Sei sulla pagina 1di 56

Etica

Problema: La profesión legal se puede


Se puede enseñar moral a ejercer de conformidad a
un jurista ya formado. parámetros estrictamente
Se implementan códigos de morales.
ética o códigos
deontológicos.
Etica

 En el texto en análisis se  Se muestra como el


desarman teóricamente, ejercicio práctico del
ambas creencias derecho requiere por la
misma dinámica de la
profesión, una cierta
dosis de deshonestidad y
con ello de inmoralidad.
Etica

 Cuanta dosis de  El texto analiza algunas


inmoralidad, dependerá formas de como combatir
de las circunstancias la inmoralidad intrínseca
personales de cada de la profesión.
profesional.
Etica

Mandamientos de la  Calamandrei: Decía que


profesión de abogado. los jueces son como los
Couture decía que el día que pertenecen a una
que tu hijo te pida un orden religiosa, es decir
consejo sobre su destino, deben ser ejemplos de
consideres un honor virtud si no quieren que
proponerle que sea los fieles pierdan la fe.
abogado.
Etica

 De lo expuesto se extrae una conclusión única. El


jurista cualquiera sea su ámbito de acción, sea juez,
fiscal, defensor, asesor, abogado independiente, etc.
suele creer que el ejercicio de su profesión es
esencialmente honesto, es decir apegado a las
normas morales dominantes en su comunidad.
Etica

Sin embargo, sabemos que existen excepciones, que


dice relación con abogados que se dedican a mentir, y
engañar a sus clientes, sobre todo habiendo dinero de
por medio.
Por lo mismo los chistes que se hacen de alguna
manera u otra reflejan la existencia de un problema
que no se puede esconder u obviar.
Etica

 Por ello es valido hacerse la pregunta:


 ¿Es el derecho una profesión esencialmente inmoral?
 ¿ Es posible cultivar la profesión jurídica de una
manera honesta, sin faltar a la verdad y cumpliendo
con los requerimientos que dicta la ética profesional?
Etica.

 Según el autor, el derecho es una profesión


esencialmente inmoral. Es decir existen pequeñas o
grandes inmoralidades, sin las cuales el ejercicio de
la profesión sería muy difícil o acaso hasta imposible.
Etica

 Es necesario “ensuciarse las manos”. No se puede ser


jurista si se es siempre honesto y correcto.
 Dificultades: Nociones de moralidad e inmoralidad.
O sea que lo que es moral para algunos es inmoral para
otros. En nuestra sociedad existen muchas morales,
incluso contradictorias entre ellas.
Etica

 Encontramos en consecuencia el problema del


relativismo ético.
 Como una forma de solucionar dicha dificultad, se
establecen ciertas convenciones básicas o núcleos
duros, que son aquellos comportamientos que
consideraríamos normales. “moralidad dominante”
dentro de un medio cultural. Actuamos movidos por
la costumbre, la tradición y los hábitos.
Etica

 La reflexión analítica sobre las conductas morales


ocurren en un momento posterior, que surge al ser
interrogados sobre la moralidad o no de nuestras
acciones.
 Luego lo que se pretende, es dar pautas o entregar
recomendaciones de cómo evitar esas situaciones
inmorales, hay que combatirlas o bien aminorarlas.
Etica

 Tampoco se trata de cuestionar todo el aporte y labor


del abogado en la tarea de cooperar en la solución de
los conflictos sociales que entrega el derecho.
Etica

 Señala el autor que el apego o no a la moral


dominante en una comunidad, es siempre una
cuestión de grados, es decir no se es completamente
malo ni completamente bueno, ya que las conductas
humanas se entrecruzan en ambos sentidos.
Existiendo conductas profesionales que van desde el
delito puro y simple hasta pequeños descuidos
éticos.
Etica

 Conductas abiertamente inmorales y antijurídicas.


 Se trata de conductas que constituyen delitos o son
rayanas a éstos. Y aquí el hecho se perpetra
valiéndose de la condición profesional, y el
conocimiento de la materia jurídica ayuda en la
comisión del ilícito.
Etica

 Inmoralidades jurídicas nacidas de la aplicación del


derecho.
 Conductas más graves asociadas a la comisión de
delitos.
 Violación del secreto profesional, ejercicio ilegal de la
profesión, obstrucción a la investigación,
apropiación indebida, cohecho, etc.
Etica.

