Sei sulla pagina 1di 10

T1

Nutrientes

P026

EIR 2010-2011

En esta pregunta no es necesario hacer descartes, directamente iremos en busca de la respuesta correcta y, para ello, debemos conocer los nombres de las vitaminas. Así, la vitamina A o retinol, el ácido fólico o vitamina B 9 , la niacina o vitamina B 3 , y la vitamina E o tocoferol.

P105

EIR 2010-2011

La profilaxis de la anemia ferropénica durante el embarazo se basa en ase- gurar el aporte de 30 mg de hierro elemental al día en el embarazo (opción n.º 4) y de 15 mg/día durante la lactancia (opción n.º 5).

Se recomienda realizar una dieta equilibrada con alimentos ricos en hie- rro como carne de vacuno, pollo, pavo o cerdo, pescado, verduras (espi- nacas y acelgas), legumbres (lentejas), frutos secos y cereales fortificados, junto con el consumo de suplementos de hierro oral (en forma de sales ferrosas) y en dosis bajas a partir de la vigésima semana de gestación, en las mujeres en que se presuponen unas reservas inadecuadas de hierro (probablemente es el término “siempre” el responsable de la anulación de la pregunta).

La dosis recomendada de hierro elemental al día (30 mg) durante el em- barazo se aporta con 150 mg de sulfato ferroso, 300 mg de gluconato fe- rroso o 100 mg de fumarato ferroso. Es preferible tomar los suplementos al acostarse o entre comidas, siempre y cuando los efectos secundarios lo permitan, para favorecer su absorción y no deberían tomarse con té, leche o café.

Alguna observación sugiere que la suplementación universal con hie- rro a las mujeres sanas, con una nutrición adecuada y con un estado normal de hierro, no es necesaria y puede no ser innocua, aconsejando que la administración del suplemento se ajuste a las necesidades indi- viduales.

P027

EIR 2009-2010

En relación a los estudios de determinadas patologías digestivas relacio- nadas con la pobre ingesta de fibra, como por ejemplo la diverticulosis, también denominada “la enfermedad de la civilización”, se encuentran en- tre las recomendaciones una dieta rica en fibra, dado que la dieta de las sociedades industriales es pobre en ésta (opción n.º 3).

Desgloses

comentados

Dietética

La duda puede crearse con la opción n.º 2, puesto que sí existen recomen- daciones acerca de necesidades específicas de fibra, en torno a 20-30 g/ día, ¿se trata, entonces, de una justificación para las recomendaciones?

En cuanto al resto de las opciones no justifican las recomendaciones de ingesta de fibra. En primer lugar, las fibras insolubles contienen ácido fítico que, en ingestas de fibra superiores a las recomendaciones diarias, puede interferir en la correcta absorción de algunos minerales como: zinc, calcio y hierro, pero no regulan la excreción intestinal de los mismos (respuesta 1 falsa).

Los distintos tipos de fibra son resistentes a la hidrólisis de las enzimas di- gestivas humanas, aunque algunos compuestos pueden ser fermentados por la microflora colónica, dando lugar a diferentes gases, agua y ácidos grasos de cadena corta, que son absorbidos en el colon aportando ener- gía: 2 kcal/gramo (opción n.º 4 falsa, no aportan energía de alta calidad), siendo sustrato energético para el colonocito.

Por último, la fibra soluble tiene un limitado efecto antihiperglucémico pro- ducido al retrasar la absorción de los carbohidratos (opción n.º 5, falsa).

P088

EIR 2009-2010

Repasa en esta tabla las necesidades energéticas infantiles.

P088 (EIR 09-10) Necesidades energéticas en la infancia

     

NECESIDADES

PESO

TALLA

ENERGÉTICAS

 

EDAD

(MEDIO)

(MEDIA)

 

kcal/kg/día

kcal/día

1

a 3 años

   

100

1.300

4

a 6 años

20

112

90

1.800

7 a 10 años

28

132

70

2.000

11

a 14 años (niños)

45

157

55

2.500

11

a 14 años (niñas)

46

157

47

2.200

Para conocer de forma más sencilla las necesidades energéticas en función de la edad, se puede aplicar la siguiente fórmula (siempre de forma aproxi- mada): las necesidades calóricas son 1.200 kcal + 100 kcal por año de edad (opción n.º 4 correcta).

Desgloses comentados

21

Dietética

P005

EIR 2008-2009

El azúcar común está compuesto íntegramente por sacarosa. Se obtiene de la caña de azúcar o de la remolacha azucarera.

Según su nivel de refinado, hablamos de azúcar blanco o moreno, pero su composición es similar. Se recomienda que su aporte diario no exceda del 10% de la ingesta calórica total.

P005 (EIR 08-09) Clasificación de los hidratos de carbono

MONOSACÁRIDOS:

• Hexosas (6 átomos de C): glucosa (G), fructosa (F), galactosa (Ga).

• Pentosas (5 átomos de C): ribosa, desoxirribosa, xilosa (son nutrientes de escasa cuantía en una dieta normal).

