Sei sulla pagina 1di 17
Ciencias Psicosociales PREGUNTAS DE INVESTIGACIÓN ALUMNOS 1º GRADO. CURSO 2010-2011

Ciencias Psicosociales

PREGUNTAS DE INVESTIGACIÓN ALUMNOS 1º GRADO. CURSO 2010-2011

Grupo 1: ¿Qué efectos produce una situación traumática en las personas que la han vivido?

Beatriz de la Flor Rubio Adrián Fernández Frías Teresa Martín Carrillo Iván Gala Sánchez María Dolores Sierra Mellado Amelia Ramos Mora

*
*

Referencias Bibliográficas (3): 2004-2008 1B, 1M, 1No

2. Evasión

En conclusión, los síntomas o efectos que dejan las situaciones

traumáticas se clasifican en tres categorías principales:

1. "Reviviscencia"

El evento parece estar sucediendo de nuevo una y otra vez

Sueños y recuerdos reiterativos y angustiantes de la situación

Reacciones físicas a situaciones que le recuerdan el evento traumático

Sentimientos de despreocupación e indiferencia

Incapacidad para recordar aspectos importantes del trauma

Aislamiento de las personas, lugares u objetos que hacen recordar el evento

Sensación de un futuro incierto

3. Excitación

Dificultad para concentrarse y para dormir

Respuesta exagerada a los estímulos que causan sobresalto

Conciencia excesiva (hipervigilancia)

Irritabilidad o ataques de ira

También pueden tener sentimientos de culpa acerca del hecho y sufrir ansiedad, estrés y tensión.

(3)

Las situaciones traumáticas en la vida de un individuo pueden llevar al desarrollo, psicopatologías debidas a que durante tales eventos se perturban o se trascienden los límites de la persona a nivel psicológico y físico. Un ejemplo puede ser que el individuo se vea en obligación de tener que presenciar imágenes intolerables para su psiquis. La perdida de los seres queridos y la manera tan violenta de agresión puede dejar traumatismos significativos en quienes son testigos directos del evento violento. Sin embargo no todos los individuos presentan psicopatologías muchos de ellos se recuperan satisfactoriamente, e igualmente los síntomas no se presenta de la misma manera para todas las personas. Las diferencias individualidades junto con la capacidad de cada uno para enfrentar estas situaciones no se debe pasar por alto como factores moduladores de los resultados psicológicos de la experiencia.

Durante la segunda guerra mundial la psicología se oriento a explicar una serie de síntomas que experimentaban los soldados combatientes. Los síntomas identificados eran: vértigo, taquicardia, temblor extremo, mareo, sensaciones de hormigueo en los brazos o manos y transpiración, fue así como surgió la llamada neurosis de guerra.

Rubin & Bloch (2000) argumentan que con el transcurso del tiempo y en medio de los datos clínicos reunidos a partir de eventos traumáticos se empezaron a identificar algunas reacciones psicológicas adicionales. Planeamiento emocional, incredulidad, perturbaciones del sueño, pesadillas, enojo e irritabilidad, pensamientos intrusivos, tristeza, olvido y perdida de concentración; miedo a “volverse loco”, fueron reacciones comunes a las víctimas de trauma.

Adicionalmente hallaron también sentimientos de culpa del superviviente, perdido de la sensación de seguridad del mundo, pérdida de confianza en los demás, incremento en el uso del alcohol y droga, aislamiento social, excitabilidad, inquietud, nerviosismo, quejas de dolor, síntomas de gripe, minimización del incidente traumático, hipervigilancia, sentimientos de vergüenza, desesperación, desesperanza, vértigo, temblor, mareo, sentimientos de euforia, taquicardia, alteraciones de la percepción del tiempo. Esta enumeración de síntomas que constituyen el desorden del estrés postraumático, pueden ser desarrollados justo después de que el individuo haya sido expuesto a un evento traumático en donde hubo peligro de daño a su integridad física.(1)

En este siglo también han ocurrido catástrofes similares donde se pueden ver efectos parecidos como por ejemplo:

Profesor Dr. José Manuel Párraga Sánchez

Se indican las referencias: B (referencia válida y sujeta a normativa). M (bibliografía válida pero mal referenciada). No (no es referencia válida). * (Nombre de autores no sujetos a normativa)

1

Del estudio…… Ciencias Psicosociales Observando los siguientes datos nos damos cuenta que todas las personas

Del estudio……

Ciencias Psicosociales

Observando los siguientes datos nos damos cuenta que todas las personas que han sido victimas o presenciado una catástrofe tienen efectos perjudiciales tanto física como psicológicamente. En este articulo observamos los efectos que se han podido ver en las victimas del 11 M. Vamos hacer especial hincapié en los resultados psicopatológicos. Al principio todo el mundo de Madrid pensaba que el podía haber estado muerto o viajar en ese tren. Todo esto creó un clima de malestar que llevó al consumo de alcohol, tabaco y tranquilizantes. Un mes después se observó que el 12% de los madrileños había caído enfermo y un 9% tenían estrés y ansiedad. También se observaron patologías psicológicas como El 10,9% (8,8-13,3) de la población general experimentó síntomas de ataque de pánico o crisis de angustia. La afectación fue más de 2 veces superior en mujeres que en varones, el 14,6% frente al 6,8%. Los síntomas más frecuentes entre los que sufrieron ataque pánico fueron: sentirse horrorizado o aterrorizado (66,6%), con miedo o asustado (58,2%), que el tiempo pasaba muy lentamente o rápidamente (54,8%), sentirse indefenso (52,9%), como si no estuviese pasando en realidad (40,4%), temblor o agitación (18,8%), palpitaciones (18,3%), indiferente o como si fuera un sueño (15,8%), con miedo a morir (14,4%), con dificultades para respirar (10,8%), sudoración (10,2%). En cuanto a la prevalencia de la depresión, el 8% (6,3-10,1) de la población madrileña ha presentado, posteriormente al 11-M, síntomas de depresión mayor. También en este caso las mujeres se han visto doblemente afectadas que los varones, presentado el 10,6% por 5,1%. En cuanto a la prevalencia de la depresión a lo largo del tiempo en la población de Madrid muestran que el 26,8% de la población ha padecido depresión, lo que excluyendo la aparecida tras el 11-M daría lugar a un 18,8% de personas que han cumplido los criterios de depresión mayor en algún momento de su vida. (2)

Bibliografía.

1- Maria del Mar Ospina Balcazar. Santa Rosa de Osos. Atención psicológica a personas víctimas del terrorismo en el momento inmediatamente posterior al suceso (Sitio en Internet ).(pag 1-119) :2008. Disponible en Internet: http://www.cuadernosdecrisis.com/edicionesdecrisis.php

psicológicas

de los atentados terroristas del 11-M en Madrid de los estudios y resultados en la población en general(Sitio en

2-.J.J. Miguel-Tobal*, A. Cano-Vindel*, I. Iruarrizaga*, H. González* y S. Galea*

Consecuencias

Internet ). (pag 163-179) 2004. Disponible en Internet: http://es.scribd.com/doc/8658414/Consecuencias-

psicologicas-de-los-atentados-del-11M.

3-Medicine plus. Servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU. Institutos Nacionales de la Salud. trastornos del estrés postraumático (Sitio en Internet). Actualizado: 2/14/2010. Disponible en

Internet:http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000925.htm

Grupo 2: ¿Sufren los pacientes ante la espera en la sala de urgencias?

