Sei sulla pagina 1di 23

I EL ASESINATO

El general Augusto C. Sandino fue asesinado a


traición el 21 de febrero de 1934.
Hasta la fecha, se culpa al Sr. Anastasio Somoza
García, quien—según él mismo—contaba con la
aprobación del Embajador estadounidense, Mr. Arturo
Bliss-Lane. Sin embargo, el escritor Gustavo Alemán
Bolaños—testigo de su época y amigo del general
Sandino, ha lanzado acusaciones veladas agregando
como sospechosos del crimen a Federico Sacasa, a
Sofonías Salvatierra, y hasta al propio Presidente
Dr. Juan Bautista Sacasa—lo cual es un tema para
una futura investigación.

A continuación, vamos a dar una hojeada a


testimonios diversos para tener una visión general
más clara sobre el asesinato del general Sandino.

ISIDRO FABELA

“A pesar de su sexto sentido, de que él mismo


hablaba, a pesar de sus naturales malicias y
desconfianzas a pesar de lo que estaba viendo y
palpando, fue una vez y dos a Managua para hablar
con el Presidente. Su tercer viaje fue el último.
La traición estaba preparada.”

1
(citado en Sandino El Rebelde de América)

CESAR VIVAS ROJAS

“Durante las últimas horas de la tarde de su último


viaje a Managua (21 de febrero de 1934), Sandino
recibió la visita del reportero Julio César
Aguilera (Bachiller Aguilera), quien era reportero
de La Nueva Prensa, de Gabry Rivas, y gozaba del
aprecio del guerrillero.

Horas antes Aguilera junto con otros reporteros


había entrevistado al Jefe Director de la Guardia
Nacional en el Campo de Marte, quien hizo algunos
comentarios a unas declaraciones de Sandino.

Somoza dijo en su entrevista que Sandino había dado


unas imprudentes declaraciones a la prensa nacional
al hablar de sus propósitos de gobernar en una
región del país, lo cual—dijo Somoza—la Guardia
Nacional no lo puede tolerar. Luego hablando como
él acostumbraba en sus conferencias de prensa ‘off
the record”, comentó: “Sandino ha firmado su propia
sentencia de muerte”.

La tarde de ese día de la entrevista con Somoza—


como dejamos dicho—el bachiller Aguilera visitó a

2
Sandino en casa del señor Salvatierra. A esa hora
tanto el señor Salvatierra como don Gregorio
Sandino, el propio Sandino y sus ayudantes se
preparaban para partir hacia la Presidencial donde
el Presidente los esperaba con una cena.

El guerrillero recibió cordialmente al bachiller


Aguilera y le ofreció un folleto bolivariano, de
los mismos que había obsequiado a otros amigos
durante su anterior y penúltimo viaje.

Aguilera al ver a Sandino que se dirigía al carro


que lo conduciría a la Presidencial en un viaje del
cual no volvería más, le dijo: “General, ¿no teme
usted que le suceda algo?”

El guerrillero, ajustándose su chaqueta de cuero,


replicó ya como despidiéndose: ‘Tenemos que correr
riesgos y estoy dispuesto a todo’”.
(citado por Eduardo Pérez Valle del original en
Anecdotario Nicaragüense No.3 1977. Vivas Rojas,
César. Editorial Lacayo)

FRANCISCO GURDIAN GUERRERO

“—Sandino fue preavisado de su propio asesinato y


el de los suyos con bastante antelación; pero el

3
Guerrillero no quiso creerlo. Y aducía que estaba
en muy buenas relaciones con el Presidente Sacasa y
el General Somoza, Jefe de la Guardia Nacional.

Este mismo trágico día Sandino era homenajeado con


un almuerzo íntimo en el Club Internacional, que se
ubicaba sobre la Avenida Bolivar, cien varas al sur
del Parque Central.

Al medio día un grupo de jóvenes sandinistas


llegaron azorados a buscarlo en su alojamiento. Los
recibió Sócrates Sandino, quien les indicó el lugar
donde el General debía almorzar con los amigos.

—Esto es urgente. Debemos verlo.


—De qué se trata?
—De algo grave, que incumbe a todos.