DISACÁRIDOS:

Maltosa (2 moléculas de G), lactosa (G y Ga) y sacarosa (G y F).

POLISACÁRIDOS:

Glucógeno (de origen animal), almidón (de origen vegetal).

P006

EIR 2008-2009

Centrándonos en el siguiente esquema nos damos cuenta que la respuesta correcta es la número 3.

Saturados (los átomos de carbono que componen la cadena de un ácido graso van unidas por enlaces simples):

- Origen animal:

› Palmítico.

› Láurico.

› Esteárico.

› Mirístico.

› Efecto desfavorable al aumentar el colesterol LDL.

Insaturados (si tienen un doble enlace, monoinsaturados; y si tiene dos o más, poliinsaturados):

- Monoinsaturados: disminuyen el LDL y la resistencia.

› Oleico.

› Elaídico.

- Poliinsaturados:

› Omega-3 (ác. linolénico): reduce los triglicéridos e incrementa li- geramente el HDL.

› Omega-6 (ác. linoleico y araquidónico): disminuye el colesterol sérico, pero su consumo no ha de ser elevado ya que puede pro- vocar disminución HDL.

Transaturados: perfil desfavorable sobre el perfil lipídico al incremen- tar el LDL y disminuir el HDL.

P007

EIR 2008-2009

La actividad física es el factor que más variabilidad introduce en las ne- cesidades energéticas. En función del tipo de actividad realizada (ligera,

22 Desgloses comentados

moderada o pesada) y de su duración, aumentan progresivamente los re- querimientos energéticos.

P066

EIR 2007-2008

Con el nombre de malnutrición proteico-energética se engloban ciertas patologías tradicionalmente separadas, pero con aspectos superpuestos (marasmo, kwashiorkor y kwashiorkor marasmático) que afectan funda- mentalmente a los niños en edad de crecimiento y se caracterizan por in- gestas deficientes de macronutrientes (energía y proteínas).

La deficiencia de proteínas suele asociarse a déficit de energía y otros nu- trientes. Se pone de manifiesto por pérdida de masa muscular, cabello fino y frágil, lesiones cutáneas y edema.

La carencia de vitamina A produce ceguera nocturna, xeroftalmia, retraso del crecimiento e hiperqueratosis. La carencia de vitamina C, en cambio, produciría escorbuto principalmente.

El bocio y el hipotiroidismo serian patologías relacionadas con la falta de yodo en la dieta y la anemia (microcítica) con la carencia de hierro.

P066 (EIR 07-08) Desnutrición proteico-calórica. Factores diferenciales

 

DESNUTRICIÓN PROTEICO CALÓRICA EDEMATOSA

 

DESNUTRICIÓN PROTEICO CALÓRICA NO EDEMATOSA

(antiguo Kwashiorkor)

(antiguo Marasmo)

 
 
 

Letargia

 

Pérdida de masa muscular

Irritabilidad inicial, que da paso

Infecciones de repetición

a posterior apatía

Vómitos

Pérdida de turgencia cutánea

Diarrea

Pérdida de grasa parda

Anorexia

Abdomen distendido o plano

Flaccidez del tejido celular subcutáneo

Atrofia muscular

Hipotonía

Edema

Hipotermia

Hepatomegalia y edematización de otras vísceras

Bradicardia

Estreñimiento en las fases iniciales

Dermatitis, con oscurecimiento de las zonas afectadas

que se continua con diarrea por inanición en fases avanzadas

Pelo ralo y despigmentado

 

Dietética

P078

EIR 2007-2008

El ácido fólico, vitamina B 9 , es un compuesto reconocido como nu- triente esencial para el hombre. Probablemente la deficiencia vitamí- nica más común en la población general es la del ácido fólico y es un problema potencial en cualquier embarazo. Las reservas corporales de folatos se agotan un mes después de suspender su ingestión. A causa del aumento de la demanda durante el embarazo, las mujeres gestan- tes pueden desarrollar deficiencia de folatos (ácido fólico), de manera insidiosa.

Durante el embarazo la necesidad base de folatos se incrementa por lo menos diez veces sobre las necesidades en las mujeres no embarazadas. Se recomienda la ingesta de 800 mg diarios durante el embarazo.

Se ha atribuido a la deficiencia de ácido fólico, el desarrollo de anomalías congénitas, y de manera específica, defectos del tubo neural (columna ver- tebral), depresión, preeclampsia y otros problemas previos al parto como el desprendimiento prematuro de la placenta.

La deficiencia manifiesta de ácido fólico con anemia megaloblástica grave, se observa más a menudo acompañada de ausencia de cuidados prenata- les, y rara vez pasa inadvertida debido a un lento progreso.

P014

EIR 2006-2007

Las guías de nutrición recomiendan los siguientes valores como guía para las necesidades energéticas diarias según edades:

• Menor de 3 años:

100 kcal/kg/día.

• 4 – 6 años:

90 kcal/kg/día.

• 7 – 10 años:

70 kcal/kg/día.

