Sei sulla pagina 1di 12

Ciclo del oxigeno

El ciclo del oxígeno es un ciclo biogeoquímico que


consiste en el paso del oxígeno en diversas formas a
través de la atmósfera (aire), la litosfera (corteza terrestre)
y la biosfera (suma de los ecosistemas). Al igual que el
ciclo del carbono y el ciclo del nitrógeno, es un ciclo
gaseoso; esto significa que el oxígeno está depositado
principalmente en la atmósfera y no en la corteza
terrestre, y es utilizado directamente desde ella, sin estar
combinado con algún otro elemento.

El oxígeno es un elemento químico (O) no metal que


naturalmente se encuentra libre en el aire y disuelto en el
agua de los océanos. Constituye alrededor del 20 por
ciento de la atmósfera de la Tierra y las plantas son las
únicas capaces de producirla, como producto de su
proceso de fotosíntesis. Solo el nitrógeno supera al O en
abundancia en la atmósfera.
¿EN QUÉ CONSISTE?
-Las plantas producen oxígeno durante la fotosíntesis, que se libera al aire.

-El oxígeno pasa entonces a la atmósfera.

-Los animales, los seres humanos y demás seres vivos autótrofos y heterótrofos que respiran
obtienen oxígeno y este pasa a su cuerpo donde es llevado a las células y tejidos para que estos
puedan funcionar.

-Una vez que ha sido utilizado, regresa al aire como desecho de la respiración en forma de
dióxido de carbono (CO2), la unión del carbono con el O.

-Las algas en los océanos y las plantas verdes de la tierra absorben el dióxido de carbono y lo
usan durante la fotosíntesis para sintetizar proteínas y conseguir la glucosa que necesitan para
vivir.

-De nuevo, como resultado de la fotosíntesis las plantas liberan el oxígeno al aire. Así se completa
el ciclo
El oxígeno es necesario para que los seres vivos realicen una de sus
principales funciones: la respiración. Este elemento es imprescindible para los
organismos; sin él, mueren en un tiempo que varía de segundos a horas,
según sus capacidades. Gracias al proceso de la respiración, el oxígeno es
llevado a las células para que estas puedan obtener energía y funcionar de
forma óptim
Ciclo del nitrógeno

El nitrógeno (N) es un elemento químico.


La atmósfera está compuesta por
nitrógeno en un 78 por ciento, lo que lo
hace el elemento más abundante en
ella. Su importancia es crucial para la
vida, pues los seres vivos lo necesitan
para realizar algunos de sus procesos
biológicos importantes.
El ciclo del nitrógeno es un ciclo
biogeoquímico que se caracteriza por el
paso del nitrógeno por distintos cambios
químicos y biológicos en la Tierra, a
partir de los cuales se mantiene
constante. El ciclo se repite una y otra
vez, del aire pasa al suelo y de este de
nuevo al aire.
¿EN QUÉ CONSISTE?
Este es un ciclo complejo, pero, al igual que en el ciclo del carbono, el elemento
pasa por los distintos organismos hasta regresar a la atmósfera. El nitrógeno en la
atmósfera no está combinado con otros elementos, y se forma por procesos
químicos y biológicos en la biosfera.

FIJACIÓN DEL NITRÓGENO.


Las plantas no pueden aprovechar el nitrógeno directamente del aire. En
vez de ello, lo obtienen del suelo en forma de nitratos. Para que el N pase
del aire al suelo, unas bacterias y cianobacterias convierten el gas en
nitratos, que luego las plantas absorben del suelo por sus raíces y lo usan en
sus procesos para sintetizar proteínas.

-AMONIFICACIÓN.
El suelo contiene bacterias que, gracias a unas enzimas,
convierten el nitrógeno gaseoso en iones de amonio, los cuales
se unen a las partículas del suelo.
NITRIFICACIÓN.
Bacterias nitrificantes pueden liberar el amonio que está en el suelo. ¿Cómo? Únicamente
convierten los iones de amonio en iones de nitritos. Estos pueden ser convertidos en iones de
nitratos por las bacterias nitrificantes. Como se mencionó, en esta última forma, las plantas
toman el nitrógeno, aunque también pueden absorber iones de amonio.

Nitrificación: iones de amonio → iones de nitritos → iones de nitratos.


ASIMILACIÓN.
Esta etapa consiste simplemente en el consumo del nitrógeno por los seres vivos. Los animales se
alimentan de las plantas, y de esta manera el N pasa a su cuerpo. Ellos digieren las proteínas
vegetales gracias a ciertas enzimas.

