Sei sulla pagina 1di 18

EL NUEVO

PROCESO DE
NULIDAD
MATRIMONIAL
DESAFÍOS Y POSIBILIDADES PASTORALES
El Matrimonio en el Código de
Derecho Canónico
 1055 §1 La alianza matrimonial, por la que el varón
y la mujer constituyen entre sí un consorcio de toda la
vida, ordenado por su misma índole natural al bien de
los cónyuges y a la generación y educación de la
prole, fue elevada por Cristo Nuestro Señor a la
dignidad de sacramento entre bautizados.
 §2 Por tanto, entre bautizados, no puede haber
contrato matrimonial válido que no sea por eso mismo
sacramento
 1056 Las propiedades esenciales del matrimonio
son la unidad y la indisolubilidad, que en el matrimonio
cristiano alcanzan una particular firmeza por razón del
sacramento
El Matrimonio en el Código de
Derecho Canónico
 El matrimonio nace por el consentimiento:

 1057 §1 El matrimonio lo produce el consentimiento de las partes


legítimamente manifestado entre personas jurídicamente hábiles,
consentimiento que ningún poder humano puede suplir
 §2 El consentimiento matrimonial es el acto de la voluntad por el cual el varón y
la mujer se entregan y aceptan mutuamente en alianza irrevocable para
constituir el matrimonio
Esquema de capítulos de nulidad
(causas o motivos)
 Ausencia o vicio de la libertad del consentimiento

 Incapacidad de la persona

 Defectos voluntarios del consentimiento


Ausencia o vicio de la libertad del
consentimiento
 La violencia física o moral.
 El error sobre la persona o sobre una de sus cualidades,
directa y principalmente pretendida por quien yerra, o
el error inducido.
 Las condiciones al compromiso matrimonial.
Incapacidad de la persona.

 La impotencia, es decir, la incapacidad para realizar la cópula conyugal


 La incapacidad de consentir por insuficiente uso de razón o por falta de
discreción de juicio (falta de una mínima valoración crítica y de
autodeterminación)
 La incapacidad para asumir alguna de las obligaciones esenciales del
matrimonio, por una causa de naturaleza psíquica.

 1095 Son incapaces de contraer matrimonio: 1º. quienes carecen de suficiente


uso de razón: 2º. quienes tienen un grave defecto de discreción de juicio
acerca de los derechos y deberes esenciales del matrimonio que mutuamente
se han de dar y aceptar; 3º. quienes no pueden asumir las obligaciones
esenciales del matrimonio por causas de naturaleza psíquica
Defectos voluntarios del
consentimiento:
 Simulación del matrimonio mismo.
 Exclusión de una propiedad esencial del matrimonio (la unidad/fidelidad y la
indisolubilidad) o de un elemento esencial (el bien de la prole o el de los
cónyuges)
 1101§1 El consentimiento interno de la voluntad se presume que está conforme
con las palabras o signos empleados al celebrar el matrimonio
 §2 Pero si uno de los contrayentes, o ambos, excluye con un acto positivo de la
voluntad el matrimonio mismo o un elemento esencial del matrimonio o una
propiedad esencial, contrae inválidamente.
EL NUEVO
PROCESO DE
NULIDAD
MATRIMONIAL
LA REFORMA DE 2015
Mitis Iudex Dominus Iesus
vigente desde 8/12/16

 Origen de la reforma: La III Asamblea General


Extraordinaria del Sínodo de los Obispos, celebrada del 5
al 19 de octubre de 2014; peticiones, llegadas sobre todo
desde Europa y desde América del Norte, de agilizar y
simplificar el procedimiento de nulidad matrimonial

 En primer lugar, se destaca la abolición de la necesidad


de dos sentencias conformes afirmativas de la nulidad del
matrimonio, para que la decisión sea ejecutiva. La
sentencia afirmativa no recurrida ipso facto es ejecutiva.
Mitis Iudex Dominus Iesus
vigente desde 8/12/16

 En segundo lugar, se ha querido devolver al Obispo el


lugar central que le corresponde en el ejercicio de la
justicia en su diócesis; se ha dejado a su responsabilidad
la posibilidad de admitir, cuando no sea posible
constituir el tribunal colegial para las causas de nulidad
matrimonial, la constitución de un juez único, con tal
que sea clérigo (esto último no porque se trate de una
exigencia doctrinal, sino por la conveniencia de
jerarquizar con el orden sagrado esta función
ministerial).
Mitis Iudex Dominus Iesus
vigente desde 8/12/16