 En estos casos el jurista ha renunciado a todo


escrúpulo y se comporta simplemente como un
delincuente. Su meta es quebrantar el ordenamiento
jurídico y por añadidura el orden moral de su
carrera. Es ilusorio pensar que en un caso así las
reglas morales contenidas en códigos deontológicos
pueden tener algún grado de eficacia. Aquí se espera
la sanción penal, que traiga aparejada la pena
accesoria de suspensión o inhabilitación del ejercicio
de una profesión titular.
Etica

 Conductas tácita o inconscientemente inmorales,


pero no antijurídicas.
 Aquí el abogado suele actuar de manera incorrecta
por tres razones distintas:
 A) por que no dimensiona o percibe adecuadamente
la naturaleza y alcances de la acción.
 B) porque considera que esa acción está acorde con
los preceptos deontológicos de la disciplina. O
 C) finalmente porque no puede actuar de otra
manera, dadas las exigencias propias de su deber
profesional en ese momento.
Etica.

 La dificultad que ofrece este tipo de supuestos


(especialmente el último) es que resultan muy
difíciles de corregir, ya que el jurista o bien no se
percata de ellos o si se percata no puede hacer mayor
cosa para combatir la irregularidad de su acción.
 Ello implicaría una renuncia a las reglas del juego,
que hay que seguir en esas circunstancias específicas.
Etica.

 Dilema ético: Los abogados al ser contratados


buscan hacer justicia
o bien lo que se persigue:
 Es hacer que el juez le de la razón a su defendido
obteniendo una sentencia favorable.
 En esta segunda hipótesis surgen las denominadas
leguleyadas, triquiñuelas o argucias legales.
Etica.

 Triquiñuelas.
 Exagerar los argumentos a favor; ridiculizar los que
están en contra; presentar infinidad de escritos
contradictorios; iniciar varios procesos
simultáneamente, traspasar propiedades de manera
simulada, inscribir sociedades inexistentes.
 De ello se concluye al decir de Alejandro Nieto y
Fernández en su texto: El derecho y el revés. Diálogo
epistolar sobre leyes, abogados y jueces. Barcelona,
Editorial Ariel. 1998.
Etica.

 “Seamos sinceros: el abogado no pretende buscar el


derecho concreto, sino ayudar a su cliente, es decir,
ganar el pleito; porque para él la justicia consiste en
dar la razón a su cliente. Todo lo demás es
palabrería.”
Etica.

 Caso de un cliente llega a la oficina del abogado y con


lujo de detalles le confiesa haber cometido un delito.
 Que debe hacer el abogado.
 Alternativas o cursos de acción.
1.- podría dar cuenta del tema a la fiscalía, solicitando
desde un principio el reconocimiento de las atenuantes
respectivas, de la colaboración sustancial para el
esclarecimiento del hecho, y la del artículo 11 número
8, es decir si pudiendo eludir la acción de la justicia
mediante la fuga se ha denunciado y confesado el
delito.
Etica.

 2.- Defender a ciegas a su cliente, asesorándolo para


que calle convenientemente todo lo relativo a los
hechos y que no incurra en torpezas estratégicas que
afecten su defensa. Asesora incluso a testigos sobre
lo que tienen que decir y cómo decir.

 3.- Limitarse a que se cumplan con las garantías


mínimas que le corresponden en su calidad de
imputado.
Etica.

 Según el autor este argumento es artificial y poco


realista, es difícil, asumir la defensa de alguien con la
pasión y entrega requerida a sabiendas que es
culpable. Un abogado que actúa con tan poco
convencimiento, lo mejor que puede hacer es
renunciar a dicho patrocinio, pues a la postre puede
causarle mas daños que beneficios al cliente.
Etica.

 Por lo mismo, afirmar que el abogado debe limitarse


a velar por la fiel aplicación de las garantías
procesales y no por la inocencia de su cliente, es una
frase sin contenido y que sólo es posible de sostener
en abstracto, pero que en la realidad del foro judicial,
resulta difícil o imposible de seguir.
Etica.

