Sei sulla pagina 1di 7

Propuesto para Geoacta, revista de la Asociación Argentina de Geofísicos y Geodestas, Octubre de 2004

LAS RÉPLICAS DEL SISMO DEL 4 DE AGOSTO DE 2003 AL ESTE DE LAS ISLAS ORCADAS, ANTÁRTIDA Y ALGUNAS DE SUS IMPLICANCIAS TECTÓNICAS.

José Miguel Febrer Instituto Antártico Argentino, Cerrito 1248, Buenos Aires, Argentina.(C1010AAZ), Argentina, e-mail: febrer@speedy.com.ar

Resumen

Se incluyen dos fuentes de datos para describir las réplicas del sismo del 4 de Agosto de 2003 ocurrido 70 Km al E-NE de las Islas Orcadas con Mw = 7.5, las publicadas en el PDE del NEIC y los registros obtenidos por la estación sismológica ubicada en la Base Orcadas (ORCD). Ambas fuentes de datos fueron estadísticamente compatibilizadas obteniéndose una localización enriquecida de las réplicas. Respecto éstas, calculando la redistribución de tensiones estáticas post-sismo, se han encontrado evidencias de un "efecto gatillo” que podrían explicar la secuencia de eventos, que si bien están asociados al sismo principal, se manifiestan en una concentración secundaria cercana a la Isla Laurie.

Abstract

The aftershock distribution of the August 4 of 2003 earthquake Mw = 7.5 located 70 Km E-NE of the Orcadas Islands is described using two kind of data, the PDE of the NEIC and the records from the seismological station deployed in Base Orcadas(ORCD). Data from both sources could be statiscally compatiblized and this way the aftershock localization became enriched. Regarding aftershock distribution, the post-seismic static stress changes due to the main shock has been calculated providing evidencies of stress “trigger effect” on the sequence of events firstly associated with the main shock, but forming a secondary epicenter concentration observed near the Laurie Island.

.

1.

Sinopsis tectónica del área

El límite sur del Mar de Scotia es un lineamiento estructural con movilidad transcurrente sinestral, que lleva asociados segmentos transtensivos y transpresivos (Maldonado el al.,1998), cuya sismicidad (Pelayo y Wiens, 1989) es también consistente con la estructura descripta. Este lineamiento que se referirá como Lineamiento Scotia Sur (LSS) –y en la grafía inglesa se lo denomina “ridge”- contiene adyacentes a su traza elementos de origen continental provenientes de la fragmentación del istmo que unía Tierra del Fuego con la Península Antártica y que comenzó a disgregarse y derivar hacia el Este en el Oligoceno-Mioceno (Barker & Burrell, 1977), de los cuales el elemento mayor es el llamado Micro Continente Orcadas (MO).

2. El sismo principal y las réplicas.

Los sismos, en una primera fase de reducción conceptual, pueden considerarse como procesos únicos y aislados que en un tiempo breve y en forma recurrente tienden a relajar las tensiones que en forma más lenta produce la carga tectónica en zonas móviles de la litosfera terrestre. Pero tan cierto como este enunciado es que la distribución espacio-temporal de la sismicidad se presenta como un fenómeno complejo y muy limitadamente predecible (Kagan & Jackson, 1994) Las réplicas que suceden (y preceden a veces) a un movimiento mayor son una evidencia a favor de que el agrupamiento de la sismicidad en tiempo y espacio responde a un sistema organizado. La fenomenología de las réplicas ha buscado en la estadística y en las relaciones entre magnitudes “escalables” que permite inferir el cálculo dimensional (Sedov, 1959) para expresar regularidades, de las cuales las más utilizadas son las de Gutemberg-Richter ( ocurrencia vs. energía) y la de Omori (ocurrencia vs. tiempo) y cuyos alcances y limitaciones han sido indagadas por varios autores (Scholz, 2002), (Helmstetter & Sornette,

2003).