• 11 – 14 años:

47-55 kcal/kg/día.

• 15 – 18 años:

40-45 kcal/kg/día.

• 19 – 30 años:

35-40 kcal/kg/día.

• 31 – 60 años:

30-35 kcal/kg/día.

• Mayor de 60 años:

25-30 kcal/kg/día.

T2

Los alimentos

P029

EIR 2010-2011

Podríamos decir que la proteína ideal sería aquella que supliera las ne- cesidades de aminoácidos esenciales (aquellos que el ser humano no puede sintetizar) de nuestro organismo. La clara del huevo está forma- da fundamentalmente por agua, un 86%, y por proteínas de alto valor biológico, con un contenido próximo, en aminoácidos esenciales, a la proteína ideal.

De hecho la ovoalbúmina se utiliza como proteína patrón o de referencia (opción n.º 1 correcta). Muy cercana a la proteína del huevo encontraría- mos la de la leche de vaca.

Así, podemos afirmar que las proteínas de origen animal proporcionan en general perfiles adecuados de aminoácidos esenciales, mientras que las de origen vegetal (con excepción de la soja), no cubren las demandas protei-

cas de los seres humanos, ya que normalmente son deficitarias en uno o varios aminoácidos esenciales.

P029

EIR 2009-2010

Las legumbres en general, y las judías en particular, son una importan- te fuente de proteínas, almidón y fibra soluble. Sus proteínas son de bajo valor biológico debido a su bajo contenido en metionina (es su aminoácido limitante), aunque contienen la mayoría de aminoácidos esenciales.

El arroz, como parte de los cereales, es una fuente importante de hidratos de carbono, principalmente almidón, con un aporte proteico (fundamen- talmente orizenina) de bajo valor biológico, debido a su bajo contenido en lisina (es su aminoácido limitante).

Por eso una comida en la que las alubias rojas, y también las negras (am- bas deficitarias en metionina, pero que sí contienen lisina), se acompañan de cereales, como por ejemplo el arroz (deficitarios en lisina, pero que sí contienen metionina), hace que la comida sea de proteínas completas (es decir, que se complementan proteicamente, pero no se potencian, dado que siempre que se obtenga una buena combinación de todos los ami- noácidos no importa si se toma una cantidad mayor de unos que de otros; opción n.º 3 correcta).

Por ese motivo las proteínas animales se consideran de alto valor biológico, porque contienen todos los aminoácidos esenciales para el ser humano. Repasa en el siguiente gráfico las principales fuentes de proteínas.

P029 (EIR 09-10) Principales fuentes de proteínas
P029 (EIR 09-10) Principales fuentes de proteínas

Desgloses comentados

23

Dietética

P029 (EIR 09-10) Aminoácidos esenciales y no esenciales

AMINOÁCIDOS ESENCIALES

AMINOÁCIDOS NO ESENCIALES

(el hombre no los sintetiza)

(el hombre sí los sintetiza)

 

Alanina

Valina Leucina Isoleucina Triptófano* Treonina Fenilalanina Metionina* Lisina* Histidina (hasta 6 meses de edad)

Arginina

Asparagina

Cisteína

Glicina

Glutamina

Ornitina

Prolina

Serina

Taurina

Tirosina

* La carne y los alimentos de origen animal contienen todos los aa esenciales. En legumbres, cereales y tubérculos son tres los principales aa esenciales limitantes

P015

EIR 2007-2008

El grupo alimentario de carnes, pescados y huevos se caracteriza por un elevado porcentaje de proteínas que, además, son de alto valor biológico, puesto que tienen un alto contenido en los nueve aminoácidos esenciales.

El contenido proteico de las carnes es variable, con un valor promedio de 20%. El porcentaje de grasa oscila entre el 2 y el 25%, variando según el ani- mal. Esta grasa es rica en ácidos grasos saturados de cadena larga y pobre en poliinsaturados. El contenido de colesterol varía según la especie del animal pero, en general, es alto.

El contenido en hidratos de carbono es insignificante, con la excepción del hígado, que contiene un 6%. Las carnes contienen cantidades impor- tantes de hierro, sodio, potasio y fósforo (elementos químicos esencia- les). También pequeñas cantidades de calcio y magnesio. El agua repre- senta entre el 65% y el 80%. Son también ricas en vitamina B 12 , niacina y riboflavina.

T3

Alimentación equilibrada

P028

EIR 2010-2011

Esta pregunta es ya todo un clásico que se ha repetido varios años.

Nos preguntan sobre el porcentaje de las necesidades energéticas, siendo los valores en su mayoría aceptados como válidos.

HC: 55-60%; lípidos: 30% y proteínas 12-15%. Estos valores permiten considerar como válida sólo la respuesta 4, dado que si bien los valores varían según los distintos autores, el margen de diferencia entre ellos es muy estrecho, por lo que ninguna de las otras alternativas podría ser co- rrecta.

