Sei sulla pagina 1di 8

PRINCIPIOS DE PROTECCIÓN DE

MAQUINARIA
2.1 Guardas durante el mantenimiento

Las guardas de máquinas protegen a los trabajadores contra peligros mecánicos. Los
peligros ocurren cuando las máquinas cortan, contornean, taladran, perforan o
conforman materia prima. Las partes de las máquinas que transmiten energía tales
como los volantes, poleas, correas, barras conectoras, acoples, levas, husillos, cadenas,
cigüeñales y engranajes también constituyen peligros. Las piezas reciprocantes,
rotativas, de movimiento transversal y los mecanismos de alimentación también
requieren el uso de guardas.
El propósito de las guardas de máquinas es mantener a los trabajadores alejados de los
peligros mecánicos. Algunas guardas pueden impedir que las herramientas y los
objetos caigan al interior de maquinaria en movimiento que pudiesen convertirse en
proyectiles o causar desperfectos graves. Mediante la prevención del contacto con
partes en movimiento peligrosas, las guardas pueden evitar que los trabajadores
coloquen alguna parte de sus cuerpos en o cerca de peligros de máquinas que puedan
cortar, aplastar, amputar extremidades e incluso causar la muerte.
Las guardas de máquinas deberán fabricarse de materiales resistentes y duraderos. Las
guardas deberán mantenerse en buen estado de funcionamiento. No deben tener
bordes filosos ni dentados que puedan causar cortaduras o punciones. Las guardas
deben fijarse a los equipos de manera que los empleados no puedan retirarlas,
manipularlas, anularlas o inhabilitarlas con facilidad.
Las guardas no deben crear peligros nuevos mientras protegen a los
empleados contra las partes en movimiento de la maquinaria. Las guardas
deberán instalarse de manera que no afecten el desempeño del trabajador. Si
los trabajadores no pueden utilizar el equipo de manera ininterrumpida y
confortable, probablemente inhabilitarán o anularán la guarda. Idealmente las
guardas deberán colocarse de manera que el reabastecimiento de combustible,
la lubricación y otras tareas frecuentes de mantenimiento puedan realizarse de
manera segura sin necesidad de retirarlas.
Los empleados deben recibir capacitación en las máquinas que utilizan y dan
mantenimiento. La capacitación debe ser específica para cada pieza de equipo
y cubrir los peligros potenciales de la maquinaria. Se debe enseñar el
propósito, uso y mantenimiento, y ajustes correctos para cada guarda. Los
trabajadores deben saber cuándo y cómo retirar las guardas de manera segura
y cómo bloquear y etiquetar el equipo durante los trabajos de mantenimiento o
reparación.
Se debe inspeccionar periódicamente las máquinas y sus guardas para
asegurar el funcionamiento correcto. Los empleados necesitan recibir
instrucciones sobre cómo inspeccionar las guardas y las máquinas para
mantener la seguridad y cómo reportar los problemas a su supervisor, y
además, cómo etiquetar el equipo para colocarlo fuera de servicio y repararlo.
Nunca se debe retirar, anular o inhabilitar temporalmente las guardas.
2.2 Estado mecánico zero (ZMS)
Una inesperada liberación de energía puede lastimar o matar. Antes de que una pieza
de maquinaria sea dejada desatendida o se esté reparando o manteniendo, debe de
ser puesta en un estado cero de energía (ZES) Zes es una condición en la que todas las
fuentes de energía han sido removidas o neutralizadas.
Las formas de energía que deben de ser neutralizadas en la maquinaría de tala son:
•Energía mecánica: un objeto movible, que puede caer, un objeto bajo tensión o
compresión. Ejemplos son: un brazo de grúa que cuelga o cae, un resorte en tensión
sujetado.
•Energía de presión: aire presurizado atrapado (contenido), aceite atrapado
(contenido) bajo presión (hidráulico). Ejemplos: presión de aire en una línea de aire,
presión de aceite hidráulico en una línea, una bomba, un cilindro o un acumulador; o
