Sei sulla pagina 1di 34

Demián FLores

SELF-DEFENSE
Demián Flores
by Víctor Zamudio Taylor

The work of Demián Flores is representative of a handful of Mexican paint-


ers with conceptual impulses whose oeuvre is characterized by its openness to
endeavors in contemporary art in general and who tend to undermine the formal
precepts and aesthetic baggage they have inherited. This difficult though fruitful
situation involves a negotiation with tradition as well as creating new horizons
of work, some of which are interdisciplinary. This crossing of fields tends to
reaffirm the uniqueness of painting and to stimulate an articulation in other dis-
ciplines of ideas born out of the pictorial process, that in turn revert back again
to painting, creating dynamic as well as promiscuous relations of sorts between
the various forms.
From the 1960’s on painting undergoes a radical questioning. The decay
and/or death of painting are pronounced in Europe, the US and Brazil, and its
practice begins to be abandoned. The artists who do continue to paint do so with
an awareness of current conceptual debates around painting, they knew that all
the other disciplines influenced and marked the pictorial practice. In Mexico while
individual artists as well as groups participated in this new art scene, in general,
painting in Mexico maintained its status quo and continued to be active without
taking into account the wide gamut of issues
that was key in other scenes.
By the 1980’s the aesthetic arena becomes more complex: the very same
places were the bankruptcy of painting was proclaimed now hail a return to the
form. In Mexico there is no such return, as painting was never abandoned. When
it is assumed that all forms are valid, painting returns and imposed itself with a
vital energy; Mexico enjoyed little of this vitality.
The postmodern discourses that criticized modernist notions regarding au-
tonomy, the tyranny of the form, and the privilege of self-referentiality now ex-
alt the possibilities of painting. Painting’s narrative and subjective aspects are
underlined as well as its conceptual rigor, its critical potential and aesthetic
heterogeneity. The market expands with its return, recuperating from a crisis it
had been in for a quite a while. To be sure, the return to painting may
The stubbornness and closure to the debates in Mexico regarding painting
may account for why the form is of little interest in recent decades. It may also
help understand the ideological and market boom of the so-called Neo-Mexican
current in the 1980’s. Even more importantly, it explains the disdain towards
painting and the fervor in the 1990’s of neo-conceptualism and the different
quests it stimulated in sculpture, installation, in performance and interventions
as well as in the new genre public art, photography and video. Ironically, by the
time painting diminishes its hold and the practices, which were despised for so
long, finally gain legitimacy and achieve a consolidation, the second great explo-
sion of painting takes place in Europe and the United States. The three editions
of the International Salon of Painting: Five Continents and One City that took
place in Mexico City under the direction of Marta Palau are key in this regard.
Outside of Mexico these spaces dedicated to the form were considered pertinent
and on the mark whereas in the country, given the disdain towards painting, they
were quite a surprise.
Taking into account this contradictory cartography of painting and its place
within contemporary art one is able to profile the complex and eccentric char-
acter of the oeuvre of Flores. With a formation in the graphic arts and an heir
to the legacy of the painting tradition of Oaxaca, Flores has achieved a body of
painting that feeds off the past from the standpoint of a contemporary gaze and
thinking. In his quest there is a concern to understand the negotiation regarding
contemporary life and the millennial and fragmented past of his native Oaxaca.
This counterpoint, exacerbated by globalization as well as by the its translation
in local and regional contexts are the themes that Flores deals with in his most
recent series with formal and conceptual rigor; it is in fact what differentiates
him from his generation and makes him a participant in the contemporary art
scene. Above all, his artistic trajectory may be defined as one concerned with
cultural mestizaje. In diverse exhibitions he has dealt with the historical roots of
mestizaje as well as its contemporary pertinence in our global brought together
two series of paintings that also approached the subject of mestizaje.

