Sei sulla pagina 1di 7

ESCUELA BIBLICA

«JESUS MAESTRO»
El comenzar a leer la biblia , puede ser una
aventura apasionante

El objetivo de este estudio, es hacernos


descubrir la ¨Biblia y vivir una experiencia con
el Dios vivo y resucitado.

Experiencia que me lleve a compartirla con


mis cercanos, y saber el porque de la iglesia.

Ser un lector y anunciador de la Palabra de


Dios, su mensaje de salvación y vivencia del
reino.
Obtener herramientas para
hacer una lectura critica y
espiritual que les permita
comprender su naturaleza y su
importancia para la vida
personal y eclesial.
CONTENIDO
Introducción (Hch. 8, 30-31).
1 TEMA: ¿Qué es la Biblia?
A. Definición de Biblia – Que es y que no es.
B. Como llego hasta nuestra época.
C. Como se llevo a cabo su selección.
D. Traducción de la Biblia.
E. Lenguas de la Biblia.
F. Como manejar la Biblia.
CONTENIDO
Introducción (Hch. 8, 30-31).
"El Angel del Señor habló a Felipe diciendo: «Levántate y marcha hacia el mediodía
por el camino que baja de Jerusalén a Gaza. Es desierto.» 27.Se levantó y partió. Y
he aquí que un etíope eunuco, alto funcionario de Candace, reina de los etíopes,
que estaba a cargo de todos sus tesoros, y había venido a adorar en Jerusalén,
28.regresaba sentado en su carro, leyendo al profeta Isaías. 29.El Espíritu dijo a
Felipe: «Acércate y ponte junto a ese carro.» 30.Felipe corrió hasta él y le oyó leer al
profeta Isaías; y le dijo: «¿Entiendes lo que vas leyendo?» 31.El contestó: «¿Cómo
lo puedo entender si nadie me hace de guía?» Y rogó a Felipe que subiese y se
sentase con él. 32.El pasaje de la Escritura que iba leyendo era éste: «Fue llevado
como una oveja al matadero; y como cordero, mudo delante del que lo trasquila, así
él no abre la boca. 33.En su humillación le fue negada la justicia; ¿quién podrá
contar su descendencia? Porque su vida fue arrancada de la tierra.» 34.El eunuco
preguntó a Felipe: «Te ruego me digas de quién dice esto el profeta: ¿de sí mismo o
de otro?» 35.Felipe entonces, partiendo de este texto de la Escritura, se puso a
anunciarle la Buena Nueva de Jesús. 36.Siguiendo el camino llegaron a un sitio
donde había agua. El eunuco dijo: «Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea
bautizado?» 38.Y mandó detener el carro. Bajaron ambos al agua, Felipe y el
eunuco; y lo bautizó, 39.y en saliendo del agua, el Espíritu del Señor arrebató a
Felipe y ya no le vio más el eunuco, que siguió gozoso su camino."
Fichas de lectura para practicar la Lectio Divina «¿Entiendes lo que estás leyendo?» (Hch 8,26-
40) Ficha 2 Para comprender mejor el texto Tres son los personajes que aparecen en este relato.
Para saber lo que hacen, lo mejor es fijarse en los verbos. Las actitudes, en cambio, se adivinan
detrás de las acciones y son reveladas por ellas. El Etíope es un alto cargo en la administración
de Candace, reina de los etíopes. Simpatizaba con el judaísmo y regresaba de Jerusalén de
«cumplir sus deberes religiosos», lo cual indica que tenía profundas inquietudes. Va leyendo la
Escritura pero es incapaz de entender lo que lee. Sabe que no entiende y así se lo manifiesta a
Felipe. Al final su búsqueda desemboca en el encuentro con Jesús sellado por el bautismo.
Felipe es uno de los Siete diáconos del grupo de los helenistas (Hch 6,1-7), un verdadero
«evangelizador» que después de la muerte de Esteban se dedica a predicar a Cristo en Samaría
(Hch 8,4-8). El Espíritu Santo no aparece directamente en escena ni interviene del mismo modo
que el resto de los personajes, pero su presencia es patente. Él es en todo momento quien lleva
la iniciativa. Es el verdadero protagonista de la acción. La Palabra de Dios desempeña un papel
fundamental en el episodio, pues es el medio por el cual se produce el encuentro del eunuco
con Jesús resucitado y la incorporación a la comunidad cristiana por medio del bautismo.
Seguramente nosotros, al tener la Biblia en las manos, habremos pensado como el eunuco
etíope: «¿Cómo voy a entenderlo, si nadie me lo explica?». Sabemos que es una suerte poder
acercarnos con libertad a las Escrituras y sabemos que desconocerlas es privarnos del mejor
medio para conocer a Jesús. Pero nos encontramos con muchas dificultades a la hora de
comprender, necesitamos alguien como Felipe que nos eche una mano. Si como el eunuco,
somos capaces de reconocer nuestras dificultades y pedir ayuda a quien nos la puede
proporcionar (grupos bíblicos, introducciones a la Biblia, personas entendidas...), llegaremos a
entender más la Escritura, y de este modo a conocer más y mejor a Jesucristo.