Sei sulla pagina 1di 21

ADORAMOS EN VERDAD?

PST. CARLOS FLORENCIA


DESTRUCCION DEL TEMPLO JUDIO POR LOS
BABILONIOS
RECONSTRUCCION DEL TEMPLO EN
JERUSALEM
Mujer, cree lo que te digo: la hora viene cuando ni en este
monte ni en Jerusalén adorarán ustedes al Padre. Ustedes
adoran lo que no conocen; nosotros adoramos lo que
conocemos, porque la salvación viene de los Judíos. Pero
la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos
adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad;
porque ciertamente a los tales el Padre busca que Lo
adoren. Juan 4:21-23
La adoración cristiana es la adoración de un
nuevo pacto; es la adoración inspirada en el
evangelio; es la adoración centrada en Cristo; es la
adoración centrada en la cruz.
. “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador
entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre” (1
Tim. 2:5 RVR1960)
. ¿Cómo puede perdonar a aquellos que han
desafiado sus leyes buenas y santas sin
comprometer la integridad de su carácter justo y
recto?
Por esa razón, necesitamos ser salvos de la
justicia de Dios. Necesitamos ser protegidos de Su
intenso celo por Su gloria.

Y lo que necesitamos ha sido provisto para


nosotros en Jesucristo.
Esta es la verdad más crucial, más consistente,
más poderosa y que más debe propiciar
adoración a Dios: “Porque también Cristo (el
Mesías) murió por los pecados una sola vez, el
justo por los injustos, para llevarnos a Dios” (1
Ped. 3:18).
Por esa razón, necesitamos ser salvos de la
justicia de Dios. Necesitamos ser protegidos de Su
intenso celo por Su gloria.

Y lo que necesitamos ha sido provisto para


nosotros en Jesucristo.
Toda nuestra adoración se origina y se centra
en la cruz de Jesucristo.
Los escritores del Nuevo Testamento continuamente
retornan al sacrificio de Cristo por nuestros pecados
como el centro de la adoración y de la vida:

• 1 Corintios 2:2
• 1 Corintios 15:3
• 1 Pedro 2:24
• 1 Juan 4:10
Entonces, hermanos, puesto que tenemos confianza
para entrar al Lugar Santísimo por la sangre de
Jesús, por un camino nuevo y vivo que El inauguró
para nosotros por medio del velo, es decir, Su
carne, y puesto que tenemos un gran Sacerdote
sobre la casa de Dios, acerquémonos con corazón
sincero (verdadero), en plena certidumbre de fe,
teniendo nuestro corazón purificado de mala
conciencia y nuestro cuerpo lavado con agua pura.

Hebreos 10:19-22
Solamente Jesucristo puede llevarnos a la
presencia de Dios, y lo ha hecho a través de un
solo sacrificio que nunca será repetido.

Necesitamos recordar que nuestro acceso a Dios


no está basado en el desempeño de la semana
pasada, en las prácticas de hoy, o el potencial de
mañana. Más bien, somos aceptos “en el Amado”
(Ef. 1:6)
Dios podría rechazar nuestra adoración por un
sinnúmero de razones. Él específicamente condena
los actos de adoración asociados con idolatría,
incredulidad, desobediencia y malos motivos

(Jer. 13:10; Ex. 30:9; 32:22-27; Jer. 7:21-26)


Hay solo una manera de acercarnos a Dios, a través
de Jesucristo. Esto significa que Dios ve y escucha
todas nuestras ofrendas perfeccionadas. Dios ve y
escucha como no puede ningún ser humano
Hay solo una manera de acercarnos a Dios, a través
de Jesucristo. Esto significa que Dios ve y escucha
todas nuestras ofrendas perfeccionadas. Dios ve y
escucha como no puede ningún ser humano
Dios las acepta como si Su propio Hijo las
estuviera ofreciendo.
No es la excelencia de nuestra ofrenda la que
hace nuestra adoración aceptable, sino la
excelencia de Cristo.
¿Cómo adoramos a Dios en verdad sin minimizar
ningún aspecto de Su naturaleza?

Adorándole como se ha revelado a nosotros en


Jesucristo
Ningún aspecto de la verdad de Dios debería
conmover nuestro afecto más que el evangelio