Sei sulla pagina 1di 4

Las causas del color

Comunicación Visual COLOR

“Las causas del color son muy diversas, pero todas ellas tienen el mismo origen: es la existencia de electrones en la materia, con sus variadas respuestas a las diferentes longitudes de onda de la luz, lo que hace que el mundo sea multicolor”.

Kurt Nassau, Doctor en Bioquímica por la Universidad de Pittsburgh (EEUU)

¿Por qué el rubí es rojo? ¿Y las esmeraldas verdes? Cuando la luz atraviesa al rubí emerge de él con una longitud de ondas más elevadas, son las que nuestro ojo percibe dentro de la coloración roja. En cambio cuando pasa a través de la esmeralda, la longitud de onda es diferente y constituye la franja espectral que nosotros vemos como verde. Nassau determina catorce causas del color las que tienen en común: la interacción de ondas luminosas con los electrones. “El color es una manifestación visible (e incluso destacada) de algunos de los efectos más sutiles que determinan la estructura de la materia” (Nassau). La percepción del color es una experiencia subjetiva, propia de la condición humana, que abarca aspectos fisiológicos y psicológicos vinculados a la realidad fisicoquímica del entorno.

Cuando hablamos de energía, tenemos que tener claro que:

- La energía es directamente proporcional a la frecuencia

- Tanto la energía como la frecuencia son inversamente proporcionales a la longitud de onda Por lo tanto, frecuencias y energías altas corresponden a longitudes de onda cortas (zona violeta del espectro). Para medir la longitud de onda se utiliza el nanómetro, cuyo valor es 10 -9 metros (la energía se mide en electronvolt). La visión humana es sensible a las longitudes de onda que están entre los 700 nanómetros (rojo) y los 400 nanómetros (violeta). Por fuera de este rango no podemos ver energía, sin embargo muchos animales sí son sensibles a otros niveles de longitud de onda (abejas y otros insectos). En los átomos, iones y moléculas cada electrón ocupa un orbital determinado, los orbitales se organizan en capas. La primera capa la forman dos electrones, las dos capas siguientes están formadas por ocho electrones. Los electrones que forman las capas cerradas se aparean entre sí generando una estabilidad elevada. Para promover el salto de un electrón apareado hasta una capa siguiente es necesaria una cierta cantidad de energía grande, por lo que las capas completas no intervienen en los colores de los cuerpos. El color tiene origen en las transiciones de los electrones desapareados que son los más exteriores. Son los electrones de valencia, los que realizan los enlaces químicos. Entre los minerales las variables de color se deben a la presencia de iones con electrones desapareados. En el rubí, por ejemplo, la causa de su color rojo se debe a la presencia de cromo como una impureza. El cromo, como el hierro y el cobre, es un metal de transición, esto quiere decir que posee electrones desapareados en algunas capas internas de sus átomos. Sus electrones al ser estimulados con energía son los causantes del color. La mayoría de los pigmentos que se utilizan en la fabricación de pinturas son compuestos de metales de transición.

También existen colorantes orgánicos, como los causantes del verde de la clorofila o el rojo de la sangre. En estos casos las interacciones se producen a nivel molecular, no atómico, y se denominan orbitales moleculares. Son electrones que pueden transitar más allá del átomo y dependen de estructuras moleculares de enlaces simples como la del carbono. Algunas especies químicas con orbitales moleculares son fluorescentes. La luz fluorescente se emite durante el cambio de estado de algunos electrones que al pasar de la excitación al estado fundamental emiten una energía que coincide con la zona del espectro visible. Los productos que refuerzan la luminosidad de los tejidos, como en el caso de los jabones y detergentes, en realidad poseen la capacidad de absorber radiación ultravioleta y remitir parte de esa energía en forma de luz azul. La bioluminiscencia de las luciérnagas y algunos peces se da por una serie de reacciones químicas que conducen a la excitación de los orbitales de algunas moléculas. En el caso de los metales, los electrones se pueden mover libremente a lo largo del volumen, no están ligados al átomo o ion, esto explica la capacidad de conducción de los mismos. Esta gran movilidad también explica la particularidad del color. Cuando uno de los electrones del metal absorbe un fotón y salta a un estado excitado, puede remitir inmediatamente un fotón de la misma energía y retornar a su estado original. Debido a la velocidad en que esto ocurre es que vemos la reflexión característica de los metales. Las variables de color están dadas por la diferencia en las densidades de los materiales, lo que provoca distintas absorciones y remisiones de energía. ¿Por qué el cielo es azul? Los cambios en la dirección de la luz cuando ésta atraviesa un elemento denso, en este caso la atmósfera, son los causantes del color del cielo. La dispersión de la luz en sus diferentes colores componentes permite apreciar un ángulo mucho mayor de refracción en las radiaciones de onda corta (zona espectral del rojo) que en las de onda larga (zona espectral del azul), por lo tanto la dispersión de la radiación azul es mayor que la de la roja. Esto explicaría la predominancia del azul en la atmósfera. En cambio, al atardecer y amanecer el sol se encuentra bajo, sus rayos atraviesan una zona de mayor espesor atmosférico y se privan de las longitudes de onda larga generando los colores rojizos.

