Sei sulla pagina 1di 21

Rocas químicas y biogeoquimicas según material que precipita

Carbonatos (anión carbonato)

Evaporitas (acumulación de sales)

Silíceas

Ferruginosas

Fosforitas

Organogenas
Rocas sedimentarias fosfáticas (fosforitas)

Son rocas compuestas por el anión PO4 -3. Su contenido en P2 O5 es superior al


15%.

Los depósitos con <15% de P2 O5 son denominados fosfáticos (e.g. Lutitas


fosfáticas y Calizas calizas)

Las fosforitas no son abundantes en el registro geológico, pero tienen


importancia económica.

Se encuentran en la totalidad del registro sedimentario, desde el Precámbrico


a los tiempos presentes.

Las fosforitas aparecen tanto en ambientes marinos como continentales.


Acumulaciones importantes en ambientes marinos y lacustres.

Hay controversias en cuanto al origen de las fosforitas, ya que las


concentraciones en aguas normales (marinas) son sólo de 70 ppb de P2 O5 , en
tanto que los depósitos de fosforitas antiguas pueden tener hasta un 40% de P2
O5.
Los principales minerales constituyentes son:

Carbonato apatita y apatita. A modo de impurezas, las fosforitas pueden tener


cuarzo detrítico, ftanita autígena (ópalo CT), calcita, dolomita, argilominerales,
ceolitas y materia orgánica descompuesta.

Los componentes de las fosforitas

Estas rocas pueden ser clasificadas como las rocas carbonáticas.

Prevalecen los individuos no terrígenos, entre los que se reconocen componentes


autígenos y alotígenos, entre los cuales destacan los pellets (peloides) y
fragmentos esqueletales, tales como bioclastos fosfáticos (braquiópodos
inarticulados), huesos y dientes de vertebrados

Habitual es la presencia de nódulos fosfáticos que pueden tener más de 2 mm de


diámetro y hasta varias decenas de centímetros, y muestran formas esféricas,
ovoidales y aplanadas en sentido paralelo a la estratificación. También aparecen,
en forma subordinada, ooides e intraclastos.
Lingula Sp. Diente de tiburón Nodulos fosfaticos

Guano Estrato de fosforitas


TIPOS DE DEPÓSITOS FOSFÁTICOS

Fosforitas estratificadas: Espesores variables, asociadas con capas de fangolitas carbonosas,


ftanitas y rocas carbonáticas. Suelen estar compuestas por pellets, ooides, restos de
braquiópodos fosfáticos y cemento. Se los considera depósitos de ambientes marinos de
plataforma, vinculados con corrientes de surgencia (upwelling).

Fosforitas bioclásticas: Fragmentos esqueletales de vertebrados (huesos y escamas de peces,


dientes de tiburón, coprolitos) y de invertebrados (conchillas de braquiópodos), con
cementos que pueden también ser fosfáticos.

Fosforitas nodulares: Nódulos de variado tamaño (desde centímetros a más de un metro),


masivos o con estructuras bandeadas. En el interior pueden incluir fragmentos esqueletales
o pellets fosfáticos. Los depósitos actuales se forman en las áreas de surgencia de los
océanos, aunque algunas antiguas fosforitas nodulares pueden tener origen diagenético.

Fosforitas conglomerádicas: Fosfatos nodulares y fósiles fosfáticos concentrados por


procesos de retrabajamiento mecánico.

Guano: Depósitos producidos por acumulaciones de excrementos de aves, lixiviados para


formar un residuo insoluble de fosfato de calcio. Son depósitos actuales en islas
oceánicas, de importancia económica, pero no de importancia en el pasado geológico.
Depósitos de guano
GENERACIÓN DE LAS FOSFORITAS

Los nódulos fosfáticos marinos actuales están relacionados a corrientes de


surgencia (upwelling) que ocurre a latitudes medias a bajas (menos de 40º) por
la presencia de sistemas atmosféricos de alta presión y que se da
particularmente en los flancos occidentales de las masas continentales.

