.
BACHET DEMEZERIAC, C. G.: 67. CORPUT: 78.
BAHSKARA: 95. COURANT, R.: 71.
BAILS, Benito: 25, 63, 151. CRELLE, A. L.: 23, 132, 133, 134, 137.
BARTRINA, Joaquín María: 111. CROWTER, J. G.: 63.
BÉCQUER, Gustavo Adolfo: 57, 63. CUESTA DUTARI, Norberto: 84.
BELL, E. T.: 141.
BERTRAND, J.: 154. CHEVALIER, A.: 146.
BESSEL, F. W.: 59. CHUANG-CHI: 127.
BEETHOVEN, L. V.: 63, 66.
BJERKNES, c. A.: 133. DALMÁS, A.: 137, 141, 145.
BOECK, M.: 134. DANTE ALIGHIERI: 113.
BOLTZMANN, L.: 63. DEGEN: 133.
BOREL, E.: 38. DESBOVES, A.: 78.
BORGES, Jorge Luis: 121. DESCARTES, R.: 19, 114.
BORTOLOTTI, E.: 86. DIEUDONNE, J.: 137.
BOURDON: 154. DIFFIE: 94.
BOUVARD, A.: 58. DIOFANTO DE ALEJANDRIA: 12, 13,
BRAHMAGUPTA: 95. 32, 73.
BURG: 134. DU DEFFANT, Mqse.: 150.

163
164 lndice alfabético de nombres citados

DUCHATELET, L.: 143, 145. HELMOLTZ, H.: 63.


DUMAS, A.: 137 a 139, 141, 144. HELLMAN: 94, 95.
HERMITE, Ch.: 123, 126.
ECHEGARA Y, José de: 60. HERÚN de ALEJANDRfA: 112.
ENCKE, J. F.: 154. HERSCHELL, G.: 58.
ENRILE, J.: 155. HILBERT, D.: 89, 121, 123, 124.
ENRfQUEZ, Don Fadrique: 68. HOBBES, T. H.: 116.
L'ESPINASSE, Mlle. de: 150. HÓLMBOE: 131, 132, 134 .
.ESOPO: IX. HOMERO: 26.
EUCLIDES: 73, 78, 85, 87, 96, 98, 111, HOOKE, R.: 60.
122. HUGO, Víctor: 141.
EULER, L.: 13, 28, 33, 71, 74, 77, 80, HUMBERT, G.: 87.
112, 114. HUMBOLD, A. V.: 59.
HUXLEY, AL.: 62.
F.G.M.: 79, 80.
FECHNER, G. T.: 83.
FEDERICO 11: 149. IBN GABIROL: 23.
FERMAT, P. de: 32, 33, 72, 73, 91, 92. ICAZA, Francisco A. de: 161.
FERRÁN, Augusto: 63. ISIDORO DE SEVILLA, San: 67.
FOURIER, J. B. J.: 154.
FRllNICLE: 92.
JACOBI, c. G. J.: 63, 133, 135.
JONES, W.: 112.
GALILEO: 102.
GALINDO, Alberto: 95.
GALOIS, A.: 140. LACROIX, S. F.: 136, 147.
GALOIS, E.: 125, 137 a 148. LAISANT, C. A.: 87.
GALLE, M.: 59. LANDRY: 92.
GARZA, P.: 155. LAPLACE, P. S.: 48, 152.
GAUSS, J.F.K.: 63, 94, 125, 129. LE VERRIER, U. J. J.: 59.
GEOFRIN, Mme.: 150. LEFERBURE DE FOURCY: 154.
GER~RDO de Cremona: 83. LEGENDRE, A. M.: 134, 136, 137.
GODEL, K.: 124. LIE, S.: 133.
GOLDBACH, C.: 77. LINDEMANN, F.: 114, 126.
GREGORY, J.: 116. LIOUVILLE, J.: 125, 147, 148.
GUEVARA, Fr. Antonio de: 68. LITTROW: 134.
GUINARD, M.: 139. LORENTE, José María: ll4.
LOZANO LUCEA, Javier:. 82.
HALLEY, E.: 60. LUCAS, E.: 91.
HANSTEEN: 133. LUIS XV: 149.
HARTZEMBUSCH, Juan Eugenio de: 61. LUIS DE LEúN, Fr.: 59.
HARVEY, W.: 158. LUIS FELIPE, Rey: 138.
lndice alfabético de nombres citados 165