El epicentro del sismo principal del 4/08/03 ocurrió a 70 Km al E-NE de la Isla Laurie, donde está ubicada la Base Orcadas y la estación sismológica ORCD, integrante de la red ASAIN (Russi & Febrer, 2000), (Febrer, 2002). Un porcentaje importante de sus réplicas ocurrieron a una distancia aún menor. El sismo principal fue localizado en el boletín PDE con el reporte de 315 estaciones de la red mundial. Las dos estaciones más próximas son Base Jubany (JUBA) en la Isla Venticinco de Mayo y HOPE en las Is. San Pedro (Georgias del Sur); ambas se hallan situadas a más de 500 Km del epicentro. Esta situación privilegia la posición de ORCD en la localización de las réplicas. En las primeras 12 horas después del sismo principal el boletín del PDE contiene 41 eventos localizados como réplicas; mientras que en el mismo intervalo en ORCD se registraron 138 eventos. Los sismos de mb = 4.0 tiene en el PDE una contribución de 4 a 6

estaciones informantes. En ORCD los eventos de esa magnitud fueron registrados con una relación señal/ruido superior a 100. La localización del azimut de los eventos con los registros de ORCD se realizó con los métodos de localización con una estación única, programados como extensión del programa de análisis SAC En la Fig. 1a) se muestra el sismo principal y las réplicas publicadas por el NEIC hasta el 01/02/04. El sismo principal es representado por una estrella roja, las réplicas con M > 5 con círculos rojos; las de magnitud menor como círculos blancos. Para la determinación de la distancia a partir de la diferencia entre los arribos S y P se debe contar con un modelo regional de velocidad de propagación sísmica en la corteza.

de velocidad de propagación sísmica en la corteza. Fig. 1a) Sismo del 4/8/03 –la estrella roja-

Fig. 1a) Sismo del 4/8/03 –la estrella roja- y las réplicas publicadas (círculos blancos)en el PDE hasta 1/2/04. Los círculos rojos representan los epicentros con M >5. La topo-batimetría utilizada es la recopilación Gridone, de GEBCO 2003.

utilizada es la recopilación Gridone, de GEBCO 2003. Fig. 1 b) Los mismos epicentros representados en

Fig. 1 b) Los mismos epicentros representados en la Fig. 1.a) a los que se han agregado los epicentros localizados solamente con los registros de ORCD (círculos amarillos).

3. Construcción del modelo regional de velocidad

Este modelo fue construido ad hoc sobre la base de varias consideraciones y estudios previos. La zona involucrada en la propagación de ondas sísmicas desde el epicentro principal y de sus réplicas hasta ORCD es marina, pero involucra el borde norte del MO, dónde la corteza es considerada continental-oceanizada (Maldonado et al., 1998) por efecto de la subducción de la placa Antártica bajo la placa Sudamérica por debajo del MO, subducción fósil cuyo principal elemento remanente es la cuenca de Jane, una cuenca de retroarco, que de acuerdo a las anomalías magnéticas oceánicas, detuvo su evolución hace 15-20 Ma.

Los cruceros sismográficos considerados en el trabajo de Maldonado et al (1998) no alcanzaron a obtener una continuidad en las reflexiones que permitiera definir discontinuidad del Moho a través del MO, su borde

ese mismo trabajo se avanza una interpretación de su recopilación de datos

gravimétricos que propone situar la densidad correspondiente al techo del Moho a 20 Km de profundidad. En un análisis más detallado Busetti el al. (2000) proponen una interpretación de dos perfiles gravimétricos

marinos a través del MO y el LLS, donde el Moho es definido, con un relieve, entre 20 a 25 Km de profundidad. Las profundidades de los hipocentros del sismo del 4/08/03 y sus réplicas han sido estimadas entre 10-15 Km por los boletines PDE y CMT. Marone & Scholz (1988), tomando en cuenta datos de distintos sitios sísmicos, presentan una estadística de ocurrencia que posiciona los hipocentros –excluido el caso de subducción- no más allá de 15-20 Km de profundidad, como límite de la zona frágil-dúctil de la corteza. En los sismogramas registrados de las réplicas del sismo del 04/08/03 se observa que sólo ocurre como primer arribo la fase Pn para los epicentros de réplicas situadas a más de 120 Km de ORCD, lo que es compatible con un profundidad regional para el Moho superior a 24 Km La conclusión de los párrafos precedentes es que para distancias epicentrales menores de 100 Km el primer arribo es esperable es una onda directa, una fase Pg. Una forma de estimar la velocidad longitudinal, Vp, en la corteza para esta onda Pg es considerar el tiempo de tránsito para el arribo P del sismo principal hasta ORCD. Tomando del PDE tanto el tiempo origen como las coordenadas epicentrales, y el arribo en ORCD, resulta Vp = 5.9 Km/s.

y

el LSS

Pero en

y el arribo en ORCD, resulta Vp = 5.9 Km/s. y el LSS Pero en Fig.

