Sei sulla pagina 1di 48

Capítulo 1. La docencia

CapítuloCapítuloCapítuloCapítuloCapítulo 11111 La docencia
CapítuloCapítuloCapítuloCapítuloCapítulo 11111
La docencia
La enseñanza es una acción coordinada o mejor aún, un proceso de comunicación, cuyo propósito

La enseñanza es una acción coordinada o mejor aún, un proceso de comunicación, cuyo propósito es el de presentar al alumnado, de manera sistemática, los hechos, ideas, técnicas y habilidades que conforman el conocimiento humano; sin embargo, también es un arte ya que exige del maestro un estilo personal de enseñar que le permita, con toda eficacia, guiar a ese mismo alumnado en pos del propósito final:

educar para la vida.

Como acto comunicativo, obliga al maestro a saber más cada día y mantenerse dentro de un constante proceso de actualización en cuanto a los avances culturales y científicos, puesto que lo más normal es que los descubrimientos recientes lleguen a invalidar algunos conceptos que una vez fueron considerados como verdades universales.

Como arte, también obliga al educador a que se esfuerce por alcanzar el perfecto equilibrio entre sus conocimientos, habilidades, creatividad y los distintos rasgos de su personalidad y carácter, para imprimir en su trabajo ese sello personal que le hará permanecer en la memoria de sus alumnos.

Si bien es cierto que la docencia pide el mayor de los esfuerzos y que algunas veces parece estar llena de problemas y decepciones, es, al mismo tiempo, una digna profesión que ofrece grandes recompensas.

estar llena de problemas y decepciones, es, al mismo tiempo, una digna profesión que ofrece grandes

docentedocente1.1

VocaciónVocación docente1.11.1 docentedocente

VocaciónVocación

1.11.1 Vocación

Capítulo 1. La docencia

1.1 Vocación docente

c i ó n Capítulo 1. La docencia 1.1 Vocación docente L a vocación se define

L a vocación se define como la inclinación o predisposición que tiene una persona hacia alguna profesión o estudio que exige condiciones y aptitudes especiales; incluso, se afirma que

determina los rasgos que dicha persona posee.

Luego entonces, toda profesión exige que quien pretenda desempeñarla tenga ciertas características que le permitan, por una parte, desarrollar con toda eficacia las actividades que forman parte de ella, y por la otra, poseer la habilidad suficiente para solucionar los problemas que eventualmente pudieran presentársele. La persona con estas cualidades es dueña de las aptitudes específicas requeridas para la carrera de que se trate; y si, además, siente un auténtico deseo por llegar a ejercerla y realiza los estudios necesarios con agrado y dedicación, resulta muy claro que tiene verdadera vocación.

En la mayoría de los países, los programas empleados para la for- mación de maestros

En la mayoría de los países, los programas empleados para la for- mación de maestros están orien- tados en gran medida hacia actividades de carácter práctico, con lo que se pretende integrar la teoría de la educación con su prác- tica, de tal forma que la primera sea aprendida en el contexto don- de habrá de aplicarse.

Esto ha dado buenos resultados. Hace sólo unas décadas se espe- raba que los nuevos maestros lle- varan la teoría al ámbito real con cierta facilidad.

Quienes experimentaron en carne propia ese tipo de preparación sa- ben que jamás hubo tal facilidad; antes bien, por el contrario, el cho- que con la realidad laboral llegó a desilusionar de tal forma a algunos, que éstos prefirieron alejarse para siempre de la actividad docente.

Desde luego que la profesión magisterial no se queda al margen de lo anterior. Todas
Desde luego que la profesión magisterial no se queda al margen de lo
anterior. Todas las personas están conscientes de la importancia que
tiene saber elegir una carrera, y si ésta se relaciona con la enseñanza, lo
menos que puede esperarse es que los aspirantes conozcan de antemano
algunas de las situaciones que seguramente tendrán que enfrentar
durante el ejercicio laboral, todo esto en forma independiente al hecho
de que habrán de sujetarse a una autoevaluación que les permita
conocer sus propias aptitudes, saber si son capaces de superar las
dificultades académicas inherentes a la carrera, y desde luego, si sus
actitudes encuadran realmente dentro del marco requerido para la
docencia en particular.
Lo anterior se debe a que la actuación del maestro no sólo se fundamenta
en el dominio de todas las técnicas y habilidades docentes; eso no basta
para ser un buen educador, también resulta indispensable que él mismo
para ser un buen educador, también resulta indispensable que él mismo El maestro debe ser alguien

El maestro debe ser alguien muy especial.

El trabajar con grupos numerosos, formados por alumnos tan diferen- tes entre sí, y en

El trabajar con grupos numerosos,

formados por alumnos tan diferen- tes entre sí, y en donde los proble- mas disciplinarios se presentan muy

a menudo, ocasionan al maestro

un enorme desgaste físico y emo- cional; y esto sin mencionar la revi- sión de tareas, la preparación de clases, la elaboración y evaluación de exámenes, el manejo de listas de asistencia y calificaciones, el asistir a seminarios y cursos, el tiem- po invertido en lecturas de investi- gación, redacción de resúmenes, llenado de boletas y, por si fuera poco, la atención que tendrá que dedicar a los padres de familia que, generalmente molestos por algu- na razón, piden hablar con él. No cabe duda que sólo una profunda vocación es lo que le permite no sólo mantenerse a flote, sino alcan- zar la excelencia como profesional.

sea una persona de un tipo muy especial. Pudiera ser que se tratara de alguien ampliamente capacitado, pero si los niños pequeños lo ponen nervioso, los más grandes le sacan de quicio y para colmo, no entiende a

los preadolescentes y adolescentes, muy poco logrará dedicándose a la enseñanza.

Es por ello que el desempeño de la docencia resulta, por lo general,

mucho más difícil para alguien que eligió esta carrera por alguna causa muy distinta a su vocación o que la estudió porque no tuvo más remedio que hacerlo al carecer de los recursos económicos necesarios para matricularse en la escuela que realmente hubiera querido.

En realidad, son muchas las personas que al comprobar que no les agrada la carrera
En realidad, son muchas las personas que al comprobar que no les
agrada la carrera seleccionada o que carecen de la capacidad necesaria
para desempeñar otra actividad, se dedican a la enseñanza como una
última alternativa; también hay quienes, aún siendo estudiantes, van de
una carrera a otra hasta que terminan en el magisterio o que, incluso,
dominados por una total indecisión, se convierten en maestros tan sólo
porque un familiar o un amigo lo son. Otros toman la docencia como un
simple escalón, como un medio para obtener recursos económicos y así
poder continuar con otra carrera; o que eligen esta profesión porque
consideran que de esta manera tendrán un empleo seguro para toda la
vida; y otros más, finalmente, que la escogen con el único propósito de
incrementar el ingreso familiar.
En ninguno de esos casos está presente esa inclinación natural o
vocación por la docencia. Desde luego que es posible que algunos
lleguen a ser buenos maestros; por ejemplo, aquellos que desempeñaron
varias actividades y las abandonaron para quedarse en el magisterio,
descubriendo que esto era lo que estaban buscando. Pero éstos
representan una minoría.
De todas formas, es un hecho que
cuando no hay vocación el desempeño
se dificulta, el trabajo es muy duro y los
problemas parecen más grandes de lo
que realmente son. Por esto la elección
de una carrera docente no puede
tomarse a la ligera.
Los alumnos son diferentes entre sí.

docentedocente1.1

VocaciónVocación docente1.11.1 docentedocente

VocaciónVocación

1.11.1 Vocación

Capítulo 1. La docencia

Son muchas las preguntas que el aspirante debe contestarse antes de hacerlo: ¿en verdad quiere dedicar su vida a la enseñanza?, ¿posee todos los rasgos de personalidad que deben estar presentes en un maestro?, ¿conoce los requerimientos para su preparación?, ¿cuenta con la paciencia necesaria para el trato con los alumnos de una edad determinada?, ¿dispone de las aptitudes indispensables para obtener éxito en la profesión?

indispensables para obtener éxito en la profesión? Por otra parte, también hay que reconocer que en

Por otra parte, también hay que reconocer que en la actualidad han disminuido hasta cierto punto los riesgos relacionados con una selección errónea de carrera, y es que la orientación vocacional, como parte integrante del currículo en algunos niveles educativos, ha ejercido una adecuada acción preventiva.

La orientación vocacional es un proceso cuyo propósito es lograr que el estudiante conozca y comprenda las distintas opciones profesionales que se presentan en el mundo de la educación, eligiendo aquélla que cumpla con sus intereses y objetivos particulares; esto es, busca que cada uno de los alumnos se percate de sus habilidades y potencialidades para orientarles en la elección de la profesión más adecuada.

Su objetivo central es completar el desenvolvimiento de los educandos de manera individual, mediante una serie de servicios planificados de forma académica y diseñados para optimizar el aprendizaje escolar, estimular el desarrollo autónomo e incluso, responder a los problemas personales y sociales que en un momento dado pudieran llegar a detener la evolución normal del estudiante. Los orientadores auxilian a los alumnos en el desarrollo del currículo y en la selección de cursos individuales, así como en la resolución de las dificultades académicas.

Aunque por lo general, estas actividades suelen recaer en psicólogos y pedagogos, la orientación vocacional debe ser una labor multidisciplinaria en la que participen los profesores, los directores del plantel, otros especialistas y los padres de los alumnos.

La valoración de los estudiantes es otra más de las funciones de la orientación vocacional; y para ello propone una serie de pruebas para obtener el éxito académico, identificar las aptitudes individuales, descubrir los intereses profesionales y analizar las características personales.

El estudiante debe estar consciente de las distintas opciones profesionales.

Las denominadas pruebas de ap- titudes, tan necesarias en la orien- tación vocacional, se utilizan

Las denominadas pruebas de ap- titudes, tan necesarias en la orien- tación vocacional, se utilizan para predecir el comportamiento futuro de un individuo dentro de un área en la cual aún no ha sido formado. Tanto las escuelas, como las em- presas privadas y las instituciones públicas, las emplean para asig- nar puestos específicos a los can- didatos; y es que si alguien posee cierto perfil, como el de los profe- sionales de un campo en particu- lar, lo más lógico es suponer que será el indicado para ocupar un determinado puesto de trabajo.

Algunas de las pruebas de aptitud cubren un rango bastante amplio de habilidades indispensables para

Algunas de las pruebas de aptitud cubren un rango bastante amplio de habilidades indispensables para profesiones muy diferentes, al me- dir la capacidad de razonamiento general, la percepción, la coordi- nación motora y la destreza ma- nual. Las hay que se ubican en un área profesional en especial, como el arte, la ingeniería o la facilidad para aprender idiomas. Otras, como las pruebas de inteligencia, pueden estimar los índices de com- petencia en una determinada ac- tividad; y otras más, realizadas por el propio individuo, indican sus pre- ferencias entre una serie de activi- dades profesionales, sin que por ello pretendan pronosticar su éxi- to en una profesión concreta; pero, al menos, le ofrecen un conjunto de posibilidades.

Las pruebas también se emplean para identificar a los alumnos más adelantados y a los que presentan problemas especiales de aprendizaje.

Otros servicios consisten en programas que facilitan el conocimiento de las alternativas existentes, los programas de actividades sociales y las posibilidades laborales. Los orientadores trabajan en coordinación con los profesores y las familias de los alumnos para resolver los problemas específicos de estos últimos; y, si es necesario, también pueden solicitar la ayuda de otros especialistas para abordar problemas personales o desarrollar programas dirigidos a situaciones específicas como familias divorciadas, abusos de menores, minorías étnicas o personas discapacitadas.

Finalmente, es conveniente destacar que el hecho de haber decidido convertirse en educador, implica estar dispuesto a convivir gran parte del día con grupos de alumnos cuyas edades corresponden al nivel educativo seleccionado y con rasgos personales, conductas e intereses distintos entre sí; y no sólo eso, sino también estar consciente que tendrá que emplear otra buena parte de su tiempo en la preparación de sus clases y en la actualización de sus conocimientos, sin olvidar la necesaria adquisición, casi siempre por su cuenta, de material didáctico moderno, útil, variado y atrayente.

En conclusión, para ser un buen maestro y convertir la docencia en un verdadero arte
En conclusión, para ser un buen maestro y convertir la docencia en un
verdadero arte e incluso, en un estilo de vida, es imprescindible, en
primer lugar, querer realmente enseñar, y luego, cumplir con todas las
exigencias que una sólida preparación implica, estar dispuesto a
enfrentar y vencer todos los problemas inherentes al ejercicio de la
profesión y, sobre todo, ser capaz de sentir la mayor de las
satisfacciones por el simple hecho de trabajar con alumnos; eso es
tener vocación para la docencia.
Tendrá que emplear parte de su tiempo
en preparar sus clases y actualizarse.
es tener vocación para la docencia. Tendrá que emplear parte de su tiempo en preparar sus

1.21.2 enseñanzaenseñanza1.2

dede la lala lala enseñanza1.21.2 enseñanzaenseñanza

dede

barrerasbarreras de

barrerasbarreras

LasLas barreras

LasLas

Las

Capítulo 1. La docencia

1.2 Las barreras de la enseñanza

Vivir es aprender. Cada instante de la vida es una oportunidad para adquirir un nuevo conocimiento. Por ello se dice que todo individuo es, a la vez, discípulo y maestro. Hombres y mujeres, por lo menos en algún momento de su existencia, han tenido la necesidad de enseñar a otra persona alguno de los hechos, ideas, técnicas y habilidades que en conjunto forman el conocimiento, posiblemente en forma asistemática y esporádica, pero lo han llevado a cabo y esto es lo importante.

Desde luego que lo que aquí interesa es el proceso formal del acto educativo, tal y como se desarrolla todos los días en los millares de escuelas de los países del mundo civilizado y en donde interviene, como factor principal, un maestro al frente de un grupo de alumnos con cierto nivel de madurez, dentro de un salón de clases, durante un tiempo determinado y conforme a los fines específicos de la enseñanza.

y conforme a los fines específicos de la enseñanza. Dentro de este contexto, vale la pena

Dentro de este contexto, vale la pena aclarar que la realización de ese acto educativo, a pesar de que se disponga de un maestro capacitado, de un grupo de alumnos deseosos de aprender y de los elementos de apoyo indispensables, no siempre se presenta de una manera tan sencilla como pudiera creerse, ya que también habrá que considerar la presencia de ciertos factores adversos, cuyas repercusiones dificultarán la tarea del educador, como por ejemplo:

La crisis de los valores

Se afirma que en la actualidad se presenta una mutación de valores. Esto queda demostrado por las manifiestas actitudes de tantos niños, adolescentes y adultos para los que situaciones y actos que antes eran

Una conducción eficaz conduce a un óptimo desarrollo.
Una conducción eficaz conduce a
un óptimo desarrollo.

La educación o enseñanza se defi- ne ya no sólo como la mera pre- sentación de un conocimiento por parte de un maestro, con la finali- dad de transmitirlo a sus alumnos para que éstos lo apliquen en un momento dado, sino como un me- dio para guiarlos acertadamente, de tal manera que sean capaces de apropiarse de las experiencias necesarias para promover el ópti- mo desarrollo de su propio poten- cial; y si se habla de una conducción eficaz que persigue el óptimo de- sarrollo, entonces la tarea del maes- tro también deberá realizarse dentro de un marco de excelencia.

