Accion Cine-Video

Tras las líneas enemigas

“Noche tras noche, durante los meses de mayo y junio, pequeños grupos de hombres desesperados salieron de Tobruk para causar estragos, confusión y miedo entre el enemigo. En las dilatadas y oscuras extensiones del desierto libio atacaban por sorpresa al enemigo como sus antepasados, que hicieron de Inglaterra un imperio en el mar. Lanzaban sus ataques en la oscuridad y en la misma oscuridad desaparecían. Y con la fría luz del amanecer regresaban a sus refugios”.

La frase es de una de las mejores películas bélicas de la historia del cine, Las ratas del desierto, que narra la resistencia contra todo pronóstico de los británicos en Tobruk, cercados por los ejércitos alemanes de Rommel durante la Segunda Guerra Mundial bajo la batuta del siempre eficaz Robert Wise, pero en general puede servir para definir muchas de las claves que animan a las películas que hemos seleccionado para esta entrega de “Cartelmanía”.

Es curioso cómo el papel de mentor cobarde del protagonista que interpreta Robert Newton en esta producción se troca en el siniestro personaje interpretado por Nigel Davenport en otra producción ambientada en el mismo escenario bélico, la misma guerra y con la misma misión, destruir depósitos de combustible del Ejército alemán con una operación de comando, en el otro largometraje que encabeza esta selección, Mercenarios sin gloria, en su título español, Juega sucio en su título original. Y es curioso, porque resulta muy significativo sobre cómo operan ambas películas recreando temas y situaciones similares, pero en momentos históricos distintos.

Ambas retratan el mismo conflicto, la Segunda Guerra Mundial, ese que algunos consideran como “la última guerra justa”. Pero la diferencia es en qué momento histórico y frente a qué otras guerras contemporáneas lo hacen. Las ratas del desierto es una producción de marcado talante propagandístico sobre el sacrifico y el heroísmo que viene a estrenarse en clave contemporánea con la Guerra de Corea (1959-1953), un conflicto de posiciones cuyas características pueden quedar ilustradas a nivel propagandístico por la resistencia en Tobruk. O al menos así lo creen los responsables de producir el filme. Es, por decirlo de algún modo, una manera de tratar elípticamente la peripecia bélica de Corea sin aludir directamente a un conflicto presente que, como suele suceder, es una herida abierta para el espectador.

Por su parte, en el momento en que se estrena Mercenarios sin gloria, con toda su carga de antibelicismo y crítica y desconfianza hacia los oficiales, que pueden ser corruptos cuando no ineptos y no dudan en sacrificar a sus tropas, está íntimamente relacionada con la manera en que se desarrolla y contempla la Guerra de Vietnam, librada, en sus distintas fases, entre 1955 y 1975. Es curioso que esa misma guerra quedara reflejada en Comando en el mar de China, estrenada en 1970 y dirigida por Robert Aldrich también con Michael Caine como protagonista, película con la que Mercenarios sin gloria presenta muchas similitudes y que encajaría también en esta selección de carteles. Aquella otra reservaba alguna forma de épica heroica incluso entre sus héroes desencantados –de Vietnam–, compartiendo ambas el conflicto del oficial desengañado que pretende librarse de ir al frente, pero no puede evitar participar en una operación suicida, y el pícaro siniestro que lo acompaña también a la fuerza y con pocas ganas de hacerse el héroe. Pero la visión de la película que aquí nos ocupa es totalmente crítica con los oficiales, al contrario que la de Aldrich, y también en contraposición a esta, es mucho más amarga en sus consecuencias, en su desenlace absurdamente siniestro, y no adorna a los personajes principales que viven, eso sí, en ambos casos, una aventura de viaje o itinerario en territorio hostil. Desde el punto de vista más bélico, es interesante constatar la manera en la que el enemigo está en off y apenas le vemos durante toda la película, no está “personalizado”, algo que sí ocurría en la película de Aldrich con el oficial japonés.

El resto de las producciones seleccionadas para esta “Cartelmanía” presenta esa misma capacidad de ser espejo de su actualidad más que del conflicto real que retratan que en todos los casos, salvo en uno –Boinas verdes–, es la Segunda Guerra Mundial.

LAS RATAS DEL DESIERTO

The Desert Rats

1953; EE. UU.; Color; Director: Robert Wise; Guion: Richard Murphy; Música: Leigh Harline; Fotografía: Lucien Ballard; Intérpretes: Richard Burton, James Mason, Robert Newton, Robert Douglas, Torin Thatcher, Chips Rafferty, Charles Tingwell, Charles Davis, Ben Wright, Patrick Aherne, John Alderson, Frank Baker, John Blackburn, Robert Boon, Frederick Brunn, Arthur Brunner, Paul Busch, Frank Chase, Paul Cavanagh, Tony Christian, Trevor Constable, Nicolas Coster, Ashley Cowan, Gene Darrell, Noel Drayton, Harold Dyrenforth; Duración: 88 minutos.

