Sei sulla pagina 1di 42

ESCUELA POPULAR PERMANENTE TALCA

19 DE MAYO DE 2012

LA DERROTA DEL 85

EL NUEVO PERÍODO DE LA LUCHA DE CLASES

LAS TAREAS EN EL PERÍODO DE LA LUCHA ANTINEOLIBERAL, ANTICAPITALISTA, POR LA DEMOCRACIA PLENA Y EL SOCIALISMO

APUNTES PARA UN PENSAR ESTRATÉGICO

PRESENTACIÓN DEL EX DIRIGENTE NACIONAL DE MIR

CARLOS LAFFERTE CÉSPEDES.

PARA MIS COMPAÑERAS Y COMPAÑEROS DE LUCHA EN EL MIR Y LA DNP

En la ida al no trabajo, real o de sentidos, creemos ver en las personas que nos sobrepasan, como en aquellas películas de ciencia ficción que se han dado la tarea de presentarnos el mundo futuro, a tribus de individuos sobrevivientes a la hecatombe de las sociedades negadas por el capital.

Vemos a tribus de solitarios vagabundos onanistas, ciegos y sordos, sin papilas, sin tacto, sin olfato, armados con artefactos arcaicos, en medio de las ruinas y restos de armas y edificios que fueran símbolos de la modernidad destruida.

Van merodeando entre las ruinas polvorientas, años después de la implosión, en la búsqueda de la apropiación / exterminación de lo que sea: otra tribu de individuos, una voz, un cuerpo, un pan, una poesía… en el escenario mismo de la exterminación… en el absurdo feroz de la pérdida de sentido.

La educación, la salud, el patrón estético de mujeres, hombres y niños, nuestra sexualidad, la estructura misma de nuestra sensibilidad… son espacios de consumo y realización de expectativas nunca cumplidas, de prestigio y poder. Siempre hay que hacer más esfuerzos para estar ahí. Y cada esfuerzo desencadena mayores grados de desestructuración, mayor pérdida de sentido de la vida social, mayor represión. Los patrones de consumo que obligan a un deber ser imponen lo virtual, siempre inalcanzable, por sobre la vida material y sensible de las personas. La forma sobre el fondo, la superficie sobre la densidad, presionando al sin sentido, a la desestructuración de cuerpos y de mentes, consumidores exhaustos y necesariamente impotentes.

En medio de una angustia tremenda estamos, hasta creer que somos, aquí en este

mundo, en este tiempo, con la sensación de haber sido atrapados

sin salida.

Nos sentimos como observadores de una tragedia que se produce independiente de nosotros, fuera de nosotros… pero que la vivimos días y noches, ni de amor ni de guerra.

Todo parece haber sido escrito y por ello estar escrito… hasta el último capítulo: el de nuestra desaparición. Como personas, como comunidad, como sociedad, como

humanidad

El orden, las jerarquías, en el obituario cósmico tampoco tienen sentido.

Nos sentimos en medio de un proceso / sistema, sin centro, que sin embargo asegura tenerlo. Son los cánticos de Sirenas malditas, desorientadas como ballenas que varan y mueren dejándonos enterrados entre sus cuerpos de soledades. Des - orientándonos más y más cada día / noche, que ya son lo mismo. Otra vez escuchando al amanecer / atardecer, cuya discriminación se siente ya innecesaria, los cánticos del poder: “realidad”, “mercado”, “individuo”, “competencia”, “oferta”, “demanda”, “macro - equilibrios”, “línea base de pobreza”, “equidad”… mientras sentimos que cada vez nos estremecen más los borbotones fríos, desde los cuales se nos va todo lo que pudiéramos conceptuar como vida.

El discurso único contamina todo el aire expulsado de las fauces arcohirientes y alianceras que nos sonríen entre dentelladas de pus y de muerte. El Cóndor quiere más sangre.

Allí donde había trabajo y dignidad han puesto subsidios e indignidad. Allí donde había sujetos han dejado solo objetos, masas de objetos, instintos más básicos en corrales electorales de su acción

En todos hay una sonrisa que, perseguida en su espesor, se cansa luego y, botada y jadeante, entre bufidos amargos y secos, denuncia sus andamiajes. Hace evidentes los palos, los cordeles, los papeles y cartulinas parchadas, los trapos variopintos que constituyen su calidad de entramado, de escenografía del dolor profundo. Del dolor de lo que se desarma. Del dolor que no tiene donde ir.

Alexis Ruz

2009

A PROPÓSITO DE LA COYUNTURA ESTUDIANTIL Y LA COYUNTURA HISTÓRICA. CRITICAS AL CAPITALISMO SALVAJE PARA LA REINSTALACIÓN DEL SUJETO

PARTE I APUNTES PARA LA DISCUSIÓN: SOBRE LA DERROTA Y EL NUEVO PERÍODO DE LA LUCHA DE CLASES.

LA COYUNTURA ESTUDIANTIL Y LA COYUNTURA HISTÓRICA

UN PRIMER ACERCAMIENTO

Carlos Lafferte C.

Como se ha sabido posteriormente 1 , desde el golpe militar de 1973, y más particularmente entre el año 1975 y 1985, Chile fue constituido por la reacción mundial y el imperialismo en el espacio experimental que permitió probar, construir desarrollar y masificar a otras zonas del mundo, el modelo capitalista neoliberal. Establecido éste como fase superior de la reproducción mundial del sistema, en un contexto social e histórico de globalización hegemonizada por las transnacionales.

Las fuentes estratégicas de este experimento psicosocial a gran escala se establecieron desde los trabajos del psiquiatra estadounidense Ewen Cameron, llamados de la tabula rasa, de la Universidad de Mc. Hill, en los años 50, y desde la Teoría llamada neoliberal, siendo esencialmente neoconservadora, del economista Milton Friedman, de la Universidad de Chicago.

La teoría psiquiátrica de la tabula rasa, de Cameron,sostenía la posibilidad intervenir a una persona que se considerase sufría una psicopatología, de forma tal que su mente regresara a su estado inicial, a su más temprana infancia, estado en el que no estuvieran grabadas en ella ninguna de las sensaciones, percepciones, actitudes y conductas que pudieran haber causado la patología mental que se tratase. Llevada una persona a ese punto, el psiquiatra, actuando como figura paternal, podía regrabar en la mente “vacía” aquellas sensaciones, percepciones, actitudes y conductas esperadas socialmente. (Es contratado por la CIA)

Para iniciar el proceso de regresión había que combinar altas cantidades de aplicación de electroshock con altas dosis de psicofármacos y con la deprivación sensorial máxima de la

1 Naomi Klein. La estrategia del shock. El auge del Capitalismo del Desastre.Paidós. 2007. Barcelona.

persona, para luego someterlo a una sobre - estimulación sensorial, hasta lograr el punto de shock psicosocial agudo, para después intervenir de la manera ―reparatoria‖ antes señalada.

La teoría neoconservadora de Milton Friedman, centrada en “una trinidad política: la eliminación del rol público del Estado, la absoluta libertad de movimientos de las empresas(y los capitales) y un gasto social prácticamente nulo2 (o la privatización o externalización del gasto social), requerían como condición necesaria la creación de condiciones políticas y sociales que permitieran su realización como un solo proceso, de manera profunda y en breve tiempo. Se trataba de una idea de política económica asumida necesariamente como shock agudo,la quese asociaba directamente a la idea de ruptura institucional, de golpe de estado y de dictadura militar y, en tal marco, de rupturas incesantes de toda base material, intelectual y sensible que soportara al sistema que se intervenía.

Hacia los años ’70, La crisis del capitalismo desarrollista y su patrón de acumulación generaban las condiciones objetivas para un cambio revolucionario, pero del mismo modo, en su no resolución revolucionaria, también las condiciones para la intervención contrarrevolucionaria.

En el caso de Chile esta segunda perspectiva significaría un proceso refundacional del capitalismo periférico y dependiente, que operaría finalmente desde la Estrategia del Shock,reinstalando las condiciones económicas, políticas, sociales y más ampliamente psicosociales del Capitalismo Neoliberal en Chile.

El modelo neoconservador de Friedman y la Escuela de Economía de la Universidad Chicago se aplicaba en las condiciones experimentales que ofrecía el Chile de la dictadura militar.

La dictadura militar fue el instrumento de dichas transformaciones, desde la llamada estrategia de shock, en integración e interdependencia de sus componentes psicosociales y económicos, actuando apoyada en el sector burgués mayormente ligado al capital monopólico financiero y en las representaciones políticas de este, identificadas en el PN, el naciente gremialismo producido desde la Universidad de Chicago en la Universidad Católica de Chile, y en sectores mayoritarios de la Democracia Cristiana, incluidos Frei y Aylwin, entre muchos otros, y bajo la asesoría directa de Milton Friedman.

UN SEGUNDO ACERCAMIENTO: COMPRENDIENDO EL MODELO DESDE NAOMI KLEIN

La tortura como metáfora 3

De Chile a Irak, la tortura ha sido el socio silencioso de la cruzada por la libertad del mercado global.Pero la tortura es más que una herramienta empleada para imponer reglas no deseadas a una población rebelde.También es una metáfora de la lógica subyacente en la doctrina del shock”.

“La tortura, o por utilizar el lenguaje de la CIA, los «interrogatorios coercitivos», es un conjunto de técnicasdiseñado para colocar al prisionero en un estado de profunda desorientación y shock, con el fin de obligarloa hacer concesiones contra su voluntad. La lógica que anima el método se describe en dos manualesde la CIA que fueron desclasificados a finales de la década de 1990. En ellos se explica que la forma adecuada para quebrar «las fuentes que se resisten a cooperar » consiste en crear una ruptura violenta entre los prisioneros y su capacidad para explicarse y entender el mundo que les rodea. (Pensar en Chile en el movimiento social popular que se opone desde sus modos de ver el mundo y a sí mismos en ese mundo).

―Primero, se priva de cualquier alimentación de los sentidos (con capuchas, tapones para los oídos, cadenas y aislamiento total), luego el cuerpo es bombardeado con una estimulación arrolladora (luces estroboscópicas, música a toda potencia, palizas y descargas eléctricas). En esta etapa se «prepara el terreno» y el objetivo es provocar una especie de huracán mental: los prisioneros caen en un estado de regresión y de terror tal que no pueden pensar racionalmente ni proteger sus intereses. En ese estado de shock, la mayoría de los prisioneros entregan a sus interrogadores todo lo que éstos desean:

información, confesiones de culpabilidad, la renuncia a sus anteriorescreencias‖. La metáfora : silencian al prisionero= silencian n a la sociedad, la prensa , las comunicaciones…, represión…. Luces = Mercado, farándula.

―Uno de los manuales de la CIA ofrece una explicación particularmente sucinta: «Se produce un intervalo, que puede ser extremadamente breve, de animación suspendida, una especie de shock o parálisis psicológica. Esto se debe a una experiencia traumática o sub - traumática que hace estallar, por así decirlo, el mundo que al individuo le es familiar, así como su propia imagen dentro de ese mundo. Los interrogadores experimentados saben reconocer ese momento

de ruptura y saben también que en ese intervalo la fuente se mostrará más abierta a las sugerencias, y es más probable que coopere que durante la etapa anterior al shock»”.

―La doctrina del shock reproduce este proceso paso a paso, en su intento de lograr a escala masiva loque la tortura obtiene de un individuo en la sala de interrogatorios.Se genera colectivamente una tabula rasa, una verdadera «página en blanco» sobre la cual un nuevo ejército de especialistas se dispuso rápidamente a escribir las palabras más nuevas y más hermosas, sobre el tapiz receptivo de nuestra conciencia postraumática‖.

