Sei sulla pagina 1di 4

Dentro del Movimiento Moderno internacional arquitectónico, que se fragua en las primeras

décadas del s.XX, la figura del arquitecto Alvar Aalto ha permanecido en diversos análisis a la
sombra de los maestros más populares como Le Corbusier o Mies van der Rohe. Sin embargo, la
exposición que acoge Caixafórum Madrid, Alvar Aalto.1898-1976: Arquitectura orgánica, arte y
diseño, ilustra su evidente talento como arquitecto total, así como una equiparación necesaria con
cualquier figura clave de esta corriente.
La muestra se plantea como un recorrido por la trayectoria del arquitecto finlandés, en la que se
puntúan sus principales hitos.
En los años 30, Aalto, junto con su esposa Aino, desarrollaron obras como el Sanatorio de Paimio
para tuberculosos, donde el confort interior queda orientado a la curación del enfermo, o la
Biblioteca de Viipuri, en la que se ejemplifica una de las máximas características de la arquitectura
de Aalto: el uso de materiales locales, y su combinación con cubiertas curvas e iluminación natural.
Todo ello queda complementado por hechuras de más tardía aparición tales como la Maison Louis
Carré ya en los 50. Esta se eleva sobre un promontorio que dignifica una construcción a imagen y
semejanza del movimiento moderno y que conecta con otra obra clave de Aalto presente en la
exposición: el Ayuntamiento de Saynätsalo. Es precisamente en ella en la que se maneja una
triple distribución de espacios: público, la biblioteca; semipúblico, dependencias administrativas, y
privado, referido a la sala del Consejo, en la parte más alta del complejo.
Sin embargo, no solo de arquitectura vive el hombre, y Caixafórum ilustra, de un modo exagerado,
las capacidades de Aalto, por otra parte extraordinarias, como diseñador de mobiliario. Un gran
número de asientos, lámparas y complementos para la vivienda se agolpan en el espacio central de
la exposición. No en vano, la incesante búsqueda de comodidad y proporción motivó a muchos
arquitectos incluidos dentro de la filosofía de la escuela Bauhaus, como Aalto, a contemplar el
quehacer arquitectónico como una obra total.
Es la obra de Aalto un must si se desean conocer los métodos de creación de la arquitectura del
s.XX. Es un arquitecto preocupado profundamente por el entorno que le rodea. No desde un punto
de vista localista o unitario, sino con imbuido de un deseo de comprensión profunda del territorio
que va a transformar. Su obra permanece calma, reposada, exenta de polémica, preocupada por un
engarce perfecto con lo circundante y por la creación de constantes.
Al contrario de lo que pueda parecer, no son las descritas virtudes muy comunes en la arquitectura
del s.XX, ni tan siquiera en la etapa actual. El ser humano se encuentra con cientos de trampas
arquitectónicas a diario que impiden una adecuada circulación, tanto exterior como interior. Alvar
Aalto se impuso esta suavidad como una ley que, afortunadamente, se mantiene pétrea a través de
su trabajo.
En su momento en este mismo blog le dedicamos un artículo al que es considerado por muchos el
padre de la arquitectura moderna, el suizo Le Corbusier, pero hoy nos referimos al que viene a
ser el gran maestro de la llamada segunda generación del Movimiento Moderno: el finlandés Alvar
Aalto. Revolucionando desde la escena nórdica hasta la Bauahaus, Aalto es equiparado a los más
grandes como el propio Le Corbusier merced sobre todo a su manera de afrontar los proyectos y
solucionarlos.
Arquitectura moderna y local
Lo que identifica a la segunda generación de arquitectos modernos es su idea de incorporar los
elementos de cada región o país a los preceptos de funcionalidad. En ese sentido, Aalto creía que las
construcciones debían representar la cultura y la herencia de cada lugar y no sólo buscar la máxima
eficiencia técnica. Tanto es así que evolucionó desde un funcionalismo puro hasta lo que se llamó
arquitectura orgánica asumiendo una concepción de artista, con una gran influencia de pintores
como Cézanne o Léger.
En esa evolución de estilo tuvo gran peso el hecho de su procedencia, y es que desde los países
nórdicos se asumieron una serie de corrientes modernistas que se acabaron plasmando en la obra de
Aalto. El romanticismo nacional de finales del siglo XIX, el clasicismo nórdico, la adopción del
racionalismo y la llegada hasta el organicismo se plasman a lo largo de sus años de trabajo en la
evolución del mismo. Si a alguien se puede comparar en esa evolución y esas formas que se adaptan
al arquitecto más que el arquitecto a las formas es sin duda a Frank Lloyd Wright, admirado y
seguido por el finlandés.