El grupo integrado por los estudiantes


universitarios Luis Bermúdez, Juan José Meza,
Carlos Castillo Ibarra, Carlos Hernández Salinas y
Mario Valle, tomó un coche de caballos y se
encaminó al Club Internacional. Ya con Sandino, en
un aparte, le expusieron lo que sabían, y que en
casi todo Managua se sabía también, a través de un
rumor que corría de boca en boca y se acentuaba por
momentos: que algo se tramaba contra él.

4
Los mismos estudiantes, ante la negativa del
General de tomar precauciones, sólo quedaron
esperando el trágico desenlace.”

(citado por Eduardo Pérez Valle del original La


Ultima Noche del General Sandino 1979. Gurdian
Guerrero, Francisco. Publicación Personal. Managua,
Nicaragua.)

ARTHUR BLISS LANE


(Embajador norteamericano en Nicaragua)

“Ayer en la mañana recibí a Somoza, quien me había


telefoneado que deseaba verme urgentemente sobre un
asunto importante. Me informó que el Presidente
había intercambiado cartas con Sandino, implicando
que la Guardia debía ser organizada dentro de seis
meses; también que el General Portocarrero,
excandidato sandinista para Presidente, había sido
escogido como delegado del Gobierno en los
Departamentos de Estelí, Nueva Segovia, Jinotega y
Matagalpa.

5
Somoza, quien pareció inusualmente excitado,
declaró que el nombramiento de Portocarrero era un
insulto a la Guardia, y pondría a la misma bajo el
control de Sandino. Le aconsejé calmarse y sugerí
que conferenciara con Calderón Ramírez para
determinar la verdadera situación. Somoza me dijo
que él deseaba proceder inmediatamente contra
Sandino, y que si yo le hacía un simple guiño de
ojo, lo encarcelaría (would ‘lock him up’).
Nuevamente aconsejé cautela y le sugerí la posibles
consecuencias de cualquier acción violenta, tal
como una guerra civil.

Ayer en la tarde vi a Calderón, quien me dijo que


Portocarrero, aunque una vez entusiasta de Sandino,
era ahora muy leal al Gobierno, y era, en su
opinión, la mejor escogencia para el puesto de
delegado. Yo repetí este mensaje a Somoza a las 6
de la tarde, y él me dijo que no ‘empezaría nada’
sin previa consulta conmigo. Somoza apareció aún
más nervioso que en la mañana y estaba
conferenciando con tres oficiales de la Guardia
(uno de los cuales reconocí más tarde afuera de la
casa de Salvatierra), cuando entré en ella. Dijo
que, aunque aceptaba la opinión de Calderón sobre
Portocarrero, la Guardia estaría furiosa por el
‘insulto’, y que las cosas habían alcanzado un

6
punto desde donde no podía controlar más a la
Guardia. Cuando lo dejé, me dijo otra vez que nada
se haría sin consultar primero conmigo”.
(sección incompleta)

II ACUERDO DE PAZ SANDINO-SACASA

La paz entre Sandino y Sacasa fue impulsada por


Sofonías Salvatierra, miembro del GRUPO PATRIOTICO,
compuesto de las personalidades siguientes:
doctores Juan Francisco Gutiérrez, Salvador
Buitrago Díaz, Rosendo Arguello, Francisco
Maldonado y Modesto Armijo; y los señores Federico
J. Lacayo, Sofonías Salvatierra y Ramón Molina R.

El 21 de noviembre de 1932 Salvatierra envió una


carta al Dr. Federico Sacasa (magistrado de la
Corte Suprema de Justicia y hermano de Juan B.
Sacasa), en donde le pide una audiencia con el
Presidente electo (Juan B. Sacasa iba a tomar
posesión de la Presidencia en un par de semanas),
para “manifestarle el gran interés que tengo por la
paz de Nicaragua, la cual me preocupa hondamente”,

7
y para que el “gobierno que su ilustre hermano
inaugurará el primero de enero se prestigie desde
todos los puntos de vista…”
Al día siguiente—en repuesta a la carta—, el 22 de
noviembre, se reunieron en “conferencia” los
doctores Juan Bautista Sacasa, Federico Sacasa,
Julián Irías y Sofonias Salvatierra. Ante la
“actitud pacifista, sin reservas, de los tres
personajes”, Salvatierra se ofrece a enviar
correspondencia a Sandino para iniciar las buscadas
conversaciones de paz.
Un día después, el 23 de noviembre, Salvatierra
envió carta a Sandino en la cual—en un marco EN
CONTRA DE LA INTERVENCION, y con palabras de elogio
para los familiares de Sandino—le pide en nombre
del Grupo Patriótico, que se reúnan para establecer
unas “conferencias pacifistas”. Además de esto,
Salvatierra le asegura que ya tiene el
consentimiento de los partidos Conservador y
Liberal para negociar con Sandino, ya que ellos
estaban actuando libremente y sin compromisos con
los interventores.
Salvatierra y el general Sandino no se conocían.