Tucker (2003)

Nótese la ubicación de preferencial en fajas latitudinales


medias a bajas y en los mares ubicados hacia el oeste de las
grandes masas continentales.
La apatita carbonática viene disuelta en aguas frías, profundas, a las que entra
en solución por descomposición de materia orgánica y alto contenido de CO2.
Dichas aguas ricas en nutrientes se dirigen hacia las plataformas marinas por el
proceso de surgencia. Ya en aguas poco profundas de las plataformas, menos
de 30 m, el P2 O5 es consumido por el fitoplancton

Tenemos así dos extremos: una zona profunda con disolución y aportes de
nutrientes y una zona somera con consumición P2 O5 y CO2 por fotosíntesis.

Tucker (2003)
Rocas químicas y biogeoquimicas según material que precipita

Carbonatos (anión carbonato)

Evaporitas (acumulación de sales)

Silíceas

Ferruginosas

Fosforitas

Organogenas
Rocas organogenas

Las rocas sedimentarias poseen escasa cantidad de materia (en promedio 1,5
%).

Pelitas: 2,1 %,
Carbonatos:  0,29 %
Areniscas:  0,05 %.

Algunas rocas contienen cantidades mayores de materia orgánica.

Lutitas negras o las fangolitas bituminosas:  3 y 10 %.

Lutitas petrolíferas (oil shales oil shales): >25 %

Carbones: > 70 %.

Las rocas ricas en materia orgánica son muy escasas, pues constituyen menos
del 1 % del volumen total de sedimentos y rocas sedimentarias.

No obstante, son de gran importancia como proveedoras de combustibles.


TIPOS DE MATERIA ORGÁNICA
La materia orgánica se compone de C con cantidades menores de H, O, N y S. En
los sedimentos se reconocen tres tipos de acumulaciones de materia: humus,
turba (peat peat) y sapropel.

Humus: Constituyente de suelos, es materia orgánica de plantas. Suele ser


rápidamente oxidado por lo que su potencial de preservación geológica es bajo.

Turba: Materia orgánica húmica que se acumula en pantanos y ciénagas de agua


dulce o salobre con escasa circulación y condiciones anóxicas. Este material
húmico tiene buen potencial de preservación geológica (escasa oxidacion).

Sapropel: Materia orgánica muy finamente dividida. Consiste en fitoplancton,


zooplancton, esporas, polen y fragmentos muy macerados de plantas superiores.
Se acumula en ambientes subácueos como lagos, albuferas y cuencas marinas
donde los niveles de oxígeno son bajos.
CAMBIOS EN LA MATERIA ORGÁNICA

La materia orgánica sufre transformaciones diagenéticas complejas por


degradación química y bioquímica. Como resultado se forma kerógeno y
bitumen.

Kerógeno: Sustancia insoluble precursora del petróleo, ya que constituye el 80-


90 % de la materia orgánica de las rocas pelíticas y carbonáticas organógenas.
Se compone de detrito orgánico macerado de restos de algas, esporas, polen,
resinas y ceras.

Bitumen: Sustancia que es parte de la materia orgánica de los sedimentos que


es soluble en solventes orgánicos.
CLASIFICACIÓN DE LAS ROCAS

La materia orgánica húmica es el principal constituyente del carbón, mientras


que la materia orgánica que se encuentra en las lutitas negras y bituminosas
es sapropélica.

Pettijohn (1964)
CARBONES

Están constituidos por materia orgánica combustible mezclada con distintas


proporciones de materiales silicoclásticos. El carbón tiene más del 50 % en peso
de material carbonoso. Su origen se debe a la diagénesis de la turba.

La mayor parte de los carbones son húmicos, aunque se conocen unas pocas
variedades sapropélicas.

Los carbones se identifican en sucesiones sedimentarias del Precámbrico al


presente, pero por lógica son más comunes desde que se produjo la aparición de
las plantas vasculares. Los depósitos más importantes se registran en unidades
del Carbonífero, Cretácico y Terciario.

La clasificación más común del carbón es por el rango, que depende del grado de
carbonización (incremento del carbono orgánico). Se basa en el porcentaje de
materiales volátiles y en el valor calorífico.

Los carbones están constituidos por macerales (equivalentes de los minerales en


los otros tipos de rocas): vitrinita, intertinita y liptinita.
TIPOS DE CARBONES
Turba: en realidad no es un carbón, ya que constituye una acumulación de
restos de plantas que se encuentran inconsolidados y semicarbonizados, con
alto % de humedad.