―Así funciona la doctrina del shock: el desastre original llámese golpe, ataque terrorista, colapso delmercado, guerra, tsunami o huracánlleva a la población de un país a un estado de shock colectivo. Lasbombas, los estallidos de terror, los vientos ululantes preparan el terreno para quebrar la voluntad de las sociedades, tanto como la música a toda potencia y las lluvias de golpes someten a los prisioneros en sus celdas‖.

―Como el aterrorizado preso que confiesa los nombres de sus camaradas y reniega de su fe, las sociedadesen estado de shock a menudo renuncian a valores que de otro modo defenderían con entereza‖.

DOCTRINA DEL SHOCK: DICTADURA Y TRANSICIÓN EN CHILE.LOS CAMBIOS EN EL PATRÓN DE ACUMULACIÓN COMO BASE DE LA TRANSICIÓN POLÍTICA EN EL NUEVO PERÍODO.

Desde la perspectiva de los propósitos iniciales de la burguesía monopólica y financiera vinculada al mercado externo, a través de su estrategia de shock, las transformaciones en la formación social debían llegar a redefinir sus estructuras económica, política y social, hasta conseguir las condiciones de su reproducción general,sobre la base de cambios profundos en la conciencia colectiva y hasta en la cultura de las personas.

Se sugiere que las profundas transformaciones necesarias a la refundación del capitalismo neoliberal en Chile se materializaran en la estructura económica, en la estructura político institucional, en la estructura político social y, en parte importante, en la subjetividad colectiva de las masas. Espacio este último donde se expresa y desarrolla la necesidad humana de sentirsey pensarse como sujeto en un momento de la historia.

CAMBIOS EN LA ESTRUCTURA ECONÓMICA

Con

la

dictadura

militar,

los

cambios

en

la

estructura

económica

se

orientaron

a

la

destrucción

de

toda

la

infraestructura, de toda la institucionalidad y de todo el sistema de ideas en que se fundaba el modelo desarrollista, de

desarrollo interno o cepaliano, restableciendo sobre sus ruinas un pequeño núcleo económico primario exportador,abierto a la inversión transnacional desde ofertas de alta rentabilidad, en base a sectores competitivos o que presentaran ventajas comparativas en el mercado capitalista mundial, apoyado en cierta aplicación de tecnologías, y sobre la base de una omnipresente estructuración financiera de la economía.

Desde variados mecanismo de apropiación de la base económica del país, como la privatización a precio burdo de las empresas estatales traspasadas a funcionarios de la dictadura y familiares del dictador, el cambio de deuda externa por capital, inversión productiva e inversión financiera, los ejes del nuevo modelo son controlados desde alianzas y subordinaciones diversas entre sectores de la burguesía y las transnacionales 4 . Entre ellos: la minería (incluido el cobre), la forestal, la pesquera, la fruticultura, así como servicios básicos como la luz, el agua, el teléfono, la educación, la salud, la previsión.

Hacia 1985, estas transformaciones en la estructura económica, la definición de sus ejes exportadores y de las cadenas de servicios para éstos, consiguieron establecer un espacio en el que comenzaron a realizarse los intereses de ganancia del conjunto de la burguesía, quitando así toda base material a las antiguas contradicciones secundarias que se planteaban en la burguesía respecto del patrón de acumulación capitalista y su ubicación más o menos ventajosa con respecto de él.

Las bases objetivas de la unidad política de la burguesía quedaban establecidas, así como también sus menores diferencias respecto del ritmo y profundidad de la refundación capitalista en curso, en relación a la cantidad de Estado y a los mecanismos de control social y su oportunidad, tipo y uso.

El cambio de mirada de esta antigua representación política de la desaparecida fracción burguesa, anteriormente dependiente de la producción para el mercado interno, se hace notorio si se leen los manifiestos que ésta lanzara en marzo 1983 y agosto de 1985.

En el año 1983, en su Manifiesto Democrático, declara:

4 Ver procesos derivados de la crisis financiera del 81 y de la crisis de endeudamiento del 83en textos de Marin y Rozas.

Nuestra historia republicana no registra una crisis más profunda y prolongada que la que sufre el país. Ella afecta sus bases morales, políticas, sociales y económicas, abarca a todos los sectores de la comunidad, debilita la seguridad de la Nación y agudiza las injusticias y tensiones en su interior.

3. La crisis ha llegado a provocar el colapso del sistema financiero y de los grupos que lo dirigen, que constituía la máxima expresión del modelo en el que el Gobierno basaba su éxito. Quienes ahora lo critican y tratan de corregir mediante tardías, confusas y contradictorias disposiciones no pueden ocultar su responsabilidad en haberlo generado, fomentado y usufructuado durante años.

Desde

el

comienzo

denunciamos

el

peligro

que

entrañaba aplicar en nuestro país un modelo económico que no se compadece con nuestra realidad y tiene por objeto imponer un sistema de sociedad contrario a los valores e intereses permanentes de la Nación.

4. Esta crisis financiera que sacudió al país no puede ocultar las pavorosas realidades que la acompañan.

El producto Nacional Bruto cayó en 1982 en más de un 14% respecto al de 1981, en circunstancias que, en promedio, el de América Latina sólo disminuyó en alrededor del 1% y el de Argentina, que afrontó una guerra, se redujo sólo en la mitad. La desocupación, incluido el empleo mínimo, alcanza el 30% de la fuerza laboral, ocasionando más de un millón de chilenos marginados que junto a sus familias están en la desesperación, mientras las remuneraciones reales de los que trabajan han disminuido considerablemente su poder adquisitivo. La inversión ha sido la más baja de los últimos decenios y el producto por persona después de estos nueve años no ha tenido ningún aumento. Entre tanto, la deuda externa ha sobrepasado los 17 mil millones de dólares y su servicio ocupa el 85% del valor de las exportaciones, sin que el Gobierno haya explicado el destino de este inmenso endeudamiento ni se vean las obras en que pudo haberse invertido. Un ambiente de quiebra generalizado dificulta el proceso de renegociación y acrecienta la desconfianza. Desgraciadamente, pocos países en el mundo ofrecen un cuadro más desolador.

Posteriormente a esta lapidaria observación de la política económica de la dictadura que caracterizaba el inicio de los profundos procesos de transformación de la economía en que se fundaría el modelo neoliberal, en agosto de 1985, construidos los cambios en el patrón de acumulación, señalando un cambio de fase en el modo de producción, cambio no revolucionario, cambio en continuidad, que daba inicio a un nuevo período de la lucha de clases en el país, el discurso esta misma representación política burguesa cambiaba polarmente.

En

declaraba:

el

año

1985

Agosto

a

través

del

Acuerdo

Nacional,

“La magnitud de los problemas que deberán enfrentarse, a lo menos en lo que resta del siglo, hace urgente que mediante el gran acuerdo nacional que se postula, se logre una tasa de crecimiento elevada y persistente que lleve a niveles más altos de bienestar y equidad, única forma de construir y hacer perdurable una Democracia auténtica, moderna y participativa.

A través del ―Acuerdo Nacional para la Transición a la Plena Democracia‖, esta antigua representación política de la burguesía, cuya realización de la ganancia en el anterior período se vinculaba al mercado interno, obvía su radical crítica anterior al modelo económico, expresada en su diagnóstico anterior, de estar viviendo una situación caracterizada por…‖el peligro que entrañaba aplicar en nuestro país un modelo económico que no se compadece con nuestra realidad y tiene por objeto imponer un sistema de sociedad contrario a los valores e intereses permanentes de la Nación.”

Más bien, instalada la realización de sus ganancias en el nuevo patrón de acumulación, expone ahora las tareas para mejorar y consolidar lo realizado hasta ese momento en

de un ―gran

acuerdo nacional”, que genere un marco de relaciones internacionales diferentes al que se vive en dictadura, que desarrolle iniciativas orientadas a lograr una tasa de crecimiento elevada y persistenteque “lleve a niveles más altosque los que se tienen en dictadura, el bienestary la equidad,como “única forma” de avanzar a una democracia moderna y participativa.

dictadura. En el año 85 se trata para ésta

El Cuadro “desolador” de un “modelo económicoque busca imponer un sistema de sociedad contrario a los valores e intereses permanentes de la Nación”, denunciado 2 años y 5 meses atrás, ha desaparecido.

De modo contrario, su preocupación es como hacer que el modelo que representa los intereses de ganancia del conjunto de la burguesía, antes criticado, ya instalado, pueda funcionar, fuera de las limitaciones que implica la dictadura militar, incorporados ya los intereses de sus representados en el nuevo patrón de acumulación.

Sobre este mismo tema, Felipe Portales 5 ,citando a Boeninger, señala que: “el giro copernicano” del liderazgo de la Concertación, experimentado a fines de los 80, de acuerdo al propio Edgardo Boeninger, los llevó a una “convergencia” con el pensamiento económico de la derecha. Más allá de ello, desde la nueva instalación de la antigua fracción burguesa desarrollista en el patrón de acumulación del capitalismo neoliberal, se hizo necesario que el liderazgo de la Concertación ocultara durante muchos años dicha convergencia, no a sus aliados ex unidad popular que debieron manejarlo, sino , como dice Portales, para no alienar su base centro-izquierdista de sustentación. Así, Boeninger 6 confesó en 1997 que aquella era una

“convergencia que políticamente el conglomerado opositor no estaba en condiciones de reconocer”.

Respondiendo a la duda que genera el que cambios de tal envergadura en la dirección política del proceso de lucha democrática no pudiesen ser reconocidos y denunciados por las masas y sus sectores sociales y políticos más de avezados, la interpretación de esta circunstancia por Boeninger pudiera ser suficiente:

“la incorporación de concepciones económicas más liberales a las propuestas de la Concertación se vio facilitada por la naturaleza del proceso político en dicho período, de carácter notoriamente cupular, limitado a núcleos pequeños de dirigentes entro ellos los socialistas y ex democratacristianos UP - que actuaban con considerable libertad en un entorno de fuerte respaldo de adherentes y simpatizantes”.

Las consecuencias políticas más inmediatas de esta integración de la antigua fracción burguesa orientada al mercado interno, al patrón de acumulación neoliberal, y la expresión de este hecho en el discurso y el actuar de sus

5 Felipe Portales, Clarín, Buenos Aires, 17 de marzo de 2010.

6 Boeninger Edgardo; p. 369 - 370. El Programa Presidencial de la Concertación, en lugar de reflejar dicha convergencia, planteaba profundos cambios socio-económicos.

representaciones políticas, se expresan plenamente en la reformas a la constitución de dictatorial el año 1989.

Aunque para Portales ello resulta inaudito ―nunca (ha) sucedido en la historia de la humanidad, que un gobierno regale la mayoría parlamentaria a los sucesores de una

dictadura…‖, dichas reformas se concluyen claramente de los procesos de consolidación del modelo capitalista neoliberal en Chile, globalizado desde lógicas transnacionales, del mismo modo que de las características que se definían para la dirección de los procesos políticos en el Chile de entonces,

la naturaleza… cupular‖ de ellos, limitado

a núcleos pequeños de dirigentes‖, los que ―actuaban con

considerable libertad en un entorno de fuerte respaldo de

adherentes y simpatizantes‖.

según Boeninger

Esto último, agregaríamos, en un contexto psicosocial de adherentes y simpatizantes en condiciones de shock, quienes solo podían reconocer imágenes (Allende) y palabras (se abrirán las grandes alamedas) de su historia, sin importar el nuevo contexto histórico ni quien las dijera, para desde ellas sentir que el gran torturador y sus múltiples representaciones saldrían por fin de su vida cotidiana.

