Sei sulla pagina 1di 61

EL MIEDO COMO HERRAMIENTA DE LA POLÍTICA EXTERIOR COLOMBIANA DURANTE EL GOBIERNO DE ÁLVARO URIBE

ANDRÉS FELIPE SEGURA ARNAIZ

UNIVERSIDAD COLEGIO MAYOR DE NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO FACULTAD DE RELACIONES INTERNACIONALES BOGOTÁ D.C, 2006

“El miedo como herramienta de la política exterior colombiana durante el gobierno de Álvaro Uribe”

Monografía de Grado Presentada como requisito para obtener el título de Internacionalista En la Facultad de Relaciones Internacionales Universidad Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario

Presentado por:

Andrés Felipe Segura Arnaiz

Semestre II, 2006

CONTENIDO

Pág.

INTRODUCCIÓN

1

1.CONSTRUYENDO UN MIEDO REALISTA

6

1.1 MUERTE, IDIOSINCRASIA Y AUTOESTIMA

6

1.2 DE INDIVIDUO A ESTADO

8

1.3 INTERÉS ESTRUCTURADO

10

1.4 MIEDO, IMAGEN E IDENTIDAD

12

1.5 LIDERANDO EL INTERÉS

15

2.LA INTERNACIONALIZACIÓN DE LA SEGURIDAD COLOMBIANA

18

2.1. COLOMBIA DENTRO DE LA ESTRUCTURA

18

2.2. SOLIDARIDAD E INTEGRACIÓN.

21

2.3. “NUESTRAS” AMENAZAS.

24

2.4. DE LA AMENAZA AL MIEDO.

26

3. LA VECINDAD DE URIBE.

28

3.1.

CARA A CARA.

29

3.2.

DEL PUENTE PARA ALLÁ…

32

3.3. RELACIÓN SELVÁTICA.

34

3.4. EL VECINO INTIMIDANTE.

36

4. CONCLUSIONES

39

BIBLIOGRAFÍA

ANEXOS

LISTA DE ANEXOS

Anexo 1. Matriz. Diferentes concepciones de seguridad en las Américas.

Anexo 2. Matriz. Temas tratados en las agendas bilaterales de Colombia con Ecuador, Perú y Venezuela.

INTRODUCCIÓN

El miedo se ha convertido en un lugar común para explicar diferentes procesos de disuasión en términos políticos; a pesar de que esto no es nuevo 1 , los estudios alrededor de este tema comienzan a ser más profundos y variados, sobre todo después de los hechos del 11 de septiembre del 2001, que se han convertido en un hito en el terrorismo en el mundo occidental. Estos sucesos condujeron al investigador de la Universidad de Arizona Mark Landau, y a un grupo de sus colegas, a llevar a cabo una investigación 2 donde logran relacionar el miedo generado por los hechos del World Trade Center en New York, con el discurso planteado por el Presidente George W. Bush en su campaña por la reelección presidencial. Para lograr esto, el grupo investigador se apoya en la Teoría del Manejo del Miedo (Terror Management Theory) desarrollada a mediados de los años 80 por los psicólogos Jeff Greenberg, Sheldon Solomon y Tom Pyszczynski, basados en los escritos del antropólogo Ernest Becker.

De acuerdo con la teoría mencionada, la especie humana ha desarrollado la capacidad de pensar en formas tremendamente flexibles y poderosas. Como resultado de ello, los seres humanos somos capaces de saber que existimos. Sin embargo, también sabemos que inevitablemente llegará el día en que dejemos de existir. En otros términos, nos damos cuenta de la inevitabilidad de nuestra muerte. Esta conciencia de la muerte entra en conflicto con nuestra propensión natural a querer vivir y crea el potencial para el desarrollo de una gran cantidad de ansiedad, o de terror. 3

Hasta la fecha las ideas de la Terror Management Theory han sido puestas a prueba en más de 200 estudios. En el contexto de las reacciones ante líderes políticos, hemos pensado que parte del atractivo del líder radica en que el público lo percibe como capaz de liberarlo o eximirlo de la enfermedad, las calamidades, el caos y la muerte, y a la vez de demostrar la supremacía del sistema de creencias que él o ella representa. Los líderes seculares no solamente son proponentes de políticas, ideas y objetivos, sino que también, al igual que sus homólogos del

1 Ya muchos autores han manejado el concepto de miedo o temor como herramienta de estabilidad política o de legitimidad, como por ejemplo los clásicos Maquivelo y Weber.

2 Landau, Mark, Solomon, Sheldon, Greenberg, Jeff, Cohen, Florette, Pyszczynski, Tom, Arndt, Jamie, Miller, Claude H., Ogilvie, Daniel M., Cook, Alison. “Deliver Us From Evil: The effects of mortality salience and reminders of 9/11 on support for President George W. Bush.” En: Personality and Social Psychology Bulletin, Tomo 30, Nº 9, (September 2004). Thousand Oaks. 2004. Pag. 1136 – 1150.

3 Ver Arndt, Jamie. “Política de Miedo” en Semana, no. 1165, 27 de agosto de 2004.

área religiosa se convierten en las encarnaciones de la invulnerabilidad y de la ideología simbólica. 4

Un claro ejemplo de este liderazgo carismático, basado en una estructura simbólica de invulnerabilidad es el del Presidente Álvaro Uribe Vélez, quien soportó su campaña electoral 5 y su programa de gobierno 6 en el imaginario de seguridad, como respuesta a la coyuntura especial colombiana donde los problemas de violencia e inseguridad son los más recordados por la Nación colombiana, gracias, entre otros, a los diferentes grupos armados que cohabitan en el territorio. Haciendo el paralelo, el constante bombardeo de información acerca de la violencia e inseguridad que se vive en Colombia nos recuerda cada vez más nuestra vulnerabilidad ante la muerte y Uribe Vélez se ha convertido en el líder que lograría reducir el miedo a la muerte (menos violencia, más seguridad) y retomar el sistema de creencias que ayuda a soportar la mortalidad del colombiano, reforzado con la “coloquialidad” y carácter tradicional que maneja en su discurso. Desde el punto de vista del TMT, se explicaría, a priori, la alta votación que obtuvo Uribe en las elecciones presidenciales de 2002, su alto índice de popularidad, la aprobación de su gestión, y la percepción generalizada entre la ciudadanía de que Colombia está mejorando 7 . Siendo Uribe el líder que ha manejado el miedo con el fin de aumentar el grado de legitimidad y gobernabilidad en su gestión, se puede complementar el análisis utilizando esta estrategia en el marco internacional, y así explicar las dinámicas que se han venido dando en las relaciones de Colombia con el mundo. La Teoría del Manejo del Miedo es un soporte teórico que apoya el análisis del comportamiento humano en ciertos contextos, pero para explicar el comportamiento de los Estados se busca hacer una adaptación conceptual del modelo propuesto por la Teoría del Manejo del Miedo. La hipótesis de la Conciencia de la Mortalidad 8 explica la

4 Ver Arndt, “Política de Miedo”. 5 Comparar, Sáenz Laverde, Gabriela. La estrategia ganadora: Estudio de caso sobre las campañas durante las elecciones presidenciales de 2002. Bogotá: Universidad de los Andes, 2004. p. 32.

6 Comparar Uribe Vélez, Álvaro. Manifiesto Democrático. Los 100 puntos de Uribe. 2002.

7 Comparar “Oponerse sale caro” en Semana, no. 1211, 19 de julio de 2005.

8 La “Conciencia de la Mortalidad(Mortality Salience), es la hipótesis que soporta el trabajo desarrollado por Landau, dado que esta genera un “sistema de creencias que le permite aceptar la idea de la muerte porque le brinda a la vida un sentido de profundo significado y permanencia” (Ver Arndt, “Política de

reacción del individuo ante situaciones de miedo frente a su muerte, pero para poder hablar de Colombia, su forma de actuar en el escenario internacional, y la forma en que el mundo se relaciona con él, desde la visión del TMT, el individuo en este caso es el Estado.

Para este cambio de contexto, del interno al exterior, Colombia se asume como un individuo más que puede llegar a generar miedo o a sentirse amedrentado, a diferencia de la percepción anterior donde el Gobierno de Álvaro Uribe Vélez se puede llegar a identificar como un ente líder que tiene la respuesta ante el sentimiento de miedo entre la población. Dado que la Teoría del Manejo del Miedo explica la relación entre los individuos, para este caso de estudio los Estados, es necesario ubicarse en el paradigma realista de las Relaciones Internacionales, que identifica al Estado como único actor (monolítico y racional) del sistema internacional. El realismo da prioridad en la agenda internacional a los temas llamados de “high politics”, relacionados con la temática de seguridad, dado el contexto histórico de post-guerra en el cual fue planteado. En la actualidad el Estado tiene diferentes mecanismos de acción que son evaluados de mejor forma desde la teoría neorrealista, en la cual, se sigue describiendo al sistema internacional como la interacción de Estados, pero que utiliza diversas herramientas para defender su interés nacional, y no solo la acción directa como se observaba desde el realismo clásico. Este es el punto focal de la adaptación conceptual: Si la Teoría del Manejo del Miedo, se basa en la hipótesis de la conciencia de la mortalidad, el supuesto análogo dentro del sistema internacional se fundamenta en el interés del Estado.

Miedo”.) y que protege al individuo contra el miedo generado por el conocimiento de la mortalidad con la cual convive, por lo cual cualquier recordación acerca de su vulnerabilidad hacia la muerte incrementa la necesidad de mantener la estructura psicológica. En la idiosincrasia (cultural worldview) recae la construcción de ese sistema de creencias, por lo que, en el momento en el cual se le recuerda al individuo su Conciencia de la Mortalidad, éste tiende a responder negativamente hacia quienes van en contra de su sistema de creencias y su identidad, y positivamente hacia quienes la apoyan y la soportan (Comparar Greenberg, Jeff [et al]. “Terror Management Theory of Self-Esteem and Cultural Worldviews: Empirical assessments and conceptual refinements” en Experimental Social Psychology, vol. 29, 1997. p. 78), es decir, políticamente el individuo se vuelve más conservador.

Los elementos de la Realpolitik, exhaustivamente consignados son estos: el estímulo de la acción está motivado por los intereses del gobernante, más tarde del Estado; las necesidades políticas surgen de la competencia no regulada entre los Estados; los cálculos basados en estas necesidades pueden descubrir las políticas que mejor servirán al interés del Estado; el éxito es la última prueba de una política, y el éxito se define como la preservación y el fortalecimiento del Estado. 9

La muerte es, en este contexto, la no existencia del éxito, es decir, ni la preservación, ni el fortalecimiento del Estado. El interés del Estado es el determinante sobre lo que quiere el gobernante que el Estado sea, y el camino a seguir (y defender) en el sistema internacional, a través de la formulación y ejecución de su Política Exterior, siendo un ente monolítico y racional.

Más allá del motivo de la supervivencia, los propósitos de los Estados pueden ser infinitamente variados; pueden ir desde la ambición por conquistar el mundo hasta el simple deseo de ser dejado en paz. La supervivencia es un prerrequisito para lograr cualquier meta que los Estados se hayan propuesto, salvo si la meta es promover su propia desaparición como entidad política. El motivo de la supervivencia se toma como base de acción en un mundo en el que no está garantizada la seguridad de los Estados más que como una descripción realista del impulso que subyace a cada uno de los actos de los Estados… 10

Teniendo claro, que los temas relacionados con la seguridad, tal como se manifiesta en los conceptos rectores del documento de Política Exterior en el gobierno de Álvaro Uribe, 11 son los aglutinadores de los intereses gubernamentales, y de esta forma se convierten en los intereses estatales, sobre la competencia de estos temas debe enfocarse el análisis:

Es prioritario para la Política Exterior lograr compromisos internacionales para combatir el desvío de precursores químicos, el lavado de activos, el tráfico ilícito de armas, municiones y explosivos y otras actividades como el secuestro, la extorsión y la explotación ilícita de recursos naturales parte sustancial de las fuentes de financiación de las redes de terrorismo. 12

Todos estos factores claves para la Política Exterior colombiana tienen directa relación con lo países vecinos, dado que al compartir fronteras estos Estados se vuelven

9 Ver Waltz, Kenneth. Teoría de la política internacional. 1988. p. 172.

10 Ver Waltz, Teoría de la Política Internacional, Página 137. 11 Comparar Ministerio de Relaciones Exteriores. Política Exterior de Colombia 2002-2006: Gobernabilidad democrática, responsabilidad compartida y solidaridad. Bogotá: República de Colombia, 2002. p. 15 y 16.

12 Ver Ministerio de Relaciones Exteriores, Política Exterior de Colombia 2002-2006: Gobernabilidad democrática, responsabilidad compartida y solidaridad. p. 17

influyentes en las medidas que se tomen para combatir estas necesidades estatales, y generan la competencia de necesidades que determinará las relaciones entre los Estados. Con todo esto, este análisis pretende analizar las relaciones bilaterales de Colombia con sus países vecinos, Venezuela, Perú y Ecuador 13 , para aplicar el modelo propuesto por Landau en un contexto internacional. De esta forma, en primera medida se realizará un mapa general de contexto teórico desde el cual se puede analizar la labor internacional de Colombia con respecto a los países vecinos; por lo que, seguidamente, se hará un repaso por los lineamientos principales de la Política Exterior de Colombia durante el gobierno de Álvaro Uribe e identificar elementos que pueden generar un miedo estatal en los países vecinos, donde el tema de seguridad manejado en la región tomo una relevancia especial dada la naturaleza aglutinadora que tiene esta temática dentro de las políticas gubernamentales. Posteriormente, se hará una evaluación de la actividad bilateral de los países vecinos elegidos con relación a Colombia, con lo cual, se identificarán algunos puntos comunes en las agendas, al igual que se destacarán las particularidades de cada caso que hayan sido afectadas por los posibles elementos “generadores de miedo” identificados en el repaso de la Política Exterior Colombiana. Así mismo, se estudiará la imagen estatal de Colombia, a través de una comparación entre lo que Colombia muestra hacía afuera, y la forma en que es percibida Colombia, como actor en el sistema internacional, para los países vecinos. Todo esto con el fin de establecer si Colombia utiliza, voluntaria o involuntariamente, herramientas de miedo dentro de su Política Exterior en el tratamiento de los temas de las agendas bilaterales y regionales con los países vecinos.

13 Excluyendo a Brasil y a Panamá, dado que su zona de influencia esta enfocada prioritariamente hacia el cono sur del continente, y hacia Centroamérica y el caribe, respectivamente.

1.CONSTRUYENDO UN MIEDO REALISTA

Dentro de la amplia literatura que llena estantes en las librerías, uno de los temas que se repite a menudo dentro de los análisis políticos es el de la utilización del miedo como recurso de persuasión y disuasión entre individuos, grupos organizados o Estados. Desde este punto de vista es necesario entender claramente como el miedo afecta la toma de decisiones los actores, y así poder trasladarlo a un estudio internacional.

1.1 MUERTE, IDIOSINCRASIA Y AUTOESTIMA

En los década de los ochenta, los psicólogos norteamericanos Jeff Greenberg, Sheldon Solomon y Tom Pyszczynski desarrollaron la teoría del Teoría del Manejo del Terror (Terror Management Theory), con base en los estudios desarrollados en la década anterior por el antropólogo Ernest Becker. Dentro de esta teoría, estos investigadores buscan explicar el comportamiento del ser humano frente a situaciones de miedo, y así avanzar en el estudio general de la actividad humana.