freón en una unidad de aire acondicionado.
•Energía eléctrica: voltaje almacenado o generado. Ejemplos: una batería, un
capacitor, electricidad estática, un alternador o generador en marcha.
•Energía química: interacción entre, o ignición de, substancias. Ejemplos: ácido
hirviendo, explosión de gases en una batería, aceite hirviendo, o éter de arranque en
frío.
OSHA regula “El control de energía peligrosa (bloqueado/etiquetado)” en su norma
29CFR, 1910.147. Si una pieza de equipo está en necesidad de reparación o ser
reparada, deberá de ser puesta en ZES y bloqueada y etiquetada como es descrito en
esta norma. (vea LOC-2, “Resumen sobre bloqueo y etiquetaje”).
Cuando apague su máquina, asegúrese de ponerla en un estado
cero de energía y:
•Estaciónela en suelo firme y nivelado con el volante trabado.
•Ponga el brazo, aditamentos o navajas totalmente extendidas y
en el suelo.
•Coloque los estabilizadores (si hay) en posición baja, pero no
soportando el peso de la máquina.
•Apague la máquina, remueva la llave y póngala en su bolsillo.
•Libere toda la presión de los controles y circuitos hidráulicos
moviendo todos los • controles después de que la máquina sea
apagada. Esto puede requerir dejar la llave en encendido si los
controles son eléctricos.
•Apague el interruptor de la batería principal, si hay uno en la
máquina.
Uno de los riesgos más insidiosos de las máquinas es que están
provistas de energía, incluso apaga das. Se pueden almacenar
varias formas de energía, como presión neumática o hidráulica,
capacitores con carga eléctrica, resortes tensados o
comprimidos o energía cinética por rotación de volantes.
Los volantes son enormes ruedas que giran continuamente
para proporcionar una fuente de energía uniforme para el
funcionamiento de las máquinas y que continúan girando por su
propio impulso después de haber desconectado la energía
eléctrica, hasta que la inercia se pierde por la fricción.
Este impulso es a veces suficiente para operar parcialmente la
máquina, incluso después que haberla desconectado de la
energía.
La enorme masa del volante hace impráctico frenarlo de golpe.
Pero, repitamos, la energía almacenada todavía representa un
riesgo para los trabajadores de mantenimiento.
Los riesgos por energía almacenada en las máquinas, incluso
cuando han sido desconectadas, ha llevado a la acuñación de un
término de seguridad: estado mecánico cero.
Para reducir las máquinas al estado mecánico cero, las fuentes
residuales de energía, que permanecen en la máquina después
de haberla apagado, deben ser disipadas o restringidas de
manera que se vuelvan inofensivas. Hay que liberar la presión,
soltar los resortes, bajar o cerrar los contrapesos y detener los
volantes, de forma que ya no suministren energía a las piezas
móviles de las máquinas. Por lo tanto, el estado mecánico cero
es más que un cerrojo o un marbete en el interruptor de la
energía. 
Cuando aliste la máquina para servicio mayor o reparación:
•Efectúe los procedimientos de apagado anteriores.
•Por favor siga las recomendaciones del fabricante para una
operación segura y los procedimientos de mantenimiento. Estacione
en suelo firme y nivelado con el volante trabado.
•Si está trabajando en los brazos de la máquina, aditamentos o
navajas, use seguros hidráulicos mecánicos.
•Algunas máquinas tienen presión acumulada en los acumuladores.
Asegúrese de descargar los acumuladores antes de trabajar en ellos
o en los circuitos que están conectados a ellos. El contacto de la piel
con un goteo de aceite bajo presión puede causar lesiones.
• Desconecte la conexión positiva de la batería. Descargue los
capacitares.
Los equipos varían de acuerdo al fabricante y aplicación. Su equipo
puede necesitar pasos adicionales. Revise el manual de la máquina
para los debidos procedimientos ZES. El manual puede utilizar
diferente tecnología para el estado cero de energía.