-DESNITRIFICACIÓN.
En algunos suelos, generalmente anegados, bacterias convierten los nitratos del suelo en nitrógeno
gaseoso, que se eleva y vuelve a la atmósfera. Puede volver a la tierra disuelto en la lluvia.
DESCOMPOSICIÓN Y AMONIFICACIÓN.
-Una parte del nitrógeno vuelve al suelo a través de los excrementos de los animales y sus demás
residuos orgánicos. Los organismos descomponedores, como algunas bacterias y hongos,
descomponen el cuerpo de animales y plantas muertos y los productos de desecho, que contienen
nitrógeno, para liberar energía. De la urea y los excrementos se genera amoniaco, y entonces los
descomponedores convierten el amoniaco de los restos en iones de amonio, que luego pueden ser
convertidos en nitritos.
DESCOMPOSICIÓN Y AMONIFICACIÓN.
-Una parte del nitrógeno vuelve al suelo a través de los excrementos de los animales y sus
demás residuos orgánicos. Los organismos descomponedores, como algunas bacterias y
hongos, descomponen el cuerpo de animales y plantas muertos y los productos de desecho,
que contienen nitrógeno, para liberar energía. De la urea y los excrementos se genera
amoniaco, y entonces los descomponedores convierten el amoniaco de los restos en iones de
amonio, que luego pueden ser convertidos en nitritos.
Ciclo del fosforo

El ciclo del fósforo es el ciclo biogeoquímico por el


que el fósforo pasa a través del suelo, el agua y los
organismos (litosfera, hidrosfera y biosfera,
respectivamente) una y otra vez. El fósforo (P) es un
elemento químico no metal que, al igual que el
oxígeno, el carbono, el nitrógeno y el azufre, es
esencial para la vida. Tiene una alta capacidad
para reaccionar al contacto con otras sustancias
químicas o elementos, por lo que en la Tierra nunca
se encuentra solo.

Otra característica singular del ciclo del fósforo es


que es sedimentario, es decir, su principal depósito
son las rocas sedimentarias y no la atmósfera.
¿EN QUÉ CONSISTE?
-En las rocas, el fósforo está unido (enlazado) al oxígeno, y juntos forman los fosfatos.

-La lluvia, el viento, el deshielo y otros agentes producen meteorización de las rocas
fosfatadas, es decir, las desgastan, desintegran y disgregan lentamente, por lo que los fosfatos
se liberan. La contaminación y la escorrentía también liberan fosfatos al pasar por las rocas.

-Los fosfatos son acarreados al fondo del mar, ríos o arroyos y se depositan como sedimentos.
También pueden depositarse en el suelo de la corteza continental.

-Las corrientes que emergen desde el fondo de las aguas llevan parte del fósforo hacia la
superficie, el cual es aprovechado por el fitoplancton.

-Otra parte del fósforo permanece en el fondo marino a lo largo de miles o millones de años, y
se convierte en nuevas rocas sedimentarias.

-Animales marinos absorben fitoplancton, y entonces el fósforo pasa a su cuerpo. A su vez,


estos animales son consumidos por otros, por lo que el mineral pasa a través de las cadenas
alimentarias marinas.
-Aves que se alimentan de peces producen guano, es decir, excremento. Este es rico en fósforo y suele
ser usado como fertilizante, tras lo cual retorna al suelo.

-Los seres humanos consumen pescado (y otros animales acuáticos), por lo que el fósforo pasa a su
cuerpo.

-En el suelo donde se depositan los fosfatos a partir de las rocas sedimentarias, las plantas los absorben a
través de sus raíces para usarlo en sus procesos vitales.

-Al morir las plantas y los animales, bacterias descomponedoras disgregan la materia orgánica de los
cuerpos, y el fósforo se reintegra al suelo en forma de fosfatos solubles.

-Una vez en el suelo, puede formar nuevas rocas sedimentarias como fosfato inorgánico, llegar a los
fondos marinos o ser absorbido por las plantas.

Debido a que los procesos que mueven al fósforo ocurren de forma lenta, este ciclo es uno de los más
lentos.
IMPORTANCIA
El fósforo es un importante elemento que
participa en las reacciones energéticas
que tienen lugar en el interior de los
organismos. Después del calcio, el
fósforo es el segundo mineral más
abundante del cuerpo humano.
Asimismo, el fósforo es un nutriente
esencial para las plantas y los animales,
necesario para formar los ácidos
nucleicos y para formar la estructura de
los huesos.

El estiércol, los fertilizantes agrícolas y los


residuos orgánicos contienen una buena
cantidad de P; sin embargo, el exceso
de este elemento en las aguas puede
causar la reducción del oxígeno.