Lignito: Carbón castaño, con elevado contenido de humedad y que retiene parte
de la estructura de los restos vegetales. Es común en sucesiones del Cretácico y
Terciario.

Carbón bituminoso: Carbón duro, negro, con menor cantidad de volátiles y de


humedad que los lignitos. Por lo común muestran estructura laminar o
bandeada con capas brillantes y opacas alternantes. Es frecuente en
Carbonífero.

Antracita: Es el carbón con mayor grado de diagénesis. Es duro, negro, brillante


y se rompe por fractura concoide. Posee más del 90 % de carbono. Es común en
sucesiones carboníferas.
Rango del carbón

Boggs (1992)
FORMACIÓN DE LOS CARBONES

Se alude a dos aspectos climáticos que pueden ser contrastantes.

1) Clima favorable para el desarrollo de vegetación, condiciones cálidas y


húmedas son las ideales.

1) Ambientes apropiados para la conservación de la materia orgánica. Nótese


que condiciones cálidas y húmedas pueden favorecer la descomposición.

Lo importante es que la acumulación de restos de plantas supere a la


descomposición.

Los carbones aparecen en condición de clima húmedo, pero desde


cálido a frío. Se asocian con depósitos silicoclásticos, pero se concentran en
períodos en los que se reduce su contribución.

Los ambientes más importantes son parálicos o marinos marginales (albuferas,


pantanos litorales, planicies interdeltaicas) y continentales límnicos (lacustres,
lacustres marginales o fluvio- -lacustres).
LUTITAS PETROLÍFERAS (OIL SHALES)

Son rocas de grano fino con abundante materia orgánica (hasta un 25 %). Estas
sedimentitas pueden ser silicoclásticas (lutitas, fangolitas), carbonáticas (micritas)
o de mezcla (margas).

La materia orgánica está constituida esencialmente por kerógeno (80 %)


acompañado por bitumen (20 %).

En las lutitas petrolíferas el material orgánico puede ser extraído por


calentamiento a unos 350º C (destilación).

Las lutitas petrolíferas se producen en condiciones ambientales muy específicas.


Se acumulan en sistemas lacustres de albuferas pantanos y también de mares
someros.
HIDROCARBUROS (PETRÓLEO Y GAS)

El hidrocarburo es el resultado de la transformación por soterramiento


(aumento de presión y temperatura) de cierto tipo de materia que
está alojada en los sedimentos. Los hidrocarburos son constituidos
esencialmente por carbono (aproximadamente 85 % en peso) e
hidrógeno (13 % en peso).

En su mayor parte, los hidrocarburos se encuentran en sedimentitas


del Mesozoico y Terciario. Se forman en un sedimento de grano fino
(roca madre) de origen marino o lacustres, bajo condiciones anóxicas,
favorecida por zonas de oxígeno mínimo y alta productividad de
material planctónico.

Estas condiciones se dan favorablemente durante procesos


transgresivos o de nivel marino o lacustre alto.

Los hidrocarburos migran quedando entrampado en otras rocas (roca


reservorio; típicamente areniscas y carbonatos) desde donde son
extraídos.
DIAGÉNESIS E HIDROCARBUROS
La primera etapa de diagénesis de la materia orgánica es la formación de metano
por fermentación bacteriana.

Durante el soterramiento se produce la transformación a kerógeno, luego a


temperaturas de entre 50º C y 80º C se producen reacciones catalíticas en el
kerógeno y se forman cicloalcanos y alcanos, que son constituyentes esenciales
del petróleo crudo. En esta etapa, se dice que la roca madre está madura.

La producción del petróleo aumenta con incrementos constantes en temperatura.


La condición más favorable se da entre 70º C y 100º C, y se denomina ventana de
petróleo. Con gradiente geotérmico medio, la profundidad de la ventana de
petróleo se encuentra entre 2 y 3,5 km.

Con el aumento de la temperatura se inicia la producción de gas y decrece la de


petróleo. El gas es húmedo en una primera etapa, pero a más de 150º C se genera
gas seco.
Relación entre tiempo de soterramiento y temperatura para la
formación de petróleo y gas

Tucker (2003)