Sei sulla pagina 1di 3

RESULTADOS DE RENDICIÓN Y OBEDIENCIA A

DIOS (por Javier Esteban Quilodrán Alfaro)


PREGUNTA CLAVE ¿Puede Dios obrar extraordinariamente a
través nuestro?
Pasaje bíblico: 2 Crónicas 33.21-35.27.

Verdad bíblica Dios promete poder a los que se consagran a Él.

Versículo clave 2 Crónicas 34.2-7.

INTRODUCCIÓN

JOSÍAS Rey de Judá (639–609 a. C.), coronado por el pueblo a la edad de


ocho años, después que su padre, Amón, fue asesinado. Los libros de Reyes y
Crónicas concuerdan en señalar a Josías como el más recto de los reyes de
Judá. Josías extendió las fronteras de su reino hasta alcanzar los límites que el
reino unido había tenido en tiempos de David, con quien lo comparan sus
cronistas.
Paralelamente con sus conquistas territoriales, Josías emprendió una
reforma religiosa de grandes alcances e implicaciones políticas notables. Esta
reforma tuvo como principal objetivo borrar del pueblo de Judá las prácticas
cananeas y la adoración de las diversas divinidades extranjeras.
Cronología
• Josías llega al reino 640
• Se encuentra el libro de la Ley 622
• Destrucción de Nínive en el año 612
• Daniel va cautivo a Babilonia 605

Hijo del mal ejemplo (2 Cr 33.21-25)

Cambio de mando (2 Cr 34.1-2)


En el reino de Judá tenía plena vigencia la promesa del Señor a David
sobre la perpetuidad de su dinastía.

La Reforma (2 Cr 34.3-7)
A los 26 años (622 a. C.) podrá deducirse que Josías inició la reforma
después de descubrir el libro de la ley. Pero lo probable es que la reforma
comenzó antes.

El hallazgo arqueológico (2 Cr 34.8-33)


Josías se inspiró en la parte legislativa de Dt para llevar a cargo su
reforma.
Se rasgó la ropa en señal de dolor, por no haber cumplido los
mandamientos del Señor y por temor a las amenazas lanzadas a los infractores
de la Ley.
Josías hizo que todo el pueblo renovara la alianza con el Señor.

Festejo y Fervor de Josías (2 Cr 35.1-19)


En su origen, la Pascua se celebraba en forma familiar, la cual se trasladó
al santuario central. De ahí se adquiere la costumbre de “subir” a Jerusalén en
la Pascua, practica que todavía se expresaba en tiempos de Jesús.

Fin de la rectitud y la paz (2 Cr 35.20-27)


Josías trataba de impedir que su país volviera a convertirse en siervo de
una potencia extranjera.

DANIEL (Jehová es mi juez), Joven de la nobleza judía, “del linaje real de los
príncipes” que fue llevado como exiliado a Babilonia (Dn 1.3-4)

HIJO DE DAVID. David aunque no es presentado como profeta, muchos de sus


salmos incluyen notables profecías sobre Cristo. El mismo señor Jesucristo dijo
que “David en el espíritu” lo llamo Señor (Mt 22.43-45). David es de gran
importancia en la Biblia, porque Dios mismo decidió que sus promesas para
Israel serían cumplidas en su descendencia. Su época de victoria es tomada
como ejemplo para mostrar otra, que será más victoriosa: el reino del Mesías.
Este es presentado como “el hijo de David” (Is 9.7; Mt 1.1; 9.27; 12.23; 21.9,
15; Mr 12.35-36). Al mismo tiempo Él aclaró que es también el Señor de David.
Él es “la raíz y el linaje de David” (Ap 5.5; 22.16).

La Promesa de Recursos (Jn 14.12-14)


Jesús declaró que los que tengan fe en Él harán las mismas obras que Él
hizo. Esto significa que el verdadero creyente actuará como Jesús. La
verdadera fe resulta en una conformación al carácter de Jesús.
La predicción de Jesús es muy grande. Profetizó que los que creyeran en
Él harían cosas aun mayores que las suyas. Estas obras más grandes las
actuará Jesús mismo por medio del Espíritu que da a los discípulos (Jn 15.5;
16.7).

DWIGHT L. MOODY fue un zapatero con poca educación y sin títulos


teológicos. Él sintió el llamado de Dios a predicar el evangelio. Una mañana
temprano él y varios amigos se reunieron en un potrero para orar, confesar y
consagrarse a Dios. Enrique Varley dijo: “El mundo todavía no ha visto lo que
Dios puede hacer con, por, en y a través de un hombre total y completamente
consagrado a Él”.
Moody quedó totalmente conmovido con estas palabras. Después de escuchar
al predicador pensó:
El mundo todavía no ha visto lo que Dios puede hacer con, por, en y a través
de ¡un hombre! Varley quería decir cualquier hombre. No dijo que debía tener
mucha educación, o algo por el estilo, sino sencillamente ¡un hombre! Por el
Espíritu Santo en él, que Moody sea uno de esos hombres. Entonces en la
galería vio algo que nunca había visto: No era el predicador quien estaba
realizando la obra; era Dios. Y si Dios podía usar al predicador, ¿por qué no
puede usarnos a nosotros? ¿Y por que simplemente no nos ponemos a los pies
del Maestro y le decimos: ¡Envíame a mí! ¡Úsame a mí!?
Moody era un hombre común que se esforzó por consagrarse totalmente a
Cristo. A través de él Dios comenzó a hacer lo extraordinario. Moody llegó a ser
uno de los más grandes evangelistas de estos tiempos. Predicó en todos los
EE.UU. Y Gran Bretaña, y miles recibieron a Cristo.