Sheila Venegas Ortiz Elena Vera Garrida Juan Manuel González Serrano Ignacio Cabanillas Manchón Rocio Fernández Galea

*
*

Referencias Bibliográficas (2):

0B, 0M, 2No

RESPUESTAS

INTRODUCCIÓN

Cuando el paciente y su familia deciden ir a un servicio de urgencias tienen como meta lograr atención rápida, considerada ésta como un proceso con tres componentes; admisión, información y compañía. Para lograr dicha atención encuentran varios obstáculos que perciben como una carrera de obstáculos que deben sortear uno a uno: Es como si fuera una carrera de obstáculos. Ya había pasado en sí el principal. Por lo menos ya estaba en un proceso y eso es ya significativo

La espera en los servicios de urgencias puede elevar el estrés de los pacientes pudiendo generar ataques de ansiedad. Las personas que acuden al servicio de urgencias van por una razón que les preocupa. Estos servicios al tener una gran demanda, la espera de los pacientes hasta que se les atiende, puede ser prolongada, generándole

Profesor Dr. José Manuel Párraga Sánchez

Se indican las referencias: B (referencia válida y sujeta a normativa). M (bibliografía válida pero mal referenciada). No (no es referencia válida). * (Nombre de autores no sujetos a normativa)

2

Ciencias Psicosociales esto una tensión intrínseca del ambiente, Esta tensión esta generada por el tiempo

Ciencias Psicosociales

esto una tensión intrínseca del ambiente, Esta tensión esta generada por el tiempo que la persona está en el servicio de urgencias. Dicha tensión suele provocar estrés general del paciente y su acompañante. Este estrés es incrementado porque el personal sanitario pasea ante el paciente sin solucionar su problema. También influye en el paciente el estrés de la persona que le acompaña . La ansiedad de los pacientes puede agravar por la prioridad de atención que tienen con respecto a otros. Si la ansiedad llega a unos límites desorbitados nos podemos encontrar con un ataque de pánico, que es provocado por la larga espera, la incertidumbre y el no ser escuchado por nadie. En caso de que un paciente llega a quejarse por esta tardanza, se convertiría en un paciente problemático. Cuando un paciente se considera problemático, esta conducta se valora negativamente por parte del personal sanitario, y esto puede traer repercusiones nefastas para la atención del propio paciente. Estos ataques de ansiedad antes de que lleguen a límites indeseados, deberían ser percibidos por el enfermero o enfermera, durante el chequeo rutinario. CONCLUSIÓN Como conclusión la organización de los servicios médicos son los principales responsables del estrés, ataques de ansiedad o pánico de los diversos pacientes que llegan al servicio de urgencias. Esto se debe a una organización deficiente, mala burocracia y/o falta de profesionales sanitarios en el servicio de urgencias.

Bibliografía.

http://www.suite101.net/content/el-estres-de-ser-paciente-a24361

http://aprendeenlinea.udea.edu.co/revistas/index.php/iee/article/view/5481/5622

Grupo 3: ¿CÓMO AFECTA LA MUERTE NEONATAL A LAS ENFERMERAS PEDIÁTRICAS?

Blanco Francisco, Visitación Carpintero Vaquero, Sonia Castro Daher, Carlos Alberto Crespo Pulido, María De la Fuente Ruiz, Patricia Muelas Curiel, Jacinto Nieto Martín, Jennifer Torralbo Cachinero, Eva María

Referencias Bibliográficas (4): 2004-2009 0B, 2M, 2No

En la actualidad, la tasa de mortalidad infantil ha disminuido, ya que en un estudio realizado indica que durante los últimos 20 años se ha producido un descenso, no obstante en los últimos dos años ha habido un ligero aumento. En general los niños presentan una tasa de mortalidad más elevadas que las niñas durante el periodo estudiado (1986-1996).

Las ideas principales que hemos sacados de los artículos son:

Preocuparse por el bienestar del niño y su familia y trabajar con ellos.

El Manual Técnico Administrativo de Servicios de

Enfermería indica que debe haber: 1 enfermera por dos incubadoras día y noche, y un auxiliar por 4

incubadoras día y noche.

No puede haber prevención a no ser que sea un enfoque de sistema regionalizado.

Utilizar métodos para reducir el agotamiento y el recambio en la organización:

- Acortar las horas de trabajo incluyendo más descansos.

- Compartir la carga de pacientes.

- Desarrollar sistemas de apoyo para el personal.

- Establecer una comunicación.

- Discutir dilemas éticos.

- Asegurar una preparación laboral adecuada

Se aconseja una serie de pautas a seguir entre los profesionales sanitarios para cuidarse a sí mismos son las siguientes:

1. No ser siempre los mismos profesionales los que atiendan esta situación.

2. Perder el miedo a expresar lo que siente.

3. Compartir dificultades con los compañeros y crear un grupo de apoyo.

4. Si la situación en el momento te incapacita a la hora de realizar el trabajo hablarlo con tu superior para que otro lo realice.

5. Sesiones clínicas sobre el tema

6. Entre una situación de bebé muerto y bebé vivo hacer un paréntesis

7. Realización de cursos sobre el tema.

Profesor Dr. José Manuel Párraga Sánchez

Se indican las referencias: B (referencia válida y sujeta a normativa). M (bibliografía válida pero mal referenciada). No (no es referencia válida). * (Nombre de autores no sujetos a normativa)

3

Bibliografía. Ciencias Psicosociales • E. Albacar, C. Borrell. Evolucion de la mortalidad infantil en la

Bibliografía.

Ciencias Psicosociales

E. Albacar, C. Borrell. Evolucion de la mortalidad infantil en la ciudad de Barcelona. Gac Sanit. V 18Nº1. Barcelona ene-feb 2004

I.C. Amayo de Gamarra. M.J Suarez de Betancourt, B.Villamizar Carvajal. Cuidados de enfermería del neonato critico. Guía ACOFAEN Biblioteca lascasas 2005

B. Valls Barcelo, N Real Martinez, C. Monsen Sanchez, S. Garquez Martinez, F. Gomez Lopez, E Fernandez de la Serra. Niveles de estrés y factores estresantes que padece el personal de enfermería de la unidad de neonatal del Hospital Universitario Gremans

Olza, M C Silvente, B. Herrera, P. Aguayo, A. García. Guía para la atención a la muerte perinatal y neonatal. 29 de octubre de 2009, Madrid

Grupo 4: Cómo detectar el Síndrome de Munchausen y cómo actuar ante él.

Cañadas Álvarez, Guadalupe Fernández Parejo, Pilar Mateos Ramos, Jara M. Mesonero de Cos, Paloma Oliveros Santiago, Manuel Rey Carrasco, Natalia

Referencias Bibliográficas (3): 2007-2010 1B, 1M, 1No

El Síndrome de Munchausen por poderes es una forma de abuso infantil caracterizada porque uno de los padres induce en el niño síntomas reales o aparentes de una enfermedad inexistente. En estos casos, los padres o tutores utilizan artificios diferentes para provocarles enfermedades ficticias a sus hijos, con el objetivo de obtener una ganancia secundaria mal definida de la hospitalización del niño. Ellos relatan historias clínicas falsas sobre padecimientos de sus hijos, inducen síntomas y signos, los someten a chequeos y evaluaciones médicas múltiples, que, con frecuencia, también terminan en ingresos hospitalarios.

Las enfermeras/os pueden detectar un Síndrome de Munchausen si observan:

En el niño:

Los síntomas del niño no encajan en un cuadro clásico de enfermedad o no concuerdan entre sí.

Los síntomas del niño mejoran en el hospital pero reaparecen en el hogar.

tolera mal los medicamentos y estos son ineficaces

puede presentar vómitos, erupciones, problemas en la canalización de las venas…

Puede tener antecedentes médicos dramáticos e inconsistente, según la madre.

Presenta múltiples cicatrices quirúrgicas

Aparición de nuevos síntomas, después de los resultados negativos de pruebas.

Antecedentes familiares de muerte infantil no aclarada o miembros que alegan tener diferentes enfermedades graves.

En el perpetrador:

Es "exageradamente atento" o "demasiado servicial".

Con frecuencia está involucrado en un campo de atención médica, como la enfermería y es muy colaboradora y apreciada por el personal de enfermeras

Cuando cree que puede ser descubierta, pide el alta para trasladarse a otra institución, alegando que su hija/o no evoluciona.

Insiste en que su hijo tiene un trastorno órganico, a pesar de que los resultados den negativos.

Comúnmente se le ve como devota y de una abnegación poco común, lo que hace poco probable que el personal médico sospeche del diagnostico real

Una vez que las enfermeras creen que puede existir un caso sobre síndrome de Munchausen deben:

Búsqueda de antecedentes personales, familiares, psicoafectivos, entorno social, etc.

Investigar si existe relación temporal entre los signos y síntomas y la presencia de la madre.

Separar al niño de la madre para comprobar si los signos y síntomas ocurren en su ausencia.

Recoger muestras para examen bioquímico y toxicológico.

Profesor Dr. José Manuel Párraga Sánchez

Se indican las referencias: B (referencia válida y sujeta a normativa). M (bibliografía válida pero mal referenciada). No (no es referencia válida). * (Nombre de autores no sujetos a normativa)

4

Ciencias Psicosociales ∑ Solicitar ayuda psiquiátrica. ∑ Notificación del caso al organismo legal competente,

Ciencias Psicosociales

Solicitar ayuda psiquiátrica.