Los valores son el producto de la firme creencia de que un determi- nado modo

Los valores son el producto de la firme creencia de que un determi- nado modo de actuar es, tanto personal como socialmente, prefe- rible a otra forma de conducta opuesta. Esta última manera de conducirse es lo que se conoce como antivalor: egoísmo, irrespon- sabilidad, cobardía, injusticia, hipo- cresía, intolerancia, etcétera.

apreciados hoy han dejado de serlo y quienes, incluso, llegan al grado de establecer su propio orden de valores (¿o de antivalores?).

Es importante considerar como prioritario este problema, puesto que tal parece que está implicando una decadencia en los valores. Y es que en todo niño y adolescente debe haber una escala de valores cuya finalidad sea la de marcar el rumbo de sus actitudes y comportamientos; y esta escala tiene que ser muy clara, aun en medio de los cambios constantes que hoy se presentan.

Una escala de valores clara, aunada a una comunicación familiar y escolar abiertas, puede conducirlo a descubrir las motivaciones que lo llevan a una determinada acción así como las consecuencias y responsabilidades que ésta representa.

Puesto que los valores tienen su origen en la influencia que la sociedad ejerce sobre cada uno de sus miembros, la actitud permisiva de la misma sociedad ha provocado que esos valores poco a poco se hayan ido deteriorando hasta entrar en una profunda crisis que afecta, naturalmente, a las escuelas, colocando a los maestros en una difícil posición.

Una sociedad permisiva provoca el deterioro de los valores.
Una sociedad permisiva provoca
el deterioro de los valores.

Una sociedad con un sistema de valores afectado difícilmente logra recuperarse, y para conseguirlo, requiere de un gran esfuerzo por parte de todos los individuos que la forman, especialmente de los educadores y aquellos padres de familia que tratan de cumplir con la responsabilidad que implica simplemente el serlo, y que por lo mismo también se sienten comprometidos. Padres y maestros tienen ante sí una enorme tarea, ya que deben implantar o afianzar los valores en los educandos actuando contra una poderosa corriente representada por un segmento de esa misma sociedad que se encarga de difundir a través de los medios, por mezquinos intereses, ignorancia o absoluto cinismo, toda una amplia gama de antivalores.

De hecho, todos los programas educativos contemplan, si no a los valores como tales, como se ha hecho ya en algunos países, sí, por lo menos, la implantación y reforzamiento de las actitudes, que son predisposiciones de comportamiento o reacciones adquiridas de cada sujeto hacia un objeto o situación social en especial.

1.21.2 enseñanzaenseñanza1.2

dede la lala lala enseñanza1.21.2 enseñanzaenseñanza

dede

barrerasbarreras de

barrerasbarreras

LasLas barreras

LasLas

Las

Capítulo 1. La docencia

Considerando que todos los modelos educativos alientan a trabajar con actitudes, se puede aprovechar esta circunstancia para estimular no sólo el razonamiento moral sino también la intención de las distintas conductas positivas e implantar y reforzar los valores de convivencia social, como el respeto, la tolerancia, la solidaridad, la vida en democracia, la amistad, la cooperación y otros más. Al respecto, vale la pena recordar que educar en valores dentro de la escuela es educar para la vida.

Disciplina deteriorada

Se manifiesta a través de la mala conducta que ciertos alumnos y alumnas llegan a presentar dentro del grupo y que pone a prueba la paciencia de maestros y maestras en su intento por alcanzar y mantener el control de la clase.

Se ha dicho que la docencia es una de las profesiones más difíciles y exigentes, y esto se comprueba por el hecho de que los educadores tienen que enfrentar a diario toda una serie de conflictos emocionales, caprichos, debilidades y en muchas ocasiones, múltiples intentos de manipulación por parte de los mismos alumnos que intentan enseñar.

Quien ejerce la profesión magisterial debe ocuparse no sólo de las aptitudes y conocimientos de sus estudiantes, sino también de lograr que éstos se desarrollen social y emocionalmente, esto es, de una manera integral, realizando para ello una compleja y desgastante labor que representa todo un reto.

Es ineludible el respeto que se debe a las costumbres de todas las per- sonas,

Es ineludible el respeto que se debe

a las costumbres de todas las per-

sonas, así como al estilo de vida que sustenten, donde se incluyen sus preferencias sexuales, formas de vestir, de hablar, de comportar- se, de divertirse, etcétera; así como

el

para expresar sus opiniones; sin embargo, tampoco hay que olvidar que estas conductas pudieran re- sultar ofensivas para otras perso- nas. Para lograr una buena convivencia social, ese respeto tie- ne que ser recíproco, por lo menos.

derecho que todos ellos poseen

recíproco, por lo menos. derecho que todos ellos poseen Lograr que los alumnos se desarrollen integralmente,

Lograr que los alumnos se desarrollen integralmente, a veces constituye un reto.

Los alumnos son lo suficientemen- te sensitivos como para darse cuen- ta cuando un maestro

Los alumnos son lo suficientemen-

te sensitivos como para darse cuen-

ta cuando un maestro actúa equivocadamente; esto puede traer consecuencias, porque en forma paralela a ese sentimiento de li- bertad tan característico de todo estudiante, está una poderosa in- clinación a obedecerlo, no de una manera ciega, pasiva y mecánica, sino con aquella forma de obedien- cia que emana del respeto y la espontánea adhesión a su volun- tad, siempre y cuando logre intuir

en ella toda una serie de valores y cualidades. Además, se debe tener presente que a ningún alumno pue- de agradarle descubrir incapacidad

e inconstancia en sus profesores;

todo lo contrario, espera respetar-

los y que éstos lo respeten, y espe-

ra también que ejerzan sobre él su

influencia dándole esa confianza que surge de una mirada tranqui- la, una advertencia a tiempo, una palabra que convence, una alenta- dora señal de aprobación, una in-

vitación a realizar su mejor esfuerzo

incluso, una desaprobación que corrija.

e

La disciplina y el proceso enseñanza-aprendizaje son inseparables y toca al educador desempeñar el papel más importante y comprometido: encontrar el equilibrio perfecto entre la libertad del alumno y la autoridad que él mismo representa, de tal manera que

esa autoridad no inhiba dicha libertad ni tampoco que esta última la anule.

El maestro por vocación tiene que hacer sentir su autoridad sin procedimientos coercitivos ni recurriendo a excesos o apasionamientos, pero sí con esa firmeza natural que logra dominar espontáneamente a los alumnos.

Claro que todo esto es muy complejo, porque, al mismo tiempo y en función de su personalidad, los educadores son individuos muy distintos entre sí; y por ello está aquél que simplemente elimina el problema disciplinario haciendo uso de la fuerza e imponiendo su voluntad sobre el grupo, o el que busca que la disciplina adquiera su auténtico significado considerándola como parte del proceso forjador de la voluntad del estudiante, e incluso, también hay quien se limita a exponer su clase esperando que el tiempo pase lo más rápidamente posible.

Desde luego que la segunda postura es la única válida, ya que en el caso de la primera, el control del grupo es sólo aparente, es decir, todo estará tranquilo mientras se encuentre al frente el maestro que

logró intimidarlos, pero en cuanto salga, los alumnos se sentirán libres y se comportarán tan mal como acostumbren hacerlo. Por lo que toca a la tercera forma de actuar, el educador parece olvidar que la disciplina escolar no sólo es conveniente sino que resulta indispensable para garantizar el orden, la regularidad e incluso la seguridad dentro y fuera del plantel.

e incluso la seguridad dentro y fuera del plantel. En todo estudiante se presentan simultáneamente el

En todo estudiante se presentan simultáneamente el deseo de libertad y la inclinación a la obediencia.

1.21.2 enseñanzaenseñanza1.2

dede la lala lala enseñanza1.21.2 enseñanzaenseñanza

dede

barrerasbarreras de

barrerasbarreras

LasLas barreras

LasLas

Las

Capítulo 1. La docencia

Uno y otro también se olvidan que el propósito de la disciplina es ético y que está concebida como un factor que será parte integrante de la naciente personalidad del niño, razón por la que contempla una serie de acciones educativas orientadas a la formación de la voluntad.

educativas orientadas a la formación de la voluntad. De acuerdo con la intención formativa de la

De acuerdo con la intención formativa de la enseñanza, a la disciplina se le ha asignado como misión la de construir una conciencia tanto individual como colectiva en el alumno, subordinándolo a normas y acciones cuyo cumplimiento tiene que ser considerado por éste como necesario.

La disciplina es, pues, el orden prevaleciente en una comunidad educativa como resultado de la armoniosa relación que se da tanto entre sus actores como entre los factores siempre presentes, esto es: maestros y alumnos, reglas, iniciativas, autoridad, libertad, etcétera, y que conduce a la formación de buenos hábitos de asistencia, puntualidad, estudio, trabajo, aseo, respeto, tolerancia, independencia y colaboración.

La disciplina escolar está integrada por reglas que se aplican en forma dosificada y que se incrementan paulatinamente. Al principio, el niño obedece las reglas por mandato directo y sin comprender plenamente su razón de ser; aquí opera el principio de sumisión ineludible. Más adelante, obedece porque acepta las reglas como indispensables para una vida normal. Es en este momento cuando entran en juego la comprensión de la razón de la regla y la libertad de decisión; su obediencia se convierte en un acto deliberado y razonado.

La única forma como se puede corregir el deterioro que presenta la disciplina en las escuelas es tomando las medidas necesarias para que niños y adolescentes lleguen a la autodisciplina. Para ello es necesario que los alumnos superen tres etapas: el conocimiento de las reglas, mediante la difusión de la normatividad correspondiente; la comprensión de la razón de ser de las reglas, explicándoles las consecuencias que ocasiona dejar de cumplirlas; y el afianzamiento del hábito resultante. Autodisciplina equivale a humanización, la cual es, finalmente, el propósito primordial de la educación.

Lograr la autodisciplina es uno de los propósitos de la educación.

La disciplina se orienta tanto al aspecto mental como al ético. En el primer caso,

La disciplina se orienta tanto al aspecto mental como al ético. En el primer caso, está dirigida a la formación intelectual, de tal mane- ra que cuando el niño se ponga en contacto con el conocimiento de todo lo que le rodea, se despierte en él la conciencia del propio pen- sar; y en el segundo, se canaliza al plano de sus responsabilidades y sus decisiones, para hacerlo re- flexionar en lo que debe ser, so- metiendo cada una de sus acciones al razonamiento y así evitar que sean el simple resultado de un impulso.

Luego entonces, debe existir una conciliación entre la disciplina establecida por el educador y la rebeldía natural del niño y el adolescente a la aceptación de las reglas, de tal forma que se respete su individualidad, factor básico de la personalidad. Con esto se conjura el peligro de la obediencia pasiva y la pérdida de la libertad.

Obedecer sin comprender la razón de las reglas tan sólo crea el hábito de la sumisión, el cual se opone a los principios de una

educación

formativa, por contribuir a crear una personalidad carente de voluntad, incapaz de tomar sus

propias decisiones

y siempre sometida

a la voluntad ajena.

propias decisiones y siempre sometida a la voluntad ajena. Obedecer, sin comprender la razón de las

Obedecer, sin comprender la razón de las reglas, crea el hábito de sumisión.

A semejanza de las abejas y las hormigas, muchos de los individuos pertenecientes a las

A semejanza de las abejas y las

hormigas, muchos de los individuos pertenecientes a las sociedades

modernas cada vez se vuelven más eficientes dentro de una acti- vidad altamente especializada, pero a un costo muy alto, ya que

pierden de vista los propósitos de

la actividad en general, su signifi-

cado y en cuanto a ellos mismos,

su propia individualidad.

Ya se mencionó que en ningún caso la disciplina escolar debe partir de la coacción, en cualquier forma que ésta se dé, sino que ha de surgir de ese estricto sentido de colaboración que produce hombres y mujeres capaces de llegar a la autodisciplina, de gobernarse a sí mismos y de estar siempre dispuestos a una convivencia solidaria; esto es, seres humanos acostumbrados a encontrar sus propias normas conforme a un espíritu de absoluta responsabilidad.

Si el maestro logra que cada uno de sus alumnos llegue a la auténtica

autodisciplina, consciente de que obedece las reglas porque son justas e indispensables y respete, porque también así lo decidió, el principio de autoridad, se habrá resuelto finalmente el problema de la mala conducta de los escolares.

La indiferencia

Esta es la época de la indiferencia y el escepticismo. Tal parece que sólo reinan la intriga, la desconfianza, el desinterés, el egoísmo, la

falta de imaginación y el desprecio por los ideales. También es muy común que las personas sientan muy poca o ninguna responsabilidad

1.21.2 enseñanzaenseñanza1.2

dede la lala lala enseñanza1.21.2 enseñanzaenseñanza

dede

barrerasbarreras de

barrerasbarreras

LasLas barreras

LasLas

Las

Capítulo 1. La docencia

por las consecuencias de sus errores y sean incapaces de percibir el bien en ellas mismas y en los demás, prefiriendo buscar un oculto motivo detrás de cada sentimiento o acción. Posiblemente todo esto se deba a una reacción contra el temor profundamente arraigado y las ansiedades de la vida moderna.

Por esto es necesario que el maestro evite infectarse de este tipo de indiferencia. ¡Cuántas veces llega un nuevo maestro a las aulas creyendo firmemente en el alto potencial que los seres humanos son capaces de desarrollar! Y no sólo eso, también está seguro del valor de los individuos, del propósito y significado de la enseñanza, de la trascendencia e importancia de la educación, de la alegría y satisfacción que proporciona una actividad correctamente realizada e incluso, con un sincero deseo de consagrarse a la causa educativa por el resto de su vida.

consagrarse a la causa educativa por el resto de su vida. El maestro no debe hacer

El maestro no debe hacer suya la indiferencia de los demás.

Pero, con el paso del tiempo, no faltarán las “almas caritativas y prácticas” que “le abrirán los ojos” y tratarán de llevarlo al lado de los faltos de fe. El verdadero obstáculo que podría surgir en ese momento es que él hiciera suya la indiferencia de los demás. Como se trata de una decisión personal, sólo el propio maestro tiene la facultad de impedirlo y debe hacerlo de inmediato.

Preparación, experiencia y actualización

La formación científica del maestro se ha convertido en una importante necesidad en nuestros días; muy especialmente cuando éste pretenda individualizar su labor docente partiendo del conocimiento más o menos profundo del niño y el adolescente, considerando, además, sus capacidades y cualidades personales, y todo ello con el propósito de formarlos integralmente.

Está dicho que la preparación de los educadores exige una atención muy especial en cuanto al dominio práctico que lleguen a poseer, el cual se verá constantemente enriquecido con la experiencia que

Algunos maestros, inmersos en una labor que han permitido que se con- vierta en rutinaria,

Algunos maestros, inmersos en una labor que han permitido que se con- vierta en rutinaria, sólo alcanzan a vislumbrar la actividad inmediata y concreta que tienen que reali- zar, perdiendo la clara percepción de la naturaleza y significado de su profesión y de su propia partici- pación en el proceso educativo. Esto, con frecuencia puede llevar- los a perder el interés y a permitir que la calidad de su trabajo baje paulatina y constantemente.

vayan adquiriendo dentro del ejercicio de la profesión y con el paso del tiempo; pero, todo esto, sin menoscabo de la preparación científica que se les proporcione, y que también estará sujeta a un proceso permanente de actualización.