Text fragment from the Playbol catalogue show at Casa Lamm, Mexico.
Demián Flores
por Víctor Zamudio Taylor

La obra de Demián Flores es representativa de un puñado de pintores mexi-


canos con impulsos conceptuales que se caracterizan por su apertura a bús-
quedas contemporáneas del arte en general y que a su vez tienden a socavar
preceptos formales y lastres estéticos heredados. Esta difícil pero fructífera
situación significa negociar con la tradición y crear nuevos horizontes de traba-
jo, algunos de los cuales son interdisciplinarios. Este cruce de campos tiende a
reafirmar la unicidad de la pintura y a estimular la articulación de ideas surgidas
del mismo proceso pictórico en otras disciplinas, que a su vez se revierten hacia
la pintura, produciéndose así relaciones dinámicas y promiscuas entre variadas
formas.
A partir de mediados de los anos sesenta, la pintura se problematíza profun-
damente. En Europa, en los Estados Unidos y en Brasil, se pronuncia la caída y/o
muerte de la pintura y se tiende a abandonar su ejercicio. Los artistas que conti-
nuaron pintándolo hacían informados por los debates conceptuales de la misma;
tenían plena conciencia que todas las demás practicas influían y marcaban el
ejercicio pictórico. En México, si bien hubo artistas individuales e incluso grupos
que se incorporaban a esta nueva escena artística internacional, a grosso modo
se puede afirmar que la pintura en México mantuvo su status quo y continuo
activa sin percatarse de toda la gama de issues que en otras escenas eran de
rigor. En los anos ochenta, la arena estética se complica mas ya que en los mis-
mos lugares donde se pregono la bancarrota de la pintura se plantea el retorno
a ella, pero en México no hay tal retorno porque nunca se abandono la pintura.
Al asumirse que toda forma es valida, la pintura regresa y se impone con una
energía vital; México gozo muy poco de esta vitalidad. Los mismos discursos
posmodernistas que criticaban nociones modernistas en torno a la autonomía, a
la tiranía de la forma y el privilegio de la auto-referencialidad, exaltan las posibi-
lidades de la pintura. Se subrayan sus aspectos narrativos y sujetivos, su rigor
conceptual, su potencial critico y heterogeneidad estética. Con su retorno, el
mercado se expande, recuperándose así de la crisis en la cual yacía desde algún
tiempo. Si bien se critica desde diversas posiciones y perspectivas el retorno a
la pintura queda establecida y reivindicada como forma y como una manera de
pensar, estableciéndose así una especie de pluralismo estético y formal.
Esta necedad de cerrarse ante los debates internacionales da cuenta de lo
poco interesante que puede parecer la pintura en México en décadas recientes;
asimismo ayuda a comprender el auge mercantil e ideológico del llamado neo-
mexicanismo en los ochentas; mas importante aun, explica el desden hacia la
pintura y el fervor en los anos noventa del neo-conceptualismo y las diversas
búsquedas que dicha corriente impulso en la escultura y la instalación, en el
performance e intervenciones así como nuevos géneros de arte publico, foto-
grafía y video. Irónicamente, a partir de mediados de los noventa, cuando en
México se consolidan y adquieren legitimidad practicas que por tanto tiempo se
menospreciaron, y cuando la pintura decae, se produce el segundo gran auge
de la pintura en Europa y en Estados Unidos. En este sentido es clave el Salón
Internacional de Pintura: Cinco Continentes y una Ciudad bajo la dirección de
Marta Palau y que contó con tres ediciones. Fuera de México pareció lo mas
pertinente y acertado un espacio dedicado a la forma, sin embargo, en el país
sorprendió ya que cundía el desden por la pintura.
Tomando en cuenta esta contradictoria cartografía de la pintura y su lugar en
el arte contemporáneo, se logra perfilar la complejidad y el carácter excéntrico
de la obra de Flores. Formado en artes graficas y heredero de toda la riqueza
y tradición pictórica oaxaqueña, Flores ha logrado crear un corpus pictórico
conceptual que se nutre del pasado apartir de una reflexión y una mirada con-
temporánea. En su búsqueda hay un afán de comprender la negociación de lo
contemporáneo y del pasado fragmentado y milenario de su natal Oaxaca. Este
contrapunteo, exacerbado por la globalización, así como su traducción en el
ámbito local y regional, son los temas que Flores trata en sus series mas re-
cientes con rigor formal y conceptual; es lo que lo diferencia de su generación
y lo convierte en participe en la escena artística contemporánea. Ante todo,
su trayectoria artística se puede definir como la preocupación por el mestizaje
cultural. En diversas exposiciones ha tratado el tema y experimentado con rigor
formal el mestizaje tanto en sus raíces históricas como en su pertinencia con-
temporánea en nuestra era global.