las longitudes de onda larga generando los colores rojizos. Luz azul Luz roja La refracción es
las longitudes de onda larga generando los colores rojizos. Luz azul Luz roja La refracción es

Luz azul

Luz roja

La refracción es el resultado en el cambio de velocidad de la luz al atravesar un medio. Cuando un rayo de luz choca oblicuamente con un elemento transparente (la atmósfera) cada nivel energético se frena y el rayo se desvía en diferente ángulo dependiendo de su longitud de onda. Esto es lo que comprobó Newton en 1704 con el prisma de cristal, o por lo menos fue quien reconoció su significado por primera vez. La dispersión de la luz en las gotas de agua y en los cristales de hielo es la causa del arcoíris. La dispersión es un inconveniente en los sistemas ópticos de los telescopios y de las cámaras fotográficas por la creación de aberraciones cromáticas que provocan imágenes defectuosas.

La difracción es la desviación que se da en un rayo luminoso al chocar con una superficie opaca. Cuando la superficie de un objeto presenta irregularidades en magnitudes microscópicas, cercanas a las de las longitudes de onda de la luz, se produce un fenómeno muy singular llamado Redes de difracción. Estas redes están constituidas por conjuntos de puntos y líneas igualmente espaciados entre sí en medidas nanométricas. Cuando la luz pasa por estas redes es dispersada en todas direcciones. Las ondas que proceden de líneas adyacentes interfieren entre sí, dependiendo del ángulo de incidencia de los rayos éstos se suman produciendo una nueva longitud de onda y por lo tanto un color luz o color estructural, o se anulan. La variable de color dependerá de la longitud de onda lumínica y del espaciado de la red. Este sistema es el causante de los colores iridiscentes de los escarabajos, plumas de ave, mariposas y muchos insectos, además del color iridiscente de los discos compactos (DVD y CD), de las marcas de seguridad de los billetes, y las pantallas de cristal líquido de celulares y monitores. Se recomienda ver: http://entomoblog.net/Sacandoles-los-colores-a-los-escarabajos.html

Podemos ver en estas imágenes de microscopio cómo son las
Podemos ver en estas imágenes de microscopio cómo son las

Podemos ver en estas imágenes de microscopio cómo son las redes estructurales que permiten los colores iridiscentes en estos insectos.

La aplicación del conocimiento del color en la tecnología

La pantalla LCD La base de su funcionamiento hay que buscarla en los cristales líquidos, elementos que se colocan entre dos capas de cristales polarizados. Cada píxel de la pantalla incluye moléculas helicoidales de cristal líquido apiladas con tal regularidad que actúan como red de difracción.

Una pantalla LCD está formada por las siguientes partes:

Reflectores y fuente de luz (fluorescentes o más recientemente LEDs)

Paneles polarizados.

Cristal frontal.

Panel de cristal líquido.

Filtro de color RGB.

 Panel de cristal líquido.  Filtro de color RGB. Las pantallas LCD no generan luz

Las pantallas LCD no generan luz propia, dependen de una serie de tubos fluorescentes o diodos Led. Poseen retro iluminación o fuente de luz fija, que ilumina los cristales líquidos. Aplicando corriente eléctrica a través del polarizado se pueden orientar las moléculas del cristal líquido que formarán el color de acuerdo a la reacción frente al paso de mayor o menor cantidad de luz.

reacción frente al paso de mayor o menor cantidad de luz. La pantalla de plasma En

La pantalla de plasma En este caso se trata de paneles de cristal divididos en celdas cubiertas de fósforo, contienen una mezcla de gases nobles que al ser excitados con electricidad se convierten en plasma permitiendo al fósforo emitir luz. Estas pantallas también están formadas por píxeles. Cada píxel dispone de tres celdas separadas en cada una de las cuales hay un fósforo de color distinto: rojo, azul y verde. Estos colores se mezclan lumínicamente para crear el color final del píxel.