Trova il tuo prossimo libro preferito

Abbonati oggi e leggi gratis per 30 giorni
INSTANTES: Una invitación a despertar

INSTANTES: Una invitación a despertar

Leggi anteprima

INSTANTES: Una invitación a despertar

Lunghezza:
231 pagine
6 ore
Pubblicato:
Nov 17, 2020
ISBN:
9781643347110
Formato:
Libro

Descrizione

La vida se compone de una sucesión de instantes muy bien entrelazados a través del tiempo y del espacio, y si permitimos que esos instantes se desvanezcan sin vivirlos, disfrutarlos, estaremos perdiendo la esencia de la vida.

El futuro se convierte en presente, y el presente se convierte en pasado con una rapidez extraordinaria. Si no despertamos nuestra conciencia y aprendemos a vivir esos instantes, la vida se escurrirá entre nuestros dedos sin haberla disfrutado.

El libro Instantes te hace reflexionar y te ayuda a tomar las riendas de tu vida antes de que el presente se esfume para siempre.

Pubblicato:
Nov 17, 2020
ISBN:
9781643347110
Formato:
Libro

Informazioni sull'autore


Correlato a INSTANTES

Libri correlati

Anteprima del libro

INSTANTES - GURUJI LUIS F. RIVERA

INSTANTES

Una invitación a despertar

GURUJI LUIS F. RIVERA

Derechos de autor © 2020 GURUJI LUIS F. RIVERA

Todos los derechos reservados

Primera Edición

PAGE PUBLISHING, INC.

Conneaut Lake, PA

Primera publicación original de Page Publishing 2020

ISBN 978-1-64334-710-3 (Versión Impresa)

ISBN 978-1-64334-711-0 (Versión electrónica)

Libro impreso en Los Estados Unidos de América

Tabla de contenido

Estoy solo

Diálogo

El alma: el poder espiritual más grande del mundo

La lengua de Juan Abel

¿Quién es el Ser Supremo?

Experiencia con un paciente drogadicto

Centro Cultural Yoga Devanand

A mi maestro espiritual Swami Gurú Devanand Saraswati Ji Maharaj, mi amado gurú, mi fuente de inspiración y sabiduría.

A todos los iniciados, que son mis hermanos, mis amigos, mi familia y mis estudiantes. Ellos son mi tesoro.

A Anandi, cuya vida dio más vida a mi vida, cuyo nacimiento cambió mi vida para siempre.

Datos que debe de recordar sobre el Mantra Yoga Meditación*

1.- No es una religión. Cualquier persona, no importa su ideología, puede practicar esta técnica. No tiene que abandonar sus creencias, fe, templo o mezquita al iniciar sus prácticas de Mantra Yoga Meditación.

2.- La técnica no interfiere con sus costumbres, hábitos o estilo de vida. Toma muy poco tiempo diario y puede hacerla en cualquier lugar donde se encuentre.

3.- No es una enseñanza colectiva, sino una técnica personal, individual y privada. La meditación es muy sencilla, pero muy efectiva.

4.- No requiere experiencia previa, ni se necesita tener buena concentración para practicarla. La misma técnica le llevará lenta y automáticamente a mejorar la concentración.

5.- No requiere extensas lecturas ni un determinado nivel académico. No importa su estilo de vida, el Mantra Yoga Meditación le proporcionará grandes beneficios. Cuando la mente, el intelecto y el ego se purifican, el individuo se establece en la Sabiduría Espiritual.

6.- No requiere dietas especiales ni cambios bruscos en sus hábitos o costumbres. No es necesario ser vegetariano para practicar el Mantra Yoga Meditación.

7.- El Mantra Yoga Meditación no depende de su fe o su grado de devoción. Solo hay que aplicar la técnica como se indica. No es necesario tener fe en la técnica, el Maestro Yoga, o el Instructor. El Centro Cultural Yoga Devanand es como un gimnasio de ejercicios mentales. La práctica constante conduce al efecto deseado independientemente del grado de fe que tenga.

8.- Se ofrecen conferencias gratuitas y sin compromiso alguno todos los sábados a las 8:00 p. m. y los domingos a las 10:00 a. m.