La especie humana ha desarrollado la capacidad de pensar en formas tremendamente flexibles y poderosas. Como resultado de ello, los seres humanos somos capaces de saber que existimos. Sin embargo, también sabemos que inevitablemente llegará el día en que dejemos de existir. En otros términos, nos damos cuenta de la inevitabilidad de nuestra muerte. Esta conciencia de la muerte entra en conflicto con nuestra propensión natural a querer vivir y crea el potencial para el desarrollo de una gran cantidad de ansiedad, o de terror. 14

Teniendo en cuenta que, sólo los seres humanos son concientes de la inminencia de la muerte, que esta puede llegar en cualquier momento y por razones que no se pueden controlar ni anticipar 15 , éstos desarrollan un “almacenador de ansiedad” (anxiety-buffer), es decir, un intermediario, constituido por dos componentes, La

14 Ver Arndt. Política de Miedo. 15 Comparar Cohen, Florette, Sheldon Solomon, Molly Maxfield, Tom Pyszczynski y Jeff Greenberg. “Fatal Attraction: The effects of Mortality Salience on Evaluations of Charismatic, Task-oriented, and Relationship-oriented Leaders” en Psychological Science, tomo 15, no. 12, diciembre de 2004.

idiosincracia (cultural worldview 16 ) y la autoestima (self-esteem 17 ), con lo cual se busca manejar el potencial miedo abrumador que llega a generar la muerte. 18 El individuo esta genera un “sistema de creencias que le permite aceptar la idea de la muerte porque le brinda a la vida un sentido de profundo significado y permanencia” 19 . Este sistema lo protege contra el miedo generado por el conocimiento de la mortalidad con la cual convive, por lo cual cualquier recordación acerca de su vulnerabilidad hacia la muerte incrementa la necesidad de mantener la estructura psicológica. En la idiosincrasia (cultural worldview) recae la construcción de ese sistema de creencias, por lo que, en el momento en el cual se le recuerda al individuo su Conciencia de la Mortalidad, éste tiende a responder negativamente hacia quienes van en contra de su sistema de creencias y su identidad, y positivamente hacia quienes la apoyan y la soportan 20 . Y la autoestima mantiene al individuo dentro de este sistema de creencias, del cual es un activo participante, y el cual le genera la estabilidad necesaria para que el recuerdo de su mortalidad pase a un segundo plano.

Cultural worldview are shared, humanly, constructed beliefs about reality that convey a sense that the world is meaningful, stable, -a place where one has some hope of attaining either symbolic immortality (e.g., by amassing a great fortune, writing a great book, or having children) or literal immortality (e.g., by the promise of an afterlife common in most of the world´s religions) by meeting the cultural standards of value. 21

De esta forma, el individuo comienza a priorizar sus decisiones desde un punto de vista más conservador, es decir, su racionalidad lo lleva a evitar tomar riesgos, o

16 Cultural worldviews are shared, humanly constructed beliefs about reality that convey a sense that the world is meaningful, stable, and orderly – a place where one has some hope of attaining either symbolic immortality, or literal immortality, by meeting the cultural standards of value” (Ver Cohen [et al], “Fatal Attraction: The effects of Mortality Salience on Evaluations of Charismatic, Task-oriented, and Relationship-oriented Leaders”)

17 Self-esteem is the belief that one is a valuable participant in this meaningful universe and thereby qualified for the cultural forms of death transcendence” (Ver Cohen [et al], “Fatal Attraction: The effects of Mortality Salience on Evaluations of Charismatic, Task-oriented, and Relationship-oriented Leaders”) 18 Comparar Cohen [et al], “Fatal Attraction: The effects of Mortality Salience on Evaluations of Charismatic, Task-oriented, and Relationship-oriented Leaders”

19 Ver Arndt. Política de Miedo.

20 Comparar Greenberg [et al], “Terror Management Theory of Self-Esteem and Cultural Worldviews:

Empirical assessments and conceptual refinements”, p. 78.

21 Ver Cohen [et al], “Fatal Attraction: The effects of Mortality Salience on Evaluations of Charismatic, Task-oriented, and Relationship-oriented Leaders”

conductas que vayan en contra del orden establecido, con el fin de que la estructura mental que mantiene y que, en teoría, lo mantiene alejado de la amenaza a la muerte o de su recuerdo, no pierda estabilidad y así mantenga su continuidad.

1.2 DE INDIVIDUO A ESTADO

Dado que el análisis propuesto se enmarca en el contexto internacional, el individuo, quien es el objeto de estudio en el TMT, no es un actor propio del sistema internacional, de tal forma que su participación individual, valga la redundancia, no logra incidir en el contexto mundial. Ante esto se acude a una adaptación, en la cual se busca un actor que desarrolle sus actividades racionalmente, y por ende, aplicando un enfoque realista, este actor es el Estado.

El fundamento reside en el supuesto de la conducta racional, no simplemente una conducta inteligente sino una conducta motivada por un cálculo consciente de las ventajas; un cálculo que a su vez se sustenta en un sistema de valores explícito e internamente consistente. 22

Aplicando la analogía propuesta, el actor (Estado) debería sentir miedo hacia algo o alguien (por ejemplo otro Estado, o un fenómeno, como el terrorismo), porque puede hacer que éste muera, o le recuerda que es un ente mortal. Es este sentido, dentro del actual sistema internacional el concepto de muerte para un Estado no existe. Se pueden aplicar, los conceptos de “Estado fracasado” o “Estado descompuesto”, pero este miedo de colapso estatal, depende netamente del mismo sistema.

Un Estado sólo está en peligro de colapso cuando es declarado como tal por los demás Estados: éste es posiblemente el primero de los determinantes externos. La descomposición es raramente proclamada en forma soberana por el Estado que se encuentra afectado por ella. 23

En este sentido, el actor no es conciente de su muerte, por lo cual, la analogía

Ante esto, la muerte la

de muerte (individuo) como Estado Fracasado, no es posible.

22 Ver Allison, Graham T. La esencia de la decisión: Análisis explicativo de la crisis de los misiles en Cuba. 1988. p.

35.

23 Ver Badie, Bertrand. “Los factores internacionales del colapso de los Estados” en Revista Mexicana de

Ciencias Políticas y Sociología, No. 169, julio-septiembre de 1997. p. 97.

asemejamos con el no logro del interés de Estado. Desde el neorrealismo, “el éxito es la última prueba de una política, y el éxito se define como la preservación y el fortalecimiento del Estado”. 24 Si no se logra defender el interés de Estado, se puede considerar como la muerte en el individuo. Para la Real Academia de la Lengua Española, el miedo es el “2. Recelo o aprensión que alguien tiene de que le suceda algo contrario a lo que desea” 25 . En este orden de ideas, el miedo se puede observar como un sentimiento generado por la incertidumbre del futuro ante la posibilidad de un fracaso en la defensa de su interés estatal, estado en el cual puede afectar el normal desarrollo del proceso de toma de decisiones. Con esto, generar miedo en un Estado podría cambiar la posición y la forma que este actúe dentro del sistema internacional. Así, la Política Exterior, que representa “el área de actividad gubernamental que es concebida como las relaciones entre el Estado y otros actores, particularmente otros Estados (pero no exclusivamente), en el Sistema Internacional” 26 , o dicho de otra forma, “es el resultado de las acciones ejercidas por el sector público de un país, respecto a actores externos, sean ellos Estados o no” 27 , se convierte en la actividad racional del Estado hacia el exterior, siendo la categoría de análisis propia de esta adaptación planteada. Entonces, los Estados formulan su Política Exterior con base en la construcción de su interés de Estado, y se manifiestan a través de la participación en el sistema internacional, de una forma monolítica, y racional, siguiendo la tradición realista de esta teoría.

En la definición de la política del Estado, de la seguridad nacional y de la política exterior, el punto de partida es el interés nacional. Si tomamos como punto de referencia que solamente un Estado es capaz de conferir a su actividad un sentido de seguridad político, global e integral, los

24 Ver Waltz, Teoría de la Política Internacional, Página 172.

25 Ver Real Academia de la Lengua. Diccionario de la Lengua Española. “Miedo”. 26 Ver Lasagna, Marcelo, citado en: Robles, Francisco. “Identidad e Imagen Internacional: Variables internas de la política exterior” en Revista Colombia Internacional, no. 33, enero-marzo de 1996. p. 8 y 9.

27 Ver Cardona, Diego, “Colombia: Una política exterior hacia el futuro”. En: Ramírez, Socorro y Luis Alberto Restrepo (coordinadores). Colombia: Entre la inserción y el aislamiento. 1997. p. 341

objetivos e intereses nacionales son el parámetro fundamental de su actividad global del Estado. 28

Siguiendo con la adaptación, el Estado, desde el punto de vista neorrealista, logra percibir el riesgo gracias a su capacidad racional en sus actuaciones que están enmarcadas dentro de una estructura interna (en la toma de decisiones) y externa dentro de un ordenamiento internacional. Por ello, constantemente oscila entre un éxito y un fracaso en su misma existencia, estos dos basados en sus necesidades vitales, que podemos llamar interés estatal, que en una relación bilateral, esta representado en la agenda.

1.3 INTERÉS ESTRUCTURADO

Hasta este punto se tiene un sistema internacional que “se basa en el hecho de que unidades yuxtapuestas de diferentes maneras se comportan de manera diferente y, al interactuar, producen resultados diferentes” 29 , y por ende, se mantiene en una constante competencia por defender sus intereses estatales. Esto se explica claramente desde la Realpolitik, propuesta por Morgenthau, en el realismo clásico:

Los elementos de la Realpolitik, exhaustivamente consignados son estos: el estímulo de la acción está motivado por los intereses del gobernante, más tarde del Estado; las necesidades políticas surgen de la competencia no regulada entre los Estados; los cálculos basados en estas necesidades pueden descubrir las políticas que mejor servirán al interés del Estado; el éxito es la última prueba de una política, y el éxito se define como la preservación y el fortalecimiento del Estado. 30

De esta forma, el sistema internacional, no solo es el espacio donde se desarrolla esta lucha entre actores, sino que además ayuda a determinar las necesidades del actor dentro del sistema internacional, complementando el contexto interno de cada Estado.

28 Ver Zafra Valverde, José, citado en: Castillo Tapia, Fernando. “Poder, Política Exterior y Seguridad Nacional en los umbrales del siglo XXI”. Universidad Nacional Autónoma de México – UNAM. Diciembre del 2000.

29 Ver Waltz, Teoría de la Política Internacional, p. 122.

30 Ver Waltz, Teoría de la Política Internacional, p. 172.

Así mismo, Waltz intenta explicar la razón por la cual diferentes Estados formulan Políticas Exteriores similares a pesar de tener sistemas políticos diferentes e ideologías contrastantes, concluyendo que:

The explanation, says Waltz, can be found in the systemic constraints on each state rather than their internal composition. These systemic forces homogenize foreign policy behavior by interposing themselves between states and their diplomatic conduct. 31

Con base en esto, los neorrealistas aplican el concepto de estructura, la cual “define la disposición, o el ordenamiento, de las partes del sistema. Una estructura no es un conjunto de instituciones políticas sino más bien su disposición” 32 . Esta estructura, además de ordenar a los actores que intervienen en el sistema, establece una especie de agenda internacional que termina incidiendo en las políticas exteriores de los Estados, y que estos a la vez, terminan coordinándola con su política interna. Y de esta forma, la estructura termina siendo un eje de la forma en que el Estado se comporta hacia el exterior. Siguiendo esta lógica, esta jerarquización internacional, se asimila al sistema de creencias que, en el caso del individuo, sirve de contenedor de la ansiedad, ante la constante idea de la mortalidad. En este sentido, la estructura, permite cierto orden que permite un margen de maniobra a los Estados, para poder defender su interés de Estado, el cual es un riesgo permanente, frente a un entorno donde las relaciones entre los actores, son necesarias y dinámicas, dependiendo de la misma estructura y los necesidades formadas dentro de ella. “A partir de las interacciones de sus partes desarrollan estructuras que recompensan o castigan las conductas que se adecuan más o menos a lo requerido para alguien que desee triunfar dentro del sistema” 33 Estas relaciones dentro del sistema determinan el éxito o no de Estado, en el desarrollo de su interés de Estado, el cual esta construido desde las necesidades de su ecosistema político, y de la misma estructura dentro del sistema.

31 Ver Burchill, Scott, “Realism and Neorealism” en: Burchill, Scott & Linklater, Theories of International Relations. 1996, p. 85.

32 Ver Waltz, Teoría de la Política Internacional, p. 122.

33 Ver Waltz, Teoría de la Política Internacional, p. 138.

Aún así, “hay que resaltar que, el concepto de agenda a suplantado al de interés nacional, por cuanto no existe un solo interés nacional sino varios intereses nacionales, sobre todo, porque este ha sido usualmente utilizado para justificar decisiones autoritarias” 34 . De esta forma, se puede hablar de una agenda como aglutinador de los intereses que el Estado ha construido, y así ordenar las relaciones interestatales dentro de la estructura planteada por el neorrealismo, o de un “conjunto de intereses o temas más específicos, susceptibles de ser operacionales” 35 , dentro de las relaciones entre los diferentes actores del sistema internacional.

1.4 MIEDO, IMAGEN E IDENTIDAD

Una contradicción que puede surgir es el hecho de que el miedo es un sentimiento que lo desarrolla un ser racional y vivo:

Vivir es sentir. Sentir es oscilar entre un estado de insatisfacción y un estado de satisfacción… Considerada bajo la perspectiva de la evolución, la vida no tiene otro sentido sino el de superar la inquietud fundamental, germen de angustia. La inquietud es el rasgo característico común a todos los seres vivos ya que es causada por su dependencia en relación con un mundo ambiente susceptible de construir un obstáculo para la satisfacción de las necesidades vitales. 36

El miedo es una percepción que se construye de acuerdo al imaginario colectivo y al acervo cultural e histórico de una sociedad. Es la necesidad de superar una inquietud fundamental, que en este caso se ha identificado como el fortalecimiento del Estado a través de la defensa del interés estatal. Aún así, las personas son las que perciben el miedo, en este caso, el gobierno, es quien percibe la amenaza, el Estado es solo una organización socio jurídica que representa los intereses de un colectividad. Pero esto no riñe con una visión realista, dado que:

34 Ver Amado Rivadeneyra, Alex. “Diplomacia y Política Exterior”. Publicado en Septiembre 28 de 2005.

35 Ver Tomassini, Luciano, citado en Amado Rivadeneyra, “Diplomacia y Política Exterior”.

36 Ver Diel, Paul. El miedo y la angustia. 1956. p. 15.

Habida cuenta de la diversidad de intereses parciales que existen en el seno de una sociedad, muchos de ellos antagónicos entre sí, la tarea de conciliación y su expresión final como intereses de la nación, es responsabilidad de quienes en representación de los poderes del Estado, ejercen la función gubernamental. 37

La manifestación de esa tarea de conciliación de la diversidad de intereses,

evoluciona en un interés estatal, que es el que va a estar representando el Estado, como

la institución organizada, dentro del sistema internacional

Para esto, se necesita un puente entre la corriente racionalista y la reflectivista, con el fin de incluir un enfoque sociológico y antropológico, y así interpretar la forma en que se construyó el interés estatal.

Constructivists, in contrast, argue the understanding how actors develop their interests is crucial to explaining a Wide range of international political phenomenon that rationalists ignore or misunderstand. To explain interest formation, constructivists focus on the social identities of individuals or states. In Alexander Wendt´s words, “identities are de basis of interests”. 38

Para esto, es necesario entender que el individuo va construyendo su identidad

a través, de un reconocimiento de sus características específicas (identidad individual), y

la adhesión a cierto número de grupos (identidad social), los cuales Allport 39 , explica a través de un modelo de círculos concéntricos 40 , ampliando su núcleo social. Con base en esto, se va insertando en un sistema social que “se caracteriza por un conjunto único de normas, esperanzas, tradiciones, procedimientos, sistema de control y de dirección” 41 , que en otras palabras es la idiosincrasia que se habla en la Teoría del Manejo del Miedo. Así, el Estado necesita formar, en nuestro caso de estudio, una identidad “individual”, para así, lograr una mayor inmersión dentro de un sistema internacional. De esta forma, esta identidad construida será “The part of an individual´s self-concept which derives from his knowledge of his membership in a social group (or groups) together with the value and

37 Ver Zafra Valverde, José, citado en: Castillo Tapia, “Poder, Política Exterior y Seguridad Nacional en los umbrales del siglo XXI”.

38 Ver Reus-Smit, Chritian, “Constructivism”, en: Burchill [et al], Theories of International Relations, p. 217.

39 Allport G. The Nature of Prejudice, citado en: Pinxten, Rik. “Identidad y conflicto: Personalidad, socialidad y culturalidad” en Revista CIDOB d´Afers Internacionals, no. 36, mayo de 1997. p. 44.