Los mejores educadores tienen que ser hombres de gran experiencia y cultura, para que sean

Los mejores educadores tienen que ser hombres de gran experiencia y cultura, para que sean capaces de resolver los problemas que se les presenten y abarcar las situacio- nes relacionadas con la vida de un alumno. Considerando que un educador no es capaz de lograr un desarrollo perfecto de las potencia- lidades de sus alumnos con tan sólo su preparación intelectual, se llega a la conclusión de que la experien- cia es la esencia de la actividad docente.

Una buena escuela se caracteriza, no por disponer de estupendas instalaciones, mobiliario ultramoderno y los apoyos didácticos más novedosos, sino por contar con buenos maestros con una excelente formación y una competencia profesional superior al nivel promedio.

Esto significa, contrariamente a lo que piensan ciertos “mercaderes” de la enseñanza, que por alguna circunstancia se han visto convertidos en propietarios de una escuela particular sin tener idea de la trascendencia del servicio que pretenden proporcionar, que una institución educativa, sin que importe que sea pública o privada, sólo puede lograr el reconocimiento de la sociedad por la calidad de sus maestros; pero esto también obliga a todo educador que ambicione ser un maestro de calidad, a poseer conocimientos suficientes en educación, pedagogía y psicología, independientemente de un alto grado de cultura general, de tal forma que esté siempre en aptitud de aclarar y satisfacer cualquier duda, y, finalmente, tener un excelente dominio de su materia o materias, entre otras muchas cosas.

Lo anterior tiene una gran significación. El conocimiento de las materias que se imparten resulta indispensable puesto que brinda la oportunidad de proporcionar una información fidedigna, precisa y suficiente, de acuerdo al nivel de enseñanza en que se trabaje, dándole al educador seguridad en sí mismo al tiempo que le atrae la confianza y respeto de sus alumnos.

tiempo que le atrae la confianza y respeto de sus alumnos. Un maestro que domina su

Un maestro que domina su materia se conserva siempre sereno y, por lo mismo, es capaz de conservar el orden y la disciplina dentro de su clase. Alguna vez alguien aseguró: “el libro de texto no es más que un apoyo para el profesor; tomarlo y dictar es un recurso pobre que en ningún momento demuestra el dominio pedagógico”.

Tomar un libro y dictar, no demuestra dominio pedagógico.

Por otra parte, el mundo actual está bajo un permanente proceso de cambio y todas las personas deben adaptarse necesariamente a esta situación, la cual es motivada, entre otras muchas cosas, por los

1.21.2 enseñanzaenseñanza1.2

dede la lala lala enseñanza1.21.2 enseñanzaenseñanza

dede

barrerasbarreras de

barrerasbarreras

LasLas barreras

LasLas

Las

Capítulo 1. La docencia

avances de la ciencia y la tecnología, en donde, descubrimientos e invenciones dan paso a nuevas ideas que cuestionan lo que se tenía por cierto.

Es por lo anterior que resulta difícil imaginarse cómo alguien, después de una preparación de sólo cuatro o cinco años, pueda estar completamente listo para enfrentarse a la vida laboral y lo que es más preocupante, que llegue a pensar que no requiere de esa constante actualización que, por un lado, le permite ser flexible en sus formas de pensar y actuar, y por el otro, lo mantiene dentro de un nivel de competencia deseable.

Posiblemente, esta sea una de las causas por las que en la actualidad el hecho de estudiar, ya no sólo una carrera relacionada con la docencia, sino cualquier carrera universitaria o técnica, no llegue a representar una garantía de alcanzar mejores condiciones de vida, ya que al salir de la escuela, el egresado se encuentra con una oferta limitada de trabajo, reservada, por lo general, para los más competentes y experimentados, y entonces tiene que dedicarse a alguna actividad que en un principio jamás consideró.

Esta difícil situación exige de cada persona una absoluta disposición para mantenerse actualizada y también para desarrollar nuevas ideas

y adquirir conocimientos que antes no poseía.

Lo anterior también ocurre en la carrera magisterial. Los métodos se modifican, se buscan nuevas estrategias, surgen propuestas, se da una nueva orientación a los propósitos educativos; se difunden posibles soluciones para viejos problemas, se crean excelentes apoyos didácticos, se dispone, fácil y rápidamente, de mayor información; cambian las instituciones, la sociedad y las ideas, y, en suma, cada día, nuevos logros enriquecen el acervo de la humanidad.

La experiencia no tiene sustituto. La clase de un maestro con mu- chos años de

La experiencia no tiene sustituto. La clase de un maestro con mu- chos años de servicio y que cuenta con un talento regular, resultará más provechosa para sus alumnos que la de uno joven y muy talento- so pero que carece de la práctica de la enseñanza. La experiencia muestra las dificultades con que tropiezan los alumnos y la manera de resolverlas, el método ideal para enseñar cada una de las materias, los ejercicios más adecuados, las distintas formas de capturar la atención de los educandos, la ma- nera de manejar cada uno de los problemas de conducta que gene- ralmente se presentan, cómo impactar con su presencia a sus alumnos, el modo de lograr que las clases sean útiles y amenas, y muchas cosas más.

Luego entonces, la labor del docente, de ese gran comunicador que es el maestro, está sujeta a una serie de cambios, los cuales se presentan sin cesar, y en un mundo así, si

el educador llegara a detenerse,

si se contentara con utilizar tan

sólo los recursos y conocimientos que una vez aprendió, se quedaría atrás de los demás, incluso de sus propios alumnos. Es por ello que tiene que aceptar, por fuerza, el hecho de que nunca terminará de estudiar y aprender mientras quiera estar debidamente actualizado en su profesión.

quiera estar debidamente actualizado en su profesión. El maestro dispone, rápida y fácilmente, de mayor

El maestro dispone, rápida y fácilmente, de mayor información.

1.3 Competencias docentes

Las competencias son un conjunto estructurado y dinámico de cono- cimientos, habilidades, actitudes y valores

Las competencias son un conjunto estructurado y dinámico de cono- cimientos, habilidades, actitudes y valores que toman parte activa en el desempeño responsable y eficaz de las actividades cotidianas den- tro de un contexto determinado.

Se llaman competencias todos aquellos comportamientos formados por habilidades cognoscitivas, actitudes socioafectivas, destrezas motoras y diversas informaciones que hacen posible llevar a cabo, eficazmente, cualquier actividad.

Las competencias ejercen una acción recíproca. En el caso de que una competencia no se llegara a desarrollar lo suficiente, afectaría el desempeño de las otras; pero al mismo tiempo, el desarrollo de cualquiera de ellas mejora el resultado de las demás. Esta es la causa por la que suponen una formación integral en la persona.

Esto se explica fácilmente tomando como ejemplo una situación que llega a ser muy común dentro de las aulas: si un estudiante no ha logrado desarrollar suficientemente su competencia para comunicarse por medio de la lengua oral y escrita, se le dificultará la resolución de cualquier problema, ya no matemático, sino simplemente aritmético-geométrico, pues al no comprender en su totalidad la información proporcionada, le será muy difícil localizar los datos que necesita para hacerlo; y lo mismo ocurre con la búsqueda, selección y evaluación de la información correspondiente a cualquier otra materia: si no entiende satisfactoriamente lo que lee o escucha, mucho menos será capaz de encontrar la información que requiere y evaluarla.

En el caso anterior, las competencias leer y escuchar han afectado, por lo menos, y
En el caso anterior, las competencias leer y escuchar han afectado, por
lo menos, y en mayor o menor medida, a la competencia relacionada
con la búsqueda, selección y evaluación de información, a la que se
refiere a la identificación y formulación de problemas, y también a la de
comunicación e interpretación de información.

Cuando una competencia no se desarrolla lo suficiente, afecta el desarrollo de las demás.

docentesdocentes1.3

CompetenciasCompetencias docentes1.31.3 docentesdocentes

CompetenciasCompetencias

1.31.3 Competencias

El aprendizaje es un fenómeno social. Es ampliamente conocido el hecho de que la interacción de los miembros del grupo constituye un componente fundamental, pues se aprende a partir de la relación con los demás. ¡En cuántas ocasiones las ideas surgen dentro de un grupo, se discuten y, lo más valioso, se comparten, con la intención exclusiva de enseñar y aprender!

Luego entonces, el entorno influye en el desarrollo de las competencias ya que ubica al individuo ante diversas situaciones y lo obliga a dar respuestas. Sólo si éste transforma su comportamiento y lo adapta a cada situación, habrá desarrollado competencias y actuará eficientemente, es decir, tal y como lo espera el mismo entorno.

Dentro del contexto educativo y en el caso específico de las competencias docentes, éstas se definen como la forma práctica en la que un educador logra articular el conjunto de conocimientos, creencias, capacidades, actitudes, valores, habilidades y estrategias que posee, para utilizarlas en su diaria labor educativa, lo que finalmente determina la calidad de los resultados de sus intervenciones psicopedagógicas.

Capítulo 1. La docencia

Resulta de vital importancia el que las personas estén suficientemen- te informadas de lo que

Resulta de vital importancia el que las personas estén suficientemen- te informadas de lo que ocurre a su alrededor y juzguen estas infor- maciones, producto de la cultura, con un amplio sentido crítico, de tal forma que únicamente se apro- pien de aquello verdaderamente útil para transformar el entorno.

Un educador competente es aquel que tiene la capacidad para enfrentar con éxito su labor y establecer relaciones armónicas con los demás; sin embargo, muchas veces resulta difícil dejar asentado quién es, en realidad, un maestro competente. Aquí se debe considerar que lo que a una persona le puede parecer competente, a otra, no.

Por ejemplo, un docente puede conducir su clase de una manera organizada y rígida, poniendo
Por ejemplo, un docente puede conducir su clase de una manera
organizada y rígida, poniendo gran cuidado en el contenido intelectual de
las distintas asignaturas que imparte y comprobando, a cada momento,
que sus alumnos comprenden, cabalmente, el significado de sus palabras;
en cambio, hay otro que no organiza de manera tan estricta sus
contenidos y que, incluso, permite que sus estudiantes elijan libremente
el tema que se manejará y las actividades de afirmación que más les
agradan.
El maestro competente siempre logra, con sus
alumnos, alcanzar los objetivos esperados.
Hay personas que consideran que los maestros competentes deben ser amistosos, simpáticos, virtuosos, alegres y

Hay personas que consideran que los maestros competentes deben ser amistosos, simpáticos, virtuosos, alegres y entusiastas. Otros más, han concluido que quienes quieran pertenecer a este tipo de educa- dores tienen que ser justos, ama- bles, democráticos, responsables, constantes, equilibrados, originales, interesantes, comprensivos, alenta- dores, receptivos, inteligentes y confiables; y en cambio, afirman que los maestros incompetentes se caracterizan por ser parciales, fríos, limitados, severos, apáticos, incons- tantes, indecisos y de un tempera- mento nervioso.

Posiblemente, al primero se le calificaría como competente, y en relación con el segundo, es posible que se llegara a pensar que da demasiadas libertades a sus educandos, relajando la disciplina que debe imperar en cualquier grupo. Pero, tampoco dejaría de haber otras personas que afirmarían exactamente lo contrario: que la cátedra del primer maestro es demasiado rígida inhibiendo las libertades y creatividad de sus alumnos, mientras que el otro es más competente puesto que maneja técnicas de vanguardia. ¿Quién tiene la razón?

La realidad es que el maestro competente es sólo aquél que es capaz de lograr que los alumnos alcancen los resultados de aprendizaje esperados. En el ejemplo expuesto ambos educadores son competentes, en ambos casos se consumó el acto educativo; lo que ocurre es que sus puntos de vista son distintos y las técnicas utilizadas son diferentes, pero en ambas situaciones están presentes tanto la intención de enseñar como el logro de los objetivos.

Sin una intención, el alcance de los objetivos educativos por parte de los estudiantes se convierte en algo azaroso; aunque, también es necesario tomar en cuenta que la sola intención no basta para obtener el aprendizaje esperado. Luego entonces, ¿qué es realmente aquello que permite a un maestro alcanzar la ansiada competencia? Podría tratarse de la personalidad del educador, de sus aptitudes y también, desde luego, de su grado de preparación.

Un maestro es una persona que tiene bajo su responsabilidad la importante tarea de ayudar a otros a aprender nuevos conocimientos y a desarrollar nuevas formas de conducta. La sociedad se encarga de prepararlos para esta misión, cuidando que adquieran la capacidad y habilidad necesarias que les permita facilitar el desarrollo intelectual, personal y social de quienes asisten a una escuela.

Su labor no se reduce únicamente a enseñar o dar a conocer los contenidos indispensables para que el alumno pueda avanzar al siguiente grado. Es por ello que las aptitudes y actitudes necesarias dentro de esta profesión son diferentes a las que se requieren en otros campos de la actividad humana.

De aquí que a veces lleguen a encontrarse impartiendo clases, sobre todo en instituciones de educación superior, experimentados arquitectos, reconocidos médicos, excelentes matemáticos y muchos otros verdaderos expertos en las distintas ramas del saber humano, y que, sin embargo, son criticados duramente por sus

y que, sin embargo, son criticados duramente por sus La labor de un educador no se

La labor de un educador no se reduce al trabajo dentro del aula.

docentesdocentes1.3

CompetenciasCompetencias docentes1.31.3 docentesdocentes

CompetenciasCompetencias

1.31.3 Competencias

Capítulo 1. La docencia

propios alumnos debido a que les es muy difícil lograr transmitir sus conocimientos.

¿Por qué se presenta esta situación? Sencillamente porque un maestro, aun sin toda esa especialización y dominio de asignatura señalados, al acumular un sinnúmero de experiencias derivadas de la práctica cotidiana ha desarrollado ciertas habilidades que no pueden obtenerse con facilidad de otra manera, tales como:

Definir los objetivos del aprendizaje y en función de éstos, estructurar los contenidos, organizar el curso, diseñar las actividades y establecer los mecanismos y criterios de evaluación.

y establecer los mecanismos y criterios de evaluación. Un maestro acumula un sinnúmero de experiencias gracias

Un maestro acumula un sinnúmero de experiencias gracias a la práctica cotidiana.

Diseñar el plan de trabajo del curso, aunque respetando el programa de estudios.

Seleccionar las diversas técnicas que utilizará en la exposición de sus clases, en la elaboración de preguntas, en el logro de una óptima comunicación interpersonal y en el control del grupo.

comunicación interpersonal y en el control del grupo. La docencia proporciona muchas satisfacciones, pero
La docencia proporciona muchas satisfacciones, pero también, a ve- ces, hay decepciones. Un maes- tro

La docencia proporciona muchas satisfacciones, pero también, a ve- ces, hay decepciones. Un maes- tro se involucra de manera tan profunda en el desarrollo intelec- tual, psicológico, social y físico de sus alumnos que no resulta ex- traño que lo desilusionen todos los que, siendo brillantes, se em- peñan en no estudiar o en com- portarse caprichosos, rebeldes y desafiantes ante su autoridad; o que experimente una gran angus- tia por los que no pueden avan- zar al ritmo que él quisiera debido a que sufren algún tipo de inca- pacidad, ya sea física, mental o tan sólo ocasionada por cierta falta de madurez, que se los impide.

