Sei sulla pagina 1di 61

CURSO DE HOMILETICA

Feliz día y bienvenidos a este estudio de la HOMILETICA, para mi


es un gozo contar con la presencia de cada uno de ustedes, y espero
le saquen buen provecho.
Como siervos de Dios que somos, tenemos la responsabilidad de
llevar el evangelio y haced discipulos a toda criatura, y para eso
tenemos que prepararnos como Jesús lo hizo con sus discípulos. ()
Dios quiere Líderes bien capacitados en las áreas: espiritual e
intelectual.
«Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué
avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad». II de Timoteo 2:15
Homilética
Nos concentraremos en la parte que nos enseña cómo
preparar un mensaje.
La homilética, cubre también aspectos de postura,
vestimenta, tono de voz, en fin cubre aspectos físicos que
estaremos mencionando en este estudio.
Definiciones
HOMILÉTICA: viene del gr. «HOMILETIKOS» sig.
«PLATICAR». Es el arte y ciencia de predicar para
comunicar el mensaje de la Palabra de Dios.
PREDICADOR: Es aquél que proclama el evangelio a los
hombres.
PREDICAR: Es pronunciar un discurso de contenido
moral o religioso.
El Predicador y su Mensaje
Escribir no es predicar. En la predicación, debe existir el
contacto directo y personal entre el orador y su auditorio.
Pero no constituye predicación el simple hecho de ponerse
de pie frente a una congregación, o de hablarle y
entretenerla o impartirle instrucción. El predicador es aquél
que posee un llamado y mensajes definidos. Según las
palabras de Pablo se trata de una persona apartada “para
el evangelio de Dios.” Romanos 1:1.

El predicador debe ser intérprete. Debe estar capacitado


para saber lo que dice Dios y transmitirlo al pueblo; por
otro, estar compenetrado de las necesidades del pueblo y
poder presentar dichas necesidades ante Dios.
El Predicador y su Mensaje

*No es suficiente la preparación del Sermón o la lección,


pues es bien importante también la preparación del
mensajero. La eficacia de la predicación depende de la vida
íntima del predicador.
Reglas Prácticas para la Preparación del
Predicador
1. Colócate en las manos de Dios y no procure imitar a
otros. (I de Corintios 12:15-21)
2. Conserve pura su vida ante Dios y los hombres
(II de Timoteo 2:21-22; Tito 2:7-8)
3. Mantenga la dignidad de su cargo de embajador de Cristo
(II de Corintio 5:20)
4. Deposite su confianza en el Señor para la salud corporal
(Salmos 42:11)
Antes de seguir hablaremos de las posturas y gestos del
predicador:

LO QUE UN PREDICADOR NO DEBE HACER:

1-Hacer ademanes que distraigan a los oyentes; tales


como: Hacer muecas, fruncir la frente demasiado,
movimientos de la nariz, expresiones mal dicha.
Lo que un predicador no debe hacer:

2-Nerviosismo: friccionar las manos, manos en los


bolsillos, mirar a cada instante su reloj, apoyarse
perezosamente sobre el púlpito, con los codos o con los
brazos como si se fuera a caer, ignorando que está en el
púlpito y que un público lo observa.
Lo que un predicador no debe hacer:

3-En cuanto al vestido: Evitar que esté descosido, la


corbata mal puesta, algún botón que esté por caerse, la
bota del pantalón subida, el cuello de la camisa
levantada, quitarse y ponerse los lentes a cada
momento, (en consideración) etc.
Lo que un predicador no debe hacer:

4-En cuanto a la predicación: Debe estar convencido, que


Dios te ha puesto como predicador, para enseñar,
corregir, exhortar, amonestar y por ende, no debe
predicar cosas personales, sino la palabra de Dios.
Lo que un predicador no debe hacer:

5-El predicador no debe predicar lo que no vive, porque


ocuparía el puesto de los fariseos. (Mateo 23:2,3)

2-«Los maestros de la ley y los fariseos tienen la responsabilidad de


interpretar a Moisés.»
3-«Así que ustedes deben obedecerlos y hacer todo lo que les digan.
Pero no hagan lo que hacen ellos, porque no practican lo que
predican.

