Sei sulla pagina 1di 74
UNIVERSIDAD DE CHILE FACULTAD DE CIENCIA FISICAS Y MATEMATICAS DEPARTAMENTO DE INGENIERIA CIVIL MODELACION HIDRODINAMICA

UNIVERSIDAD DE CHILE FACULTAD DE CIENCIA FISICAS Y MATEMATICAS DEPARTAMENTO DE INGENIERIA CIVIL

MODELACION HIDRODINAMICA DEL LAGO PEÑUELAS

TORADJI URAOKA ORLANDINI

COMISION EXAMINADORA

NOTA (Nº)

PROFESOR GUIA SR. YARKO NIÑO C.

:

PROFESOR CO-GUIA SRA. XIMENA VARGAS M.

:

PROFESOR INTEGRANTE SRA. IRMA VILA P.

:

PROFESOR INVITADO SR. GEORGE SEAL C.

CALIFICACIONES

(LETRAS)

FIRMA

MEMORIA PARA OPTAR AL TITULO DE INGENIERO CIVIL

SANTIAGO DE CHILE ENERO 2003

Resumen

El Lago Peñuelas, utilizado como embalse para producción de agua potable para la ciudad de Valparaíso, es alimentado básicamente por las precipitaciones de su cuenca aportante, mostrando grandes cambios en el volumen embalsado de una estación seca a otra lluviosa. Asimismo, se registran cambios de un año a otro, llegando en años secos a comprometer la decisión de prescindir de esta fuente por parte de las empresas sanitarias, las que deben recurrir a fuentes alternativas.

Debido a estas grandes variaciones estacionales e interanuales, se producen, por ejemplo, eventos críticos en que la disminución de volumen lleva asociado un aumento de las concentraciones de nutrientes, generando instancias en que el lago se acerca a un estado eutrófico, hecho perjudicial para el tratamiento posterior de las aguas. En este contexto, es importante caracterizar el comportamiento hidrodinámico que tiene el Lago Peñuelas, a través del análisis de las variables que están permanentemente forzando al sistema, tales como el viento, la radiación solar, precipitaciones, caudales afluentes y efluentes, entre otros, con el fin de conocer la estructura térmica y capacidad de mezcla del lago, factores que inciden sobre el nivel trófico del mismo.

Para resolver este problema, se implementó el modelo numérico DYRESM-CAEDYM que se adecua a las características geomorfológicas y geográficas del lago, y que es capaz de resolver las ecuaciones de los procesos que rigen el comportamiento del sistema, tales como los balances sobre el transporte de calor, masa y cantidad de movimiento. Se aplicó el modelo a dos períodos, el primero entre 1991 y 1993, y el segundo entre 1999 y 2002. Los períodos considerados tienen un distinto régimen de precipitaciones y vientos, generando así una respuesta diferente del modelo para distintos escenarios de factores forzantes del sistema.

El modelo fue calibrado con datos de terreno existentes, obtenidos de estudios anteriores, en conjunto con información obtenida de campañas de terreno efectuadas como parte de este estudio, entre octubre y noviembre del año 2002.

Los resultados de la modelación lograron reproducir procesos típicos que ocurren en los sistemas acuáticos, como la relación entre nutrientes y fitoplancton, los cuales permitieron realizar un seguimiento a los parámetros relacionados con la hidrodinámica y calidad del agua en el lago. Se observó que el fitoplancton es un factor de gran importancia en el control de los procesos internos del lago dado que interviene directamente en la distribución de luz hacia la columna de agua, balance de nutrientes y oxígeno, entre otros procesos.

Uno de los mayores alcances logrados con la modelación realizada consistió en que se logró estudiar en forma desagregada la biomasa de fitoplancton, obteniendo una caracterización adecuada del comportamiento estacional de cada uno de los grupos de algas considerados.

Según los análisis del Indice de Estado Trófico calculado en base a la concentración total de clorofila A, se concluye que a medida que el lago aumenta su cota, la calidad del agua muestra una leve tendencia a la mejoría, situación que se comparó para los distintos períodos. La suma de grandes eventos de lluvia en años consecutivos, muestra una respuesta del lago a mediano plazo en que se logran mejores características del agua embalsada desde el punto de vista de uso del recurso.

2

Indice

Nº Página

1.-

Introducción y Objetivos

4

1.1.- Introducción

4

1.2.-

Objetivos

6

2.-

Revisión Bibliográfica

7

3.-

Caracterización de la zona de estudio

18

3.1.-

Ubicación

18

3.2.-

Clima

18

3.3.-

Vegetación

19

3.4.-

Morfología

19

3.5.-

Geología

20

3.6.-

Suelos

20

3.7.-

Hidrografía

20

3.8.-

Planta de Tratamiento Peñuelas

20

4.-

Descripción del modelo DYRESM-CAEDYM

22

4.1.-

Descripción general modelo hidrodinámico DYRESM

22

4.2.-

Intercambio de calor

23

4.3.-

Intercambio de masa

24

4.4.-

Intercambio de cantidad de movimiento

25

4.5.-

Modelo ecológico y calidad del agua CAEDYM

27

5.-

Aplicación del modelo DYRESM-CAEDYM

30

5.1.-

Consideraciones generales

30

5.2.-

Ecosistema a modelar

30

5.3.-

Datos de entrada al modelo

31

5.4.-

Metodología de calibración

38

5.5.-

Calibración del modelo

39

6.-

Resultados y Análisis

44

6.1.-

Parámetros Físicos

44

6.2.-

Parámetros Químicos

50

6.3.-

Parámetros Biológicos

54

6.4.-

Indice de Estado Trófico

59

7.-

Conclusiones y Comentarios

62

8.-

Referencias Bibliográficas

64

 

ANEXOS

 

Anexo A: Interfaz del programa

66

Anexo B: Modelación física

67

Anexo C: Medición de algas

69

3

1.- Introducción y Objetivos

1.1.- Introducción

El lago Peñuelas es un embalse artificial, construido entre los años 1895 y 1900, creado por gestión del Presidente de la República, el Sr. Federico Errázuriz, con el objeto principal de abastecer de agua potable a los sectores altos de las ciudades de Valparaíso y Viña del Mar. Desde hace varios años, sin embargo, se utiliza sólo como una fuente suplementaria de agua potable, aportando cerca del 10% del agua destinada para el consumo de la ciudad de Valparaíso.

En el año 1952 se creó la Reserva Nacional Lago Peñuelas con un área total de 9.260 hectáreas, la cual es administrada por CONAF.

Una característica del lago Peñuelas es que tiene una gran variabilidad del volumen de agua embalsado, ya sea de forma interanual o estacionalmente, debido principalmente a que su principal alimentación es el aporte de aguas lluvias en la cuenca tributaria, quedando básicamente regulado por las condiciones meteorológicas del sector y su explotación para el abastecimiento de agua potable.

Bajo estas condiciones, la situación del lago es extremadamente sensible, por lo que en años secos la empresa de servicios sanitarios LAGO PEÑUELAS S.A., dueña de la planta de tratamiento de agua potable, en conjunto con ESVAL S.A. que es la empresa encargada de la operación de la planta, restringe el uso de esta fuente, empleando otras alternativas del sistema interconectado de Valparaíso.

Se han registrado casos críticos respecto al bajo volumen de agua embalsado, como el ocurrido en el año 1995, en el que se tuvo que prescindir del abastecimiento de agua potable desde el lago Peñuelas, ya que éste tenía cerca de 3 millones de metros cúbicos (de un máximo de 95 millones de metros cúbicos) y la cota del lago se encontraba sólo a pocos centímetros por sobre el nivel normal de captación. Esta situación obligó a bombear agua de otras fuentes, proceso que encarece notablemente la producción. Algo muy distinto ocurrió entre los años 1984 y 1987, en que el volumen embalsado llegó a los 85 millones de metros cúbicos, muy cercano de la capacidad máxima del lago.

En el año 1993 un estudio del MOP-DGA en conjunto con el Departamento de Ciencias Ecológicas de la Universidad de Chile, concluyó que el estado del lago era eutrófico, sin embargo, ésta podía ser sólo una condición transitoria debido al bajo volumen de agua embalsado en el período de estudio. Este estado trófico se considera perjudicial para el tratamiento de aguas, debido a que se reduce la eficiencia de los métodos de filtración, elevando los costos asociados a este proceso, principalmente por la necesidad de adicionar una dosis de coagulantes mucho mayor de la habitual.

En consecuencia, es de suma relevancia estudiar la variabilidad interanual y estacional de las variables que condicionan la hidrodinámica del lago, con el fin de modelar la respuesta y comportamiento de ésta frente a cambios en los parámetros que están permanentemente forzando al sistema, tales como el viento, la radiación solar, precipitaciones, caudales afluentes y efluentes, entre otros.

4

La hidrodinámica del lago se puede estudiar en forma general según el esquema mostrado en la Figura 1.1, en que se observan los principales procesos que determinan el comportamiento térmico y dinámico del cuerpo de agua. La distribución de temperatura puede llegar a representar en forma importante la cantidad de energía potencial que tiene el lago, hecho que se refleja en el grado de estratificación y estabilidad en la estructura vertical. Por otro lado, los efectos del viento, afluentes y efluentes, los cuales aportan energía cinética, se ven reflejados en la turbulencia y las corrientes, que generan transporte dentro del medio acuático.

Figura 1.1.- Procesos hidrodinámicos y térmicos.

Figura 1.1.- Procesos hidrodinámicos y térmicos. Estos procesos son los principales encargados de efectuar el

Estos procesos son los principales encargados de efectuar el transporte de calor, masa y cantidad de movimiento, los cuales afectan directa o indirectamente a los procesos fisicoquímicos y biológicos que ocurren en el medio acuático. El rol que cumple la hidrodinámica del lago permite relacionarla con la presencia de fitoplancton a través de la posibilidad que se generen las condiciones para su crecimiento. De esta forma se obtiene un panorama global en que la abundancia de fitoplancton o nivel trófico dependen de forma importante del comportamiento hidrodinámico del lago

En la Figura 1.2 se muestran los principales factores que condicionan el crecimiento del fitoplancton, y cómo éstos se relacionan con los procesos de transporte. Cabe señalar, que dentro del presente estudio, se hace particularmente importante la abundancia del fitoplancton como variable para evaluar la calidad de agua, ya que permite estimar el nivel trófico del lago.

Figura 1.2.- Factores que condicionan al Fitoplancton

de agua, ya que permite estimar el nivel trófico del lago. Figura 1.2.- Factores que condicionan

5

1.2.- Objetivos

El objetivo principal del trabajo fue el estudio del comportamiento hidrodinámico del Lago Peñuelas, en respuesta a los elementos forzantes del sistema como el viento, la radiación solar, precipitaciones, etc., de manera de establecer un modelo numérico capaz de predecir su comportamiento.

Específicamente, se implementó el modelo numérico DYRESM-CAEDYM para analizar los elementos forzantes del sistema y resolver la estructura térmica del lago. Este modelo fue calibrado mediante datos de terreno existentes, con lo que se verificó su validez y se obtuvieron recomendaciones sobre su uso.