Fig. 2 Ajuste por cuadrados mínimos de la diferencia de arribos y la distancia epicentral

Para calcular las distancias epicentrales, a partir de una sóla estación, se debe multiplicar la diferencia

ts - tp por la velocidad “diferencial” Vd = (Vp Vs)/(Vp –Vs). Si para calcular esta fórmula utilizamos

Vp = 5.9 Km/s y el valor del coeficiente " = Vp/Vs = 1.72 que es considerado “globalmente aceptable” resulta Vd = 8.2 Km/s Con este valor la localización resulta con una evidente subestimación de las distancias epicentrales. Para indagar sobre un mejoramiento a esta situación se estudiaron las réplicas recibidas publicadas en el PDE con las diferencias ts – tp también registradas en ORCD. En la Fig.2 se muestra el ajuste por cuadrados mínimos, que resulta en Vd = 10.30 Km/s. Con este valor se llevó adelante la localización de epicentros que se presenta en la Fig. 1b) y que muestra una buena concordancia con la localización del PDE. Una de las consecuencias de este ajuste es que obtenemos Vp/Vs = 1.57 . Este valor es distinto del “globalmente esperable ” y evoca el debate sobre las variaciones a considerar en el valor de Vp/Vs.

4. La extensión del área de fractura

Para el mecanismo focal del sismo principal, del boletín CMT-Harvard, se encuentran los siguientes

valores:

Coordenadas epicentrales: (60.53 S; 43.41 W). Profundidad: 10 km. Magnitud: Mw = 7.5 Momento escalar, Mo = 2.73 10 27 dina cm

Posición de los planos nodales :

Plano nodal

rumbo

buzamiento

deslizamiento

Tipo de falla

NP1

101

36

-23

Normal+ Rumbo levógiro

NP2

210

76

-124

Normal +Rumbo dextrógiro

Tabla 1. Parámetros focales angulares de los planos nodales. CMT-Harvard.

El NP1 tiene interpretación preferencial porque es el tipo de falla esperable de acuerdo a la tectónica del área y de su estructura móvil principal, el Lineamiento Scotia Sur. La posibilidad de ruptura en la litósfera está reológicamente limitada entre la superficie terrestre y la profundidad del límite “frágil-dúctil”, la que constituye la llamada zona sismogénica (ZS). Excluídas las

zonas de subducción, el límite “frágil-dúctil” hay acuerdo que no se extiende más allá de los 15 a 20 Km de profundidad (Scholz, 2002). Este mismo autor sostiene que los sismos con M > 7 interesan el total de la ZS,

y que ello provoca que en los sismos con mecanismo de rumbo ( también en los oblicuos) la ruptura al

crecer la magnitud crece en la dirección del rumbo; produciendo sismos con área de ruptura de distintas longitudes pero del mismo ancho. Si consideramos el momento escalar, Mo, (Aki & Richards, 1980), el deslizamiento promedio )u sobre un área de ruptura A y designando con : el módulo de corte en la ZS, podemos expresar

Mo

=

: )u A

(1)

En la expresión (1) la estimación correcta del deslizamiento promedio )u presupone un conocimiento de la distribución de )u sobre la superficie A, o en su defecto aceptar formas simples de distribución. Para calcular la distribución detallada de )u sobre la superficie A se necesita de contar con registros de varias estaciones cercanas al epicentro, datos telesísmicos y geodésicos, que en su conjunto permitan el cálculo considerando la fuente como finita. Mai & Beroza (2000) analizando dieciocho casos publicados de sismos, con cálculo detallado de los desplazamientos, muestran que la distribución de )u sobre la superficie de ruptura A lejos de ser una distribución simple (como una gaussiana de un sólo máximo) son distribuciones complejas que para dar una imagen asemejan a un archipiélago donde las islas fueran valores máximos del desplazamiento (asperezas) y el mar regiones donde el desplazamiento es casi nulo

