Sei sulla pagina 1di 7

ENSAYO

ENSAYO INTEGRANTE: Francisco Arroyo Valencia Educación Básica (v) Fecha: 06/06/2012 ESCUELA, HOGAR, COMUNIDAD,
ENSAYO INTEGRANTE: Francisco Arroyo Valencia Educación Básica (v) Fecha: 06/06/2012 ESCUELA, HOGAR, COMUNIDAD,

INTEGRANTE:

Francisco Arroyo Valencia Educación Básica (v) Fecha: 06/06/2012

ENSAYO

¿Por qué los alumnos y alumnas no aprenden?

“¿Qué es educar? El educar se constituye en el proceso en el cual el niño
“¿Qué es educar?
El educar se constituye en el proceso en el cual el niño o el adulto conviven con
otro y al convivir con el otro se transforma espontáneamente de manera que su
modo de vivir se hace progresivamente más congruente con el del otro en el
espacio de convivencia. El educar ocurre, por lo tanto, todo el tiempo; de manera
recíproca, como una transformación estructural contingente a una historia en el
convivir en el que resulta que las personas aprenden a vivir de una manera que se
configura según el convivir de la comunidad donde viven. La educación como
"sistema educacional" configura un mundo y los educandos confirman en su vivir
el mundo que vivieron en su educación. Los educadores, a su vez, confirman el
mundo que vivieron al ser educados en el educar.” (Maturana, 2001)
La educación es el área que permite el desarrollo social y personal de los
individuos, y quienes están a cargo de esta ardua labor son los docentes,
personas que han decidido volcar su vida a contribuir a la formación de otros,
logrando que se enfrenten y adapten a los cambios continuos que sufre el mundo.
El profesor es el principal ejecutor del proyecto de educación, y es sobre él, que
recae el peso de tan importante labor.
Dicho cometido no es simple: trae consigo un sin número de características
que implican entrega y compromiso a su responsabilidad, pero que no siempre es
ejecutada de la mejor forma, puesto se ha mermado la relevancia de su rol en las
escuelas y en la sociedad en general.
Una perspectiva de entendimiento a los problemas del sistema educativo
actual, pueden entenderse desde la vocación docente, la cual es “(…) ser sujeto,
no ser objeto" (Freire, 2002)
En primer lugar, porque no hay una decisión estamental heroica al respecto
de la educación en sí misma, ni un enaltecimiento de la profesión docente como
tal. Vamos por partes:

ENSAYO

Todo gobernante que pretenda ser estadista, debe tomar decisiones heroicas. Entendiendo este concepto como una
Todo gobernante que pretenda ser estadista, debe tomar decisiones
heroicas. Entendiendo este concepto como una decisión crucial de apoyo a alguna
actividad pública vital para el desarrollo de una sociedad. Es heroica porque, ante
la escasez de recursos y pese a lo que cueste al erario público, y a las presiones
de grupos de interés, se debe preferir por sobre otras, igual de sensibles
socialmente, y hacerse bien a la primera. Esta decisión heroica debe,
necesariamente tomarse sobre la Educación, ya que una mala educación hipoteca
el futuro de toda una sociedad.
La Educación es más relevante que la salud, la vivienda, la seguridad
social, la seguridad pública y cualquiera otra política de Estado, ya que un país
con gente educada y calificada, resuelve por añadidura todos los restantes
problemas o, a lo menos, los reduce en gran medida. La decisión heroica dice
relación con cambiar el modelo educativo según parámetros como, otorgarle un
status especial al profesorado.
“Tener educación significa tener oportunidades, ya que otorga a las
personas de cualquier edad el conocimiento, las aptitudes y la confianza que
necesitan para construir un futuro mejor. La educación es el seguro más elemental
para evitar la pobreza .” (UNESCO, 2012)

Los profesores debieran ser profesionales especiales y los mejores remunerados, al menos, a nivel del sector público, con una seguridad social, previsión médica y beneficios únicos, de tal forma que los docentes tengan “su vida resuelta” y sólo se dediquen a su labor pedagógica, en cursos que no superen los 15 alumnos, con horarios razonables y contratados en un único establecimiento educacional. Así y sólo así, se podrá realizar un trabajo personal constante enfocado a ser mejor, y por lo tanto, entregar amor, dedicación, conocimientos y valores humanos en aprendizajes significativos para sus alumnos y alumnas. (¡15 alumnos por curso! ¿Y si faltan profesores? La solución transitoria es sencilla. Con un adecuado nivel remuneratorio, muchos licenciados de otras

