Sei sulla pagina 1di 18

PRINCIPIOS PROCESALES DEL PROCESO

Garantías Constitucionales del Proceso


Garantía: El Diccionario de la Real Academia Española en su
vigésima segunda edición, contempla que la palabra garantía proviene
del termino “garante”, teniendo seis acepciones en términos comunes:

1) Efecto de afianzar lo estipulado;

2) Fianza, prenda;

3) Cosa que asegura y protege contra algún riesgo o necesidad;

4) Seguridad o certeza que se tiene sobre algo;


5) Compromiso temporal del fabricante o vendedor, por el que se obliga
a reparar gratuitamente algo vendido en caso de avería;

6) Documento que garantiza este compromiso.


En términos constitucionales, la Real Academia la define como
los “Derechos que la Constitución de un Estado reconoce a todos los
ciudadanos”. Como adjetivo es definido como lo “Que ofrece
confianza”. Para la doctrina jurídica, el término “garantía” tiene varias
raíces etimológicas; del francés proviene de la palabra “garant”
referida a la protección en el uso de un producto o servicio que
pudiera ser afectado por algún elemento o acontecimiento de carácter
riesgoso o aleatorio; concepto que tiene afinidad con las garantías
reales reguladas en el Código Civil destinadas a proteger al acreedor
–la hipoteca y la prenda-; implicando “la garantía” el respaldo del
cumplimiento de una obligación, prestación o deuda.
En el derecho Anglosajón la palabra garantía procede del termino
“warranty o warantie”, relacionado con el termino “towarrant”,
comprendiendo la acción de asegurar, proteger, salvaguardar,
respaldar, apoyar.
- En latín proviene de la palabra “warantum”, “warantia” que hacia
alusión a una carta de papel que contenía una promesa “per
manum” de la mano de quien la otorgaba; de este termino se deriva
el garante “warantum, warantus” utilizado en el derecho romano en
los casos de rebeldía para vincular al proceso y sus efectos, así como
garantizar el logro de un desalojo “Qui alteri tenetur ad
evictionem”; el termino latín se vincula al termino Gales Británico
“Gwarrants”, al que afirma, garantiza, vindex - campeón; se
consideraba que la garantía provenía de la ley o del pacto sirviendo
para asegurar el cumplimiento de algún acto.
.
Como término jurídico garantía tiene antecedentes históricos en la
antigua Roma en obligaciones que se expresaba con la palabra
“nexum”, que en latín significaba “ligare”, atar o amarrar, el objeto de la
obligación podía consistir en dar (daré), hacer o no hacer (faceré) ó
prestación (praestare); los elementos eran sujeto, objeto y vínculo,
siendo el deudor el sujeto pasivo que se encontraba vinculado a la
obligación garantizándola con su libertad y cuerpo, quedando
autorizando el acreedor en caso de incumplimiento a esclavizar, vender
y disponer del cuerpo del deudor; confesada la deuda y sentenciado el
caso, el acreedor lo encadenaba, luego de 60 días lo llevaba a orilla del
río Tiber para ser vendido como esclavo, si nadie lo compraba podía
matarlo, más aún, la ley permitia que cuando eran varios acreedores
Pudieran cortar y repartirse el cuerpo del deudor; con el tiempo la
garantía pasó del cuerpo del obligado a su patrimonio, y se amplió al
tercero garante y fiador que respondía con su patrimonio, quedando los
créditos y las obligaciones resguardados en su efectividad en la fecha
convenida. Con la garantía se lograba brindar mayor seguridad a lo
estipulado, como es el cumplimiento de pago de los créditos
En los diccionarios jurídicos mas modernos garantía, significa
afianzamiento, prenda, caución, especialmente “Cosa dada para
seguridad de algo o de alguien./ Protección frente a un peligro o contra
un riesgo”, también es considerada como la confianza que inspira la
intervención de una persona, junta gestora o gobierno, en donde la
honradez de los actores es lo mas importante para otros autores,
La palabra garantía constituye una promesa, hecha por escrito que
obliga a su cumplimiento en los términos generales de obligaciones y
en los particulares de las accesorias, considerando las garantías
reales y las personales
.
También se define como “Efecto de afianzar lo estipulado”,
“Compromiso de pago de una deuda por falta de cumplimiento por
parte del deudor o por la ejecución de una obligación”, se contempla
como garantía toda seguridad adicional que el propio deudor o un
tercero confiere al acreedor para el cumplimiento de la obligación a su
vencimiento.
Para Rafael de Pina Vara, la garantía como lineamiento viene a ser