Notificación del caso al organismo legal competente, aunque no tengamos la certeza absoluta.

legal competente, aunque no tengamos la certeza absoluta. Bibliografía. ∑ Johnson CF. Abuse and neglect of

Bibliografía.

Johnson CF. Abuse and neglect of children. In: Kliegman RM, Behrman RE, Jenson HB, Stanton BF, eds. Nelson Textbook of Pediatrics. 18th ed. Philadelphia, Pa: Saunders Elsevier; 2007:chap 36.

Oliván

GG.

Indicadores

de

Maltrato

Infantil;

2010;

[10

páginas]

Disponible en:

http://www.fisterra.com/guias2/maltrato.asp

 

Zona

Pediátrica.

Síndrome

de

Munchausen;

2009;

[1

página].

Disponible

en:

http://www.zonapediatrica.com/psicologia/sindrome-de-munchausen.html

Gómez TI. Los Profesionales de la Salud ante el maltrato infantil. Papel de la enfermería. Protocolo de

actuación. Cíber

http://www.enfermeriadeurgencias.com/ciber/diciembre/pagina3.html

Revista

SEEUE;

2008;

(3

páginas).

Disponible

en:

Grupo 5: ¿Los ciudadanos peruanos tienen el concepto acertado de que es, cuales son las consecuencias, y los factores de riesgo de la hipertensión arterial, enfermedad que es la principal responsable de las muertes en España?

Daniel Álvarez Tapia Daniel Borlán Morán María Díaz García Ernesto Oridalez Licea Felipe Roncero Mateos

*

 

Referencias Bibliográficas (5): 1997-2005 3B, 2M, 0No

Hay varias investigaciones sobre hipertensión arterial y los

factores que con ella se relacionan, el conocimiento que tienen las personas es un factor importante para modificar los conceptos erróneos y sobre todo el riesgo que constituye la hipertensión como condicionante del daño cardiovascular, que pone en riesgo de muerte sobre todo a los adultos. En el Perú, el conocimiento de la magnitud de la hipertensión arterial, se señala con clara evidencia en 1971 (1)

La hipertensión arterial a los 50 años de edad se asocia a una pérdida de expectativa de vida de 5 años, tanto en varones como en mujeres, así como 7 años más de enfermedad cardiovascular, en comparación con personas de la misma edad sin hipertensión. La Organización

Profesor Dr. José Manuel Párraga Sánchez

Se indican las referencias: B (referencia válida y sujeta a normativa). M (bibliografía válida pero mal referenciada). No (no es referencia válida). * (Nombre de autores no sujetos a normativa)

5

Ciencias Psicosociales Panamericana de la Salud estimó que en el transcurso de los próximos 10

Ciencias Psicosociales

Panamericana de la Salud estimó que en el transcurso de los próximos 10 años, habrá 20.7 millones de muertes por enfermedad cardiovascular, de las que unas 2.4 millones serán atribuibles a la hipertensión arterial, en la región de las Américas. Se calcula que la prevalencia de hipertensión en los países latinoamericanos y del Caribe fluctúa entre 8% y 30%. (2)

Los factores de riesgo no modificables confieren el riesgo basal para cada individuo y los factores modificables tienen un efecto modulador sobre ese riesgo predeterminado. Mediante el Framingham Heart Study y otros estudios, se han logrado establecer cuáles son los factores de riesgo mayores e independientes, entendiéndose por independientes aquellos que por sí solos, puede producir enfermedad coronaria, estos son:

(3, 4)

 

Tabaquismo. Fumadores pasivos también tienen riesgo.

Colesterol LDL y colesterol total elevados.

Diabetes mellitus.

Edad avanzada

Obesidad

Sedentarismo

Para contestar la pregunta se realizó un cuestionario respondido por 48 personas hipertensas de 120 candidatos cuyos resultados fueron: (5)

La mitad de los encuestados oscilan entre los 40-45 años de edad siendo más del 50% del sexo femenino. El 46% no conocen signos y síntomas de la hipertensión. Conocen cifras normales de hipertensión arterial sólo un 36%, es decir, tensión sistólica < 140 mmHg y tensión diastólica < 90 mmHg

El 14,7% de los enfermos tienen conocimientos altos y correctos sobre la enfermedad.

Mora–Macía J. y col., reportan que entre el 30–50% de los pacientes no llevan el tratamiento correctamente y que puede considerarse una buena adherencia al medicamento cuando el fármaco hipotensor o las orientaciones facultativas se cumplen en un 75% de las veces. La falta de adherencia al tratamiento de los pacientes en esta área se debe mayormente a que no reciben educación suficiente y apropiada y no tienen incorporadas creencia en salud que le permitan modificar sus conductas o prácticas en relación con su salud. (1) La percepción individual es elemento básico para el acto terapéutico de enseñar a cuidarse, y está muy influenciada por la estructura de la personalidad y las creencias en salud. Sabemos que la expectativa de vida de países desarrollados tienen un aumento significativo gracias a campañas preventivas, avance tecnológico entre otros factores En nuestro país, donde la expectativa de vida es ostensiblemente menor a países desarrollados (5)

Bibliografía.

1. Estrada Reventos R. y cols. Nivel de conocimientos de los pacientes hipertensos ingresados en un

Servicio de Medicina Interna sobre la hipertensión y el riesgo cardiovascular. 2005. España. [Consultado el 3 de febrero de 2007]. Disponible en:

http://europa.sim.ucm.es/compludoc/AA?a=Estrada+Reventos%2c+D%2e&donde=castellano&zfr=0

2. Kathi C. Revisión sobre hipertensión. México, Mundo Médico. 2000; 316(XXVII): 65-66.

3. Brunner y Suddarth. Enfermería Medico-Quirúrgica. 8ª ed. Vol. II. Editorial Mc Graww Hill

Interamericana; México: 1997.

4. Potter y Perry. Fundamentos de Enfermería. 5ª ed. Vol. I. Harcourt; Madrid: 2002.

5. Guía de práctica clínica de la sociedad española de cardiología en hipertensión arterial. Rev.

Esp. Cardiol. 2000; 53: 66-90

Profesor Dr. José Manuel Párraga Sánchez

Se indican las referencias: B (referencia válida y sujeta a normativa). M (bibliografía válida pero mal referenciada). No (no es referencia válida). * (Nombre de autores no sujetos a normativa)

6

Ciencias Psicosociales Grupo 6: ¿CUALÉS SON LAS REPERCUSIONES NEGATIVAS FÍSICAS Y PSICOLÓGICAS EN EMBARAZADAS

Ciencias Psicosociales

Grupo 6: ¿CUALÉS SON LAS REPERCUSIONES NEGATIVAS FÍSICAS Y PSICOLÓGICAS EN EMBARAZADAS ADOLESCENTES Y AÑOSAS?

PAULA SÁNCHEZ MORCILLO JOAQUIN GARCIA CABALLERO CRISTINA TORRES BARBERO ESTHER ZAHINO GONZALEZ MºJESÚS CASQUERO BLANCO ANDRÉS FELIPE SIERRA LOPEZ

*
*

Referencias Bibliográficas (8): 2002-2007 1B, 5M, 2No

Hemos estudiado los aspectos físicos y psicológicos llegando a la conclusión que:

En cuanto a los factores físicos:

-Que las placentas obtenidas de mujeres añosas muestran menor capacidad de defensa antioxidante frente a las de las mujeres adolescentes.

-El riesgo de mortalidad infantil, neonatal y materno, es mayor en embarazadas añosas que en adolescentes. -Existe un mayor riesgo de masocromía en mujeres añosas que en adolescentes. -Bajo peso o peso insuficiente en embarazadas adolescentes en relación con las añosas. -Existe una mayor disfunción del suelo pélvico en embarazadas añosas que en jóvenes.

En cuanto a los factores psicológicos:

-Las mujeres añosas y adolescentes sufren ansiedad, depresión, inquietud, causada por diferentes miedos. -Existe mayor nivel de depresión en las embarazadas adolescentes, mientras en las añosas existe mayor nivel de ansiedad. - Tanto en adolescentes como en las añosas pueden aparecer trastornos de tocofobia (miedo al embarazo)

Bibliografía.

