Sei sulla pagina 1di 11

UNIVERSIDAD POLITÉCNICA DE FRANCISCO I. MADERO.

Ingeniería en Energía.
ABUSO SEXUAL INFANTIL.
Ética Profesional.
Lic. Jorge Luis Cruz Cruz.
INTEGRANTES:
• 1605070149 Arteaga Hernández Aldair Camilo.
• 1706070237 Hernández Escamilla Irving Usiel.
• 1706070283 Mendoza López Uriel.
• 1706070255 Peña Olivares Shaly Viasley.
• 1706070271 Zapote Mezquite Silverio.
6IEG1
Junio del 2019. Mayo – Agosto 2019 .
VIOLENCIA INFANTIL.
El maltrato infantil se define como los abusos y la desatención de que son objeto los
menores de 18 años, e incluye todos los tipos de maltrato físico o psicológico, abuso
sexual, desatención, negligencia y explotación comercial o de otro tipo que causen o
puedan causar un daño a la salud, desarrollo o dignidad del niño, o poner en peligro su
supervivencia.
ABUSO SEXUAL INFANTIL.
El abuso sexual ocurre cuando un niño es utilizado para la estimulación sexual de
su agresor o la gratificación de un observador.
Las víctimas de abuso sexual con frecuencia callan: por miedo, culpa, impotencia,
desvalimiento, vergüenza. Suelen experimentar un trauma peculiar y característico de
este tipo de abusos: se sienten cómplices, impotentes, humillados y estigmatizados.
El abuso sexual en muchos casos es producido por un familiar o persona de confianza del
niño o niña.
La interacción abusiva, que puede ocurrir con
o sin contacto sexual, incluye:
• Los manoseos, frotamientos, contactos y besos
sexuales.
• El coito interfemoral (entre los muslos).
• La penetración sexual o su intento, por vía
vaginal, anal y bucal.
• El exhibicionismo.
• La exhibición de pornografía. En ocasiones,
disfrazada como “educación sexual”.
• Instar a que las victimas tengan sexo entre sí o
fotografiarlos en poses sexuales.
• Contactar a una victima vía internet con
propósitos sexuales (grooming).
CONDUCTAS DE ABUSO
SEXUAL.
• Incremento de pesadillas y problemas para dormir.
• Conducta retraída.
• Estallidos de angustia.
• Ansiedad.
• Depresión.
• Rechazo a quedarse solos con una persona en
particular.
• Conocimiento inapropiado para la edad acerca de la
sexualidad.
MEDIDAS DE PREVENCIÓN PARA
ABUSO SEXUAL INFANTIL .
Enseñar a los niños que NADIE (conocidos o
desconocidos) puede tocar su cuerpo ni que
hagan  caricias que lo incomoden.

Observar el comportamiento de los niños.

Procurar no perder de vista a sus hijos en eventos


masivos: paseos, fiestas, plazas comerciales o
actividades fuera de su hogar.

Inculcar a sus hijos a no aceptar regalos a cambio


de una condición o petición.

Vigilar los sitios web que visitan nuestros hijos, así


como sus amigos en las redes sociales.
EL CASO DE ABUSO SEXUAL
INFANTIL QUE SE RESOLVIÓ POR
UN CELULAR PERDIDO.
Un hombre dejó caer su celular en una calle de la localidad de Kennedy, al suroccidente
de Bogotá, En ese instante, un recolector de basura del Distrito lo observaba. Cuando
el hombre se fue, se acercó al celular, que resultó ser un smarthphone de baja gama, y
lo guardó con la intención de quedárselo. Al terminó de su turno, sacó el celular y notó
que no tenía ninguna clave. Navegó entre los archivos que el aparato guardaba y
encontró fotos y videos pornográficos. Entre esos, uno lo impactó: el de una niña de 6
años, acostada en una cama, que era abusada por un hombre al que apenas se le
veían las manos y los brazos, que al termino de la investigación resulto ser la nieta del
dueño del dispositivo.
Ese video le cambió la decisión de quedarse con el celular. Lo llevó a la estación
de Policía de Kennedy. Los investigadores llevaron el celular al laboratorio forense
de la Sijín y allí recuperaron todo el material que contenía, entre eso, mucho más
material pornográfico, y más fotos de la niña.
Las autoridades tras un largo tiempo al fin encontraron al agresor al igual que a la
niña, así que comenzaron entrevistando a la niña, el hombre de 46 años lo había
hecho varias veces y para garantizar su silencio, contó la pequeña, le dijo que era
un juego, y que si le contaba a alguien más, Dios se pondría bravo con ella. La
entrevista también reveló las secuelas del abuso: la niña era retraída y poco se
relacionaba con otros niños.
El 23 de mayo, a las 6:30 de la mañana, capturaron al agresor. El sospechoso se
defendió diciendo que, en ese video, le estaba aplicando una crema a la niña
porque se había quemado.
El contenido del celular fue la clave para que un juez decidiera enviar al
sospechoso a prisión.