Sei sulla pagina 1di 6

1

INTERVENCIÓN SOBRE MÁSTER DE FORMACIÓN DE PROFESORADO

2012-05-03

Javier San Martín UNED

Tengo que empezar por agradecer el Presidente de la Asamblea de Decanos esta iniciativa de organizar estas jornadas para reflexionar sobre la situación de los estudios de Filosofía en España. Creo que viene en el momento más oportuno, incluso podríamos decir que es más oportuno en este momento que cuando se habló por primera vez de esta reunión. Porque en este momento pasamos, la sociedad en general, y en ella la Filosofía por una coyuntura verdaderamente preocupante para su futura. En un momento en el que, de cara a resolver la crisis económica, se insiste en eliminar todo gasto que no sea absolutamente necesario, los estudios de Filosofía y los de otras humanidades llevan todas las de perder. Por eso que aparezcamos ahora como un conjunto de profesionales serios dispuestos a ofrecer a la sociedad unas ideas claras sobre nuestros objetivos y demandas me parece más necesario que nunca. En segundo lugar quiero disculparme por no haber cumplido lo que se nos pidió, el enviar unos guiones para que el conjunto estuviera previamente informado. He tenido un viaje a México con un curso cuya preparación me llevó su tiempo y, luego, la adaptación de vuelta siempre tiene sus exigencias. Pero eso era una circunstancia externa. Hay una razón interna que me retrajo de enviar ese guión y que es la siguiente. El Máster de Formación de Profesorado actual tiene una estructura muy precisa bastante bien organizada, y en la que no caben muchas modificaciones realistas,

2

sólo una que luego comentaré, en la que no cabe mucha discusión y que no me parecía de relieve suficiente como para hacer inevitable el envío de un guión porque la propuesta es sencilla. Por otro lado, yo asistí a la reunión preparatoria como representante del representante que debía haber asistido, el Presidente de la Sociedad Hispánica de Antropología Filosófica Joan Bautista Llinares), ya estando allí, me vi obligado también a hacer de representante de la Sociedad Española de Fenomenología, por no estar su Presidente, Agustín Serrano de Haro, y por haber sido representante de Filosofía en la Comisión encargada del Máster de Formación de Profesorado me encontré encargado de participar en la Mesa referida a este Máster. Tengo que decir que si fui representante de Filosofía en esa Comisión no fue por gusto propio, sino por ser de esos profesores con los que el Decano de entonces siempre se encontraba en los pasillos y al que más fácil era captar para una ocupación más, que, dadas las cargas burocráticas que terminamos teniendo en mi Universidad y por tanto la dificultad de encontrar profesores para esas tareas absolutamente voluntarias y gratuitas, no se podía rechazar. Pero cuando fue elegido el nuevo y actual Decano, ya le dije que tenía que buscar a otro representante. Dicho esto, quiero explicar por qué no cabe esperar grandes cambios realistas. Es cierto que podríamos discutir aquí un plan máximo sobre este Máster, a saber, que nos dejaran a nosotros organizar cómo los enseñantes de Filosofía deben enseñar Filosofía. Parece hasta cierto punto lógico. Pero hay que tener en cuenta que siendo o aspirando a ser los enseñantes de Filosofía funcionarios públicos, es al Estado al que compete organizar el modo de obtener esa preparación. Quiero decir que será irreal

3

discutir sobre ese programa máximo porque la preparación de funcionarios depende del Estado y es el Estado el que organiza eso. Esto que digo está en consonancia con la descripción que Kant hace de la relación de las diversas Facultades con el Estado en el Disputa de las facultades. Por tanto, asumo que el filósofo puede y a veces debe poner todo en cuestión, pero también creo que no conviene hacerlo en todo momento, y creo que menos en este en el que debemos hacer propuestas que tengan un mínimo porcentaje de ser tenidas en cuenta. Por eso no creo que debamos invertir mucho tiempo en discutir un programa máximo de organización del Máster. Por eso me centraré en la estructura que tiene actualmente dándola por difícilmente superable en cuanto a estructura, si no partimos poner todo en cuestión y del programa máximo. La historia pequeña de este Máster viene de una época en la que filosofía y resto de enseñantes de humanidades y ciencias llevábamos las de perder, porque en el Ministerio dominaban los pedagogos, en concreto la Ministra María Jesús San Segundo y el ya entonces catedrático de la UNED Alejandro Tiana, aquella profesora de Economía de la Educación, éste de Historia de la Educación. En esas condiciones de predominio, los rumores que circularon eran sumamente preocupantes para los enseñantes de humanidades y ciencias, porque las informaciones que los propios profesores de pedagogía hacían circular era que ya todo estaba decidido en el contenido y organización del Máster. Incluso se hicieron circular anteproyectos en los cuales todo lo decidía la Facultad de Ciencias de la Educación. Justo ante esos rumores los Decanos concernidos se movilizaron, al menos en nuestra Universidad para intentar exigir la participación en la organización