El análisis del comportamiento termo-hidrodinámico del lago fue complementado con la modelación de parámetros de calidad de agua y de abundancia de fitoplancton, medida como concentración de clorofila-A, debido a que el Lago Peñuelas es una reserva de agua potable y es de vital importancia verificar las condiciones de la calidad de sus aguas si se modifican las condiciones ambientales del sistema, como por ejemplo la ocurrencia de un año muy seco o eventos prolongados de ausencia de vientos. Este análisis se realizó haciendo un seguimiento a algunas variables físicas, químicas y biológicas que son representativas de los procesos que ocurren en el lago, obteniendo una visión general de la calidad de sus aguas y de su estado trófico.

6

2.- Revisión Bibliográfica

El comportamiento hidrodinámico de un lago o embalse depende básicamente del intercambio de masa, calor y cantidad de movimiento con el medio. Este intercambio está asociado a procesos específicos que ocurren en la naturaleza, como lo son la incidencia de radiación solar, el régimen de vientos y las precipitaciones, entre otros. En consecuencia, ante cualquier variación en los mecanismos de intercambio, el lago potencialmente va a modificar su respuesta.

En muchos lagos la energía solar que incide sobre la superficie libre es suficiente para ejercer una variación en la densidad a través de un aumento en la temperatura de la zona superficial, generando un estrato superior liviano y un estrato inferior más pesado debido a sus aguas más frías. Esta condición representa una conversión de energía térmica en una estabilidad mecánica, efecto de gran importancia para los procesos de mezcla en el lago. Esta situación se traduce como una pugna, en que la estabilidad generada por la diferencia de densidades inhibe el intercambio de masa, calor y cantidad de movimiento entre las capas superficial y profunda, en tanto que el viento y los caudales afluentes aportan energía mecánica, que dependiendo de sus duraciones y magnitudes, pueden generar una mezcla total o parcial de estas capas.

En el caso en que el lago presente una estratificación térmica, en general, se pueden reconocer tres zonas: el epilimnion, el hipolimnion y el metalimnion (ver Figura 2.1).

Epilimnion: es el estrato superior menos denso, relativamente homogéneo en temperatura, con bastante circulación y turbulencia en sus aguas.

Hipolimnion: es el estrato más cercano al fondo, más denso y frío, y que mantiene aguas relativamente inmóviles. Homogéneo en temperatura.

Metalimnion: es el estrato de transición, caracterizado por el marcado gradiente de temperaturas entre el epilimnion y el hipolimnion.

Figura 2.1.- Zonas características de una estratificación térmica.

Zonas características de una estratificación térmica. Basándose en las características térmicas y de

Basándose en las características térmicas y de circulación, tal como se muestra en la Figura 2.2, se pueden clasificar, en forma general, seis tipos de lagos: amictico, monomictico frío, dimictico, monomictico cálido, oligomictico y polimictico.

7

Amíctico: es el lago que está constantemente cubierto de hielo.

Monomíctico frío: es el lago en el que el agua nunca supera los 4ºC, con un solo período de circulación en verano.

Dimíctico: tiene circulación dos veces al año, en otoño y primavera. En verano e invierno se encuentra estratificado.

Monomíctico cálido: tiene circulación en invierno, permaneciendo con una estratificación estable el resto del año. Su temperatura es superior a 4ºC.

Oligomíctico: tiene una estratificación térmica, y el enfriamiento del ambiente es capaz de generar la circulación sólo en períodos con intervalos irregulares.

Polimíctico: está continuamente mezclándose, debido a grandes oscilaciones de temperatura en ciclo día-noche, por efectos del viento o variaciones del medio que inducen una circulación convectiva suficiente para generar la mezcla.

Figura 2.2.- Clasificación de las características térmicas y de circulación, propuestas por Hutchinson y Loffler en 1956 (Wetzel, 1983).

propuestas por Hutchinson y Loffler en 1956 (Wetzel, 1983). Una forma de cuantificar el grado de

Una forma de cuantificar el grado de estratificación y capacidad de mezcla de un cuerpo de agua, es utilizando un parámetro adimensional conocido como Nº de Richardson, que se define como la razón entre la energía potencial requerida para la mezcla y la disponibilidad de energía cinética turbulenta para mezclar. El Nº de Richardson se calcula según la ecuación 2.1.

Ri

=

ρ

D

ρ

0

u

2

*

donde:

ρ

ρ

: Diferencia de densidades entre el hipolimnion y el epilimnion.

0 : Densidad del epilimnion.

D

u

*

: Espesor del epilimnion.

: Velocidad de corte inducida por el viento en superficie.

8

(2.1)

Cuando el viento sopla por un tiempo suficientemente largo, es posible estimar una tasa de profundización de la capa superficial debido a la mezcla turbulenta generada por el viento. La tasa de profundización del estrato superficial depende de la magnitud del viento y del grado de estratificación representado por el Nº de Richardson. Imberger y Patterson (1990) presentan una relación para el cálculo de la tasa de profundización, presentada en la ecuación (2.2).

dD

dt

= C u Ri

*

1

donde:

C

: Constante (=0,07).

u

Ri

*

: Velocidad de corte inducida por el viento en superficie. : Nº de Richardson.

(2.2)

Para lagos en que no se observa una estratificación térmica estacional, el mecanismo de profundización de la capa superficial cobra importancia, ya que mediante este proceso se pueden generar diferencias de temperatura entre la superficie y algún estrato inferior, generando una termoclina sub-diaria.

Martin y McCutcheon (1999) proponen una forma gráfica (ver Figura 2.3) para estimar la profundidad de la mezcla turbulenta inducida por el viento. La profundidad depende de la magnitud del viento y de la radiación solar incidente.

Figura 2.3.- Profundidad potencial de la mezcla inducida por el viento.

Profundidad potencial de la mezcla inducida por el viento. Se aprecia que para lagos somero s

Se aprecia que para lagos someros se pueden generar fácilmente las condiciones para mezclar

la totalidad de la columna de agua, por lo que para el lago Peñuelas, dada su relativamente baja

profundidad (máximo de 15 metros), este mecanismo puede constituir un factor de gran importancia en la capacidad de mezcla y desarrollo de procesos internos en el lago.

De los estudios hechos en el lago Peñuelas, uno de los más importantes es el informe MOP-DGA

y Universidad de Chile (1993), correspondiente a un estudio enmarcado en el plan de la red

9

nacional de control de lagos. El principal objetivo fue llevar a cabo un diagnóstico de la calidad limnológica del embalse Peñuelas.

Gran parte de este estudio se concentra en el muestreo de un amplio espectro de variables, entre las que se cuentan parámetros físicos, químicos y biológicos. Para ello se escogieron 3 estaciones, cada una ubicada en distintas cubetas que conforman el embalse, tal como se muestra en la Figura 2.4.

Figura 2.4.- Ubicación de las estaciones limnológicas estudio MOP-DGA y Universidad de Chile.

limnológicas estudio MOP-DGA y Universidad de Chile. En cada una de las 3 estaciones se midieron

En cada una de las 3 estaciones se midieron parámetros físicos, químicos y biológicos en el lugar y/o se tomaron muestras para el posterior análisis en laboratorio. Se realizaron cuatro muestreos entre enero de 1991 y enero de 1992. En la Tabla 2.1 se muestra un resumen de las mediciones efectuadas en esas cuatro oportunidades, cada valor representa un promedio de todas las mediciones efectuadas en el lago.

Tabla 2.1.- Resumen de parámetros medidos en el estudio DGA-U. De Chile.

Parámetro/ Fecha

Unidad

17-Ene-91

08-May-91

06-Ago-91

02-Ene-92

 

NH3

µg/l

44.38

35.03

182.71

56.44

 

NO3

µg/l

70.92

89.53

305.14

54.09

 

NO2

µg/l

<.1

<.1

14.70

<.1

N

total

µg/l

1531.78

1303.14

1086.57

1212.38

P

total

µg/l

78.78

56.83

22.13

50.10

 

PO4

µg/l

15.34

4.51

2.33

6.66

 

Silice

µg/l

128.02

54.11

87.71

72.26

 

DBO5

mg/l

6.82

5.54

10.07

3.84

Mat. Org.

%

66.16

72.11

72.79

64.63

 

OD

mg/l

9.08

8.89

10.19

8.51

Temperatura

ºC

23.19

13.43

10.57

23.18

 

pH

-

7.50

7.46

6.98

8.04

Cond. Esp.

µMhos/cm

239.67

251.57

173.14

187.63

Disco Secchi

m

0.64

0.57

0.90

0.70

Clorofila A

µg/l

13.17

21.23

13.33

22.88

10

Entre los resultados obtenidos, se observa en los registros de temperatura que el lago en invierno prácticamente no tiene diferencias entre la superficie y el fondo, ni existe tampoco una diferencia significativa entre estaciones. En la época de verano se midieron diferencias de hasta 3ºC entre la superficie y el fondo, diferencia que responde al ciclo diario de calentamiento superficial de la columna de agua. A partir de estos resultados puede concluirse que el lago Peñuelas no presenta una estratificación estacional en ninguna época del año.

Dentro del diagnóstico del MOP-DGA y la Universidad de Chile se logró concluir, de acuerdo a los resultados del cálculo del índice trófico, que el embalse Peñuelas presentó durante el período de mediciones un estado eutrófico. Además, las diferencias entre estaciones para este índice fueron pequeñas, por lo que se puede considerar que el embalse se comportó en forma homogénea. Esta homogeneidad se puede atribuir a que el embalse presentó un bajo volumen de agua embalsada, lo que facilita que la acción del viento aumente la capacidad de mezcla en el sistema.

Olguín y Domínguez (1995), realizaron un trabajo en el sector poniente del embalse Peñuelas destinado a estudiar las corrientes, turbulencia y la distribución de algas.

La hipótesis del trabajo fue que la distribución espacial de algas en el sistema es definida por la interacción de los procesos de advección y/o turbulencia con las tendencias de flotamiento o sedimentación de las algas.

El objetivo fue estimar el patrón de corrientes superficiales y la turbulencia inducida por el viento, estableciendo así el efecto de estos factores sobre la distribución espacial de las algas de mayor abundancia.

Para la metodología experimental y toma de muestras, el trabajo se enfocó en el sector oeste del lago Peñuelas (ver Figura 2.5), que corresponde al brazo con mayores profundidades. El muestreo destinado a caracterizar la distribución de microalgas se realizó en febrero de 1990, en tanto que los muestreos para obtener la visión sinóptica de las corrientes superficiales se obtuvo mediante 30 salidas a terreno durante el año 1989.

Figura 2.5.- a) Ubicación del sector de la represa y zona de referencia dentro del embalse. b) Posición geográfica de las estaciones donde se realizó el muestreo de algas y mediciones de corrientes.

b) Posición geográfica de las estaciones donde se realizó el muestreo de algas y mediciones de

11

Para estimar las corrientes inducidas por el viento se utilizaron derivadores, en tanto que la turbulencia fue estimada a partir de perfiles de temperatura. El fitoplancton fue recolectado en 8 estaciones litorales y 3 estaciones limnéticas utilizando mediciones en la vertical con un espaciamiento de 2 metros. El muestreo fue realizado 2 veces al día, antes y después del efecto del viento.

Las mediciones de temperatura (ver Figura 2.6) muestran una diferencia entre la superficie y el fondo, que en el mayor de los casos llega a 2ºC. Esta leve diferencia no representa una estratificación térmica estacional, sino más bien es la respuesta a un ciclo sub-diario del calentamiento de la masa de agua. En el mismo gráfico se muestra la frecuencia boyante de Brunt Väisälä (N 2 ) que representa el grado de estratificación.

