Sei sulla pagina 1di 11

RECONSTRUCCIÓN Y VISITA VIRTUAL DEL MOLINO HIDRÁULICO DE “LA CERRÁ” DEL T.M. DE TÍJOLA (ALMERÍA).

MANZANO AGUGLIARO, Francisco (1) ; MARTÍNEZ MARTÍNEZ, Eduardo, MANZANO AGUGLIARO, Gil (2) ; DE SAN ANTONIO GÓMEZ, Carlos (3) . (1) (2) Universidad de Almería, , España Escuela Politécnica Superior Dpto. Ingeniería Rural (1) Correo electrónico: fmanzano@ual.es (2) Correo electrónico: gilmanza@ual.es

(3) Universidad Politécnica de Madrid, España Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos Dpto. Ingeniería Cartográfica. Expresión Gráfica Correo electrónico: c.sanantonio@upm.es

RESUMEN

En este trabajo se presenta la reconstrucción virtual del molino hidráulico de “La Cerra” del T.M. de Tíjola, como herramienta para mostrar la potencialidad de llevar a cabo el proyecto de reconstrucción real antes de llevar realizar la rehabilitación real del edificio y puesta en marcha de maquinaria hidráulica del molino. La maquinaria consiste en un rodezno con alabes de hierro, que acciona dos empiedros con engranajes de madera (uno de piedra blanca y otro de piedra francesa), sobre estos se sitúan las tolvas de llenado de grano y la maquinaria auxiliar como cabria, mesa de tallar etc. Se ha trabajado con las ruinas todavía existentes del molino de la Cerra en el T.M. de Tíjola en la provincia de Almería que data de 1880. Una vez modelizado en autocad 3d, tanto la maquinaria como el edificio, se ha procedido ha realizar una interpretación de los elementos no existentes para posteriormente realizar un modelizado en 3D Studio de las texturas de los diferentes elementos y finalmente se ha procedido un video a modo de visita virtual tanto del edificio virtualmente reconstruido como de la maquinaria que debió tener.

Palabras clave: Reconstrucción Virtual, Realidad Virtual, Molino Hidráulico, Autocad 3D, 3d Studio.

ABSTRACT

In this work one presents the virtual reconstruction of the hydraulic mill of " The Cerra " of Tíjola's T.M. at the province of Almeria that dates back of 1880. This work shows the potential of virtuality to take to end the real project of reconstruction before going to realize the real rehabilitation of the building and put in march the hydraulic machinery of the mill. The machinery consists of a rodezno with blades of iron, which drives two mill stones with gears of wood (one is a white stone and the other one is of French stone). Once it has been modelizated with autocad 3d, the machinery and the building, We has proceeded to realize an interpretation of the not existing elements, after this, the model was dealt with 3D Studio for giving the textures of the different elements and finally it has made a video like virtual visit to the building virtually reconstructed and the machinery that should have had.

Key words: Hydraulic mill, Autocad 3D,

1.

Introducción

La maquinaria y el funcionamiento del molino hidráulico son parte de la memoria de épocas pasadas, en la actualidad son pocos los municipios que poseen en su territorio un molino harinero hidráulico en buenas condiciones de conservación. En Tíjola existen aun restos de estos molinos, cuyo precario estado hace imposible a las nuevas generaciones apreciar las características de estas fábricas de harinas.

El patrimonio industrial de una comunidad rural es algo que, curiosamente, ha sido objeto de estudio por parte de los etnólogos e historiadores. Sin embargo, estos temas no han sido tradicionalmente tratados desde un punto de vista tecnológico, con la finalidad de recuperar en parte la historia y tradición de la ingeniería rural. Desde el punto de vista tecnológico, todos los vestigios que se puedan encontrar son susceptibles de ser estudiados y catalogados al objeto de intentar conocer cuáles fueron sus códigos de diseño, el por qué de sus tipologías, la forma y los medios con que fueron construidos, etc.[1]. En esto se sustenta la necesidad de realizar una reconstrucción gráfica que nos permita abordar el estudio técnico de dichos ingenios, cómo funcionaban, cuál era la forma de proceder en su explotación, de qué dependían sus rendimientos, cuáles debían ser los conocimientos de los que los utilizaban y construían, por qué se utilizaban en ciertas comarcas y en otras no, y hasta qué punto llegaban a ser máquinas óptimamente diseñadas para su época [2].