- SUAREZ, Silvia, CABRERA, Santiago, RAMIREZ, Emilio et al. Marcadores de estrés oxidativo en placentas de gestantes añosas. An. Fac. med., dic. 2007, vol.68, no.4, p.328-332. ISSN 1025-5583.

- DONOSO S., Enrique; BECKER V., Jorge y VILLARROEL DEL P., Luis. EVOLUCION DE LA NATALIDAD Y DEL RIESGO REPRODUCTIVO EN MUJERES DE 40 O MAS AÑOS EN LA DECADA DE LOS 90. Rev. chil. obstet. ginecol. [online]. 2002, vol.67, n.2 [citado 2011-05-17], pp. 139-142

- Cabrera Hernández, Jesús et al. Resultados maternos y perinatales de los embarazos es madura EDAD. Rev Cubana Obstet Ginecol [en línea]. 2003, vol.29, n.2 [citado el 17.05.2011], pp 0-0

- E. Dorta, Gestación adolescente y su repercusión en el recién nacido. Estudio de casos y controles , Clínica e investigación en ginecología y obstetricia, ISSN 0210-573X, Vol. 31, Nº. 4, 2004 , págs. 118-123.

- Kepenekci I , B Keskinkilic , Akinsu F , P Cakir , AH Elhan , AB Erkek , MA Kuzu ., Prevalencia de los trastornos del suelo pélvico en la población femenina y el impacto de la edad, tipo de parto, y la paridad, PMID: 21160318 [PubMed - indexed for MEDLINE].

- MA. EUGENIA GÓMEZ-LÓPEZa, Guía de intervención psicológica para pacientes con embarazo de alto riesgo, Perinatol Reprod Hum 2007; 21: 111-121.

- Minnesota Association for Children’s Mental Health 165 Western Avenue N, Suite 2, St. Paul, MN 55102

(http://www.macmh.org/publications/ecgfactsheets/parentecspanish/04Depresion.pdf)

- Dra.Ibone Olza, Ansiedad materna y efecto nocebo del control prenatal, III Jornada de salud perinatal,

2009.

Santiago de Compostela,

(http://srv.sergas.es/Docs/EnPortada/Eventos/Ponencias3Xorperi/10%20Ibone%20Olza.pdf)

29

de

Noviembre

del

Grupo 7: ¿Qué impacto tiene sobre la salud mental de un padre la pérdida de un hijo joven?

Ciara Almeida Arencibia. Ángel Luis Fernández Casco. Verónica Ibargüen Baena. Anabel López Rubio. Eva Ortega Martínez. Cristina Pachón Pérez.

*
*

Referencias Bibliográficas (4): 2010-2011 1B, 0M, 3No

Es una realidad hoy en día la pérdida de hijos en edades

tempranas (sobre todo debido a accidentes de tráfico). Las interacciones sociales tienen consecuencias fisiológicas, psicológicas y de comportamiento a largo plazo. Por el contrario, los beneficios para la salud asociados con el apoyo social (tanto menor riesgo y mejor recuperación) son evidentes en una variedad de enfermedades y estados de lesiones, sin embargo, los mecanismos por los que influyen en las interacciones sociales patogénesis de la enfermedad siguen siendo en gran parte no identificada.

Profesor Dr. José Manuel Párraga Sánchez

Se indican las referencias: B (referencia válida y sujeta a normativa). M (bibliografía válida pero mal referenciada). No (no es referencia válida). * (Nombre de autores no sujetos a normativa)

7

Ciencias Psicosociales Las interacciones sociales establecen varios mecanismos endógenos (señales inflamatorias, los

Ciencias Psicosociales

Las interacciones sociales establecen varios mecanismos endógenos (señales inflamatorias, los glucocorticoides, y la oxitocina) por lo cual las interacciones sociales influyen en los resultados de salud de los padres, que al perder al hijo a edades tempranas rompen con un lazo social y afectivo muy fuerte, desencadenando la respuesta fisiológica de los mecanismos endógenos anteriormente citados. Deducimos que el tratamiento precoz del desorden emocional nos ahorraría un gasto público innecesario a largo plazo con apoyo psicológico a los padres (terapia psicológica, terapia de duelo…)

Por otra parte la pérdida de un bebé, tiene graves consecuencias sobre la educación a la hora de criar sus hijos posteriores. El impacto psicológico de los padres por la consecuente pérdida de un hijo incide sobre la salud mental y emocional de los hijos posteriores. Sin embargo no se puede asegurar en qué grado puede alterar la tendencia de los padres en duelo a adoptar un estilo de crianza paradójica.

Tampoco puede asegurarse qué grado de impacto tiene sobre la salud mental y emocional y el bienestar de los niños nacidos siguiente/s después de la pérdida perinatal.

Bibliografía.

Warland J, O'Leary J, McCutcheon H, Williamson V.Parenting paradox: Parenting after infant loss.

Midwifery. 2010 Apr 12. University of South Australia, School of Nursing and Midwifery, City East, Adelaide 5000, South Australia.

Karelina K, DeVries AC.Modeling social influences on human health.

Karelina, K; DeVries, A.C.; Psychosomaty Medical. 2011 Jan;73(1):67-74. [Consultado el 18 de Mayo de 2011]. Disponible en http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21097660

Grupo 8: ¿Influye el género en el desarrollo del síndrome de burnout en profesionales de enfermería?

Dávila Cedrón, Tamara Machío Benitez, Petri Gonzalez Martín, Jara Caballero Durán, Raquel Paredes Bodas, Cristina Ruiz Lozano, Rocío

Referencias Bibliográficas (2): 2000-2002 2B, M, No

En primer lugar hemos observado que el burnout tiene más incidencia en profesiones donde se trabaja en contacto directo con los usuarios, como es el caso de enfermería, deteriorando así su calidad de vida laboral y consecuentemente la calidad del servicio que se les ofrece a los usuarios. Hoy en día es reconocido por la OMS como una enfermedad laboral y es importante abordar su prevención y tratamiento. Este se produce por el fallo y actitudes negativas hacia el rol profesional por lo que genera agotamiento emocional.

¿A quién influye más a mujeres o a hombres?, en los estudios realizados sobre este campo hemos visto que el género si influye siendo los hombres más propensos a padecer burnout que las mujeres debido a su consideración tradicional de mujeres en este ámbito. En las últimas décadas ha aumentado el número de varones en esta profesión; la mayoría no ha sido por vocación ni por un cambio de la imagen tradicional sino por cuestión de accesibilidad al empleo y la corta duración de los estudios. El resultado de estudio puede estar enmascarado porque en esta profesión hay más mujeres que hombres. Pero haciendo un estudio minucioso se ha comprobado que el riego de desarrollar burnout en mayor en Hombres.

Bibliografía.

Agut S., Grau R. y Beas M. (2000), Burnout en mujeres: un estudio comparativo entre contextos de trabajo y no trabajo, ponencia presentada en el Simposio "Aspectos psicosociales del estrés

ocupacional",

http://www.salves.com.br/virtua/Burnour_en_muj.htm

Universitat

Jaume

I.

[consultada:

17

de

Mayo

de

2011].

Disponible

en:

Gil Monte, P.R. (2002). Influencia del género sobre el proceso de desarrollo del síndrome de quemarse por el trabajo (Burnout) en profesionales de enfermería. Psicología em Estudo, vol.7, nº 1. [consultada:

13 de Mayo de 2011]. Disponible en: http://www.scielo.br/scielo.php?pid=S1413-

73722002000100003&script=sci_arttext&tlng=es

Profesor Dr. José Manuel Párraga Sánchez

Se indican las referencias: B (referencia válida y sujeta a normativa). M (bibliografía válida pero mal referenciada). No (no es referencia válida). * (Nombre de autores no sujetos a normativa)

8

Ciencias Psicosociales Grupo 9: ¿Cómo afectan los videojuegos violentos o no violentos a la salud

Ciencias Psicosociales

Grupo 9: ¿Cómo afectan los videojuegos violentos o no violentos a la salud mental infantil?