Figura 2.6.- Perfiles verticales de temperatura (ºC) en línea continua, y la frecuencia boyante N 2 (1/seg 2 ) en línea segmentada.

boyante N 2 (1/seg 2 ) en línea segmentada. En Peñuelas se ha detectado un total

En Peñuelas se ha detectado un total de 113 especies de microalgas, siendo las más abundantes para el período 1983 ~ 1984 Microcystis incerta y Anabaena circinalis, ambas especies cianofíceas, aunque en otros períodos domina Microcystis aeruginosa (Navarro y Avaria, 1971). La diatomea Melosira granulata domina desde enero a agosto y la especie dinoflagelada Peridinium sp. aparece esporádicamente (Olguín y Domínguez, 1995).

En las Figuras 2.7, 2.8 y 2.9 se muestran las distribuciones superficiales y verticales de las abundancias relativas de las microalgas antes y después de la acción del viento. La secuencia de vectores indica la historia de los vientos del día a partir de las 9 AM.

12

Figura 2.7.- Distribución superficial y vertical de algas Anabaena sp. y Peridinium sp.

superficial y vertical de algas A n a b a e n a s p .

13

Figura 2.8.- Distribución superficial y vertical de algas Melosira granulata y Microcystis incerta.

M e l o s i r a g r a n u l a t

14

Figura 2.9.- Distribución superficial y vertical de algas Melosira granulata y

Microcystis aeruginosa.

superficial y vertical de algas M e l o s i r a g r a

15

Los resultados del trabajo mostraron que la dinámica del agua fue caracterizada principalmente por la circulación horizontal. Por lo que se prueba que durante el período de análisis, el mecanismo de advección inducido por el viento es el más importante para el transporte de algas.

La distribución espacial de las algas, junto con el registro de la historia de los vientos del día, muestran la respuesta de algunas especies en particular. En escalas por debajo de 1 día fueron detectados desplazamientos a sotavento de algas flotantes y móviles ( Microcystis aeruginosa, Anabaena circinalis y Peridinium sp.), sólo en algunas pequeñas bahías. Además, se observaron otros tipos de comportamiento, por ejemplo, la Melosira granulata presentó una estratificación vertical, debido a su alta tasa de sedimentación, en tanto que la Microcystis incerta no presentó ningún patrón definido.

Se ha investigado también sobre los modelos existentes que han sido utilizados para el estudio de la hidrodinámica de los lagos. En este contexto de la Fuente y Niño (2001) realizaron una modelación numérica que tuvo por objetivo caracterizar la estructura vertical de la temperatura en el embalse Rapel y cómo ésta varía en el tiempo, la cual es afectada principalmente por los efectos meteorológicos e hidrológicos del sector.

Se ha utilizado un modelo numérico unidimensional llamado DYRESM, desarrollado por el Centre for Water Research de la Universidad de Western Australia. Dicho modelo permite predecir el comportamiento de la estructura térmica vertical del cuerpo de agua, considerando los factores que la afectan, tales como la radiación solar, vientos, caudales afluentes, efluentes y precipitaciones, entre otros.

Básicamente la información con la que se trabajó corresponde al promedio diario de las variables meteorológicas e hidrológicas, para el período comprendido entre enero de 1989 y enero de 1991. Asimismo los resultados del modelo se expresan en forma diaria.

Dentro de la modelación se efectuó un experimento numérico que tuvo por objetivo estimar la variación sinusoidal sub-diaria de la radiación solar, de manera que se pudo inferir el efecto de las variaciones de temperatura entre el día y la noche.

Los resultados obtenidos en las simulaciones logran caracterizar el comportamiento de la estructura térmica del embalse Rapel en forma bastante aproximada a las mediciones efectuadas en terreno. De esta forma se logró constatar, tal como se muestra en la Figura 2.10, que en el verano se produce una estratificación termal con una termoclina ubicada a 35 metros sobre el fondo, posición que coincide con la cota a la que se realiza la extracción de caudales desde el embalse.

16

Figura 2.10.- Simulación de la estructura térmica del embalse Rapel

Simulación de la estructura térmica del embalse Rapel Los resultados de la simulación sub-diaria muestran que

Los resultados de la simulación sub-diaria muestran que superpuesta a la termoclina estacional se encuentra una termoclina diaria más cercana a la superficie.

Se concluye que la posición de la extracción de caudales es fundamental para determinar la posición de la termoclina en el período de verano. Así, se propone que como el control de la termoclina afecta los procesos de mezcla, se puede también controlar en cierto grado la calidad del agua del embalse.

17

3.- Caracterización de la zona de estudio

3.1.- Ubicación

El embalse está situado aproximadamente a 12 km al S.E de la ciudad de Valparaíso (ver Figura 3.1), en la V región del país, ubicándose en los 33° 10’ de latitud sur y 71° 29’ de longitud oeste y a una altitud de 347 m.s.n.m.

3.2.- Clima

Figura 3.1.- Ubicación de la zona de estudio.

3.2.- Clima Figura 3.1.- Ubicación de la zona de estudio. El clima de esta zona está

El clima de esta zona está comprendido, según la clasificación climática de Koeppen, en la división “clima templado cálido con humedad suficiente” y en la subdivisión de “lluvias invernales y estación seca prolongada”, ya que comprende una zona de transición, con lluvias de invierno y una estación seca bien marcada, en meses de verano, y que puede extenderse entre 6 y 8 meses.

La precipitación es estacional, con máximas en invierno, iniciándose a fines de otoño y extendiéndose hasta agosto. La precipitación es de alrededor de 500 mm/año, de la cual el 80% se registra entre mayo y agosto. En la Figura 3.2 se muestra la precipitación media mensual en Valparaíso, considerando la estadística del año 1899 hasta el año 1991 (Estación Valparaíso, 33º01’ S, 71º38’ W, 41 m.s.n.m.).

La temperatura media anual es de 14ºC, la máxima media varía entre 25ºC~30ºC, y la mínima media es de 5ºC, rara vez bajando de 0ºC (ICSA y CONAF, 1980).

18

Figura 3.2.- Precipitación media mensual en Valparaíso.

Precipitación media mensual, Valparaíso (mm)

130 120 110 100 90 80 70 60 50 40 30 20 10 0 abril
130
120
110
100
90
80
70
60
50
40
30
20
10
0
abril mayo junio
julio agosto septiembre
octubre
noviembre
diciembre enero febrero marzo
Precipitación media (mm)

3.3.- Vegetación

La vegetación está representada básicamente por 3 agrupaciones características:

El bosque mixto: con especies como: quillay, peumo, litre, boldo, molle, trevo y espino. El matorral ripario: romero, zarzamora y rosa mosqueta. El bosque y matorral espinoso caducifolio: algarrobo y espino. Además existen plantaciones de diversas especies tanto nativas como introducidas.

3.4.- Morfología

Tal como se muestra en la Figura 3.3, el embalse se encuentra ubicado en una cuenca cerrada, formada por dos cordones de cerros paralelos, orientados de Sur-Este a Nor-Este, con una extensión de 17 km. Ambos flancos están unidos por cerros en el límite Este de la reserva. La mayor altura corresponde a los 613 m.s.n.m. del cerro Mutilemu. A continuación de la cadena de cerros que circunda la hoya hidrográfica del lago y en casi la totalidad de los pie de cerros y entre las quebradas se encuentran formaciones de extensión variable de lomajes y piedemontes. Entre éstos y el espejo de agua se ubican las planicies (CONAF, 1986).

Figura 3.3.- Vista aérea del Lago Peñuelas.

Entre éstos y el espejo de agua se ubican las planicies (CONAF, 1986). Figura 3.3.- Vista

19

3.5.- Geología

La cuenca se localiza dentro de la cordillera de la Costa y forma parte del Batolito granodiorítico de posición intermedia. Geomorfológicamente es una hoya hidrográfica limitada por cerros de altitud moderada. Debido a la dinámica del área, se han definido numerosos planos de sedimentación, con aportes de material desde los cerros hacia el valle, el cual está conformado básicamente por una llanura de sedimentación, antiguamente cubierta por un lago, del que el actual lago Peñuelas pasa a ser un remanente (ICSA y CONAF, 1980).

3.6.- Suelos

La cuenca presenta dos tipos de suelos:

Suelos rojos granítico-arcillosos que cubren una superficie de 4964 ha, y suelos depositacionales, que ocupan piedemontes, valles intermontanos y llanura inferior. Los suelos de cerros y lomas presentan una gran susceptibilidad a la erosión, debido a la presencia de grava en el perfil, el tipo de coloide arcilloso y la debilidad del sustrato granítico (CONAF, 1986).

La formación geológica junto con las características del suelo, generó a través de la depositación, estratos de baja permeabilidad, impidiendo la infiltración y el transporte efectivo de aguas subterráneas.

3.7.- Hidrografía

Hidrológicamente, se han identificado 85 subcuencas, definidas por la presencia de un cauce principal, en la reserva forestal Peñuelas. De acuerdo a los indicadores hidrológicos utilizados para clasificar las subcuencas y sus cauces (capacidad, pendiente media de la subcuenca y del cauce, factor de forma), se puede concluir que la mayoría son extremadamente sensibles a las precipitaciones intensas. Por ello, su comportamiento hidrológico es preponderantemente de tipo torrencial. El 60% de los suelos posee propiedades favorables al escurrimiento superficial, lo cual ayuda al escurrimiento de aguas lluvia hasta los cauces de drenaje (CONAF, 1986).

3.8.- Planta de tratamiento de agua potable

La producción de agua potable comienza con la extracción efectuada por la torre de captación, la cual permite escoger el nivel desde donde se desea obtener el agua (ver Figura 3.4). Posteriormente, el agua es conducida hacia la planta de tratamiento.

20

Figura 3.4.- Esquema del mecanismo de extracción de agua.

Figura 3.4.- Esquema del mecanismo de extracción de agua. Todo el proceso de tratamiento es controlado

Todo el proceso de tratamiento es controlado gravitacionalmente, por lo que se tienen reducidos costos de energía en comparación a las demás fuentes de agua potable para Valparaíso.

La planta de tratamiento está conformada básicamente por la torre de captación (ver Figura 3.5), una cámara de aireación, una cámara de coagulación, estanques de floculación- sedimentación, filtros rápidos, filtros lentos y una cámara de desinfección donde se suministra cloro y flúor.

Figura 3.5.- Torre de captación y puente de acceso.

una cámara de desinfección donde se suministra cloro y flúor. Figura 3.5.- Torre de captación y

21

4.- Descripción del modelo DYRESM-CAEDYM

La estructura básica de la simulación se construye con DYRESM (Dynamic Reservoir Simulation Model), que es un modelo hidrodinámico unidimensional para lagos y embalses, el cual es usado para predecir la variación de la temperatura, densidad y salinidad del agua en función de la profundidad y del tiempo.

Por otro lado, CAEDYM (Computational Aquatic Ecosystem Dynamics Model) es un programa de modelación ecológica y de calidad del agua, que está orientado al estudio del nivel trófico de un cuerpo lacustre, utilizando variables como los nutrientes, fitoplancton y zooplancton. CAEDYM esta diseñado para ser ejecutado en conjunto con una serie de modelos hidrodinámicos, entre los cuales está DYRESM.