Mediante las técnicas infográficas se pueden volver a reconstruir esta parte del patrimonio industrial de nuestros pueblos. Mediante el modelado de los elementos y máquinas que intervienen en la molturación es posible analizar los parámetros de funcionamiento de las mismas e incluso posibles optimizaciones [3]. Gracias la reconstrucción gráfica también se puede conseguir una reconstrucción del edificio idéntica a la original, pudiendo con ello ver las diferentes partes del molino y su estructura característica que lo diferencia de una casa normal. Además será posible realizar mediante su reconstrucción con AutoCAD y programas de animación virtual como 3DStudio, una visita virtual por el molino [3]. Para que esta visita sea lo más real posible antes se ha de hacer un exhaustivo trabajo de campo, tomando medidas, fotografiando y dibujando piezas y dándole las texturas y luces de las piezas y estructuras reales a los modelos virtuales.

La reconstrucción virtual del molino de “la Cerra” tiene pues un doble objetivo, la investigación de todos los elementos originales existentes, tanto en dimensiones como en materiales para reflejarlos fidedignamente en el trabajo a escala y con las texturas lo más aproximadamente posibles, y por otro lado dar una visión dinámica previa a la reconstrucción real tanto de los edificios como de las maquinarias a reconstruir, para ello podemos apoyar nuestro trabajo en otros de tipo humanístico caracterizando el tipo de construcción de la época [4], [5], y [6]; como otros de tipos técnico, bien sea del funcionamiento de molinos de rodezno horizontal [7], bien sea de la maquinaria para este tipo de industria [8], o bien sea del modelado tridimensional de los molinos hidráulicos [9] y [10].

La investigación puede permitir tanto la reconstrucción real, creando un proyecto clásico de rehabilitación, con su memoria, planos, presupuesto y pliego de condiciones, que la administración pueda cuantificar económicamente para su viabilidad y por otro lado la reconstrucción virtual permite ayudar a la toma de decisiones para realizar la reconstrucción real y de ser así, se puede emplear, una vez rehabilitado el edificio para exponer una explicación virtual del funcionamiento del molino mientras se realiza la labor de reconstrucción física de la maquinaria, pudiéndose pues abordar en dos etapas presupuestarias la labor planteada y la vez empezar a utilizar las instalación museisticamente desde la rehabilitación del edificio.

2. Objetivos

En este trabajo nos planteamos como objetivo general la reconstrucción virtual y visita virtual del molino hidráulico de “la Cerrá” del T.M. de Tíjola (Almería). Y para ello se llevaran a cabo los objetivos específicos siguientes:

- Visita y entrevista a D. Antonio García, último molinero del pueblo de Tíjola.

- Estudio del estado actual de la edificación.

- Levantamiento topográfico en campo del edificio y parte del sistema hidráulico.

- Medición de los elementos existentes de la maquinaria del molino.

- Reconstrucción gráfica en Autocad 3D del edificio.

- Reconstrucción gráfica en Autocad 3D de la maquinaria.

- Asignación de texturas a los elementos reconstruidos.

- Realización de una visita virtual al edificio y a la maquinaria del molino.

3. Los molinos hidráulicos del T.M. de Tíjola.

Tíjola es un municipio perteneciente a la provincia de Almería y situado en la parte Noroeste de la misma, en la cuenca alta del río Almanzora. Limita al Oeste con el municipio de Serón, al Norte con el de Cúllar, al Nordeste con Lúcar, al Este con Armuña, al Sudeste con Suflí y al sur con Bayarque. El término municipal de Tíjola tiene sus límites entre los 37º28’30” y los 37º20’30” de latitud norte y los 2º32’45” y 2º25’ de longitud este. Una parte importante del mismo se encuentra situado en el Valle del Almanzora entre la sierra de Lúcar y la sierra de los Filabres.

Para conocer el funcionamiento particular de los molinos del T.M. de Tíjola se realizó una entrevista a D. Antonio García, último molinero que todavía vive en este pueblo. Resumiendo la entrevista, nos comento que él recordaba en funcionamiento cinco molinos en las cercanías de Tíjola, dos que aprovechaban el agua de la fuente de Cela, en primer lugar estaba “el molino de Manuel Inaz”, y después el de su familia, “el molino de Federo”, más al sur y aprovechando las aguas del río Bacares el recuerda tres molinos en funcionamiento, “el del Cenete”, “el molino de Aldeire” y “el molino de Arriba” o de “Don Ramón”. “El molino de La Cerrá” sólo lo recuerda como Fábrica de Luz.

