Sei sulla pagina 1di 18

Sistema Respiratorio

Medicina Veterinaria

Venezuela
Marzo 2019
Respiración Pulmonar en Animales
Respiración Pulmonar en Animales

La respiración no es sólo inspiración y espiración, esto apenas representa la etapa bio-


mecánica de todo un proceso complejo. En general, el sistema respiratorio, en cargado
valga la redundancia del proceso de respiración, se encuentra formado por las
estructuras que realizan el intercambio de gases entre la atmósfera y la sangre. El
oxígeno (O2) es introducido dentro del cuerpo para su posterior distribución a los
tejidos y el dióxido de carbono (CO2) producido por el metabolismo celular, es
eliminado al exterior.

Además, el proceso de respiración interviene en la regulación del pH corporal, en la


protección contra los agentes patógenos y las sustancias irritantes que son inhalados y
en la vocalización, ya que al moverse el aire a través de las cuerdas vocales, produce
vibraciones que son utilizadas para ladrar, mugir, aullar.

El proceso de intercambio de O2 y CO2 entre la sangre y la atmósfera, recibe el


nombre de respiración externa.

El proceso de intercambio de gases entre la sangre de los capilares y las células de los
tejidos en donde se localizan esos capilares se llama respiración interna.
Respiración Externa en Animales
La respiración externa se encuentra íntimamente asociada a la ventilación pulmonar, que es el proceso que
conduce al movimiento condicionado de aire desde la atmósfera a los pulmones y desde estos hacia la
atmósfera. La ventilación consta de dos procesos alternativos:

• Inspiración: es el proceso ACTIVO por el cual entra el oxígeno a los pulmones. Los responsables de este
proceso son: el diafragma y músculos intercostales externos.
La inspiración es la forma en que los mamíferos, principalmente aunque no exclusivamente, colocan en
funcionamiento al sistema respiratorio. Puesto que cuando se produce la inspiración a nivel general se absorbe
oxígeno del medio ambiente, pero también se inician una serie de movimientos musculares que permiten a los
pulmones captar el oxígeno que proviene en cierto sentido procesado (humedecido, calentado y filtrado)
desde las fosas nasales, faringe, laringe y tráquea. Aquí juega un papel fundamental el movimiento muscular,
ya que la expansión pulmonar que ocurre en la etapa de inspiración, es generada por la intervención del
diafragma que es una membrana (músculos lisos) con capacidad de moverse a un ritmo específico para lograr
la expansión del pulmón. Cuando el animal inspira, el tórax se expande y el diafragma se mueve en dirección
opuesta a la cabeza del animal, esto es, en dirección a la cola del animal. En paralelo a la expansión pulmonar
todos los alveolos se abren y se llenan de gases ricos en oxígeno.

• Espiración: es el proceso PASIVO opuesto a la inspiración, donde el dióxido de carbono es eliminado de los
pulmones. Aquí hay una relajación muscular, gracias a la fuerza elástica de la caja torácica.
En el momento de la espiración, el diafragma se mueve en dirección al hocico del animal, empujando los
pulmones los cuales e contraen y aprietan las bolsas de gases constituidas por los alveolos, quienes se ven
obligados a expulsar los gases contenidos en su interior, constituido por dióxido de carbono.
Respiración Externa en Animales
Existe una ruta de la ventilación respiratoria, que representa la base
del proceso de respiración animal, una etapa mecánica fundamental
que consta de 10 pasos específicos, cumplidos por órganos
determinados:

Paso preliminar, la respiración cero: se entiende que la respiración es


un proceso continuo, no se detiene a riesgo de detener procesos
vitales que conducen a la muerte del animal, y alterna procesos de
introducción de oxígeno a los pulmones, a las vías circulatorias y a las
células con procesos de expulsión de dióxido de carbono (que en altas
concentraciones es tóxico) desde la célula al torrente sanguíneo, desde
este a los capilares de los alveolos, desde estos a los bronquiolos y
bronquios y desde allí al nivel superior del aparato respiratorio. A
efectos de análisis, se colocará un punto cero de la respiración, en este
caso, el inicio de la inspiración.
Respiración Externa en Animales
PASO PRIMERO, dilatación torácica: la inspiración se encuentra regulada
de manera automática por el centro respiratorio que está ubicado en el bulbo
raquídeo del cerebro. El CENTRO RESPIRATORIO recibe información de
QUIMIORECEPTORES capaces de detectar la concentración de dióxido de
carbono y oxígeno en el cuerpo. Esto permite el control de la alternancia
entre inspiración y espiración. Además permite aumentar la inspiración en
casos de fatiga o esfuerzo físico y la espiración en caso de altas
concentraciones de dióxido de carbono.