6-No debe imitar a nadie en palabras y ademanes; todo


debe ser natural, debe ser pronto para evitar las
repeticiones, el lloriqueo en cada mensaje, lo mismo que
las palabras extensivas acompañadas de chillidos y
gritos exorbitantes.
Lo que un predicador no debe hacer:

7-Evite tanto ruido con el micrófono, recuerde que en las


reuniones tenemos bebes de brazos y ancianos con
marcapasos. El volumen debe ser controlado según el
tamaño del auditorio, asegúrese que los que están
adelante no queden sordos por mucho volumen, ni los
que quedan en la parte de atrás no oigan porque está
muy bajo el volumen.
Lo que un predicador no debe hacer:

8-No hable tan rápido que los oyentes no capten lo que se


dice, ni tan despacio que se incomodan y se distraigan.
Se debe hablar en una forma natural y de tipo
conversacional.
Lo que un predicador no debe hacer:

9-Evite hablar entre los dientes o con la boca medio


cerrada, porque como resultado no se entenderá lo que
dice y las personas oyentes tratarán de adivinar. Ej:
canciones
1- «Cuando yá, no encuentres MÁS»……
«Cuando yá no encuentres PAZ»…….
2- «Nunca olvidaré, de SERVIRTE»……
«Nunca olvidaré, AQUEL DÍA EN QUÉ»…….
LO QUE UN PREDICADOR DEBE HACER:

1-Dar el frente al auditorio, su vista debe ser inclinada a


los oyentes, debe persuadirse, si el público le está
escuchando o no.
Lo que un predicador debe hacer:

2-Debe aprender a ser una persona experta en manejar


la Biblia y los temas a tratar, para evitar el egocentrismo
y él,,,,, “a mí me parece, la cita creo que está en:”.

3-Debe predicar lo que vive y lo que cree, y ser una


persona de oración; gozar de buen aseo personal; tener
buen testimonio con los hermanos y con los que no lo son.
Recordemos una de las frases populares del general
francés, Napoleón Bonaparte: “Una buena imagen vale
más que mil palabras”.
Lo que un predicador debe hacer:

4-Debe honrar el lugar de reunión y saber que la capilla


y el púlpito no son lugares para colocarse prendas
menores, tales como corbatas, lustrar zapatos, etc.

5-Debe buscar asesoría al momento de organizar el


sonido en el recinto, ya que todos merecemos oír bien.
Es importante que la pronunciación se oiga clara, para
que cada consonante y cada vocal se escuche a menudo.

Si la palabra de Dios tiene importancia debe ser


entregada con claridad; por ello, el vocabulario debe ser
sencillo y directo.
Lo que un predicador debe hacer:
6-Cada persona que se inicie en el arte de la predicación
sería bueno que practique en un servicio de prueba,
leyendo la palabra de Dios en voz alta y dejar que otras
personas le den recomendaciones. Sería bueno
grabarse usted mismo, para que se escuche y así ver
cuantos errores comete, esta es una de las mejores
metodología.
7-Además de claridad debe haber una inflexión agradable
de la voz, que no sea la voz chillona ni monótona. La
calidad de la voz debe variar según el contenido
emocional del mensaje, porque la calidad de la voz
puede indicar solemnidad, tristeza, compasión, entre
otros.
Lo que un predicador debe hacer:
8-La voz debe tener una velocidad adecuada, la cual varía
según el tema. Cuando se habla rápidamente indica
suspenso y entusiasmo, la velocidad lenta indica
tristeza, solemnidad o énfasis. Alguien dijo que la voz es
el indicador del conferencista, ella indica si lo que se dice
contiene verdades, dudas o falsedades.