El molino de Manuel Inaz : Llamado así por la gente del pueblo gracias a su dueño, Don Manuel Inaz, aunque el molino lo estuvo arrendado durante los últimos años, y posteriormente vendido. Este molino que según Antonio está muy cerca del suyo, casi bordeando la balsa de Cela, poseía dos piedras, al igual que casi todos en la zona, con un rodezno de madera que las movía, este molino Antonio lo recuerda bien, ya que al ser el más cercano al suyo, era el más visitado por él y su familia, sobre todo para comentar problemas comunes como eran el estado del grano o para pedir recambio de alguna pieza que se rompía y que podría tener Manuel en su molino. En la actualidad ha sido comprado por una familia inglesa que lo está convirtiendo en un chalet.

El molino de Federo: Este molino era conocido por el nombre del molinero que lo construyó, Federo García, abuelo de Antonio. El molino poseía dos empiedros, uno de piedra francesa para la harina de trigo y otro de piedra blanca para moler las harinas para pienso de animales. Los empiedros eran movidos con un rodezno de madera de un 1,50 m. de diámetro, y que posteriormente fue remplazado por una turbina de hierro que fue comprado en Murcia por el padre de Antonio, y que después fue vendido por Antonio tras desmontar el molino a un molinero de Baza. El molino molía unos 150 Kg. de trigo cada noche, que por la mañana eran recogidos por los comerciantes de Tíjola y sobretodo por los panaderos de la zona que compraron allí su harina hasta el último proceso de molienda que se realizo en el molino. Los panaderos, recuerda Antonio, decían que con la harina molida en molinos de agua hacía mejor pan y mejor repostería que con la harina de fábricas modernas con motores eléctricos.

El molino del Cenete: Este molino toma el nombre del lugar donde se encuentra, el paraje del Cenete, en la orilla izquierda del río Bacares, muy cerca de la ciudad de Tíjola, este molino es el último que aprovecha las aguas del río, tenía según Antonio, dos empiedros, y estuvo moliendo hasta la década de los sesenta, luego fue desarmado y vendidas sus piezas y sus muelas a otros molinos. La muelas se encuentran puestas en el molino de Serón.

El molino de Aldeire: Al igual que el del Cenete, toma su nombre porque se encontraba en las cercanías del cortijo de Aldeire, justo enfrente del anterior molino, al otro lado del río. Este molino es más antiguo que los tres anteriores, una riada lo demolió, y de él no queda nada más que sus muelas y parte de sus muros. Antonio lo recuerda porque se encontraba en el camino del cortijo de Aldeire, un lugar muy visitado por los tíjoleños de la época, ya que en él se comerciaba con ganado. No recuerda el número de empiedros que tenía, pero cree que tendría dos, que es lo más común en la zona.

El molino de Arriba o de D. Ramón: Toma el nombre de su molinero, ubicado en una zona especial para los tíjoleños, en las orillas del río, frente a la Fuente del Huevo, donde la gente iba a comer en las romerías del pueblo. Antonio recuerda que tenía dos cubos, que abastecían de agua a dos rodeznos de madera, los cuales hacían mover a tres empiedros, uno con piedra francesa, otro con blanca y otro con piedra Baza, en este ultimo Antonio recuerda moler azufre utilizado por la gente de la zona para curar las viñas. Tras la muerte de Ramón el molino quedó olvidado hasta que en los años setenta una riada se lo llevó, dejando sólo los huecos de los cubos.

4.

El molino de “la Cerra”.

4.1

Historia del molino de “la Cerra”.

El molino de “La Cerrada de Valentín” más conocido por el molino de “La Cerrá”, véase figura 9, se sitúa en las coordenadas UTM respecto al huso 30 Norte de: X = 548.810 e Y = 4.132.836; con una altitud sobre el nivel del mar de aproximadamente 700 metros.