24 Desgloses comentados

P028 (EIR 10-11) Proporciones del aporte energético total en una dieta equilibrada P064 EIR 2008-2009
P028 (EIR 10-11) Proporciones del aporte energético total
en una dieta equilibrada
P064
EIR 2008-2009
Durante un programa de educación para la salud dirigido a mujeres en

edad del climaterio es importante resaltar algunos puntos fundamentales:

Es importante aumentar la ingesta de calcio, realizar dieta equilibra-

da baja en lípidos (HC: 55-60%, proteínas: 12-15%, lípidos: menor de 30%). Se ha de hacer hincapié en los lípidos, que es el único grupo que estaría modificado, cabe resaltar que los ácidos grasos poliinsatura- dos son de origen vegetal. Los más conocidos son el omega 3 (Ω-3)

y

el omega 6 (Ω-6). Las propiedades del primero de ellos hacen que

disminuyan los triglicéridos y se incremente ligeramente el HDL; por tanto, aporta una característica beneficiosa a nuestra dieta. El omega

6,

en cambio, disminuye el colesterol sérico pero un consumo elevado

puede provocar reducción de HDL. Por consiguiente, durante el clima- terio no se recomienda reducir demasiado los ácidos grasos de este tipo. Tal vez, en caso de eliminar algún ácido graso, sería más reco- mendable reducir los saturados (efecto desfavorable al aumentar el colesterol LDL).

Evitar café, tabaco y alcohol; hacer ejercicio regularmente, por ejem- plo, andar una hora diaria.

El

sol es bueno (sin excesos) porque nos aporta la vitamina D tan im-

portante en esta etapa ya que favorece la absorción del calcio. Produc- tos lácteos (1-2 l al día), poca sal, fruta y pescado abundante y beber 2 l de agua al día.

P017

EIR 2007-2008

Para un equilibrio alimentario la ración alimentaria diaria se puede equi- librar desde el punto de vista cualitativo y cuantitativo. El equilibrio cua-

Dietética

litativo consiste en la elaboración de menús por el método de raciones (entendiendo por ración la cantidad de alimento adecuado a la capacidad de un plato normal).

Esta distribución cualitativa suele representarse por distintos gráficos, el más extendido de los cuales es la pirámide de alimentos.

La pregunta hace referencia a esta distribución, por lo que a continuación la explicaremos detalladamente.

La pirámide alimentaria “tradicional” está dividida en cuatro escalones:

En la base se encuentra el grupo del pan (pan, cereal, etc.), del cual se recomiendan de cuatro a seis porciones por semana.

El

segundo escalón se divide en dos partes; en una de ellas aparecen

representados el grupo de verduras (lechuga, patatas, zanahorias, to- mates…). La recomendación es de tres a cinco porciones por semana. En la otra mitad se encontraría el grupo de frutas. A pesar de encon-

trarse en el mismo escalón que las verduras, los expertos recomiendan de dos a tres porciones por semana.

El

tercer escalón también se encuentra dividido en dos partes. En una

de las partes, el grupo de la leche, el yogur y el queso, de dos a tres

porciones por semana. Al otro lado, grupo de la carne, aves, pescados, legumbres, frutos secos y huevos, también en todos ellos se recomien- da de dos a tres porciones por semana.

En la copa de la pirámide están representados los alimentos que se deben usar con moderación: grasas, aceites, dulces, etc.

Para el equilibrio cuantitativo será necesario emplear una tabla de com- posición de alimentos en la que se exprese la cantidad de energía y de nutrientes contenidos por cada 100 g de cada alimento. Se utiliza en me- nos ocasiones ya que, para conseguir el ajuste alimentario equilibrado, se requiere un trabajo más específico.

Más reciente es el concepto de la pirámide NAOS, con las recomendacio- nes de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, en la que se dan las recomendaciones para una alimentación saludable y la práctica de actividad física, combinadas en un mismo gráfico. En la misma también se recoge la importancia del agua en la nutrición, recomendándose un consumo de, al menos, de 1 a 2 l/día.

Con la información recogida en la pirámide, se persigue la difusión de estilos de vida saludables relacionados con la nutrición y la práctica de actividad física entre la población, ofreciendo información sobre qué alimentos o ejercicio físico son recomendables para los estilos de vida saludable.

En cuanto a los alimentos, los puntos más importantes serían:

• Alimentos recomendados varias veces a diario: frutas, verduras, hor-

talizas, cereales, productos lácteos, pan y aceite de oliva, que consti- tuyen la base de la dieta, por lo que deben ser consumidos a diario. También la pasta y el arroz pueden alternarse, teniendo en cuenta es- tas consideraciones de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria

y Nutrición (si la pregunta se realizase a día de hoy podría ser hasta

impugnable).

• Alimentos recomendados varias veces a la semana: se incluye en este grupo los pescados, blancos y azules, las legumbres, los huevos, las carnes, frutos secos y embutidos, que pudiendo ser combinados con otros alimentos deben ser consumidos varias veces a la semana, pero no todos los días.

• Alimentos cuyo consumo se recomienda ocasionalmente: entre los que se incluyen la bollería, los dulces, los refrescos, patatas fritas y pro- ductos similares.