9.- El Centro Cultural Yoga Devanand es una institución sin fines de lucro que busca la paz mundial a través de la paz individual practicando el Mantra Yoga Meditación.

10.- No habrá paz mundial hasta que se establezca la paz en la mente y el corazón de cada Ser Humano. El Mantra Yoga Meditación ayuda a lograr la paz mundial purificando la mente y el ego del individuo y ayudándole a alcanzar niveles de conciencia más elevados.

11.- El Mantra Yoga Meditación es el vehículo para alcanzar el más alto estado de Realización Espiritual.

El mayor regalo que puedes darme es alcanzar la Iluminación a través del Mantra Yoga Meditación.

Swami Gurú Devanand.

Logra un desarrollo espiritual profundo hasta alcanzar al Alma, fuente de amor, sabiduría y dicha absoluta.

Guruji Luis F. Rivera.

Prólogo

Durante años los discípulos de Guruji Luis F. Rivera, MD, ND, hemos sido testigos de su grandeza, al escuchar sus conferencias, asistir a sus clases y al compartir con él. No es hasta hoy que podemos disfrutar la gran variedad de temas profundos y llenos de sabiduría organizados en esta entrega.

Guruji nos da la oportunidad de explorar temas de la vida cotidiana empapados de espiritualidad. Nos da pautas de cómo alimentarnos mejor y aprender a reconocer nuestra propia esencia. Nos revela leyes secretas de la naturaleza y la importancia de mantenernos en armonía. Nos inspira con temas de desarrollo espiritual guiándonos por el sendero de la sabiduría.

Las palabras, sencillas pero profundas de Guruji, nos dirigen hacia la riqueza de nuestro mundo interior y a enfrentarnos con valentía a situaciones difíciles causadas, muchas veces, por juegos de nuestra propia mente. Nos enseña que la mente es una herramienta poderosa y de como comenzar a entrenarla practicando técnicas de la filosofía yoga.

A través de ensayos, historias, recomendaciones y poemas, Guruji nos abre las puertas a la sabiduría del alma. Nos insta a abrir los ojos y a mantenernos alertas para descubrir y disfrutar de la riqueza de la milenaria práctica del Mantra Yoga Meditación.

Aceptemos la invitación de Guruji a despertar y disfrutar de estos instantes, un gran tesoro que esperemos sea la primera entrega de muchas otras por venir.

Sarah Aponte.

Discípula de Guruji Luis F. Rivera, MD, ND.

A Manera de Introducción

La vida es una sucesión de instantes. Es un instante que se enlaza con otro formando una red interminable... y si no aprendemos a vivir el presente... si no despertamos a tiempo, ese presente se convierte en pasado con una rapidez asombrosa y, como consecuencia, no podremos disfrutar de la vida a plenitud.

Si nuestra mente está viajando continuamente por el pasado y el futuro, si nuestra mente no se detiene en el presente, desperdiciaremos el mayor tesoro que tenemos... la vida... y eso es existir sin vivir, pasar por la vida sin notarlo, es crear un vacío en medio de la abundancia, es morir día a día.

El presente es lo único que existe. Viviendo un presente digno, conscientes de nuestra misión en la vida, construiremos un mejor futuro.

Todo puede suceder en un instante: nacer o morir; un solo instante que dejemos de vivir en nuestra vida, un solo instante que no seamos capaces de saborearla y habremos perdido la esencia de la vida dejándola escapar entre los dedos.

La vida es eso... una sucesión de instantes. ¿Estás preparado para despertar al presente? ¿Estás listo para abrir los ojos a la realidad que es la esencia de todas las personas y todos los objetos? Para decidirte solo tienes un instante... pues la vida sigue su rumbo creando más y más instantes que bailan y juguetean en el eterno presente: ¡Abre los ojos y estarás despierto para ver los instantes!


* Los resultados pueden variar y dependerán del nivel de evolución y la dedicación de cada individuo a través de los años. Practíquese según las instrucciones.

I

Amistad, amor y soledad

¿Te ha pasado igual que a mí?