9-En el Antiguo Testamento tenemos una claridad al


respecto, el escribano Esdras, se le dio un púlpito de
madera para que expusiera la ley al pueblo Nehemías
8:4. En el versículo 8 dice. “Y leían en el libro de la ley
de Dios claramente y ponían el sentido de modo que
entendían la lectura”. «PARENTESIS DE DICHOS»
EXPRESIONES QUE NO DEBEN DECIRSE:

1-“Dios murió por ti” (Dios en sí, no puede morir) porque


Él es vida y si murió dejó de tener vida. ¿Quién murió?
Gálatas. 4:4; Juan 3:16; Hechos 10:38.
2-“María madre de Dios” (Dios no tiene madre, ni tiene
padre, porque él no fue engendrado por nadie). Él es único
y eterno. Gen. 21:33; Deut. 33:27.
3-“Dios derramó su sangre” (Dios no tiene sangre porque
él es espíritu) Juan 4:24.
EXPRESIONES QUE NO DEBEN DECIRSE:

4-“Jesús el hijo eterno” La palabra hijo tiene un


principio, y por ende, todo lo que tiene principio no es
eterno. El título “Hijo” en el tiempo tuvo un principio, fue
cuando nació.
La palabra “eterno” no proviene del tiempo sino de la
eternidad. Y la doctrina del “hijo eterno”, no es Bíblica,
sino Deuterocanónica. Jesús como “hijo” tuvo un principio
cuando nació. Mateo 1:21 y la función de hijo se
terminará. I de Corintios 15:22-28.
EXPRESIONES QUE NO DEBEN DECIRSE:

5-“Jesús resucitó en espíritu”. Jesús al resucitar tenía su


cuerpo, las mujeres que lo vieron después de la
resurrección pensaban que era el hortelano. Los del
camino de Emaús pensaban que era un transeúnte. Esta
creencia se quería apoderar de los primeros cristianos.
Lucas 24:37-39.

6-“Mi iglesia” el único que tiene iglesia es el Señor


Jesucristo. Mateo 16:18.
EXPRESIONES QUE NO DEBEN DECIRSE:

7-“Yo gané tantas almas”. Porque Jesucristo se las


ganó todas en el calvario y no dejó ni una para
nadie.
Para que una persona se convierta al Señor se
necesitan tres cosas:
*Un predicador que predique el evangelio de Jesucristo,
*el Espíritu Santo que lo convenza de pecado y
*el oyente que acepte lo que se le predique.
EXPRESIONES QUE NO DEBEN DECIRSE:

8-“Dios dejó su trono de gloria”. Eso no es verdad,


recuerda que Dios en su manifestación de carne estaba
hablando con Nicodemo en la tierra y como Dios
incorpóreo estaba en el cielo. Juan 3:13.

Nadie ha subido al cielo, sino el que descendió del cielo, el


hijo del hombre que está en el cielo. Estaba evangelizando
al rabino Nicodemo en la tierra y estaba en el cielo
gobernando su creación. Tarea para el 24 de marzo
Volviendo a las reglas de la preparación del predicador.

REGLAS PRÁCTICAS PARA LA PREPARACIÓN


DEL PREDICADOR
1. Colócate en las manos de Dios y no procure imitar a
otros. (I de Corintios 12:15-21)
2. Conserve pura su vida ante Dios y los hombres
(II de Timoteo 2:21-22; Tito 2:7-8)
3. Mantenga la dignidad de su cargo de embajador de
Cristo (II de Corintio 5:20)
4. Deposite su confianza en el Señor para la salud corporal
(Salmos 42:11)
REGLAS PRÁCTICAS PARA LA PREPARACIÓN
DEL PREDICADOR
1. Colócate en las manos de Dios y no procure
imitar a otros. (I de Corintios 12:15-21)

15 Si dijere el pie: Porque no soy mano, no soy del cuerpo, ¿por eso no será del
cuerpo?
16 Y si dijere la oreja: Porque no soy ojo, no soy del cuerpo, ¿por eso no será del
cuerpo?
17 Si todo el cuerpo fuese ojo, ¿dónde estaría el oído? Si todo fuese oído, ¿dónde
estaría el olfato?
18 Mas ahora Dios ha colocado los miembros cada uno de ellos en el cuerpo,
como él quiso.
19 Porque si todos fueran un solo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo?
20 Pero ahora son muchos los miembros, pero el cuerpo es uno solo.
21 Ni el ojo puede decir a la mano: No te necesito, ni tampoco la cabeza a los pies:
No tengo necesidad de vosotros.
REGLAS PRÁCTICAS PARA LA PREPARACIÓN
DEL PREDICADOR
2. Conserve pura su vida ante Dios y los hombres
(II de Timoteo 2:21-22)

21 Así que, si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra,
santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra.
22 Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la
paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor.

