Sei sulla pagina 1di 15

TEORIA

NEUROPSICOLOGICA DE
LURIA
DATOS BIOGRAFICOS
• Nació 1902, médico ruso ,
• Trabajó enInstituto Burdenko de
Neurocirugía de Moscú junto
Leontiev y Vigostsky. importantes
investigaciones en el campo de la
psicología general, la educación
especial, la psicogenética, la
etnopsicología, la psicofisiología
y la psicolingüística.
• La Neuropsicología (estudia los
efectos que una lesión, daño o
funcionamiento anómalo en las
estructuras del sistema nervioso
central sobre los procesos
cognitivos, psicológicos,
emocionales y del
comportamiento individual
Sus obras
• ”Las Funciones Corticales • “El desarrollo del
Superiores del Hombre”, lenguaje y
• “El Cerebro Humano y la formación de los
los Procesos procesos psíquicos “
Psicológicos”,
• “Los lóbulos frontales y
• Conferencia “Corteza
la regulación
Granular Frontal y el
Comportamiento”. • de los procesos
• “Cerebro en acción”. psíquicos”.
SISTEMA FUNCIONAL
• Las funciones mentales se fundamentan en sistemas de
zonas cerebrales que trabajan concertadamente, de
forma que cada una ejerce su papel específico dentro
del sistema. Las áreas participantes en un sistema
funcional complejo pueden tener topografías diferentes
y alejadas. Según este esquema la lesión de un
componente, cortical o subcortical, del sistema- altera
el sistema como un todo, pero con una características
específicas. El componente deficitario o ausente se
pondrá de manifiesto en las actividades en las cuales se
requiere su participación
Sus componentes:
ORGANIZACIÓN JERARQUICA
Bloques funcionales
• Primer bloque cerebral. Constituido
por la formación reticulada del tronco del
encéfalo, el mesencéfalo, el hipotálamo y el
sistema límbico, y las formaciones estriadas.
• Su función tiene que ver, principalmente, con
la activación cortical, los ciclos vigilia-sueño,
los patrones innatos de conducta, las
emociones y la elaboración de los procesos de
memoria
Primer bloque
En el caso de lesión cerebral, sobre todo del lóbulo límbico (en especial, del hipocampo)
se altera el sistema atencional, según el modelo de Luria (Cohen, 1993): (i) Los
pacientes presentan fatigabilidad, incapacidad de mantener una meta a lo largo del
tiempo y distractibilidad. (ii) Las medidas fisiológicas de la respuesta de orientación
pueden no existir, o puede fracasar el proceso de habituación. (iii) Los pacientes pueden
servirse de instrucciones verbales de otra persona para poder dirigir o guiar su conducta
y para mantener su atención en una tarea.
Segundo bloque cerebral
• Constituido por las regiones retro-rolándicas
del cerebro (lóbulos parietal, temporal y
occipital).
• Su función se relaciona, principalmente, con la
recepción, procesamiento (análisis y síntesis) y
almacenamiento de las informaciones
sensoriales.
Segundo bloque cerebral
Agnosia óptica
Agnosia simultánea
Prosopagnosia
A. Trastornos de reconocimiento o agnosias
Asterognosia
Asomatognosia:
anosognosia y autopagnosia
Agnosia auditiva

Apraxias
B. Trastornos de la capacidad espacial
Desorientación D-I
Agnosia espacial unilateral (o hemi-inatención)

Apractognosia espacial
Síndrome unitario de la apraxia constructiva
C. Trastornos agnósicos y apráxicos asociados Se componen de: (Hécaen)
Agnosia espacial unilateral
Pérdida de los conceptos topográficos
(práxia constructiva)

D. Asociación entre la alteración de las relaciones


Síndrome de Gerstmann
espaciales (concretas) y la alteración de las
Concretas (agnosia digital y desorientación D-I)
relaciones cuasi-espaciales (simbólicas)
Simbólicas (agrafía y acalculia)
Tercer bloque cerebral

• Constituido por los lóbulos frontales.


• Su función principal se relaciona con la
formulación de planes y programas de acción,
su regulación y verificación.
Tercer bloque cerebral
• Las lesiones de los lóbulos frontales pueden ocasionar diversas disfunciones, tanto cognitivas
como no cognitivas. Por ejemplo, la atención y las funciones motoras pueden verse afectadas.
• La autoconciencia, la personalidad y las emociones pueden ser anormales; y las funciones
sensoriales-perceptivas y visuales-espaciales, así como el habla y el lenguaje, la memoria y las
funciones ejecutivas del sistema pueden resultar dañadas.

Fuster (1989) identificó como "síndromes prefrontales" los siguientes trastornos:


• - trastornos de la atención y la percepción (por ejemplo, disminución de la conciencia general,
• - trastornos sensoriales, distracción, trastornos del control de la mirada y búsqueda visual,
dificultad de concentración)
• - trastornos de la movilidad (por ejemplo, hipoquinesis, hiperquinesis); trastornos de la
integridad temporal (por ejemplo, fallos de memoria, fallos de planificación, control
defectuoso de la interferencia);
• - trastornos afectivos y emocionales. "el síndrome frontal produce alteraciones en la atención,
incremento de la distracción, dificultad para captar una realidad compleja [...]. Los sujetos son
capaces de resolver adecuadamente tareas rutinarias, pero incapaces de resolver tareas
novedosas".

En daños muy severos del lóbulo frontal la disfunción puede ser muy debilitadora, porque la
persona experimenta un gran deterioro en su flexibilidad para la resolución de problemas o
para la adaptación