P017 (EIR 07-08) Pirámide NAOS modificada (recomendaciones de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición)

T7 Valoración del estado nutricional
T7
Valoración del estado nutricional

P089

EIR 2009-2010

El índice nutricional se calcula efectivamente partiendo de la fórmula:

Peso x talla

x 100

Peso medio x talla media

Desgloses comentados

25

Dietética

Resultados por debajo de 90 nos indican la existencia de malnutrición; en- tre 90 y 110 son considerados como normales; de 110 a 120, sobrepeso, y por encima de 120 se consideran obesidad.

P091

EIR 2009-2010

Teniendo en cuenta los datos clínicos que nos ofrece el enunciado, la he- patomegalia nos pone sobre la pista de las proteínas: el hígado tiene espe- cial importancia para el metabolismo de proteínas e hidratos de carbono. Como consecuencia de ese déficit de proteínas, se produce un descenso de la presión oncótica, con la consiguiente salida de líquido desde el to- rrente circulatorio al tejido intersticial (a un tercer espacio), con la consi- guiente aparición de ascitis (también pueden aparecer edemas, derrame pleural, etc.).

P078

EIR 2008-2009

La intoxicación estafilocócica causada por el Staphylococcus aureus produ- ce vómitos, diarreas, calambres, dolor abdominal, etc. Una de las caracte- rísticas más importantes es la ausencia de fiebre. El vehículo principal de esta bacteria son los manipuladores de alimentos infectados (respuesta 1): cremas, flanes, mayonesas, bechamel, charcutería, etc. La vigilancia y el control de vectores (respuesta 2) se realiza de manera más estricta en las intoxicaciones en las cuales hay peligro; por ejemplo, en la brucelosis. Es una zoonosis trasmitida al ser humano por animales infectados, por lo que en numerosos casos está presente el vector.

El tiempo de cocción (respuesta 3) se vigila más de cerca con el C. perfrin- gens ya que el vehículo principal es la carne cruda o parcialmente cocida. Los vegetales se lavarán de manera exhaustiva (respuesta 5) para prevenir infecciones causadas por E. Coli.

T9

Dietas controladas en sodio

P104

EIR 2010-2011

Debemos tomar en consideración la nueva clasificación del JNC VII (In- forme del Comité Nacional Conjunto para la prevención, detección, eva- luación y tratamiento de la hipertensión arterial, Joint National Comitee on Prevention, Detection, Evaluation and Treatment of High Blood Pressure). Según esta última, los valores de presión arterial normal son PAS igual o menor a 120 mmHg y PAD menor o igual a 80 mmHg, por lo que se reba- jan, de esta manera, las cifras anteriores para diagnosticar la HTA (esto es debido a que se ha observado importante morbilidad en pacientes con cifras arteriales previamente consideradas normales).

Del mismo modo, se considera como prehipertensión cifras de PAS entre 120 y 139 mmHg y de PAD entre 80 y 89 mmHg. Repasa el resto de valores en la siguiente tabla:

P104 (EIR 10-11) Patología hipertensiva según JNC VII

Normotensión

PAS ≤ 120 mmHg/PAD ≤ 80 mmHg

Prehipertensión

PAS 120-139 mmHg/PAD 80-89 mmHg

Hipertensión grado I

PAS 140-159 mmHg/PAD 90-99 mmHg

Hipertensión grado II

PAS > 120 mmHg/PAD > 100 mmHg

P104 (EIR 10-11) Directrices de la dieta DASH (Dietary Approaches to Stop Hypertension diet)

GRUPO DE

PORCIONES

     

ALIMENTO

DIARIAS

 

EQUIVALENCIAS

EJEMPLOS

SIGNIFICADO EN LA DIETA DASH

   

1 rebanada de pan

   

Cereales

7-8

½ taza de cereal seco

Pan de trigo entero, cereales sémola

y harina de avena

Ser fuentes de energía y fibra

½ taza de arroz, pasta o cereal

   

1 taza de verdura cruda

   

Verduras

4-5

½ taza de verdura cocida

Tomate, patatas, zanahorias, col, calabaza,

espinacas y alcachofa

Ser fuentes de potasio, magnesio y fibra

180 ml de caldo

   

180 ml de zumo

   

1 pieza de fruta mediana

Plátanos, naranjas, dátiles, melón, uva,

mango, pera, piña, fresa y manzana

Frutas

4-5

¼ taza de fruta seca

Ser fuentes de potasio, magnesio y fibra

¼ taza de fruta fresca, congelada o enlatada

 
   

240 ml de leche

   

Lácteos

2-3

1 yogur

Leche descremada, yogur descremado o

bajo en grasa, queso bajo en grasa

Ser fuentes de calcio y proteínas

42 gramos de queso

Carnes,

   

Seleccionar carne magra, retirar la grasa

 

84 gramos de carne cocida, carne de ave de corral o de pescado

pescado

≤ 2

visible. Asar, hornear o hervir. Retirar la piel de pollo

Ser fuentes de proteínas y magnesio

y pollo

   