 4.- la cuarta y última alternativa, que no quiera faltar


a la verdad, es simplemente no aceptar ese tipo de
asuntos que puedan generarle algún tipo de conflicto
ético-profesional.
 Sin embargo, y visto de una perspectiva realista, ya
que en la práctica cotidiana es extrañísimo que un
abogado rechace un caso, especialmente si este le
puede deparar jugosos honorarios, o bien puede ser
muy mediático y luego generar gran popularidad, y
resistirse a ambos es muy difícil.
Etica

 Ejemplo del juez que por sus propios cauces conoce


de la existencia de un delito y de quien es
efectivamente responsable, pero desgraciadamente
las pruebas aportadas por la fiscalía son insuficientes
para condenarlo y además fueron obtenidas con
vicios y no pueden ser útiles a efectos de acreditar la
responsabilidad del sujeto.
 ¿Que se hace en este caso?
Etica

 Para un defensor de la deontología, el juez debe dejar


de lado sus convicciones personales y apegarse
estrictamente a las probanzas contenidas en el juicio.
Con lo cual se deberá absolver al sujeto no obstante
el juez saber que efectivamente es responsable del
delito.
 Surge de esta forma el conflicto entre verdad y
justicia.
Ética

 En el ejemplo planteado surge un conflicto entre


verdad y justicia. Es cierto que el imputado cometió
el hecho, de ello tiene noticia certera el juez, hay
pruebas, hay una víctima, pero esa verdad deberá ser
postergada hasta un segundo plano y con ello
sacrificar también la justicia.
 Es decir no se pueden alcanzar ambos ideales de
manera simultánea. La consecución de uno a veces
trae aparejada el sacrificio del otro.
Ética

 Certeramente señala el autor García Amado en su


libro “Ética del Juez y del abogado” “…la moral del
derecho no es la moral de la verdad, es la moral de la
convivencia, de la seguridad, que es distinto”.
 La convivencia social muchas veces requiere dicho
sacrificio, se ratifica así la conclusión a la cual llegó
Platón hace varios siglos y posteriormente ratificó
Macchiavello. ¡ a veces hay que engañar a la gente en
beneficio de su propio bienestar !
Ética

 Por supuesto la cuestión central radica en saber cual


es ese bienestar y quien es el llamado a determinarlo.
El peligro es que surjan personas que busquen
imponer su verdad por la fuerza, a costa de terceros.

 Supongamos entonces que el juez renunciando a las


normas procesales ( o en todo caso torciéndolas un
poco mediante el conjuro mágico de la interpretación
jurídica), logra condenar al culpable. En este caso se
habría hecho justicia, según la visión de la víctima y
Ética

 Familiares, y tal vez ello pudiese ser correcto, el


problema surge por cuanto a través de esa vía—la
discrecionalidad o incluso la transgresión de normas
existentes– se llega y ha llegado a atrocidades e
inequidades y se pudiesen abrir las puertas a una
anarquía judicial, en donde las reglas y garantías poco
importarían, pues lo que vale es la voluntad irrestricta
del juzgador.
 Nos tendríamos que conformar con que acaso la falsedad
y cierta dosis de mentira es necesaria y hasta tolerable
para evitar el castigo de inocentes y la condena de
culpables.
Ética

 Conductas inmorales por ausencia de controles.


 En este caso la infracción a la ley es constitutiva de
delito; la infracción a un código deontológico, es
reprochable desde el punto de vista ético.
 Pero para ello debe existir un control de las
conductas censurables y su respectiva publicidad.
 El propósito de ello es corregir al que cometió la
infracción y persuadir a los demás de no incurrir en
dichas conductas.
Ética

 Es aquí donde surge el problema inmoral. Suele


suceder que los gremios ( y el jurídico no es la
excepción) crean barreras y ponen obstáculos de
todo tipo para que las personas afectadas no puedan
presentar debidamente las denuncias o bien para que
no se den a conocer las faltas de sus agremiados.
 En la mayoría de los ordenamientos se establecen
trámites burocráticos y complejos para poder
presentar una queja.
Ética

 Una vez interpuesta la denuncia hay que


literalmente, atosigar a los encargados para que
actúen, de lo contrario la denuncia puede dormir el
sueño de los justos.
 Además los procedimientos de investigación no son
expeditos, sino que tardan años y terminan con la
absolución por falta de pruebas. Todo esto
representa un engaño para la opinión pública y una
estafa para el usuario.
Ética

