Sei sulla pagina 1di 5

LA PEOR DESGRACIA DE SANTO TOMÁS SEGÚN

HUMBERTO ECO DESPUES DE MUERTO FUE:

Es una mala pasada que convierte a


Tomás de Aquino, según Humberto
Eco, en un cliché que se pone o no
de moda.

EL SER NOMBRADO SANTO POR


JUAN XXII (1323)
¿No es revolucionario
“alguien que construyó
un edificio tan sólido
que ningún otro revolucionario
ha logrado después
hacerlo vacilar desde dentro”?
(U. Eco)

Tomás por el contrario, no era ni un herético


ni un revolucionario, era lo que se dice un
conciliador. Para el se trataba de poner de
acuerdo lo que era la nueva ciencia con la
ciencia de la revelación.
Pensó que, “la fe no estaba en desacuerdo
con la razón”.
EL ANSIA
CONSTRUCTORA
DE TOMÁS
SE CONVIRTIÓ
EN VIGILANCIA
CONSERVADORA

SE INSTALA
TOMÁS DERRIBÓ
Y RECONSTRUYÓ,
EL TOMISMO REDUCE
LO NUEVO
A LO VIEJO
EL ANSIA DE DE TOMÁS QUEDÓ
CONOCIMIENTO EL ARSENAL LÓGICO
DE TOMÁS PERO NO
LO TOMAN LOS HEREJES SU ESFUERZO
Y LOS REFORMADORES INTELECTUAL
PROTESTANTES POR LO DIFERENTE
Tomas no aristotéliza el cristianismo, sino que
cristianiza a Aristóteles.

Utilizando las claves de Aristóteles, para


desvelar la relación entre esencia de las cosas
y la materia de que están echas las cosas.

Era humanamente atento a los valores naturales y


profesaba respeto por el discurso racional.
No escribiría una suma teológica.

Cambiaria el método
argumentativo, que sería menos
armónico y conciliador.

Hablaría de…

ALBERT CAMUS, SIMONE DE BEAUVOIR, JOHN DEWEY, MARTIN HEIDEGGER, EDMUND


HUSSERL, SOREN KIERKEGAARD, ARTHUR SCHOPENHAUER, JEAN-PAUL SARTRE.