42 gramos o 1/3 de taza o dos cucharadas de semillas

   

Legumbres y frutos secos

1-2

Avellanas, nueces, almendras, cacahuetes,

semillas de girasol, habas, lentejas

Ser fuentes de energía, potasio, magnesio, proteína y fibra

½ taza de legumbres cocidas

26 Desgloses comentados

Dietética

Ante un paciente con una prehipertensión, existen estudios que demues- tran (por ejemplo, estudio PREMIER, 2006) que estos pacientes podrían beneficiarse de un régimen intensivo de cumplimiento de la dieta DASH (Dietary Approaches to Stop Hypertension Diet), que comprende una die- ta rica en verduras y frutas y pobre en grasas, así como la reducción de la sal en la dieta (menor de 6 g/día). Para conseguir una dieta sosa es preciso, en primer lugar, suprimir los alimentos que contienen sal en origen (embutidos, salazones, conservas, quesos curados o pastillas de concentrados de caldo; opción nº 3 cierta). Junto a esto se recomienda la pérdida de peso si el IMC es superior a 25 (recomendable mantener un IMC entre 19 y 25), el consumo moderado de alcohol (según distintos autores, inferior a 30 g/día; para otros, diferenciando por sexos, menor de 2U/día en el varón y de 1U/día en la mujer; en nuestro país se interpreta que la unidad de alcohol equivale a 10 g, mientras fuentes anglosajonas estiman la conversión de la unidad en 8 g; por todo esto, opción n.º 2 falsa) y el aumento de la actividad física.

En cuanto a la opción n.º 4, restricción total de ácidos como vinagre y li- món, no tiene ningún efecto beneficioso en el caso expuesto.

Por último, la opción n.º 5: como ya hemos dicho antes, se deben evitar aquellos alimentos salados (salazones), entre los que encontramos las aceitunas, las anchoas, el bacalao, los pescados ahumados, los pepinillos, etcétera.

P076

EIR 2009-2010

En el paciente con HTA, una parte de su tratamiento lo constituyen las modificaciones del estilo de vida que deberían recomendarse a todos los hipertensos. Las que han demostrado reducir la presión arterial son las si- guientes: descenso de peso, disminución del consumo de alcohol (menos de 30 g/día en hombres y de 20 g/día en mujeres), reducción de la ingesta de sodio (menos de 6 g de sal común al día, ejercicio físico moderado aeró-

practicado

bico e isotónico (andar, correr, nadar, bailar, aerobic, ciclismo

de forma regular y gradual, durante 30-45 minutos al día, la mayoría de los

días de la semana, dieta DASH (Dietary Approaches to Stop Hypertension):

rica en potasio y calcio. Se basa en un consumo elevado de frutas y ve- getales, con disminución de la ingesta total de grasas y de la proporción de grasas saturadas. Se recomienda comer más pescado. La supresión del consumo de tabaco es una medida coadyuvante esencial para disminuir el riesgo cardiovascular global.

)

P106

EIR 2009-2010

En un paciente que ha sufrido una insuficiencia cardíaca congestiva, apar- te del tratamiento farmacológico (inotropos positivos para aumentar la fuerza contráctil del miocardio; vasodilatadores, fundamentalmente IECA, para disminuir tanto la precarga como la postcarga; diuréticos para dismi- nuir la precarga; betabloqueantes o antagonistas del calcio, fármacos de elección en las insuficiencias cardíacas de origen diastólico), y el reposo fí- sico y emocional (para disminuir el gasto cardíaco), también realizaremos recomendaciones dietéticas. Entre las recomendaciones dietéticas que le haremos están:

• Las comidas deben ser en general poco copiosas, aunque siempre tra- tando de evitar la aparición de deficiencias nutricionales.

• Dietas hipocalóricas: destinadas a conseguir una disminución del peso (ya que el sobrepeso aumenta el gasto cardíaco).

• Debe reducirse el consumo de alcohol. No sólo como parte de una dieta hipocalórica, sino también por el efecto tóxico que el alcohol, en determinadas dosis, produce en el tejido miocárdico.

P076 (EIR 09-10) Modificaciones del estilo de vida en HTA
P076 (EIR 09-10) Modificaciones del estilo de vida en HTA

• Disminución en la ingesta de sal (con intención de disminuir la precar- ga cardíaca): puede mejorar sustancialmente la sintomatología, fun- damentalmente si se asocia a reposo (en cama). Dentro de este control de la ingesta de sodio, hay ciertos alimentos y/o condimentos que por su alto contenido en sodio deben ser evitados, entre ellos el ketchup (opción n.º 2 cierta). Repasa éste y otros alimentos no recomendados en una dieta baja en sodio en la tabla adjunta:

Desgloses comentados

27

Dietética

P106 (EIR 09-10) Restricciones dietéticas en la insuficiencia cardíaca

ALIMENTOS NO RECOMENDADOS EN DIETA HIPOSÓDICA AMPLIA

Lácteos

Quesos curados, mantequilla con alto contenido en sal

 

Charcutería, carnes saladas o ahumadas (beicon,

Carnes

tocino, salchichas, patés, etc.), extractos de carne

o

pollo, etc.