Sacasa recibió la Presidencia el primero de enero


de 1933 y nombró a Salvatierra Ministro de
Agricultura y Trabajo. Según él, le fue muy duro

8
aceptar ese Ministerio puesto que su verdadero
interés era el establecimiento de la paz en
Nicaragua—que bien era mucho más importante que un
Ministerio; y tuvo que convencerlo el Sr. Ramón
Molina quien le aseguró que el servicio a la patria
tenía que carecer de prejuicios.

El general Sandino recibió la carta de Salvatierra


el 23 de diciembre de 1932 y contestó el mismo 24,
en donde critica duramente a Sacasa “porque nos
abandonó en momentos álgidos de nuestra historia
nacional”.
En la misma misiva el general Sandino acepta las
conferencias de paz y nombra como sus delegados a
Salvador Calderón Ramírez, doctor Escolástico Lara,
doctor Pedro Zepeda y general Horacio Portocarrero.
Sandino agrega que si Sacasa trata el asunto de
manera oficial, los gastos de los delegados
Sandinistas, tendrían que correr a cargo del Tesoro
Nacional.
Ese mismo día (24 de diciembre de 1932), el general
Sandino escribió la CIRCULAR DE LLAMAMIENTO
PATRIOTICO dirigida a sus delegados, en donde les
nombra oficialmente y les comunica de la
conferencia de paz a celebrarse en San Rafael del
Norte y les da detalles para una entrevista
personal con él. Asimismo les comunica que el

9
intermediario será don Sofonias Salvatierra.

Mientras tanto, Sandino confiado de que la paz


estaba en proceso, envió a su esposa Blanca a San
Rafael del Norte. Cuando Blanca llegó el 4 de enero
fue hecha prisionera por el Capitán Gutiérrez. Al
reclamarle Blanca al Capitán, éste le dijo: “yo no
tengo que ver con órdenes del Presidente, él manda
en Managua y la Guardia manda aquí.”

A pesar de este incidente, el general Sandino


prosiguió con las pláticas de paz.

La carta—escrita y enviada el 24 de diciembre,


respondiendo a Salvatierra, llegó a Managua el día
6 de enero de 1933, cuando ya Sacasa había tomado
posesión.
El próximo paso fue—de común acuerdo entre
Salvatierra y Sacasa—ir a Niquinohomo e invitar a
don Gregorio Sandino (padre del general Sandino) y
a su esposa doña América Tiffer, para que
acompañaran al ministro Salvatierra a conferenciar
con el general Sandino.

El matrimonio Sandino-Tiffer aceptó de buena gana.

El 12 de enero salieron de madrugada para Jinotega

10
llegando a las 6 de la tarde. Al día siguiente
partieron en caballo para San Rafael del Norte. Ese
mismo día se le envió una carta al general Sandino
comunicándole que estaban en San Rafael del Norte.
Cinco días después (17 de enero 1933), llegó una
carta del general otorgando “pasaporte” para que
pudieran llegar a los campamentos del Ejército
Defensor de la Soberanía Nacional. En esta carta
Sandino expresa “considero el más alto deber de
todo buen ciudadano nicaragüense procurar por la
paz de Nicaragua, pero la paz que dignifica y no la
del esclavo.”
El 19 de enero de madrugada, salieron para el
campamento y llegaron al anochecer. El día 20, el
general le presentó a Sofonias Salvatierra su
PROTOCOLO DE PAZ.

PROTOCOLO DE PAZ

El PROTOCOLO DE PAZ contaba con 5 puntos:

1.Conocer la plataforma política de Sacasa


respecto a la Guardia Nacional, las finanzas
nacionales, y su relación con los
interventores.

