Sei sulla pagina 1di 2

N O T A

E D I T O R I A L

¡Queridos lectores! Luego de una extendida ausencia, retomamos contacto a través de las páginas del Mensajero. Nos encontramos en una época del año muy particular, que solemos asociar con los festejos, con la comida y la bebida, pero que especialmente nos está llamando a pensar en el festejo de un Nacimiento que se aproxima. El Adviento nos llama a retomar el camino de la gracia, de la reconciliación, del perdón. Sin embargo no podemos olvidar los regalos. ¿Qué podemos regalar a nuestros seres queridos en estas fiestas? Seguramente pensaremos en aquello que necesitan: ropa, calzado, tecnología, celulares, notebooks, juguetes, videojuegos, bicicletas, viajes… Pero nos olvidamos de lo que más necesitan, no sólo en Navidad, sino en todo el año, que es el amor de Dios. A través de nosotros el amor de Dios se manifiesta de diversas maneras, y así, cuando procuramos escuchar al otro, estar atentos a sus preocupaciones, cuando no nos dejamos dominar por el enojo, cuando no reaccionamos con violencia, cuando somos capaces de comprender y de compadecernos del sufrimiento ajeno, cuando somos capaces de perdonar hasta los más viejos rencores, Dios obra a través nuestro, transmitiendo su amor infinito.

El mejor regalo que podemos hacer a nuestros seres queridos (y cuánto mejor a nuestros seres no tan queridos) es ser mensajeros del amor de Dios. Que en esta Navidad no nos invada meramente el “espíritu navideño” revestido de blanco y rojo y con una gran barriga, ordenándonos reventar la tarjeta de crédito. Dejemos que nos invada un pequeño niño que no tiene nada en sus pequeñas manos para darnos, pero sí un amor incondicional y sin medida. Que de esta certeza brote nuestra alegría, y que se contagie a nuestros seres queridos todos los días. En estos días de Adviento no queremos dejar de anunciar esta Buena Noticia. Junto a los niños de la catequesis estaremos visitando hogares de ancianos y casas del barrio, repartiendo tarjetas que ellos mismos hicieron e invitando a vivir con alegría y fe este próximo Nacimiento.

El Niño que nació en Belén hace ya 2010 años va a nacer nuevamente: ¿Le haré un lugar en mi corazón o deberá buscar asilo fuera?

¡FELIZ NACIMIENTOY QUE DIOS LOS BENDIGA EN ESTE NUEVO AÑO QUE COMIENZA!

H o r a r i o s e i n f o r m
H o r a r i o s
e
i n f o r m a c i ó n
Horarios de Misas
Costurero:
Lunes a las 15:30 hs
Domingos
20:00 hs
Confesiones: Media hora antes de Misa
Secretaría:
Miércoles de 17 a 20 hs
No dejen de consultar el Programa de
Adviento y Navidad 2010 de C.
Parroquia San Marcos y Capilla S.
Juan Apóstol!
¿Querés pasar un buen momento junto a Jesús?
¿Querés compartir tu vida de Fe para fortalecerla con la oración y la misión?
¡ E N T O N C E S
A C E R C AT E !
Te esperamos los sábados a las 17.00 en Quintana 2020
Visitá nuestra página Web y participá en nuestro foro:
www.misionerosdelacruz.com.ar - www.misionerosdelacruz.com.ar/foro
Para cualquier consulta:
misionerosdelacruz@gruposyahoo.com.ar
C u a s i - P a r r o q u i a
C u a s i - P a r r o q u i a
C
u
a
s
i
-
P
a
r
r
o
q
u
i
a
S
a
n
M
a
r
c
o
s
A
ñ
o
2
L
a
s
H
e
r
a
s
5
1
4
2
N
ú
m
e
r
o
7
4
5
2
5
5
3
7
D
i
c
i
e
m
b
r
e
2
0
1
0