El dominio de la materia que va a enseñar es indispensable para cual- quier maestro.

El dominio de la materia que va a enseñar es indispensable para cual- quier maestro. En este caso deben considerarse todos los aspectos esenciales del estudio de la asig- natura y la adecuada selección de los temas que se transmitirán a los alumnos. Hay una gran variedad de instituciones, públicas o privadas, que ofrecen cursos que pueden ayudar a los profesores a entender más profundamente sus materias, tanto en los conceptos básicos como en sus formas de investiga- ción. Una buena recomendación es que los educadores analicen los contenidos y los relacionen con la vida de los alumnos, de tal manera que se conviertan en comunicadores mucho más eficaces.

Además, en la actualidad el nivel educativo del maestro típico se ha incrementado notablemente, de tal forma que se le exige un profundo conocimiento de las ciencias de la educación, una adecuada preparación intelectual, científica o técnica, y que posea, en suma, las competencias indispensables para realizar exitosamente su labor.

En términos generales, un maestro debidamente capacitado debe estar preparado en las siguientes ocho áreas de competencia:

Competencias didácticas

Incluyen el dominio del conocimiento de la materia o materias que imparte el educador, al igual que la capacidad, tanto para tratar y analizar, de manera profunda, los problemas y fenómenos relacionados con su materia, como para organizar el proceso enseñanza-aprendizaje en función de contextos curriculares más amplios; así como la habilidad para planificar su actividad en función de una coeducación justa para ambos sexos.

Competencias metodológicas

En este caso, el maestro debe disponer de una amplia gama de métodos para estructurar sus clases y dominar distintas estrategias que faciliten los aprendizajes de sus alumnos y al mismo tiempo le hagan más sencilla su labor, sin olvidar que también tiene que manejar las distintas técnicas para la preparación de ambientes interactivos de enseñanza y aprendizaje, así como conocer, lo más profundamente que le sea posible, todo lo relacionado con niños que presenten problemas de aprendizaje.

• Competencias para dirigir grupos Implican que el educador deberá poseer habilidades para organizar y
• Competencias para dirigir grupos
Implican que el educador deberá poseer habilidades para organizar y
estructurar el ambiente de aprendizaje, reconocer y aprovechar los

Es indispensable el dominio de las técnicas grupales.

docentesdocentes1.3

CompetenciasCompetencias docentes1.31.3 docentesdocentes

CompetenciasCompetencias

1.31.3 Competencias

Capítulo 1. La docencia

materiales que incentiven el desarrollo del autoaprendizaje y, además, dominar las técnicas indispensables para llevar a cabo procesos grupales; y de igual manera, tendrá que tener conocimientos acerca de todo aquello que se relacione con la comunicación y el liderazgo.

Los nuevos educadores reciben una auténtica lluvia de conceptos que, sobre la realidad del aula,

Los nuevos educadores reciben una auténtica lluvia de conceptos que, sobre la realidad del aula, vierten sus compañeros más experimen- tados, y que, generalmente, contra- dicen lo que ellos aprendieron en

su época de estudiantes. ¿Acaso sus

conceptos teóricos están equivoca- dos? No, lo que ocurre es que aún no han tenido la oportunidad para

llevarlos a la práctica.

Por otra parte, tampoco debe olvi- darse que cuando un maestro ca- rece del conocimiento teórico y su comprensión del porqué de deter- minado comportamiento de sus alumnos se fundamenta en lo que

él cree y en el sentido común, sus

interpretaciones pueden resultar erróneas y las medidas que tome para corregirlo también pueden estar equivocadas.

Además de los consejos útiles, pro-

ducto de la experiencia y del senti- do común, que en relación con el trabajo dentro del aula se transmi- ten de generación en generación, los educadores cuentan en la ac- tualidad con innumerables concep- tos aportados por disciplinas tales como la psicología y la sociología, entre otras, que pueden ayudarles

a interpretar la compleja realidad que se presenta en sus salones.

Competencias de diagnóstico y evaluación

Aquí, el maestro tiene que ser capaz de reconocer los diferentes potenciales de aprendizaje que poseen sus alumnos, las condiciones específicas del aprendizaje que se está dando y las dificultades que éste presenta, e incluso, los procesos y reacciones de los educandos; asimismo, debe ser lo suficientemente hábil para poder evaluar en función de la observación, y para comprender las posibilidades y limitaciones en cuanto al verdadero alcance de los objetivos establecidos para la enseñanza, y a la vez, estar dispuesto a analizar su propia actuación para descubrir si acaso se ha convertido, sin intención, en una de esas mismas limitaciones; y, finalmente, tiene que conocer todo lo que se relacione con los procesos de evaluación.

Competencias metacognitivas

Requieren de un manejo profundo del desarrollo de los procesos de aprendizaje y de la adquisición de los conocimientos; exigen, por parte del educador, la observación y reflexión sobre sus propios procesos de pensamiento y el reconocimiento de las acciones viables de realizar, como un requisito indispensable para la selección de estrategias; e incluyen la capacidad para percibir conductas específicas de cada sexo.

para percibir conductas específicas de cada sexo. Para entender lo que ocurre dentro del aula, cuenta

Para entender lo que ocurre dentro del aula, cuenta con el auxilio de varias disciplinas.

Una actitud es una predisposición para actuar de una manera positi- va o negativa hacia

Una actitud es una predisposición para actuar de una manera positi- va o negativa hacia las personas, ideas o situaciones. Al respecto, son muchos los educadores que están convencidos de que las actitudes representan un importante aspec- to dentro del proceso de enseñan- za, toda vez que tienen un efecto directo sobre la conducta al deter- minar cómo se ve la persona a sí misma y cómo considera que interactúa con los demás.

Competencias de asesoría

Exigen que el educador sepa guiar tanto el proceso autónomo de aprendizaje como su autoevaluación, al tiempo que sea capaz de desarrollar métodos de apoyo orientados a este tipo de aprendizaje.

Competencias para el trabajo en equipo

Independientemente de que la motivación del educador no estuviera orientada hacia el trabajo grupal para la organización de la enseñanza, éste deberá poseer la capacidad para trabajar en equipo de una manera colegial e interdisciplinaria, así como tener la habilidad de autocontrol para laborar en distintos ambientes sociales y para superar cualquier tipo de conflicto.

Competencias en el aprovechamiento de los medios

Debido a la enorme influencia que los medios de comunicación ejercen sobre todos los seres humanos, el maestro debe entender la significación que éstos tienen en la vida de los niños y los jóvenes, y de igual manera, debe confiar en su utilidad y aprovechar al máximo la tecnología educativa, como es el caso de los sistemas interactivos de aprendizaje, tan comunes en la actualidad, para transmitir y practicar conocimientos especializados y actitudes; asimismo, tiene que mostrar una gran capacidad de juicio con respecto a los mensajes que los medios transmiten, ya que es de todos conocido que pueden llegar a ser tan destructivos como constructivos; y, también, debe ser lo suficientemente hábil para saber utilizar todas las posibilidades que ofrecen.

Los sistemas interactivos de aprendizaje son comunes en la actualidad.
Los sistemas interactivos de aprendizaje son
comunes en la actualidad.

1.41.4 enseñanzaenseñanza1.4

dede enseñanza1.41.4 enseñanzaenseñanza

dede

nivelesniveles de

nivelesniveles

PropósitosPropósitos y yy yy niveles

PropósitosPropósitos

Propósitos

Capítulo 1. La docencia

1.4 Propósitos y niveles de enseñanza

Por lo general, es el Estado quien se encarga de asegurar que la educación, por lo menos en su nivel básico, llegue gratuitamente a toda la población. Para ello ha creado una infraestructura que consiste tanto en instituciones que se ocupan de la formación del profesorado, como en escuelas donde los educadores atienden a los estudiantes y que están equipadas, en mayor o menor medida, en función del presupuesto que ha sido posible asignarles, además, desde luego, de los planes y programas de estudio correspondientes; por otra parte, también permite que los particulares impartan algún tipo de enseñanza, siempre y cuando cumplan con las disposiciones emitidas al respecto.

La modernidad exige la búsqueda constante de nuevos criterios educativos. Asimismo, el Estado, consciente de
La modernidad exige la búsqueda constante
de nuevos criterios educativos.
Asimismo, el Estado, consciente de la importancia que reviste la
actualización de los docentes, tanto en las universidades y escuelas normales
(centros de formación de pedagogos y maestros) como en otras sedes, y
contando con la participación de equipos de psicólogos, sociólogos y otros
especialistas, se atiende a los profesores en este aspecto.
Ahora bien, puesto que el Estado interviene directamente, éste es el que
fija los lineamientos, propósitos y criterios vigentes en materia educativa,
todos ellos en función de las necesidades de la población del país de que
se trate, incluyendo edades y capacidades, razón por la cual también ha
establecido los diferentes niveles de enseñanza. Conocer algunas de sus
características resulta ilustrativo ya que permite establecer
comparaciones y comprobar las semejanzas o diferencias básicas que se
presentan, por lo menos dentro del modelo educativo de los países de
habla hispana que se mencionan.
En la actualidad se ha generaliza-
do el planteamiento de que la
formación del profesorado debe
ser permanente, partiendo de sus
propias vivencias en el aula y del
intercambio de opiniones y ex-
periencias con otros compañeros
de profesión mediante semina-
rios, conferencias o cursillos; y es
que como ya se ha dicho, las nue-
vas tecnologías y los cambios cul-
turales y científicos que se
presentan, exigen una renovación
constante de la escuela y la ac-
tualización de los educadores.
La educación inicial, en Argentina, está constituida por el jardín de in- fantes, donde se

La educación inicial, en Argentina, está constituida por el jardín de in- fantes, donde se atiende a niños de 3 a 5 años de edad, siendo obli- gatorio el último año. Enseguida, al cumplir los 6 años, niños y niñas acceden al nivel de educación ge- neral básica, el cual también es obligatorio y tiene una duración de 9 años. Luego, deberán continuar sus estudios en el nivel de educa- ción polimodal, impartida en insti- tuciones específicas y con 3 años de duración como mínimo, para lle- gar, finalmente, al nivel que corres- ponde a la educación superior, profesional y académica de grado, con estudios cuya duración está determinada por las mismas insti- tuciones que los imparten.

Argentina

En este país, la Ley Federal de Educación señala que es el Estado quien establece los lineamientos de la política educativa y el que fija los propósitos de la enseñanza, entre los que se destacan: el fortalecimiento de la identidad nacional, la igualdad de oportunidades, la equidad de los servicios educativos, la educación contemplada como un proceso permanente, la erradicación del analfabetismo, el apoyo y estímulo a los programas alternativos de educación, así como la participación de la familia, la comunidad, las asociaciones docentes y las organizaciones sociales en distintos aspectos de carácter educativo.

sociales en distintos aspectos de carácter educativo. El fortalecimiento de la identidad nacional es uno de

El fortalecimiento de la identidad nacional es uno de los propósitos educativos en Argentina.

Asimismo, la Constitución Nacional argentina asegura el beneficio de la educación primaria a todos los habitantes, los cuales también tienen derecho, de acuerdo a las leyes que reglamentan su ejercicio, de enseñar y aprender. Además, establece que una de las atribuciones del Congreso Nacional es la de dictar los planes de instrucción general y universitaria.

Chile

Aquí, la Ley de Enseñanza dispone que la educación tiene como propósito alcanzar el desarrollo moral, intelectual, artístico, espiritual y físico de las personas, capacitándolas para convivir y participar de forma responsable y activa en la comunidad. De igual manera, hace referencia a la obligatoriedad de la educación básica y al financiamiento estatal de la enseñanza básica obligatoria.

Su sistema educativo posee cuatro niveles:

EducaciónEducaciónEducaciónEducaciónEducación preescolarpreescolarpreescolarpreescolarpreescolar ooooo parvulariaparvulariaparvulariaparvulariaparvularia, que no es obligatoria y está destinada a atender a los niños y niñas hasta los 5 años de edad.

1.41.4 enseñanzaenseñanza1.4

dede enseñanza1.41.4 enseñanzaenseñanza

dede

nivelesniveles de

nivelesniveles

PropósitosPropósitos y yy yy niveles

PropósitosPropósitos

Propósitos

Capítulo 1. La docencia

EducaciónEducaciónEducaciónEducaciónEducación generalgeneralgeneralgeneralgeneral básicabásicabásicabásicabásica, obligatoria y donde se atiende a niños y adultos; se divide en dos ciclos: el primero que comprende de 1 ° a 4 ° años, y el segundo, de 5 ° a 8° años (este último ciclo se divide, a su vez, en dos subciclos).

EducaciónEducaciónEducaciónEducaciónEducación mediamediamediamediamedia, la cual, aunque de carácter no obligatorio, se destina a los adolescentes y adultos, y en la que cada estudiante debe aprender un mínimo de contenidos obligatorios (su duración es de 4 años y tiene dos modalidades: la humanístico-científica y la técnico- profesional).

EducaciónEducaciónEducaciónEducaciónEducación superiorsuperiorsuperiorsuperiorsuperior, que comprende tres tipos de instituciones reconocidas por el Estado: las universidades, los institutos profesionales y los centros de formación técnica.

Venezuela

La educación está considerada como un servicio público, y es el reglamento de la Ley Orgánica de Educación el que se encarga de establecer las normas y directrices complementarias aplicables en todos los niveles y modalidades de su sistema educativo, excepto en el nivel de enseñanza superior.

Los principios fundamentales del sistema educativo de Venezuela se encuentran contenidos en su Cons- titución

Los principios fundamentales del sistema educativo de Venezuela se encuentran contenidos en su Cons- titución y en la Ley Orgánica de Educación. Esta ley señala que la enseñanza tiene como objetivos el pleno desarrollo de la personalidad, la formación de ciudadanos aptos para la vida y para el ejercicio de la democracia, el fomento de la cultura y el espíritu de la solidari- dad humana.

EducaciónEducaciónEducaciónEducaciónEducación preescolarpreescolarpreescolarpreescolarpreescolar, constituye el primer nivel obligatorio del sistema educativo y dura un año escolar. Los niños se incorporan a los establecimientos educativos que la imparten, a los 5 años.

establecimientos educativos que la imparten, a los 5 años. EducaciónEducaciónEducaciónEducaciónEducación

EducaciónEducaciónEducaciónEducaciónEducación básicabásicabásicabásicabásica, segundo nivel obligatorio, comprende tres etapas de tres años cada una y se cursa preferentemente a partir de los 6 años.

EducaciónEducaciónEducaciónEducaciónEducación mediamediamediamediamedia diversificadadiversificadadiversificadadiversificadadiversificada yyyyy profesionalprofesionalprofesionalprofesionalprofesional, que se caracteriza por estar articulada con la educación superior.

EducaciónEducaciónEducaciónEducaciónEducación superiorsuperiorsuperiorsuperiorsuperior, nivel en el que se encuentran la formación profesional y de postgrado, y que puede cursarse en universidades, institutos universitarios pedagógicos, politécnicos, tecnológicos, etcétera.

En Venezuela, la educación está considerada como un servicio público.

