Sei sulla pagina 1di 19

* Autocuidado de la Nutrición

en el Adulto Mayor
*INTRODUCCION
La relación directa entre alimentación y salud
sigue totalmente vigente en esta etapa de la
vida. Una nutrición bien orientada durante los
años de la senectud puede promover y mantener
la salud, retrasar algunos cambios del
envejecimiento, prevenir las enfermedades y
ayudar en la recuperación de las mismas con la
disminución de la mortalidad en la vejez.
* OBJETIVO
Reconocer y comprender que una nutrición
adecuada de la persona adulta mayor, debe ser
adecuado a sus requerimientos e individuales y
describir las medidas de autocuidado para una
nutrición saludable.
* PROCESO DE ENVEJECIMIENTO NORMAL
El envejecimiento normal es un proceso que comprende
modificaciones biológicas, psicológicas, sociales y funcionales
(desempeño en su familia y la comunidad) que se producen en
el ser humano durante toda su existencia.
El conocimiento de estos cambios que caracterizan al adulto
mayor es imprescindible para actuar desde el área nutricional
con eficacia y eficiencia.
Las modificaciones fisiológicas propias del envejecimiento que
traen consigo trastornos de la ingestión, digestión y absorción
de los alimentos ocasionan frecuentemente las siguientes
afecciones digestivas.
*En el aparato digestivo
- Pérdida de piezas dentarias.
- Xerostomía o sequedad de boca.
- Modificación del sistema neuromuscular de la cavidad bucal provocan una
alteración no significativa de la coordinación muscular.
- Disminución del número y función de las papilas gustativas.
- Disminución global de la peristalsia esofágica.
- Cambios en la mucosa gástrica y en las glándulas digestivas, descenso en la
capacidad funcional digestiva. Mayor saciedad que en el adulto joven.
- Disminución de la motilidad intestinal, disminución de la superficie de
absorción, menor capacidad de transporte de nutrientes.
- Atrofia del músculo propulsor y cambios en las células secretoras de moco
provocan cambios estructurales (divertículos) y funcionales (estreñimiento).
* INGESTA RECOMENDADAS DE ENERGÍA Y
NUTRIENTES
Las necesidades dietéticas recomendadas para
las personas mayores siguen siendo fuente de
controversias por los escasos estudios que
incluyen a este grupo erario.
* Energía

Las necesidades de energía disminuyen un 10% por década


a partir de los 60 años.

Edad (años) Necesidades de Ingesta energéticas


(Cal/día)
60 - 69 Varones 2400 Mujeres 2000
70 - 79 Varones 2200 Mujeres 1900
> 80 Varones 2000 Mujeres 1700
*Proteínas

La ingesta recomendada es de:

- 0.8 gr / Kg / día = 63 gr / día (hombres)


50 gr / día (mujeres).

*Hidratos de Carbono
 
- Deben representar del 50 - 60% del Valor Calórico Total (VCT)
- Fibra: 20 - 35 gr / día
 

Grasas
 - No deben sobrepasar el 30% del VCT (7 - 10% ácidos grasos saturados, 10 % de
poliinsaturados y el resto mono insaturados).
- Colesterol: hasta 300 mg / día.
 Minerales y vitaminas
Las necesidades más relevantes son:
- Fósforo: 1000 mg - Vitamina D: 800 UI
- Sodio: 1.5 a 2 gr- Vitamina C: 60 mg
- Potasio: 125 - 850 mg - Vitamina B1: 1 mg
- Calcio: 1500 mg - Vitamina B6: 2.5 mg
- Hierro: 15 mg - Vitamina B12: 3 mg
- Cinc: 15 mg- Folatos: 200 microgramos
- Vitamina A: 5000 UI
Estas necesidades diarias se cubren con una alimentación de 1800 a 2000
calorías.
 Líquidos
- En condiciones normales, 1 ml por caloría consumida.
 

 
 
* NUTRICIÓN PARA EL ADULTO MAYOR

Dieta ancianos
Sabemos que nuestros hábitos condicionan nuestra salud en cualquier etapa
de la vida.
Es por ello que debemos prestar atención al ejercicio que practicamos y, por
supuesto, a nuestra nutrición.
 
A nuestra edad tenemos más posibilidades de padecer problemas de anemia,
hipertensión, diabetes, etc. Pero con una alimentación sana y equilibrada
podemos prevenir continuas visitas al médico por constantes achaques.
Sin embargo, es un error frecuente el desentenderse de las tareas rutinarias
como ir a la compra o cocinar; algo que no sólo nos reportará los beneficios
propios de una dieta sana, sino que nos servirá para ejercitar la mente.
Haz, por lo menos, 3 comidas al día, sin olvidarse nunca del desayuno.
Reduce las calorías de tu dieta porque, a medida que envejecemos, tenemos
menor actividad física.
 