Los videojuegos violentos activan un mecanismo del cerebro

que hace que las personas se comporten de forma agresiva. Los resultados de esta investigación salen a la luz en un momento en el que muchos delitos aparecen relacionados con adolescentes adictos a los videojuegos. Podemos sacar la conclusión de que el uso de los videojuegos en la ayuda para determinados aprendizajes y entrenamientos

es muy positivo, tal y como se demuestra en el terreno del tratamiento de los problemas de aprendizaje, la ayuda para resolver problemas, para responder a cuestiones relacionadas con la escuela, las drogas, la familia, aspectos morales, etc. Los videojuegos permiten aumentar la motivación para el aprendizaje de diversas materias como las matemáticas y las ciencias, y el conjunto de las enseñanzas.

César Vázquez Cajaraville Raquel Ramos Quirós Elena Sánchez González Elena Mayoral Núñez

*
*

Referencias Bibliográficas (2): 2009 B, M, 2No

Además pueden ser utilizados como entrenamiento eficaz en programas de tipo viso-motor, desarrollo del pensamiento reflexivo, mejora de las habilidades de los pilotos de avión, reducir el número de errores de razonamiento, predictores de los tests de lápiz y papel, mejorar la eficacia de los trabajadores sociales, conseguir un mayor control de los tiempos de reacción, y servir de enfrentamiento ante situaciones vitales que pueden ser simuladas, como es el caso de la resolución de problemas, tema en el que se muestran muy eficaces.

Según se desprende de un estudio publicado en el último número de la revista "Journal of Experimental Social Psycology"

Según el informe, juegos como Doom o Mortal Combat, que incluyen asesinatos brutales e implican el uso de armas, hacen que los jugadores habituales se vuelvan insensibles a la violencia.

Para efectuar la investigación, los científicos de la universidad de Missouri-Columbia (EEUU) mostraron imágenes de violencia real a jugadores habituales de videojuegos, que suscitaron una reacción cerebral limitada.

Los investigadores averiguaron que esa respuesta limitada está asociada a la violencia y se relaciona con un comportamiento agresivo.

Los científicos midieron en los participantes un tipo de actividad cerebral llamado P300, que refleja el impacto emocional que provoca una imagen.

Los sujetos que más habían participado en videojuegos violentos tuvieron una reacción más débil y además retardada que el resto de los individuos.

Si bien el uso educativo de los videojuegos no está muy extendido, o por lo menos no existen muchas referencias bibliográficas sobre investigaciones al respecto, en el tema de la reeducación, las dificultades de aprendizaje, la terapia psicológica y fisiológica cuenta con abundantes trabajos que se han llevado a cabo utilizando los videojuegos.

Entre las investigaciones que se han realizado y de las que contamos con algún tipo de conclusiones (aproximadamente unas 30), podemos afirmar que, en la mayoría de los casos, los resultados obtenidos han sido satisfactorios, reforzando la idea ya anteriormente sostenida de que la utilización de esta nueva tecnología produce mejora en el rendimiento, la reeducación o la recuperación de algunas destrezas o habilidades de tipo físico o psicológico

Bibliografía.

http://www.psiquiatria.com/noticias/psiq_general_y_otras_areas/urgencias_psiq/violencia/25381/

Para

acceder

al

texto

completo

es

necesario

suscribirse

en

la

revista

www.sciencedirect.com/science?_ob=JournalURL&_cdi=6874&a.

País

http://campus.usal.es/~teoriaeducacion/rev_numero_02/n2_art_etxeberria.htm

Etxeberria,

F.

(2009):

“Videojuegos

y

educación”,

artículo

digital.

Vasco.

Disponible

Profesor Dr. José Manuel Párraga Sánchez

Se indican las referencias: B (referencia válida y sujeta a normativa). M (bibliografía válida pero mal referenciada). No (no es referencia válida). * (Nombre de autores no sujetos a normativa)

en:

9

Ciencias Psicosociales Grupo 10: ¿Tiene repercusiones negativas la crisis actual sobre el nivel emocional, mental

Ciencias Psicosociales

Grupo 10: ¿Tiene repercusiones negativas la crisis actual sobre el nivel emocional, mental y social de los individuos?

Baldonedo Suárez, Alicia Cortijo Andrés, David Flores Aracil, Susana Granado Clemente, María Isabel Naranjo Rivera, Ana Belén Valle Gutiérrez, María.

Referencias Bibliográficas (3): 2008-2009 B, 1M, 2No

Los psiquiatras observan cambios en sus pacientes, resumiendo el problema en una palabra: el estrés. En la actualidad lo que afecta a la salud mental es el sentimiento de no saber qué va a pasar y de no poder contar con apoyos. Atravesar situaciones económicas muy graves no desemboca necesariamente en depresión, pero lo que hace a ciertas personas más vulnerables al respecto es la sensación subjetiva que le lleva a pensar que no valen para nada, que no serán capaces de salir de su situación actual y reorganizar su vida con las consiguientes limitaciones.

Los médicos han agudizado los síntomas en personas que ya tenían trastornos psiquiátricos: el insomnio se ha hecho más patente y han aumentado las personas que somatizan su precaria situación laboral y la falta de recursos económicos. Por otra parte, los psiquiatras han afirmado que la crisis económica influye en las personas, provocando ansiedad, irritabilidad, pérdida de autoestima, angustia, pérdida de apetito, insomnio, etc… y en casos graves provoca delirios paranoides, estados depresivos muy graves que pueden desembocar en suicidios y otros comportamientos destructivos.

A nivel social no es extraño que surjan disputas familiares derivadas de la caída de los ingresos, la decepción laboral del cónyuge, el enfoque de la nueva situación, la discrepancia ante la forma de ajustar los gastos, etc. Obviamente estas circunstancias constituyen una dura prueba para la estabilidad familiar pero también puede aportar una oportunidad para restablecer el contacto personal-familiar perdido por otras causas.

Bibliografía.

Sánchez-Monge, M. crecen los trastornos psicológicos, los problemas de erección, el insomnio… en las consultas. Consejos para mantenerse a salvo. Publicado en el periódico el mundo en 2009 [Internet]. Encontrado en http://www.avizora.com el jueves 5 de mayo de 2011. Disponible en:

http://www.avizora.com/atajo/secciones/textos/textos_vida_y_salud/0017_como_afecta_la_salud_la_crisis

_economica.htm

ICAS, beneficios al empleado y conciliación de vida laboral. Member of the global Axa Group. Publicado el 20 de febrero de 2009 [Internet]. Encontrado en http://www.icasspain.com el jueves 5 de mayo de 2011. Disponible en: http://www.icasspain.com/news_archive.php?article=83

Blog

Notas

de

Prensa.

Publicado

en

marzo

 

del

2008

[Internet].

Encontrado

en

http://www.notasdeprensa.com.es

el

jueves

5

de

mayo

de

2011.

Disponible

en:

http://www.notasdeprensa.com.es/6718/general/la-crisis-economica-influye-tambien-en-el-estado-mental/

Grupo 11: ¿Cómo afecta el trabajo a turnos en los profesionales de enfermería?

Gonçalves Ginés, Natacha Pascual Valverde, Sara Collazos Tapia, Mª del Sol Barneto Martín, Ainoa

Referencias Bibliográficas (7): 2002-2009 2B, 7M, No

Consecuencias Psíquicas:

— Sentimientos de soledad.

— Ansiedad.

— Sentimientos de impotencia.

— Sentimientos de omnipotencia.

— No verbalizar.

— Cinismo.

— Apatía.

— Hostilidad.

El trabajo de los/as enfermeros/as de hoy en día, está divido generalmente en tres turnos: mañana (8:00 – 15:00), tarde (15:00 – 22:00) y noche (22:00 – 8:00). Incluyendo en alguna ocasión la posibilidad de tener turnos partidos, siendo esto característico de las entidades privadas. Estos trabajadores suelen presentar estos síntomas, debido a la turnicidad a lo largo de los años:

Profesor Dr. José Manuel Párraga Sánchez

Se indican las referencias: B (referencia válida y sujeta a normativa). M (bibliografía válida pero mal referenciada). No (no es referencia válida). * (Nombre de autores no sujetos a normativa)

10

— Suspicacia. — Agresividad. — Aislamiento del sujeto. — Cambios bruscos de humor. — Enfado

— Suspicacia.

— Agresividad.

— Aislamiento del sujeto.

— Cambios bruscos de humor.

— Enfado frecuente.

Consecuencias Físicas:

Ciencias Psicosociales

— Irritabilidad.

— Dolor precordial, taquicardia, pinchazos en el pecho y palpitaciones.

— Hipertensión.