En lo medular la significación de dicha reforma constitucional para Portales equivale al ―… regalo de la mayoría parlamentaria simple que iba a tener el gobierno de Aylwin!, regalo efectuado a través del acuerdo de reformas constitucionales plebiscitado en 1989. En efecto, de acuerdo a los términos originales de la Constitución del 80 (Arts. 65 y 68) y pensando que Pinochet sería ratificado como presidente en el plebiscito de 1988 y que la derecha continuaría con su histórica minoría electoral- el futuro gobierno tendría mayoría parlamentaria simple en el Congreso, solo con mayoría absoluta en una cámara y un tercio en la otra. Así, con el sistema binominal más los 9 senadores designados, Pinochet habría alcanzado mayoría en el Senado. Y el mismo sistema binominal le habría asegurado con creces un tercio en la Cámara de Diputados. Pero la derrota de Pinochet hizo que dicho prospecto le fuera favorable al inminente presidente Aylwin y la Concertación. Esta habría logrado con seguridad mayoría absoluta en la Cámara y el tercio en el Senado pese

al

sistema binominal y los senadores designados.

Es

decir, si la Constitución de 1980 hubiese quedado intacta, la

Concertación no solo habría elegido presidente de la República, sino que además habría tenido las mayorías parlamentarias suficientes para modificar gran parte del sistema económico-social impuesto por la dictadura (además del decreto-ley de autoamnistía), debido al “error” de haberlo

dejado

establecido

fundamentalmente

a

través

de

leyes

simples.”

¿Por qué ello fue posible?

Para garantizar la proyección de la obra refundacional de la dictadura, la fracción burguesa antes dedicada al mercado interno y ya inserta en el nuevo patrón de acumulación del modelo neoliberal y posicionada como su nueva representación política, debía garantizar el máximo de estabilidad al sistema político hasta y desde su instalación a la cabeza del Estado. Y ello era lo que claramente quedaría en cuestión, si las reformas constitucionales de 1989 se realizaban en un clima confrontacional o si, no realizadas éstas, la Concertación y sus agregados ganaba una mayoría absoluta en el nuevo Parlamento post dictatorial.

En ambas situaciones la movilización de las masas, subordinadas pero no acalladas, hubiera presionado en el sentido de democratizar plenamente la sociedad. Aún utilizando el instrumental político institucional diseñado por la dictadura, se propondrían contradicciones económicas, políticas, sociales imposibles de asumir por esta nueva representación política del neoliberalismo, las que impregnarían los procesos de recambio de representaciones políticas del neoliberalismo de altos grados de inestabilidad.

Entonces “sucedió lo inaudito”. En el año 1989 se realizaron secretas negociaciones, avaladas por limitados “núcleos pequeños de dirigentes” actuando con autonomía de las masas y clara dependencia del imperio, dada la “naturaleza cupular” de la dirección de los procesos políticos, en las que se concordaron las reformas constitucionales entre la Concertación y Pinochet.

Su resultado fue el acuerdo de un ‗paquetede 54 reformas la gran mayoría liberalizadoras, aunque ninguna eliminaba los más trascendentes dispositivos autoritarios de aquélla, que se plebiscitó en julio de ese año. Y una de ellas (¡que fue y es totalmente desconocida por la generalidad de los chilenos, en virtud del eficaz manto de silencio que se ha tendido sobre ella!) incluyó nada menos que el regalo de la futura mayoría parlamentaria de la Concertación a la derecha, al acordarse de que para tener mayoría parlamentaria simple se requeriría la mayoría absoluta en ambas cámaras. 7

Consolidados los cambios en la estructura económica y política durante la dictadura, con el recambio de la representación política del neoliberalismo a partir del año 1990,

7 Portales Ibidem

asumida ya ésta por la Concertación y sus agregados, se inicia una nueva fase de optimizaciones del modelo económico y un nuevo proceso de cambios políticos, sociales y culturales, esta vez orientados a la validación y legitimación social y política del modelo neoliberal en la sociedad chilena.

Antes de avanzar sobre ellos, favorece a la comprensión de los procesos hasta ahora expuestos, el leer las opiniones de destacados líderes de la Concertación acerca de su identificación convenientemente tardía con ellos, así como de la relevancia histórica que le atribuyen.

El discurso de la representación política de la fracción burguesa antiguamente vinculada al mercado interno, ahora ya plenamente instalada en el nuevo patrón de Acumulación del capitalismo neoliberal y propuesta como su representación óptima, es reconocido y ensalzado por los productores de discursos en el foro económico y político de Chile y de América: se trata de otro producto exportable, con evidentes ventajas comparativas: el modelo de transición política desde el desarrollismo al neoliberalismo, desde la democracia representativa a la democracia limitada, no solo en la periferia sino también en el centro del capitalismo mundial.

Alejandro Foxley, Ministro de Hacienda muy notable de la Concertación, ha expresado que

―Pinochet… realizó una transformación sobre todo en la economía chilena, la más importante que ha habido en este siglo… Hay que reconocer su capacidad visionaria… de que había que abrir la economía al mundo, descentralizar, desregular, etc. Esa es una contribución histórica que va perdurar por muchas décadas en Chile (y que) ha pasado el test de lo que significa hacer historia, pues terminó cambiando el modo de vida de todos los chilenos, para bien, no para mal. Eso es lo que yo creo, y eso sitúa a Pinochet en la historia de Chile en un alto lugar‖. 8

César Barros que calificó a Lagos como ―el mejor Presidente de derecha de todos los tiempos‖ de nuestro país y lo comparó con el hijo pródigo de la parábola evangélica. 9

Por otro lado, consultadoOscar Godoy si observaba un desconcierto en la derecha por ―la capacidad que tuvo la Concertación de apropiarse del modelo económico‖ de la derecha, respondió: ―Sí. Y creo que eso debería ser un motivo

8 RevistaCosas; 5-5-2000. 9 Ver Diario La Tercera; 11-3-2006.

de gran alegría, porque es la satisfacción que le produce a un creyente la conversión del otro. Por eso tengo tantos amigos en la Concertación; en mi tiempo éramos antagonistas y verlos ahora pensar como liberales, comprometidos en un proyecto de desarrollo de una construcción económica liberal, a mí me satisface mucho‖. 10

YArnoldHarberger, uno de los principales artífices de la escuela de economistas de Chicago, señaló respecto de una intervención de Ricardo Lagos en un seminario en Colombia luego de dejar la presidencia, que

―su discurso podría haber sido presentado por un profesor de economía del gran período de la Universidad de Chicago. El es economista y explicó las cosas con nuestras mismas palabras‖. 11

LOS CAMBIOS EN LA ESTRUCTURA POLÍTICO INSTITUCIONAL DEL ESTADO. HACIA EL ESTADO DEL NEOLIBERALISMO.

Junto con los cambios en la estructura económica y el impacto de esta en ordenamiento de las clases y las representaciones políticas de las clases, se avanzó en los cambios en la estructura político institucional, del Estado.

Con desarrollos anteriores al año 1985, estos cambios en la estructura política, se profundizarán y se legitimarán en la conciencia de las masas durante el proceso que fue llamado ―transición a la democracia‖.

En sus comienzos, desde estos cambios se destruyeron los fundamentos del Estado republicano, se crearon y o agiornaron instituciones controladoras de otros poderes del Estado y, principalmente, aquellas que impedían el ejercicio pleno de la ciudadanía popular. A través de las llamadas “Modernizaciones del Estado”, se destruyeron los fundamentos del Estado de Compromiso y sus expresiones en la educación, salud, la previsión, la vivienda y los servicios públicos básicos. Se limitó el derecho a organización social, política y representación sindical, se buscó el aniquilamiento de los partidos políticos populares y revolucionarios,limitando las nuevas versiones de éstos, sus discursos y acciones a los límites permitidos por la estabilidad del modelo. Se destruyó el sistema político electoral de representatividad proporcional suplantándolo por uno estrictamente binominal, asegurando además la representación de las diferencias menores en torno

10 Ver Diario La Nación; 16-4-2006. 11 Ver Diario El País, España; 14-3-2007.

al

circunscripciones electorales.

modelo,

a

través

del

cambio

de

los

distritos

y

Sobre sus ruinas se fundó el estado subsidiario, des - responsabilizado de la educación, la salud, la previsión y los servicios básicos, de carácter fuertemente elitista, cerrado a las decisiones del pueblo soberano y dotado de amplias capacidades para imponer y mantenerla seguridad y el orden público que exigían los cambios impuestos en la economía.

Todos estos cambios en el Estado se aseguraron en su mantención futura desde construcciones orgánico constitucionales, legales y jurídicas, consecuentes con dicho propósito.

Es posible sugerir como TESIS que estos dos grandes ejes de transformaciones estructurales de la sociedad chilena - el de las transformaciones económicas y el de las transformaciones políticas - estaban cumplidos hacia mediados de 1980, constituyéndose en la base de los acuerdos políticos de las representaciones políticas del capitalismo neoliberal y de su discurso de recambio, llamado de transición.

Sin embargo, del mismo modo, es posible afirmar que había dos grandes ejes de acción política en los que el avance refundacional del capitalismo neoliberal, con la dictadura, mostraba mínimos avances.

La idea dominante en el debate burgués hacia la transición

exponía que el mayor impulso de los cambios logrados en la economía, así como la legitimidad de la nueva institucionalidad político constitucional, político jurídica y político legal, establecidos como necesarios para alcanzar y estabilizar las condiciones de reproducción general del modelo neoliberal, exigían el desarrollo de dos procesos de transformaciones que el instrumento dictadura militar, sobre la base de su desgaste político y de la expresión no aplacada de resistencia y lucha popular, ya no podría cumplir: aquella relacionada con las transformaciones en la estructura político -

, permitieran validar y legitimar dichos cambios en las masas populares y sus organizaciones sociales y políticas, y aquella otra vinculadas a la conciencia colectiva, objetivo central de la política de shock psicosocial agudo que se intencionaba, relacionada con las formas que las personas pensaban a la sociedad, se pensaban a sí mismas y pensaban al otro, ydesde las que reproducían su mundo cultural: la cultura popular que había producido una idea y una práctica de vida social colectiva como base de realización de los sueños de igualdad y solidaridad hacia un estadio superior de la libertad.

que

social

en

el

sentido

de

operar

transformaciones

En estos dos objetivos la dictadura no había podido sostener avances mínimamente significativos y su no logro amenazaba todo lo realizado como representación del conjunto de la burguesía. Por sus vínculos de masas a través de la representación que asumía de la lucha antidictatorial y de la subordinación a ella de partidos de base obrera y popular, la nueva representación política del neoliberalismo ofrecía para el imperio y las transnacionales ventajas comparativas inmejorables, en relación a la gastada representación de la dictadura.

CAMBIOS EN LA ESTRUCTURA POLÍTICO SOCIAL DE LAS MASAS:

LAS MASAS Y LA IZQUIERDA

La huelga de Panal en el año 1980 y las primeras y cada vez más crecientes y combativas jornadas de resistencia y protestapopular, que se extendieron hasta 1986, ponían en evidencia que el cuerpo y la mente mutilados de la sociedad chilena no respondía al experimento. Después de más de una década de electroshock, psicofármacos y deprivación sensorial en tanto realidades individuales vivenciadas y en tanto metáfora respecto de las condiciones de vida y lucha de un pueblo, aúnla perspectiva de ampliación de la lucha por el derrocamiento de la dictadura se representaba con gran fuerza. Esta situación evidenciaba el relativo fracaso de la estrategia del shock en las condiciones del Chile de la dictadura y su experimento neoliberal.