(Cfr. Ib., Fig. 1). En estas condiciones el promedio de )u tomado detalladamente sobre A que permite llegar

a la expresión (1) puede ser poco representativo. Para superar esta situación (Cfr. Ib.) propone calcular un

área efectiva, A ef , utilizando una función de autocorrelación sobre la distribución real obtenida. Finalmente, basados en los casos resueltos en la bibliografía, obtienen relaciones experimentales escaladas entre el área de ruptura y el del momento escalar Mo, las que corresponden al caso de inter-placa serán utlizadas en este trabajo

5. Los cambios en la tensión estática en la corteza.

Durante el movimiento asociado a un sismo se irradia energía en forma de ondas que se propagan por la Tierra y terminan con él. Pero además de este suceso transitorio, se producen cambios relativamente más estables en el estado de tensión de la corteza, asociados al estado final deformado, cuyos tiempos

característicos son significativamente mayores al del movimiento sísmico y que suelen denominarse tensiones estáticas. Estos cambios de la tensión estática en la corteza han sido invocados para explicar la interacción que puede existir en la ocurrencia de los sismos en una región. Una interesante evaluación de resultados es presentada por Raíz (1998) y en la bibliografía allí citada. Suponiendo un modelo de fricción simple de Coulomb para las rocas en la zona sísmica (Scholz, 2002), la potencialidad para la ruptura por cizalla puede ser promovida o retardada por un cambio en la tensión de ruptura )CFS, definida por

) CFS =

)J - $ ( )F - ) p)

(2)

donde )J es la variación en la tensión de corte resuelta en la dirección de la falla potencial, )F y )p son los cambios producidos en la tensión normal y la presión de poros en la falla y $ es el coeficiente de fricción. Si )CFS > 0 el deslizamiento potencial es promovido; mientras que si )CFS < 0 es inhibido. El cálculo del )CFS producido por un sismo necesita del conocimiento de la geometría y la distribución del deslizamiento. La deformación y tensiones causadas por una falla finita rectangular en un semiespacio, ubicado arbitrariamente, fueron calculadas por Okada(1992), quien obtuvo para ellas una expresión analítica cerrada. Para aplicar las fórmulas de Okada para calcular las deformaciones y tensiones estáticas causadas por un sismo, éste debe ser asimilado a una falla rectangular con desplazamiento uniforme. Es aquí donde debemos aplicar las consideraciones del parágrafo anterior para definir el Area efectiva (Mai & Beroza, 2000, Fig.3). Teniendo en cuenta la magnitud del sismo (Mw = 7.5) y que se trata de un sismo oblicuo (falla de rumbo, siniestral + normal), siendo el buzamiento del plano nodal de 36 grados y presuponiendo una ZS de 15 Km de espesor que ha sido totalmente fracturada, resulta para el Area efectiva de fractura de este sismo un rectángulo cuyo lado mayor tiene la dirección del rumbo y 60 Km de largo y un ancho de 20 Km. Para el cálculo del )CFS se utilizó el programa GNStress1_5 desarrollado por R. Robinson del Institut of Geological & Nuclear Sciences de Nueva Zelanda. En la Fig. 3 se presenta el resultado, tal como lo grafica GNStress1_5, con los siguientes parámetros. El centro del rectángulo se hace coincidir con la posición del epicentro del sismo principal, Mw =7.5, el rectángulo representa el Area efectiva (60 x 20 Km) orientado según el azimut del plano nodal principal. Las tensiones se han calculado para una profundidad de 10 Km. Se han introducido los ángulos para el NP1, para posicionar la falla rectangular, las tensiones se han calculado para la misma orientación. El desplazamiento promedio )u resulta 6.0 m En el gráfico de salida el rectángulo del Area efectiva de falla resulta totalmente dentro de una zona coloreada en azul ()CFS< 0) que corresponde a una caída en el valor de la tensión según esa dirección, es decir la zona inmediata al sismo principal se ha relajado y por lo tanto es relativamente menos probable que el sismo considerado promueva otros sismos con el mismo mecanismo focal. Tanto a izquierda como a derecha del rectángulo se obtienen dos lóbulos coloreados en rojo ()CFS> 0), donde se ha producido a consecuencia del sismo un incremento de la tensión estática favorable a la ocurrencia de sismos con el mismo mecanismo focal. Siguiendo la modalidad del creador del programa GNStress no se detallan los valores de )CFS, que dentro del lóbulo rojo tiene un rango grande ( en este caso 2 < )CFS [bar] < 15 ) . Esto tiene en cuenta que sobre- tensiones calculadas de 1 bar se han encontrado en casos históricos eficaces en promover la nucleación de sismos en secuencia (Scholz, 2000). También que se trata de un cálculo sobre un semiespacio homogéneo y que no se consideran fallamientos anteriores, reducciones que restan importancia a la presentación más detallada del valor de )CFS. Las sobre tensiones involucradas son pequeñas respecto de las caídas de tensión asociadas con el sismo principal ( 2 contra 100 bar, tipicamente) y sólo producen un efecto de gatillo sobre el ciclo de carga tectónica, existiendo significativas evidencias experimentales al respecto (Cf. Ib.) .