Presupuestada en 1 320 000 dólares, narra la resistencia de la novena división australiana en Tobruk con un joven Richard Burton interpretando al capitán McRoberts, y un James Mason totalmente metido en su papel como el general Rommel. Los problemas del mando y las diferencias de la tropa australiana con su capitán escocés, así como la cobardía del antiguo maestro –interpretado por Robert Newton– que conoció al oficial en su etapa como estudiante y ahora está alistado como soldado raso incapaz de hacer frente al miedo, lo que lleva a su antiguo pupilo a sobreprotegerlo y darle misiones de retaguardia, son las claves argumentales utilizadas para sacar adelante lo que es una semblanza de la gesta de resistencia ante el enemigo y misiones de comando más allá de las líneas enemigas llevadas a cabo por los australianos para frenar a Rommel y destruir los depósitos del vital combustible del que el Ejército alemán está tan necesitado en sus ofensivas del norte de África. De ese modo, los cercados recuperan la iniciativa en las operaciones. Tal y como dice el general interpretado por Robert Douglas: “Es un riesgo calculado, pero esa es la teoría del arte de la guerra”. El centro del argumento lo ocupa la que el propio guion de la película define como “una de las más arriesgadas expediciones de la campaña en el norte de África”. El 9 de julio de 1941 y con el objetivo de destruir un depósito subterráneo de municiones, 44 hombres se disponen a atravesar las líneas enemigas en tres camiones italianos que esperan les sirvan para camuflarse en territorio hostil y desatan un ataque salvaje contra los alemanes. El mejor momento, además de unas muy solventes secuencias de acción, será el cara a cara entre McRoberts y el propio Rommel.

M.J.P.

MERCENARIOS SIN GLORIA

Play Dirty

1969; Reino Unido; Color; Director: André De Toth; Guion: Melvyn Bragg, Lotte Colin, André De Toth, George Marton; Música: Michel Legrand; Fotografía: Edward Scaife; Intérpretes: Michael Caine, Nigel Davenport, Nigel Green, Harry Andrews, Patrick Jordan, Daniel Pilon, Martin Burland, George McKeenan, Bridget Espeet, Bernard Archard, Aly Ben Ayed, Enrique Ávila, Mohsen Ben Abdallah, Mohamed Kouka, Takis Emmanuel, Scott Miller, Michael Stevens, Anthony Stamboulieh, Jose Halufi, Vivian Pickles, Stanley Caine, Jeremy Child, Dennis Brennan, Rafael Albaicín; Duración: 118 minutos.

Partiendo de unas secuencias iniciales que sacan el máximo partido a la música diegética que suena en el aparato de radio de uno de los protagonistas en una travesía del desierto y regresando de una operación fallida más allá de las líneas enemigas, la película es inicialmente una especie de guiño al arranque del clásico dirigido por Billy Wilder en 1943, Cinco tumbas a El Cairo (la secuencia del tanque), pero al mismo tiempo está anticipando en muchos de sus aspectos otra producción de similar talante antibelicista y desencantado que casualmente también contó con Michael Caine como coprotagonista y que iba a llegar al año siguiente a la cartelera, Comando en el mar de China, dirigida por Robert Aldrich. Por otra parte, tiene una secuencia de arranque quemando el escorpión que claramente es un guiño hacia el comienzo de Grupo salvaje de Sam Peckinpah y pretende marcar a los miembros del comando como un grupo de desesperados que comparten también con los perseguidores de este western la afición por la rapiña de los cadáveres, convirtiéndose llegado el caso en una especie de animales carroñeros dispuestos a todo para sobrevivir. Es interesante la manera en que el oficial encargado de enviar los comandos explica la operación al personaje interpretado por Michael Caine tomando como referencia las operaciones realizadas por los cartagineses en esa misma zona geográfica en su enfrentamiento con los romanos, una manera de aludir a la presencia constante de la guerra en todas las épocas y civilizaciones. Frases como “la guerra es una empresa desesperada, no hay que reparar en medios”, va también por ese mismo camino de reflexión antibelicista con el que juega todo el argumento y que manejan tanto Michael Caine como Nigel Davenport para construir una química muy especial entre sus personajes en la pantalla.

M.J.P.

LOS CAÑONES DE NAVARONE

The Guns Of Navarone

1961; EE. UU.; Color, Blanco y negro; Director: J. Lee Thompson; Guion: Carl Foreman; Música: Dimitri Tiomkin; Fotografía: Oswald Morris; Intérpretes: Gregory Peck, David Niven, Anthony Quinn, Stanley Baker, Anthony Quayle, James Darren, Irene Papas, Gia Scala, James Robertson Justice, Richard Harris, Bryan Forbes, Allan Cuthbertson, Michael Trubshawe, Percy Herbert, George Mikell, Walter Gotell; Duración: 158 minutos.

Basada en una novela de Alistair MacLean, la película es la materialización de las corrientes de modernización del género bélico que operaron a lo largo y ancho del cine de los años sesenta, en el que la Segunda Guerra Mundial ganada por los aliados y perdida por Alemania, Japón, Italia y sus Star Wars Estrella de la Muerte La guerra de las galaxias El retorno del jedi Rogue One

Stai leggendo un'anteprima, registrati per continuare a leggere.

Interessi correlati

Altro da Accion Cine-Video

Accion Cine-Video4 min letti
There’s More To The Legend DC Krypton
Creador: David S. Goyer, basado en los personajes de DC Comics. Música: Pinar Toprak. Emisión en EE UU: 21 de marzo de 2018-14 de agosto de 2019, Syfy. Emisión en España: 22 de marzo de 2018-15 de agosto de 2019, HBO. Reparto: Cameron Cuffe (Seg-El),
Accion Cine-Video6 min letti
Actualidad Televisión
Wentworth Miller regresa a televisión. Aunque desde hace un tiempo no le vemos por la pequeña pantalla, alejado de su papel en el Arrowverso y sin fecha prevista para la sexta temporada de Prison Break, parece ser que Wentworth Miller tiene pensado r
Accion Cine-Video3 min letti
Géminis
Henry Brogan (Will Smith) ha decidido poner fin a su carrera profesional. La agilidad de antaño se va desvaneciendo y es fundamental para su trabajo… el de asesino a sueldo, capaz de asesinar a quien se le diga en condiciones de extrema dificultad (c