San Juan Evangelista

D i c i e m b r e 2 0 1 0 San Juan Evangelista

Fiesta: 27 de diciembre

e 2 0 1 0 San Juan Evangelista Fiesta: 27 de diciembre Era un judío de

Era un judío de Galilea, hijo de Zebedeo y hermano menor de Santiago (otro discípulo de Jesús), y desempeñaba el oficio de pescador. Juan se hallaba remendando las redes junto con Santiago, cuando Jesús los llamó para que fuesen sus Apóstoles. San Juan era el más joven de los doce. Estuvo muy cerca de Jesús durante Su pasión: El Señor quiso que compartiera, con Pedro y Santiago, el momento de la Transfiguración, así como Su agonía en el Huerto de los Olivos. Fue el único de los Apóstoles que estuvo al pie de la cruz con la Virgen María y las piadosas mujeres. En San Juan encontramos al representante de todos los hombres

en el Calvario cuando se le entregó a María como Madre. Entre todos los hijos adoptivos de la Virgen María, San Juan fue el primero y permaneció con ella hasta la Asunción. Se cree que su Evangelio lo escribió en el año 96, tiene rasgos muy distintos al de los otros tres ya que se trata de una obra de teología muy madura que procura conducir al lector hacia un encuentro íntimo y personal con Cristo, debido a que en esos años ya era frecuente que muchos cristianos nacieran en familias de padres bautizados. Prolongan su obra las 3 cartas apostólicas presentes en la Biblia, y el libro del Apocalipsis. Murió pacíficamente en Efeso alrededor del año 100, cuando tenía la edad de 94 años. Fue el único apóstol no mártir. San Juan se nos presenta como modelo de devoción al Sagrado Corazón, del cual estuvo pendiente hasta oír sus últimos latidos: no sólo por haber posado su cabeza contra el pecho de Jesús durante la Última Cena (Jn 13, 23), sino porque llegó a verlo incluso traspasado por la lanza al pie de la Cruz, siendo testigo de la perpetuación del Sacrificio desde Su costado abierto. Pero también se nos muestra como modelo de devoción al Corazón Inmaculado de María, al que se entregó con amor filial, ante el legado otorgado por Cristo de amarla y honrarla como Él lo había hecho.

TEMA CANDENTE: Imágenes religiosas en lugares públicos

En estos últimos días, seguramente hemos escuchado o leído sobre el nuevo proyecto de ley que pretende quitar de los espacios públicos los símbolos religiosos, so pretexto de “garantizar la libertad religiosa:

que se pueda profesar cualquier religión o bien, tener derecho a no tener ninguna” teniendo en cuenta que “en este país hay libertad de culto y la religión, como la moral, están reservadas a la privacidad de cada persona, ya que se trata de un Estado laico”. El proyecto, presentado por la diputada Alicia Gutierrez (SI), propone prohibir la exhibición de estos símbolos en los espacios de la administración pública provincial, sus organismos descentralizados y las empresas estatales. De prosperar la iniciativa, las que ya están instaladas deberán ser retiradas en un plazo de tres meses. Para garantizar la libertad religiosa, el proyecto prohibiría a muchos cristianos tener una estampita o crucifijo en nuestro lugar de trabajo, y cualquier otro credo se podría ver privado de muchos tipos de exteriorización de sus creencias… Prácticamente reglamentaría la paganización de la navidad (o de cualquier festividad) en el ámbito estatal, ya que si aquella se tratara como un evento religioso afectaría la sensibilidad de quienes no profesan ninguna religión. Iniciativas como ésta, fácilmente podría llevarnos a caer en el ridículo de querer cambiar el nombre de las calles o hasta el de nuestra provincia, ya que éste denota una clara raíz cristiana que podría afectar la sensibilidad de algún ciudadano.

¿Y qué si esta iniciativa se extendiera a todos los espacios públicos? Los cristianos no podríamos celebrar más a nuestra patrona de Santa Fe, la Virgen de Guadalupe, que tantas visitas de toda la provincia recibe en su día. Ni pensemos en lo escandaloso que sería festejar la solemnidad de Corpus Christi ya que sería un “horror” para los ateos que los cristianos quieran adorar en la vía pública a su Dios. Si se propone esto, ¿por qué no plantear, por ejemplo, que se deberían retirar todos los monumentos o imágenes de próceres, ya que muchos ciudadanos están asociados a partidos políticos de ideologías distintas y el estado tiene que “respetar al que tiene otro gusto político o al que directamente no tiene ninguno”? Yendo un poco más lejos, nos podemos preguntar, ¿por qué permitir cualquier tipo de expresión personal en los edificios públicos si se prohíben las expresiones religiosas?