También conocida como organicismo arquitectónico, la arquitectura orgánica se caracteriza por la


búsqueda de armonía entre la naturaleza y la funcionalidad del hábitat humano, sin interrumpir el
lugar de emplazamiento.
En la gestión y diseño del proyecto, esta filosofía pretende comprender el espacio para evitar crear
bloques pesados que invadan el paisaje. Para lograr esto, establece que los edificios, casas o recintos
recreativos sean parte integral de una composición correlacionada y homogénea.
Se dice que es funcional porque deriva del movimiento funcionalista o racional, promovido
principalmente por el arquitecto Frank Lloyd Wright. Algunos de los elementos de este También
conocida como organicismo arquitectónico, la arquitectura orgánica se caracteriza por la búsqueda
de armonía entre la naturaleza y la funcionalidad del hábitat humano, sin interrumpir el lugar de
emplazamiento.
En la gestión y diseño del proyecto, esta filosofía pretende comprender el espacio para evitar crear
bloques pesados que invadan el paisaje. Para lograr esto, establece que los edificios, casas o recintos
recreativos sean parte integral de una composición correlacionada y homogénea.
Se dice que es funcional porque deriva del movimiento funcionalista o racional, promovido
principalmente por el arquitecto Frank Lloyd Wright. Algunos de los elementos de este
Concepción espacial: La edificación debe estar en armonía con su lugar de destino, por lo que en
los diseños formales se aceptan cambios o modificaciones debido a:
1. Los materiales, que al ser naturales poseen distinta forma, dimensión o color.
2. El entorno y la realidad física. La intención es no deformar el hábitat y evitar ir en
contra del ambiente natural.
• Habitabilidad de la obra: Los sistemas de calefacción o ventilación deben ser de bajo
consumo energético. Idealmente, las fuentes deben ser naturales, usando sistemas de energía
solar o geotérmica, por ejemplo. Además, la aislación en muros, ventanas y techos debe ser
de buena calidad para evitar fugas de calor o problemas de humedad.
Si bien está fuertemente ligada a la arquitectura funcional, logra acercar el arte arquitectónico a un
plano mucho más sentimental y consciente con el medio ambiente. Siguiendo este propósito,
reconoce los terrenos no como un fondo, sino como una extensión de la obra a edificar.
Esta filosofía ha sido sin duda una gran influencia para el desarrollo de la arquitectura sostenible,
por lo que juega un papel importante en gran parte de nuestros proyectos. Sus principios tienen una
influencia importante en las decisiones relacionadas a los impactos en la naturaleza, la conservación
del hábitat natural y las soluciones que podemos aplicar para causar el menor daño posible en el
entorno.
Frank Lloyd Wright es uno de los arquitectos consagrados del siglo XX, a el se le atribuyen
construcciones como el Museo Guggenheim de Nueva York, Casa de la Cascada y el Hotel
Imperial de Tokio, entre otras.
Este arquitecto pasó a la historia por ser uno de los pioneros de la “Arquitectura Orgánica” u
“organicismo“, una corriente que se enfocaba en respetar los espacios creados entre el hombre y la
naturaleza, no contemplaba que fueran solamente funcionales sino que respetaran los espacios
necesarios de las personas como también ser armónico con el entorno que le rodeaba.
Este movimiento causó revuelo ya que confrontaba directamente las ideas del estructuralismo y el
funcionalismo impulsadas por la escuela Bauhaus, pero como diría Lloyd Wright, “¿La forma
sigue a la función? Sí, pero lo que importa más ahora es que la forma y la función son una.”
El origen del movimiento surge con la crisis del modernismo, ya este se empieza a ver afectado
por las grandes urbes y los ideales de la modernidad se ven destrozados con la llegada de las
guerras mundiales. Es en este momento que arquitectos como Lloyd Wright realizan una
introspección y deciden que lo importante es, no ir en contra de la naturaleza sino con ella, y
sobretodo dar valor a las necesidades que tienen los habitantes de un espacio.
Se puede decir que Lloyd Wright humanizó completamente la arquitectura y junto con el
personajes como Antoni Gaudí, Rudolf Steiner, Javier Senosiain y Antón Alberts, fueron los
mayores representantes de esta corriente.
Como todo buen movimiento del Siglo XX, este necesitaba una especie de manifiesto, el cual fue
propuesto por el pensador David Pearson, el teórico escribió una lista de reglas para el diseño de
una arquitectura orgánica, la cual se conoce como La carta de Gaia para la arquitectura y el
diseño orgánicos.
Según Pearson el diseño debe:
• Ser inspirado por la naturaleza y ser sostenible, sano, conservativo, y diverso.
• Revelar, como un organismo, el interior de la semilla.
• Existir en el “presente continuo” y “comenzar repetidas veces”.
• Seguir los flujos y ser flexible y adaptable.
• Satisfacer las necesidades sociales, físicas, y del espíritu.
• “Crecer fuera del sitio” y ser único.
• Celebrar la juventud, jugar y sorprenderla.
• Expresar el ritmo de la música y de la energía de la danza.
Cabe agregar que para Lloyd Wright el estilo que más reflejaba las reglas propuestas por Pearson,
era la arquitectura japonesa, de la cual retomó su sencillez, su espaciosidad y el uso de materiales
amigables con el ambiente donde se halla la construcción.
Finalmente la arquitectura orgánica se transforma con el paso del tiempo gracias a la llegada de
otros creativo, no sin antes influenciar a otros grandes del Siglo XX como Ludwig Mies van der
Rohe, Le Corbusier, Oscar Niemeyer y Frank O. Gerhy, entre otros. Los cuales incorporaron
elementos de esta corriente a sus piezas arquitectónicas.
https://es.slideshare.net/brenzv/movimiento-moderno-47806047
https://es.slideshare.net/toherdz/arquitectura-organica-28182827