Pescados

En salazón o ahumados (bacalao, salmón, etc.), conservas (sardinas, atún, etc.), extractos de pescado, alimentos precocinados o congelados (empanadillas, rebozados, etc.).

Cereales y tubérculos

Pan y derivados con alto contenido en sal, snacks (patatas fritas, etc.), precocinados y congelados (pizza), bollería industrial, cereales integrales, copos de maíz, etc.

Frutas y verduras

Frutos secos salados (almendras, cacahuetes, etc.), aceitunas, crema de cacahuete, conservas, zumos de verduras y hortalizas envasados, extractos de verduras, verduras

hortalizas precocinadas o congeladas y listas para freír, etc.

y

Varios

Salsas comerciales, mayonesas y ketchup, sopas de sobre, alimentos precocinados enlatados, agua mineral con gas, alimentos ricos en glutamato monosódico, bicarbonato de sodio, etc.

P018

EIR 2006-2007

La dieta hiposódica estricta contiene de 600 a 1.000 mg de sodio. Pue- de causar, evidentemente, una hiponatremia. La anorexia puede ser consecuencia tanto del sabor insípido de la comida como de la hipo- natremia.

En caso de dieta hiposódica se recomienda instaurarla de forma pro- gresiva, para adecuarse al sabor insípido y utilizar otros productos para dar sabor a la comida: vinagre, aceite de oliva, limón, especias. Mejor cocción al vapor para que no se lleve la cocción en agua todo el sabor de los alimentos. Si no se puede hacer más sabrosa, que tenga un mejor aspecto para la vista.

T13

Obesidad

P079

EIR 2009-2010

Según la clasificación sobre el exceso de peso según la OMS (basada en el IMC), el grado III corresponde a la obesidad mórbida, el máximo grado de obesidad. Tiene, por tanto, un riesgo de comorbilidad muy grave (opción n.º 5).

28 Desgloses comentados

P079 (EIR 09-10) Estado nutricional y peso según IMC (clasificación de la OMS)

 

IMC

ESTADO NUTRICIONAL / PESO

 

< 16

Desnutrición severa

16 - 17

Desnutrición moderada

17

- 18,5

Desnutrición leve

18,5 - 24,9

Normopeso

25

- 29,9

Sobrepeso

30

- 34,9

Obesidad grado I

35

- 39,9

Obesidad grado II

 

> 40

Obesidad grado III u obesidad mórbida

T17

Recomendaciones dietéticas en las enfermedades del aparato digestivo. Cuidados de enfermería

P056

EIR 2010-2011

El síndrome de reflujo gastroesofágico se define por la aparición de sinto- matología clínica importante o alteraciones histopatológicas en el ámbito del esófago (esofagitis) como consecuencia de los episodios repetidos de RGE (paso de contenido gástrico al esófago). El tratamiento del mismo va encaminado a evitar los factores que provocan la disminución de la pre- sión a nivel del esfínter esofágico inferior o que irritan el esófago. Repasa en la tabla siguiente las principales recomendaciones en el RGE.

P056 (EIR 10-11) Recomendaciones en el RGE

RECOMENDACIONES EN EL RGE

Medidas recomendadas

Motivo de recomendación

Elevar el cabecero de la cama

Mejora aclaramiento esofágico

Tumbarse en posición de decúbito lateral izquierdo

Mejora barrera antirreflujo

(mantener la válvula de His)

Evitar decúbito tras las comidas

Mejorar aclaramiento esofágico en periodo de distensión gástrica

Evitar ropas ajustadas

Evitar de presión abdominal

Evitar comidas copiosas

Evita la distensión gástrica

(y su consiguiente de presión)

Evitar comidas ricas en grasas

Disminuyen la presión del EEI

Comida rica en proteínas

Aumentan la presión del EEI

(opción n.º 4 cierta)

Evitar alcohol y tabaco

Disminuyen la presión del EEI

Controlar o evitar el estrés

Disminuye la percepción visceral

Evitar ejercicio físico intenso

Evitar las alteraciones motoras esofágicas asociadas al ejercicio

Evitar medicamentos como la teofilina, los anticolinérgicos, nitratos, calcioantagonistas, diazepam, etc.

Evita su efecto sobre el tono del EEI

Dietética

P030

EIR 2008-2009

El Reflujo Gastroesofágico (RGE) se produce por una posible disfunción del Esfínter Esofágico Inferior (EEI). El alcohol, el tabaco, el chocolate, la cafeí- na, la menta, las grasas, etc., disminuyen la presión del EEI, por lo que no son alimentos recomendados. Las proteínas aumentan la presión de dicho esfínter (respuesta 2 correcta) y los hidratos de carbono no influyen para nada.