2.Crear un Departamento llamado LUZ Y VERDAD

11
entre la zona del Chipote y la Costa Atlántica.

3.Designar ese departamento para sus hombres como


garantes de la estabilidad nacional..”en donde
estaremos listos a repeler cualquier agresión
que quisiera hacérsele al Gobierno constituido
de Nicaragua.”

4.Extraer de los Archivos Nacionales e incendiar


toda referencia de bandolerismo para Sandino y
sus hombres.

5.la revisión del Tratado Chamorro-Bryan.

Después de discutir los cinco puntos, Salvatierra


decidió que con Sandino era mejor no presentar
ideas opuestas sino que “paralelas”, porque Sandino
no toleraba oposición. Entonces, Salvatierra
propuso escribir “unas bases, en que pondría en
armonía los dos puntos de vista”. Salvatierra
trabajó “las bases” por más de una hora y de esta
manera logró derrumbar los 5 puntos del PROTOCOLO
DE PAZ. Salvatierra argumenta luego en su libro que
él “quería entrañablemente la paz por el bien
nacional; quería que el Gobierno del doctor Sacasa
se llevara esa gloria en el primer mes de su

12
administración, gloria que se la merecía porque él
también quería una paz como la deseaba la porción
noble y superior de los nicaragüenses…”.
Varias horas después, Salvatierra le dijo a Sandino
que “el actual Presidente de Nicaragua era un
patriota”, a lo cual el general le respondió: vea,
don Sofonias…el doctor Sacasa y yo estamos juntos,
pero de espaldas, pónganos usted de frente. Según
Salvatierra esta “era la primera manifestación
benévola que hacía, lo cual me daba a entender que
poco a poco iríamos hacia la paz definitiva.”

Salvatierra y Sandino estuvieron de acuerdo en


declarar un armisticio por quince días comenzando
el día 23 a mediodía para preparar el escenario de
las pláticas de paz formales.

Salvatierra regresó a Managua a preparar el


escenario para las conferencias de paz.

Tres días después de que Sandino estuvo de acuerdo


con el armisticio, el General Gómez (Sandinista)
fue atacado por la Guardia Nacional en Zaraguasca.
Blanca Sandino fue irrespetada por un oficial ebrio
que irrumpió en su casa y le confiscó la mula. El
mismo oficial, el Capitán Gutiérrez, fusiló a un
Sandinista en el cuartel y cinco “bandoleros"

13
fueron fusilados en Yalí.
Salvatierra ordenó la devolución de la mula y abrió
una investigación sobre los fusilamientos.
El general Sandino, a pesar de estas
irregularidades, envió una carta a Salvatierra
fechada el 25 de enero en donde denuncia los
hechos, pero afirma “De paso aprovecho esta
oportunidad para manifestar por su digno medio al
pueblo de Nicaragua, que no somos un obstáculo para
la paz, porque somos enemigos de la guerra, y que
solamente hemos estado ejerciendo nuestro derecho a
la defensa.”

El 29 de enero Salvatierra voló a Jinotega con los


delegados de Sandino el doctor Lara, el doctor
Zepeda y el general Portocarrero. Luego siguieron a
San Rafael del Norte en donde el día 30 plantaron
en la plaza un árbol, el árbol de la paz.
Los medios en Managua se burlaron de este acto
simbólico.
El 31 viajaron a la quinta Guadalupe en El
Embocadero, donde estaba el campamento de Sandino y
conversaron con él por muchas horas.

VIAJE A MANAGUA

El primero de febrero muy de mañana, el general

14
Sandino salió de su aposento y dijo: “He amanecido
romántico-trágico, pienso que la paz debemos de
hacerla en estos cinco días, o me mato; y la manera
de hacerla es que yo vaya a entenderme directamente
con el doctor Sacasa”.
Después de un balance apresurado y en oposición al
doctor Lara, se decidió por el viaje a Managua y el
doctor Zepeda contactó al aviador mexicano Zincer
para que volara a Jinotega en el avión TOMOCHIC a
recogerlos a las 9 de la mañana del día 2.
Esa noche nadie durmió en la Casa Presidencial
mientras se hacían los arreglos para garantizar la
seguridad del jefe guerrillero. Federico y Crisanto
Sacasa mandaron un telegrama a Zepeda, Lara y
Portocarrero asegurando que la Guardia Nacional
tenía órdenes de respetar la integridad del general
Sandino y sus acompañantes.
El general Sandino hizo formar a sus tropas y se
dirigió a ellas de la siguiente manera:

Hermanos: hemos luchado porque nuestra patria quede


libre de extranjeros interventores. El yanque se ha
ido, pero, artero, piensa que pronto volverá bajo
la esperanza de que nosotros seguiremos en la
lucha. Y se equivoca. Pienso que la paz debe
hacerse en estos cinco días, y para hacerla he
creído que lo mejor es que yo vaya a entenderme

15
directamente con el doctor Sacasa. Dejo en mi lugar
por los días que esté ausente al general Lara,
leonés, como el doctor Sacasa. Si el doctor Sacasa,
en vez de oírnos, dispone dejarme preso, yo me
mataré, y si no lo hago, cada uno de ustedes queda
autorizado para escupirme la cara por traidor.
Luego el general llamó a sus generales por separado
y al rato cada uno de ellos salió enjugándose las
lágrimas.

EL ACUERDO

Los delegados del general Sandino y los delegados


del Presidente Sacasa con ambos presentes firmaron
un Convenio de Paz el 2 de febrero de 1933.
Este Convenio de Paz tenía 5 puntos, muy diferentes
a los 5 puntos del PROTOCOLO DE PAZ propuesto
originalmente por el general Sandino. El Convenio
decía lo siguiente:

1.El Gral. Sandino y sus hombres al firmar este


Convenio de Paz no están buscando ningún lucro
material. En vista a esta actitud los
representantes del Partido Conservador y
Partido Liberal Nacionalista rinden homenaje a
la actitud patriótica de Sandino.

16
2.Los que suscriben el pacto de paz tienen como
punto capital de sus respectivos programas
políticos “el respeto a la Constitución y leyes
fundamentales de la República y en mantener por
todos los medios racionales, adecuados y
jurídicos el resplandecimiento en toda su
plenitud de la soberanía e independencia
política y económica de Nicaragua.”

3.A) El Ejecutivo presentará a la Asamblea


Nacional una propuesta para una Amnistía
General para los hombres de Sandino en el
período que comprende del 4 de mayo de 1927
hasta el día de la firma del acuerdo. Para
gozar de la amnistía tendrían 15 días para
deponer las armas. 100 personas pudieran
conservar sus armas temporalmente “para el
resguardo de la zona del terreno baldío en que
tendrán derecho a fincarse y laborar todos los
que hubieren pertenecido a dicho ejercito.”

B) El gobierno nombra a Sofonías Salvatierra


para representar la autoridad administrativa y
militar en la zona designada a Sandino y sus
hombres; y para recibir las armas de éstos, “a
quien le entregará el general Sandino, dentro
de veinte días de esta fecha, no menos del

17
veinticinco por ciento de las armas de
cualquier clase que tenga su ejercito.”

C) Ubicación de la zona del “terreno baldío”


descrita en el inciso A, “habrá de localizarse
con suficiente amplitud en la cuenca del Río
Coco o Segovia, o en la región en que
convinieren el Gobierno y el general Sandino;
debiendo quedar esa zona distante no menos de
diez leguas de las poblaciones en que
actualmente hay régimen municipal.”

D) El general Sandino y el Gobierno nombrarán a


los jefes de resguardo de cien hombres armados
que serán “auxiliares de emergencia”. Si a
juicio del gobierno, después de un año de la
promulgación del decreto de amnistía “fuese
conveniente…mantener el antedicho resguardo de
cien hombres armados o de menos número, el
nombramiento de los respectivos jefes será al
arbitrio del Presidente de la República”.

E) El gobierno iba a crear trabajos de obras


públicas especialmente en los departamentos del
norte y se le iba a dar “colocación preferente”
a los desmovilizados de las tropas de Sandino.

18
4. El cese de toda forma de hostilidades entre
“las fuerzas del Gobierno Constitucional que
preside el doctor Juan B. Sacasa y las del
general Augusto César Sandino”. Una vez firmado
el pacto de manera formal, “quedará toda la
gente del general Sandino bajo el amparo de las
autoridades constituidas, y en consecuencia
obligada a cooperar en la conservación del
orden público.”