6. Distribución de las réplicas

El cálculo de )CFS y la posición de los epicentros, de la secuencia de las primeras 12 horas posteriores al sismo principal, son mostrados en la Fig. 3. De estos resultados podemos decir: a) Que el cálculo categoriza tres zonas, una central (en azul) que contiene el rectángulo del Area eficaz de ruptura y los epicentros que podemos llamar réplicas cercanas, con escasos epicentros al norte y al sur del rectángulo. En esta zona la tensión estática calculada indica relajación ()CFS < 0) b) dos lóbulos (en rojo), al Oeste y el Este de la zona anterior, que contienen epicentros en zonas donde el desplazamiento principal ha incrementado la tensión estática ()CFS > 0) favoreciendo un efecto gatillo. c) los lóbulos positivos muestran una distribución asimétrica, con mayor expresión hacia la izquierda, en el sentido del movimiento tectónico, precisamente donde ocurre la mayor cantidad de epicentros secundarios. En la zona más externa (en

verde) el valor de )CFS en inferior a 0.5 bar y decae esencialmente con el cubo de la distancia (Okada,

1992)

esencialm ente con el cubo de la distancia (Okada, 1992) Negativa 0 ( ) CFS[bar]) Positiva
esencialm ente con el cubo de la distancia (Okada, 1992) Negativa 0 ( ) CFS[bar]) Positiva

Negativa

0 ()CFS[bar])

Positiva

Fig.3 Salida del programa GNStress mostrado las variaciones de la tensión estática en la corteza )CFS (Coulomb Failure Stress) estimada para el sismo del 4/8/03 con Mw = 7.5 . La zona azul contiene el rectángulo que representa el Area Efectiva de ruptura y en el centro del mismo está ubicado el epicentro del sismo principal (indicado por una estrella). Los dos lóbulos laterales, rojos, son áreas donde )CFS > 0, donde es esperable un efecto de gatillo, ambos contienen epicentros de la secuencia sísmica observada, con mayor densidad el del lado izquierdo al Norte de la Isla Laurie.

7. Conclusiones

Usando los datos de los boletines PDE del NEIC (42 eventos) y los registrados en la estación ORCD se han localizado en forma compatible un total de 138 eventos ocurridos en las primeras 12 horas posteriores al sismo principal. La compatibilización se acompaña con una determinación de la velocidad de onda P directa en la región ( Vp = 5.9 Km/s) y de un valor para el cociente Vp/Vs = 1.57, que es más bajo que el esperado

como media global (1.72). Menke (2003) ha enfatizado la variabilidad de este parámetro y la conveniencia de contemplarlo como variable -no prefijándolo- en los cálculos de tomografía sísmica. La distribución de ambos juegos de epicentros son comparadas en las Fig. 1 a) y b). La distribución de epicentros de la secuencia más completa de sismos ha sido sobrepuesta en la Fig. 3 al resultado de aplicar el cálculo de la variación de la tensión estática en la corteza, usando el algoritmo propuesto por Okada(1992), utilizando el programa GNStress escrito por Robinson (2001). Este análisis muestra que la secuencia sísmica posterior (réplicas?) al sismo principal de Orcadas el 04/08/03 puede ser espacialmente clasificada en varias sub-regiones (ver Fig.3): una asociada al evento principal que contiene las réplicas cercanas que podemos asociar con ese evento. Dos zonas al Norte y Sur del rectángulo central con muy escasos epicentros. Dos lóbulos laterales, uno al Este y otro al Oeste, donde los eventos registrados son compatible con un efecto de gatillo, por incremento de la tensión estática en la corteza debida a la ruptura principal. Se observa también una asimetría en la distribución de las zonas con tensión estática incrementada, con mayor expresión hacia la izquierda (oeste), que es también coincidente con una mayor cantidad de epicentros, que se localiza muy próxima a la isla Laurie y que es compatible con el esperable movimiento regional levógiro del LSS. El efecto de redistribución de la tensión estática puede condicionar la ocurrencia de eventos en las horas posteriores a un sismo importante (como en el aquí analizado) pero también puede determinar la ocurrencia de eventos importantes en los años posteriores, como se observado en la secuencia de Landers en el Sur de California (Harris, 1998) y aporta indicios en el campo de la predicción sísmica.