La Constitución colombiana consi- dera al Estado, la sociedad y la fa- milia como responsables

La Constitución colombiana consi- dera al Estado, la sociedad y la fa- milia como responsables de la educación. Ésta es obligatoria en- tre los cinco y quince años de edad

y

comprende un año de preescolar

y

nueve años de educación básica

como mínimo. La educación im- partida por el Estado es gratuita y laica, y su financiamiento y admi- nistración están a cargo de la na- ción y las entidades territoriales que la conforman, garantizando las li- bertades de enseñanza, aprendi- zaje, investigación y cátedra.

Colombia

En el caso de Colombia, su Constitución política contempla a la educación como un derecho de la persona y un servicio público del Estado. Tiene como propósito la formación del individuo dentro del respeto a los derechos humanos, la paz y la democracia. Por su parte, su Ley General de Educación señala las normas generales que regulan ese servicio de interés social.

La enseñanza se imparte dentro de periodos lectivos y en los siguientes niveles:

EducaciónEducaciónEducaciónEducaciónEducación preescolarpreescolarpreescolarpreescolarpreescolar, que se refiere a niños menores de 6 años y que es obligatoria por lo menos un año lectivo, correspondiente a los 5 años de edad.

EducaciónEducaciónEducaciónEducaciónEducación básicabásicabásicabásicabásica, atendida en instituciones privadas u oficiales, y que contempla un ciclo de educación básica primaria de 5 grados, obligatoria, para niños cuyas edades van de los 6 a los 10 años, y el ciclo de educación básica secundaria, que abarca de los grados 6 al 9, destinado a menores entre los 11 y 14 años de edad.

EducaciónEducaciónEducaciónEducaciónEducación mediamediamediamediamedia vocacionalvocacionalvocacionalvocacionalvocacional que comprende los grados 10 y 11, para los alumnos de 15 y 16 años.

EducaciónEducaciónEducaciónEducaciónEducación superiorsuperiorsuperiorsuperiorsuperior, que se ofrece en las
EducaciónEducaciónEducaciónEducaciónEducación superiorsuperiorsuperiorsuperiorsuperior, que se ofrece en las modalidades de formación
intermedia profesional, formación tecnológica, formación
universitaria y formación avanzada o de postgrado.
La educación básica colombiana se imparte
en escuelas oficiales y particulares.

1.41.4 enseñanzaenseñanza1.4

dede enseñanza1.41.4 enseñanzaenseñanza

dede

nivelesniveles de

nivelesniveles

PropósitosPropósitos y yy yy niveles

PropósitosPropósitos

Propósitos

Capítulo 1. La docencia

España

Por su parte, el sistema educativo español ha establecido como propósitos de la enseñanza que se imparte en todo el país, los siguientes: el pleno desarrollo de la personalidad de los alumnos; la formación en el respeto de los derechos y libertades fundamentales y en el ejercicio de la tolerancia y de la libertad, dentro de los principios democráticos de convivencia; la adquisición de hábitos intelectuales y técnicas de trabajo, así como de conocimientos científicos, técnicos, humanísticos, históricos y estéticos; la capacitación para el ejercicio de actividades profesionales; la formación en el respeto de la pluralidad lingüística y cultural de España; la preparación para participar activamente en la vida social y cultural; y la formación para la paz, la cooperación y la solidaridad entre los pueblos.

Por otra parte, el planteamiento de la ciclicidad es fundamental dentro de los niveles correspondientes al sistema educativo obligatorio y gratuito en España. El ciclo supone una unidad de tiempo más abierta y flexible que hablar de grados, años, cursos académicos, etcétera, por la rigidez que estas unidades implican. Además, los ciclos se encuentran relacionados íntimamente con la experiencia y maduración de las personas.

En cuanto a sus niveles, éstos son:

EducaciónEducaciónEducaciónEducaciónEducación infantilinfantilinfantilinfantilinfantil, de 0 a 6 años, la cual está dividida en dos ciclos:

el primero, que abarca hasta los 3 años, y el segundo, que comprende de los 3 hasta los 6 años de edad.

EducaciónEducaciónEducaciónEducaciónEducación primariaprimariaprimariaprimariaprimaria, de 6 a 12 años, dividida en tres ciclos.

EducaciónEducaciónEducaciónEducaciónEducación secundariasecundariasecundariasecundariasecundaria, de los 12 a los 16 años, dividida en dos ciclos.

BachilleratoBachilleratoBachilleratoBachilleratoBachillerato, que contempla dos cursos académicos y posee cuatro modalidades: bachillerato artístico, en ciencias de la naturaleza y de la salud, en humanidades y ciencias sociales, y en tecnología.

FormaciónFormaciónFormaciónFormaciónFormación profesionalprofesionalprofesionalprofesionalprofesional, a la que accede el estudiante que ha obtenido el título de bachiller y que se denomina formación profesional de grado superior.

La ciclicidad es la base del sistema educativo gratuito español.
La ciclicidad es la base del sistema
educativo gratuito español.

Se pretende que las instituciones de atención a la infancia en Espa- ña funcionen no sólo como centros de guardería, de asistencia y vigi- lancia, sino que se conviertan en auténticos centros educativos, don- de se enseñe a los niños a conocer su propio cuerpo, relacionarse con los demás, explorar el entorno y adquirir, poco a poco, autonomía.

La Constitución uruguaya señala como obligatorias y gratuitas la en- señanza primaria y la enseñanza

La Constitución uruguaya señala como obligatorias y gratuitas la en- señanza primaria y la enseñanza media, agraria o industrial, lo que constituye un bloque de nueve años de estudios; además, establece la gratuidad de la enseñanza supe- rior, industrial, artística y educación física, así como la creación de be- cas y bibliotecas populares.

Todo el planteamiento curricular del sistema de educación español está adaptado a los niveles de conocimiento de los alumnos, y, además, los equipos de apoyo y los psicopedagogos, en el papel de orientadores de los alumnos y colaboradores tanto de los padres como de los profesores, ayudan a mejorar los niveles de aprendizaje que llegaran a presentar mayores dificultades.

Uruguay

La educación en Uruguay está fundamentada en la libertad de pensamiento, enseñanza, y cátedra, en la laicidad, obligatoriedad, gratuidad y autonomía de la enseñanza, principios plasmados tanto en su Constitución como en la Ley de Educación.

Por ejemplo, el Artículo 68 de la Constitución hace referencia a la libertad de enseñar, como complemento de la libertad de cultura, y supone la libertad de crear, de establecer institutos de enseñanza, de elegir los métodos, el plan, los programas y la orientación que se consideren convenientes.

Los niveles establecidos son:

se consideren convenientes. Los niveles establecidos son: EducaciónEducaciónEducaciónEducaciónEducación

EducaciónEducaciónEducaciónEducaciónEducación preescolarpreescolarpreescolarpreescolarpreescolar, sin carácter obligatorio, que atiende a la población infantil comprendida entre los 3 y los 5 años de edad.

EducaciónEducaciónEducaciónEducaciónEducación obligatoriaobligatoriaobligatoriaobligatoriaobligatoria,,,,, con una duración de nueve años y que está dirigida a alumnos de 6 a 14 años de edad. Comprende la educación primaria, que se desarrolla en seis grados y el ciclo básico de educación media, con tres grados más.

BachilleratoBachilleratoBachilleratoBachilleratoBachillerato, nivel correspondiente al segundo ciclo de educación media, que se prolonga durante tres años y se ofrece en tres modalidades básicas:

biológica, humanística y científica.

EducaciónEducaciónEducaciónEducaciónEducación superiorsuperiorsuperiorsuperiorsuperior, que comprende tanto la formación como el perfeccionamiento docente, al igual que los estudios que pueden cursarse en la universidad, ya sea oficial o privada.

Las leyes uruguayas establecen la creación de bibliotecas populares.

1.41.4 enseñanzaenseñanza1.4

dede enseñanza1.41.4 enseñanzaenseñanza

dede

nivelesniveles de

nivelesniveles

PropósitosPropósitos y yy yy niveles

PropósitosPropósitos

Propósitos

Capítulo 1. La docencia

México

La Constitución mexicana, en su Artículo 3 ° , establece que la edu- cación será

La Constitución mexicana, en su Artículo 3°, establece que la edu- cación será democrática, enten- diendo la democracia como un sistema de vida fundado en el cons- tante mejoramiento económico, social y cultural del pueblo; nacio- nal, al comprender los problemas del país y al atender el aprovecha- miento de los recursos, la defensa de la independencia política, el ase- guramiento de la independencia económica y la continuidad y el en- grandecimiento de la cultura; y que contribuirá a la mejor convivencia humana, al fortalecer en el alum- no, además del aprecio hacia la dignidad de la persona y la integri- dad de la familia, la convicción del interés general de la sociedad y los ideales de fraternidad e igualdad de derechos de todos los hombres.

En México es el gobierno federal el que determina, a través de la Secretaría de Educación Pública, los planes y programas de estudio correspondientes a la educación inicial, preescolar, primaria, secundaria y normal en todo el ámbito nacional, tomando en cuenta, desde luego, las opiniones de los gobiernos de las entidades federativas y de los diversos sectores involucrados.

De acuerdo a lo previsto en el Artículo 3 ° constitucional, todo individuo tiene derecho a recibir educación; y es por ello que el Estado mexicano se reserva el derecho de proporcionar este servicio. Asimismo, señala que la educación que imparte el Estado tiene como propósitos el desarrollo armónico de todas las facultades del ser humano y fomentar en él, al mismo tiempo, el amor a la patria y la conciencia de la solidaridad internacional, en la independencia y en la justicia.

De igual manera, garantizada la libertad de creencias por el Artículo 24 constitucional, también establece que dicha educación será laica, esto es, ajena por completo a cualquier doctrina religiosa, y además, que el criterio que la oriente tendrá que estar fundamentado en los resultados del progreso científico, luchando contra la ignorancia y sus efectos, las servidumbres, los fanatismos y los prejuicios.

efectos, las servidumbres, los fanatismos y los prejuicios. Por otra parte, la reforma al Artículo 3

Por otra parte, la reforma al Artículo 3 ° constitucional, publicada en el Diario Oficial del 28 de enero de 1992, abrió, por vez primera, la posibilidad a los particulares para ofrecer educación religiosa, y no sólo eso, incluso permitió que los ministros de los cultos y de las comunidades religiosas enseñaran en estos planteles, facultándolos para dirigir, administrar y crear instituciones educativas en los distintos niveles, circunscribiendo, en cierta forma,

la educación laica a los planteles

del Estado.

El sistema educativo mexicano está formado por los siguientes niveles:

EducaciónEducaciónEducaciónEducaciónEducación inicial.inicial.inicial.inicial.inicial. Está a cargo de los Centros de Desarrollo Infantil (CENDI), que se encargan de proporcionar educación y asistencia

“La educación será democrática, nacional y contribuirá a la mejor convivencia humana.”

a los niños de 45 días a 2 años 11

En el Programa Nacional para la Modernización Educativa, 1989- 1994, el gobierno federal ofreció un

En el Programa Nacional para la Modernización Educativa, 1989- 1994, el gobierno federal ofreció un diagnóstico de los principales problemas y desafíos de la educa- ción mexicana, y estableció como prioridad la educación primaria, señalando como objetivos: univer- salizar el acceso a este nivel edu- cativo, lograr la permanencia escolar y atacar el rezago. Para mejorar la calidad educativa se pro- puso revisar los contenidos edu- cativos, regresar al estudio de asignaturas y no de áreas del co- nocimiento, y apoyar la educación inicial y preescolar. Posteriormen- te, en 1992, se suscribió el Acuer- do Nacional para la Modernización de la Educación Básica, que obe- deció a la necesidad de superar re- zagos y disparidades acumuladas, satisfacer la creciente demanda de servicios educativos y elevar la cali- dad de la enseñanza.

meses de edad, y que son hijos de madres trabajadoras. Este servicio también lo brindan los particulares en numerosos centros privados de atención infantil inicial o maternal. La educación inicial no es obligatoria.

EducaciónEducaciónEducaciónEducaciónEducación preescolarpreescolarpreescolarpreescolarpreescolar

3, 4 y 5 años de edad, y se ofrece, asimismo, en tres modalidades:

general, indígena y cursos comunitarios. A pesar de que no era obligatoria constitucionalmente, su uso se hizo muy común, sobre todo en los centros urbanos donde, además de las escuelas de educación preescolar públicas, muchos particulares han sido autorizados para brindar este servicio. En la actualidad ya se han dado los primeros pasos para aplicar paulatinamente su obligatoriedad en los tres grados mencionados, esto es, que a partir del periodo escolar 2004-2005, la preprimaria se convirtió en obligatoria para los niños y niñas de 5 años; posteriormente, se hará lo mismo con los dos grados restantes.

Se imparte en tres grados escolares a niños de

EducaciónEducaciónEducaciónEducaciónEducación primariaprimariaprimariaprimariaprimaria

constitucional y se imparte a niños y adultos. La primaria para niños,

cuyas edades van de los 6 a los 12 años, consta de seis grados y se cursa en seis años, uno por grado. Comprende las siguientes modalidades: general, bilingüe-bicultural y cursos comunitarios.

Es de carácter obligatorio por mandato

EducaciónEducaciónEducaciónEducaciónEducación secundariasecundariasecundariasecundariasecundaria

modalidades: abierta y escolarizada; esta última puede ser: general, para trabajadores, telesecundaria y técnica. La secundaria comprende tres grados de un año de duración cada uno y se proporciona a la población cuya edad comprende de los 12 a los 16 años de edad. Los mayores de 16 años pueden estudiar en la secundaria para trabajadores o en la modalidad abierta.

Es obligatoria y se imparte en dos

NivelNivelNivelNivelNivel mediomediomediomediomedio superiorsuperiorsuperiorsuperiorsuperior Comprende tres tipos de
NivelNivelNivelNivelNivel mediomediomediomediomedio superiorsuperiorsuperiorsuperiorsuperior
Comprende tres tipos
de educación: la propedéutica o
bachillerato general, la propedéutica-
terminal que es el bachillerato
especializado o tecnológico, y la
terminal o profesional medio.

Para cursar la licenciatura y la normal, debe concluirse el bachillerato o sus equivalentes.

1.41.4 enseñanzaenseñanza1.4

dede enseñanza1.41.4 enseñanzaenseñanza

dede

nivelesniveles de

nivelesniveles

PropósitosPropósitos y yy yy niveles

PropósitosPropósitos

Propósitos

Capítulo 1. La docencia

Los dos primeros tipos se imparten en las modalidades escolarizada y abierta. La modalidad escolarizada atiende, por lo general a la población de 16 a 19 años de edad que haya obtenido el certificado de secundaria.

EducaciónEducaciónEducaciónEducaciónEducación superiorsuperiorsuperiorsuperiorsuperior

comprende licenciatura y postgrado en educación normal, universitaria y tecnológica. Para cursar la licenciatura y la normal debe concluirse el bachillerato o sus equivalentes; para cursar estudios de maestría es indispensable la licenciatura; para cursar estudios de doctorado, es necesario tener el grado de maestría o méritos académicos equivalentes. En general, los estudios de licenciatura tienen una duración de cuatro a cinco años, organizados en periodos semestrales.