En este contexto, hacia 1985, estos dos principales objetivos refundacionales del capitalismo transnacional, en la periferia del sistema mundial globalizado, aúnno eran alcanzadas, poniendo en riesgo la totalidad de transformaciones económicas y político institucionales operadas con la dictadura.

En la estructura político social no se lograba contener y controlar el rearme y despliegue de las masas populares tras sus reivindicaciones económicas, político - democráticas, laborales, de derechos humanos, de vivienda, de salud, de educación, de previsión, todas las que se ligaban al instrumento de la Protesta Nacional y al objetivo de la Asamblea Constituyente, por sobre la constitución del 80, que para la burguesía significaba la base de todo el proceso de refundación en curso.

Sin embargo, aquellas tendencias de las masas no tenían soporte suficiente para su desarrollo en la izquierda extra concertación.

Desde el PC, así como también desde sectores mayoritarios de lo que serían las direcciones del MIR, se desarrollaba una

política que asentaba las expectativas de la lucha democrática en la agudeza que le asignaban a las ―fuertes contradicciones‖ y negociaciones interburguesas, resumidas por ellos en las opciones ―dictadura o democracia‖. Y, además, en la potencialidad democrática que creían reconocer en la antigua representación política del capitalismo desarrollista, para entonces ya instalada materialmente como representación política de clase del nuevo modelo capitalista neoliberal.

Estas organizaciones de izquierda afirmaban infundada y erróneamente en dichas alianzas subordinadascon la nueva representación política del neoliberalismo, el rumbo de la lucha político social hacia el derrocamiento de la dictadura y la refundación democrática de la sociedad chilena, a través de un gobierno provisional, que en algún sector del MIR se especificó como llamamiento a un gobierno de salvación nacional, y de una asamblea constituyente.

Un documento del MIR, de fecha 19 de Junio de 1983, llamado ―El MIR ante la Coyuntura Política‖ refleja con claridad el error que se señala. En dicho texto, después de establecer que se ha abierto una ―crisis del régimen dictatorial‖, y de advertir que ―oscuras fuerzas antipopulares, entre las que se encuentra la embajada de los Estados Unidos de Norteamérica‖… ―pretenden adelantarse a las masas populares‖ para imponer una ―recambio en la cúpula del gobierno militar‖ y burlar la lucha de las masas, en el segundo párrafo del Nº 2, al referirse a la ―amplia base de apoyo de un gobierno provisional‖, gobierno que a inicios del párrafo Nº 1 describe como ―democrático, popular, revolucionario y nacional‖, identifica a las clases que conformarían dicha base de apoyo: ―Tanto el proletariado como la pequeña y mediana burguesía, así como sectores de la burguesía no – monopólica‖. (¿?)

Respecto del reformismo histórico, el PC, el hecho no resulta novedoso. Su error en la valoración de la lucha democrática y los sujetos sociales y políticos capaces de encarnarla, es de vieja data. Se resumía en la alianza de las cuatro clases, nacida desde la Tercera Internacional, y desde ésta su política antidictatorial es plenamente coherente con ésta, su matriz teórica. La burguesía nacional, anti - oligárquica, anti monopólica - anti imperialista, reclamada en su modelo de revolución por etapas, parece encarnarse con fuerza desde su observación del debate entre las representaciones políticas del neoliberalismo.

Respecto del MIR, aún bajo una sola orgánica a la fecha de la declaración que se cita, este error viene a significar una ruptura histórica con la matriz teórica desde el que éste se fundara en

1965, y que tuviera en la teoría de la dependencia un soporte fundamental.

La falta del análisis de la base material del capitalismo y sus procesos de cambio no - revolucionarios, cambio de fase del patrón de acumulación, como sustento objetivo de las representaciones políticas de la burguesía y del alcance, potencialidad y límites de sus contradicciones, que se representa entonces, es ajena a la actitud de trabajo sistemático y riguroso que el MIR demostró en toda su historia a este respecto, hasta mediados de los 70. Hay aquí un quiebre profundo de la matriz teórica del MIR, el que lo expondrá a su aguda crisis y fragmentación ante la forma de anomalía con que se le representarán los procesos de validación del recambio de la representación neoliberal, a través del plebiscito de 1988 y de las elecciones presidenciales y los gobiernos posteriores de la Concertación.

Todo ello aún cuando desde el Manifiesto Democrático del 83

a la Alianza Democrática del 85, los propósitos de dicha

representación política neoliberal de recambio burgués ya se

mostraban en creciente sintonía con el modelo económico y con las tareas inconclusas que la dictadura dejaba respecto de la refundación neoliberal del capitalismo en Chile.

La tarea pendiente de las representaciones burguesas del

neoliberalismo, Dictadura y Alianza Democrática, hacia 1985

se centraba en lograr el control político de las masas populares

sobre la base de la imposición de un discurso y una plataforma democrática limitada, usando el recurso postraumático de la amenaza de la dictadura militar,identificándola con el pinochetismo (Dictadura Democracia; Pinochetismo Democracia), y el logro de la fragmentación y el desarme de la izquierda y los revolucionarios. De dicho control de las masas dependía mantener el orden público y las condiciones políticas que permitieran la realización plena del modelo económico, desde las masivas inversiones de capital transnacional, convenidas (y convenientes) con éste.

Tras el fin de controlar y subordinar políticamente a las masas,

ya se había venido avanzando desde inicios de los 80, a través

de la instalación de lo que se vendrá constituyendo, hacia fines de la década, como un verdadero ejército de ONG‘s, financiados por fundaciones (Ford, Friederich Ebert, Konrad Adenauer, entre otras) ligadas al imperio, a las transnacionales y a los aliados políticos de la nueva representación política del neoliberalismo.

Con ellas se cooptarán a cuantiosos miembros de los comités centrales, cuadros medios superiores y activistas de las orgánicas de la Concertación, pero también y especialmente

de aquellos partidos más alejadas de las alianzas por arriba, entre ellos el MIR. Se iniciaba así, a través de estos cuadros, un proceso de cooptación de las dirigencias sociales más combativas, desarticulando las organizaciones sociales populares que sostenían la lucha autónoma de las masas populares por sus reivindicaciones asociadas al objetivo democrático. La tarea era disciplinarlas para que aprendieran a representar sus demandas, reconociendo las limitaciones de llegar a resolverlo todo en breve tiempo, y agregando claridad sobre las consecuencias posibles de querer recuperarlo todo ya!: Poner al nuevo gobierno ante la amenaza asesina del pinochetismo. Con todo, ésta tarea será abordada masiva y profundamente, como política de Estado, a partir de 1990, cesando en ella cuando los vínculos con los sectores de masas más combativos fueron institucionalizados a través de los subsidios del Estado. Entonces se quiebra a las ON‘Gs y los dineros de Asistencia Técnica Internacional pasan a ser canalizados a través del Estado.

La nueva representación burguesa del neoliberalismo, bajo la imagen y discursos de Allende, podrá desarmar a las masas y ponerlas a disposición de los gobiernos neoliberales de la concertación y sus tareas de cooptación y control social.

Sólo a mediados del gobierno neoliberal de Bachelet, después de 18 años de modelo, comenzará a expresarse nuevamente un movimiento de masas originado en la marginación y la pobreza, en los sectores estudiantiles e inicialmente, en sectores de trabajadores insertos en los ejes estratégicos del modelo neoliberal.

LOS CAMBIOS EN EL PLANO DE LA CONCIENCIA COLECTIVA Y LA CULTURA POPULAR

En el plano de la conciencia colectiva, de las ideas y de la cultura, las tareas pendientes para conseguir las condiciones de reproducción general del modelo se relacionaban con instalar como personalidad social eje, al individuo competitivo, asertivo, con liderazgo. El que se iría constituyendo desde su propia actuación en el mercado y cuyo éxito se corporeizaría en el consumo.El consumo democratizado a nivel de imágenes de medios, trabajaría sobre una estructura de oportunidades cerrada, limitada a un sector mínimo de la sociedad, y que se particularizaría para cada caso, irían generando una masa consumista basada en las deudas, en la reproducción de individuos en competencia y finalmente en fuertes procesos de desestructuración psicosocial que caracterizarían las relaciones de las personas en los distintos niveles de lo social. La vida como tragedia deudas, depresión, cárcel, daño y autadaño, delincuencia, consumo de drogas, discriminación sobre bases

económico sociales, étnicas, estéticas, de género, de opción

sexual o, la vida como farándula, con felicidades y tristezas

de consumo inmediato diarios, revistas y programas tv del

tipo ―corazón‖ - tales serían las salidas del sistema para estas contradicciones.

Los procesos de transformaciones en estos órdenes de la realidad social se orientaban a inutilizar la riqueza y profundidad del ser social, constituido desde mediados del 1800, de su conciencia histórica, de la estructura de su sensibilidad y del sentido de su vida: se trataba de ridiculizar la complejidad, la profundidad, la densidad de la vida social, para instalar en ese espacio de vacíos lo vacío: las superficies, los brillos, lo perecible, lo simple, lo efímero, como otra mercancía.

De un lado, las organizaciones de pobladores sin casa, de

deudores, ollas comunes, estudiantes entre otros, podían organizar sus demandas pero las representaciones de los casos y sus soluciones siempre serían caso a caso, de individuo en

individuo.

La tarea pendiente de las representaciones políticas del

neoliberalismo se referían aquí entonces a las más trascendentes transformaciones socioculturales: del ser colectivo a lo individual y del ciudadano al consumidor transformado a su vez en objeto de consumo, considerando como mercancía su fuerza de trabajo, su cesantía, su pobreza,

su cuerpo y las formas de su cuerpo, su sexualidad, su

depresión, sus fugas, su salud, sus sueños.

LA TRANSICIÓN POLÍTICA: LA ESTRATEGIA DEL SHOCK EN PLENITUD. LOS INTERROGADORES EXPERIMENTADOS SABEN RECONOCER ESE MOMENTO DEL QUIEBRE…

Entre 1985 y 1989, con un modelo económico estructuralmente establecido y con una institucionalidad política en funcionamiento y negociación, consensuada por arriba y aceptada por abajo, se articularon todas las fuerzas y todos los esfuerzos de la burguesía y sus representaciones políticas neoliberales, de dictadura y de oposición, para completar las transformaciones en el orden político social y en la conciencia histórica del sujeto social popular para concluirplenamente el experimento neoliberal.

