Sei sulla pagina 1di 12

(2 Pedro 3:18) Él dijo: “Antes bien, creced en la gracia y el conocimiento

de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. A él sea la gloria ahora y hasta


el día de la eternidad. Amén.
"crecer", ", significa "aumentar, hacerse más fructífero o hacerse más
grande". Esta es la voluntad de Dios para cada cristiano. Dios no quiere
que permanezcamos en la misma condición año tras año. Él desea que
seamos cambiados de una etapa de gloria a otra hasta que seamos
transformados en la imagen de Cristo.

La savia de la vid, al ascender desde la raíz, se difunde por las ramas, y


contribuye al crecimiento y a la producción de flores y frutos. Del
mismo modo, el poder vivificador del Espíritu Santo, que procede del
Salvador, llena el alma, renueva los motivos y afectos, somete hasta los
pensamientos para que obedezcan la voluntad de Dios, y capacita al
que lo recibe para producir los preciosos frutos de las acciones santas
Savia Los animales tenemos sangre corriendo por nuestras venas, un líquido que
contiene agua, glóbulos rojos y blancos y plaquetas. Es la encargada de transportar oxígeno a
todas las partes de nuestro cuerpo. Pero las plantas también tienen su particular ”sangre”,
con la diferencia de que es transparente y de que tiene otro nombre: savia.
Gracias a ella, todos los seres vegetales pueden vivir, crecer y protegerse, en cierto modo, de
las plagas que los afectan.

Cómo crecemos espiritualmente? 


1. Redescubre la Biblia. Necesitas la Biblia así como necesitas de la comida, pero muchos
cristianos pasan semanas o meses sin leer la Palabra de Dios. No es de extrañar que su
crecimiento espiritual esté atrofiado. 
2. " (Mateo 4: 4). 
3. No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios"Si
Jesús encontró vida en la Escritura, tú también lo harás.
El crecimiento espiritual depende de que transmitamos a
los demás la luz que Dios nos ha dado a nosotros. hacer el
bien, y solamente el bien, en la familia, en la iglesia y el
vecindario.
¿Queréis tener un crecimiento cristiano raquítico, o
queréis progresar saludablemente en la vida divina? Donde
hay salud espiritual hay crecimiento. El hijo de Dios crece
hasta la plena estatura de hombre o mujer en Cristo. No hay
límite para su mejoramiento…