Por lo tanto, concluimos que lo que busca este proyecto de ley no es evitar la discriminación por motivos religiosos o garantizar la libertad religiosa, sino todo lo contrario. No nace de un reclamo del pueblo, sino de la saña personal de una diputada (autoproclamada atea) que en teoría debería defender los intereses de los santafesinos y no sus caprichos personales. En términos de nuestro Arzobispo: “Plantear problemas que no existen, es confrontar gratuitamente”. No podemos dejar que se corten las raíces de la historia de nuestra provincia, hacerlo sería dejar el terreno libre a una ideología que estaría guiada solamente por las pretensiones de los poderosos de turno.

GUADALUPE

¡RUEGA POR NOSOTROS!

NUESTRA

SEÑORA

DE

guiada solamente por las pretensiones de los poderosos de turno. GUADALUPE ¡RUEGA POR NOSOTROS! NUESTRA SEÑORA

A mediados de octubre dio comienzo, este año, el adviento pagano. Lo escribo con minúscula inicial, y me niego a escribir “laico”, porque laicos son mis feligreses, mientras que los zombies de halloween y Papá Noel son paganos. Papá Noel, antaño, fue santo, porque comenzó siendo San Nicolás, obispo de Bari. Pero luego lo engordaron, lo vistieron como una botella de Coca-cola, y le hicieron pronunciar “¡Jo, jo, jo!”. A lo que iba: el adviento y la navidad paganas duran ya cerca de tres meses, desde mediados de octubre hasta mediados de enero. Todo su mensaje se resume en una frase: “¡A gastar dinero, que toca!”. Nos quieren hacer mirar anuncios y escaparates, nos quieren engordar en interminables cenas de empresa y de grupos de amigos, y nos quieren rociar con champán a todos hasta que no quede

un céntimo sin empeñar

Porque toca, simplemente. Es

navidad.

La Iglesia lleva cerca de dos mil años celebrando el Adviento (ahora sí, con mayúscula). Cuatro semanas antes de la Navidad, levanta la vista al Cielo y exclama: “¡Viene el Señor!”. En su primer anuncio, no se refiere a Belén, sino al Fin de los Tiempos: viene sobre los cielos, a juzgar a vivos y muertos, y, cuando venga, todo lo creado se desmoronará como un castillo de naipes. Si no fuera porque nosotros llegamos antes, habría que decir que lo hacemos por llevar la contraria. Frente al “¡Jo, jo, jo, compre, gaste, engorde,

regale

apariencias de este mundo pasan, y que es una insensatez buscar la felicidad en las criaturas. Por ello, el Adviento cristiano es toda una llamada a la austeridad. Vamos a realizar un ejercicio de desprendimiento, de liberación de las

¿Por qué?

!”,

la Iglesia grita que las

de las ¿Por qué? !”, la Iglesia grita que las ataduras con que las realidades creadas

ataduras con que las realidades creadas nos han esclavizado, y vamos a renunciar a cualquier tesoro que no sea el propio Cristo. No quisiéramos que, cuando Él llegase, nuestra reacción fuera la de correr al garaje para tratar de salvar el automóvil que se quema y acabar quemándonos nosotros con él. Más bien, quisiéramos que nos encontrase desprendidos de toda criatura, y esperándole sólo a Él, para que así, ante su llegada, reaccionemos saliendo a su encuentro llenos de gozo. El Adviento es tiempo de oración y de recogimiento. Así veremos llegar a quien viene a colmar nuestros corazones y nuestras almas. Nos agruparemos en torno a la Virgen María para que Ella, que venció al Maligno, nos defienda de los cantos de sirena de este mundo. Queremos tener, durante cuatro semanas, la mirada puesta en el Cielo. Y, cuando la Navidad se acerque, nuestros ojos, ya purificados, podrán mirar hacia Belén llenos de ternura y de consuelo. Y si, mientras tanto, la navidad pagana alborota con su vacío “¡Jo, jo, jo!”, nosotros, a lo nuestro: “¡Ven, Señor Jesús!”. José-Fernando Rey Ballesteros

T i e m p o

l i t ú r g i c o :

A d v i e n t o -

N a v i d a d

T i e m p o l i t ú r g i c o :