8. Agradecimientos

Al autor agradece los comentarios y la revisión del manuscripto gentilmente realizadas por el Geof. Milton Plasencia y por el Dr. Marino Russi. Agradece también, más allá de las citas específicas, a los investigadores que tienen la generosidad progresista de permitir un uso amplio de programas de cálculo y el acceso a sus trabajos publicados distribuyéndolos por la red Internet.

Bibliografía

- Barker, P. & Burrell, J., 1977: The opening of Drake Passage. Marine Geol., 25, 15-34.

- Busetti, M., Zanolla, C., Marchetti, A., 2000: Geological structure of the South OrkneyMicrocontinent. Terra Antarctica, 8(2), 71-78.

- Febrer, J.M.(2002): La red ASAIN de observación sismológica en Antártida. Actas de la XXI Reunión Científica de la AAGG, SM0-O, pp. 273-79.

- GMT, Generic Map Tool, v.3.4. by P. Wessel & W. Smith. University of Hawai’i. (2003)

- GEBCO-2003, archivo gridone.grd. Disponible en http://jules.unavco.org/GMT/gebco_2003/gridone.grd.zip

- Harris, R. (1998): Introduction to special section: stress triggers, stress shadows and implications for seismic hazard. JGR, vol. 103, b10, pp. 24.347-24.358.

- Helmstetter, A, & Sornette, D., 2003: Diffusion of epicenters of earthquakes aftershock, Omori law and generalized continuos-time random walk models. (http://arXiv.cond-mat/0203505-v2)

- Kagan, Y & Jackson, D., 1994: Long term probabilistic forecasting of eartquakes. JGR, 99, 13685-13700.

- Mai, P.M & Beroza G.C., 2000: Source scalling properties from finite-fault rupture models, BSSA, 90,

pp.604-615.

- Maldonado, A. Zitellini, N., Leitchenkov, G., Balanyá, J., Coren, F., Galindo-Zaldívar, J.,E. Lodolo, E., Jabaloy, A., Zanolla, C., Rodríguez-Fernández, J., Vinniskovskaya, O., 1998: Small ocean basin development along the Scotia-Antarctica plate boundary and in the northern Weddell Sea. Tectonophysics 296, pp. 371 – 402

- Marone, C. & Scholz, C. , 1988: The depth of seismic faulting and upper transitions from stable to unstable slip regimes. Geoph. Res. Lett., 15, pp. 621-624. -Menke, W., 2003: Case studies of seismic tomography and earthquake location in a regional context. (web

document, ftp://ftp.ldeo.columbia.edu/pub/menke)

- Okada, Y., 1992: Internal deformation due to shear and tensile faults in a half space. BSSA, v.82, pp. 1018-

1040.

- Pelayo A. & Wiens, D., 1989: Seismotectonics and relative plate motions in the Scotia Sea Region. JGR, pp. 7293-7320.

- Robinson, R. (2001) GNStress1_5. (www.gns.cri.nz)

- Russi, M. & Febrer, J.M., 2000: Broadband seismology in the Scotia Sea Region, Antarctica. Italian and Argentinean contributions to the Scotia Sea Broadband Network. Terra Antartica (2000), 8, pp.29-34.

- SAC, 2000. Seismic Analysis Code by W. Tapley & J. Tull. Regents of University of California.

- Scholz, C., 2020: The mechanics of earthquakes and faulting. Cambridge University Press, second edition.

- Sedov, L., 1959: Similarity and dimensional methods in mechanics. Academic Press.