(Tito 2:7-8)
7 presentándote tú en todo como ejemplo de buenas obras; en la enseñanza
mostrando integridad, seriedad,
8 palabra sana e irreprochable, de modo que el adversario se avergüence, y no
tenga nada malo que decir de vosotros.
REGLAS PRÁCTICAS PARA LA PREPARACIÓN
DEL PREDICADOR
3. Mantenga la dignidad de su cargo de embajador
de Cristo (II de Corintio 5:20)

«Así que, somos embajadores en nombre de Cristo,


como si Dios rogase por medio de nosotros; os
rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con
Dios».
REGLAS PRÁCTICAS PARA LA PREPARACIÓN
DEL PREDICADOR
4. Deposite su confianza en el Señor para la salud
corporal (Salmos 42:11)
«¿Por qué te abates, oh alma mía,
Y por qué te turbas dentro de mí?
Espera en Dios; porque aún he de alabarle,
Salvación mía y Dios mío».

Hechos 27:34
«Por tanto, os ruego que comáis por vuestra salud; pues
ni aun un cabello de la cabeza de ninguno de vosotros
perecerá».
El predicador y la Oración en Privado:

El poder que el predicador tiene en público depende de su


vida de oración en privado, del tiempo que pasa en
comunión con Dios en su cámara secreta.
Las horas de oración y comunión con Dios en privado
constituirán, la fuerza motriz que dará impulso a tus
sermones.
La Estructura del Mensaje
(Divisiones del sermón)
Cada exposición efectiva debe tener las siguientes
divisiones, sin ellas sería un cuerpo carente de cabeza, de
tronco, de extremidad superior o inferior, es decir: sin
cabeza, sin brazos o sin piernas. A continuación le
asignamos la estructura pertinente de un mensaje:
1)-El tema
2)-El texto
3)-El título
4)-Introducción
5)-puntos principales
6)-Sub-divisiones
7)-Aplicación
8)-Ilustración
9)-La conclusión
Diferencia entre título y el tema.

Tema
Es de lo que trata el texto, el asunto sobre el cual
desarrollarás todas tus ideas principales y secundarias.

Título
Es el nombre con el que llamarás la atención para atraer
a tus lectores , es importante elegir siempre algo
sugestivo.
La Estructura del Mensaje

El Texto del Mensaje


La palabra TEXTO procede del latín «textus» y este del
verbo «texere» y significa «tejido o estructura».

*Por lo tanto, el texto del sermón debe ser la textura de la


cual está formado.

*El predicador debe de hacer del texto, el tema mismo de


todo su mensaje. Procura no abarcar demasiado en tu
mensaje y no desviarte de tu tema.
Cinco razones para escoger el texto
1. Inspira CONFIANZA a la congregación.
2. Despierta el INTERÉS de la congregación.
3. Inspira VALOR y CONFIANZA al predicar, pues sabe así
que dará un mensaje AUTORIZADO por las Escrituras.
4. Evita las DIGRESIONES, e impide que el predicador se
aparte de su tema.
5. facilita al predicador la ADHESIÓN a la Palabra de
Dios, sin añadir ni disminuir nada.
¿Cómo seleccionar el texto?
1. Con mucha Oración.
2. Considerando las necesidades de los oyentes.
3. Considerando tus propias limitaciones, no ocupándote
de temas demasiados profundos que no puedas manejar.
4. Con dependencia completa del Espíritu para el poder
que necesita.
La interpretación del texto
Recuerda que hay que hacer cinco cosas con respecto a
la explicación del texto.