— Temblor de manos.

— Crisis asmáticas.

— Catarros frecuentes.

— Mayor frecuencia de infecciones.

— Aparición de alergias.

— Dolores cervicales y de espaldas.

— Fatiga.

— Alteraciones menstruales.

— Dolor de estómago.

— Úlcera gastroduodenal.

— Diarrea.

— Jaqueca.

— Insomnio.

Todos estos síntomas y signos se pueden englobar en el llamado síndrome de burnout, cuya traducción correspondería a “estar quemado”. La primera definición se propuso para dar una explicación al proceso negativo que sufren los profesionales en su labor, que se traduce en deterioro en la atención profesional a los usuarios de las organizaciones de servicios. En los últimos años ha quedado establecido como una respuesta al estrés laboral crónico integrado por actitudes y sentimientos negativos hacia las personas con las que se trabaja y hacia el propio rol profesional, así como por la vivencia de encontrarse emocionalmente agotado. Se han realizado diversos estudios científicos, en diversos hospitales de las distintas Comunidades Autónomas, en los que se ve reflejado un porcentaje elevado de profesionales sanitario que sufren varios de los síntomas anteriormente nombrados que corresponden a este síndrome. Las estrategias que deberían tener dichos profesionales, para afrontar esta situación es conveniente que entiendas que para atender a los demás debes estar en condiciones, y para ello debes cuidar de ti mismo, conocerte tu cuerpo y entender sus señales. Existen varias estrategias para combatir el burnout:

1-

Reevaluación Positiva: construir y reestructurar un problema en un modo positivo mientras todavía

aceptamos la realidad. Cuando se inicia la asimilación de la carga de trabajo que se viene encima, se intentará ver la parte positiva de la situación para reducir el nivel de estrés.

2-

Evitación cognitiva: evitar pensamientos realísticos sobre el problema. Cuando se percibe la realidad, se evitará pensar en la situación y nos centraremos solamente en las tareas a realizar.

3- Aceptación/resignación: reaccionar ante un problema aceptándolo. Será el momento en que se

decida emprender acciones, como el hecho de priorizar o buscar ayuda.

4-

Búsqueda de guía y apoyo: buscar información, guía o apoyo. Buscar la ayuda de compañeros de trabajo, para encontrar la mejor manera de priorizar las tareas a realizar en un espacio corto de tiempo.

5-

Búsqueda de recompensas alternativas: realizar actividades sustitutivas y crear nuevas fuentes de satisfacción. Mientras se tienen que realizar las tareas, también nos podemos distraer para desconectar unos minutos. Así se favorece que después se realicen las tareas con menos estrés.

6-

Descarga emocional: reducir la tensión expresando sentimientos negativos. Explicaremos cómo nos sentimos a algún familiar o amigo, por el estrés que produce el hecho de tener tanto trabajo en un espacio breve tiempo.

Bibliografía.

Armand Graud, Rosa Suñer, María M. García. Desgaste profesional en el personal sanitario y su relación con los factores personales y ambientales. 2005;

Profesor Dr. José Manuel Párraga Sánchez

Se indican las referencias: B (referencia válida y sujeta a normativa). M (bibliografía válida pero mal referenciada). No (no es referencia válida). * (Nombre de autores no sujetos a normativa)

11

Ciencias Psicosociales ∑ Francisco López- Soriano y Lucía Bernal. Prevalencia y factores asociados con el

Ciencias Psicosociales

Francisco López- Soriano y Lucía Bernal. Prevalencia y factores asociados con el síndrome de bournout en enfermería de atención hospitalaria.2002;

Perezagua García, MC. / Vidal Gómez, B. El síndrome de burnout en los

enfermeros/as del hospital virgen de la salud de Toledo. Enfermería en cardiología. Nº 28/ 1º

Del Río Moro,

O.

/

cuatrimestre,2003;24-29.

Romana Albadejo, Rosa Villanueva, Paloma Ortega, P Astasio, ME Calle y V Domínguez. Síndrome de Burnout en el personal de enfermería de un hospital de Madrid. Rev. Esp. Salud Publica Nº4 – Julio – Agosto 2004;78: 505-516.

Pedro R. Gil-Monte. El síndrome de quemarse por el trabajo (síndrome de burnout) en profesionales de enfermería. Revista Electrônica InterAção. Año 1, Nº 1 Agosto 2003; 19 – 33.

Armand Grau,Daniel Flichetentrei, Rosa Suñer, María Prats y Florencia Braga. Influencia de factores personales, profesionales y transnacionales en el síndrome burnout en personal sanitario Hispanoamericano y español. Rev. Esp. Salud Publica v.83 n.2 Madrid mar.-abr. 2009; 215-230.

Párraga Sánchez, J.M. (2005). Eficacia del Programa I.R.I.S para reducir el síndrome de burnout y mejorar las disfunciones emocionales en profesionales sanitarios.[tesis doctoral].Edita: Universidad de

Extremadura.2005;

Grupo 12:¿Cuál es la relación entre el cáncer de cabeza y cuello y los síntomas depresivos?

Miriam Gómez Moreno Juan Francisco Muñoz Delgado Tatiana Artalejo Serrano Aurora Medran jurado Manuel López Sánchez Coral Fernández Sánchez

*
*

Referencias Bibliográficas (2): 2001-2011 2B, M, No

Los pacientes con depresión en cáncer de cabeza y cuello tienen

una alta incidencia de síntomas depresivos al momento del diagnóstico, que es significativamente mayor en los pacientes de raza negra, y se asocia con peores puntajes de calidad de vida. La depresión pre-tratamiento puede servir como un marcador para los pacientes con mayor riesgo de deterioro de la deglución y la reducción de la calidad de vida que se beneficiarían de una intervención específica. Estas conclusiones se han obtenido en un estudio realizado a

255 pacientes mediante el Beck Depression Inventory, rápido en pantalla (BDI-FS) encuesta de la Universidad de Washington Calidad de Vida (CDV UW) Voz Handicap Index (VHI), y el MD Anderson disfagia Inventario (MDADI) cuestionarios. Los pacientes con un diagnóstico de la depresión preexistente fueron excluidos por lo que se obtuvieron los datos completos de 77 pacientes con cáncer de cabeza y cuello.

Los síntomas depresivos se identificaron en el 19% de los pacientes con cáncer de cabeza y cuello.

Cáncer de cabeza y cuello y su tratamiento pueden tener importantes implicaciones psicosociales. Muchos pacientes se deprimen. Se ha hecho un estudio cuyo objetivo es examinar si las variables pretratamiento puede usarse para predecir la depresión hasta 3 años después del tratamiento. Para este estudio se utilizaron 197 pacientes con cáncer de cabeza y cuello que habían sido tratados con cirugía y / o radioterapia, entregándoles un cuestionario que incluía elementos de apoyo social, afrontamiento, síntomas depresivos, función física y los síntomas físicos. Las variables (estadio del tumor, el sexo, síntomas depresivos, la apertura a discutir el cáncer en la familia, el apoyo de evaluación disponibles, recibió el apoyo emocional, síntomas relacionados con el tumor y el tamaño de la red social informal) sirvieron para calcular una puntuación de riesgo para determinar pacientes que estaban deprimidos a los 6 meses a 3 años después del tratamiento (VPP, 58%; valor negativo previsto, el

83%).

Bibliografía.

doi:

10.1002/lary.21788. La relación entre los síntomas depresivos y la calidad inicial de la vida y la función

en el cáncer de cabeza y cuello. Departamento de Otorrinolaringología-Cirugía de Cabeza y Cuello, de

Johns Hopkins

EE.UU.

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21541945

De Leeuw JR, de Graeff A, Ros WJ, Blijham GH, Hordijk GJ, Winnubst JA. 2001 Oct;23(10):892-8. Predicción de la depresión 6 meses a 3 años después del tratamiento del cáncer de cabeza y cuello. Department of Nursing Sciences, Faculty of Medicine, University Medical Center, PO Box 80036, 3508TA, Utrecht, The Netherlands. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11592237?dopt=Abstract.

Chan

JY,

Lua

LL,

Starmer

HH,

Sun

DQ,

Rosenblatt

ES,

Gourin

CG.