En el presente estudio se utiliza una versión acoplada, llamada DYRESM-CAEDYM que resuelve conjuntamente la estructura térmica y parámetros fisicoquímicos y biológicos que permiten realizar un seguimiento al comportamiento del lago.

4.1.- Descripción general del modelo hidrodinámico DYRESM

Según el esquema propuesto (Ver Figura 4.1), el cuerpo de agua es representado por una serie de capas horizontales en las que no se tiene variación lateral o longitudinal de las propiedades físicas, químicas o biológicas del agua, de esta forma, el perfil vertical de cualquier propiedad en la columna de agua es obtenido de los valores de esa propiedad en cada capa

La unidimensionalidad del modelo se basa en que se supone que las variaciones verticales cumplen un rol mucho más importante que las variaciones en el plano horizontal.

Las capas que conforman la estructura del cuerpo de agua son de distinto espesor, y dependiendo del intercambio de afluentes y efluentes, éstas se acomodan de acuerdo al cambio de volumen. La mezcla es modelada por la fusión de capas adyacentes y su espesor es ajustado dinámicamente para asegurar que se obtenga una resolución adecuada.

Figura 4.1.- Representación por capas horizontales.

Figura 4.1.- Representación por capas horizontales. Los mecanismos más importantes que influyen en el

Los mecanismos más importantes que influyen en el comportamiento del lago o embalse, son el intercambio de calor, masa y cantidad de movimiento. Estos intercambios a través de la superficie son los que aportan la mayor parte de la energía que permite calentar, mezclar o estratificar el lago.

22

4.2.- Intercambio de calor

Los principales flujos de energía que interactúan con el cuerpo de agua, tal como lo muestra la Figura 4.2, son la radiación solar de onda corta, la radiación de onda larga emitida por la atmósfera, la radiación de onda larga emitida por la capa superficial, la transferencia en calor latente por evaporación, transferencia de calor sensible por advección y el calor que aportan o extraen del sistema los caudales afluentes o efluentes.

Figura 4.2.- Esquema del intercambio de calor.

o efluentes. Figura 4.2.- Esquema del intercambio de calor. La radiación media diaria emitida por el

La radiación media diaria emitida por el sol se puede representar por una función sinusoidal de la siguiente forma:

Q

sw

= A k (t ) sen(ω t β )

+B

(4.1)

donde:

A, B, β , ω

: Constantes.

k (t )

: Factor de atenuación debido a la nubosidad.

El flujo total de radiación de onda larga puede ser estimado de las condiciones atmosféricas.

donde:

( lw )

r a

Q

lw

=

(1

(

a

r

lw

)

)

(1

+

0.17

C

2

)

ε

a

(

T

a

)

4

σ T

a

ε

w

4

σ T

w

: albedo para radiación de onda larga.

C : Fracción de cielo cubierto (0C1).

ε

a

,

ε

w

T , T

a

w

: Emisividad del aire y del agua, respectivamente.

: Temperatura del aire y del agua, respectivamente.

σ : Constante de Stefan-Boltzman.

(4.2)

El flujo de calor sensible perdido desde la superficie del lago puede ser escrito como:

Q

sh

=

C

s

ρ

a

C

p

23

U

a

(

T

a

T

w

) ⋅ ∆

t

(4.3)

donde:

C

s

: Coeficiente de transferencia de calor sensible.

ρ

a

: Densidad del aire.

C

p

: Calor específico del aire.

U a : Velocidad del viento en la superficie del agua.

T , T

a

w

t

: Temperatura del aire y del agua, respectivamente.

: Intervalo de tiempo considerado.

El flujo de calor latente debido a la evaporación está dado por:

donde:

P

C

L

ρ a

L

E

Q

lh

=

min 0 ,

0.622

P

C

L

ρ

a

L U

E

a

(

e

a

e

: Presión atmosférica.

: Coeficiente de transferencia de calor latente.

: Densidad del aire.

: Calor latente de vaporización del agua.

U a : Velocidad del viento en la superficie del agua.

e a : Presión de vapor del aire.

: Presión de vapor de saturación.

e

s

4.3.- Intercambio de masa

s

)

⋅ ∆t

(4.4)

El intercambio de masa queda determinado básicamente por la precipitación directa sobre el espejo de agua, la evaporación, el caudal afluente debido a la precipitación sobre la cuenca aportante y por la extracción de agua para la producción de agua potable (Ver Figura 4.3).

Figura 4.3.- Esquema del intercambio de masa.

Figura 4.3). Figura 4.3.- Esquema del intercambio de masa. El volumen que aporta la precipitación directa

El volumen que aporta la precipitación directa sobre el espejo de agua se calcula como:

M

lluvia

= ρ

24

A r

(4.5)

donde:

ρ

: Densidad del agua.

A

: Area del espejo de agua.

r

: Precipitación diaria.

La pérdida de masa por evaporación debido al flujo de calor latente es calculada como:

donde:

Q

lh : Flujo de calor latente.

M

evaporación

= −

Q lh

A

L

e

A : Area del espejo de agua.

L

e

: Calor latente de vaporización del agua.

(4.6)

Al considerar el efecto de los caudales como aportes o extracciones directas de un volumen de agua determinado, se determina el balance de masa total:

M

T

= ∆M

lluvia

+ ∆M

evaporación

+ ∆M

afluente

+ ∆M

extracción

4.4.- Intercambio de cantidad de movimiento.

(4.7)

En el modelo se consideran cinco mecanismos que intercambian cantidad de movimiento entre el medio y el cuerpo de agua. Estos son el esfuerzo de corte inducido por el viento que sopla en superficie, la agitación por efectos turbulentos, la circulación convectiva, la mezcla local que se produce por la diferencia de densidad del caudal afluente y la perturbación local que genera una extracción puntual.

El primer mecanismo consiste en que la energía cinética se transfiere desde las capas superiores hacia las capas inferiores (ver Figura 4.4). Para el cálculo de la velocidad de la capa superficial

U

N

se utilizan las expresiones (4.8) y (4.9). Eso permite ajustar la velocidad y momentum en

cada uno de los estratos de la columna de agua.

U

N

=

2

*

⋅ ∆

u

Z

N

t

(4.8)

donde:

u * : Velocidad de corte inducida por el viento en superficie.

Z

N : Espesor de la capa superficial del modelo.

donde:

1

C

ρ a

2

= ⎜

u D

*

ρ

N

C

ρ

ρ

U

D

a

N

10

: Coeficiente de roce.

: Densidad del aire.

: Densidad del agua de la capa superficial.

: Velocidad del viento a 10 m de altura.

25

U

10

(4.9)

Figura 4.4.- Esquema del intercambio de cantidad de movimiento inducido por el viento.

de cantidad de movimiento inducido por el viento. La agitación se produce cuando el viento aplica

La agitación se produce cuando el viento aplica una energía cinética turbulenta sobre el cuerpo de agua, generando una profundización de la capa superficial, tal como se ve en la Figura 4.4. Esta energía se calcula como:

E agitación

=

η

a

ρ

N

A u

3

*

⋅ ∆

t

donde:

η

a : Eficiencia de la agitación

N : Densidad del agua de la capa superficial.

ρ

A

u

t

*

: Area del espejo de agua.

: Velocidad de corte inducida por el viento en superficie. : Intervalo de tiempo considerado.

(4.10)

La circulación convectiva se debe a efectos de temperatura que inducen una variación en la densidad, generando el movimiento de las masas de agua. Uno de estos casos se produce cuando el aire enfría la capa superficial por debajo de la temperatura del fondo, entonces se produce una situación inestable en que la masa contenida en el estrato superior se hace más pesada y tiene a desplazarse hacia el fondo.

La mezcla inducida por los afluentes se basa en el principio de las corrientes de densidad, en que dependiendo de las características densimétricas del caudal, éste se ubica donde encuentre un efecto boyante neutro o bien en el fondo del cuerpo de agua. Durante el recorrido efectuado por el afluente a través de la superficie inclinada, el flujo incorpora agua del ambiente por lo que modifica inevitablemente el entorno. El modelo considera la variación de las propiedades de cada capa por la que pasa la corriente de densidad.

En el caso esquematizado en la Figura 4.5 el caudal afluente tiene una densidad mayor que la capa superior, sumergiéndose hasta que la densidad ambiente es similar a la de la corriente de densidad.

26

Figura 4.5.- Esquema del intercambio de cantidad de movimiento inducido por los caudales.

de cantidad de movimiento inducido por los caudales. Finalmente, se considera la pe rturbación local que

Finalmente, se considera la perturbación local que genera una extracción puntual. Este mecanismo se ve representado como una extracción directa de un determinado volumen de agua de la capa en la cual se encuentra ubicada la extracción. En caso que el volumen extraído por el caudal excede el volumen de la capa, el agua es tomada de las capas superiores adyacentes, tal como muestra la Figura 4.5.

4.5.- Modelo ecológico y calidad del agua CAEDYM

CAEDYM sirve como modelo general de un ecosistema a través de la resolución de varios procesos biogeoquímicos, o también como modelo de procesos específicos, como la simulación de fitoplancton.

La aplicación CAEDYM puede ser usada también en forma independiente en los casos en que se desea examinar un proceso ecológico específico y donde no se necesita una resolución espacial determinada.

Para permitir un mejor acoplamiento a los modelos hidrodinámicos, CAEDYM ha sido modificado del tal forma, que el programa ya viene acoplado al modelo hidrodinámico, entregando al usuario mayor flexibilidad en la resolución de los procesos y escalas temporales de interés. Esto se debe principalmente a que al usuario se le ofrece una importante libertad en la elección de las variables de estado, hecho que posteriormente facilita el ajuste de los parámetros de calibración en los archivos de entrada.

El objetivo de ofrecer un amplio espectro de opciones, es que estos pueden ser seleccionados de manera de hacer que la modelación se ajuste de mejor forma a la situación específica deseada.

CAEDYM

biológicos dentro del ambiente acuático. Las principales variables de estado se muestran en la

es capaz de modelar variables de estado que representan procesos físicoquímicos y

Tabla 4.1.

27

Tabla 4.1.- Variables modeladas por CAEDYM.

Variables

Parámetro

 

Sólidos Suspendidos

pH

Físicoquímicas

Oxígeno Disuelto

DBO

Nitrógeno

Fósforo

 

Fitoplancton

Zooplancton

Biológicas

Peces

Macroalgas

Invertebrados

Medusas

El fitoplancton puede ser descompuesto en grupos que representan las principales especies presentes en lagos. Estos grupos de fitoplancton son: dinoflagelados, diatomeas de agua dulce, diatomeas de agua salada, cianobacterias de agua dulce, cianobacterias de agua salada, clorofíceas y criptofíceas. A continuación se describen las principales características consideradas por el programa para modelar a cada uno de estos grupos.

Dinoflagelados: Pueden ser tanto de agua dulce (ej. Peridinium sp.) o especies marinas (ej. Gymnodinium sp.). La movilidad es una importante característica de este grupo.

Diatomeas de agua dulce: Se considera un grupo dependiente de sílice e intolerante a la salinidad. Este grupo se considera sin movilidad (ej. Synedra).

Diatomeas de agua salada: Se considera un grupo dependiente de sílice y tolerante a la salinidad. Este grupo se considera sin movilidad (ej. Skeletonema sp.).