40 Comparar Pinxten, “Identidad y conflicto: Personalidad, socialidad y culturalidad”. p. 43 y 44.

41 Ver Pinxten, “Identidad y conflicto: Personalidad, socialidad y culturalidad”. p. 45.

emotional significance attached to that membership42 , un análogo del autoestima planteado en la Teoría del Manejo del Miedo, que permite al Estado reconocerse a sí mismo como parte integral y activa de un sistema internacional. Esto lo corrobora el enfoque constructivista que sostiene la idea de que los Estados, en su conjunto, forman más que un sistema, forman una sociedad lo cual conlleva a nuevos niveles, y nuevos significados teóricos y conceptuales 43 , lo cual determina, una aceptación de nuevas variables de estudio, diferentes a las convencionales, para analizar el comportamiento estatal dentro del sistema internacional. Con todo esto, dentro del sistema internacional, más que identificar, las características que constituyen una identidad estatal, es necesario, registrar la imagen que proyecta el Estado hacia el exterior, teniendo en cuenta que esta es la forma en que la estructura internacional percibe las características que componen una identidad construida por parte del Estado. “… Constructivists argue that understanding how non-material structures condition actors identities is important because identities inform interest and, in turn, actions.” 44

“El concepto de imagen se considera como una fabricación humana impuesta sobre un surtido de atributos percibidos de un objeto, evento o persona” 45 . Si se traslada al entorno estatal, la imagen de un país se construye con los siguientes objetivos:

El primero se refiere al establecimiento de la credibilidad de un Gobierno ante sus semejantes en la comunidad de naciones. El segundo constituye la creación de una posición dentro del sistema internacional. Ello se refiere a la necesidad de un país de establecer relaciones con otros países tomando en cuenta el balance de poder existente. El tercer objetivo corresponde a la defensa del honor o integridad de un país ante un reclamo o acusación injusta. El cuarto implica la creación y promoción de un nuevo perfil para el país. 46

Similarmente, la imagen de un país no necesariamente refleja las relaciones exteriores de éste con otros Estados. Concretamente, el hecho de que Colombia no goce de las mejores relaciones con Estados Unidos en un determinado momento no debe afectar negativamente la

Un importante factor determinante de la imagen de un país

imagen de Colombia en el exterior

42 Ver Tajfel, H., Differentiation between Social Groups, citado en: Pinxten, “Identidad y conflicto: Personalidad, socialidad y culturalidad”. p. 44.

43 Comparar, Reus-Smit, Chritian, “Constructivism”, en: Burchill [et al], Theories of International Relations, p.

227.

44 Ver Reus-Smit, Chritian, “Constructivism”, en: Burchill [et al], Theories of International Relations, p. 217.

45 Ver Robles, “Identidad e Imagen Internacional: Variables internas de la política exterior”. p. 7.

46 Ver Robles, “Identidad e Imagen Internacional: Variables internas de la política exterior” p. 8.

es su historia. Las imágenes se basan en las experiencias históricas de los países en relación con otros. 47

Entonces, si las identidades logran construir intereses, los cuales también se nutren de la estructura en la cual se encuentra inmerso el Estado, no solo es necesario establecer un panorama general del contexto para enmarcar la política exterior de cada Estado, sino que además, se necesita visualizar la percepción que se tiene sobre cada actor internacional. Todo esto, con el fin de interpretar a la identidad como un fenómeno dinámico donde participan, no solo al poseedor de ella, sino también quien la percibe, dado que “la identidad indica la manera por la cual uno difiere de los demás, pero también aquello que nos une al resto; la identidad es comparativa” 48 La imagen estatal se convierte en una muestra de la identidad estatal.

En este sentido la imagen de un país no es creada sino interpretada. El resultado final depende

de un equilibrio entre la proyección e imposición de conceptos

la imagen de un país (los principales son los gobiernos) difieren en sus intereses y métodos de acción. 49

Así mismo, los promotores de

1.5 LIDERANDO EL INTERÉS

De la misma forma, no se puede menospreciar la función gubernamental en la construcción de una política exterior. Tal como se planteó en el punto anterior, el interés estatal se construye a través de una conciliación de intereses colectivos, en el seno, de la labor estatal; y quien desarrolla esta actividad de cohesión, filtración y coordinación es quien el Gobierno a cargo, dentro de la estructura estatal. Este panorama no puede pasar desapercibido, dado que, si un Estado como ente socio-jurídico, no siente miedo, ya que no es un ser “vivo” biológicamente, su gobierno, es decir, quienes lo componen, si, en el sentido de que ellos son quienes

47 Ver Robles, Francisco. “La Imagen de Colombia en el primer año de Samper: Un balance” en Revista Javeriana, vol. 125, no. 617, agosto de 1995. p. 133.

48 Ver Pinxten, “Identidad y conflicto: Personalidad, socialidad y culturalidad”. p. 40.

49 Ver Robles, “Identidad e Imagen Internacional: Variables internas de la política exterior” p. 8.

desarrollan y coordinan todas las actividades estatales, es decir “construyen” la política exterior, en pos de defender el interés nacional y fortalecer el Estado. Siendo el Gobierno quien propone las directrices a seguir, pasar por encima de él, puede dejar inconclusa la labor de identificar el interés estatal, que se defenderá, en este caso de estudio, a través de la agenda bilateral. “Constructivists also stress the importance of normative and ideational structures because these are thought to shape the social identities of political actors.” 50

Ante esto, la Teoría del Manejo del Miedo, le reconoce una alta importancia al rol de liderazgo, con lo que, “the uniquely human awareness of mortality leads people to identify with leaders who provide the possibility of being a valued part of something great.” 51 En este sentido, si un Gobierno está encabezado por una persona con un alto poder de liderazgo, las temáticas propuestas bajo su dirección, tienden a priorizarse dentro del imaginario colectivo; con base en esto, la existencia de un personaje con estas características influye de una forma más fuerte en la determinación de las necesidades de una población, y por ende, serán tenidas en cuenta de una mayor forma en la construcción del interés estatal.

… that reminders of death would increase preference for charismatic leader (visionary). … that Mortality Salience would decrease preference for the relationship-oriented leader (emphasizing the need for leaders and followers to work together and accept mutual responsibility) because for terror management purposes people need a supremely confident leader and the leader´s vision. 52

En un contexto interno, establecer (recordar) amenazas que logran producir miedo en la sociedad ayudan a la aceptación de un líder carismático, y por ende, colaboran en el la legitimidad 53 de su Gobierno, “Because a task-oriented leader (instrumentally

50 Ver Reus-Smit, Chritian, “Constructivism”, en: Burchill [et al], Theories of International Relations, p. 217.

51 Ver Becker, Ernest, The denial of death, citado en: Cohen [et al], “Fatal Attraction: The effects of Mortality Salience on Evaluations of Charismatic, Task-oriented, and Relationship-oriented Leaders”

52 Ver Cohen [et al], “Fatal Attraction: The effects of Mortality Salience on Evaluations of Charismatic, Task-oriented, and Relationship-oriented Leaders”

53 Esta idea ha sido trabajada desde hace mucho tiempo, en donde se pueden destacar autores clásicos, autores como Weber o Maquiavelo, que le han dado una gran importancia al carisma para la construcción de legitimidad de un Gobierno.

effective) is focused on practical matters of getting the job done, we did not have a clear sense of whether attraction to such a leader would be affected by Mortality Salience.54 Así mismo, cuando un Estado atraviesa por una crisis, donde el miedo a la muerte es un riesgo permanente, ya sea a causa de violencia, guerra, terrorismo, epidemia, catástrofes naturales, o alguna causa parecida, un liderazgo carismático logra vincularse de una forma mayor con la sociedad que compone el país, dado que, “by emphasizing his on her own humanity and an egalitarian approach in which everyone participates, a relation-oriented leader demystifies government; yet, for terror management purposes, mystification is precisely what people want.55 Siguiendo con ésta lógica, la participación de un líder fuerte ante la opinión pública del país, fortalece la misión gubernamental en la construcción del interés estatal, en muchos casos otorgándole una legitimidad, y en muchos casos gobernabilidad extraordinaria, en comparación con otros mandatarios. Por ende, en un contexto internacional, esta figura (la del líder fuerte), se relaciona directamente con el Estado, con lo cual, su participación dentro de la política exterior del Estado toma un mayor poder lo cual hace difícil la desvinculación de este individuo con la imagen del Estado. Esto puede llevar a que su gestión dentro del gobierno se influya directamente en la construcción de la política exterior del país, con el riesgo de que esta tome visos de política de gobierno y no estatal.

54 Ver Cohen [et al], “Fatal Attraction: The effects of Mortality Salience on Evaluations of Charismatic, Task-oriented, and Relationship-oriented Leaders”

55 Ver Cohen [et al], “Fatal Attraction: The effects of Mortality Salience on Evaluations of Charismatic, Task-oriented, and Relationship-oriented Leaders”

2. LA INTERNACIONALIZACIÓN DE LA SEGURIDAD COLOMBIANA

Las relaciones exteriores del Estado se fundamentan en la soberanía nacional, en el respeto a la autodeterminación de los pueblos y en el reconocimiento de los principios del derecho internacional aceptados por Colombia. De igual manera, la política exterior de Colombia se orientará hacia la integración latinoamericana y del Caribe.” 56

Desde este mandato constitucional, Colombia busca, o debería buscar, una mayor participación en los foros regionales, fortaleciendo, las relaciones con el hemisferio, y especialmente con sus vecinos. Dada la coyuntura que vive el país se ha visto obligado a una “alineación” con los paradigmas planteados (tal vez impuestos) por los Estados Unidos, como una respuesta a los problemas internos. Aún así, Colombia es un actor clave en las dinámicas regionales, y es parte fundamental de la estructura latinoamericana, ya sea por su cercanía con la potencia hemisférica, o por su relevancia en temas prioritarios de la región.

2.1 COLOMBIA DENTRO DE LA ESTRUCTURA

Desde la década de los noventas, Colombia, ha asumido una participación estratégica en

el

entorno hemisférico. Con el fin de la guerra fría, la actividad de los Estados Unidos en

la

región ya no consistía en contener el avance socialista en el continente, sino asegurar la

estabilidad y el seguimiento de un proyecto común propuesto por la potencia. Un claro ejemplo de ello es la liberalización de los mercados por parte de Colombia, durante el Gobierno de César Gaviria siguiendo los preceptos acordados en el Consenso de Washington de 1991.

Pero, “las nuevas amenazas a la seguridad y estabilidad mundiales es la pos- Guerra Fría se caracterizan por ser complejos problemas sociales de orden transnacional

y no amenazas interestatales como el narcotráfico, la corrupción, el terrorismo, la violación de los derechos humanos, y la destrucción del medio ambiente.” 57

56 Ver Constitución Política de Colombia. 1991. Título I, “De los Principios Fundamentales”. Artículo 9.

57 Ver Leal Buitrago, Francisco. “Crisis de la Región Andina: Fragilidad democrática, inestabilidad social y Plan Colombia” en Bodemer, Klaus (editor). El nuevo escenario de (in) seguridad en América Latina. ¿Amenaza para la democracia? 2003. p. 129.

De hecho, la realidad que se vive en Latinoamérica hace que “las crisis de estos países tienden a internacionalizarse y a ser cada vez menos asuntos internos sobre los que se aplica el principio de no intervención.” 58 Todas estas problemáticas se enmarcan dentro de una temática común que es la seguridad, multifacética en sí misma, dado que su conceptualización ha desarrollado un abanico de variables que prácticamente abarcan todos los temas de las agendas estatales. De tal forma que se han desarrollado diferentes vertientes en el hemisferio y que se mantienen en continua discusión en el campo académico y político. 59 Esto no ha sido diferente en el área andina, que a pesar de tener factores comunes, desde geográficos, históricos, culturales, hasta raciales, las tendencias políticas de seguridad no han sido homogéneas, ni siquiera su relación con Estados Unidos, principal promotor de estas temáticas en la región, y en globo.

La pos-Guerra Fría ha fortalecido esa relación de dependencia con EEUU, mediante su política exterior hacia la región. Sin embargo, no han existido respuestas comunes andinas a esa política, sino que se han expresado en términos bilaterales entre cada uno de los países y aquella región. 60

Naturalmente, Colombia no ha estado ajeno a estas dinámicas. La existencia de un conflicto interno hace necesario que la seguridad sea un tema principal en su actividad estatal. De esta forma, Colombia como un Estado, que hace parte de una estructura política internacional, que ha construido su interés de Estado a través de la conjunción de las necesidades internas, para formular una política exterior racional, en competencia con la de sus vecinos, pone como tema fundamental en sus relaciones exteriores la Seguridad Democrática. 61 De igual forma, la seguridad, que es considerada una “construcción social que puede evaluarse como apropiada o inapropiada, por tanto se puede indicar si un tema ha

58 Ver Leal Buitrago, “Crisis de la Región Andina: Fragilidad democrática, inestabilidad social y Plan Colombia”. p. 128. 59 Ver Anexo 1.

60 Comparar Leal Buitrago, “Crisis de la Región Andina: Fragilidad democrática, inestabilidad social y Plan Colombia”. p. 151.

61 Comparar Ministerio de Relaciones Exteriores. Política Exterior de Colombia 2002-2006: Gobernabilidad democrática, responsabilidad compartida y solidaridad. p. 7.

sido securitizado de manera arbitraria y se puede afirmar que otro es más importante”. 62 Esto permite que pueda involucrase son casi cualquier temática dentro de la agenda internacional del Estado. Las políticas de los Estados terminan compartiendo lenguajes y temáticas propias, no solo por una homogeneización de conceptos y de principios, sino por la internacionalización, voluntaria e involuntaria que hacen los Estados de sus problemáticas;

De esta forma, el que las interacciones cursen de acuerdo con las reglas de toma y daca depende de la correlación de fuerzas – como antaño decían los marxistas – que se establezca entre los jugadores. Si existe una relativa paridad entre ellos, al menos en orden de magnitud, entonces resulta efectivamente posible que se dé tanto el conflicto – la lucha abierta entre iguales a cara de perro y de tú a tú - como la cooperación. Pero si la disparidad de fuerzas resulta excesiva, entonces no hay lucha ni cooperación posible, sólo supremacía y subordinación, pues en cualquier partida que se juegue siempre resultará ganador el mismo bando. De ahí que el jugador más débil sólo pueda optar por someterse o regir el combate. 63

En este sentido, Colombia está claramente enmarcado en una estructura secutirizada de la región. Y de hecho, a Colombia le conviene que esta estructura mantenga estas características, dado que bajo este prisma es en el que se puede afrontar de una forma más efectiva y eficiente los problemas inmediatos del país que son el narcotráfico, el conflicto armado y el terrorismo. Aún así, los temas que no se encuentran directamente relacionados con la visión de seguridad que se está manejando en la estructura, (economía, comercio, desarrollo, empleo, medio ambiente, distribución de la riqueza, etc.) se intentan articular al esquema propuesto, pero no han encontrado un espacio suficiente para que se les dé el tratamiento necesario. Así, los entornos bilaterales se convierten en el mejor foro para que se discutan de una forma no tan vinculada a la temática de seguridad, tal como se ha manejado en el hemisferio.

62 Ver Sisco Marcano, Claudia & Chacón Maldonado, Oláguer. “Barry Buzan y la Teoría de los Complejos de Seguridad”. En: Revista Venezolana de Ciencia Política, vol. 25. Enero 2004.

63 Ver Gil Calvo, Enrique. El miedo es el mensaje: Riesgo, incertidumbre y medios de comunicación. 2003. p. 248.

2.2

SOLIDARIDAD E INTEGRACIÓN

La Política Exterior propuesta, formulada y ejecutada desde el gobierno de Álvaro Uribe Vélez tiene una relación directa con la política de Seguridad Democrática, con la cual busca responder a las diferentes amenazas que afectan a Colombia en todos los sectores.