La acciones del hombre de EUA en Chile, Gabriel Valdés, de la

DC a través de la DC europea y sus fundaciones más fuertes, la

Konrad Adenauer, entre ellas, del constitucionalista Sanhueza,

del grupo de los 24, con la socialdemocracia alemana, a través de la F. Ebert Stiftung, del rol de los ex - DC, luego ex Mapu, ex IC y posteriormente socialistas y de los antiguos socialistas, acogidos y llamados a la renovación desde la socialdemocracia alemana, española y más ampliamente europea, las conversaciones entre ambas representaciones neoliberales en los llamados ―diálogos con Jarpa‖ con apoyo activo de la jerarquía eclesiástica, el intento fracasado de ajusticiar a Pinochet, la intervención de la CIA en la detección de los arsenales populares de Carrizal Bajo, las negociaciones y acuerdos,hacia las aceptación de las vías constitucionales para realizar el cambio en la representación política del neoliberalismo e iniciar sus procesos de legitimación social y política, en medio de una continua y profunda represión contra sectores de punta de las masas y sus organizaciones, así como hacia los sectores revolucionarios de las organizaciones de izquierda, los errores de la izquierda revolucionaria y particularmente del MIR, en medio de la constante representación de la alternativa Pinochetismo Democracia como recurso post traumático, la realización del Plebiscito, el triunfo de la nueva representación política del neoliberalismo, las reformas a la constitución política el 89, los acuerdos secretos entre altos dirigentes de la DC y organizaciones de la antigua izquierda, principalmente el PS, con sectores importantes de la direcciones del MIR, para relacionar la liberación de presos políticos a cambio de infiltración de organizaciones revolucionarias y la entrega de información interna de inteligencia del partido al gobierno que asumiría, y su Oficina, y el posterior paso de dirigentes y militantes renegados a puestos del gobierno central y de gobiernos locales, el freno a las ofensivas populares, la división del movimiento popular y el cambio de carácter de clase de la dirección del movimiento de masas, bajo la dirección política del neoliberalismo, el asentamiento de los procesos de neoliberalización del PS, El PR y el PPD, la fragmentación de la izquierda fuera de la concertación, particularmente el MIR, más también El PC y el FPMR, constituyeron toda una secuencia de hechos que dotaron de gran estabilidad al contexto social y político en el cual se desarrollarían los procesos de consolidación económica y legitimación social y política del modelo neoliberal en manos de su nueva representación política, de su estado y sus formas de enfrentar la relación con las reivindicaciones democráticas, económicas, políticas y de derechos humanos de las masas populares, legitimadas en 17 años de lucha antidictatorial.

La transición que se iniciaba no era hacia la democracia sino hacia el objetivo de completar las tareas estratégicas del experimento neoliberal en Chile, superando en este sentido las debilidades estratégicas que para tal fin mostraba la representación neoliberal establecida en la dictadura militar.

Se trataba de avanzar hacia las mejores condiciones de validación y legitimación social y política y de reproducción del modelo neoliberal en el largo plazo. Definitivamente no hacia la democracia.

LA VALIDACIÓN SOCIAL Y POLÍTICA DEL MODELO NEOLIBERAL DESDE LOS GOBIERNOS DE LA CONCERTACIÓN: EL ESPACIO DEL TRAUMA

LaConcertación y sus aliados imperiales y transnacionales, como expertos interrogadores, supieron percibir el momento del quiebre del movimiento popular y sus organizaciones políticas y revolucionarias,exacerbada por la caída del bloque soviético, en un mundo que llegaba ―al fin de la historia‖. Supieron generar colectivamente una tabula rasa, una verdadera «página en blanco» sobre la cual un nuevo ejército de comunicólogos especialistas se dio a la tarea de re grabar las nuevas palabras de la ―vida neoliberal‖, sobre el tapiz receptivo de nuestra conciencia colectiva postraumática.

Chile, la alegría ya viene. Pinochetismo (el trauma) o democracia (la democracia del neoliberalismo). Tú decides, tú sólo, en una urna (no las masas) con sólo un lápiz y un papel. Avanzar sobre la base de consensos. Hay cambios que podrían re- alentar al pinochetismo, cambios en la constitución, en la salud, en la previsión, en la educación, en lo laboral. La justicia y todo en la medida de lo posible. Quienes luchan por sus derechos el hacen el juego al pinochetismo. Hay que cuidar a los gobiernos de la Concertación. Hay que elegir a los gobiernos de la Concertación hay que votar por sus candidatos, para impedir la vuelta del pinochetismo. El mercado es el mejor asignador de recursos. El Estado dilapida. Cuidar la inversión extranjera. No subir los salarios pues se baja la rentabilidad de la inversión quitándonos competitividad. No subir salarios pues bajan los puestos de trabajo (no la ganancia). Mantener los equilibrios macroeconómicos. Hay que ser eficaz, eficiente, tener impacto. Mantener un bajo riesgo país. Manejar el superávit estructural. El individuo competitivo como motor de la libertad. El Estado solo puede subsidiar los esfuerzos individuales, no la representación colectiva de derechos, cada uno es distinto y eso debe ser respetado. Cada individuo es responsable - culpable de producir su felicidad (no hay estructuras sociales o económicas, de empleo que los condicionen. Fueron individuos o grupos y no las FFAA las responsables de violaciones a los derechos humanos. Las FFAA somos todos los chilenos. Los hijos de pobres pueden ser voluntarios del Servicio Militar, aprenderán un oficio,

una profesión. La vida militar es entretenida, con Pelotón (programa bacheletista de TV) todos podemos jugar a ser militares y envolvernos en sus delgadas superficies. Todos tuvimos culpa en el golpe militar, ahora es exigente no perder nunca los equilibrios (que impone el neoliberalismo). Todo en la medida de lo posible… (de acuerdo a las condiciones de reproducción general del modelo neoliberal.)

Con la nueva representación política del neoliberalismo a la cabeza del estado de la burguesía, la Estrategia del Shock retoma aquellos procesos de transformación imposibles de asumir exitosamentedesde la forma de representación de dictadura militar y los realiza plenamente.

Este proceso se hace posible desde la profunda derrota política, militar y teórica de la izquierda, los revolucionarios, del cambio de carácter de clase del movimiento de masas, a partir de fines de 1987 y de la derrota del movimiento popular clasista construido a lo largo de un período histórico de alrededor de 100 años.

Desde 1987 en adelante, derrotado el pueblo y sus organizaciones revolucionarias, y con el beneplácito de la izquierdasubordinada a la convocatoria plebiscitaria del ―No‖ y luego presidencial, se avanza consistentemente en el control político de las masas populares, se les impone un discurso y una plataforma de reivindicaciones sociales, económicas, políticas y de derechos humanos, limitada a los estrechos márgenes que permitía el modelo.

El uso permanente de la amenaza de la dictadura militar, cuando ella era objetivamente inútil y políticamente insostenible, produce una subjetividad social de base traumática que generará, hastanuestros días, una fuerte identidad y dependencia de amplios sectores de las masas, y de no pocos cuadros políticos de la izquierda, con los gobiernos de la concertación, la que buscará ser reproducida en cada elección, a través de las cuales las representaciones políticas del neoliberalismo buscan mejores espacios de alianzas y de uso del poder. El llamado síndrome de Estocolmo se reproducirá dramáticamente desde un pueblo que aprende a dorar a sus explotadores.

Por un tiempo, la contradicción insalvable entre nombrarse ―demócrata‖, ―socialista‖, yser a la vez neoliberal pasará perfectamente desapercibida para las masas. Gobiernos que incluye a socialistas y gobiernos de socialistas, no digamos democristianos, representarán y realizarán desde el Estado las tareas que permitiránla consolidación y el desarrollo del modelo del capitalismo neoliberal, pero esa contradicción tampoco será advertida por las masas. Tampoco por la

izquierda. Ex miristas asumiendo como ministros, subsecretarios y funcionarios del Estado, se llamarán de izquierda, se sentirán de izquierda, adornarán sus escritorios con fotos del Che y de Miguel, mientras diseñan, aplican, dirigen, coordinan los procesos de legitimación del modelo del capitalismo neoliberal (quienes combatieron y murieron luchando contra el capitalismo salvaje en América latina, en sus distintos momentos históricos) y habrá muchos que creerán que son, por cierto, de izquierda.

La Alianza ―histórica‖ PC – PS será buscada cada vez como su se estuviera en los años 60. El gobierno de la presidenta neoliberal Bachelet, que optimiza el desarrollo institucional del modelo económico neoliberal, que reprime al pueblo mapuche, militariza dos regiones del país, encarcela y aplica ley antiterrorista de Pinochet, que conduce un amplio y masivo proceso de re legitimación de las FFAA y su rol en el nuevo Estado neoliberal como ningún otro presidente concertacionista, que favorece la educación y salud privadas en detrimento radical de lo público, seguirá siendo nombrada ―socialista‖, junto a su edecán Escalona y su Gap Schilling. Ypara el pueblo y sectores de la izquierdadichas contradicciones tampoco serán advertidas.

Como tampoco será advertida aquella contradicción por la llamada izquierda tradicional, el PC, que quiere ser ahora más parlamentaria, y que desarrolla y construye diálogos y acuerdos con el ―Partido Socialista‖ y el ―Gobierno Socialista‖ y la ―Presidenta Socialista‖, y que hoy propone una alianza municipal y presidencial con la Concertación ―para derrotar a la derecha‖, sin que pueda llegar a reflexionar acerca del carácter político de clase de la Concertación, que en realidad constituye la representación política del modelo neoliberal en el estado de la burguesía de la democracia, las libertades y los sentidos restringidos.

Más aún, el medio de comunicación históricamente relacionado con el MIR, Punto Final, representará a este respecto los mismos errores y confusiones del PC. El Gobierno de Bachelet será portada de esperanza en la ―presidenta socialista‖.

Aún para sectores importantes de las masas, para PF y para el PC esa diferencia no existirá: la representación neoliberal establecida en parte desde la llamada renovación socialista, así como los renovados de esa renovación, como el llamado ―sobrino‖ Ominami, se estimarán como aportes a un proceso de avance hacia la democratización de la sociedad. Parte de alianzas electorales para impedir que ganen candidatos―pinochetistas‖, o candidatos de la derecha. Las listas electorales Concertación PC permitirán doblar a los

―pinochetistas‖, a la ―derecha‖ (¿?), dicen los PC, para democratizar el país (¿?). Miristas escriben en ―El Charquicán‖:

hay que votar por la Concertación hasta que (aunque) duela.

El estrés post traumático producido desde las bases del modelo Cameron, aún siguen pesando en vastos sectores dirigenciales de la llamada izquierda. Es un dato a considerar.

LOS AVANCES EN LA VALIDACIÓN CULTURAL DEL MODELO NEOLIBERAL

En el otro plano de la refundación del capitalismo neoliberal, el de la cultura, el de la subjetividad de las masas populares, no se habían conseguido avances suficientes desde el accionar de la representación neoliberal establecida en la dictadura militar.

La tarea de instalar como personalidad social eje, como deber ser social, al individuo competitivo, que se constituiría desde su propia actuación en el mercado y cuyo éxito se corporeizaría en el consumo, aún estaba en ciernes.

Con la transición desde el establecimiento de la nueva representación política del neoliberalismo a la cabeza del gobierno y del estado, los resultados en la validación y legitimación social y política del modelo neoliberal, los logros de la burguesía comienzan a ser significativos: la vida social se ha simplificado hasta el límite que se puede observar la programación de la televisión en nuestro país, o las primeras páginas de diarios de circulación nacional, o sus páginas centrales: la fragmentación de la vida en lo cotidiano, en las emociones y afectos de individuos que encarnan las nuevas personalidades sociales eje, sin fondo sin articulaciones que les otorguen un sentido colectivo, que señalen una historia y un futuro posibles. Todo es superficies, de cuerpos y de cosas, brillos efímeros, la inmediatez del consumo y el consumidor necesariamente y permanentemente impotentes, ante el cambio de las formas, no de los contenidos y las densidades.

El ser individual ha desplazado al ser colectivo, el ciudadano ha devenido en consumidor, y vende y compra su fuerza de trabajo, su cesantía, su pobreza, su cuerpo y las formas de su cuerpo, su sexualidad, su depresión, sus fugas, su salud, sus sueños.