¿Te ha sucedido alguna vez que la persona en la cual más confías te engaña... que no valora tu amistad?

¿Ha pasado alguna vez tu mejor amigo a ser solo un extraño que nunca has conocido?

Hay ocasiones en que por muchos años damos gracias a Dios por haber puesto en nuestro camino a alguien pensando que ha sido una de las mejores cosas que ha pasado a nuestra vida y luego de muchos años nos arrepentimos de haberle conocido... ¿te ha sucedido eso alguna vez?

¿Has visto como muere lentamente una amistad que parecía que iba a ser eterna?

¿Has sentido como agonizan los sentimientos más sutiles que por mucho tiempo estuvieron clavados en el corazón?

¿Has visto escurrir el agua de tus manos teniendo la sensación de que están rotas, y sintiéndote incapaz de retenerla?

¿Qué sucede cuando descubres que aquella ilusión que creías tan real es tan ficticia como un sueño?

¡Cuántas cosas suceden cuando tu corazón alcanza a notar la existencia de tu mente!

Nunca permitas que tu intelecto se concentre demasiado en los latidos de tu corazón, ni te lamentes porque la flor se marchite y pierda sus pétalos, porque aún quedan muchas flores por surgir y muchos pétalos frescos por nacer.

Las pérdidas son necesarias para que exista un lugar apropiado donde guardar las ganancias.

Cuando mueren las ilusiones nacen las esperanzas, cuando nace la luz, muere la oscuridad, cuando nace la verdad muere la mentira... cuando nace el amor la vida brilla como el sol.

En la vida no se pierde... solo se gana.

No te lamentes por lo que se ha ido y regocíjate por lo que vendrá. El mismo sol que hoy llega al ocaso, nacerá mañana de nuevo.

Por favor, anímate... no permitas que aquellos que se cruzaron en tu destino de una u otra forma, y en uno u otro momento, dejen huellas dolorosas, cubran tus ojos, o te hagan llorar.

Conocí una vez a dos gemelos idénticos que crecieron juntos y vivieron las experiencias más bellas de su vida mientras crecían, hasta que un día descubrieron que no tenían nada en común y jamás se volvieron a ver.

¿Qué queda cuando se muere una buena amistad? Quedan buenos recuerdos y, el camino libre para otra buena amistad.

No trates de detener el agua del caudaloso río, déjala seguir su curso, pues su lugar será reemplazado por... más agua.

Cuando una amistad se rompe, como se rompe una copa de cristal, no guardes los vidrios... mejor compra una copa nueva y sustitúyela por la anterior, y trata de que cada copa rota sea sustituida por otra de mejor calidad.

Si eres lo suficientemente valiente como para reconocer y aceptar la muerte de una amistad, podrás entonces reconocer la llegada de otra, abriéndole las puertas de tu corazón para que ocupe el lugar que le corresponde.

¿Te ha sucedido alguna vez que llega a tu vida una persona y durante muchos años piensas que ustedes no tienen nada en común y que es imposible que lleguen a ser buenos amigos, y al final resulta que terminan siendo más que hermanos... y que llegan a compartir los mejores momentos de sus vidas sin proponérselo... tal vez sin darse cuenta?

La ruleta de la vida sigue girando... ¿estás preparado para experimentar en qué lugar te va a lanzar esta vez? ¿Sin miedo?, ¿estás seguro?, ¿te atreves a abrir los ojos?

Muchas veces y en diferentes formas he vivido esas experiencias. Pero les aseguro que siempre la última compensa a la primera.