“El Molino de la Cerrá” fue construido en 1880 por el bisabuelo de la familia Guiard, Guillermo Guiard Burgalat, al establecerse en Tíjola procedente de Francia, que utilizó para su funcionamiento las técnicas más modernas de la época, al dejar caer el agua desde un desnivel de varios metros de altura. No se conformó el señor Guiar con la milenaria técnica de la aceña, sino que buscó en los adelantos de la ingeniería de su tiempo, las soluciones a su ambicioso proyecto. Tal vez impulsado por la grandiosidad del lugar concibió la construcción de un complejo industrial adecuado a las dimensiones del paraje. Siguiendo la tortuosa escarpadura del flanco izquierdo del desfiladero, construyó un largo y atrevido canal que remató en un elevado y robusto cubo. A éste adosó un edificio de tres plantas donde instaló la diversa y novedosa maquinaria del molino. En la planta baja colocó, en una bancada de hierro sostenida con columnas, dos juegos de piedras de molienda, con sus tolvas, y mediante cintas elevadoras, movidas por la energía hidráulica, se subía el trigo molturado a las plantas superiores donde se separaban las sémolas del salvado, y se les sometía a diversos tratamientos y cernidos hasta llegar a la planta baja, donde eran envasados.

En 1888, en el llamado “el año de la ruina” por las fortísimas lluvias que provocaron una trágica riada que arrasó tierras y produjo considerables daños, las aguas desbordadas provocaron graves destrozos en el molino, de reciente construcción. Según cuenta Don Julio Guiard en su libro “Tíjola en mi recuerdo”: “Mi bisabuelo, pasada la tormenta, marchó a la Cerrá para comprobar los efectos de la avenida, presenciando con inmensa tristeza los daños ocasionados en el molino. Cuando volvió al pueblo, profundamente apenado, se sentó en su sillón preferido, comenzó en silencio a cargar su pipa provista de gran cazoleta, muriendo de repente de un ataque al corazón. Tenía 52 años. El molino fue reparado por su mujer y su hijo.

En 1923 es transformado en la “Fábrica de la Luz” de la “Cerrá”, “hidroeléctrica Santa Isabel”, de 33Kw de potencia y ayudada con un motor de gasoil. Para el montaje de esta turbina se construyó un edificio de una altura de dos plantas pero una sola nave que se adosó al molino. Esta fábrica funcionó como hidroeléctrica para suministrar energía a la recién creada “Fábrica de Harina” y dar luz al pueblo de Tíjola, hasta que en la década de los años 30 el suministro eléctrico pasó a depender del “Chorro”, empresa eléctrica de Málaga.

Desde la década de los años 30 a la actualidad el molino de La Cerrá ha estado abandonado, sustrayendo de él materiales que fueron reutilizados por la gente de la zona para la construcción de

nuevos muros (piedras), o simplemente para leña (vigas y útiles de madera). La retirada de las vigas y

la

alta humedad que hay en el paraje, unido al paso del tiempo y alguna que otra riada han provocado

la

casi total destrucción del edificio.

En la actualidad sólo pasan por el molino algunos amantes de la naturaleza que van a ver el paraje, o algún dominguero que sube a la Fuente del Huevo a comer o bañarse en verano.

4.2 Descripción del edificio.

El edificio que alberga el molino esta en ruinas que han sucumbido al tiempo y a las acometidas de las riadas, y del cual sólo quedan los inmensos muros y el gigantesco cubo adosado a éstos. La descripción del edificio se ha realizado por plantas, dividiéndolo así en cárcavo, sala de molienda y sala de la fábrica de luz, primera planta y por último la segunda planta o dormitorios. Esta descripción muy útil para la posterior reconstrucción tridimensional con el programa AutoCAD, porque nos da a conocer el estado del molino y la distribución de las habitaciones.

4.2.1 El cárcavo.

y la distribución de las habitaciones. 4.2.1 El cárcavo. Figura 1. Cárcavo del molino El estado

Figura 1. Cárcavo del molino

El estado del cárcavo es inmejorable, es la zona del molino en mejor estado debido sobre todo a que es la parte de mayor dificultad de acceso. Los muros que lo forman y que en parte están compuestos por la roca y la bóveda del techo también se mantienen en buen estado no siendo precisa su reparación. La única labor ha realizar

en esta parte del molino es la de limpieza de barro

y fango que se ha ido acumulando durante años

en el cárcavo. Además se deberá mejorar la entrada existente y ampliarla debido a que por

mitad de ella pasa una tubería que obstaculiza la entrada y que debería de ser retirada. También es recomendable la colocación de una escalera de hierro para bajar ya que en la actualidad sólo se puede bajar gracias a los escombros que se han ido cayendo por el agujero de entrada y que han minimizado la altura del hueco de la entrada. Véase figura 1, Cárcavo del molino.