La consideración de estos cambios será valorada con relativo exceso por uno de los comunicólogos favoritos de la nueva representación política del neoliberalismo. Para Tironi 12

la sociedad de individuos, donde las personas entienden que el interés colectivo no es más que la resultante de la maximización de los intereses individuales, ya ha tomado cuerpo en las conductas cotidianas de los chilenos de todas las clases sociales y de todas las ideologías. Nada de esto lo va a revertir en el corto plazo ningún gobierno, líder o partido… Las transformaciones que han tenido lugar en la sociedad chilena de los 90 no podrían explicarse sin las reformas de corte liberalizador de los años 70 y 80… Chile aprendió hace pocas décadas que no podía seguir intentando remedar un modelo económico que lo dejaba al margen de las tendencias mundiales. El cambio fue doloroso, pero era inevitable. Quienes lo diseñaron y emprendieron mostraron visión y liderazgo”

Con la aplicación exitosa del experimento neoliberal en Chile, desde el recambio de la representación burguesa en el poder como condición de éxito de la estrategia del Shock, se inicia un nuevo período histórico de la dominación burguesa y de la lucha de clases en el país.

La valoración precisa de la profundidad de la derrota y del carácter del nuevo período histórico de la lucha de clases que se abre desde 1985, exige esfuerzos de comprensión y reconceptualizaciones fundamentales, entre otras sobre el estado de las clases y sus representaciones políticas y, con ello, los fundamentos de una identidad de izquierda, sus objetivos, su acción política en el período y en la coyuntura, sus discursos y sus alianzas.

12 Eugenio Tironi.- La irrupción de las masas y el malestar de las elites. Chile en el cambio de siglo; Edit. Grijalbo, Santiago, 1999; pp. 36, 60 y 162

PARTE II

APUNTES PARA LA DISCUSIÓN DEL CARÁCTER DEL PERÍODO

Y LA SITUACIÓN POLÍTICA DEL PERÍODO

1.

El

dominación burguesa y la lucha de clases en Chile.

período

capitalismo

neoliberal

y

el

nuevo

de

la

El nuevo período de la dominación política de la burguesía y de la lucha de clases en Chile se establece desde arriba, a partir de un cambio de fase en el modo de producción, a través de los cambios en la estructura económica y social que imponen las FFAA burguesas en tanto representación general de la clase capitalista, a través de la dictadura militar.

Este se objetiva como cambio en la base material del modo de producción capitalista en Chile, el patrón de acumulación, el que desde 1983 - 1985 es definido desde un modelo económico neoliberal que:

a) Ubica el espacio de realización de la ganancia en el mercado externo.

b) Es dependiente de los poderes transnacionales a nivel mundial y periférico a la toma de decisiones productivas y financieras

c) Impone una súper - especialización de la economía chilena en sectores primario exportadores de base tecnologizada definidos como bases estratégicas del modelo, entre las que define la minería, la fruticultura, la silvicultura, la pesquera y los servicios sociales básicos como el agua , la electricidad, la salud, la previsión, con baja demanda de fuerza de trabajo.

d) Requiere reducidas redes de producción y servicios articulados desde los ejes exportadores, todas ellas con demanda de fuerza de trabajo baja y en condiciones de crecientes niveles de precarización y estacionalidad.

e) Satisface la demanda interna desde la importación y comercialización de bienes de capital, insumos industriales, y bienes de consumo en general.

f) Subordina las decisiones en lo relativo a inversión, financiamiento, ahorro y presupuesto fiscal a las definiciones macro económicas, macro sociales y macro ecológicas

impuestas por las empresas transnacionales, sus estados base y sus organismos internacionales (BM, BID, OCD).

g) A partir de distintos mecanismos, generados más claramente desde la crisis del 81(privatización de empresas del Estado, transformación de deuda en capital), incorpora a la base material del patrón de acumulación a las antiguas fracciones de la burguesía de Chile las que, a partir de distintas alianzas y subordinaciones a las empresas transnacionales, realizan su ganancia ya en los sectores exportadores estratégicos del modelo y sus sectores de servicios de exportación o, en la importación, distribución, comercialización y financiamiento de bienes en general, destinados al mercado interno.

2. El capitalismo neoliberal y las antiguas fracciones burguesas en el nuevo período. Fusión de la burguesía y estabilidad por arriba

Este cambio de fase del modo de producción, especificado en

el patrón de acumulación, al incorporar la realización de la

ganancia del conjunto de la burguesía, lleva a superar la vieja idea de fracciones de la burguesía, en contradicción por

posicionamientos en el mercado externo e interno, permitiendo hablar de una fusión de la burguesía.

Esta fusión de las antiguas fracciones de la burguesía, negando, integrando y superando las anteriores

contradicciones basadas en la ubicación del mercado interno

o externo como lugar priorizado de realización de sus

ganancias, es una cuestión estratégica en la consideración del actual período de la dominación política burguesa y de la lucha de clases en Chile.

En sus consecuencias políticas más decisivas, esta fusión de las antiguas fracciones de la burguesía dota a la dominación burguesa de un alto grado de estabilidad política por arriba, constituyendo el límite objetivo de los espacios en que se tratarán, debatirán y acordarán sus diferencias en el actual período.

En consecuencia lo que debaten y debatirán las representaciones burguesas del neoliberalismo en los distintos ámbitos de la lucha política no será el modelo económico en sus aspectos centrales ni secundarios, sino la administración, el manejo, el control de las consecuencias que su estructura de explotación y reproducción generaráen las masas, dados los distintos niveles de representación que éstas alcancen en sus expectativas sociales, reivindicativas y políticas.

3.

El capitalismo neoliberal y las luchas de masas en el nuevo período. La inestabilidad por abajo como clave estratégica del período.

En lo económico, el éxito de la Concertación solo espera ser superado por la Alianza en temas de inflación, inversión, crecimiento, ahorro, equilibrios macro económicos, superávit estructural, utilidades de la inversión, empleo.

En el ámbito de expresión de la lucha social, modelo del neoliberalismo en un mini país dependiente, periférico y transnacionalizado, estructuralmente llega a incluir en sus estratos altos de consumo (ABC1) a menos del 17% de las familias. Alrededor de un 25 % se integra a niveles de consumo medio bajo (C2, C3), a través de su incorporación a las débiles cadenas productivas y de servicios enganchadas a de los ejes del modelo, con grados crecientes de precarización y con lapsos de inclusión y marginación sucesivas. Cerca del 60% se establece en espacios de bajo consumo (D y E), lugar de marginación económica y social con variadas iniciativas de ―precariedad innovadora‖ o ya claramente de exclusión económica y social, habitando espacios geográficos, sociales y emocionales de gran desestructuración.

La cuestión de las masas y las luchas sociales se deja ver desde dos procesos que, en el actual período del capitalismo neoliberal, responden a necesidades estructurales del modelo.

El primero relacionado con el alza de la lucha reivindicativa de sectores de trabajadores insertos en los ejes estratégicos del modelo primario exportador de base tecnologizada, junto a la lucha de estudiantes, trabajadores de la salud, funcionarios públicos y municipales de administración del Estado, de educación y de justicia. Estos, confrontados a las limitaciones estructurales de carácter legales, financieras, salariales y organizativas que les impone el modelo neoliberal, reconstruyen su conciencia económica de clase y avanzan lentamente en una conciencia política de clase. En estos procesos, a cuya vanguardia han estado los estudiantes, lentamente exploran las causas de su presente en las modernizaciones del estado, a inicios de los 80, y avanzan en relacionar sus demandas con la negación de la Constitución Política del 80 y la conquista de una nueva Constitución.

El otro proceso tiene que ver con la enorme masa de pobres y excluidos e informales, proletarios y sub proletarios, manuales e intelectuales, que el modelo produce como condición de su desarrollo. Estos, estimulados desde una estructura de consumo que los mass media muestran como plenamente abierta, se confrontan sin embargo cotidianamente con una estructura de

oportunidades fuertemente cerrada, evidenciándose en ellos agudos procesos de desestructuración psicosocial que permiten comprender las masivas conductas de auto daño o de daños a otros, tanto en su vida comunitaria, como en su vida familiar, escolar o laboral. Todo lo que el poder resume con los conceptos ―antisociales, disfuncionales, violentistas, anarquistas, delincuentes, drogadictos, agresores sexuales, narcotraficantes o terroristas‖. Desde una mirada estratégica, su participación en las jornadas de lucha popularpuede llegar a proyectarse como factor de gran potenciación de su amplitud y combatividad. Sin embargo requieren del trabajo paciente de construcción territorial, sectorial, barrial de las organizaciones en lucha en su seno, para su formación y su integración a un proyecto democrático y popular con perspectiva revolucionaria y socialista.

Los fundamentos económico - sociales de ambas expresiones y tendencias de la lucha de masas no pueden de ser reducidas por la burguesía sin ocasionar desequilibrios estratégicos a su modelo. Se precisa así una nueva característica del actual período: la irrupción constante de las masas, desde diversos grados de integración exclusión precarización, para representar sus demandas económicas, sociales y políticas, otorgándole a la dominación en el período altos grados de inestabilidad por abajo.

4. El capitalismo neoliberal y las luchas por el control social y la cooptación de las masas. La posibilidad de la crisis política desde abajo.

Si esa es la realidad social que reproduce el modelo del capitalismo neoliberal en el período, agotadas en gran grado las políticas de subsidios ante la marginación y exclusión estructural que éste produce, sumadas la experiencia y aprendizajes de las masas a través de sus movilizaciones, entonces el tema del control social es verdaderamente estratégico, tanto en la perspectiva de quienes pretenden su recuperación, como de quienes trabajamos por su emancipación.

Es posible sugerir que, después de 20 años de re - grabada en la tabula rasa de la conciencia popular colectiva los modelos de conductas esperados socialmente por el neoliberalismo, actuado desde su representación concertacionista, los límites establecidos en éstos, ya desde el gobierno de Lagos,han comenzado a ser cada vez más trasgredidos.

Después de 39 años de neoliberalismo y de supremacía forzosa del individuo en atroz competencia como factor de éxito, como cuantificador de la felicidad general, otro dato estratégico del período se muestra desde la práctica y el discurso de los estudiantes en cuanto a reponer lo colectivo como clave de toda la vida social y de toda lucha social por la producción de felicidad. Cuestión que el neoliberalismo y sus comunicólogos habían establecido como definitivamente desalojado de la conciencia popular.

Además, desde la representación masiva y combativa de sus reivindicaciones y demandas ante los gobiernos de ambas representaciones políticas del neoliberalismo, estas movilizaciones agregan el hecho estratégico de estar ante la presencia deimportantes sectores de masas ubicados fuera de la lógica del trauma de la transición, y por ello con posibilidades de dar profundidad y continuidad a las luchas reivindicativas y democráticas del pueblo, con plena autonomía de las representaciones políticas del neoliberalismo.

Son los dos procesos de masas que tratábamos anteriormente, las luchas de los integrados al modelo por la vía del trabajo y las luchas de los marginados y excluidos, en sus manifestaciones como hechos de masas, los que explicaron el nuevo recambio en la representación política del neoliberalismo, que se impuso con la elección de Piñera y dio inicio del gobierno de la Alianza, como representación clásica u originaria del modelo neoliberal.

La actual fase de lucha de masas se ha prolongado, con cada vez mayor amplitud en su expresión y mayor profundidad en sus contenidos políticos, desde mediados del gobierno de Bachelet hasta la primera mitad del gobierno de Piñera.