Corresponde al máximo nivel de estudios, y

En México, al igual que en muchos otros países, la educación especial se imparte a los niños y jóvenes que no les ha sido posible incorporarse a las instituciones educativas regulares o continuar en ellas, debido a que presentan alguna alteración orgánica, psicológica o conductual. El propósito primordial de esta modalidad es el de proporcionar atención especializada para que esos niños y jóvenes puedan desarrollarse física y mentalmente, dentro de sus posibilidades, e integrarse y participar activamente en la sociedad.

El Programa Nacional de Educa- ción 2001-2006 presenta un con- junto de políticas cuyo propósito

El Programa Nacional de Educa- ción 2001-2006 presenta un con- junto de políticas cuyo propósito es el de afinar el modelo educativo que el país necesita para lograr la cobertura de este servicio con equi- dad, una mayor calidad de los pro- cesos de enseñanza y niveles de aprendizaje, y la integración y fun- cionamiento de todo el sistema educativo, objetivos que se encuen- tran manifestados en los principios fundamentales de educación para todos, educación de calidad y edu- cación de vanguardia.

todos, educación de calidad y edu- cación de vanguardia. Los servicios que ofrece son de dos

Los servicios que ofrece son de dos tipos: el primero, que se proporciona en escuelas de educación especial y centros de capacitación de educación especial, está dirigido a sujetos que sufren deficiencia mental, trastornos visuales, de audición y lenguaje, y neuromotores; el segundo, que comprende problemas de aprendizaje, de lenguaje y de conducta, es atendido en unidades de grupos integrados y centros psicopedagógicos.

Como se habrá podido apreciar, en todos los países señalados la educación básica general es obligatoria y gratuita; y por otra parte, en esencia, sus propósitos y criterios poseen un común denominador, ya que además de que la enseñanza impartida se fundamenta en los resultados del progreso técnico y científico, en todos los casos sus objetivos concuerdan, puesto que buscan fortalecer la identidad nacional en cada individuo, desarrollar armónicamente sus facultades y personalidad, así como su capacidad para convivir con los demás y lograr, a la vez, que participe de manera activa dentro de la comunidad a la que pertenezca, y todo esto dentro de un marco de libertad, respecto y tolerancia, entre otras muchas semejanzas.

Se busca que participe de manera activa dentro de la comunidad.

1.5 Legislación escolar

En los pueblos de América Latina se han llevado a cabo campañas intensivas para alfabetizar

En los pueblos de América Latina se han llevado a cabo campañas intensivas para alfabetizar a la población, se ha hecho obligatoria para los niños la educación básica general, que incluye los tres niveles de preescolar, o por lo menos, el último de éstos, la primaria y la secundaria; y, al mismo tiempo, se ha destinado parte del presupues- to gubernamental para que este servicio sea gratuito, atendiendo la contratación de maestros y la cons- trucción de escuelas, y establecien- do centros de educación de adultos y planteles de educación espe- cial, e incluso, en algunos países, proporcionando a los alumnos los libros de texto. No en vano la educación constituye un derecho y una obligación para los ciudadanos.

La educación está considerada como el medio idóneo para adquirir, transmitir y acrecentar la cultura, dentro de un proceso permanente que contribuye al desarrollo del individuo y la transformación de la sociedad. También se convierte en un factor determinante tanto para la adquisición del conocimiento a través de la participación activa del individuo dentro del proceso enseñanza-aprendizaje, como para la formación integral de cada persona, al desarrollar en ésta actitudes sociales de solidaridad y responsabilidad.

Todo lo señalado resulta decisivo para el futuro de una nación; esto es algo que los gobiernos saben muy bien y esta es la razón por la que ocupa un destacado lugar en las leyes de cualquier país.

Luego, de todas esas leyes relacionadas con la educación, surge una serie de disposiciones en materia de enseñanza que conforman, a su vez, una ley cuya finalidad es la de regular todo lo relacionado con este aspecto –llámese ley general de educación, ley de enseñanza, ley orgánica de educación, ley federal de educación, etcétera– de tal forma que los ciudadanos cuenten con mejores niveles de preparación organizados eficientemente en función de las transformaciones que se presentan en los Estados modernos.

Para alcanzar su propósito, cada una de las leyes mencionadas contiene señalamientos relacionados con la
Para alcanzar su propósito, cada una de las leyes mencionadas contiene
señalamientos relacionados con la prestación del servicio educativo, sus
fines, criterios, niveles, programas, financiamiento, calendario escolar,
derechos y obligaciones de los padres de familia, etcétera, y que, desde
luego, otorgan plena capacidad jurídica al ministerio o secretaría de
Estado encargado de planear, programar, organizar, dirigir, controlar y
evaluar todo lo relativo a este servicio.

Parte del presupuesto se destina al establecimiento de centros de educación de adultos.

escolarescolar1.5

LegislaciónLegislación escolar1.51.5 escolarescolar

LegislaciónLegislación

1.51.5 Legislación

Capítulo 1. La docencia

Por lo tanto, se trata de leyes cuya observancia es obligatoria en todo el territorio del país en donde se hayan elaborado. Las disposiciones que contienen son de orden público e interés social, al considerar a la enseñanza, se insiste, como un servicio gratuito y obligatorio que debe proporcionar el Estado, de tal manera que todos los habitantes tengan las mismas oportunidades de acceso al sistema educativo, al menos en sus niveles básicos.

En general, los propósitos asignados a la educación y contenidos en la legislación correspondiente pueden concretarse en los siguientes aspectos: contribuir al desarrollo integral de los habitantes; desarrollar su capacidad de observación, análisis y reflexión crítica; fortalecer la conciencia de nacionalidad y soberanía, el aprecio por la historia de su patria, sus símbolos y las instituciones, así como la capacidad para valorar las tradiciones y características culturales de las diferentes regiones que integran su país.

En México, y en relación a los li- bros de texto gratuitos y otros ma-

En México, y en relación a los li- bros de texto gratuitos y otros ma- teriales auxiliares que se distribuyen entre la población escolar, la Ley General de Educación dispone que la autoridad educativa federal debe elaborar dichos libros y mantener- los actualizados permitiendo la participación de los diversos secto- res sociales involucrados en la edu- cación, así como autorizar el uso de otros textos para los niveles de educación preescolar, primaria y se- cundaria; en cuanto a los materia- les educativos, debe fijar los lineamientos generales para su uso dentro de los niveles mencionados.

generales para su uso dentro de los niveles mencionados. Asimismo, promover un idioma común para las

Asimismo, promover un idioma común para las personas, respetando las lenguas indígenas en uso; difundir el conocimiento y la práctica de la democracia como forma de gobierno, de tal manera que permita a todos los ciudadanos participar en la toma de decisiones; promover la justicia, la observancia de la ley y la igualdad de los individuos, y propiciar el conocimiento y respeto de los derechos humanos.

De igual manera, fomentar actitudes que estimulen la investigación y la innovación científica y tecnológica; impulsar la creación artística y favorecer la adquisición, enriquecimiento y difusión de la cultura, tanto universal como la propia; estimular la educación física y la práctica del deporte; desarrollar actitudes solidarias en los individuos para crear conciencia en aspectos tales como la preservación de la salud, la planeación familiar y la paternidad responsable, respetando la libertad y la dignidad humanas, y rechazando toda clase de vicios.

Se distribuyen gratuitamente libros de texto y algunos materiales.

Y, finalmente, inculcar los conceptos y principios fundamentales de la ciencia ambiental para la protección y conservación del medio ambiente, considerando a éste como un elemento esencial para el desenvolvimiento armónico del individuo y de la sociedad; así como fomentar actitudes solidarias y positivas hacia el trabajo, el ahorro y el bienestar general.

Ahondando un poco más sobre este particular, cabe mencionar que entre los principales aspectos previstos
Ahondando un poco más sobre este particular, cabe mencionar que
entre los principales aspectos previstos por la legislación escolar se
destacan los siguientes:

Al impartir educación para menores de edad se tomarán en cuenta las medidas indispensables que permitan asegurar al alumno la protección y el cuidado necesarios para preservar su integridad física, psicológica y social sobre la base del respeto a su dignidad, vigilando que la aplicación de la disciplina sea compatible con su edad y nivel escolar.

En todo plan de estudios deberá vigilarse que los propósitos de formación general y de adquisición de habilidades y destrezas, correspondan al nivel educativo de que se trate.

Los contenidos fundamentales, organizados ya sea en asignaturas o en unidades de aprendizaje, tendrán que ser acreditados por el alumno de tal forma que se cumplan los propósitos de cada nivel educativo, en correspondencia con los criterios y procedimientos de evaluación.

Deberán respetarse las secuencias lógicas de los contenidos de las distintas asignaturas o unidades de aprendizaje.

El proceso educativo debe basarse en los principios de libertad y responsabilidad de tal manera que se asegure una perfecta armonía en las relaciones entre educandos y educadores.

Se inculcan los conceptos y principios fundamentales de la ciencia ambiental.

Las autoridades educativas, en México, son las responsables de constituir el sistema nacional de formación,

Las autoridades educativas, en México, son las responsables de constituir el sistema nacional de formación, actualización, capacita- ción y superación profesional para maestros, cuyos propósitos son: for- mar, con nivel de licenciatura, a los maestros de educación inicial, bá- sica, especial y de educación física; establecer mecanismos para hacer posible la actualización de conoci- mientos y superación docente de los maestros en servicio; diseñar y realizar programas de especializa- ción, maestría y doctorado, adecua- dos a las necesidades y recursos educativos con que se cuente; y, fi- nalmente, desarrollar la investiga- ción pedagógica y difundir la cultura educativa.

escolarescolar1.5

LegislaciónLegislación escolar1.51.5 escolarescolar

LegislaciónLegislación

1.51.5 Legislación

Capítulo 1. La docencia

La evaluación comprenderá la medición, en lo individual, de

conocimientos, habilidades, destrezas, y en general, del alcance de los propósitos establecidos en los planes y programas de estudios; por su parte, los resultados y calificaciones de los distintos exámenes deberán ser informados a los padres y tutores, lo mismo que cualquier observación acerca del desempeño académico de sus hijos

hijas, la cual pudiera ser aprovechada para mejorar su nivel de aprovechamiento.

o

El

tiempo laborable de cada uno de los días hábiles se dedicará a la

práctica docente y a las actividades educativas con el alumnado, conforme a lo previsto en los planes y programas de estudios; esto implica que toda suspensión de labores fuera de lo establecido en los distintos calendarios escolares ocasionará el que deban tomarse las medidas necesarias para recuperar el tiempo perdido.

Además, dichos ministerios o secretarías disponen, a su vez, de reglamentos, los cuales son documentos elaborados al amparo de la ley correspondiente y que son normativos de las distintas actividades que desarrollan.

Asimismo, también se han creado otros instrumentos que señalan, aun con mayor precisión, los lineamientos para la impartición de la enseñanza, su evaluación, las relaciones maestro-alumno, maestro- autoridades y maestro-padre de familia, e incluso, algunos aspectos programáticos o administrativos. Tal es el caso de algunos acuerdos y circulares, que al igual que los distintos reglamentos, están al alcance del educador y por lo mismo resulta muy sencillo que éste los conozca, ya que las autoridades educativas siempre se preocupan por difundir oportunamente este tipo de información entre el personal docente.

En México, la reforma al Artículo 3 ° constitucional dada conocer en el diario oficial

En México, la reforma al Artículo 3° constitucional dada conocer en el diario oficial del 5 de marzo de 1993, estableció el derecho de todo individuo a recibir educación; la obligación del Estado de impartir educación preescolar, primaria y secundaria; y la obligatoriedad de la educación primaria y secunda- ria. Asimismo facultó al Poder Eje- cutivo Federal para determinar los planes y programas de estudios de la educación primaria, secundaria y normal de la República; y señaló la obligación del Estado de promo- ver y atender todos los tipos y mo- dalidades educativas incluyendo la educación superior, además de apoyar la investigación científica y tecnológica, y alentar el fortaleci- miento y difusión de la cultura. Tam- bién estableció que los particulares podrían impartir educación en to- dos sus tipos y modalidades; y la facultad del Estado para otorgar o retirar, en su caso, el reconocimien- to de validez oficial a los estudios.

el reconocimien- to de validez oficial a los estudios. Se han creado instrumentos para precisar todo

Se han creado instrumentos para precisar todo lo relacionado con la educación.

Representan los intereses de los padres en materia educativa.
Representan los intereses de los
padres en materia educativa.
los intereses de los padres en materia educativa. Todos los reglamentos son impor- tantes, pero uno

Todos los reglamentos son impor- tantes, pero uno de los de mayor proyección, por su enfoque dentro de la legislación escolar, es el que se refiere a las organizaciones de padres de familia. De hecho, varía de país a país el grado de partici- pación que se permite que éstos tengan dentro de aspectos admi- nistrativos que corresponden a la escuela e incluso, dentro del mis- mo proceso educativo. Por lo general, las organizaciones o asociaciones de padres de familia tienen como finalidad representar los intereses de los demás padres en materia educativa, y al mismo tiempo, colaborar con las institu- ciones escolares en todas aquellas actividades que vayan encamina- das a mejorar los establecimientos escolares y optimizar su funciona- miento, así como en la ejecución de programas de educación para adultos, tendientes a mejorar la vida familiar y social de los asocia- dos, y en coordinación con las au- toridades escolares, participar en las acciones que éstas realicen para mejorar la salud física y mental de los educandos, en la detección y previsión de los problemas de aprendizaje y en el mejoramiento del medio ambiente.

Para ilustrar lo anterior, basta con mencionar que los educadores y demás personal contratado para llevar a cabo la actividad docente, también cuentan con reglamentos que delimitan sus derechos y obligaciones y que les hacen saber las penalizaciones a que se harían acreedores en caso de no observar alguna de las disposiciones que contienen, y todo ello con el propósito de asegurar la calidad y continuidad del servicio educativo.

Como ejemplo, véanse las siguientes disposiciones, las cuales pueden estar contenidas en cualquier reglamento que se ocupe de las obligaciones de los educadores.

Corresponde al personal docente:

Responsabilizarse de que los alumnos de los grupos a su cargo alcancen un completo desarrollo dentro de su formación integral, en función del grado y nivel de que se trate.

Adecuar su enseñanza a las aptitudes, necesidades e intereses de sus alumnos.

Desarrollar el programa dentro del tiempo previsto, considerando las características del medio en el que se realice la actividad escolar.

Organizar las actividades educativas diarias empleando los recursos de que dispongan, en forma adecuada, con el propósito de alcanzar una mayor eficiencia y calidad en la labor docente.

Cuidar de la disciplina de los alumnos en el interior de los salones, en los lugares de descanso y en las actividades o ceremonias que se lleven a cabo dentro y fuera del plantel.

Vigilar la puntual asistencia de sus alumnos tomando las medidas necesarias cuando ésta no se lleve a cabo de manera regular.

escolarescolar1.5

LegislaciónLegislación escolar1.51.5 escolarescolar

LegislaciónLegislación

1.51.5 Legislación

Capítulo 1. La docencia

Presentarse puntualmente en la escuela, de acuerdo a los horarios establecidos, absteniéndose de abandonar sus labores durante el tiempo de trabajo.

Asistir a cursos de capacitación pedagógica y otras reuniones de carácter profesional que le permitan mantenerse actualizado.