Esto lo realiza el CENTRO RESPIRATORIO a través del NERVIO FRÉNICO


(izquierdo y derecho, que surgen de la médula espinal). Algunos de estos
receptores se encuentran ubicados en los propios alveolos y el árbol
bronquial, con lo cual el CENTRO RESPIRATORIO ordena el inicio de la
inspiración (recuérdese que se comienza desde un punto cero imaginario, a
efectos didácticos). Este paso se inicia cuando se generan los impulsos
nerviosos del nervio frénico en dirección a los receptores del DIAFRAGMA y
del PLEXO TORÁCICO en dirección a los músculos externos intercostales.
Respiración Externa en Animales
Inervación
Respiración Externa en Animales
La función principal de los NERVIOS FRÉNICOS es la
transmisión de órdenes cerebrales al diafragma tanto en el
control voluntario como involuntario de la respiración.
Además, cada nervio frénico también recoge información
sensorial que es transmitida al cerebro. A partir de esa
información, el CEREBRO ordena al Sistema Nervioso
Simpático y Parasimpático la inervación del DIAFRAGMA para
que se contraiga, al mismo tiempo, a través del Plexo Torácico,
se envía la señal de inervación de los MÚSCULOS
INTERCOSTALES externos, que amplían (dilatan) la cavidad
torácica del animal hacia el exterior. La tarea de los músculos
intercostales es tensar los espacios intercostales durante la
inspiración y apoyar el mecanismo respiratorio. La contracción
de los intercostales externos causa una elevación de las
costillas (músculos respiratorios e inspiratorios).
Respiración Externa en Animales
PASO SEGUNDO, dilatación pulmonar: la inervación del diafragma y de
los músculos intercostales externos representan la base mecánica de la
respiración. La composición de las pleuras y de lo pulmones (como
bolsas de aire) aprovechan la ampliación del diámetro vertical
(intercostales) y horizontal (diafragma) de la cavidad torácica. El
diafragma desciende por contracción hacia la cavidad digestiva
venciendo la presión de los órganos y vísceras sobre la cavidad
torácica, los intercostales separan las costillas(y el esternón) y halan
consigo a la pleura parietal unida a ellos, ésta junto al líquido pleural,
atraen a la pleura visceral unida al tejido pulmonar lo que permite la
primera fase de la dilatación pulmonar. El incremento en el volumen
torácico crea una presión negativa (depresión, presión menor que la
atmosférica) en el tórax. Ya que el tórax es una cámara cerrada y la
única comunicación con el exterior es el sistema pulmonar a través de
los bronquios y la tráquea, la presión negativa torácica causa que el
aire entre a los pulmones.
Respiración Externa en Animales
PASO TERCERO, la ampliación del volumen de la caja torácica,
disminuye la presión en los pulmones, quienes amplían su
volumen proporcionalmente a la velocidad del tórax. Esto
permite vencer la presión superior del aire contenido en los
pulmones (volumen residual) y permite la entrada de aire
empujado por la presión de la atmósfera a través de los
orificios nasales (hollares), la faringe, la laringe, la tráquea, los
bronquios y los pulmones. En paralelo, los pulmones no
reciben el aire en bruto de la atmósfera, al entrar en la
cavidad nasal, la amplísima red de pequeños vasos sanguíneos
aumenta la temperatura del aire que entra cargado de
oxígeno, a ello contribuye la mucosa nasal cuya área es
extendida por los senos paranasales, también la mucosa de la
faringe contribuye a la regulación de la temperatura del aire,
además entre ambas mucosas se encargan de filtrar el aire,
atrapando patógenos y logrando un efecto antibiótico.
Respiración Externa en Animales

PASO CUARTO, una vez en la faringe el aire presionado


por la atmósfera, humedecido, calentado y filtrado pasa a
la LARINGE, que juega un papel importante en el control
de flujo de aire para la respiración. El flujo de aire es
controlada principalmente por los músculos intrínsecos
que trabajan para abrir las cuerdas vocales y que
permiten el flujo de aire hacia la tráquea. Durante el acto
de tragar, los músculos de la laringe actúan para proteger
a los pulmones mediante el cierre de la laringe en
múltiples niveles. Músculos intrínsecos trabajan para
mantener las cuerdas vocales cerradas para impedir el
paso de flujo de aire a la tráquea, mientras que los
músculos extrínsecos (o los músculos de la correa)
desplazan la laringe arriba y hacia adelante.
Respiración Externa en Animales

PASO QUINTO, desde la Laringe y su control, el


aire humedecido, calentado (aproximadamente
a 36/37 grados centígrados) y filtrado pasa a la
tráquea, desde allí ésta conduce el aire inhalado,
representando el enlace que conecta la laringe
con los bronquios primarios. La tráquea además
de permitir la entrada del aire, proveniente de
las fosas nasales y de la cavidad oral, humidifica
el aire, lo filtra y termina el proceso de
calentamiento hasta los bronquios primarios.
Respiración Externa en Animales