4.2.2. Sala de molienda y sala de la fábrica de la luz.

En la sala de molienda como en la sala de la luz, se mantienen los muros en buenas condiciones, no debiendo de ser reconstruidos en esta planta, solamente se deberían lucir y encalar. En lo referente a los suelos, si deberían de ser nuevamente enlosados, una vez hecho una limpieza y recogida de escombros de esta planta ya que en ella se acumulan los restos de los techos de las otras plantas. Las baldosas que formaban el suelo y de las que quedan sólo restos son de barro cocido y de unas dimensiones de 25 x 25 cm. Además se deberán reconstruir los techos, que consisten en vigas de madera apoyadas en los muros encima de las cuales se colocaban tableros de madera machihembrados

y sobre éstos también se solían poner una capa de tierra, normalmente tarquín, y encima losas de barro muy rústicas encima.

La sala de la fábrica de la luz, véase figura 2, Sala de la fábrica de luz.

tiene una altura de dos plantas aunque sólo estaba compuesta por una. En el centro de la sala existe un pilar que soportaba el techo ayudado por una viga de hierro que la cruza de lado a lado y que se apoya en la cima del pilar por el centro y en los muros por sus extremos. El techo estaba construido a una agua y constituido por tres capas, la primera con vigas de madera de sección circular que colocadas cruzando la viga de hierro de forma perpendicular a ésta, en la que apoyaban su peso, la segunda capa es un tejido de cañas muy común en los techos de la zona, que eran muy económicos y de rápida colocación, después sobre esta capa de caña, estaba una fina capa de tierra impermeable que solía ser launa o tarquín, por último la teja que en el molino de La Cerrá es teja árabe. Para subir a la primera planta existía una escalera en la sala de molienda de la cual sólo queda el hueco.

4.2.3 Primera planta

La primera planta del molino se utilizaba como almacén, era donde se hacía el trabajo de cernido de la harina y envasado de la misma. Está compuesta por dos salas cuyas dimensiones se pueden ver en los planos existentes en la documentación gráfica. En la sala más interior se ubicaba la maquinaria de cernir además de albergar la escalera de madera que subía hacia la planta superior. En los muros de esta planta se han de hacer las mismas mejoras que en los muros de la planta baja, esto es, lucir las paredes con arena de río fina y cal. No se observan vestigios de tabiques por lo que no existían indicios de habitaciones pequeñas en esta planta.

El suelo, al igual que en la planta baja, tiene baldosas de barro de las mismas dimensiones, el techo es de similares características ya que es un techo también de entreplanta. Este techo estaba soportado por unas vigas de madera, véase figura 3, detalle de vigas de madera. En la sala de encima de la sala de molienda donde se pasaba la mayoría del tiempo, había una chimenea que además de calentar la gran sala, hacía las veces de cocina.

de calentar la gran sala, hacía las veces de cocina. Figura 2. Sala de la fábrica

Figura 2. Sala de la fábrica de luz.

las veces de cocina. Figura 2. Sala de la fábrica de luz . Figura 3. Detalle

Figura 3. Detalle de vigas de madera.

las veces de cocina. Figura 2. Sala de la fábrica de luz . Figura 3. Detalle

Figura 4. Dormitorios

4.2.4.

Segunda planta

Los muros del molino a la altura de la segunda planta sí deben ser completados para el afianzamiento de las vigas de madera que forman el último forjado que hace de techo. Esta planta está formada por una sala en la parte interior del edificio y dos habitaciones de la que quedan señales de sus tabiques en los muros. Las habitaciones se utilizaban de dormitorios. Lo más destacable de esta planta, eran las cerchas de madera que aguantaban el techo a dos aguas, él cual estaba encima de las dos habitaciones. Estas cerchas de forma triangular están formadas por tres vigas de madera de sección rectangular, una en posición horizontal que se apoya en los muros de carga del molino y de cuyos extremos también empotradas en los muros salen otras dos vigas que se unen por el otro extremo a una pieza de madera también de sección rectangular. Esta pieza está atravesada por una barra de hierro al igual que la viga horizontal, con unos topes en los extremos que evita que se salga la barra, hace de tirante de la cercha. En el molino había tres de cerchas para aguantar las vigas de sección circular, en la actualidad solamente queda una de estas estructuras, sería necesario hacer dos. El techo estaba constituido por las mismas capas que él de la sala de la fábrica de luz, esto es, vigas de madera de sección circular, tejido de caña, capa de tierra impermeable y tejas árabes. El techo de la sala es a un agua. Véase figura 4, dormitorios y resto de cercha de madera. Igualmente se debería instalar las ventanas y puertas de madera, ya que en el molino no queda ninguna debido a la reutilización de éstas por los vecinos en los cortijos de los alrededores.