Lo que comenzó a hacerse evidente en el gobierno anterior fue que los aprendizajes y las reiteradas ofensivas de masas ante los avances del modelo en educación, salud, previsión, deudas, política energética, derechos humanos, política respecto del pueblo mapuche, sistema político, sistema electoral, por un lado, y las expresiones cada vez más presentes del mundo social excluido y desestructurado, por otro, significaban el agotamiento de la Concertación neoliberal y sus aparatos partidarios para garantizar las condiciones sociales, de orden público y seguridad para la reproducción del modelo, en contextos de confianza de las transnacionales en la seguridad de sus inversiones y y en la garantía de sus altas tasas de rentabilidad.

Aún a pesar de toda la represión desatada en contra de sectores de trabajadores, de estudiantes, pobladores y de la

represión militarizada al pueblo mapuche. Aún a pesar de la Ley de Imputabilidad Penal Juvenil, de la aplicación de la LeyAntiterrorista y de la creciente producción de cárceles privadas.Aún a pesar de sus masivas intervenciones en los temas violencia, delincuencia, drogodependencias, pobreza, con políticas sociales asistencialistas, terapéuticas y claramente represivastras el objetivo del control social, aún a pesar de la amplia y profunda re legitimación de las FFAA, aún con todo ello todo ello, el gobierno neoliberal de Bachelet no pudo garantizar el control social y el orden público que la reproducción del modelo a escala ampliada seguía exigiendo.

Y el tema es que fue justamente esta ventaja comparativa de

la Concertación sobre la Alianza la que la llevó a una situación

en la que pudo mostrar,desde el año 1987 en adelante y más fuertemente en sus 20 años de gobierno, el poder cooptar y haber cooptado directamente a sectores importantes del mundo popular, la que comenzaba a agotarse y a abrir paso a la originaria representación política del neoliberalismo.

En efecto, esa oferta de control social y de orden público a las transnacionales, estados y aparatos internacionales, en tanto mejor garante de la continuidad del modelo, para su validación y legitimación social y política, en relación a la representación neoliberal dictatorial, la que comenzaba a fallar precisamente en la exigencia básica que justificó el recambio en la representación política del estado neoliberal, desde la dictadura militar a la Concertación, el año 1990.

El fin a la puerta giratoria, la tolerancia “0”, la reinstalación del orden y la paz social, además de las críticas a la corrupción, como otra forma de cuestionar el orden social, fueron las banderas de lucha de la Alianza neoliberal para restablecerse como representación del modelo, en las elecciones de hace dos años.

El tema que seguirá siendo central en el debate neoliberal en

el período se referirá la orientación principal y mecanismos que habrá de priorizar el Estado para restablecer el control social y

las condiciones de riesgo país, sobrepasadas por las movilizaciones sociales reivindicativas - económicas y crecientemente democráticas, y las expresiones de violencia social que reproduce el mundo amplio de la exclusión social, conceptuadas desde el gobierno y la oposición neoliberales como delincuencia, narcotráfico y terrorismo.

Estos temas se relacionarán con la oferta electoral de las representaciones neoliberales en los comicios municipales, parlamentario y presidencial. Aunque se harán más amplios.

A dos años del Gobierno de Piñera las movilizaciones de las masas, de los estudiantes secundarios, de los universitarios, de los ecologistas, los deudores habitacionales, del pueblo Mapuche, de movimientos sociales en regiones del país continúan, comenzando a mostrarotro dato estratégico del período: se han agotado las respuestas del neoliberalismo para contenerlas. La cooptación y el control social ya no podrán ser logrados por ninguna de las representaciones políticas del neoliberalismo, ni de sus derivaciones: partido PRO, RN DC, UDI PRI.

5.

El

ilegitimación de la institucionalidad política en el período.

capitalismo

neoliberal,

las

luchas

de

masas

y

la

En el marco de la lucha de masas, las bajas valoraciones de los instrumentos propios de la dominación política, como el ejecutivo, el legislativo, el poder judicial, la iglesia, los partidos políticos tradicionales, las FFAA, entre otros, expresadas en variadas encuestas de opinión, tienen ese profundo sentido.

En un contexto en que toda la institucionalidad política ha sido evaluada muy negativamente, encuestas varias mediante, expresándose en una clara situación de crisis, la clave para recuperar para el modelo espacios de control social de las masas se ha trasladado entonces ala necesidad de establecer reformas al sistema político y al sistema electoral.

La vía de aumentar el universo electoral a través de la aprobación de la Ley de inscripción directa y voto voluntario, la propuesta DC RN sobre régimen semi - presidencial y sistema proporcional moderado, la disposición de la UDI a discutir y acordar cambios dentro del sistema binominal, en acuerdo con la propuesta del Diputado DC Ascencio, así como otras que surjan en el debate, son todas propuestas tras la búsqueda de una nueva base de sustentación social y política del neoliberalismo, con las que se busca resolver la crisis de su institucionalidad política y alcanzar el control social esperado.

Ellas tienen que ver con la pregunta:

¿Cómo mantener grados suficientemente elevados de control social para la reproducción del modelo neoliberal?

O, dicho de otro modo ¿Cómo restablecer niveles aceptables de integración de la ciudadanía al sistema político, como factor de validación y legitimación de éste, a la vez que de control social y de fundamento para nuevas iniciativas represivas que permitan su reproducción al menos en los próximos 30 años?

El tema del control social, instalado ya en las reformas a la

institucionalidad política y al sistema electoral, en medio de una situación de crisis, de ilegitimidad generalizada de la institucionalidad política, es otro dato estratégico del nuevo período.

Antes de continuar, habrá preguntas acerca de qué entonces diferencia a las representaciones burguesas del neoliberalismo.

Los debates reales entre las representaciones políticas del neoliberalismo pueden resumirse en el dilema respecto de la cantidad de Estado que requiere el modelo para desarrollarse óptimamente.

Las alternativas pueden ser más claramente perfiladas: La Concertación neoliberal, desde su acción de gobierno, destruye las bases teóricas, las bases institucionales y la sensibilidad social que ha subyacido a la acción del Estado en todo lo que significa la economía y la regulación de la acción de los privados, incluyendo en éstas las políticas sociales del Estado. Su proyección en el tiempo significaría la destrucción sustantiva pero socialmente aceptada de la mera idea de la acción del Estado en la economía y en su regulación. La Alianza neoliberal, desde sus prácticas e intereses inmediatos, proyecta simplemente poner ahora todo el quehacer económico, de regulación y de apoyo social del Estado, en el mercado, es decir, en sus empresas.Para la Alianza en el gobierno, se hace posible controlarlos efectos de los problemas sociales endémicos del neoliberalismo, por la vía de entregar a cada afectado (a) un cantidad de dinero con el que ésta (e) pueda buscar y contratar en el mercado la mejor oferta (Voucher) en salud, en educación, en subsidios de pobreza, en drogodependencias, subsidios laborales, en formación universitaria, en vivienda, en mujeres violentadas, en ancianos abandonados, en niños abandonados, en prostitución infantil, en capacitación laboral, en discapacitados, todo lo que permitiría jibarizar aún más el Estado. En salud como en educación el gobierno de Bachelet ya dejó gran camino avanzado en este sentido.

Para evaluar estas diferencias en las representaciones del neoliberalismo, en términos propios del modelo actual, se trataría de los grados de eficiencia y eficacia que significarían los resultados en tanto tiempos, velocidades y grados de legitimidad que contienen las políticas en disputa, en relación

a la prescindencia del Estado, y la evaluación de riesgos

(económicos, políticos y sociales) de una y otra alternativa para la dominación. Considerando el contexto social y político actual, en que las movilizaciones de masas se siguen desarrollando y potenciando independientes y en

contradicción flagrante con cada una de las representaciones burguesas en pugna.

Como respuesta inevitable ante las movilizaciones y expresiones sociales que caracterizan la coyuntura, ambas representaciones comparten la idea de criminalizar la movilización social, profundizar las tendencias represivas del Estado y usar el espacio político electoral, reformas electorales mediante, como herramienta de integración institucional y de control social de las masas.

6. El capitalismo neoliberal, luchas de masas y política electoralde autonomía de clase y democratización plena de la sociedad. De la crisis de la institucionalidad política a la crisis política del modelo neoliberal.

Continuando, entonces, en dicho contexto de crisis de la institucionalidad política en un momento de mayor exigencia de control social, ante la persistencia de la movilización de masas con carácter democrático y popular, las reformas político institucionales comienzan a alimentar el debate electoral de las representaciones neoliberales que se medirán en las elecciones municipales de este año y en las presidenciales del 2014.

Las movilizaciones sociales enfrentarán nuevamente la ofensiva electoral de la Concertación ampliada (Concertación + PC) y sus disidentes con discursos alimentados con los efectos post traumáticos de la dictadura militar, en un contexto en que desde las representaciones burguesas neoliberales se ofrecerán variados espacios de reformas en el sistema político y electoral, con ropas de democratización y orejas y hocico de control social.

Quizás la última posibilidad de reganar espacios de cooptación y control social de las masas para el neoliberalismo, esté en una alianza que integre a la Concertación con el PC. El reformismo tradicional, entrampado entre su matriz teórica fosilizada y su shock traumático, se expone actualmente en un lugar crucial en el debate sobre democracia y revolución, exigiendo nuevos procesos de reflexión a su respecto.

El tema es que el fracaso de la política de cooptación y control social de las masas por las representaciones políticas del neoliberalismo, puede empujar hacia la crisis por abajo de la institucionalidad política del modelo neoliberal en el período, a

la crisis política del modelo, y llegar a fortalecer los elementos que configurarían el inicio de un nuevo período, de ascenso de la lucha de clases en el país.

El tema es también es que para que se avance en ello los movimientos sociales, las organizaciones y los viejos cuadros instalados en una perspectiva de lucha democrática consecuente en un rumbo socialista, la nueva izquierda revolucionaria en el período, logre armarse de una política electoral desde la que se convoque y compita por la conducción de las masas ante las representaciones neoliberales y el reformismo fosilizado.

Ahora, tener una política electoral no significa necesariamente participar en las elecciones apoyando a otros, o llevando en ellas a candidatos propios.

Lo que significa es acumular fuerzas en medio de las convocatorias electorales, disputando la direccionalidad de las masas ante el neoliberalismo y sus aliados con base popular. Trabajando para ello desde una política propia, con una plataforma electoral que vincule las plataformas de reivindicaciones sectoriales de las masas, educándolas en cuanto a la negación de estas en el modelo neoliberal y su constitución política. Difundiendo una Plataforma General del Período que integre las reivindicaciones económicas, sociales y político democráticas de las masas y su realización con la necesidad con un Nuevo Gobierno. Estableciendo el Programa de ése Gobierno en sus aspectos esenciales, entre cuyos contenidos destaque la Asamblea Constituyente para una Nueva Constitución Política.

Ante esta perspectivas, los masas populares en movilización, particularmente los estudiantes, y sectores dispersos de la IR, ¿repetirán el desarme del campo popular del 88, del 89, del 90 y de todas las elecciones derivadas de tales eventos?

O, ¿Avanzaremos desde hoy en las condiciones que permitan construir y difundir de manera ciudadana la Plataforma Electoral, la Plataforma General del Período, el Programa del Nuevo Gobierno Democrático, la Asamblea Constituyente, incorporando ejercicios ciudadanos como los plebiscitos por la educación y por la salud, trabajando así la legitimación y los contenidos de la Nueva Constitución Política?

¿Avanzaremos a la vez en las formas organizativas que permitan potenciar la democracia y la participación de las masas, avanzando desde la diversidad organizacional actual hacia formas de articulación, de coordinación o de refundación de una organización democrática y

revolucionaria que permita orientar las luchas actuales y futuras tras una acumulación y uso estratégico de las fuerzas?