P101

EIR 2008-2009

La dieta blanda es una valiosa opción nutricional para pacientes con en- fermedades gastrointestinales, en etapa de recuperación de una cirugía o para quienes tienen dificultad para masticar y deglutir, ya que evita condi- mentos, grasas y alimentos de difícil digestión.

Para este tipo de pacientes se han diseñado regímenes alimenticios cono- cidos como “dieta blanda”, la cual se basa en productos de fácil asimilación (abundan productos de consistencia suave o preparados como papillas), como líquidos, frutas y verduras que garantizan un mínimo esfuerzo para el sistema digestivo.

De acuerdo a los especialistas, las dietas blandas se indican principal- mente en casos de: gastritis, colitis, úlceras, cáncer, dificultades mecáni- cas, etc.

Centrándonos en la pregunta, creemos que es sencillo detectar dentro de las opciones cuál de ellas no correspondería con una dieta blanda. El yogur, el puré y el huevo pasado por agua son alimentos claramente recomen- dados para cualquiera de estos casos expuestos en el párrafo anterior. El pollo hervido y la tortilla también los consideramos alimentos incluidos dentro de una dieta blanda, ya que la digestión de dichos alimentos es

muy sencilla y requiere poco esfuerzo para el aparato digestivo. Por tanto, el alimento que no incluiríamos en un menú de estas características sería las empanadillas, pues aportan niveles de grasa importantes y no garanti- zan un mínimo esfuerzo para el sistema digestivo.

P016

EIR 2007-2008

El objetivo principal del tratamiento es reducir los síntomas asociados al reflujo gastroesofágico, así como el riesgo de esofagitis y sus complicacio- nes. Las modificaciones en la dieta pueden mejorar significativamente los síntomas secundarios al reflujo, por lo que se recomienda el tratamiento dietético en todos los pacientes. Las medidas dietéticas son las mismas para la hernia de hiato y para la esofagitis.

La primera modificación dietética interesante es evitar los alimentos que producen disminución de la presión del esfínter esofágico inferior (EEI), ya que éstos facilitan el reflujo.

El mecanismo antirreflujo fundamental es el nivel de presión del EEI. Para ello es importante conocer los diferentes efectos de los alimentos sobre dicho esfínter. Los carnitivos, chocolate y grasa disminuyen la presión del esfínter. Las proteínas la aumentan. El alcohol la disminuye y se dice que los carbohidratos no generan cambios en la presión del esfínter esofágico inferior.

Como segunda medida se establece evitar alimentos que producen irri- tación de la mucosa gástrica como alcohol, cítricos, tomate, café, etc., que son alimentos con gran osmolaridad que determinan los síntomas de pi- rosis.

Como en la pregunta nos piden cuál de los alimentos EXCLUIRÍAS, debe- mos marcar la respuesta n.º 2 ya que el té y café son bebidas que irritan la mucosa gástrica.

P016 (EIR 07-08) Fisiopatología del reflujo gastroesofágico
P016 (EIR 07-08) Fisiopatología del reflujo gastroesofágico

Desgloses comentados

29

Dietética

T18

Recomendaciones nutricionales tras la cirugía. Cuidados de enfermería

P103

EIR 2006-2007

Las recomendaciones son las siguientes:

• Dieta progresiva, los primeros días blanda y después, paulatinamente, ir aumentando hasta los tres o seis meses; es lo que podrá hacer una alimentación variada.

• Para poder identificar fácilmente los que no son tolerados, la incorpora- ción de alimentos nuevos debe ser de uno en uno. Si no se tolera algún alimento, se ha de dejar pasar unos días antes de probarlo de nuevo.

• Dieta rica en hidratos de carbono complejos y proteínas y moderada en grasas, para evitar la pérdida de peso y favorecer la reparación de tejidos.

• Dieta baja en hidratos de carbono simples (respuesta 2 incorrecta).

• Será necesaria la administración de vitamina B 12 de forma permanen- te, pues con la gastrectomía se produce falta de factor intrínseco ne- cesario para su absorción intestinal.

30 Desgloses comentados

• En casos de diarrea y/o malabsorción estará indicado el aporte de fibra hidrosoluble para ralentizar el tránsito.

• Incorporación gradual de la lactosa (leche y yogur) evaluando su tole- rancia (respuestas 4 y 5 incorrectas). La leche y los yogures deben ser desnatados y los quesos, frescos.

• Dieta fraccionada en 5-7 tomas diarias en pequeñas cantidades, evi- tando comer mucho una sola vez (respuesta 3 correcta).

• Dejar pasar 2 o 3 h entre comidas.

• Comer despacio, masticando bien, invirtiendo un tiempo no inferior a 30 minutos en cada comida, bien sentado y con la espalda recta.

• Posición decúbito durante 30 minutos después de las comidas prin- cipales.

• Evitar tomar líquidos durante las comidas, beber sólo entre horas (res- puesta 1, incorrecta).

• Beber al menos dos litros de líquidos al día. Evitar bebidas alcohólicas, gaseosas y excitantes como el café o el tabaco.

Las modificaciones de la dieta serán menos estrictas y la progresión más rápida en los casos que exista estómago residual.