Cianobacterias de agua dulce: La principal característica considerada en este grupo es el control de la flotabilidad. En general, este grupo se desarrolla en condiciones cálidas, de aguas quietas y estratificación. La fijación de nitrógeno (ej. Anabaena) puede ser simulada con la condición de que el grupo no es limitado por las concentraciones ambientes de nitrógeno disuelto inorgánico. Un género típico de este grupo lo constituye la Microcystis sp.

Cianobacterias de agua salada: Este grupo está representado por la Nondularía sp., el cual tiene una amplia tolerancia a la salinidad. Se incluye también el proceso de control de flotabilidad.

Clorofíceas: Un típico miembro de este grupo el la alga Chlamydomonas sp. Este grupo se encuentra típicamente en aguas dulces. Se considera que este grupo tiene movilidad.

Criptofíceas: Este grupo puede ser considerado tanto como de agua dulce como de agua salada. Se incluye la característica de movilidad. En el modelo se puede ajustar la tolerancia a la salinidad para diferenciar distintos grupos de algas.

De acuerdo al configuración utilizada para escoger las variables de estado, se efectúa la resolución de la estructura térmica y parámetros del agua embalsada por parte del modelo DYRESM-CAEDYM, considerando un conjunto de procesos fisicoquímicos y biológicos, los cuales se muestran en las Tablas 4.2 y 4.3, respectivamente.

28

Tabla 4.2.- Procesos fisicoquímicos modelados por el modelo CAEDYM

Parámetro

Procesos modelados

 

Decantación

Sólidos Suspendidos

Resuspensión

Coagulación

pH

Variación de Oxígeno Disuelto por fotosíntesis y respiración de organismos

Utilización de Oxígeno Disuelto debido al consumo de la DBO

 

Intercambio con la interfaz aire-agua

Utilización de Oxígeno en la interfaz sedimento-agua

Producción fotosintéticas y consumo en la respiración del fitoplancton, macroalgas, macrófitas y medusas

Oxígeno Disuelto

Utilización de oxígeno disuelto debido a la respiración de organismos superiores (zooplancton, peces, etc.)

Utilización de Oxígeno debido a la acción bacteriana sobre la materia orgánica

Utilización de oxígeno en el proceso de nitrificación

 

Mortalidad y excreción del fitoplancton

Decantación de material orgánico particulado

Resuspensión de orgánicos particulados

Efecto en la DBO de las medusas

DBO

Mineralización de materia orgánica en la columna de agua

DBO de los sedimentos del fondo

Materia fecal del zooplancton

Contribución de los bivalvos

Contribución de DBO de las macroalgas

 

Captación de nutriente disuelto inorgánico por el fitoplancton

Liberación de nutriente disuelto inorgánico en la excreción del fitopplancton

Excreción de nutrientes con la materia fecal del zooplancton

Nitrificación

Denitrificación

Nutrientes

Sedimentación de los nutrientes particulados

Mineralización de los nutrientes orgánicos

Captación de nutrientes por las algas

Resuspensión de nutrientes particulados

Absorción y desorción de nutrientes de los sólidos suspendidos inorgánicos

Liberación de nutrientes en forma disuelta desde los sedimentos

Tabla 4.3.- Procesos biológicos modelados por CAEDYM

Parámetro

Procesos modelados por CAEDYM

 

Limitación de nutrientes

Limitación por luz

Efecto de la radiación solar de onda corta

Fitoplancton

Rangos de temperatura óptima

Respiración, mortalidad, excreción y el efecto de la salinidad

Migración vertical y decantación

Almacenamiento interno de nutrientes

Relación carbono-clorofila

 

Producción

Respiración y efecto de la salinidad

Predación

Zooplancton

Efecto de la salinidad

Temperatura

Abastecimiento de comida

Predación

 

Factores limitantes del crecimiento

Limitación por luz

Macroalgas

Limitación de nutrientes

Respiración, excreción y mortalidad

Transporte pasivo

Almacenamiento interno de nutrientes

29

5.- Aplicación del modelo DYRESM-CAEDYM

5.1.- Consideraciones generales

El modelo fue aplicado a dos períodos, el primero corresponde al comprendido entre enero de

1991

y diciembre de 1993, en tanto que el segundo corresponde al comprendido entre enero de

1999

y septiembre del año 2002.

Entre enero de 1991 y enero de 1992 se cuenta con información de cuatro campañas de terreno en que se registró la totalidad de parámetros relevantes para el análisis. Por ello, con este período se calibró el modelo, ajustando los parámetros necesarios para que el comportamiento simulado represente de la mejor forma la situación real observada.

La justificación de modelar dos períodos, se basó en el deseo de comparar la respuesta del lago bajo distintas condiciones ambientales. Bajo este contexto, se escogieron estos dos períodos, en los que las precipitaciones generan diferentes escenarios respecto del volumen embalsado.

En la Figura 5.1 se observa que para ambos períodos el embalse presenta un comportamiento similar para los dos primeros años, situación que cambia a partir del tercer año, cuando en el año 2001 se presenta un escenario con mayores precipitaciones con relación al año 1993. Además, desde el año 2000 al 2002 se ha contado con un crecimiento interanual sostenido, de modo que se ha llegado a tener una cota superficial de casi 14 m, situación favorable respecto a los 7 m que se tuvieron en el año 1992 y 2000, desde el punto de vista de cantidad del recurso disponible.

Figura 5.1.- Comparación del nivel superficial del lago entre los períodos de modelación.

Comparación de cotas entre períodos 1991~1993 y 1999~2002

15 14 13 12 11 10 9 8 7 6 0 12 24 36 Cota
15
14
13
12
11
10
9
8
7
6
0
12
24
36
Cota de la superficie libre (m)

Tiempo (meses)

Período 1991~1993 Período 1999~2002

Período 1991~1993

Período 1991~1993 Período 1999~2002

Período 1999~2002

5.2.- Ecosistema a modelar

Para efectuar una modelación que permita analizar y sacar conclusiones acerca del comportamiento hidrodinámico del lago, se han escogido variables típicas que son representativas de los procesos fisicoquímicos y biológicos que predominan en el sistema acuático.

30

Los parámetros fisicoquímicos a modelar son: temperatura, transparencia, oxígeno disuelto, pH, nitrógeno total, fósforo total, amonio y ortofosfato.

Se consideró la modelación de fitoplancton, subdividido en tres grupos de algas. Esta elección se basó en las referencias analizadas, ya que se determinó que existen tres grandes grupos de algas que representan al fitoplancton en el lago Peñuelas. Estos son el grupo de algas verdes o clorofíceas, las algas amarillas o diatomeas y las algas verde-azules conocidas como el grupo cianofíceo. Cabe destacar que esta situación es más bien general, ya que en otros lagos o embalses de la Zona Central de Chile, tal como lo es el embalse Rapel o la laguna de Aculeo, también se encuentra que estos grupos de algas son los que presentan mayor abundancia. La forma de representar la biomasa del fitoplancton fue en base a la concentración de clorofila A.

No se considera la modelación de otros organismos, tales como zooplancton, peces, macroalgas, entre otros, debido a que no se cuenta con información respecto a esas variables.

5.3.- Datos de entrada al modelo

Para realizar la modelación, se debe suministrar dos tipos de información. Primero, la información morfométrica del lago, y segundo, la información de todos los parámetros forzantes del sistema. La primera consiste básicamente en ingresar la forma que tiene el lago, en tanto que la segunda consiste en ingresar día a día el comportamiento de la radiación solar, nubosidad, temperatura del aire, magnitud del viento, precipitaciones, humedad relativa, caudales afluentes y extracciones. En el Anexo B se muestra la interfaz del modelo referente al ingreso de la información.

La información morfométrica debe ser interpretada en base a las curvas hipsográficas de área superficial y volumen embalsado, debido a la unidimensionalidad del modelo. De esta forma, para cada altura, el modelo conoce el área o volumen de una determinada capa (ver Figura 5.2), lo que le permite realizar los cálculos necesarios para obtener el perfil vertical de cualquier variable. En las Figuras 5.3 y 5.4 se muestran las curvas hipsográficas del lago Peñuelas que han sido utilizadas para alimentar al modelo.

Figura 5.2.- Interpretación de la curva hipsográfica.

Peñuelas que han sido utilizadas para alimentar al modelo. Figura 5.2.- Interpretación de la curva hipsográfica.

31

Figuras 5.3 y 5.4.- Curvas hipsográficas del lago Peñuelas (Fuente: ESVAL S.A.).

Cota v/s Area superficial del lago

15 14 13 12 11 10 9 8 7 6 5 4 3 2 1
15
14
13
12
11
10
9
8
7
6
5
4
3
2
1
0
0
500
1000
1500
2000
Altura (m)

Area superficial (ha)

Cota v/s Volumen embalsado

15 14 13 12 11 10 9 8 7 6 5 4 3 2 1
15
14
13
12
11
10
9
8
7
6
5
4
3
2
1
0
0
20
40
60
80
100
Altura (m)

Volumen (miilones de m3)

La información correspondiente a los parámetros forzantes del sistema fue obtenida de los registros de la estación meteorológica ubicada en el Lago Peñuelas, la cual pertenece a la DGA. Todas las variables medidas se presentan con una frecuencia diaria para la totalidad de los períodos del estudio. Cabe destacar que los parámetros meteorológicos requeridos para alimentar al modelo no siempre son medidos directamente, por lo que eventualmente se deben utilizar metodologías para estimarlos.

En esta sección se muestran solamente los datos de entrada del período 1991~1993, con el objetivo de explicar la metodología para tratar la información. La información del período 1999~2002 es gráficamente similar, por lo que mostrarla no aporta información de relevancia al estudio.

Radiación solar: Debido a que en la estación meteorológica del lago Peñuelas no se mide la radiación solar incidente, ésta debe ser estimada en base a la radiación solar incidente al tope de la atmósfera, atenuada por la nubosidad en su trayectoria hacia la superficie. La radiación solar al tope de la atmósfera queda determinada por condiciones astronómicas, por lo que se estimó según la expresión 4.1.

La Figura 5.5 muestra la radiación solar estimada para el Lago Peñuelas; ésta tiene un rango que va desde 50 a 350 W/m 2 . Según registros del CWR (2001a), para un lago de latitud 32º los máximos valores de radiación medidos llegan a 375 W/m 2 . En el embalse Rapel (34º 71’) el rango máximo alcanza 325 W/m 2 , lo que valida los valores estimados.

32

Figura 5.5.- Radiación Solar Incidente, período 1991~1993.

Radiación Solar Incidente (W/m2)

400 350 300 250 200 150 100 50 0 0 30 60 90 12 15
400
350
300
250
200
150
100
50
0
0
30 60 90 12
15
18 21
24 27 30 33 36 39 42 45 48 51
54 57 60 63 66
69 72 75 78 81
84 87 90 93 96 99
10 10
10
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
20 50 80

Nubosidad: Como la nubosidad se mide de acuerdo a los estándares meteorológicos, los registros de la estación indican el estado del cielo en el momento de la observación. Los estados se llevan a una fracción de cielo cubierto equivalente, así los estados de nubosidad son despejado (n=0), parcial (n=0.25), nublado (n=075) y cubierto (n=1). De esta forma se obtiene un promedio que indica la nubosidad media diaria mostrada en la Figura 5.6. Se aprecia que dentro de la variabilidad diaria existe una tendencia estacional de aumento de nubosidad hacia el invierno.

Figura 5.6.- Nubosidad, período 1991~1993.