4.2.5. Aledaños del molino

En la puerta de entrada del molino existía una especie de plazoleta, que debió servir de sequero, que sería interesante recuperar, ya fuese con solera de hormigón, o enlosándola con baldosas de barro. También sería necesario limpiar arbustos y rocas de la zona de los corrales que se encuentran en la parte posterior del molino. Estos corrales eran utilizados por el molinero además de para criar unas pocas gallinas y algún cerdo, para el descanso de los burros que subían el grano de la vega y bajaban la harina a Tíjola. En esta zona del molino se podrían ubicar los aseos del posible museo-molino de “La Cerrá”, anexo al cubo del molino.

4.3 Descripción de la maquinaria.

La maquinaria consiste en un rodezno con alabes de hierro, que acciona dos empiedros con engranajes de madera (uno de piedra blanca y otro de piedra francesa), que se hallaban totalmente cubiertos de escombros que hubo que desenterrar para su correcta identificación y medición. Vease figuras 5 y 6, rodezno y engranajes.

correcta identificación y medición. Vease figuras 5 y 6, rodezno y engranajes. Fig ura 5. Rodezno

Figura 5. Rodezno

correcta identificación y medición. Vease figuras 5 y 6, rodezno y engranajes. Fig ura 5. Rodezno

Figura 6. Engranajes

6.

RECONSTRUCCIÓN GRÁFICA DEL MOLINO.

6.1. Metodología

6. RECONSTRUCCIÓN GRÁFICA DEL MOLINO. 6.1. Metodología Figura 7. Metodología del estudio La metodología del trabajo

Figura 7. Metodología del estudio

La metodología del trabajo ha consistido en hacer un levantamiento topográfico con estación total del edificio donde se encuentra el molino, la acequia que abastece de agua el mismo y el cubo donde se almacena el agua, posteriormente se ha realizado un levantamiento con cinta métrica del interior del edificio, para la distribución de los volúmenes interiores, y finalmente con flexo metro se han medido todos los elementos de la maquinaria que todavía existe; posteriormente se ha modelado en tres dimensiones [9] con el programa Autocad 2000, para obtener la representación final

de la planta y alzado del edificio. Posteriormente también se ha realizado en la representación tres dimensiones, llevando a cabo un renderizado básico de todas las piezas de la maquinaria del interior del molino. La maquinaria todavía existente consiste en un rodezno con alabes de hierro, que acciona dos empiedros con engranajes de madera (uno de piedra blanca y otro de piedra francesa). Sobre estos debían situarse las tolvas de llenado de grano y la maquinaria auxiliar como cabria, mesa de tallar etc., de los cuales no queda ningún vestigio y que se interpretaran virtualmente a partir de otros proyectos de reconstrucción virtual. El esquema de trabajo [10] seguido puede verse en la figura 7.

6.2. Modelización del edificio.

Una vez realizado un levantamiento topográfico con Estación Total, basado en un itinerario de cuatro estaciones con radiación desde estos puntos a los puntos más destacados de la geometría externa, se ha procedido a representar el molino, tal como se explicó en la metodología, para obtener la reconstrucción tridimensional que se ve en la figura 8, ya virtualizada.