5. Se designa a San Rafael del Norte para


facilitar el desarme y para dar abrigo a las
tropas del general Sandino, “encargándose el
mismo general Sandino el mantenimiento del
orden durante el tiempo que el Gobierno juzgue
conveniente.”

Firmas S. Calderón Ramírez, Pedro José Zepeda, H.


Portocarrero, D. Stadthagen, Crisanto Sacasa
Aprobado y ratificado en todas sus partes. Managua,
2 de febrero de 1933, A.C. SANDINO.
Aceptado en todas sus partes—Managua, 2 de febrero
de 1933. JUAN B. SACASA.

Según LA VOZ DEL SANDINISMO


(http://www.lavozdelsandinismo.com), en la
biografía de Sandino, después de la firma del

19
Acuerdo de Paz, el general Sandino dijo: "La paz se
firmó para evitar el regreso de la intervención
armada que apenas estaba detrás de la puerta,
esperando regresar antes de un año... Ese es el
secreto por el cual no salgo del Norte, para estar
pendiente de todos los momentos en que se presente
la oportunidad de restaurar también nuestra
independencia política-económica."
(sección incompleta)

III QUIEN ES SANDINO


1000 palabras

IV EL TEMA DE LA MUERTE

En la mitología revolucionaria nicaragüense, el


tema de la muerte ocupa un espacio importante y
generalmente se enmarca en dos áreas fundamentales
del paradigma Cristiano:

1) dar la vida por los demás sin esperar nada a


cambio; y

2) después de entregar la vida por la causa, se


espera la resurrección…no de la carne, sino que de
las ideas y principios Y SI MORIMOS…OTROS NOS
SEGUIRAN!…NUESTRA CAUSA SEGUIRA VIVIENDO…
De repente, es como si la CAUSA…la Revolución… se
transformara en un monstruo devorador de militantes
que se entregan a ese monstruo…a la muerte, de
manera consciente, alegre, y dándole plenitud a las
ideas de sacrificio y entrega, que se deben de

20
tener para que el compromiso sea verdadero…porque
casi siempre la interpretación popular es que los
que cayeron en el camino eran los mejores cuadros…
los verdaderos cuadros que en su sacrificio
encarnaron los valores míticos de la Revolución.
(Sección Incompleta)

V OBRAS CONSULTADAS

20-40 fuentes entre libros, artículos, ensayos,


sitios web, etc.(sección incompleta)

LIBROS

Alemán Bolaños, Gustavo. 1980 SANDINO EL LIBERTADOR


Biografía del Héroe Americano Talleres de Impresos
Culturales S. A. (IMCUSA) San José, Costa Rica.

Anónimo. 1979 Sandino El Rebelde de América


Antología Bibliográfica Ediciones Monimbó. Managua,
Nicaragua.

Arellano, Jorge Eduardo. 1983 Lecciones de Sandino


Ediciones Distribuidora Cultural S.A. Managua,
Nicaragua.

Beals, Carleton. 1983 Banana Gold Editorial Nueva


Nicaragua. Managua, Nicaragua.

21
Belausteguigoitia de, Ramón 1985 Con Sandino en
Nicaragua Editorial Nueva Nicaragua. Managua,
Nicaragua

Fabela, Isidro. 1979 El Rebelde de América


Ediciones Monimbó. Managua, Nicaragua.

Gurdián Guerrero, Francisco. 1979 La Ultima Noche


del General Sandino Publicación Personal. Managua,
Nicaragua

Instituto de Estudio del Sandinismo. 1984 Sandino


Enfrenta al Imperialismo Comité Nacional Pro
Conmemoración del 50 Aniversario de la muerte del
General Augusto C. Sandino. Managua, Nicaragua.

Molina M., Julio C. 1967 General de Hombres Libres


Augusto C. Sandino Tipografía Barreto. Managua,
Nicaragua.

Pérez Valle, Eduardo.1986 El Asesinato de Sandino


Ministerio de Cultura. Managua, Nicaragua.

Salvatierra, Sofonías. 1934 Sandino o la Tragedia


de un Pueblo Madrid, España.

SITIOS WEB

22
http://www.educarchile.cl
http://www.envio.org.ni
http://www.ideay.net.ni
http://www.lavozdelsandinismo.com
http://www.manfut.org
http://www.sandino.info

ENSAYOS

23