La reunión

Todos los años nos reuníamos en el mismo lugar. Ya era como una tradición sagrada el compartir juntos esa semana y nunca ninguno faltó a su cita. Esa reunión nos revivía y motivaba llenando nuestros corazones de vida, entusiasmo y vitalidad. Juntos olvidábamos los sinsabores, las penas y las amarguras de la vida y entrábamos en un mundo especial donde todo a nuestro alrededor quedaba disuelto y se olvidaba totalmente, en la medida que penetrábamos poco a poco en el mágico mundo de la amistad y la confraternización. A nuestro alrededor se iba formando un aura de fantasía y ensueño donde las ilusiones tomaban vida y nos arropaban majestuosamente. En la medida que la conversación y las risas se intensificaban, el ambiente se hacía místico, liviano, sensible y pacífico y dejábamos de ser diez para convertirnos en uno solo. Poco a poco permitíamos que esa extraña sensación de júbilo mezclada con nostalgia y esperanza se adueñara de nuestras vidas una semana al año. Siempre puntuales y en la misma fecha. Hablábamos, cantábamos, recitábamos, reíamos y hacíamos chistes hasta arrastrarnos de la risa. Aunque los chistes fueran aburridos, no sé por qué allí cobraban vida y nos hacían reír hasta más no poder. Comíamos sanamente y compartíamos en forma tan intensa que el efecto nos duraba todo el año. Y cuando salíamos de allí, solo deseábamos que pasara pronto el año para volver a estar juntos de nuevo. Desde que nos despedíamos ya estábamos pensando en la próxima reunión.

Siento día a día el eco de nuestras conversaciones en cada célula de mi cuerpo como una huella imposible de borrar. Éramos capaces de posponer cualquier evento y sobreponernos a cualquier circunstancia con tal de estar a tiempo en la reunión. Podía ser el entierro de nuestra madre o el cumpleaños de nuestro hijo, podría habernos ocurrido un accidente o una enfermedad, pero, por 40 años, nadie jamás faltó ni llegó tarde a la cita.

La reunión era una meta y una razón para vivir. Vivíamos momentos íntimos compartidos donde mezclábamos la inocencia de un niño y la sensibilidad de un adulto. En ese éxtasis, fuegos artificiales y luces de colores salían de cada uno de nosotros a la vez y se entrelazaban tan íntimamente que, en un momento dado, era imposible ni distinguirlas ni separarlas y que, luego de mostrar esa intensa luz, se disolvía entonces en el espacio para reaparecer un año después con el mismo fulgor.

Los ojos de cada uno manifestaban una fuerza sublime y un brillo especial. Nuestros rostros se iluminaban en tal forma mientras compartíamos que la luz del sol quedaba totalmente opacada y en un momento, cuando la conversación se hacía intensa y alcanzaba su clímax, dejábamos de percibir su luz. Muchas veces observé perplejo como nuestra luz era capaz de opacar la luz del sol y esta experiencia me dejaba asombrado y maravillado. Nunca antes vi una amistad igual a la nuestra. Nunca discutimos ni mal interpretamos ninguna frase, palabra, pensamiento o idea. Jamás nos enojamos ni nos criticamos unos a otros. Nunca, pero nunca, nos herimos ni fuimos arrogantes ni egoístas. Los abrazos del encuentro y la despedida eran idénticos y sentíamos al abrazarnos que entregábamos la vida uno al otro sin envidias, celos u egoísmos. Era una amistad tan sincera que la misma amistad nos admiraba.

Estoy tratando de explicar algo indescriptible, un ensueño, un oasis, un espejismo o una fantasía realizada que era expresada con la mente y el corazón. Nuestras risas fundidas eran un bálsamo sublime... vibraciones sutiles que estimulaban a las aves y los insectos a cantar y al viento a soplar. En un momento dado todos hablábamos y reíamos a la vez, y si llegaba cualquier curioso podía pensar que estábamos locos, pero les aseguro que todo lo captábamos y lo entendíamos sin dejar escapar ni un solo detalle... ni una letra ni una sílaba... ni un murmullo. Podíamos entender hasta aquello que nunca se dijo.

Era un círculo cerrado. Mucha gente trató de ser miembro de nuestro grupo, pero jamás pudo. Ese mundo pertenecía solo a nosotros y los límites ya habían sido fijados para siempre. Era como si cada

Hai raggiunto la fine di questa anteprima. Registrati per continuare a leggere!
Pagina 1 di 1

Recensioni

Cosa pensano gli utenti di INSTANTES

0
0 valutazioni / 0 Recensioni
Cosa ne pensi?
Valutazione: 0 su 5 stelle

Recensioni dei lettori