1.00 0.90 0.80 0.70 0.60 0.50 0.40 0.30 0.20 0.10 0.00 0 30 60 90
1.00
0.90
0.80
0.70
0.60
0.50
0.40
0.30
0.20
0.10
0.00
0
30
60
90
12
15
18
21
24
27
30
33
36
39
42
45
48
51
54
57
60
63
66
69
72
75
78
81
84
87
90
93
96
99
10
10
10
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
20
50
80
Nubosidad (·/1)

Temperatura del Aire: La temperatura media del aire es calculada como el promedio de las temperaturas máxima y mínima del día. La variabilidad estacional muestra un rango que va desde 5ºC en invierno hasta 22ºC en verano (ver Figura 5.7).

Figura 5.7.- Temperatura del aire, período 1991~1993.

25 20 15 10 5 0 0 30 6090 12 15 18 21 24 27
25
20
15
10
5
0
0
30 6090 12 15 18 21 24 27 30 33 36 39 42 45 48 51 54 57 60 63 66 69 72 75 78 81 84 87 90 93 96 99 10 10 10
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
20 50 80
Temperatura Media del Aire (ºC)

33

Magnitud del viento: El viento ha sido medido de dos formas. Un método de medición corresponde a una veleta de registro continuo que mide el recorrido del viento durante todo el día (ver Figura 5.9). La otra forma de medición es mediante un anemómetro oscilante en el que placas estandarizadas son inclinadas por el viento, indicando la magnitud de éste. Con este último método se registra la velocidad del viento a horas sinópticas, tres veces al día, en forma instantánea, por lo que en muchos casos las mediciones pueden no ser representativas de la condición media diaria (ver Figura 5.8). De hecho, en el período 1991-1993, se cuenta con 500 días en que las tres mediciones diarias indican un viento nulo, lo que da una incorrecta apreciación, debido a que la veleta sí registra recorrido del viento en esos mismos días. Por esta razón se ha escogido el registro de la veleta para estimar posteriormente el viento que induce esfuerzo de corte y agitación sobre el lago.

Figura 5.8.- Régimen de vientos medido con el anemómetro oscilante, período 1991~1993.

9 8 7 6 5 4 3 2 1 0 0 30 60 90 12
9
8
7
6
5
4
3
2
1
0
0
30
60
90
12
15
18
21
24
27
30
33
36
39
42
45
48
51
54
57
60
63
66
69
72
75
78
81
84
87
90
93
96
99
10
10
10
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
20
50
80
Magnitud del viento medio diario (m/s)

El régimen de vientos se puede apreciar con más claridad en la Figura 5.9, donde se observa un

comportamiento estacional con un aumento hacia la época estival, identificándose además

algunos eventos de consideración asociados a temporales de invierno.

Figura 5.9.- Régimen de vientos medido con la veleta de registro continuo, período 1991~1993. 4.0
Figura 5.9.- Régimen de vientos medido con la veleta de registro continuo, período 1991~1993.
4.0
3.5
3.0
2.5
2.0
1.5
1.0
0.5
0.0
0
30
60
90
12
15
18
21
24
27
30
33
36
39
42
45
48
51
54
57
60
63
66
69
72
75
78
81
84
87
90
93
96
99
10
10
10
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
20
50
80
Magnitud del viento medio diario (m/s)
0 0 0 20 50 80 Magnitud del viento medio diario (m/s) Si bien es cierto,

Si bien es cierto, que se aprecia un patrón estacional bien definido, las magnitudes medidas no

son representativas del viento que efectivamente sopla sobre la superficie del lago. Esto se debe

a que la estación meteorológica se encuentra ubicada en un pequeño cajón transversal a la

dirección principal de los vientos. Además, se encuentra parcialmente protegida por las instalaciones de la planta de tratamiento de agua potable. Por estos motivos, se estimó que la

34

magnitud del viento debió ser amplificada, de manera que efectivamente se generaran las condiciones de mezcla observadas en terreno.

Precipitaciones: El registro de precipitaciones se obtiene directamente del pluviómetro de la estación meteorológica. En la Figura 5.10 se observa que en la segunda estación lluviosa, correspondiente al año 1992 se tiene una mayor pluviosidad, en la que se registran tres eventos de precipitación mayores a 100 mm diarios.

Figura 5.10.- Precipitaciones, período 1991~1993.

250 200 150 100 50 0 0 30 60 90 12 15 18 21 24
250
200
150
100
50
0
0
30 60 90 12 15 18 21 24 27 30 33 36 39 42 45 48 51
54 57 60 63 66 69 72 75 78 81 84 87 90 93 96 99 10 10 10
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
20 50 80
Precipitación (mm)

Humedad Relativa: El registro consta de tres mediciones al día a horas sinópticas, las que se promedian para obtener un valor medio diario. Se aprecia que se tiene un marcado comportamiento estacional con un aumento de la humedad relativa hacia el invierno (ver Figura 5.11). El rango de valores medios diarios va desde 40% en verano hasta 100% en invierno.

Gráfico 5.11.- Humedad relativa, período 1991~1993.

100 90 80 70 60 50 40 30 20 10 0 0 30 60 90
100
90
80
70
60
50
40
30
20
10
0
0
30 60
90
12
15
18
21
24
27
30
33
36
39
42
45
48
51
54
57
60
63
66
69
72
75
78
81
84
87
90
93
96
99
10
10
10
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
20
50
80
Humedad Relativa (%)

Caudales afluentes: Se realizó un balance de masa entre los aportes y extracciones de agua del embalse, ajustando las cotas a las cotas reales medidas por ESVAL S.A., con lo que se logró determinar el caudal aportante de la lluvia que cae sobre la cuenca y que escurre por las quebradas hasta el lago. Este balance consistió en que dado que se conoce el caudal de extracción, la precipitación, la evaporación, el área de la cuenca, el área del espejo de agua y la variación del volumen mensual, es posible despejar el caudal afluente que satisface tales condiciones. En las Figuras 5.12 y 5.13 se muestran las cotas ajustadas y las cotas registradas

El valor mensual registrado fue obtenido el primer día de cada mes, por lo que

por ESVAL S.A

35

existe en algunos casos un desfase, debido a que el modelo procesa la información diariamente y la observación de terreno recoge esa información sólo al mes siguiente.

Figura 5.12.- Ajuste de cotas para el período 1991~1993.

Ajuste de las cotas de superficie, Período enero 1991 ~ diciembre 1993

15 14 13 12 11 10 9 8 7 6 5 0 30609012 15 18
15
14
13
12
11
10
9
8
7
6
5
0
30609012 15 18 21 24 27 30 33 36 39 42 45 48 51 54 57 60 63 66 69 72 75 78 81 84 87 90 93 96 99 10 10 10
0 0
0 0
0 0
0
0
0
0
0
0 0
0
0 0
0 0
0
0 0
0
0 0
0
0 0
0
0 0
20 50 80
Cota registrada por ESVAL
Cota ajustada
cota superficie libre (m)

Dado que el ajuste se realizó sólo en base a escurrimientos superficiales y no se aprecia retardo en la recarga del embalse, se comprueba que prácticamente no existe escurrimiento subterráneo hacia o desde el embalse.

Figura 5.13.- Ajuste de cotas para el período 1999~2002.

Ajuste de la cota de superficie, Período enero 1999 ~ septiembre 2002

15 14 13 12 11 10 9 8 7 6 5 0 30609012 15 18
15
14
13
12
11
10
9
8
7
6
5
0
30609012 15 18 21 24 27 30 33 36 39 42 45 48 51 54 57 60 63 66 69 72 75 78 81 84 87 90 93 96 99 10 10 10 11 11 11 12 12 12 12 13 13
0 0
0 0
0 0
0
0 0
0
0
0
0 0
0
0 0
0
0
0
0
0 0
0 0
0
0
0
0
0
20 50 80 10 40 70 00 30 60 90 20 50
Cota registrada por ESVAL
Cota ajustada
cota superficie libre (m)

Se calcularon los coeficientes de escorrentía, según las ecuaciones 5.1 y 5.2, que ajustaron dichos caudales, y se relacionaron con la precipitación anual de cada año, encontrando una

36

correlación cercana al 90%. En la Figura 5.14 se observa el ajuste realizado. El punto que da un coeficiente de escorrentía de 0,9 corresponde al año 2000 en el que las lluvias de la estación se concentraron prácticamente en un mes, aumentando el nivel del lago en casi 4 metros. Este caso se separó del resto de los años, por tratarse de una situación extrema.

donde:

C

Q

Q

I

A

E

T

T

C =

Q

E

Q

T

Q

T

= I A

T

: Coeficiente de escorrentía

: Caudal que escurre por la superficie del terreno

: Caudal total precipitado

: Intensidad de la precipitación

: Area total de la cuenca

(5.1)

(5.2)

Es preciso señalar que

es posible despejar el coeficiente de escorrentía medio de la cuenca para cada año.

Q

E es conocido del balance de masa efectuado sobre el lago, por lo que

Figura 5.14.- Estimación de los coeficientes medios de escorrentia.

1 y = 0.001x - 0.387 0.9 R 2 = 0.8912 0.8 0.7 0.6 0.5
1
y = 0.001x - 0.387
0.9
R 2 = 0.8912
0.8
0.7
0.6
0.5
0.4
0.3
0.2
0.1
0
400
500
600
700
800
900
1000
1100
1200
1300
Coef. Medio de Escorrentía

Precipitación Anual

Conocido el caudal afluente, se realizó un análisis de las características de éste. Se consideraron las mediciones de turbiedad para el período 1999~2002, y se logró verificar que éstas aumentan notablemente para los eventos de grandes lluvias, como se ve en el gráfico 5.15, lo que hace suponer que las precipitaciones que caen en la cuenca y que posteriormente escurren hacia el embalse, arrastran una gran cantidad de sólidos suspendidos y nutrientes.

37

Figura 5.15.- Registro de la turbiedad y precipitación para el período 1999~2002.

Turbiedad y Precipitación, período 1999~2002

20 15 10 5 0 Turbiedad (UNT)
20
15
10
5
0
Turbiedad (UNT)
25 12 3456 78910111213141516171819202122232425262728293031323334353637383940414243 20 15 10 5 0 1 2 3 4 5 6
25
12 3456 78910111213141516171819202122232425262728293031323334353637383940414243
20
15
10
5
0
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31
32
33
34
35
36
37
38
39
40
41
42
PP (mm)

En base a esta situación, se establece que la composición del caudal aportante es rica en nutrientes y sólidos suspendidos. La cantidad de cada aporte se ajustó para generar concentraciones en el lago similares a las observadas en terreno.

Básicamente, la información requerida para modelar las variables fisicoquímicas y biológicas, corresponde a una caracterización de la calidad de los efluentes. Se deben especificar entonces, los valores y concentraciones de los siguientes parámetros: temperatura, salinidad, concentración total de clorofila A, oxígeno disuelto, pH, ortofosfato, fósforo total, nitrato, nitrógeno total, amonio, sólidos suspendidos, sílice y demanda bioquímica de oxígeno.

5.4.- Metodología de Calibración

La metodología empleada consta básicamente en la calibración y ajuste de los datos de entrada, tales como el viento y las características del caudal afluente, especificando sus propiedades físicas y su composición química, hasta ajustar en forma conjunta la respuesta observada en el lago Peñuelas. Este ajuste responde a que los datos de entrada quedan expuestos a situaciones particulares que los hacen diferir del comportamiento del lago observado. Esta situación precisa de una interpretación de los datos, de manera de llevar correctamente la información medida instrumentalmente por la estación meteorológica de la DGA al modelo numérico.