 Otra situación anómala que se plantea es la intención


o práctica de ocultar, las faltas que han cometido los
profesionales en el campo respectivo. Se manejan en
secreto los expedientes de las quejas y sus resultados.
 El argumento que se esgrime es que se trata de
asuntos privados en los que solo las partes
interesadas pueden tener acceso.
Ética

 En resumen, el gremio de los juristas pueden al igual


que otras profesiones, utilizar estrategias de
inmunización para evitar que las faltas de sus
agremiados sean conocidos por el público.
 Los hechos y las sanciones impuestas no están
sujetas al principio de publicidad de tal suerte que el
público en general puede enterarse de ellas.
 No es acaso saludable y bueno que la comunidad se
entere de estos hechos.
Ética

 Que puede y que no puede hacerse para combatir las


inmoralidades jurídicas.

 A) en cuanto a las conductas abiertamente


inmorales, es decir delictivas o cercanas a ello, lo que
corresponde es denunciar ante tribunales de justicia
y además ante los colegios profesionales respectivos
los aludidos hechos.
 En este caso los códigos deontológicos poco y nada
pueden hacer.
Ética

 B) en cuanto a las conductas tácita o


inconscientemente inmorales ( las que se ejecutan
por descuido o ignorancia), lo que se puede hacer es
precisamente hacerlas conscientes. Sí hacerlas
conscientes, no hay que ocultarlas o encubrirlas. Sólo
si estamos conscientes frente a ellas, podemos
emprender alguna acción para combatirlas.
 C) también se postula que adoptar posiciones
demasiado rígidas o estrictas tampoco son útiles.
Ética

 Siempre hay lugar para las excepciones, no se puede


actuar en una lógica de buenos y malos, de blancos o
negros. Esto por cuanto los problemas éticos de la
experiencia cotidiana son siempre mucho más
intrincados y complejos que esto. Ellos exigen
adoptar compromisos, hacer renuncias, realizar
sacrificios, todo lo cual es difícil alcanzar desde una
base de valores absolutos y categóricos.
Ética

 Por ello se recomienda actuar sobre la base de una


cierta dosis de realismo, conviene en consecuencia
ser cauto y comedido, no creer que el derecho se
erige como una verdad revelada, capaz de solucionar
mágicamente todos los conflictos. Por ello el autor
propone la instauración de una axiología jurídica
parecida a una moral de las circunstancias, se trata
de partir de los casos cotidianos y de allí establecer
conclusiones generales.
Ética

 El problema que se plantea es que el jurista al igual


que el resto de las personas aplica un concepto de
moral muy estrecho y sesgado, (infantil en concepto
del autor, aprendidas en la más tierna infancia).
Mientras a uno directamente no le afecte, todo se
tolera o permite.
 En el caso de la justicia ocurre algo similar, no se
debe mentir, pero a la hora de instruir a testigos, se
pueden incurrir en conductas inmorales o indebidas.
 Se dirá que son cosas propias del derecho, propias de
la administración de justicia.
Ética

 La otra forma de inmoralidad consiste en la


ausencia de controles eficaces de la conducta de los
agremiados. Contra este tipo de situación, se pueden
hacer varias cosas, la más importante es la de crear
una serie de mecanismos de denuncia ágiles y
accesibles para que los afectados puedan combatir
las acciones irregulares de los agremiados.
 Sanciones dadas a conocer a la opinión pública,
mediante un sistema de difusión realmente
accesible.
Ética

 Conductas intrínsecamente inmorales.


 El derecho ha aspirado siempre y sigue en la
actualidad aspirando a alcanzar una práctica lo más
razonada y segura posible.
 Hacia dicho propósito confluyen una serie de
técnicas como la jurisprudencia, la doctrina, la
metodología, etc.
 Se pretende con ello evitar la arbitrariedad y
conseguir la certeza jurídica.
Ética

 A su turno, para que los tribunales de justicia


conserven la legitimidad y la confianza requeridas, es
absolutamente necesario que el derecho sea
previsible y seguro, es decir para casos iguales,
sentencias iguales, para casos similares soluciones
similares.
 Cuanto más exacta sea la aplicación de las normas
más homogénea resulte ser la actividad
jurisdiccional, cuánto más calculable y previsible sea
el comportamiento de los jueces, más justo será el
derecho.
Ética