Fragmento del texto del catálogo de la exposición Playbol, Casa Lamm, México.
SELF DEFENSE
DEFENSA PERSONAL
Demián Flores

Violencia genera violencia y las opciones se multiplican. En las calles de la


ciudad la neurosis de transeúntes la han convertido en un ser cotidiano y la
agresión criminal es el pan nuestro de cada día.
Se ve normal y cotidiano presenciar hechos de sangre o sufrir en carne pro-
pia la victimaria presencia de desconocidos.
Los medios han trivializado la violencia y la han convertido en el espectáculo
de la muerte de mayor rating.
Los deportes televisivos terminan en pleitos entre profesionales y las cáma-
ras se ensañan con la masa de aficionados contagiados de una violencia campal
transmitida a control remoto a los televidentes que bien desearían participar en
el tumulto.
El zafarrancho es una turbamulta que es el happening que todos espera-
mos.
Del cinematógrafo nos vienen las primeras imágenes memorizadas de la vio-
lencia de peleas callejeras. Si los carteles de box y lucha son las gráficas pio-
neras de la calle, entusiasmando al paseante en el espectáculo del golpe y el
costalazo, son los fotogramas de las películas tipo El peleador callejero y El club
de pelea la referencia emocional primera de la madriza callejera.
En el plano del imaginario colectivo ha llegado al grado de que actualmente
en las calles de la ciudad de México se venden instructivos y manuales para
defenderse de asaltos y agresiones personales. Estos manuales callejeros te
muestran de una manera esquemática el conocimiento de ciertos deportes de
contacto para la defensa y el ataque, a través de pequeños instructivos con
textos e imágenes que ejemplifican cada uno de los movimientos.
La cotidianidad de manuales populares y de anuncios en la calle promo-
viendo clases de técnicas de golpeo, eufemísticamente llamadas de defensa
personal (Karate, Taekwondo, Kick-boxing, etc.) son energéticas invitaciones a
convertirse de potenciales víctimas en prepotentes madreadores al servicio de
la psicosis colectiva y callejera.
Defensa Personal es un conjunto de pinturas y grábados realizados desde el
2004 a la fecha, que parten de la apropiación e intervención de anuncios, ma-
nuales y de la imaginería popular que se desprende día con día en las grandes
ciudades. El significado de odio contenido en las formas cotidianas se desva-
nece o deslava al sacarlas de su contexto y otorgarle otro, cobran nueva vida,
se resignifican. Cada trabajo organiza y aglutina signos, referencias a prácticas
culturales, imágenes encontradas y modificadas, apóstrofes a la historia del arte
y múltiples lenguajes formales. El resultado apuesta por lo impuro, por la mezcla
con un contenido irónico-lúdico, político-social y, eventualmente, el absurdo.
WORK
CURRICULUM

Demián Flores, was born in Juchitán, Oaxaca, in 1971. In 1995 he won the Unique
Prize of the Latin American Engraving Contest “La Joven Estampa”, organized by the
Casa de las Américas in Havana, Cuba. In 1999 he received the Prize of the Mex-Am
Foundation for Artistic Residences in Vermont Studio Center, USA, and in 2000 the
Prize of the XX Young Art National Reunion in Aguascalientes, México, and the Prize of
the First National Biennial “Rufino Tamayo” in Oaxaca, Mexico. During 2002 he took a
residence in the Citè Internationale des Arts in Paris and 2004 he was granted with an
Artistic Residency in London Print Studio and the University of Essex Collection of Latin
American Art (UECLAA) in the UK.

