Sei sulla pagina 1di 12

Seguridad en soldadura

y corte de gas
Se entiende por soldadura en su sentido más general, a un proceso de fabricación
mediante el cual se realiza la unión continua y homogénea de dos materiales, que puede
llevarse a cabo, aunque dependiendo del tipo de soldadura, mediante la aportación
directa de calor o sin ella, con aplicación de material de aportación o sin ella, o mediante
la aplicación o no de esfuerzo mecánico entre las piezas a unir.
3.1. Soldadura y corte con gas de oxígeno
La soldadura a gas fue uno de los primeros procesos de soldadura de fusión
desarrollados que demostraron ser aplicables a una extensa variedad de
materiales y aleaciones. Durante muchos años fue el método más útil para
soldar metales no ferrosos. Sigue siendo un proceso versátil e importante pero
su uso se ha restringido ampliamente a soldadura
de chapa metálica, cobre y aluminio. El equipo de soldadura a gas puede
emplearse también para la soldadura fuerte, blanda y corte de acero.
Tanto el oxígeno como el gas combustible son alimentados desde cilindros, o
algún suministro principal, a través de reductores de presión y a lo largo de una
tubería de goma hacia un soplete. En este, el flujo de los dos gases es regulado
por medio de válvulas de control, pasa a una cámara de mezcla y de ahí a una
boquilla. El caudal máximo de flujo de gas es controlado por el orificio de la
boquilla. Se inicia la combustión de dicha mezcla por medio de un mecanismo de
ignición (como un encendedor por fricción) y la llama resultante funde un
material de aporte (generalmente acero o aleaciones
de zinc, estaño, cobre o bronce) el cual permite un enlace de aleación con la
superficie a soldar y es suministrado por el operador del soplete.
3.2. Las resistencias de soldadura

British Federal México líderes en el suministro y servicio para equipos de soldadura por


resistencia, automatización e utilización de la robótica en la creación de soluciones integrales
y efectivas para los retos de la industria que utiliza procesos de soldadura por resistencia en
México.
Hoy traemos más información en relación al proceso de la soldadura por resistencia, así como
sus características y particularidades; estamos seguros que al conocer más de este proceso,
quedará convencido de su utilidad, y por supuesto de los grandes beneficios que tiene para su
empresa.
¿Qué es la Soldadura por Resistencia? 

La soldadura por resistencia se trata de un proceso termoeléctrico en el que se genera calor mediante el
paso de una corriente eléctrica en la zona de unión de las partes que se desea unir, durante un tiempo
controlado, con precisión, y bajo una presión controlada.
Esencialmente las dos piezas de metal que van a unirse se presionan juntas mediante los electrodos
 proporcionados por la máquina de soldadura, y a través de una corriente eléctrica se calienta, hasta
derretirse en el punto de contacto, fusionándose en una sola pieza que se une y solidifica.

¿Cuáles son las cuestiones importantes a considerar en la Soldadura por Resistencia?

Es importante considerar ciertos parámetros para una buena calidad de soldadura, los cuales son:
Resistencias de contacto, influenciadas por la textura superficial (rugosidad, pureza, oxidación y
revestimientos).
Material.
Energía, lograda mediante un transformador, ya que se necesitan aproximadamente 10,000 amperios para
lograr la soldadura por resistencia.
Fuerza de los electrodos, necesaria para asegurar un buen contacto eléctrico entre las partes que van a
ser soldadas, y para mantener las partes fijas hasta que el metal derretido tenga tiempo de solidificarse.
Potencia de soldadura, que son las fuerzas de prensado.
Tiempo, es decir la duración de la corriente fluyendo.
Usos más comunes en la Industria

La soldadura por resistencia es la solución ideal para la mejora en los procesos


en prácticamente cualquier industria a la que se dedique, ya que los resultados
que obtenga serán seguros y eficientes, además de ser idóneos para la
automatización.
Por otro lado, la soldadura por resistencia es perfecta para todas las industrias
que tengan procesos de transformación de metal formado, incluyendo
la automotriz, de la construcción, alimenticia y farmacéutica, instrumentación,
electrónica, TI, médica, de automatización, e incluso de defensa y aeroespacial,
dándole resultados más eficaces y acordes a sus necesidades actuales de
manufactura.
3.3. Soldadura por arco y de corte
El corte por arco – aire es técnicamente un proceso de mecanizado por el
cual un potente chorro de aire a presión barre el metal de la zona de corte,
fundido por efecto de un arco eléctrico provocado con un electrodo situado
en la parte delantera de la zona de barrido.
El equipamiento es el mismo que el necesario para la soldadura por arco,
salvo que el porta electrodos incluye unos orificios para la salida del aire a
presión, y se necesita por tanto un caudal adicional de aire comprimido. Las
medidas de seguridad a mantener para el uso y mantenimiento de estos
equipos de corte son las mismas que para los de soldadura eléctrica.
Los electrodos a utilizar están compuestos en un 90% por grafito y el resto
de carbono, recubiertos por una fina capa de cobre cuya misión es facilitar
el paso de corriente y evitar la corrosión de la pieza que pudiera ser
provocada por el chorro de aire. Este aire tiene que ser completamente seco
y muy caudaloso, por lo que se precisa de potentes compresores que lo
filtren y proporcionen un volumen de entre 700 y 1000 litros por minuto, lo
que mantiene una presión de trabajo de 6 kg/cm2. Se necesita
principalmente de corriente continua con polaridad inversa.
La primera evidencia de este corte, es que al ser necesario establecer un
arco eléctrico, el material a cortar ha de ser necesariamente conductor, lo
que reduce su aplicación a la gama de metales empleados en calderería
(acero, fundición, magnesio, aluminio). Su principal ventaja es que su
naturaleza de arco y gracias a su barrido de aire le convierten en un sistema
ideal para realizar limpiezas y levantar cordones de soldadura.
3.4. Los peligros comunes
Los soldadores son miembros de un grupo ocupacional
que está expuesto a diferentes tipos de riesgos, como:

Gases y polvos en la soldadura


En algunas condiciones, los gases emitidos por algunos
electrodos, así como los vapores que emanan de
algunos metales durante la soldadura, pueden causar
daño por inhalación en los soldadores, desde una
simple irritación nasal, hasta un problema permanente
en el sistema respiratorio.

Descarga o choque eléctrico en la soldadura


El choque eléctrico es uno de los principales peligros a
que se expone un soldador, ya que al hacer contacto con
una corriente eléctrica, recibe una descarga que le
puede ocasionar una reacción violenta, en algunas
ocasiones puede ser inofensiva y en otras mortal.
El dejar el equipo energizado cuando no se está
utilizando, no utilizar guantes al manejar el equipo o
pararse sobre agua cuando se está soldando, son las
principales razones por la que se pude llevar a cabo una
descarga o choque eléctrico.
Golpes y raspones en la soldadura
El soldador puede sufrir algunos golpes o raspones al estar operando, por
ejemplo, el ensamblado de secciones metálicas. La principal causa de estos
accidentes es la falta de atención en la operación que se está realizando.
Ruido en la soldadura
Cuando los materiales entre sí se golpean, vibran y liberan energía,
producen ruido. Las principales fuentes de ruido en la soldadura son: el
martillado, esmerilado o pulido sobre laminas y placas metálicas, las
operaciones con soplete a alta presión, entre algunas otras
Deslumbramiento en la soldadura
Cuando se ve un arco eléctrico sin tener la protección adecuada, es
probable que el usuario sufra un deslumbramiento. Los efectos de un
deslumbramiento se manifiestan después de unas horas. Los síntomas son:
ardor e irritación en los ojos, es dolorosa o incomoda tanto en los ojos
cerrados o abiertos.
Quemaduras en la soldadura
La soldadura por arco eléctrico produce rayos de hasta 6,000º, lo cual
origina la formación de rayos infrarrojos y ultravioletas que pueden
ocasionar severas quemaduras en la piel. Las chispas y partículas de metal
caliente, así como las escamas calientes que se desprenden violentamente
pueden causar lesiones.
El no usar camisas de manga larga, o no usar el equipo adecuado de
protección, son las principales causas que originan las quemaduras en la
piel.
3.5. Equipo de protección personal
Al hablar de PPF nos referimos a todo el equipamiento que alguien puede usar para disminuir los
peligros en el lugar de trabajo para la salud y la seguridad del trabajador.

Su composición y propósito varían entre las actividades y sitios de trabajo en donde se utilicen. Ya
que por ejemplo, los trabajadores de la industria del petróleo y el gas necesitarán guantes que los
protejan contra aplastamientos. Pero alguien que trabaje en la manipulación de vidrio necesitará un
modelo que le permita sujetar correctamente el vidrio con un buen agarre para evitar cortes y
tensiones.
¿Qué es el PPE?
Dependiendo de las tareas y el entorno, los trabajadores usan PPE como botas, guantes, tapones para
los oídos, respiradores, arneses de seguridad, ropa de alta visibilidad, cascos, etc.

El uso de PPE es la medida final para proteger a los empleados contra los peligros aparentes, mientras
que las técnicas de control de riesgos, como la sustitución de equipos defectuosos, son la defensa de
primera línea.

En Canadá las Regulaciones de Seguridad y Salud Ocupacional establecen que los empleadores deben
proporcionar PPE a cada empleado que lo necesite. Pero esto no significa explícitamente que el patrón
deba comprar equipos para cada trabajador. Quién pagará por el PPE puede depender de las bases de
equipo por lugar de trabajo y lugar de trabajo.
¿Cuándo y porqué usar el PPE?
Los empleados deben usar PPE en aquellas situaciones descritas en el reglamento de su lugar de trabajo,
el cual debe estar en cumplimiento con los protocolos del gobierno.

Estos equipos de protección industrial tienen diversas funciones:


•Son el último recurso cuando no existen otras medidas de control para mitigar los riesgos.
•Pueden ser una medida de respaldo complementaria a las demás medidas de seguridad.
•Pueden ser una política temporal, cuando una medida de control se está implementando actualmente.
•La mayoría de las organizaciones exige el uso de PPE como medida de respaldo, para proteger a los
empleados del peligro en caso de que los demás mecanismos de defensa fallen.