RECONSTRUCCIÓN DEL MOLINO MOLINO DE “LA CERRÁ” Figura 8. Virtualización del edificio 6.3 Modelización de

RECONSTRUCCIÓN DEL MOLINO

RECONSTRUCCIÓN DEL MOLINO MOLINO DE “LA CERRÁ” Figura 8. Virtualización del edificio 6.3 Modelización de la

MOLINO DE “LA CERRÁ”

Figura 8. Virtualización del edificio

6.3 Modelización de la maquinaria.

En este apartado se ha modelizado a escala toda la maquinaria del molino, quedando tal y como se ve en las figuras 9, 10, y 11, los dos empiedros, figura 10, accionados por sus respectivo rodezno, figura 9, cada empiedro con su tolva, y una cabria, que sirve para desplazar las dos piedras y que se ha representado con sus dos medias lunas. Existiría un único banco de tallar que sirve para las dos piedras. En la figura 9 se ha representado el rodezno horizontal aislado, mientras que las figuras 9 y 10 muestran un ejemplo del realismo conseguido, ya que son dos escenas donde se aprecian por un lado los engranajes y por otro las piedras sobre la bancada de hierro, todo ello renderizado de modo básico. Es estas figuras puede apreciarse la maquinaria aislada del edificio, lo que facilita en entendimiento de su funcionamiento por medio de una imagen a una persona no versada en el tema.

medio de una imag en a una persona no versada en el tema. R o d
medio de una imag en a una persona no versada en el tema. R o d

Rodezno original

Rodezno Reconstruido virtualmente Figura 9. Virtualización del Rodezno

Engranajes Reconstruidos virtualmente Engranajes Originales
Engranajes Reconstruidos virtualmente
Engranajes Originales

Figura 10. Virtualización de los engranajes

Piedras originales
Piedras originales

Piedras reconstruidas virtualmente

Figura 11. Virtualización de las piedras.

7. REALIZACIÓN DE LA VISITA VIRTUAL

Una vez reconstruido virtualmente el molino y la maquinaria que pudo existir, y realizado el modelado asignándole texturas a todos los elementos, se procedió a la realización de una visita virtual realizada con 3D Studio y guardada con formato de DivX para su posterior proyección.

La visita realiza un recorrido virtual, entrado al edificio y recorriendo las diversas salas, viéndose la maquinaria del mismo en su posición original y observándose esta desde distintos puntos de vista, así mismo se hacen pequeñas pausas para destacar aquellos elementos originales que todavía se observan en las ruinas. Por último el recorrido sale por una de las ventanas de la planta superior para recorrer mediante un vuelo virtual a los alrededores del edificio y poder observarlo también desde distintos puntos de vista.

8. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS.

[1] Ramos M.D.; Campos C.; Martín M.A. 1991 “Introducción al Seminario de Arqueología Industrial”. Arqueología Industrial (notas para un debate). Secretariado de Publicaciones e Intercambio Científico de la Universidad de Málaga. Málaga.

[2] Richardson A., 1962.- Tratado de molinería. Editorial Sintes, Barcelona, 680p.

[3] Amescua Ogáyar, J.M. y Rojas Sola, J.I., 2002.- Recuperación gráfica e ingenieril del Molino de Viento del Collado en el campo de Nijar de Almería. XIV Congreso Internacional de Ingeniería Gráfica. Actas del Congreso, Santander, Junio 2002.

[4] Cara Barrionuevo, L., 1996.- Molinos hidráulicos tradicionales de los Vélez (Almería). Instituto de Estudios Almerienses. Maracena (Granada), 196 p.

[5]Cara Barrionuevo, L., 1999.- Los Molinos hidráulicos tradicionales de la Alpujarra (Almería). Instituto de Estudios Almerienses. Maracena (Granada), 122 p.

[6] Gil Albarracín A., 1992.- Arquitectura y Tecnología popular de Almería. Almería.

[7] Garrido Aranda J.M., 1999.- Estudio de los Molinos de Rodezno Horizontal en La Peza (Granada).

[8] López Martínez J.A., et all, 1999.- Fundamentos de motores y máquinas agrícolas. Servicio de publicaciones de la universidad de Almería.

[9] Manzano Agugliaro, F.; Manzano Agugliaro, G.; Herrerías Herrerías, P.P. “Modelado 3D de la Maquinaria de un Molino Hidráulico Harinero: El Molino Nuevo del T.M. Abla (Almería)”. XVII Congreso Internacional Ingegraf – ADM. Sevilla Junio 2005.

[10] Manzano Agugliaro, F.; Manzano Agugliaro, G.; De San Antonio Gómez, C. 2005 “Estudio Energético y Modelización 3D de la Maquinaria del Molino Nuevo De Abla (Almería)”. V Congreso Internacional De Molinología, Alcázar De San Juan, Ciudad Real.