La consolidación de la lucha contra el terrorismo como uno de los ejes centrales de las relaciones internacionales y el consiguiente fortalecimiento del vínculo entre política exterior y política de seguridad no han debilitado la vigencia del anhelo de un orden global basado en la cooperación, la solidaridad, el dialogo y la negociación 64

Para esto, los objetivos trazados en la ejecución de la política van encaminados a una internacionalización del conflicto colombiano, de tal forma que el “promover una mayor comprensión de la realidad colombiana y de las políticas del Gobierno en el ámbito internacional.” 65 , se hace necesario para conseguir el apoyo necesario, ya sea económico o político, que se sume a la lucha contra el narcotráfico, el terrorismo, el conflicto armado y la corrupción. A partir de lo anterior, “la política exterior colombiana reconoce y valora la existencia de una responsabilidad compartida por la comunidad internacional frente al problema mundial de las drogas y sus delitos relacionados y frente a la lucha contra el terrorismo y sus fuentes de financiación.” 66 . Teniendo en cuenta que los problemas colombianos no son exclusivos de Colombia, vincular a todos los países involucrados en la solución de éstos, asumiéndolos como asuntos de trascendencia internacional más que una problemática nacional, se hace necesario. Pero, al mismo tiempo, la tendencia de enlazar la temática de seguridad fuertemente con la soberanía, es un impedimento claro para este fin. Como respuesta a esto, la cooperación termina prevaleciendo sobre políticas de integración, como muestra de esto, la política exterior colombiana plantea que “la

64 Ver Ministerio de Relaciones Exteriores, Política Exterior de Colombia 2002-2006: Gobernabilidad democrática, responsabilidad compartida y solidaridad. p. 12 y 13.

65 Ver Ministerio de Relaciones Exteriores, Política Exterior de Colombia 2002-2006: Gobernabilidad democrática, responsabilidad compartida y solidaridad. p. 7.

66 Ver Ministerio de Relaciones Exteriores, Política Exterior de Colombia 2002-2006: Gobernabilidad democrática, responsabilidad compartida y solidaridad. p. 16.

solidaridad internacional debe traducirse en programas y proyectos que complementen los esfuerzos del gobierno en materia económica y social y ayuden a contrarrestar los efectos de la violencia y de deterioro del tejido socio-económico, en especial en las áreas donde hay cultivos ilícitos.” 67 Pero, para lograr este vínculo de la sociedad internacional con la coyuntura colombiana, se debe fortalecer la imagen de un país estable que pueda adaptarse fácilmente dentro de una estructura internacional, que cumpla con los valores de democracia, gobernabilidad, y que luche contra las diferentes amenazas aceptadas por el sistema internacional, entre las que se destacan, por con un impulso norteamericano, el narcotráfico y el terrorismo.

El mayor desafío de la política exterior colombiana hoy es trasmitir de manera efectiva el mensaje de que Colombia está fortaleciendo la democracia y la gobernabilidad en todo el territorio nacional e impulsando el desarrollo con equidad, que sigue luchando contra el terrorismo y persevera en el compromiso indeclinable de combatir las drogas 68

Así las cosas, “en la medida en que se logren estos objetivos estaremos generando confianza en el país, tanto por parte de los ciudadanos como de la comunidad internacional.” 69 En este punto, Álvaro Uribe Vélez se erige como un mandatario que ha podido contrarrestar la inestabilidad interna del país ante la comunidad internacional. El reconocimiento que han hecho algunos de sus homólogos, en la región, en Norteamérica

y en Europa, han puesto a Colombia en un lugar de “confianza” donde se puede volver

a invertir 70 , donde su pueden desarrollar políticas de cooperación y en algunos casos de

integración, dado que los esfuerzos del gobierno, y la fortaleza para manejar la crisis de la coyuntura interna, han acercado aún más a Colombia, frente a la percepción

internacional, a los ideales de democracia, estabilidad política, protección de los derechos humanos y mercado libre.

67 Ver Ministerio de Relaciones Exteriores, Política Exterior de Colombia 2002-2006: Gobernabilidad democrática, responsabilidad compartida y solidaridad. p. 17.

68 Ver Ministerio de Relaciones Exteriores, Política Exterior de Colombia 2002-2006: Gobernabilidad democrática, responsabilidad compartida y solidaridad. p. 16.

69 Ver Ministerio de Relaciones Exteriores, Política Exterior de Colombia 2002-2006: Gobernabilidad democrática, responsabilidad compartida y solidaridad. p. 9.

70 El crecimiento de la inversión extrajera en el país es una fiable prueba de ello.

Es necesario reconocer, que la labor de internacionalización del conflicto ha sido piedra angular de esta visión de Colombia hacia el exterior y en este contexto En este contexto, la región andina, en otras palabras, los países vecinos son claves en su ejecución. Ellos se ven afectados directamente, no solo por las amenazas identificadas en el contexto global, sino por la forma en que se manifiestan en Colombia, y de alguna forma, en sus propios territorios.

Las organizaciones criminales y los grupos armados ilegales involucrados en estas actividades han creado estructuras de apoyo en todos los países que comparten frontera. Esta situación podría causar el movimiento de las actividades y la confrontación armada más allá de las fronteras, terminando en el involucramiento de los países vecinos en un enfrentamiento internacional. 71

Por ello, dentro de los objetivos estratégicos de la política exterior colombiana se destacan 3 que se relacionan directamente con la actividad internacional de Colombia con relación a los países vecinos: 1. Defensa de la soberanía nacional y desarrollo integral de las fronteras, 2. Consolidación de las relaciones bilaterales estratégicas, y 3. Mejora de la comprensión de la realidad del país en el exterior. 72 Y dentro de la función del Ministerio de Relaciones Exteriores 73 , se han fortalecido las comisiones de vecindad, las comisiones binacionales y las comisiones mixtas de cooperación, que a pesar de no ser muy conocidas y en la mayoría de sus casos manejas un bajo perfil, son herramientas con las que Colombia busca impulsar programas de seguridad fronteriza y de desarrollo integral de las zonas de frontera, así como avanzar en los diferentes temas de la agenda binacional. 74

71 Ver Restrepo, César. La nueva seguridad hemisférica. Bogotá: Fundación Seguridad y Democracia, 2004. p.

98.

72 Comparar Ministerio de Relaciones Exteriores, Política Exterior de Colombia 2002-2006: Gobernabilidad democrática, responsabilidad compartida y solidaridad. p. 19, 20 y 22.

73 En política exterior, los Ministerios de Relaciones Exteriores pueden cumplir parcialmente ese papel coordinador. En los temas más álgidos de la agenda, se requieren habitualmente mecanismos de coordinación y aproximación autorregulatoria entre los diversos intereses, a falta de los cuales se hacen indispensables mecanismos de carácter presidencial, mediando entre los intereses no siempre coincidentes, señalando además políticas y líneas de acción. (Comparar Cardona, Diego. Colombia: Una política exterior hacia el futuro. En: Ramírez & Restrepo. Colombia: Entre la inserción y el aislamiento. Páginas 345 a 346.)

74 Comparar Ministerio de Relaciones Exteriores, Política Exterior de Colombia 2002-2006: Gobernabilidad democrática, responsabilidad compartida y solidaridad. p. 35.

2.3

“NUESTRAS” AMENAZAS

Nuestra política internacional está firmemente articulada con toda nuestra política interna; los esfuerzos y sacrificios del Gobierno y el pueblo colombianos requieren el compromiso firme y decidido de la comunidad internacional; Colombia pide al mundo el apoyo solidario para derrotar el terrorismo al tiempo que se muestra solidaria con la lucha mundial contra el terrorismo e todas sus formas y manifestaciones, y donde quiera que se exprese. 75

Así, Colombia se enlaza a una lucha internacional contra los flagelos del terrorismo y del narcotráfico, integrando una especie de alianza con los Estados Unidos, quien lidera esta lucha, y que de alguna forma, abarca más entornos, diferentes que los que afecta directamente la temática seguridad. Con la excusa de una cooperación mutua en busca del debilitamiento de las amenazas, Colombia estrecha sus relaciones con Estados Unidos también económica y diplomáticamente. Ante esta coordinación de políticas entre las de la potencia y la colombiana, la imagen que presenta Colombia ante el hemisferio es de peón de los intereses norteamericanos.

A pesar de que el conflicto armado y el Plan Colombia se consideran algo interno, cuando sus efectos sobrepasan las fronteras preocupan a los países vecinos. Por su parte para Estados Unidos el gobierno colombiano genera confianza, aún más después de su apoyo a la guerra contra Irak, lo que no sucede con los de Ecuador y Venezuela… 76

Esto se evidencia en las relaciones de Colombia con sus vecinos, donde la Política de Defensa y Seguridad Democrática 77 busca espacios de acción, dado que “en un país como Colombia, la unión entre narcotráfico, grupos armados ilegales y crimen transnacional se ha convertido en una amenaza de magnitud importante, con capacidad

75 Ver Uribe Vélez, Álvaro, “Palabras del Presidente de la República”, en: Ministerio de Relaciones Exteriores, Política Exterior de Colombia 2002-2006: Gobernabilidad democrática, responsabilidad compartida y solidaridad. p. 7.

76 Ver Ardila, Martha. “Viabilidad de la Seguridad Regional en el Área Andina”. En: Grabendorff, Wolf (Editor). La Seguridad Regional en las Américas. Enfoques Críticos y Conceptos Alternativos. Bogotá: FESCOL y CEREC, 2003. p. 233.

77 “La Política de Defensa y Seguridad Democrática es una política de Estado de largo plazo, que se desarrollará en coordinación con todas las entidades del Gobierno y las demás ramas del poder”, cuyo objetivo es “reforzar y garantizar el Estado de Derecho en todo el territorio, mediante el fortalecimiento de la autoridad democrática: del libre ejercicio de la autoridad de las instituciones, del imperio de la ley y de la participación activa de los ciudadanos en los asuntos de interés común”(Ver Presidencia de la República de Colombia & Ministerio de Defensa Nacional de Colombia. Política de Defensa y Seguridad Democrática. Bogotá, República de Colombia, 2003. p. 12 y 13)

de desbordarse más allá de las fronteras” 78 , lo cual obliga a que las actividades que se ejecutan deban realizarse conjuntamente. Esto es más claro al recordar que uno de los pilares de esta política es la territorialidad, y el incremento de la presencia estatal en cada kilómetro cuadrado del país, cosa que ha venido logrando paulatinamente 79 , factor que puede abrir la puerta a una utilización del territorio, por parte de los grupos fuera de la ley, ya sean armados, y dedicados al comercio ilegal. “Además, empieza a haber reclamaciones en cuanto a la seguridad fronteriza, dando a lugar una securitización de las relaciones de Colombia con sus vecinos” 80 , haciendo que, el conflicto colombiano tome dimensiones regional, afectando directamente a todos los Estados, y no simplemente una amenaza. Por eso, mismo, el Plan Colombia, columna financiera y logística de la Política de Seguridad Democrática, financiada en una gran parte por Estados Unidos, “afecta de manera directa la seguridad de Ecuador y un poco menos la de Venezuela y Panamá. Podría influir también en Brasil y Perú, y menos en Bolivia.” 81 Sin embargo, “… los Estados deben diferenciar los problemas de origen global de los de orden nacional, con el fin de que actúen de manera prioritaria sobre estos últimos” 82 El problema recae, cuando los problemas internos comienzan a ser compartidos por varios países, lo cual significa que Colombia es una amenaza para la región al no lograr contener los diversos fenómenos en su territorio. Esto mismo ha sido uno de los puntos que defiende el gobierno colombiano 83 , con el fin de conseguir ayuda internacional en la resolución de su conflicto.

78 Ver Restrepo, La Nueva Seguridad Hemisférica. p. 98.

79 Comparar Instituto de Estudios Geoestratégicos. La política de defensa y seguridad democrática durante el 2005:

Una evaluación de sus resultados. Bogotá: Universidad Nueva Granada, 2006. p. 22.

80 Ver Ardila, “Viabilidad de la Seguridad Regional en el Área Andina”. p. 241.

81 Ver Leal Buitrago, “Crisis de la Región Andina: Fragilidad democrática, inestabilidad social y Plan Colombia”. p. 138.

82 Ver Leal Buitrago, “Crisis de la Región Andina: Fragilidad democrática, inestabilidad social y Plan Colombia” p. 128.

83 “En cuanto a Colombia, diversos actores regionales entre ellos el mismo gobierno del presidente Álvaro Uribe, perciben al país como una amenaza generadora de la inestabilidad regional, desconociendo otras dinámicas globales, regionales y nacionales del área andina y ocultando, al mismo tiempo, la crisis del modelo de ajuste e inserción así como la debilidad y falta de presencia del Estado en gran parte del territorio nacional y, sobre todo, en sus fronteras.” (Ver Ardila, “Viabilidad de la Seguridad Regional en el Área Andina”. p. 234 a 235)

De esta forma, las políticas exteriores de la “región andina” se encuentran inmersas en una dicotomía constante, entre si el problema colombiano, es una que puede afectar a sus países, o es uno donde ya todos son participes, y esta situación es aprovechada por los gobiernos como un margen de maniobra, en el cual, dependiendo de sus intereses se vinculan o desvinculan intermitentemente. Es decir, a pesar de que el narcotráfico, las acciones armadas desarrollada por grupos armados ilegales, ya son vividas por todos los países, es recurrente el discurso sobre la falta de contención del Estado colombiano para que estos flagelos no traspasen las fronteras, y a la vez, existen acciones conjuntas, de los Estados vecinos con Colombia para afrontar el problema no solo en Colombia, hasta teniendo una participación (pequeña) de los recursos que llegan a nombre del Plan Colombia.

2.4 DE LA AMENAZA AL MIEDO

El modelo de Seguridad Democrática, a pesar de no ser nuevo 84 , marca un hito en el hemisferio, dado el elevado volumen de recursos que se han utilizado, la magnitud de sus consecuencias, y los fuertes vínculos cívico-militares. Aún así, la dependencia económica de los Estados Unidos obliga a que su aplicación esté perturbada por los intereses norteamericanos, lo cual conlleva el riesgo de una falta de autonomía en la toma de decisiones del Estado colombiano. “Sin Embargo, la región como un todo será afectada por la política estadounidense –mediatizada por su guerra contra las drogas- en aspectos ecológicos, sociales, políticos y de seguridad.” 85 “… y como si este panorama no fuera suficiente, políticas auspiciadas por Estados Unidos, como el Plan Colombia, han ocasionado temor y desconfianza en países vecinos como Brasil y Venezuela.” 86

84 Ya había sido propuesto dentro del contexto centroamericano, para atender diferentes fenómenos de seguridad, como lo son el tráfico de armas, droga, y la creciente problemática de las “maras” en los centros urbanos.

85 Ver Leal Buitrago, “Crisis de la Región Andina: Fragilidad democrática, inestabilidad social y Plan Colombia”. p. 138.

86 Ver IEPRI. Plan Colombia y la Internacionalización del Conflicto, citado en: Ardila, “Viabilidad de la Seguridad Regional en el Área Andina”. p. 233.

Con base en esto, si existen variables de la política exterior colombiana que puedan generar miedo en los países vecinos, no son propiamente el conflicto armado, o el tráfico de narcóticos o armas 87 (ya que esto no hace parte de su política exterior), sino:

a. La vinculación permanente del tema de seguridad en el discurso exterior colombiano, el cual llega a tener incidencia en el planteamiento de las agendas bilaterales, lo cual posibilita que otros temas de interés binacional sean securitizados, o en el peor de los casos, desplazados a un segundo plano. b. La presencia permanente de Estados Unidos en las actividades relacionadas con seguridad de la política colombiana, intentando mantener un modelo de desarrollo y de seguridad, que por lo menos en dentro del grupo de los países vecino a Colombia, no es compartido totalmente, alcanzando a ser antagónico, como en el caso de Venezuela. En este sentido, una posible “alienación” de Colombia con la política norteamericana podría afectar las posibilidades de un trabajo bilateral, libre de intervencionismos y de interese ajenos a los de los actores directamente involucrados.

Pese a la presión de EEUU para que se apoye el Plan y a las declaraciones oficiales estadounidenses y colombianas para disminuir las prevenciones, Colombia se convirtió ante los ojos de la comunidad internacional en el mayor peligro para la seguridad regional. Pero la amenaza que ven en este país sus vecinos ha sido estimulada por la porción del Plan Colombia que financia EEUU y por la parte de la crisis de la región que les corresponde a cada uno de ellos. 88

Así pues, se hace necesario, después hacer un repaso por las características generales de la política exterior colombiana, de los puntos más destacados de la agenda bilateral colombiana con sus vecinos, con el fin de identificar, de que forma estos los potenciales puntos de conflicto entre los países a causa del enfoque que se le ha dado a la política exterior en Colombia.