 Esta exigencia de racionalidad jurídica y de certeza


no es solo del gremio judicial, sino también del
público en general.
 La gente quiere una aplicación de normas racional y
segura. De lo contrario la justicia se convertiría en
una verdadera lotería.
 Es para ello que existen las escuelas de derecho y los
profesores que allí forman.
Ética

 Ellos son los llamados a instruir a los estudiantes


para que mediante el uso de la razón y de los
conocimientos metodológicamente acumuladas,
hagan del derecho una empresa segura y previsible.
 Con ello se aspira a uno de los ideales de la justicia,
en cuanto a la certeza en el derecho, pilar
fundamental de todo ordenamiento jurídico.
Ética

 Ahora bien esta pretensión de seguridad y certeza es


en muchos sentidos una quimera.
 De ahí surge la inmoralidad intrínseca del derecho. Y
que consiste en que el derecho debe reconocer
explícitamente que no está en condiciones de brindar
dicha seguridad y certeza.
 O sea según el autor debe el derecho hacerse cargo
de sus debilidades y flaquezas, que es poseer un
actuar vacilante e inseguro.
Ética

 Además debiera señalársele al ciudadano común y


corriente que las sentencias no siempre se dictan
siguiendo la justicia o la verdad del caso, sino según
la retórica de los argumentos, las convicciones
personales del juez, y a veces, las presiones sociales,
políticas y mediáticas.
 Pero mejor que reconocer esas flaquezas y
debilidades, resulta aparentar que se vive en un
universo jurídico transparente y honesto, aun
cuando muchos en el fuero interno saben que no es
así.
Ética

 Todas esas mentiras en apariencia inofensivas, hacen


posible la convivencia pacífica de los seres humanos,
constantemente ávidos de auto engaño y ficción.
 Macchiavello decía: “los seres humanos son tan
ingenuos y están siempre tan dispuestos a obedecer
las necesidades de su tiempo, que alguien que tenga
la suficiente voluntad para engañar, encontrará
siempre a aquellos que desean ser engañados.”
Ética

 Se puede hacer algo contra la inmoralidad intrínseca.


 Poco o nada.
 Por necesidad social se requiere presentar el derecho
como una empresa racional, estable y segura.
Constituye una necesidad social y colectiva,
necesitamos creer en el derecho. Eliminar o derribar
ese mito, provocaría un socavamiento de estructuras
que le dan sentido y estabilidad al ordenamiento
jurídico y social.
Etica

 Conclusiones:
 La literatura deontológica jurídica es muy fértil para
el cultivo de una retórica prodiga en ideales y
conceptos nobles. Lo anterior nos deja muy
satisfechos en apariencia, pero debiera ser más
realista y aterrizado, haciendo visibles los obstáculos
y dificultades.
Ética

 La mayoría de los códigos éticos. Sirven para


engañar y dejar contentos a sus asociados o
agremiados. Nos repetimos lo que queremos
escuchar y se le dice a la gente lo que quiere oír.
 Mejor sería establecer un catalogo señalando los
vicios más comunes y de inmoralidades esenciales a
la disciplina.
 La moral profesional, al igual que la moral general
no puede simplemente enseñarse. Lo que dice es que
simplemente un curso de ética a los más que puede…
Etica

 Aspirar es a esclarecer algunos problemas, a


hacernos ver mejor donde están las dificultades y,
así, llegado el momento a aplicar de mejor forma
aquellas reglas morales que ya cultivamos en
nosotros.
 En el ámbito jurídico hay muchas formas en que se
puede actuar de manera inmoralmente incorrecta. Ej
mentirle a un cliente, extraviar expedientes, ofrecer
pruebas falsas. Sin embargo, el trabajo plantea una
forma de inmoralidad aun más grave.
Ética

 Es muy difícil de erradicar. Consiste en aparentar


una serie de cualidades que en realidad no existen
(verdad, justicia, seguridad, estabilidad) o si existen
las hay en diversos grados o matices. Y una cierta
dosis de deshonestidad es necesaria en muchos
pleitos jurídicos.
 (toda la verdad puede ser más nociva que la
falsedad)
 El derecho como otras profesiones requiere de estos
juegos para lograr los objetivos propuestos.
Etica

 De no ser así, la persona no será tomada en cuenta o


los resultados que obtendrá diferirán mucho de los
esperados.

 JURISDICCION ETICA DE LOS COLEGIOS


PROFESIONALES