En el caso de México, el Estado, con el propósito de consultar y al mismo tiempo asegurar la participación en la educación de los diversos

sectores, tanto oficiales como particulares, determinó que la Secretaría de Educación Pública fuera la encargada de promover el establecimiento

y funcionamiento del Consejo Nacional de Participación Social en

Educación, órgano en el que están representados los padres de familia y sus asociaciones, los maestros y su organización sindical, las autoridades educativas y los distintos sectores de la sociedad especialmente interesados en este renglón, y cuya responsabilidad consiste en analizar los resultados de las evaluaciones practicadas por la parte oficial, conocer el desarrollo y la evolución del sistema educativo nacional, manifestar su opinión sobre aspectos pedagógicos, planes y programas

de estudio, y proponer políticas para elevar la calidad y cobertura de la educación.

Algunas de las acciones que un Consejo Escolar de Participación Social puede desarrollar son: alen-

Algunas de las acciones que un Consejo Escolar de Participación Social puede desarrollar son: alen- tar el interés familiar comunitario para mejorar el desempeño del educando, contribuir a reducir las condiciones sociales adversas a la educación, dar a conocer convo- catorias para realizar trabajos es- pecíficos de mejoramiento de las instalaciones escolares, respaldar las labores cotidianas de la escue- la y realizar actividades en benefi- cio de la propia escuela.

Además del Consejo Nacional de Participación Social, el único considerado como órgano de consulta, también operan en el país los consejos estatales, municipales e incluso, escolares, los cuales deben conocer, en términos generales,

el calendario escolar, las metas educativas

y el avance de las

actividades escolares, además de los resultados de las

evaluaciones

realizadas por las autoridades educativas.

las evaluaciones realizadas por las autoridades educativas. Analizan los resultados de las evaluaciones practicadas por

Analizan los resultados de las evaluaciones practicadas por la parte oficial.

Dentro de las actividades que pueden realizar están: propiciar la colaboración entre maestros y padres de familia, proponer estímulos y reconocimientos de carácter social para los miembros de la comunidad escolar, ya sea en la entidad federativa, en el municipio o en la escuela; estimular, promover y apoyar las actividades extraescolares que complementen y respalden la formación de los alumnos; llevar a cabo las acciones de participación, coordinación y difusión necesarias para la protección civil y emergencia escolar; y opinar en asuntos pedagógicos.

49

Una solución para subsanar las de- ficiencias en la preparación magisterial la constituyen los pro-

Una solución para subsanar las de- ficiencias en la preparación magisterial la constituyen los pro- gramas de formación de maestros en servicio, que puede ser un buen medio para impartir contenidos pedagógicos y obtener una mejor comprensión del contexto escolar y explorar críticamente lo que se ha enseñado.

1.6 La preparación del docente

Desde hace bastante tiempo se ha venido hablando de la necesidad de dar un nuevo enfoque a la educación que se imparte en las escuelas; sin embargo, aún son innumerables los centros educativos que continúan manejando una forma de enseñanza básicamente tradicional. ¿Tendrá esto que ver con los programas de preparación de los maestros?

que ver con los programas de preparación de los maestros? No hay que olvidar que las

No hay que olvidar que las asignaturas impartidas en las escuelas normales estuvieron orientadas primero hacia una pedagogía tradicional basada en la relación del educador con los contenidos y con los propios métodos, utilizando como punto de partida los principios de la tecnología educativa, la cual asumía que el mejoramiento de la educación requería de un maestro que aprendiera cómo enseñar y no, necesariamente, qué enseñar; aún en la actualidad esta postura influye en ciertos planes de estudios.

Los programas de formación de maestros en servicio ayudan a subsanar las deficiencias detectadas en su preparación.

Ahondando sobre este particular, cabe señalar que es muy posible que en algunas escuelas normales encargadas de preparar a los educadores en cualquier modalidad de la enseñanza básica, no se haya visto con la suficiente profundidad todo lo relacionado con los contenidos que corresponden a cada nivel educativo, lo que es importante dentro de una formación previa al servicio activo.

Algunos investigadores, incluso, han argumentado que con el dominio de la materia los maestros entienden la asignatura y desarrollan formas

50

1.61.6 docentedocente1.6

deldel docente1.61.6 docentedocente

deldel

preparaciónpreparación del

preparaciónpreparación

LaLa preparación

LaLa

La

Capítulo 1. La docencia

efectivas de transmitirla a sus alumnos; y, sobre todo, que esto puede ser un factor determinante para poder distinguir a los buenos maestros de los malos.

Por otra parte, aunque, supuestamente, ha sido un prerrequisito para cualquier futuro educador aprender los contenidos de la materia que habrá de impartir, así como para el maestro en servicio es requisito indispensable conocer ampliamente su soporte pedagógico, son pocos los programas que han desarrollado los materiales educativos y estrategias que puedan auxiliar a los profesores dentro de este importante aspecto de su desempeño, puesto que se requiere de una filosofía fundamentada en el enfoque conceptual y académico del proceso enseñanza-aprendizaje, y al mismo tiempo, de una visión de docentes y alumnos como actores y promotores de sus propios conocimientos y su comprensión.

Además, a pesar de que en las escuelas normales se han incluido cursos sobre el desarrollo físico e intelectual de los menores y otros enfoques psicológicos para poder comprenderlos y apoyarlos, y que aunque pudiera pensarse que los profesores conocen razonablemente a sus alumnos y a sus familias por el simple hecho de atenderlos en la escuela, la verdad es que para saber las necesidades de aprendizaje de los educandos e incorporar éstas al currículo y a la práctica educativa, se requiere de la permanente reorientación de las acciones, producto de una evaluación constante de las estrategias aplicadas.

Como respuesta a lo anterior, en varios países se pusieron en marcha algunas reformas con resultados más o menos exitosos; pero si se sigue hablando de elevar la calidad de la educación, significa que todavía queda mucho por hacer.

No se puede soslayar el hecho de que también hay maestros que se consideran trabajadores

No se puede soslayar el hecho de que también hay maestros que se consideran trabajadores asalaria- dos más que profesionales de la educación; y que, por otra parte, hay quienes carecen de una bue- na preparación para enseñar con éxito al no contar, como se ha lle- gado a asegurar, con los conoci- mientos básicos en las materias que enseñan y su fundamentación pedagógica, indispensable para satisfacer las necesidades de aprendizaje de sus alumnos. Esta situación resulta aún más dramá- tica en ciertos lugares aislados o marginados donde además se en- frentan a un ambiente político con- tradictorio, trabajan en condiciones deficientes o no tienen el menor poder de decisión en la búsqueda de mejores alternativas.

A veces llega a enfrentar un ambiente político contradictorio.
A veces llega a enfrentar un ambiente
político contradictorio.

De todas formas, en las últimas décadas se han presentado cambios importantes tanto en la forma de entender lo que es el conocimiento como en los procesos de enseñanza-aprendizaje. Incluso, cabe hacer mención que las teorías con fundamentos constructivistas y neoconstructivistas, y bajo una perspectiva cognitiva, predominante en la psicología, son las que cuentan con un mayor número de adeptos entre los profesionales de la educación.

51

El plan de estudios no puede con- siderarse de una manera indepen- diente. Tanto para

El plan de estudios no puede con- siderarse de una manera indepen- diente. Tanto para su diseño como para su cumplimiento requiere de guías y libros de texto, y además, adquiere determinadas caracterís- ticas en función del tipo de conoci- miento que se ha de impartir; por ejemplo, si éste es técnico, el plan de estudios es rígido y congruente con un modelo didáctico de ense- ñanza directa.

Conforme a lo señalado, dentro de estos avances se pueden destacar los siguientes aspectos:

Los contenidos han sido organizados conforme a las etapas del desarrollo del alumno.

• Se han tomado en cuenta todas las experiencias educativas (conocimientos, destrezas, actitudes) que éste,
Se han tomado en cuenta todas las experiencias educativas
(conocimientos, destrezas, actitudes) que éste, en forma previa, haya
tenido.
Se ha recomendado dejar a un lado el aprendizaje memorístico para
dar preferencia al aprendizaje significativo, en donde el educando
relaciona lo que ya sabe con lo que va a aprender, buscándose una
motivación natural al hacerle conocer la utilidad inmediata o
posterior de dicho aprendizaje.
Se ha considerado al aprendizaje como un proceso que abarca al
escolar en una forma total, y que no puede darse de manera
fraccionada, ya que el alumno aprende de un modo unitario y dentro
de una dinámica en la cual resultaría muy difícil separar lo afectivo de
lo cognoscitivo o lo motriz.

Se toman en cuenta todas las experiencias educativas previas que el alumno haya tenido.

Una vez que se ha establecido que el conocimiento de conceptos y la construcción de significados constituyen el propósito de la educación, ha llegado el momento de estructurar un plan de estudios que sea lo suficientemente flexible como para permitir que a su vez la enseñanza pueda tener tendencias más libres; entonces es posible dar a los maestros una mayor libertad para desviarse de dicho plan y crear, incluso, uno propio.

Pero para llegar a esto la preparación del docente adquiere una enorme importancia, ya que tendrá que lograr que sus alumnos no sólo aprendan la asignatura, sino que la lleguen a dominar considerando esto como una meta personal que los mismos educandos se han impuesto.

52

1.61.6 docentedocente1.6

deldel docente1.61.6 docentedocente

deldel

preparaciónpreparación del

preparaciónpreparación

LaLa preparación

LaLa

La

Capítulo 1. La docencia

Y además, el éxito de cualquier plan de estudios depende también de la

cantidad y calidad de los materiales de enseñanza disponibles, tomando en cuenta que éstos pueden ayudar hasta a los maestros mal preparados

a darle cumplimiento y permitirles, tanto a ellos como a sus alumnos,

construir un significado a partir de cada conocimiento que imparten.

Por lo tanto, la llamada educación nueva ha tomado como punto de partida el perfil del egresado o tipo de alumno que se quiere formar, para lo cual propone conocimientos, habilidades y actitudes concretas especificándolos en el diseño curricular, y que presenta organizados en función del entorno del educando y sus experiencias. Lo anterior implica un cambio en el esquema tradicional que ubica al aprendizaje en los requerimientos de cada asignatura para centrarlo, en cambio, en las necesidades de aprendizaje, seleccionando sólo contenidos que sean trascendentes en lo social y significativos en lo individual.

Luego entonces, además de la adquisición de métodos, lenguajes y valores, la educación debe satisfacer las necesidades básicas de aprendizaje del individuo y de la sociedad aportando los conocimientos, habilidades y actitudes que puedan favorecer su desarrollo personal para trabajar y vivir dignamente mejorando su calidad de vida. Por otra parte,

tampoco se ha olvidado que la relación entre las asignaturas curriculares es diferente en cada uno de los niveles de la educación básica; por ejemplo, en preescolar se interrelacionan de tal forma que la enseñanza se lleva a cabo bajo un criterio prácticamente globalizador; en la primaria predomina, hasta cierto punto y especialmente en sus últimos grados, la enseñanza bajo criterios de sistematización (asignaturas de contenidos específicos y con métodos particulares de enseñanza) y convergencia (asignaturas que requieren del apoyo directo de otras ciencias), aunque estableciendo una obligada correlación entre las materias; mientras que en la secundaria los criterios son fundamentalmente de sistematización

y de convergencia.
y de convergencia.
Para seleccionar los contenidos que se deben incluir en los programas de estudio, se tiene

Para seleccionar los contenidos que se deben incluir en los programas de estudio, se tiene que considerar lo siguiente:

Verificar que se trate de con- tenidos fundamentales, de tal manera que puedan distinguir- se claramente de los aprendi- zajes secundarios.

Comprobar que sea posible su aplicación en la vida diaria y futura del alumno, lo que se relaciona íntimamente con los aprendizajes significativos que son parte esencial de los dis- tintos modelos educativos.

Desarrollar en el alumno no sólo conocimientos sino tam- bién hábitos, habilidades y actitudes.

Elegir los contenidos que sean importantes para el educando, al tomar en cuenta su corres- pondencia con la etapa evolu- tiva por la que el educando atraviese, la interrelación entre los temas a aprender, sus aprendizajes previos y sus in- tereses presentes.

Verificar que los aprendizajes vayan de lo simple a lo complejo.

La educación debe satisfacer las necesidades básicas de aprendizaje del individuo y de la sociedad.

Algo más, se supone que el nivel de preescolar prepara a los alumnos para ingresar al nivel de primaria, mientras que este último lo hace para que accedan a la secundaria, en donde se imparten las materias necesarias para facilitar su ingreso a la preparatoria o bachillerato; sin

53

El trabajo en equipo favorece el intercambio de opiniones al pre- sentarse una mayor apertura

El trabajo en equipo favorece el

intercambio de opiniones al pre- sentarse una mayor apertura al diálogo entre alumnos, maestros

e incluso, padres de familia. Se

fomenta el respeto, la actitud de escucha y la aceptación de los demás. En la elaboración de los tra- bajos asignados se observa más calidad y mayor rapidez en la ob-

tención de conclusiones. Además,

se favorece el razonamiento y el

juicio crítico y reflexivo. De igual manera, se incrementa la variedad de fuentes consultadas por lo que la información resultan- te es más completa y los reportes de las investigaciones realizadas se presentan con una mejor redacción y orden. Incluso, el trabajo en equipo pue- de convertirse en una excelente he- rramienta para reforzar la lectura al requerirse investigaciones docu- mentales más formales a través del uso de técnicas como la elabora- ción de fichas de trabajo, la con- sulta temática, la consulta del diccionario, el resaltar las ideas prin- cipales de un texto y el uso orde- nado de libros de consulta; y no sólo eso, también es notable el desa- rrollo de la expresión oral, escrita, plástica y escénica, adquiriendo el educando seguridad y confianza. Finalmente, las dudas las aclaran los mismos integrantes y se incrementa el interés por el traba- jo activo y la participación grupal sin menoscabo del desempeño personal.

grupal sin menoscabo del desempeño personal. Cada nivel prepara al alumno para su acceso al siguiente

Cada nivel prepara al alumno para su acceso al siguiente nivel.

embargo, en algunos países esto no ocurre ya que la secundaria se concibe como un complemento de la primaria al contemplarla como el nivel más importante de la educación básica.

De cualquier manera, todo esto exige del maestro un trabajo dinámico y activo, en donde esa técnica expositiva utilizada por un sector del magisterio tiene que dar paso al manejo de métodos inductivos que permitan al niño descubrir, reflexionar, criticar y obtener conclusiones por sí mismo, independientemente de fomentar y desarrollar una actitud democrática en el aula que promueva el diálogo y el respeto a la diversidad de juicios, así como la participación en mecanismos que supongan procesos electivos.

Además, debe recordarse que el lograr que los alumnos obtengan aprendizajes significativos obliga al educador a conocer muy de cerca las inquietudes y capacidades de cada uno de sus alumnos así como su realidad cercana, con la cual el proceso enseñanza-aprendizaje estará en contacto permanente.

En suma, la obtención de aprendizajes significativos por parte de los alumnos requiere de un profesor con una profunda vocación y que se sienta realmente comprometido con su profesión, puesto que esta labor demandará que sus acciones trasciendan definitivamente de su trabajo en el aula, si se considera que deberá:

Investigar los perfiles de desarrollo evolutivo de sus alumnos y el contexto socioeconómico cultural en que se desenvuelven, así como sus conocimientos previos, intereses y motivaciones, para identificar sus necesidades de aprendizaje.