 El rol de la Sede Metropolitana como tribunal de


apelación, y de la Conferencia Episcopal
acompañando, sosteniendo, también
económicamente, pero no limitando.
PROCESO ORDINARIO
 Tribunal competente: el más cercano, el más oportuno para las pruebas
 1º. el tribunal del lugar en que se celebró el matrimonio;
 2º. el tribunal del lugar en que el demandado tiene su domicilio o
cuasidomicilio;
 3º. el tribunal del lugar en que tiene su domicilio la parte actora, con tal de que
ambas partes residan en el territorio de una misma Conferencia Episcopal y dé
su consentimiento el Vicario judicial del domicilio de la parte demandada,
habiendo oído a ésta;
 4º. el tribunal del lugar en que de hecho se han de recoger la mayor parte de
las pruebas, con tal de que lo consienta el Vicario judicial del domicilio de la
parte demandada, previa consulta a ésta por si tiene alguna objeción
PROCESO ORDINARIO
 Se eliminó el paso previo: instar a la reconciliación
 Admisión de la demanda
 El escrito de demanda que pide la declaración de la nulidad de un matrimonio
debe presentarse al Vicario judicial del tribunal competente, que deberá
aceptarlo si constata que el pedido tiene algún fundamento. La demanda
puede llegar firmada por las dos o por sólo una parte
 Fijación de la fórmula de dudas
 Instrucción y discusión de la causa.
 Publicación
 Sentencia o decisión de la causa (certeza moral)
Certeza moral
(Reglas procesales, artículo 12):
 § 1. Para declarar la nulidad del matrimonio se requiere en el ánimo del juez
certeza moral de esa nulidad.
 § 2. Para la certeza moral necesaria conforme a derecho no basta el peso
prevalente de las pruebas y de los indicios, sino que se requiere también que se
excluya cualquier prudente duda positiva de error, tanto en cuanto al derecho
como en cuanto a los hechos, aunque no quede eliminada la mera posibilidad
de lo contrario.
 § 3. El juez ha de conseguir esta certeza de lo alegado y probado.
 § 4. El juez debe valorar las pruebas según su conciencia, respetando las
normas sobre la eficacia de ciertas pruebas.
 § 5. El juez que no haya podido alcanzar esta certeza tras un examen diligente
de la causa, debe sentenciar que no consta la nulidad del matrimonio, sin
perjuicio de lo dispuesto en el art. 248 § 5 [la posibilidad de un suplemento
probatorio antes de dictar la sentencia]”.
Certeza moral
(Reglas procesales, artículo 12):

 La certeza moral no es por tanto una reconstrucción


meramente subjetiva de la realidad, indemostrable.
Debe tratarse de una certeza (y, en cuanto tal, ha de
ser subjetiva) que sea también “objetiva”, es decir,
“comunicable” a todos los sujetos destinatarios de la
sentencia porque está fundada en las pruebas y está
justificada en la motivación de la sentencia (Llobell,
entrevista 01/10/2015 Revista Palabra)
PROCESO MÁS BREVE
 Este nuevo proceso permite al Obispo diocesano dar él mismo
una sentencia de nulidad en las causas en las que se reúnen
simultáneamente las condiciones necesarias:
 1° Que la demanda de nulidad es propuesta por ambas partes, o
por una de ellas con el consentimiento de la otra;
 2° Las circunstancias de hechos y de personas, sostenidas por
testimonios o documentos hacen evidente la nulidad; será
normalmente la investigación pastoral o prejudicial de la que se
habló antes, la que permitirá identificar estas circunstancias.
Otros elementos
 Gratuidad: consiste en en que desaparezcan las tasas
judiciales, incluidas las derivadas de disponer de un
abogado de oficio, cuyo trabajo será pagado por el
tribunal. Por tanto, todos los gastos de los tribunales se
deberán cubrir con ingresos provenientes de otras
fuentes: de la ayuda estatal (donde la haya), de la libre
generosidad de los fieles, en primer lugar de quienes
solicitan la nulidad del matrimonio, etc. A estos fieles se
les deberá explicar que es justo que colaboren
libremente (y generosamente, según las propias
circunstancias) a los gastos procesales
Otros elementos
 “oikonomia” significa, además de tratar
misericordiosamente a quien se encuentra libremente
en una situación de objetiva violación de la ley de Dios
en materia grave, permitir una excepción a la ley
humana que se considera excesivamente gravosa en un
determinado caso, pero sin transigir en las exigencias del
derecho divino, como es, por ejemplo, la indisolubilidad
del matrimonio.