Sei sulla pagina 1di 13

Lecciones mas importantes del libro de Amos

y su aplicación actual en el contexto Latino


Americano.

Subtítulo
El Orgullo:
• El reino estaba dividido en dos; Israel y Judá. Y aunque esta
división parecía ser solamente territorial, esta iba aun mas lejos.
• La división comprendía lo moral, la religión, los sistemas
políticos, legislativo y judicial. La hipocresía sobresalía en toda
su dimensión, en la conducta del pueblo en su relación con
Dios. Se distorsionaba el derecho y se beneficiaba a los ricos y
acaudalados de esa época, devastando la casa de los pobres,
viudas y huérfanos.
El propósito principal del profeta Amos, fue llamar la atención del pueblo
de Dios, a sus pecados y hasta donde fuera posible motivarle al
arrepentimiento. Así como el espíritu del apóstol Pablo se conmovió,

en Atenas, cuando fue testigo ocular de cuando la ciudad estaba entregada a


la idolatría, así Amos debe de haberse conmovido, por el lujo y los pecados
que describe el detalladamente.
Israel estaba pasando por sus mejores momentos económicos,
debido al control que ejercía de las rutas principales de especies y

Caravanas, esto estimulaba el comercio y generaba fuertes


ganancias al país.
Esto produjo un impacto muy fuerte, ya que los ricos se hacían mas ricos,
y los pobres, mas pobres. Este enriquecimiento había provocado mucho
orgullo y corrupción en todos los sentidos, judicial , político y religioso.
Haciendo pecar a Israel. Las mujeres ricas descritas por el profeta Amos,
como vacas de Basan, influenciaban a sus esposos a enriquecerse
ilícitamente, a partir de la explotación del pobre y débil.
Israel y Judá fueron juzgados por pecados distintos, Judá por
haber transgredido la ley de Dios, y a Israel por haber incurrido
en diferentes pecados a la vez.

Menospreciaban la vida humana, tanto así, que vendían al pobre


por un par de zapatos, torcían el juicio, fallando en contra de los
débiles y humildes, además cometían inmoralidades sexuales,
tanto así que el hijo y el padre compartían la misma mujer,
profanando el Santo nombre de Dios. Y por ultimo, profanaban
los lugares santos para ofrecer sacrificios a otros dioses. (Amos
2:6-8).
Amos, ahora esta, frente a un panorama mundial que se había
convertido en un desastre tras otro, en orgullo, materia de pecado
y menosprecio contra la vida humana.

• Amos presta atención a los detalles y circunstancias de las


iniquidades, su estilo es grafico en toda su profecía, revela los
pecados en los acontecimientos de la vida diaria del pueblo.
Ninguna mala practica parece haber quedado excluida,
consideraba su deber, amonestar a Israel, a Judá y a las naciones
circunvecinas.
Los frutos naturales de la prosperidad, orgullo, lujo, egoísmo,
opresión, maduraban en el reino. Sin embargo la situación de
Israel era peor por causa del culto al becerro.
• Reprendió los pecados causados por la prosperidad material y el
orgullo. Los despilfarros, las orgias y el libertinaje de los ricos,
los cuales oprimían a los pobres y pervertían el derecho
mediante cohechos y extorsiones.
En realidad, el reino estaba atravesando una de sus épocas mas prosperas,
pues el rey Jeroboam II, había logrado realizar “un milagro económico” sin
precedentes. Florecían las viñas, crecía la agricultura, se había duplicado la
cria de ganado, progresaba la industria textil y tintorera, se expandía el
comercio, y su capital Samaria se había transformado en una ciudad opulenta
y orgullosa, donde prosperaba la construcción de palacios y casas lujosas
como nunca se había visto.
Esto se veía beneficiado por la situación política internacional; los vecinos como
Damasco, Asiria y Egipto estaban en crisis, y esto permitía a Israel vivir una época
de paz y tranquilidad excepcional. Incluso la vida religiosa se veía favorecida; se
habían construido magníficos santuarios, uno de los cuales era, la ciudad de Betel

el orgullo nacional. Ricamente adornado y atendido por sacerdotes


asalariados. Celebraban grandes fiestas semanales y atraía a numerosos
peregrinos, pero todo ese bienestar ocultaba una enorme descomposición
social.
Observando y considerando el libro de Amos, se puede afirmar, que nuestra
sociedad en la actualidad, se encuentra en un estado muy similar al descrito
por el profeta Amos. Corrupción, injusticia, idolatría, orgullo, vanidad,

insensibilidad, desmoralización, y muchos otros calificativos, que se han


convertido en parte del diario vivir en nuestro país. Cada día en las noticias y
en las calles, se puede observar como el hombre le da la espalda a Dios y se
envanece en sus propios razonamientos. Existe corrupción en la justicia, en
las instituciones y aun en la iglesia, y esto causa mas frustración.
Para el cristiano la búsqueda de Dios a través de la oración y otras
disciplinas espirituales como actos de adoración, debe de ser algo continuo.
No olvidemos que la verdadera espiritualidad que agrada a Dios, no es
separada de los demás aspectos de la vida. Los actos religiosos cuando no
son un fin en si mismos, ni se vuelven ritualismos secos, unidos a una vida
que practica la justicia social, esa es la búsqueda que agrada a Dios, a través
de lo cual podemos encontrarlo, gozarnos en su presencia y disfrutar de la
bendición que nos promete en: Amos 5:4-6 (y vivirán).