87 “Vale la pena resaltar el caso de Álvaro Uribe Vélez, quien bajo diferentes modalidades busca mayor participación de Estados Unidos y de Naciones Unidas en el conflicto colombiano,… y quien a diferencia del gobierno de Andrés Pastrana (1998-2002), se refiere constantemente a la amenaza que representa Colombia para la región.” (Ver Ardila, “Viabilidad de la Seguridad Regional en el Área Andina”. p. 242.)

88 Ver Leal Buitrago, “Crisis de la Región Andina: Fragilidad democrática, inestabilidad social y Plan Colombia”. p. 137.

3.LA VECINDAD DE URIBE.

El conflicto colombiano enlaza la imagen de la región andina construida en la formulación de la estrategia estadounidense, y sirve de catalizador de las distintas políticas exteriores de los países andinos. Colombia, en ese sentido construye la representación de la región, pero al mismo tiempo delimita los intereses de seguridad de cada uno de los Estados a la par que relativiza la imagen de comunidad. … A diferencia de lo que ocurre con la política exterior estadounidense, para ecuatorianos, venezolanos y panameños, el narcotráfico [que] es un telón de fondo de la violencia que amenaza a sus propios países, no es necesariamente el escenario principal ni el peligro a neutralizar en forma inmediata. Las políticas de seguridad en la región andina separan en la agenda aquellos temas que se refieren a las drogas y a las conductas que todos los países andinos deben adoptar en una dinámica de complacencia con EEUU. … Cada uno de [los países] tiene una agenda propia y objetivos políticos distintos, mediados por la agenda bilateral y por la presencia y grado de influencia de la política exterior estadounidense. 89

Siendo parte de un sistema permanentemente invadido por la temática de seguridad, Colombia mantiene los temas de narcotráfico, conflicto armado y desplazamientos ocasionados por la violencia como claves en sus relaciones bilaterales con los países vecinos, dado que estos están plasmados como temas de primordial tratamiento por el gobierno colombiano, y de alguna estas temáticas han sido reconocidas por sus homólogos:

…el narcotráfico ha afectado a América Latina y sobre todo a los países andinos, debido a que, en el marco de su rehegemonización, EEUU ha ubicado a este problema como eje de su seguridad en el hemisferio, mediante un tratamiento prohibicionista a las drogas. En este contexto de supuestas amenazas mediado por el narcotráfico sobresale el conflicto armado en Colombia, ya que se convirtió en el centro del problema que afecta a la región andina.” 90

Es claro que la situación colombiana es una amenaza para la estabilidad de los países vecinos, y es de primera necesidad contrarrestarlos de una forma eficiente, para que, a pesar de que estos flagelos ya hacen parte de la agenda externa e interna de sus Estados, no logren las dimensiones que han tomado dentro de la coyuntura colombiana.

Aparte de los incidentes de los enfrentamientos armados en las zonas de frontera, los vecinos de Colombia se han visto afectados por la dislocación del cultivo y producción de droga, el incremento de movimientos migratorios y las conexiones entre los narcotraficantes y las organizaciones guerrilleras con el crimen organizado, la policía, y las fuerzas militares. Prevenir

89 Ver Bonilla, Adrián, citado en: Leal Buitrago, “Crisis de la Región Andina: Fragilidad democrática, inestabilidad social y Plan Colombia”. p. 151 a 152.

90 Ver Leal Buitrago, “Crisis de la Región Andina: Fragilidad democrática, inestabilidad social y Plan Colombia”. p. 129.

este tipo de asuntos se ha vuelto un aspecto de primer orden para países como Brasil, Bolivia, Ecuador, Panamá, Perú y Venezuela. 91

A pesar de todo esto, el trabajo conjunto para afrontar estas problemáticas no ha sido el deseado, y las relaciones de cada país vecino con Colombia tienen sus particularidades que no lo han permitido. 92

3.1 CARA A CARA

Simetría. De esta forma se puede empezar a definir las relaciones bilaterales entre Colombia y Venezuela. La agenda binacional de estos tres países mantiene tres pilares que la orientan: a. El Golfo; B. Económico – Social; c. Seguridad. Particularmente ninguno de los temas es más importante que el otro. La Venezuela de hoy vive una etapa de transición hacia la búsqueda de un liderazgo regional. Los altos precios del petróleo, el discurso anti-imperalismo estadounidense y la fuerte imagen del Presidente Hugo Chávez, son factores que muestran a un Estado venezolano con muchos enfrentamientos dentro del sistema internacional. Aunque sigue dentro del discurso de la seguridad, su visión opuesta ideológicamente a la hegemónica, impuesta por los Estados Unidos, ha generado una serio de rechazos de algunos actores del sistema internacional, y aplausos de otros, lo cual hace que Venezuela no deje de ser protagonista; en este sentido, a pesar de todo el juego mediático que muestran a una Colombia enfrentada a Venezuela, la realidad muestra que, a pesar de jugar desde bandos ideológicos diferentes, ellos no pueden alejarse por una gran dependencia recíproca que aún existe entre los dos. Un claro ejemplo es el diferendo limítrofe de aguas marinas y submarinas e el golfo de Venezuela (o de Coquibacoa) el cual, a pesar de que “la delimitación de áreas marinas, en especial el tema del Golfo de Venezuela, son primordiales para este país por

91 Ver Hirst, Mónica. “Seguridad Regional en las Américas” en Grabendorff, Wolf (editor). La seguridad regional en las Américas. Enfoques críticos y conceptos alternativos. Bogotá: FESCOL y CEREC, 2003. p. 70.

92 Ver Anexo No. 2.

su reserva petrolera, cuestión que no es trascendente para Colombia.” 93 , es un tema que se ha dejado a un lado para que un posible conflicto no afecte los demás vínculos entre los dos países. 94 Dado el similar peso de los dos países en la región y en el sistema internacional, a ninguno de los Estados le conviene una conflicto entre ellos, por lo que a pesar de las diferencias ideológicas, los conflictos, varios de ellos, que pudieron en otra coyuntura graves consecuencias en las relaciones entre los dos países, has sido solucionadas diplomáticamente, aprovechando la fortaleza de los dos Presidentes ante la opinión pública interna y externa. En este caso, lo que hay constantemente es un pulso entre los dos mandatarios acerca de quien es más fuerte y hace retroceder al otro. A pesar de este juego de imagen, las relaciones siguen siendo amistosas, y los problemas no han llegado a tener consecuencias funestas para las relaciones bilaterales. Como ejemplo esta lo sucedido con la captura (o secuestro) del miliciano de las FARC, Rodrigo Granda, donde, en un hecho de ataque a la soberanía venezolana a nombre del interés nacional, después de dos semanas de crisis permanente, una reunión entre los dos Presidentes logró calamar la tensión existente. A pesar de esto, con relación a la región, “en las circunstancias actuales, excepto por el conflicto armado colombiano, Venezuela no percibe amenazas foráneas a su seguridad.” 95 , a excepción de la influencia norteamericana, que va en contravía de su discurso ideológico, pero que en términos comerciales no es tan grave, dado el gran número de divisas que ingresan a las arcas venezolanas por parte de los Estados Unidos, gracias a la venta de un petróleo sobrevalorado en su precio. Aún así, “la iniciativa del nuevo gobierno, de adoptar una posición neutral frente al conflicto armado colombiano y dialogar con las guerrillas, causó impacto

93 Ver Leal Buitrago, “Crisis de la Región Andina: Fragilidad democrática, inestabilidad social y Plan Colombia”. p. 140.

94 Dejar a un lado no significa que no se toque, existe una comisión de alto nivel, patrocinada por las dos jefaturas de Estado, que periódicamente se reúnen para avanzar en el tema, pero aún así, los avances no salen a la opinión pública, ni interfieren los otros temas de la agenda, lo cual si pudo ocurrir en la década de los ochentas.

95 Ver Leal Buitrago, “Crisis de la Región Andina: Fragilidad democrática, inestabilidad social y Plan Colombia”. p. 141.

negativo en Colombia, debido a la asimetría en las percepciones sobre el manejo del problema guerrillero” 96

Además, la afinidad que ve el gobierno el gobierno venezolano entre su proyecto bolivariano y la causa guerrillera colombiana, más los repetidos incidentes diplomáticos entre los dos países, han frenado los avances logrados a lo largo de una década, sobre todo en materia de cooperación entre las fuerzas militares de ambos países ante los problemas fronterizos causados por la subversión y los paramilitares. 97

Estas diferencias discursivas acerca del conflicto han sido una traba permanente en la búsqueda de una solución común a los temas de seguridad que afectan a los dos Estados.

Por otra parte, hay diferencias entre las orientaciones que sobre seguridad tienen Venezuela y Colombia. El orden interno absorbe a Colombia y la seguridad exterior está presente en los militares venezolanos. Sin embargo, en las instituciones castrenses de las dos naciones prevalecen hipótesis de conflicto mutuas, a través de las cuales cada parte define a su vecino como una amenaza de seguridad. 98

De otro lado, la activa participación de los Estados Unidos dentro de la Política de Defensa y Seguridad Democrática, ha generado desconfianza hacia Colombia, dado que, “… Venezuela percibe a los EEUU como una amenaza potencial a su orden interno y a su soberanía. Así mismo lo han expresado importantes movimientos sociales en Bolivia y Ecuador principalmente.” 99 Aún así, dentro la polarización que existe en la sociedad venezolana, “en la opinión pública, la supuesta amenaza colombiana quedó circunscrita al apoyo o rechazo a Chávez, ya que la polarización social, condiciona compartir o no sus opiniones.” 100 Con base en esto, la temática de seguridad se trabaja a través de comisiones binacionales especializadas, para contrarrestar los flagelos en su forma más práctica, es decir, las acciones propiamente de tráfico de drogas y armas, acciones delictivas de los

96 Ver Leal Buitrago, “Crisis de la Región Andina: Fragilidad democrática, inestabilidad social y Plan Colombia”. p. 140.

97 Ver Leal Buitrago, “Crisis de la Región Andina: Fragilidad democrática, inestabilidad social y Plan Colombia”. p. 140.

98 Ver Leal Buitrago, “Crisis de la Región Andina: Fragilidad democrática, inestabilidad social y Plan Colombia”. p. 140 a 141.

99 Comparar Restrepo, La Nueva Seguridad Hemisférica. p. 98. 100 Ver Leal Buitrago, “Crisis de la Región Andina: Fragilidad democrática, inestabilidad social y Plan Colombia”. p. 142.

grupos armados ilegales, más que en la consecución de unas políticas macro que respondan a la verdadera magnitud del fenómeno. En cambio, esta cercanía permanente, y necesariamente irrompible se manifiesta en el tercer eje de las relaciones bilaterales, el económico- comercial, donde los progresos conjuntos por el desarrollo de una infraestructura energética y comercial más fuerte y competitiva y un mejoramiento de las actividades con relación al desplazamiento de ciudadanos de entre los dos países (ya sea voluntaria o involuntariamente). Esto como mecanismo para estrechar los vínculos entre los dos países, porque a ninguno de los dos le conviene entrar en un conflicto, de la magnitud que existiría entre los dos países dado su tamaño, y la simetría que hay entre los dos. A pesar de esto:

Venezuela ha mostrado una actitud geopolítica de defensa de la frontera más clara que Colombia… con efectos negativos tales como anteponer motivos de seguridad a la agenda de integración, crear fuentes de agresión a la población civil, y generar tensiones políticas en la relaciones binacionales que podrían rebasar el marco de cooperación en seguridad forjado con dificultad en la última década. 101

3.2 DEL PUENTE PARA ALLÁ…

Para muchos, Ecuador es un hijo pequeño de Colombia, no solo por los acontecimientos históricos que desembocaron el desmembramiento de la llamada “Gran Colombia” y el nacimiento de ecuador como país, sino por los fuertes vínculos culturales de el pequeño país con el sur de Colombia. Aún así, Ecuador ha vivido procesos distintos a Colombia, y hoy, mantiene una coyuntura política distinta a la colombiana. El final de la década de los noventas y el comienzo del nuevo siglo han sido marcados por la inestabilidad en Ecuador. Desde el derrocamiento del Presidente Abdalá Bucaram, Ecuador no ha podido tener un mandatario que pueda terminar su periodo. El fortalecimiento de una nueva fuerza social, capaz de intervenir determinantemente en las acciones gubernamentales como son las agrupaciones indígenas, han establecido un nuevo mapa político en Ecuador que aún no se ha terminado de estabilizar ni organizar.

101 Ver Leal Buitrago, “Crisis de la Región Andina: Fragilidad democrática, inestabilidad social y Plan Colombia”. p. 140.

Sumado a esto, los altos precios del petróleo, han comenzado a estabilizar la decaída economía ecuatoriana que en los primeros años de este nuevo siglo, tuvo que “dolarizar” su moneda para soportar una grave depresión económica que llegó a tumbar presidentes, y a fortalecer discursos demagógicos que en su momento fueron relacionados directamente a una influencia del gobierno venezolano de Hugo Chávez. De esta forma, Ecuador ha tenido que manejar su política exterior de una forma demasiado prudente, dada la inestabilidad que ha caracterizado a sus últimos gobiernos, y en ese sentido ha buscado fortalecer alianzas que ayuden a fortalecer su sistema político. Frente a los discursos ideológicos encontrados que se han dado en Latinoamérica, y los pequeños conflictos interestatales que se han dado, Ecuador ha mantenido cierta neutralidad con el fin de no debilitar los lazos con otros Estados. Concretamente, las relaciones con Colombia, se han mantenido en una bajos los parámetros de amistad y vecindad, pero esto no oculta los diversos problemas que se han dado a causa del conflicto en Colombia.

En el contexto del conflicto armado colombiano, Ecuador es el país más vulnerable de la región, puesto que este hecho propicia desplazamientos de población y afecta el comercio fronterizo a lo largo de 585 kilómetros de límites con Colombia. 102

En este sentido, las temática de seguridad es constante en la agenda, frente a las constantes incursiones de grupos armados ilegales al territorio ecuatoriano, desplazamientos masivos de personas que huyen de la violencia y violaciones de la soberanía, manifestados por traspasos de la frontera, por parte delas fuerzas armadas colombianas, dentro de operativos en contra de la guerrilla. Estos puntos, que han llegado a crear crisis diplomáticas entre los dos países, son tratados en un alto nivel, por los mandatarios (cuando ha sido necesario), pero principalmente por comisiones especializadas en los temas, para responder a las demandas creadas en la práctica, pero, no se ha avanzado en políticas macro para afrontar estos problemas.

102 Ver Leal Buitrago, “Crisis de la Región Andina: Fragilidad democrática, inestabilidad social y Plan Colombia”. p. 144.

En esta medida, el conflicto colombiano, comienza a afectar directamente a la población ecuartoriana; “por eso empiezan a calar en la opinión pública las críticas que políticos y medios han hecho al Plan Colombia.” 103 Con base en esto, las consecuencias del conflicto colombiano, comienzan a ser parte de la agenda interna ecuatoriana, pero para afrontarlos, el apoyo de las comisiones de binacionales ha sido fundamental. Aún así, Ecuador no olvida el discurso que pone a Colombia como un Estado incapaz de contener los problemas dentro de sus fronteras, situación que no ayuda a un buen clima en la relaciones. A parte de esto, la agenda bilateral busca trabajar temas comerciales, con el fin de dinamizar el flujo de bienes y servicios por el puente de Rumichaca, y otros puntos de la frontera, actividades fundamentales dentro de la economía de las regiones fronterizas de los dos países. Además de un trabajo binacional en el área de infraestructura energética, siendo la zona de frontera un área de gran relevancia para los dos países en el campo petrolífero. De la misma forma la agenda busca profundizar el tema social entre los dos países. El flujo de migrantes es muy alto, y más allá del problema de los desplazados por la violencia, la búsqueda de mejorar las condiciones todos los desplazados (voluntarios e involuntarios) de un país en el otro ha tomado cada vez más fuerza dentro la las temáticas tratadas.