En una primera etapa, se alimentó al modelo con un caudal que tiene características similares a las registradas en enero de 1991 (ver Tabla 2.1). Sin embargo, estas características generaron posteriormente una insuficiencia de las concentraciones internas de nutrientes y sólidos suspendidos. Con esto se reafirma que una de las principales características del caudal afluente generado en la época de lluvia, es que arrastra una gran cantidad de sedimentos, nutrientes y material particulado.

38

Asimismo, los vientos fueron inicialmente insuficientes para generar mezcla, por lo que fueron aumentados hasta generar la capacidad de mezcla observada en terreno.

5.5.- Calibración del Modelo

En esta sección se presentan los resultados de la calibración, mostrando el ajuste de la situación modelada en comparación con la información de terreno registrada en el período 1991~1993.

Cabe señalar que inicialmente se realizó una modelación física del embalse, prescindiendo de las variables biológicas que representan el fitoplancton, en la que se obtuvo un ajuste preciso de las temperaturas. Los resultados de dicha modelación se muestran en el Anexo B.

Al considerar el fitoplancton, sin embargo, la estructura térmica del lago se vio modificada. En síntesis, el efecto de las algas sobre el coeficiente de extinción de luz limitó el calentamiento de la columna de agua en profundidad. Esto explica también que en invierno este efecto se reduce, por las menores oscilaciones diarias de temperatura, obteniendo mejores resultados respecto a la temperatura modelada (ver Figura 5.16). La temperatura máxima alcanzada supera levemente los 20ºC, en tanto que la temperatura mínima modelada es cercana a los 10ºC.

Si bien es cierto que las temperaturas modeladas en verano están por debajo de las temperaturas observadas en terreno, la situación representada calibra globalmente mejor al resto de la variables.

Para la siguiente serie de figuras, se debe considerar que la modelación se muestra en línea contínua, y que los valores registrados en el estudio MOP-DGA y U. De Chile se presentan de la siguiente forma:

: Valor máximo registrado de todas las muestras tomada en esa fecha : Valor promedio de todas las muestras tomada en esa fecha : Valor mínimo registrado de todas las muestras tomada en esa fecha

Figura 5.16.- Temperatura, período de calibración.

Temperatura v/s Tiempo, período de calibración, Año 1991

25 24 23 22 21 20 19 18 17 16 15 14 13 12 11
25
24
23
22
21
20
19
18
17
16
15
14
13
12
11
10
9
Temperatura (ºC)
período de calibración, Año 1991 25 24 23 22 21 20 19 18 17 16 15

Ajustando los valores iniciales de la transparencia, medida como profundidad de disco de Secchi, el resto del período el valor se mantuvo bastante cerca de las observaciones de terreno. En la

39

Figura 5.17 se aprecia el efecto que tiene el aporte de sólidos suspendidos en los eventos de lluvia. Los valores medios se mantuvieron entre 0,6 m y 1 m, disminuyendo notablemente debido a las lluvias e ingreso de sólidos suspendido, llegando a una transparencia de 0,5 m.

Figura 5.17.- Transparencia, período de calibración.

Transparencia v/s Tiempo, período de calibración, Año 1991

1.2 1.0 0.8 0.6 0.4 0.2 0.0 0 30 60 90 120 150 180 210
1.2
1.0
0.8
0.6
0.4
0.2
0.0
0
30
60
90
120
150
180
210
240
270
300
330
360
Profundidad disco de Secchi (m)

Aunque en la medición de oxígeno disuelto correspondiente a enero de 1991 existe bastante dispersión, los valores medios se ajustan de buena forma a la situación modelada (ver Figura 5.18). El rango de concentraciones va desde 9 mg/l a 11 mg/l.

Figura 5.18.- Oxígeno Disuelto, período de calibración.

Oxígeno Disuelto v/s Tiempo, período de calibración, año 1991

14 12 10 8 6 4 2 0 0 30 60 90 120 150 180
14
12
10
8
6
4
2
0
0
30
60
90
120
150
180
210
240
270
300
330
360
OD (mg/l)

Se aprecia que el pH tiene un comportamiento marcado por el período de lluvias, en que el aporte de sólidos suspendidos, materia orgánica y nutrientes produce una acidificación del sistema. En general, los valores ajustaron satisfactoriamente las mediciones de pH registradas en terreno (ver Figura 5.19). El rango para el período de calibración va desde pH 7 hasta pH

8,3.

40

Figura 5.19.- pH, período de calibración.

pH

pH v/s Tiempo, período de calibración, año 1991

10.0 9.5 9.0 8.5 8.0 7.5 7.0 6.5 6.0 5.5 5.0 0 30 60 90
10.0
9.5
9.0
8.5
8.0
7.5
7.0
6.5
6.0
5.5
5.0
0
30
60
90
120
150
180
210
240
270
300
330
360

En general, la media del nitrógeno total se mantuvo bastante estable durante al año. En la Figura 5.20 se observa el aporte de nitrógeno debido a los caudales de invierno. La modelación se ajusta en forma adecuada a los valores de terreno. Una vez ajustada la condición inicial, el rango se mantuvo entre 800 µg/l y 1200 µg/l.

Figura 5.20.- Nitrógeno Total, período de calibración.

Nitrógeno Total v/s Tiempo, período de calibración, año 1991

3000 2500 2000 1500 1000 500 0 0 30 60 90 120 150 180 210
3000
2500
2000
1500
1000
500
0
0
30
60
90
120
150
180
210
240
270
300
330
360
Nitrogéno Total (ug/l)

Al igual que para el nitrógeno, para el fósforo se tiene un marcado aumento del aporte por los caudales de invierno. Se observa una gran oscilación estacional y una mayor dispersión de los datos de terreno (ver Figura 5.21). Las mediciones de fósforo total fueron hechas con una metodología en que no se filtran las muestras, por lo que los valores dependen en forma importante de la cantidad de biomasa algal de la muestra. Aún así, se obtiene un razonable ajuste. El rango de valores modelados va de 20 µg/l a 80 µg/l.

41

Figura 5.21.- Fósforo Total, período de calibración.

Fósforo Total v/s Tiempo, período de calibración, año 1991

140 120 100 80 60 40 20 0 0 30 60 90 120 150 180
140
120
100
80
60
40
20
0
0
30
60
90
120
150
180
210
240
270
300
330
360
Fósforo Total (ug/l)

La dinámica del amonio se ajustó en base al aporte externo y a la interacción con los sedimentos. Una vez que se estabiliza el comportamiento del amonio en la segunda medición de terreno (ver Figura 5.22), se obtiene un ajuste adecuado para el resto del año. Después del ajuste inicial, los valores se mantuvieron entre 10 µg/l y 150 µg/l.

Figura 5.22.- Amonio, período de calibración.

Amonio v/s Tiempo, período de calibración, año 1991

500 450 400 350 300 250 200 150 100 50 0 0 30 60 90
500
450
400
350
300
250
200
150
100
50
0
0
30
60
90
120
150
180
210
240
270
300
330
360
NH4 (ug/l)

El ortofosfato presenta un leve aumento hacia el invierno, donde la disminución de algas aumenta su disponibilidad. El valor inicial bajó rápidamente a los valores que se mantuvieron durante el resto del año. A excepción de la medición de enero de 1991, los valores modelados tuvieron un buen ajuste (ver Figura 5.23). Los valores se mantuvieron en forma estable dentro del rango de 1 µg/l a 5 µg/l.

42

Figura 5.23.- Ortofosfato, período de calibración.

PO4 v/s Tiempo, período de calibración, año 1991

40 35 30 25 20 15 10 5 0 0 30 60 90 120 150
40
35
30
25
20
15
10
5
0
0
30
60
90
120
150
180
210
240
270
300
330
360
PO4 (ug/l)

La concentración de clorofila A corresponde a la suma de las concentraciones de los 3 grupos de algas considerados, representando la biomasa total de fitoplancton. La clorofila A reproduce en forma bastante adecuada los valores de las mediciones de terreno. En la Figura 5.24 se aprecia la disminución de las mediciones entre marzo y agosto, como respuesta a la época de mayor pluviosidad. El rango de valores va desde 9 µg/l a 23 µg/l.

Figura 5.24.- Clorofila A, período de calibración.

Clorofila a v/s Tiempo, período de calibración, año 1991

50 45 40 35 30 25 20 15 10 5 0 0 30 60 90
50
45
40
35
30
25
20
15
10
5
0
0
30
60
90
120
150
180
210
240
270
300
330
360
Clorofila A (ug/l)

43

6.- Resultados y Análisis

En este capítulo, se muestran los resultados de la modelación realizada con el modelo DYRESM- CAEDYM sobre el Lago Peñuelas en el período de enero del año 1991 hasta diciembre del año 1993, y para el período comprendido entre enero del año 1999 y septiembre del año 2002.

Los resultados de ambos períodos fueron agrupados por parámetros físicos, químicos y biológicos, con el objetivo de facilitar la comparación de las variables consideradas y su evolución temporal.

6.1.- Parámetros Físicos

Las Figuras 6.1 y 6.2 presentan un resultado sintético de la evolución de la estructura térmica para los períodos 1991~1993 y 1999~2002, respectivamente.

Figura 6.1.- Modelación de la estructura térmica del Lago Peñuelas para el período 1991~1993.

térmica del Lago Peñuelas para el período 1991~1993. Para ambos períodos se obtienen condiciones de mezcla

Para ambos períodos se obtienen condiciones de mezcla completa de la columna de agua, inducida principalmente por el efecto del viento.

44

Figura 6.2.- Modelación de la estructura térmica del Lago Peñuelas para el período 1999~2002.

térmica del Lago Peñuelas para el período 1999~2002. Se comprobó efectivamente el efecto que ejerce el

Se comprobó efectivamente el efecto que ejerce el viento en la profundización de la capa turbulenta. Observaciones de terreno hechas en octubre de 2002, como parte de este estudio, muestran la existencia de una pequeña termoclina diaria a una profundidad entre 4 y 8 m, con un gradiente de 3ºC entre el fondo y la superficie. Además, se observó que no existen diferencias significativas en la componente horizontal, lo que valida la hipótesis de unidimensionalidad del modelo. La Figura 6.3 muestra los perfiles verticales obtenidos de cada una de las cubetas principales del lago.

Cabe señalar que no se realizaron modelaciones subdiarias por lo que no fue posible obtener la simulación de la termoclina diurna. De esta forma no se pudo comparar la respuesta del modelo con las observaciones de la Figura 6.3.

Figuras 6.3 y 6.4.- Perfiles de temperatura y estaciones de muestreo, campaña octubre 2002.

Perfiles de temperatura , muestreo octubre 2002

Temperatura (ºC) 16 16.5 17 17.5 18 18.5 19 19.5 20 20.5 21 0 2
Temperatura (ºC)
16
16.5
17
17.5
18
18.5
19
19.5
20
20.5
21
0
2
4
6
8
10
12
14
Estación 1
Estación 2
Estación 3
Profundidad (m )

45

18 18.5 19 19.5 20 20.5 21 0 2 4 6 8 10 12 14 Estación

El rango de temperaturas para el período 1991~1993 mostrado en la Figura 6.5 está contenido entre 8ºC y 20ºC, levemente inferior al período 1999~2002 en que se llegó a 23ºC.

