Sei sulla pagina 1di 7

Tratamiento de los japoneses canadienses

La entrada de Estados Unidos en la Segunda


Guerra Mundial tras el ataque a Pearl Harbor
dio pie a uno de los capítulos más oscuros y
desconocidos de su historia, cuando miles
de japoneses fueron confinados como
enemigos en campos de concentración.
El gobierno estadounidense creó diez
campos de concentración en California,
Utah, Idaho, Wyoming, Colorado, Arizona,
Arkansas y Georgia.
Tratamiento de los japoneses canadienses

Se llaman
japoneses
canadienses a
todos los
canadienses de
origen japonés
El primer japonés que emigró a Canadá fue
Manzo Nagano (1855-1923) quien llegó al
país en 1877. Inicialmente, trabajó como
pescador y obrero y luego se convirtió en
propietario de un hotel en la ciudad de
Victoria, en la provincia de Columbia
Británica. Su presencia fue tan apreciada en
la zona que una montaña de esa provincia
lleva su nombre

El gobierno federal canadiense tomó


La primera ola de inmigrantes japoneses,
medidas durante y después de la Segunda
llamados Issei (primera generación), llegó
Guerra Mundial que afectaron
entre 1877 y 1928. La mayoría de ellos se
negativamente a la comunidad nipona-
instaló en la provincia de Columbia
canadiense de la provincia de Columbia
Británica
Británica.

Como, generalmente, eran pobres y no La situación no era muy fácil para ellos ya
hablaban bien inglés, su acceso al mercado que Canadá fue limitando,
laboral era bastante limitado. La mayoría de progresivamente, la inmigración japonesa y
de los japoneses de esa primera generación los ciudadanos de ese origen sólo
trabajaba en la construcción del ferrocarril, obtuvieron su derecho a votar en las
pescando salmón en el río Fraser o de elecciones canadienses a finales de la
obreros en las fábricas. década del 40
Japoneses desplazados hacia
campos de detención
Después del ataque de Japón
contra Pearl Harbor y Hong
Desde los primeros años de la Segunda Guerra Mundial,
Kong, el gobierno canadiense
Canadá decide abrir campos en los que serán internados –en
utilizará la Ley de Medidas
algunos casos hasta 1946- judíos, comunistas, soldados
de Guerra para alejar a todos
alemanes y, sobre todo, inmigrantes japoneses italianos,
los canadienses de origen
alemanes y austríacos.
japonés de la costa del
Pacífico.

Unos 22 000 nipones-


Muchos niños crecerán en esos
canadienses fueron enviados a
campos de detención, entre
campos de detención, fincas, Durante las décadas siguientes,
ellos dos que se convertirían en
campamentos y campos de la comunidad nipona-
referencias mundiales de sus
prisioneros de guerra. Todos canadiense intentó obtener
respectivos campos de acción y
sus bienes, incluyendo sus una reparación de parte del
en ejemplos canadienses: el
casas, sus comercios y sus gobierno federal canadiense.
ecologista David Suzuki y el
bienes personales fueron
escritor Joy Kogawa
vendidos.
Japoneses desplazados hacia
campos de detención
Finalmente, el 22 de septiembre de 1988, más de 40
años después de que se dieran las detenciones de los Canadá ofreció una
japoneses de Canadá, el primer ministro Brian indemnización de
Mulroney presentó excusas -a nombre del gobierno- 21 000 dólares a cada
a los nipones-canadienses sobrevivientes de la uno de los afectados
época de los campos de detención y a sus familias.

Los hombres fueron empleados


para construir vías en el Norte
Mal albergados, mal vestidos y
Los japoneses –además de estar de la provincia de Columbia
mal alimentados, los
detenidos- también Británica, mientras que
canadienses de origen japonés
representaban una mano de muchas familias eran enviadas
vivían en condiciones muy
obra barata. a las granjas de producción de
difíciles.
remolacha en las provincias de
Alberta y Manitoba
Canadienses de origen Campo de internado en
japonés son transportados Columbia Británica. La
hacia diversos campos de lealtad hacia el Imperio
detención en el interior de Británico se enseña a estos
Columbia Británica en niños japoneses de
1942. Crédito de la foto: segunda y tercera
Tak Toyota / Library and generación en la escuela.
Archives Canada / C- (CP PHOTO) 1999 (Jack
046350 Restrictions on Long National Archives of
use: Nil Canada)C-067492
Algunos de los campos en los que
estuvieron detenidos los nipones-
canadienses eran administrados por
congregaciones religiosas.

En 1949, Canadá permitió a los japoneses


que escogieron el exilio regresar al país Así lo confirmó la hermana Yvette Pépin,
si había alguien que respondiera por una monja católica que asumió la
ellos. Ese mismo año, los canadienses de enseñanza de los niños japoneses
origen japonés recobraron sus derechos internados en algunos de los campos de
de ciudadanos, entre ellos el derecho al detención.
voto.

Al finalizar la guerra, el gobierno


canadiense obligó a los japoneses a
escoger entre la deportación hacia Japón
–un país que había sido destruido y que
muchos de ellos ni siquiera conocían- o
ir a vivir al Este de las Rocallosas, en las
Praderas, o en las provincias de Ontario
y Quebec.