Sei sulla pagina 1di 20

ESTRUCTURA MACROSCOPICA DEL RIÑON

El par de riñones yace a ambos lados de la columna vertebral


por debajo del diafragma y el hígado. Cada riñón adulto pesa
alrededor de 160 g y tiene cerca de 11 cm de largo y 5 a 7 cm
de ancho —parecido al tamaño de un puño—. La orina
producida en los riñones es drenada en una cavidad conocida
como pelvis renal (“vasija”) y luego es canalizada desde cada
riñón a través de unos conductos largos —los uréteres— a la
vejiga urinaria
Cada riñón contiene numerosos túbulos diminutos que
se vacían en una cavidad drenada por el uréter. Cada uno
de los túbulos recibe un filtrado de la sangre desde un
lecho capilar llamado glomérulo. El filtrado es
modificado a medida que pasa a través de las diferentes
regiones del túbulo y de esta forma se convierte en
orina.

La función primaria de los riñones es la regulación del


líquido extracelular (plasma y líquido intersticial)

1. El volumen de plasma sanguíneo (y de esa manera


contribuyen en forma significativa a la regulación de
la presión arterial).
2. 2. La concentración de los productos de desecho
dentro del plasma.
3. 3. La concentración de electrólitos (Na+, K+, HCO3
− y otros iones) en el plasma.
4. 4. El pH del plasma.
Estructura microscópica del riñón
La nefrona es la unidad funcional del riñón
responsable de la formación de orina. Cada riñón
contiene más de un millón de nefronas. Una nefrona
consiste en tubos pequeños, o túbulos, y pequeños
vasos sanguíneos asociados. El líquido derivado de
la filtración capilar ingresa en los túbulos, donde
resulta modificado de manera subsecuente por
procesos de transporte; el líquido resultante que
abandona los túbulos es la orina.

Túbulos de la nefrona La porción tubular de una


nefrona consta de una cápsula glomerular, un
túbulo contorneado proximal, una rama
descendente del asa de Henle, una rama
ascendente del asa de Henle y un túbulo
contorneado distal
Los dos tipos principales de nefronas se clasifican de acuerdo con su posición en el riñón y la longitud
de sus asas de Henle. Las nefronas que se originan en el tercio interno de la corteza —llamadas
nefronas yuxtamedulares debido a que se ubican junto a la médula, nefronas corticales, las que se
originan en los dos tercios más externos de la corteza
FILTRACIÓN GLOMERULAR
Los capilares glomerulares tienen grandes poros en
sus paredes, y la capa de cápsula de Bowman que está
en contacto con el glomérulo muestra hendiduras de
filtración. El agua, junto con los solutos disueltos en la
misma, pueden de este modo pasar desde el plasma
sanguíneo al interior de la cápsula y los túbulos de la
nefrona

Antes que el líquido del plasma sanguíneo pueda entrar


en el interior de la cápsula glomerular, debe ser filtrado
a través de tres capas que sirven como filtros selectivos:
1. La primera barrera de filtración potencial la
constituyen los orificios capilares.
2. La segunda barrera potencial es la membrana basal
glomerular, una capa de colágeno IV
proteoglucanos situada inmediatamente por fuera
del endotelio capilar.
3. El filtrado debe pasar a través de la capa interna
(visceral) de la cápsula glomerular.
ULTRAFILTRADO GLOMERULAR
Regulación de la tasa de filtración glomerular
Efectos nerviosos simpáticos: estimula la constricción de la
arteriola aferente
Autorregulación renal: 1) constricción miógena de la arteriola
aferente debido a la capacidad del músculo liso de percibir y
responder a un incremento de la presión arterial, y 2) los efectos
de sustancias químicas de origen local sobre la arteriola aferente
lo cual es parte de un proceso llamado retroalimentación
tubuloglomerular
REABSORCIÓN DE SAL Y AGUA
La reabsorción de agua desde el filtrado glomerular tiene
lugar por ósmosis, que resulta del transporte de Na+ y Cl–
a través de la pared del túbulo

.
Tubo colector: efecto de la hormona antidiurética (ADH)
Reabsorción de glucosa
CONTROL RENAL DE ELECTRÓLITOS Y EQUILIBRIO ACIDOBÁSICO
Los riñones regulan las concentraciones en sangre de Na+, K+, HCO3– e H+ y, por tanto, son responsables de
mantener la homeostasis plasmática de los electrólitos y el equilibrio acidobásico. La aldosterona estimula la
reabsorción renal de Na+ y la secreción de K+ e H+
ALDOSTERONA: participa en el equilibrio Na/ K
Reabsorción del sodio
Secreción de potasio
Alrededor de 90% del potasio filtrado se reabsorbe en las
regiones iniciales de la nefrona (en especial del túbulo
proximal). A fi n de que el potasio aparezca en la orina, debe
secretarse en las regiones finales del túbulo nefrónico. La
secreción de potasio tiene lugar en sitios de la nefrona que son
sensibles a la aldosterona —es decir, en la parte más lejana del
túbulo distal y en el tubo colector cortical
Control de la secreción de
aldosterona
Un aumento de la concentración
plasmática de K+ despolariza las
células secretoras de aldosterona de
la corteza suprarrenal, lo cual
estimula de manera directa la
secreción de aldosterona
(estimulación directa). Un
decremento del Na+ plasmático
también promueve la secreción de
aldosterona. (estimulación indirecta)
Regulación de la secreción de renina
Péptido natriurético auricular La expansión del volumen
de sangre causa una excreción aumentada de sal y agua en la
orina
Interrelación entre Na+, K+ y H+
Regulación acidobásica renal