1. Determinar si el lenguaje es literal o figurado.


2. Aprende el significado exacto de las palabras. Si no
entiendes una palabra, no podrás explicarla al auditorio.
Hay muchas palabras empleadas con distintos significado
en la Biblia, y es importante diferenciarlas.
3. Considera la circunstancia en que se encontraba el
escritor, el lugar, la época y el propósito del escritor.
4. Compara un pasaje con otro a fin de determinar todo lo
que ha sido revelado.
5. Debes de leer todo lo posible con respecto a la Tierra
Santa (Israel), sus habitantes y costumbres.
El Tema del Mensaje
*El tema es la esencia misma del mensaje, el asunto
principal del cual trata.

*Todos los mensajes deben de tener un tema principal,


un asunto definido, una lección preeminente que debe de
ser grabada en el corazón del oyente.

*La elección sabia de un tema es de suma importancia


para el predicador. Aunque no puedes depender del
título de tu mensaje en lo que a poder respecta, es bueno
no descuidar nada que pueda hacerlo atractivo para tu
auditorio, y así llevar almas a los pies del Señor.
Consideraciones al escoger el Tema

1. Escoge un tema que tú mismo sabes bien.


2. Escoge un tema que tus oyentes podrán comprender
bien.
3. No escojas nada que sea trivial o frívolo (superficial).
4. Escoge un tema que tenga por fin definido llevar
bendición a tu auditorio.
5. Escoge un tema apropiado para la época, el lugar y la
ocasión.
Consideraciones al escoger el Tema

6. Cualquiera sea el tema que escojas para tu mensaje,


preséntalo de manera que manifieste algo del Señor,
pues es el Verbo de Vida.

Sólo el Señor puede satisfacer tu alma y solamente Él


puede satisfacer las necesidades de tus oyentes.

La predicación que presenta al Señor como el Salvador,


Santificador, Sanador, Bautizador, Maestro, Pastor, Guía
y Rey venidero, es la que alimentará sus almas y
producirá resultados permanentes.
Consideraciones al escoger el Tema

7. Procura tener un solo tema, y que toda tu


argumentación, ilustraciones, pruebas, testimonios y en
fin todo tu material arroje luz sobre el mencionado
tema.
«OJO» El error que cometen muchos predicadores es el
de tener un número excesivo de temas en un mensaje, y
por lo tanto no se los puede definir ni explicar bien.

8. Procura tener pocas divisiones en tu tema y que sigan


un orden lógico y consecutivo, para que tu mensaje no
sea tedioso, sino fresco y atractivo.
Introducción.
Lo primero que necesita el predicador es establecer
comunicación con su auditorio.

La introducción es el proceso mediante por el cual el


predicador trata de preparar las mentes y de asegurar el
interés de sus oyentes en el mensaje que tiene que
proclamar.

Es una parte vital del mensaje, y el éxito de todo éste


depende a menudo de la capacidad del ministro de
conseguir el apoyo de sus oyentes en el inicio del
discurso.
Principios para la preparación de la
introducción
1. Debe ser generalmente breve.
2. Debe ser interesante.
3. Debe conducir a la idea dominante o punto principal
del mensaje.
4. Debe despertar el interés y fijar la atención de los
oyentes.
5. Debe relacionar el mensaje con algún conocimiento
que posee el auditorio.
6. Debe preparar el camino para la presentación del
mensaje que seguirá.
Buenas cualidades de la introducción
1. Breve.
2. Directa.
3. Sencilla.
4. Lógica, y debe estar bien relacionada con la
presentación o desarrollo del tema.
Tema Principal:

Éste se refiere al asunto o enseñanza que vamos a


desarrollar a través de un material que se ha
seleccionado previamente y con anterioridad.

Es la enseñanza que pasa por todo el discurso desde el


principio hasta el fin sin salirse de su contexto, haciendo
un desenlace de la enseñanza.