Después de convertirse, se regocijan porque se han


decidido por el Señor. Un año más tarde, dan el mismo
testimonio. No hay evidencia de crecimiento espiritual; aún
son débiles como niños . .
La primera experiencia del nuevo converso es de felicidad
y gozo; pero vienen las pruebas; las perplejidades de la
vida; rasgos pecaminosos de carácter que no han sido
dominados luchan por obtener la supremacía, y a menudo
la obtienen. Entonces viene un período de pérdida de la
confianza y la paz, descuido de la oración y la lectura de
las Escrituras. Por falta del conocimiento y la experiencia
que debieran tener, muchos son vencidos por Satanás. No
saben cómo discernir las tentaciones y, resistirlas . . .
La savia de la vid, al ascender desde la raíz, se difunde por
las ramas, y contribuye al crecimiento y a la producción de
flores y frutos. Espíritu Santo, que procede del Salvador,
llena el alma, renueva los motivos y afectos, somete hasta
los pensamientos para que obedezcan la voluntad de Dios, y
capacita al que lo recibe para producir los preciosos frutos.
Pero a menos que los miembros de la iglesia de Dios hoy
tengan una relación viva con la fuente de todo crecimiento
espiritual, no estarán listos para el tiempo de la siega. A
menos que mantengan sus lámparas aparejadas y
ardiendo, no recibirán la gracia adicional en tiempo de
necesidad especial.-Hap 45.
. Así como la planta recibe la luz del sol, el rocío y la lluvia,
nosotros debemos recibir el Espíritu Santo. él vendrá a
nosotros "como la lluvia tardía y temprana a la tierra".La
planta crece porque recibe lo que Dios ha provisto para
mantener su vida.
Del mismo modo se logra el crecimiento espiritual por
medio de la cooperación con los agentes divinos
El proceso del crecimiento del trigo "Primero hierba,
luego espiga, después grano lleno en la espiga“. Mediante
la oración, la vigilancia, el aumento de la comprensión,
somos "fortalecidos con todo poder, conforme a la potencia
de su gloria.
.Pero he visto algo que me hace temblar: hombres y
mujeres raquíticos en carácter, que poseen la Palabra de
Dios.
Dios exige que su pueblo progrese constantemente.
La dadivosidad es uno de los planes divinos para el
crecimiento. El cristiano ha de ganar fortaleza fortaleciendo
a otros. "El alma generosa será prosperada; y el que saciare,
él también será saciado" (Prov. 11: 25).
El crecimiento espiritual depende del hecho de que
transmitamos a los demás la luz que Dios nos ha dado a
nosotros.
cumplid cada obligación que se os presente, llevad el peso
de las almas en vuestro corazón, y tratad de salvar a los
perdidos por todos los medios imaginables.
Sed bondadosos, corteses y compasivos; hablad con
humildad de la bendita esperanza; hablad del amor de
Jesús; dad a conocer su bondad, su misericordia y justicia;.
Si consagráramos corazón y mente al servicio de Dios.
Donde hay vida, habrá crecimiento y fructificación, pero a
menos que crezcamos en la gracia, nuestra espiritualidad se
empequeñecerá, será enfermiza, estéril. Sólo mediante el
crecimiento y la fructificación podemos cumplir el propósito
de Dios para nosotros. Cristo dijo:"En esto es glorificado mi
Donde hay vida, habrá crecimiento y
fructificación, pero a menos que crezcamos en
la gracia, nuestra espiritualidad se
empequeñecerá, será enfermiza, estéril. Sólo
mediante el crecimiento y la fructificación
podemos cumplir el propósito de Dios para
nosotros. Cristo dijo:"En esto es glorificado mi
Padre, en que llevéis mucho fruto" (Juan 15: 8).
A fin de llevar mucho fruto, debemos
aprovechar al máximo nuestros privilegios.
Debemos usar cada oportunidad que se nos
concede para fortalecernos.
Clave para un crecimiento.
1.Elije un libro de la Biblia y comienza a leer uno o dos capítulos al
día. subrayas frases cuidadosamente. Y antes de leer, pide al Espíritu
Santo que ilumine los versículos que necesitas escuchar. El te hablará.
2. Reinicia tu vida de oración.  "Esperas que una planta crezca sin
aire ni agua así como esperas que tu corazón crezca sin oración y sin
fe". Un cristiano que no ora, es un cristiano débil, inmaduro y
derrotado.
 Pero cuando alguien se mete en la aventura del reino de lo
imposible y comienza a pedirle a Dios que se mueva en su familia,
sus retos personales, su lugar de trabajo, su iglesia y su nación,
pronto verá grandes milagros.
3. Reconéctate con el pueblo de Dios. Dios nos llama a encontrar
nuestro lugar en su casa. Nunca crecerás si se desconectas de tu
morada.
4. Resiste a los hábitos pecaminosos
Es hora de liberarse. Dios ya ha prometido "una manera de escapar"
de cualquier tentación que te arrastre (ver 1 Corintios 10:13). 
5. Renueva tu compromiso de invertir en otros. Eso significa que no
podemos verdaderamente convertirnos en discípulos maduros a
menos que llevemos a otros a cristo.
Si tu fe está enfocada en ti, nunca crecerás. HOY DIOS NOS reta a
salir de nuestra zona de comodidad y encuentres tu salida hacia el
crecimiento.
Dios tiene un lugar para que le sirvas.
Toma la gran decisión de que no te quedaras sentado en una silla de
la iglesia a empaparte sermón tras sermón; No! es hora de poner en
práctica lo que has aprendido.
Levántate y comparte tu fe.
Ese es el secreto del crecimiento espiritual.