Demián Flores, Juchitán, Oaxaca, 1971. Es Licenciado en Artes Visuales por la Es-
cuela Nacional de Artes Plásticas de la Universidad Nacional Autónoma de México. En
1995 obtiene el Premio Único del Concurso Latinoamericano de Grabado “La Joven
Estampa” que organiza la Casa de las Américas en la Habana, Cuba. Durante 1999
obtiene el premio de la fundación Mex-Am para residencias artísticas en Vermont Studio
Center, Estados Unidos y en el 2000 el Premio del XX Encuentro Nacional de Arte Joven
en Aguascalientes y el Premio de la Primera Bienal Nacional de Estampa Rufino Tamayo
en Oaxaca, México. Durante el 2002 residió en la Cité Internationale des Arts en Paris,
gracias a una beca otorgada por el Gobierno Francés y la Secretaria de Relaciones Ex-
teriores de México. Fue acreedor a la beca Jóvenes Creadores del Fondo Nacional para
la Cultura y las Artes de México (FONCA) en 1995 y en 1999. En el 2004 realizó una
residencia en el London Print Studio, con el apoyo de el Arts Council, el programa Visi-
ting Arts y la Colección de Arte Latinoamericano de la Universidad de Essex (UECLAA)
en Inglaterra. Recientemente recibió la beca Pollock-Krasner Foundation y es tutor del
programa Jóvenes Creadores del FONCA.
Ha presentado diversas muestras individuales en México y el extranjero entre las
que destacan en este año Juchilango en Casa Lamm y el año pasado la realizada en la
galería de Hilario Galguera en la Ciudad de México y en la galería Manuel García Arte
Contemporáneo de Oaxaca. En el 2007 finalizo la exposición Arena México que itinero
en Latinoamérica, presentándose en el 2005 en la Bienal de Venecia de Bogotá, Colom-
bia y durante el 2006 en el Centro Cultural Banco do Brasil en Río de Janeiro, Brasil,
entre otros lugares. En ese mismo año presentó Match Presencia Dual, en la Fisher
Gallery, Los Ángeles, California. Durante el 2004 presento “Lulú” en la galería Canvas
International Art de Amsterdam, Holanda; “Arena México” en la Universidad de Essex,
Inglaterra y Playbol! en Casa Lamm en la Ciudad de México. En el 2002 presento “Home
Run” en la galería Abel fur Neue Kunst en Berlín, Alemania y “Neuvieme” en la Cité
Internationale des Arts en París, Francia. Durante el 2000 mostró “Arena México” en el
Museo de la Ciudad de México y en el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca y en 1997
“Resistencia Florida” en la Casa de las Américas de la Habana, Cuba.
Su obra ha forma parte de importantes colecciones en México y el extranjero como
el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca; Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca;
Museo Nacional de la Estampa, Museo Universitario Contemporáneo de Arte (MUCA-
UNAM); Museo de Arte Contemporáneo de Aguascalientes, y en el extranjero es parte
del acervo de la Casa de las Américas de la Habana, Cuba; de la colección de arte lati-
noamericano de la Universidad de Essex en Inglaterra, del Museo Panstwowe, Majdanek
en Polonia, de la Fisher Gallery en Los Ángeles, California y de Hangar-7 en Austria,
entre otros.
Es fundador del proyecto cultural La Curtiduría y del Taller de Gráfica Actual en
Oaxaca, México donde vive y trabaja.
Diseño: Jesús García
Fotografía: Manuel García

Este catálogo virtual se termino de realizar en el mes de agosto de 2008 en el


Taller Gráfica Actual. Sita en Allende 207 col. Centro Oaxaca Oax. México. C.P
68000 tel: (01 951) 51 4 85 75 / tallergraficaactual@yahoo.com.mx