PASO SEXTO, desde la Tráquea, el aire ya


humidificado, calentado y filtrado sigue su ruta de
inspiración hacia los bronquios primarios, que son
dos ramificaciones en que se divide la Tráquea, y
están constituidos principalmente de tejido
cartilaginoso, músculos lisos y membranas elásticas.
En la inspiración los bronquios llevan el aire hacia el
interior de los pulmones, específicamente a los
bronquiolos, y también cumplen una función
mecánica (motora) ya que se ensanchan (dilatan) y
alargan, lo que facilita la entrada de aire a los
pulmones y en su interior a los bronquiolos y a los
alveolos.
Respiración Externa en Animales

PASO SÉPTIMO, los bronquios penetran en los


pulmones llevando el aire (caliente, húmedo y
filtrado) hacia pequeños túbulos que se siguen de
los bronquios llamados bronquiolos. Estos cumplen
la función primaria de conducir el aire hacia los tres
lóbulos de los pulmones. Los bronquiolos forman el
árbol bronquial, conformada de células tipo cilios,
que contribuyen (con su dilatación y constricción) el
paso del aire hacia los alveolos en la inspiración.
Estos bronquiolos miden aproximadamente 1
milímetro y son fundamentales para controlar el
flujo del aire hacia los alveolos (aumentarlo durante
la inspiración).
Respiración Externa en Animales
PASO OCTAVO, al final de cada bronquiolo se encuentran los alveolos,
estos órganos en forma de sacos microscópicos se encuentran
ampliamente irrigados por las terminales de las artería pulmonar que
traen la sangre cargada de partículas de dióxido de carbono y por las
venas pulmonares que llevan la sangre cargada de oxígeno. Los
alveolos están encargados del intercambio gaseoso, se dilatan por
inervación química y nerviosa (en que intervienen la noradrenalina e
impulsos nerviosos) para recibir el aire cargado de oxígeno. En el
interior dilatado los capilares sanguíneos especializados, provenientes
de la Vena Pulmonar y que llega hasta el ventrículo izquierdo del
corazón, toman las moléculas de oxígeno. Entre 700 y 1000 millones
de alveolos se encuentran en los pulmones, alrededor de 200 metros
cuadrados si se colocan uno al lado de otro. Los alveolos tienen
receptores de información que identifican las moléculas de oxígeno,
difundidas a través de los poros alveolares conectados con los
capilares sanguíneos de la vena pulmonar.
Respiración Externa en Animales

PASO NOVENO, una vez se llega al máximo del volumen


de aire en los pulmones, alrededor de 6000 ml a 7000 ml
(6 a 7 litros) en el equino, la presión del diafragma y los
músculos intercostales que llevaron a vencer la presión
de los pulmones cesa, al igual que la inervación de estos
músculos, y como resultado igualada primero y luego
superada la presión de la atmósfera por parte del aire de
los pulmones, comienza un ciclo de relación de los
intercostales y el diafragma. En este punto los músculos
abdominales, los intercostales internos y el diafragma
interactúan a través de la acción del sistema
parasimpático para reducir el volumen de la caja torácica.
Invirtiéndose el proceso de inspiración a espiración.
Respiración Externa en Animales
PASO DECIMO, el aumento de la presión de la caja torácica
por su retroceso, generado por la acción del sistema
parasimpático, empuja hacia dentro a las pleuras e inician el
proceso de desinflamiento de los pulmones. Los poros de los
alveolos han comenzado a depositar en los bronquiolos las
moléculas de dióxido de carbono provenientes del
intercambio gaseoso proveniente de la sangre que trae la
Arteria Pulmonar a través del proceso de difusión gaseosa. El
plexo torácico inerva los bronquiolos y estos se contraen
(bronquioconstricción) empujando el dióxido de carbono
ubicado en el árbol bronquial en conjunto con el retroceso de
la masa pulmonar. También los bronquios primarios contraen
sus paredes para sumar presión al aire cargado de dióxido de
carbono que sale de los pulmones tras la relajación del
diafragma y de la caja torácica.
Respiración Externa en Animales
PASO DECIMOPRIMERO, la espiración, como proceso
pasivo, se produce al relajarse el diafragma y contraerse
los músculos intercostales internos y los abdominales,
volviendo a su estado de equilibrio las estructuras
elásticas de los pulmones. Se reduce así el volumen de la
caja, con lo que aumenta la presión intra-alveolar y
produce el flujo de aire hacia el exterior, empujado desde
los propios alveolos, los bronquiolos y los bronquios. El
aire cargado de dióxido de carbono atraviesa los
bronquiolos y los bronquios primarios, la tráquea permite
el paso el aire hacia fuera, al igual que la Laringe y la
Faringe, de allí hacia la Cavidad Nasal y por último a los
orificios nasales. Las mucosas lubrican el paso del aire
cargado de dióxido de carbono y evita la irritación que
puede generar el contenido de ese aire.