Sei sulla pagina 1di 2

Te prometo que me voy a portar bien, sólo voy a divertirme.

Siempre ha sido una preocupación personal, el trasladar elementos de

mi vida cotidiana a la creación de piezas de arte, anteriormente he

producido algunas series de imágenes en las que utilicé la imagen fotográfica como una posibilidad de detener algunos momentos de mi vida, y trasladarlos al espacio de la galería.

Realicé diferentes producciones visuales para tratar de comprender

las relaciones de las personas cercanas y contemporáneas a mí, en un contexto nocturo lleno de frenesí por vivir las fiestas, las relaciones sociales y afectivas en medio del caos. Me interesaba reflejar la visión que percibí en estas fiestas, documentando mucho

de lo que sucedía en esos momentos, siempre que iba a cualquier lugar

llevaba cámara en mano, para retratar todo eso que veía a mi alrededor. Muchas veces pensé que estaba siendo sólo espectador de estos sucesos, pero más allá de sólo verlo, también lo estaba viviendo, quizás no en la manera en la que lo hacían los otros, cada uno lo habrá percibido de manera muy distinta, para mí era toda una experiencia estar ahí, ver, vivir, y sentir, lo que pasaba a mi alrededor en esos momentos.

La documentación que he hecho de mi vida en ese mundo nocturno, y las

personas a mí alrededor, se ha convertido en parte de mi obra como artista, decidí traducir estas imágenes fotográficas a pinturas, traduciendo la imágen fotográfica a un soporte tradicional, que sigue

teniendo un efecto más o menos aureatico para un público diverso. La serie de obras tituladas Te prometo que me voy a portar bien constaba de 8 pinturas, que aludían a personajes retratados en diferentes espacios, como las “raves”, conciertos, bares, o afters. Partiendo de estos ejercicios artísticos, me interesa hacerme planteamientos acerca de las relaciones entre las personas y cómo me encuentro yo con respecto a estas relaciones.

Todo

desarrollamos modos de relacionarnos e identificarnos con cierto tipo

de personas y ambientes distintos para cada quién. Las personas que

a cuestionarme acerca de la forma en que

esto

me llevó

he conocido y que se han transformado también en mis amigos son una parte muy importante en mi vida, he aprendido mucho de ellos.

Generalmente las fiestas son el punto de encuentro de muchas personas

a las que quiero, y cada vez que nos encontramos inventamos nuevas

anécdotas al vivirlas juntos. Siempre me la paso documentando los eventos a los que asisto, me gusta tomar fotos de la gente, en su ambiente natural, en la mayor desinhibición posible. Ahora se ha vuelto tan fácil mostrar todas esas imágenes de una manera masiva a mis amigos por medio del Internet, el ejercicio de fotografiar y publicar mis fotografías en el Facebook, ha hecho más habitual esta

forma de comunicación. Cuelgo las fotografías en mi espacio, etiqueto

a las personas que retraté, y empezamos a hablar de esas imágenes, a

mantener estas historias expuestas ante todos los amigos ligados por medio de internet.

Después de la serie de pinturas, de Te prometo que me voy a portar bien decidí hacer una serie de dibujos para una exposición que titulé Just Gonna Have Fun retomando el ejercicio de retratar a mis contemporáneos. Pero en el tiempo entre que realicé una y otra serie, algo cambió en la manera que me veía a mí misma relacionarme con los otros: Las redes sociales del internet. Ahora la manera de mirarse a uno mismo y mirar a los otros es distinta, entre la vida real y la vida virtual, los comportamientos cambian radicalmente. Los nuevos medios condicionan la forma de relacionarnos con nuestro entorno, pero una de las constantes sigue siendo relacionarnos y divertirnos, (de ahí el título de la exposición). Y aunque también hice el ejercicio de retratar a las personas que me rodeaban, incluí algunas imágenes que me apropié de la web.

No dejo de fascinarme cada día, viendo las fotografías que exhiben una vida frenética de sujetos que todo el tiempo buscan una forma de divertirse y al mismo tiempo mostrarse y relacionarse con aquellos que se identifican. He hecho una colección de estas imágenes, que ahora se vuelven un fetiche, que al mismo tiempo me refleja como voyerista y exhibicionista. A partir de esta fascinación he creado esta colección de imágenes que representan un poco a mi generación, a mis amigos de verdad o a los imaginarios del facebook.