Sigue comiendo de todo: una dentadura débil no es razón suficiente para erradicar
de nuestra dieta productos tan esenciales como la carne. Si es tu caso, la solución
puede estar en los purés con todo tipo de ingredientes: verduras, pescado y por
supuesto carnes.
Come diariamente distintos tipos de cereales; pan, arroz, fideos... un aporte de
fibra le ayudará a a mantener un buen funcionamiento intestinal y reducir el riesgo
de enfermedades crónicas como las enfermedades del corazón y diabetes tipo 2.
Carnes blancas mejor que rojas; incorpora a tu compra semanal carne de pavo o
de pollo, siempre sin piel para disminuir la cantidad de grasa. - No abuses del café
ni por supuesto del alcohol.
Cuidado con el colesterol. Prescinde de los fritos y en caso de hacerlos, sólo con
aceite de oliva.
Los embutidos, sólo de forma excepcional. Igual con la bollería industrial y la
casquería.
Bebe al menos dos litros de agua al día (de 8 a 10 vasos de agua). Aunque no
tengamos sed, es imprescindible que nos protejamos ante una posible
deshidratación. Además, bebe leche, zumos e infusiones que te aportarán una
ración extra de nutrientes, proteínas, calcio. No a la sal. Sí al sabor.
Es importante que los alimentos estén bien condimentados porque comer es un
placer a cualquier edad y precisamente a edades avanzadas, en las que es
habitual el incómodo consumo de medicamentos, la hora de la comida no
puede ser un suplicio más. Añadiendo especias como el tomillo, el romero o el
laurel, daremos sabor a nuestros platos a la vez que prevenimos la
hipertensión.
 
- Verduras, legumbres, hortalizas y pescado deben tener un papel esencial en
nuestra dieta diaria.
- Los lácteos son nuestro mejor aliado contra la osteoporosis. Leche, quesos,
yogurt... Si son desnatados, mejor.
- No dudes en consultar a tu médico o dietista ante cualquier duda,
especialmente antes de tomar ningún complemento multivitamínico y al
dentista sobre el cuidado y limpieza de tu dentadura y encías.
PLAN DE ALIMENTACIÓN PARA EL ADULTO MAYOR
 
2 A 3 tazas de leche o yogur con poca grasa
(Un yogur, un trozo de quesillo o una rebanada de queso reemplazan una taza de
leche)
1 presa de pescado fresco o en conserva, o pollo o pavo o 1 huevo

(El día que coma legumbres o huevo, no necesita comer carne)


2 platos de verduras, crudas o cocidas
2 a 3 frutas o jugos de frutas naturales
1 ½ a 2 panes, de preferencia batidos (marraqueta) o pan de molde
1 a 1 ½ tazas de legumbres cocidas dos veces por semana. El resto de los días
puede comer arroz, fideos, sémola o papas cocidas en cantidad moderada
Una pequeña cantidad de aceite para cocinar y aliñar las ensaladas
Muy poca azúcar
6 a 8 vasos de agua
TOME BASTANTE AGUA
 
Con la edad, la sensación de sed disminuye. El agua es esencial para le buen
funcionamiento de los riñones, evita la deshidratación, mantiene la
temperatura corporal normal y ayuda a la digestión.
 
Tome 6 a 8 vasos de agua al día, aunque no tenga sed.
Sugerencias para almuerzos y cenas:
 
Almuerzos
Ensalada de zanahoria rallada con pasas. Cazuela de pavo o pollo. Una fruta.
Sopa de crema de arvejas. Pescado cocido con una papa. Ensalada de frutas.
Ensalada de betarraga con nuevo duro. Estofado de pavo. Manzana asada.
Ensalada de atún con lechuga. Lenteja guisada. Una porción de flan.
Sopa de crema de espárragos. Charquicán de verduras. Una fruta con miel.
Cenas
Sopa de crema de verduras. Sémola con leche
Pescado al vapor con una papa cocida y verduras de la estación. Compota de
ciruelas.
Tortilla de atún con espinacas. Maicena con caramelo.
Sopa crema de verduras. Compota de frutas.
DIABETES EN EL ADULTO MAYOR
 
La diabetes es una enfermedad grave. La gente contrae diabetes cuando los
niveles de glucosa (niveles de azúcar) en la sangre están muy altos. La
diabetes puede causar problemas de salud graves, como por ejemplo un
ataque al corazón o un derrame cerebral. Las buenas nuevas son que la
diabetes es una enfermedad que se puede controlar y cuyos problemas de
salud relacionados se pueden prevenir. Si a usted le preocupa contraer
diabetes, puede tomar ciertas medidas preventivas para reducir los riesgos.
Principios Básicos de Nutrición para Personas con Diabetes
A pesar de que los alimentos en general contienen muchos nutrientes, es
más fácil recordarlos si los separamos en tres grupos: carbohidratos,
proteínas y grasas.
Carbohidratos Estos alimentos incluyen pan, papas, arroz, galletitas,
azúcar, frutas, verduras y pastas. Cuando son digeridos, los carbohidratos
proveen energía.
Proteínas Estos alimentos incluyen la carne de res, pollo, pescado,
huevos, queso, frijoles (porotos) secos y otras legumbres. Cuando son
digeridos, las proteínas se usan para los procesos de reparación del
cuerpo. Algunas proteínas también pueden usarse para producción de
energía.
Grasas Estos alimentos incluyen mantequilla, margarina, aceite, crema,
panceta y nueces. Cuando son digeridas, las grasas son depositadas en las
células grasas, o son usadas más tarde, si es necesario, para producir
energía.
Su plan de alimentación deberá contener alimentos pertenecientes a estos
tres grupos, en cantidades que promoverán un buen control de su diabetes,
a la vez que proveerán energía adecuada y material con el cual reparar y
mantener el cuerpo.
INSUFICIENCIA RENAL EN EL ADULTO MAYOR
 
La insuficiencia renal aguda (IRA) es un trastorno frecuente en los ancianos a
raíz de la senescencia renal, la menor metabolización de los fármacos y la
mayor exposición a la polifarmacia y enfermedades sistémicas que ellos
padecen.