Figura 6.5.- Temperatura, período 1991~1993.

Temperatura v/s Tiempo, Período 1991~1993

24 23 22 21 20 19 18 17 16 15 14 13 12 11 10
24
23
22
21
20
19
18
17
16
15
14
13
12
11
10
9
8
Temperatura (ºC)

Figura 6.6.- Temperatura, período 1999~2002.

Temperatura v/s Tiempo, período 1999~2002

24 23 22 21 20 19 18 17 16 15 14 13 12 11 10
24
23
22
21
20
19
18
17
16
15
14
13
12
11
10
9
8
030609012 15 18 21 24 27 30 33 36 39 42 45 48 51 54 57 60 63 66 69 72 75 78 81 84 87 90 93 96 99 10 10 10 11 11 11 12 12 12 12 13 13
0 0 0 0
0 0
0 0 0
0 0 0
0 0 0
0 0 0
0 0 0
0 0 0
0 0
0 0 0
0 20 50 80 10 40 70 00 30 60 90 20 50
Temperatura (ºC)

46

La transparencia está estrechamente relacionada con el ingreso de sólidos suspendidos en invierno. En las Figuras 6.7 y 6.8 se aprecia que para los años 1992 y 2000 se tiene una disminución de la profundidad del disco de Secchi hasta 0,4 m, que se recupera rápidamente por la sedimentación del material suspendido. Este efecto se aprecia también en la evolución de la turbiedad registrada (ver Figura 5.15), en que el aumento debido al arrastre de las lluvias disminuye notablemente en las mediciones siguientes. En el período 1991~1993 se tuvo una menor oscilación de los valores, los cuales se mantuvieron en un rango entre 0,4 m y 1 m. En el segundo período se observó una leve tendencia a la clarificación del agua al aumentar el volumen embalsado.

Figura 6.7.- Transparencia, período 1991~1993.

 

Transparencia v/s Tiempo, período 1991~1993

1.2

Profundidad disco de Secchi (m)

1.0

0.8

0.6

0.4

0.2

0.0

1.0 0.8 0.6 0.4 0.2 0.0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0
0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0

30609012 15 18 21 24 27 30 33 36 39 42 45 48 51 54 57 60 63 66 69 72 75 78 81 84 87 90 93 96 99 10 10 10

20 50 80

 
 

Figura 6.8.- Transparencia, período 1999~2002.

 

Transparencia v/s Tiempo, período 1999~2002

1.2

Profundidad disco Secchi (m)

1.0

0.8

0.6

0.4

0.2

0.0

1.0 0.8 0.6 0.4 0.2 0.0
 
0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0
0
0 0 0
0 0
0 0 0
0 0 0
0 0 0
0 0 0
0 0 0
0 0 0
0 0
0 0 0

030609012 15 18 21 24 27 30 33 36 39 42 45 48 51 54 57 60 63 66 69 72 75 78 81 84 87 90 93 96 99 10 10 10 11 11 11 12 12 12 12 13 13

0 20 50 80 10 40 70 00 30 60 90 20 50

Otro factor que influye de manera importante en la transparencia, es el fitoplancton, el cual se mantiene en gran cantidad durante todo el año, afectando la distribución de luz en la columna de agua. Se aprecia entonces, que es el fitoplancton el que gobierna la mayor parte del año la transparencia, a excepción de los períodos de lluvia.

47

En las Figuras 6.9 y 6.10 se muestra que la respuesta del oxígeno disuelto está inversamente relacionada con la temperatura. Esto significa que la temperatura está determinando la concentración de oxígeno disuelto, despreciando prácticamente el aporte de oxígeno del fitoplancton. Esta situación se produce por que se impuso una limitación de la producción de oxígeno por parte de las algas, situación necesaria para mantener a otros parámetros dentro del rango de calibración. Por ejemplo, el pH depende del balance de oxígeno, entonces, si al fitoplancton no se le limitaba la producción de oxígeno, el pH escapaba de los rangos aceptables para un lago. Como en el lago se mantiene un ambiente bien mezclado y oxigenado, una variación en el estrecho rango del oxígeno disuelto no afectaría a otros procesos. Por ello se priorizó la calibración del pH por sobre el ajuste estacional del oxígeno disuelto. Los valores de oxígeno disuelto se mantuvieron para ambos períodos entre 9 mg/l y 11 mg/l.

Figura 6.9.- Oxígeno Disuelto, período 1991~1993.

 

Oxígeno Disuelto v/s Tiempo, período 1991~1993

14.0

12.0

10.0

8.0

6.0

4.0

2.0

0.0

12.0 10.0 8.0 6.0 4.0 2.0 0.0

OD (mg/l)

 
0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0

30609012 15 18 21 24 27 30 33 36 39 42 45 48 51 54 57 60 63 66 69 72 75 78 81 84 87 90 93 96 99 10 10 10

20 50 80

 

Figura 6.10.- Oxígeno Disuelto, período 1999~2002.

 

Oxígeno Disuelto v/s Tiempo, período 1999~2002

14.0

12.0

10.0

8.0

6.0

4.0

2.0

0.0

12.0 10.0 8.0 6.0 4.0 2.0 0.0 030609012 15 18 21 24 27 30 33 36
12.0 10.0 8.0 6.0 4.0 2.0 0.0 030609012 15 18 21 24 27 30 33 36

030609012 15 18 21 24 27 30 33 36 39 42 45 48 51 54 57 60 63 66 69 72 75 78 81 84 87 90 93 96 99 10 10 10 11 11 11 12 12 12 12 13 13 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 20 50 80 10 40 70 00 30 60 90 20 50

OD (mg/l)

 

48

En las Figuras 6.11 y 6.12 se aprecia un marcado comportamiento estacional del pH, con un aumento de esta variable de primavera a otoño y una acidificación en los períodos de lluvia. Los valores para el primer período variaron entre pH 6,9 hasta pH 8,3. En el segundo período se deja ver el efecto de las lluvias haciendo que exista una mayor variación, obteniéndose un rango de va desde pH 6,1 hasta pH 8,6. La dependencia que existe con otras variables queda determinada por la expresión que utiliza el modelo para su estimación. El pH se estima en base a un balance entre el oxígeno consumido por la DBO y el oxígeno producido por el fitoplancton.

Figura 6.11.- pH, período 1991~1993.

pH v/s Tiempo, período 1991~1993 10.0 9.5 9.0 8.5 8.0 7.5 7.0 6.5 6.0 5.5
pH v/s Tiempo, período 1991~1993
10.0
9.5
9.0
8.5
8.0
7.5
7.0
6.5
6.0
5.5
5.0
0
30609012 15 18 21 24 27 30 33 36 39 42 45 48 51 54 57 60 63 66 69 72 75 78 81 84 87 90 93 96 99 10 10 10
0
0
0
0 0
0
0 0
0
0 0
0
0
0 0
0 0
0 0
0 0
0 0
0 0
0
0
0
0 0
20 50 80
pH

Figura 6.12.- pH, período 1999~2002.

pH v/s Tiempo, período 1999~2002 10.0 9.5 9.0 8.5 8.0 7.5 7.0 6.5 6.0 5.5
pH v/s Tiempo, período 1999~2002
10.0
9.5
9.0
8.5
8.0
7.5
7.0
6.5
6.0
5.5
5.0
030609012 15 18 21 24 27 30 33 36 39 42 45 48 51 54 57 60 63 66 69 72 75 78 81 84 87 90 93 96 99 10 10 10 11 11 11 12 12 12 12 13 13
0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 20 50 80 10 40 70 00 30 60 90 20 50
pH

49

6.2.- Parámetros Químicos

El comportamiento del nitrógeno total es bastante estable, observándose claramente los aportes que realizan los caudales en el período de precipitaciones (ver Figuras 6.13 y 6.14). El resto del año se mantiene un valor entre 500 µg/l y 1000 µg/l para el período 1991~1993. Para el período 1999~2002 se tiene un rango entre 500 µg/l y 1500 µg/l, donde el valor máximo coincide con la mayor precipitación registrada en el período de estudio.

Figura 6.13.- Nitrógeno Total, período 1991~1993.

Nitrógeno Total v/s Tiempo, período 1991~1993 3000 2500 2000 1500 1000 500 0 0 30609012
Nitrógeno Total v/s Tiempo, período 1991~1993
3000
2500
2000
1500
1000
500
0
0
30609012 15 18 21 24 27 30 33 36 39 42 45 48 51 54 57 60 63 66 69 72 75 78 81 84 87 90 93 96 99 10 10 10
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
20 50 80
Figura 6.14.- Nitrógeno Total, período 1999~2002.
Nitrógeno Total v/s Tiempo, período 1999~2002
3000
2500
2000
1500
1000
500
0
030609012 15 18 21 24 27 30 33 36 39 42 45 48 51 54 57 60 63 66 69 72 75 78 81 84 87 90 93 96 99 10 10 10 11 11 11 12 12 12 12 13 13
0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 20 50 80 10 40 70 00 30 60 90 20 50
Nitrógeno Total (ug/l)
NT (ug/l)

50

El comportamiento del fósforo total es muy similar al del nitrógeno total. Se identifica un gran aporte en las instancias de lluvia (ver Figuras 6.15 y 6.16). Se aprecia que el ciclo de ambos nutrientes está íntimamente relacionado con el ciclo del fitoplancton, ya que ante cualquier ingreso de nutrientes, viene un período de crecimiento de algas y consumo de fósforo y nitrógeno. Los rangos para ambos períodos están entre 20 µg/l y 100 µg/l.

Figura 6.15.- Fósforo Total, período 1991~1993.

Fósforo Total v/s Tiempo, período 1991~1993 140 120 100 80 60 40 20 0 0
Fósforo Total v/s Tiempo, período 1991~1993
140
120
100
80
60
40
20
0
0
30609012 15 18 21 24 27 30 33 36 39 42 45 48 51 54 57 60 63 66 69 72 75 78 81 84 87 90 93 96 99 10 10 10
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
0
20 50 80
Figura 6.16.- Fósforo Total, período 1999~2002.
Fósforo Total v/s Tiempo, período 1999~2002
140
120
100
80
60
40
20
0
030609012 15 18 21 24 27 30 33 36 39 42 45 48 51 54 57 60 63 66 69 72 75 78 81 84 87 90 93 96 99 10 10 10 11 11 11 12 12 12 12 13 13
0 0 0
0 0 0 0
0 0 0 0
0 0 0 0
0 0 0 0
0 0 0 0
0 0 0 0 0
0
0 20 50 80 10 40 70 00 30 60 90 20 50
Fósforo Total (ug/l)
(ug/l)

51

El amonio responde de forma más suave a las crecidas, debido a que el gran aporte no es de amonio, sino de sólidos suspendidos orgánicos que sedimentan. Ahora bien, las condiciones de mezcla y oxigenación llevan al amonio generado a formas oxidadas del nitrógeno (nitrito, nitrato) volviendo así a concentraciones bajas y estables. Como se aprecia en las Figuras 6.17 y 6.18, los rangos para ambos períodos van desde 5 µg/l hasta cerca de 300 µg/l.

Figura 6.17.- Amonio, período 1991~1993.

 

Amonio v/s Tiempo, período 1991~1993

500