Cuando llegaremos a ello no es posible adelantarlo. ¿En el contexto de las presidenciales del 2014 o del 2018? No lo sabemos. Si podemos decidir cuándo iniciar el camino hacia ese objetivo. Ese es el tema…

Hasta ahora los mecanismos traumáticos han funcionado y una camada de viejos militantes de izquierda ha concurrido, en las segundas vueltas, a darle a la concertación neoliberal cuatro años más de gobierno. Y ahora desde el PC y otros sectores se llama a ―derrotar a la derecha pinochetista‖. También ex miristas, insertos en la representación neoliberal ¿repetirán sus llamamientos en la red ―El Charquicán‖ ―a votar por la concertación hasta que duela‖?

Los movimientos sociales estudiantiles, poblacionales, mapuche, de trabajadores, de derechos humanos, ecologistas, de género, de minorías sexuales, de deudores, y algunos viejos cuadros intelectuales y militantes sobrevivientes del período anterior, han llevado a cabo los más importantes procesos de rearme del campo popular, estimulando la organización y manifestación de variados sectores populares. Con todo, sus ciclos han terminado en comisiones de gobierno, en comisiones parlamentarias, en reformas que logran abrir los temas al país, pero mostrando grandes dificultades en la acumulación estratégica de fuerzas.

La pregunta es entonces si las organizaciones activas en los movimientos sociales, las organizaciones sociales y políticas, y los viejos cuadros de izquierda, instalados en una perspectiva de lucha democrática consecuente en un rumbo socialista, generaremos los espacios de integración de debates necesarios para establecer los punto comunes en el desempeño en el período?

Es el desafío.

Los movimientos sociales encarnan luchas de importancia estratégica cuyas consecuencias no llegan a ser elaboradas, reciclando cada año o cada cierto tiempo procesos de derrota y de movilización, mostrando carencias importantes en la continuidad y la acumulación de fuerzas estratégicas para la realización de sus las demandas reivindicativas y democráticas del pueblo. Nuevas orgánicas políticas, viejos militantes de la IR, también aportan y se vinculan a estos procesos. Los espacios de integración posible desde la reflexión y la elaboración conjunta ya no pueden esperar. Un nuevo esfuerzo en ese sentido se hace exigente.

PARTE III APUNTES PARA UNA ESTRATEGIA DE PERÍODO Y UNA PLATAFORMA DE LUCHA

(PUNTEO DE TRABAJO)

I. CONTEXTO INTERNACIONAL GENERAL

a) Caída del proyecto socialista de la URRSS. b) La Unipolaridad: el

amo del mundo. De Afganistán a Irak. c)La multipolaridad: Siria. USA, Europa, Rusia, China. d) Contenciones precarias para la lucha

democrática revolucionaria. e) El modelo del Imperio para derrotar procesos democráticos - revolucionarios: Instalar una mínima resistencia interna, infiltrar tropas en retaguardia, asumir su representación internacional Recurrir a intervención militar con cobertura internacional, derrotar la revolución, poner como jefes de gobierno a agentes formados en la CIA.

II. AMÉRICA LATINA

a) A.L. y la NSE del Imperio. b) Los espacios para el desarrollo de la

lucha democrática revolucionaria en AL. c) El Modelo de la Revolución Cubana en el S XX y el Modelo de Revolución Bolivariana

de Venezuela en el S XXI para la izquierda revolucionaria latinoamericana. d) La necesidad y la posibilidad del Modelo de la Revolución Bolivariana en Venezuela.

III. CONCLUSIONES

a) Aspectos del modelo de la revolución bolivariana en Venezuela a

estudiar en la estrategia revolucionaria chilena. Central: la radicalización de las exigencias democráticas. Otra: instalarse en las masas, usar el gobierno y el Estado para mejorar las condiciones y calidad de vida de las masas populares y los sectores medios y potenciar la lucha ideológica contra la burguesía y el capitalismo. Neutralizar sectores insertos materialmente en el modelo neoliberal

(Educación privada, Salud Privada. Previsión Privada) o desde sus expectativas de integración. Reducir la resistencia, avanzar y conquistar crecientemente a las masas. (Aspecto teórico a trabajar para A.L en S XXI: la teoría leninista del Estado y la transición al socialismo).

b) La continentalidad de la lucha: América latina como espacio de

posibilidad y defensa de nuestro proceso democrático - revolucionario. La derrota de Venezuela, es la derrota de los movimientos sociales y de los revolucionarios en América Latina. La solidaridad internacional con Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, Cuba. c) La exigencia de continentalidad de la estrategia

democrática y revolucionaria en Chile: el intercambio de experiencias, la solidaridad y la coordinación con los gobiernos y pueblos democráticos y socialistas y con los movimientos en lucha.

IV. OBJETIVO GENERAL DEL PERÍODO

Alcanzar un Gobierno de amplia base social popular y de sectores medios, dotado de una nueva Constitución Política, capaz de terminar con las bases económicas, sociales, políticas y culturales con que el capitalismo neoliberal ha producido un sistema de enormes desigualdades económicas y sociales, de frustración, marginación, de infelicidad, de vaciamiento del sentido de la vida social y malestar en las relaciones entre las personas, y entre éstas y el medio ambiente, situaciones todas que afectan a más del 70% de la población. Generando para ello el impulso de un vasto proceso de democratización de la sociedad chilena, que se desarrolle sobre la base de la democratización de las fuentes de recursos naturales del país, de las condiciones que permitan el desarrollo pleno de las personas en todos los ámbitos de sus vidas, de la economía, de las comunicaciones o de la imagen que la sociedad produce de si misma, del Estado o la capacidad de los ciudadanos para decidir realmente, en cada momento, sobre todos los asuntos que les conciernen.

PARA ELLO ES NECESARIO AVANZAR EN:

1. Producir las condiciones para transformar la actual crisis de

la institucionalidad política, en crisis política del modelo

neoliberal. Ello a partir del uso de la fuerza social y política

acumulada con el objetivo de disputar la conducción de las masas respecto de las ofertas electorales del neoliberalismo y sus representaciones políticas, levantando

la

convocatoria a un Plebiscito Nacional alternativo, fuera

de

la institucionalidad del capitalismo neoliberal, afirmatorio

de la voluntad de la ciudadanía en torno a elegir un nuevo gobierno, con el mandato de una Asamblea Constituyente

y una Nueva Constitución Política. Objetivando así la

ilegitimación radical de la institucionalidad política que soporta el modelo neoliberal, vaciándola de la ciudadanía.

Este Plebiscito debiera anteceder a las elecciones presidenciales y parlamentarias que correspondan. Un resultado óptimo sería que 60 % de la ciudadanía se manifestara por una nueva institucionalidad política.

levantar, desde la movilización y luchas populares, la Plataforma de Lucha del Período, que se usará como plataforma electoral, en tanto instrumento de articulación y representación de las plataformas reivindicativas y sociales de los diversos sectores de masas en lucha, fortaleciendo el logro de sus objetivos inmediatos y potenciando la lucha democrática en su proyección estratégica. Propagandear el elemento central de dicha plataforma: el Programa del Nuevo Gobierno, como potenciador de los objetivos del período. Se trata de articular las luchas y plataformas sectoriales, con la Plataforma del Período, o Programa del Pueblo, y con el Programa del Nuevo Gobierno Democrático y Popular.

3. Contexto sociopolítico de legitimidad de una nueva institucionalidad política constitucional (70% - 30%). Llamamiento a la elección de un nuevo gobierno y una asamblea constituyente. Proceso electoral de validación de la nueva Constitución Política. Elección de nuevo gobierno y nuevo Parlamento

4. Representar en este contexto, como uno de sus elementos constitutivos, el resultado que en organización y plataformas se haya obtenido de los procesos de lucha ideológica, el debate público abierto, sobre la relación entre FFAA y las consecuencias mostradas por la implantación del modelo neoliberal en Chile, en educación, en salud, en trabajo, etc. Así como los procesos de derechos humanos en los que conscriptos del 73 demandan su instrumentalización por parte de la oficialidad. NUNCA MÁS EN LAS FFAA. Como así también las plataformas sectoriales respecto de las condiciones específicas de la vida en las FFAA y sus propuestas de cambio.

5. El Programa del nuevo Gobierno: DEMOCRATIZAR TODO. El derecho de opción de las personas.

a) DEMOCRATIZAR LOS RECURSOS PARA EL DESARROLLO DEL PAÍS: Renacionalización del Cobre, base de los roles emprendedor y garantista de derechos del Estado, de base constitucional.

b) DEMOCRATIZAR EL DESARROLLO DE LAS PERSONAS EN CHILE:

a) Garantizar a las personas el derecho al trabajo, a la salud, a la previsión, a la educación, a la vivienda, a un ecosistema sano, a vivir en la diversidad social, cultural, étnica, de género, de opción sexual, religiosa.

c) DEMOCRATIZAR

LA

ECONOMÍA:

ROL

DEL

ESTADO

EMPRENDEDOR.

Tres

áreas

de

la economía: Social

(dirección obrera), Autogestión (participación y control obrero) y Privada (control obrero). Emprendimientos del estado en los ejes estratégicos de la economía: criterios de sustentabilidad económica, social y ecológica. Competencia por calidad y precio de productos. Competencia por calidad y salario con privados. Previsión:

Sistema estatal de excelencia, Sistema de autogestión comunitaria, Sistema de previsión privada. Salud: Sistema Estatal de Salud de excelencia, atención comunitaria, atención primaria, secundaria y terciaria. (fin a la municipalización), Sistema auto- gestionado de salud, Sistema Privado de salud. Educación: Sistema estatal de educación gratuita y de excelencia, a niveles pre escolar, básica, media y universitaria, Sistema Auto - gestionado de Educación, Sistema Privado de Educación. Sistema de viviendas estatal y de excelencia, Sistema de viviendas auto - gestionado, Sistema de viviendas privado.

d) DEMOCRATIZAR LA PRODUCCIÓN SOCIAL DE LA REALIDAD:

LAS COMUNICACIONES. Tres áreas: Prensa escrita nacional y regional: estatal, autogestión comunitaria, privada. Radio:

Frecuencia distribuidas en tres tercios, estatal, autogestión comunitaria y privada. Frecuencias de TV distribuidas en tres tercios: estatal, autogestión comunitaria y privada. Tv Cable:

tres tercios, estatal, autogestión comunitaria y privada.

e) DEMOCRATIZAR EL ESTADO: Nueva estructuración de los poderes del estado, elección universal y secreta de presidente y miembros de sistema parlamentario unicameral. Sufragio universal, inscripción directa y voto voluntario. Votación proporcional con circunscripciones geográficamente colindantes. Elección directa de intendentes y consejos regionales. Elección directa de alcaldes y Consejos Comunales. Establecimiento del Consejo Comunal de Trabajadores como la unidad organizativa del pueblo a nivel territorial, con representación en el Consejo Comunal. Voto revocatorio para toda autoridad elegida por sufragio universal y directo. Iniciativas legales ciudadanas con quórum proporcional de sus circunscripciones, en los niveles nacional, regional y local. Elecciones periódicas de autoridades del país, con derecho a reelección.

6. Nuevo Gobierno establecido, desde sus hechos como instrumento de profundización de los objetivos democráticos (letras a e), apoyando en sus avances la lucha ideológica por la conquista de la mayoría del pueblo y el aislamiento de los focos contrarrevolucionarios.

seguridad y defensa, culturales con Estados, gobiernos y pueblos democráticos y revolucionarios en América Latina.

8. También líneas de apoyo y solidaridad con movimientos democráticos y revolucionarios en lucha, en América Latina.