ENSAYO

carreras se volcarían gustosos a la pedagogía tras un curso intensivo en materias pedagógicas. Aparte que su acervo universitario adicional, sería un gran aporte a la cultura de los educandos.) Por su parte, ante esta notoria mejora, los profesores debieran retribuir, adquiriendo maestrías en psicología, sociología, economía, antropología, biología evolutiva, religiones comparadas, pensamiento crítico, ciencias políticas etc., con tal que puedan efectivamente desempeñarse en un sistema educacional que tiene por objeto generar un nuevo tipo de ciudadano. (Los aumentos adicionales de remuneraciones, por sobre el sueldo base ya aumentado según lo expuesto, dependería especialmente de estas especializaciones y sus resultados). Con la simple lógica de mercado, este sólo cambio en un aumento de nivel remuneratorio y de beneficios a los profesores, automáticamente significaría que los mejores egresados se vuelquen hacia las carreras pedagógicas y, en el lapso de una generación, gran parte de los mejores intelectos estarían pugnando por cursar las carreras de pedagogía. Dentro de este especial status, se debiera retomar un concepto similar al de las escuelas normalistas. Ser profesor de enseñanza básica y media debiera ser una carrera especial y a la cual se concursa no sólo por puntaje de PSU sino que por exámenes adicionales que acrediten cierta vocación básica y estabilidad psicológica acorde a la docencia. Además, se les dotaría de ciertas atribuciones públicas tales como, facultades especiales para denunciar abusos a menores, facultades inspectivas de los hogares donde exista el tema de violencia física o sicológica a los alumnos; atribuciones para requerir el auxilio de la fuerza pública, atribuciones para conducirlos a revisiones médicas; facultades de ministros de fe en ciertas materias y otras similares. De esa forma, los alumnos verían en el profesor una efectiva fuente de asesoría y protección. Como toda atribución conlleva un deber, los delitos cometidos por los profesores o abusos, en el ejercicio de su cargo, serían penados igualmente con una severidad especial. Por esta razón, todos los profesores deberían ser sometidos a chequeos psicológicos periódicos. El abuso o perjuicio a menores, cometidos por los garantes de un proceso educacional debiera ser uno de los peores delitos de una sociedad.

debiera ser uno de los peores delitos de una sociedad. ESCUELA, HOGAR, COMUNIDAD, APRENDIZAJE PROFESOR: MIGUEL

ENSAYO

La Encuesta Longitudinal Docente concluye sobre las remuneraciones del profesorado, que “los profesores con 44 horas semanales de trabajo (que en el caso del profesorado son siempre más) reciben en promedio un salario 35% menor que el de otros profesionales con la misma cantidad de horas de trabajo.” (Centro de Micro Datos, 2009) Ante esta situación, y por el contrario, si un profesor fuera bien remunerado, con potestades especiales, que se le considere profesional de primera clase, sin dificultades económicas, orgulloso de su profesión, asesor, protector y orientador, sería por sí mismo una fuente de ejemplo para los alumnos, que verían en el docente no a un fracasado, mal pagado o frustrado como ellos, sino a un ejemplo a seguir, una demostración concreta de los beneficios que puede entregar la educación bien aprovechada. Pensar que el sólo hecho de elevar a los profesores al status antes descrito, sin otro agregado adicional, significaría una mejora sensible y notoria en la educación de un país. Por tanto, a este modo de ver, mientras no se realice una restructuración como la señalada, veremos a jóvenes no idóneos para educar a otros haciéndose profesores, solamente porque el puntaje de su PSU les alcanzó para eso. Asimismo, mientras la remuneración no sea acorde al status que debería tener un profesor, seguiremos teniendo a profesores sin vocación o con una disminuida, debido a que sus esfuerzos no son compensados como se merece. Igualmente, mientras un profesor no adquiera un status social seguirá viéndose impotente ante alumnos que le ven como un fracasado, sea este un buen o mal profesor. No es extraño escuchar a un alumno decir: “¡profe’, ¿pa’ que quiere que estudie y venga a clases si yo gano lo que usted en un mes, sólo en un día salvándome en la calle?!” Para esta situación, al parecer no hay respuesta lógica posible, ya que este joven puede estar robando o vendiendo drogas, pero no hay duda que es más eficiente que el profesor a nivel material. Así, el problema radica en cómo darle a entender al alumno que adquirir conocimientos es una virtud en si misma. Esta reflexión no se pretende subestimar la labor docente, pues, al contrario, entender que existen razones palpables de por qué muchos profesores no realizan su trabajo con la dedicación que debiesen, pues no existe un incentivo

con la dedicación que debiesen, pues no existe un incentivo ESCUELA, HOGAR, COMUNIDAD, APRENDIZAJE PROFESOR: MIGUEL

ENSAYO

que les permita estar tranquilos en el ejercicio de su carrera elegida voluntariamente, y realizar sus clases con el compromiso y la entrega que corresponde en la formación de ciudadanos con espíritu crítico, fomentando en ellos la reflexión y el diálogo.

crítico, fomentando en ellos la reflexión y el diálogo. ESCUELA, HOGAR, COMUNIDAD, APRENDIZAJE PROFESOR: MIGUEL

ENSAYO

Referencias Bibliográficas

Centro de Micro Datos, Universidad de Chile (2009). Encuesta Longitudinal Docente, 2009. http://www.encuestalongitudinaldocente.cl/

Freire, Paulo (2002). Concientización: Teoría y Práctica de una Educción Liberadora. Buenos Aires, Editorial Galerna.

Maturana,

Humberto

(2001).

Emociones

y

Lenguaje

Política. (10° Edición) Editorial Dolmen.

en

Educación

y

UNESCO (2010). La Educación sí importa. Hacia el cumplimiento de los

(ODM).:

Objetivos

de

Desarrollo

del

Milenio