MADARIAGA, Salvador de: 57. PÉREZ DE MOYA, Juan: 4, 6, 74, 75,


MAHOMA: 68. 130.
MALPIGHI, M.: 158. PESCHEUX D'HERBINVILLE: 138, 142,
MARINA, J.: 155. 144.
MARMONTEL, J. F.: 150. PICARD, E.: 136.
MARTfNEZ KLEISER, Luis: 65. PIO, Antonio: 69.
MAUPERTUIS, P. L. M. de: 149. PITÁGORAS: 31, 33, 59, 61, 85, 87.
MAXWELL, J. C.: 63. PLATON: 32, 61, 86.
MEAD, R.: 158. POINCARÉ, H.: 62, 96, 97, 123, 127.
MERINO, Miguel: 154. POISSON, S. D.: 136, 147, 148.
MERSENNE, M.: 91. PONCELET, J. V.: 79.
MILLÁS V ALLICROSA, José M.a: 23. PRIESTLEY, J. B.: 159.
MITTAG-LEFFLER, G. M.: 136.
MONTIJANO, Juan Ignacio: 132. QUEVEDO, Francisco de: 156.
MOREHEAD, J. C.: 93.
MORENO TORRES, Antonio: 30. RABUEL, Cl.: 19.
MOYA: (ver Pérez de Moya). RANDEZ, Luis: 132.
MOZART, W. A.: 63, 131, 133. REY Y HEREDIA, José: 100.
REY PASTOR, Julio: 115, 131.
NAUCK: 30. RIPALDA, P.: 153.
NAVARRO BORRÁS, Francisco: 99. ROBBINS, H.: 71.
NEWTON, 1.: 25, 54, 60, 84, 158. ROBINSON, G. B.: 93.
NICOLÁS DE CUSA: 116. ROJAS, Fernando de: 134.
NIETO PARfS, R.: 118, 119. ROSALES, F.: 155.
NIETZS_CHE, F. G.: 160. ROSNY, J. H.: l.
RUFFINI, P.: 14.
RUIZ, Felipe: 59.
OCTAVIO, Emperador: 69. RUSEL, A. W. BERTRAND: 36, 101.
OLIVAR, Marcial: 65.
ORR, A. C.: 118. SAN VICENCIO, Gr. de: 116.
D'ORS, Eugenio: 61, 144. SÁNCHEZ CIRUELO, Pedro: 113.
ORTEGA, Fr. Juan de: 2. SANTA CRUZ, Miguel Gerónimo: 73,
0THO, W. V.: 115. 74.
SAVIRON, CIDON, José M.a: 156.
PACIOLI, Luca: 2, 3, 12. SCHUBERT, Fr.: 63.
PAINLAVB, P.: 122. SCHWARZ, H. A.: 98, 99.
PARETTI, L.: 95. SERRET, J. A.: 154.
PASCAL, B.: 62. SEVERO, Alejandro: 69.
PASO, Alfonso: 62. SHANKS, W.: 115.
PEACOK, G.: 115. SIERPINSKI, W.: 71, 78, 91.
PBREZ CARRANZA, Emilio: 41. SIMO, Caries: 93.
166 lndice alfabético de nombres citados

SMITH, D. E.: 3. VALLEJO-NÁJERA, Juan Antonio: 66.


SOUBISE, Princ. de: 135. VAN LAENSBERG: 115.
STURM, J. C.: 154. VAN ROOMEN, A.: 115.
SULL Y-PRUD'HOMME: 62. VER EECKE, P.: 12.
SYLOW, L.: 133. VERA, Francisco: 12.
VERNET GINBS, Juan: 83.
TANNERY, J.: 147. VIÉTE, Fr.: 115.
TANNERY, P.: 87. VINOGRADOV, l. M.: 78.
TEODORO DE CIRENE: 86. VIRGILIO: 65, 68.
THOLOMEO: 69.
THOM, R.: 127. WALLIS, J.: 116.
TISSERANT, F.: 55. WARING, E.: 71.
TORQUEMADA, Antonio de: 77. WEBER, E. F.: 83.
TRELAT, M.: 139. WEIERSTRASS, K.: 62, 136.

VALENCIA, M." Dolores: 9. XIRAU, Joaquín: 101.


VALLEJO, José Mariano: 4, 26, 42, 116,
151 a 155, 160. ZENON DE ELEA: 101.
1x12n67431461
8a59389c281x1 461
4n62147s38a5
98180811534n6
Enjambre matemático 1x12
8a5
Problemas curiosos, juegos,
anécdotas y comentarios

4n6
La matemática recreativa es un área de las matemáticas que se centra en la
obtención de resultados a partir de actividades lúdicas y a difundir y divulgar
de manera entretenida y divertida los conocimientos, ideas o problemas mate-
máticos.

La Trilogía de libros de Rodríguez Vidal —Diversiones matemáticas, Cuentos y


cuentas de los matemáticos y Enjambre matemático — presenta con tono fa-

9818
miliar y buen humor diversos temas relacionados con las matemáticas. No se
trata de un trabajo de erudición ni de investigación. Los libros resultan una
sencilla conversación del autor con sus lectores a través de juegos, amenidades
y pasatiempos sencillos con los números.

Aspectos destacados
• Problemas curiosos, juegos, anécdotas y comentarios.
• Poemas problemáticos