2011

May

3.

instituciones

médicas,

Baltimore,

Maryland,

Profesor Dr. José Manuel Párraga Sánchez

Se indican las referencias: B (referencia válida y sujeta a normativa). M (bibliografía válida pero mal referenciada). No (no es referencia válida). * (Nombre de autores no sujetos a normativa)

12

Ciencias Psicosociales Grupo 13: Cómo afecta la depresión en los distintos estadios evolutivos

Ciencias Psicosociales

Grupo 13: Cómo afecta la depresión en los distintos estadios evolutivos

Polo Álvarez, Carlos Javier Mera Berrocal, Lorena Gómez Arroyo, Amaia Moreno Jiménez, Guadalupe Pluma Jaramago, Teresa Gómez de Miguel, Ana

Referencias Bibliográficas (4): 1989 1B, M, 4No

Infancia

El artículo parte de interrogarse acerca del significado del término depresión aplicado a los niños, por cuanto, siendo una experiencia de diferente contenido que en el adulto, se vive de forma especial en cada etapa del desarrollo. Tras considerar a la depresión como una fase normal de la evolución y como un fenómeno patológico, intenta precisar si se trata de una experiencia afectiva básica o de una enfermedad con

manifestaciones específicas. En este sentido, da cuenta de las controversias entre distintos autores: algunos sostienen que la depresión como enfermedad no existe en la infancia, o que en caso de existir lo hace de forma enmascarada, mientras que otros afirman que es semejante a la del adulto. (esto es la infancia y la introduccion al trabajo)

Adolescencia

(Causas)

El proceso normal de maduración y el estrés asociado con éste.

La influencia de las hormonas sexuales.

Los conflictos de independencia con los padres.

También puede ser una reacción a un suceso perturbador, como:

La muerte de un amigo o pariente

La ruptura con la novia o novio

El fracaso en la escuela

Agresión o acoso en la escuela o en otra parte

Abuso o maltrato infantil, tanto físico como sexual

Enfermedad crónica

Dificultades de aprendizaje

Habilidades sociales deficientes

Acontecimientos estresantes de la vida, en particular la pérdida de uno de los padres por muerte o por divorcio

Atención inestable

Muchos adolescentes con depresión también pueden tener:

Trastornos de ansiedad

Trastorno de hiperactividad con déficit de atención (THDA)

Trastorno bipolar

Trastornos alimentarios (bulimia y anorexia)

(Síntomas)

En general, la depresión puede cambiar o deformar la forma como los adolescentes se ven a ellos mismos y a sus vidas, así como las personas en torno a ellos. Los adolescentes con depresión por lo general ven todo más negativamente y son incapaces de imaginar que cualquier problema o situación se puede resolver de un modo positivo. Algunos de estos síntomas de depresión pueden estar presentes:

Agitación, inquietud e irritabilidad

Cambios en el apetito (por lo general pérdida del apetito pero a veces aumento)

Dificultad para concentrarse

Dificultad para tomar decisiones

Episodios de pérdida de la memoria

Fatiga

Sentimientos de minusvalía, desesperanza, tristeza u odio hacia sí mismo

Pérdida del interés o el placer en actividades que alguna vez eran divertidas

Pensar o hablar acerca del suicidio o la muerte

Problemas para dormir, sueño excesivo, somnolencia diurna

Profesor Dr. José Manuel Párraga Sánchez

Se indican las referencias: B (referencia válida y sujeta a normativa). M (bibliografía válida pero mal referenciada). No (no es referencia válida). * (Nombre de autores no sujetos a normativa)

13

Ciencias Psicosociales Algunas veces puede haber cambios de comportamiento o nuevos problemas en el hogar

Ciencias Psicosociales

Algunas veces puede haber cambios de comportamiento o nuevos problemas en el hogar o en la escuela cuando no hay ningún signo o síntoma de depresión o tristeza.

Comportamiento inadecuado (incumplimiento de toques de queda, actitud desafiante poco común)

Conducta delictiva (como el hurto)

Rendimiento escolar inestable; baja en las calificaciones

Patrón de comportamiento exageradamente irresponsable

Consumo de alcohol u otras sustancias ilegales

Distanciamiento de la familia y los amigos, pasando más tiempo solo

Si estos síntomas duran por lo menos dos semanas y causan una significativa perturbación o dificultad para desempeñarse, consiga tratamiento.

Edad Adulta

(Síntomas)

Ánimo deprimido.

Menor capacidad para tomar decisiones.

Dolores y sufrimientos físicos.

Desaliento.

Falta de motivación.

Aislamiento.

Intranquilidad con pensamientos negativos.

Auto-culpa.

Inconstancia.

Beber alcohol en exceso.

Pensamientos confusos.

Inquietud.

Ansiedad.

Miedos y fobias irracionales.

Otros síntomas.

(Causas)

-

Cambio importante del patrón de sueño.

-

Cambio importante del apetito.

-

Menor capacidad para sentir placer, por ejemplo, pérdida de interés y de goce de cosas que antes

deleitaban.

-

Sentimientos de minusvalía, de no valer nada, de desesperanza, de desamparo.

-

Sentimientos inapropiados de culpa.

-

Problemas con el pensar, con la concentración y con la atención.

-

Ideas recurrentes de muerte o de suicidio.

-

Pena y tristeza abrumadora.

Vejez

(Síntomas) Humor deprimido, con perdida de interés y placer en la realización de las actividades y pasatiempos habituales,trastornos endocrinológicos,infecciones,cardiopatías y neoplasias.

a. Paranoia tiene un fuerte componente obsesivo.

b. Ansiedad la neurosis de ansiedad se presenta acompañada de humor depresivo.

c. Hipocondríaco

d. Situaciones de duelo o tristeza por problemas familiares y de otra índole.

e. Transtornos del sueño

(Causas) sensación de inseguridad,relaciones padre-hijo,cercanía de la muerte

Bibliografía.

Infancia dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=3159656

Adolescencia http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001518.htm

Profesor Dr. José Manuel Párraga Sánchez

Se indican las referencias: B (referencia válida y sujeta a normativa). M (bibliografía válida pero mal referenciada). No (no es referencia válida). * (Nombre de autores no sujetos a normativa)

14

Ciencias Psicosociales • Edad Adulta http://espanol.world-schizophrenia.org/disorders/depression.html • Vejez

Ciencias Psicosociales

Edad Adulta http://espanol.world-schizophrenia.org/disorders/depression.html

Vejez http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2700078

Calvo Aguirre, J.J. (1989). Depresión en la Vejez. Revista de Servicios Sociales ISSN 1134-7147, Nº. 7,

en

1989.

[Consultado

el

día

18

de

mayo

de

2011].

Disponible

http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=2700078.

Grupo 14: ¿Cómo afecta el estrés en el personal sanitario del área de urgencias?

Muñoz Moreno, Carlos Fernández Martín, Cristina Montero Tena, María Jesús González Prieto, David Lacárcel García, Paula Pérez Rodríguez, Nuria

Referencias Bibliográficas (3): 2005-2009 3 B, M, No

La organización mundial de la salud ha definido a los trabajadores de la salud como profesionales altamente estresados. Se ha demostrado que los profesionales del sector sanitario son los más afectados por el estrés, por encima de los otros profesionales, debido a que emplean un tiempo considerable de intensa relación con personas que se encuentran en situaciones problemáticas. El estrés laboral afecta a más del 25% de trabajadores de todos los ámbitos y es una de las principales causas de absentismo