el compromiso de que un tercero cumplirá la obligación, que

siendo las garantías tan naturales y tan antiguas como la

desconfianza humana debido a las múltiples experiencias de

incumplimiento de obligaciones, es que se ideó una forma de

fortalecer los medios para efectivizarla duplicando a los obligados,

agregando al deudor otra persona como fiador, o un bien que

respalde el cumplimiento de la obligación.


El Diccionario Jurídico Mexicano del Instituto de Investigaciones de

la UNAM, recoge varios conceptos de garantías, como el caso de las

garantías contractuales, reales, personales, garantía de estricta

aplicación de la ley, y las garantías constitucionales; en el caso de

esta última la define en sentido técnico jurídico, como “el conjunto

de instrumentos procesales, establecidos por la norma

fundamental, con objeto de restablecer el orden

constitucional cuando el mismo sea transgredido por

un órgano de autoridad política”


En términos jurídicos la palabra garantía nos sirve para referirnos a

las garantías procesales, pues logran configurar la seguridad jurídica

del cumplimiento de las obligaciones existentes en proceso

destinadas a la protección de derechos de los justiciables y sus

abogados; respondiendo a la confianza de quién garantiza el

cumplimiento, esto es el Estado a través del Poder Judicial y sus

jueces, contando los litigantes con el compromiso del Estado

Constitucional de que se verificarán y observarán en proceso estas

garantías, que sirven como afianzamiento de que sus derechos

procesales serán cumplidos.


El término principio.- Es definido por Cabanellas como
el primer instante del ser, de la existencia de una institución o grupo;
también se define como razón o fundamento, origen, causa primera,
m|xima, norma guía, señala que “En plural: los principios son las bases
o rudimentos de una ciencia o arte”. El término principio lo reservamos
para los principios procedimentales a tratar en el capitulo tercero,
entendiendo por principio a las categorías y conceptos básicos que
orientan el proceso civil, inspiran el ordenamiento adjetivo e imprimen,
describen, sustentan el sistema procesal que el legislador ha decidido,
así como la tendencia acogida en un determinado ordenamiento
procesal sistematizado y estructurado por principios rectores, que
además sirven como valiosos instrumentos de interpretación de las
normas de determinado sistema y/o ordenamiento procesal.
DISTINCIÓN DE GARANTÍA PROCESAL CON
GARANTÍAS CONSTITUCIONALES