Organizar, en función de una selección de aprendizajes significativos, la planificación de las situaciones y experiencias de aprendizaje, los métodos más eficaces y el material didáctico adecuado.

Promover un clima adecuado para el aprendizaje, que sea capaz de estimular los esfuerzos y logros individuales, que coadyuve con la integración familiar y favorezca el aprendizaje escolar y extraescolar

54

1.61.6 docentedocente1.6

deldel docente1.61.6 docentedocente

deldel

preparaciónpreparación del

preparaciónpreparación

LaLa preparación

LaLa

La

Capítulo 1. La docencia

r a c i ó n L a L a L a Capítulo 1. La docencia

Se ha afirmado que la manera como se educa a los maestros ha cambiado muy poco y se ha con- centrado en desarrollar sus habili- dades técnico-pedagógicas en lugar de hacerlo con la comprensión con- ceptual de la disciplina de que se trate y de las necesidades que pre- sentan los alumnos. Esto último condujo a la implantación de pro- gramas de educación magisterial con el propósito de ayudar a los maes- tros a aprender las técnicas que les serán útiles una vez que se encuen- tren dentro del servicio activo.

Promover un clima que coadyuve con la integración familiar y favorezca el aprendizaje.

Observar sistemáticamente todos los avances logrados y compararlos con las metas esperadas, e identificar los factores positivos y negativos que se vayan presentando en los aprendizajes.

Los maestros de calidad y la enseñanza de calidad existen tanto los países en vías de desarrollo como en los altamente industrializados, y eso se logra en función de la preparación del educador. Ahora bien, cabe la pregunta: ¿Cuál es la preparación que recibe un maestro?, porque no se debe olvidar que no hay ningún aspecto con mayor impacto a escala nacional que la educación magisterial.

Desde luego que vale la pena recordar que los requisitos para el ingreso en las escuelas normales poco a poco se han venido incrementando. En principio bastaba sólo con el certificado de secundaria como condición para inscribirse en una escuela normal, y luego aprobar el examen de admisión; después ya fue necesario el certificado de preparatoria especializada, esto es, un bachillerato pedagógico, teniendo entonces los estudios docentes el nivel de licenciatura.

En primera instancia, valdría la pena aclarar que al referirse a educación magisterial se está hablando de todos los intentos organizados de manera formal que se encuentran encaminados a dotar a los futuros maestros o a los educadores en servicio, de conocimientos más completos y actualizados, y a desarrollar todas sus habilidades y aptitudes docentes; de hecho estas acciones ya forman parte de las estrategias orientadas a mejorar la calidad general de la educación en muchos países.

LLLLLos requisitos para el ingreso en las escuelas normales poco a poco se han venido
LLLLLos requisitos para el ingreso en las escuelas normales
poco a poco se han venido incrementando.

55

Anteriormente, como se señaló, en casi todas partes la educación se caracterizaba por un modelo de transmisión en donde la enseñanza consistía en transmitir un conocimiento y el aprendizaje sólo en asimilarlo; incluso, los altos índices de fracaso y deserción pudieran haber sido atribuidos a ese tipo de educación predominante. Claro que esta situación ha sufrido cambios, ya que últimamente han surgido teorías acerca de la manera en que las personas deben aprender a enseñar.

Hablar de educación integral pue- de resultar algo impreciso, sobre todo cuando no se especifican

Hablar de educación integral pue- de resultar algo impreciso, sobre todo cuando no se especifican cuá-

les son las facultades, habilidades

y actitudes que tienen que desarro-

llarse; pero si en cada asignatura

se exige el logro de conocimientos,

y al mismo tiempo, de determina-

das habilidades y actitudes, entonces, en cierto modo, se estaría ubicado dentro de los principios que carac- terizan a la educación integral.

los principios que carac- terizan a la educación integral. Los programas con enfoque constructivista consideran a

Los programas con enfoque constructivista consideran a los individuos como creadores y a la vez productos de una enseñanza socialmente construida.

Estas teorías tienen bases constructivistas, cognoscitivas y de desarrollo, y sostienen que en la educación magisterial tiene que darse preferencia a los procesos del pensamiento y no a las prácticas específicas. Haciendo eco a las palabras de algunos especialistas, se está considerando que los individuos son creadores y a la vez productos de una enseñanza socialmente construida.

Los programas con enfoque constructivista en educación magisterial enfatizan la enseñanza para la comprensión, de tal forma que los docentes consideren a sus alumnos como constructores de significados, propiciando las oportunidades de aprendizaje al emplear el diálogo en conversaciones donde se cuestionen las concepciones tradicionales del papel del maestro y el alumno, de la asignatura y de la pedagogía. Asimismo, para que estudiantes y maestros alcancen experiencias educativas exitosas, los educadores tienen que motivar en los educandos el deseo de la búsqueda constante de información y una permanente retroalimentación, e incentivarlos, al mismo tiempo, para que planeen sus estilos de aprendizaje dentro de un sistema educativo curricular con el soporte de los libros de texto; sin dejar de tomar en cuenta que es el docente en quien recae la responsabilidad de que los alumnos comprendan la relevancia de lo que aprenden, al ser el único medio por el cual ellos son capaces de dar significado a sus experiencias de aprendizaje.

56

1.61.6 docentedocente1.6

deldel docente1.61.6 docentedocente

deldel

preparaciónpreparación del

preparaciónpreparación

LaLa preparación

LaLa

La

Capítulo 1. La docencia

Los programas para la preparación de los maestros han sido diseñados para cubrir tres requerimientos:

Educación previa al servicio Prepara a los estudiantes normalistas que nunca han enseñado.

Capacitación magisterial. Apoya el desarrollo adicional de los maestros en servicio.

Inducción al servicio. Auxilia a los nuevos maestros apoyándolos en su primer año de trabajo.

nuevos maestros apoyándolos en su primer año de trabajo. En el primer caso, dentro del modelo

En el primer caso, dentro del modelo convencional, con la educación previa al servicio se busca que los estudiantes se conviertan en buenos maestros al desarrollar una serie de valores y adquirir los conocimientos y técnicas indispensables que los preparen para enseñar. Al respecto, se supone que los candidatos a maestros ya cuentan con conocimientos suficientes sobre la materia o materias que manejarán, supuestamente obtenidos en la secundaria y en el bachillerato. El problema consiste en que estos programas únicamente se centran en enseñar a los estudiantes la manera de enseñar (Pedagogía de la enseñanza). La falta de preparación en la materia que ha de impartir el maestro parece ser la debilidad de los programas educativos para los educadores y esto quizás se derive del supuesto de que han adquirido anteriormente suficientes conocimientos sobre la asignatura y que sólo requieren de conocimientos pedagógicos.

Además, también hay que tomar en consideración que la cantidad y calidad de educación previa que se considera necesaria para asegurar el

Los materiales educativos facilitan y refuerzan la enseñanza.

Además de las metas y contenidos del plan de estudios, se incluyen, entre otros: •

Además de las metas y contenidos del plan de estudios, se incluyen, entre otros:

Contenidos específicos de las asignaturas que habrán de manejarse.

Conocimientos pedagógicos relacionados con esas asignaturas.

Principios y estrategias necesarias para el manejo y

la organización del salón de

clases.

Los materiales educativos

con los que se puede facilitar

y reforzar la enseñanza.

Contenido de los programas.

Habilidades para enseñar a diversos tipos de estudiantes.

Elementos necesarios para la comprensión del contexto en que se va desarrollar la enseñanza.

Dinámicas de grupo.

Carácter de la comunidad y cultura.

Conocimiento de los bienes educativos; propósitos y valores.

57

Los programas previos al servicio no siempre ayudan a los futuros maestros a desarrollar relaciones

Los programas previos al servicio no siempre ayudan a los futuros maestros a desarrollar relaciones productivas con la comunidad es- colar interna y con los padres de familia, debido, principalmente, a que no egresan con el suficiente adiestramiento al respecto. Ade- más, muchas veces tampoco es- tán bien entrenados para trabajar con estudiantes que suelen ser muy diferentes entre sí en múltiples as- pectos; luego entonces, requieren tener suficientes oportunidades para practicar mucho más lo que aprenden en el programa de edu- cación magisterial, y después, con- tar con un apoyo y asesoramiento debidamente estructurados, por lo menos durante el primer año de servicio.

conocimiento de la materia obedece a distintos puntos de vista; pero de todas formas esto está divorciado de la realidad cotidiana del salón de clases en el momento en que se presta mayor atención a las habilidades técnicas que al conocimiento de la materia y a su contenido pedagógico.

Luego entonces, es indispensable que los programas para la formación

de maestros estén organizados para poner en práctica los propósitos de

la escuela moderna. El éxito de la educación magisterial, hasta hace poco

tiempo, dependía de las características de las personas que ingresaban a

la docencia, como, por ejemplo, su nivel de educación formal, su interés

por dominar las asignaturas, y otros factores más, tales como el número de años de preparación profesional que se otorga a la carrera docente. Es por todo esto que las distintas reformas de la educación magisterial se justifican plenamente con la necesidad de actualizar a los maestros y buscar un nuevo enfoque en el plan de estudios.

La formación de maestros ha sido materia de muchas reformas. Las instituciones dedicadas a la educación magisterial han buscado la unificación del currículo de las escuelas urbanas y rurales para lograr la igualdad nacional y también han pretendido alcanzar la igualdad en el nivel de preparación de los maestros.

Con este propósito, en un intento por mejorar la calidad de la

educación básica, se han reforzado los contenidos curriculares incluyendo temas de educación preescolar, básica, secundaria y, naturalmente, de pedagogía. Con esto se ha dado una mayor importancia

a

propósito de la educación magisterial: formar profesionales con actitudes científicas, críticas y participativas. Curiosamente, en algunos lugares, esto trajo como consecuencia una sensible disminución en la cantidad de aspirantes a maestros.

disminución en la cantidad de aspirantes a maestros. la investigación y difusión de conocimiento, lo que

la investigación y difusión de conocimiento, lo que contribuye al

Sin embargo, también hay escuelas normales en América Latina que también incluyen materias propias de un nivel universitario, por ejemplo:

Psicología, sociología, economía e historia.

Contenidos culturales de preescolar, primaria y secundaria.

Es imperativo formar profesionales con actitudes científicas, críticas y participativas.

58

1.61.6 docentedocente1.6

deldel docente1.61.6 docentedocente

deldel

preparaciónpreparación del

preparaciónpreparación

LaLa preparación

LaLa

La

Capítulo 1. La docencia

Pedagogía general, métodos de enseñanza, métodos y práctica de investigación educativa, educación general, conocimiento sobre las materias.

Práctica docente y actividades cocurriculares.

La preparación de los maestros determina la cantidad y el tipo de aprendizaje que tendrá

La preparación de los maestros determina la cantidad y el tipo de aprendizaje que tendrá lugar. Un educador mal preparado general- mente repite lo que ha logrado captar de sus maestros y lo que recomiendan los libros de texto; los que han obtenido una preparación más adecuada presentan una mayor iniciativa y son capaces de cubrir el plan estudios dentro de los tiempos previstos y conducir a sus alumnos hacia una mejor comprensión de las materias que imparten.

Exámenes de tipo cualitativo (exámenes de diagnóstico, de progreso y evaluaciones finales del curso).

Directrices para alcanzar los objetivos del curso.

Métodos de instrucción (aprendizaje participativo en un ambiente de democracia en el salón de clases, presentaciones, observaciones y laboratorios de enseñanza), dedicados en su mayoría al conocimiento general de la materia.

Un módulo de lenguaje escrito.

La capacitación magisterial, educación en servicio activo, o capacitación continua, como también se le denomina, es la modalidad más difundida. En realidad se trata de un programa eficaz a largo plazo, que incluye métodos prácticos para impartir las distintas materias, teoría del desarrollo y aprendizaje infantil, formas más adecuadas de enseñanza y evaluación, así como diversas técnicas para desarrollar mejores relaciones con los padres de familia; sin embargo, la mayoría de los intentos realizados a este respecto se ha centrado en proporcionar a los educadores una serie de conocimientos técnicos y, principalmente, valores y prioridades políticas del Estado.

valores y prioridades políticas del Estado. Por lo que toca a auxiliar a los docentes durante

Por lo que toca a auxiliar a los docentes durante el primer año de labores mediante el desarrollo de un programa de inducción, se ha preferido incorporar a este personal a los programas de educación en servicio activo o de formación de maestros en servicio; aunque también, en casos aislados, se ha puesto en práctica la modalidad de enviar al futuro educador, en su último año de estudios, a trabajar directamente a las escuelas bajo la supervisión de sus propios maestros.

La capacitación magisterial ofrece diversas técnicas para desarrollar mejores relaciones con los padres de familia.

59

Una solución para la capacitación continua sería la educación a dis- tancia, aunque también hay

Una solución para la capacitación continua sería la educación a dis- tancia, aunque también hay que considerar que ésta exige una bue- na dosis de autodisciplina y tiem- po por parte de los educadores, pero tiene la ventaja de que es posible estudiar a un ritmo propio; claro está que debe reunir ciertas características, tales como el que sus programas estén bien estruc- turados, se disponga de un plan de estudios actualizado y fundamen- tado en investigaciones recientes sobre el aprendizaje, y se cuente con materiales didácticos de alta calidad, oportunidades para poner en práctica lo que se aprende, y asesoramiento y reuniones con el personal a cargo del programa.

En algunos países se experimenta con otras alternativas para la formación de maestros en servicio, tales como la educación a distancia, útil porque cuenta con la tutoría de destacados profesores y un programa donde se integran las diferentes áreas de conocimiento con los contenidos curriculares, de tal forma que al seleccionar un tema se le da un manejo profundo que incluye su tratamiento pedagógico. En la misma forma, se han puesto en marcha diversos mecanismos cuyo objetivo ya no sólo es informar a los profesores sobre los nuevos materiales curriculares sino buscar que los maestros comprendan el tema en cuestión.

Estos programas han desarrollado estrategias y tecnologías para ayudar a adquirir los conocimientos pedagógicos necesarios para encontrar vínculos entre dichos conocimientos y otras áreas del saber.

Concluyendo, el perfil del educador que se exige en la actualidad es el de un organizador de la interacción entre el alumno y el objeto de conocimiento; además, también debe ser capaz de transmitir la tradición cultural y a la vez provocar cuestionamientos acerca de la situación histórica contemporánea, con el propósito de que los educandos establezcan las conexiones entre pasado, presente y futuro, considerando el contexto geográfico, social y cultural.

Esta nueva demanda de la figura del maestro que requiere la sociedad actual ha hecho que, además de los cambios operados en universidades que se ocupan de la formación de pedagogos y en las escuelas normales, los profesores en activo deban recibir una formación permanente que proviene de la búsqueda personal de la actualización continua de su labor como educadores, y de la actuación del Estado, finalmente responsable de la formación y preparación de sus ciudadanos.

de la formación y preparación de sus ciudadanos. En algunos países ya se experimenta con otras

En algunos países ya se experimenta con otras alternativas para la formación de maestros en servicio.

60