3.3 RELACIÓN SELVÁTICA

Perú en un caso particular con respecto a las relaciones bilaterales de Colombia con sus vecinos. En primer lugar, con la llegada de Alejandro Toledo en el 2001 a la Presidencia se creía que iba a llegar una tranquilidad en el país, después de los escándalos de Alberto Fujimori y su asesor Vladimiro Montesinos, pero no fue así. El gobierno de Toledo no pudo manejar la ola de depresión económica que atacó a la región, y los fuertes lazos de corrupción que se encuentran arraigados dentro

103 Ver Leal Buitrago, “Crisis de la Región Andina: Fragilidad democrática, inestabilidad social y Plan Colombia”. p. 143.

del aparato estatal peruano no permitieron que el mandatario se afianzara como Presidente del pueblo, la cual era la imagen que se destacó durante la campaña electoral. En este sentido, la gobernabilidad del Presidente Toledo no fue la mejor para un mandatario que quiere estabilizar al país después de una crisis. Los constantes paros organizados, y los índices de favorabilidad que alcanzaron a bajar del 20%, hicieron que la gestión gubernamental, varias veces se viera obligada a convertirse en “tapa-huecos” con medidas de “agua tibia”, como se dice coloquialmente. De la misma forma, los efectos de la acciones de Colombia para combatir el conflicto armado, llegan a Perú de una forma muy tenue, como ejemplo, “los eventuales refugiados que provoque el Plan Colombia difícilmente llegarán a Perú, ya que las características selváticas de la frontera de 1625 kilómetros lo obstaculizan. No obstante, el país puede sufrir las consecuencias del retorno del narcotráfico, y hay indicios al respecto.” 104 En ese sentido, el conflicto armado en Colombia afecta a Perú reviviendo fenómenos que en Perú ya están “controlados” más no extinguidos, por lo que, la relación bilateral en este sentido sigue dependiendo de las comisiones técnicas binacionales. “Con la crisis política peruana y sus sobresaltos, el Plan Colombia no ha sido objeto de mayor atención en la opinión pública peruana” 105 , y por ende no ha sido un tema que se haya articulado a la agenda interna del país. Otro factor importante es la difícil geografía de la frontera. Frente a un territorio primordialmente selvático, el comercio formal difícilmente tiene rutas de transporte, y las operaciones de control de la zona son muy difíciles en su ejecución, y los costos de sostenibilidad también son muy altos. En ese sentido, las Fuerzas Armadas peruanas se encuentran mejor preparadas para proteger la frontera, mientras que Colombia busca fortalecer las acciones de la base de Puerto Leguízamo. Por esto mismo, la agenda bilateral no es muy extensa ni profunda, en comparación con la de Ecuador y Venezuela, y ante eso, la capacidad de Colombia de generar miedo en el Estado Peruano es limitado, dado que el interés estatal de los dos

104 Ver Leal Buitrago, “Crisis de la Región Andina: Fragilidad democrática, inestabilidad social y Plan Colombia”. p. 147.

105 Ver Leal Buitrago, “Crisis de la Región Andina: Fragilidad democrática, inestabilidad social y Plan Colombia”. p. 147.

países aborda pocos temas comunes, a lo que debería ser una relación entre dos países vecinos, con más de 1500 kilómetros de frontera.

3.4 EL VECINO INTIMIDANTE

Sin lugar a dudas, la situación interna colombiana se percibe como preocupante, y algunos sectores la califican como amenazante. … En resumidas cuentas, existe preocupación regional pero no hay acciones conjuntas, y la concreción de un plan de acción real y ejecutable debería ser el objetivo de una agenda andina de seguridad. 106

Y ante los tropiezos que ha significado la creación y coordinación de políticas regionales que abarquen el tema de la seguridad, por las diferencias en la forma en que se cree que debe ser afrontado la temática, las agendas binacionales sobresalen como el complemente para abarcar los contenidos puntuales y responder a los problemas coyunturales que salgan.

En ese sentido, (los países andinos) no han aprovechado la existencia de problemas compartidos y de instrumentos institucionales derivados de sus propósitos de integración para promover reuniones regionales, hemisféricas y con instancias como la UE, destinadas a abordar el problema de las drogas como una causa común de interés general. 107

De esta forma se han ido entrelazando los vínculos entre Colombia y los países, y la forma en que se han manifestado las amenazas es llevando los flagelos a un contexto interno, lo cual hace que los intereses de los países se vean afectados desde adentro.

Con respecto a las amenazas tradicionales, después de la guerra entre Ecuador y Perú (a causa de una tensión fronteriza en la Cordillera del Cóndor), las relaciones entre los países andinos han sido estables y existe la percepción de que no hay ninguna amenaza externa. No obstante, no es posible asegurar que el área vive un escenario de paz. Las amenazas de carácter interno han puesto en peligro la sostenibilidad de los sistemas democráticos y se potencian como un factor de inestabilidad subregional. Un ejemplo es la migración de las actividades del narcotráfico dentro de la zona andina. 108

106 Ver Ardila, “Viabilidad de la Seguridad Regional en el Área Andina”. p. 242 a 243.

107 Ver Leal Buitrago, “Crisis de la Región Andina: Fragilidad democrática, inestabilidad social y Plan Colombia”. p. 138.

108 Ver Restrepo, La Nueva Seguridad Hemisférica. p. 97.

Y partiendo de esto, Colombia como “origen” de los problemas del narcotráfico, lucha subversiva, trafico de armas, desplazados por la violencia, terrorismo, no por que aquí hayan nacido, sino porque este es el punto desde donde se difunden en esta nueva etapa es vista como una amenaza ante la región, y por ende sigue siendo el principal responsable por estos problemas, contradiciendo los objetivos de la política exterior colombiana que busca una corresponsabilidad. Aún así Álvaro Uribe es reconocido como un líder fuerte que le ha dado una imagen de autoridad al Estado colombiano, diferente a la forma en que terminó el gobierno Pastrana, todo esto, a pesar de que en el exterior, no todos los Estados se encuentren de acuerdo con las medidas aplicadas para conseguirlo, y las potenciales consecuencias hacia la región.

Y a partir de esto los países sudamericanos han sido muy prudentes en su

posición frente a Colombia, pasando de la posibilidad de intervención militar por parte de una coalición de países vecinos, en algún momento del gobierno Pastrana, hacia los reconocimientos públicos de los homólogos a los resultados obtenidos por el gobierno Uribe.

Los países sudamericanos, por otra parte, han sido cautos vis-à-vis la guerra en Colombia, evitando transgredir las premisas tradicionales de no-intervención, particularmente aquellas que significasen cualquier tipo de presencia militar en el territorio colombiano. Algunos esfuerzos han sido iniciados en dirección a una coordinación diplomática que contribuya a contener el impacto de la guerra de Colombia en la región. Esta fue la motivación que subyace a la negociación de la Carta Andina para la Paz y la Seguridad firmada por los ministros de Relaciones Exteriores y de Defensa de los países andinos (junio 2002), así como también la Iniciativa sudamericana propuesta por Brasil (agosto 2002). 109

A pesar de esto, y reconociendo lo amenazante que es la situación colombiana

para los países vecinos, la política exterior colombiana también puede tener características que lleguen a amenazar los intereses de los países vecinos. Venezuela busca evita cualquier tipo de conflicto con Colombia, por lo que la agenda intenta mutar hacia temas donde la cooperación fortifique las relaciones. En ese sentido, la securitización, de la política exterior de Colombia llevaría a un enfrentamiento más directo entre los intereses de los dos Estados. Igualmente, Venezuela, al ser un

109 Ver Hirst, “Seguridad Regional en las Américas”. p. 74.

contradictor de la influencia norteamericana en la región, no ve con buenos ojos la activa participación estadounidense en la ejecución de políticas de seguridad en Colombia. Ecuador se ve claramente afectada por el conflicto armado en Colombia, por lo cual, plantear en la agenda temáticas de seguridad hace parte de sus prioridades. En ese sentido, la cercanía del tema de seguridad dentro de la formulación de la política exterior colombiana, en busca de aliados, se hace necesaria para las dos partes. Pero la falsa estabilidad estatal que hoy vive el Ecuador, profundizar en estas políticas puede ser contraproducente en la búsqueda de gobernabilidad. De la misma forma, Ecuador, busca ampliar el espectro de la agenda común a otras temáticas trascendentales en su interés estatal, como el comercio, la producción y la infraestructura, sobre todo ante la inminencia de un Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos de los dos países, asunto que se ha venido fortaleciendo paulatinamente. En el caso de Perú, las limitaciones en la agenda hacen necesario el fortalecimiento de las relaciones bilaterales, para afrontar de una forma más efectiva el fenómeno del narcotráfico que se ha venido intensificando en la frontera, aumentar los vínculos comerciales, como soporte a un Tratado de Libre Comercio que está proceso de firma entre los dos países y Estados Unidos.

4.CONCLUSIONES.

“ No toda psicología es sobre política, gracias a Dios, pero la política es enteramente psicológica. Aún

aquellos de mis colegas que estudian el comportamiento político a través de técnicas cuantitativas o teoría

formal operan a partir de suposiciones (demasiado a menudo implícitas) sobre los motivos y metas del comportamiento humano.” 110

El miedo como percepción y sentimiento es una variable permanente dentro del estudio del comportamiento humano, el ser humano en todo momento esta predispuesto a sentirlo. Ante él, el individuo toma sus decisiones desde una perspectiva diferente, y al entender la forma en que el miedo hace que cambie su perspectiva se puede entender buena parte de las relaciones humanas. Partiendo de este punto, es importante resaltar los caminos paralelos que pueden llevar los estudios psicológicos con los políticos, en los cuales uno puede encontrar similitudes en las categorías de análisis. En este punto, la adaptación conceptual que se realizó en este trabajo encontró variables concordantes entre los planteamientos de la Teoría del Manejo del Miedo y el análisis internacional. Este es otro (entre muchos otros) ejemplo de la cercanía entre la psicología y los estudios políticos. De la misma forma muestra que el comportamiento de los Estados dentro del sistema internacional, lleva implícito el razonamiento humano, por lo que son más similitudes que las diferencias entre los dos. Por esto, dentro del análisis de comportamiento de Colombia como Estado dentro del Sistema internacional, se encuentran características, que, para el caso de estudio, pueden ser consideradas como generadoras de miedo en el entorno regional. El manejo de la política exterior por parte del gobierno de Álvaro Uribe, al vincular estrechamente la política de Defensa y de Seguridad Democrática, limita la acción del Estado colombiano con respecto a los países vecinos. Esto se debe propiamente a que:

110 Ver Hoffmann, Stanley. Jano y Minerva: Ensayos sobre la guerra y la paz. 1991. p. 397.

“Frente al conflicto armado colombiano y en particular al Plan Colombia, en los países andinos no hay entonces una visión de seguridad compartida, no tanto por la percepción distinta de sus efectos sobre cada uno de ellos o por sus diferentes agendas de seguridad, sino más bien por la incapacidad política de las sociedades y los gobiernos regionales de abocar agendas comunes.”

111

Entonces, la falta de conciliación de intereses, tan común entre Estados como entre individuos, puede levar a que las relaciones bilaterales no logren abarcar más temas

de los necesarios, sino simplemente los que coyunturalmente necesite los gobiernos.

El conflicto armado colombiano, en si mismo, es una amenaza para la región, y por ende, su solución hace (o debe ser) parte de los intereses estatales de los países vecinos. Aún así, “por distintas razones, a los gobiernos de la región les conviene magnificar la visión de amenaza de Colombia para su seguridad, sin que hayan promovido políticas nacionales o regionales a fin de enfrentar una crisis de índole regional.” 112 La búsqueda de temas paralelos de cooperación y de integración, diferentes a los propiamente enmarcados bajo la etiqueta de seguridad, son una respuesta a la política exterior colombiana que busca securitizar la agenda. Evitar temas de posible conflicto, ya sea en foros multilaterales o bilaterales, es una muestra de que la necesidad colombiana de internacionalizar el conflicto genera miedo en los países vecinos, de modo que un tratamiento serio de este tema, puede desestabilizar internamente a los Estados que viven hoy en día coyunturas particularmente especiales y potencialmente inestables. Aunque, este no es el objetivo propiamente buscado por el Gobierno colombiano, el limitar la agenda a los temas directamente relacionados con seguridad, puede ser una traba a la búsqueda de internacionalizar el conflicto. En otro sentido, la búsqueda colombiana de mejorar la imagen hacia el exterior,

y de posicionarse mejor dentro de la estructura internacional, siguiendo la línea ideológica de los Estados Unidos también hace que los países vecinos, en la construcción de su política exterior, mantengan cierto recelo frente a la posible intervención norteamericana en las relaciones regionales.

111 Ver Leal Buitrago, “Crisis de la Región Andina: Fragilidad democrática, inestabilidad social y Plan Colombia”. p. 152.

112 Ver Leal Buitrago, “Crisis de la Región Andina: Fragilidad democrática, inestabilidad social y Plan Colombia”. p. 138.

Es claro que Estados Unidos es la potencia hegemónica en el hemisferio, pero al mismo tiempo existe una corriente que choca ideológicamente con el modelo de desarrollo que se quiere imponer desde el hegemón, por lo que la participación de los norteamericanos en el desarrollo de la política de seguridad de Colombia, y el estrecho vínculo de ésta en la política exterior, hace que la imagen de Estado autónomo, pierda fuerza ante los países de la región. Esto también lleva a que los procesos en pos de una integración, tal como lo dicta la constitución, se retrasen. En conclusión, Colombia si ha utilizado estrategias que generan miedo en los países vecinos, de una forma involuntaria, dado que, ha hecho que los países vecinos tomen una posición más conservadora frente a los temas de la agenda bilateral, evadiendo compromisos fuerte con el Estado colombiano, a diferencia de los objetivos planteados por la política exterior colombiana.

BIBLIOGRAFÍA

Allison, Graham T. La esencia de la decisión: Análisis explicativo de la crisis de los misiles en Cuba. Buenos Aires: Editorial Gel, 1988.

Ardila, Martha, Diego Cardona y Arlene Tickner (editores). Prioridades y desafíos de la política exterior colombiana. Bogotá: FESCOL, 2002.

Ardila, Martha, Diego Cardona y Socorro Ramírez (editores). Colombia y su política exterior en el siglo XXI. Bogotá: FESCOL, 2005.

Bandura, Albert. Social Learning Theory. New Jersey: Prentice Hall, 1977.

Bardin, Laurence. El análisis de contenido. Madrid: Ediciones Akal, 1986.

Barthes, Roland. Mitologías. 11 va Edición. Madrid: Siglo Veintiuno Editores, 1997.

Baylis, John y Steve Smith. The Globalization of World Politics: An introduction to international relations. Oxford: Oxford University Press, 1998.

Bodemer, Klaus (editor) El nuevo escenario de (in) seguridad en América Latina. ¿Amenaza para la democracia? Caracas: Editorial Nueva Sociedad, FLACSO (Chile), Instituto de Estudios Iberoamericanos y Red de Cooperación Eurolatinoamericana, 2003.

Burchill, Scott & Andrew Linklater. Theories of International Relations. New York: St. Martin Press, 1996.

Cardona, Diego, Bernard Labatut, Stéphanie Lavaux y Rubén Sánchez D. (editores). Encrucijadas de la Seguridad en Europa y las Américas. Bogotá: Centro de Estudios Políticos e Internacionales, Universidad del Rosario, 2004.

Cepik, Marco y Socorro Ramírez. Agenda de seguridad andino-brasileña: Primeras aproximaciones. Bogotá: Fescol, IEPRI y Universidades Federal Do Rio Grande Do Sul, 2004.

De Olloqui, José Juan. La diplomacia total. México: Fondo de Cultura Económica, 1994.

Del Arenal, Celestino. Introducción a las Relaciones Internacionales. Madrid: Editorial Tecnos, 1990.

Diel, Paul. El miedo y la angustia. México: Fondo de Cultura Económica, 1956.

Dougherty, James E. y Robert Pfaltzgraff. Teorías en pugna en las Relaciones Internacionales. Buenos Aires: Grupo Editorial Latinoamericano., 1993.

Easton, David. Esquema para el análisis político. Buenos Aires: Amorrortu Editores, 1969.

Gil Calvo, Enrique. El miedo es el mensaje: Riesgo, incertidumbre y medios de comunicación. Madrid:

Alianza Editorial, 2003.