Tradicionalmente el término “garantías” ha sido vinculado al ambito del


proceso constitucional y a los derechos fundamentales, por lo que
usual e inmediatamente nos situamos y pensamos en las garantías
constitucionales que nacen de la necesidad de la protección procesal
de los derechos fundamentales; las garantías constitucionales llamadas
por algunos como acciones y/o procesos constitucionales, que
constituyen el procedimiento rápido y sencillo que los Estados se
comprometen a otorgar en virtud de lo previsto en el artículo octavo de
la Declaración Universal de los Derechos Humanos , reiterado en el
artículo segundo de la Convención Americana sobre Derechos
Humanos102, y segundo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y
Políticos103; contemplados en el artículo 200 de la Constitución
Política del Perú, como Acción de Habeas Corpus prevista para la
protección del derecho fundamental a la libertad; acción de amparo que
procede contra hecho u omisión de autoridad o persona que vulnera o
amenaza los derechos reconocidos por la Constitución; acción de
habeas data contra hecho u omisión de autoridad o persona que
vulnera o amenaza los derechos a la información y la protección frente
a informaciones que afecten la intimidad personal y familiar; acción de
cumplimiento contra autoridad o funcionario renuente a acatar una
norma legal o un acto administrativo; asimismo nuestro ordenamiento
constitucional contempla como garantías constitucionales la acción de
inconstitucional y la acción popular.
Estas garantías constitucionales son diferentes a las garantías
procesales, pues las segundas constituyen garantías del proceso que
sirven como herramientas o instrumentos para hacer efectivas los
derechos fundamentales enunciados y reconocidos en los tratados
internacionales y textos constitucionales, que requieren además de las
garantías constitucionales –procesos rápidos y sencillos-, de garantías
procesales para que estos derechos fundamentales también sean
protegidos y respetados en todo proceso judicial.

Las garantías procesales en igual forma que las garantías


constitucionales cuentan con sustento y protección constitucional, que
encontramos en el articulo 139 de la Constitución Política del Perú de
1993 consignándolas como “Principios y Derechos de la Función
Jurisdiccional” contemplando 22 garantías procesales, algunas
referidas a todo tipo de proceso y otras para los procesos penales.
Las garantías procesales son reconocidas en todo tipo de proceso
jurisdiccional y administrativo, recibiendo diferentes nombres
dependiendo del tipo de proceso, por ejemplo: garantías del proceso
civil, garantías del proceso penal, garantías del proceso constitucional;
algunos le adicionan el término “constitucionales” denominándolas como
garantías constitucionales del proceso civil, penal, etc.; en relación al
Código Procesal Constitucional, suelen ser mencionadas como
“garantías procesales constitucionales”. Constituyendo todas las
garantías procesales independientemente de las especialidades y el
ordenamiento procesal, seguridades o mecanismos para que los
derechos fundamentales sean igualmente tutelados en todo proceso
judicial o administrativo.
RELACIÓN DE GARANTÍAS Y PROCESO

Para Manuel Ortells Ramos las garantías procesales tienen naturaleza


de valores jurídicos, y en algunos casos son derechos fundamentales;
por su parte las formas son instrumentales o mediales en la realización
de las garantías, por lo que considera que entre las garantías
procesales y las formas del procedimiento existe una relación de
prioridad de las primeras por la que somete a las segundas, estando las
formas al servicio de las garantías. El autor encuentra dificultades en
esta relación, en primer termino porque no es posible determinar entre
las múltiples formas existentes, que solo una de ellas sea idónea para
realizar las garantías, considerando que las opciones legislativas sobre
las formas deben quedar abiertas siempre que no se perjudique a las
garantías; en segundo termino, considera que la positivización de las

garantías procesales en textos constitucionales, transnacional e

internacional, ha creada una relación indisoluble entre garantías y

formas del procedimiento, como es el caso del derecho al proceso sin

dilaciones en plazo razonable. Un aporte interesante del autor es que

denota que las garantías requieren de condicionantes para lograr su

finalidad, en razón que los derechos de las personas respecto de la

justicia requiere de prestaciones del Estado, y para lo cual depende de

servicios públicos de justicia idóneos, con diseño, dotación y

funcionamiento correctos.
Para el autor citado las garantías procesales tienen una entidad
diferente al método de los principios del procedimiento, así como un
origen histórico mas reciente, sin que ello obste que las garantías por
ser fundamentales pese a su juventud se erijan por prioridad sobre los
principios básicos del proceso, anotando que su constitucionalización
ha tenido mayor incidencia en el proceso penal, donde se suele hacer
mas latente la afectación de los derechos de las personas por el
proceso; primero se constitucionalizaron los principios y luego se
extendió a la constitucionalización de las garantías procesales así como
su incorporación en tratados sobre derechos fundamentales con una
nueva formulación normativa.