Sei sulla pagina 1di 11

Cambia de actitud

y cambiará tu
realidad
Filipenses 4:4-13
4 Por lo tanto, queridos hermanos míos, a quienes amo y extraño
mucho, ustedes que son mi alegría y mi corona, manténganse así
firmes en el Señor.
2 Ruego a Evodia y también a Síntique que se pongan de acuerdo

en el Señor. 3 Y a ti, mi fiel compañero, te pido que ayudes a estas


mujeres que han luchado a mi lado en la obra del evangelio,
junto con Clemente y los demás colaboradores míos, cuyos
nombres están en el libro de la vida.
4 Alégrense siempre en el Señor. Insisto: ¡Alégrense! 5 Que su

amabilidad sea evidente a todos. El Señor está cerca. 6 No se


inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y
ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. 7 Y la paz
de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus
corazones y sus pensamientos en Cristo
8 Por último, hermanos, consideren bien todo lo verdadero, todo
lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo
digno de admiración, en fin, todo lo que sea excelente o
merezca elogio. 9 Pongan en práctica lo que de mí han
aprendido, recibido y oído, y lo que han visto en mí, y el Dios de
paz estará con ustedes.
10 Me alegro muchísimo en el Señor de que al fin hayan vuelto a

interesarse en mí. Claro está que tenían interés, solo que no


habían tenido la oportunidad de demostrarlo. 11 No digo esto
porque esté necesitado, pues he aprendido a estar satisfecho
en cualquier situación en que me encuentre. 12 Sé lo que es vivir
en la pobreza, y lo que es vivir en la abundancia. He aprendido
a vivir en todas y cada una de las circunstancias, tanto a quedar
saciado como a pasar hambre, a tener de sobra como a sufrir
escasez. 13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.
QUE ES LA ACTITUD
La actitud es un sentimiento interior expresado en
la conducta. Es por eso que a la actitud se la ve
sin decir una sola palabra.
Pablo tuvo la habilidad de hacer su actitud a la
medida de su situación en la vida fue una conducta
que él aprendió. No le vino automáticamente.
Aprendió la conducta, y la apreciación positiva de las
cosas vino como algo natural. Pablo nos enseña
repetidamente con su vida que el hombre ayuda a
crear su medio ambiente —mental, emocional, físico y
espiritual— por la actitud que tiene
¿Qué es una actitud?
Es el mejor de nuestros verdaderos yoes.
Sus raíces son internas pero su fruto es externo.
Es nuestra mejor amiga o nuestra peor enemiga.
Es más honesta y más consecuente que nuestras
palabras.
Es una apariencia exterior basada en nuestras
experiencias pasadas.
Es algo que atrae o repele a la gente de nosotros.
No está satisfecha hasta que no se expresa
Es la bibliotecaria de nuestro pasado.
Es la que habla de nuestro presente.
Es la profeta de nuestro futuro.
Avanza, Avanza no te rindas
No te rindas hasta que lo des todo
Haz tu mejor esfuerzo
Duele, pero avanza, no te des por vencido
Quema, Deja que queme
Haz tu mejor esfuerzo
Dame más, lo mejor
Tu puedes, si puedes
Haz tu mejor esfuerzo
Por qué el Entrenador Taylor le colocó una venda en
los ojos a Brock?
¿En qué área de tu vida estás dando menos del
100%?
¿Cuáles limitaciones auto impuestas no te permiten
dar lo mejor de ti en las cosas verdaderamente
importantes?
¿Cuáles son nuestras «conductas observables»?
¿Estamos poniendo lo mejor de nosotros para elevar
nuestro desempeño y mejorar nuestros resultados?
¿Qué tenemos que cambiar en nosotros mismos a
partir de hoy para que todos en nuestra familia,
trabajo, iglesia demos mucho más de lo que hemos
aportado hasta el momento?
• Su actitud es el aroma de su corazón.
• Si su actitud apesta, su corazón no está bien.
• No quiero que te rindas si puedes llegar más lejos.
• No te detengas, ¡Puedes dar más que eso!!!
• ¡No te rindas hasta que lo des todo!!!
• ¡Tú eres el jugador más influyente del equipo!!! ¡Si
tú sales a triunfar, ellos saldrán a triunfar!!!
• ¡Dime que puedes dar mucho más de lo que has
visto!!!
• Dios te obsequió el don del liderazgo…¡No lo
desperdicies!
• Nuestra actitud ejerce una influencia
directa sobre nuestro desempeño y
nuestros resultados.
• Cada uno de nosotros sirve de modelo
para otras personas…¿tenemos conciencia
de la influencia que ejercemos sobre los
demás?
• Si no me gusta el desempeño de los
demás, debo revisar qué estoy haciendo
yo mismo para que ellos se comporten
como lo hacen.
Casi siempre nuestra actitud
es la única diferencia que
hay entre el éxito y el
fracaso