laboral y pérdida de productividad. Estos costes se unen a los gastos de atención sanitaria que ocasiona y al sufrimiento y deterioro personal, del entorno familiar, laboral y social de los afectados. Un porcentaje significativo de los profesionales sanitarios refieren sentirse insatisfechos, desmotivados, desilusionados y frustrados en su trabajo por numerosas causas de índole diversa y carácter crónico, relacionadas fundamentalmente con sobrecarga y estrés en el ámbito laboral. La violencia contra profesionales y el síndrome de burnout, o desgaste profesional del personal sanitario, ha adquirido una enorme importancia en los últimos años, especialmente en los servicios de urgencias. Aunque inicialmente el SDP se describía en profesionales de más de 40 años, cada vez son mayores los indicadores de desgaste profesional entre los médicos residentes, especialmente en relación con las guardias en los servicios de urgencias. Se ven más afectados los profesionales que llevan más de 20 años de desarrollo profesional, con más de 10 años en el mismo centro de trabajo, especialmente si se trata de centros con gran número de profesionales del ámbito de la atención especializada y dedicados la mayor parte del tiempo de su jornada laboral a la atención directa de un número elevado de pacientes. Los factores dependientes de la organización y el escaso apoyo social son causas de estrés laboral y pueden conducir al SDP. Las rotaciones laborales, los cambios de turno y de horario pueden incrementar el riesgo, especialmente en el personal de enfermería. La sobrecarga laboral, la estructura de los servicios, así como las expectativas de desarrollo profesional, el sistema de recompensas y el grado de control sobre el propio trabajo influyen en el proceso de desgaste profesional. Los estudios demuestran que no todos los estamentos profesionales responden de la misma manera al estrés laboral y que el nivel de afectación en las distintas dimensiones del SDP puede variar en función de la profesión. Así, médicos y enfermeras están más afectados por el cansancio emocional, los médicos son los más afectados en la dimensión de despersonalización y los técnicos sanitarios y médicos los que obtienen resultados peores en la dimensión de realización personal. Los servicios de urgencias son ámbitos especialmente generadores de estrés, soportan una importante presión asistencial y altos niveles de responsabilidad, están sometidos a intensas exigencias por parte de los pacientes y familiares, excesivas horas de trabajo, falta de descanso, situaciones de riesgo y peligrosidad y, por ello, son lugares de especial riesgo para producir desgaste profesional. Se puede afirmar que actualmente, la violencia contra los profesionales sanitarios y el síndrome de desgaste profesional se han convertido en un problema de salud pública, que afecta de forma creciente a los profesionales sanitarios, al propio sistema asistencial y, por ende, a los pacientes, usuarios de los servicios sanitarios

Bibliografía.

Novoa M, Nieto C, Forero C, Caycedo C, Palma M, Montealegre MP, Bayona M, Sánchez C. Relación entre el perfil psicológico, calidad de vida y estrés asistencial en personal de enfermería. Univ.Phychol. Bogotá (Columbia) enero-junio de 2005 4(1): 63-75.

Mingote J.C, Gálvez M. Estrés del médico residente de urgencias.emergencias 2007;19:111-112.

Martín Mª J, Hernández B. Mª, Arnillas Mª H, García M. Burn-out en el Hospital ¿Estamos quemados los médicos? Medicina Balear 2009; 24(3); 29-33.

Profesor Dr. José Manuel Párraga Sánchez

Se indican las referencias: B (referencia válida y sujeta a normativa). M (bibliografía válida pero mal referenciada). No (no es referencia válida). * (Nombre de autores no sujetos a normativa)

15

Ciencias Psicosociales Grupo 15: ¿Cómo afecta la sobreinformación en los hipocondríacos para su autodiagnóstico?

Ciencias Psicosociales

Grupo 15: ¿Cómo afecta la sobreinformación en los hipocondríacos para su autodiagnóstico?

Soraya Martín Romero Fadi Bittar Domínguez Patricia Alba Arranz Adrián Cortés González Ajejandra Lorenzo Pérez Beatriz Ruiz Antón

*
*

Referencias Bibliográficas (2): 2006-2010

2B

M

No

Bibliografía.

La respuesta a nuestra pregunta se llama “cibercondría” término

que se ha acuñado recientemente para referirse a este fenómeno. Los pacientes buscan información, tranquilidad e intercambio de ideas en internet sobre sus posibles patologías, un método fácil, rápido y cómodo que les lleva siempre a creerse el peor diagnóstico. Confirmamos así que la sobreinformación y la facilidad de acceso a la red y a sus datos influyen negativamente en estos pacientes, agravando su patología y sus problemas en la vida cotidiana, (trabajo).

Hart J, Björgvinsson T. Health anxiety and hypochondriasis: Description and treatment issues highlighted through a case illustration. Bull Menninger Clin. 2010 Spring;74(2):122-40. Review. PubMed PMID: 20545492.

Abramowitz JS, Olatunji BO, Deacon BJ. Health anxiety, hypochondriasis, and the anxiety disorders. Behav Ther. 2007 Mar;38(1):86-94. Epub 2006 Oct 23. PubMed PMID: 17292697.

Grupo 16: ¿Cómo afecta el maltrato a nivel psicológico en las personas?

Verónica Babiano Suárez Alberto Castro Pérez

*
*

Referencias Bibliográficas (): 2006-2007 B, 2M, 1No

Para contestar esta pregunta, debemos decir de antemano que el

maltrato se produce cuando una persona acumula un conjunto de características como: carácter agresivo, nivel alto de autoconfianza, actitud altiva, sentimientos contradictorios y negativos, celos y carencias afectivas, que llevan a la misma, a

una situación agresiva, en la que se tienen que imponer sobre los demás, mostrando conductas violentas y con intención de agredir física o psicológicamente a la víctima. Por ello toda situación de Maltrato mínimamente intensa o prolongada provoca como efecto lógico y consecuente una serie de daños psíquicos y/o físicos de diferentes niveles de gravedad, como reflejo de la exposición a una estructura causal enferma y agresora en la que cualquier persona sana y/o normal se halla incapacitada para defenderse sin resultar notable o substancialmente afectada. (1) Asimismo, debe advertirse que la presencia o existencia de los efectos del Maltrato está indicada fundamentalmente por la situación que el Maltratador impone, y no solamente por las reacciones relativamente subjetivas de la Víctima, reacciones que pueden variar marcadamente en cada caso.

Todo Maltrato Psíquico y Físico tiene como consecuencia innegable, comprobable y necesaria un conjunto de efectos o reacciones psíquicas y físicas naturales en todo ser humano mental y físicamente sano, pero que pueden transformarse en efectos de extrema gravedad física y mental, lo que a su vez derivará en la aparición de otros problemas (económicos, sociales, laborales, escolares, sexuales, etc.) Entre los Efectos Psíquicos, hallamos dos grandes grupos:

1. Los sentimientos, las sensaciones y las emociones que toda Víctima de Maltrato Psíquico y Físico manifiesta, los cuales siempre implican una desagradable y profunda sensación general y recurrente de sentirse: mal, humillada, agobiada, estresada, atormentada, acosada, maltratada, agredida, amenazada, perturbada, decaída, agotada, con baja autoestima, etc.

2. Los Trastornos Psíquicos de la Salud de diferentes grados de gravedad, no siempre presentes, pero sí extraordinariamente frecuentes en toda Víctima, e íntimamente derivados del Maltrato. Estos surgirán toda vez que los sentimientos, sensaciones y emociones que la Víctima dispone a modo de alarmas o señales que indican que algo va mal, hayan sido pasados por alto o no se les haya prestado una atención adecuada (eficaz y eficiente). (2)

Podemos encontrar una extensísima variedad de Trastornos Psíquicos: desde leves alteraciones del sueño hasta graves psicosis paranoides, adicciones, etc., pero su aparición dependerá de cada caso en particular.(3)

Profesor Dr. José Manuel Párraga Sánchez

Se indican las referencias: B (referencia válida y sujeta a normativa). M (bibliografía válida pero mal referenciada). No (no es referencia válida). * (Nombre de autores no sujetos a normativa)

16

Bibliografía. Ciencias Psicosociales (1) Vicenta Sanz H. Contra la Violencia de Género: perfil del maltratador

Bibliografía.

Ciencias Psicosociales

(1) Vicenta Sanz H. Contra la Violencia de Género: perfil del maltratador y de la víctima. Rev. Terra Mujer [INTERNET] 2007. Consulta el 17 de mayo de 2011. Disponible en:

http://mujer.terra.es/muj/articulo/html/mu29384.htm

(2) Pande. Maltrato Psíquico: Definición, formas, consecuencias. EEL Justiciero, Sociedad. [INTERNET] 2006. Consulta el 17 de mayo de 2011. Disponible en:

http://www.pandeblog.org/maltrato-psiquico-definicion-formas-y-consecuencias/ (3) Cuadernos de Medicina Forense. [INTERNET] Sevilla. Facultad de Psicología de la Universidad de Sevilla. 2006. Consulta el 17 de mayo de 2011. Disponible en:

http://scielo.isciii.es/scielo.php?pid=S1135-76062006000100008&script=sci_arttext

Profesor Dr. José Manuel Párraga Sánchez

Se indican las referencias: B (referencia válida y sujeta a normativa). M (bibliografía válida pero mal referenciada). No (no es referencia válida). * (Nombre de autores no sujetos a normativa)

17