Grabendorff, Wolf (editor). La seguridad regional en las Américas: Enfoques críticos y conceptos alternativos. Bogotá: FESCOL y CEREC, 2003.

Hoffmann, Stanley. Jano y Minerva: Ensayos sobre la guerra y la paz. Buenos Aires: Editorial Grupo Editorial Latinoamericano, 1991.

Lederach, John Paul. Construyendo la paz: Reconciliación sostenible en sociedades divididas. Bilbao:

Gernika Gogoratuz. 1998.

Lemoine, Carlos. Las fuerzas de la opinión pública. Bogotá: Centro Nacional de Consultoría. 1993.

Lowi, Theodore J. [et al]. La hechura de las políticas. México: Miguel Ángel Porrúa, 1992.

Morgenthau, Hans J. Política entre las naciones: La lucha por el poder y la paz. Buenos Aires, 3ra. Edición, Grupo Editor Latinoamericano, 1986.

Nasi, Carlo (compilador). Postmodernismo y Relaciones Internacionales. Bogotá: Pontificia Universidad Javeriana, Universidad Nacional de Colombia y Universidad de los Andes, 1998.

Ramírez, Socorro y Luis Alberto Restrepo (coordinadores). Colombia: Entre la inserción y el aislamiento. Bogotá: IEPRI, Universidad Nacional de Colombia. 1997.

Restrepo, César. La nueva seguridad hemisférica. Bogotá: Fundación Seguridad y Democracia,

2004.

Rojas Aravena, Francisco y Paz Milet (editores). Seguridad y defensa en las Américas: La búsqueda de nuevos consensos. Santiago: FLACSO, 2003.

Sáenz Laverde, Gabriela. La estrategia ganadora: Estudio de caso sobre las campañas durante las elecciones presidenciales de 2002. Bogotá: Universidad de los Andes, 2004.

Sánchez D., Rubén, Juan Carlos Ruiz, Stéphanie Lavaux, Francesca Ramos et al. El círculo de Colombia: Brasil, Ecuador, Panamá, Perú, Venezuela. Bogotá: Centro de Estudios Políticos e Internacionales, Universidad del Rosario, 2005.

Severin, Werner J. y James W. Tankard. Communication Theories: Origins, Methods, and uses in the

Mass Media. New York: Longman Ed

, 1997.

Tomassini, Luciano. Teoría y práctica de la política internacional. Santiago: Universidad Católica de Chile, 1989.

Vasquez, John A. El poder de la política de poder. México: Ed. Gernika, 1991.

Waltz,

Kenneth.

Teoría

de

la

política

Latinoamericano, 1988.

internacional.

Buenos

Aires:

Ed.

Grupo

Editorial

Weber, Max. Economía y Sociedad. Bogotá: 4 ta Edición, Fondo de Cultura Económica, 1922.

Capítulos de libros

Ardila, Martha. “Viabilidad de la Seguridad Regional en el Área Andina”. En: Grabendorff, Wolf (Editor). La Seguridad Regional en las Américas. Enfoques Críticos y Conceptos Alternativos. Bogotá: FESCOL y CEREC, 2003.

Baldwin, Daniel A. “Neoliberalism, Neorealism and World Politcs”. En Neorealism and Neoliberalism: The Contemporary Debate. Daniel Baldwin. New York: Columbia University Press, 1993.

Burchill Scott, “Realism and Neorealism”. En Burchill, Scott & Andrew Linklater. Theories of International Relations. New York: St. Martin Press, 1996.

Cadenas, José María. “Imágenes, percepciones mutuas y opiniones de colombianos y venezolanos” en Medios y nación: Historia de los medios de comunicación en Colombia. Bogotá:

Ministerio de Cultura, 2003.

Cardona, Diego, “Colombia: Una política exterior hacia el futuro”. En: Ramírez, Socorro y Luis Alberto Restrepo (coordinadores). Colombia: Entre la inserción y el aislamiento. Bogotá: IEPRI, Universidad Nacional de Colombia. 1997

Charron, Jean. “Los medios y las fuentes: Los límites del modelo de agenda-setting” en Gauthier, Pilles, André Gosselin y Jean Mouchon (compiladores). Comunicación y política. Barcelona: Editorial Gedisa, 1998.

Leal Buitrago, Francisco. “Crisis de la Región Andina: Fragilidad democrática, inestabilidad social y Plan Colombia” en Bodemer, Klaus (editor). El nuevo escenario de (in) seguridad en América Latina. ¿Amenaza para la democracia? Caracas: Editorial Nueva Sociedad,

FLACSO (Chile), Instituto de Estudios Iberoamericanos y Red de Cooperación Eurolatinoamericana, 2003.

Hirst, Mónica. “Seguridad Regional en las Américas” en Grabendorff, Wolf (editor). La seguridad regional en las Américas. Enfoques críticos y conceptos alternativos. Bogotá: FESCOL y CEREC, 2003.

Ramírez, Socorro. “Colombia y Venezuela: Imágenes cambiantes y poco conocimiento mutuo” en Medios y nación: Historia de los medios de comunicación en Colombia. Bogotá: Ministerio de Cultura, 2003.

Reus-Smit, Chritian, “Constructivism” en Burchill, Scott & Andrew Linklater. Theories of International Relations. New York: St. Martin Press, 1996.

Artículos en Revistas

“Oponerse sale caro” en Semana, no. 1211, 19 de julio de 2005

Arndt, Jamie. “Política de Miedo” en Semana, no. 1165, 27 de agosto de 2004.

Badie, Bertrand. “Los factores internacionales del colapso de los Estados” en Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociología, No. 169, julio-septiembre de 1997, pp. 95-109.

Billorou, Julie Cristine. “La incursión diplomática en la palestra mediática: El caso colombo- venezolano” en Desafíos, no. 12, enero-junio de 2005.

Borda Guzmán, Sandra. “Medios de comunicación y política exterior: Una aproximación teórica” en Desafíos, no. 1, 1999.

“Medios de comunicación y política exterior en Colombia” en Revista Colombia Internacional, no. 38, abril-junio de 1997, pp. 28-37.

Bush, Kenneth D. y Fuat, Keyman E. “Identity-Based Conflict: Rethinking security in a post Cold War World” en Global Governance, vol. 3, no. 3, septiembre-diciembre de 1997., pp. 311-328.

East, Maurice A. “Size and Foreign Policy Behavior: A test of two models” en World Politics, vol. 25, no. 4, julio 1973, pp. 556-576.

Greenberg, Jeff, Sheldon Solomon, y Tom Pyszczynski., “Terror Management Theory of Self- Esteem and Cultural Worldviews: Empirical assessments and conceptual refinements” en Experimental Social Psychology, vol. 29, 1997, pp. 61-139.

Hey, Jeanne. “Is There An Latin American Foreign Policy?” en Mershon International Studies Review, vol. 42, no.1, mayo de 1998, pp. 106-116.

Illera, Olga. “La política exterior de Chávez: Proyección de la revolución bolivariana en las relaciones internacionales” en Desafíos, no. 12, enero a junio de 2005.

Kurtenbach, Sabine. “Tendencias de las políticas de seguridad en América Latina al principio del siglo XXI” en Revista Fuerzas Armadas y Sociedad, año 16, no. 2, abril-junio.

Landau, Mark [et al]. “Deliver Us from Evil: The effects of mortality salience and reminders of 9/11 on support for President George W. Bush.” en Personality and Social Psychology Bulletin, tomo 30, no. 9, septiembre de 2004, pp. 1136-1150.

Pinxten, Rik. “Identidad y conflicto: Personalidad, socialidad y culturalidad” en Revista CIDOB d´Afers Internacionals, no. 36, mayo de 1997, pp. 39-57.

Potter, William. “Issue Area and Foreign Policy Analysis” en: International Organization, vol. 34, no. 3, verano de 1980, pp. 405-427.

Ramírez, José Luis. “El parroquialismo en tiempos de la globalización” en Desafíos, no. 2, 2000.

Robles, Francisco. “Identidad e Imagen Internacional: Variables internas de la política exterior” en Revista Colombia Internacional, no. 33, enero-marzo de 1996, pp. 3 a 12.

“La Imagen de Colombia en el primer año de Samper: Un balance” en Revista Javeriana, vol. 125, no. 617, agosto de 1995, pp. 130-134.

Rojas Aravena, Francisco. “La Seguridad Internacional en las Américas” en Revista Fuerzas Armadas y Sociedad, año 13, no.4, octubre-diciembre de 1998.

Rosenau, James N. “Comparative Foreign Policiy: Fad, fantasy or field?” en International Studies Quarterly, vol. 12, no. 3, septiembre de 1968, pp. 295-329.

“Foreign Policy as Adaptive Behavior: Some preliminary Notes for a theorical model” en Comparative Politics, vol. 2, no. 3, abril de 1970, pp. 365- 387.

Sisco Marcano, Claudia & Chacón Maldonado, Oláguer. “Barry Buzan y la Teoría de los Complejos de Seguridad”. En: Revista Venezolana de Ciencia Política, vol. 25. Mérida:

Enero 2004.

Wendt, Alexander. “Anarchy is What States Make of It: The social construction of power politcs” en International Organization, vol. 46, no. 2, primavera de 1992, pp. 341-425.

Wendt, Alexander. “Constructing International Politics” en International Security, vol. 20. no. 1, verano de 1995, pp. 71-81.

Documentos Oficiales, conferencias y manuscritos

Constitución Política de Colombia. República de Colombia. 1991

Bárcena, Martha. “Seguridad Internacional en el S. XXI: los retos para América Latina y el Caribe”. CELAG (Centro Latinoamericano de la Globalidad). Ponencia presentada en el Seminario Seguridad Internacional en el S. XXI: los retos para América Latina y el Caribe, organizado por la Comisión de Relaciones Exteriores de América Latina del Congreso de México, realizado el 15 de octubre de 2003. Barco Isakson, Carolina. Memoria al Congreso Nacional, 2002-2003. Bogotá: Ministerio de Relaciones Exteriores, 2003.

Memoria al Congreso Nacional, 2003-2004”. Bogotá, Ministerio de Relaciones Exteriores, República De Colombia. 2004.

Memoria al Congreso Nacional 2004-2005”. Bogotá: Ministerio de Relaciones Exteriores, República de Colombia. 2005.

Congreso de la República. “Ley 812 de 2003. Plan Nacional de Desarrollo 2003 – 2006: Hacia un Estado Comunitario”. Bogotá: República de Colombia, 2003 .

Instituto de Estudios Geoestratégicos. La política de defensa y seguridad democrática durante el 2005:

Una evaluación de sus resultados. Bogotá: Universidad Nueva Granada, 2006.

Ministerio de Relaciones Exteriores. Política Exterior de Colombia 2002-2006: Gobernabilidad democrática, responsabilidad compartida y solidaridad. Bogotá: República de Colombia, 2002.

Ministerio de Relaciones Exteriores. Plan Estratégico, Sector de Relaciones Exteriores 2003 – 2006.” República de Colombia, 2003.

Presidencia de la República de Colombia & Ministerio de Defensa Nacional de Colombia. Política de Defensa y Seguridad Democrática. Bogotá, República de Colombia, 2003.

Rojas Aravena, Francisco. “Security on the American Continent. Challenges, Perceptions, and Concepts”. Friedrich-Ebert-Stiftung. FES Briefing Paper, May 2004.

Audiovisuales

Moore, Michael. Bowling for Columbine. Video Documental. 2002.

Internet y bancos de datos en línea

Amado Rivadeneyra, Alex. “Diplomacia y Política Exterior”. Publicado en Septiembre 28 de 2005. Consulta realizada en Febrero de 2006. Disponible en el sitio web:

http://www.sappiens.com/sappiens/comunidades/deinarti.nsf/Diplomacia%20y%2

0Politica%20Exterior/7A9851C0EF415400C125708A0072830F!opendocument

Carvajal, Leonardo. “Uribe Parroquial” En: Revista Semana:, 3 de Julio de 2005. Consultada en

web:

Agosto

http://semana2.terra.com.co/opencms/opencms/Semana/articulo.html?id=88325

de

2005,

Disponible

en

el

sitio

Castillo Tapia, Fernando. Poder, Política Exterior y Seguridad Nacional en los umbrales del siglo XXI. Universidad Nacional Autónoma de México – UNAM. Diciembre del 2000. Consultado en Abril de 2006, disponible en el sitio web:

http://www.tuobra.unam.mx/publicadas/020214181624.html#fn32

Cohen, Florette, Sheldon Solomon, Molly Maxfield, Tom Pyszczynski y Jeff Greenberg. “Fatal Attraction: The effects of Mortality Salience on Evaluations of Charismatic, Task- oriented, and Relationship-oriented Leaders” en Psychological Science, tomo 15, no. 12, diciembre de 2004. Consultado en Octubre de 2005, disponible en el sitio web:

http://proquest.umi.com/pqdweb?did=755985391&sid=2&Fmt=2&clientId=65930

&RQT=309&VName=PQD

González Quijano, José. Enfoques Cooperativos para la Redefinición de la Seguridad Regional. Santiago:

FLACSO, 2004. Consultado en Marzo de 2006, disponible en el sitio web:

http://www.flacso.cl/flacso/areas/semproteger/Jose%20Gonzales%20Quijano.pdf

Ministerio de Relaciones Exteriores. República de Colombia. “Relaciones Bilaterales”.

disponible en la Página web oficial.

Consultado

http://www.minrelext.gov.co

de

en

Abril

2006,

Ministerio de Relaciones Exteriores del Ecuador. “Relaciones Bilaterales”. Consultado en Abril de 2006, disponible en la Página web: http://www.mmrree.gov.ec

Ministerio

de

Relaciones

Exteriores.

República

de

Panamá.

“Relaciones

Bilaterales”.

Consultado en Abril de 2006, disponible en la Página web: http://www.mire.gob.pa

Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú. “Relaciones Bilaterales”. Consultado en Abril de 2006, disponible en la Página web: http://www.rree.gob.pe

Ministerio

de

Relaciones

Exteriores.

Bilaterales”.

http://www.mre.gov.ve

Consultado

en

República

Abril

de

Bolivariana

2006,

de

Venezuela.

en

la

disponible

“Relaciones

web:

Página

Real Academia de la Lengua. Diccionario de la Lengua Española. “Miedo”. Consultado en Enero de 2006, disponible en el sitio web: http://www.rae.es/

Salomón, Mónica. “La Teoría de las Relaciones Internacionales en los Albores del Siglo XXI:

Diálogo, disidencia, aproximaciones.” En: Revista CIDOB d’Afers Internacionals, No. 56, Diciembre de 2001 / Enero de 2002, Barcelona: Ed. Cidob, 2002. Páginas 7 a 52. Consultado en Noviembre de 2005, disponible en el sitio web:

http://www.cedep.ifch.ufrgs.br/Textos_Elet/pdf/Salomon.pdf

Uribe Vélez, Álvaro. Manifiesto Democrático. Los 100 puntos de Uribe. 2002. Consultado en: Enero

2006. Disponible

http://www.presidencia.gov.co/documentos/Manifiesto%20Democr%E1tico.word.

pdf

en

el

sitio

web:

Walle, Alf H. Terror Management: A model of international interaction. Ponencia presentada en el “17th Annual International Conference” en el Nabsite Conference Held. Las Vegas, Nevada. Marzo 31 a Abril 3 de 2004. Consultado en Octubre de 2005, disponible en el sitio web:

http://www.nasbite.org/Nasbite_English/conference/las_vegas/docs/presentations

/alf_walle.doc

Anexo No. 1

Matriz. Diferentes concepciones de seguridad en las Américas

 

Seguridad Colectiva

Seguridad Cooperativa

Seguridad Defensiva

Seguridad Preventiva

Seguridad

Seguridad Humana

Multidimensional

Conceptos de Seguridad

Renunciar al uso de la fuerza y ayudar a cualquiera de los miembros de la comunidad en el caso de que otro Estado recurra al uso de la fuerza. Es un sistema que contempla una reacción de fuerza de parte de la comunidad internacional en caso de quebrantamiento de la páz internacional. A diferencia de la defensa colectiva, la segueridad colectiva está dirigida hacia todo ateque producido dentro de la comunidad.