4

de ese Máster de todos los implicados. Creo incluso que algo de eso se trató también en una reunión de Decanos que hubo, si no me equivoco, en Lugo. La posición recién mencionada, que era difícil de llevar adelante con el tándem San Segundo/Tiana en el Ministerio, se hizo más plausible con el cambio de María Jesús San

se hizo más plausible con el cambio de María Jesús San Segundo por Mercedes Cabrera en

Segundo por Mercedes Cabrera en abril de 2006. De hecho las antenas sobre lo que decían los pedagogos en nuestra Universidad pasó del todo está decidido a un casi silencio bastante o muy elocuente. Ya en el mandato de Mercedes Cabrera sale la nueva ley de reforma universitaria en octubre y en diciembre sale la regulación del Máster de formación de profesorado. Una vez que se tiene ese marco, en la UNED se puso en marcha una Comisión de Decanos para determinar cómo se organizaba el Máster. En la Memoria se explican las reuniones ya de 2009, pero antes hubo muchas incluso con el Ministerio para

5

hacerse una idea de cómo organizarlo en la UNED, y para pedir un margen para adaptar a la UNED las especificaciones del decreto. Esas gestiones quedaron en manos de la Vicerrectora de Investigación, que fue la que se encargó de los posgrados. El resultado de esas reuniones fue una distribución que pareció bastante adecuada, aumentado los créditos generales y los específicos, que quedaron como se especifica en la tabla, en la que en la columna de medio se especifica cómo distribuye el Ministerio los créditos en la ORDEN ECI/3858/2007 de 27 de diciembre, que desarrolla el REAL DECRETO 1393/2007, de 29 de octubre, por el que se establece la ordenación de las enseñanzas universitarias oficiales en grados, másteres y doctorado.

Total créditos:

 

60 créditos ECTS Dec. de diciembre

60 créditos ECTS UNED

 

Módulo

de

Formación

   

5

Personalidad (Psicología)

 

Genérico Común:

12

15

5

Procesos

y

contextos

Educativo

(Educación)

 

5

Sociedad,

familia

 

y

Educación

(Sociología)

 

Módulo

de

Formación

     

Historia de la Filosofía (5)

 

Específico:

24

27

10

Probl. actuales de la Fil. (5)

 
   

6

 

Diseño curricular y motivar en el aula

17

6

 

Lógica

y

metodología

en

la

enseñanza de la filosofía (6)

 

5

 

Innovación

e

investigación

docente (2)

 

Prácticum (I y II)

 

12

 

Trabajo Fin de Máster:

16

6

Pueden elegir con quién hacer el TFM

 

Este es el plan, a mí me parece, bastante ajustado. La forma de desarrollarlo ha sido mediante una Comisión, presidida por la Vicerrectora de Investigación, y en la que estamos representadas todas las Facultades implicadas —que somos todas las de la Universidad menos Derecho—. La Comisión se reúne tres o cuatro veces al año en sesión ordinaria, y las que sean necesarias para resolver problemas que pueden surgir, por ejemplo, sobre la

6

matriculación de alumnos. El Máster está atribuido a la Facultad de Educación, de la que provienen por tanto el Secretario de la Comisión y las secretarias administrativas. En este plan el ideal es que participaran profesores de secundaria en activo, primero, en el diseño y seguimiento de todas las materias específicas. Segundo, en la asignatura que en nuestra Facultad está encomendada a los lógicos. Y tercero, lo que es más importante, en esos dos créditos de Innovación e investigación docente. Esta sería mi propuesta, que en la UNED al menos, teniendo en cuenta que todo es a distancia y que todas las materias se imparten por Internet, sería muy factible. Tenemos la mala suerte de que esa participación implicaría compensar la docencia de los profesores de secundaria por la docencia universitaria, lo que en este momento resulta muy problemático. Pero sí debemos mantener como horizonte esa petición.