Es una sencilla declaración del tema que el predicador


se propone considerar, desarrollar, demostrar o explicar
en el discurso.
Temas Secundarios:
También se le considera el cuerpo y sus divisiones, es
decir, los temas secundarios son las diferentes partes del
cuerpo del sermón, a demás, es la parte principal del
discurso o enseñanza y también es el camino que lleva al
blanco, el objetivo deseado, el cual es el tema principal.

(Los temas secundarios desarrollan o desenvuelven


al tema principal).
Dentro del desarrollo hay tres reglas
sencillas para el arreglo de tu tema

1. Proclama tu tema – Hazlo con confianza y con


valor, sin temor a nadie. Proclama el mensaje con
claridad, valor y palabras apropiadas que tengan la
virtud de despertar y mantener el interés de tu
auditorio.
2. Demuestra tu tema – Emplea pruebas e
ilustraciones sencillas y fácilmente entendidas por tus
oyentes.
3. Explica tu tema – Hazlo de la manera breve, clara y
vigorosa. Acuérdate de los niños en la fe y de las
personas sencillas.
La presentación debe ser siempre

1. Clara – procura entender bien tu tema, meditar en él


hasta que se grabe permanentemente en tu corazón.
2. Gráfica – presenta tu tema en forma vivida, a fin de
que la historia sea real para tu auditorio.
3. Completa – no omitas nada de lo que sea necesario
para presentar tu historia con fidelidad y claridad.

Es importante recordar que deben omitirse los detalles


que no son necesarios, a fin de acortar el discurso y
dejar el tiempo suficiente para la aplicación que
seguirá.
Un sermón demasiado largo es peor que un sermón
demasiado corto.
Cualidades de la presentación o el desarrollo

1.Unidad – Las subdivisiones bajo cada una de las


divisiones principales tiene que derivarse de la división
principal, y seguir su tema.

Todo lo que se considera bajo las subdivisiones debería


ser una mera amplificación de la idea expresada en la
división principal. Ejemplo:

I- LA FE EN CRISTO, TESORO VALIOSO.


A- El que pone su fe en Dios, le agrada. (Heb. 11:6)
B- Sin fe no se recibe nada de lo que se pide. (Stgo 1:6, 7)
Cualidades de la presentación o el desarrollo

2. Proporción – La experiencia capacitará al predicador


a reconocer qué partes del sermón demandan más
énfasis.

Es bueno que el predicador recuerde que cada división


tiene que contribuir a la totalidad del discurso y que,
como regla general, las divisiones principales debieran
equilibrarse prudentemente a fin de presentar un
sermón bien redondeado.
Cualidades de la presentación o el desarrollo
3. Progresión – Cada explicación, ilustración, aplicación,
argumento o cita debiera estar en el lugar correcto que
le corresponda, para contribuir al adelanto ordenado en
el pensamiento del sermón
Cualidades de la presentación o el desarrollo

4. Brevedad – Uno de los fallos comunes del hombre en


el púlpito es la verborrea (la abundancia de palabras
inútiles).

*Lo que se podría decir en «25» minutos le lleva


frecuentemente «40» ó «45» minutos.
*El peligro de tal práctica es que la congregación se
fatiga antes de que acabe el sermón.
*Los oyentes pueden parecer reverentes y respetuosos,
pero es dudoso que continúen estando tan atentos e
interesados como lo estaban en la primera parte del
sermón.
Cualidades de la presentación o el desarrollo
5. Claridad – Un error común del principiante es el de
hablar más allá de la capacidad de los oyentes.

El Señor Jesús mismo, aunque hablaba de los temas más


profundos, presentaba la verdad de una manera tan
sencilla, que incluso la multitud del pueblo le oía de
buena gana.
Cualidades de la presentación o el desarrollo
6. Vitalidad – Para que el desarrollo despierte el interés
de los oyentes, tiene que contener aquel elemento que
hará que la verdad adquiera validez ante ellos.

Las palabras de las escrituras tienen que venir a serles


llenar de significado, en términos de sus propias
situaciones vitales.
Cualidades de la presentación o el desarrollo

7. Variedad – El predicador que trata de infundir a sus


Sermones un frescor permanente y un vigor renovado,
tiene que cuidarse de que el desarrollo contenga
variedad.