Enfoque amplio de la seguridad de alcance multidimensional; [que] enfatiza la confianza y la seguridad, más que la disuación; es incluyente más que excluyente; no limita el ingreso de miembros; favorece el multilateralismo más que el bilateralismo; no privilegia las soluciones militares sobre las no militares,;supone que los Estados son los actores principales en el sistema de seguridad; no exige la creación de instituciones de seguridad formales, pero tampoco las rechaza; y sobre todas las cosas, resalta el valor del diálogo sobre una base multilateral.

Postura militar en la que el concepto estratégico y operacional, el despliegue, la organización, los armamentos, las comunicaciones y el mando, la logística y el adiestramiento de las fuerzas armadas permiten inequívocamente en su totalidad una defensa convencional adecuada, pero son inequívocamente incapaces de un ataque [ofensivo sostenible] transfronterizo.

Acción de carácter individual o colectiva, política o armada, que pretenda neutralizar una amenaza latente , de manera anticipada contra la seguridad del territorio o población de un país.

Enfoque que busca dar respuestas alternativa a los retos de seguridad que enfrentan los Estados y que serían difícilmente combatidos con medidas de carácter armado.

Proteger las libertades vitales, proteger a las personas expuestas a amenazas y a ciertas situaciones, robusteciendo su fortaleza y aspiraciones, crear sistemas que faciliten a las personas los elementos básicos de supervivencia, dignidad y medios de vida.

Características

Reacción de fuerza de parte de la comunidad internacional en caso de quebrantamiento de la paz internacional.

Enfatiza la confianza y la seguridad; no privilegia las soluciones militares sobre las no militares.

Permiten inequívocamente en su totalidad una defensa convencional adecuada.

Neutralizar una amenaza latente, de manera anticipada.

Respuestas alternativas a los retos de seguridad que enfrentan los Estados.

Sistemas que faciliten a las personas los elementos básicos de supervivencia, dignidad y medios de vida.

Acciones

Determinadas

Respuesta armada colectiva contra un agresor y voluntad de resolución pacífica de las controversias en el interior de la alianza, siempre y cuando ésta no haya resultado de una acción armada unilateral.

Resolución negociada de todas las controversias y prevención de los conflictos a partir de medidas de confianza.

Respuesta defensiva unilateral ante cualquier agresión externa y resolución de controversias en el marco del derecho internacional.

Acción armada contra cualquier factor de inestabilidad que amenace desbordarse.

Acciones alternativas a la militar para la solución de las amenazas.

Determinación de los factores que ponen en peligro la supervivencia y desarrollo del ser humano.

Despliegue

Capacidad militar colectiva y multinacional.

No hay capacidad militar.

Capacidad militar defensiva unilateral.

Capacidad militar ofensiva unilateral o colectiva.

Alternativas a la capacidad militar.

No es preponderante la capacidad militar.

Militar

Caso Especial

ONU, TIAR, OTAN.

OSCE.

 

EE.UU.m Rusia, Israel.

OEA.

ONU.

Anexo No. 2

Matriz. Temas tratados en las agendas bilaterales de Colombia con Ecuador, Perú y Venezuela.

   

2002 - 2003

 

2003 - 2004

2004 - 2005

 

2

reuniones para la habilitación de pasos fronterizos.

Reunión de Alto Nivel Ministerial en los temas comercial, migratoria, de seguridad y defensa.

Acciones para el mantenimiento de la línea fronteriza en el rio Carchi, Departamento de Nariño, a causa de cambios generados por una empresa ecuatoriana.

Ceremonia de Posesión del Presidente Lucio Gutiérrez y lasrespectivas reuniones entre homólogos.

Evaluación de las discrepancias en la delimitación fronteriza en la

Labores técnicas de georreferenciaciación y de infraestructura de comunicaciones.

zona

de los Cerros Troya y Quinta.

reuniones de alto nivel sobre asuntos fronterizos para revisar los temasde la agenda común en los campos de seguridad, comercio, asuntos migratorios y desarrollo e integración fronteriza.

2

Visita de Estado del Presidente de Ecuador donde se desarrolló una Declaración Presidencial Conjunta se establecieron compromisos en materia de seguridad, migración, desarrollo fronterizo, comercio, interconexión eléctrica, cooperación en el campo energético y medio ambiente.

La agenda de la Comisión de Vecindad e Integración Colombo- Ecuatoriana, CVICE, ha estada centrado en temas relacionados con seguridad y migraciones.

Reunión de Presidentes dentro de la XVII Cumbre del Grupo de Rio, donde se suscribió llamado al Secretario General de las Naciones Unidas a continuar sus gestiones de buena voluntad en relación con la situación de violencia que vive Colombia.

XIV

Reunión Plenaria de la Comisión de Vecindad e Integración

Visita del Presidente colombiano al Ecuador donde se evaluaron los avances alcanzados en materia de comercio, seguridad, migración, soberanía y desarrollo fronterizo, y de compromisos adquiridos anteriormente al más alto nivel. Como conclusión se hizo una declaración conjunta en la cual se recogieron las conclusiones de los temas tratados.

ECUADOR

Colombo-Ecuatoriana donde se aplicó el esquema de reestructuración, estableciéndose 6 subcomisiones binacionales:

Infraestructura, Asuntos Ambientales y Cuencas Hidrográficas, Desarrollo Económico, Desarrollo Social, Educación Ciencia y Cultura, y Derechos Humanos y Asuntos Judiciales.

   

Diálogo político sobre el problema mundial de las drogas y sus delitos relacionados, donde se abordaron los temas de aspersión aérea, tráfico de químicos y armas, además de la I Reunión del Comité Binacional Científico sobre aspersiones aéreas en la zona de frontera con Ecuador.

Se lograron avances en el trabajo co junto de diferentes organos estatales de los dos países, en temas de educación (Sena y Secap), salud, trabajo (títulos profesionales), aduanas e impuestos (vehículos hurtados), medio ambiente (cuentas fronterizas), infraestructura en la zona fronteriza.

 

Visita Oficial del Presidente Colombiano al Ecuador donde se abordaron temas relativos al comercio bilateral, las migraciones, el desarrollo, la seguridad e integración fronteriza y los demás temas de la agenda bilateral, con el desarrollo de mesas de trabajo paralelas.

Visita del Canciller ecuatoriano para delantar trabajo en los temas de mayor relevancia de la agenda bilateral, como son: los asuntos comerciales, de seguridad, migración, soberanía y desarrollo fronterizo.

   

2002 - 2003

2003 - 2004

 

2004 - 2005

 

VIII

Reunión de Mecanismos de Viceministros con el fín de

XXXII

Reunión de la Comisión Presidencial de Integración y

 

XXXIII

Reunión Binacional de las Comisiones Presidenciales de

fortalecer y reactivar los mecanismos existentes entre los dos países

Asuntos Fronterizos Colombo-Venezolanos – COPIAF - donde se trataron los temas de Transporte Altenativo de Carbón, navegación

Integración y Asuntos Fronterizos, COPIAF, donde se trataron temas de infraestructura, comercio, medio ambiente, gente-sociedad, salud, cultura y educación; seguridad y asuntos migratorios binacionales. Al mismo tiempo se acordaron reuniones acerca de cruces de frontera en diferentes sectores del límite fronterizo.

para

el tratamiento de los temas de interés común, y así reanudar de

los trabajos de la Comisión Presidencial Negociadora, y seguimiento a temas como las relaciones comerciales, los asuntos energéticos, la

fluvial en los ríos Meta y Orinoco, Interconexión Eléctrica Cuatricentenario-Cuestecitas, Interconexión Gasífera entre

cooperación en materia consular, el tratamiento del fenómeno del desplazamiento y los asuntos multilaterales.

Colombia-Venezuela, Reforestación con Pino Caribe, Internación

de

Vehículos, Fito/Zoosanitarios, Educación, Salud.

 

Visita del Ministro de Relaciones Exteriores Venezolano para hablar acerca de fortalecer los mecanismos como la Comisión Presidencial Negociadora, las Comisiones Presidenciales de Integración y Asuntos Fronterizos -COPIAF-, la Comisión Binacional Fronteriza - COMBIFRON- y la Comisión Mixta de Cooperación en materia de Drogas, entre otros.

Reunión de los Ministros de Relaciones Exteriores de Colombia y Venezuela en Seguimiento a los Compromisos Adquiridos en los

I

Se

trataron temas energéticos como el Gasoducto, el Poliducto al

Pacífico

y la Refinería de Cartagena, entre otros. Además se avanzó

Encuentros Presidenciales de Santa Marta y Puerto Ordaz, en la cual

en

el trabajo de los proyectos de interconexión electrica: "Puerto

se

hizo un diagnóstico de las relaciones comerciales binacionales, se

Nuevo-Puerto Páez-Puerto Carreño", "Casuarito-Puerto Ayacucho",

fortaleció la voluntad de continuar con el proyecto de interconexión

"Inírida-San Fernando de Atabapo", "San Felipe-San Carlos" y

gasífera, si evaluaron los alcances de los estudios de navegabilidad

 

"Puerto

Colombia-Maroa"; y en los de Interconexión vial ("La Fría-

 

del

eje fluvial Meta-Orinoco, y se manifestó la importancia de crear

La China-Guarumito-Agua Clara"), la recuperación de la

el

Centro Binacional de Atención en Frontera Colombo-Venezolano

navegabilidad del Eje MetaOrinoco, al igual que el Proyecto de

 

Realización conjunta de estudios para el posicionamiento de hitos fronterizos en la Alta Guajira.

CEBAF-, así como revitalizar el trabajo de otras comisiones existentes.

-

 

Estatuto

Reglamentario para el transporte de carbón.

Visita del Presidente de Venezuela con el fin de revisar a fondo las bases de la relación y, en este sentido, impulsar el fortalecimiento del diálogo político sobre nuevas bases de confianza y transparencia. Se trabajó en los los temas de minas y energía, medio ambiente, infraestructura y transporte, comercio y agricultura, planteándose diversos proyectos de cooperación bilateral.

II

Reunión de los Ministros de Relaciones Exteriores de Colombia y

A

causa del “Caso Granda” se hizo una evaluación integral del

VENEZUELA

Venezuela en Seguimiento a los Compromisos Adquiridos en los Encuentros Presidenciales de Santa Marta y Puerto Ordaz, donde se hicieron se estudiaron los avances en diferentes proyectos de

estado de las relaciones entre ambos países, el impacto de la

coyuntura superada y las acciones necesarias para el fortalecimiento

de

los procesos de integración. Con esto también se avanzó en el

infraestructura (viales, fluviales, energétivos, hidrocarburos) en los cuales se esta desarrollando un trabajo binacional, además de realizar

diseño de una estrategia binacional en materia de seguridad para enfrentar el terrorismo, el problema mundial de las drogas y los delitos relacionados, así como toda manifestación de delincuencia transnacional organizada.

 

avances

en la sitación de los comerciantes colombianos en el vecino

 

país.

Vista

del Presidente de Colombia para abordar el tema de las

III

Reunión de los Ministros de Relaciones Exteriores de Colombia

Se

revisaron temas de la agenda bilateral como agrícola (palma

medidas impuestas por el Gobierno de Venezuela a los exportadores

y

Venezuela en Seguimiento a los Compromisos Adquiridos en los

aceitera,

marañón, pino caribe, caucho, café, bovinos y camarones),

colombianos, y una revisión de los temas de comercio, infraestructura, transporte y medio ambiente.

Encuentros Presidenciales de Santa Marta y Puerto Ordaz, donde se

comercio (solución de temas puntuales y el desarrollo de la II Macro-

priorizaron los temas sociales (educación, salud y cultura) de la

Rueda de Negocios), Aduaneros (hologogación de horarios en la frontera), cooperación judicial, seguridad y consulares.

 

agenda

bilateral, al igual que se evaluaron los resulatado de la Macro-

Rueda de negocios realizada meses atras. Así mismo se retomaron

 

los

tema de interconexión gasífera, producción de hidrocarburos, y

Declaración presidencial conjunta sobre el proyecto de construcción del gasoducto transfronterizo y la elaboración de los estudios para la construcción del puente entre Puerto Santander y Boca de Grita, y la viabilidad de recuperar la navegabilidad del eje Orinoco-Meta.

proyectos de infraestructura comunes.

Sexta Conferencia de la Comisión Mixta Colombo-Venezolana Demarcadora de Límites, donde se aprobaron trabajos de campo en las zonas de Serranía de Perijá, río Atabapo, río Táchira, rio Catatumbo, rio de Oro y río Guarumito.

Reunión técnica para la verificación de hitos fronterizos sobre el rio Táchira.

Trabajo

técnico de actualización de coordenadas de hitos

En este periodo se presentaron 9 incidentes fronterizos, donde el factor común fue el ingreso de la Guardia Nacional Venezolana al territorio colombiano

fronterizos en la Guajira y Norte de Santander.

 

2002 - 2003

2003 - 2004

 

2004 - 2005

 

Acuerdo entre los Ministerios de Defensa para Combatir las actividades ilícitas en los rios fronteriozos comunes.

Reestructuración de la Comisión de Vecindad, con lo que se crearon tres Comités Técnicos Binacionales: Desarrollo e Integración Fronteriza; Cooperación y Comercio, Turismo e Inversiones.

Inspección técnica fronteriza en el sector Yaguas -Atacuarí, donde se estableció el mantenimiento de los hitos 9 y 10, y la reconstrucción del hito No. 8.

Visita del Ministro de Defensa Peruano para las firmas del "Acuerdo para Combatir el Tráfico de Aeronaves Presuntamente Comprometidas en el Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Delitos Conexos” y del “Acuerdo de Cooperación en Materia Fluvial"

X Reunión de la Comisión Mixta Permanente Demarcadora de la Frontera Colombo-Peruana - COMPERIF- con el fin de encontrar una solución definitiva va la problemática causada por la dinámica del río Amazonas en la frontera y la conformación de la Subcomisión Técnica Colombo-Peruana de Cartografía.

La Comisión de Vecindad e Integración Colombo-Peruana, CVICP,

le

ha dado prioridad a la ejecución de los proyectos presentados en

materia de salud, educación y alimentación básica.

Visita del Ministro de Relaciones Exteriores del Perú en la cual se estableció la Zona Binacional de Integración Fronteriza - ZIF, Colombia - Perú, y se suscribieron los siguientes instrumentos:

Visita del Ministro de Realciones Exteriores del Perú donde se emitió una Declaración Conjunta, mediante la cual el Gobierno del Perú ratificó su apoyo a la política de seguridad democrática del Gobierno de Colombia. Además se suscrubieron instrumentos específicos dentro de las temáticas comerciales, Ambientales, Migratorios y Judiciales.

Se suscribieron los siguientes documentos: “Acuerdo Modificatorio del Convenio Bolivariano de Extradición”, “Memorándum de Entendimiento para el Fortalecimiento de la Democracia y la Lucha contra la Corrupción y la Impunidad” y “Términos de Referencia para la Medición Estandarizada de los Gastos de Defensa Externa entre el Perú y Colombia”.

PERÚ

“Convenio de Cooperación Turística", “Memorándum de Entendimiento para la Cooperación Mutua en materia de patrimonio cultural”, “Convenio de Cooperación técnica y científica en el campo de la gestión de riesgos, prevención y atención de desastres” y el “Acuerdo sobre exoneración de derechos por autenticación, certificación o legalización de firmas para estudiantes”

Reunión técnica sobre la sedimentación del rio Amazonas.

Visita de Estado del Presidente Peruano, donde se establecieron compromisos en materia de seguridad, migración, desarrollo fronterizo y comercio. Se enfatizó en el excelente estado de las relaciones bilaterales y se manifestó la voluntad de un trabajo coordinado en el proceso de negociación del TLC con los Estados Unidos.

Visita de Estado del Presidente Colombiano al Perú. En esta visita ambos Mandatarios sostuvieron una reunión con sus Ministros de Comercio,

Defensa, Hacienda, Salud del Perú y Protección Social de Colombia,

hicieron un seguimiento a los temas de interés común de la agenda bilateral y multilateral de ambos países.

e

Fuente:

Barco Isakson, Carolina. Memorias Al Congreso Nacional (2002 - 2003 / 2003 - 2004 / 2004 - 2005) Bogotá: Ministerio De Relaciones Exteriores, República De Colombia.