Se esforzará en recoger los materiales de su desarrollo,


de todas las fuentes que tenga a su disposición,
modernas y antiguas, que puedan aplicarse con eficacia.
TÉRMINOS USADOS EN LA HOMILÉTICA

TÓPICO: Que guarda relación entre otras cosas, es


relativo o determinado y se usa en los discursos porque
guarda concordancia una cosa con otra.

TEXTO AUREO: La expresión ÁUREO, significa Relativo


al oro, texto de oro, punto central, algo de valor, ésta es
denominada el texto rey, porque en la Monarquía el “rey
dirige y domina todo”.
El texto Áureo, es el texto central donde se afirma y
tiene la base el sermón, puede ser uno o dos de los
tantos versículos leídos en el párrafo o puede estar
fuera de ellos. En síntesis el texto Áureo tiene el dominio
de todo el tema durante el discurso.
SIMETRÍA: Es la armonía adecuada de las
partes de un todo, entre sí y con el todo mismo,
es decir, que tenga correspondencia lo
indivisible con lo inherente (como el circunvalar
de 360°), es la armonía que guardan entre sí
todas las partes del sermón y que ayuda a
darle belleza y gusto al mensaje.
UNIDAD: (Unión y conformidad). Todas las
enseñanzas o mensajes deben ir unidas las
partes unas con las otras; de tal manera: que el
texto, la introducción, los temas secundarios,
los puntos, las ilustraciones, y la conclusión
enseñen lo que es, el tema principal del
sermón.
La aplicación del tema
Esta es la parte donde no sólo se señala la enseñanza
espiritual de la historia, sino que se aplica a los
corazones de los oyentes. La aplicación debe ser:

1. Personal – Debes de colocarte en el lugar de tus


oyentes, procurando comprender lo que el mensaje
debe de hacer por ellos.
2. Persuasiva – No debes obligar al auditorio que
acudan a Cristo, sino que debes atraerlos.
La aplicación del tema
Esta es la parte donde no sólo se señala la enseñanza
espiritual de la historia, sino que se aplica a los
corazones de los oyentes. La aplicación debe ser:

3. Directa – anuncia con valor e intrepidez, en forma


exacta, las verdades que se desprenden de tu texto.
4. Piadosa – El momento más solemne de tu vida es
cuando aplicas el mensaje a tu auditorio. Debes elevar tu
corazón en oración ferviente, para que el Espíritu te
conceda cada palabra, y confirme el mensaje dando
convicción de pecado en el corazón del creyente. No
debes preparar de antemano las palabras exactas de tu
aplicación, pero puedes prepararte con la idea de lo que
puedes decir en el momento indicado.
Culminación o Conclusión
Aquí es donde el predicador llega a su meta en forma de
una poderosa impresión.

Es la parte final del sermón, donde todo lo que ha sido


anteriormente expresado es concentrado en fuerza o
intensidad para producir un vigoroso impacto sobre la
congregación.

Su único propósito es el de enfatizar, reafirmar,


establecer o finalizar aquello que ya ha sido declarado
en el sermón.
Principios para la preparación de la
conclusión

1. Por lo general, debe ser breve.


2. Debería ser sencilla – no debe ser complicada o
adornada.
El factor importante de la culminación es hablar con tal
claridad, que el propósito del sermón llegue de manera
inconfundible a los oyentes.
Principios para la preparación de la
conclusión
3. Las palabras finales de la conclusión deberían
elegirse con reflexión y esmero. A fin de llevar a cabo el
objetivo de la culminación, las palabras finales pueden
tener uno de los siguientes aspectos.

a. Una intensa, vívida reproducción del pensamiento


central del sermón.
b. Una cita del texto mismo.
c. Una cita de otro pasaje de la Escritura apropiado al
sermón.
d. La cita de un himno apropiado.
e. Un poderoso reto o llamamiento.
Principios para la preparación de la
conclusión
4. La conclusión debería quedar expresada en el
bosquejo en unas pocas oraciones o frases.